Estudio exploratorio
descriptivo sobre las tensiones
escolares por la condición de
ser madre adolescente
Estudio exploratorio
descriptivo sobre las tensiones
escolares por la condición de
ser madre adolescente
Ercilia Pedraza Gordo
Instituto Latinoamericano de Altos Estudios -ilae-
Queda prohíbida la reproducción por cualquier medio físico o digital de toda o un aparte de
esta obra sin permiso expreso del Instituto Latinoamericano de Altos Estudios -ILAE-.
Esta publicación se circunscribe dentro de la línea de investigación Sistemas Sociales y
Acciones Sociales del ILAE registrada en Colciencias dentro del proyecto Educación, equidad
y políticas públicas.
Publicación sometida a evaluación de pares académicos (Peer Review Double Blinded).
Esta publicación está bajo la licencia Creative Commons
Reconocimiento - NoComercial - SinObraDerivada 3.0 Unported License.
ISBN:
978-958-8492-62-9
© Ercilia Pedraza Gordo, 2014
© Instituto Latinoamericano de Altos Estudios -ILAE-, 2014
Derechos patrimoniales exclusivos de publicación y distribución de la obra
Cra. 18 # 39A-46, Teusquillo, Bogotá, Colombia
pbx: (571) 232-3705, fax (571) 323 2181
www.ilae.edu.co
Diseño de carátula y composición: Harold Rodríguez Alba
Edición electrónica: Editorial Milla Ltda. (571) 702 1144
editorialmilla@telmex.net.co
Editado en Colombia
Edited in Colombia
A todas aquellas madres que con su dedicación y cariño
buscan siempre brindarles a sus hijos buenas condiciones de vida,
para que ellos sean los mejores.
Contenido
Agradecimientos
11
Resumén
13
Objetivos
15
I.
Objetivo general
15
II.
Objetivos específicos
15
Introducción
17
Capítulo primero
Una mirada a la realidad colombiana
en relación a la materidad adolescente
21
I.
Algunas aproximaciones iníciales
21
II.
Definición de términos
28
A. Madre adolescente
28
B. Conflictos y tensiones escolares
32
III. Construcción del problema de investigación
37
Capítulo segundo
Antecedentes del contexto político y educativo
en relación a la maternidad adolescente
39
I.
Políticas públicas: el manejo del
conflicto y el embarazo adolescente
39
II.
Problemas educativos en la formación y de la educación sexual,
el embarazo y la maternidad adolescente
41
Capitulo tercero
Enfoque teórico
45
I.
El enfoque utilizado
45
II.
Las relaciones interpersonales presentes en el ambiente escolar
46
9
Estudio exploratorio descriptivo sobre las tensiones escolares...
Capítulo cuarto
Metodología de la investigación
51
I.
Enfoque utilizado
51
II.
Metodología de análisis
53
III.
Técnicas e instrumentos
53
IV.
Muestra estructural
54
A. Características generales de la población
55
B. Características particulares de la institución educativa
56
V. Criterios de credibilidad
63
Resultados
65
I.
La familia: complejidad de contextos, roles, dinámica y estructura
65
A. Los conflictos al interior de la familia
66
B. Separación de la pareja
66
C.
Nuevas familias
67
D.
Violencia intrafamiliar
67
E.
Comunicación entre progenitores y adolescentes
69
F.
El esperar un bebé causa la unión de parejas
69
G.
Intento por formar una familia
70
II.
Tensiones y conflictos: situaciones que afectan a las adolescentes
70
A. Incursión al campo laboral
71
B. Cambios en la relación de pareja, por factores económicos
71
C.
Cambio de roles
72
D.
Responsabilidad del cuidado del bebé,
mientras la adolescente esta fuera de casa
72
III. Percepción del conflicto escolar
73
A. La autoimagen
74
B. Negación del conflicto
75
C.
Bajo rendimiento académico por inasistencia
76
Conclusiones
79
Recomendaciones
81
Bibliografía
83
10
Agradecimientos
• A Dios quien guía mi camino y es él que ha permitido cumplir con
todos mis sueños.
• A mis padres quienes con su cariño y esfuerzo son la motivación
para superarme cada vez más.
• A mis maestros quienes me han permitido hallar la luz del conoci-
miento.
• A todas las personas quienes hicieron parte de esta investigación,
por su ayuda y colaboración.
11
Resumén
La investigación se sustenta en la necesidad de indagar ¿cómo el hecho
de ser madre adolescente escolar puede generar tensiones entre pares,
dentro del aula de clases?, abordado desde el paradigma cualitativo-
interpretativo, para conocer las vivencias de las madres adolescentes
dentro de los conflictos escolares, a partir del contexto en que ejercen
la maternidad. La técnica seleccionada para el desarrollo del trabajo
fue el estudio de caso con entrevistas en profundidad, aplicada a 4 ma-
dres adolescentes entre 15 a 18 años, del ciclo v; inscritas en el Colegio
San Francisco ied, con dificultades convivenciales, quienes fueron invi-
tadas a participar voluntariamente, para lograr una comprensión más
amplia de este fenómeno, y finalmente, formular ideas preliminares
sobre formas de prevenir y manejar el conflicto escolar.
13
Objetivos
I. Objetivo general
Conocer acerca de los conflictos asociados a la maternidad en adoles-
centes escolares del ciclo v de la Institución Educativa Distrital San
Francisco, mediante entrevistas en profundidad con el fin de contri-
buir a la construcción de protocolos de apoyo a las madres escolares.
II. Objetivos específicos
• Identificar los aspectos que inciden en las relaciones entre compa-
ñeros del aula de clases, a partir de particularidades de las histo-
rias de vida de las madres adolescentes.
• Identificar referentes significativos utilizados en la construcción del
concepto de conflicto escolar por parte de las madres adolescentes.
• Identificar acciones que contribuyen a la generación de situaciones
conflictivas dentro del aula escolar.
15
Introducción
La formación escolar tiene como una de sus finalidades según la Ley
General de Educación Colombiana (1994) “La formación en el respeto
a la vida y a los demás derechos humanos, a la paz, a los principios de-
mocráticos, de convivencia, pluralismo, justicia, solidaridad y equidad,
así como en el ejercicio de la tolerancia y de la libertad”. En las insti-
tuciones educativas existen y coexisten los conflictos, por lo tanto se
debe dotar a los estudiantes de estrategias para resolverlos por ellos
mismos de manera pacífica y que puedan aportar a la construcción de
sociedad.
