La salud mental docente
como enfermedad profesional
La salud mental docente
como enfermedad profesional
Patricia Yasmin Velandia Pérez
Instituto Latinoamericano de Altos Estudios -ilae-
Queda prohíbida la reproducción por cualquier medio físico o digital de toda o un aparte de
esta obra sin permiso expreso del Instituto Latinoamericano de Altos Estudios -ILAE-.
Esta publicación se circunscribe dentro de la línea de investigación Sistemas Sociales y
Acciones Sociales del ILAE registrada en Colciencias dentro del proyecto Educación, equidad
y políticas públicas.
Publicación sometida a evaluación de pares académicos (Peer Review Double Blinded).
Esta publicación está bajo la licencia Creative Commons
Reconocimiento - NoComercial - SinObraDerivada 3.0 Unported License.
ISBN:
978-958-8492-64-3
© Patricia Yasmin Velandia Pérez, 2014
© Instituto Latinoamericano de Altos Estudios -ILAE-, 2014
Derechos patrimoniales exclusivos de publicación y distribución de la obra
Cra. 18 # 39A-46, Teusquillo, Bogotá, Colombia
pbx: (571) 232-3705, fax (571) 323 2181
www.ilae.edu.co
Diseño de carátula y composición: Harold Rodríguez Alba
Edición electrónica: Editorial Milla Ltda. (571) 702 1144
editorialmilla@telmex.net.co
Editado en Colombia
Edited in Colombia
Primeramente a Dios quien cumple todas su promesas,
a mi hermosa familia, en especial a mi hermosa hija
para quien debo ser mejor, cada día de mi vida.
Contenido
Introducción
11
Capítulo primero
El objeto de estudio
13
I.
El problema y su importancia
13
II.
Pregunta de investigación
16
III. Objetivos
16
A. Objetivo general
16
B.
Objetivos específicos
16
Capítulo segundo
Antecedentes empíricos y teóricos
17
I.
Antecedentes empíricos
17
A. Las cifras hablan por sí solas reporte de Medicol 2012
17
B.
Acercamiento a la salud mental docente en Chile
18
C.
El caso chileno
19
D.
Analizando el contexto colombiano
20
E.
El tema en Bogotá
21
II. Antecedentes teóricos
23
A. Hacia la definición de salud mental
23
B.
Enfermedad profesional
23
C.
El malestar docente
24
D.
Factores cruciales, género,
edad cronológica, tipo de educación
29
E.
Definiendo el estrés y el “burnout”
30
F.
La legislación colombiana y el copaso, coviso y cocalvi
como forma de prevenir el malestar docente
31
G.
El rol del docente en los cambios de la historia
33
H.
El espacio social, el campo y el “habitus” de Bourdieu
35
9
La salud mental docente como enfermedad profesional
Capítulo tercero
Metodología
39
I.
Paradigma de investigación
39
II.
Diseño metodológico
40
III. Técnicas de investigación
42
IV. Sujetos de estudio y criterios de selección
44
Capítulo cuarto
Análisis de datos
45
I.
Primer nivel de análisis, triangulación
de la información por cada estamento
48
A. Categoría 1. Ideas y concepciones
49
B.
Categoría 2. Influencia del tema en la vida
51
C.
Categoría 3. Salud mental versus desempeño profesional
53
D.
Categoría 4. Vivencias relacionadas con el tema
57
II. Segundo nivel de análisis triangulación
de la información entre estamentos
59
A. Conclusiones de segundo nivel
59
B.
Conclusiones de tercer nivel
60
III. Tercer nivel de análisis triangulación entre
diversas fuentes de información
60
A. Conclusiones de cuarto nivel
61
IV. Cuarto nivel de análisis triangulación con el marco teórico
62
A. Conclusiones finales
62
Conclusiones
65
I.
Respecto a la problemática
65
II.
Respecto a los objetivos
66
III. Proyecciones del estudio
66
Bibliografía
69
Anexos
73
I.
Consentimiento informado.
La salud mental docente como enfermedad profesional
73
II. Entrevistas a especialistas
74
III. Entrevistas a docentes participantes
85
10
Introducción
En este momento de la evolución humana, donde la tecnología avan-
za a pasos agigantados y donde la calidad de vida del hombre parece
mejorar; es necesario dar una mirada a quienes educan a los niños,
niñas y jóvenes del nuevo siglo, sabiendo que son maestros educados
en el siglo anterior; esto implica conocer quiénes son y cómo se sienten
nuestros maestros y maestras a nivel de salud mental, ya que las gene-
raciones han cambiado, las exigencias sociales, la estructura familiar,
los riesgos, los valores y los roles que a su vez se deben asumir.
Esta propuesta gira alrededor del maestro como formador de dicen-
tes generadores de cambio, de los maestros que con su quehacer trans-
forman el mundo en cada clase y porque son los primeros que deben
estar en plena condición física y mental para tan ardua labor.
Esta investigación nació como la necesidad de dar significaciones
a los términos relacionados con salud y enfermedad mental, ya que
como maestros debemos identificar los propios conceptos para clarifi-
carlos y así poder exigir, prevenir y, por ende, tener una mejor calidad
de vida.
Alrededor del tema, han existido diferentes investigaciones en Amé-
rica Latina: en Chile, Perú, Colombia; ello sin resaltar los realizados
en Europa donde se analiza el rol docente y los posibles malestares
que este puede tener. Por supuesto existen autores reconocidos como
Esteve (1994), que demuestran la necesidad de apoyar a los docentes
y que las problemáticas que este vive no son simplemente intentos va-
nos para llamar la atención del estado, la familia y la misma sociedad.
Para tocar este tema tan importante, este estudio pretendió compren-
der las nociones de salud mental que tienen los docentes invitados a
participar, además de identificar qué elementos estarían afectando esta
noción; todo ello por medio de entrevistas estructuradas y semi-estruc-
turadas que apoyadas por una triangulación metodológica, ayudaron al
11
La salud mental docente como enfermedad profesional
buen desarrollo y la buena marcha de la investigación, ya que permitie-
ron a los investigados participar de una manera tranquila, confiable y
sincera. Y donde además, se puede comparar la legislación, como mues-
tra del currículo escrito, el currículo real desde los resultados médicos y
el oculto que es aquel que vivencia todos los días los compañeros docen-
tes en las aulas de colegios públicos y privados de Bogotá.
De este modo se desarrolla una investigación cualitativa que aborda
al ser humano desde el estudio de caso y que permite vislumbrar una
problemática general a partir de una muestra particular.
Es aquí cuando se pudo analizar las perspectivas de los actores edu-
cativos en donde se encontró, que no tienen conocimiento de la norma,
pero si disposición total para participar en actividades que permitan
prevenir una enfermedad mental. Ahora bien, ese tipo de actividades
que ellos buscan, están establecidas en los copasos y covisos institu-
cionales, que ellos no conocen, entonces se encontró la posible causa
del aumento de incapacidades por estrés y enfermedades mentales,
sin embargo ellos sí tiene claro que el término salud mental está rela-
cionado con bienestar y calidad de vida.
Por otro lado, se encontró que el colegio, sus situaciones internas y
externas están afectando la salud mental de los y las maestras, siendo
muestra del malestar docente que si no se controla puede llegar a con-
vertirse en burnout.
Queda por su puesto abierta la puerta para que futuras investiga-
ciones se realicen y puedan generar procesos de mejoramiento a nivel
institucional donde uno de los protagonistas de esta historia sea tenido
en cuenta desde todas las dimensiones del ser humano, con la capaci-
dad de seguir educando las generaciones del futuro con una educación
de calidad.
12
Capítulo primero
El objeto de estudio
I. El problema y su importancia
Cuando se habla de calidad en la educación, es imprescindible analizar
el rol del docente quien ha sido considerado uno de los actores prin-
cipales durante toda la historia; así como lo demuestran las filosofías
educacionales, las cuales lo han descrito como el hacedor de conoci-
miento, el agente maternal, el empoderado de la autoridad, el guía para
ayudar a pensar al estudiante o resolver problemas y generar pregun-
tas (Dewey, 1897).
Con el tiempo, en muchos países como Estados Unidos, Inglaterra,
Canadá, España, Perú y Chile, se comenzó a analizar el rol del docente
en el proceso de la educación, razonando al maestro desde su propia
forma humana, con características particulares, problemáticas perso-
nales y necesidades de reconocimiento y autoestima. Como en otros
países, en Colombia, el desgaste profesional y el malestar docente des-
de y hacia su tarea, ha ido tomando fuerza con los años. Teniendo en
cuenta que esta problemática no es nueva y el estrés de los maestros
y maestras ha venido reaccionando a los mismos cambios de la his-
toria y a los procesos de globalización, la cual ha forjado al maestro a
asumir roles que anteriormente eran responsabilidad de otros. Entre
los que se encuentra la dirección de la familia en el proceso escolar.
Sin embargo, hoy las familias son integradas por personajes diferen-
tes y en muchos casos la responsabilidad educativa queda solamente
en la escuela. Además, falta comunicación asertiva en el hogar, lo cual
arroja a los estudiantes a inminentes riesgos como la drogadicción, las
pandillas y la violencia entre pares. Entonces, es el docente quien debe
identificar las problemáticas, hacerles seguimiento y enseñar valores
y ser subjetivo entre la objetividad de proceso educativo, tal como lo
señalan Esteve (1994) y Travers y Cooper (1997).
13
La salud mental docente como enfermedad profesional
En diferentes ciudades del país ha surgido el interés por este tipo de
temáticas desde el punto de vista empírico y teórico aunque, como lo
resaltan Andrade y Gómez (2008) “en Colombia existe un desarrollo
lento en investigaciones sobre el tema de salud laboral”. Sin embargo,
es interesante conocer estudios muy cercanos como los realizados por
Restrepo y colaboradores (2006) en su trabajo Desgaste emocional en
docentes oficiales de Medellín 2005, donde se concluye que este es uno
de los primero estudios de investigación que explora el síndrome de
desgaste profesional -burnout- en población de docentes en Colombia
y que los resultados son un punto de partida para otras investigaciones
relacionadas con el tema.
También se puede analizar un gran trabajo realizado por Díaz Gra-
nados y colaboradores (2006) en su investigación Aproximación a las
problemáticas psicosociales y los saberes y habilidades de los docentes
del Distrito, donde concluyen que los participantes opinaron de manera
general que “los maestros se están enloqueciendo porque las exigencias
implementadas por la Ley 715 de 2001 son tantas y tan despropor-
cionadas, que los docentes ya no dan abasto con tantas demandas”. Al
respecto, la legislación ha tratado de implementar normas desde 1950
hasta fecha, las cuales reglamentan el servicio de riesgos profesionales
y donde es obligatorio para todas las empresas contar con un copaso,
coviso o cocalvi (Comité Paritario de Riesgos Profesionales). Desa-
fortunadamente, se evidenció en los datos del Ministerio de Educación
Nacional que en el año 2011 se dieron 5.748 incapacidades por causas
como el estrés y la depresión Nullvalue (2012, 28 de agosto); y que en
2012 se generaron 74.848 días de incapacidad en Bogotá por enferme-
dades profesionales (Informe de ausentismo, Medicol, 2012). Es aquí
donde lentamente se detecta no solo la voz y los problemas de cuerdas
bucales como la primera y más importante enfermedad profesional,
sino se resaltan el estrés, la depresión y las enfermedades a nivel men-
tal catalogadas como leves. Por estos motivos, cientos de maestros se
pensionan anticipadamente, denotando inicialmente un bajo desem-
peño laboral que permea la comunidad educativa y el proceso de con-
vivencia entre los maestros y los demás actores educativos al sentirse
inhabilitados para ejercer la profesión y su propia vida.
Aunque los datos anteriores son reveladores, no están permeando
el capital educativo. Ni los maestros, rectores, Cadeles, Secretaría de
Educación y ni las empresas prestadoras de salud (como exosistema
14
Patricia Yasmin Velandia Pérez
distrital), generan procesos de prevención y concientización para los
maestros, y de esta forma tratar de disminuir el número de docentes
que ameritan una incapacidad médica o se pensionan por enfermedad
mental y a los cuales es necesario realizar una descarga laboral. Enton-
ces es importante preguntarse ¿cuál es la noción de salud mental que
tienen los docentes de colegios públicos y privados de Bogotá y qué situa-
ciones desde su perspectiva estaría afectando esta noción? Lo anterior,
teniendo en cuenta que es necesario comenzar por conocer las percep-
ciones que, a partir del “habitus” señalado por Bourdieu (1980) se han
formado los docentes al asumir una acción o conducta que se converti-
rá en reproducción dentro de sus prácticas cotidianas. Para así generar
propuestas de mejoramiento que permitan optimizar la calidad de vida
de los docentes en el sector público y privado, ya que en ambos secto-
res se refleja la posibilidad de una enfermedad mental. Es necesario
entonces, analizar dos miradas diferentes desde una misma necesidad
y así lograr sensibilizar a quienes son los realmente afectados y para
quienes es fundamental lograr la capacidad de identificar los posibles
factores de riesgo a los que se pueden presentar a lo largo de la vida
profesional y que tratados de una manera adecuada, pueden prevenir
una enfermedad y una incapacidad. Por otro lado, es trascendental que
los directivos docentes y entes administrativos, independientemente
de ser públicos o privados generen copasos o covisos institucionales
con actividades preventivas y de esparcimiento, relacionadas con sa-
lud mental y no solo con el tema de la voz. Asumiendo esta tarea no
como el cumplimiento de una norma, sino como la herramienta para
mejorar la calidad de vida de los trabajadores que por supuesto redun-
dará en la calidad de la educación.
Esta propuesta se desarrolla desde la mirada del paradigma cuali-
tativo comprensivo interpretativo. Siendo conveniente generar proce-
sos de auto reflexión acerca del tema a nivel personal, identificando
en el currículo oculto aquellas creencias y posturas que transforman
el currículo real. Pero sobre todo, donde ésta auto reflexión lleve a los
participantes a identificar posibles problemáticas y asumir posturas
de cambio, mejoramiento y organización en sus escuelas. Es entonces
de gran importancia desde el punto de la comunidad, que los docentes
se encuentren bien no sólo físicamente sino mentalmente porque de
ello depende las relaciones sociales afectivas con sus estudiantes como
guías y amigos y como orientadores de padres de familia que han per-
15
La salud mental docente como enfermedad profesional
dido la autoridad. Así, debieran sentirse apoyados por unos directivos
docentes que orienten, rescaten y resalten la labor de los docentes y
por su puesto docentes que respondan con éxito a sus deberes familia-
res y que en general sientan que se han realizado profesional, familiar
y personalmente.
II. Pregunta de investigación
¿Cuál es la noción de salud mental que tienen los docentes de colegios
públicos y privados de Bogotá y qué situaciones desde su perspectiva
estaría afectando esta noción?
III. Objetivos
A. Objetivo general
Comprender las nociones de salud mental que tienen los docentes de
colegios públicos y privados de Bogotá y las situaciones que desde su
perspectiva estarían afectando esta noción.
B. Objetivos específicos
• Identificar los elementos que asocian los docentes al término de
salud mental.
• Identificar la importancia que le atribuyen los docentes participan-
tes al tema de salud mental.
• Identificar si existe una incidencia de la salud mental en el desem-
peño profesional, desde el punto de vista de los sujetos de estudio.
• Comprender situaciones propias de los participantes o cercanas a
ellos, que se relacionen con salud mental.
16
Capítulo segundo
Antecedentes empíricos y teóricos
I. Antecedentes empíricos
A. Las cifras hablan por sí solas reporte de Medicol 2012
Teniendo en cuenta que la salud mental de los docentes es una necesi-
dad imperante para una educación de calidad; se presenta el problema
de aumento en incapacidades relacionadas con enfermedades menta-
les en los maestros y maestras de Bogotá. Esto lleva a una falta de pre-
vención con relación a esta posible amenaza que día a día toma más te-
rreno como se evidencia en el reporte de casos atendidos en las clínica
de reposo para docentes según lo indica la coordinación de salud ocu-
pacional Medicol Colombia (2012) (entidad prestadora de servicios de
salud a docentes) sin analizar el hecho de que se ha incrementado de
12% al 25% en número de maestros retirados por invalidez como se
comentó en el balance entregado por el Dr. Leonardo Conti (encarga-
do de salud ocupacional del gremio docente de Bogotá) el pasado mes
de marzo de 2013 a los maestros en el auditorio de la ade (Asociación
Distrital de Educadores).
En este reporte se analizan datos como, por ejemplo, de en el año
2011 se generaron 5.748 incapacidades por estrés y depresión y en
el 2012, 74.848 días de incapacidad por enfermedades profesionales.
Entre otros datos se analizaron que en el segundo semestre de 2012
se generaron 14.993 incapacidades representadas en 172.703 días en
las que los maestros dejaron las aulas por cuidar su salud, de los cua-
les 31.805 días fueron por trastornos mentales y comporta mentales
y 19.116 días por disfonías, un resultado bastante desconcertante en
la medida en que todos pensaríamos que los problemas de voz son los
que más afectan a los maestros, entonces cómo no analizar por qué
17
La salud mental docente como enfermedad profesional
este cambio tan inusual en los resultados que muestran no suposi-
ciones sino la realidad de los maestros Bogotanos, lo que más puede
dejar una sensación de desconcierto es que, estas cifras son solo de
los maestros que laboran a nivel público, entonces ¿qué pasa con ese
currículo oculto de los maestros activos en el sector privado, donde no
hay datos?Además, hay que tener en cuenta que las aseguradoras de
riesgos profesionales no crean planes de prevención relacionados con
este importante tema ni a nivel público ni a nivel privado.
B. Acercamiento a la salud mental docente en Chile
Por otro lado, para la realización de esta investigación se tomaron en
cuenta experiencias como la realizada por la magister María Isabel
Corvalán (2000) quien en su tesis de magíster Problemas de la rea-
lidad escolar cotidiana que afectan la salud mental de los profesores de
los colegios municipales de una comuna de la Región Metropolitana, en-
marcado en el paradigma cualitativo, reconoce que:
es importante profundizar también en el significado que los profesores
otorgan a su situación como actores sociales. En este contexto se entrecruza
lo personal y lo profesional. Las investigaciones publicadas mencionan que el
trabajo cotidiano en la sala de clases requiere de una gran dosis de equilibrio,
por lo tanto, si a los problemas profesionales se agregan los personales, los que
en muchos casos son agobiantes, resulta muy difícil mantener un equilibrio
psicológico y el nivel de entrega que requieren los alumnos.
En este trabajo se evidencia además la necesidad social de reconocer
la salud mental de los docentes como un punto neurálgico en la calidad
de vida de estos trabajadores, los cuales son los primeros actores en el
proceso de enseñanza aprendizaje.
En este trabajo, Corvalán señala, como factores relevantes en la ge-
neración de estrés en los maestros y que son variables que estarían
influyendo en el diagnóstico siquiátrico; “las relaciones interpersona-
les alrededor de la escuela, con compañeros, estudiantes, padres; y las
situaciones tensionales alrededor de la escuela como condiciones de
trabajo, horario recargados, exigencias entre otros”.
En el análisis realizado por la investigadora chilena, identificó que
para los participantes son causas de tensión: la valoración de la profe-
sión, las condiciones de trabajo y el manejo de situaciones conflictivas.
18
Patricia Yasmin Velandia Pérez
Con ello la investigadora ratifica que “la dinámica y la evolución del
contexto social han llevado a una nueva configuración del sistema edu-
cativo que ha afectado a las instituciones escolares y ha repercutido en
el trabajo de los profesores, provocando tensiones que generan estrés
entre estos profesionales”.
Esta investigación refleja que esta problemática es común en los paí-
ses latinoamericanos, en donde el nivel socio- económico es similar y
donde los estudiosos ven en este tema una oportunidad de estudiar una
realidad que como tendencia está invadiendo las clínicas de reposo.
C. El caso chileno
Paralelamente Vives (2005) en su trabajo realizado con los profeso-
res del movimiento pedagógico donde por medio de una investigación
cualitativa resalta que:
existen factores contextuales que son los que provocarían mayor impotencia y
desconcierto como son el aumento de las exigencias, la inhibición educativa de
otros agentes de socialización, ruptura del consenso social sobre la educación,
descenso en la valoración social del profesor, entre los principales.
Este tipo de análisis demuestra que nuestros maestros en América
Latina demuestran un sentir similar ya que la globalización ha inva-
dido los procesos educativos y los maestros han tenido que recibir las
consecuencias de un mundo capitalista donde son ellos y ellas quienes
se encargan de brindar esperanza para las futuras generaciones, pero
para los cuales no existe mayor reconocimiento. Así como lo denota
Vives en sus líneas “dos de los factores que más se repetían en los dis-
cursos de los docentes, cuando se les preguntaba por su trabajo, era la
necesidad del reconocimiento; tanto por parte de sus alumnos como
de los apoderados, pares, directivos y la sociedad engeneral”.
Este tipo de aseveraciones hacen aflorar cientos de preguntas hacia
el reconocimiento de la labor docente y su relación con los posibles
síndromes de burnout; además de todas las razones que podrían moti-
var a un maestro a dar el ciento por ciento en cada una de sus clases o
por el contrario a realizar su labor sin involucrar sentimientos ni pen-
samientos de fondo. Para fortuna de nuestro rol Vives (2005) destaca
19
La salud mental docente como enfermedad profesional
los docentes tienen compenetrado su rol profesional, con su vocación y su
proyecto de vida, razón por la cual son capaces de traspasar las dificultades que
se les presentan día a día dada las condiciones laborales, dejando en un segundo
plano los bajos sueldos, los escasos tiempos y la excesiva burocratización, todo
esto, por encontrarle un sentido más integral y humanizador a su papel en la
sociedad.
Todas estas razones son las que motivan a continuar investigando acer-
ca del mejoramiento de la calidad de vida de los y las docentes, porque
aunque haya aspectos negativos, siempre habrá motivos por los cuales
luchar en este gremio.
D. Analizando el contexto colombiano
Llevando la investigación a un contexto más local, Restrepo y colabo-
radores (2006) en su trabajo Desgaste emocional en docentes oficiales
de Medellín 2005, que nace como inquietud de parte de la Fundación
Médico Preventiva, encargada de los servicios de salud y riesgos profe-
sionales de los docente de servicio público de Medellín, por medio de
un estudio cuantitativo, encontró en el quinto lugar de incapacidades
de docentes, las enfermedades mentales; grupo que incluyó
diagnósticos de depresión leve y diversos trastornos de adaptación, mixtos
de ansiedad con depresión, pánico, personalidad emocionalmente inestable,
ansiedad y reacción al estrés agudo relacionados con factores ambientales,
organizacionales y/o personales, predisponentes, desencadenantes o agudizantes
en burnout.
En el estudio los investigadores resaltan que “la magnitud de las ma-
nifestaciones del síndrome de burnout en los docentes, oficiales de
Medellín puede llegar al 46,8%. Un análisis semejante realizado en
Lima, Perú, con 264 profesores de educación primaria del área me-
tropolitana, reveló una prevalencia de 43% de participantes con altos
niveles de burnout, y hasta 21% más que estaban expuestos a desarro-
llarlo a corto plazo”. De ese mismo modo los autores sugieren “profun-
dizar en la exploración de variables personales, familiares y sociales
que potencialmente responden por las manifestaciones del síndrome”.
