Prostitución y trabajo
Prostitución y trabajo
Condiciones sociales y laborales de mujeres
trabajadoras sexuales en la ciudad de Bogotá
Carlos Alfonso
Laverde Rodríguez
Instituto Latinoamericano de Altos Estudios -ilae-
Queda prohíbida la reproducción por cualquier medio físico o digital de toda o un aparte de
esta obra sin permiso expreso del Instituto Latinoamericano de Altos Estudios -ILAE-.
Esta publicación se circunscribe dentro de la línea de investigación Sistemas Sociales y
Acciones Sociales del ILAE registrada en Colciencias dentro del proyecto Educación, equidad
y políticas públicas.
Publicación sometida a evaluación de pares académicos (Peer Review Double Blinded).
Esta publicación está bajo la licencia Creative Commons
Reconocimiento - NoComercial - SinObraDerivada 3.0 Unported License.
ISBN:
978-958-8492-78-0
© Carlos Alfonso Laverde Rodríguez, 2015
© Instituto Latinoamericano de Altos Estudios -ILAE-, 2015
Derechos patrimoniales exclusivos de publicación y distribución de la obra
Cra. 18 # 39A-46, Teusquillo, Bogotá, Colombia
pbx: (571) 232-3705, fax (571) 323 2181
www.ilae.edu.co
Diseño de carátula y composición: Harold Rodríguez Alba
Edición electrónica: Editorial Milla Ltda. (571) 702 1144
editorialmilla@telmex.net.co
Editado en Colombia
Edited in Colombia
El/La trabajador/a sexual no pone a la venta su cuerpo, sino que transforma,
como lo hacen el osteópata, el actor o el publicista, sus recursos somáticos y
cognitivos en fuerza de producción viva.
Así como el/la osteópata usa sus músculos, él/ella hace un francés con la
misma precisión que el osteópata manipula el sistema musculoesquelético de su cliente1.
1
Beatriz Preciado. Derecho al trabajo… sexual. (Noviembre 3 de 2014). Disponible en [http://
torzew.blogspot.com.es/2014/11/derecho-al-trabajo-sexual-por-beatriz.html?m=1].
Contenido
Agradecimientos
13
Prólogo
Las políticas públicas para personas
en situación de prostitución. Debatiendo la legalización
15
Introducción
21
Capítulo Primero
Trabajo sexual como alternativa válida:
aproximación a discusiones aun no resueltas
29
I.
Mercado laboral y género
29
II.
El uso del cuerpo en el trabajo sexual
32
A. El cuerpo en la prestación de
servicios sexuales remunerados
34
B. Las formas de nombrar: prostitución, trabajo sexual
y trata de personas con fines de explotación sexual
37
1. Prostitución
37
2. Explotación sexual
38
3. Trabajo sexual
40
III. Ordenamiento jurídico en el trabajo sexual:
estado de la cuestión
41
A. Modelos normativos
42
1. Prohibicionista
42
2. Abolicionismo
43
3. Reglamentarismo
44
4. Legalización
46
B. Panorama internacional
47
C. Marco jurídico en Colombia
52
D. Normatividad jurídica en Bogotá
55
9
Prostitución y trabajo
Capítulo Segundo
Marco teórico
61
I.
El doble peso de la dominación: mujer y trabajadora sexual
61
II.
Violencia simbólica:
estrategias eficientes de control y dominación
65
III. Espacio social y habitus de grupo o clase
67
Capítulo Tercero
Marco metodológico
75
I.
Reflexión epistemológica
75
II.
Caracterización del objeto de estudio
81
A. Caracterización de la localidad de Mártires
81
B. Trabajo sexual en la localidad de Mártires
83
III. Diseño metodológico
86
A. Estrategias de investigación
87
B. Ejes temáticos de problematización
91
C. Criterios de selección de las personas
entrevistadas y de los grupos de discusión
93
D. Estrategia analítica
94
Capitulo cuarto
Discursos de las trabajadoras del sexo:
resultados de investigación
97
I.
Descripción y funcionamiento del trabajo sexual
97
A. El espacio del trabajo sexual
99
B. Agentes involucrados
100
II. Condiciones laborales
102
A. Escenario de trabajo en residencias
103
B. Escenario de trabajo en establecimientos
105
C. Mercado laboral y comercio sexual
107
III. Riesgos y violencia
112
A. Riesgos sociales: el estigma
113
B. Riesgos en salud
115
C. Manifestaciones de violencia
117
IV. Derechos y reivindicaciones
121
V. Acciones institucionales
124
10
Carlos Alfonso Laverde Rodríguez
Conclusiones
129
I.
Aportes desde la dimensión teórica y analítica
130
II.
Aportaciones generales del trabajo de campo
133
III. Principales reflexiones sobre el trabajo sexual en Bogotá
136
A. Aspectos jurídicos en materia laboral
136
B. Reconocimiento del cliente como actor clave
137
C. Hacia la normalización del trabajo sexual
137
IV. Aportes desde la experiencia en la investigación
138
Bibliografía
141
Anexos
149
I.
Codificación de la información
149
II.
Guías para los grupos de discusión con trabajadoras sexuales
153
III. Guía de entrevistas funcionarios
154
11
Agradecimientos
Esta investigación no hubiera sido posible sin el esfuerzo y colabo-
ración de instituciones y personas que estuvieron en todo el proce-
so. Agradezco de manera especial la colaboración permanente de la
Asociación de Mujeres Buscando Libertad y a su representante Fidelia
Suárez, luchadora incansable de los derechos de las mujeres trabaja-
doras sexuales, a la Secretaría Distrital de Integración Social, en es-
pecial a la Dra. Patricia Mugno y en el punto de atención local en la
Localidad Mártires, a la Dra. Clara Margarita Martínez.
En México agradezco el apoyo ofrecido por la Universidad Nacional
Autónoma de México -unam-, institución que brindó los recursos para
el trabajo de campo y la investigación desarrollado en Bogotá, al Con-
cejo Nacional de Ciencia y Tecnología -conacyt-, institución que me
apoyó con una beca de sostenimiento durante el periodo de estudios
de la maestría.
Ofrezco un especial agradecimiento a investigadores que me apoya-
ron en el proceso de elaboración de la investigación. A la Dra. Marta
Lamas (del Programa Universitario de Estudios de Género -pueg- de la
unam), tutora principal de la investigación, y a los sínodos Dra. Lucero
Jiménez y Dra. Adriana Ortiz (Facultad de Ciencias Políticas y Socia-
les de la unam), Hortensia Moreno (del Instituto de Investigaciones
sociales de la unam) y el Dr. Juan Guillermo Figueroa (del Centro de
Estudios Urbanos y Ambientales de El Colegio de México), y al Dr. Mi-
sael Tirado por su constante acompañamiento en todo este proceso.
13
Prólogo
Las políticas públicas para personas en situación de
prostitución. Debatiendo la legalización
Si bien la Sentencia T-629 de 2010 enmarcó una ruta en materia de
política pública en Colombia y su consecuente tratamiento normativo,
aún el debate continúa. Los enfoques predominantes en el mundo que
van desde la regulación hasta la abolición, encuentran su razón de ser
en argumentos de tipo teórico y en hechos prácticos, donde cada uno
tiene sus pros y sus contras.
En primer lugar, es preciso situarnos en la objetividad para dar trata-
miento político a las prácticas del comercio sexual y a las condiciones de
las personas en situación de prostitución. La objetividad exige escapar
del discurso que ve a la prostitución como un problema psicosocial y
moral. Se trata de pensar la prostitución como una práctica de intercam-
bio económico donde existe una relación de demanda y oferta, donde es
preciso garantizar los derechos humanos de las personas que ofertan los
servicios, las obligaciones de quienes los demandan y las responsabili-
dades fiscales y sociales de quienes intermedian esta relación.
Lo anterior no pretende perder de vista la situación actual del país,
puesto que desconocer las realidades sociales, territoriales y econó-
micas sería aceptar que las prácticas sociales son independientes de
su contexto. El contexto actual colombiano no es alentador en cuanto
a lo que se refiere a índices de calidad vida, siendo bajos, donde el des-
empleo aumenta y el desplazamiento forzado no cesa; estas realidades
inciden en las decisiones o en las presiones que puedan tener las per-
sonas que ahora ejercen la prostitución como actividad económica. Sin
embargo, tampoco se debe desconocer que hay personas cuya decisión
está basada en el libre albedrio y en su deseo por obtener mayores
beneficios.
15
Prostitución y trabajo
En Bogotá, hoy las obligaciones están divididas de acuerdo a la com-
petencia de cada una de las secretarías del Distrito. Por ejemplo, la
Secretaría de Gobierno, es la encargada de regular las condiciones de
localización y funcionamiento. La planeación se indica en la medida en
que cada una de las secretarías cuenta con las personas competentes
para ciertas actividades, sin embargo, esta decisión dificulta la coor-
dinación de las mismas; se encuentran diferencias sustanciales en el
registro, situaciones que se reflejan en resultados desarticulados que
no se ven evidenciadas en las condiciones de vida de las personas en
situación de prostitución, ni de las localidades donde están ubicados
los establecimientos, en contravía de lo enmarcado en el mismo Plan
de Ordenamiento Territorial -pot-.
Uno de los proyectos que dejaba ver con claridad el enfoque que se
estaba manejando en el Distrito Capital, lo constituía el Proyecto 7310
liderado por la Secretaria Distrital de Integración Social -antes Depar-
tamento Administrativo de Bienestar Social-. Sin duda, el proyecto dis-
ponía de una serie de requerimientos necesarios para que el enfoque
reglamentarista fuera sostenible: formación, brigadas de salud, permi-
sos de funcionamiento, entre otros. Pese a esto, era necesario detener-
se en el discurso proteccionista que mantenía este proyecto: puesto
que seguía viendo a la persona que se prostituye como una persona
vulnerable que sufre o ha sufrido de malos tratos en su red familiar, de
condiciones de pobreza, de relaciones inestables. El planteamiento del
proyecto suponía entonces que quien se prostituye siempre es víctima
y el deber del Estado es controlar para que ella o él sean un “poco”
menos víctimas.
Hoy en día, la competencia en temas de prostitución en Bogotá fue
delegada por la Alcaldía Distrital a la Secretaría Distrital de la Mujer,
quien pasó a manejar el programa, y quienes se encuentran haciendo
un “empalme” con la población, brindando cursos en asesoría psico-
social, juridica e intervencion social con las mujeres en ejercicio de la
prostitucion.
De acuerdo a los planteamientos anteriores, tanto en el caso local
-Bogotá-, como en el caso nacional -Colombia-, no existe una política
que se haya cristalizado frente al fenómeno de la prostitución, lo que
existe es una situación de tipo normativo que más allá de dar respues-
tas a todas las personas que de alguna u otra manera se encuentran en
el mundo de la prostitución, lo que hace es dar reglas que mantengan
16
Carlos Alfonso Laverde Rodríguez
en cierto orden las dinámicas de la prostitución, ejemplo de ello el mis-
mo Proyecto de Ley 079 de 20132.
Los enfoques de regulación, la aproximación prohibicionista, el re-
glamentarismo y la legalización han sido los cuatro escenarios que
predominan en el marco internacional, sin desconocer que alrededor
del mundo, pese a las diferencias culturales y sociales de cada Estado,
prime un enfoque de corte abolicionista que viene pautado desde la
Organización de Naciones Unidas, quien concibe que todo tipo de pros-
titución implica el abuso del cuerpo de un ser humano y que, por tanto,
esta práctica debe ser abolida.
El enfoque reglamentarista, el prohibicionista y el abolicionismo
le dan un carácter negativo a la prostituta y están casi por completo
centradas en la prostituta como único sujeto de esta actividad -invisi-
bilizando a los hombres que se prostituyen-. Un caso especial en este
mapa sería el de Suecia, que castiga al cliente, pero en la mayoría de
políticas se evidencia, entonces, a la prostituta bien sea como delin-
cuente, víctima o como un mal necesario, un mal necesario que debe
prestar un buen servicio. Esta última concepción responde al caso re-
glamentarista donde hay más énfasis en la higiene que en el derecho
mismo, siendo este el enfoque que prima hoy en el Distrito Capital.
Dadas estas singularidades, es preciso preguntar ¿qué significa un
Estado social de derecho? ¿es consecuente un enfoque reglamentaris-
ta cuando Colombia proclama en su Constitución Política de 1991 ser
un Estado social de derecho? No se debe ignorar que para este tipo de
Estado la democracia y los derechos humanos deben ser los pilares de
toda política.
La legalización se centra en el libre consentimiento y en la autode-
terminación de la persona que se prostituye. Es un trabajo más que
debe contar con los mismos derechos y obligaciones fiscales de cual-
quier otro trabajador. Teniendo presente que “los derechos humanos
son literalmente los derechos que una persona posee por el simple he-
cho de que es un ser humano” 3.
2
Misael Tirado. “Contribuciones al debate juridico del trabajo sexual en Colombia” Revista
Novum Jus, vol. 8, n.° 1, junio de 2014. pp. 11 a 37, disponible en [http://portalweb.ucato-
lica.edu.co/easyWeb2/files/105_15047_contribuciones-al-debate-juradico.pdf].
3
Jack Donelly. Derechos Humanos Universales, México D. F., Edit. Garnica, 2008, p. 23.
17
Prostitución y trabajo
El tratamiento legal que deben recibir las personas en situación de
prostitución, ha tenido iniciativa por parte de las mismas trabajadoras.
Sin duda, uno de los ejemplos más importantes se puede encontrar en
Estados Unidos. Con los casos de who (whores, housewife’s and other)
y coyote (National Task Force on Prostitution). En este orden, se debe
tener como referente importante el caso de Holanda, puesto que es el
único país que ha tenido una posición de legalización en cuanto al ejer-
cicio de la prostitución como actividad laboral y empresarial, donde
el Estado obtiene lucro de esta dinámica y garantiza el acceso al Sis-
tema de Seguridad Social, en salud, educación, recreación, entre otros.
De este modo, desde 1996 hay lugares legalizados donde las personas
pueden ofrecer sus servicios en vitrinas. La restricción es que las per-
sonas que quieran ejercer esta actividad deben contar con un permiso
y ser residentes legales.
En el caso de la legalización se debe cuestionar si la prostitución
forma parte de las actividades económicas realizadas individualmente.
Si fuese así, se entendería que se ejerce la actividad sin ningún tipo de
subordinación. Se ejerce por voluntad propia con una remuneración
que se le paga a la persona de forma directa.
Mas allá de los debates y del tratamiento normativo, el Estado debe
garantizar a las personas en situación de prostitución los derechos
de los que gozan los demás ciudadanos, en el entendido que la polí-
tica pública debe tener presente que está siendo dirigida a un grupo
poblacional nómada, las personas en situación de prostitución pueden
cambiar de modalidad o de establecimiento de forma continua. “Una
aproximación enfocada en los derechos legales de los trabajadores se-
xuales, para enfrentar los abusos, y con ello hacer frente al reconoci-
miento de las libertades civiles: busca la custodia de los niños, seguri-
dad social, pago mínimo y selección de clientes”4.
Ya sea por conveniencia propia o por presiones de tipo externo. Por
lo tanto, hacer un seguimiento eficaz a la calidad de la política pública
será siempre un reto de dinámica coordinada entre los entes de la Al-
caldía Mayor de Bogotá, encargados de este tema. Será inútil solicitar
mayor presupuesto si no se ejecuta el mismo y si además no se dan
pruebas del cumplimiento de metas.
4
Geetanjali Misra, Ajai Mahal y Rima Shah. “Protecting the Rights of Sex Workers: The In-
dian Experience”, en Health and Human Rights, vol. 5, n.° 1, 2000, disponible en [www.jstor.
org/discover/10.2307/4065224?uid=3737808&uid=2&uid=4&sid=21106076209861].
18
Carlos Alfonso Laverde Rodríguez
Una cuestión a analizar es: “Considerar la prostitución como un ‘tra-
bajo’ también entra en colisión con nuestra normativa en materia de
derechos laborales […] no caben derechos laborales cuando existe vul-
neración de los derechos fundamentales”5. La legalización no es la ex-
cusa para permitir que los menores de edad sigan siendo involucrados
al comercio sexual, y sigan siendo el negocio mas lucrativo de las redes,
ya que después de las armas, y en competencia con el narcotráfico, la
trata de personas con fines de explotación sexual genera grandes be-
neficios, donde los niños, niñas y adolescentes -escnna- no se escapan
a este flagelo.
La legalización también requiere que la sociedad civil se haga tan
responsable como el Gobierno, la legalización supone también que sea
una política de orden Nacional, y no solo Distrital, ya que al existir una
política unificada para todo el territorio nacional, no se sufrirá el caos
de la migración interdepartamental o intermunicipal, con el propósi-
to de encontrar las oportunidades laborales que no pueden brindar
legalmente el municipio de procedencia. Esto implica que cada ente
territorial encargado asuma usa responsabilidad dando cuentas a un
orden nacional preparado para las condiciones singulares que implica-
ría un escenario de la prostitución en los preceptos de la legalización y
del cumplimiento de un Estado social de derecho en concordancia con
cada uno los artículos de la Constitución Política de Colombia.
Por tanto la reglamentación o la legalización como modelos, deben
enmarcar el amparo de los derechos de las personas que se encuen-
tran en situación de prostitución y que se mueven como oferentes del
sexo, sumado al control efectivo de terceros a los empresarios del sexo
a través de los establecimientos comerciales del sexo, quienes deben
acatar la norma y cumplir con sus deberes en corresponsabilidad con
los actores consumidores de servicios sexuales y/o eróticos.
En suma, enfrentar esta problemática es entrar en el universo de
sentido que es el cuerpo como constructo y lírica y, más aún, en las
transacciones que con él se perfeccionan. Entonces surgirá su conte-
nido y su propia réplica, que se trata del eterno deseo por el cuerpo
indómito: Eros que ilumina la noche y reclama consumidores clandes-
5
Pedro Brufao Curiel. Prostitución y políticas públicas. Entre la legalización, la reglamen-
tación y la abolición, Madrid, Estudios de Progreso, Fundación Alternativas, 2008, disponi-
ble en: [www.observatoripalma.org/imgdb/archivo_doc7822.pdf].
19
Prostitución y trabajo
tinos de sexo como eterna posibilidad e imposibilidad del amor, como
dice Slavoj Žižek6. Por ende la transmutación entre amor, el deseo, la
pasión, la lujuria y el festín de los ritos que consagran la belleza y la
juventud eterna en el mito, el culto al hedonismo y a las deidades siem-
pre dispuestas, la lucha constante entre dionisos y afroditas, entre nin-
fas y sátiros…
Misael Tirado Acero, Ph.D.
6
Slavoj Žižek. Sobre la violencia. Seis reflexiones marginales, Buenos Aires, Edit. Paidós,
2009, p. 50.
20
Introducción
La prostitución está permeada por una complejidad de situaciones que
hacen parecer inabordable un fenómeno que está catalogado de for-
ma casi invariable en el imaginario como “el oficio más antiguo”. Esta
forma de nombrarlo niega las múltiples y polimórficas recreaciones
que a lo largo de la historia han funcionado como forma alternativa de
ver los límites de lo permitido y de lo aceptado. Ha sido el metro que
ha medido la expresión de la sexualidad en la sociedad que se estudie
y como evidencia de las construcciones simbólicas que una sociedad
realiza de lo permitido y de lo prohibido, el campo legal es una de sus
expresiones más notorias.
Si algo se puede tomar como cierto en el contexto actual, es que las
personas que deciden ejercer la prostitución de manera voluntaria,
como una decisión individual que es transitoria o permanente, obtie-
nen una rentabilidad que en otras actividades no podrían lograr para
satisfacer sus necesidades7. Sin embargo, estas personas se han en-
frentado a la vulneración sistemática de sus derechos a pesar de ser
una actividad legalmente reconocida por la normatividad nacional y
distrital, al ser desconocidas tanto por el marco operativo del marco
legal como del reconocimiento social que estigmatiza su actividad.
A nivel distrital, en la ciudad de Bogotá a partir de 2001 (Decreto
4008), 2002 (Decreto 1889) y 2003 (Acuerdo 79 Código de Policía10),
7
En este caso, nos referiremos específicamente a las personas mayores de edad que deci-
den ejercer de forma libre y consciente la prostitución como actividad económica (trabajo
sexual), distanciándonos por tanto del tráfico y la explotación de personas en donde se
manifiesta una situación de forzamiento y obligación a la prestación de servicios sexuales
remunerados, en especial, de menores de edad (Explotación Sexual Comercial de Niños,
Niñas y Adolescentes -escnna-).
8
Decreto 400 de 9 de mayo de 2001, Registro Distrital 2387 de 9 de mayo de 2001.
9
Decreto 188 de 17 de mayo de 2002, Registro Distrital 2637 de 17 de mayo de 2002.
10 Acuerdo 79 de 20 de enero de 2003, Registro Distrital 2799 de 20 de enero de 2003.
21
Prostitución y trabajo
las trabajadoras y los trabajadores sexuales tuvieron unas garantías
más claras que buscaron proteger el ejercicio del trabajo sexual, sin
que de manera necesaria este cambio legislativo implicara un recono-
cimiento de esta actividad económica como un trabajo que contara con
las mismas garantías que casi cualquier otro trabajo, tales como la se-
guridad social.
Desafortunadamente, esta normatividad no se cumplió de manera
clara, sino que hubo deficiencias no solo en la parte formal de la norma,
sino también en la material, debido a que se quedó en un plano ilustra-
tivo y no condujo a acciones que redundaran en un mejoramiento de
las condiciones materiales y sociales de este grupo de trabajadores y
trabajadoras11. Pese a ello, la aparición formal del ejercicio del trabajo
sexual en el aparato legislativo representó un giro fundamental en el
reconocimiento de sus derechos.
Posterior a la emisión de estos decretos distritales, en el marco de la
clara vulneración de los derechos laborales en referencia a la falta de
seguridad social de estos trabajadores, ocurrieron los hechos que rela-
ta la Sentencia T-629 de 201012: una trabajadora sexual es retirada por
el dueño del establecimiento de su lugar de trabajo por quedar emba-
razada. Esta acción fue una de las más criticadas por parte del ámbito
jurídico, ya que violaba toda la normatividad laboral y también la cons-
titucional, si se parte de la protección de los derechos fundamentales.
La Corte Constitucional colombiana, en su decisión, demostró que a
esta persona, aunque no tuviera un contrato de carácter formal, sí se
le podía adjudicar un contrato realidad13. La Corte se encargó de reu-
nir los elementos más esenciales del contrato laboral, para demostrar
que esta persona sí tenía plenos derechos laborales y constitucionales,
llamó a las instituciones oficiales no solo a revindicar los derechos la-
11 De ahora en adelante, se hará referencia a “trabajadores” en el sentido neutro de la pala-
bra, referido tanto a trabajadores como trabajadoras.
12 Corte Constitucional. Sentencia T-629 de 22 de enero de 2010, M. P.: Juan Carlos Henao
Pérez.
13 El contrato realidad es aquel que a pesar de no haberse establecido por escrito o no se
formalizó, se considera con igual validez para la Ley (Código Sustantivo del Trabajo). De
acuerdo a la legislación y la jurisprudencia colombiana, existe un contrato realidad cuando
se dan tres condiciones en un ámbito laboral: 1. Existe prestación personal de un servicio;
2. Se puede demostrar subordinación o dependencia en la prestación personal de servi-
cios; y 3. Existe una remuneración periódica.
22
Carlos Alfonso Laverde Rodríguez
borales y sociales de esta mujer, sino de toda la población que de forma
voluntaria trabaja en el comercio sexual.
Aunque la sentencia fue de gran ayuda para este gremio, las garan-
tías de ley en el plano laboral aún son inciertas y ambiguas. En el plano
legal, en Bogotá no existe hoy un decreto reglamentario que regule el
accionar institucional. El último decreto al respecto fue el Decreto 335
de 200914. Éste deroga la normatividad previa sin bases sólidas tanto a
las instituciones como a las personas que ejercen el trabajo sexual en la
ciudad y obliga al Distrito a elaborar un diagnóstico por localidad para
luego tratar temas referentes al ordenamiento territorial en la ciudad.
Sin embargo, dichos diagnósticos no se realizaron y frenaron tanto el
proceso operativo adelantado por las instituciones como la operativi-
dad de los decretos previos que sostenían su accionar15.
Por su parte, la Alcaldía Mayor de Bogotá ha realizado foros denomi-
nados “Hablemos sobre prostitución”16, en los que se reúne a diversos
actores tanto del sector público (distrital) como de la sociedad civil
para discutir la problemática de trabajadores y trabajadoras sexuales
y actores relevantes como los clientes en la ciudad, sin que se haya lle-
gado a acuerdos que desemboquen en la construcción de una política
pública que enfrente las vulneraciones, tanto en el plano laboral como
en el social, de las que son objeto las personas dedicadas a esta activi-
dad en la ciudad.
A pesar de las limitaciones legislativas en las que se encuentra la
ciudad respecto al trabajo sexual, diversos sectores tanto de la institu-
cionalidad distrital como de la sociedad civil17 siguen trabajando por
14 Decreto 335 de 4 de agosto de 2009, Registro Distrital 4257 de 5 de agosto de 2009.
15 En entrevista realizada en el mes de enero de 2013 en Bogotá, la funcionaria encargada
del proyecto “Adultez con oportunidades” de la Secretaria Distrital de Integración Social
-sdis- de la localidad de Mártires (zona denominada de alto impacto en lo que antes se
llamaría zona de tolerancia), manifestó la preocupante situación en la que se encuentran
las instituciones distritales ante problemas en el orden administrativo distrital que ha im-
pedido tanto recursos como orientaciones claras y definidas a la población que ejerce la
prostitución en la ciudad, por lo que desde el plano operativo se han visto abocados a man-
tener acciones de información y apoyo a la población con escasos márgenes de operación.
16 El último foro fue realizado en el primer semestre de 2011. En este foro se presentó la
Sentencia T-629 de 2010 por parte del Magistrado Ponente de dicha sentencia, que reunió
a organizaciones tanto de la sociedad civil que abordan la temática como a personas que
ejercen la prostitución en la ciudad.
17 En la ciudad se han consolidado asociaciones como Asmubuli conformada por trabajado-
ras sexuales que buscan reivindicar sus derechos laborales y sociales, integrantes a su vez
de la Red de Trabajadoras Sexuales de Latinoamérica y el Caribe (RedtraSex).
23
Prostitución y trabajo
el reconocimiento de los derechos de las personas que se dedican al
trabajo sexual, que se refleje en una política pública que reconozca sus
derechos, permitiéndoles avanzar tanto en el reconocimiento efectivo
de las garantías de ley como en la eliminación del estigma asociado a
su actividad.
Para el caso de Bogotá, la mirada jurídica se ha tomado una perspec-
tiva restitutiva de derechos, en un marco jurídico reglamentario18. Esto
ha obligado al marco institucional a reorientar sus acciones con polí-
ticas que reconozcan y hagan efectivos los derechos de esta población
en la ciudad. Ante esta necesidad, cabría preguntarse sobre las formas
en las que se ha abordado la comprensión del fenómeno, lo que explica
de alguna forma el accionar institucional.
A pesar que existen cambios institucionales desde la perspectiva de
abordaje del fenómeno, esto no implica que los efectos producto de la
estigmatización del trabajo sexual hayan desaparecido. Aun circulan
representaciones que van desde la aceptación y la interiorización de
las categorías peyorativas de dicho trabajo, así como los efectos sim-
bólicos en todo el tejido social, lo que imposibilita a quien ofrece servi-
cios sexuales remunerados desenvolverse en completo ejercicio de sus
derechos19.
En la actualidad, Colombia tiene un desarrollo jurídico en proceso,
en especial a partir de la Sentencia T-629 de 2010 citada, en la que se
insta a proteger los derechos laborales de las personas dedicadas al
trabajo sexual. Dicha sentencia resalta no solo el papel institucional
que debe dar cuenta de las condiciones laborales, sino que además sos-
tiene la importancia de reconstruir los imaginarios sociales que han
hecho posible que esta actividad sea históricamente juzgada a partir
de connotaciones moralistas. La sentencia insta a favorecer los supues-
tos de autonomía, libertad y dignidad enmarcados en los derechos fun-
damentales constitucionales y de los derechos humanos. Este cambio
18 Se toma como referencia a Bogotá debido a que su normatividad en cuanto al trabajo se-
xual es modelo en el país frente a su reglamentación, sumado a que la Sentencia T-629
surge desde una acción de tutela entablada por una trabajadora sexual de la ciudad que
reclama sus derechos laborales. Es necesario aclarar que la Sentencia de la Corte Constitu-
cional tiene alcance nacional.
19 A partir del trabajo de campo desarrollado en investigaciones previas, se ha podido es-
tablecer que por el estigma del trabajo sexual, las mujeres que lo ejercen no acceden a
servicios que prestan las instituciones, debido a que las condiciones de exclusión y auto
exclusión dificultan el ejercicio pleno de derechos de esta población.
24
Carlos Alfonso Laverde Rodríguez
en el discurso jurídico, pasa de un orden excluyente de la misma norma
a un reconocimiento explícito, con planteamientos que abren un pa-
norama de amplia riqueza investigativa, por el grado de complejidad
que conlleva su estudio en la gran cantidad de perspectivas y de conse-
cuencias en el cambio de enfoque normativo en la ciudad.
En esta investigación valdría la pena preguntarse si el accionar ins-
titucional con sus cambios gira solo en el plano de una legalización, o
en el de la normalización del fenómeno en la sociedad, con sus conse-
cuencias en el plano de la organización social, las construcciones socia-
les de la sexualidad y en el plano de las condiciones laborales y sociales
de quienes ejercen este trabajo.
Es válido, analizar que, por una parte, se intenta avanzar en la inclu-
sión y la participación ciudadana de las mujeres trabajadoras sexuales,
mientras que por otra parte, parece reinar un orden moral que impide
el reconocimiento final del fenómeno como un trabajo o su total le-
galización. Esto se representa en los mismos planes de ordenamiento
territorial -pot- que localizan, segmentan, excluyen y estigmatizan la
actividad, o la inoperatividad actual de la Sentencia T-629 de 2010, sin
que aún exista una política pública que haga efectivos los lineamientos
dispuestos.
Esta investigación retoma el trabajo sexual, el cual es ofrecido en su
mayoría en la ciudad por mujeres20, que por la construcción cultural
de género posibilita la existencia de condiciones diferenciales frente a
los hombres sexo servidores. Estas condiciones atribuidas a las mujeres
son atravesadas por el estigma asignado al uso del cuerpo femenino con
fines del sexo-servicio como control regido por un orden androcéntrico.
Las condiciones sociales y laborales que suponen la construcción
simbólica alrededor del género femenino en el trabajo sexual, definen
un panorama laboral que se distancia del trabajo sexual ofrecido por
hombres, en razón de consideraciones culturales que han ubicado el
panorama de la sexualidad femenina en el ámbito privado, bajo el con-
trol de un orden machista que precisa el rol de las mujeres asociado a
la reproducción. Este panorama excluye del ámbito de la sexualidad
femenina el goce y con mucho más fuerza la prestación de un servicio
en el que los órganos sexuales son el objeto de atención. De esta forma,
20 Secretaría Distrital de Integración Social. Foro: Hablemos de prostitución, Bogotá,
2009.
25
Prostitución y trabajo
las mujeres21 que se dedican a esta actividad tienen una voz principal
en el impacto de las medidas tomadas en la ciudad, en un contexto que
involucra otros actores como clientes, policías, meseros, entre otros.
Las mujeres trabajadoras sexuales expresan estrategias que se cons-
truyen en la cotidianidad para desenvolverse en un contexto cambian-
te, determinado por lo que implica la fuerza del derecho en las prácti-
cas y los discursos de las trabajadoras sexuales. Esto permite develar
las relaciones de fuerza que se ejercen en el campo jurídico22 sobre las
complejas relaciones entre la normatividad jurídica y las implicaciones
sociales y laborales de las mujeres que ejercen esta actividad.
Así, el caso de Bogotá representa una ruptura con la reglamentación
tradicional de la ciudad que incorporaba el fenómeno de forma tangen-
cial incluso sin nombrarlo, como en los decretos anteriores, que situa-
ban la prostitución en las actividades de alto impacto en la categoría de
“otros”, junto a negocios de apuestas o bares. Investigar las condiciones
sociales y laborales de este grupo de trabajadoras responde a nuevas
circunstancias históricas tanto en materia jurídica como en la manera
en la que la reforma ha sido recibida por la población directamente
relacionada.
Al situar en el centro del análisis la garantía de los derechos labo-
rales y sociales de una población que sigue en crecimiento en la ciu-
dad, es urgente el accionar de los actores relevantes como el Estado,
para definir y atender fenómenos adyacentes como el tráfico sexual,
el turismo sexual y la explotación sexual con fines comerciales de ni-
ños, niñas y adolescentes -escnna-. En este contexto, esta investiga-
ción responde a una pregunta general que orienta su desarrollo: ¿Qué
discursos sostienen las mujeres trabajadoras sexuales de la ciudad de
Bogotá frente a sus condiciones sociales y laborales en el marco de la
normatividad jurídica de la ciudad? A partir de esta pregunta general
se desprenden los objetivos que estructuran la investigación, tanto el
general como los específicos. El objetivo general de la investigación es
analizar los discursos de las mujeres trabajadoras sexuales de Bogotá
21 En este estudio solo se toma a la población de mujeres, aunque la prestación de servicios
remunerados sea ofrecida también por hombres. En el barrio Santa Fe, la zona de realiza-
ción del estudio, son las mujeres quienes representan la mayor cantidad de población que
ofrece servicios sexuales remunerados.
22 Pierre Bourdieu. La dominación masculina, Barcelona, Anagrama, 2000.
26
Carlos Alfonso Laverde Rodríguez
frente a sus condiciones sociales y laborales en el marco de la normati-
vidad jurídica de la ciudad.
Los objetivos específicos de investigación se plantearon de la si-
guiente forma:
• Identificar el impacto en las condiciones laborales del trabajo
del sexo a partir de la normatividad jurídica precedente a la Sen-
tencia T-629 de 2010 en Bogotá.
• Analizar el discurso de un grupo de trabajadoras del sexo frente
el ejercicio de su actividad en el marco de la reglamentación ju-
rídica de su actividad.
• Establecer recomendaciones para la formulación de política pú-
blica que permitan el mejoramiento de las condiciones laborales
de las trabajadoras sexuales en Bogotá.
Una vez propuestos los objetivos, señalo como hipótesis inicial que el
trabajo sexual en Bogotá ha dado un viraje frente a su abordaje insti-
tucional a partir de la emisión de decretos en una vía reglamentaria
de la actividad desde 2001. Esta perspectiva institucional ha busca-
do el mejoramiento de las condiciones tanto sociales como laborales
de la actividad, que han llegado a su cristalización en la emisión de la
Sentencia T-629 de 2010, la cual ha trazado un nuevo panorama en las
perspectivas institucionales de abordaje del fenómeno. Dicho abordaje
ha representado una resignificación del trabajo sexual en Bogotá, lo
que implica una progresiva disminución de factores discriminatorios
tanto sociales como laborales. Esto permite visibilizar al trabajo sexual
como una opción económica legitima que podría traducirse en el dere-
cho a la libre elección de quien lo ejerce, en un panorama reivindicativo
que mejore las condiciones laborales, de salud, de educación, de segu-
ridad y demás factores asociados. Sin embargo, a pesar de que el marco
legal ha favorecido condiciones sociales y laborales de las mujeres que
ejercen el trabajo sexual, la discriminación y el estigma asociado con la
actividad sigue perjudicándolas.
27
Capítulo Primero
Trabajo sexual como alternativa válida:
aproximación a discusiones aun no resueltas
En el presente capítulo, se exponen de manera general las condiciones
mediante las cuales las mujeres se encuentran en una posición asimé-
trica en el mercado laboral por cuenta, entre otros, de los preceptos y
mandatos de género que subordinan el trabajo de la mujer. Dicha sub-
ordinación se presenta mediante diversos dispositivos, como la cons-
trucción social que se ha dado sobre el uso del cuerpo. El concepto de
cuerpo es ampliado en el capítulo para comprender y justificar el uso
de la categoría trabajo sexual en la presente investigación.
A partir del uso de la categoría “trabajo sexual”, se expone el orde-
namiento jurídico a nivel internacional, nacional y distrital, lo que per-
mite abordar la descripción de un debate que se da en ámbitos como el
académico y el legislativo, pero que finalmente repercute en las condi-
ciones sociales y laborales de las mujeres trabajadoras sexuales.
I. Mercado laboral y género
El papel de las mujeres en la reproducción del capital al interior de los
hogares ha estado orientado hacia el cuidado y el trabajo doméstico,
mediante un continuo proceso de naturalización de las funciones que
les han sido delegadas, lo que las ha relegado en el mercado laboral,
como lo ha manifestado Valeria Esquivel23. La separación entre lo pri-
vado y lo público y las dicotomías presentes desde una visión andro-
céntrica han asignado el rol “no productivo” a las mujeres en el merca-
23 Valeria Esquivel. La economía del cuidado en América Latina: Poniendo a los cuidados en
el centro de la agenda. El Salvador, Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo,
2011.
29
Prostitución y trabajo
do laboral. Actualmente, esta visión es contraria al reconocimiento de
la importante función del rol doméstico en la actividad productiva de
la economía24.
Sin embargo, esta situación, además de relegar a las mujeres a deter-
minadas y reducidas actividades productivas, las ha puesto en desven-
taja en el mercado laboral frente a los hombres, como lo ha señalado
Ribas Bonet25 al afirmar que las mujeres en el ámbito laboral sufren
de segregación ocupacional horizontal y vertical, sumada a diferencias
salariales. La marginación en el ámbito laboral de las mujeres no es
un fenómeno para nada reciente. Es un patrón histórico en diversas
sociedades, desarrollado y naturalizado a partir de la división social
del trabajo. El proceso de división social del trabajo se ha naturalizado
como un orden social, como lo denunciaba John Stuart Mil al afirmar
que la mujer
… había sido convertida en un instrumento especializado de reproducción y
de crianza, y de que, para mantenerla en ese estado, se le cerraban las puertas
de otras posibilidades en su vida26.
John Stuart Mill ya demostraba que la desigualdad nunca se dio
como un fruto de la deliberación, del pensamiento libre o de algún tipo
de teoría que permitiera garantizar el buen orden de la sociedad, de la
política o del mismo Estado, por el contrario es un proceso social de
naturalización de un hecho brutal, convirtiéndose en derecho legal y
apoyado por las mismas fuerzas sociales27.
A partir de la división sexual del trabajo se ha intentado consolidar
este orden excluyente en el mercado laboral, como lo enuncia Gary S.
Becker, las ventajas comparativas en un hogar eficiente se dan cuando
las partes se especializan al invertir cada miembro su tiempo y capital
humano para conseguir un equilibrio en la distribución entre el tiempo
24 Ídem.
25 María Antonia Ribas Bonet. “Desigualdades de género en el mercado laboral: un pro-
blema actual”, en dea Working Papers, n.° 6, Palma, Universitat de les Illes Balears, 2004,
tomado de [http://dea.uib.cat/digitalAssets/128/128260_4.pdf].