En Colombia actualmente se promueven políticas públicas educa-
tivas relacionadas con la resolución de conflictos y el manejo adecua-
do de la sexualidad en niños, niñas y jóvenes, dentro de las cuales se
encuentra la Ley 1620 del 2013, que establece la ruta en el fortaleci-
miento de estrategias para prevenir la deserción, causada en parte por
la violencia escolar y el embarazo en la adolescencia, la Ley 1620 que
fortalecerá la convivencia escolar, la educación para los derechos hu-
manos y la formación para la sexualidad. Según el presidente Santos
(2013): “Colombia es hoy uno de los países de América Latina con más
altos índices de embarazos en adolescentes, con un 19,1% de estas jó-
venes entre 14 y 19 años; la mitad de ellas abandonan la escuela para
dedicarse a la maternidad”.
Dentro de la diversidad de fenómenos sociales que suceden en las
escuelas encontramos dos, de suma importancia para la sana convi-
vencia escolar la resolución de conflictos y la maternidad a edad tem-
prana, fundamentados en la inmadurez y la falta de conocimientos,
debido a la etapa de formación y desarrollo -adolescencia-, la cual in-
fluye de manera directa en la adopción de formas de interacción poco
adecuadas y/o negativas en las relaciones de grupo dentro de un sa-
lón de clases, y que como fenómenos escolares deben ser estudiados,
17
Estudio exploratorio descriptivo sobre las tensiones escolares...
analizados, comprendidos y corregidos, además de reflexionar sobre
la naturaleza de los mismos para conocer las consecuencias que estas
tendencias culturales traen.
Se presenta la violencia escolar y el embarazo en adolescencia como
factores que encienden dentro de los índices de deserción, en concor-
dancia con los siguientes aspectos:
La población de madres adolescentes en los últimos años ha to-
mado mayor importancia para el estado colombiano, según la
Agencia efe (2013) “los datos entregados en el 2012 por la Co-
misión Económica para América Latina y el Caribe -cepal-, en
Colombia cada día 19 menores de 15 años alumbran un niño y
90 de cada mil adolescentes resultan embarazadas cada año”, he-
cho que llama la atención por las implicaciones que conlleva esta
problemática, en la Encuesta Nacional de Demografía y Salud -
ends- (2007) realizada por Profamilia “en el año 2005, se ha
demostrado un aumento en las estadísticas para esta población,
evidenciado a partir de 1995 un 17% de madres adolescentes,
luego en el año 2000 aumento un 19% y actualmente la cifra es
mayor al 31,5%” siendo relevante para el estado el aumento de
adolescentes en estado de embarazo, en especial la población de
escasos recursos.
En Colombia, el número de jóvenes madres antes de cumplir los
18 años (edad que según la ley colombiana se alcanza la adultez)
llegan a cifras considerables, según Profamilia (2000) “el 19%
de las adolescentes ya es madre o está embarazada. Es decir una
de cada cinco adolescentes a los 17 años ha estado embarazada
alguna vez y una de cada tres a los 19 años es madre”, los al-
tos índices evidencian un problema no solo de salud pública, ya
que se asocia a factores se asocia a problemas educativos como
abandono escolar, bajo rendimiento académico, perdida de gra-
do, tensiones entre compañeros, en otros.
Por otra parte, el profundizar en el conocimiento acerca de
quiénes y cómo son los adolescentes que no han completado la
formación escolar media y que estando en edad de hacerlo no
asisten al colegio, es prioridad para el sistema educativo, con-
siderando los altos niveles de deserción que redundan en bajos
niveles de escolaridad, los cuales se asocian a mayores niveles
de desempleo, empleos mal remunerados, reproducción de la
18
Ercilia Pedraza Gordo
pobreza, aumento de la mano de obra barata y pocas condicio-
nes de mejoramiento para el futuro; según los datos obtenidos
en la Encuesta de Nacional de Deserción Escolar (2010), en rela-
ción con los factores asociados al clima escolar “se presentan el
conflicto y violencia en el colegio 15%, maltrato de profesores y
directivos 13%”, evidencia la importancia de manejar adecuada-
mente los conflictos, considerados como una realidad sociocul-
tural de los adolescentes.
Los que trabajamos en el campo de la educación somos cada vez más
conscientes de los múltiples factores que inciden en el proceso for-
mativo y que se vivencia dentro de la institución escolar, reflejadas en
parte por las formas de interacción con otros, en especial en el mane-
jo inadecuado del conflicto que afecta las relaciones interpersonales
de la comunidad educativa y repercute en los procesos de enseñanza-
aprendizaje; situación que ilustra la necesidad de cambio frente a las
conductas negativas que perturban la sana convivencia, demandando
una respuesta educativa, que se construye a base de trabajo, tiempo e
intervención de toda la comunidad educativa.
Teniendo en cuenta lo anterior, la presente investigación aborda el
proceso de la maternidad y cómo influye dentro de la generación de
tensiones que tienen como escenario la escuela y en las cuales se ven
involucrados compañeros(as) del aula de clase, a partir del reconoci-
miento de algunas vivencias en el desarrollo de su rol como madre-
estudiante, desde el enfoque cualitativo, por cuanto se logra acceder al
conocimiento de una realidad social concreta desde las percepciones
particulares de las estudiantes, visualizando espacios constituidos en
prácticas sociales y significados propios de las adolescentes.
19
Capítulo primero
Una mirada a la realidad colombiana
en relación a la materidad adolescente
I. Algunas aproximaciones iníciales
En Colombia uno de los problemas que mayor incidencia negativa se
tiene sobre la población adolescente es la manera irresponsable como
se asume la sexualidad; evidenciado en parte, por las altas cifras de em-
barazos a temprana edad en comparación con otros países de América
Latina, según publicación del diario El Espectador (2012): “El caso
colombiano es especialmente preocupante en la región. Después de
Venezuela, donde el embarazo adolescente se ubica en el 21%, Colombia
ocupa el segundo lugar con el 19,5%”, al hecho de presentar los índices
más altos, se suma que esta cifra ha sido constante durante varios años.