En este caso, algo que llama la atención es que la muestra se inclina
hacia un 72% de docentes mujeres, en el caso de Bogotá el 80% de
los docentes, también son mujeres; loque llevaría a analizar ese rol de
género a nivel de salud mental. Además del género los investigadores
20
Patricia Yasmin Velandia Pérez
tuvieron en cuenta variables como la edad, estado civil, nivel de esco-
laridad, número de hijos y asignatura impartida, importantes aspectos
para que al igual que en la presente investigación se pudieran analizar
los datos de manera más objetiva.
En la investigación también se concluye que un 37% de los docentes
tuvo nivel positivo en agotamiento emocional y un 34% niveles de des-
personalización, afortunadamente el estudio revela que el 95% tiene
una alta realización personal con relación a la profesión. Finalmente
los investigadores resaltan que la falta compensación es el factor que
más puede influir en la generación de burnout en los docentes. Nueva-
mente la imagen docente y el reconocimiento social son necesidades
que a grito silencioso piden los maestros.
Es de gran magnitud, contar con un estudio de tipo cuantitativo, que
dé cuenta de la realidad vivida por los maestros y donde por medio de
las historias clínicas de los participantes se analicen diferentes varia-
ble por las cuales el síndrome de burnout estaría potencialmente ame-
nazando el gremio docente, lo que deja ver que algo está sucediendo en
las aulas, antes de que los maestros lleguen a dictar sus cátedras, algo
que motiva o desmotiva, algo que está desencadenando enfermedades
físicas y mentales y algo de lo cual inicialmente no sabemos qué pien-
san los y las maestras. Y como lo ratifica Fernández (2002)
lo que demuestra que los resultados cuantitativos de otras investigaciones
evidencian la magnitud de esta problemática que se ha analizado en países
como en Perú, Guatemala, España y por su puesto Colombia, aquí es donde se
evidencia la necesidad de indagar y reflexionar con mayor profundidad en el
tema de salud mental.
Ya que no es una problemática solo de un grupo de maestros, se trata
de un gran número de profesionales que están educando las nuevas
generaciones.
E. El tema en Bogotá
Como cuarta base de investigación se tomó el trabajo de Díaz Granados
y colaboradores (2006) Aproximación a las problemáticas psicosociales
y a los saberes y habilidades de los docentes del distrito, esta propuesta
es de gran importancia de carácter mixto (cualitativo y cuantitativo)
porque resalta pensamientos y posturas de maestros del distrito con
21
La salud mental docente como enfermedad profesional
relación a la posibilidad de estar enloqueciendo, de ella se obtuvieron
resultados interesantes, positivos y negativos con relación su percep-
ción de la propia profesión entre ellas las investigadoras encontraron
que “existe insatisfacción por la ausencia de espacios de integración,
esparcimiento y reconocimiento oficial a la labor docente, en aquellas
instituciones en las que estos espacios están presentes, los docentes
reportan mejores niveles de bienestar psicosocial”. Al igual que en el
caso chileno, los maestros expresaban la misma postura de insatisfac-
ción por la falta de reconocimiento, de allí la necesidad de relacionar
estas insatisfacciones con una posible enfermedad mental, en el mo-
mento en el que se crea ese habitus y sin saberlo se nos está convirtien-
do en un mal ejemplo de reproducción.
Como parte de la investigación, las autoras analizaron el rol del es-
tudiante, concluyendo que
el comportamiento y rendimiento académico de los estudiantes se encuentran
negativamente afectados por la gran cantidad de problemáticas psicosociales
que enfrentan, como sus condiciones socioeconómicas adversas, desnutrición,
abandono, maltrato, ausencia de acompañamiento y orientación por parte de
las familias, etc. A este respecto, los docentes sienten que tanto las familias
como la sociedad les han dejado la labor de solucionar una gran cantidad de
problemas que exceden sus posibilidades reales de atención.
Esta conclusión es una evidencia de lo anunciado por Travers y
Cooper (1997) los cambios en el desarrollo de la historia han obligado
a que los maestros asuman roles que no les corresponden, creando una
resistencia al cambio.
En el caso de la implementación de las normas fue importante el
análisis de las investigadoras en la medida en que los maestros consi-
deran que estas desmejoran su garantías y concluyen que “en el con-
texto actual, los docentes atribuyen la mayor parte de la fatiga y frus-
tración que sienten en su labor como docentes a la implementación
de la medida (decreto de evaluación y promoción 230)”. Además la
mayoría de los participantes afirma “los maestros se están enloquecien-
do porque las exigencias implementadas por la Ley 715 de 2001 son
tantas y tan desproporcionadas, que los docentes ya no dan abasto con
tantas demandas”. Esta aseveración invita a la investigadora a pensar
acerca de estas significaciones y a la necesidad de indagar al respecto,
para hacer una afirmación de este tipo el sujeto de investigación ha
de tener razones personales, familiares, sociales, laborales, entre otras,
22
Patricia Yasmin Velandia Pérez
que le permitan tal discurso. Otra razón fundamental para que esta in-
vestigación sea de gran importancia para el sector.
Otro punto que sustenta el presente trabajo es el hecho de que las
investigadoras identificaron como dificultades representativas la des-
concentración, la pérdida de la memoria y los trastornos del sueño, lo
que permite develar que al existir un malestar psicológico existe una
reacción física.
Algo que se relacionó con el trabajo de la investigadora fue que Díaz
Granados y colaboradores (2006), también tuvieron en cuenta el sexo,
la edad, tiempo en la docencia y nivel de enseñanza; características
muy similares a las planteadas en la presente investigación. Aunque
esta investigación fue realizada en el año 2006 y han cambiado normas
relacionadas con la salud mental, la evaluación y promoción, las ten-
dencias políticas y han ingresado más de 2.000 maestros, las mismas
cifras hablan por sísolas.
II. Antecedentes teóricos
A. Hacia la definición de salud mental
También es importante definir los conceptos clave que guiarán esta in-
vestigación, y que permiten delimitar su campo de acción. El término
de salud mental, fue utilizado inicialmente por el psiquiatra Clifford
Whittingham Beers como higiene mental en 1908, con la intención de
realizar una campaña por los derechos de los enfermos mentales, esta
expresión puede tener muchas definiciones, sin embargo para efectos
de esta investigación se utilizó la definición de la organización mundial
de la salud oms, como “un estado de bienestar en el cual el individuo
es consciente de sus propias capacidades, puede afrontar las tensiones
normales de la vida, puede trabajar de forma productiva y fructífera y
es capaz de hacer una contribución a su comunidad”.
B. Enfermedad profesional
A su vez, la enfermedad profesional es definida por la oms como “todo
estado patológico que sobrevenga como consecuencia obligada de la
clase de trabajo que desempeña el trabajador o del medio en que se
ha visto obligado a trabajar, bien sea determinado por agentes físicos,
23
La salud mental docente como enfermedad profesional
químicos o biológicos”. En este mismo orden, el Código Sustancioso del
Trabajo en Colombia afirma en el artículo 201 Tabla de enfermedades
profesionales, en el numeral 42.
Patologías causadas por estrés en el trabajo: trabajos con sobrecarga
cuantitativa, demasiado trabajo en relación con el tiempo para ejecutarlo,
trabajo repetitivo combinado con sobrecarga de trabajo. Trabajos con técnicas
de producción en masa, repetitiva o monótona o combinada con ritmo o
control impuesto por la máquina. Trabajos por turnos, nocturno y trabajos
con estresantes físicos con efectos psicosociales, que produzcan estados de
ansiedad y depresión, infarto del miocardio y otras urgencias cardiovasculares,
hipertensión arterial, enfermedad acido péptica severa o colon irritable.
Toda enfermedad profesional está asociada a unos factores de riesgo
que son reconocidos como toda circunstancia o situación que aumenta
las probabilidades de una persona de contraer una enfermedad o cual-
quier otro problema de salud. Por tanto, este concepto cubre todas las
situaciones que afectan en el individuo el equilibrio físico, mental y so-
cial y se debe abordar como generador de patologías, sin limitarlo a las
situaciones que pueden originar accidente o enfermedad, sino aquellas
que originan todos los desequilibrios de la salud de los trabajadores.
C. El malestar docente
En el caso de los docentes es importante hablar del malestar docen-
te, expresión que aparece a fines de los años 1980 para referirse al
“conjunto de reacciones de los profesores como un grupo profesional
desconcertado por el cambio social” (Esteve et al., 1995, cit. en Vives,
2005). Además, Esteve (1995, cit. en Corvalán, 2000) resalta “efectos
permanentes de carácter negativo que afectan a la personalidad del
profesor como resultado de las condiciones psicológicas y sociales en
que ejerce la docencia, por imperativo del cambio social acelerado”.
Para efectos de análisis en esta investigación se tendrán en cuenta
los factores de primer y segundo orden propuestos por Esteve (1994)
ya que por medio de ellos se cuenta con un gran derrotero en el que los
maestros se pueden analizar.
Los factores de primer orden que pueden afectar al docente son en
general, en un malestar en que intervienen factores alrededor de la cla-
se como, por ejemplo, los materiales que hacen falta en las aulas y que
impiden enseñar a los maestros a través de una metodología que sí es
24
Patricia Yasmin Velandia Pérez
exigida por los directivos, la violencia que se genera entre estudiantes
y en ocasiones contra maestros como represalia ante las inconformida-
des de los estudiantes.
Entre los factores de primer orden de Esteve (1994) que son im-
portantes para el desarrollo de este proyecto, destacan:
• Modificación en el rol del profesor y de los agentes tradicionales de
socialización.
El autor identifica el aumento de responsabilidades de los maestros a
la par de los procesos de globalización, lo que ocasiona que la sociedad,
los ambientes próximos, grupos sociales y la familia transfieran ciertas
responsabilidades a la escuela, sin que estos profesionales se hayan
formado para adquirir estos compromisos, allí se apoya en el concepto
de Mitter (1985) cuando afirma la aparición de la fase de desencanto
y se trabaja más por resignación que por optimismo. A su vez los me-
dios de comunicación, el Internet, los grupos sociales como Facebook,
Twitter, el consumo, la televisión se han transformado en un medio de
transmisión de información y cultura, donde finalmente es el docente
en el aula quien debe enseñar los valores vigentes en la sociedad así
como censurar y criticar, lo que para sí es el bienestar de los alumnos.
• La función docente: contestación y contradicciones.
A este respecto, el docente es motivado a ser compañero y amigo de
los estudiantes, pero al final de cada periodo se convierte en juez para
saber si pasa o no la materia, sabe que puede ser autónomo, pero debe
acoplarse al estilo de aprendizaje de cada niño y niña y, en general, a
las reglas de cada grupo, ello sin ahondar en las políticas educativas
que se mueven al ritmo del dirigente de turno y sus concepciones de
educación, una temporada de ciclos, una de grados, así en cada periodo
de gobierno se debe responder a lo que se exija. Para cerrar este pun-
to Milstein y colaboradores (1984) afirman que “cuando nuestro en-
torno es estable, la mayor parte de nosotros podemos enfrentarlo. Sin
embargo cuando nuestro entorno cambia rápidamente, hasta el más
saludable encuentra difícil evitar el estrés” aunque esta aseveración
fue realizada hace 29 años cuan oportuna es en un momento de tantos
cambios alrededor de la educación.
25
La salud mental docente como enfermedad profesional
• Modificación del apoyo del contexto social.
Hoy en día no es raro observar, que los padres culpan a los maestros de
todo lo negativo que pasa en la escuela, si el maestro da más tiempo de
su jornada laboral para desarrollar su labor, pocas veces es tenido en
cuenta, pero si hay un fracaso o una falta inmediatamente se personali-
za, de allí que “el rumor y la reputación, tanto en sentido positivo como
negativo son el vehículo habitual del reconocimiento de su trabajo”.
Por otro lado, dentro de los factores de segundo orden Esteve
(1994) reconoce como fundamentales el estrés docente, resaltando
que cuando el maestro hace las cosas con calidad y eficiencia, esto es
considerado solo como parte de su labor, pero cuando existe un fracaso
en el proceso escolar, de inmediato le es llamada la atención porque él
o ella debe ser el causante de la falla, evidenciándose así la transforma-
ción de la imagen del docente.
• Los objetivos del sistema de enseñanza y el avance de los conocimientos.
La masificación de la enseñanza ha obligado a todos los estudiantes
a tener que ser competitivos, y por el mismo hecho de tener 40 estu-
diantes en aula no le permite garantizar que todos ellos aprenderán el
cien por ciento de los contenidos y más aún que todos ellos serán en
un futuro cercano, exitosos. Por otro lado, es preciso reconocer que el
concomimiento avanza a pasos agigantados y los maestros debemos
reconocer que no son los omnipotentes en el saber, hoy es un planeta,
mañana es sólo una estrella y no pueden seguir enseñando que es un
planeta; obviamente el dominio de una asignatura es algo sumamente
difícil y deben enseñar algo que no existía cuando se formaban en la
universidad, entonces Steve (1994) insiste en que para los docentes es
difícil ejecutar este tipo de cambios, todo ello sin olvidar que hoy en el
conocimiento se adquiere fácilmente desde cualquier fuente, Internet,
televisión, radio, entre otros y que el profesor no es el transmisor exclu-
sivo del conocimiento. Si a esto le agregamos que a algunos maestros no
les gusta avanzar y formarse en el tema de las tecnologías, les es muy
difícil en el mundo competitivo de la transmisión del conocimiento.
26
Patricia Yasmin Velandia Pérez
• La imagen del profesor.
Los medios de comunicación y el sistema son los fieles encargados de
desvirtuar la imagen del docente, en las noticias y la prensa suelen apa-
recer artículos donde señalan al docente como injusto, violador de sus
estudiantes, matoneador, causante de suicidio de un estudiante porque
le dijo que perdería el año y muchos más adjetivos despectivos que se
encargar de culparlo del fracaso escolar de sus estudiantes, para que
este sea juzgado por los padres, la Secretaría de Educación, los medios,
los rectores y hasta sus propios compañeros.
Aquello sin evidenciar los periódicos que afirman literalmente que
los maestros están enloqueciendo en las aulas, por causas como las
situaciones de violencia física en las aulas, implicando a profesores pa-
dres y alumnos, los despidos o situaciones de conflicto provocados por
enfrentamientos ideológicos, los bajos salarios, falta de medios mate-
riales, todo esto sin contar el efecto que tienen este tipo de artículos en
los maestros.
Y aunque esta parece ser una actividad muy fácil a la que pueden
acceder otros profesionales como ingenieros, médicos, químicos, mú-
sicos, arquitectos entre otros, ya que piensan que es sólo sentarse
frente a 40 niños y niñas y dictarles unos temas; no parece ser así de
simple, ya que muchos de los profesionales nombrados como docentes
de planta del distrito en el pasado concurso del 2010, renunciaron afir-
mando que era demasiado trabajo por tan poco salario.
Por otro lado existe una realidad particular que se está presentan-
do en Bogotá acerca de que los recién graduados bachilleres, no están
interesados en ser maestros, esto se evidencia en las becas que está
brindando el Icetex del cien por ciento a aquellos estudiantes que en su
Icfes hayan logrado ubicarse en los primeros 200 puestos y que deseen
ser maestros. Irónicamente muchos maestros no recomiendan a sus
hijos ejercer esta carrera.
Finalmente la imagen del maestro debe responder a las expectati-
vas de los padres, de los estudiantes, de las personas que acceden a la
profesión, de los demás profesores en ejercicio, del estado, su propia
familia y de su propia satisfacción.
En los factores del primer orden se encuentran:
27
La salud mental docente como enfermedad profesional
• Recursos materiales y condiciones de trabajo.
La falta de material didáctico y los recursos para conseguirlo son un
gran problema para los maestros, hace más o menos diez años, la edu-
cación pública en Bogotá era decadente, teniendo en cuenta que el go-
bierno no tenía intención de invertir dinero en este tipo de necesidades.
Afortunadamente para los maestros bogotanos el cambio de alcalde
y sus políticas de gobierno permitieron crear nuevas instalaciones y
dotaciones para muchos de los colegios de la ciudad, lo que benefició
el trabajo de cientos de maestros, desde allí aunque en ocasiones se
reduce el presupuesto de cada colegio por diferentes circunstancias,
depende de las propuestas del rector y de las aprobaciones del consejo
directivo, el garantizar que los y las maestras cuenten con el material
necesario para trabajar. Por otro lado, existen leyes como la de gratui-
dad, ley que desobliga al padre de familia hasta para dar un cuaderno,
ya que ni una moneda para fotocopia se les puede pedir, el problema
está en que en el colegio no haya copias, o tinta o papel. Al otro lado
de la moneda, se encuentran los colegios privados donde depende del
dueño, la integración de material al aula para que los docentes traba-
jen a gusto, esto en muchas ocasiones depende del valor de la pensión
que cancelen los padres para así mismo acceder a ciertas prioridades.
Entonces, muchos trabajarán por lo que les paguen y además con las
uñas, muchos en casas a las que hoy les llaman colegios; y si no traba-
jan hay otras cuantas hojas de vida esperando ser contratadas.
• Violencia en las instituciones escolares.
Este factor ha sido de gran relevancia en las escuelas tanto públicas,
como privadas ya que el aumento de violencia en y alrededor del co-
legio han tensionado todas las relaciones entre los actores educativos.
Esta violencia puede tener sus raíces en factores como el desplaza-
miento de las familias a la ciudad por la violencia en el campo, lo que
lleva a que cientos de campesinos adolescentes lleguen a los salones,
temerosos por el nuevo contexto, inocentes frente a los riesgos y obli-
gados en muchas ocasiones a unirse a un bando del barrio, del salón o
del colegio, lo que lleva a sobrevivir en un mundo de chantajes, ame-
nazas, discriminación por raza o género; comentando que hoy en día
es muy normal que las niñas tengan una gran tendencia a enfrentarse
28
Patricia Yasmin Velandia Pérez
en las peleas callejeras, matar o morir, en donde poco a poco las dro-
gas toman ventaja, los negocio ilícitos, las peleas callejeras, la falta de
dinero, trabajo, el irrespeto contra los padres y por ende, a los maes-
tros. De toda esta locura aparecen leyes como la Ley de matoneo 1620
para solucionar problemas de convivencia, el decreto de traslado para
docentes por matoneo como salida, o dicho en otras palabras, huida
parcial a los problemas de la violencia en nuestras aulas.
• El agotamiento docente y la acumulación de exigencias sobre el profesor.
A este respecto, Steve (1994) relaciona los términos con el de burnout,
e identifica algunos síntomas particulares como alto ausentismo, falta
de compromiso, deseo anormal de vacaciones, baja autoestima, inca-
pacidad para tomarse la escuela en serio, culpar a las conductas de los
estudiantes como causa del desinterés. Como consecuencia de estas
causas se encuentran las solicitudes constantes de traslados, estrés,
enfermedades fingidas para abandonar momentáneamente la docen-
cia y por supuesto enfermedades reales como depresión, bipolaridad,
tendencia suicida y todas aquellas físicas que se desencadenan de las
tensiones psicológicas. Además de las consecuencias negativas por la
acción combinada por las tensiones psicológicas y sociales en el ejer-
cicio de esta profesión.Todo lo anterior por la sobrecarga de trabajo y
las continuas exigencias de parte de las leyes y el estado mismo para
garantizar una educación integral y de calidad.
D. Factores cruciales, género,
edad cronológica, tipo de educación
Para el buen desarrollo de esta investigación, la autora ha tenido en
cuenta las siguientes variables: el género de los participantes, la edad
cronológica y el tipo de educación en la cual se labora.
Para la psicología, el concepto “género” alude al proceso mediante
el cual individuos biológicamente diferentes se convierten en mujeres
y hombres, a través de la adquisición de aquellos atributos que cada
sociedad define como propios de la feminidad y la masculinidad. El gé-
nero es, por tanto, la construcción psico-social de lo femenino y lo mas-
culino (Dio Bleichmar, 1985). Por otro lado se encuentra la edad cro-
nológica de los individuos en función del tiempo transcurrido desde el
29
La salud mental docente como enfermedad profesional
nacimiento. Es por tanto, la edad en años, la cual tiene un valor social
o legal más que biológico (Saludalia, 2000). Finalmente está el tipo
de educación en la que se labora (público o privado). Se entiende por
educación pública aquella que queda a cargo del gobierno, entidad que
proporciona la planta física y docente, y los materiales didácticos, para
la realización de los estudios. En el caso de la educación privada, esta
corresponde al tipo de educación que es impartida en centros educa-
tivos privados los cuales cobran cuotas establecidas por ellos mismos
con la autorización del Ministerio de Educación, encontrándose pre-
sente en todos los niveles del Sistema Educativo Nacional.
E. Definiendo el estrés y el “burnout”
Un tema muy relacionado con la salud mental docente es el estrés, de-
finido como un malestar o estado emocional negativo que va acompa-
ñado de síntomas tales como angustia, tensión, frustración, ansiedad
o depresión y que es consecuencia de algunas condiciones en las que
los profesores desempeñan su trabajo (Cole et al., 1990; Peiró et al.,
1991; Esteve, 1994).
Luego del estrés y como avance en el deterioro de la salud mental
se encuentra el término burnout que procede del inglés y se traduce en
castellano por “estar quemado”. A mediados de los años 1970 Freu-
denberger (1974) describió el síndrome burnout, aunque no con tal
nombre, como una patología psiquiátrica que experimentaban algunos
profesionales que trabajaban en algún tipo de institución cuyo objeto
de trabajo son personas “sensación de fracaso y una existencia agotada
o gastada que resulta de una sobrecarga por exigencias de energías,
recursos personales y fuerza espiritual del trabajador”. En 1976, Mas-
lach utilizó el término burnout, empleado hasta entonces para des-
cribir el proceso gradual de pérdida de responsabilidad profesional
y desinterés cínico entre compañeros de trabajo, para referirse a un
conjunto de respuestas emocionales que afectaban a los profesionales
de ayuda. Determinó que los afectados sufrían “ sobrecarga emocional”
o síndrome de burnout y lo definió como síndrome de agotamiento
emocional, despersonalización y baja realización personal que puede
ocurrir entre individuos cuyo trabajo implica atención o ayuda a per-
sonas”. Ya en 1980 Maslach reitera que este síndrome tiene manifes-
taciones mentales como “sentimientos de vacío, agotamiento, fracaso,
30
Patricia Yasmin Velandia Pérez
impotencia, baja autoestima y pobre realización personal”; físicas en-
tre las que se encuentran “cefáleas, insomnio, alteraciones gastrointes-
tinales y taquicardia, entre otras”, y conductuales como por ejemplo “el
bajo rendimiento personal, el distanciamiento afectivo de los compa-
ñeros y clientes, y conflictos interpersonales frecuentes en el trabajo
y con la familia” (cit. en Díaz Granados et al., 2006). Como se puede
analizar a primera vista, este síndrome podría ser muy evidente en el
desarrollo de la labor docente, puesto, que el trabajo reiterativo con las
mismas personas, el agotamiento y el estrés por situaciones externas
podrían producir consecuencias psicosomáticas, con manifestaciones
mentales y físicas, conductuales, con el predominio de hábitos adicti-
vos y emocionales desde el distanciamiento afectivo hasta la baja pro-
ductividad laboral. ¿Cuán en riesgo se encuentran los docentes en su
tarea diaria? ¿Pueden desconocer total o parcialmente que el burnout
está presente en su vida?