26 John Stuart Mill citado en Homero Cuevas. “La teoría económica, el afecto y la familia”,
Revista Economía Institucional, vol. 2, 2000, p. 19, disponible en [http://papers.ssrn.com/
sol3/papers.cfm?abstract_id=446460].
27 John Stuart Mill. La esclavitud femenina, México D. F., Universidad Nacional Autónoma de
México, 2000.
30
Carlos Alfonso Laverde Rodríguez
y los beneficios28. En este contexto de segregación laboral, los espacios
de acción de las mujeres se han definido en ofertas de empleo relacio-
nadas con lo doméstico o asociado a este espacio, lo que reproduce la
asimetría laboral y perpetúa el argumento de un mayor capital huma-
no de mercado en los hombres.
Tal como lo expone Elizabeth Jelin29, han existido tres tipos de mu-
jeres en el trabajo que son: 1. Las que no poseen responsabilidades
domésticas, ya que no tienen o no hacen parte de un núcleo familiar o
matrimonio; 2. Las mujeres que solo se dedican a las labores domésti-
cas; y 3. Las mujeres que se dedican a las labores domésticas, además
de estar insertas en el mercado laboral. A pesar de que la inserción de
la mujer en la fuerza laboral ha aumentado con el pasar de los años,
como consecuencia del incremento en los niveles de educación y de-
sarrollo productivo, ha traído consigo un efecto contrario para aque-
llas mujeres que no alcanzan mayores niveles de educación, quedando
replegadas a trabajos de bajo perfil y no pocas veces desplazadas al
sector de la informalidad, como el caso de las mujeres jefas de hogar30 y
las que alcanzan niveles altos de capacitación no perciben los mismos
ingresos que sus colegas hombres. A los roles no productivos que se
han asignado a las mujeres, se suma una concepción corporal que se
ajusta como dispositivo de poder y sometimiento, que define los lími-
tes en los que se debe mover la imagen de la mujer buena de la mala,
que corresponde con los mandatos de género que han asignado formas
de ser, pensar y sentir a mujeres y hombres.
Dentro del mercado laboral, la expresión evidente de control pa-
triarcal del cuerpo es el trabajo sexual, que reúne múltiples dimensio-
nes desde las que se pueden ver el sometimiento de la mujer. Por una
parte en el trabajo sexual se construye y simboliza el cuerpo al que se
puede acceder como un servicio ofrecido en el mercado, que implica
exigencias corporales que se ajusten a las preferencias de los clientes
y por otra parte, el control del cuerpo reside en la marca del estigma al
transgredir el tradicional uso de la sexualidad femenina. En la perspec-
tiva del mercado laboral, la mujer que decide ejercer el trabajo sexual,
28 Gary Stanley Becker. Tratado sobre la familia, Madrid, Alianza Editorial, 1987.
29 Elizabeth Jelin. La mujer y el mercado de trabajo urbano, 2.ª ed., Buenos Aires, Cedes,
1978.
30 Ídem.
31
Prostitución y trabajo
encuentra obstáculos y fuerzas que delimitan el espacio en el que debe
actuar, ya sea porque es considerada como una víctima o como una
transgresora. En ambos casos se pone en acción un poder que restringe
y limita. Teniendo presente la importancia de la comprensión del cuer-
po, es necesario explorar los tópicos por los que se asume desde esta
investigación que el trabajo sexual es una alternativa válida para quien
decide prestar servicios sexuales remunerados de manera voluntaria y
consciente, en un debate ampliamente explorado que se mueve entre
la abolición y la legitimación del trabajo sexual.
II. El uso del cuerpo en el trabajo sexual
Con el paso a la moderna era industrial, en el modo de producción ca-
pitalista, se reorientaron las relaciones del sujeto y el cuerpo,
… el hecho de que el obrero haya tenido que desvencijar su sistema tradicional
de vida, arrendar su fuerza de trabajo a un sistema que demandaba generar
ganancia a través de él, debilitó las posibilidades que éste tenía para integrar
todas las dimensiones de su motricidad31.
Se instituyen reglas en el cuerpo que privilegian a la eficiencia y la capa-
cidad productiva, que instaura, como lo menciona Barrera Sánchez,
una identidad funcional para la motricidad del cuerpo humano32. Con
la intensificación de las diversas formas de producción y reproducción
del capital, el cuerpo se ha puesto en un plano central de las modernas
sociedades. Así, la sociología comienza a abrir espacios de discusión
en los que se incorpora el cuerpo y sus relaciones con el poder, como
ha sido ampliamente hecho por pensadores como Michel Foucault33
o Pierre Bourdieu34. Por otra parte, la incorporación del estudio con
31 Óscar Barrera Sánchez. “El cuerpo en Marx, Bourdieu y Foucault”, en Iberofórum, Re-
vista de Ciencias Sociales de la Universidad Iberoamericana, ano vi, n.° 11, enero-junio de
2011, disponible en
[http://www.ibero.mx/iberoforum/11/pdf/6.%20BARRERA%20
VOCES%20Y%20CONTEXTOS%20%20IBEROFRORUM%20NO%2011.pdf], p. 125.
32 Ídem.
33 Michel Foucault. Vigilar y castigar. Nacimiento de la prisión, Buenos Aires, Siglo xxi, 1975;
Íd. Historia de la sexualidad, t. i, “La voluntad de saber”, México D. F., Siglo xxi, 1977.
34 Pierre Bourdieu. Cosas dichas, México D. F., Gedisa, 2004; Íd. El sentido práctico, Buenos
Aires, Siglo xxi, 2009; Íd. Una invitación a la sociología reflexiva, Buenos Aires, Siglo xxi,
2012.
32
Carlos Alfonso Laverde Rodríguez
perspectiva de género ha permitido la inclusión del cuerpo sexuado
como una centralidad en las relaciones entre feminidad y masculini-
dad a partir de su construcción simbólica. Como lo menciona Marta
Lamas Encabo, la existencia de los seres humanos es corporal, es
… la síntesis de un proceso biológico, una estructuración psíquica, una
producción cultural y un momento histórico. Cada sociedad elabora simbólica-
mente su concepción del cuerpo35.
En la actualidad, el cuerpo se ha convertido, como lo afirma Martínez
Barreiro36, en la presentación y representación del “yo”, ganando es-
pacios en relación con los nuevos estilos de vida que han dado impor-
tancia al cuidado interno y externo del cuerpo, como valor de la mo-
dernidad en el retorno del mito de la eterna juventud. Resulta pues
contradictorio el afán de cuidado de la estética y de la salud, con el cre-
cimiento de enfermedades como la bulimia, la anorexia, la dependen-
cia de productos para mantener la forma y los riesgos de operaciones
estéticas que no siempre resultan exitosas. El poder sobre el cuerpo no
solo lo moldea sino que involucra una lógica de la dominación ejercida
por los mandatos de género, que se extiende más allá de la expresión
corporal a comportamientos, acciones, pensamientos y formas de ac-
tuar que corresponden con la imagen esperada dentro del sistema pa-
triarcal que logra naturalizar la dominación37.
Los mandatos de género representan una visión del mundo que
asignan creencias y prácticas diferenciales a hombres y mujeres y son
sistemas clasificatorios sobre el uso del cuerpo, que reprime tanto a
hombres como a mujeres. Pero también, en este contexto, el uso del
cuerpo da cuenta de la reconfiguración del mercado y de la cultura de
masas que sublima el cuerpo en dos sentidos: tanto como sostén de la
industria moderna como del resurgimiento del hedonismo. El cuerpo
de las mujeres es el centro de atención estética, física y erótica, desli-
35 Marta Lamas Encabo. “Algunas reflexiones relativas al derecho a decidir sobre el propio
cuerpo”, en Judith Astelarra (coord.). Género y cohesión social, Documento de Trabajo n.°
16, Madrid, Fundación Carolina, 2007, p. 2, disponible en [http://www.fundacioncarolina.
es/wp-content/uploads/2014/08/DT16.pdf].
36 Ana Martínez Barreiro. “La construcción social del cuerpo en las sociedades contempo-
ráneas”, en Papers, n.° 73, 2004, disponible en [http://www.raco.cat/index.php/Papers/
article/download/25787/25621].
37 Ídem.
33
Prostitución y trabajo
zándose por las construcciones simbólicas a nuevos ámbitos como el
trabajo. Con la sublimación del cuerpo y el desarrollo de sus expresio-
nes más íntimas expresadas en la sexualidad y el erotismo, la privación
y la represión del cuerpo se desliza por las construcciones simbólicas
a nuevos ámbitos como el trabajo. El trabajo reprime al cuerpo a tra-
vés de diversas expresiones, en las que las construcciones sociales de
género condensan los mandatos de lo masculino y lo femenino en dico-
tomías que ordenan el mundo significante. Estas dicotomías otorgan a
las mujeres una adscripción a los roles “no productivos” dentro del sis-
tema industrial, que fortalece la idea del hombre como sostén y jefe en
la figura de padres y esposos, que en muchos casos los somete a ellos.
Bajo esta situación, el trabajo de las mujeres en el mercado laboral
se ha subvalorado y precarizado comparado con las condiciones labo-
rales de los hombres, con supuestos economicistas que privilegian la
eficiencia y la productividad de la especialización laboral de los hom-
bres e invisibilizan el trabajo de atención y cuidado humano. La cons-
trucción simbólica alrededor de los sexos y el trabajo en el hogar, han
minimizado las opciones en el mercado laboral para las mujeres, rele-
gando en muchas ocasiones su trabajo a roles de servicio (secretaria,
trabajadora, enfermera, doméstica, recepcionista, trabajadora sexual,
entre otros oficios).
La transgresión de los límites impuestos en la división sexual del
trabajo, conlleva al despliegue del estigma. Este es el caso del traba-
jo sexual, el cual si bien no es una manifestación nueva como activi-
dad económica y social, ha tomado matices en un época histórica en la
que circulan múltiples discursos de liberación sexual, se comercializa
la sexualidad y lo erótico en espacios que trasgreden y difuminan los
límites de lo íntimo, al tiempo que castiga, criminaliza y estigmatiza a
las mujeres que de forma voluntaria y consciente deciden realizar esta
actividad como una opción laboral.
A. El cuerpo en la prestación de
servicios sexuales remunerados
En la actual sociedad occidental, el mundo de la sexualidad se desplie-
ga y crea imágenes ideales a perseguir, el cuerpo de las mujeres y de
los hombres se convierte en objeto de deseo. Este contexto otorga al
trabajo sexual visos de complejidad en los nuevos discursos de la se-
34
Carlos Alfonso Laverde Rodríguez
xualidad. Existe un debate sobre la prestación de servicios sexuales
remunerados. Desde una parte de la discusión, autoras como Analía
Aucía38 señalan que la prestación de servicios sexuales remunerados
degrada y oprime a las mujeres, ya que las coloca en la posición de
servidumbre sexual frente a los deseos masculinos. Desde esta pers-
pectiva, se considera que distinguir la prostitución libre de la forzada
es como distinguir la esclavitud voluntaria de la impuesta, lo que final-
mente es esclavitud y así mismo prostitución.
Por otra parte, autoras como Raquel Osborne39 consideran que el
trabajo sexual se puede convertir en una forma de emancipación eco-
nómica al disponer del cuerpo autónomamente, pues responde a una
demanda del mercado que se está dispuesta a satisfacer a cambio de
una remuneración económica, por lo que se puede considerar esta
actividad un trabajo, pues existen las condiciones contractuales para
considerarlo de esta forma. Sin embargo, considerar el trabajo sexual
como una opción laboral plantea varias problemáticas. Como se ha ex-
puesto, puede ser reprochable, sin embargo, es necesario cuestionar
si reprimir esta manifestación libre del cuerpo es controlar el cuerpo
de las mujeres y dirigir su trabajo para no permitir que se escape del
control patriarcal.
En este orden de ideas, la discriminación a la mujer que decide en
forma voluntaria ejercer el trabajo sexual la obliga a soportar un pro-
ceso de constante transgresión, entre el esconder y el mostrar, que
constituyen unos rasgos distintivos de su espacio social, que en sí, es
su espacio de trabajo, uno que sufre las condiciones del estigma. Como
lo señala Martha Nussbaum40, el estigma puede estar basado en pre-
juicios o estereotipos de género, lo que explica los mayores ingresos
de las trabajadoras sexuales, que se puede considerar una forma de
compensación.
El estigma sobre la prostituta está fundado en creencias discrimi-
natorias, pero que puede ser explicado por la dominación masculina
que ejerce la violencia simbólica a través de un acto de conocimiento
38 Analía Aucía. “’Trabajo sexual’: dificultades en concebir como trabajo aquello que la cul-
tura degrada”, Revista Mora, vol. 14, n.° 2, julio-diciembre de 2008, disponible en [http://
www.scielo.org.ar/scielo.php?pid=S1853-001X2008000200008&script=sci_arttext].
39 Raquel Osborne. Trabajador@s del sexo: derechos, migraciones y tráfico en el siglo xxi,
Barcelona, Bellaterra, 2004.
40 Martha C. Nussbaum. Sex & Social Justice, Nueva York, Oxford University Press, 1999.
35
Prostitución y trabajo
y de reconocimiento práctico, como en una especie de poder “hipnó-
tico”, como lo señala Bourdieu41, que en una especie de llamamiento
al orden, reprime la sexualidad de la mujer y la estigmatiza cuando
es remunerada económicamente por el uso de su cuerpo. Muchas de
las explicaciones sobre el trabajo sexual, atribuyen sus motivaciones a
causas como la pobreza, la falta de capacitación, la violencia y el abuso
sexual, sumado a las asimetrías en las relaciones de género que en-
tregan menos posibilidades de desarrollo a las mujeres. Sin embargo,
¿por qué dentro de las opciones laborales las mujeres se convierten en
trabajadoras del sexo? Se puede afirmar que el trabajo sexual se hace
por necesidad económica y no por libre elección, pero es cierto que
este análisis podría hacerse de igual forma para la gran diversidad de
trabajos que responden también a una necesidad económica como el
trabajo de una empleada u obrera o cualquier otra actividad, pero que
finalmente se eligen. ¿Por qué se cuestiona la libertad de elección labo-
ral de las mujeres trabajadoras sexuales? Las posiciones que conciben
el trabajo sexual como una forma de explotación de la mujer, no tienen
en cuenta que “… olvidar la fisiología es no darle el peso debido a la
‘ventaja’ de la receptividad de la anatomía femenina frente a la ‘exigen-
cia’ de la fisiología masculina”42, o sea, no toman en cuenta la ventaja
anatómica de las mujeres frente a los hombres, “... pero por la valora-
ción cultural previa, o sea, por el género, esa ventaja ‘biológica’ se tra-
duce en nuestra sociedad como ‘desventaja” social’”43, consolidando un
circulo en donde aprovechar esta ventaja biológica implica para la mu-
jer que ejerce el trabajo sexual cargar con el peso de la estigmatización.
Desde esta perspectiva, la criminalización, la prohibición o la abo-
lición del trabajo sexual no puede resultar beneficioso para quienes
deciden libremente realizarlo. En vez de establecer condiciones que
permitan salvaguardar a trabajadores y trabajadoras sexuales contra
el abuso y la enfermedad, condiciones que se pueden dar en un marco
jurídico que visibilice la actividad. Esto lo ha señalado Valentina Mon-
toya en el caso colombiano44.
41 Bourdieu. La dominación masculina, cit.
42 Marta Lamas Encabo. La marca del género: trabajo sexual y violencia simbólica, tesis para
optar al título de Licenciatura con grado de Maestría en Etnología, México D. F., Escuela
Nacional de Antropología e Historia, 2003, p. 241.
43 Ibíd., p. 274.
44 Valentina Montoya. “¿Trabajadora sexual o ‘víctima perfecta’? Límites en el acceso a la
36
Carlos Alfonso Laverde Rodríguez
Reconocer la categoría de trabajo sexual implica no desconocer la
posibilidad de agencia de las mujeres que realizan este trabajo de for-
ma voluntaria y consciente, en contraste con otras categorías como
prostituta o mujer en estado de prostitución, categorías que niegan la
autodeterminación y la decisión, además de reproducir el estigma a la
mujer que decide sobre el uso de su propio cuerpo.
B. Las formas de nombrar: prostitución, trabajo sexual
y trata de personas con fines de explotación sexual
Los debates presentes en torno al comercio sexual, hacen necesaria
una breve distinción conceptual que no solo tiene consecuencias en
el plano de las investigaciones, sino que además, el nombrar las diver-
sas manifestaciones del comercio sexual supone un posicionamiento
político con efectos, por ejemplo, desde la política pública o desde los
marcos jurídicos. Para propósitos de esta investigación, se distinguen
tres términos con los que se designa la prestación de servicios sexuales
remunerados: prostitución, comercio sexual y explotación sexual.
1. Prostitución
El término “prostitución”, comúnmente se ha conocido como la presta-
ción de servicios sexuales a cambio de algo, especialmente de dinero.
Dentro de esta perspectiva, se considera que quienes ofrecen servicios
sexuales y/o eróticos lo hacen como única opción dentro de condicio-
nes como la pobreza, necesidades básicas insatisfechas, relaciones fa-
miliares o conyugales conflictivas45, entre otras causas que se comple-
jizan con la diversificación del comercio sexual en la actualidad.
Mauricio Rubio46 sostiene que se debe usar el término prostituto/a
porque hace explicita la actividad que se desarrolla sin una carga ne-
gativa como “puto” o “puta”, términos que asignan una carga social ne-
justicia”, Prisma Jurídico, vol. 11, n.° 1, enero-junio de 2012, São Paulo, Universidade Nove
de Julho, 2012.
45 Misael Tirado Acero. Comercio sexual: una mirada desde la sociología jurídica, Lima, Fun-
dación Fefsa, Instituto Internacional de Derecho y Sociedad -iids-, 2010.
46 Mauricio Rubio Pardo. “Ni puta ni trabajadora sexual: prostituta”, en Borradores de Mé-
todo, n.° 50, junio de 2008, disponible en [https://sites.google.com/site/mauriciorubiop/
Home/doc-trabajo--working-papers/ni-puta-ni-trabajadora-sexual].
37
Prostitución y trabajo
gativa. Bajo esta perspectiva, se pueden encontrar posiciones oficiales
como la de la Contraloría de Bogotá:
La prostitución es una forma de degradación humana que suele venir asociada
a los malos tratos, a carencias afectivas, al analfabetismo, al fenómeno del
desplazamiento, a graves necesidades económicas, a la ausencia de respaldo
social o familiar, entre otra diversidad de situaciones y que repercuten contra
quien la ejerce, contra quien la compra y contra la misma sociedad47.
En esta perspectiva, es evidente la victimización bajo la que se abor-
da la problemática relacionada con la prestación de servicios sexuales
remunerados. Desde este enfoque, quien presta el servicio sexual es
una persona sujeta a ciertas condiciones, además se excluye e ignora la
autonomía para elegir sobre las formas en las que se decide emplearse.
2. Explotación sexual
La categoría de explotación sexual surge en los años 1970 a partir de la
teoría feminista, para posteriormente ser retomada en los años 1980
en relación a la situación de niños, niñas y adolescentes que son some-
tidos a la prestación de servicios sexuales48. Desde esta perspectiva la
explotación sexual es entendida como
toda actividad, basada en relaciones de poder e intercambio en que una
persona vende, ofrece, solicita, o contrata el uso del cuerpo de un niño, niña o
adolescente para sacar provecho de carácter sexual y/o económico para sí o
para terceros49.
Algunas posiciones consideran que el trabajo sexual debe ser consi-
derado como explotación sexual, ya que “quienes venden su fuerza de
trabajo por un valor mínimo de supervivencia no tienen otra opción
sino morirse de hambre o ‘ganarse la vida’ de manera informal”50, por
47 Contraloría de Bogotá D. C. Estudio sectorial “la prostitución como problemática social
en el distrito capital”. Historia, Bogotá, Contraloría de Bogotá, 2004, p. 5.
48 Tirado Acero. Comercio sexual: una mirada desde la sociología jurídica, cit.
49 Ibíd., p. 67.
50 Roberto Moncada Roa, Maritza Diaz Barón, Pedro Andrés Gonzáles Malaver y
Fernando Enrique Pieschacón Aponte. Un estudio cualitativo sobre la demanda en la
explotación sexual comercial de adolescentes: el caso de Colombia, Bogotá, Organización
Internacional del Trabajo -oit- e ipec, 2007, p. 95, disponible en [white.oit.org.pe/ipec/
documentos/esci_demanda_col.pdf].
38
Carlos Alfonso Laverde Rodríguez
lo que aprovechar esta situación implica una explotación de la fuer-
za de trabajo de mujeres y hombres sexo servidores. La prestación de
servicios sexuales remunerados, supone una relación de explotación
tanto del cliente como del proxeneta sobre quien ofrece los servicios
sexuales, en un marco de precarización laboral que expone a los tra-
bajadores y trabajadoras del sexo a este trabajo como única salida. Sin
embargo, desde esta posición se desconoce la autonomía y la libertad
de quien decide realizar esta actividad, se niega la capacidad de agen-
cia del trabajador sexual que no requiere ser victimizado/a. La explo-
tación sexual contiene manifestaciones diversas que es necesario ma-
tizar. Este tipo de explotación tiene su máxima expresión en la trata de
personas que, según la Organización de Estados Americanos51 surge en
el continente desde la misma época colonial en donde mujeres y niños,
en especial africanos e indígenas, eran sacados de sus tierras y comer-
cializados, para diversos fines, entre ellos como objetos sexuales.
El fenómeno de la explotación sexual de mujeres, se reconoce a fina-
les del siglo xix e inicios del xx, a través de lo que se denominó “trata
de blancas”, concepto usado para denominar la movilidad de mujeres
blancas a países africanos o asiáticos con fines sexuales. La situación
a comienzos del siglo xxi, según el Informe Anual sobre Trata de Per-
sonas del Departamento de Estado de los Estados Unidos52, dice que
cada año entre 600.000 y 800.000 personas cruzan las fronteras inter-
nacionales como víctimas de trata. El informe señala que en América
Latina la trata de mujeres se ha focalizado en centros de reclutamien-
to ubicados en Brasil, Colombia, República Dominicana, Surinam y las
Antillas y más recientemente en México, Argentina, Ecuador y Perú.
Según el informe53, cerca de 10.000 mujeres y adolescentes de estos
países son conducidos a Estados Unidos, España, Holanda, Alemania,
Bélgica, Israel y Japón.
A pesar de que el tema es una preocupación por la situación de vul-
nerabilidad de quienes entran a estas redes, existen enfoques que han
51 Fernanda Ezeta (oim México). La trata de personas: aspectos básicos, México D. F., Comision
Interamericana de Mujeres de la Organizacion de Estados Americanos, Organizacion Inter-
nacional para las Migraciones, Instituto Nacional de Migracion e Instituto Nacional de las
Mujeres, 2006, disponible en [http://www.oas.org/atip/reports/trata.aspectos.basicos.
pdf].
52 Ídem.
53 Ídem.
39
Prostitución y trabajo
concebido a la prostitución libremente ejercida, como una forma de
trata de personas con fines de explotación sexual54. En este nuevo esce-
nario, la visión que confunde trabajo sexual con trata de personas con
fines de explotación sexual es muy poco pertinente como explicación,
debido a que muchas personas, en especial mujeres, migran de manera
voluntaria y autónoma. Colocar en el mismo nivel el trabajo sexual de
la trata de personas, por el contrario puede causar una persecución
por parte de las autoridades extranjeras, sumado a un escenario de
clandestinidad y lo que esto puede acarrear en términos de seguridad
y protección de derechos.
3. Trabajo sexual
La visión de la prostitución como una forma de trabajo, tuvo su origen
en las nuevas olas del feminismo. Según Lamas Encabo, “El feminismo
no solo generó las condiciones para discutir el estatuto simbólico de
la ‘prostitución’, sino que muchas mujeres que iniciaron procesos or-
ganizativos se asumían feministas”55. Así, desde comienzos de los años
1970, sobre todo en Estados Unidos, surge la organización que toma
por nombre coyote (Call Off Your Tired Ethics), que va a ser la inspira-
ción para la expansión de colectivos de mujeres trabajadoras sexuales,
para luego expandirse a Europa. En el nacimiento de colectivos de mu-
jeres sexo servidoras, se contó con el apoyo de organizaciones femi-
nistas, que luego generó una división entre quienes apoyaban las de-
mandas del trabajo sexual y entre quienes consideraron posicionarse
en contra de la “prostitución”56. La fracción del feminismo que apoyó
el trabajo sexual, se centró en una visión reivindicativa que manifestó
claramente una posición pro-legalización, que visibiliza el fenómeno
como un trabajo.
En el caso latinoamericano, la manifestación de la reivindicación de
los derechos de las trabajadoras sexuales ha sido de la Red de Trabaja-
doras Sexuales de Latinoamérica y el Caribe -Retrasex-, organización
que reúne a los colectivos de trabajadoras sexuales que luchan para
54 Moncada Roa, Díaz Barón, Gonzáles Malaver y Pieschacón Aponte. Un estudio cualita-
tivo sobre la demanda en la explotación sexual comercial de adolescentes: el caso de Colom-
bia, cit.
55 Lamas Encabo. “La marca del género: trabajo sexual y violencia simbólica”, cit., p. 299.
56 Ídem.
40
Carlos Alfonso Laverde Rodríguez
que la actividad sea reconocida como una forma de trabajo en cada uno
de los países en los que hace presencia. En el caso colombiano, funcio-
na desde 2008 la organización Asmabuli, organizada por mujeres tra-
bajadoras sexuales que han logrado tener incidencia a nivel nacional
en discusiones como en el actual proyecto de ley que se presenta en el
Congreso de la República para dar cumplimiento a la Sentencia T-629
de 2010.
De esta forma, se ha comenzado a usar la categoría de trabajo sexual
que,
Engloba diversos tipos de actividades, jerarquizadas económica y socialmente,
clandestinas, públicas y semioficiales, que van desde el taloneo en la calle,
hasta la refinada prostitución de alto nivel, que se combina con otro tipo de
servicios, como parte integral de las transacciones políticas y de negocios57.
Esta investigación hace uso de la categoría de trabajo sexual, porque
consideramos que quien utiliza de su cuerpo para la prestación de ser-
vicios sexuales está en el derecho de ejercer la libertad sobre su cuer-
po. Esto es importante en el sentido de decidir realizar este trabajo de
forma voluntaria, sin que medie forzamiento o coacciones económicas.
Por otra parte, la incorporación cada vez más evidente de trabajo se-
xual en la normatividad jurídica, hace necesario retomar esta categoría
como punto de partida para dar cuenta de los nuevos discursos y prác-
ticas sobre el comercio sexual.
III. Ordenamiento jurídico en el trabajo sexual:
estado de la cuestión
La dualidad de posiciones frente a la forma en la que se aborda la pro-
blemática vinculada al trabajo sexual, es un tema recurrente en los sis-
temas legislativos a nivel mundial, no solo desde lo que implica en el
plano moral de la prestación de servicios sexuales remunerados, sino
además del contexto del comercio sexual que involucra dinámicas ad-
yacentes. Dentro de las dinámicas que se desprenden del trabajo sexual,
se puede señalar el alto riesgo asociado de contraer enfermedades de
57 Marta Lamas Encabo. “Trabajadoras sexuales: del estigma a la conciencia política”,
Estudios Sociológicos, vol. 14, n.° 40, 1996, p. 34, disponible en [www.jstor.org/sta-
ble/10.2307/40420925].
41
Prostitución y trabajo
transmisión sexual -ets- tanto por los trabajadores y trabajadoras del
sexo como por los clientes, por el alto número de parejas que supone
la actividad58. Así mismo, fenómenos como la trata de personas con
fines de explotación sexual, la explotación de niños, niñas y adolescen-
tes59, han sido dimensiones difíciles de ocultar para los Estados en este
nuevo ámbito de crimen organizado y eliminación de las fronteras na-
cionales60. Bajo la complejidad de las realidades que se desprenden de
las dinámicas del trabajo sexual surgen diversos modelos normativos
que intentan regular al fenómeno, que parte de una perspectiva que se
cimienta desde la visión moral imperante en una sociedad.
A. Modelos normativos
Las legislaciones se han clasificado históricamente en cuatro modelos
normativos: 1. Prohibicionista; 2. Reglamentarista; 3. Abolicionalista;
y 4. Legalista.
1. Prohibicionista
Este modelo se fundamenta en que el trabajo sexual atenta contra los
principios expuestos en los derechos humanos, por lo que se deben to-
mar acciones legales contra quienes se dedican a esta actividad61. Este
modelo contiene una visión que se podría denominar moralista que
defiende la moral pública y las buenas costumbres. En este modelo
Las personas que ejercen la prostitución están equiparadas a los delincuentes,
mientras que los clientes son vistos como víctimas de la invitación escandalosa
y provocativa de las prostitutas62.
El prohibicionismo persigue a quien ofrece el servicio sexual remu-
nerado y no al cliente, lo que supone omitir la multi-causalidad que
58 Onusida. Nota de orientación del onusida sobre el vih y el trabajo sexual, Ginebra, 2009.
59 Tirado Acero. Comercio sexual: una mirada desde la sociología jurídica, cit.
60 Rubio Pardo. “Ni puta ni trabajadora sexual: prostituta”, cit.
61 Tirado Acero. Comercio sexual: una mirada desde la sociología jurídica, cit.
62 Secretaria Confederal para la Igualdad. Departamento Confederal de la Mujer Tra-
bajadora -ugt-. La prostitución: una cuestión de género, 2005, p. 5, disponible en [http://
portal.ugt.org/informes/prostitucion.pdf].
42
Carlos Alfonso Laverde Rodríguez
transita el trabajo sexual, al no reconocer las estructuras organizativas
que se tejen en el marco de la ilegalidad que supone esta perspectiva
normativa. Se asume que la conducta delictiva recae exclusivamente
sobre quien presta el servicio sexual.
2. Abolicionismo
Esta corriente jurídica supone que el trabajo sexual no puede darse
de forma voluntaria, por lo que el uso del cuerpo para la prestación de
servicios sexuales representa una forma de explotación por quienes
manejan el negocio, lo que significa un atentado contra sus derechos
humanos. Según Deborah Daich, el abolicionismo concibe que “… la
prostitución es una institución patriarcal basada en la desigualdad en-
tre varones y mujeres y que no puede, bajo ningún concepto, ser consi-
derada trabajo63”. La autora considera que pensar la sexualidad desde
una visión de dominación masculina, como algo dado y definitorio, re-
presenta una visión reduccionista de las relaciones de género, avalan-
do posturas conservadoras como la cristiana que no beneficia de nin-
guna manera a las mujeres. Desde esta corriente se concibe a la mujer
trabajadora sexual como una víctima tanto del patriarcado como de la
estructura de mercado, la mujer es despojada de su dignidad por inte-
reses económicos. El principio de libertad en el trabajo sexual queda
reducido a una expresión que no puede concretarse en hechos reales,
debido a que son necesarias condiciones materiales para poder tomar
decisiones libremente.
Por su parte, Pablo de Lora sostiene que los Estados que mantienen
un modelo abolicionista, conciben la prostitución como una “actividad
básicamente degradante e indigna; antes bien, debe dirigir sus esfuer-
zos en pos de su desaparición”64. Sin embargo, esta posición, al querer
eliminar la prostitución deja en suspenso a quienes deciden de forma
voluntaria ejercerla, anulando los posibles cuidados en términos de
salud o de protección social que brinden los Estados65. Esta corriente
63 Deborah Daich. “¿Abolicionismo o reglamentarismo?: aportes de la antropología feminis-
ta para el debate local sobre la prostitución”, en Runa, vol. 33, n.° 1, 2012, p. 74. Disponible
en [www.scielo.org.ar/scielo.php?pid=S1851-96282012000100004&script=sci_arttext].
64 Pablo De Lora. “¿Hacernos los suecos? La prostitución y los límites del Estado”, Doxa, Cua-
dernos de Filosofía del Derecho, 30, 2007, p. 457.
65 Tirado Acero. Comercio sexual: una mirada desde la sociología jurídica, cit.
43
Prostitución y trabajo
niega la existencia de la prostitución. Es por medio de la negación que
se intenta extinguirla, como lo afirma Patricia Canales Nettle, “Se
pretende evitar el comercio sexual de personas, aboliendo toda regla-
mentación relativa a la prostitución, cerrando los clubs y suprimiendo
inscripción de prostitución en registros policiales y sanitarios”66, así
como lo enmarca el “Tratado Convenio para la represión de la trata de
personas y de la explotación de la prostitución ajena” firmado por la
onu en 1949, acciones que no dejan por tanto, la menor posibilidad de
protección del Estado mediante marcos jurídicos a las personas que
desarrollan el trabajo sexual.
El modelo abolicionista ha sido criticado desde diversos sectores
como los de las asociaciones de mujeres trabajadoras del sexo y por
ciertos grupos feministas, debido a que supone que quien ejerce el tra-
bajo sexual no tiene voluntad ni capacidad de decisión, además de cri-
ticar el carácter moralista sobre el uso que cualquier persona realiza
sobre su cuerpo67.
3. Reglamentarismo
Desde esta corriente, se concibe a la prostitución como un mal menor y
necesario, por lo que se reconoce su existencia con la protección en te-
mas como la salud y el establecimiento de zonas especiales en las que
se pueda controlar y vigilar el orden público. De acuerdo a la organiza-
ción en zonas delimitadas para el ejercicio del trabajo sexual, las pre-
tensiones no son de protección a la libertad personal sino de control
de un mal que puede derivar en aumento de problemas sociales como
las ets. Se establecen medidas para que quien ejerce el trabajo sexual
asista periódicamente a controles sanitarios para así evitar problemas
de salud pública. El modelo reglamentarista define implícitamente una
distinción entre la prostitución libre y la forzada, lo que permite dife-
renciar y dimensionar problemáticas como el tráfico y la explotación
sexual. Desde algunas corrientes feministas, este modelo es criticado
debido a que la reglamentación solo favorece a los proxenetas que pue-
66 Patricia Canales Nettle. “La regulación de la prostitución en la legislación comparada”, en
Serie Estudios, n.° 325, Santiago, Biblioteca del Congreso Nacional de Chile, 2005, p. 6, dispo-
nible en [www.bcn.cl/bibliodigital/pbcn/estudios/estudios_pdf_estudios/nro325.pdf].
67 Rubio Pardo. “Ni puta ni trabajadora sexual: prostituta”, cit.
44
Carlos Alfonso Laverde Rodríguez
den mantener sus negocios sin restricciones como lo suponen otros
modelos normativos68.
El argumento central de las críticas que se le hacen a este modelo
es que no se puede suponer la voluntad de una mujer para ejercer la
prostitución sin tener en cuenta las condiciones económicas y socia-
les, como lo afirma Rosario Carracedo Bullido: “La voluntariedad
aislada de las condiciones de vida y de las relaciones de género cons-
tituye una herramienta inútil para aprehender y comprender el fenó-
meno de la prostitución”69. Sin embargo, adoptar el argumento de la
voluntariedad como una condición determinada por las condiciones
sociales, económicas y culturales (estructurales), supone eliminar de
la discusión aspectos relevantes de la subjetividad, en especial de la
agencia de los agentes sociales en contextos diversos. Esto niega así
mismo la diversidad de categorías que existen en el comercio sexual.
En este sentido, las discusiones sobre la autonomía que se han dado
desde la filosofía política no han sido pocas. Anthony Appiah expone
los dilemas en los que se mueve la autonomía:
... estamos confinados a las opciones que tenemos a nuestro alcance, las cuales,
a su vez, se caracterizan por su inmovilidad sustancial: constituyen un nexo de
instituciones y prácticas que nosotros no creamos70.
En este contexto, si bien la prostitución que es visible, por ejemplo, en
las zonas delimitadas por un marco reglamentarista, se acerca a condi-
ciones marginales o de necesidad económica, no se pueden desconocer
las diversas manifestaciones de trabajo que se salen propiamente de lo
marginal, como el fenómeno de las “prepago”71. Remitir únicamente
la decisión de quien ejerce el trabajo sexual a sus condiciones econó-
68 Rosario Carracedo Bullido. “Por un análisis feminista de la prostitución”, en: Adelina
Calvo Salvador, Marta García Lastra y Teresa Susinos Rada (coords.). Mujeres en la
periferia: Algunos debates sobre género y exclusión social, Barcelona, Icaria Editorial, 2006.
69 Ibíd., p. 64.
70 Kwame Anthony Appiah. La ética de la identidad, Buenos Aires, Latingráfica, 2007, p. 98.
71 Las denominadas “prepago” o “call-girls” son mujeres con perfiles universitarios y pro-
fesionales que prestan servicios sexuales remunerados de una forma clandestina (por lo
menos para las instituciones estatales que realizan controles), se caracterizan de igual
manera porque sus clientes tienen un poder adquisitivo elevado. La investigación desa-
rrollada por Alfredo Serrano da evidencia de esta categoría dentro del trabajo sexual en
Colombia. Alfredo Serrano. ¿Prepago?: Revelaciones al periodista Alfredo Serrano Zabala,
Bogotá, Edit. Oveja Negra, 2007.
45
Prostitución y trabajo
micas y sociales, es pensar que hay una sola condición económica y
social, además de dejar de lado la autonomía propia de las mujeres, de
quienes en el marco de diversas opciones eligen el trabajo sexual como
su actividad económica.
4. Legalización
Esta última corriente intenta, a diferencia de la reglamentación, abor-
dar los derechos laborales de quienes se dedican al trabajo sexual, no
como un mal necesario o menor, sino por el contrario, se reconocen
las garantías y derechos laborales como a cualquier otro trabajo. En el
marco de la concepción laboral, se busca reconocer derechos que van
desde el acceso a la salud hasta el cumplimiento de un horario, el de-
recho a sindicalizarse, aportes para jubilación, a sindicalizarse, entre
otros. Desde este enfoque, como lo plantea Tirado Acero se “combate
el proxenetismo organizado y la prostitución forzada”72, con el propó-
sito de garantizar y reconocer a quien presta servicios sexuales como
un sujeto de derechos.
Este modelo es especialmente defendido por las asociaciones de mu-
jeres trabajadoras sexuales a lo largo del mundo, quienes en su agenda
política buscan defender y exigir su autonomía y su libre decisión, sus
derechos laborales, además de demandar a los Estados su reconoci-
miento y su diferenciación con fenómenos como la trata de personas.
El modelo que busca la legalización del trabajo sexual va en contravía
del modelo abolicionista o reglamentarista, sustentado en la libertad
del individuo que suele ser cohibida por las concepciones moralistas.
De Lora sostiene que las posiciones abolicionistas que critican los
modelos legalistas se inclinan hacia “un Estado que pretende imbuir
virtud a los ciudadanos tratando de que desarrollen planes de vida que
(desde algún punto de vista) se consideran valiosos73”, ese mismo Esta-
do que ha castigado el adulterio, el aborto, la pornografía y otras con-
ductas “indeseables”, con todas las implicaciones que trae en términos
de las libertades individuales.