Las cifras sobre embarazos a temprana edad son alarmantes y pre-
ocupantes, evidenciando que algo está pasando y merece una revisión,
porque esta situación afecta directamente los intereses de la infancia,
la adolescencia, la familia y de la sociedad en general. Para J. A. Vargas
(2010) y referenciando un estudio del Centro Latinoamericano Salud y
Mujer -celsam-: “... la mayoría de nuestras jóvenes comienzan sus re-
laciones sexuales a edades tempranas [...] El 22,4% de las adolescentes
están o han estado embarazadas. Mientras que en Chile, por cada 1.000
jóvenes, 62 esperan bebé; [...] en Colombia la cifra llega a 90.
En países como Colombia y Brasil, se ha observado un incremento
en la fecundidad adolescente, según C. Flórez (2010) “... común en los
países latinoamericanos es el rejuvenecimiento del patrón de fecundi-
dad, como consecuencia de unos cambios más lentos en la fecundidad
adolescente frente a la fecundidad total”. El tema de ser madre ado-
lescente ha cobrado importancia por ser un indicador de desarrollo y
superación de la pobreza.
21
Estudio exploratorio descriptivo sobre las tensiones escolares...
Para el estado colombiano, el embarazo y la maternidad en adoles-
centes genera graves consecuencias sociales que redunda en la alta in-
versión económica que trae consigo esta problemática, en el informe
de la Procuraduría General de la Nación (2013): “En el 2011, en 16
departamentos registraron un aumento en las cifras de embarazo ado-
lescente y que el promedio nacional de mujeres, entre 15 y 19 años,
que han sido madres o están en embarazo es del 23,5%”; situación que
compromete los planes de inversión del estado colombiano, en busca
de disminuir esta problemática.
Según Profamilia (2011): “La edad promedio de las mujeres a la pri-
mera relación sexual es 18 años”, actualmente los adolescentes están
iniciando cada vez más temprano la actividad sexual sin responsabili-
dad y formación en el tema “el bajo grado de conocimiento de muchas
mujeres, especialmente adolescentes y jóvenes, sobre distintos aspec-
tos de la sexualidad y la reproducción”; el incremento en el número de
madres a edades prematuras, genera un efecto domino, trastocando
las condiciones de pobreza, bajo nivel escolar, familias disfuncionales,
problemas de salud para los bebes y las madres, son algunos resulta-
dos que actualmente trae consigo esta realidad.
Los efectos negativos que conlleva la maternidad en adolescentes
no solo son para la joven madre, sino que es un problema de la socie-
dad en general, para J. E. Darroch y S. Singh (2000) retomando (Uni-
ted Nations, 1995).
Adolescent childbearing is a phenomenon that has significant ramifications
at personal, societal, and global levels. From the perspective of communities
and governments, adolescent pregnancy and childbearing have a strong and
unwelcome association with low levels of educational achievement for young
women...
Al embarazo y la maternidad adolescente se suma que la mayoría de
los casos corresponden a jóvenes en edad escolar y es posible que no
puedan terminar el bachillerato básico y medio, según Ayala (2009):
los adolescentes que mantienen relaciones sexuales aproximadamente un
17,5% vive una maternidad temprana. De ese porcentaje un 44% cursa estudios
secundarios, 18% estudian primaria o están en la universidad y tan solo un 8%
no tiene ningún tipo de escolaridad.
22
Ercilia Pedraza Gordo
En el Plan de Desarrollo de la Bogotá Humana (2012): “es preciso
que, con el apoyo de todos los sectores de la administración Distrital,
se reduzca en un 100% los embarazos en adolescentes entre diez y 14
años y en un 20% en adolescentes de 15 a 19 años”. Las dificultades de
las madres parecen empeorar con el pasar de los días.
Plazas (2012) opina al respecto: “de acuerdo con la Encuesta Na-
cional de Deserción Escolar (2010), la mitad de los adolescentes que
abandonan el colegio dicen que lo hicieron porque quedaron embara-
zadas o porque se convirtieron en papás. Su futuro va a ser más difícil”,
en informe de la Contraloría: “En un solo año, 2004, abandonarían el
servicio educativo 758.956 estudiantes que, a un valor promedio por
estudiante de $896.292, equivaldrían a $680.376 millones de pesos
que el Estado y la sociedad estarían perdiendo por este fenómeno”, au-
mentan los índices de deserción escolar, representando costos socia-
les, políticos y en especial económicos, muy altos para padres, hijos,
familia, escuela y estado.
En informe publicado en el diario El Tiempo (2012) afirma: “estas
jóvenes tienen hasta tres años menos de educación que aquellas sin
hijos y son 14 veces más propensas a salirse del sistema educativo”. El
fenómeno social de la maternidad a temprana edad afecta significati-
vamente al sector educativo. Para Darroch (2000)
Although the social and economic consequences for an adolescent of having a
baby will depend on her particular cultural, familial, and community setting,
the physical or health consequences for the mother and her child are more
universally recognized as problematic.
La deserción escolar suele tener efectos, como: debilitamiento en las
relaciones sociales, conflictos familiares, entre otros; para C. Mila
(2012): “el embarazo adolescente genera pobreza y frena el desarro-
llo social [...] En lugar de estar cuidando un bebé, una niña de 15 años
debería estar [...] preparándose para un futuro”. La diversidad de cir-
cunstancias que rodean la deserción escolar, hace que sean un motivo
de reflexión y análisis dentro del ámbito educativo.
El abandono escolar no es obligatorio, es voluntario, según A. Bayo-
na (2011): “el 26% de las mujeres con primaria completa abandona-
ron sus estudios por que no querían seguir estudiando [...] 11% por-
que quedaron embarazadas”, se presenta por la necesidad de cuidar y
cumplir con las labores y responsabilidades que conlleva la crianza de
23
Estudio exploratorio descriptivo sobre las tensiones escolares...
los hijos o hijas. En declaraciones del presidente Juan Manuel Santos
(2012) “las adolescentes deberían estar estudiando; cuando son ma-
dres, desertan del sistema escolar”, el implementar políticas y recursos
destinados a fortalecer la formación escolar de las madres adolescen-
tes en el sistema oficial; es una manera de disminuir el problema, para
Santos “el panorama de la niñez y la adolescencia no es alentador”.