Es desde esta mirada donde se debe analizar al docente como un ser
humano integral, que aunque debe ser plenamente objetivo al llegar
al aula, lleva consigo una sobrecarga de pensamientos y sentimientos
que giran alrededor de su vida, el tener buenas relaciones con la pare-
ja, los hijos, una economía familiar satisfactoria y funcional, un sueldo
que satisfaga todas sus necesidades, tiempo para dedicarle a su familia,
tiempo para sí mismo, tiempo para ejecutar sus creencias y manifesta-
ciones religiosas, tiempo para compartir con sus amigos, tiempo para
ir al médico, tiempo para calificar, planear, evaluar, tiempo para ser
maestro, psicólogo, médico, abogado, padre, juez, tiempo para vivir, es
tan importante contar con un buen equilibrio emocional y mental para
responder a todas estas demandas y aun las que hacen falta por incluir
en esta pequeña lista.
F. La legislación colombiana y el copaso, coviso y cocalvi
como forma de prevenir el malestar docente
Este tipo de malestares generó la creación del Decreto 614 de 1984,
donde en el artículo 25 obliga a los trabajadores a conformar un co-
mité paritario de medicina, higiene y seguridad industrial y que las
arp (Aseguradoras de Riesgos Profesionales) tanto de instituciones
públicas como privadas, tengan la responsabilidad de orientar el co-
paso institucional (Comité Paritario de Salud Ocupacional). El copaso,
31
La salud mental docente como enfermedad profesional
coviso o cocalvi es un organismo integrador entre el empleador y sus
trabajadores y constituye un puente para divulgar las actividades de
salud ocupacional al interior de las empresas que tiene como funcio-
nes el proponer y participar en actividades de capacitación en salud
ocupacional, proponer la adopción de medidas que procuren y man-
tengan la salud en los lugares y ambientes de trabajo, vigilar el desa-
rrollo de las actividades del programa de salud ocupacional, colaborar
en el análisis de las causas de los accidentes de trabajo y enfermedades
profesionales y proponer medidas correctivas, estudiar y considerar
las sugerencias de los trabajadores, servir como organismo de coordi-
nación entre empleador y los trabajadores, solicitar informes sobre ac-
cidentalidad y enfermedades profesionales y las demás funciones que
le señalen las normas sobre salud ocupacional. Si se analiza con deteni-
miento este apartado, se puede ver que esta sería la mejor opción para
prever cualquier tipo de enfermedad profesional. Sin embargo, los tra-
bajadores quienes son los primeros beneficiados y quienes deberían
exigir la existencia de este tipo de servicio, no lo conocen, confunden
su significado o asumen que todo lo relacionado con salud los debe
tratar la Empresa Prestadora de Salud -eps-. Por su parte y aunque es
algo obligatorio, los empleadores lo desconocen y otros omiten su rea-
lización ya que ello requiere un gran compromiso en cuanto a capital
humano y material, de hecho, en la mayoría de los casos las arp se limi-
tan a entregar un carné de afiliación que cubre accidentes laborales y,
por lo general, no hay asesores que inviten a los colegios a realizar este
proceso, que por supuesto están dirigidos por ellos.
Por medio de normas como la Ley 9.a de 1979 o Código Sanitario
Nacional, la Resolución 2400 o Estatuto de Seguridad Industrial, el De-
creto 614 de 1984, que implementó el Plan Nacional de Salud Ocupa-
cional, la Resolución 2013 de 1986 que reglamenta los copaso (Comité
Paritario de Salud Ocupacional), la Resolución 1016 que reglamenta
los Programas de Salud Ocupacional para las Empresas, el Decreto
1295 de 1995 de la Ley 100 que establece la Administración de los
Riesgos Profesionales, la Resolución 2463 de 2001 que reglamenta la
integración, financiación y funcionamiento de las Juntas de Calificación
de Invalidez; en la ciudad de Bogotá se llevó a cabo el Primer Congreso
de Salud Ocupacional el pasado 12 de abril de 2009 promulgando el
Decreto 545 de 2009 por el cual se regula la conformación regulación
y funcionamiento del comité de calidad de vida de la Secretaría de Edu-
32
Patricia Yasmin Velandia Pérez
cación Distrital. A su vez en el presente año se presenta la Ley 1616 de
2013 de salud mental donde se pone sobre la mesa un tema tan impor-
tante y se responsabiliza al sistema nacional de salud de crear políticas
de prevención relacionadas con el tema. Y donde señala:
De conformidad con lo preceptuado en el artículo 4.° de la Ley 1562 de
2012, el Ministerio de Salud y Protección Social deberá actualizar la tabla de
enfermedades laborales en Colombia, incluyendo aquellas patologías causadas
por la exposición a factores de riesgo psicosociales en el trabajo.
Por otro lado, y como dato importante el pasado 20 de agosto de 2013,
el ministro del interior y la ministra de educación implementaron el
Decreto 1782 por el cual se reglamentan los traslados por razones de
seguridad de docentes oficiales de Colombia, entonces además de todo
los maestros y maestras están siendo víctimas de matoneo escolar, qué
pasa con ellos y sus familias, qué pasa en el caso de los maestros del
sector privado, no tienen la oportunidad de ser trasladados, sino que
son obligados a dejar su trabajo y aparte de las posibles consecuencias
psicológicas quedan sin trabajo para mantener a sus familias. Con base
en este decreto, el pasado 25 de septiembre el doctor Javier Zamora
dio a conocer a la prensa que en 2012 hubo un 34% de casos de trasla-
dos forzosos de los cuales un 24% estaba ligado a matoneo contra los
y las docentes, en lo que lleva corrido del año se han presentado 172
casos, y es aquí cuando debemos cuestionarnos sobre ¿qué ha pasado
con la salud mental de estos maestros?
G. El rol del docente en los cambios de la historia
Por otra parte, Travers y Cooper (1997) resaltan que los cambios
generados en el desarrollo de la historia del hombre, han obligado a
modificar las funciones de los docentes. Siendo evidente que el trabajo
realizado en casa para el colegio, las expectativas de ser amigo y con-
tradictoriamente evaluador del estudiante, la presión de las nuevas
tecnologías, como necesidad de estar a la vanguardia para estar más
cerca de los niños y niñas, la competencia entre pares, las malas condi-
ciones laborales y la globalización obliga a un cambio. Esto se efectúa
sin preguntar al docente si se quiere o no ajustar. Por supuesto, aunque
los maestros son los mismos de hace quince años, los estudiantes no
lo son y, por ende, el contexto tampoco. De igual manera, la integración
33
La salud mental docente como enfermedad profesional
de la educación media con respecto al emprendimiento empresarial,
la articulación con las carreras técnicas y la educación para el trabajo
hace que la educación deba apuntar hacia mejores resultados ya que
la competencia y las políticas neoliberales arrastran a los egresados
y esto se logra con el esfuerzo de los docentes. Por esto, como dice
Esteve (1989, cit. en Travers y Cooper, 1997) “los acelerados cam-
bios sociales tienen un profundo efecto sobre el papel que desempeñan
los maestros en el proceso educativo, sin que muchos de estos hayan
logrado adaptarse a tales cambios”. Todo esto ocurre sin contar con la
visión social del maestro, la cual se ha deteriorado con los años y son
ellos mismos quienes reflejan una imagen deteriorada de la profesión.
Ya no son junto al alcalde y el sacerdote los actores más importantes
de la comunidad. Son señalados en la noticias por los actos de injusti-
cia, discriminación, violencia y demás problemáticas relacionadas con
los estudiantes ya que la familia y la comunidad han relegado sus res-
ponsabilidades con relación al educando muchas veces por cuestión
de tiempo, trabajo y en la procura de obtener elementos tangibles que
reemplazan la comunicación y es el maestro el “directamente respon-
sable” de la educación de los estudiantes. Una educación para un futu-
ro que los maestros no conocen, reconstruyendo una historia para no
repetirla y así darle sentido a la posibilidad de cambio. Un cambio que
viven desde su realidad, y contando con tener el apoyo de parte de los
superiores. Como si esto no fuera suficiente se deben formar líderes
que salgan de la pobreza contrario a la formación en masa que preten-
de el estado desde la misma generación de empleados que se ajusten a
la economía nacional.
Por otro lado, se encuentran presentes otros factores como la vio-
lencia entre estudiantes, los bajos salarios, la insatisfacción laboral, el
aumento de responsabilidades en el diseño del currículo, como jefes
de área, de ciclo, directores de grupo, la mismas ansias de superarse
profesionalmente por medio post-gradual, añadiendo la realización
afectiva, como cónyuges y padres y las buenas relaciones sociales y por
supuesto la auto estima alta con la que debe contar para asumir el reto.
Todo esto debe considerarse que debiera estar en equilibrio para así
educar efectivamente y con calidad.
34
Patricia Yasmin Velandia Pérez
H. El espacio social, el campo y el “habitus” de Bourdieu
Pierre Bourdieu (1980) en su libro Raisons practiques. Sur la théorie
de láction, ubica la posición del maestro en el rango de capital cultu-
ral medio y menor capital económico, por debajo de los técnicos. Algo
poco gratificante para todo el esfuerzo que no solo en años de estudio
se ve reflejado sino, el estar en un rango similar al de los técnicos, de-
teriora aún más la imagen docente.
Por lo anterior y jugando entre la subjetividad y la objetividad Mo-
reno y Ramírez (2006) apoyados en la obra de Bourdieu, identifican
el espacio social como un sistema de posiciones, relaciones y diferen-
cias, el cual puede ser analizado desde las situaciones desiguales que
asume el maestro en espacios sociales como el hogar, el círculo social,
la universidad y la escuela como sitio de labores. De allí existirán rela-
ciones de poder donde el maestro está en una relación vertical abajo o
arriba, según su función, personalidad, momento, lugar, estado físico,
emocional, entre otros, allí la posición social causará en el maestros
efectos negativos o positivos que determinarán el orden social que se
mueve en un campo, definido por Moreno y Ramírez (2006) citando
a Bourdieu como un “sistema particular de relaciones que puede ser
de alianza, conflicto o cooperación entre posiciones diferentes, social-
mente definidas e instituidas, independientes de la existencia física y
de los agentes que la ocupan”. Allí Bourdieu subraya las dos caracterís-
ticas del campo, que son el rol del dinero, que en el caso de los maes-
tros no es el mejor recurso de empoderamiento, pues los bajos salarios
con relación a otros profesionales es un descontento general a nivel
público y privado, sin contar además de los arduos procesos que se de-
ben superar para tener un aumento en el salario. En el caso del sector
público, la nueva legislación obliga a los maestros del Decreto 1278 a
presentar un examen, el cual debe ser superado con mínimo un 80%
y si es necesario, un título de especialización o maestría para tener un
aumento significativo, y qué pasa con los y las maestras que no pasan
el examen y tiene el título, pues, debe esperar como mínimo otro año.
¿Dónde está el incentivo a la capacitación docente? Y ello sin ahondar
profundamente en el sector privado, donde estos aspectos dependen
del dueño del colegio, la antigüedad, la amistad o lo que haya para tra-
bajar, todo lo cual constituye un síntoma de malestar entre los docen-
tes el sentir la injusticia a este respecto, y en ese caso si no aceptas, te
vas, si no te gusta el salario, vendrá otro que trabajará por ese precio.
35
La salud mental docente como enfermedad profesional
Como segunda característica, Bourdieu señala los diplomas, que
en nuestro ambiente, sirven como ascenso monetario y los cuales por
supuesto generan un estatus y en ocasiones reconocimiento, pero en
otros envidia. En el caso del sector público, esta condición se ha con-
vertido en una necesidad, para mejorar el salario, especialmente en los
maestros del nuevo decreto, sin embargo, en los del decreto anterior,
con hacer cursos es más que suficiente para ascender. Ya en el sector
privado, muy pocos son los que desean conseguir títulos más avanza-
dos como especializaciones, maestrías y ni hablar de doctorados, ya
que si no se les es tenido en cuenta el título en la remuneración salarial,
la sola motivación cognitiva no es suficiente.
Asi mismo Moreno y Ramírez (2006) identifican la red de relacio-
nes, grupos sociales como la familia, el trabajo, la iglesia, el partido
político, la universidad, las amistades, la nación; a todo ello debe res-
ponder un docente, sin siquiera analizar las funciones laborales, y se
podría afirmar que debe ser feliz antes de entrar en el aula, para así
contagiar a sus estudiantes.
En este punto, las relaciones humanas son de gran complejidad, las
cuales se mueven en campos y espacios sociales definidos por sus pro-
pias dinámicas, es allí donde se crean diferentes experiencias para los
sujetos, las cuales pueden ser significativas o no. Tal como lo indica
Bourdieu (1980) el habitus es “la aptitud de los agentes a orientarse
espontáneamente dentro de un espacio social y a reaccionar adaptati-
vamente a los eventos y a las situaciones enfrentadas”. En lo referente
a este último concepto, Moreno y Ramírez (2006) reafirman que
a medida que las experiencias concretas y puntuales se repiten, se acumulan
las huellas que cada una de ellas va dejando, se superponen, se combinan, se
refuerzan interiorizándose cada vez más profundamente, y se transforman en
disposiciones generales, es decir que repitiendo una serie de experiencias o
comportamientos individuales, se adquiere progresivamente una aptitud y una
inclinación a obrar, a hablar, a sentir o a pensar, de una más que de otra manera.
Partiendo de estas dos importantes referencias se puede generar una
gran preocupación en lo referente a las reacciones de los maestros
dentro de los diferentes campos ya que, por ejemplo, podemos soma-
tizar algunas reacciones en el aula. En el caso del maestro que tiene
clase con un grupo muy difícil, inicialmente puede ser desmotivante
por diversa razones, luego se puede acostumbrar porque le toca, pero
36
Patricia Yasmin Velandia Pérez
le da un leve dolor de cabeza y cada vez que atiende a su cátedra, tie-
ne este dolor, él se acostumbró y es parte de su rutina el somatizar
esta molestia, entonces se ha reproducido esta conducta, afectando al
maestro, sin detectar el problema de salud mental que pausadamente
puede estarlo invadiendo.
37
Capítulo tercero
Metodología
I. Paradigma de investigación
Para el desarrollo de esta investigación es necesario tener en cuenta
uno de los métodos de exploración que desde la mitad del siglo xx ha
tomado gran fuerza en el mundo científico, el enfoque cualitativo; el
cual para los propósitos de este proyecto será el más acorde tenien-
do en cuenta que se pretende analizar las apreciaciones y creencias
de los maestros participantes. Por su puesto al hablar de percepcio-
nes personales es fundamental pensar en las historia de vida de cada
educador, su realidad humana y cotidiana, entonces como lo señala
Sandoval (1996) “la investigación cualitativa se realiza por la vía de la
construcción de consensos fundamentados en el diálogo y la subjetivi-
dad”. Además, Becker (1986) recalca que
para entender la conducta de un individuo, debemos conocer cómo percibía la
situación, los obstáculos a los que creía tener que enfrentarse, las alternativas
que se le ofrecían; sólo podremos comprender los efectos del campo de
posibilidades de las normas sociales y de otras explicaciones de compor-
tamiento comúnmente invocadas si las consideramos desde el punto de vista
del actor.
Para comprender las percepciones de los docentes se utilizó este para-
digma ya que permite interpretar la realidad de cada uno de los sujetos
y así entender el fenómeno social que se presenta alrededor de la per-
cepción de salud mental, dejando la puerta abierta a futuras investiga-
ciones relacionadas con el tema.
39
La salud mental docente como enfermedad profesional
II. Diseño metodológico
Esta investigación se basa por sus objetivos en un estudio de caso ya
que según Bromley (1990) es “el inquirir sistemático de un evento
o grupo de eventos relacionados, que tienen como objetivo describir,
explicar y ayudar en el entendimiento del fenómeno bajo estudio”.
Además, Yin (2002) lo define como “un diseño empírico que investiga
un fenómeno social contemporáneo dentro del contexto de la realidad
social”. Por su puesto y para esta investigación como lo señala Arnal y
colaboradores (1994, cit. en Álvarez, 2012) “debe considerarse como
una estrategia encaminada a la toma de decisiones. Su verdadero po-
der radica en su capacidad para generar hipótesis y descubrimientos,
en centrar su interés en un individuo, evento o institución, y en su fle-
xibilidad y aplicabilidad a situaciones naturales”.
También la investigación se ajusta a las características principales
del estudio de caso señalado por Montoya (1997) quien lo clasifica
como el “estudio de historias de vida: se examina una persona para
emplear los datos que ofrezca como vehículo para entender aspectos
básicos de la conducta humana o de alguna institución actual. La pers-
pectiva es diacrónica y la técnica más importante es la entrevista”.
Además, según las características del estudio de caso señalado por
Álvarez (2012) son ajustables a este proyecto, las siguientes:
1. Realizan una descripción contextualizada del objeto de estudio. El
principal valor de un estudio de caso consiste en desvelar las relacio-
nes entre una situación particular y su contexto.
2. Son estudios holísticos. El investigador ha de tratar de observar la
realidad con una visión profunda y, asimismo, ha de tratar de ofrecer
una visión total del fenómeno objeto de estudio, reflejando la comple-
jidad del mismo.
3. Reflejan la peculiaridad y la particularidad de cada realidad/situa-
ción a través de una descripción densa y fiel del fenómeno investigado.
4. Son heurísticos. Los estudios de caso tratan de iluminar la compren-
sión del lector sobre el fenómeno social objeto de estudio.
40
Patricia Yasmin Velandia Pérez
5. Su enfoque no es hipotético. Se observa, se sacan conclusiones y se
informa de ellas.
6. Se centran en las relaciones y las interacciones y, por tanto, exigen la
participación del investigador en el devenir del caso.
7. Estudian fenómenos contemporáneos analizando un aspecto de in-
terés de los mismos, exigiendo al investigador una permanencia en el
campo prolongada.
8. Se dan procesos de negociación entre el investigador y los partici-
pantes de forma permanente.
9. Los estudios de caso incorporan múltiples fuentes de datos y el aná-
lisis de los mismos se ha de realizar de modo global e interrelacionado.
10. El razonamiento es inductivo. Las premisas y la expansión de los
resultados a otros casos surgen fundamentalmente del trabajo de cam-
po, lo que exige una descripción minuciosa del proceso investigador
seguido.
Teniendo en cuenta el análisis realizado por Álvarez (2012) respecto
a las fases planteadas por Pérez Serrano (1994) y Martínez Bonafé
(1990), se ha definido como ruta del presente estudio de caso:
1. Fase pre-activa. En ella se tienen en cuenta los fundamentos episte-
mológicos que enmarcan el problema o caso, los objetivos pretendidos,
la información de que se dispone, los criterios de selección de los casos,
las influencias del contexto donde se han desarrollado los estudios, los
recursos y las técnicas que se han de necesitar y una temporalización
aproximada. La pregunta de investigación sirve para definir la unidad
o unidades de análisis a considerar. De esta forma, se establece una
relación entre constructos teóricos y unidades empíricas, categorías
generales y específicas (Ragin y Becker, 1992), estableciendo una “ca-
dena de evidencias” (Yin, 1989).
2. Fase interactiva. Corresponde al trabajo de campo y a los procedi-
mientos y desarrollo del estudio, utilizando diferentes técnicas cuali-
41
La salud mental docente como enfermedad profesional
tativas: toma de contacto y negociación que sirven para delimitar las
perspectivas iniciales del investigador, las entrevistas, la observación
y las evidencias documentales. En esta fase es fundamental el procedi-
miento de la triangulación para que pueda ser contrastada la informa-
ción desde fuentes diferentes.
3. Fase post-activa. Se refiere a la elaboración del informe del estudio
final en que se detallan las reflexiones críticas sobre el problema o caso
estudiado.
III. Técnicas de investigación
Teniendo en cuenta que es necesario contar con un rigor en el momen-
to de analizar los datos; se utilizó la técnica de triangulación metodo-
lógica, para ello se realizó la técnica de análisis de contenidos alrededor
de los resultados de la investigación del ausentismo laboral del año
2012, presentado por la coordinación de salud ocupacional Medicol
Colombia. A este respecto Ricoeur (1974) ha propuesto una lectura
de la realidad social, las acciones humanas y la cultura, a la manera de
textos sobre los cuales es posible emprender un trabajo de tipo herme-
néutico (cit. en Sandoval, 2002).
Como segundo proceso, y teniendo en cuenta la definición de entre-
vista cualitativa dada por Corbetta (2003) como una conversación:
a) provocada por el entrevistador; b) dirigida a sujetos elegidos sobre
la base de un plan de investigación; c) en número considerable; d) que
tiene una finalidad de tipo cognoscitivo; e) guiada por el entrevistador
y f) sobre la base de un esquema flexible y no estandarizado de inte-
rrogación. Ya en el análisis de los datos se centra en los sujetos y no en
las variables, como sucede en la investigación cuantitativa. El criterio
debe ser por tanto de tipo holístico, en el sentido de que el individuo
es observado y estudiado en su totalidad, en la convicción de que cada
ser humano (del mismo modo que cada episodio social) es algo más
que la suma de sus partes (en este caso, las variables). El objetivo del
análisis es comprender a las personas, más que analizar las relaciones
entre variables.
En ese orden de ideas, se formularon entrevistas estructuradas, que
como lo señala Corbetta (2003) son instrumentos en las que a todos los
entrevistados se les hacen las mismas preguntas con la misma formula-
42
Patricia Yasmin Velandia Pérez
ción y en el mismo orden. El “estímulo” es, por tanto, igual para todos los
entrevistados. Éstos, sin embargo, tienen plena libertad para manifes-
tar su respuesta. En definitiva se trata de un cuestionario de preguntas
abiertas. Si bien la pregunta no compromete la libre manifestación del
entrevistado, y aunque el entrevistador tenga cuidado en “dejar hablar
al entrevistado”, el simple hecho de plantear las mismas preguntas en
el mismo orden a todos los entrevistados introduce un fuerte elemento
de rigidez en la dinámica de la entrevista. Durante la aplicación de esta
técnica el entrevistado tiene plena libertad para manifestar su respuesta
y este se considera un cuestionario de preguntas abiertas que introduce
un fuerte elemento de rigidez en la dinámica de la entrevista. Se realiza-
ron tres entrevistas de este tipo, que ampliaron y soportaron sus hipó-
tesis; dos de ellas fueron realizadas a especialistas en psicología y una a
una encargada de salud ocupacional a nivel distrital.
En un tercer momento se realizaron entrevistas semi-estructuradas,
Corbetta (2003) también aclara que en la entrevista semi-estructu-
rada el entrevistador dispone de un “guion”, que recoge los temas que
debe tratar a lo largo de la entrevista. Sin embargo, el orden en el que
se abordan los diversos temas y el modo de formular las preguntas se
dejan a la libre decisión y valoración del entrevistador. En el ámbito de
un determinado tema, éste puede plantear la conversación como de-
see, efectuar las preguntas que crea oportunas y hacerlo en los térmi-
nos que estime convenientes, explicar su significado, pedir al entrevis-
tado aclaraciones cuando no entienda algún punto y que profundice en
algún extremo cuando le parezca necesario, establecer un estilo propio
y personal de conversación.
En este tipo de instrumento la investigadora dispone de un derro-
tero de los temas a tratar, y son usadas según las necesidades de la
entrevistadora. De modo que se generó una conversación espontánea
en la cual fueron posibles las aclaraciones de términos y se pretendió
que el entrevistado se sintiera en confianza para responder los cues-
tionamientos propuestos. Se ha seleccionado esta técnica ya que el ob-
jetivo principal es conocer las concepciones y cuestionamientos de los
participantes en relación con el tema tratado. Como se resalta en el
consentimiento informado no se pretende refutar ni criticar las con-
cepciones personales de los participantes, teniendo en cuenta que se
pretende ser lo más objetivo posible y reducir las implicaciones éticas
al mínimo.