En el modelo a favor de la legalización se considera que intentar per-
seguir ya sea al cliente, al proxeneta o a quien presta el servicio sexual,
72 Tirado Acero. Comercio sexual: Una mirada desde la sociología jurídica, cit., p. 209.
73 de Lora. “¿Hacernos los suecos? La prostitución y los límites del Estado”, cit., p. 460.
46
Carlos Alfonso Laverde Rodríguez
incide en procesos que llevan a la clandestinidad de la prostitución. En
estos términos, la clandestinidad representa la oportunidad no solo de
crear las condiciones para un mayor beneficio a proxenetas y/o due-
ños de establecimientos, sino también de mayor riesgo para las traba-
jadoras. Existe un incremento en precios por cuenta de la dificultad de
acceso al servicio requerido que no se traducen en beneficios para las
mujeres prestadoras de servicios sexuales. En este sentido, al igual que
en otros mercados que se definen como ilegales, Gary S. Becker, Kevin
M. Murphy y Michael Grossman en su estudio sobre los mercados
ilegales, referido al caso de las drogas, pero que se puede, según los au-
tores, extrapolar a fenómenos como el comercio sexual, exponen que
“se supone que la demanda depende del precio de mercado, el cual es
afectado por el costo que se impone a los traficantes con la persecución
y el castigo, como la confiscación de drogas y el encarcelamiento74”.
Este argumento pone de manifiesto un posible panorama de des-
ventaja a las mujeres trabajadoras sexuales, en el modelo de la pro-
hibición/abolición de la prostitución que puede tener consecuencias
negativas para la lucha, por mencionar un caso, del tráfico con fines de
explotación sexual y el desmejoramiento de las condiciones laborales
de un marco reglamentario/legalista, en el que las entidades oficiales
pueden tener algún control, causando un fenómeno de invisibilidad de
quienes ejercen el trabajo sexual.
B. Panorama internacional
La discusión sobre modelos jurídicos, muestra en el escenario interna-
cional una gran heterogeneidad. Esta variedad es un indicador del es-
caso consenso alrededor del trabajo sexual, enmarcado en los modelos
mencionados y las discusiones sobre la pertinencia o no de determina-
do modelo jurídico. A continuación, se detalla en un listado algunos de
los países en los que se aborda el trabajo sexual desde sus diferentes
perspectivas normativas
74 Gary S. Becker, Kevin M. Murphy y Michael Grossman. “El mercado de bienes ilegales: el
caso de la droga”, Revista de Economía Institucional, vol. 8, n.° 15, 2006, p. 20.
47
Prostitución y trabajo
Tabla 1
Escenarios normativos a nivel internacional
año
país
descripción
fuente
“La Ley de Prostitución despenaliza su práctica en espa-
Parliamentary
cios privados, sin embargo, establece una serie de nor-
Counsel Prostitution
mas destinadas a proteger a las trabajadoras del sexo y
Act
1992
(2011).
al público en general. Sus objetivos son los siguientes:
Australian
Capital
a) Mantener la salud pública; b) Proteger la salud y segu-
Territory.
ridad de las prostitutas; c) Limitar el funcionamiento de
1992
Australian
burdeles a lugares particulares; y d) Eliminar la explotación
(Rev.
Capital
sexual de los niños. Otro objetivo fundamental de la ley es
2011)
Territory
salvaguardar la salud, por lo que se incluyen varias disposi-
ciones incluyendo a las personas que ejercen la prostitución
y a la comunidad en general, buscando detener la transmi-
sión del VIH/SIDA y otras enfermedades de transmisión se-
xual. La norma incluye aspectos sobre limpieza y seguridad,
Australia
así como de adquisición y disposición de “”equipo de pro-
tección personal”” (como condones y otros profilácticos)”.
“El Gobierno del Estado de Victoria busca controlar la in-
“Version n.°
068
dustria del sexo a través de la legislación. El Gobierno
Prostitution Control
establece una serie de objetivos en la introducción de la
Act 1994, n.º 102 of
Ley de Control de la Prostitución (1994). Ellos incluyen:
1994 Victoria”.
1994
a) Para prevenir la explotación sexual de los niños, así como
(Rev.
Victoria
limitar su exposición a la industria de la prostitución; b)
2010)
Proteger a las comunidades de los aspectos negativos aso-
ciados a la prostitución; c) Reducir la participación criminal
en el funcionamiento de la industria de la prostitución; y d)
Proteger la salud y la seguridad de las prostitutas y proteger
a sus clientes de los riesgos para la salud”.
“El propósito de esta Ley es descriminalizar la prostitu-
Prostitution Reform
ción (aunque no aprobar o sancionar moralmente la pros-
Act 2003 New Zeland.
titución o su utilización), creando un marco en el que:
a) Protege los derechos humanos de los trabajadores sexua-
les y los protege de la explotación; b) Promueve el bienestar,
la salud y la seguridad de los trabajadores sexuales; c) Es
propicio para la salud pública; d) Prohíbe la utilización en
la prostitución de personas menores de 18 años de edad;
y e) Implementa ciertas reformas relacionadas. El objetivo
de la ley es permitir que los profesionales del sexo y los es-
Nueva
2003
tablecimientos de prostitución salgan a la luz, creando en-
Zelanda
tornos seguros y saludables para las personas que venden
servicios sexuales. La nueva ley permite que hasta cuatro
personas independientes trabajen en una misma ubicación
sin licencia, mientras que más de cuatro personas, o los que
trabajan para un tercero, están reguladas y deben tener una
licencia para operar. No hay restricciones sobre el número
de personas que pueden trabajar para un operador. La Ley
coloca una responsabilidad importante para la regulación
de burdeles, incluyendo zonificación, licencias y publicidad,
en manos de los gobiernos locales”.
48
Carlos Alfonso Laverde Rodríguez
En el año 2000, los Países Bajos derogan el antiguo derecho
Karen
Hindle,
penal adoptando un sistema de licencias para regular la in-
Laura Barnett y
dustria de la prostitución.El artículo 250a del Código Penal
Lyne
Casavant.
holandés fue diseñado para distinguir entre la prostitución
Prostitution:
A
voluntaria e involuntaria. Los que eligieron el trabajo sexual
Review of Legislation
como una ocupación iban a recibir los mismos derechos que
in Selected Countries,
los demás trabajadores, mientras que las personas que son
Otawa, Library of
obligadan o explotan a la prostitución deberán ser severa-
Parliament of Canada,
mente castigados (prisión de hasta ocho años). Mediante la
(november 2008).
nueva legislación se busca cumplir seis objetivos: a) Proteger
a las prostitutas de la explotación comercial; b) Luchar con-
tra la prostitución y el tráfico involuntario, c) Luchar contra
el abuso sexual de menores; d) Mejorar la situación de las
2000
Holanda
personas que ejercen la prostitución; e) Eliminar la partici-
pación delictiva en la industria de la prostitución; y f) Para
limitar el número de residentes que no pertenecen a la Unión
Europea (UE) que trabajan como prostitutas en los Países
Bajos. Mientras que el Código Penal castiga a los propietarios
de burdeles y a los operadores que coaccionan o inducen a
alguien a ejercer la prostitución, los municipios son los princi-
pales responsables de regular el trabajo sexual dentro de sus
límites. Algunas de las regulaciones locales más comunes son:
la restricción del número y ubicación de los burdeles, la im-
posición de controles de antecedentes penales de los futuros
propietarios y gerentes, la introducción de estrictas medidas
de salud, higiene y seguridad.
No se penaliza la prestación de servicios sexuales de mane-
Sexual
Offences
ra individual a las personas mayores de 18 años, pero se pe-
Act
2003 United
naliza al proxeneta o a quien opere un burdel ya que incitan
Kingdom.
al ejercicio de la prostitución. La pena por operar un burdel
es de hasta de siete años y aunque la posesión y gestión de
2003
Inglaterra
un burdel es ielgal, no lo es trabajar como prostituto/a en
un burdel, siempre que la o el trabajador/a sexual no jue-
ga ningún papel en la gestión de la operación. Combaten el
tráfico sexual tanto de mayores como de personas menores
de edad.
En California, la prostitución es ilegal. Es un delito ejercer
California Penal Code
la prostitución y participar en el desarrollo de la actividad.
(Sección 309, 3111 y
Solicitar servicios sexuales así mismo está prohibido, tan-
312).
to en espacios publicos como privados. Estos delitos son
California
considerados como menores, pero sí es considerado como
delito grave ejercer la prostitución si ha dado positivo en
la prueba de vih. Se establecen amplias disposiciones que
penalizan el proxenetismo.
Estados
Unidos
Se ofrecen licencias en condados con una población menor
Nevada
Revise
a 400.000 habitantes. La prostitución y la invitación fuera
Statutes
(EE. UU).
de estos lugares legales son delitos menores. La prostitu-
Capítulo 244.
ción es ilegal en Las Vegas y en Reno. No todos los condados
Nevada
ofrecen licencias para burdeles. Por otra parte, aquellos
condados que permiten burdeles legalmente suelen impo-
ner condiciones estrictas a sus propietarios y sus emplea-
dos.
Los objetivos de la Ley de la Prostitución son: a) La mejora
Prostitution Act -
de la situación legal de las prostitutas, es necesario señalar
Prostitutionsgesetz.
que no se habla de clientes y propietarios de establecimien-
tos; b )La mejora de la posición social de las prostitutas;
c) Mejorar las condiciones laborales de las prostitutas; d)
2002
Alemania
Acabar con la actividad delictiva conexa al ejercicio de la
prostitución; e) Se debe ofrecer a las personas que ejercen
la prostitución la posibilidad de salir de su actividad, por
ejemplo, mediante la adopción de nuevas oportunidades
para unirse a programas de reconversión laboral.
49
Prostitución y trabajo
La prostitucion es permitida aunque se castiga a los proxe-
Código Penal Francés.
netas y no se permite el establecimiento de burdeles o sitios
2002
Francia
en los que se desarrolle la prostitución. Se castiga severa-
mente la explotación sexual de niños y niñas.
Se castiga al proxeneta y a quien preste o rente un estableci-
Code Penal Sweden.
miento para fines de prostitución, lo cual será considerado
como explotación sexual, llegando a pena de prisión de has-
ta cuatro años. Se intenta combatir la violencia masculina
1999
Suecia
por lo cual también se castiga a quien compra servicios se-
xuales. Se castiga al cliente y al proxeneta, no a la persona
que desarrolla la venta de servicios sexuales. Este país fue
pionero en castigar a los clientes.
A través de la Ley Orgánica 11/2003 se castiga a quien “se
Ley
Orgánica
lucre explotando la prostitución de otra persona, aún con el
11/2003 del 29 de
consentimiento de la misma”. Ley orgánica que volvió hacia
septiembre de 2003.
la prohibición del ejercicio de la prostitución, incluso volun-
2003
España
taria, durante el periodo 1995-1999, situación corregida en
la Ley Orgánica 11/1999 y la Ley Orgánica de 2003, lo cual
deja sin validez las cláusulas referentes a la prostitución en
el Codigo Penal de 1995 (Capítulo v).
Fuente. Elaboración propia.
50
Carlos Alfonso Laverde Rodríguez
Aunque los modelos, a lo largo del mundo se extienden en diversi-
dad, solo se muestran en el presente documento algunos de los casos
más representativos por lo novedoso o paradigmático en su abordaje
jurídico. El panorama se dirige desde el plano más coercitivo, como lo
puede ser el caso de Suecia que persigue al proxeneta y al cliente, o bien,
Alemania, que por otra parte, intenta visibilizar el ejercicio del trabajo
sexual, por medio de la garantía de los derechos laborales además de
ofrecer alternativas de reconversión laboral. En otros casos, dentro de
un mismo país se encuentran posiciones jurídicas contrarias, como es
el caso de Australia y Estados Unidos, países que se mueven en marcos
reglamentarios que van desde el prohibicionismo (Territorio Capital
de Australia y California) hasta la legalización (Nevada y Victoria).
En países como Inglaterra y España, se mantiene una protección de
quien ejerce el trabajo sexual, sin embargo se castiga al cliente y a la
persona que facilite las condiciones para la prestación de servicios se-
xuales, ya sea el proxeneta o el dueño de un establecimiento en el que
se dé la transacción, con penas que pueden ir hasta los siete años de
prisión en el caso inglés. Respecto al modelo en Suecia (prohibicionis-
ta), el Gobierno respalda su éxito en el modelo jurídico ya que se evi-
dencia una considerable disminución frente al tráfico de mujeres con
fines de prostitución75. Sin embargo, autores como de Lora76 sostienen
que en el modelo sueco, si bien resulta exitoso, no puede afirmarse que
la prostitución haya sido abolida, más bien ha representado la migra-
ción del escenario de la calle al interior de algún hotel, restaurante,
club nocturno o casa particular.
En contraste, en países como Holanda y Alemania se ha adoptado
un modelo legalista del trabajo sexual, que ofrece derechos laborales
como pensiones de invalidez, salario mínimo, condiciones específicas
en el servicio sexual en el que pueden negarse a realizar un servicio,
entre otras condiciones que supone la legislación laboral. En un infor-
me presentado por el Ministerio de Familia, Tercera Edad, Mujer y Ju-
ventud de Alemania, se presenta una evaluación de los efectos de la ley
75 Asociación para la Prevención y Reinserción de la Mujer Prostituida -apramp- y
Fundación de Mujeres. La prostitución: claves básicas para reflexionar sobre un problema,
Madrid, apramp,, 2005, disponible en [www.mujeresenred.net/IMG/pdf/prostitucion-
claves_basicas.pdf].
76 de Lora. “¿Hacernos los suecos? La prostitución y los límites del Estado”, cit.
51
Prostitución y trabajo
reguladora de la situación jurídica de las personas que ejercen la pros-
titución77, en el cual se demuestra que el efecto de la ley que rige desde
2001 no ha sido del todo efectiva en la medida en que la estigmatiza-
ción asociada al ejercicio del trabajo sexual impide en algunos casos las
demandas civiles contra los clientes, además del escaso conocimiento
de la ley por parte de las trabajadoras sexuales.
De la misma forma, por cuenta de los requerimientos que implican
un contrato laboral, las trabajadoras sexuales han preferido según el
informe, mantenerse como trabajadoras independientes, desligándose
de la subordinación que trae un contrato como el manejo de horarios y
ubicaciones de trabajo, lo que pondría en riesgo el anonimato necesa-
rio que supone su trabajo. A pesar de los inconvenientes con las forma-
lizaciones de los contratos laborales, el estudio demuestra que la gran
mayoría (86,9%) de las trabajadoras sexuales cuenta con seguridad en
salud. Este informe ha sido el referente de críticas al modelo alemán
sobre la legalización del trabajo sexual, sin embargo, es importante se-
ñalar que el modelo no ha tenido inconvenientes por su concepción de
las libertades y la concepción laboral del trabajo del sexo. La principal
problemática está orientada por el estigma a quien desarrolla esta ac-
tividad, limitando el acceso ante las autoridades civiles para denunciar
o validar sus contratos laborales, sumado al poco compromiso de los
administradores de establecimientos en asumir la carga que implica
un contrato laboral.
C. Marco jurídico en Colombia
En el marco de la Constitución Política de Colombia promulgada en
1991, en su Capítulo 1, articulo 13 se afirma que:
Todas las personas nacen libres e iguales ante la ley, recibirán la misma
protección y trato de las autoridades y gozarán de los mismos derechos,
libertades y oportunidades sin ninguna discriminación por razones de sexo,
raza, origen nacional o familiar, lengua, religión, opinión política o filosófica.
77 Ministerio de Empleo y Seguridad Social, Gobierno de España. “Evaluación de la ley de
regulación de la prostitución”, Revista de Actualidad, n.° 101, marzo de 2007, disponible en
[www.empleo.gob.es/es/mundo/Revista/].
52
Carlos Alfonso Laverde Rodríguez
El Estado colombiano se adhiere a la protección de las libertades
individuales, garantizándolas mediante la protección de los derechos
sin ninguna clase de discriminación, además de promover las condicio-
nes para que la igualdad sea real y efectiva, adoptando medidas a favor
de grupos discriminados y marginados. Desde este punto de vista, el
Estado colombiano no castiga el ejercicio de la prostitución, por ser
una actividad que se mueve en el plano de las libertades personales;
sin embargo, en el Código Penal (Ley 599 de 2000) se explicitan los
castigos a quien induzca a la prostitución con el ánimo de lucro o sa-
tisfacer deseos de otro (art. 213), constreñimiento de la prostitución
(art. 214) y trata de personas (art. 215), con penas que varían entre los
dos y los nueve años de prisión. En el marco de la Constitución Política
de Colombia y de normas legales como el Código Penal, se establecen
precedentes a partir de lo cual las entidades territoriales toman deci-
siones respecto a la forma de concebir la prostitución, lo que cambia
las condiciones de ejercicio del trabajo sexual de una ciudad a otra.
Esta diferenciación normativa es un factor asociado a la movilidad y a
la concentración de la actividad en ciudades como Bogotá, como lo se-
ñala la Secretaría Distrital de Integración Social -sdis-, en su informe
diagnóstico sobre la prostitución en la ciudad78.
A nivel nacional, el marco jurídico referente a la prostitución puede
rastrearse desde la emisión de sentencias de la Corte Constitucional,
que después de la Constitución de 1991, emite sentencias relacionadas
con demandas de ciudadanos que se sienten vulnerados por la presen-
cia de la actividad en zonas cercanas a su vivienda o lugar comercial79.
En el 2010 se instaura una acción de tutela por parte de una mujer
trabajadora sexual. La mujer ingresó a laborar con un contrato verbal
indefinido en un bar en el que se prestaban servicios sexuales. Esta
mujer fue despedida por las circunstancias propias de su embarazo,
negándose su jefe a reincorporarla de nuevo al trabajo durante su em-
78 Según el informe presentado por la sdis, “el negocio de la prostitución ha llegado a 19 de
las 20 localidades de Bogotá”. Secretaría Distrital de Integración Social -sdis-. Gene-
ración de capacidades para el desarrollo de personas en prostitución o habitantes de calle,
Bogotá, 2012, p. 11, disponible en [http://old.integracionsocial.gov.co/anexos/documen-
tos/2014_proy_boghum/proyecto_743.pdf].
79 Sentencia T-620 del 14 de diciembre de 1995, M. P.: Vladimiro Naranjo Mesa; Sentencia
SU-476 del 25 de septiembre de 1997, M. P.: Vladimiro Naranjo Mesa.
53
Prostitución y trabajo
barazo. La deliberación que se planteó la Corte Constitucional a lo lar-
go de la Sentencia T-629 de 201080, fue sobre la posibilidad de afirmar
la prostitución como una actividad económica por medio de la garantía
de derechos y deberes laborales, en términos de José Miguel Nieto
Olivar, la Corte se planteó “Si es jurídicamente posible, en un Estado
de derecho liberal, como pretende ser Colombia, la existencia de una
relación laboral entre prostituta y propietario de un local comercial”81.
La respuesta a esta pregunta la define la Corte Constitucional al con-
cluir que lais82:
... Desarrolló una actividad personal como trabajadora sexual y en la
prestación de otros menesteres al servicio del bar Pandemo, durante los
meses de febrero de 2008 y marzo de 2009, tareas realizadas de manera
continuada y sujetas a las reglas de subordinación y dependencia admisibles
en cuanto a los servicios sexuales y a las demás tareas desempeñadas para la
comercialización, organización y limpieza del bar, todo ello a cambio de una
retribución económica.
Esto es, que se configuró un contrato realidad cuyos términos en el
tiempo no están determinados con total precisión en el proceso de tu-
tela, salvo en lo que hace a la fecha de despido, pero cuya existencia se
acredita de manera suficiente para reconocer la violación de derechos
fundamentales al trabajo, la seguridad social, la igualdad, la dignidad,
la protección de la mujer en estado de embarazo, el derecho del que
está por nacer, el fuero materno y el mínimo vital83.
En la sentencia, la Corte Constitucional reconoce los derechos la-
borales de la mujer demandante, pero además reconoce los derechos
de los trabajadores sexuales con fundamento en el derecho a la igual-
dad y a la dignidad. La sentencia fundamenta que en el caso de esta
trabajadora, se decide con base en el principio de libertad, que según
Nieto Olivar es “un bien principal en la consolidación del individuo
moderno y, por tanto, dentro de un Estado de derecho”84, por lo que
80 Ver supra, nota 6.
81 José Miguel Nieto Olivar. “Trabajo sexual: entre derechos laborales y condenas morales...
o el liberalismo en conserva. Comentario sobre la Sentencia T-629 de 2010 de la Corte
Constitucional de Colombia”, en Sexuality Policy Watch, 2010, disponible en [www.sxpoli-
tics.org/es/?p=1468].
82 Seudónimo asignado en la tutela a la demandante para proteger su identidad.
83 Sentencia T-629 de 2010, cit., p. 101.
84 Nieto Olivar. “Trabajo sexual: entre derechos laborales y condenas morales...”, cit., p. 5.
54
Carlos Alfonso Laverde Rodríguez
se reconoce que lais, debe ser protegida por el Estado al cumplir las
características del principio de libertad. Por tanto, de acuerdo con la le-
gislación nacional, es legítimo trabajar y practicar la prostitución como
una actividad económica.
D. Normatividad jurídica en Bogotá
En Bogotá, el marco jurídico de la prostitución se puede rastrear desde
1948, año en el que se emite el Decreto 9585 en el cual se prohibía la
prostitución en toda la ciudad; según el Departamento Administrativo
de Bienestar Social -dabs-, en esta época se hizo una persecución a
las personas que ejercían esta actividad por parte de la policía86. Más
adelante la normatividad se refirió a la prostitución de una manera
tangencial en el Acuerdo 07 de 1979 en el cual se define el plan general
de desarrollo integrado, adoptando políticas, así como normas sobre
el uso de la tierra en el Distrito Especial de Bogotá, agrupando las acti-
vidades de prostitución en el grupo iv de servicios prestados por esta-
blecimientos. Dicho grupo de venta de servicios quedó definido como:
“establecimientos comerciales que tienen un impacto social negativo
por el tipo de actividad que en ellos se desarrolla y que por esta razón
tiene restricciones de localización” 87. El acuerdo define en este grupo,
los establecimientos tales como grilles y discotecas, bares y cantinas,
cafés, casas de lenocinio, moteles, amoblados, salas de velación, esta-
deros y similares. En dicho acuerdo que intentaba un reordenamiento
de los usos del suelo, se incluye implícitamente la prostitución, en la
categoría de “similares” sin que se nombre directamente.
Para 1992 se promulga el Decreto 32588, por medio del cual se adop-
ta el estatuto para el ordenamiento físico de la ciudad, las condiciones
de funcionamiento en los establecimientos y la clasificación de las ac-
tividades según los distintos grupos y clases de usos. En este decreto
se hace referencia al ejercicio de la prostitución mediante la asignación
de grupos de actividades metropolitanas, ubicándose de esta forma el
85 Decreto 95 de 24 de junio de 1948, Diario Oficial, n.° 26.773, del 21 de julio de 1948.
86 Departamento Administrativo de Bienestar Social -dabs-. La prostitución en escena,
Bogotá, Alcaldía Mayor de Bogotá, 2002.
87 Acuerdo 07 de 20 de noviembre de 1979, p. 39.
88 Decreto 325 del 29 de mayo de 1992, Registro Distrital 690 del 7 de julio de 1992.
55
Prostitución y trabajo
ejercicio de la prostitución en el grupo iiic, el cual hace referencia a
sitios con restricciones y de condiciones diferentes a los demás grupos
de establecimientos comerciales, entre los que se establecen grilles89,
casas de juego de azar, galleras90, campos de tejo91, moteles y similares.
Al igual que en el acuerdo anterior, aun para este momento la palabra
prostitución no se hace explicita en la reglamentación más que en la
interpretación de las actividades desarrolladas en grilles, moteles y
similares. En 2001 se expide el Decreto 40092, en el que además de re-
conocer el ejercicio de la prostitución en la ciudad, se reglamenta y se
asignan zonas especiales para su ejercicio, que se denominan zonas de
tolerancia, espacios de la ciudad en los que se reglamenta la práctica y
establecen condiciones para el funcionamiento de los establecimientos
dedicados a ofrecer servicios sexuales remunerados. En 2002 se expi-
de el Decreto 18893, en el cual se reglamenta el Decreto 400 de 2001 y
además se definen las actividades ligadas al trabajo sexual como servi-
cios de alto impacto, servicios de diversión y esparcimiento de escala
metropolitana (whiskerías, streap-tease y casas de lenocinio o simila-
res). En este decreto también se incluyen zonas en las que se permite el
trabajo sexual, las zonas con renovación urbana, aumentando de esta
forma los lugares de trabajo sexual en la ciudad. Este decreto es fun-
damental en la visibilización de la problemática social que presentan
tanto las personas que se encuentran en ejercicio del trabajo sexual
como la población que de forma directa o indirecta se encuentra vincu-
lada. El decreto establece normas que especifican condiciones de salu-
bridad, bienestar social, seguridad, medioambientales y de regulación
hotelera.
El otro gran avance que se presenta en este decreto, es la palpable
necesidad de crear un plan de acción en cada una de las zonas, en el
que se procure el mejoramiento de la calidad de vida de las personas
89 Establecimientos en los que se prestan servicios sexuales remunerados.
90 Establecimientos que tienen por actividad central la pelea de gallos para la realización de
apuestas.
91 Sitios en lo que se practica un juego tradicional de Colombia denominado tejo o turmequé,
que consiste en lanzar un disco metálico por una pista que tiene en cada extremo una can-
cha con sobres de pólvora que estallan al ser impactados por el disco. Este juego tradicio-
nalmente se practica en zonas rurales, aunque tiene una gran acogida en todas las zonas,
en especial en la región andina del país.
92 Cit., ver supra, nota 2.
93 Cit., ver supra, nota 3.
56
Carlos Alfonso Laverde Rodríguez
moradoras de las zonas de alto impacto. En 2003 se expide el Decreto
46994, en el cual se revisa el plan de ordenamiento territorial y se es-
pecifican las Zonas Especiales de Alto Impacto -zesai- lo que implica
un cambio en la perspectiva de las instituciones del Distrito frente a
la prostitución, además de acciones distritales como mesas de dialogo
que incluyen a los actores relevantes en la zona. En este mismo año,
el Concejo de Bogotá expide el Acuerdo 7995 por el que se reglamen-
ta el Código de Policía en la ciudad. En este acuerdo (Capítulo Cuarto,
artículo 46) se afirma que “las personas que ejercen prostitución de-
ben ser respetadas. El ejercicio de esta actividad, en sí misma, no da
lugar a la aplicación de medidas correctivas”. Este acuerdo representa
una nueva perspectiva frente a acciones policiacas coercitivas de las
personas que ejercen el trabajo sexual en la ciudad. En este acuerdo
se ordenan talleres para quienes ejercen el trabajo sexual, con por lo
menos 24 horas al año, en jornadas de información y educación en sa-
lud, derechos humanos y desarrollo personal. En el 2004 se expide el
Decreto Reglamentario 400296, por el que se reglamentan los artículos
15 y 28 de la Ley 388 de 199797, especificando la incompatibilidad de
zonas de alto impacto con otros sectores establecidos en el Plan de
Ordenamiento Territorial -pot-, además de instar a que en cada caso
en donde se encuentren zonas mixtas, como por ejemplo zonas resi-
denciales y de alto impacto, primen las primeras. En 2007 se expide el
Decreto 12698 en el que se crea y reglamenta la Mesa Interinstitucional
para el Manejo y Control de los Servicios de Alto Impacto referidos a la
prostitución y actividades afines, con el objetivo -según el decreto- de
garantizar la armonía, la efectividad y la participación ciudadana, en las
acciones institucionales distritales, encaminadas a la prevención, regulación,
manejo, seguimiento, evaluación, y demás programas y acciones respecto de
los servicios de alto impacto referidos a la prostitución y actividades afines.
94 Decreto 469 del 23 de diciembre de 2003, Registro Distrital 3013 del 23 de diciembre de
2003.
95 Acuerdo 79 del 20 de enero de 2003, Registro Distrital 2799 del 20 de enero de 2003.
96 Decreto Reglamentario 4002 del 30 de noviembre de 2004, Diario Oficial, n.° 45749 del 1.°
de diciembre de 2004.
97 Ley 388 del 18 de julio de 1997, Diario Oficial, n.° 43091 del 24 de julio de 1997.
98 Decreto 126 del 24 de mayo de 2007.
57
Prostitución y trabajo
Dicho decreto otorgó nuevas funciones a entidades distritales tales
como: Secretaría de Gobierno Distrital, Secretaría Distrital de Salud,
Secretaría Distrital de Integración Social (antes dabs), Secretaría Dis-
trital de Planeación (antes dapd) como delegados permanentes que
tienen la obligación de reunirse mensualmente para cumplir los obje-
tivos dispuestos en este decreto.
Por último, en la ciudad se emite en 2009 el Decreto 33599, el cual
“modifica parcialmente el Decreto Distrital 187 de 2002, se derogan
los Decretos Distritales 400 de 2001 y 188 de 2002 y se establecen al-
gunas disposiciones frente a los usos de alto impacto referidos a pros-
titución y actividades afines”. Este decreto deja sin validez los acuerdos
antes citados, llamando a las entidades distritales a realizar un diag-
nóstico de las zesai con el objetivo de realizar un proceso de reorde-
nación urbana, el cual no se puede llevar a cabo debido a que en ese
decreto se formula un plazo de seis meses para realizar el diagnóstico
que a la fecha no se ha realizado.
Debido a que el Decreto 335 de 2009 definía un plazo para las ac-
ciones pertinentes, que no se cumplieron, la administración distrital
emite el Decreto 116 de 2010100, en el cual se subroga el artículo 4.º
del Decreto 335 de 2009, el cual contemplaba el plazo para realizar el
diagnóstico y posterior proceso de renovación urbana. En la actuali-
dad, se propone reglamentar el pot de la ciudad, como lo afirma un bo-
letín de prensa de la Secretaría de Planeación101 en el que se afirma que
se concentrará la actividad en zonas especializadas y diseñadas para
su uso. Esto permite el cumplimiento de la normatividad, al mitigar los
efectos negativos de la actividad en los establecimientos y facilitar el
control urbano y el equipamiento para la prestación de servicios a la
población que ejerce la prostitución. De esta forma, las acciones en la
ciudad dentro del marco jurídico en la actualidad, se encuentran en un
limbo jurídico, sujetas a interpretación de las acciones de las entida-
des distritales, más si se tiene en cuenta la Sentencia T-629 de 2010 ya
comentada, que marca un precedente en torno a la forma en la que se
99
Cit., ver supra, nota 8.
100 Decreto 116 del 17 de marzo de 2010.
101 Boletín de prensa de la Secretaría de Planeación de Bogotá, emitido el 16 de mayo de
2013. La información se puede encontrar en [www.sdp.gov.co/portal/page/portal/Por-
talSDP/Comunicados%20de%20Prensa/Comunicados2013/Bol037-POT_actividades_
prostitucion-06_05_13.pdf].
58
Carlos Alfonso Laverde Rodríguez
debe concebir el trabajo sexual, no solo en la jurisprudencia distrital,
sino en todo el territorio nacional.
En el mes de agosto del 2013, se presentó ante el Congreso de la Re-
pública un proyecto de ley102 que busca reglamentar y dar cumplimien-
to a la Sentencia T-629. El proyecto trata de establecer un trato digno
a las personas que ejercen la prostitución, fijando medidas afirmativas
a su favor y dictando otras disposiciones orientadas a restablecer sus
derechos. Para finales del 2013, el proyecto fue aprobado en primer
debate por la Comisión Sétima del Senado de la República y sigue en
espera para su promulgación definitiva.
102 Proyecto de ley presentado por el Senador Armando Benedetti Villaneda, disponible
en: [www.secretariasenado.gov.co].
59
Capítulo Segundo
Marco teórico
Esta investigación se sitúa en el marco del estructural-constructivismo,
como Bourdieu define su posicionamiento teórico. Esta teoría integra
las estructuras objetivas que definen a su vez las estructuras “estruc-
turantes”, es la forma de “recapturar la realidad intrínsecamente doble
del mundo social”103, lo que rompe con la falsa separación entre objeti-
vismo y subjetivismo.
A partir del planteamiento propuesto por Bourdieu y del uso de
sus conceptos de habitus y campo, intentamos conceptualizar el mun-
do social en el que se encuentra inmerso el trabajo sexual que, por las
implicaciones de la simbolización del género, coloca a las mujeres des-
de una visión androcéntrica bajo la dominación masculina en un com-
plejo entramado sostenido por la violencia simbólica. Los conceptos
que aquí se retoman de Bourdieu, no se exponen en detalle, tanto por
su magnitud como por los objetivos de esta investigación, que se cen-
tran en los discursos de las mujeres trabajadoras sexuales de Bogotá
en relación con el impacto de la normatividad jurídica. En este capítulo
se expone el esquema teórico conceptual compuesto por tres ejes te-
máticos: la dominación masculina, la violencia simbólica y el habitus
de clase o grupo.
I. El doble peso de la dominación:
mujer y trabajadora sexual
Las mujeres que ejercen el trabajo sexual tienen ciertas particularidades
como agentes sociales en un contexto que las vulnera. En primer lugar,
103 Bourdieu. Una invitación a la sociología reflexiva, cit., p. 35.
61
Prostitución y trabajo
por el peso del sistema patriarcal que pone en situación de desventaja
a las mujeres al no tomarlas como sujetos libres e iguales en tanto ciu-
dadanas y en segundo lugar por cuenta de la doble moral y de la estig-
matización que se deriva del uso que hacen de su cuerpo. Es así que la
construcción simbólica del género y la visión androcéntrica de la cultura
definen las dinámicas propias del trabajo sexual. Desde esta perspectiva,
se comprende al género como un elemento constitutivo de las relaciones
sociales basadas en las diferencias que distinguen los sexos104.
Desde la perspectiva de Bourdieu105, la construcción sobre la que se
basa el androcentrismo se cimienta en la naturalización de lo que se ha
construido socialmente. La institución del proceso de naturalización
de lo social ha legitimado una asimetría en las relaciones de género, en
una persistencia histórica sostenida por las instituciones fundamen-
tales de la sociedad como la iglesia, la escuela y la familia. Estas ins-
tituciones han reproducido históricamente una y otra vez los valores
androcéntricos, perpetuando los patrones masculinos predominantes
bajo el velo de un proceso natural que lo eterniza en una condición de
invariabilidad, pues la condición que fundamenta la dominación mas-
culina es el olvido permanente de su origen social.
Por otra parte, según Tirado Acero106, los roles asignados a las mu-
jeres han sostenido la idea de un deber ser en un contexto de morali-
dad instaurado por doctrinas como la católica que dio a la idea de lo
sagrado en no tocar, en no pensar, en no hacer, otorgando a las mujeres
la maternidad como destino. Es así, como la restricción de la sexuali-
dad -en especial de la femenina-, debido a las consecuencias repro-
ductivas y a la filiación, es controlada mediante diversos dispositivos
que demarcan los espacios y las acciones de lo permitido y lo restrin-
gido, tal es el caso de la prostitución femenina, con la consolidación de
la trasgresión del control y la expresión corporal, que con estrategias
de coacción social como el estigma señalan y diferencian lo bien visto
de lo mal visto. En otras palabras, la concepción social que ha naturali-
zado la dominación masculina, instaura esquemas de pensamiento de
aplicación universal que otorgan un sentido de natural a la diferencia-
104 Joan W. Scott. “El género: una categoría útil para el análisis histórico”, en Marta Lamas
(ed.). El género. La construcción cultural de la diferencia sexual, México D. F., Universidad
Nacional Autónoma de México, 2000.
105 Bourdieu. La dominación masculina, cit.
106 Tirado Acero. Comercio sexual: Una mirada desde la sociología jurídica, cit.
62
Carlos Alfonso Laverde Rodríguez
ción simbólica del género, afirmando de manera clara lo permitido y lo
prohibido, lo bueno y lo malo.
En las sociedades modernas se oficializa con discursos como el le-
gal, que no es refutado en la medida en que tiene que ver más con la
“lógica” del funcionamiento de la sociedad, de su orden, más que con
controles que requieran de fuerza explícita ya que, como lo afirma
Bourdieu,
la fuerza del orden masculino se descubre en el hecho de que prescinde de
cualquier justificación: la visión androcéntrica se impone como neutra y no
siente la necesidad de enunciarse en unos discursos capaces de legitimarla107.
La visión androcéntrica, se presenta como un constante reconocimien-
to y reproducción de sistemas cognitivos que son impuestos. A esto
se suman los mecanismos de oscurecimiento y/o degradación de los
órganos sexuales femeninos. Por ello el trabajo sexual será sancionado
por sacar de los recovecos de la mirada social el uso de la corporalidad
femenina, la cual se fundamenta desde el sistema patriarcal en las la-
bores reproductivas. El trabajo sexual femenino se castiga, por el uso
de los órganos sexuales para prestar servicios sexuales remunerados,
además de erosionar el mito de la mujer como madre. Desde esta pers-
pectiva, según Tirado Acero:
El que la vagina siga siendo un fetiche y se le trate como algo sagrado, secreto
y tabú, es una razón de que el sexo permanezca estigmatizado, tanto en la
conciencia común como en la letra del derecho, pues ambas excluyen que las
mujeres puedan entregarse a la prostitución como si fuera un trabajo108.
De esta forma, la venta de servicios sexuales remunerados ha estado
fuera de los intercambios visibles y legales relacionados con el dinero,
más si se trata de las mujeres, pues se pone en el plano de lo público
la sexualidad femenina que ha estado controlada en el plano de lo ín-
timo/privado. El comercio sexual representa la transgresión del uso
de la sexualidad femenina. La transgresión del uso de la sexualidad fe-
menina como oferta en el mercado sexual a cambio de dinero contra-
pone la concepción del uso del cuerpo desde la visión androcéntrica,
107 Bourdieu. La dominación masculina, cit., p. 22.
108 Tirado Acero. Comercio sexual: Una mirada desde la sociología jurídica, cit., p. 30.
63
Prostitución y trabajo
olvidando el papel fundamental de la diferencia biológica que la mujer
aprovecha en el comercio sexual.
La dominación por parte de lo masculino sobre lo femenino o de la
relación dominador-dominado, establece tal fuerza que los dominados
interiorizan y caracterizan el mundo de los dominantes, naturalizando
la dominación, en este caso, la femenina, “Los dominados aplican a las
relaciones de dominación unas categorías construidas desde el punto
de vista de los dominadores haciéndolas aparecer de ese modo como
naturales”109. De acuerdo con lo anterior, la aceptación relativamente
inconsciente del sometimiento no se debe pues a un acto de volun-
tad de sumisión sino que según Bourdieu, responde a un sistema de
estructuras establemente inscritas en la mente de las personas110. Al
simbolizarse esta división de sexos, la mujer se convierte en objeto en
las relaciones de producción y reproducción del capital simbólico cuyo
dispositivo central es el mercado matrimonial. En el sexo comercial el
intercambio se realiza de forma directa, banal o mundana. La presta-
ción de un servicio sexual remunerado excluye los eufemismos de la
entrega “gratuita” del matrimonio, pone precio y elimina el ritual sim-
bólico de entrega, sin embargo, el control corporal aplicado a las mu-
jeres trabajadoras sexuales sigue en la dimensión androcéntrica, bajo
la imagen de la voluptuosidad. En este escenario de trabajo se supone
una vía libre a las manifestaciones corporales que desde la visión de
la castidad debe ocultarse, sublimando una imagen ideal del cuerpo
femenino, al que se accede mediante un intercambio explícito.