Otro elemento que incide en las problemáticas de las madres ado-
lescente es no contar con sitios donde cuiden los infantes mientras
ellas asisten al colegio, para Bayona (2011) “cuando la madre trabaja
o debe salir del hogar son los abuelos quienes cuidan con mayor fre-
cuencia al niño, 36% de los casos. El cuidado de los abuelos es mayor
cuando las madres tienen entre 15 y 24 años” se recurre a la familia
para el cuidado del bebe mientras la madre no está en casa, afirma
Santos (2012) “el 37% de niños menores de seis años en las cabece-
ras urbanas acude a un hogar comunitario o guardería [...] En muchos
casos, no cuentan con las condiciones adecuadas para sus cuidados”,
es una cifra muy baja, pues no cubre ni el 50% de la población infantil,
limitando las posibilidades de madres adolescentes.
Tabla 1
Adolescentes que eran madres o estaban embarazadas
por primera vez en Bogotá, 2011
Fuente: Diario El Espectador.
24
Ercilia Pedraza Gordo
Los aspectos como la educación, los índices de riqueza y la edad
conducen a justificar en parte, la deserción escolar en el caso de las
madres adolescentes. Flórez (2010): “se confirma la relación negativa
entre asistencia escolar y maternidad adolescente: la asistencia esco-
lar es del 76% entre las adolescentes sin hijos, pero llega al 14% entre
aquellas que son madres”, datos que evidencian la falta de oportunida-
des para las madres adolescentes, continuando con Flórez “las condi-
ciones en las cuales se está dando la maternidad adolescente, con sus
implicaciones negativas tanto para la joven madre como para el niño:
la madre ve truncada su trayectoria educativa y a futuro se ve afectado
su desempeño laboral”.
Las madres adolescentes demandan apoyo y orientación de los
padres, familiares (que colaboren en la crianza del bebé) y docentes
(fomenten la continuidad escolar), por la falta de redes de apoyo, ins-
tituciones o lugares donde cuiden a los niños de forma gratuita y en
condiciones adecuadas, para que ellas puedan continuar con su forma-
ción escolar (jornada regular diurna, presencial y con sus compañeros
habituales) sin recurrir a la educación no formal, estudiar de noche,
estudios técnicos, o no estudien (deserción escolar y/o se pospongan
para después) y así tener las mismas expectativas de desarrollo acadé-
mico que cualquier otra joven.
La perspectiva de ser madre cambia la vida de las jóvenes, ya que
socialmente pasan de ser adolescentes a adultas, sin haber finalizado
la etapa de la adolescencia y sin la madurez necesaria para adaptarse a
la maternidad, según Profamilia (2010): “el compartir equitativamen-
te con su pareja la responsabilidad del cuidado de los hijos e hijas; la
disponibilidad de tiempo y atención que requiere el hijo o la hija, y por
último, las condiciones económicas suficientes para asumir las obliga-
ciones”, situación que genera presiones sociales, por el deber de satis-
facer las necesidades económicas y la alta disponibilidad de tiempo,
propias de la responsabilidad que conlleva la crianza.
Luego del nacimiento comienza una nueva etapa para madre e
hijo(a); la visión frente a la vida cambia, pues ya no es tan simple, la
maternidad produce nuevas responsabilidades y obligaciones, según
el Ministerio de Educación Nacional (2008).
25
Estudio exploratorio descriptivo sobre las tensiones escolares...
Las adolescentes que ya son madres, sienten vergüenza por la presión de la
familia o del colegio, con frecuencia no cuentan con el apoyo de la pareja ni de
la familia; [...] al enfrentarse a la realidad pueden surgir conflictos personales,
de pareja y familiares, y por último, cambian radicalmente las actividades de
las y los jóvenes...
Las relaciones que se forjan en la escuela cambian, ya que las madres
adolescentes no tienen la misma disposición de tiempo libre, dinero y
libertad, por las responsabilidades que debe asumir; para R. Ortega
(2000): “problemas sociales, afectivos y emocionales se entrecruzan
en el devenir de la vida de los centros y de las aulas, y no siempre esta-
mos preparados para ellos”.
Los cambios de actitud y en las relaciones con sus pares escolares
se reflejan en la convivencia (sobre todo entre mujeres que reconocen
ampliamente las transformaciones) y el rendimiento académico (se re-
duce la dedicación en las labores escolares, por cuidar del bebe).
Las adolescentes no se sienten iguales a otras chicas de su edad,
causando distanciamiento de sus amistades, sentimientos de soledad
y abandono, para Arana (2009) “en cuanto al aspecto de las relacio-
nes, ser madre puede ocasionar a la adolescente problemas de rechazo
social, no sólo por parte de su pareja, sino también por algunos de sus
amigos, vecinos o familiares”, además de actitudes y actividades que
antes realizaban con sus amigos, que eran agradables y que ya no lo
son, para S. Singh (1998)
... an unmarried adolescent mother is likely to experience social ostracism and
financial difficulties; early childbearing can also mean unhappiness because
the birth was unplanned, marital conflict [...] because of failure to complete
secondary school or to go beyond it, and loss of earning opportunities.
Las jóvenes madres deben responder por múltiples actividades escola-
res y familiares. Ortega (2000): “las relaciones interpersonales que se
producen en el centro educativo, son de particular importancia las que
los propios alumnos(as) establecen entre sí. Pero ahí que aprender a
observarlas”. La educación suele tardar en incorporar y adaptarse a los
cambios sociales y culturales, en especial las problemáticas familiares
ya que estás tendrán un efecto reflejo en los comportamientos escola-
res, a nivel académico o de convivencia. Para Ayala (2009)
26
Ercilia Pedraza Gordo
Adultos y jóvenes estamos abismados ante la avalancha de cambios de género, de
valores, de conductas y de realidades físicas y culturales. Es necesario pues, seguir
pensando y repensando la forma como entendemos y vivimos la sexualidad, para
entender que tan sana o enferma son nuestras conductas culturales.
El reconocer y aprehender del mundo simbólico y las prácticas sociales
de las madres adolescentes y la de los miembros de su entorno socio
familiar, fundamenta su importancia en: a) favorecen el acercamiento
a las tensiones en las interacciones de los sujetos por sus intereses,
valores costumbres; b) permiten adquirir información necesaria para
elaborar estrategias de prevención, formas de ayuda en la implementa-
ción y fortalecimiento de programas educativos; c) identificar referen-
tes para la construcción de normas escolares.
De allí la importancia de las políticas educativas, en especial la Ley
1620, que pueden tener buenas intenciones pero que solo se harán
realidad si los implicados en esta situación se apropian de la misma; a
partir del reconocimiento e identificación de las dinámicas implícitas,
que hay detrás de las formas de interacción escolar, y como estas hacen
parte de los conflictos (provocadas por las necesidades insatisfechas,
las tensiones escolares, entre otras prácticas escolares) que viven las
madres adolescentes.