43
La salud mental docente como enfermedad profesional
IV. Sujetos de estudio y criterios de selección
Para la presente investigación se han invitado a participar a diez (10)
docentes con características particulares como lo son: cuatro (4) do-
centes que laboran en el sector público, cuatro (4) docentes que la-
boran en el sector privado, uno (1) en ambos sectores y uno (1) jubi-
lado, los cuales difieren en edad. El proceso de selección se realizó de
manera aleatoria donde se pretendió que los participantes cumplieran
las características inicialmente mencionadas. Se siguió el protocolo del
consentimiento informado, se determinó que los docentes fuesen de
colegios públicos y privados diferentes, en el caso de la participante
que labora en ambos sectores se pretendía que tuviera un visión global
al haber trabajado en colegios públicos y privados, y el recién jubilado
pudo dar una visión objetiva desde la experiencia. Ya que al contar con
un contexto distinto se pueden obtener mejores resultados y por su
puesto más objetivos, además la investigación sería más subjetiva si
tuviera los mismos estudiantes, compañeros y jefes.
Por otro lado, la edad de los participantes oscila entre los 26 y 65
años, un amplio rango para obtener distintas opiniones, según las ex-
periencias, necesidades y visiones de los participantes.
También se tiene en cuenta que la mitad de los participantes dicta
clase a escolares de primaria y la otra mitad a bachillerato; en el caso
del participante pensionado, dictó clase en ambos niveles.
Figura 1
Muestra de maestros seleccionados,
tomando como base la cuidad de Bogotá, Colombia
44
Capítulo cuarto
Análisis de datos
Los datos recolectados durante esta investigación fueron analizados
a partir del proceso de triangulación metodológica; para ello y como
lo menciona Álvarez (2012), puede que lo más difícil sea escribir el
caso. Un estudio de caso busca crear un relato global que se construye
utilizando relatos parciales. Por eso, su base es la investigación narra-
tiva, donde los relatos son los mimbres que permiten construir el ces-
to. El investigador debe buscar el orden en que debe entrelazar esos
mimbres y, sobre todo, cuáles de ellos actúan como guía y soporte del
resto (Moen, 2006). La dificultad reside en cómo organizar los distin-
tos significados y experiencias documentadas en el trabajo de campo,
cómo convertir los relatos narrativos parciales en un relato único. La
recogida y análisis de información lleva a descomponer la realidad en
varios elementos o relatos, que suponen una visión global e integra-
da en sí mismos pero que compiten con otros para formar una visión
general de la realidad. Por muy exhaustiva que sea su mirada, el inves-
tigador solo accede a determinadas parcelas de la realidad, que como
tales configurarán su relato final con pretensiones de realidad total.
El proceso de triangulación, es la estrategia de validación de los da-
tos más empleada y más conocida por los investigadores sociales. Se-
gún Álvarez (2012) básicamente puede entenderse como la puesta en
relación de las perspectivas de los diferentes agentes implicados en la
investigación, incluido el investigador. Arias Valencia (2006) plantea
que: “la principal meta de la triangulación es controlar el sesgo perso-
nal de los investigadores y cubrir las deficiencias intrínsecas de un in-
vestigador singular o una teoría única, o un mismo método de estudio
y así incrementar la validez de los resultados”.
Por su parte Olsen (2004) señala que la triangulación no está orien-
tada exclusivamente a la validación sino que tiene como finalidad am-
45
La salud mental docente como enfermedad profesional
pliar la comprensión de la realidad objeto de estudio, en este sentido
genera una “dialéctica de aprendizaje”. En ese mismo orden Kimchi y
colaboradores (1991, cit. en Vallejo, 2009) asumen la definición de
Denzin, dada en 1970, sobre la triangulación en investigación como la
combinación de dos o más teorías, fuentes de datos, métodos de inves-
tigación, en el estudio de un fenómeno en particular.
En el caso del presente trabajo, se utilizó la triangulación de métodos
en donde, Arias (2000, cit. en Vallejo, 2009) señala que la triangulación
metodológica puede ser dentro de métodos y entre métodos. Se
trata simplemente del uso de dos o más métodos de investigación y
puede ocurrir en el nivel del diseño o en la recolección de datos. Es
la combinación de dos o más recolecciones de datos, con similares
aproximaciones en el mismo estudio para medir una misma variable.
El uso de dos o más medidas cuantitativas del mismo fenómeno en un
estudio, la inclusión de dos o más aproximaciones cualitativas como la
observación y la entrevista abierta para evaluar el mismo fenómeno,
son ejemplos de triangulación dentro de métodos. Esta triangulación
puede tomar varias formas pero su característica básica puede ser la
combinación de dos o más estrategias de investigación diferentes en el
estudio de una misma unidad empírica o varias.
De igual manera, según Pérez (2000) la triangulación metodológica
utiliza el mismo método en diferentes ocasiones o bien diferentes mé-
todos sobre un mismo objeto de estudio. Ésta, se realiza dentro de una
colección de instrumentos o entre métodos. En el primer caso, cuando
las unidades observacionales son multidimensionales, “entre méto-
dos”, si se contemplan diferentes estrategias para la recogida de datos
de forma que se compensen mutuamente sus definiciones incluyendo
el uso de más de un método para alcanzar el logro de un objetivo dado.
En el caso particular de esta investigación, el análisis se realizó así:
cotejando la información obtenida a través del análisis de contenidos,
las entrevistas estructuradas a especialistas y las entrevistas semi-es-
tructuradas a los maestros participantes.
También se tuvieron en cuenta los principios expuestos por Arias
(2000) cuando explica la importancia de explorar los principios que
subyacen en el uso de la triangulación, esencialmente, la metodológica
cuando se combinan métodos cualitativos y cuantitativos. Estos princi-
pios están relacionados con la consistencia entre el propósito de inves-
tigación, el problema de investigación, el método usado, la selección de
46
Patricia Yasmin Velandia Pérez
la muestra y la interpretación de los resultados. La triangulación meto-
dológica puede clasificarse como simultánea o secuencial. La primera
cuando se usan los métodos cualitativos o cuantitativos al mismo tiem-
po y la segunda, cuando se utilizan los métodos cualitativos o cuanti-
tativos en el orden que el investigador considere pertinente para su
metodología. En ese caso la interacción entre los tres grupos de datos
durante la recolección es limitada, pero los hallazgos complementan a
uno y a otro al final del estudio.
Es importante también tener en cuenta las limitaciones y las ventajas
de la triangulación metodológica, en este caso Pereyra (2007) resalta
que la triangulación metodológica tiene las siguientes limitaciones:
• Complejidad derivada de la multidimensionalidad de las unidades
observadas.
• Ausencia de directrices para determinar la convergencia de resul-
tados.
• Costes.
• Alcance - estudios micro o meso.
• Acumulación y dificultad en la organización del material
Pero también ventajas:
• Mayor validez de los resultados.
• Productividad en el análisis y recolección de datos.
• Cercanía del investigador al objeto de estudio.
• La integración de métodos incrementa las garantías de la investiga-
ción interdisciplinaria.
• Tratamiento holístico - comprensión e interpretación.
• Interdisciplinario.
• Aproximación al entendimiento de la realidad en los procesos di-
námicos.
Para realizar la triangulación de métodos, fue necesario adaptar el pro-
cedimiento a la metodología sugerida por Cisterna (2005), en la que
señala cinco procesos claves: la selección de la información, la trian-
gulación de la información por cada estamento, la triangulación de la
información entre estamentos, la triangulación entre diversas fuentes
de información, y finalmente la triangulación con el marco teórico.
47
La salud mental docente como enfermedad profesional
1. La selección de la información: distingue lo que sirve de aquello que
es desechable. El primer criterio guía para esta acción es el de perti-
nencia, que se expresa en la acción de sólo tomar en cuenta aquello que
efectivamente se relaciona con la temática de la investigación, lo que
permite, además, incorporar los elementos emergentes tan propios de
la investigación cualitativa.
2. La triangulación de la información por cada estamento: establece
conclusiones ascendentes, agrupando las respuestas relevantes por
tendencias, que pueden ser clasificadas en términos de coincidencias o
divergencias en cada uno de los instrumentos aplicados.
3. La triangulación de la información entre estamentos: establece re-
laciones de comparación entre los sujetos indagados en tanto actores
situados, en función de los diversos tópicos interrogados, con lo que
se enriquece el escenario intersubjetivo desde el que el investigador
cualitativo construye los significados.
4. La triangulación entre diversas fuentes de información: triangula la
información obtenida desde los diversos instrumentos aplicados en el
trabajo de campo, por estamentos, ya sea utilizando conclusiones de
segundo o tercer nivel.
5. La triangulación con el marco teórico: como acción de revisión y dis-
cusión reflexiva de la literatura especializada, actualizada y pertinente
sobre la temática abordada, es indispensable que el marco teórico no
se quede sólo como un enmarcamiento bibliográfico, sino que sea otra
fuente esencial para el proceso de construcción de conocimiento que
toda investigación debe aportar.
I. Primer nivel de análisis, triangulación
de la información por cada estamento
Para el correcto análisis de la información se construyeron cuatro ca-
tegorías de análisis, que están directamente relacionadas con los obje-
tivos que enmarcan la investigación, la primera contempla las ideas y
concepciones del tema, en segundo lugar se encuentra la influencia del
tema en la vida, pasando a una tercera posición se analizó salud mental
48
Patricia Yasmin Velandia Pérez
versus desempeño profesional y se finaliza con vivencias relacionadas
con el tema.
En la figura 2 se analiza la relación de las categorías con el tema de
investigación.
Figura 2
Identificación de las cuatro categorías construidas
en relación con la noción de salud mental
A. Categoría 1. Ideas y concepciones
Teniendo en cuenta los objetivos de esta investigación se pudo analizar
que los docentes aunque no tiene el manejo teórico y conceptual de
los términos relacionados con salud mental, tiene unas ideas propias y
claras con respecto al tema, en ellas diferencian claramente el término
de salud y enfermedad mental, sin embargo se nota claramente la au-
sencia de conocimiento de la norma, la cual impide que sus conceptos
se alejen de la cultura general.
En esta categoría se tuvieron en cuenta los siguientes elementos:
49
La salud mental docente como enfermedad profesional
1. Nociones del término salud mental. Los docentes relacionan el térmi-
no de salud mental con “bienestar” que traducido en sus palabras hace
referencia al estar bien, bien feliz, tranquilo, en armonía, emocional-
mente estable para así controlar el estrés y las preocupaciones.
Salud mental es el bienestar y el equilibrio de la mente, para no permitir que
el estrés gane la batalla.
Salud mental es vivir en armonía y bienestar.
Salud mental es el bienestar emocional y psicológico para poder trabajar y
desempeñarse en cualquier labor.
2. Nociones del término enfermedad mental. Los maestros relacionaron
la expresión con una deficiencia, inhabilidad, trastorno, o cansancio
que le impide a la persona desempeñarse eficientemente en el trabajo,
socialmente y en general en las tareas diarias, las posibles causas de
este tipo de patologías se encuentran según los maestros en el estrés,
el trabajo, los problemas entre otros.
Una enfermedad mental es una patología que impide el buen funcionamiento
emocional, actitudinal, comportamental y dificulta su desempeño a nivel
social.
Una enfermedad mental es [...] un trastorno psíquico que se presenta por el
estrés, depresión, alimentación.
Una enfermedad mental es cuando hay una alteración de cómo se concibe la
realidad, que lo incapacita a uno para efectuar una tarea, puede ser producido
por factores externos o genéticamente por antecedentes familiares.
3. Conocimiento de la norma. Este es un punto neurálgico para esta in-
vestigación ya que en general los docentes no tiene claro la diferencia
entre la arl y la eps, no saben cuál es la funcionalidad de la arl, sal-
vo dos participantes que tenían claro los procedimientos en el caso de
una enfermedad mental porque ya lo habían vivido, los demás varían
totalmente sus opiniones al respecto.
Ninguno está plenamente convencido de la definición y funcionali-
dad de un copaso o coviso y aunque, no lo saben solicitan que sus je-
fes, coordinadores, rectores, psicología o sed realicen actividades para
prevenir este tipo de enfermedades. Por ende no tiene el concepto,
pero tiene la necesidad.
50
Patricia Yasmin Velandia Pérez
Pues, yo me confundo con los términos de arp, eps, ¿no es Compensar?, pero lo
que hacen son pañitos de agua tibia ya que las leyes siguen haciendo cambios
en sobrecarga para los docentes.
Alianzalud es la eps, pero arp es Colmena, nunca nos han hecho actividades
relacionadas con este tema, el copaso son como estrategias preventivas para
algún tema, yo no tengo mucha idea.
B. Categoría 2. Influencia del tema en la vida
A este respecto los docentes se sienten inquietos ya que aunque no
conocen mucho acerca del tema, expresan la necesidad de que existan
procesos de prevención alrededor del tema de salud mental, no desde
el punto de vista del conducto regular sino desde la descarga del ma-
lestar docente. Existe una disposición a la participación en este tipo de
actividades y renombran que aunque hay algunos casos de su imple-
mentación no son las suficientes para la magnitud de la necesidad. Es
claro que no conocen acerca de los términos relacionados con copaso
o coviso, lo que claramente evidencia el desconocimiento de la norma.
Es importante resaltar que son conscientes de que el tema es tras-
cendental en las diferentes dimensiones de la vida de un ser humano,
como lo laboral, lo familiar, lo económico y lo emocional.
En esta categoría se tuvieron en cuenta los siguientes elementos:
1. Calidad de vida. La relación que encuentran el termino de salud men-
tal y la calidad de vida es que es una necesidad que existan procesos
de prevención para sentirse bien, de hecho no lo habían pensado, en la
necesidad de prevención que deben hacer pos sí mismo y por supuesto
en sus colegios, otros por su puesto nombran algunas actividades es-
porádicas que les realizan, y analizan que estas no son suficientes para
la magnitud del tema.
En 12 años que llevo nunca han hecho nada al respecto de salud mental, “oye
sí, hasta ahora lo pienso”.
La Secretaría o Compensar hacen cosas, pero no es suficiente deben hace más
actividades y dar momentos de reposo ya que ponen muchas actividades para
que hagamos y no se valora el sacrificio que debe hacer uno, uno necesita un
válvula de escape.
51
La salud mental docente como enfermedad profesional
2. Aspectos del ser humano que se afectan. Al término de salud mental
se ve relacionado y afectado en su momento por una enfermedad de
este tipo paras todos los participantes, lo familiar, lo laboral, lo eco-
nómico y lo emocional, adicionalmente los maestros relacionaron el
término con la dimensión física y sus alteraciones a causa de una en-
fermedad mental.
Pienso que todo se ve afectado lo familiar, lo laboral, y lo social.
Cuando alguien tiene este tipo de problemáticas se afecta lo profesional, lo
económico, lo familiar, la salud física.
3. Disposición para la participacion con relacion al tema. En esta sub-
categoría casi el total de los participantes manifiesta la necesidad de
organizarse en torno al tema de hecho muchos de ellos aceptarían ser
parte de este tipo de comités, que por ley son los copasos o covisos.
Los demás salvo un maestro estarían dispuestos a participar en las ac-
tividades asignadas para prevenir una enfermedad mental.
Yo creo que si nos podemos organizar y si una persona nos da la guía yo sí
estaría dispuesta a organizar y a participar; Mi disposición a participar es
absoluta, el inconveniente es que no las hay.
4. Propuestas de los maestros. Las actividades que desde el punto de
vista de los participantes se podía desarrollar son entre otras, las si-
guientes: un test para identificar burnout, talleres informativos y de
relajación, actividad física, aprender estrategias de pausas activas el
manejo del tiempo libre.
Entre las actividades que nombraron los docentes ninguno sugirió
una charla que indique el conducto regular en caso de una enferme-
dad, ellos se basan en procesos de prevención, lo que es muy positivo
en la medida en que se trata de evitar la enfermedad, sin embargo, pue-
de que por el mismo desconocimiento de la norma no se exige lo que
no se sabe.
Si me gustaría tomar un test, es bueno saber cómo está uno.
Por ejemplo pausas activas o poniendo música entre clases.
Como actividades físicas, de relajación, yoga, y un test sería muy interesante.
52
Patricia Yasmin Velandia Pérez
C. Categoría 3. Salud mental versus desempeño profesional
Esta categoría es de gran importancia ya que refleja los aspectos ten-
sionantes en la salud mental de los maestros participantes, en el caso
de la familia se refleja la necesidad de ésta, cuando se ha visto expuesta
a algún tipo de riesgo.
El colegio por su parte generó gran polémica ya que el estilo direc-
tivo, las leyes y las obligaciones que generan, las injusticias a las que
se ven enfrentados con la comunidad en general, lo sistemas de salud
deficientes, los aspectos internos de la escuela y la falta de garantías
hacen que los maestros se sientan estresados. A su vez reiteran unos
aspectos deseados que podrían mejorar estos aspectos.
Finalmente, se analiza el reconocimiento del yo y del otro, donde
identifican que las maestras tienen un mayor riesgo de contraer una
enfermedad mental.
1. Salud mental versus familia. En aquellos casos que resaltaron el rol
de la familia, se puede comprender la importancia de este rol a nivel
personal, ya que ellos exponían situaciones para ellos tensionantes a
este respecto, de fracaso, enfermedad o la necesidad de pasar tiempo de
calidad con ellos, de este punto además, se puede concluir que solo en
aquellos casos en los que la vida familiar se ha visto afectada por algo en
particular, se valora un poco más la necesidad de estar con ellos.
Tiendo a sobrecargarme de trabajo y a llevarlo a casa, lo que sé que es
inadecuado porque además le estoy quitando tiempo de calidad a mi familia.
Por mi vida familiar me ha tocado leer mucho, entonces me llama mucho la
atención el tema.
2. Colegio. A este respecto hay mucho que decir: el colegio se ha con-
vertido en un punto neurálgico para el estrés docente. Entre lo que re-
saltan los participantes como parte de presión y estrés se encuentran:
la tristeza, angustia, no dormir bien, inseguridad, desosiego y todo por
responder al trabajo, hay que hacer un esfuerzo por seguir los parámetros
establecidos, además de las injusticias con los maestros y las malas noticias
del país. Uno siente como una angustia.
53
La salud mental docente como enfermedad profesional
Seguir los parámetros establecidos por el colegio y las normas de ley:
es estresante para los maestros el hecho de seguir los modelos directi-
vos que en muchas ocasiones son arbitrarios e imponentes, ya desde el
punto de vista de la norma es frustrante saber que cada día, se le impo-
nen más actividades y responsabilidades pero menos apoyo, el número
de estudiantes que promedia en 40 por aula, es agobiante, además de
no poder garantizar que los 40 aprendan; en general las opiniones de
los participantes apuntan al estilo directivo negativo, especialmente en
el caso de los colegios privados ya que se extralimitan en sus funciones,
en el caso de los públicos se da el sometimiento a la norma. Con respec-
to al modelo directivo resaltan que depende de la disposición de éste,
el abrir los espacios y mejorar la salud mental de los docentes, debe
existir alguien que lleve la batuta de estas actividades, los maestros
sientes tensión con sus directivos además, porque en algunos casos
ellos piensan solo en el recibir el dinero de las pensiones sin dar ga-
rantías y mejoras a los maestros, no solo de espacios de bienestar sino
no gestionan los elementos para poder dictar una clase dignamente.
Por las exigencias, hay que trabajar más tiempo, las actividades son más de
responsabilidad del maestro y la presión de los coordinadores y la rectora. Ya
en nuestro caso se presentan muchas injusticias desde el gobierno, decretos y
reformas que han tenido que ser asumidas por los maestros de aula generando
sobrecarga laboral.
Las injusticias: tanto por parte de los directivos docentes, como por
parte de los padres de familia, los estudiantes y la misma necesidad de
laborar, los maestros resaltan la obligación de trabajar más tiempo por
poco dinero, o ganar bastante pero dejarse tratar mal.
En el caso público existen injusticias por parte de la ley desde el
gobierno al no tener un buen sistema de salud, decretos y reformas
que comprometen cada día más a los maestros, pero no al resto de los
actores educativos, generando sobrecarga laboral, también se nombra
acoso laboral por parte de los rectores, de hecho una de las participan-
tes sufrió una enfermedad mental por esta razón.
También sobresalen entre las injusticias, que los colegios empode-
ran al estudiante y al padre a tal punto de creer, que porque es el clien-
te siempre tiene la razón.
Además de las injusticias con los maestros y las malas noticias del país. Uno
siente como una angustia.
54
Patricia Yasmin Velandia Pérez
Hay sometimiento y presión también por parte de los compañeros ya que los
antiguos se creen más, además de pensar que la posición del estudiante como
cliente hace que él siempre tenga la razón.
Aspectos internos de la escuela: en este sentido los maestros hacen re-
ferencia a la agresividad que acata la escuela, la ausencia de apoyo por
parte de los directivos en la implementación de sanciones, acumulan
en ellos es estrés de saber que son quienes se los aguantan, además
hacen que los procesos sean más flexibles para los estudiantes gene-
rando des obligación y desinterés. Esto desencadena que la responsa-
bilidad de los estudiantes baje notablemente, ya que las normas o la
falta de ellas no ayudan en el proceso de enseñanza aprendizaje.
Otro punto importante es el rango de los maestros en el espacio so-
cial de la escuela ya que resaltan que algunos maestros se sienten más
que otros.
También se descuella el manejo cotidiano y rutinario del aula, no
solo es el cumplir con el desarrollo de las temáticas sino las múltiples
actividades que se deben desarrollar desde el área los proyectos y los
múltiples formatos que hay que diligenciar y el mal comportamiento
de algunos estudiantes que exasperan al maestro. Las problemáticas
de los estudiantes afectan especialmente a las maestras quienes empo-
brecen a sus estudiantes y se llevan el problema en la mente.
La ausencia de normas más estrictas que se hagan cumplir por parte de los
directivos docentes en cuanto a convivencia escolar no reflejan un apoyo y hay
flexibilidad en el cumplimiento de las cosas, lo que deja en manos del maestro
el cumplimiento y eso es estresante.
La presión laboral, creo en un cincuenta por ciento por el manejo en aula,
los conflictos de los estudiantes existe predisposición y estrés por ciertos
estudiantes.
Falta de garantías: los bajos niveles salariales y la falta de un empleo
seguro son dos aspectos importantes que resaltan los maestros; en el
caso de los salarios, en ambos sectores opinan que no son suficientes
para la cantidad de actividades y responsabilidades que deben asumir,
esto los obliga a tener otros trabajos complementarios y por ende ago-
tarse más a nivel profesional, ello cuando tienen tiempo ya que en caso
de los privados deben laborar más horas e inclusive los fines de semana.
55
La salud mental docente como enfermedad profesional
Los participantes asumen, que el tener tantas obligaciones en la es-
cuela los obliga llevarse trabajo para la casa, lo que implica quitarle ese
tiempo a su familia
Ya en segundo caso, donde los docentes del sector privado no tie-
nen estabilidad laboral es un tema de gran estrés para ellos, ya que el
no estar seguro de con qué van a mantener a sus familias es una gran
preocupación.
Existe presión, poca estabilidad económica y los directivos docentes
se extralimitan en sus funciones.
Lo positivo o deseado: los maestros en sus actos de habla destacan
que la el encontrar paz no tiene precio, el sentirse a gusto, amar la la-
bor sin acumular tanto trabajo, sentir un buen clima laboral, un buen
ambiente de trabajo son precisos para encontrar bienestar.