Es así como las trabajadoras sexuales quiebran con la imagen ideal
de la mujer que tiene sexo para ser madre, que implica un costo so-
cial expresado en la estigmatización. Por otra parte, las mujeres que
ejercen este trabajo continúan bajo la dominación masculina, esta vez
por la imagen construida socialmente de la voluptuosidad femenina.
El proceso social de la trabajadora sexual la excluye por faltar al con-
trol corporal y los mandatos de género, aunque es concebida y deseada
desde el imaginario corporal femenino, proceso que explica por qué en
algunos modelos reglamentarios el trabajo sexual es concebido como
“un mal necesario”.
109 Bourdieu. La dominación masculina, cit., p. 54.
110 Ídem.
64
Carlos Alfonso Laverde Rodríguez
II. Violencia simbólica:
estrategias eficientes de control y dominación
La prestación de servicios sexuales remunerados crea un espacio de
prácticas y discursos que lo hace único, con sus propias reglas y diná-
micas que atraviesan el mundo “oculto” de la sexualidad. En este espa-
cio se crean dinámicas que incorporan una concepción del percibir a la
mujer y al hombre, en un juego de ilusión que permite la transgresión
de los mandatos de género, por lo menos en lo que a la sexualidad se
refiere. Pero en este contexto de subordinación que se presenta a la
mujer, ¿por qué existe una dominación que no requiere de formas ne-
cesariamente explicitas de violencia?111, ¿Por qué la mujer estigmatiza-
da por el trabajo sexual acepta esta condición?
Frente a esta forma de dominación, la violencia simbólica represen-
ta la estrategia de quien domina, es como lo menciona Bourdieu, es “el
modo de dominación más económico porque más se adecua a la eco-
nomía del sistema”112, por lo que no se hacen necesarios mecanismos
que hagan explicita la violencia. En el trabajo sexual, los controles que
permiten la explotación laboral, en gran parte se constituyen por esta
violencia simbólica que ordena el mundo social desde el punto de vista
del dominador. La visión y la organización del mundo social androcén-
trico permiten controlar a las mujeres por medio de la estigmatización
que es interiorizada, logrando un efecto de culpa constante por reali-
zar un trabajo que transgrede la visión tradicional de la “buena” mujer
y que las ubica en la categoría de las “malas”. La violencia simbólica de
las mujeres trabajadoras sexuales es legitimada por los sistemas ins-
titucionales que ponen dentro de sus estrategias la naturalización del
comportamiento social de la mujer en mecanismos como el derecho,
privilegiando una visión del mundo en el que la trabajadora sexual his-
tóricamente ha sido culpable o víctima de un delito, pocas veces agente
de sus decisiones.
111 En el comercio sexual existen formas de violencia explícita como la trata de personas con
fines de explotación sexual, sin embargo, en el caso del trabajo sexual la mujer ofrece
un servicio sexual de manera consciente y voluntaria, sin mediar como condición la vio-
lencia explícita, lo cual no significa que en el ejercicio de su actividad no esté expuesta a
múltiples formas de violencia.
112 Pierre Bourdieu. El sentido práctico, Madrid, Taurus, 1991.
65
Prostitución y trabajo
La visión del derecho sobre las trabajadoras sexuales produce un
tipo de violencia que se cimienta de una forma suave, casi impercepti-
ble, dada como algo natural y respaldada por la moral y el honor que
representa la imagen de la mujer, más cuando el derecho es un espacio
privilegiado de poder que crea un efecto de realidad objetiva. En este
sentido se ha pretendido sostener la idea de la teoría pura del derecho,
en un esfuerzo por construir un cuerpo de doctrinas independientes
de las construcciones y presiones sociales en un intento de naturalizar
la estructura normativa que revisten los marcos jurídicos. En términos
de Bourdieu y Teubner
la existencia de un universo social relativamente independiente de las
demandas externas al interior del cual se produce y se ejerce la autoridad
jurídica, forma por excelencia de la violencia simbólica legítima, cuyo
monopolio corresponde al Estado, que puede recurrir también al ejercicio de
la fuerza física113.
La violencia simbólica que las propias mujeres se aplican a sí mismas,
se impone con mayor fuerza como única forma de ejercer la domina-
ción en tanto es más reprobada la explotación directa. Es así como la
doble moral presente en las trabajadoras sexuales se difumina hasta
que es aceptada por las mujeres como violencia simbólica, que aceptan
la culpa como consecuencia por faltar a los principios morales, forma
de violencia que resulta más eficiente para los dominadores.
Retomando, para que la violencia simbólica tenga efectos perdura-
bles sobre el control de los dominados, se requiere de la institucionali-
zación, que en el caso del trabajo sexual se hace mediante instituciones
como la religión, la familia, pero específicamente desde el Estado por
medio de la legislación, demarcando lo legal/legítimo de lo ilegal/ilegí-
timo, además de consagrar simbólicamente una situación que eterniza
y universaliza la relación de fuerzas entre dominantes y dominados.
113 Pierre Bourdieu y Gunther Teubner. “Elementos para una sociología del campo jurí-
dico”, en La fuerza del derecho, Bogotá, Siglo del Hombre Editores, Ediciones Uniandes,
Instituto Pensar, 2000, pp. 158 y 159.
66
Carlos Alfonso Laverde Rodríguez
III. Espacio social y habitus de grupo o clase
Demarcándose de la física social y de corrientes como la fenomenolo-
gía, Bourdieu114 incorpora una concepción en la que si bien existen re-
laciones objetivas independientes a los agentes, se construyen relacio-
nes desde los agentes que están en constante disputa por los capitales
que a su vez los posiciona en un espacio social determinado. Bourdieu
intenta enlazar las oposiciones que en el marco de las ciencias sociales
han opuesto el subjetivismo del objetivismo, inscribiendo su corriente
dentro de lo que denomina estructural-constructivismo, pero entonces
“¿cómo pueden captarse concretamente esas relaciones objetivas, re-
ductibles a las interacciones en las cuales se manifiestan?”115.
Según el autor, por medio de la identificación de los capitales en dis-
puta y sus poseedores se configura el campo. Así mismo, es a través
de las luchas cotidianas que se pueden definir capitales que están en
juego. La interdependencia entre estructura y la construcción que rea-
lizan los agentes, se da en una continua relación entre las disposiciones
adquiridas en la posición que se ocupa en el espacio social y la adap-
tación. En este entorno, los agentes crean estrategias adecuadas den-
tro del campo en el que juegan sus intereses y capitales que están en
disputa. La manera mediante la que los agentes incluyen un marco de
sentido incorporando las disposiciones y formas de captar el mundo
social en el que se sitúan, es denominado por Bourdieu como habitus.
Permite a los agentes la aprehensión del mundo social mediante dispo-
siciones perceptivas que son ajustadas a su posición.
Desde la mirada de quienes ejercen el trabajo sexual, se puede hacer
uso del concepto de habitus. Herramienta que aporta a la compren-
sión de su mundo social, a pesar que las trabajadoras sexuales están
en desventaja respecto a las estructuras dominantes, los esquemas de
percepción atribuidos dentro del habitus hacen evidente y natural la
dominación, como se ha expuesto, por medio de la violencia simbólica
que está presente en sus prácticas y discursos. En este contexto, el con-
cepto desarrollado por Bourdieu de habitus es entendido como
114 Bourdieu. El sentido práctico, cit.
115 Bourdieu. Cosas dichas, cit., p. 131.
67
Prostitución y trabajo
ese principio generador y unificador que retraduce las características
intrínsecas y relacionales de una posición en un estilo de vida unitario, es
decir un conjunto unitario de elección de personas, de bienes y de prácticas116.
Lo anterior, permite abrir nociones que esclarecen la lógica del funcio-
namiento de este espacio social determinado, caracterizado por unos
rasgos y unas prácticas diferenciadoras. Así mismo, el habitus, esta-
blece los límites con lo considerado bueno o malo, que en el caso del
trabajo sexual, se juega entre un discurso moralista que lo juzga y unos
efectos prácticos, como el dinero recibido que lo impulsa. Las condicio-
nes del espacio social y la configuración de un campo específico en el
que se mueve la realidad de las trabajadoras sexuales definen una cla-
se particular de condiciones de existencia, diferenciada en el caso del
trabajo sexual por límites que tocan generalmente el uso del cuerpo y
las construcciones significantes que de este punto se derivan, creando
estructuras definitorias y generadoras de prácticas.
Las prácticas y los discursos que se enmarcan dentro la producción
del habitus incorporado en el trabajo sexual, se presentan no como
prácticas objetivamente calculadas y racionalmente dispuestas, como
lo supone el individualismo metodológico, sino que, por el contrario,
existen condiciones ambientadas, desde lo que llama Bourdieu estruc-
turas estructurantes117, las cuales intervienen en la sedimentación ge-
neradora de prácticas, sin que esto implique en forma necesaria que
hayan intereses calculados en el orden establecido de estas estructu-
ras estructurantes. El habitus permite incorporar, para la comprensión
del trabajo sexual y para quienes lo ejercen, las estructuras cognitivas
construidas en un espacio que mezcla los conceptos tradicionales de
género, castigando a las mujeres que ofrecen y dejando de lado a los
hombres que demandan.
El habitus, como interiorización de la exterioridad, hace posible la
producción tanto de los pensamientos como de las acciones generadas
a partir de las condiciones y de los límites inherentes a su producción.
Así mismo, el habitus es una fuente generadora de acciones imprede-
cibles, aunque con un sentido otorgado por los límites que lo han es-
tructurado, dando el sentido de “común”, “lógico”, y/o “natural” a cierto
116 Pierre Bourdieu. Razones prácticas sobre la teoría de la acción, Barcelona, Anagrama,
1997, p. 19.
117 Bourdieu. El sentido práctico, cit.
68
Carlos Alfonso Laverde Rodríguez
tipo de acciones que solo pueden ser concebidas de esta forma desde
sus propias condiciones de producción, como la violencia simbólica de
la cual son objeto las mujeres trabajadoras sexuales, que asumen como
“natural” y “lógica” la discriminación y la negación de sus derechos la-
borales y sociales. De la misma forma, el habitus impulsa conductas,
acciones y discursos diferenciadores, enmarcados en el campo al que
se refiere, dando el sentido a su producción.
Así, en el campo del trabajo sexual, tienen un efecto con sentido los
múltiples códigos interpretativos que se oponen precisamente a los ac-
tos con sentido de otros espacios, demarcados por la conducta moral
del espacio público. Por ejemplo, cuando se observa la concepción del
erotismo y las prácticas sexuales, es evidente una diferenciación que
define reglas que son comprendidas dentro de este espacio como for-
mas de hablar, de moverse o de vestir, por solo mencionar algunas dis-
tinciones. Ahora bien, pero el habitus como estructura estructurante
que es incorporada al individuo, tiene múltiples dimensiones en tanto
los agentes transitan por diferentes campos. Entonces, ¿cómo diferen-
ciar las construcciones simbólicas previas y la incorporación en un
mundo social en el que existen fuerzas diferenciadoras por parte de las
mujeres que ejercen este trabajo?
Dentro de la conceptualización del habitus, Bourdieu hace una de-
rivación que es de atención para la investigación, en especial para am-
bientes que no son generadores de prácticas y disposiciones desde un
proceso primario como lo implica la socialización en la familia, pero
que si comparten introyecciones y sedimentación de las estructuras
estructurantes posteriores, que hacen posible el encuentro de una
construcción colectiva de un habitus común, en el que se recrean nue-
vas disposiciones y prácticas cercadas por un nuevo marco estructura-
dor. Bourdieu se refiere a esto, como habitus de clase o de grupo, que
en sus términos es:
Un sistema subjetivo pero no individual de estructuras interiorizadas,
esquemas conocidos de percepción, de concepción y de acción, que
constituyen la condición de toda objetivación y de toda apercepción, y funda
la concertación objetiva de las prácticas y la unicidad de la visión del mundo
en la impersonabilidad y la sustituibilidad perfectas de las prácticas y de las
visiones singulares118.
118 Ibíd., p. 98.
69
Prostitución y trabajo
El habitus de clase o de grupo se constituye a partir de condiciones
que hacen posible la relación de esquemas previos de percepción, que
pueden derivarse en el trabajo sexual en los condicionamientos y en
las formas de relación presentes en la sexualidad en especial la feme-
nina que crea estructuras a partir de las cuales se conciben los límites
y las transgresiones, con su respectiva carga moral que podría tradu-
cirse tanto en dominación o en el desafío y sus consecuencias al orden
que las posicionó (sobre todo el uso y la concepción de sus cuerpos).
Las mujeres que ejercen su trabajo en un campo específico como el
de la prestación de servicios sexuales, comparten eventualmente nue-
vas incorporaciones dentro de sus esquemas perceptivos y a-percep-
tivos, sin que se haga de manera necesaria de una forma consciente y
racionalizada. Sin embargo, es claro que en este campo, la particulari-
dad surge con una construcción del cuerpo que se construye en forma
simbólica, a partir de la visión que se tiene de la mujer como fuente de
deseo sexual. La incorporación de nuevas disposiciones de quien entra
al trabajo sexual, irrumpe en una construcción previa de la sexualidad,
pero se constituyen unas nuevas disposiciones frente al trabajo, incor-
porándose una lógica de mercado atravesada por el contexto.
Las disposiciones previas antes de llegar al campo del trabajo se-
xual, se transforman en disposiciones específicas, para lo cual es ne-
cesario realizar ajustes, así sean infinitesimales para “estar a la altura”
o “bajar el listón”119 en el caso de las prácticas en el orden de lo sexual
que irrumpen en una construcción social sobre la corporalidad y la se-
xualidad femenina, cimentadas sobre una estructura androcéntrica. En
este punto se cruzan concepciones que no solo conducen a la construc-
ción de la subjetividad de las mujeres como entes aislados, sino que
remiten a una construcción objetiva que estructura las condiciones de
producción de la subjetividad, en tanto producto de las relaciones que
surgen en el mundo de lo social.
De esta forma, hablar de habitus implica de manera necesaria ha-
blar de campo, forma en la que se articula y se difumina la falsa antino-
mia entre objetivismo y subjetivismo, en tanto la sociedad no consiste
en individuos aislados. Como lo afirma Bourdieu, la sociedad “expre-
sa la suma de la conexiones y relaciones en que los individuos se en-
119 Pierre Bourdieu. Meditaciones pascalianas, Barcelona, Anagrama, 1999.
70
Carlos Alfonso Laverde Rodríguez
cuentran”120, tanto el campo y el habitus son un conjunto de relaciones
históricas que se encuentran interrelacionadas. En el caso del campo,
en un sistema de posiciones orientadas por el poder (de control de
los capitales en disputa), y en el habitus en los cuerpos por medio de
esquemas mentales y corporales de percepción, apreciación y acción.
El campo como estructura objetiva, define un espacio de disputa y
de creación de estrategias que pueden estar objetivamente conformes
con los intereses imparciales de los agentes, aunque no hayan sido con-
cebidos como fin específico. De esta forma, los agentes en relación con
el campo desarrollan esquemas generadores de estrategias para obte-
ner el poder dentro del campo. Dentro del campo pueden surgir me-
canismos de control que reproducen la violencia simbólica, suavizada
y naturalizada, como se ha expuesto, por medio de mecanismos como
las leyes que formalizan dando un estatus de lógico al orden social. Sin
embargo, esto no bloquea una respuesta de las mujeres ante cambios
estructurales que se traducen en estrategias adaptadas al habitus de
grupo. Las preguntas que se plantean en esta investigación surgen al-
rededor de la relación que se establece entre el campo jurídico, como
fuente visible de un ordenamiento que estructura y define el habitus
de clase o de grupo, que las mujeres trabajadoras sexuales adoptan no
como una fuente visible y objetiva de ordenamiento, sino como una
fuente que legitima o no, criminaliza o permite sus acciones. El impac-
to del marco jurídico, puede ser variado de acuerdo a los sistemas ju-
rídicos y sus percepciones respecto al trabajo sexual. No es lo mismo
hablar de marcos jurídicos prohibicionistas que castigan a la mujer o
al cliente, a otros reglamentarios o legalistas que hacen explícitos dere-
chos laborales y sociales de personas que se dedican al trabajo sexual.
De esta forma el marco jurídico que estructura y define las estrategias
de las mujeres que ejercen el trabajo sexual, es una representación
de las disputas dentro del campo jurídico, el cual intenta mediante la
racionalización desvanecer las intuiciones ingenuas de la equidad121
a favor de un sistema objetivo, que se impone sobre aquellos que lo
padecen dando un apariencia de independencia de las relaciones de
fuerza que están en disputa. Así la relación entre campo y habitus, es
un espacio de construcciones históricas que dan el sentido al juego por
120 Bourdieu. Una invitación a la sociología reflexiva, cit., p. 41.
121 Bourdieu y Teubner. “Elementos para una sociología del campo jurídico”, cit.
71
Prostitución y trabajo
medio de conflictos y competencias que configuran las relaciones ob-
jetivas entre las posiciones.
En otras palabras, el campo es el espacio en el que se encuentran
inmersas las construcciones históricas que dan sentido al juego y a la
articulación del habitus, tal como lo afirma Bourdieu, es un espacio
de conflicto y competencia que configuran relaciones objetivas entre
posiciones:
Estas posiciones están objetivamente definidas, en su existencia y en las
determinaciones que imponen sobre sus ocupantes, agentes o instituciones,
por su situación presente y potencial (situs) en la estructura de distribución
de especies del poder (o capital) cuya posesión ordena el acceso a ventajas
específicas que están en juego en el campo, así como por su relación objetiva
con otras posiciones (dominación, subordinación, homología, etc.)122.
El campo ordena y clasifica las posiciones aunque no de una forma in-
mutable, a su vez define e incorpora al esquema perceptivo de quien
está inmerso, explicando las disposiciones y los esquemas que generan
y organizan prácticas y representaciones de los agentes. Así, en el caso
colombiano, antes de la Constitución de 1991, en donde se garantizan
las libertades individuales en el marco de un Estado de derecho, pre-
domina en el caso del trabajo sexual un marco prohibicionista, que si
bien expone el accionar de las instituciones estatales (como la repre-
sión en el caso de la policía), es interiorizado por las mujeres que se
arriesgan a detenciones y violaciones de sus derechos, en un proceso
de naturalización de la violencia en la medida en que se reconoce el
atentado al orden social, que castiga y criminaliza el uso del cuerpo con
fines comerciales, no solo señala y castiga, sino que además se incor-
pora y legitima dentro del mismo habitus de las trabajadoras sexuales.
Por medio de la violencia simbólica se da la complicidad del dominado,
en este caso, de las mujeres perseguidas que perciben como “normal”
la represión, pues comprenden su conducta como inapropiada y sien-
ten culpa y/o vergüenza.
Las mujeres sexoservidoras que comprenden y aceptan la represión
en un marco jurídico prohibicionista, sincronizan la concepción instau-
rada desde el campo respecto a sus prácticas y a sus definiciones sobre
lo permitido y lo prohibido, legitimando por una parte la sanción, y por
122 Bourdieu. Una invitación a la sociología reflexiva, cit., p. 135.
72
Carlos Alfonso Laverde Rodríguez
otra, incorporándose dentro de un segmento transgresor a la moral, es
decir, la mujer se autocensura con las herramientas mismas que ofrece
el campo jurídico, sin embargo, el campo -en este caso el jurídico-, no
es inmutable, dándose espacio de luchas y conflictos entre actores. De
acuerdo con Aquiles Chihu Amparán123 el campo se construye como
un espacio en el que tiene lugar un conflicto entre actores, los cuales se
disputan un capital específico que tiene un valor igualmente comparti-
do por quienes lo disputan, a pesar que su apropiación no se encuentre
simétricamente dispuesto por las relaciones históricas que sitúa a los
actores en posiciones diferenciadas frente al capital del campo. Si se
observa la lucha jurídica por el reconocimiento de los derechos de las
mujeres trabajadoras sexuales, se podrán distinguir unas diferencias
lo suficientemente asimétricas, que contienen luchas a su vez por el
reconocimiento de la desigualdad de género, aunque esto no significa
un campo libre de disputas.
Es claro que desde los años 1970 comienzan las luchas de las pri-
meras asociaciones en defensa de los derechos de las mujeres trabaja-
doras sexuales, que hoy se extienden por todo el mundo. En la actuali-
dad, las agendas legislativas se transforman e incluyen discursos que
permean el mismo uso del lenguaje, reconocen la vulneración a la que
están expuestas las mujeres dedicadas a este oficio, ya sea desde el pla-
no más prohibicionista que gira sus ojos al cliente (Suecia) o centra su
atención en el reconocimiento de los derechos laborales (Alemania). El
comercio sexual ofrece una gran variedad de trabajos que van desde la
prostitución directa, hasta la pornografía, los video-chats, el pole-dan-
ce, entre otras categorías que además ofrece distinciones de acuerdo a
la posición económica, el género o la condición étnica124. El posiciona-
miento de los agentes, en este caso, las mujeres trabajadoras sexuales,
resulta diverso y sus condiciones laborales y sociales también. De la
misma forma lo que está en juego resulta diverso, aunque se puede
establecer una disputa en el orden del capital económico por parte de
los agentes inmersos en el campo del comercio sexual. La inversión
realizada y compartida por los agentes define lo que está en juego, es
el interés compartido por lo que se juega, “Los jugadores acuerdan, por
123 Aquiles Chihu Amparán. “La teoría de los campos en Pierre Bourdieu”, 1998, disponible
en [www.juridicas.unam.mx/publica/librev/rev/polis/cont/19981/pr/pr8.pdf ].
124 Tirado Acero. Comercio sexual: Una mirada desde la sociología jurídica, cit.
73
Prostitución y trabajo
el mero hecho de jugar y no por medio de un ‘contrato’, que el juego
merece ser jugado, que vale la pena jugarlo, y esta cohesión es la base
misma de su competencia”125.
En estos términos, la illusio dentro de un campo específico es
una significación y una razón de ser, pero también una dirección, una
orientación, un por-venir, para aquellos que participan en él (juego) y que en
esa misma medida reconocen en él lo que está en juego y las apuestas126.
Representa acabar con la indiferencia que pueda presentar un juga-
dor, además de ser movido por los estímulos presentes en el campo,
que hacen que el jugador se comprometa en el juego. En cuanto a las
relaciones de género presentes en la concepción del comercio sexual,
la disputa se da en el marco de la concepción sexista del uso del cuer-
po de la mujer127, legitimado por cuenta de los discursos jurídicos que
influyen en las condiciones sociales y laborales, en un contexto social
en el que se interpretan y reinterpretan las desigualdades de género
presentes en las prácticas y en los discursos de las mujeres trabajado-
ras sexuales.
125 Bourdieu. Una invitación a la sociología reflexiva, cit., pp. 136 y 137.
126 Bourdieu. El sentido práctico, cit., p. 107.
127 Lamas Encabo. “La marca del género: Trabajo sexual y violencia simbólica”, cit.
74
Capítulo Tercero
Marco metodológico
El marco metodológico, como ruta de acceso a la realidad, establece
en esta investigación los lazos que unen la construcción teórico-con-
ceptual con la reflexión epistemológica para dar claridad en el plantea-
miento de la estrategia metodológica y de las técnicas de investigación.
A continuación se enuncia el planteamiento metodológico que se con-
vierte en el eje articulador entre la teoría y la evidencia empírica.
I. Reflexión epistemológica
La presente propuesta metodológica se basa en la construcción teórica
antes planteada, que corresponde de forma necesaria para la articula-
ción de los conceptos y su nivel fáctico, que permita a su vez, dar cuen-
ta de la realidad. Tal como lo mencionan Ruth Sautu, Paula Baniolo,
Pablo Dalle y Rodolfo Elbert.
La investigación social es una forma de conocimiento que se caracteriza por la
construcción de evidencia empírica elaborada a partir de la teoría aplicando
reglas de procedimiento explícitas128.
Si bien la propuesta metodológica necesita una ruta articulada que
conduzca a cumplir los objetivos de la investigación, no niega la posi-
bilidad de entrelazar caminos que solo es posible descubrir en diálogo
con la realidad investigada, por medio de la articulación entre teoría,
metodología y objetivos propuestos. Esta investigación tiene como
128 Ruth Sautu, Paula Baniolo, Pablo Dalle y Rodolfo Elbert. Manual de metodología.
Construcción del marco teórico, formulación de los objetivos y elección de la metodología,
Buenos Aires, clacso, 2005, p. 34.
75
Prostitución y trabajo
nodo central de articulación los conceptos planteados por Bourdieu:
campo, habitus (de clase o grupo) y violencia simbólica. Conceptos no-
dales para la exposición de discursos que permitan en el nivel prác-
tico dar cuenta del objetivo principal de la investigación: analizar los
discursos de las mujeres trabajadoras sexuales de la ciudad de Bogotá
frente a sus condiciones sociales y laborales en el marco de la normati-
vidad jurídica de la ciudad.
Tal como lo plantea Bourdieu129, es necesaria la articulación en el
plano de lo objetivo con lo subjetivo, dejando de lado su antagónica
relación, por lo que toma una doble dimensión de acercamiento a la
realidad social, por una parte “estructuralista” y por la otra “construc-
tivista”. La bisagra de los conceptos que se deslizan desde el objetivis-
mo hasta el subjetivismo tiene una intención relacional, además de es-
tablecer la interdependencia en la construcción de la realidad social.
Este gesto articulatorio permite un acercamiento que conforma un es-
pectro dimensionado de la realidad social, que integra elementos de
las estructuras sociales y mentales para una configuración compleja
del plano social. Tal como lo afirma Bourdieu:
Existe una correspondencia entre las estructuras sociales y las estructuras
mentales, entre las divisiones objetivas del mundo social -particularmente en
dominantes y dominados en los diversos campos- y los principios de visión y
división que los agentes les aplican130.
La concepción sobre la sociedad en Bourdieu, se alimenta de la no-
ción sobre la continua relación y conexión en la que los individuos se
encuentran, por lo que no tomar en cuenta las estructuras externas al
individuo (estructuralismo) sobre la particularidad y la construcción
subjetiva del individuo (constructivismo), significa desconocer tanto
el poder de agencia de las personas como las construcciones sociales
que cruzan su particularidad. De esta relación se desprende la ruta me-
todológica que se plantea en esta investigación. Así, por medio de los
discursos, se rastrea la configuración tanto del campo como del habitus
en el mundo laboral y social de las trabajadoras sexuales en la ciudad
de Bogotá.
129 Bourdieu. Una invitación a la sociología reflexiva, cit.
130 Ibíd., p. 36.
76
Carlos Alfonso Laverde Rodríguez
Con base en los planteamientos adoptados de Bourdieu y los fines
de la investigación, la metodología que se adecua al proyecto es de tipo
cualitativa, aquella que se aproxima a las situaciones sociales con el
fin de que se desarrolle ya sea para explorar, describir o comprender,
“a partir del conocimiento que tienen las diferentes personas involu-
cradas en ellas o no deductivamente, con base en hipótesis formuladas
por el investigador externo”131. De acuerdo con Roberto Castro132, la
metodología cualitativa se sustenta en el supuesto ontológico de la rea-
lidad construida socialmente, no por individuos aislados. Así, la reali-
dad se construye a partir de continuas interpretaciones que vienen,
desde el agente indagado, hasta las propias interpretaciones de quien
investiga, que hacen parte de la construcción social, de una continua
interpretación y reinterpretación del mundo social. Este tipo de me-
todología se adapta a las particularidades de la investigación al tener
como objetivo la captación y la reconstrucción del conocimiento, ade-
más de organizarse de forma flexible de acuerdo al ritmo de la propia
investigación en su continua interpretación y reinterpretación de la
realidad social.
En el plano del trabajo sexual y sus condiciones, que están atravesa-
das por el estigma, el trabajo cuantitativo es limitado debido a que los
datos primarios son siempre difíciles de encontrar porque los agentes
no se encuentran en una situación desprevenida al otorgarlos al inves-
tigador, por lo que representa en términos de la reserva de su identi-
dad. De la misma forma, en la obtención de datos en el trabajo sexual,
Mauricio Rubio Pardo señala que
casi se añora la época del reglamentarismo cuando, por lo menos, y a pesar de
la fuerte influencia de los prejuicios morales y la ideología, se discutía sobre
bases más sólidas133.
131 Elssy Bonilla-Catro y Penélope Rodríguez Sehk. Más allá del dilema de los métodos: La
investigación en ciencias sociales, Bogotá, Norma, 1997, p. 119.
132 Roberto Castro. “En busca del significado: supuestos, alcances y limitaciones del análi-
sis cualitativo”, en Ivonne Szasz Pianta, Susana Lerner y Ana Amuchástegui (coords.).
Para comprender la subjetividad. Investigación cualitativa en salud reproductiva y sexua-
lidad, México D. F., Colegio de México, Centro de Estudios Demográficos y de Desarrollo
Urbano, 1996.
133 Mauricio Rubio Pardo. “La prostitución latinoamericana y su incidencia en España”, en
Análisis del Instituto Universitario de Investigación sobre Seguridad Interior, n.° 10, 2005, p.
27, disponible en [www.uned.es/investigacion/publicaciones/Cuadernillo_abril2006.pdf].
77
Prostitución y trabajo
Steven D. Levitt y Sudhir Alladi Venkatesh134 por su parte afir-
man que, debido a la naturaleza ilícita de la actividad, las fuentes de
datos no son estandarizados lo cual resulta poco informativo; la Con-
traloría de Bogotá menciona el mismo inconveniente al insinuar que:
no se cuenta con un diagnóstico real -línea base- de la problemática que
permita determinar el total de la población en situación de prostitución, ni
estudios recientes que demuestren la evolución de éste fenómeno135.
Debido a que los datos obtenidos desde una metodología cuantitativa
se dificultan por las dinámicas propias del trabajo sexual, la metodo-
logía cualitativa logra ajustarse de una mejor forma frente a las prác-
ticas y los discursos de las mujeres trabajadoras sexuales, resaltando
la importante función que tienen los discursos en el entramado de la
realidad social, ya que tal como lo menciona Bernard Lahire
... siempre hace falta recordar que los actores pueden hablar mucho mejor de lo
que hacen y de lo que saben cuándo tanto sus prácticas como sus saberes han
sido designados, nombrados y distinguidos verbalmente dentro del conjunto
continuo e infinito de prácticas y saberes136.
En este sentido, como estrategia de inmersión en el estudio del fenó-
meno, las personas directamente implicadas se convierten en la prin-
cipal fuente primaria (trabajadoras del sexo y funcionarios de las insti-
tuciones). Son las voces de las trabajadoras del sexo quienes permiten
abrir el camino de entendimiento para la construcción de la realidad a
partir de la subjetividad que ha estado mediada por diferentes discur-
sos que han constituido el rumbo de reivindicación de derechos en su
propio ejercicio. Es a partir de ese espacio biográfico -como lo men-
ciona Leonor Arfuch-, que se puede entender un orden narrativo y
cierta orientación ética, en esa modelización de hábitos, costumbres,
sentimientos y prácticas constitutivas de la realidad social, que abre
nuevas posibilidades de comprensión a partir de las vivencias, enten-
134 Steven D. Levitt y Sudhir Alladi Venkatesh. “An empirical analysis of street-level pros-
titution”, documento de discusión, Chicago, Universidad de Chicago, 2007, disponible en
[http://economics.uchicago.edu/pdf/Prostitution 5.pdf?q=venkatesh].
135 Contraloría de Bogotá D. C. Estudio sectorial “la prostitución como problemática social
en el distrito capital”…, cit., p. 8.
136 Bernard Lahire. El espíritu sociológico, Buenos Aires, Manantial, 2006, p. 138.
78
Carlos Alfonso Laverde Rodríguez
didas como “una unidad de una totalidad de sentido donde interviene
una dimensión intencional, es algo que se destaca del flujo de lo que
desaparece en la corriente de la vida137.
Desde la construcción de subjetividad como una forma de identifi-
cación a partir del otro, se puede entender el dialogismo, concepto tra-
tado por Mijaíl Bajtin y retomado por Arfuch quien entiende que los
procesos sociales no son lineales, en sus constantes idas y venidas, en
los aflojamientos de la norma y sobre todo en su constante dinamismo,
que permite a su vez conocer el espacio de la colectividad, esos valores
que están en juego en ese contexto socio-histórico y cultural que sirve
como pista tanto de un momento actual como de un pasado que se
construye a partir de la interdiscursividad. Entonces, es por medio de
la intersubjetividad que se puede acercar un mundo simbólico que se
da en el ámbito en el que se desenvuelven los actores, como lo enuncia
Eliseo Verón138, para luego producir discursos propios cargados de
ese reconocimiento del contexto para convertirlo en propio y así mis-
mo de nuevo reproducirlo, convirtiéndose en la huella de la realidad
social de este mundo. Es en los discursos en donde se concreta el mun-
do simbólico que los sujetos traen consigo y así mismo es el lenguaje el
portador de la realidad del sujeto.
Teniendo en cuenta que el objeto de investigación gira alrededor
de los discursos sociales de la realidad con base en el impacto de pre-
ceptos jurídicos e institucionales, se retoma la necesidad de capturar
la forma de analizar los discursos de las trabajadoras del sexo para es-
tablecer las relaciones y el impacto de los derechos adquiridos de esta
población. La forma escogida de esta investigación, es primordialmen-
te el grupo de discusión como una manifestación de un discurso colec-
tivo, el cual si bien no da cuenta inmediata de los sucesos de cada actor,
si articula la temporalidad lingüística, que como lo menciona Arfuch
se despliega en el acto de la enunciación, no ya como una manifestación
individual sino intersubjetiva, en tanto pone en correlación presente, actual,
un yo y un tu: mi hoy es tu hoy139.
137 Leonor Arfuch. El espacio biográfico: Dilemas de la subjetividad contemporánea, Buenos
Aires, Fondo de Cultura Económica, 2002, p. 35.
138 Eliseo Verón. La semiosis social: Fragmentos de una teoría de la discursividad, Barcelona,
Gedisa, 1996.
139 Arfuch. El espacio biográfico: Dilemas de la subjetividad contemporánea, cit., p. 89.
79
Prostitución y trabajo
De tal forma, es por medio de la narración lingüística que se pueden
establecer puentes que conectan realidades vividas, es el encuentro
dialéctico no antinómico entre el individuo y la sociedad que permi-
te crear al individuo su propio retrato “en sus diversas acentuaciones,
como una posición enunciativa dialógica, en constante despliegue ha-
cia la otredad del sí mismo”140, en una constante identificación del “yo”
a partir del “nosotros”. El discurso de tal forma se convierte en la he-
rramienta de un doble acceso a la realidad, por una parte se indaga por
la subjetividad de la persona, pero esto a su vez nos lleva a encontrar
los registros de una construcción intersubjetiva, una construcción so-
cial de su propia realidad, es entonces el discurso una producción con
sentido que no solo se remite al habla. Desde esta perspectiva y con el
objetivo de acceder a los discursos de las mujeres trabajadoras sexua-
les, el análisis de los grupos de discusión representa una técnica que
permite construir el sentido común que un grupo social hace en un
ámbito determinado, ya que como lo señala Jesús Gutiérrez Brito141,
el grupo de discusión permite la incitación de interpretaciones para la
interpretación.
Se retoman los grupos de discusión ya que como lo señala Enrique
Martín Criado su objetivo final es “hallar los marcos de interpreta-
ción a partir de los cuales los sujetos dan sentido a un conjunto de ex-
periencias” 142, por lo que esta técnica se ajusta a los objetivos de la pre-
sente investigación, en tanto se puede capturar el sentido de diversos
discursos en uno solo que parece verosímil a todos los integrantes143 ya
que esta técnica funciona como un dispositivo de homogenización que
excluye los discursos desviantes y menos legítimos dentro del grupo144.
140 Ibíd., p. 99.
141 Jesús Gutiérrez Brito. “Elementos no-técnicos para la conducción de un grupo de dis-
cusión”, en Empiria: Revista de Metodología de Ciencias Sociales, n.° 4, 2001, disponible en
[http://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=1374312].
142 Enrique Martín Criado. “El grupo de discusión como situación social”, Revista Española
de Investigaciones Sociológicas -Reis-, n.° 79, julio-septiembre de 1997, p. 95, disponible
en [www.jstor.org/stable/10.2307/40184009].
143 Jesús Ibáñez. Más allá de la sociología: el grupo de discusión teoría y critica, Madrid, Siglo
xxi Editores, 1979.
144 Martín Criado. “El grupo de discusión como situación social”, cit.
80
Carlos Alfonso Laverde Rodríguez
II. Caracterización del objeto de estudio
Hablar del trabajo sexual en Bogotá implica reconocer variaciones que
se crean y otras que desaparecen en todo el entorno geográfico de la
ciudad, lo cual en primer lugar rebosa los límites de la investigación, y
en segundo lugar no encuadra con el marco reglamentario del cual se
quiere dar cuenta, en el que se establecen condiciones especiales en
solo ciertas zonas de la ciudad para el ejercicio de la prostitución. La
prostitución en la ciudad se encuentra identificada principalmente en
siete localidades: Santa Fe, Mártires, La Candelaria, Chapinero, Barrios
Unidos, Kennedy, Teusaquillo y Puente Aranda. En estas siete localida-
des se encuentran identificadas 5.628 personas145.
De estas siete localidades, la que concentra la mayor actividad re-
ferida a la prostitución es la localidad de Mártires. Según la sdis, en la
ciudad se han identificado 431 establecimientos, de los cuales 118 se
encuentran en dicha localidad, que representan más de 27% de esta-
blecimientos registrados. Teniendo en cuenta que la localidad de Már-
tires es la que cuenta con mayor número de personas que ejercen el
trabajo sexual y de establecimientos identificados por las instituciones
del Distrito, además de contar con infraestructura institucional que
atiende a la población146, es la zona geográfica pertinente para la reali-
zación de la investigación ya que existe tanto una acción institucional
como una construcción histórica de la prostitución. Además de esto,
en la localidad de Mártires, se encuentra ubicada la Unidad de Planea-
miento Zonal -upz- la Sabana, identificada de acuerdo al Decreto 187
de 2002147, como una zona en la que se permite el trabajo sexual bajo
unas condiciones que se enmarcan en el Acuerdo 079 de Bogotá (Có-
digo de Policía).
A. Caracterización de la localidad de Mártires
Mártires es una localidad de la ciudad de Bogotá que históricamente
ha visto transitar el desarrollo de la ciudad, debido en gran medida a
145 Secretaría Distrital de Integración Social -sdis-. Generación de capacidades para el
desarrollo de personas en prostitución o habitantes de calle, cit.
146 En la localidad se encuentra el Centro Operativo Local -col- de la sdis y el centro de
salud “Samper Mendoza”.