La falta de información y estudio sobre la maternidad en adolescen-
tes escolares, y por ende la necesidad de fortalecer la dupla escuela-fa-
milia, pues son quienes tienen la responsabilidad de comprender estos
síntomas y tendencias culturales que están afectando a niñas y jóvenes
y así aumentar el conocimiento existente sobre este tema a fin de pro-
poner una reflexión para aquellos que se preocupan por este problema
de tal forma que se puedan generar acciones pedagógicas, que vincu-
len a diversos estamentos del estado en pro de establecer una atención
integral y desde diversos aspectos (salud, educación, empleo, forma-
ción técnica y universitaria, etc.) en fin la sociedad en general, porque
el problema es y afecta a todos.
Los anteriores son algunos factores que hacen de la maternidad en
adolescentes un fenómeno, con diversidad de orígenes multi-causal,
desde el hecho que los padres no hablan de sexualidad con sus hijos(as),
la poca efectividad de los programas en formación sexual en los hoga-
res y colegios, falta de planificación responsable, aspectos culturales,
inexperiencia, poco acompañamiento desde la escuela para afrontar
los cambios en su nueva condición, poca investigación sobre el tema,
27
Estudio exploratorio descriptivo sobre las tensiones escolares...
entre otros; ratifican la necesidad de ampliar el conocimiento sobre las
vivencias y formas de interacción escolar implícitas en las tensiones y
conflictos, para comprender como estas afectan las relaciones dentro
del aula de clases.
II. Definición de términos
A. Madre adolescente
Para la Organización Mundial de la Salud -oms- (2001) esta etapa se
define como “el periodo que transcurre entre los 10 y 19 años, que
comprende la adolescencia inicial, o pre adolescencia, entre los 10 y 14
años y la adolescencia final, o adolescentes jóvenes, entre los 15 y los
19 años”, estimado por el periodo en el cual el individuo sufre notables
cambios físicos, adquiere la capacidad de reproducirse, transita desde
los patrones psicológicos de la niñez a los de la vida adulta y consolida
su independencia económica.
Los cambios que el individuo experimenta en esta época, son muy
marcados en especial los cambios físicos y en algunos casos psicoló-
gicos, hace que se diferencien etapas en la adolescencia, en el Código
Civil Colombiano:
Artículo 34. Palabras relacionadas con la edad. Llámese infante o niño, todo el
que no ha cumplido siete años; impúber, el que no ha cumplido catorce años;
adulto, el que ha dejado de ser impúber; mayor de edad, o simplemente mayor,
el que ha cumplido veintiún años, y menor de edad, o simplemente menor, el
que no ha llegado a cumplirlos.
Según Profamilia (2000) “usualmente inicia con la pubertad entre los
13 y los 15 años y termina cuando los cambios se estabilizan alrededor
de los 19 años, en la que hombres y mujeres experimentan cambios
físicos, psicológicos, emocionales y sociales”. En la adolescencia se evi-
dencian cambios sicológicos, mentales, emocionales, sexuales, cogni-
tivo de forma de pensar, del sentido de pertenencia, la búsqueda de
adaptación y aceptación social del grupo -no solo de la familia-, tiene
gran importancia la imagen corporal, el medio y su situación económi-
ca, se busca una mayor independencia -marcada por el ideal de liber-
tad- entre otros.
28
Ercilia Pedraza Gordo
Para Flórez (2010) y retomando a Elliott y Feldman (1991) ha
definido la adolescencia en términos de un rango de edad y de desarro-
llo psicológico; bastante amplio: 10 a 19 años, divididos en tres partes :
(1) adolescencia temprana, que corresponde a las edades de 10 a 14 años,
cuando los profundos cambios físicos y sociales coinciden con la pubertad;
(2) adolescencia intermedia, que va de los 15 a los 17 años y corresponde
a un periodo de creciente independencia de los padres y la familia, y (3)
adolescencia avanzada, que va hasta los 19 años.
Por la variedad de cambios y de factores asociados que se presentan en
esta etapa del desarrollo humano, se tiene la necesidad de establecer
subgrupos en términos de edad porque no es lo mismo el pensamiento
y las actitudes de un adolescente a los 12 años, que él de uno de 16
años; para efectos de esta investigación se tomará la definición de ado-
lescencia en términos de edad, delimitando el grupo a jóvenes entre
15 y 18 años, una conclusión de la Encuesta Nacional de Demografía y
Salud Colombiana (2010) “consideran la etapa de la adolescencia (14 y
19 años) como un grupo de riesgo que pueden ser madres a temprana
edad”. En esta época empieza el despertar por la sexualidad de pareja,
que mal manejada puede traer riesgos.
Los individuos en la adolescencia se asumen como inexpertos y
carentes de “madurez” fisiológica, educativa e incluso económica, de
irresponsabilidad y de falta compromiso, son rebeldes, se dejan llevar
por el momento, la búsqueda de identidad conlleva a explorar lo que
para ellos es llamativo, es evidente la marcada influencia que tienen
los grupos juveniles y para destacar las relaciones de pareja, según la
oms (2001) “además del despertar de la sexualidad; que mal orientada
y vivida puede llegar a tener efectos adversos como las enfermedades
de trasmisión sexual, embarazos no deseados ni planificados y como
consecuencia una maternidad mal llevada”.
La ansiedad por vivir experiencias nuevas conlleva a un mal manejo
de la sexualidad en pareja, y de decisiones poco acertadas. Profamilia
(2005): “la edad promedio del inicio de la actividad sexual en nuestro
medio, es de 18,3 años”. El embarazo en adolescente aparece como una
consecuencia de la falta de formación, prevención y planificación de las
relaciones coitales, continuando con Profamilia “Sin embargo, 11% de
mujeres inicial su primera relación antes de los 15 años y existen di-
ferencias significativas de acuerdo con el nivel de educación: 16 años,
29
Estudio exploratorio descriptivo sobre las tensiones escolares...
en mujeres sin educación, y 20 años en nivel superior”. Evidencia la
relación existen entre los niveles de formación educativa y la edad en
que se da el embarazo.