Había plaza aquí en la tarde y yo siempre había trabajado en la mañana,
pero con tal de salir de allí no me importó y aquí encontré la paz que tanto
necesitaba y me quedé cinco años más, no importaba el mal estado físico del
colegio, fue el calor humano lo que hizo que yo me sintiera bien.
Creo un buen sueldo no repara un mal trato, yo no me dejaría insultar por
dinero.
3. El reconocimiento del yo y del otro. Es importante aclarar que más
de un 70% de la planta docente del distrito son mujeres, sin embargo,
los participantes opinan que las mujeres son las que se pueden afectar
más a nivel mental, ya que son más sensibles, se comprometen no solo
en el momento sino en adelante hasta lograr el objetivo. Por ello las
mujeres se dejan afectar más por las posibles problemáticas, de hecho
se distingue una debilidad emocional, por la emotividad y la sensibili-
dad, se incluyen sentimientos en el trabajo, también la multiplicidad
de tareas a las que las mujeres deben responder, roles como el familiar,
(esposas, madres, hijas, amas de casa), social; (amigas), y cultural (su
rol como mujer). En general, opinan que los hombres son más tran-
quilos y no se focalizan en los problemas tanto personales como de
escuela, son más reflexivos con todos temas en general.
En cuanto a la edad en riesgo, hay diferencias, no hay similitudes
marcadas sin embargo, existe una leve inclinación a la edad adulta, se
denota más como por la acumulación de experiencias y situaciones en
el transcurso de la vida.
56
Patricia Yasmin Velandia Pérez
Las mujeres porque tomamos las cosas más en serio, las labores del hogar, los
hijos, el esposo, en fin…
Las mujeres tienden a afectarse más porque más sentimientos al trabajo, son
más sensibles a cualquier dificultad.
Las mujeres estamos más en riesgo ya que somos más emotivas y sensibles en
la mayoría de los casos somos un poco más débiles ante algunas situaciones,
se acumula todo, mientras que los hombres son más reflexivos, es normal para
ellos.
D. Categoría 4. Vivencias relacionadas con el tema
Esta categoría ha sido de gran importancia para llegar a los fines de la
investigación ya que sobre la experiencia de los participantes se pue-
den analizar bastantes puntos de vista.
Se han clasificado entre las experiencias propias y de otros, lo que
permitió analizar la muestra y casos relacionados con ellos.
1. Experiencias propias. Esta categoría es de suma importancia para la
investigación, ya que permite que los participantes puedan expresar y
analizar sus propias problemáticas con respecto a la salud mental.
En este caso, se pueden a analizar aquellos pocos maestros que afir-
man no tener ningún tipo de problemas a nivel mental.
En segundo grupo se ubica los docentes que reconocen el estrés
como parte de la vida diaria, identifican algunos sintomatologías parti-
culares; expresan sus malestares exteriorizándolos con los gritos, eno-
jo, el uso de palabras inadecuadas, o simplemente se quedan callados y
sienten cansancio extremo, sin ganas de hacer las labores encomenda-
das, se sienten aburridos, piensan demasiado en las preocupaciones,
tienen dolor de cabeza, desubicación, depresión; interiorizando el ma-
lestar finalmente reconocen la somatización como parte de este estrés,
entre ellos se resalta la gripa, las articulaciones, la migraña entre otros.
Cuando ellos reconocen el malestar asumen posturas para atacar-
lo como por ejemplo, tomar un analgésico, charlar con compañeros,
ver deporte, hacer otras actividades no cotidianas, dormir, tratar de no
pensar en el hecho. Algunos prefieren estar en silencio y cambiar por
un momento del contexto para no exasperarse, tratan de ejercer auto-
control frente a la situación o escuchar música, es evidente que existe
la búsqueda de defensas para controlar una situación estresante.
57
La salud mental docente como enfermedad profesional
Cuando estoy estresada malgasto el tiempo, pierdo mis papeles y me desubico,
gritaba antes mucho cuando no había material como fotocopias y para relajarme
escucho música con sonidos de la naturaleza y clásica para relajarme.
En un tercer grupo están los cuatro participantes que asumieron haber
tenido algún tipo de enfermedad mental, el primer caso es una crisis
nerviosa tratada por psiquiatra, causada por estrés a nivel familiar con
agudización por acoso laboral. Un segundo caso se presentó por me-
dio del vértigo a causa de presión laboral, este caso fue tratado por
el psicólogo y médico general. Un tercer caso narra un problema de
ansiedad que se tradujo en taquicardia, por problemas a nivel familiar
inicialmente, combinado con la falta de trabajo, la participante resalta
que el haber encontrado trabajo le ayudó mucho a salir de la crisis. En
el último de los casos la participante sufrió de tendencia maniaco de-
presiva con consecuencias físicas como la caída del cabello, esta enfer-
medad tuvo sus raíces por un problema familiar, ella estuvo en terapias
el psicólogo. Algo que llama la atención en este último caso es que tiene
dos familiares con algún tipo de enfermedad mental.
Yo si tuve una enfermedad mental, eso fue en un abril, por la vida familiar, la
responsabilidad en el hogar a mi esposo me pegaba todos los días y cuando
decidí separarme me toco irme con mis chinitos para donde mi mamá esa
transición fue terrible, y lo peor con esa situación en el colegio y todo...
En esa crisis grande del colegio me llevaron en ambulancia a Retornar,
pero allá no me vieron tan loca y me dieron diez días de incapacidad y me
mandaron para la casa. Eso fue porque se nos ocurrió la mala idea de juntar
todos los mas malos en un solo salón y yo de valiente asumí la dirección y eso
fue una gran tensión y además el acoso laboral de la coordinadora yo me la
pasaba llorando y ella gritando como loca eso fue terrible, ella le decía a los
estudiantes que pasaran cartas en contra de los maestros, ella hizo que diez
maestros pidiéramos traslado de ese colegio.
2. Experiencias de otros. Es algo muy importante el conocer que los par-
ticipantes reconocen otras experiencias de maestros, que padecen este
tipo de patologías, lo que demuestra que es una tenencia que se está
evidenciando lentamente.
Una de mis amigas que me contó que se había separado y yo le pregunté por
el man y me conto que lo habían jubilado por estrés, que se inventó que veía
cosas y lo jubilaron y eso se lo inventó para no pagar las deudas porque cuando
uno está loco pues ya no le toca pagar.
58
Patricia Yasmin Velandia Pérez
Mi mamá, ella sufre de depresión aguda desde que se separó de mi papá, esto le
afectó mucho y desde entonces debemos tenerla en un centro donde la cuidad
y debe tomar diariamente varias pastas que son de medicación restringida.
II. Segundo nivel de análisis
triangulación de la información entre estamentos
Tomando como base la pregunta de investigación, las categorías y sub-
categorías construidas y el análisis de las entrevistas estructuradas a
especialistas, se pudieron obtener las siguientes conclusiones de se-
gundo nivel.
A. Conclusiones de segundo nivel
1.
Es evidente que los maestros y maestras no se han preocupado por
indagar en el tema, lo que lleva a que no manejen conceptos claros
del tema de salud mental, sin embargo cuando se les indaga acerca
de este tienen nociones del tema de salud y enfermedad mental. Se
evidencia un desconocimiento total de la norma, esta sería la prin-
cipal causa de desinformación frente al tema.
2.
Los docentes relacionan el término de salud mental con bienestar,
sentirse bien trabajar a gusto de alguna manera lograr un equili-
brio en las dimensiones familiar, emocional, laboral y económica.
3.
Es evidente que un gran punto que genera malestar docente y que
afecta esta noción es el colegio ya que sus factores internos y exter-
nos desencadenan diferentes reacciones, las cuales en su mayoría
ellos consideran son negativas.
4.
Existe departe de los maestros el reconocimiento de una deficien-
cia en cuanto a la prevención de una enfermedad mental, a su vez
la disposición para participar en este tipo de actividades es total.
5.
Los maestros identifican factores claves en el proceso de salud
mental como el estrés, sus causas y cómo controlarlo, inclusive al-
gunos de ellos cuentan problemas alrededor de este tema o identi-
fican en conocidos o compañeros esta tendencia.
59
La salud mental docente como enfermedad profesional
B. Conclusiones de tercer nivel
1.
Aunque los docentes no manejan la norma tienen una noción clara
y definida relacionada con bienestar, sentirse bien, trabajar a gusto
de alguna manera lograr un equilibrio en las dimensiones familiar,
emocional, laboral y económica. Aunque estos términos son exac-
tos son similares a los utilizados por los especialistas, lo que deno-
ta que aunque existe una deficiencia de conocimiento las nociones
son claras y coherentes. Entre los términos más nombrados se en-
cuentra el estrés y entre sus propias experiencias se han ingeniado
formas de auto control.
2.
Tanto para los docentes como para los especialistas es claro que
sus empleadores, no generan procesos de prevención en relación
con el tema, nuevamente se evidencia no solo la falta de políticas
y normatividad, sino su aplicabilidad en los colegio tanto públicos
como privados, se evidencia una necesidad clara, que pide a gri-
tos procesos de prevención y total disponibilidad de participación,
pero que se ve opacada por el desconocimiento de la norma, lo que
impide ejecutar un derecho, siendo los primeros responsables la
sed, las arl, los rectores coordinadores, quienes son los primero en
ejecutar acciones y generar espacios para así desarrollar los copa-
sos y covisos institucionales, los mismos que deben informar acer-
ca de los conductos regulares y los procesos que debe realizar un
docentes cuando analiza que está en riesgo.
3.
Es evidente que la falta de información lleva a que ninguno de los
docentes sepa cuál es su arl, de hecho no todas las profesionales
tenían clara la respuesta, de allí en adelante es fácil detectar que no
saben qué es un sopaso o coviso y por su puesto las implicaciones
y mandatos de la norma.
III. Tercer nivel de análisis
triangulación entre diversas fuentes de información
Para este proceso se añadió el análisis de contenido, con base en el cual
se llegaron a las conclusiones de cuarto nivel
60
Patricia Yasmin Velandia Pérez
A. Conclusiones de cuarto nivel
1.
Aunque los docentes no manejan la norma, tienen una noción clara
y definida relacionada con bienestar, sentirse bien, trabajar a gus-
to de alguna manera lograr un equilibrio en las dimensiones fami-
liar, emocional, laboral y económica. Aunque estos términos no son
exactos son similares a los utilizados por los especialistas, lo que
denota que aunque existe una deficiencia de conocimiento las no-
ciones son claras y coherentes. Entre los términos más nombrados
se encuentra el estrés y entre sus propias experiencias se han inge-
niado formas de auto control. Estos es positivo en la medida que en
el reporte médico la enfermedad mental no se encuentra en el pri-
mer lugar de enfermedades y causas de incapacidad, ésta la ocupa
las enfermedades respiratorias, lo que es un buen punto de partida
para no dejar avanzar esta tendencia.
2.
Teniendo en cuenta que tanto para los docentes como para los es-
pecialistas, es claro que sus empleadores, no generan procesos de
prevención en relación con el tema, nuevamente se evidencia no
solo la falta de políticas y normatividad, sino su aplicabilidad en los
colegio tanto públicos como privados, se demuestra una necesidad
clara, que pide a gritos procesos de prevención y total disponibi-
lidad de participación, pero que se ve opacada por el desconoci-
miento de la norma, lo que impide ejecutar un derecho, siendo los
primeros responsables la sed, las arl, los rectores coordinadores,
quienes son los primero en ejecutar acciones y generar espacios
para así desarrollar los copasos y covisos institucionales, los mis-
mos que deben informar acerca de los conductos regulares y los
procesos que debe realizar un docentes cuando analiza que está en
riesgo. Esta conclusión se confirma con el aumento de incapacida-
des por estrés, depresión o enfermedad mental de un año a otro,
ya que en segundo semestre de 2012 se dieron 31.805 días, esto
devela claramente la tendencia a sufrir una enfermedad mental.
3.
Es evidente que la falta de información lleva a que ninguno de los
docentes sepa cuál es su arl, de hecho no todas las profesionales
tenían clara la respuesta, de allí en adelante es fácil detectar que
no saben qué es un copaso o coviso y por su puesto las implica-
61
La salud mental docente como enfermedad profesional
ciones y mandatos de la norma. En este sentido se analizó un total
de 74.848 días de incapacidad por enfermedades profesionales, lo
que demuestra que las pocas o inexistentes campañas de preven-
ción que se realzan desde las arl, no son suficientes y reflejan el
desconocimiento de la norma que tienen los docentes frente a los
copasos o covisos, programas encargados de la prevención de en-
fermedades profesionales.
4.
Es evidente que un gran punto que genera malestar docente y que
afecta esta noción es el colegio ya que sus factores internos y exter-
nos desencadenan diferentes reacciones, las cuales en su mayoría
ellos consideran son negativas entre ellos están: seguir los paráme-
tros establecidos por el colegio y las normas de ley, las injusticia, la
falta de garantías y aspectos internos de la escuela. A este respecto
las especialistas reiteran que el estrés de la labor cumplida y todo lo
que ella desencadena, desde el estilo directivo hasta la relación con
los padres de familia pueden generar un malestar en los docentes.
IV. Cuarto nivel de análisis
triangulación con el marco teórico
En el proceso final, se tomaron las conclusiones de cuarto nivel para
ser soportadas por el marco teórico y así generar un corpus coherente
que le dio respuesta a la pregunta de investigación, este proceso fue de
gran importancia porque le otorgó el sentido global a la investigación y
el soporte necesario de una investigación cualitativa.
A partir de este análisis se pudieron obtener las conclusiones finales
de la presente investigación.
A. Conclusiones finales
1. Tomando como base la definición de salud mental de la oms y aun-
que los docentes no manejan la norma tienen una noción clara y
definida relacionada con bienestar, sentirse bien, trabajar a gusto
de alguna manera lograr un equilibrio en las dimensiones familiar,
emocional, laboral y económica. Aunque estos términos son exac-
tos son similares a los utilizados por los especialistas, lo que deno-
ta que aunque existe una deficiencia de conocimiento las nociones
62
Patricia Yasmin Velandia Pérez
son claras y coherentes. Entre los términos más nombrados se en-
cuentra el estrés y entre sus propias experiencias se han ingeniado
formas de auto control. Estos es positivo en la medida que en el
reporte médico la enfermedad mental no se encuentra en el primer
lugar de enfermedades y causas de incapacidad, ésta la ocupa las
enfermedades del sistema respiratorio, lo que es un buen punto de
partida para no dejar avanzar esta tendencia.
2.
En los resultados de esta investigación se han tenido en cuenta los
factores de primer y segundo orden de “el malestar docente” nom-
brados por Esteve (1994), los cuales son resaltados en las aprecia-
ciones que tienen los maestros acerca del colegio ya que estos fac-
tores desencadenan diferentes reacciones, las cuales en su mayoría
ellos consideran son negativas entre ellos están: seguir los paráme-
tros establecidos por el colegio y las normas de ley, las injusticia, la
falta de garantías y aspectos internos de la escuela. A este respecto
las especialistas reiteran que el estrés de la labor cumplida y todo
lo que ella desencadena, desde el estilo directivo hasta la relación
con los padres de familia pueden generar un malestar en los docen-
tes, que con el tiempo se puede convertir en burnout y que se puede
evidenciar en las incapacidades temporales y definitivas que por una
enfermedad mental se está generando entre el gremio docente.
3.
Teniendo en cuenta que tanto para los docentes como para los es-
pecialistas, es claro que sus empleadores, no generan procesos de
prevención en relación con el tema, nuevamente se evidencia no
solo la falta de políticas y normatividad, sino su aplicabilidad en los
colegio tanto públicos como privados, se demuestra una necesidad
clara, que pide a gritos procesos de prevención y total disponibi-
lidad de participación, pero que se ve opacada por el desconoci-
miento de la norma, lo que impide ejecutar un derecho, siendo los
primeros responsables la sed, las arl, los rectores coordinadores,
quienes son los primero en ejecutar acciones y generar espacios
para así desarrollar los copasos y covisos institucionales, los mis-
mos que deben informar acerca de los conductos regulares y los
procesos que debe realizar un docentes cuando analiza que está en
riesgo. Esta conclusión se confirma con el aumento de incapacida-
des por estrés, depresión o enfermedad mental de un año a otro,
63
La salud mental docente como enfermedad profesional
ya que en segundo semestre de 2012 se dieron 31.805 días, esto
devela claramente la tendencia a sufrir una enfermedad mental. Es
importante ejecutar la norma, a favor de la salud mental docente
así no permitir que el habitus tome forma de reproducción en los
espacios sociales de los docentes.
4.
Es evidente que la falta de información lleva a que ninguno de los
docentes sepa cuál es su arl, de hecho no todas las profesionales
tenían clara la respuesta, de allí en adelante es fácil detectar que
no saben qué es un copaso o coviso y por su puesto las implica-
ciones y mandatos de la norma. En este sentido se analizó un total
de 74.848 días de incapacidad por enfermedades profesionales,
lo que demuestra que las pocas o inexistentes campañas de pre-
vención que se realzan desde las arl, no son suficientes y reflejan
el desconocimiento de la norma que tienen los docentes frente a
los copasos o covisos, programas encargados de la prevención de
enfermedades profesionales. Es por ello que se debe formar a los
docentes en las diferentes normas que desde el año 1984 hasta la
fecha reconociendo la funcionalidad de la norma, ejecutando los
derechos y asumiendo los deberes como una responsabilidad de
auto cuidado mental.
64
Conclusiones
Es importante realizar algunas reflexiones que se han sucintado a tra-
vés de este proceso las cuales dan cuenta del trabajo realizado y sus
respectivos resultados.
I. Respecto a la problemática
Evidentemente los datos de las investigaciones cuantitativas alrede-
dor de este proyecto fueron decisivos para los posteriores resultados.
Esta información fue de vital importancia para el desarrollo de esta
propuesta, pues permitió delimitar ciertas categorías en la cuales se
pudieron mover las entrevistas.
Con relación a las entrevistas realizadas a los diez participantes,
esta experiencia deja grandes lecciones de vida. Por ejemplo, el hecho
de que cada maestro vive la realidad a su manera, con poco o mucho
conocimiento. Es de suma importancia conocer primero las concep-
ciones de los actores educativos porque ellos tienen cientos de cosas
interesantes que le aportan al proyecto y sustentan la problemática
existente. Es evidente que su sentir refleja una realidad social que de-
manda intervención para evitar que la tendencia de las enfermedades
mentales tome lugar en la calidad de vida de los maestros.Fue una muy
buena decisión el no tener todos los participantes en la misma institu-
ción ya que se pudieron observar de manera muy objetiva diferentes
experiencias y, por ende, resultados.
Desde el análisis de los mismos participantes se puede identificar
que todos estuvieron en plena disposición para responder las pregun-
tas, sin tener precauciones con respecto al tema. De los entrevistados
se denotan algunas confusiones con ciertos temas; sin embargo, exhi-
bieron una lógica personal para responder acerca de éstos. Se obser-
vó que la mayoría de los participantes no había pensado antes en el
65
La salud mental docente como enfermedad profesional
tema, como una posible enfermedad profesional. Aunque sus edades
son muy diversas, todos son conscientes de la necesidad de conocer
acerca de la problemática, y están plenamente abiertos a participar en
actividades relacionadas.
Esta es una de las primeras investigaciones que aborda la opinión
de los maestros del sector privado, una población que ha quedado a la
deriva durante los años y que tiene mucho que decir, pedir y hacer. Se
evidenció que las necesidades son prácticamente las mismas, de hecho
existen algunas situaciones más críticas que las de los maestros del
sector oficial.
Por medio de esta investigación se pudo apreciar la falta de infor-
mación que tiene los docentes de la norma y sus aplicaciones en los co-
legios, detentándose la posible causa del aumento de las enfermedades
mentales en los maestros.
II. Respecto a los objetivos
Es de resaltar que el proceso de triangulación permitió develar las
categorías y subcategorías necesarias para cumplir los objetivos pro-
puestos en esta investigación, se ha logrado comprender las nociones
que tienen los maestros acerca del tema ya que ellos y ellas tienen de-
masiadas cosas que contar a este respecto, aunque es evidente que no
manejan la teoría, tienen unas posturas claras respecto al tema ya que
relacionan el término de salud mental con bienestar y calidad de vida.
Cuando existe una metodología clara para llegar a los objetivos es en-
riquecedor para el investigador el poder hilar cada proceso hasta llegar
a un corpus coherente que responda a los objetivos de la investigación.
III. Proyecciones del estudio
Esta investigación es la base que refleja las causas del malestar docente
que está llevando al aumento de incapacidades, por ello esta informa-
ción debe ser divulgada, para que se generen procesos de prevención
al respecto, procesos de formación en la norma, la implementación de
los copasos y covisos institucionales que brinden los espacios en las
escuelas para que los docentes se empoderen del tema de salud mental
y se logre lo que ellos denominan como bienestar.
66
Patricia Yasmin Velandia Pérez
Por supuesto es la primera parte de un estudio de doctorado donde se
pueda implementar todas las propuestas a nivel de prevención, este es
un tema que no queda cerrado sino por el contrario deja muchas tareas
por hacer, esta es apenas el punto de partida para otros investigadores.
Es importante realizar investigaciones con los maestros del sector
privado ya que, esta ha sido una población desatendida a nivel de in-
vestigación, siempre existe la idea de que son pocas las investigacio-
nes relacionadas con los maestros en este sector, pero queda sólo en
la opinión, no se toman acciones para hacer investigación en el sector
privado y evidentemente como se ha mostrado en la presente, es una
población que tiene mucho que decir.
Para la investigadora es de suma importancia que este estudio re-
fleje la necesidad de investigar factores humanos que día tras día están
afectando a los docentes en Colombia y como se analizó en países de
Latinoamérica. Es fundamental generar investigaciones cualitativas con
sustento cuantitativo, ya que por medio de estas se da fidelidad a los
estudios previos. Es evidente que en el desarrollo de la investigación se
puede trabajar conjuntamente el paradigma cualitativo y cuantitativo.
Esta investigación ha sido de gran importancia a nivel pedagógico
ya que se centró en el docente y despertó inquietudes en los partici-
pantes así como la evidencia de que este tipo de problemáticas está
presente en muchos momentos de la vida de un docente, por supuesto
esta es una alarma que se enciende a nivel de prevención tanto para el
estado, como para cada uno de los investigados ya que como docentes
de profesión anhelamos ejercer con salud física y mental en plenitud
una carrera tan importante como lo es la educación.
67
Bibliografía
Álvarez Álvarez, Carmen y José Luis San Fabián Maroto. “La elección del estudio
de caso en investigación educativa”, Gazeta de Antropología, n.° 28-1, junio. En
línea: [http://www.gazeta-antropologia.es/?p=101].
Anthoc. Preocupación por número de docentes pensionados por salud en Bogotá, Bo-
gotá, Asociación Nacional Sindical de Trabajadores y Servidores Públicos de la Sa-
lud, Seguridad Social, Integral y Servicios Complementarios de Colombia, marzo
de 2013. En línea: [www.anthoc.org/index.php?option=com_content&view=artic
le&id=6086&catid=3&Itemid=19].
Andrade Jaramillo, Verónica e Ingrid Carolina Gómez. “Salud laboral. Investiga-
ciones realizadas en Colombia”, Pensamiento Psicológico, vol. 4, n.° 10, Universi-
dad Javeriana, 2008. En línea: [http://revistas.javerianacali.edu.co/index.php/
pensamientopsicologico/article/viewFile/701/977].
Bisquerra, Rafael. Métodos de la investigación educativa: guía práctica, Barcelona,
ceac, 1989.
Corbetta, Perrigiorgio. Metodología y técnicas de investigación social, Madrid, Mc-
Graw-Hill, 2003.