147 Decreto 187 del 17 de mayo de 2002, Registro Distrital 2637 del 17 de mayo de 2002.
81
Prostitución y trabajo
su ubicación céntrica lo que la ha empujado a seguir de cerca los mo-
mentos de desarrollo más importante de Bogotá. Según la Secretaría
de Planeación -sdp-148, la localidad debe su nombre a los mártires que
dieron la vida en la época de la independencia de España, convirtién-
dose en el referente de construcciones de interés nacional como el
Cementerio Central, en el que se encuentran los restos de las legiones
británicas que apoyaron el proceso de independencia, además de la
élite política del país que residió en esta zona. Esto permitió el desa-
rrollo arquitectónico de la zona, para después ser abandonada por esta
élite que se desplazó hacia el norte de la ciudad.
En el parque central de la localidad, se encuentra la Iglesia del Voto
Nacional, construida a finales del siglo xix y convertida en basílica por
Paulo vi. Otro de los más importantes referentes de la localidad es la
Estación de la Sabana que fue inaugurada en 1917, punto de llegada
de los inmigrantes rurales que se acercaban a la ciudad por cuenta del
naciente proceso de industrialización de la misma. La Estación de la
Sabana, representó para la localidad un eje de desarrollo por cuen-
ta del establecimiento del comercio derivado de la Estación, como lo
evidencia la construcción de grandes bodegas de almacenamiento de
productos149. La creación de la localidad se obtiene en el marco de la
Constitución de 1991, en la que se da el carácter de Distrito Capital a
la ciudad y se permite la organización de las Juntas Administradoras
Locales, de los Fondos de Desarrollo Local y de los Alcaldes Locales. En
la actualidad, el comercio mayorista aún se mantiene, en especial de
productos de abarrotes e insumos agrícolas que se ubican en la Plaza
España, el Parque de los Mártires y la Plaza de Paloquemado. La loca-
lidad se ha dividido en dos upz, una caracterizada por ser residencial,
llamada Santa Isabel, mientras que la otra, (de la Sabana) se caracte-
riza por su cantidad de servicios comerciales entre los que se encuen-
tran los establecimientos dedicados al trabajo sexual. La upz la Sabana,
está localizada por el norte, con la Avenida de Las Américas y la Calle
26; por el oriente, con la Avenida Caracas (Carrera 14); por el sur, con
la Avenida de Los Comuneros (Calle 6.ª), y por el occidente, con la Ave-
nida Ciudad de Quito (Carrera 30)150.
148 Secretaría de Planeación -sdp-. Conociendo la localidad de Mártires: Diagnóstico de los
aspectos físicos, demográficos y socioeconómicos, Bogotá, sdp, 2009.
149 Ídem.
150 Ídem.
82
Carlos Alfonso Laverde Rodríguez
B. Trabajo sexual en la localidad de Mártires
La prostitución en la localidad tiene sus orígenes en el proceso nacien-
te de industrialización que vivía el país, en especial Bogotá desde los
años 1930, lo que condujo al desarrollo de fenómenos como el despla-
zamiento forzado de las zonas rurales a las urbanas. El contexto de la
naciente industrialización en el país estuvo marcado por una sociedad
atada a valores patriarcales que colocó a las mujeres en situación de
dependencia de los hombres quienes asumieron el rol de aportado-
res económicos de los hogares. Bajo esta estructura social las opcio-
nes de empleo para las mujeres eran reducidas, más si eran solteras.
En el caso de la prostitución, como lo señalan Aida Martínez y Pablo
Rodríguez151, las mujeres a mediados del siglo xx eran solteras, con
escaso o ningún grado de educación. Este panorama favoreció las con-
diciones para que el trabajo sexual fuera visto como una opción econó-
mica especialmente para las mujeres migrantes.
El estudio de la prostitución en la ciudad tiene como primer referen-
te la investigación realizada por la Cámara de Comercio de Bogotá152.
Para este momento, según el estudio, en la zona centro de la ciudad
se registraban cerca de 14.211 mujeres ejerciendo la prostitución, de
las cuales 3.282 trabajaban en la calle y el resto en los 1.087 estable-
cimientos referenciados. En el mismo estudio, se logró establecer que
en la zona centro de la ciudad la población de mujeres que ejercían
la prostitución estaba compuesta por una distribución por edad de la
siguiente forma: entre 15 y 20 años (20%), entre 21 y 30 años (37%) y
entre 31 y 40 años (24%).
En 2002, se realiza un estudio por parte del Departamento Admi-
nistrativo de Bienestar Social -dabs- denominado La prostitución
en escena. En dicho estudio se lograron contactar a cerca de 11.822
mujeres trabajadoras sexuales, de las cuales 7.024 (59%) trabajaban
en establecimientos y 4.798 (41%) en la calle. En 2011, se lograron
visualizar 5.628 personas que ejercen el trabajo sexual en las Zonas
151 Aida Martínez y Pablo Rodríguez. Placer, dinero y pecado: Historia de la prostitución en
Colombia, Bogotá, Aguilar, 2002.
152 Cámara de Comercio de Bogotá. La prostitución en el centro de Bogotá: censo de estable-
cimientos y personas: análisis socioeconómico, Bogotá, Cámara de Comercio, 1991.
83
Prostitución y trabajo
Especiales de Alto Impacto153. Estos datos llaman la atención debido a
la aparente disminución de las personas que ejercen el trabajo sexual
ya que es la misma entidad (dabs ahora sdis), que presenta en el 2002
una cifra cercana a las 12.000 mujeres trabajadoras y en 2012 solo se
mencionan visualizadas 5.628. En otro diagnóstico presentado en el
2011 por la Secretaría de Salud, denominado Los Mártires: Diagnóstico
local con participación social 2010-2011, se encontró que en la locali-
dad el mayor porcentaje de personas ejerciendo el trabajo sexual no
es procedente de la ciudad: la población proviene mayoritariamente
de la región Andina (departamentos de Antioquia, Risaralda, Caldas,
Huila, Tolima, Santander, Quindío, Cundinamarca) que representan
el 51,87%, contra un 16,07% de las mujeres que ejercen siendo de la
misma ciudad, aunque -como se señala en el informe- se ha logrado
establecer que la población es flotante y constantemente se desplazan
a trabajar tanto al interior de la ciudad como en otras ciudades154.
Frente a los datos de educación de las personas que ejercen el traba-
jo sexual en la localidad, se logró establecer que el 10% de las personas
que ejercen el trabajo sexual tiene alguna formación técnica o universi-
taria, 60,3% es bachiller, mientras que el 24,9% no terminó su ciclo de
bachillerato y solo logró la educación primaria. En el plano de la salud
se estableció que el 25% de las personas que ejercen el trabajo sexual
en la localidad, cuentan con el acceso a una Entidad Promotora de Sa-
lud -eps- subsidiada y el 37% tienen vinculación al Sistema General de
Seguridad Social. El mismo informe señala que el 12% de las mujeres ha
reportado que hace más de dos años no se han realizado una citología y
un 5% reporta nunca habérsela tomado. Frente a los exámenes de vih/
sida, solo un 29% se realizan el examen una vez al año y un 5% nunca
se lo han realizado. En 2008 se presenta un informe realizado por la Se-
cretaría Técnica de la mesa interinstitucional para el manejo y control
de los servicios de alto impacto referidos a la prostitución y actividades
afines en el Distrito Capital155, en el cual se caracteriza a la población de
la localidad de Mártires, señalando aspectos sociodemográficos.
153 Secretaría Distrital de Integración Social -sdis-. Generación de capacidades para el
desarrollo de personas en prostitución o habitantes de calle, cit.
154 Aunque no hay estudios que reflejen las causas de movilidad de las mujeres al interior
del país como fuera de este, se pudo establecer que en algunos casos la movilidad se debe
a la búsqueda de mejores condiciones e ingresos laborales. En otros casos, la movilidad
se debe a que algunas mujeres quieren desarrollar su actividad lejos del núcleo familiar
para no ser descubiertas.
155 Los datos obtenidos de los informes oficiales de entidades como la sdis provienen de
84
Carlos Alfonso Laverde Rodríguez
Según dicho informe, el ejercicio del trabajo sexual en la localidad
se encuentra desarrollado prioritariamente por mujeres, suman el
90% de trabajadores del sexo. Respecto a los porcentajes que ejer-
cen el trabajo sexual por edad se ha establecido que de los 18 a los 20
años ejercen un 8%, de los 21 a los 25 años un 28%, de los 26 a los 30
años el 24%, entre los 31 y los 35 años un 16% y en más de 35 suman
un 20,5%, hay un 3,5% de la población de la cual no se ha determina-
do su edad. De estos datos se puede identificar que el rango de edad
comprendido entre los 18 y los 35 años de edad representan la mayor
proporción de trabajadores sexuales, sumando un total aproximado
del 68%. Los datos mostrados por el informe sobre el estado civil de
quienes se dedican al trabajo sexual en la localidad, muestran que en
la mayoría de casos quienes se dedican al trabajo sexual son perso-
nas solteras (78%), seguido de quienes viven en unión libre (10%),
casadas (3%), separadas (4%) y viudas (1%). De las personas que se
dedican a la prostitución, el 49% afirmaron tener hijos, el 18% no tie-
ne y en un 33% no se logró establecer esta información. Respecto al
estrato socio-económico, el informe muestra que la mayor parte de la
población que ejerce el trabajo sexual se encuentra en los estratos 2
y 3, sumando un 76% de la población, el estrato 1 representa el 5%
y el estrato 4 tan solo el 1%. El restante 18% son las personas que no
han registrado esta información debido a que son quienes residen en
el mismo lugar de trabajo. Por último, el informe muestra los ingresos
de quienes se dedican al trabajo sexual en la localidad. La información
muestra lo siguiente:
un sistema centralizado que obtiene la información mediante un formato estandarizado
denominado “Ficha sirbe”, en el que se registran datos de la población que se acerca a
estas instituciones. Los datos obtenidos de la población que ejerce el trabajo sexual en la
ciudad se obtienen cuando la población asiste a los talleres de derechos humanos y desa-
rrollo personal que contempla el código de policía de la ciudad (Acuerdo 079 de 2003).
Por otra parte, funcionarios de la sdis realizan de manera rutinaria visitas a las zonas
establecidas para el ejercicio del trabajo sexual, recorridos que sirven para visibilizar es-
tablecimientos, número de personas que se pueden detectar trabajando y observaciones
en general.
85
Prostitución y trabajo
Tabla 2
Ingresos percibidos en la localidad de Mártires
de quienes se dedican al trabajo sexual156
Intervalo de ingresos mensuales
% población
en pesos colombianos*
Menos del salario mínimo
16%
$400.000 a $600.000 (2.600-4.000 pesos mx )
30%
$600.001 y $800.000 (2.601-5.333 pesos mx)
10%
$800.001 y $1.000.000 (5.334-6.666 pesos mx)
14%
$1.000.0001 y $1.500.000 (6.667-10.000 pesos mx)
12%
$1.500.000 y $2.000.000 (10.001-13.333 pesos mx)
8%
más de $2.000.000 (13.333 pesos mx)
10%
1 Dólar americano, al momento del estudio, equivale a 1.800 pesos colombianos aproximadamente.
Fuente: Elaboración propia.
Como se observa en la tabla 2, la mayor parte de quienes se dedican
al trabajo sexual en la localidad afirmaron en 2008 percibir ingresos
mensuales en el rango comprendido entre los $400.000 y $600.000
(US$ 220 y 330). A partir de los datos, también se puede establecer
que el 56% de la población que ejerce trabajo sexual en la localidad
percibe menos de $800.000 (US$ 444) mientras que el restante 44%,
recibe más de esta suma, teniendo como referencia que el salario mí-
nimo legal para el año en el que se tomaron los datos era de $461.500
(US$ 256) aproximadamente.
III. Diseño metodológico
Investigar el trabajo del sexo comercial implica un acceso limitado de-
bido a su constante tránsito entre lo asumido y lo negado, entre la vi-
sibilidad y el ocultamiento. Esto supone comenzar la investigación con
una restricción frente a la consecución pertinente de información, lo
156 Los datos obtenidos en el informe presentado por la mesa interinstitucional recoge datos
a partir del formato sirbe, el cual se realiza a personas que son atendidas por alguna ins-
titución del Distrito en la localidad, como la Secretaría de Salud o la sdis. La información
mostrada corresponde a una muestra de 436 personas encuestadas.
86
Carlos Alfonso Laverde Rodríguez
que acota el análisis. Sin embargo, las instituciones distritales encar-
gadas prestadoras de asistencia a la población de trabajadores fueron
un punto de referencia que permitió el acceso al mundo del trabajo del
sexo. En especial desde la sdis, institución que ha prestado especial
atención al desarrollo del fenómeno en la ciudad en el marco de su
proyecto “Adultez con oportunidades”, el cual atiende a las personas
que ejercen el trabajo sexual en las zesai, es un punto de entrada al
fenómeno. La atención a la población por parte de la sdis, cuenta con el
apoyo de la Secretaría de Salud y el Instituto Colombiano de Bienestar
Familiar -icbf-, entre otras instituciones del Distrito, que también
fueron fuentes estratégicas de información para la presente investiga-
ción. Así mismo, fueron un puente de conexión con las trabajadoras
del sexo a quienes brindan sus servicios. En el acercamiento directo
a la población que quedó plasmado en los diarios de campo, se contó
con el apoyo además de la sdis, con la Asociación de Mujeres Buscando
Libertad -Asmubuli-, asociación de trabajadoras sexuales que perte-
nece a la Red de Trabajadoras Sexuales de Latinoamérica y el Caribe
-Redtrasex-). Por otra parte, se hicieron prácticas de observación par-
ticipante, técnica que me permitió avanzar en el proceso descriptivo de
la realidad social de las mujeres trabajadoras sexuales.
A. Estrategias de investigación
La investigación se abordó en un primer momento desde la revisión
de discursos institucionales que han dado una orientación del comer-
cio sexual desde la formulación de marcos jurídicos que impactan el
desarrollo del fenómeno. Así, se recurrió a funcionarios de las entida-
des distritales. En esta fase se entrevistó a la funcionaria integrante
de la subdirección para la adultez encargada en la ciudad del tema de
prostitución, a una funcionaria de la Secretaria de Salud y a una Fiscal
encargada en delitos sexuales. En un segundo momento, se partió de
la percepción de los agentes involucrados (trabajadoras del sexo), para
lo cual se recurrió a la realización de grupos de discusión como forma
de acceder a la comprensión de los procesos de configuración de la
realidad social, percibida desde sus habitus en su mundo laboral en el
campo del comercio sexual en Bogotá. Por lo anterior, el trabajo meto-
dológico se fundamentó sobre todo en el grupo de discusión como téc-
nica, con un esquema definido pero no rígido, que permitió la fluidez
87
Prostitución y trabajo
narrativa de los agentes, ya que como lo señala Ibáñez frente al grupo
de discusión “el diseño puede estar abierto al azar porque hay un su-
jeto en proceso (el investigador como ente concreto, material) que re-
fleja ese azar y lo transforma en sentido” 157. Se realizaron seis grupos
de discusión con participantes diferentes con una duración entre una
y dos horas, con variedad en el número de participantes. El grupo más
reducido contó con la participación de 12 integrantes y el grupo más
amplio contó con la participación de 20 integrantes. En dos de los gru-
pos se realizaron dos sesiones. Los grupos de discusión se realizaron
dentro del espacio destinado para el taller obligatorio en derechos hu-
manos y desarrollo personal al que deben asistir personas que ejercen
el trabajo sexual en la ciudad, que se enmarcan dentro de las obliga-
ciones asignadas en el Acuerdo 79 de 2003 (Código de Policía). Como
fuente secundaria, la observación directa sirvió de apoyo para las ela-
boraciones discursivas y las prácticas de los agentes. La observación se
llevó a cabo en el medio de trabajo de las trabajadoras sexuales (bares,
burdeles, moteles y la calle), esto permitió un acercamiento al contexto
de las condiciones laborales y sociales.
Tabla n.º 3
Relación de grupos de discusión
Lugar: Salón ubicado en el punto de atención de la sdis en la localidad Mártires
n.°
Fecha
Hora
Duración
Integrantes
Ejes temáticos
Observaciones
(Aprox.)
generales
1
26 de
8:47-
02:20:00
3 hombres
Relaciones de
Grupo heterogé-
junio/
11:31
14 mujeres
género,
ma-
neo: mujeres des-
2013
chismo, rela-
de los
18 hasta
ciones de pa-
los 60 años aprox.
reja, relaciones
Los hombres par-
con los clientes,
ticipantes eran de
denuncias de
seguridad de esta-
maltrato, dife-
blecimientos
del
rencias trabajo
sector.
en calle y en es-
tablecimiento,
(in)seguridad
de la zona
157 Ibáñez. Más allá de la sociología: el grupo de discusión teoría y critica, cit., p. 268.
88
Carlos Alfonso Laverde Rodríguez
2
26 de
13:20-
01:36:00
20 mujeres
Relaciones de
Mujeres con edades
junio/
15:26
1 hombre
género,
ma-
entre los 18 y los 30
2013
chismo, rela-
años de edad. Todas
ciones de pare-
trabajaban en un
ja, interés en el
reconocido estable-
dinero, trabajo
cimiento del sector.
sexual en otros
Las acompañó un
países
hombre de seguri-
dad el cual no estu-
vo presente todo el
tiempo.
3
10 de ju-
9:44_
01:46:00
15 mujeres
Diferencias tra-
La mayoría de mu-
lio/2013
10:30
bajo en calle
jeres provenían de
(primera
y en estable-
diferentes zonas de
sesión)
cimiento, re-
la ciudad, la mayo-
lación con los
ría se estaban pre-
clientes, ries-
sentando al progra-
gos en el traba-
ma Misión Bogotá
jo sexual,
(in)
para cambiar de
seguridad en la
alternativa laboral.
zona, uso del
preservativo,
trabajo sexual
como alterna-
tiva
laboral,
denuncias de
maltrato.
15 de
9:35-
02:51:00
15 mujeres
Riesgos en el
Permaneció el mis-
julio de
12:55
1 hombre
trabajo sexual,
mo grupo anterior
2013
ingresos, traba-
más un hombre que
(segunda
jo sexual como
afirmó ser trabaja-
sesión)
alternativa la-
dor sexual.
boral, relacio-
nes de género,
relaciones de
pareja.
89
Prostitución y trabajo
4
10 de ju-
11:55-
01:29:00
20 mujeres
Denuncias de
El grupo contaba
lio/2013
13:30
maltrato,
(in)
con mujeres de
(primera
seguridad en la
edades entre los 18
sesión)
zona, diferencias
y los 60 años aprox.
trabajo en calle
La mayoría de las
y en estableci-
mujeres trabajan
miento, trabajo
en la calle
sexual
como
alternativa la-
boral, mujeres
“buenas” vs. mu-
jeres “malas”.
12 de ju-
14:29-
02:02:00
20 mujeres
Trabajo sexual
lio/2013
16:41
como alterna-
(segunda
tiva laboral, in-
sesión)
gresos, relacio-
nes de género
5
24 de ju-
16:35-
01:00:00
15 mujeres 4
Conocimiento
Participaron ma-
lio/2013
17:30
hombres
de la normati-
yoritariamente tra-
vidad, trabajo
bajadoras sexuales
sexual como al-
que trabajan en ca-
ternativa labo-
lle entre los 18 y los
ral, condiciones
50 años de edad y
laborales en es-
un grupo de 5 per-
tablecimientos,
sonas que trabajan
ingresos, dife-
como administra-
rencias trabajo
dores y meseros en
en calle y en
establecimientos.
establecimien-
No se ahondó en los
to, relación con
temas debido a la
el cliente, moti-
corta duración del
vos de ingreso,
grupo de discusión.
denuncias de
maltrato
6
24 de ju-
21:34-
01:00:00
18 mujeres
trabajo sexual
Participaron ma-
lio/2013
22:34
como alternati-
yoritariamente tra-
va laboral, ingre-
bajadoras sexuales
sos, condiciones
que trabajan en
laborales en los
calle, con edades
establecimien-
entre los 18 y los 50
tos, diferencias
años de edad.
de trabajo en
calle y en esta-
blecimiento, (in)
seguridad en
la zona, uso del
preservativo,
relación con el
cliente.
Fuente: Elaboración propia.
90
Carlos Alfonso Laverde Rodríguez
B. Ejes temáticos de problematización
A partir de los objetivos específicos propuestos en la investigación, se
formularon dos ejes temáticos que responden mediante la problemati-
zación de estos, al impacto de la normatividad tanto en el plano laboral
como social de las trabajadoras del sexo en la localidad de Mártires en
Bogotá.
Eje temático
Preguntas centrales
Impacto en las condiciones
¿Qué motivó a emitir una
¿El reconocimiento de los
materiales del trabajo del sexo
normatividad en
2001
derechos laborales de las
a partir de la normatividad
que cambia el rumbo
trabajadoras sexuales ha
distrital emitida desde 2001,
del abordaje del trabajo
implicado un reconocimiento
precedente a la Sentencia
sexual en la ciudad?
efectivo de sus derechos?
T-629 de 2010 en Bogotá.
¿Cómo visualizan su identidad
Discursos de las trabajadoras
las mujeres trabajadoras se-
¿Cómo perciben su
del sexo, frente al ejercicio de
xuales, frente a los roles asig-
trabajo, las trabajadoras
su actividad en el marco de la
nados a las mujeres de acuer-
sexuales?,
¿Qué dicen?,
reglamentación de su activi-
do a los mandatos de género
¿Qué hacen?
dad
y a partir de la nueva legisla-
ción?
De cada uno de los ejes temáticos, se desprenden dos preguntas centra-
les que apuntan a dar respuesta a los objetivos de la investigación. De
las preguntas centrales se derivan otra serie de preguntas que preten-
den acercarse a un plano práctico, que sirvió como insumo central para
la elaboración de la guía aplicada en los grupos de discusión y en las
entrevistas aplicadas. El primer eje temático tiene como objetivo dar
cuenta del impacto en las condiciones materiales del trabajo del sexo
a partir de la normatividad distrital emitida desde 2001, precedente a
la Sentencia T-629 de 2010 en Bogotá. El siguiente cuadro orienta las
preguntas asociadas el eje articulador, el instrumento de recolección y
las fuentes relevantes de información.
91
Prostitución y trabajo
Pregunta
Fuente de
Preguntas derivadas
Instrumento
central
información
¿La inclusión del trabajo del sexo en
¿Qué
motivó
el ordenamiento jurídico reconoce
Funcionario
a emitir una
la exclusión histórica dentro de la
normatividad
normatividad de la ciudad y el país?
Entrevista
en
2001 que
¿Cuáles fueron las causas instituciona-
cambia el rumbo
les para el reconocimiento del fenóme-
Funcionario
del abordaje del
no en la normatividad jurídica?
trabajo sexual en
la ciudad?
¿Cómo conciben las instituciones del
Funcionarios
Distrito el trabajo sexual?
Entrevista e
¿Qué y cuáles mecanismos ofrece el
informes ofi-
Estado y sus instituciones para el cum-
¿El reconocimien-
ciales
Funcionarios
plimiento de los derechos de las traba-
to de los derechos
jadoras del sexo en la ciudad?
laborales de las
trabajadoras
¿Qué rol ha jugado la sociedad en el
sexuales
ha
reconocimiento de los derechos de las
Entrevista
Funcionarios
implicado
un
mujeres que ejercen el trabajo sexual?
reconocimiento
¿Qué papel juegan los actores involu-
efectivo de sus
Entrevista y
crados del medio del trabajo sexo en
derechos?
observación
Funcionarios
la protección o desprotección de los
directa
derechos de las trabajadoras sexuales?
El segundo eje temático tiene como objetivo dar cuenta de los discur-
sos de las trabajadoras del sexo, frente al ejercicio de su actividad en el
marco de la reglamentación de su actividad. En el siguiente cuadro se
orientan las preguntas asociadas el eje articulador, el instrumento de
recolección y las fuentes relevantes de información.
92
Carlos Alfonso Laverde Rodríguez
Pregunta
Fuente de
Preguntas derivadas
Instrumento
central
información
¿Cómo conciben las trabajadoras del sexo
Grupo de dis-
su accionar frente al aparato jurídico?
cusión
¿En que beneficia o no la reglamentación
Grupo de dis-
y legalización de la actividad a las mujeres
cusión
trabajadoras sexuales?
observación
¿Existe apropiación del marco jurídico del
Grupo de dis-
trabajo del sexo por parte de quienes lo de-
cusión
¿ C ó m o
sarrollan?
perciben sus
¿Qué condiciones se perciben de mejora-
Grupo de dis-
condiciones
miento o no de las acciones institucionales
cusión
laborales las
referentes al trabajo sexual?
observación
trabajadoras
¿Qué obstrucciones se presentan en la
Grupo de dis-
sexuales?
prestación de los servicios institucionales a
cusión
quienes ejercen el trabajo sexual?
observación
¿Qué necesidades se hacen evidentes desde
las trabajadoras sexuales frente a la actual
Trabajadoras
normatividad que reglamenta su actividad?
sexuales
¿Cuál es el discurso de las trabajadoras
del sexo frente al estigma asociado a su
actividad?
¿Cómo conciben su actividad las
trabajadoras del sexo frente a otras
Grupo de dis-
alternativas laborales?
cusión
¿Cómo se
¿Qué discursos (des)legitiman el trabajo
del sexo como una alternativa válida dentro
manifiestan
los mandatos
del orden moral hegemónico?
de género
¿Qué discursos surgen al interior del
en el trabajo
espacio del trabajo sexual sobre quien
sexual?
ejerce este trabajo en relación con los
mandatos de género?
¿Cómo se manifiesta la violencia simbólica
en el ámbito del trabajo sexual?
C. Criterios de selección de las personas
entrevistadas y de los grupos de discusión
Como se muestra en los cuadros anteriores, se proponen dos grupos de
agentes como fuentes principales de la información directa (funciona-
rios del Distrito y trabajadoras sexuales). Los funcionarios que fueron
entrevistados cumplen la característica de trabajar con la población
93
Prostitución y trabajo
que ejerce el trabajo sexual, tanto en la localidad de Mártires como
en la ciudad, principalmente de la Secretaría Distrital de Integración
Social, institución que se ha encargado de atender a la población que
ejerce prostitución en el marco de su proyecto “Adultez con oportu-
nidades”. En forma específica, en la localidad se entrevistaron a fun-
cionarios que trabajan en el punto de atención de la sdis, institución
que se encuentra ubicada junto al centro de salud pública Samper
Mendoza de la Secretaría de Salud. En el plano Distrital, se entrevistó
a una funcionaria que trabaja con el proyecto desde la Alcaldía Mayor.
Las mujeres trabajadoras sexuales participantes en el grupo de discu-
sión, son aquellas mujeres mayores de edad que trabajan en algún es-
tablecimiento de la localidad o de la ciudad, asistentes a los talleres de
“derechos humanos y desarrollo personal”.
D. Estrategia analítica
Comenzar el proceso de análisis de la información resulta un camino
que no parece responder a fórmulas que encajen de una forma simétri-
ca para todos los proyectos de investigación. Si bien se cuenta con un
marco teórico que respalda la mirada del investigador, consideramos
que el trabajo de campo al enfrentar el material rebasa la complejidad
que se puede plantear en un marco teórico. La información recolectada
requiere de un planteamiento de la estrategia analítica que permita
la incorporación de la riqueza informativa surgida con las técnicas de
investigación propuestas, que responda a los objetivos de la investi-
gación, además de incorporar hallazgos que no fueron evidentes en el
planteamiento metodológico previo.
Según Anselm L. Strauss y Juliet Corbin158 existen tres compo-
nentes básicos en la investigación cualitativa: la recolección de los da-
tos, la estrategia analítica y los informes de resultados. En el momen-
to de escoger la estrategia analítica como herramienta de análisis de
los datos, el planteamiento sugerido por los autores que se basa en
la teoría fundamentada, resulta provechoso para la captación y la or-
ganización de la información. La teoría fundamentada surgida desde
158 Anselm L. Strauss y Juliet Corbin. Bases de la investigación cualitativa: técnicas y pro-
cedimientos para desarrollar la teoría fundamentada, Medellín, Universidad de Antioquia,
2002.
94
Carlos Alfonso Laverde Rodríguez
finales de los años 1970, con el libro realizado por Barney G. Strauss
y Anselm L. Glaser159, se sugiere una ruptura con tradiciones teóricas
y metodológicas como el método hipotético deductivo, convirtiéndose
en una alternativa en el análisis de los datos cualitativos, basado en la
construcción teórica a partir de los datos.
Sin embargo, a pesar de la gran acogida de esta formulación me-
todológica, no ha sido ajena a grandes críticas. Según Enrique De la
Garza Toledo160, esta teoría carece de fundamentos desde el punto
de vista metodológico: ha propuesto un recetario que no ha llevado
a construir una nueva teoría. De la Garza Toledo ha cuestionado la
relevancia de la teoría fundamentada en la práctica, con escasos resul-
tados en el mundo académico, pero que tomó fuerza como resultado
de una corriente antipositivista y antiestructuralista, en especialmen-
te en los años 1980. A pesar de las críticas, los trabajos surgidos con
posterioridad161, han seguido refinando los planteamientos surgidos a
finales de los 1970.
En el ámbito de esta investigación, la teoría fundamentada es usada
como una técnica de análisis de información, que permite establecer
relaciones y campos estratégicos de análisis a partir de los datos. Entre
los procedimientos que se pueden usar para interpretar y organizar
los datos, Strauss y Corbin señalan conceptualizar y reducir los da-
tos, elaborar categorías en términos de sus propiedades y dimensio-
nes, proceso conocido como codificación162. El proceso de codificación
tiene como propósito descubrir conceptos y relaciones entre los datos
brutos, para poder organizarlos en un esquema explicativo teórico,
que a diferencia del proceso planteado en la teoría fundamentada si
está planteado y no surge solamente a partir de los datos, pues no se
puede mantener una mirada ingenua de neutralidad tanto en el trabajo
de campo como en su análisis. El planteamiento de la teoría fundamen-
tada, propone dos clases de codificación: una denominada abierta, en
159 Barney G. Glaser y Anselm L. Strauss. The discovery of grounded theory: Strategies or
qualitative research, Chicago, Aldine, 1967.
160 Enrique De la Garza Toledo. “Grounded theory. Cantidad, calidad y comprensión de
significados”, en Tratado de metodología de las ciencias sociales. Perspectivas actuales, Mé-
xico, D. F., Fondo de Cultura Económica-uam Iztalapa, 2009.
161 Strauss y Corbin. Bases de la investigación cualitativa: técnicas y procedimientos para
desarrollar la teoría fundamentada, cit.
162 Ídem.
95
Prostitución y trabajo
la que mediante el proceso analítico se identifican los conceptos y se
ponen de manifiesto las propiedades y las dimensiones de los datos. La
otra forma, es conocida como codificación axial que permite establecer
relaciones de categorías a sus subcategorías, organizando la informa-
ción en torno a una categoría definida.
En el proceso de transcripción y análisis de la información de esta
investigación, se hace uso de las dos codificaciones, aunque no se si-
guen con exactitud las técnicas para desarrollar la teoría fundamenta-
da, pues esta investigación se apoya de un marco teórico desde el cual
se ha construido la problematización y se filtran los datos.
La codificación abierta se comenzó a realizar desde el momento
de la aplicación de las técnicas de recolección de información y de la
transcripción. La codificación axial se ha construido de una forma per-
manente en un proceso circular que gira entre el desarrollo teórico y
los hallazgos en los datos. A partir de la codificación abierta, se estable-
cieron 91 códigos, 16 sub-familias y 5 familias derivados de los grupos
de discusión, de las entrevistas y de los diarios de campo. Las familias
se tomaron como ejes temáticos para la presentación de los resulta-
dos y el análisis de información. Las familias derivadas del análisis son:
condiciones laborales, descripción del entorno, derechos y reivindica-
ciones, acciones institucionales, y riesgos y violencia en el trabajo se-
xual. A partir de estas familias se estructuró el análisis de los discursos
de las mujeres trabajadoras sexuales.
96
Capitulo cuarto
Discursos de las trabajadoras del sexo:
resultados de investigación
A partir de estos planteamientos, se derivaron para el análisis y los
resultados de esta investigación cinco dimensiones interrelacionadas.
Las dimensiones derivadas del marco teórico en conjunto con el aná-
lisis de la información recolectada en el trabajo de campo, se constitu-
yen en el principal insumo a partir del cual se exponen los resultados
de investigación. Las dimensiones son: Descripción y funcionamiento,
condiciones laborales, riesgos y violencia, derechos y reivindicaciones,
y una última dimensión en la que se señalan las acciones instituciona-
les del Distrito frente al trabajo sexual.
I. Descripción y funcionamiento del trabajo sexual
El trabajo de campo se realizó en el barrio Santa Fe, ubicado en la lo-
calidad de Mártires, entre los meses de enero, junio y julio de 2013.
Este barrio, se ha conocido tradicionalmente por su variada actividad
comercial, entre la que sobresale el trabajo sexual, reglamentado con al
Acuerdo 400 de 2001. La zona cuenta con particularidades que la ha-
cen única. Aunque existen otros sectores en los que se ejerce el trabajo
sexual, si bien no reglamentados, sí son reconocidos por las entidades
oficiales encargadas de trabajar con esta población. De los lugares en
la ciudad en los que se visibiliza el trabajo sexual, el barrio Santa Fe
cuenta con el mayor número de establecimientos registrados por la
sdis163, lo que lo hace un espacio geográfico ideal para la investigación,
163 Secretaría Distrital de Integración Social -sdis-. Generación de capacidades para el
desarrollo de personas en prostitución o habitantes de calle, cit.
97
Prostitución y trabajo
ubicado en el corazón de la ciudad. En esta área se concentra una varie-
dad de realidades sociales mediadas por la actividad central, el comer-
cio sexual. Sin embargo, en esta misma zona se encuentran activida-
des comerciales como salones de belleza, restaurantes, parqueaderos,
boutiques, comercio informal, cabinas telefónicas, tiendas de abarro-
tes, licoreras, bares, entre otros, que giran en torno al trabajo sexual.
Además se ubican otras actividades comerciales que históricamente se
han situado en el sector como talleres de automóviles y motos y algu-
nas zonas residenciales.
El sector se distribuye y caracteriza de acuerdo al tipo de infraes-
tructura que corresponde a las condiciones de la prestación del servi-
cio sexual. En una primera zona, comprendida entre las calles 24 y 23,
entre las carreras 14 (Avenida Caracas) y 17, están ubicados los sitios
más reconocidos del sector, en los que se ofrecen bailes, consumo de
licor y la prestación de servicios sexuales en habitaciones ubicadas,
por lo general, en las plantas superiores de los establecimientos. La
infraestructura es especializada para la prestación de servicios sexua-
les. Se encuentra un mayor número de whiskerías, bares, restaurantes,
boutiques en un mejor estado que en la segunda zona, en condiciones
de mayor precariedad. En la segunda zona, ubicada desde la Calle 22
hasta la Calle 19, entre las carreras 14 y 17, el panorama cambia a resi-
dencias, parqueaderos, bodegas (algunas abandonadas) y actividades
comerciales como lavaderos de automóviles. El comercio como res-
taurantes, peluquerías y tiendas de abarrotes es escaso. Es necesario
señalar que esta división de escenarios dentro de un mismo sector de-
termina las condiciones y el precio de la prestación de servicios sexua-
les, así como también los tipos de población presentes. Según las ob-
servaciones realizadas164, en el primer sector, las mujeres trabajadoras
sexuales, se encuentran en un rango de edad entre 18 hasta los 35 años
aproximadamente (aunque se pudo visibilizar la presencia de algunas
menores de edad), mientras que la segunda zona cuenta con población
de mayor edad, además de la presencia de la comunidad lgbti.
164 Las observaciones, se desarrollaron con funcionarias de la sdis que realizan recorridos
por la zona. Estos recorridos, tienen el objetivo principal de establecer la georreferencia-
ción, además de informar tanto a las personas dedicadas al trabajo sexual como a los ad-
ministradores de los establecimientos sobre los cursos ofrecidos en derechos humanos y
desarrollo personal.
98
Carlos Alfonso Laverde Rodríguez
A. El espacio del trabajo sexual
El trabajo sexual en la zona se desarrolla principalmente en dos es-
cenarios: 1. Establecimientos. Se prestan los servicios sexuales, junto
al consumo de alcohol, además de la presentación de shows por parte
de las mujeres trabajadoras sexuales. Los establecimientos de trabajo
sexual o whiskerías, cuentan con una infraestructura compleja, confor-
mada por una planta baja en la que se ubica el bar y por lo general una
pasarela dedicada a la realización de shows, con mesas alrededor. En
las plantas superiores están ubicadas las habitaciones que suelen ser
más espaciosas que en las habitaciones de las residencias. La mayo-
ría de los establecimientos cuenta con televisores en los que trasmiten
continuamente películas con contenido pornográfico, además cuentan
con un espacio destinado para una persona encargada de animar y po-
ner la música que ambienta el lugar. El espacio de los establecimientos
está acondicionado como una discoteca.
El personal logístico conformado por un grupo de hombres y ubi-
cado tanto en el exterior como en el interior del establecimiento, es el
responsable de la seguridad del ingreso y la salida de los clientes, de
mantener el orden dentro del lugar y de cuidar a las mujeres ante cual-
quier abuso. En el interior, se encuentra el personal de servicio al clien-
te, como meseros, que no solo son los encargados de llevar el licor a las
mesas, sino también a las trabajadoras sexuales de acuerdo a como lo
solicitan los clientes, el bartender, personal de limpieza y los encarga-
dos de la recepción y el alquiler de las habitaciones responsables de
recibir el dinero y de cuidar el tiempo del servicio sexual. El número
de trabajadores varía de acuerdo al tamaño del establecimiento, sin
embargo, las funciones descritas se pueden encontrar en la mayoría de
los establecimientos.
2. Residencias. Solo se presta el servicio de alquiler de las habita-
ciones para el servicio sexual. En estos lugares las mujeres se ubican
en el exterior o en los estacionamientos. En las residencias el perso-
nal está conformado por trabajadoras sexuales, personas dedicadas al
cobro del alquiler de las habitaciones y personal de aseo (pueden ser
hombres o mujeres quienes desempeñan estas funciones). La infraes-
tructura física de las residencias cuenta con habitaciones reducidas en
donde solo cabe una cama, el espacio cuenta con escasa ventilación y
algunas habitaciones están dotadas de espejos ubicados en el techo o
99
Prostitución y trabajo
en una pared. Las residencias pueden ser de dos clases. Las primeras
son pequeños lugares que tienen una entrada reducida y discreta. En
estos lugares las mujeres se ubican en la entrada. El segundo tipo de
lugares son más espaciosos, y cuentan con un parqueadero principal
en el que se ubican las mujeres trabajadoras sexuales. Este tipo de re-
sidencia es más amplio y cuenta con más personal. Un último espacio,
son los sitios de contacto. Por lo general, son bares de la zona en los
cuales los clientes pueden contactar a las mujeres, para luego tomar
el servicio sexual en alguna residencia del sector o también se puede
realizar el contacto en la calle.