Algunos cambios de rol femenino promueven un mayor nivel de
formación escolar y la necesidad de postergar la maternidad para
después de los veinte años, siendo más aceptado socialmente, según
Ayala (2009): “los datos nos indican que las niñas empiezan su sexua-
lidad alrededor de los 16 años, edad que coincide con la de la primera
gestación”, considerando que hasta hace veinte o treinta años atrás el
tener un hijo entre los 15 y los 20 años era cumplir con la función re-
productiva, un deber, algo natural y culturalmente aceptado.
Esta visión de la maternidad aún persiste dentro de algunas comuni-
dades mientras que para otras es totalmente opuesta, en el informe de
Profamilia (2000): “regiones de Colombia donde el embarazo en ado-
lescente es una cuestión cultural, pero en las grandes ciudades como
Bogotá, Cali y Medellín generalmente son hijos no deseados y se dan
en parejas que no han iniciado una vida marital” donde la maternidad
adolescente es producto del desconocimiento, de la falta de formación
y protección, etc.; además de ser considerando como algo no deseado,
mal visto y como dicen popularmente “una metida de pata” que marcar
negativamente la vida para siempre.
Según C. Pacheco (2011) “la paradoja entre el embarazo como ‘me-
tida de patas’ y de la maternidad como el ‘valor máximo de la feminei-
dad’ producen significados que marcan las trayectorias vitales y afecti-
vo sexuales de adolescentes y jóvenes”. Las dos caras de la moneda en
el embarazo y maternidad adolescente, la primera como la realización
como mujer y la segunda como peligro, desgracia y pobreza.
La familia como la mínima unidad dentro del sistema social, repre-
senta la principal forma de organización social y es el primer referente
a la hora de identificar los factores que inciden dentro de las tensiones
escolares, son el tamaño, el grado de hacinamiento, la historia de inicio
de la familia, la dinámica y las normas de esta, entre otros. El contexto
social representa un factor relevante: la pobreza, el desempleo, la falta
de expectativas profesionales.
Los múltiples factores asociados al embarazo adolescente según el
conpes 147, se clasifican en: determinantes próximos, intermedios y
distales.
30
Ercilia Pedraza Gordo
Tabla 2
Resumen determinantes próximos y distales
del embarazo en adolescentes
Fuente: conpes 147.
Los determinantes sociales próximos relacionados con las característi-
cas individuales, se destacan los aspectos socioeconómicos, el discur-
so social sobre el matrimonio y la familia, la actividad sexual previa a
una unión estable, la edad de inicio de relaciones sexuales, las uniones
tempranas, el uso de los métodos de anticoncepción, la maternidad y la
paternidad, son entre otras la pareja, el amor, etc.
Dentro de los determinantes intermedios encontramos la familia, el
hogar y la escuela, se presentan: las condiciones familiares, la super-
visión y el diálogo entre padres o cuidadores y adolescentes y jóvenes,
las normas de casa, las creencias del rol de género, el trabajo, e incluso
los comportamientos de autocuidado; para A. Osorio, L. Riveros y P.
Roa (2010) frente a la maternidad adolescente afirman
La institución-escuela no cumple un papel relevante en la disminución de esta
problemática, ya que la primera responsable es la familia, [...] el papel de la
escuela es divulgativo, preventivo, de dar información, de brindar espacios
para que otros informen.
31
Estudio exploratorio descriptivo sobre las tensiones escolares...
Los determinantes distales relacionados con los ingresos, pobreza,
la cobertura y acceso a servicios públicos, los legados culturales, el ma-
cro entorno social, las normas sociales sobre la sexualidad, la femini-
dad, la prevención y la adecuada valoración de la información trans-
mitida mediante las Tecnologías de la Información y la Comunicación
-tic-; este último aspecto muy relevante para el ámbito escolar ya no
es la principal fuente de formación y de conocimiento, actualmente el
celular e internet son los medios más utilizados entre los jóvenes para
comunicarse e informarse.
Por todo lo anterior son múltiples los factores que conllevan la ma-
ternidad a temprana edad, que tienen su origen y dependencia en di-
versos aspectos, al igual que sus consecuencias, como: el aborto, con-
flictos familiares, el intento y el suicidio, la unión marital, obligación
de trabajar, la deserción escolar, entre otros resultantes que afectan
a la población escolar colombiana. Haciendo que sea un tema actual,
interesante y necesario estudiar, para tener una visión más amplia y
así establecer propuestas y acciones que permitan disminuir las cifras
y trabajar el problema desde el ámbito educativo de forma acertada,
efectiva y afectiva.
B. Conflictos y tensiones escolares
En la sociedad hay conflictos y la escuela es un reflejo de la sociedad,
por lo tanto allí convergen las mismas situaciones solo que de manera
diferente o a menor escala. En las interacciones sociales se encuentran
elementos de naturaleza conflictiva, en el Programa de las Naciones
Unidas para el Desarrollo y Red de Solidaridad Social de la Presidencia
de la República (2002), define el conflicto como: “el enfrentamiento o
lucha que se presenta cuando grupos o personas se oponen entre sí
porque sus propósitos son o parecen incompatibleses decir, tensio-
nes entre iguales pero contrarias, generadas por deseos, necesidades,
opiniones o creencias diferentes.
La conducta conflictiva escolar es un fenómeno que se conoce hace
mucho tiempo, sin embargo, el aumento de agresiones, violencia e in-
tolerancia son cada vez más frecuentes y con mayores implicaciones,
cada vez más lesivas para los implicados en el conflicto, según Fan-
te (2012): “los conflictos son inherentes a las relaciones sociales, y se
originan por las diferencias de intereses, deseos, valores y aspiracio-
32
Ercilia Pedraza Gordo
nes que se hacen evidentes en la convivencia con la diversidad social”.
El reconocer y aceptar la diferencia (pensamiento, creencias, valores,
etc.) entre iguales (personas con los mismos derechos y responsabili-
dades) es la misión de la formación escolar.
Los conflictos son inherentes al ser humano, al igual que la convi-
vencia, por lo tanto, no es necesario llegar a estados agresivos y violen-
tos para revisar los elementos presentes en el conflicto para reconocer:
que motiva y genera tensiones, como abordar este tipo de situaciones
de manera positiva dentro del ambiente escolar, etc. En tal sentido,
Ortega afirma “Existe una demonización del conflicto que los aso-
cia indiscriminadamente a conductas no deseables, a veces delictivas.