Corvalán Bustos, María Isabel. “La realidad escolar cotidiana y la salud mental
de los profesores”, Revista Enfoques Educacionales, vol. 7, n.° 1, Santiago, Univer-
sidad de Chile, 2005. En línea: [http://www.facso.uchile.cl/publicaciones/enfo-
ques/09/Corvalan_N7_2005.pdf].
Dewey, John. Experiencia y educación, Madrid, Edit. Biblioteca Nueva, 2004.
Díazgranados Silvia, Constanza González y Rosa Jaramillo. “Aproximación a las
problemáticas psicosociales y a los saberes y habilidades de los docentes del dis-
trito”, Revista de Estudios Sociales, n.° 23, Bogotá, Universidad de los Andes, 2006.
En línea: [http://res.uniandes.edu.co/view.php/513/pdf/index.php?id=513].
Freudenberger, Herbert J. y Geraldine Richelson. Burnout: the high cost of high
achievement, Anchor Press, 1980.
69
La salud mental docente como enfermedad profesional
Galeano M., María Eumelia. Diseño de proyectos en la investigación cualitativa, Me-
dellín, 2004.
Hernández Sampieri, Roberto, Carlos Fernández Collado y Pilar Baptista Lu-
cio. Metodología de la investigación, 4.a ed., México, McGraw-Hill, 2006.
Ley 1616 de 2013. Por medio de la cual se expide la ley de Salud Mental y se dic-
tan otras disposiciones. Diario Oficial, año cxlviii, n.° 48680, 21 de enero de
2013. En línea: [http://juriscol.banrep.gov.co:8080/contenidos.dll/Normas/Le-
yes/2013/ley_1616_2013%20-%20original?f=templates$fn=document-frame.
htm$3.0$q=[Field%20numero%3A1616]%26[Field%20anio%3A2013]$x=Adva
nced$nc=4585].
López, Nelly e Irma Sandoval. Métodos y técnicas de la investigación cuantitativa y
cualitativa, Guadalajara, Universidad de Guadalajara, 2006.
Maslach, Christina. Burned-out. Human Behavior, 1976.
Miravalles, Javier. Cuestionario de Maslach Burnout Inventory. En línea: [http://
www.javiermiravalles.es/sindrome%20burnout/Cuestionario%20de%20Mas-
lach%20Burnout%20Inventory.pdf].
Moreno Durán, Álvaro y José Ernesto Ramírez. Introducción elemental a la obra de
Pierre Bourdieu, Bogotá, Panamericana, 2006.
Navarro Montaño, María José. “Metodologías activas y participativas en la educa-
ción superior. Estudio de casos”, Revista Educação Skepsis, n.° 2, vol. i., 2011.
Olsen, Wendy. “Triangulation in social research: qualitative and quantitative meth-
ods can really be mixed”, Development in Sociology, Ormskirk, Causeway Press,
2004.
Pereyra, Liliana E. Integración de metodologías cuantitativas y cualitativas:
técnicas de triangulación,
2007. En línea:
[http://ief.eco.unc.edu.ar/files/
workshops/2007/09oct07_lilipereyra_work.pdf].
Pérez de Armiño, Karlos (dir.). Diccionario de acción humanitaria y cooperación al
desarrollo, Barcelona, Edit. Icaria y Hegoa, 2000.
Puig Díaz. Rosita. El Estudio de casos en la investigación cualitativa y su utilidad en la
educación, 2005. En línea: [http://bibliotecavirtualut.suagm.edu/Publicaciones_
profesores/Rosita%20Puig/El%20Estudio%20de%20Casos%20en%20la%20
Investigaci%C3%B3n%20Cualitativa.pdf].
Puig Díaz. Rosita. Manual guía para la preparación de informes de investigación,
2008.
70
Patricia Yasmin Velandia Pérez
Redacción eltiempo.com. “Depresión y pérdida de voz, lo que más afecta a docen-
tes”, El Tiempo, 28 de agosto de 2012. En línea: [http://www.eltiempo.com/ar-
chivo/documento/CMS-12170981].
Restrepo Ayala, Nadia C., Gabriel O. Colorado Vargas y Gustavo A. Cabrera Ara-
na. “Desgaste emocional en docentes oficiales de Medellín, Colombia”, Revista de
Salud Pública, vol. 8 (1), marzo de 2006. En línea: [http://www.scielosp.org/pdf/
rsap/v8n1/v8n1a06.pdf].
Saludalia. ¿Qué es envejecer?, 6 de agosto de 2000. En línea: [www.saludalia.com/
salud-familiar/que-es-envejecer].
Sandín Esteban, María de la Paz. “Criterios de validez en la investigación cualitati-
va: de la objetividad a la solidaridad”, rie: Revista de Investigación Educativa, Bar-
celona, vol. 18, n.° 1, 2000. En línea: [http://redined.mecd.gob.es/xmlui/hand-
le/11162/15637].
Sandoval Casilimas, Carlos A. Investigación cualitativa, Bogotá, icfes, 1996. En línea:
[http://epistemologia-doctoradounermb.bligoo.es/media/users/16/812365/
files/142090/INVESTIGACION_CUALITATIVA.pdf].
Tairo, Elizabeth. John Dewey, 2010. En línea: [http://www.monografias.com/traba-
jos81/john-dewey/john-dewey2.shtml].
Travers, Cheryl J. y Cary L. Cooper. El estrés de los profesores, la presión en la acti-
vidad docente, Barcelona, Paidós, 1996.
Vallejo, Ruth y Mineira Finol de Franco. La triangulación como procedimiento de
análisis para investigaciones educativas, 2009. En línea: [http://www.publicacio-
nes.urbe.edu/index.php/REDHECS/article/viewArticle/620/1578].
Vives Cofré, Verónica. El movimiento pedagógico del colegio de profesores como una
recuperación del rol docente y de la autoestima profesional (tesis de grado), Santia-
go, Universidad de Chile, 2005. En línea: [http://www.tesis.uchile.cl/tesis/uchi-
le/2005/vives_v/sources/vives_v.pdf].
71
Anexos
I. Consentimiento informado
La salud mental docente como enfermedad profesional
Nombre de la investigadora: Patricia Yasmin Velandia Pérez
Institución: Universidad de Chile
Compañero docente _____________________ por medio de la presente se solicita a usted
ser partícipe en la investigación que lleva por nombre, La salud mental como enfer-
medad profesional, la cual pretende indagar cuál es la concepción de los maestros y
maestras participantes acerca de la salud mental docente y su relación con una enfer-
medad profesional. Lo anterior teniendo en cuenta que las arp son las encargadas de
desarrollar en las instituciones, planes de prevención con relación a enfermedades
de tipo profesional y en la mayoría de los casos esto no se aplica. Es por ello que usted
ha sido seleccionado aleatoriamente entre diferentes maestros para ser partícipe de
en esta investigación teniendo en cuenta su género, edad y tipo de establecimiento
en el que labora, se espera contar con diez participantes distribuidos de la siguiente
manera: cuatro (4) docentes de colegios públicos, cuatro (4) docentes de colegios
privados, un (1) docente de colegio privado y público y docente pensionado. Si usted
desea ser partícipe; el proceso tendrá un periodo de un mes aproximadamente en el
que se desarrollarán entrevistas grabadas, encuestas, práctica de talleres y manejo
de diario de campo de manera personal o en grupos cuando el espacio lo permita.
En esta investigación no se maneja ningún tipo de riesgo físico, ni psicológico, no
se pretende refutar ni criticar las concepciones personales de los participantes, ni
afecta adversamente los derechos ni el bienestar de los investigados y por supuesto
no tiene ningún costo; por otro lado los beneficios al participar se encuentra desde
el punto de vista de la prevención de una enfermedad profesional, el conocimiento
de temas relacionados con salud mental y la inquietud para gestionar en las institu-
ciones copasos (Comités paritario de salud ocupacional) que generen espacios de
prevención de una enfermedad mental, e incapacidad médica parcial o definitiva. Si
usted decide participar, su identidad y datos serán confidenciales y sólo manejados
por la investigadora, el manejo de la información se mantendrá confidencial dentro
de los límites de la ley o mientras no exista peligro para el/la participante o terceras
personas. Sin embargo, si se trabaja en grupos focales la investigadora no puede ga-
rantizar que la información compartida no sea revelada por los/as copartícipes.
73
La salud mental docente como enfermedad profesional
Si usted tiene preguntas o inquietudes relacionadas con la investigación puede co-
municarse con Patricia Velandia [patricia_azul22@yahoo.com], cel: 313 459 8620.
Recuerde que su participación es netamente voluntaria y en caso de que usted
desee retirarse lo podrá hacer en cualquier momento, también contará con una copia
de este formato.
Después de haber leído y discutido la información aquí presentada puede tomar
una decisión plenamente facultativa; al firmar este documento, usted acepta ser par-
tícipe de esta investigación.
Gracias.
Nombre completo del participante: ______________________________________________________
Área de desempeño ______________________ Grados atendidos ___________________________
Edad: _____ Género: ___________ Tipo de institución en la que labora: ___________________
Correo electrónico_____________________________________ Firma: __________________________
Tomado de [http://graduados.uprrp.edu/cipshi/consentimiento_informado.htm#proc]
II. Entrevistas a especialistas
Paradigma cualitativo
Técnica: Entrevista estructurada
Muy buenas tardes, gracias por participar en la investigación de salud mental docen-
te como enfermedad profesional.
Para la presente es grato contar con sus apreciaciones, las cuales se basan en su
profesión y el rol que usted ha desempeñado en el área de investigación.
1.
¿Qué es para usted salud mental?
2.
¿Qué es una enfermedad mental?
3.
¿Cuáles son los síntomas que les permiten identificar a las y los maestros una
enfermedad mental?
4.
¿Qué dimensiones del ser humanos se ven afectados con una enfermedad
mental?
5.
¿Cuáles son las enfermedades más comunes a nivel mental en los maestros?
6.
¿Qué es lo que más afecta la salud mental de los docentes a nivel laboral?
7.
¿Cuál es el conducto regular a la hora de presumir se tiende a tener una
enfermedad profesional?
8.
¿Cuál es la función de La sed y la dirección con relación al tema?
9.
¿Si pudiéramos obtener un rango de riesgo de sufrir una enfermedad mental en
la escuela, quiénes están más expuestos en relación con la cátedra que dictan?
10. Con relación a los docentes, ¿qué categorías de riesgo se puede manejar con
relación al género, edad y tipo de institución en la que labora? Quienes están
más en riesgo hombres, mujeres, qué edad...
74
Patricia Yasmin Velandia Pérez
11. ¿Qué es copaso un copaso, coviso o cocalvi?
12. ¿Cuáles son las funciones del departamento de orientación para fortalecer la
salud mental docente?
13. ¿Ha atendido casos particulares de los docentes?
14. ¿Cuáles son los temas más comunes de consulta, por parte de los maestros?
15. ¿Considera que los docentes están bien informados acerca de este tema? ¿por
qué?
16. En su labor, ¿ha conocido historias de maestros con algún tipo de problema rela-
cionado con enfermedades mentales? ¿Podría narrarlas?
• Entrevista estructurada 1
Nombre de la entrevistada: Marta Galvis
Profesión: Orientadora escolar
Lugar: oficina orientación
Fecha: miércoles 13 de junio de 2012
Hora inicio: 2:35 p.m.
Hora final: 3:10 p.m.
1.
¿Qué es para usted salud mental?
Es el estado de bienestar biopsicosocial, es decir el equilibrio que hay en una per-
sona de su ser biológico, psicológico con un contexto social y ambiental, e inclusive
espiritual. Cuando hay armonía en la ejecución de sus roles como mujer/hombre,
esposo(a), madre, trabajador(a).
2.
¿Qué es una enfermedad mental?
Una enfermedad mental implica la ruptura del equilibrio en el ser de su dimensión
biológica, psicológica y social, que afecta su desempeño y es evidente en los roles que
asume en la vida cotidiana.
3.
¿Cuáles son los síntomas que les permiten identificar a las y los maestros una
enfermedad mental?
Se presentan cambios importantes en el comportamiento, además de fatiga permanen-
te, sueño y cansancio, varía el control de emociones, me vuelvo más desordenado, irri-
table, contesto feo frente a solicitudes de los demás y puedo ser brusco con los otros.
Hay diferentes tipos de enfermedades entonces depende, por ejemplo se puede
llegar hasta alucinaciones, ver cosas que no estén en la realidad, somatizar ir al mé-
dico, pero no lograr encontrar la cura o la raíz del malestar.
4.
¿Qué dimensiones del ser humanos se ven afectados con una enfermedad mental?
Se pude afectar el físico, el manejo y control de emociones, el rol laboral y familiar, el
uso del tiempo libre.
75
La salud mental docente como enfermedad profesional
5.
¿Cuáles son las enfermedades más comunes a nivel mental en los maestros?
El primero y menos grave por así decirlo es la depresión, luego se pasa a la bipolari-
dad y se termina con el suicidio.
6.
¿Qué es lo que más afecta la salud mental de los docentes a nivel laboral?
El estrés producto de: el manejo de grupos grandes y heterogéneos; la presión por
el cumplimiento de unos parámetros desde lo académico en las 40 semanas prevista
para ello. Las evaluaciones, sacar notas, el diligenciamiento de documentos; el de-
mostrar con evidencias su trabajo. El clima laboral; las bajas habilidades para la reso-
lución de conflictos. El estrés por ruido, por el cansancio en el manejo de la voz; por
los estudiantes con necesidades educativas.
7.
¿Cuál es el conducto regular a la hora de presumir se tiende a tener una enfer-
medad profesional?
No tengo claro cómo es el manejo en la secretaría de educación, si hay entidad encar-
gada de enfermedades profesionales, es la arl esta es la única entidad que puede de-
terminar que si es una enfermedad profesional, en el caso de nosotros los servidores
públicos no tengo idea de cuál es nuestra arl.
8.
¿Cuál es la función de la sed y la dirección con relación al tema?
Específicamente con el tema de salud mental no conozco si la Secretaría tiene un
plan, he de suponer que está relacionado con el programa de bienestar para preve-
nir enfermedades, una persona encargada de talento humano invita a cada colegio y
comienzan a convocar.
9. Si pudiéramos obtener un rango de riesgo de sufrir una enfermedad mental en
la escuela, ¿quiénes están más expuestos en relación con la cátedra que dictan?
Profesores en riesgo por la materia que dictan: pienso que los profesores menos afec-
tados son los que acompañan las asignaturas de artes, deportes. En las otras asigna-
turas el riesgo es mayor por la rigurosidad que implica la enseñanza y la verificación
del aprendizaje. Y sin duda, los docentes orientadores manejan alto riesgo por la in-
formación que reciben y deben canalizar a través del seguimiento a casos.
10. Con relación a los docentes, ¿qué categorías de riesgo se puede manejar con re-
lación al género, edad y tipo de institución en la que labora? ¿Quiénes están más
en riesgo hombres, mujeres, qué edad?
Me parece que es muy relativo. Podríamos decir que los docentes de mayor edad
son más vulnerables a desencadenar dificultades en salud mental, sin embargo hay
muchos profes jóvenes quienes enferman más fácilmente, parecieran más frágiles,
con menos habilidades para el manejo de emociones o la resolución de problemas;
los profesores mayores pueden tener más experiencia y esto les da más seguridad.
76
Patricia Yasmin Velandia Pérez
En cuanto al género se podría pensar que los hombres se enferman más fácil-
mente porque son menos comunicativos, ellos no hablan de sus problemas emocio-
nales, personales o familiares. Las mujeres en este sentido son más expresivas, pero
también son más vulnerables porque llevan consigo la carga no solo laboral sino del
manejo del hogar, de la crianza de los hijos, de la economía de casa, sus responsabili-
dades varias pueden hacerles más vulnerables a enfermedad mental.
De la institución pienso que los docentes de los colegios públicos deben tener ma-
yor riesgo a stress por la condición sociocultural de sus estudiantes. Pero los docen-
tes de colegio privado tienen mayor riesgo a estrés por la cantidad de responsabilida-
des que tienen a cargo y exigencia del sistema de gestión de calidad que les implica el
diligenciamiento de formatos, y lo propio de la búsqueda de calidad de los servicios.
El tipo de contratación también da más tranquilidad al docente del distrito, mientras
el de privado sufre todos los años por la continuidad en la contratación.
11. ¿Qué es un copaso, coviso o cocalvi?
En el sector privado el copaso es el comité paritario de salud ocupacional, sin embar-
go en la secretaría de educación se maneja la figura del coviso comité de vigilancia
de salud ocupacional, que también está amparado por una normatividad legal, en
alguna administración se manejó con gran fuerza, pero en estos días no.
12. ¿Cuáles son las funciones del departamento de orientación para fortalecer la sa-
lud mental docente?
La función principal es promover el bienestar de la comunidad y allí incluimos a los
profes, mediante procesos de prevención como el pasaporte al bienestar que comen-
zó desde el año pasado y la idea es darle continuidad, desafortunadamente no todos
los profes están en disposición para participar en este tipo de actividades, por sus
respectivos perfiles, todos somos distintos y el grado de conciencia del auto cuidado
para llegar al bienestar puede variar.
También nos conectamos con un programa que se llama “muévete docente” es-
trategia de la Secretaría de Cultura y el idrd, que consiste en tratar de disminuir la
obesidad y sobrepeso de los profes, lo que lleva por supuesto dificultades emocio-
nales y mentales porque como todo es una cadena. Ellos capacitan a los teachers en
actividades recreativas, culturales y deportivas para el bienestar docente.
13. ¿Ha atendido casos particulares de los docentes?
Si
14. ¿Cuáles son los temas más comunes de consulta, por parte de los maestros?
Los maestros generalmente consultan por factores físicos, pero al indagar se encuen-
tran siempre problemas emocionales.
15. ¿Considera que los docentes están bien informados acerca de este tema?, ¿por
qué?
77
La salud mental docente como enfermedad profesional
No, porque muchos profesores consideran que los síntomas que tiene pueden ser
normales y me atrevería a decir que ignoran que tienen algún tipo de enfermedad
metal, por ignorancia o negación.
16. En su labor, ¿ha conocido historias de maestros con algún tipo de problema rela-
cionado con enfermedades mentales?, ¿podría narrarlas?
Conozco un caso que se hizo incapacitar a nivel mental por dos meses para no venir
a trabajar. Docente hombre de aproximadamente 30 años, con un trastorno de per-
sonalidad. Presencia de un ego elevado, intolerancia frente a los niños, insatisfacción
laboral, confusiones de rol docente. En momentos ante situaciones de estrés logra
desajustar su conducta, mostrando impulsividad, palabras groseras o insultos a los
estudiantes. Ante los adultos, compañeros de trabajo o padres de familia muestra
una actitud de comprensión, entendimiento y sutileza al hablar. Se solicitó valoración
por psicología y psiquiatría. Se le recomendó cambiar de trabajo a un grupo universi-
tario o la literatura, debido a la frustración que demostraba en la interacción con los
niños. Buscó traslado de institución.
Docente hombre de aproximadamente 40 años. Con un trastorno mental tipo
paranoide. Su problema radica en la dificultad para el establecimiento de relacio-
nes interpersonales funcionales con adultos y jóvenes y en especial con las mujeres.
Manifiesta que es perseguido, ignorado o desafiado por las compañeras de trabajo.
Divorciado, con dificultad para iniciar y mantener un noviazgo. Refiere tener un her-
mano con trastorno bipolar. Llega trasladado por la misma situación relacional en el
colegio anterior. No reconoce que tiene un problema y que necesita ayuda. Culpa a
los demás de lo que le pasa. En ocasiones es impulsivo en su control motor o en su
expresión verbal. En otras, entra en anhedonia, es decir nada le satisface.
• Entrevista estructurada 2
Nombre de la entrevistada: Denise Moreno
Profesión: Psicóloga sed
Lugar: oficina orientación
Fecha: miércoles 17 de octubre 2012
Hora inicio: 4:10 p.m.
Hora final: 6:15 p.m.
1.
¿Qué es para usted salud mental?
Salud mental es calidad de vida y bienestar en los procesos humanos a nivel psico-
lógico, afectivo y emocional y para mi existen dos estados, de real satisfacción o no,
individual y social lo normal y lo anormal.
2.
¿Qué es una enfermedad mental?
Una enfermedad mental es una dificultad en los procesos síquicos a nivel individual
y social.
78
Patricia Yasmin Velandia Pérez
3.
¿Cuáles son los síntomas que les permiten identificar a las y los maestros una
enfermedad mental?
Sensación de tristeza sin motivo constante y sin motivación; El nivel de tolerancia es
menor, el ser radical es algo normal; Aparece la ideación de que me puede pasar algo
en el colegio; Perder el interés por lo que antes era importante para mí, por ejemplo
salir a bailar, ir de compras, maquillarme, afeitarme etc.; Cambios en el sueño, no
conciliar el sueño fácilmente o querer hacerlo todo le tiempo, igual con las comidas;
Entre otros, estos síntomas son alarmantes.
4.
¿Qué dimensiones del ser humanos se ven afectados con una enfermedad mental?
Todas por supuesto, recordemos que el maestro debe tener un alto nivel de equilibrio
para responder en todas sus dimensiones y si tiene un problema mental, no solo de-
jará de ser el mejor en el aula sino, en casa como pareja, padre o madre, amigo y por
supuesto en su relación consigo mismo.
En este caso el rol de la familia es fundamental, ya que por ejemplo esta enfer-
medad tiene la desventaja de que no se pensiona con el 100% del salario total, solo
con el 66% del salario definitivo, entonces la familia se ve afectada en todo sentido,
además no se generan procesos a nivel familiar, lo que también es muy grave para el
docente. Ello sin hablar que este tipo de enfermedades también se pueden traspasar
genéticamente, pero el sistema no indaga más allá para poder prevenir. Por ejemplo
demencias, falta de memoria, alzhéimer, bipolaridad entre otras.
5.
¿Cuáles son las enfermedades más comunes a nivel mental en los maestros?
En primer lugar se encuentra la depresión, que generalmente se traduce en una en-
fermedad física, gripe, o la voz por ejemplo y para ellas no encuentra cura “aparente-
mente” y se empiezan a tomar posturas como “yo no sirvo”, “algo me pasa”, “no quiero
venir a trabajar”, tener ganas e dormir todo el tiempo, no querer arreglarse, sentir
tristeza todo el tiempo, deseos incontrolables de llorar, entre otros. A veces necesita
intervención del psiquiatra, pero en la mayoría de los casos es manejable a nivel te-
rapéutico constantemente.
En el segundo lugar tenemos la bipolaridad, sentirse triste y al instante feliz, estoy
contento en la clase y de repente empiezo a tratar mal a los estudiantes. Es similar
a la depresión, pero se presentan periodos de alteración del estado de ánimo en el
colegio, este caso a veces se amerita la intervención de un psiquiatra, a veces amerita
incapacidad y según la gravedad descarga laboral.
En el tercer lugar y más grave se encuentra la ideación suicida, generalmente se
presenta posterior a una situación grave, la pérdida de un compañero de colegio o
sentimental, depresión grave, ausencias, comentar que no sé para qué vivo, tener
hábitos excesivos como ingerir alcohol, fumar, tomar aspirinas, en este último caso
puede causar un daño cerebral y se generan demencias por el desgaste de las faculta-
des a nivel frontal y en el hipotálamo, el nivel frontal se encarga de las percepciones
y las funciones corporales y motoras, en el caso del hipotálamo se encarga de las
áreas de socialización y el manejo de emociones. Por supuesto necesita incapacidad
o descarga laboral.