B. Agentes involucrados
Dentro de la zona en la que se ejerce el trabajo sexual, se pueden es-
tablecer varios agentes que constituyen el entramado de relaciones
sociales que definen las condiciones y el contexto del sector. Los agen-
tes más relevantes en este contexto social son: mujeres trabajadoras
sexuales, clientes, personal de los establecimientos y residencias, co-
merciantes, funcionarios de las entidades oficiales (sdis, Secretaría de
Salud, Policía) y no oficiales (organizaciones civiles que trabajan en
la zona). Las mujeres trabajadoras sexuales se distribuyen en la zona
de acuerdo principalmente a la edad. En el primer sector en el que se
ubican los establecimientos, las mujeres que trabajan sexualmente son
mujeres jóvenes que provienen en su mayoría de otras ciudades como
lo corrobora la sdis165. Estas mujeres, en la mayoría del tiempo laboral,
se ubican dentro de los establecimientos o de algunas residencias. Las
mujeres que trabajan en este sector, normalmente son quienes per-
ciben los mayores ingresos que responden a unos criterios de prefe-
rencias de los clientes por las mujeres jóvenes y exuberantes166. En el
segundo sector, las mujeres trabajadoras sexuales tienen más edad y
llevan varios años en la misma zona, en algunos casos son mujeres de
165 Secretaría Distrital de Integración Social -sdis-. Generación de capacidades para el
desarrollo de personas en prostitución o habitantes de calle, cit.
166 Dentro del espacio geográfico que aquí se denomina primer sector, es habitual que las
mujeres cuenten con un aspecto físico y estético que se adecua más al estereotipo de la
mujer exuberante de grandes senos, cintura reducida y caderas amplias. Como lo mani-
festaron las mujeres en los grupos de discusión, en este sector se en encuentran la mayor
cantidad de mujeres con operaciones estéticas.
100
Carlos Alfonso Laverde Rodríguez
la tercera edad. Suelen ubicarse en las puertas de las residencias o en
la calle, junto a la población lgbti.
El panorama de contacto con el cliente es totalmente diferente al
primer sector, debido a que en este espacio las mujeres están vestidas
de una forma más llamativa, ropa interior o ropa muy ligera, que per-
mite al cliente ver sus atributos sin necesidad de acercarse demasia-
do. Dentro de las personas oferentes de servicios sexuales también se
destaca un reducido grupo ubicado en el primer sector, que a la vista
son adolescentes, aunque se conoce que algunos de ellos trabajan en
establecimientos167. Los clientes, en su totalidad hombres, cuentan con
variados perfiles que desbordan los objetivos de la investigación, sin
embargo, se logró establecer ciertas diferencias de acuerdo al sector.
En el primer sector, es más común encontrar a clientes que asisten en
grupo, en edades aproximadas entre los 20 y los 50 años de edad, sin
embargo muchos hombres asisten solos168. Se encuentra con mayor
facilidad hombres que por su apariencia son oficinistas y estudiantes
universitarios, con mayor nivel adquisitivo169.
En el segundo sector, es más común encontrar clientes con aparien-
cia que podría denotar su pertenencia a sectores populares. Así mismo,
167 En un primer recorrido con personal de la sdis se nos hizo esperar antes de poder ingre-
sar a un establecimiento lo cual despertó dudas al personal de la sdis sobre la presencia
de menores de edad, en este establecimiento se nos permitió la entrada por el parquea-
dero. En un extremo del lugar estaban algunas mujeres jóvenes de las cuales no se pudo
establecer su edad y se dirigieron a pisos superiores del establecimiento al darse cuenta
de la presencia de la sdis.
En un segundo recorrido en el mismo lugar con personal de Asmubuli (ong), la persona
que acompañaba manifestó que los establecimientos que trabajan con menores de edad
se previenen escondiéndolos en habitaciones. En el caso de este establecimiento, la per-
sona que acompañó en el segundo recorrido, manifestó la presencia de menores de edad
con las que ya había tenido contacto en recorridos anteriores.
168 Se presentó la oportunidad de hablar con un hombre que se sentó a un lado a observar
el Show y pidió el favor de cuidar el casco de una moto mientras iba a ver si su moto es-
taba en el lugar indicado. Este hombre era mensajero y vivía con dos familiares también
hombres, tenía aproximadamente 30 años de edad. Según manifestó, venía a ver a las
mujeres para saber si se decidía o no a tomar el servicio sexual. Pasados treinta minutos,
el hombre se despidió y se fue con una mujer que previamente había realizado un show
en la pasarela.
169 Esta observación se puede derivar del nivel de consumo de licor que realizan los clientes
el cual es considerable y a un precio muy superior que en cualquier otro establecimiento
de venta de licor, en algunos lugares una cerveza puede costar hasta US$ 10. Además de
esto, los clientes en estos establecimientos acceden continuamente a la prestación de los
servicios sexuales que en esta clase de lugar oscila entre los US$ 30 y US$ 100.
101
Prostitución y trabajo
es más frecuente encontrar personas adultas que sobrepasan los 30
años. Debido a que este sector no cuenta con establecimientos en los
que puedan permanecer los clientes, estos transitan en motos, en vehí-
culos particulares o en taxis, unos pocos transitan caminando. Muchos
de los clientes tienen su primer contacto con la trabajadora sexual en
la calle, en el garaje o puerta de las residencias o en bares.
Por último, se pueden señalar otros agentes que de forma indirecta
hacen parte del espacio y de la cotidianidad del trabajo sexual en la
zona. Dentro del contexto del trabajo sexual están comerciantes y due-
ños de establecimientos como restaurantes, peluquerías, droguerías,
así como vendedores ambulantes que transitan la zona. La presencia
institucional está a cargo de la policía que acompaña las actividades
cotidianas, además de personal de la sdis y de la Secretaría de Salud
que realizan recorridos esporádicos para verificar las condiciones de
los establecimientos. De forma ocasional se pueden encontrar perso-
nas integrantes de organizaciones civiles que realizan trabajos con la
población como llevar información, preservativos y lubricantes que re-
sultan de utilidad.
II. Condiciones laborales
Las condiciones en las cuales se pacta la prestación del servicio sexual,
define en gran medida la forma en la que las mujeres trabajadoras se-
xuales se desenvuelven en un ambiente que puede resultar hostil y vio-
lento, con riesgos y vulneraciones a su integridad, aunque así mismo
con espacios en los que se abren posibilidades de reivindicación de sus
derechos. Las relaciones entre clientes y trabajadoras sexuales pueden
manifestarse en la zona de dos formas: en establecimientos y en re-
sidencias. En ambos casos, de acuerdo al marco jurídico vigente, no
se castiga el proxenetismo, así como tampoco al cliente ni al oferente
de los servicios sexuales. Esta condición jurídica, sumada a los límites
geográficos para el control del fenómeno, que se ha denominado por
las entidades distritales como Zona Especial de Alto Impacto -zesai-,
ayuda a comprender el contexto de una zona en la que se mueven di-
versos actores relacionados, todos con la actividad principal del traba-
jo sexual.
102
Carlos Alfonso Laverde Rodríguez
A. Escenario de trabajo en residencias
Las mujeres que trabajan en residencias son conocidas como mujeres
de calle. El espacio en el que se desenvuelven laboralmente es en las
residencias del sector, lugares en los que no tienen ningún tipo de con-
trato laboral, más allá del alquiler de la habitación, lo que les permite
moverse de un sector a otro, además de controlar su propio horario.
Yo por eso me amaño en Bogotá y más en la calle, porque en la calle uno trabaja
de día o de noche o a la hora que uno quiera, y uno tiene un horario como más
normal. Digamos yo salgo a las 8 de la mañana y al medio día ya puedo estar
con mi dinero, por mucho a las siete de la noche, y ahí si me mando sola y llego
a la hora que me da la gana y si ya me hice la plata me voy170...
En esta modalidad de trabajo sexual, las mujeres manifiestan tener ma-
yor libertad respecto al control de su horario171, que más o menos está
establecido, así como posibilidad de un trato directo con el cliente sin
ser necesaria una intermediación, lo que puede representar un ingreso
libre de deducción por comisiones. Por su parte, los clientes transitan
la zona en motocicletas, automóviles y unos pocos a pie. Pasan a baja
velocidad, miran hacia las residencias y lugares en los que se encuen-
tran las mujeres. Mientras el cliente logra escoger, las mujeres llaman
la atención mostrando algunas partes de su cuerpo, como piernas, nal-
gas o senos. En algunos casos, las mujeres esperan en sillas ubicadas
dentro de los parqueaderos de las residencias, la mayoría lleva algún
tiempo en el sector y tienen clientes más o menos definidos. Es común
que las mujeres prefieran trabajar bajo esta modalidad por las ventajas
en las condiciones laborales.
Me gusta más el día, porque la gente en el día, viene como gente que sale del
trabajo o que va para el trabajo o que, no pues más normal. La noche se presta
para más cosas, porque la gente ya está drogada o la gente ya está tomada, más
en amanecederos todavía que es un ambiente demasiado pesado172.
170 Sexta sesión, grupo de discusión, 24 de julio de 2013.
171 De acuerdo a como se pudo establecer en observaciones y en diálogos con las mujeres
trabajadoras sexuales, es común que la mayoría que trabajan en la calle trabajen en el día
con horarios que se ajustan a los tradicionales de oficina, lo que permite sostener ante su
círculo familiar oculta su actividad económica.
172 Sexta sesión, grupo de discusión, 24 de julio de 2013.
103
Prostitución y trabajo
Así, en esta modalidad de trabajo en calle, se facilita el control sobre
el tiempo en el que se trabaja y la negociación de tarifas y condiciones
de la prestación del servicio con el cliente, además de evitar algunos
riesgos presentes en los establecimientos como el consumo de licor. Sin
embargo, el trabajar en la calle representa otros riesgos que las mujeres
asumen. Por la independencia de su trabajo, pueden estar más expues-
tas al cliente, ya que no hay sistemas de seguridad que las pueda pro-
teger, además de la exposición en la calle que para algunas es un riesgo
por la posibilidad de ser reconocidas por alguna persona de su círculo
familiar. Sin embargo, a pesar de las relativas ventajas que puede tener
trabajar en la calle, también tiene dificultades, en especial respecto del
trato con el cliente, quien puede aprovecharse de la libertad de tarifas
que se pacta en la calle, además de las condiciones en el servicio.
Nosotras las mujeres de calle, somos como más… violan una norma con
nosotras como de pronto decirnos “le doy 30 mil pesos”, como por estar un
rato con uno o 20 mil por hacer tal y tal cosa, entonces uno de pronto por
estar necesitado, de pronto por pagar un arriendo, leche, pañales de mi hija o
de pronto la comida de mis tres hijos, uno tiene que bajar la cabeza y hacer lo
que ellos digan. Entonces hay hombres que de pronto son guaches, que hacen
lo que les da la gana con uno y uno de pronto por necesitar ese dinero, porque
uno baja la cabeza ¿sí? Pero por eso nosotras las de calle estamos cansadas de
trabajar así, no hemos tenido la oportunidad de tener ese trabajo como el que
tienen ustedes173.
Las mujeres que trabajan en la calle, si bien tiene libertad de movili-
dad y el control de la negociación, son víctimas ocasionalmente de la
violencia de los clientes, lo que en muchos casos las ha llevado a crear
sistemas de defensa en conjunto, por el constante temor e inseguridad
en que viven174.
173 Se refiere a las mujeres que trabajan en establecimiento que están presentes en el grupo.
Quinto grupo de discusión, 24 de julio, 2013
174 Mediante este sistema, la mujer que es violentada llama la atención rápidamente me-
diante gritos o ruidos, de tal forma que mujeres que se encuentran cerca al lugar, acudan
usando como armas cuchillos o en algunos casos, los mismos tacones para defendese.
Este tipo defensa ha causado la creación de imaginarios sociales sobre la mujer que tra-
baja en la calle, como lo manifestó una al afirmar que “la mujer de la calle es más respeta-
da que la de los negocios, la gente le tiene mucho miedo a la mujer de la calle, por lo que
una de la calle tiene más fama, de que son cuchilleras, de que no sé qué…”. Sexta sesión,
grupo de discusión, 24 de julio, 2013.
104
Carlos Alfonso Laverde Rodríguez
B. Escenario de trabajo en establecimientos
Las mujeres que trabajan sexualmente en establecimientos tienen
unas condiciones por completo diferentes a las mujeres que trabajan
en residencias, lo cual explica un perfil diferenciado. Las mujeres en
los establecimientos por lo general son jóvenes entre los 20 y los 30
años de edad, que en su mayoría provienen de otras regiones del país,
captadas en los establecimientos por recomendaciones de alguna per-
sona o por avisos publicitarios175. Los establecimientos reciben a las
mujeres sin ningún tipo de contrato laboral, aunque se pactan horarios
de ingreso y de salida y se someten a las disposiciones del administra-
dor, condiciones básicas de un contrato laboral. En los establecimien-
tos se logró distinguir dos modalidades de trabajo. En algunos lugares
las mujeres pueden ingresar y salir cuando lo deseen, lo que permite la
movilidad en varios sitios en una misma noche o terminar el día labo-
ral a cualquier hora. En la segunda modalidad, a las mujeres se les paga
una cuota fija por permanecer desde una hora indicada hasta el cierre.
Esta cuota se paga aparte de los ingresos de la prestación de los servi-
cios sexuales176. Esta modalidad se da por días, lo que supone que las
mujeres trabajadoras sexuales deciden qué días trabajar y qué días no.
M6177: Si uno quiere ir a trabajar el fin de semana va y trabaja y se hace la plata,
en otros, todos los días hasta los domingos, se joden más.
175 La captación de mujeres en los establecimientos que provienen de otras regiones, se da
sobre todo por avisos publicitarios (publicados en prensa escrita) en los que se ofrecen
trabajos como meseras en clubes nocturnos, salones de belleza o referencias similares.
Para quien está familiarizado con las reglas en este ambiente, conoce con exactitud que
esta clase de avisos se refieren a trabajo sexual, como se logró conocer en diálogos con las
mujeres participantes en los grupos de discusión. Sin embargo, en entrevista con la Fiscal
Torres quien hace parte de la unidad especializada de derechos humanos en comisión en
la Dirección General de Fiscalías, por medio de estos avisos se engaña a muchas mujeres.
El barrio Santa Fe es el principal receptor de mujeres que pueden ser usadas como vícti-
mas de trata de personas con fines de explotación sexual a nivel nacional o transnacional.
176 Se logró identificar que en algunos establecimientos se ofrece el hospedaje a las mujeres
(en su mayoría provenientes de otras regiones del país), lo que facilita instaurar horarios
fijos de entrada pero no de terminación del día laboral. En estos sitios según información
de las propias mujeres, se les permite descansar entre uno y dos días a la semana.
177 Se diferencia a las personas que intervienen en el grupo de discusión con la letra M si es
mujer y H si es hombre. Seguido de la letra, se coloca un número que identifica a quien
habla. Se realiza de esta forma para mantener el anonimato de las personas participantes
en el grupo de discusión.
105
Prostitución y trabajo
M7: Pero también depende la mujer y lo empapada que esté de todo, porque por
lo menos, yo tengo, digamos la mayoría de aquí, trabajan en establecimiento,
en establecimiento es como si uno tuviera un jefe… “¿jefe puedo comer?”, toca
cumplir un horario, porque hasta tal hora y tal hora.
M8: Como yo trabajo en establecimiento voy a decir, yo trabajo allá, y si yo
llego a cierta hora es con turno, si llego una hora más tarde es sin turno, y ahí
lo maneja uno, yo salgo a las 9, a las 10, a las 11, a la hora que yo quiera… de
las 8 de la noche, si no tengo un turno usted se manda sola.
M9: Depende de los sitios, hay sitios de que la obligan a (quedarse) así haya un
solo hombre, usted tiene que quedarse hasta que ellos quieran cerrar178.
Dentro de los establecimientos, las mujeres tienen dos funciones para
con los clientes. En primer lugar acompañan a los clientes en sus me-
sas, por lo que se paga en algunos casos comisión por el consumo de
licor que realice el cliente, a la mujer que desempeña esta función se le
llama copera. En un segundo momento, las mujeres prestan el servicio
sexual al cliente. Para cumplir esta función las mujeres pueden ubicar-
se tanto en las mesas, como en alguna parte visible del establecimien-
to, en grupo o solas179.
Respecto a la prestación del servicio sexual, es habitual que en los
establecimientos exista una recepción en la que una persona se encar-
ga de administrar el ingreso de la zona en la que están ubicadas las
habitaciones180. En este lugar los clientes pagan el servicio, se hace en-
trega de un preservativo y suben a las habitaciones con la mujer. Una
vez que la mujer entra con el cliente a la habitación, se tiene entre 20
y 30 minutos para la relación. La prestación de servicios sexuales en
Bogotá difiere de otras ciudades y regiones del país, especialmente por
la reglamentación que permite el libre funcionamiento de los estable-
cimientos y residencias. Dentro de los requisitos, se solicita a las muje-
res el denominado “Código de Policía”181, dictado por la sdis, lo que se
178 Sexta sesión grupo de discusión, 24 de julio de 2013.
179 De acuerdo a las observaciones en los establecimientos, algunas mujeres realizan fun-
ciones de striptease que son pagadas por el establecimiento. El baile realizado es una
estrategia para la venta del servicio sexual. En la mayoría de los casos tan pronto la mujer
acaba es solicitada por algún cliente.
180 En dialogo establecido con mujeres, se logró establecer que del precio que se cobra al
cliente, cerca del 30% es para el establecimiento y el restante para las mujeres.
181 El denominado “Código de Policía”, es un certificado que se otorga a trabajadores sexua-
106
Carlos Alfonso Laverde Rodríguez
constituye en la única exigencia para trabajar en la ciudad, además de
contar con la mayoría de edad.
C. Mercado laboral y comercio sexual
El trabajo sexual libremente ejercido se ha constituido como una fuen-
te de empleo alternativa al mercado laboral tradicional. Si bien el mer-
cado laboral femenino se ha ampliado, existen factores que limitan el
acceso laboral a mujeres, razones por las cuales los ingresos percibi-
dos en el trabajo sexual no se equiparan a otros trabajos con baja capa-
citación a los que se tradicionalmente se ha relegado a las mujeres182.
El trabajo sexual representa para las mujeres que lo ejercen de forma
voluntaria, una alternativa de percibir ingresos ante la exclusión del
mercado laboral183, que sea por edad, condición social o baja capaci-
tación, impide alcanzar los beneficios que se obtienen al ejercer esta
actividad. El mercado laboral al que se enfrentan las mujeres, como lo
señala Esquivel184, las ha segregado a los roles considerados como “no
productivos”, por lo que encontrar trabajo es una tarea que les recuer-
da en forma constante su segregación en una especie de naturalización
de la división social del trabajo.
Las oportunidades son pocas, mire yo soy bachiller y no consigo trabajo porque
no tengo experiencia laboral, y no consigo trabajo por eso, y uno consigue
trabajo que de mesera, usted trabaja de domingo a domingo, por $25.000 (13
US$) de siete de la mañana a siete de la noche185.
les por parte de la SDIS, de acuerdo a lo establecido en el Acuerdo 79 de 2003, tras asistir
a un taller anual de derechos humanos y desarrollo personal con una duración total de 24
horas distribuidas en cinco días.
182 Jelin. La mujer y el mercado de trabajo urbano, cit.
183 En un recorrido por la zona realizado el 17 de julio de 2013, una mujer manifestó haber
intentado trabajar en otros oficios, sin embargo por su edad -que era superior a los 40-,
no había logrado entrar a los empleos a los que postuló. Esta mujer tiene habilidades
para la pintura y la cerámica, en lo que había trabajado años atrás, negocio que tuvo
que dejar porque no le daba la rentabilidad que necesitaba. La mujer se mostraba muy
inconforme con el mercado laboral que la discriminaba por su edad. Señaló así mismo la
discriminación por parte de programas como Misión Bogotá, en los que solo se recibían a
personas entre los 18 y los 32 años.
184 Esquivel. La economía del cuidado en América Latina: Poniendo a los cuidados en el centro
de la agenda, cit.
185 Cuarta sesión, grupo de discusión, 10 de julio de 2013.
107
Prostitución y trabajo
En el caso de mujeres trabajadoras sexuales, sus intentos por bus-
car otros empleos, constantemente las hace recordar, por una parte, la
brecha que aún existe en el mercado laboral entre hombres y mujeres y
por otra, la exclusión que tiene su origen en el sistema económico que
segrega por condición de clase social, raza y/o género.
Es que no es el hecho de que uno diga “¡ay!, no es que yo no quiero trabajar”, es
que así son las circunstancias, yo soy bachiller… así usted no me crea yo soy más
preparada que un yogurt, yo tengo técnico, tecnólogo, bueno de todo, tengo
hasta media carrera de universidad y a mí que por la experiencia primero no,
yo por la experiencia he comido mierda, lo he intentado hacer, porque trabajar
en una empresa no es que uno llegue y ya… no, eso es mentira, primero que
por la experiencia, luego que si no se lo dio a su jefe, vea ya perdió también.
Entonces no es que uno diga “¡ay! no, es que yo definitivamente no intenté otra
cosa a ser puta”. No, es que a uno, yo no sé si es que a uno la cara le cambia,
lo ven a uno en una entrevista y ya… y yo he trabajado en buenas empresas,
pero por caerle mal al probo de mi jefe, a mi jefa, vea suerte… me hacen la vida
imposible hasta que me echan o me toca renunciar, y no es porque yo no tenga
estudios o no tenga experiencia, yo estudio y experiencia tengo, pero no sé...186.
El trabajo sexual se presenta como una alternativa laboral, que si bien
no excluye las diferentes formas de violencia de las que son víctimas
las mujeres, en este como en otros trabajos, ofrece la posibilidad, como
lo menciona Lamas Encabo187, de aprovechar la ventaja anatómica de
la receptividad femenina y recibir un nivel de remuneración más alta
que en otras ofertas laborales.
Yo cuando empecé en esto, fue porque yo debía dos meses de arriendo y me
iban a sacar de la casa y yo nunca había trabajado, y yo llegué a un negocio así,
sin saber nada, mejor dicho, y en dos días me hice lo de dos meses de arriendo,
¡en dos días!, que si yo me hubiera metido a trabajar, ni en quince días me
hubiera hecho lo de un mes188.
Los ingresos que perciben las mujeres trabajadoras sexuales de acuer-
do a las observaciones y a los grupos de discusión, son mucho más
altos que en otras ofertas laborales. Este factor explica las razones de
permanencia voluntaria en el ejercicio, aunque resulta una tarea com-
186 Cuarta sesión, grupo de discusión, 10 de julio de 2013.
187 Lamas Encabo. “La marca del género: Trabajo sexual y violencia simbólica”, cit.
188 Quinta sesión grupo de discusión, 24 de julio de 2013.
108
Carlos Alfonso Laverde Rodríguez
pleja y poco certera generalizar promedios y medidas estadísticas so-
bre los ingresos de estas mujeres, ya que las condiciones de cada una
son diversas, así como sus horarios, tarifas, condiciones y contextos
sociales189. El ingreso al trabajo sexual, puede visualizarse como una
serie de etapas en el mercado laboral, en algunos casos comienza con
opciones laborales en las que las mujeres son víctimas de violencia de
género y de segregación laboral.
En mi caso, yo iba a buscar un trabajo y no faltaba el que se enamoraba de mí y
tenía que dárselo o sino me echaba… o sea, yo no terminé el colegio y los únicos
trabajos que conseguía siempre me pasaba, por ejemplo, yo se lavar carros,
yo empecé a lavar carros, y entonces los taxistas todos “ay que me lo lave, que
me lo lave” y los otros jugando cartas, pues claro, me echaron porque todos
querían que yo les lavara los carros, entonces también me echaron por eso...190.
En otros casos, las mujeres dadas las circunstancias relacionadas con
su contexto social, encuentran en el comercio sexual una alternativa
que otro segmento del mercado no puede cubrir.
¿Por qué trabajo en esto? Desde los 15 años y medio me fui de la casa, nunca
pude vivir con mi mamá, con mi abuelita, me trataban mal, “peladita perra
hijueputa, ojalá consiga marido y que se la lleve y que yo no sé qué”, entonces,
pues conocí a una amiguita que me dijo “no, usted es bonita entonces métase
en este cuento” y pues me fui a este cuento y ahí me quedé...191.
Llama la atención que las mujeres que ya han trabajado sexualmente,
tienen etapas en las que intentan cambiar de ocupación, pero vuelven
de manera constante al trabajo sexual por cuenta de la precariedad
laboral en otros ámbitos, además del nivel de ingresos recibidos en
esta actividad. Las mujeres que han trabajado en el comercio sexual,
encuentran en otros ámbitos laborales restricciones como horarios,
ingresos y/subordinación que en el trabajo sexual mucha veces no tie-
nen, por lo que el retorno al comercio sexual es constante.
189 La tarea de cuantificar los ingresos de las mujeres trabajadoras sexuales, como forma de
legitimar posiciones sobre el fenómeno, ha ocupado un interés en los diagnósticos oficia-
les y han olvidado que en un contexto reglamentario, como el caso de Bogotá, las mujeres
deciden de acuerdo a las ofertas del mercado laboral las mejores opciones disponibles.
190 Cuarta sesión, grupo de discusión, 10 de julio de 2013.
191 Tercera sesión, grupo de discusión, 10 de julio de 2013.
109
Prostitución y trabajo
La última vez que yo trabajé en esto, yo me estaba quedando en la calle, me
pasó de todo en la calle, me volví mierda, y me fui para allá para Salitre Plaza
y allá una señora me dijo “bueno, usted se va a quedar acá, me va a hacer el
oficio”. Mejor dicho, bueno, entonces yo dije “bueno, mientras yo busco otra
salida” y no, que como no se lo quería dar, no, me sacó, ni siquiera me dio ropa,
me sacó de la casa192.
Aunque en el trabajo sexual las mujeres son víctimas de diferentes ti-
pos de violencia, algunas que han intentado cambiar de trabajo regre-
san con el tiempo por algunos beneficios, como el ingreso recibido. Al
preguntarles a las mujeres las razones por las cuales, a pesar de los
riesgos que se sufren en el trabajo sexual, continúan en esta actividad,
una de ellas manifestó:
M1: Por la necesidad, porque yo he trabajado en otros lados y siempre vuelvo
y caigo.
P: ¿Por qué?, cuéntame ¿Por qué?
M1: Porque no alcanza la plata, porque no es tan rápido el pago, porque los
diarios uno los necesita es ya, todos los días y la quincena se demora, para los
transportes, para el almuerzo, ¿qué pasa en estos sitios? Apenas uno llega, o
bueno de una vez, pero uno ya entrando tienen lo del turno, y rato más una
ficha o media o en fin...193.
Es interesante observar que las mujeres constantemente usan la pala-
bra “caer”, cuando se refieren a desempeñarse de nuevo como traba-
jadoras sexuales después de haber cambiado de actividad económica
transitoriamente, conciben el trabajo sexual como una actividad eco-
nómica en la que la persona entra en estado de decadencia, de mar-
ginación. Es común, bajo esta lógica, encontrar referencias a “salir”
cuando se intenta dejar el trabajo sexual o a “caer”, como si se hiciera
referencia a fenómenos de dependencia como el alcohol o las drogas.
El trabajo sexual siempre será una alternativa una vez conocidos sus
beneficios (cuando se asumen las desventajas que implica su ejerci-
cio), más cuando las facilidades en términos de la adquisición rápida
del dinero es una condición.
192 Cuarta sesión, grupo de discusión, 10 de julio de 2013.
193 Tercera sesión grupo de discusión, 10 de julio de 2013.
110
Carlos Alfonso Laverde Rodríguez
M1: Yo creo que en mi caso, yo digo es por eso, yo he trabajado en bares, toca
esperar hasta la quincena, y el transporte de todos los días, pagan almuerzo,
entonces yo que digo, voy a trabajar esta noche, o más tarde, o hoy o mañana
y no llego a la casa sin plata.
M2: Digamos, yo estaba trabajando de mesera en un restaurante, el día lo
pagan a uno en $22.000, si a uno le quiere dar propina, tiene que estar desde
las siete de la mañana hasta las cuatro o cinco de la tarde, llegan y le pagan a
uno digamos como $25.000, descuente los pasajes, los pasajes del otro día,
entonces uno no ve la plata, mientras uno sabe que hace lo que hace y nos
ponemos en un día, $30.000, $100.000, uno gana muchísima más plata, ¿si me
entiende?, entonces es ahí donde uno empieza a ver que son más las ganancias
así y no en el trabajo194.
Por otra parte, las mujeres que ya han trabajado alguna vez como se-
xoservidoras, comprenden de una forma diferente las condiciones la-
borales, lo que las hace contrastar las ganancias/condiciones de un
trabajo con otro. En el trabajo sexual, los horarios en la mayoría de los
casos son escogidos por las sexoservidoras, así como los días labora-
dos, además de percibir los ingresos de inmediato, entre otros bene-
ficios que están ausentes en otras ofertas laborales. Así, las mujeres
sienten cuando intentan trabajar en otros oficios, que son explotadas
y que los ingresos que perciben en un nuevo empleo no serán sufi-
cientes, condiciones que las coloca en un estado de continuo retorno al
trabajo sexual.
Hasta uno en su primer día uno se equivoca, yo me equivoqué por preguntar,
porque la cocina yo la tenía bien, las cosas, había que hacerles el desayuno a los
obreros, a los panaderos, yo les hacía el desayuno y todo, y la señora me trató
mal, siempre me pasa eso, también estuve en un hotel y la señora “mire cómo
tendió esas camas”, como corría esas cobijas y todo, “es que no organizó las
habitaciones que yo arreglé”, siempre me veo obligada en todos los negocios,
es que por ese abuso, no es porque yo quiera, es por esos abusos195.
Por otra parte, las condiciones en contraste con otros mercados labo-
rales, expone a las mujeres trabajadoras sexuales a un futuro incierto
debido a la carencia del reconocimiento legal de las garantías laborales.
194 Tercera sesión grupo de discusión, 10 de julio de 2013.
195 Ídem.
111
Prostitución y trabajo
Existe una ausencia de mecanismos de protección como el derecho a
pensión, la vinculación a seguridad social o a una aseguradora de riesgos
profesionales. En este trabajo, como se ha demostrado en algunos casos,
existe subordinación por parte de los dueños de establecimientos, sin
embargo no existe la figura legal que ampare este contrato laboral.
Quien se dedica al trabajo sexual queda excluido de las garantías la-
borales que ofrecen el marco legal colombiano para los trabajadores. El
no tener un contrato laboral, dificulta mantener cuentas personales en
bancos al momento de tener que demostrar la fuente de los ingresos, así
como acceder a préstamos de cualquier tipo, resulta imposible cuando
no se puede comprobar un contrato laboral en el que se registre un sala-
rio mensual. De esta forma, el trabajo sexual representa una alternativa
laboral en la que se perciben mayores ingresos en contraste con otras
ofertas laborales. El nivel de capacitación o de experiencia no parece im-
portar, este mercado laboral incentiva a quedarse en él. Sin embargo, las
condiciones laborales que se facilitan en el trabajo sexual como manejo
del horario en algunos casos, o los ingresos superiores de acceso inme-
diato, encubren condiciones en las que los derechos en materia laboral
aún son inciertos y quedan en suspenso por cuenta de la inexistencia de
un marco jurídico que reglamente este trabajo y las defienda.
Las condiciones laborales en contraste con otros empleos, hacen
que quien decida ejercer el trabajo sexual en un establecimiento, bajos
las condiciones de horario, salario y subordinación, acepte de forma
explícita una precariedad en cuanto a derechos laborales se refiere, sin
contar la vulneración de otros derechos. Es decir, que bajo los vacíos
jurídicos en el trabajo sexual, la explotación laboral y la vulneración
de los derechos se asumen y aceptan por el ingreso percibido como
contrapeso.
III. Riesgos y violencia
La prestación de servicios sexuales remunerados es una actividad eco-
nómica en la que por múltiples factores, las condiciones distan mucho
de ser como las de otras actividades dentro del mercado laboral. El es-
tatuto bajo el que se concentra el trabajo sexual encuentra fuertes limi-
taciones como el acceso y la vulneración a derechos laborales, aparte
de la exposición del estigma y a la violencia física y/o psicológica. Se
podría afirmar que, por cuenta de los efectos de la violencia simbólica,
112
Carlos Alfonso Laverde Rodríguez
quien trabaja sexualmente asume los riesgos, porque los efectos del es-
tigma sobre la concepción del uso del cuerpo para fines sexuales remu-
nerados residen en quien lo ejerce. Esta actitud no es unívoca, ya que
así como se ha logrado evidenciar un conocimiento de los derechos por
parte de la población, el cual se invoca cuando se sienten en estado de
desprotección, lo que no representa la eliminación de riesgos y la pre-
sencia de diversas formas de violencia. En el transcurso de la presente
investigación, se han logrado identificar diversos tipos de violencia y
de riesgos a los que se exponen las mujeres trabajadoras sexuales. Para
fines de claridad, los factores de vulneración se han clasificado en dos
grupos, derivados de la condición que facilita el estigma del trabajo
sexual: riesgos en materia de salud y manifestaciones de violencia en
el trabajo.
A. Riesgos sociales: el estigma
El trabajo sexual en contraste con otras ocupaciones laborales, difiere
por sus condiciones de representación simbólica construidas a partir
tanto del estigma en el uso del cuerpo con fines comerciales, como de la
condición femenina de quienes en su mayoría lo realizan. El estigma del
trabajo sexual, recae en quienes lo ofrecen, lo cual tiene consecuencias
en términos de riesgos y vulneraciones a sus derechos, no solo en el es-
pacio y el tiempo de trabajo, sino que se irradia a otros escenarios como
el familiar. Sumado al estigma del trabajo sexual, la carga de los manda-
tos de género, reprime las manifestaciones de la sexualidad femenina y
mucho más cuando se prestan servicios sexuales remunerados.
El estigma del trabajo sexual recae en especial sobre las mujeres
que lo ejercen. La sexualidad de las mujeres es percibida desde un án-
gulo opuesto al de los hombres,
la conceptualización cristiana del sexo como algo pecaminoso, y de la mujer
como la incitadora al pecado, ha imprimido una valoración distinta a la
sexualidad masculina y femenina196.
Ser trabajadora sexual impone categorías y formas de percepción muy
diferentes al hombre trabajador sexual, basadas en la denigración a
196 Lamas Encabo. “La marca del género: Trabajo sexual y violencia simbólica”, cit., p. 269.
113
Prostitución y trabajo
partir del uso que se da a la sexualidad femenina, la cual bajo la lógi-
ca del sistema sexo-género es castigada y el estigma aparece como su
principal dispositivo de control.
La mujer por ser mujer es una puta, de una vez tenga más duro, porque acá
vivimos en una sociedad machista donde la mujer es recriminada por todo.
Al hombre no se le mira, el hombre puede ser gay y puede ser lo que sea,
pero el hombre es hombre, al hombre no se le mira pero a uno de mujer si [...]
La misma familia de uno y los mismos hijos de uno lo desprecian a uno y lo
discriminan...197.
A la población de trabajadoras sexuales el acceso a derechos y con-
diciones laborales justas, de acuerdo al marco jurídico, les son nega-
dos como si fuera el precio que se debe pagar por la transgresión a los
mandatos de género, mediante el uso de su cuerpo y su sexualidad en
un ámbito laboral.
Nunca se va a reglamentar así porque si, el hecho de que usted salga a la calle y
“felicitaciones ahí va la persona que se acuesta con todos los hombres”, no va a
ser así. Por eso muchas callan y eso es lo que yo estaba diciendo ayer, muchas
callan por el miedo a los demás, al rechazo público, al rechazo de que tu hijo el
día de mañana diga “mi mamá hizo esto y esto…”, entonces uno se estigmatiza
y se calla, pienso yo198.
Uno de los puntos problemáticos en el escaso reconocimiento de la
actividad y sus condiciones, es que tanto el contexto como las muje-
res que se dedican a esta actividad, reconocen en el trabajo sexual una
transgresión a la concepción del cuerpo femenino en el orden social.
Resulta, que la aceptación de la dominación por parte del dominado,
es la forma más económica que se adecua a la economía del sistema199.
La violencia simbólica que permea el contexto del trabajo sexual, se
constituye en la principal fuente de aceptación de las condiciones la-
borales, lo que crea una barrera que protege a quienes se aprovechan
de esta condición y coloca en situación de riesgo y desprotección a las
mujeres.
197 Primera sesión grupo de discusión, 26 de junio de 2013.
198 Ídem.
199 Bourdieu. El sentido práctico, cit.
114
Carlos Alfonso Laverde Rodríguez
B. Riesgos en salud
Los riesgos presentes en el trabajo sexual en materia de salud, pueden
ser de diversos tipos, aunque se han identificado dos: riesgos al conta-
gio de una enfermedad de transmisión sexual -ets- y riesgos asociados
al consumo de sustancias alucinógenas y alcohol. Las ets, son un ries-
go permanente por la alta actividad sexual que supone este trabajo. Sin
embargo, los peligros no derivan únicamente por la falta de cuidado de
las mujeres. La petición de clientes de mantener relaciones sexuales sin
preservativo es un peligro ya que, si bien existe una conciencia de los
riesgos de no usarlo, los ingresos adicionales percibidos por practicar
relaciones sexuales sin protección, incentivan a este tipo de práctica.
Si me ha pasado que estoy con un cliente, era un señor que estaba todo
rasguñado, como si lo hubiera rasguñado un gato. Estaba conmigo y cuando
ya iba a hacer esto, se quitó el preservativo y a hacerlo sin condón y eso me
agarró duro de las manos y yo con todas las fuerzas y le dije “me salgo ya de
aquí”, y me dijo “usted de aquí no sale, lo vamos a hacer así y por eso le pagué
que sin preservativo...”200.
En otro momento, a propósito del uso del preservativo las mujeres ma-
nifestaron:
Preceptor: Ustedes me mencionaban el tema del preservativo, que el cliente
no quería seguirlo usando. ¿Es muy frecuente que el cliente no quiera usar
preservativo?
M2: El 70% de los hombres.
M3: Hay algunos hombres que ofrecen a uno hasta más.
M4: Siempre quieren pagar más.
M5: A mí me ha pasado, y yo les digo “bueno y usted tiene relaciones sin
preservativo y ¿a usted no le da miedo estar con una persona como yo, que en
una noche me puedo acostar con 30 o 40 personas?, ¿no le da miedo que yo
tenga alguna enfermedad?, que pena pero no”. Entonces el cliente ya empieza
a reaccionar, “entonces imagínese, usted es el décimo que está conmigo”,
entonces ahí ya no201.
200 Tercera sesión grupo de discusión, 10 de julio de 2013.
201 Ídem.
115
Prostitución y trabajo
La transmisión de ets/vih no solo es un riesgo al que están expues-
tas las trabajadoras sexuales, también es necesario reconocer el papel
del cliente, el cual representa un agente de trasmisión, no solo para las
mujeres sexoservidoras sino también para las parejas sentimentales.
Otro de los peligros que se derivan del preservativo es el desconoci-
miento sobre su correcto uso. Se logró establecer que en muchos casos
las mujeres no dan buen uso de estos202, emplean dos preservativos
simultáneamente o lubricantes inadecuados.