Pero el conflicto es también confrontación de ideas, creencias, valores,
opiniones, estilos de vida de vida, pautas de comportamiento, etc.” El
manejo adecuado del conflicto es una forma de solución pacifica, con-
certada y aceptada por las partes que intervienen en el.
Tabla 3
¿Cómo entender el conflicto?
Fuente: Miguel de Zubiría Samper.
33
Estudio exploratorio descriptivo sobre las tensiones escolares...
Los diversos aspectos que rodean los conflictos indican que es un
fenómeno multicausal, en la gráfica se pueden identificar algunas razo-
nes que lo originan, conceptos que tiene relación pero son diferentes:
tensiones y malestar, es decir dependen de la temporalidad se transfor-
man según los cambios sociales, culturales y económicos presentes en
la época histórica y el contexto cercano del individuo; para R. Ortega y
cols. ( 2001) “en la actualidad, aunque no es posible hablar de una defi-
nición única; podemos afirmar que existe un alto índice de acuerdo a la
hora de plantear cuales son los elementos claves para definir el maltra-
to entre iguales”, se consideran manifestaciones del conflicto como la
agresividad, falta de comunicación adecuada, rivalidades, ambiciones
personales, valores, el contexto cercano, la familia, entre otros.
Existen marcadas diferencias entre conflicto, agresión y violencia,
mientras que en el caso de las tensiones es diferente, porque no es tan
evidente la divergencia entre uno y otro. Para algunos autores las ten-
siones están un paso antes del conflicto, según Centro de Investigación
y Desarrollo la Educación -cide- de Chile (1999):
Por focos de tensión entendemos la existencia de numerosas situaciones de
molestia [...] en diversos ámbitos del quehacer escolar (pedagógico, norma-
tivo, estético, etc.), las que no son directamente manifiestas para otros y
permanecen por tanto a un nivel personal. Inversamente, hemos considerado
como conflictos a aquellas situaciones que se expresan exteriormente.
Para otros autores e investigadores los términos conflicto y tensión es-
tán al mismo nivel, solo que se presenta con diferentes características,
para Ruiz Botero (2001):
los conflictos suelen ser asumidos como tensiones, contradicciones o enfrenta-
mientos entre sujetos, por diferencias de intereses, posiciones, valores o
recursos escasos, sin embargo, es una tensión donde los otros son presencia,
son reconocidos, y es precisamente ese reconocimiento de la diferencia, es lo
que propicia los conflictos.
Teniendo en cuenta lo anteriormente expuesto la definición adoptada
para desarrollar la investigación será la establecida por el Ministerio de
Educación Nacional Colombiano en el Decreto 1965 de 2013. Artículo
39, numeral 1: “Conflictos. Son situaciones que se caracterizan porque
hay una incompatibilidad real o percibida entre una o varias personas
frente a sus intereses”, es necesaria una mirada del conflicto desde la
34
Ercilia Pedraza Gordo
construcción de cada persona, es decir desde las tensiones, lo cual per-
mite ver lo que pasa al interior de estos y así reconocer las dinámicas
de interacción grupal, recopilando información que aporte del manejo
adecuado del conflicto desde el ámbito escolar. Por lo tanto para el desa-
rrollo de esta investigación se tomaran los términos como semejantes,
ya que la definición de conflicto, acoge las tensiones como parte de este.
El reconocer los orígenes y las causas de los conflictos y tensiones
escolares conllevan a preguntarse sobre las maneras cómo se dan los
procesos de interacción escolar, según los diversos espacios del cole-
gio: dentro del aula, los pasillos, el patio, los baños, etc., para Orte-
ga y cols. (2001): “el aula de clase es principalmente un escenario de
procesos de grupo en el que los alumnos establecen relaciones entre
ellos y forman vínculos afectivos en donde predomina la confianza y la
comunicación”. La formación académica exige que los estudiantes inte-
ractúen entre ellos, con los docentes, con las directivas, etc.
Olga Suárez (2008): “el aula de clase y su contexto, en el momento
histórico actual, no es siempre el espacio de convivencia deseado para
nuestros estudiantes”, en el contexto educativo convergen factores ex-
ternos que marcan de manera significativa la infancia y adolescencia
colombiana, que influyen dentro de la generación conflictos y emba-
razos a edades tempranas, como lo es: la pobreza, la marginalidad, las
pautas de crianza, la violencia intrafamiliar, los patrones culturales, la
desintegración de las familias, entre otros aspectos que forman parte
de los factores detonantes de las manifestaciones conflictivas.
Los aspectos que rodean al conflicto como los protagonistas, son re-
levantes para la comunidad educativa ya que son el punto de partida
para establecer posibles consecuencias y abre los caminos para buscar
alternativas de trabajo que prevengan la aparición de fenómenos como
la deserción escolar.
35
Estudio exploratorio descriptivo sobre las tensiones escolares...
Tabla 4
Resultados de la Encuesta Nacional de Deserción Escolar 2011
Fuente: Ministerio de Educación Nacional.
En el gráfica se muestran algunos factores que se involucran dentro de
los conflictos y como realmente tienen incidencia en la deserción esco-
lar, además permite establecer algunas razones, síntomas y tendencias
culturales que están afectando el ambiente escolar, según Ortega
(2010) “los problemas que convergen en la escuela son reflejos socia-
les y tienen diversos orígenes, características y resultados, donde el
docente no solo debe atender sino tratar de establecer cuáles son sus
orígenes y tomar acciones de manejo”.
A pesar de la complejidad del tema es prioritario conocer cuales son
las dinámicas de interacción social escolar, los ideales sociales preva-
lecientes, las formas de relación, las representaciones que utilizan los
estudiantes para excluir a sus compañeros, que hay detrás de los con-
flictos escolares y como influyen en el desarrollo de la busqueda de la
sana convicencia, en la formación de habilidades para proveer el futu-
ro -proyecto de vida-; teniendo en cuenta que las prácticas escolares
cotidianas, que se viven en la escuela se convierten en una oportuni-
dad de aprendizaje y de construcción colectiva.
36
Ercilia Pedraza Gordo
III. Construcción del problema de investigación
Luego de reflexionar sobre los aspectos anteriormente señalados y su-
mado a la aparición de la Ley 1620 del 15 de marzo del 2013, Sistema
Nacional de Convivencia Escolar, que coinciden con las pretensiones
de esta investigación y el Decreto 1965 del 11 de septiembre -Ruta de
Atención Integral para la Convivencia Escolar-.