79
La salud mental docente como enfermedad profesional
En este caso hay veces que es necesario internar en clínica si los episodios duran
más de dos meses con medicación.
6.
¿Qué es lo que más afecta la salud mental de los docentes a nivel laboral?
Primero pienso en la falta de prevención de planes y políticas de bienestar, nunca se
les habla a los maestros sobre estrategias de prevención; Segundo, el estilo directivo,
la satisfacción humana, la demás presiones; Tercero, el factor familiar y emocional,
existe una alta tasa de divorcios, problemáticas con los hijos, consumo de sustancias
psicoactivas etc.
7.
¿Cuál es el conducto regular a la hora de presumir que se tiende a tener una en-
fermedad profesional?
Por supuesto es necesario que el docente pase por medicina general, sin embargo
al llegar allí se debe tener en cuenta que exista una frecuencia en la sintomatología,
posterior a esto el médico determina si pasa a psicología o psiquiatría y si persiste la
condición se remite a medicina laboral, desde allí hacen la sugerencia de dar incapa-
cidad y si es muy grave, descarga laboral.
Por su puesto si el docente no lo asume o no se atiende la enfermedad a tiempo,
comienzan a verse dificultades importante en el desempeño con los estudiantes, en
este caso cualquier directivo u otro docente puede remitir al maestro en cuestión, ya
que él o ella se convierten en un riesgo psicosocial.
8.
¿Cuál es la función de la sed y la dirección con relación al tema?
La Secretaría asigna la mayor parte esta labor a la ips de Médicos Asociados la cual a
su vez adjudica una persona por localidad, desafortunadamente esto es insuficiente
para la cantidad de maestros en cada localidad, ya desde talento humano las activida-
des son complementarias como por ejemplo el programa de bienestar que también
es insuficiente y a veces no se propaga lo suficiente por lo que son pocos los maestros
que se hacen beneficiarios.
9.
¿Si pudiéramos obtener un rango de riesgo de sufrir una enfermedad mental en
la escuela, quiénes están más expuestos en relación con la cátedra que dictan?
Si hablamos ya del equipo pienso que la orientación escolar es la primera afectada, ya
que se retiran más por salud mental, en segundo lugar se encuentran los docentes de
primaria quienes por su mayor número de materias y la monotonía con los mismos
estudiantes siempre genera más presión. Ya en tercer lugar se encuentran los docen-
tes de inglés porque existe una desmotivación por el área ya que a diferencia de las
matemáticas que uno pensaría es más estresante, no porque sabes que los números
son necesarios de alguna manera en la vida cotidiana, lo que no necesariamente su-
cede con el inglés ya que no es segunda lengua en Colombia. Los demás docentes de
bachillerato estan más motivados constantemente.
80
Patricia Yasmin Velandia Pérez
10. Con relación a los docentes, ¿qué categorías de riesgo se puede manejar con re-
lación al género, edad y tipo de institución en la que labora? ¿Quiénes están más
en riesgo hombres, mujeres, qué edad?
Con relación al género la tendencia es muy similar entre hombres y mujeres, en el
caso de las mujeres se presenta por las exigencias sociales y culturales, el afronta-
miento a diferentes circunstancias hoy en día, “hay más mujeres que hombres”, por
otro lado aunque es más frecuente en mujeres con relación también con problemas
de salud física cuando se presenta en hombres es más fuerte la invalidez mental.
Por otro lado en estos días, se está en riesgo a partir de los 30 años, pero según
algunos estudios se puede presentar entre los 40 a 45 años, para mí se presenta más
en maestras porque hay menor tolerancia a la frustración.
Con relación al tipo de colegio en el que se trabaja personalmente opino que en
el sector público es más difícil por la población que se maneja y sus condiciones, nos
aguantamos más por la estabilidad salarial y el agotamiento se presenta en un nivel
tardío, pero con relación al colegio privado no hay investigaciones claras al respecto
[...] allí hay más deserciones y se cambia de colegio constantemente.
11. ¿Qué es un copaso, coviso o cocalvi?
Los tres son exactamente lo mismo, un grupo que está compuesto por directivos,
docentes y administrativos que se encarga de crear programas y actividades de pre-
vención con relación a las enfermedades profesionales, la diferencia es que uno es
para empresa privada y los otros para pública, en lo referente a lo institucional, local
y distrital. En el caso de nuestra eps este tema lo maneja el Dr. Leonardo Comte, él
dirige todos los equipos de profesionales, se encarga de la capacitación y prevención
de este tipo de enfermedades.
Desafortunadamente no verifican si existe en los colegio y a muchos rectores no
les interesa instalarlos en su colegio.
12. ¿Cuáles son las funciones del departamento de orientación para fortalecer la sa-
lud mental docente?
En el colegio las orientadoras están dedicadas exclusivamente al apoyo de los estu-
diantes, sin embargo muchas compañeras por apoyo a sus maestros les colaborar en
situaciones particulares.
13. ¿Ha atendido casos particulares de los docentes?
Si
14. ¿Cuáles son los temas más comunes de consulta, por parte de los maestros?
Los maestros generalmente consultan por factores físicos, pero al indagar se encuen-
tran siempre problemas psicológicos. Las enfermedades más comunes son: 1. La de-
presión.
81
La salud mental docente como enfermedad profesional
15. ¿Considera que los docentes están bien informados acerca de este tema?, ¿por
qué?
No, en ninguna medida, ellos desconocen totalmente la normatividad, en el caso de
los docentes del distrito cuentan con un régimen especial que en su gran mayoría
desconocen. Y al no saber, no exigen, digamos por el hecho de tener un salario estable
se piensa que es más que suficiente y no es así. Y en el caso de los docentes privados
menos aún, ya que en muchas ocasiones ni siquiera saben que cuentan con una arl
que apoye este procedimiento y otros s e conforman con que les entreguen el carné
y ya.
• Entrevista estructurada 3
Técnica: Entrevista estructurada
Nombre de la entrevistada: Lina Ardila
Profesión: Psicóloga, especialista en salud ocupacional
Lugar: oficina
Fecha: viernes 17 de mayo de 2013
Hora inicio: 8:05 a.m.
Hora final: 9:10 a.m.
1.
¿Qué es para usted salud mental?
Es un estado de equilibrio entre sus pensamientos y acciones mediadas por el con-
texto en el que se encuentre el individuo.
2.
¿Qué es una enfermedad profesional?
Es una alteración del bienestar integral de la persona generado por la labor que des-
empeña en su trabajo.
3.
¿Cuáles son los síntomas que les permiten identificar a las y los maestros una
enfermedad mental?
Se debe evaluar a la persona, en su desempeño por áreas: Social: identificar si su rela-
ción con los demás se ve afectada. Emocional: los estados de ánimo llegan a variar sin
una justificación clara. Físico: se presentan diferentes enfermedades, las principales
son en la voz, venas varices, problemas respiratorios a causa de los marcados proble-
mas de columna por las largas jornadas de pie, migrañas, problemas auditivos, entre
otras. Cognitivo: varios maestros somatizan el estrés o las diferentes preocupaciones
(laborales y personales), y estas se ven representadas en enfermedades físicas.
4.
¿Qué dimensiones del ser humanos se ven afectados con una enfermedad mental?
Todas, ya que el ser humano es pluridimensional y todas las áreas se relacionadas,
afectivo, social, cognitivo, físico, espiritual etc.
82
Patricia Yasmin Velandia Pérez
5.
¿Cuáles son las enfermedades más comunes a nivel mental en los maestros?
Problemas respiratorios: a causa de los químicos de los marcadores, también son
más propensos a contraer enfermedades virales por el continuo contacto con los es-
tudiantes y cambios bruscos de temperatura (salir y entrar de los salones).
Problemas alimenticios: ya que las jornadas no permiten tener una alimentación
balanceada, los docentes sueles comer todos los días lo que se vende en las tiendas
escolares, en las cuales en su mayoría son fritos, gaseosas o paquetes.
Problemas en el sistema fonador: se afectan las cuerdas vocales y todo el sistema
en general, por los cambios bruscos del nivel de voz y la poca ingesta de agua, o ca-
lentamiento previo de las cuerdas vocales.
Problemas en el sistema circulatorio: pueden generar problemas de varices por
la posición erguida que mantiene los docentes durante las clases, casi siempre se
encuentran de pie.
Problemas musculares: se evidencian en todo el cuerpo, pero los más reconoci-
dos son en los miembros superiores, a causa de la continua elevación de los brazos
para escribir en el tablero, lo cual es una posición incómoda y problemas en el túnel
carpiano en la mano.
Problemas comportamentales: como bajo autoestima, depresión, cambios brus-
cos en el estado de ánimo, frustración; estos son causa de varios factores que afectan
el estado mental de un docente, entre los que se encuentran; la presión de grupo, el
ser un referente de perfección, la poca asertividad para no mezclar los problemas
familiares con los laborales.
6.
¿Qué es lo que más afecta la salud mental de los docentes a nivel laboral?
Es la interacción de muchos factores y lo vulnerable que sea el docente, no podría
decir que hay uno en específico. En la literatura se encuentra que un factor que afecta
directamente la salud de un docente es el ambiente, el microclima.
7.
¿Cuál es el conducto regular a la hora de presumir se tiende a tener una enfer-
medad profesional?
Antes de presumir si se está presentando una enfermedad laboral, se deben realizar
actividades que las prevengan, como pausa activas, exámenes médicos, programas
de capacitación, actividades de reflexión sobre su labor y rol. Por medio de éstas, uno
puede identificar quién está sufriendo una enfermedad laboral.
8.
¿Cuál es la función de la dirección del colegio con relación al tema?
Generar programas de prevención y promoción, en pro de mejorar la calidad de vida
del docente, ya que el ambiente laborar ocupa la mayoría del tiempo de la persona.
Se deben crear espacios de capacitación, pausas activas, velar por que las condi-
ciones ambientales y de infraestructura sean óptimas para que los docentes realicen
su labor (luz, temperatura, herramientas pedagógicas).
Velar por el cumplimiento de lo que exigen la ley en lo que concierne a Salud Ocu-
pacional, como un examen de ingreso y de salida, donde de evalúa el estado físico y
mental del docente.
83
La salud mental docente como enfermedad profesional
9. Si pudiéramos obtener un rango de riesgo de sufrir una enfermedad mental en
la escuela, ¿quiénes están más expuestos en relación con la cátedra que dictan?
No podría decirlo exactamente, pero estudios sobre salud en la escuela, reportan que
las personas que más se ven afectadas en el ambiente escolar son los psico-orien-
tadores, directivas y docentes; ese sería como el orden. Ya el decir hacia la cátedra
exactamente no sé, como dije anteriormente depende de la persona.
10. Con relación a los docentes, ¿qué categorías de riesgo se puede manejar con re-
lación al género, edad y tipo de institución en la que labora? ¿Quiénes están más
en riesgo hombres, mujeres, qué edad?
Exactamente no sabría decirlo, las mujeres tienden a presentar más problemas emo-
cionales, pero con exactitud no sabría.
Lo que si se, es que no fomentar una salud ocupacional en los trabajadores, son
factores que al pasar los años van generando grandes problemas en las personas.
11. ¿Qué es un copaso?
Sus siglas responden a Comité Paritario de Salud Ocupacional, lo cual es un grupo de
personas que representan a la institución y velan por la salud integral de los traba-
jadores.
La Resolución 2013 de 1986 resuelve que todas las empresas e instituciones pú-
blicas o privadas que tengan a su servicio diez o más trabajadores, están obligadas a
conformar un Comité Paritario de Salud Ocupacional (copaso). El Decreto 1295 de
1994 establece para empresas de menos de diez trabajadores, la obligación de nom-
brar un “vigía ocupacional”.
12. ¿Cuáles son las funciones del departamento de orientación para fortalecer la sa-
lud mental docente?
El departamento de orientación hace par parte del copaso, mas no debe ser el mis-
mo; el orientador apoya las actividades que formación, como talleres sobre el manejo
del estrés, pausas activas entre otras.
13. ¿Ha atendido casos particulares de los docentes?
Si.
14. Temas más comunes de consulta
Los docentes se dejan afectar por los casos de los muchachos y los asumen como
propios, lo cual no se debe hacer y que mantener definido el rol del docente y cuáles
son sus funciones.
15. ¿Considera que los docentes están bien informados acerca de este tema por qué?
84
Patricia Yasmin Velandia Pérez
No, considero que a nivel de los colegio no se toma muy en cuenta este tema que a
nivel de empresas es un punto esencial y obligatorio; nos falta más capacitación, co-
noce la ley nuestros derechos y deberes.
16. En su labor, ¿ha conocido historias de maestros con algún tipo de problema rela-
cionado con enfermedades mentales? ¿Podría narrarlas?
Si conozco tres casos, el de una docente son fuertes problemas de migraña, las cuales
se intensifican en época de evaluaciones; una docente con problemas en sus cuerdas
vocales, la cual está en tratamiento y otra docente que sufre del túnel carpiano, cons-
tantemente debe utilizar una férula.
A estos se les suman varios casos de estrés laboral y problemas gástricos de los
cuales tengo conocimiento.
III. Entrevistas a docentes participantes
Técnica: Entrevista semi-estructurada
Temas a tratar
1. Salud mental definiciones
• Salud mental.
• Salud mental docente.
• Enfermedad profesional, síntomas para identificarla.
2. Prevención y riesgos
• Cómo se identifica cuando la salud mental del docente está en riesgo.
• Categorías desde el ser humano que se afectan con una enfermedad mental.
• Función de la sed y un plan de bienestar relacionado con salud mental para los
docentes arp.
• Factores de riesgo que llevan a una enfermedad mental en docentes.
• Con relación a los docentes, que categorías de riesgo se puede manejar con rela-
ción al género, Edad y tipo de institución en la que labora.
• Reconocimiento personal de ciertas tendencias.
• Reacciones en situaciones de estrés.
• Cómo calmar los periodos de estrés.
3. La labor institucional
• Definición de copaso.
• Considera que usted está bien informado acerca de este tema y sabría cómo reac-
cionar en caso dado, por qué.
• La función del colegio en cuanto a previsión de enfermedades mentales en los do-
centes.
• La organización docente a manera de prevención, y la participación del entrevistado.
• Tipo de talleres que se podrían aplicar para que el docente detecte ciertas tenden-
cias de enfermedad mental.
85
La salud mental docente como enfermedad profesional
• Participación en actividades escolares de prevención.
• Interés por practicarse test y pruebas para conocer su salud mental.
Paradigma cualitativo
• Entrevista 1
Técnica: entrevista semi-estructurada
Nombre: Gladys Arciniegas
Profesión: docente de humanidades
Población atendida: bachillerato y primaria
Tipo de docente: jubilada
Edad: 63 años
Género: femenino
Tipo de institución en la que laboraba: pública
Lugar: salón H
Fecha: miércoles 13 de junio de 2012
Hora inicio: 1:10 p.m.
Hora final: 1:50 p.m.
Respuestas según los temas propuestos:
La salud mental es un programa de anti estrés y ejercicios que mandan a los colegios
por la Secretaría de Educación para estar bien. La enfermedad mental es un cansan-
cio extremo que produce crisis de ansiedad por el estrés y el número de estudiantes.
Alrededor de uno se ve involucrado lo familiar, lo laboral, lo pluriactivista, las ac-
tividades de la mujer. En esto se presentan síntomas como la tristeza, angustia, no
dormir bien, inseguridad, desosiego y todo por responder al trabajo, hay que hacer
un esfuerzo por seguir los parámetros establecidos, además de las injusticias con los
maestros y las malas noticias del país. Uno siente como una angustia. Por ejemplo,
cuando estoy estresada malgasto el tiempo, pierdo mis papeles y me desubico, grita-
ba antes mucho cuando no había material como fotocopias y para relajarme escucho
música con sonidos de la naturaleza y clásica para relajarme.
Evidente las maestras somos las que más nos afectamos porque le ponemos más
misterio a las cosas y más corazón, todos tenemos como más problemas cuando nos va-
mos a pensionar por las consecuencias de la sobrecarga laboral y tantas experiencias.
Yo creo que los maestros privados tienen más posibilidades de esas enfermeda-
des por las exigencias, hay que trabajar más tiempo, las actividades son más de res-
ponsabilidad del maestro y la presión de los coordinadores y la rectora. Ya en nuestro
caso se presentan muchas injusticias desde el gobierno, decretos y reformas que han
tenido que ser asumidas por los maestros de aula generando sobrecarga laboral.
Yo si tuve una enfermedad mental, eso fue en un abril, por la vida familiar, la res-
ponsabilidad en el hogar, mi esposo me pegaba todos los días y cuando decidí sepa-
rarme me toco irme con mis chinitos para donde mi mamá; esa transición fue terri-
ble, y lo peor con esa situación en el colegio y todo...
86
Patricia Yasmin Velandia Pérez
A mí me mandaron al psiquiatra por solicitud, pero hoy en día es muy fácil pedir
la cita con el psiquiatra si uno quiere, antes eso era todo un proceso y remisiones y
más, yo fui donde el psicólogo quien lo empodera a una, mientras que el psiquiatra
medica pastas muy fuertes, para mi eran para dormir y uno estaba como bobo ahí,
pero después yo no me las tomaba, yo debía darme cuenta que si podía con las cosas,
en esa crisis grande del colegio me llevaron en ambulancia a “Retornar”, pero allá no
me vieron tan loca y me dieron diez días de incapacidad y me mandaron para la casa.
Eso fue porque se nos ocurrió la mala idea de juntar todos los más malos en un solo
salón y yo de valiente asumí la dirección y eso fue una gran tensión y además el acoso
laboral de la coordinadora, yo me la pasaba llorando y ella gritando como loca eso fue
terrible, ella le decía a los estudiantes que pasaran cartas en contra de los maestros,
ella hizo que diez maestros pidiéramos traslado de ese colegio y finalmente ella se
fue y dejó a ese colegio con una cantidad de demandas contra la rectora por acoso la-
boral, en mi caso el día de la crisis una compañera fue a secretaría y me pidió traslado
y había plaza aquí en la tarde y yo siempre había trabajado en la mañana, pero con tal
de salir de allí no me importó y aquí encontré la paz que tanto necesitaba y me quedé
cinco años más, no importaba el mal estado físico del colegio, fue el calor humano lo
que hizo que yo me sintiera bien.
Pues, yo me confundo con los términos de arp, eps y todas esas cosas mijita, ¿no
es Compensar?, pero lo que hacen son pañitos de agua tibia ya que las leyes siguen
haciendo cambios en sobrecarga para los docentes, pero en lo poco que hacen yo en
todo participo, eso es muy esporádico, ¿cómo uno trimestral?
No sé qué es un copaso, pero si tengo el conocimiento de qué hacer porque ya me
pasó, pero si es importante resaltar que la eps nunca escribió mi enfermedad como
enfermedad profesional si no como general, yo siempre peleé por eso, pero los mé-
dicos decían que no podían escribir enfermedad profesional, como si uno no hubiera
adquirido esos problemas en el trabajo.
La Secretaría o Compensar hacen cosas, pero no es suficiente, deben hace más
actividades y dar momentos de reposo ya que ponen muchas actividades para que
hagamos y no se valora el sacrificio que debe hacer uno, uno necesita un válvula de
escape.
Pienso que sí se podría hacer en los colegio con ayuda de las orientadoras y los
directivos, porque todo depende de la disposición de ellos para dar los espacios.
Yo como ya me jubilé, apenas cumplí años, me citaron al psicólogo a ver como
estoy.
• Entrevista 2
Técnica: entrevista semi-estructurada
Nombre: Sandra Camacho
Profesión: docente de humanidades
Población atendida: bachillerato
Edad: 39 años
Género: femenino
Tipo de institución en la que labora: pública y privada
Lugar: oficina de orientación
87
La salud mental docente como enfermedad profesional
Fecha: jueves 14 de junio de 2012
Hora inicio: 2:35 p.m.
Hora final: 3:10 p.m.
Respuestas según los temas propuestos:
Salud mental es el bienestar y el equilibrio de la mente, es el no padecer ningún tipo
de trastorno y la salud mental docente es igualmente mantener el equilibrio ante-
riormente descrito, llevando uno como docente, todas las cosas que debe manejar
en adecuado orden, para no permitir que el estrés gane la batalla. Importante el am-
biente de trabajo, sentirse a gusto, querer lo que se hace, no castigarse uno mismo
acumulando un montón de trabajo con el que luego no se pueda cumplir.
Ya una enfermedad mental es aquella enfermedad que se adquiere en el desarro-
llo del trabajo desempeñado, en nuestro caso puede ser el estrés, la disfonía, la vena
várice, entre otras.
Un docente está en riesgo cuando su actitud empieza a variar, se vuelve muy irri-
table, la memoria falla grandemente, el trato con sus estudiantes se vuelve agresivo,
su actitud permanente es de cansancio y aislamiento y esto se debe a grupos de es-
tudiantes muy grandes, acoso laboral por parte de los jefes, mal ambiente de trabajo,
agresividad extrema al interior de la institución, carga laboral sin espacios suficien-
tes de descanso. Pienso que todo se ve afectado lo familiar, lo laboral, y lo social. Ya
en la parte laboral específicamente, tiendo a sobrecargarme de trabajo y a llevarlo
a casa, lo que sé que es inadecuado porque además le estoy quitando tiempo de ca-
lidad a mi familia. Y cuando estoy estresada Me enojo y en ocasiones levanto la voz
innecesariamente ya para calmarme en mi caso personal, siempre recuerdo que el
daño me lo estoy haciendo yo misma y trato de tranquilizarme. También es bueno
alejarse un momento de la situación que lo produjo cuando sea posible, y volver con
un nuevo aire.
Con respecto al género pienso que las mujeres estamos más en riesgo porque nos
dejamos afectar por todo, mientras que los hombres son más relajados.
Con respecto a la edad, yo pienso que eso es muy relativo porque puede suceder
que alguien joven no maneje una alta carga de estrés puede que sepa, como que no
sepa manejar el estrés y cualquier cosa me afecte, sin embargo puede pasar lo mismo
con los docentes que están a punto de pensionarse ya que tienen más experiencia y
pueden manejar las cosas mejor, pero a su vez puede que esto sea una sobrecarga
laboral y sea más estresante, no sabría hacia que inclinarme.
Ya hablando del tipo de colegio en que laboro, como sabes trabajo en ambos sitios,
con respecto a la parte privada son más las actividades extracurriculares y eso suma-
do a las exigencias académicas es muy estresante lo pone a uno en conflicto, mientras
que en el público la ausencia de normas más estrictas que se hagan cumplir por parte
de los directivos y docentes en cuanto a convivencia escolar, no reflejan un apoyo y
hay flexibilidad en el cumplimiento de las cosas, lo que deja en manos del maestros el
cumplimiento y eso es estresante.
Con respecto a la sed desconozco si hace algo para prevenir este tipo de enfer-
medades, solamente he escuchado hablar de “Retornar”, que es una casa de reposo
donde llegan muchos docentes precisamente por el cúmulo de estrés adquirido.
88
Patricia Yasmin Velandia Pérez
No sé cuál es nuestra arp, un copaso porque tú me habías dicho, sé que es Comité
Paritario de Salud Ocupacional, pero no sé en realidad de qué se trata.