Los riesgos relacionados con la relación sexual representan factores
de peligro para el cuidado de la salud, sumado a que no todas las mu-
jeres tienen prácticas de autocuidado y no asisten a centros médicos203
a la realización de exámenes de ets/vih204. Por otra parte, en espe-
cial dentro de los establecimientos, es común el consumo constante
de alcohol y drogas que hacen parte del ambiente laboral, además de
constituir una estrategia para percibir ingresos205. Dentro de los esta-
blecimientos, es común el consumo de licor por parte de los clientes,
sin embargo es ofrecido a las mujeres quienes deciden tomarlo o bo-
tarlo sin que el cliente logre darse cuenta206. En determinadas ocasio-
202
En el recorrido realizado el 17 de julio de 2013 en el barrio Santa Fe, con integrantes de
la organización Asmubuli, se repartieron preservativos y lubricantes, en este momento se
logró establecer el bajo conocimiento de algunas mujeres en el uso del preservativo. Para
algunas mujeres el uso de hasta dos preservativos por relación constituye una práctica
habitual, bajo la creencia de que se brinda una mayor protección.
203
En algunos casos, las mujeres no asisten a centros médicos e incluso a los talleres ofre-
cidos por la sdis, por que se tiene la creencia que al asistir a una entidad pública se va
a quedar registrada en alguna base de datos que luego puede afectar el pasado discipli-
nario. El miedo a ser reconocidas como trabajadoras sexuales por una entidad oficial
impide el acceso de las mujeres a los servicios institucionales.
204
Dentro del marco jurídico de la ciudad, no se establece la obligatoriedad de tomar exáme-
nes médicos, aunque los centros de salud ofrecen servicios a bajos costos para la realiza-
ción de exámenes de ets/vih.
205
Para el momento de la noche en la que se habló con una mujer (cerca de las 3:00 a. m.),
comentó que aún no había realizado servicios, aunque un cliente le había pagado $100.000
por consumir cocaína con él. Le pregunté si esta práctica era habitual y comentó que si lo
era, aunque ella muchas veces lo botaba sin que el cliente se diera cuenta. En ese mismo
momento llegó otra mujer, estaba muy enérgica, no duró mucho con nosotros antes de irse.
La mujer con la que estaba indicó que muy probablemente había consumido éxtasis. Tiempo
después, al entrar al baño de hombres se encontraban dos clientes consumiendo cocaína.
Los hombres consumían la droga con tranquilidad, aunque muy cerca se encontraban me-
seros y personas de seguridad del establecimiento, por lo que se deduce que el consumo de
diversas sustancias es habitual en este establecimiento (Diario de campo, 28 de junio 2013).
206
El licor que es ofrecido por el cliente, en algunas ocasiones, es recogido con complicidad
de los meseros y finalmente no se consume por la mujer.
116
Carlos Alfonso Laverde Rodríguez
nes se observó que el consumo de alcohol por parte de las mujeres es
constante, incluso en algunos momentos se logró visualizar mujeres
en estado de embriaguez. No obstante, ellas mismas manifiestan que
no es obligatorio el consumo de licor y afirman que existen estrategias
que se desarrollan para engañar al cliente:
Yo a veces ni tomo, yo lo boto, porque acá más de una debe saber cómo
funciona en el negocio. Si uno trabaja en un negocio no hay necesidad de
emborracharse, mientras el cliente está hablando uno “ay si mi amor” y uno
“espérame voy al baño” y lo bota. Yo no tengo necesidad de emborracharme en
un negocio, olvídese, yo no tengo necesidad [...] y me gastan hasta de a botellas
y los meseros me ayudan a sacar207.
Sumado al riesgo de consumo constante de alcohol, fue denunciada
por las mujeres la venta de licor adulterado.
Yo si le iba a preguntar una cosa, yo si estoy de acuerdo. Nosotras estamos
haciendo el código y que la policía, y que todos los establecimientos que el
trago sea legal, porque a veces en los establecimientos el trago es chimbo208, a
veces la policía no le pone cuidado a eso y llegan, y a veces porque los dueños
de los establecimientos les dan plata [...] Eso sí es bueno que le pongan atención
a eso, uno está haciendo el código de policía y los dueños del establecimiento
con él licor chimbo [...] Y el que se jode es uno porque uno tiene que botarlo o
tomárselo...209.
La denuncia fue realizada por varias mujeres en diferentes momentos,
lo que resalta una realidad que no solo se presenta en uno, sino en va-
rios establecimientos, es evidente que la venta de bebidas adulteradas,
es un riesgo muy alto que puede afectar seriamente la salud no solo de
las mujeres trabajadoras sexuales, sino de quienes consumen este licor.
C. Manifestaciones de violencia
La estigmatización a la población en su doble condición de mujeres y
trabajadoras sexuales, crea las condiciones para que la violencia en el
trabajo sexual provenga de diferentes ángulos. La violencia simbóli-
207 Sexta sesión grupo de discusión, 24 de julio de 2013.
208 Esta expresión hace referencia a algo que es falso, adulterado.
209 Tercera sesión grupo de discusión, 10 de julio de 2013.
117
Prostitución y trabajo
ca naturaliza y explica las manifestaciones de violencia a la que están
expuestas las mujeres. De igual manera, ordena el medio de trabajo y
facilita las condiciones para que las mujeres acepten la violencia como
un “precio” que se debe pagar por la transgresión sexual que cometen
desde una perspectiva androcéntrica. Al interior del espacio geográ-
fico en el que se ubica la zesai, se han logrado establecer tres agentes
principales que ejercen violencia en distinto grado a las mujeres: admi-
nistradores, clientes y fuerza pública (policía), los cuales en su mayoría
son hombres210. Los administradores suelen ejercer un estricto control
de las mujeres para favorecer y satisfacer a los clientes. Aunque no es
una regla general el maltrato hacia las mujeres, algunas manifestaron
las duras condiciones en las que se les exige el cumplimiento de exte-
nuantes horarios211 en el caso de algunos establecimientos y la compla-
cencia a los requerimientos de los clientes.
El dueño ponía a doña Ana y doña Ana es jodidísima. Yo no sé si a usted le toca
hacer visita allá donde doña Ana, esa señora es jodidísima y los hombres se
aprovechan de eso, que como ella es jodida y estrictísima con las mujeres y el
hombre dice que lo acosó, que no, que muy rápido, le pone la queja a doña Ana
y doña Ana la echa, no lo pueden dejar trabajar, los hombres abusan de eso212.
Es necesario resaltar, que así como se señalaron las duras exigencias
por parte de ciertos establecimientos, también se reconoció que algu-
nos administradores y trabajadores en general, como meseros y guar-
dias de seguridad, protegen en todo momento a las mujeres de cual-
quier agresión o abuso por parte de los clientes. Como se ha señalado,
la figura del cliente desaparece en la normatividad y en las acciones
institucionales; sin embargo, aparece reiterativamente como un actor
clave en la vulneración de los derechos de las mujeres trabajadoras
sexuales. Establecer una tipología que caracterice al cliente, rebasa los
210 Las denuncias de violencia a las mujeres por parte de policías, administradores y clientes
se realizaron durante las sesiones de los grupos de discusión bajo el compromiso de ano-
nimato. Los nombres utilizados han sido cambiados.
211 En observaciones y diálogos con mujeres de un establecimiento, se pudo establecer que
su horario de ingreso era alrededor de las 17:00 y la salida podía prolongarse hasta las
10:00 del otro día, lo que sumaba cerca de 15 horas de trabajo. Esto se pudo constatar en
un solo establecimiento, el cual tiene una condición legal diferente a los demás estable-
cimientos que permite la continuación del horario después de las 3:00, hora hasta la que
está permitido el funcionamiento de lugares de este tipo en la ciudad.
212 Sexto sesión grupo de discusión, 24 de julio de 2013.
118
Carlos Alfonso Laverde Rodríguez
objetivos de esta investigación, sin embargo, dentro de un amplio pa-
norama se avizora una multiplicidad de perfiles, que no en todos los
casos violenta a quien presta el servicio sexual. Dentro del comercio
sexual, es común que se considere que la trabajadora sexual debe cum-
plir las funciones que no realiza una mujer decente, que en muchos ca-
sos se sustenta bajo el imaginario de la esposa pura, de la mujer buena.
Bajo este contexto, es un común denominador encontrar en los re-
latos de mujeres trabajadoras sexuales, el maltrato por parte de los
clientes, quienes consideran que como sexoservidoras deben hacer
realidad sus más profundas fantasías o aberraciones, no deben negar-
se. Como mandato de género, el cliente puede sentir que la mujer que
presta el servicio sexual no es digna de un buen trato, pues es la mujer
de la calle, es la “puta”.
Ellos hacen lo que no pueden hacer con las mujeres [...] ellos saben que a la
mujer no la van a tambalear, ni a insultar, ni le van a decir esta puta, creen que
por pagar lo pueden tratar a uno mal y se creen dueños de uno213.
Las agresiones y la violencia pueden presentarse en cualquier lugar,
ya sean en el mismo establecimiento o en la calle. Algunas, en otra mo-
dalidad más riesgosa se van con los clientes fuera de la zona214, acción
que pocas realizan debido al riesgo que supone no contar con ningún
tipo de protección.
El año pasado un 31 de octubre, me contactó un muchacho. Me dijo (llegó
vestido de preso con la cara pintada y todo) “¿cuánto me cobras por ir a mi
apartamento?”, yo le dije “tienes que pagar una multa que te vale 140 y yo
te cobro 300, pero tienes que dejar la plata aquí”, “vamos”. Sin más me fui,
y era en la 160 con Boyacá, nunca se me olvida ese apartamento. Llegamos
y cuando entramos al apartamento totalmente vacío, y yo le pregunté “¿por
qué tienes ese apartamento vacío” y él “no, que porque lo estoy vendiendo”, y
salieron dos tipos más de la habitación, me dijeron “y es que vamos a culiar”,
así vulgarmente y yo “¡ah listo!, que el uno me pague 300, el otro 300 y yo
listo”, y me dijeron “es que ustedes son perras y están acostumbradas”, y me
metieron una trompada que yo quede tirada en el piso, el piso era de alfombra
213 Cuarta sesión grupo de discusión, 10 de julio de 2013.
214 En establecimientos se puede logar el contacto con la mujer para luego poder ir a otro
lugar. Es necesario pagar lo que se denomina “ficha” que se constituye como en un valor
adicional que es asumido por el cliente y es pagado al establecimiento por el “derecho”
de salir del mismo con la trabajadora sexual.
119
Prostitución y trabajo
y con la fricción de mi cuerpo con la alfombra me hizo una cicatriz, y cuando
me desperté uno por acá, uno por detrás y otro metiéndomelo, ¿qué podía
hacer? Nada, si ve215.
Los clientes representan quizá el actor que vulnera con mayor frecuen-
cia los derechos de las mujeres. Aunque en los establecimientos y en la
calle existen mecanismos de defensa y protección, las mujeres no pue-
den tener certeza sobre su seguridad, porque la violencia puede venir
de cualquier parte. Así como la violencia puede venir de los clientes
o de los administradores, de acuerdo a los relatos de las mujeres, la
policía también es unos de los principales agentes en la vulneración de
derechos con la que los trabajadores sexuales deben convivir a diario.
(el policía) me subió al camión y ahí iban dos nenas, y se hizo en un rincón
para el lado del camión allá, y él cogió una de esas viejas y ellas llore y que no
las multara, y por allá se las llevó. Yo creo que se puso a que se las chuparan y
a la vuelta subió a unos indigentes y la vieja ¡pum! Salió corriendo, y entonces
antes de que llegáramos a la upj y me dijo “usted que va a dar”, y yo le dije “yo
no tengo plata” y me dijo “pero podemos estar hablando” y yo le dije “¿qué
quiere que yo le dé? si yo no tengo nada”, “si quiere antes de yo bajar a esta
gente y se queda en el camión”, y yo “¿qué voy a hacer en el camión?”, y me dijo
“¡ay! Usted siendo una puta y ¿no va a saber qué es?”216.
Con el reconocimiento de la actividad en el marco jurídico, en espe-
cial con el Acuerdo 079 de 2003, existe un marco legal que protege a
quien ejerce el trabajo sexual y contrarrestó abusos, sin embargo, aun
las mujeres siguen denunciando la presión y el maltrato de policías.
Finalmente, uno de los riesgos que vulneran los derechos de las muje-
res sexoservidoras lo representan ellas mismas. La violencia ejercida
entre mujeres sexoservidoras es un riesgo permanente que deben asu-
mir cuando trabajan.
Más casos de agresión entre compañeras, entre las mismas trabajadoras
que el caso de que llegó el tipo y la cogió y le pegó, es más agresión en el
establecimiento por las compañeras, porque llegó una, entonces “le voy
a cortar la cara” y la amenaza, entonces “le voy a chuzar el rabo”, porque la
mayoría de operadas que llegan a un establecimiento, “que esta hijuetantas”,
lo estoy diciendo porque realmente es así [...] “a esa le vamos a chuzar el
215 Sexto sesión grupo de discusión, 24 de julio de 2013.
216 Cuarta sesión grupo de discusión, 10 de julio de 2013.
120
Carlos Alfonso Laverde Rodríguez
rabo”, entonces la pelada se tiene que ir por que se lleva una puñalada, le van
a reventar la prótesis, te van a hacer un mal, entonces la pelada se tiene que ir.
Entonces es así, entonces el peligro no es sólo que está con los hombres, el que
entró [...] El peligro está con las mismas compañeras y más cuando se manejan
cantidades excesivas de mujeres de 40 o 50, y en donde la que hizo más y
fletió217 y que hizo, entonces ahí esa hay que cogerla porque fletió y yo no sé
qué, es así, entonces el peligro está en las mismas compañeras...218.
La competencia en este ámbito laboral, conduce a que las mujeres
sexoservidoras se conviertan en una amenaza entre ellas mismas. La
captación de clientes se convierte en el principal motivo de disputa y
confrontación, cuando se considera un cliente como suyo y éste decide
tomar la prestación del servicio con alguna otra mujer, representa un
motivo que puede llevar a escenarios de violencia en el que se enfren-
tan las mujeres por la captación de más clientes. En algunos casos, se
logró establecer que los clientes recurren a la prestación del servicio
sexual con la misma mujer. Según la sdis219, en datos confirmados por
la caracterización del cliente, afirma que el 23% de los clientes llegan
a los establecimientos a buscar la misma mujer y el 21% reconoce ha-
berse enamorado de una mujer sexoservidora.
IV. Derechos y reivindicaciones
El reconocimiento del trabajo sexual dentro de la normatividad jurí-
dica en Bogotá, ha aportado al mejoramiento de las condiciones y los
derechos de quienes ejercen este trabajo. El desconocimiento que se
presentó en la normatividad hasta comienzos del siglo xxi, permitió un
mayor número de abusos por cuenta de los actores involucrados como
policías, clientes y administradores, al no existir un marco legal que
permitiera conocer un horizonte de protección y un derecho paras los
sexoservidores. Una mujer que trabaja desde la década de los 1990 en
el barrio Santa Fe, manifestó acerca de la reglamentación del trabajo
sexual en la ciudad:
217 Este término hace referencia a una acción tramposa que se realiza en el trabajo, puede
ser asumida como un sinónimo de robar.
218 Primera sesión grupo de discusión, 26 de junio de 2013.
219 Secretaría Distrital de Integración Social. Foro: Hablemos de prostitución, Bogotá,
2009.
121
Prostitución y trabajo
En el trabajo sexual los abusos eran impresionantes, las amanecidas en las
estaciones como animales. Yo digo que si algún día habría justicia, la Policía
Nacional nos debe a nosotras las mujeres por todo el maltrato que cometió
contra nosotras, porque yo (fuimos) víctimas de ese maltrato tan terrible que
nos dieron...220.
En otro momento, una mujer señaló:
Han habido cambios significativos, tanto que hoy en día la policía no puede
atropellarte en el establecimiento o en el trabajo, y que ya está visto como un
trabajo, cambiaron las palabras, porque a uno antes le decían puta, perdón
por los niños, ramera, todas las palabras de lo más despreciable y hoy en día
cambió a trabajadora sexual, que ya no es esa palabra tan agresiva como las
otras, y ya la policía no se la lleva presa por 24 horas. Lo que me pasó a mí, 24
horas me llevaban a ese patio con ese frio, yo tengo un asma, un problema en
los pulmones de esas amanecidas que me metieron allá [...] Pero si claro, ha
habido cambios, hoy en día la trabajadora sexual tiene más respeto y no es
abusada por parte de las autoridades ahora como antes221.
El mejoramiento en las condiciones y en las libertades para el ejercicio
del trabajo sexual se ha consolidado de acuerdo al cambio jurídico en
la ciudad, lo que permite aportar a su apropiación y defensa por parte
de los sexoservidores. Las mujeres que prestan servicios sexuales en
la zona, realizan su trabajo de forma autónoma. Quienes trabajan en la
calle, manejan sus horarios así como los días en que lo hacen, por su
parte quienes trabajan en establecimientos tienen condiciones, en al-
gunos casos, para fijar un contrato laboral, aunque aún en este caso, las
mujeres que trabajan bajo esta modalidad lo realizan sin ninguna coac-
ción aparente222. En Bogotá, las condiciones laborales para el ejercicio
del trabajo sexual han permitido que las sexoservidoras se apropien y
defiendan sus derechos, al reconocer que su actividad debe tener las
mismas garantías, así como deben gozar de la misma protección que
cualquier trabajador en otro sector de la economía.
220 Primera sesión grupo de discusión, 26 de junio de 2013.
221 Ídem.
222 En los recorridos realizados por la zona, tanto en residencias como en establecimientos,
además de los diálogos sostenidos con mujeres trabajadoras sexuales en diferentes esce-
narios, no se manifestó la existencia de alguna forma de coacción para ejercer el trabajo
sexual. En todos los casos se manifestó la libertad y autonomía del trabajo.
122
Carlos Alfonso Laverde Rodríguez
Preceptor: ¿El trabajo sexual es como cualquier otro?
M1: Claro, pues no es como cualquier otro, pero si es un trabajo, es que es un
trabajo, fuera de charla si es un trabajo, que no es como cualquiera, porque si
fuera como cualquier otro, entonces uno tendría cesantías, primas, sueldos
fijo, pero es que no es como cualquier otro, pero si es un trabajo y es el derecho,
uno tiene el derecho al trabajo223.
Sumado al panorama estrictamente laboral, las acciones por parte de
las instituciones distritales, que si bien no son óptimas, sí han permiti-
do la protección de los derechos de la población. Las mujeres sexoser-
vidoras que transitan de forma continua por el territorio nacional, han
preferido en muchos casos la ciudad de Bogotá, por las condiciones
que facilitan y protegen el acceso a sus derechos.
Acá la ley es diferente, acá por lo menos uno tiene muchos beneficios y muchas
leyes, por ejemplo, digamos que uno de saber que va al control de sanidad ya
saben que es trabajadora sexual todo el mundo la [...] en cambio usted viene acá
y dice que es trabajadora sexual y antes se le abren las puertas, entonces ha sido
más rápido todo, uno acá tiene muchos oportunidades, en otros lados no224.
Por otra parte, los escenarios de reivindicación de los derechos de las
personas trabajadoras sexuales no se han quedado tan solo en accio-
nes institucionales aisladas, sino que además se han creado espacios
en los que se construye una visión en los planes y programas para la
población. La participación en escenarios de toma de decisión en la
ciudad por parte de trabajadores sexuales, ha permitido, por una parte,
entrever realidades en el escenario del trabajo sexual, por otra parte, la
creación de estrategias de atención y cubrimiento a sus necesidades.
Se ha logrado en algunos sectores, la atención prioritaria a las compañeras
adultas mayores en ciertos programas. Se ha logrado que nosotras como
trabajadoras sexuales estemos sentadas en los espacios políticos como es el
Congreso, estar debatiendo, estar en la mesa de trabajo distrital con la oficina
de integración social que hoy en día, se habla de mesa de prostitución y hoy el
80% habla de trabajo sexual, porque eso es un trabajo y en las medidas que se
están llevando a cabo todo este proceso, está resultando la palabra clave que
es trabajo sexual y no prostitución225.
223 Sexta sesión grupo de discusión, 24 de julio de 2013.
224 Ídem.
225 Entrevista a Fidelia Suárez de Asmbuli, 24 de junio de 2013.
123
Prostitución y trabajo
El impacto de la normatividad jurídica sobre el trabajo sexual se
puede describir desde dos ámbitos. Por una parte, el escenario de las
instituciones distritales como del mismo espacio de trabajo, ha permi-
tido beneficios que no se dieron durante un periodo previo de clandes-
tinidad de la actividad, por lo menos en lo que a marcos jurídicos se
refiere. Además de los cambios que se hayan dado desde las institucio-
nes, uno de los efectos más interesantes a partir del reconocimiento y
la reglamentación del trabajo sexual en la ciudad, es la apropiación que
han hecho las mujeres del derecho al trabajo, de asumir su actividad
como actividad laboral legítima. Esta condición permite un despliegue
de la mujer sexoservidora que pasa de ser una víctima o incluso una
delincuente, a ser una mujer trabajadora que tiene derechos que de-
ben ser protegidos a pesar que el estigma la exponga a escenarios de
violencia, que en muchos casos siguen siendo naturalizados.
V. Acciones institucionales
En la actualidad, en el Senado de la República se adelantan las discu-
siones sobre el proyecto de ley que intenta reglamentar el trabajo se-
xual en el país226, y se ha discutido con diversos sectores de la sociedad
civil involucrada con la población y con las instituciones distritales.
Este proyecto representa un avance significativo en materia de dere-
chos laborales para la población sexo servidora, reconoce el desarro-
llo jurídico del trabajo sexual, aunque no lo incentiva, y recoge todos
los avances que se han adelantado tanto en materia jurídica en Bogotá
como en materia institucional.
Aunque, este puede representar un gran avance en materia de de-
rechos laborales, en Bogotá la normatividad actual no refleja claridad,
pues para efectos prácticos evidencia un desfase en el accionar insti-
tucional y un vacío reglamentario con el que trabajan las instituciones,
tal cual se mencionó en el apartado sobre la normatividad jurídica en
Bogotá227. A pesar de esta situación, las instituciones continuamente
226 Proyecto de Ley Ordinaria 079 de agosto de 2013, presentado por el Senador Armando
Benedetti Villaneda. Disponible en [www.secretariasenado.gov.co/PROYECTOS%20
DE%20LEY%20PRESENTADOS%20EN%20NUEVA%20LEGISLATURA%202013%20
2014/PL%2079-13%20S%20Proyecto%20de%20ley%20prostitucion%20final.pdf].
227 En entrevista con Patricia Mugno, directora del proyecto Adultez con Oportunidades de
124
Carlos Alfonso Laverde Rodríguez
trabajan en la atención de la población, en la realización de los talleres
de derechos humanos y desarrollo personal, en recorridos de georre-
ferenciación y en la visita a establecimientos, además de otras acciones
como campañas de salud.
Frente al trabajo articulado de las instituciones, la sdis ha creado
una mesa de trabajo en la que participan varios sectores del Distrito, lo
que ha permitido abordar la problemática con una visión integral, ade-
más de integrar al sector educativo, de salud, de recreación y deporte,
de medio ambiente y de desarrollo económico, entre otros. A pesar que
en la actualidad no existe una orientación clara sobre los mecanismos
y acciones frente a la población, las instituciones distritales mantienen
la vigilancia y control de los requisitos para los establecimientos. En
algunos casos en conjunto con la Alcaldía Local de Mártires se realizan
operativos sorpresa para verificar el cumplimiento de los requisitos
establecidos en el Acuerdo 079 de 2003.
Por otra parte, se han sumado acciones de instituciones como el
Fondo Nacional del Ahorro, que ha creado una línea de crédito denomi-
nada Fucsia, la que facilita un ahorro programado y el acceso a créditos
de vivienda. También, la Secretaría de Educación Distrital realiza con-
vocatorias para procesos de convalidación y nivelación de los estudios
de secundaria. En la actual administración, uno de los programas ban-
dera es Misión Bogotá, proyecto que busca la inserción laboral, además
de brindar la posibilidad de realizar estudios técnicos por un periodo
de dos años con un salario asignado que es retribuido con trabajo para
la Alcaldía. Para las personas que quieren dejar de ejercer el trabajo
sexual, este programa ha representado una alternativa laboral:
Es también una gran ayuda porque uno recibe un sueldo mensualmente, y
es digamos un aporte para uno también poder, digamos, o sea, no estar allá
metido, uno sumiso allá en un negocio a ese trabajo, sino que uno empieza a
ver ya opciones distintas que le puede dar a uno la oportunidad de estudiar228.
Pese a que el programa ofrece oportunidades a la población, su nivel
de cobertura es bajo, si se considera que el número registrado de per-
la sdis, se reconoció el vació jurídico con el que trabajan actualmente las instituciones
frente al trabajo sexual, ciñéndose exclusivamente al cumplimiento del Acuerdo 079 de
2003 (Código de Policía).
228 Tercera sesión grupo de discusión, 10 de julio de 2013.
125
Prostitución y trabajo
sonas vinculadas para 2011 era de 5.628229. Según información de la
sdis, en 2012 al programa Misión Bogotá se vincularon cerca 300 per-
sonas y para el mes de junio de 2013 llevaban cerca de 218 personas
vinculadas230. Sumado, la limitación del acceso a un sector etario de la
población, que se estableció desde los 18 años hasta los 32, deja por
fuera a un número importante de la población. Además de estos incon-
venientes, el programa no ha sido bien recibido por todos los sectores,
como organizaciones de mujeres trabajadoras sexuales que defienden
y luchan por sus derechos:
En esos programas parece que ven, o nos ven a nosotras las trabajadoras
sexuales como las pobrecitas, como las que no sabemos hacer nada. Tenemos
que pensar que nosotras somos mujeres con muchas cualidades y capacidades,
nosotras sin dejar de ejercer el trabajo sexual. No queremos que nos enseñen a
tejer ni a coser, queremos seguir ejerciendo el trabajo sexual con condiciones
dignas, no queremos que los presupuestos se queden en estos organismos
que dicen trabajar para nosotras. Nosotras no somos niñas, no somos bebés,
que nos tiene que sacar de la mano para sacar del trabajo sexual y llevarnos
a donde ellos quieren, nosotras no vivimos de un mínimo, nosotras no somos
ni estamos pidiendo limosna ni le estamos mendigando al Estado, estamos
exigiendo lo que por ley nos corresponde como ciudadanas colombianas y
trabajadoras independientes231.
Aunque se podría afirmar que las instituciones distritales trabajan por
el mejoramiento de las condiciones sociales de los trabajadores sexua-
les, no parece existir una coordinación entre todas las entidades, que
parte de la escasa claridad que en materia jurídica existe. A pesar de
que se reconozcan los derechos y se permita la prestación de servi-
cios sexuales remunerados de forma regulada, la desarticulación y la
falta de coherencia en las acciones institucionales abren espacios de
desprotección, tanto en materia social como laboral. Si bien, algunos
sectores del ámbito distrital y nacional perciben el trabajo sexual como
un trabajo, hay otros que lo consideran como una forma de explotación
en la que la mujer no tiene capacidad de agencia.
229 Secretaría Distrital de Integración Social -sdis-. Generación de capacidades para el
desarrollo de personas en prostitución o habitantes de calle, cit.
230 Información obtenida en entrevista con Patricia Mugno de la sdis, el 11 de junio de
2013.
231 Entrevista a Fidelia Suárez de Asmubuli, 24 de junio de 2013.
126
Carlos Alfonso Laverde Rodríguez
En operaciones que se han desarrollado y se ha podido entablar diálogo con
las víctimas, uno quiere hacerles ver que son víctimas del delito de trata y
darles como unas opciones de vida distintas, pero ellas ya están como muy
encasilladas, y el lucro que están obteniendo y que les ayuda a superarse,
porque las víctimas de trata tienen unas necesidades específicas [...] ellas por
ejemplo son personas, que provienen de unos niveles económicos bajos, de
unos niveles sociales bajos, con un nivel de educación que no es pues el más
avanzado...232.
Esta brecha de conceptualización del trabajo sexual, permite que las
acciones se desarticulen y los esfuerzos institucionales no tengan un
impacto relevante en la población, a pesar que existen comités inte-
rinstitucionales, las acciones parecen no estar sincronizadas desde
una misma perspectiva. Esto puede ser explicado, en gran medida, por
la carencia de directrices desde el ámbito jurídico que posibiliten tener
una visión compartida sobre el trabajo sexual a nivel nacional y distri-
tal, además que el estigma sobre el trabajo sexual puede ser comparti-
do por los funcionarios que trabajan con esta población.
232 Entrevista realizada a funcionario de la Fiscalía, 22 de junio de 2013.
127
Conclusiones
Reunir los aspectos relevantes de los discursos sobre el impacto de
la normatividad jurídica en las condiciones sociales y laborales de las
mujeres trabajadoras sexuales en la ciudad de Bogotá, en un marco
que encuentre sentido de acuerdo a los objetivos propuestos, resulta
una tarea compleja, en tanto los resultados solo pueden ser una parte
ínfima de la realidad de mujeres que se dedican al trabajo sexual en
Bogotá. Los resultados obtenidos, comunican un fragmento del espec-
tro amplísimo de las realidades e historias de vida que divergen entre
sí, pero que se encuentran en puntos comunes, como la violencia en
contextos que vulneran los derechos de las sexoservidoras.
El marco jurídico puede o no hacerlas visibles, perseguirlas o deli-
mitarlas en un espacio geográfico, así como permitir un contexto de re-
conocimiento de sus derechos, pues con su capacidad de agencia ellas
replantean los tradicionales mandatos de género y abren posibilida-
des de reivindicación como mujeres y como trabajadoras sexuales. La
visión que se puede aportar, no supone un modelo de intervención o
un profundo diagnóstico sobre la realidad de las mujeres trabajadoras
sexuales en Bogotá. Sin embargo, es un intento por realizar una apro-
ximación analítica desde los discursos y las prácticas y desde la propia
voz de algunas de las mujeres trabajadoras sexuales.
Los resultados de investigación aquí expuestos, son un ejercicio que
intenta mostrar algunos discursos de mujeres trabajadoras sexuales
que quizás no pueden ser escuchados desde encuestas que midan sus
ingresos, estrato socio-económico o nivel de estudios. Es mejor, un in-
tento por reflexionar sobre las condiciones en el plano laboral y so-
cial que viven y manifiestan las mujeres, condiciones derivadas de un
marco jurídico en la ciudad que intenta tener alcance nacional tras la
Sentencia T-629 de 2010.
129
Prostitución y trabajo
I. Aportes desde la dimensión teórica y analítica
Los argumentos aquí expuestos, suponen considerar el trabajo sexual
como una alternativa laboral, no sin desconocer que la perspectiva
de género sobre el mercado laboral define y puede ayudar a explicar
las dinámicas presentes en el comercio sexual. Como primer punto de
análisis, comprender que el mercado laboral se sustenta bajo una lógi-
ca androcéntrica, permite concebir la precarización laboral, que si bien
es generalizada en el mundo actual, tiene dimensiones especiales para
las mujeres que han visto en la última mitad del siglo xx y comienzos
del xxi, como a pesar de aumentar el nivel de capacitación y formación
para acceder a escenarios laborales, antes destinados exclusivamente
a los hombres, y bajo contextos políticos de una mayor apertura, si-
guen cerrados para la mujeres.
Sumado a esta barrera de acceso a la igualdad de salarios y labores
destinadas tradicionalmente a hombres, la condición de clase social
incrementa la segregación laboral para las mujeres que no tienen po-
sibilidades de acceso a educación y formación, de tal forma, parece ser
que pese a la Sentencia T-629 de 2010, el panorama laboral para las
mujeres aún es marginal, lo que en muchos casos obliga a la informa-
lidad y conduce a la precariedad laboral y a condiciones sociales que
solo recuerdan, dentro del actual mundo industrial que, la segregación
laboral por género, clase o etnia siguen vigentes, aunque no sea po-
líticamente correcto sostener discursos que no incluyan criterios de
igualdad y equidad. Desde este punto de vista, sostener que el trabajo
sexual es una alternativa laboral, puede resultar complejo, más cuando
se conoce de las condiciones de informalidad a las que se está expuesto
en este tipo de trabajo. Sin embargo, no se puede obviar la capacidad
de agencia de las mujeres que se dedican de forma voluntaria a ejercer-
lo, deciden usar su cuerpo (como se hace en otros trabajos) aunque no
se adecua a una perspectiva machista del cuerpo femenino.
La transgresión del uso del cuerpo femenino, como cualquier trans-
gresión en el orden social, trae consigo aparejados mecanismos o dis-
positivos de control y coacción, como ampliamente lo ha señalado Fou-
cault233. La transgresión del uso del cuerpo femenino y en especial el
233 Foucault. Historia de la sexualidad, cit.
130
Carlos Alfonso Laverde Rodríguez
uso de los órganos sexuales, implica para las mujeres la estigmatización
que se sustenta en la dominación masculina. El estigma que sufren las
trabajadoras sexuales es la principal fuente generadora de violencia
simbólica, que define muchas de las condiciones de exclusión, de ex-
plotación y que se convierte, en términos de Bourdieu234, en como un
poder hipnótico que llama al orden. La violencia simbólica que sufren
las mujeres trabajadoras sexuales se convierte, en un dispositivo que
optimiza las ganancias del comercio sexual. Se podría decir, que entre
mayor sea el control corporal de la mujer, entre mayor sea el estigma,
la violencia simbólica solo puede constituir un orden que beneficie a
clientes, administradores y a quien se puede lucrar bajo la fuerza del
sistema patriarcal.
En otros términos, se podría afirmar, que la independencia y la au-
tonomía de la mujer trabajadora sexual se puede convertir en delito o
acción que debe ser castigada, perseguida, criminalizada o, en última
instancia, castigada con el peso del estigma bajo la figura de la mujer
buena. La independencia de la mujer trabajadora sexual se castiga con
el estigma, como lo menciona Gail Pheterson235, por lo que la interio-
rización y la aceptación de la carga valorativa que denigra a la mujer
trabajadora sexual, es una forma en la que se perpetua el control del
cuerpo de la mujer mientras se maximizan las ganancias de los comer-
ciantes del sexo. Pero, si se parte de la premisa que las mujeres prestan
servicios sexuales remunerados de forma autónoma, se preguntaba
antes ¿por qué deciden dentro de las ofertas en el mercado laboral,
una en la que se sufren las condiciones del estigma?, ¿Por qué asumen
transgredir la concepción del uso del cuerpo y la sexualidad?
Desde una perspectiva jurídica, aunque las discusiones siguen un
punto álgido entre quienes están en una posición abolicionista o que
criminalizan el trabajo sexual, a otros sectores que defienden los dere-
chos de quienes trabajan en el comercio sexual, es una realidad que no
se puede desconocer, de acuerdo al contexto, el que existen trabajado-
res del sexo que realizan este trabajo como una alternativa laboral de
manera autónoma y voluntaria, por lo que tomar medidas coercitivas
abonan el terreno ideal para la vulneración de los derechos de esta
234 Bourdieu. La dominación masculina, cit.
235 Gail Pheterson. Mujeres en flagrante delito de independencia, Barcelona, Edit. Bellaterra,
2013.
131
Prostitución y trabajo
población. El comercio sexual, responde a dinámicas sociales cada vez
más complejas que no pueden simplificarse en encontrar los factores
económicos como única respuesta. Se deben incluir múltiples dimen-
siones de análisis, como las nuevas concepciones de la sexualidad, de
los cambios del sistema productivo, así como de las nuevas relaciones
de poder que se gestan en la resignificación del uso del cuerpo de la
mujer en el mercado laboral.
Tampoco se puede dejar de lado los procesos de subjetivación, que
perfilan a las mujeres trabajadoras sexuales como agentes capaces de
decidir y luchar en defensa de sus derechos. Reconocer los derechos de
los trabajadores sexuales como agentes económicos dentro del mer-
cado laboral, hace visible la autonomía y la capacidad de agencia. Es
un paso en el reconocimiento de una actividad laboral, que además de
soportar el peso del estigma en una sociedad machista, cierra las po-
sibilidades a las mujeres que han decidido sobre el uso que dan a su
cuerpo. La ausencia de un reconocimiento jurídico, laboral y social del
trabajo sexual expresa los límites de la concepción del uso corporal, del
control social, en especial de las mujeres. Así, la expresión del control
y la represión que sufren las mujeres trabajadoras sexuales se traduce
en la violencia simbólica, estrategia que resulta eficiente a la economía
del sistema. La defensa y el reconocimiento de derechos de las mujeres
trabajadoras sexuales es apabullada por la fuerza del estigma, interio-
rizada y aceptada por ellas, escenario perfecto para sostener los man-
datos de género instaurados y legitimados desde un andamiaje institu-
cional como el sistema jurídico.
El reconocimiento del trabajo sexual implica no solo un marco regu-
latorio que si bien influye en las condiciones sociales y laborales de los
trabajadores sexuales, debe abrir un panorama hacia la estabilización
laboral que supone garantías de ley, junto a procesos de normaliza-
ción del trabajo sexual, que permitan abrir un camino hacia la elimina-
ción236 del estigma y sus consecuencias.
236 Es necesario reconocer que el estigma hacia la trabajadora sexual esta mediado por una
condición de género y por tanto, es necesario para eliminar el estigma hacia la mujer
trabajadora sexual más que acciones gubernamentales en un sistema cultural regido por
una lógica patriarcal, sin embargo, los esfuerzos institucionales deben estar enfocados
en mitigar estos efectos por medio de herramientas como la legislación y las acciones de
instancias institucionales como la Secretaría de Salud o la sdis.
132
Carlos Alfonso Laverde Rodríguez
II. Aportaciones generales del trabajo de campo
La reglamentación instaurada en Bogotá desde 2001, sumada al esce-
nario jurídico de discusión abierto a partir de la emisión de la Sentencia
T-629 de 2010, ha permitido establecer unas condiciones laborales en
las que trabajadores del sexo pueden realizar su actividad de forma
autónoma, en algunos casos en residencias o en establecimientos bajo
supervisión de entidades distritales. Este contexto es el escenario del
que se derivan elementos para la construcción de elemento de análi-
sis del habitus (de clase o grupo) y la comprensión de esta estructura
estructurante, que funciona como esquema generador de prácticas y
discursos, el cual está mediado por las condiciones expuestas de estig-
matización y violencia simbólica. Las condiciones en las que se prestan
los servicios sexuales remunerados, bajo la perspectiva reglamentaria
existente en Bogotá, instaura unas formas de ver, de sentir, en otras
palabras de comprender su trabajo por medio de unos esquemas per-
ceptivos y a-perceptivos.
El conocimiento de las reglas implícitas y explicitas del funciona-
miento de su trabajo, de las condiciones con el cliente, de las formas de
actuar, de mirar, de interactuar, en otras palabras, de transitar un cam-
po de relaciones que supone luchas por capitales en disputa, permite
acercar y contextualizar el trabajo sexual de mujeres en Bogotá. Así
mismo, las condiciones sociales y laborales, permiten advertir los lími-
tes, contornos y estrategias del campo, abre un panorama de reflexión
sobre las implicaciones jurídicas sobre la realidad social.
Aunque los escenarios de la prestación del servicio sexual, pueden
definir características de la población, como el nivel de ingreso o las
condiciones laborales, en la zona existen características que se pade-
cen en común. La vulneración de los derechos, parte de la legitimación
de la violencia anclada en el estigma hacia la mujer y mucho más si es
trabajadora sexual. Esta condición, las expone a riesgos que son asu-
midos como circunstancia contingente a su trabajo para percibir los
ingresos, pero además, por cuenta de lo que repetidamente se ha men-
cionado sobre la violencia simbólica, permite que la vulneración a las
sexoservidoras sea aún mayor. La transgresión del uso del cuerpo de la
mujer con fines comerciales, legitima el uso de la violencia que parte
del estigma hacia la mujer transgresora, hacia la “puta”. En este esce-
nario, los actores se convierten en un riesgo para la vulneración de los
133
Prostitución y trabajo
derechos de las mujeres sexoservidoras. Los clientes, administradores
de establecimientos o agentes del orden público como policías, son un
riesgo para la seguridad de las mujeres.
Además de los actores señalados, se encontró que las mujeres com-
pañeras de trabajo, en algún momento pueden convertirse en un agen-
te potencial de vulneración y de violencia, por representar competen-
cia laboral y esto a su vez hacer peligrar los ingresos percibidos. Por
otra parte, se logró detectar otros riesgos asociados a la prestación del
servicio sexual. En primer lugar, la constante exposición al contagio
de una ets o vih, es un constante riesgo, más cuando se encontró que
los clientes soliciten en forma habitual el servicio sexual sin el uso del
preservativo. En segundo lugar, en especial en los establecimientos,
las mujeres están expuestas al consumo de bebidas alcohólicas y/o de
sustancias psicoactivas. Es necesario llamar la atención que además
del riesgo del consumo de bebidas alcohólicas, algunas mujeres ma-
nifestaron que en los establecimientos en los que trabajan se vende
alcohol adulterado, lo que implica un doble riesgo para la salud tanto
de los clientes como de las mujeres sexoservidoras. Por otra parte, se
han expuesto características y factores que vulneran los derechos de
las mujeres trabajadoras sexuales, además de condiciones como la vio-
lencia simbólica que sirve como mecanismo de control. Sin embargo el
cambio que se comenzó a implementar en la ciudad a partir de 2001,
ha tenido repercusiones que han permeado la subjetividad de las mu-
jeres. Las nuevas condiciones jurídicas que reglamentan el trabajo se-
xual en la ciudad, han sido apropiadas por parte de las mujeres, que a
pesar de no conocer el sistema jurídico en su complejidad, si revelan
una actitud empoderada. De tal manera, el trabajo sexual no es consi-
derado como una actividad ilegal o de la que tengan que temer ante las
autoridades, conocen los deberes que deben asumir, como la asistencia
a los talleres impartidos por la sdis, así como saben que no pueden ser
maltratadas.
Las mujeres sexoservidoras se asumen como trabajadoras, lo que
las posiciona y les permite exigir condiciones laborales o manejar
su propio ritmo laboral, como la asignación de tarifas, el manejo del
horario (en especial, las mujeres que trabajan en calle), así como la
movilidad voluntaria que se detectó, tanto al interior del país como a
destinos internacionales. El marco jurídico de la ciudad y las acciones
institucionales, han posicionado a la ciudad entre las mujeres sexoser-
134
Carlos Alfonso Laverde Rodríguez
vidoras del país, como un destino laboral en el que pueden trabajar
con márgenes de riesgo y de vulneración menores que en otras zonas
del país, en las que no existe una marco jurídico claro y por lo que aún
pueden ser víctimas de atropellos de las autoridades o del medio que
no las reconoce como trabajadoras. Sumado a este panorama, en el
plano político, la participación de mujeres en el ámbito de tomas de
decisión en la ciudad ha permitido el despliegue y el reconocimiento
de necesidades de la población trabajadora sexual en general. Con la
creación de mesas interinstitucionales que trabajan con la población,
la voz de las personas vinculadas al trabajo sexual ha sido integrada
en los debates que les atañen, sumado a debates públicos adelantados
por el Gobierno distrital denominados “hablemos sobre prostitución”
o incluso la celebración por parte de las entidades del Distrito del día
del trabajo sexual.
La agencia y capacidad de decisión de las mujeres trabajadoras se-
xuales se ha favorecido con un marco jurídico que las reconoce. Las
acciones institucionales indican voluntad política de reconocer y de-
fender los derechos de la población, como lo demuestra el actual de-
bate adelantado para la sanción de una ley, en la que se establezcan
derechos laborales para la población trabajadora sexual, en la que se
han involucrado diversos sectores institucionales y de la sociedad civil.
A pesar que los cambios institucionales han favorecido al entorno del
trabajo sexual, se pueden encontrar vacíos y contradicciones al inte-
rior de las instituciones distritales. Algunas instituciones toman como
referencia el Acuerdo 079 de 2003, sin embargo las acciones están des-
articuladas y las perspectivas de los funcionarios parecen divergir, lo
que en la práctica refleja una ausencia de directrices y las acciones se
desvanecen ante la falta de coordinación. Por otra parte, se desconocen
las realidades de la población con iniciativas como Misión Bogotá, que
si bien ofrece programas de capacitación y de inserción laboral para la
población que ejerce trabajo sexual, tiene limitaciones de edad, lo que
representa un criterio que desconoce la realidad de las mujeres mayo-
res. En términos generales, las discusiones y los desarrollos normati-
vos han favorecido a las trabajadoras sexuales desde una perspectiva
de reconocimiento de sus derechos, así como ha influido en la capaci-
dad de agencia y reivindicación que hacen de su cuerpo, sin embargo,
en el panorama actual, existen acciones institucionales a las que es ne-
cesario prestar atención, pues pueden perderse esfuerzos y recursos.
135
Prostitución y trabajo
III. Principales reflexiones sobre
el trabajo sexual en Bogotá
El debate sobre las dimensiones relacionadas con el trabajo sexual,
puede tomar visos de complejidad cada vez que se apunta al conoci-
miento de uno de sus aspectos. En esta investigación, se aborda el im-
pacto de la normatividad jurídica que afecta las condiciones sociales
y mujeres trabajadoras sexuales en Bogotá. Esto supone que, muchos
de los aspectos que se pueden derivar de las dimensiones de análisis
sobre el comercio sexual, están ausentes y es indispensable continuar
profundizando aspectos que afectan la vida de las mujeres desde otras
dimensiones. A pesar de las limitaciones que puede suponer dejar de
lado otros aspectos relacionados con el comercio sexual, a continua-
ción se plantean las principales reflexiones derivadas del ejercicio de
investigación, que pueden aportar a campos de estudio que se realicen
con posterioridad, tanto en el área académica como de las organizacio-
nes de la sociedad civil y de las instituciones gubernamentales.
A. Aspectos jurídicos en materia laboral
Desde sectores que apoyan la legalización y el reconocimiento del tra-
bajo sexual, el avance en esta materia en Bogotá resulta un ejemplo en
el que se pueden demostrar beneficios en el reconocimiento de dere-
chos y en la protección de las garantías laborales de las personas sexo-
servidoras, que pueden servir de modelo para escenarios del comercio
sexual en otras regiones del país.
Sin embargo, no se pueden desconocer los peligros de un marco
jurídico que eventualmente plantee disposiciones legales en materia
laboral. Las implicaciones pueden afectar la autonomía de quienes
ejercen el trabajo sexual de forma independiente, así como implicar
responsabilidades a los dueños de establecimientos que pueden deri-
var en el aumento de la clandestinidad.
Establecer una ley, requiere reconocer por parte de los legisladores,
las particularidades y el contexto en el que se desenvuelve el comercio
sexual. Además, requiere de la participación activa de todos los actores
clave que se desenvuelven en este ámbito, lo que incluye particular-
mente a los trabajadores sexuales.
136
Carlos Alfonso Laverde Rodríguez
B. Reconocimiento del cliente como actor clave
La figura del cliente es borrosa y no representa un actor clave si se re-
visa su papel en el marco jurídico como de la actuación institucional.
Sin embargo, son fundamentales en la estructuración de las realidades
en el comercio sexual. Desde la estructura del mercado, los clientes son
los demandantes de servicios sexuales, motivo suficiente para plantear
un reconocimiento en el que se discutan deberes y derechos frente a
los sexoservidores.
La investigación sobre los clientes, representa una urgente nece-
sidad para comprender las dimensiones y las realidades por las que
transitan los efectos del comercio sexual. Consecuencias que van más
allá de una habitación en la que son atendidos.
El cliente del comercio sexual representa por una lado, un actor que
vulnera los derechos de las mujeres. Desde la lógica del sistema pa-
triarcal, muchos clientes consideran natural el desprecio hacia quienes
ofrecen los servicios sexuales, así como naturalizan la violencia ejer-
cida. Por otra parte, los clientes no aparecen como vulneradores sino
que además, pueden ser víctimas de violencia por la inseguridad.
Finalmente, así como el estudio de los clientes es fundamental, las
acciones institucionales deben hacer lo suyo, frente a riesgos como el
contagio de ets/vih, la concientización sobre el uso del preservativo
que no solo es responsabilidad de los trabajadores sexuales, sino tam-
bién del cliente.
C. Hacia la normalización del trabajo sexual
El estigma que pesa sobre quien ejerce el trabajo sexual, es quizás una
de las principales fuentes por las que se vulneran los derechos de las
sexoservidoras. El componente jurídico que reivindique los derechos la-
borales es solo un paso para el reconocimiento de esta actividad laboral.
Las acciones institucionales deben estar dirigidas hacia la elimina-
ción del estigma sobre quien ejerce el trabajo sexual. Estas acciones
deberían incluir procesos no solo de concientización de los actores cla-
ve como clientes, administradores y/o meseros, sino que además, debe
expandirse a otros actores como funcionarios de las instituciones y de
la fuerza pública. Acciones clave desde las instituciones del Estado, de-
ben partir desde una unificación de conceptos que reflejen la visión
137
Prostitución y trabajo
institucional sobre el trabajo sexual, que permita eliminar visiones vic-
timistas que desconocen la capacidad de agencia de las sexoservidoras.
IV. Aportes desde la experiencia en la investigación
Afirmar que en esta investigación se recoge la voz de las mujeres tra-
bajadoras sexuales de Bogotá, es una aseveración que si bien resulta
pretenciosa, carece de fundamento metodológico y desconoce la com-
pleja realidad del comercio sexual en la ciudad y en el país. El traba-
jo de campo se realizó en los meses de enero, junio y julio de 2013.
Aunque ya se contaba con el trabajo de investigaciones previas en el
sector, no se puede afirmar que la realidad acá descrita engloba todos
los aspectos del trabajo sexual en la ciudad. Sin embargo, la recolección
de información resultó una tarea productiva, a la vez que sorpresiva,
al descubrir con angustia en un comienzo, que las técnicas pensadas
previas al trabajo de campo, resultaron inconvenientes y poco produc-
tivas, pues se consideró que las entrevistas permitirían dar cuenta de
los discursos de algunas mujeres sexoservidoras del sector, pero con
sorpresa los inconvenientes por el escaso tiempo de las mujeres, su-
mado a la desconfianza y al temor latentes por cubrir su identidad, lle-
varon como alternativa a los grupos de discusión, los cuales resultaron
de gran riqueza237.
Es necesario señalar, más que como un ejercicio anecdótico, que los
resultados obtenidos de los grupos de discusión, resultan una forma
metodológica pertinente de acceso a la realidad en este grupo pobla-
cional, debido a que la identidad de las mujeres trabajadoras sexuales
está en riesgo permanente, situación que altera la confianza cuando un
investigador se pone en frente con una grabadora de audio a esperar
que la información resulte como se espera. El grupo de discusión per-
mite que la identidad y la confidencialidad de las mujeres se mantenga
de una mejor forma que en la entrevista. Además, el nivel de confian-
za, cuando se estuvo en el auge máximo de participación, permitió la
narración libre y espontánea, liberó y exhortó a las mujeres a hablar, a
237 Los grupos de discusión se desarrollaron en las sesiones de los talleres de desarrollo
humano, denominados Código de Policía, talleres a los que las mujeres deben acudir para
obtener el certificado que emite la sdis y que está contemplado como requisito para tra-
bajar en el Acuerdo 079 de 2003.
138
Carlos Alfonso Laverde Rodríguez
denunciar y a escuchar historias de muchas de sus compañeras con las
que a pesar de trabajar juntas, no conocían.
El encontrar un espacio común, de vivencias y sentimientos seme-
jantes, resultó un ejercicio provechoso para las mujeres al reconocer-
se en las experiencias de las demás, al conocer otros mundos y notar
que muchas de las experiencias -algunas dolorosas, nostálgicas, otras
alegres y divertidas, de la cotidianidad del trabajo-, eran comunes. La
sensación de protección, de integración y de confianza en el grupo de
discusión, abrió las puertas a una posibilidad de encuentro entre mu-
jeres, de identificación. En este escenario, los discursos de las mujeres
encontraron una ruta, si bien sorpresiva, enriquecedora para com-
prender las experiencias y las formas en que se vive el trabajo sexual
desde un espacio diferente a los establecimientos o las calles, lejos de
la presión de clientes y de administradores. Se constituyó en un es-
pacio privilegiado de confrontación con la realidad del trabajo sexual
vivido por las mujeres, algunas veces tenso, otras más fluidos, incluso
en ocasiones reveladoras.
Por otra parte, los diarios de campo tanto en las calles como en esta-
blecimientos, tuvieron resultados que tienen que ver con nuestra con-
dición masculina. El ingreso a los establecimientos y el transitar por
la zona, resultó completamente anónimo y discreto (cuando se realizó
sin acompañamiento de alguna institución), condición que permitió
percibir y describir el trabajo sexual en funcionamiento desde el punto
de vista que tiene el cliente. Esta condición facilitó el ingreso a esta-
blecimientos, permitió corroborar, más allá de los relatos de las muje-
res trabajadoras sexuales o de funcionarios, las condiciones laborales.
Comprobar, por ejemplo, que el consumo de alcohol y drogas es una
condición permanente, situación que en algunos casos era negada por
las trabajadoras. Sin embargo, esta condición masculina, pudo tener
efectos contrarios en el nivel de confianza de los grupos de discusión.
139
Bibliografía
Anzorena, Claudia. “El ¿retorno? del Tratado sobre la Familia de Gary Becker:
Algunas reflexiones en torno a los criterios de eficiencia que legitiman los pla-
nes compensatorios de fines de la década de 1990”, en Kairos: Revista de Te-
mas Sociales, n.° 24, 2009, disponible en [http://dialnet.unirioja.es/servlet/
articulo?codigo=3101150].
Appiah, Kwame Anthony. La ética de la identidad, Buenos Aires, Latingráfica, 2007.
Asociación para la Prevención y Reinserción de la Mujer Prostituida -apramp-
y Fundación de Mujeres. La prostitución: Claves básicas para reflexionar sobre un
problema, Madrid, apramp,, 2005, disponible en [www.mujeresenred.net/IMG/
pdf/prostitucion-claves_basicas.pdf].
Arendt, Hannah. La condición humana, Barcelona, Seix Barral, 1974.
Arfuch, Leonor. El espacio biográfico: Dilemas de la subjetividad contemporánea.
Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica, 2002.
Asociación de Trabajadoras Sexuales “Miluska Vida y Dignidad”. “Trabajo sexual
y prostitución desde la perspectiva de las trabajadoras sexuales organizadas”, en
Rostro de Mujer: ¿Trabajo sexual o prostitución?, año 1, n.º 1, 2006, disponible en
[www.cepesju.org/mat_new/boletines_revis/boletin_rm_portug1.pdf].
Aucía, Analía. “’Trabajo sexual’: dificultades en concebir como trabajo aquello que la
cultura degrada”, en revista Mora, n.º 14, 2008, disponible en [http://www.scielo.
org.ar/scielo.php?pid=S1853-001X2008000200008&script=sci_arttext].
De Barbieri, Teresita. “Sobre la categoría género. Una introducción teórico-meto-
dológica”, Revista Interamericana de Sociología, n.º 18, 1992, disponible en [www.
identidades.org.mx/attachments/File/Lecturas/G__nero/05)_debarbieri.pdf].
Barrera Sánchez, Óscar. (2011). “El cuerpo en Marx, Bourdieu y Foucault”, Ibero-
fórum, Revista de Ciencias Sociales de la Universidad Iberoamericana, ano vi, n.º
11, enero-junio de 2011, disponible en [http://www.ibero.mx/iberoforum/11/
pdf/6.%20BARRERA%20VOCES%20Y%20CONTEXTOS%20%20IBEROFRO-
RUM%20NO%2011.pdf].
141
Prostitución y trabajo
Becker, Gary Stanley. Tratado sobre la familia, Madrid, Alianza Editorial, 1987.
Becker, Gary S.; Kevin M. Murphy y Michael Grossman. “El mercado de bienes ile-
gales: el caso de la droga”, Revista de Economía Institucional, vol. 8, n.° 15, 2006.
Bonilla-Catro, Elssy y Penélope Rodríguez Sehk. Más allá del dilema de los méto-
dos: La investigación en ciencias sociales, Bogotá, Norma, 1997
Bourdieu, Pierre. El sentido práctico, Madrid, Taurus, 1991.
Bourdieu, Pierre. Razones prácticas sobre la teoría de la acción, Barcelona, Anagra-
ma, 1997.
Bourdieu, Pierre. Meditaciones pascalianas, Barcelona, Anagrama, 1999.
Bourdieu, Pierre. La dominación masculina, Barcelona, Anagrama, 2000.
Bourdieu, Pierre y Gunther Teubner. “Elementos para una sociología del campo
jurídico”, en La fuerza del derecho, Bogotá, Siglo del Hombre Editores, Ediciones
Uniandes, Instituto Pensar, 2000.
Bourdieu, Pierre. Cosas dichas, México D. F., Gedisa, 2004.
Bourdieu, Pierre. El sentido práctico, Buenos Aires, Siglo xxi, 2009.
Bourdieu, Pierre. Una invitación a la sociología reflexiva, Buenos Aires, Siglo xxi,
2012.
Cámara de Comercio de Bogotá. La prostitución en el centro de Bogotá: censo de esta-
blecimientos y personas: análisis socioeconómico, Bogotá, Cámara de Comercio, 1991.
Canales Nettle, Patricia. “La regulación de la prostitución en la legislación com-
parada”, en Serie Estudios, n.° 325, Santiago, Biblioteca del Congreso Nacional de
Chile, 2005, disponible en [www.bcn.cl/bibliodigital/pbcn/estudios/estudios_
pdf_estudios/nro325.pdf].
Carracedo Bullido, Rosario. “Por un análisis feminista de la prostitución”, en: Ade-
lina Calvo Salvador, Marta García Lastra y Teresa Susinos Rada (coords.).
Mujeres en la periferia: Algunos debates sobre género y exclusión social, Barcelona,
Icaria Editorial, 2006.
Castro, Roberto. “En busca del significado: supuestos, alcances y limitaciones del
análisis cualitativo”, en Ivonne Szasz Pianta, Susana Lerner y Ana Amucháste-
gui. (coords.). Para comprender la subjetividad. Investigación cualitativa en salud
reproductiva y sexualidad, México D. F., Colegio de México, Centro de Estudios De-
mográficos y de Desarrollo Urbano, 1996.
142
Carlos Alfonso Laverde Rodríguez
Chihu Amparán, Aquiles. “La teoría de los campos en Pierre Bourdieu”, 1998, dis-
ponible en [www.juridicas.unam.mx/publica/librev/rev/polis/cont/19981/pr/
pr8.pdf ].
Contraloría de Bogotá D. C. Estudio sectorial “la prostitución como problemática
social en el distrito capital”. Historia, Bogotá, Contraloría de Bogotá, 2004.
Cuevas, Homero. “La teoría económica, el afecto y la familia”, Revista Economía Ins-
titucional, vol.
2,
2000, disponible en
[http://papers.ssrn.com/sol3/papers.
cfm?abstract_id=446460].
Daich, Deborah.¿Abolicionismo o reglamentarismo?: Aportes de la antro-
pología feminista para el debate local sobre la prostitución, en Runa,
vol.
33, n.° 1, 2012, disponible en [www.scielo.org.ar/scielo.php?pid=S1851-
96282012000100004&script=sci_arttext].
De la Garza Toledo, Enrique. Grounded theory. Cantidad, calidad y comprensión de
significados, en Tratado de metodología de las ciencias sociales. Perspectivas ac-
tuales, México, D. F., Fondo de Cultura Económica-uam Iztalapa, 2009.
De Lora, Pablo. “¿Hacernos los suecos? La prostitución y los límites del Estado”,
Doxa, Cuadernos de Filosofía del Derecho, 30, 2007.
Departamento Administrativo de Bienestar Social -dabs-. La prostitución en es-
cena, Bogotá, Alcaldía Mayor de Bogotá, 2002.
Esquivel, Valeria. La economía del cuidado en América Latina: Poniendo a los cuida-
dos en el centro de la agenda, El Salvador, Programa de las Naciones Unidas para
el Desarrollo, 2011.
Ezeta, Fernanda (oim México). La trata de personas: Aspectos básicos, México D. F.,
Comision Interamericana de Mujeres de la Organizacion de Estados Americanos,
Organizacion Internacional para las Migraciones, Instituto Nacional de Migracion
e Instituto Nacional de las Mujeres, 2006, disponible en [http://www.oas.org/
atip/reports/trata.aspectos.basicos.pdf].
Foucault, Michel. Vigilar y castigar. Nacimiento de la prisión, Buenos Aires, Siglo xxi,
1975.
Foucault, Michel. Historia de la sexualidad, t. i,”La voluntad de saber”, México D. F.,
Siglo xxi, 1977.
Glaser, Barney G. y Anselm L. Strauss. The discovery of grounded theory: Strategies
or qualitative research, Chicago, Aldine, 1967.
143
Prostitución y trabajo
Gutiérrez Brito, Jesús. “Elementos no-técnicos para la conducción de un grupo de
discusión”, en Empiria: Revista de Metodología de Ciencias Sociales, n.° 4, 2001,
disponible en [http://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=1374312].
Ibáñez, Jesús. Más allá de la sociología: el grupo de discusión teoría y critica, Madrid,
Siglo xxi Editores, 1979.
Jelin, Elizabeth. La mujer y el mercado de trabajo urbano, 2.ª ed., Buenos Aires, Ce-
des, 1978.
Lahire, Bernard. El espíritu sociológico, Buenos Aires, Manantial, 2006.
Lamas Encabo, Marta. “Trabajadoras sexuales: del estigma a la conciencia políti-
ca”, Estudios Sociológicos, vol. 14, n.° 40, 1996, disponible en [www.jstor.org/sta-
ble/10.2307/40420925].
Lamas Encabo, Marta. “La marca del género: Trabajo sexual y violencia simbólica”,
Tesis para optar al título de Licenciatura con grado de Maestría en Etnología, Mé-
xico D. F., Escuela Nacional de Antropología e Historia, 2003.
Lamas Encabo, Marta. “Algunas reflexiones relativas al derecho a decidir sobre el
propio cuerpo”, en Judith Astelarra (coord.). Género y Cohesión Social, Docu-
mento de Trabajo n.° 16, Madrid, Fundación Carolina, 2007, disponible en [http://
www.fundacioncarolina.es/wp-content/uploads/2014/08/DT16.pdf].
Levitt, Steven D. y Sudhir Alladi Venkatesh. “An empirical analysis of street-
level prostitution”, documento de discussion, Chicago, Universidad de Chi-
cago,
2007, disponible en
[http://economics.uchicago.edu/pdf/Prostitution
5.pdf?q=venkatesh].
Martín Criado, Enrique. “El grupo de discusión como situación social”, Revista Es-
pañola de Investigaciones Sociológicas -Reis-, n.° 79, julio-septiembre de 1997,
disponible en [www.jstor.org/stable/10.2307/40184009].
Martínez, Aida y Pablo Rodríguez. Placer, dinero y pecado: Historia de la prostitu-
ción en Colombia, Bogotá, Aguilar, 2002.
Martínez Barreiro, Ana. “La construcción social del cuerpo en las sociedades con-
temporáneas”, en Papers, n.° 73, 2004, disponible en [http://www.raco.cat/index.
php/Papers/article/download/25787/25621].
Mill, John Stuart. La esclavitud femenina, México D. F., Universidad Nacional Autó-
noma de México, 2000.
144
Carlos Alfonso Laverde Rodríguez
Ministerio de Empleo y Seguridad Social, Gobierno de España. “Evaluación de
la ley de regulación de la prostitución”, Revista de Actualidad, n.° 101, marzo de
2007, disponible en [www.empleo.gob.es/es/mundo/Revista/].
Moncada Roa, Roberto; Maritza Díaz Barón, Pedro Andrés Gonzáles Malaver y
Fernando Enrique Pieschacón Aponte. Un estudio cualitativo sobre la demanda
en la explotación sexual comercial de adolescentes: el caso de Colombia, Bogotá,
Organización Internacional del Trabajo -oit- e ipec, 2007, disponible en [white.
oit.org.pe/ipec/documentos/esci_demanda_col.pdf].
Montoya, Valentina. “¿Trabajadora sexual o ‘víctima perfecta’? Límites en el acceso
a la justicia”, en Prisma Jurídico, vol. 11, n.° 1, enero-junio de 2012, São Paulo, Uni-
versidade Nove de Julho, 2012.
Nieto Olivar, José Miguel. “Trabajo sexual: entre derechos laborales y condenas
morales... o el liberalismo en conserva. Comentario sobre la Sentencia T-629 de
2010 de la Corte Constitucional de Colombia”, en Sexuality Policy Watch, 2010,
disponible en [www.sxpolitics.org/es/?p=1468].
Nussbaum, Martha C. Sex & Social Justice, New York, Oxford University Press, 1999.
Osborne, Raquel. Trabajador@s del sexo: derechos, migraciones y tráfico en el siglo
xxi, Barcelona, Bellaterra, 2004.
Organización de las Naciones Unidas Tratado Convenio para la represión de la tra-
ta de personas y de la explotación de la prostitución ajena, Nueva York, onu, 1949.
onusida. Nota de orientación del onusida sobre el vih y el trabajo sexual, Ginebra,
2009.
Pheterson, Gail. Mujeres en flagrante delito de independencia, Barcelona, Editorial
Bellaterra, 2013.
Ribas Bonet, María Antonia. “Desigualdades de género en el mercado laboral: un
problema actual”, en dea Working Papers, n.° 6, Palma, Universitat de les Illes Ba-
lears, 2004, disponible en [http://dea.uib.cat/digitalAssets/128/128260_4.pdf].
Rubio, Ana. “Teoría abolicionista de la prostitución desde una perspectiva feminista.
Prostitución y política”, en Isabel Holgado Fernández (ed.). Prostituciones: Diá-
logos sobre el sexo de pago, Barcelona, Icaria Antrazyt, 2008.
Rubio Pardo, Mauricio. “La prostitución latinoamericana y su incidencia en España”,
en Análisis del Instituto Universitario de Investigación sobre Seguridad Interior, n.°
10, 2005, disponible en [www.uned.es/investigacion/publicaciones/Cuaderni-
llo_abril2006.pdf].
145
Prostitución y trabajo
Rubio Pardo, Mauricio. “Ni puta ni trabajadora sexual: prostituta”, en Borradores
de Método, n.° 50, junio de 2008, disponible en [https://sites.google.com/site/
mauriciorubiop/Home/doc-trabajo--working-papers/ni-puta-ni-trabajadora-
sexual].
Sautu, Ruth; Paula Baniolo, Pablo Dalle y Rodolfo Elbert. Manual de metodo-
logía. Construcción del marco teórico, formulación de los objetivos y elección de la
metodología, Buenos Aires, clacso, 2005.
Scott, Joan W. “El género: una categoría útil para el análisis histórico”, en Marta La-
mas (ed.). El género. La construcción cultural de la diferencia sexual, México D. F.,
Universidad Nacional Autónoma de México, 2000.
Secretaria Confederal para la Igualdad. Departamento Confederal de la Mujer
Trabajadora -ugt-. La prostitución: Una cuestión de género, 2005, disponible en
[http://portal.ugt.org/informes/prostitucion.pdf].
Secretaría de Salud. (2011). Los Mártires: Diagnóstico local con participación social
2010-2011, Bogotá, sds, 2011, disponible en [www.saludcapital.gov.co/sitios/.../
Diagnostico%20Local%20Martires.pdf].
Secretaría Distrital de Integración Social -sdis-. Generación de capacidades
para el desarrollo de personas en prostitución o habitantes de calle, Bogotá, 2012,
disponible en
[http://old.integracionsocial.gov.co/anexos/documentos/2014_
proy_boghum/proyecto_743.pdf].
Secretaría Distrital de Integración Social. Foro: Hablemos de prostitución, Bo-
gotá, 2009.
Secretaría de Planeación -sdp-.Conociendo la localidad de Mártires: Diagnóstico
de los aspectos físicos, demográficos y socioeconómicos, Bogotá, sdp, 2009.
Serrano, Alfredo. ¿Prepago?: Revelaciones al periodista Alfredo Serrano Zabala, Bo-
gotá, Edit. Oveja Negra, 2007.
Soley-Beltrán, Patricia. “Una introducción a la sociología del cuerpo”, en Meri To-
rras (ed.). Cuerpo e identidad. Estudios de género y sexualidad, Barcelona, Edi-
cions Universitat Autònoma de Barcelona, 2007.
Strauss, Anselm L. y Juliet Corbin. Bases de la investigación cualitativa: técnicas y
procedimientos para desarrollar la teoría fundamentada, Medellín, Universidad de
Antioquia, 2002.
Tirado Acero, Misael. Comercio sexual: Una mirada desde la sociología jurídica, Lima,
Fundación Fefsa, Instituto Internacional de Derecho y Sociedad -iids-, 2010.
146
Carlos Alfonso Laverde Rodríguez
Verón, Eliseo. La semiosis social: Fragmentos de una teoría de la discursividad, Bar-
celona, Gedisa, 1996.
Zapata Cano, Rodrigo. “La dimensión social y cultural del cuerpo”, Boletín de An-
tropología, vol. 20, n.° 37, Medellín, 2010, disponible en [http://aprendeenlinea.
udea.edu.co/revistas/index.php/boletin/article/view/6898].
147
Anexos
I. Codificación de la información
Familia
Sub-Familia
Código
Condiciones de la prestación del servicio
Reglas en el ser-
Condiciones en los establecimientos
vicio
Control del tiempo con el cliente
Horarios en los establecimientos
Otros contextos
Condiciones laborales en otros países
de trabajo sexual
Condiciones TS en otras ciudades
Razones para trabajar
Elecciones labo-
TS como alternativa laboral
rales
TS vs. otros trabajos
Estrategias de establecimientos
Funcionamiento TS en la zona
Condiciones
Ingresos en el TS
laborales
Descripción del
Relación con los clientes
funcionamiento
(calle/residen-
Relación entre mujeres TS
cias/estableci-
Solidaridad entre TS
mientos)
Visión del TS desde el administrador
Situación de los establecimientos
Captación de mujeres
Trabajo en calle
Trabajo en establecimiento
Modalidades de
Descripción funcionamiento de residencias/ca-
trabajo
lle
Trabajo en establecimiento vs. trabajo en calle
149
Prostitución y trabajo
Contexto de las observaciones
Descripción establecimientos
Descripción zona
Descripción contexto de la zona
de trabajo sexual
Seguridad en la zona
Descripción
Descripción física de las residencias
del entorno
Contexto de las TS
Descripción
Descripción clientes
agentes
Menores de edad en la zona
Situación mujeres de la tercera edad
Derecho a la privacidad en el TS
Derechos en salud
Derechos del tra-
Derechos laborales
bajo sexual
Derechos población lgbti
Beneficios de la reglamentación
Derechos y
Autonomía en el TS
reivindica-
Autoreconocimiento de TS
ciones
Conocimiento de los derechos TS
Reivindicación
del trabajo se-
Legalidad del TS según las TS
xual
Luchas actuales de Asmabuli
Explotación sexual vs. TS
Reflexión sobre el TS por parte de las TS
150
Carlos Alfonso Laverde Rodríguez
Acciones institucionales
Acciones institucionales contra la trata de per-
sonas
Acciones Secretaría de Salud
Acciones institu-
cionales a partir
Comité encargado de la prevención de la trata de
de la reglamen-
personas
tación
Misión Bogotá
Función del Código de Policía
Operación de la trata de personas
Sistema de atención a la población sdis
Cambios a partir de la reglamentación
Cambios institucionales actuales
Desventajas de la reglamentación
Situación antes de la reglamentación
Acción insti-
Trata de personas con fines de explotación se-
tucional
xual
Reglamentación
Trata de personas en Colombia
actual
Dificultad en la cuantificación del fenómeno
Política pública en el trabajo sexual
Reglamentación a nivel nacional
Reglamentación en la ciudad
Requisitos de funcionamiento de establecimien-
tos
Percepción institucional de la TS
Victimización
Observación en
Visión de la sdis del TS
las instituciones
Visión institucional de la trabajadora sexual
Visión institucional del cliente
Problemas institucionales
151
Prostitución y trabajo
Consumo de licor y drogas en el TS
Cuidado de la salud de las TS
ets en el trabajo sexual
Riesgos del tra-
Imaginarios del cuidado de la salud en el TS
bajo sexual en
Inconvenientes con el uso del preservativo
salud
Licor adulterado en establecimientos
Uso del preservativo
vih en el TS
Delitos anexos al trabajo sexual
Riesgos sociales
Estigma del TS
Riesgos
y
Retorno constante al TS
violencia en
Estrategias de defensa de las TS
el trabajo se-
xual
Explotación sexual
Inseguridad en el trabajo
Violencia de género
Violencia en el
Violencia de la policía
trabajo sexual
Violencia del administrador
Violencia del cliente
Violencia entre TS
Violencia hacia el cliente
Violencia hacia la TS
Agentes vulnera-
Maltrato de la policía
dores
Medios de comunicación
152
Carlos Alfonso Laverde Rodríguez
II. Guías para los grupos de discusión
con trabajadoras sexuales
Dimensiones
Objetivo de
Eje Central
Guía de preguntas
articuladoras
información
¿Cuáles son sus condiciones de trabajo?
Condiciones
(Salario, horarios, condiciones, relacio-
laborales
nes con el cliente…)
Beneficios y
desventajas
Expectativas
de la regla-
de las condi-
¿Qué piensa que se necesitaría para
mentación y
ciones labo-
mejorar sus condiciones laborales?
legalización
rales
del trabajo
sexual
Formalización
¿Qué beneficios cree que tiene para el
del contrato
trabajo sexual un contrato laboral? (ho-
laboral
rario, salario y subordinación)
¿Cómo es el trato que ha tenido con la
Relación con
Relación del tra-
la policía
policía?
bajo sexual con
las instituciones
Relación con
¿Ha recibido atención de la sdis y la
la sdis y la
Secretaría de Salud?, ¿Cómo ha sido su
Secretaria de
Percepción
experiencia?
Salud
de las traba-
jadoras del
Garantías
sexo frente al
ofrecidas por
¿Siente (des)protección de las institu-
aparato jurí-
las institucio-
ciones del Distrito?
dico
nes
Derechos asu-
¿Cuáles considera que son sus dere-
midos
chos como trabajadora sexual?
Conocimiento
¿Conoce las normas que existen para el
de la norma
trabajo sexual en Bogotá?
Estigma aso-
¿Cómo le ha afectado en su vida perso-
ciado al traba-
nal el dedicarse al trabajo sexual?
jo sexual
Trabajo se-
Estigmatización y
Mandatos de
xual
frente
¿Qué ventajas y desventajas tiene el
violencia simbó-
género en el
otras alterna-
trabajo sexual frente a otros trabajos?
lica en el trabajo
trabajo se-
tivas laborales
sexual
xual
Situación con
¿Cree que los clientes respetan sus de-
el
contexto
rechos?, ¿Cómo es la situación con los
del trabajo se-
meseros y administradores de donde
xual
trabaja?
153
Prostitución y trabajo
III. Guía de entrevistas funcionarios
Dimensiones
Objetivo de
Eje Central
Guía de preguntas
articuladoras
información
¿Qué implica la reglamentación del
Perspectiva
trabajo sexual en la ciudad desde
Reconocimiento
normativa
2001?
del trabajo del
sexo en el orde-
namiento jurí-
¿Qué piensa de la Sentencia T-629 de
Posición fren-
dico
la Corte Constitucional en la que se
te al marco ju-
da el estatus de trabajo al ejercicio de
rídico nacional
la prostitución?
Causas institu-
cionales para el
¿Con la reglamentación del trabajo
Concepción
reconocimiento
Condiciones
sexual en Bogotá desde 2001 se re-
normativa del
del trabajo se-
previas al mar-
conoce el fracaso de otros modelos
Distrito frente al
xual en la nor-
co jurídico
normativos como el abolicionismo o
trabajo sexual
matividad jurí-
el prohibicionismo?
dica
Evaluación de
¿Qué ventajas o desventajas tiene,
la perspectiva
desde la visión del Distrito un enfo-
jurídica vigen-
que reglamentario y/o de legaliza-
Concepción de
te
ción del trabajo sexual?
las instituciones
del Distrito el
¿Cuál es la posición del Distrito fren-
trabajo sexual
Política públi-
te a los enfoques de política para el
ca para el tra-
trabajo sexual? ¿Cómo se debe cons-
bajo sexual
truir la política pública?
154
Carlos Alfonso Laverde Rodríguez
Programas y
¿Qué programas y proyectos se ofre-
proyectos del
cen desde el Distrito para la protec-
Distrito frente
ción y cumplimiento de los derechos
al trabajo se-
de las mujeres que ejercen el trabajo
xual
sexual en la ciudad?
Mecanismos
Condiciones
que ofrece el
para el mejo-
¿Qué condiciones son necesarias
Estado y sus ins-
ramiento de
tituciones para
para el mejoramiento de las condi-
las condicio-
el cumplimiento
ciones laborales y sociales de las tra-
nes sociales y
de los derechos
bajadoras sexuales en la ciudad?
laborales en el
de las trabaja-
Reconocimiento
trabajo sexual
doras del sexo
de los derechos
Evaluación de
en la ciudad
laborales de las
las
acciones
trabajadoras se-
¿Hay avances o retrocesos desde la
implemen-
xuales
implementación de proyectos vincu-
tadas por el
lados a la protección de las trabaja-
Distrito frente
doras sexuales?
al trabajo se-
xual
Trabajo con
¿Existen acciones desde el Distrito
Reconocimiento
actores clave
con agentes relacionados con el tra-
social de los
del trabajo se-
bajo sexual (administradores, mese-
xual
ros, clientes)?
derechos de las
mujeres
que
Acciones fren-
¿Existen acciones desde el Distrito
ejercen el traba-
te al estigma
para contrarrestar el estigma que
jo sexual
en el trabajo
vulnera los derechos de las trabaja-
sexual
doras sexuales?
155
Editado por el Instituto Latinoamericano de Altos Estudios -ilae-,
en abril de 2015
Se compuso en caracteres Cambria de 12 y 9 ptos.
Bogotá, Colombia