Definitivamente no me siento bien informada en cuanto a qué haría en un caso
de estos, hace falta mucha información al respecto, supongo que deberían hacernos
charlas, orientaciones al respecto, pero en dos años que llevo en el colegio distrital,
solo recuerdo una actividad relacionada, pero se inclinaba tal vez más hacia el cuida-
do de la voz, que de la salud mental y el Fervan nunca se toca este tema “0 total” hay
capacitaciones de otras cosas como lo pedagógico, pero en 12 años que llevo nunca
han hecho nada al respecto, “oye si, hasta ahora lo pienso”.
Ya desde el colegio, pienso que es de vital importancia que prevengan, solo que no
se está dando. Desde el departamento de orientación deberían abrirse los espacios y
no sé, hacer algo así como unas evaluaciones periódicas que pueden ser preventivas.
Lamentablemente no veo que se haga.
Yo creo que sí nos podemos organizar y si una persona nos da la guía yo sí estaría
dispuesta a organizar y a participar en cuanto al tipo de talleres. Bueno, no sé, creo
que esto si ya es total competencia de orientación; Mi disposición a participar es ab-
soluta, el inconveniente es que no las hay.
Mi disposición para realizarme una prueba es total, puedo creer que es algo que
está muy lejos de pasarme a mí, pero podría descubrir que me encuentro en riesgo.
• Entrevista 3
Técnica: entrevista semi-estructurada
Nombre: Daniel Balbuena
Profesión: docente de matemáticas
Población atendida: primaria
Edad: 51 años
Género: masculino
Tipo de institución en la que labora: privada
Lugar: café
Fecha: jueves 14 de junio de 2012
Hora inicio: 2:20 p.m.
Hora final: 2:50 p.m.
Respuestas según los temas propuestos:
La salud mental es que uno sea feliz, tranquilo, para ejecutar su labor en el aula y re-
solver problemas y que el trabajo no incida en el resto, mientras que una enfermedad
mental es cuando uno se sugestiona psicológicamente y se altera y esto le impide
relacionarse y estar a la defensiva.
Lo que hace que uno se estrese es la responsabilidad con los estudiantes y si no
hay respaldo desde las directivas, no hay normas y ayuda al profesor y evidentemen-
te las maestras tenemos más riesgos porque somos más explosivas para solucionar
problemas, esto se presenta en cualquier edad y es mayor en los maestros de colegios
públicos.
89
La salud mental docente como enfermedad profesional
Pues son ejemplo de estos problemas la bipolaridad, la intolerancia, ansiedad,
agresividad, pero no he notado que tenga algo así, cuando tengo estrés a veces tiendo
a ser grosera y para calmarme prefiero estar en silencio.
No sé si la Secretaría o los médicos hacen algo, las actividades de integración las
hacemos nosotros, ¿esa no se cuenta?, no sé qué es un copaso, pero pienso que los
profes con el apoyo de las directivas sí podrían armar un grupo, yo no organizaría,
pero si participaría.
Si me gustaría tomar un test, es bueno saber cómo está uno.
• Entrevista 4
Técnica: entrevista semi-estructurada
Nombre: Giovanny Rozo
Profesión: docente de matemáticas
Población atendida: bachillerato
Edad: 32 años
Género: masculino
Tipo de institución en la que labora: privada
Lugar: salón de clases
Fecha: jueves 14 de junio de 2012
Hora inicio: 4:05 p.m.
Hora final: 4:50 p.m.
Respuestas según los temas propuestos:
La salud metal es un criterio en donde se relacionan emociones con la profesión, es
una función mental, y una buena salud mental es la capacidad de tomar decisiones de
manera calmada y sabe manejar situaciones.
... una enfermedad mental es una patología que impide el buen funcionamiento
emocional, actitudinal, comportamental y dificulta su desempeño a nivel social.
Los factores que se afectan a nivel humano con una enfermedad mental son el
laboral, familiar y social, desde el campo laboral privado no hay tiempo y poca con-
ciencia social, existe presión, poca estabilidad económica y los directivos docentes se
extralimitan en sus funciones [...] hay sometimiento y presión también por parte de
los compañeros ya que los antiguos se creen más, además de pensar que la posición
del estudiante como cliente hace que él siempre tenga la razón. Por eso pienso que
los maestros de colegios privados tienen más riesgo que los de colegios públicos.
Mmm pienso que las mujeres tienen más riesgos porque son débiles
emocionalmente y en general la edad en que podemos estar más en riesgo supongo
que debe ser después de los cuarenta.
Yo pienso que ejemplos de enfermedades mentales pueden ser esquizofrenia, im-
pulsividad, agresión, intolerancia [...] y personalmente no he analizado si tengo algún
tipo de tendencia o enfermedad mental. Pero cuando estoy estresado prefiero que-
darme callado y cambio de actividad.
No me siento totalmente informado para saber qué hacer en caso de una enfer-
medad mental.
90
Patricia Yasmin Velandia Pérez
No sé si la Secretaría ha hecho actividades de prevención de enfermedades men-
tales, pero sí de bienestar, en las que nos han hecho en el colegio.
No sé cuál es la arp, si pienso que los maestros podríamos generar propuestas de
prevención y yo si participaría en el grupo con por ejemplo pausas activas o poniendo
música entre clases, no se algo así. Sí me gustaría tomar una prueba, desde que sea
gratis (risas).
• Entrevista 5
Técnica: entrevista semi-estructurada
Nombre: Luz Miriam Fonseca
Profesión: docente de danza
Población atendida: primaria y bachillerato
Edad: 38 años
Género: femenino
Tipo de institución en la que labora: privada
Lugar: café
Fecha: domingo 17 junio de 2012
Hora inicio: 3:20 p.m.
Hora final: 4:05 p.m.
Respuestas según los temas propuestos:
Salud mental es estar bien tener sano el cerebro, estar libre de estrés preocupaciones
y problemas y enfermedad mental es estar loco, estresado, con problemas en el cere-
bro, con acumulación de problemas.
Cuando alguien tiene este tipo de problemáticas se afecta lo profesional, lo eco-
nómico, lo familiar, la salud física y piensó que esto se puede presentar 50/50, tanto
para mujeres como para hombres, ya que ambos tienen responsabilidades, enfer-
medades y demás y sobre todo se puede presentar de los 40 a los 50 por la edad, la
experiencia y los degastes mentales.
En el caso del colegio privado, mmm se presenta una gran inseguridad laboral,
hay que trabajar más horas, los jefes y las autoridades en general hacen que una se
estrese bastante ya que a los dueños les importa el dinero, y les dan alas a los papás
para retenerlos, dejando al maestro en un segundo plano.
¿Hablando de mí? En algún tiempo sufrí de vértigo primero por el estrés laboral
y luego porque no tenía trabajo y cuando estoy estresada me duele el estómago y me
pongo de mal humor, para ello me relajo, me baño y duermo.
Alianzalud es la eps, pero no espera la arp es Colmena, nunca nos han hecho ac-
tividades relacionadas con este tema, el copaso son como estrategias preventivas
para algún tema, yo no tengo mucha idea de esto no sabría cómo actuar, pero pienso
que los maestros si nos podríamos organizar, yo creo que los directivos sí estarían de
acuerdo, sí me gustaría estar en ese grupo, por ejemplo en las horas libres en un sa-
lón hacer ciertos juegos no sé, a mí sí me gustaría tener más información al respecto,
y por supuesto que me gustaría hacerme una prueba es interesante.
91
La salud mental docente como enfermedad profesional
• Entrevista 6
Técnica: entrevista semi-estructurada
Nombre: Fabiola Méndez
Profesión: docente de español
Población atendida: bachillerato
Edad: 42 años
Género: femenino
Tipo de institución en la que labora: privada
Lugar: oficina rectoría
Fecha: jueves 14 de junio de 2013
Hora inicio: 8:50 a.m.
Hora final 9:05 a.m.
Respuestas según los temas propuestos:
Salud mental para mi es vivir en armonía y bienestar psicológicamente hablando
y una enfermedad mental es [...] hum un trastorno psíquico que se presenta por el
estrés, depresión, alimentación etc.
Yo pienso que clases de salud no se podrían nombrar, de pronto los niveles, como
bipolaridad, esquizofrenia que son más graves y psiquiatría.
Que ya en el caso de nosotros los maestros específicamente influye la presión
laboral, creo en un cincuenta por ciento por el manejo en aula, los conflictos de los
estudiantes existe predisposición y estrés por ciertos estudiantes, sin embargo en
lo social la parte económica puede ser tensionante, el temperamento de la gente, la
salud...
En cuanto a mujeres y hombres yo pienso que las mujeres estamos más en riesgo
ya que somos más emotivas y sensibles en la mayoría de los casos somos un poco
más débiles ante algunas situaciones, se acumula todo, mientras que los hombres son
mas reflexivos, es normal para ellos.
... ahora que recuerdo alguna vez leí acerca de la ansiedad y la depresión que son
muy normales en la adolescencia pero creo que desde los 35 años se pueden dar más
episodios de depresión y ansiedad.
Ejemplos de enfermedad mental son por ejemplo la euforia, la depresión y la an-
siedad y estos tienen como síntomas el ánimo bajo, las defensas y por ende hay en-
fermedades, cansancio, ganas de no hacer nada, desmotivación no hay nada que le
llamé la atención.
En alguna ocasión yo lo sufrí [...] con una crisis de ansiedad a los 20 años sufría
de taquicardia, me sacaban exámenes y exámenes y tenía mucha inestabilidad, en-
tonces tomaba gotas de valeriana, yo me casé a los 18 años, a los 19 tuve mi primer
hija y mi mamá me recriminaba todo el tiempo estaba emocionalmente mal, eso me
duró como un año, en ese año tampoco trabajé y más me deprimía, y para rematar
mi abuela murió.
Ya cuando empecé a trabajar todo se aclaró [...] fue una época muy difícil de mi
vida solía y aún lo hago suelo respirar para sentirme mejor cuando estoy estresada...
92
Patricia Yasmin Velandia Pérez
Bueno, el copaso es lo de riesgos profesionales es lo que nos han trabajado desde
rectoría, el carné nunca o he utilizado, pero me imagino que existen programas de
prevención, para cuidar la voz, la salud mental, charlas de prevención y espacios para
lo social.
En cuanto al conducto regular, pues no, en mi caso fue primero al médico general,
luego en trabajo social y psicología, en mi caso particular cuando tengo problemas
para dormir tomos las goticas de valeriana.
Pienso que es bueno hacer estas cosas de salud mental yo participaría o las haría
a mí sí me gusta todo eso.
• Entrevista 7
Técnica: entrevista semi-estructurada
Nombre: Daniel Velandia
Profesión: docente de primaria
Población atendida: primaria
Edad: 56 años
Género: masculino
Tipo de institución en la que labora: pública
Lugar: casa
Fecha: sábado 16 de junio de 2012
Hora inicio: 3:00 p.m.
Hora final: 3:30 p.m.
Respuestas según los temas propuestos:
La salud mental es la capacidad del hombre de actuar con todos los sentidos sin ten-
der a equivocaciones, mientras que la enfermedad mental es una falencia que pre-
senta el docente al tomar decisiones.
Nosotros estamos en riesgo cuando hay mucho trabajo o lo persiguen laboral-
mente o tiene problemas económicos o familiares, desde el punto de vista humano se
ve afectado lo laboral, lo personal, lo familiar, lo sentimental, lo emocional etc.
Yo creo que las mujeres tienden a afectarse más porque más sentimientos al tra-
bajo, son más sensibles a cualquier dificultad, la edad más común debe ser al jubilar-
se y cuando es retiro forzoso. Desde lo privado debe ser más tensionante ya que hay
más presión laboral, de los padres de familia los estudiantes, los mismos compañeros
y los jefes. Desde el distrito nos afectan las normas a nivel nacional, el abuso de auto-
ridad, el acoso laboral contra los docentes.
Los síntomas de una enfermedad mental pueden ser intranquilidad, miedo, a
todo, precaución en sus acciones, mal genio estrés. En mi caso particular sufro de
estrés ocasionalmente y siento intranquilidad y cansancio, ganas de no hacer nada;
entonces busco exteriorizarlo con otros dialogando.
No sé cuál es la arp, pero si hacen cursos cada año y charlas en los colegios muy
esporádicas que por supuesto no son suficientes, no tengo idea qué es un copaso.
No tengo mucho conocimiento para saber qué hacer en caso de una enfermedad
mental, por ejemplo el colegio no ha hecho nada, pero creo que si nos organizáramos
93
La salud mental docente como enfermedad profesional
si podríamos formar un grupo chévere para eso y yo si estaría dispuesto a proponer
actividades como hacer conferencias con personas expertas en el tema.
Si me gustaría informarme y tomar un test o algo así.
• Entrevista 8
Técnica: entrevista semi-estructurada
Nombre: Adela Bernal
Profesión: docente de primaria
Población atendida: primaria
Edad: 44 años
Género: femenino
Tipo de institución en la que labora: pública
Lugar: hogar
Fecha: martes 26 de junio de 2012
Hora inicio: 8:00 p.m.
Hora final: 8:30 p.m.
Respuestas según los temas propuestos:
Salud mental es la capacidad de una persona para desarrollar sus habilidades, a nivel
laboral o social; ya una enfermedad mental es una inhabilidad del ser humano que
lo cohíbe desarrollarse en cualquier actividad y disminuye su capacidad crítica y de
análisis.
Uno siente estrés cuando hay demasiada presión por las actividades que presen-
tar, y que son exigidas por las autoridades competentes para ser desarrolladas por
los maestros, obviamente se ve afectado lo económico, lo afectivo y se refleja más
en las mujeres por la multiplicidad de las tareas lo familiar, lo familiar, lo social y lo
cultural, opino que la edad promedio es de los 30 a los 50, edad en la que se definen
muchas cosas en la vida de una persona.
Con relación a lo público y lo privado yo creo que ambos estamos en el mismo
riesgo, en cuanto a lo público hay muchas actividades asignadas por la sed, el Cadel,
el mismo colegio, los estudiantes, los papás, las normas.
No creo tener algún problema a este nivel, pero cuando me estreso solía alzar el
tono de voz, pero lo he ido controlando con el tiempo, entonces me relajo duermo, no
pienso en nada, y organizo otras actividades.
Nuestra arp, Médicos Asociados, no sé, sé que la secretaría hace cosas, pero no sé
cómo se llama bienestar social probablemente, pero no se difunde, yo he asistido a
actividades físicas, de relajación pero no son suficientes, deben ser más permanentes.
Un copaso, no sé una actividad de vulnerabilidad. El colegio si ha hecho algunas
cosas, para elevar el auto estima, pero esto fue porque nosotros los maestros nos
abrimos el espacio, pero yo no tengo la suficiente información o no sabría qué hacer.
Yo no participaría en este comité, pero si en las actividades que puedan diseñar como
actividades físicas, de relajación, yoga, y un test sería muy interesante.
94
Patricia Yasmin Velandia Pérez
• Entrevista 9
Técnica: Entrevista semi-estructurada
Nombre: Laura Roncancio
Profesión: docente de humanidades
Población atendida: bachillerato
Edad: 33 años
Género: femenino
Tipo de institución en la que labora: pública
Lugar: hogar
Fecha: miércoles 27 de junio de 2012
Hora inicio: 5:22 p.m.
Hora final: 6:30 p.m.
Respuestas según los temas propuestos:
Salud mental es el bienestar emocional y psicológico para poder trabajar y desem-
peñarse en cualquier labor, cuando no se tiene pre-disposición, física, emocional o
psicológica y está con sus cinco sentidos bien puestos en la tarea a realizar. Una en-
fermedad mental es cuando hay una alteración de cómo se concibe la realidad, que lo
incapacita a uno para efectuar una tarea, puede ser producido por factores externos
o genéticamente por antecedentes familiares.
Un malestar se puede presentar por el ruido, el estrés, sobrecarga laboral, facto-
res del entorno familiar, del maestro etc. Se ve afectada la parte laboral, emocional,
familiar, física. Se ve más reflejado en las mujeres porque tomamos las cosas más en
serio, las labores del hogar, los hijos, el esposo, en fin...
La edad más vulnerable debe ser entre los 23 y los 30 aunque depende de la en-
fermedad por ejemplo en este rango está la esquizofrenia paranoica, después de los
30 se puede presentar depresión y otras patologías, entre más viejo uno es más exi-
gencia consigo mismo y eso tiende a tensionar. Aunque en el colegio privado hay más
exigencias, en el colegio público la problemática de los estudiantes lo afecta a uno
mucho, también el ambiente con los compañeros, la multiplicidad de las tareas por
falta de recursos cuando los directivos no gestionan, obligatoriedad a inventar más y
más, aunque a mí no me han pasado cosas porque no soy conflictiva.
Yo sí tuve un problema psicológico cuando tuve una tendencia maniaco depresiva,
por la vida familiar, se me caía el cabello [...] en este momento cuando me estreso no
siempre hago lo mismo, antes lloraba atacada, o grito, o me quedo callada y fumo.
Para calmarme, suelo fumar, si es por alguna persona, la ignoro y no la determino y
después busco el momento para dialogar, a veces dependiendo de la situación si me
siento atacada también respondo, según, trato de no desgastarme.
Creo que es la misma médicos asociados, la clínica que nos atiende es Funsaviar
porque ya se acabó el convenio con Retornar, allí llevo a mi mamá. Ellos realizan talle-
res es semana de trabajo con Compensar, pero hacen falta charlas informativas; a mí
ya me sucedió que estuve en terapia, pero esto le puede suceder a cualquiera por la
sobrecarga, con respecto al privado creo que un buen sueldo no repara un mal trato,
yo no me dejaría insultar por dinero. El copaso es un plan de salud que deben tener
95
La salud mental docente como enfermedad profesional
las instituciones, yo estoy segura de que si nosotros nos organizamos podemos tener
un buen grupo, yo sí haría parte de ese comité porque se al respecto ya que por mi
vida familiar me ha tocado leer mucho, entonces me llama mucho la atención el tema,
podría informarnos sobre enfermedades mentales, sintomatología, tratamientos, ya
que uno siempre se considera normal, decimos a mí esto no me va a pasar porque yo
soy el profesor, actividades de esparcimiento, tiempo libre, charlas sobre el manejo
del tiempo, estudio sobre la edad cronológica y la edad mental, quitarse mitos etc., si
una buena prueba es interesante porque uno se cuestiona uno no siempre debe decir
que todo está bien.
• Entrevista 10
Técnica: Entrevista semi-estructurada
Nombre: Ómar Sánchez
Profesión: docente de primaria
Población atendida: primaria
Edad: 50 años
Género: masculino
Tipo de institución en la que labora: pública
Lugar: salón de clases
Fecha: viernes 15 de agosto de 2013
Hora inicio: 5:30 p.m.
Hora final 6:26 p.m.
Respuestas según los temas propuestos:
Bueno china, salud mental es estar equilibrado, emocionalmente estable. Mientras
que una enfermedad mental uhmm es estar fuera de sintonía del mundo, no está
conectado a esta realidad, no ser soñador, de todos modos yo pienso que existe un
solo término, me regalaron un libro de salud mental y una compañero me dijo y eso
que usted este leyendo eso y yo le dije pues toca por la edad, si el niño está bien yo
también. Uno lo podría comparar con bienestar calidad de vida.
Pero, cuando uno se mete demasiado con los problemas de los estudiantes, trata
de resolver los problemas aquí y allá o esas cosas cuando uno se encarta con eso; uno
no tiene que interiorizar, los problemas son del chino no de uno, el otro día me fui en
el bus con una compañera y eso que uno habla de todo y me dijo sobre un estudian-
te y le pregunté que por qué le pasaba eso y me contó que el chino estaba lleno de
problemas y la vieja estaba toda mal por él y uno no debe mentalizarse tanto en eso.
Que uno tiene problemas ¡sí! Lo puede enfermar la falta de plata, de sexo, amor.
Yo trabajé en cuatro partes y he tenido cuatro compañeras que tenían muchos pro-
blemas porque la mujer es más de sentimientos, más maternal, en cambio uno de
hombre es como más tranquilo, fresco más descomplicado. Una de ellas estaba remal
porque llegó a la casa y encontró al marido con otra en su propia cama, nunca volvió
a ser la misma en el trabajo.
De todos modos pienso que después de los 50 a uno le da más duro, a mí me dio
muy duro, imagínese que tenía una cita al médico y me dijo que “usted ya es de la
96
Patricia Yasmin Velandia Pérez
tercera edad” y a mí medio como mal genio, como me va a marcar usted así y “como
me empezó a doler todo” [...] estoy como aburrido, tengo preocupaciones, la plata, las
deudas, afortunadamente yo no me interiorizo con los chinos, hay que llegar econó-
micamente estable...
Eso a uno le puede dar depresión, dolor de cabeza, dolor en las articulaciones,
migraña, gripa [...] falta de sueño no le digo a mi me pasa lo de la ansiedad.
Yo si me he sentido como mal, sobretodo cada fin y comienzo de mes, porque
tengo muchos compromisos económicos entonces trato de distraerme y me meto en
el salón, estoy angustiado, ya quisiera irme y hacer otra cosa porque uno no gana lo
que se merece, mi familia es grade y numerosa, mis hijos ya están grandes, pero me
dejaron muchas deudas en las cooperativas, a mí no los chinos no a mí es la plata y
eso me harta.
Yo pienso que todos los maestros, mmm pues sí uno espera que el maestro este
emocionalmente bien ya que si uno no se cuida puede darle delirio, locura y suicidio.
Y eso puede a uno en cualquier momento, en mi caso a mí me da mucho dolor de
cabeza y entonces miro fútbol, escucho fútbol, a mí eso me gusta mucho y me ayuda
y me tomo una aspirina o de pronto me pongo a charlar, busco una compañera o
¡puedo conseguir una novia con plata!, de verdad esta amiga mía, Isabel es que se
llama, esa china buena conversadora, pero pobrecita desde que se le murió si hijito y
tener que darle clase a unos niños de la misma edad, tenaz esa china cambió mucho,
es lógico ¿no?
En cuanto al colegio yo pienso que en colegio privado es más duro porque a esos
manes los llevan a otro ritmo de trabajo de dinero, hay más presión en el privado.
Mientras que en el público sigo pensando que es porque se interiorizan en los
problemas de la educación, los estudiantes y los personales aunque eso no debe ser.
Nosotros no tenemos arp, tenemos es eps, Médicos Asociados y el problema de la
salud es del Estado porque se la dio a otras personas, que solo piensan en enrique-
cerse y por eso las campañas son mínimas, si el Estado se metiera, entonces tendría-
mos dos sedes recreativas con piscinas, campos deportivos para votar esa ansiedad,
ese estrés, yo viviría metido allá.
Aquí en el colegio mmmm si por Compensar y Médicos aunque eso no es suficien-
te ah y lo de Diana, pero eso a mí no me gusta, no me gusta lo que habla.
Si uno va al médico y si está enfermo me imagino que allí lo ubican, pero no sé
exactamente cuál es el procedimiento.
Me hizo acordar de una de mis amigas que me contó que se había separado y yo le
pregunté por el man y me conto que lo habían jubilado por estrés, que se inventó que
veía cosas y lo jubilaron y eso se lo inventó para no pagar las deudas porque cuando
uno está loco pues ya no le toca pagar, pero yo no haría eso. Eso sí no recuerdo si la
pensión fue por el cien por ciento.
Bueno eso del copaso yo pienso que eso es una pastilla para el dolor de cabeza y
el coviso un anticonceptivo. Es que a mí no me gusta nada de eso, yo no participaría
ni haría nada.
97
La salud mental docente como enfermedad profesional
98
Editado por el Instituto Latinoamericano de Altos Estudios -ilae-,
en julio de 2014
Se compuso en caracteres Cambria de 12 y 9 ptos.
Bogotá, Colombia