La identificación de los riesgos de ocurrencia de las situaciones más comunes
que afectan la convivencia escolar [...] a partir de las particularidades del
clima escolar y del análisis de las características familiares, sociales, políticas,
económicas y culturales externas, que inciden en las relaciones interpersonales
de la comunidad educativa.
Se presentan algunos interrogantes alrededor de las implicaciones que
tiene ser madre adolescente escolar: ¿Cuáles son las estrategias a seguir
cuando el bebé es una realidad? ¿Cuáles son las acciones de ayuda para
las madres adolescentes desde la escuela? ¿Qué hacer frente a la falta de
lugares adecuados para dejar al bebé mientras se asiste al colegio? ¿Cómo
evitar la deserción escolar por causa de la maternidad adolescente?, en-
tre otros aspectos a tener en cuenta con esta población en especial.
A partir de la necesidad de ampliar los estudios de investigación que
aborden las problemáticas de las madres adolescentes escolares en su
complejidad y con diversas miradas, para obtener indicios de la forma
en que se deben manejar las tensiones que vivencian las jóvenes en sus
interacciones escolares con sus compañeros de aula; ya que son temas
inevitables y de gran importancia en el contexto social y pedagógico.
Retomando la Ley 1620, en lo referente a la prevención pretende
La identificación de los riesgos [...] 2. El fortalecimiento de las acciones que
contribuyan a la mitigación de las situaciones que afectan la convivencia
escolar [...] 3. El diseño de protocolos para la atención oportuna e integral de
las situaciones más comunes que afectan la convivencia escolar.
Es evidente la importancia de profundizar en el tema de la maternidad
en escolares, por las consecuencias adversas para las adolescentes, sus
familias y el sistema escolar; explorado sobre la visión y experiencia
particular de ellas en correspondencia a la forma en que cambian las
relaciones entre compañeras de aula y como puede llegar a afectar la
buena convivencia.
37
Estudio exploratorio descriptivo sobre las tensiones escolares...
Las tensiones escolares desde la realidad sociocultural en la cual
se encuentran insertas las madres escolares adolescentes, teniendo en
cuenta que todo lo que ocurre fuera y dentro del colegio afecta su des-
empeño académico y convivencial; que deben ser revisadas para de-
terminar acciones negativas que se presentan, de manera que se pueda
lograr una comprensión más amplia de este fenómeno.
En relación con lo anterior, se presenta la necesidad de indagar so-
bre las tensiones escolares generadas por el hecho de ser madre ado-
lescente y como esta condición puede afectar las relaciones entre com-
pañeras dentro del aula de clases; por lo tanto la investigación busca
situarse en el contexto en el que ejercen la maternidad las adolescen-
tes, para dar luces al abordaje del conflicto escolar desde la mirada de
las escolares madres; a través del estudio: ¿Cómo incide el hecho de
ser madre adolescente en la generación de tensiones entre escolares
del mismo género?
38
Capítulo segundo
Antecedentes del contexto político y educativo
en relación a la maternidad adolescente
I. Políticas públicas: el manejo del
conflicto y el embarazo adolescente
Existen diversidad de normas y decretos que buscan orientar y promo-
ver la sana convivencia en relación con los casos de conflictos y la pre-
vención del embarazo no planeado, la educación sexual, la protección
a menores, etc.; atendiendo a disposiciones legales establecidas en la
Constitución Política Colombiana, Ley General de Educación (Ley 115
de 1994), Decreto 1860, Código de la Infancia y la Adolescencia (Ley
1098 de 2006), y actualmente la Ley 1620 del 2013 - Ruta de atención
integral para la convivencia escolar y el Decreto 1965 (11 de septiem-
bre de 2013) por el cual se reglamenta la Ley 1620, que crea el Sistema
Nacional de Convivencia Escolar y Formación para el Ejercicio de los
Derechos Humanos, la Educación para la Sexualidad y la Prevención y
Mitigación de la Violencia Escolar; como los principales referentes que
sustentan esta investigación.
La Ley General de Educación, establece la obligatoriedad de la edu-
cación sexual y la cátedra de ciudadanía, “impartida en cada caso de
acuerdo con las necesidades psíquicas, físicas y afectivas de los edu-
candos según su edad” y reconoce a la familia como primer respon-
sable de los hijos (art. 7.°). El Decreto 1860 de 1994 frente a la ense-
ñanza de la educación sexual y derechos reproductivos y la cátedra de
ciudadanía “la enseñanza se cumplirá bajo la modalidad de proyectos
pedagógicos. La intensidad horaria y la duración de los proyectos se
definirán en el respectivo plan de estudios”, produce ambigüedad al
depender del énfasis o características poblacionales, según Osorio y
cols. (2005): “Las diferentes definiciones de sexualidad, de educación
39
Estudio exploratorio descriptivo sobre las tensiones escolares...
sexual, y de embarazo adolescente en el contexto escolar dan cabida
a varias interpretaciones, trascendiendo en la mayoría de los casos el
plano reproductivo...” cada institución hace lo que puede, dentro de sus
posibilidades.
El Gobierno Nacional reconoce como uno de los retos más grandes
que tiene el país, es la formación en el uso de los diversos mecanis-
mos para ejercer ciudadanía, mediante la generación de estrategias y
planes de acción escolares, que eviten las conductas negativas en ado-
lescentes, fundamento de la Ley 1620 del 2013 “por la cual se crea el
sistema nacional de convivencia escolar y formación para el ejercicio
de los derechos humanos, la educación para la sexualidad y la preven-
ción y mitigación de la violencia escolar”; con el ánimo de establecer
elementos que permitan disminuir dos de los principales fenómenos
que afectan a niños, niñas y jóvenes como lo es el embarazo adolescen-
te y los conflictos escolares.
Desde hace más o menos dos décadas es evidente el marcado inte-
rés del gobierno colombiano por desarrollar propuestas orientadas a
fortalecer la convivencia dentro de las instituciones educativas, dado el
papel transformador de la escuela en la generación de cambios socia-
les, su capacidad de convocatoria e incidencia dentro de la población
infantil y adolescente. La Ley 1620 por la cual se crean mecanismos
de “prevención, protección, detección y denuncia ante las autoridades
competentes, de todas aquellas conductas que atenten contra la con-
vivencia escolar, la ciudadanía y el ejercicio de los derechos humanos,
sexuales y reproductivos de los estudiantes dentro y fuera de la es-
cuela”, se establece como mecanismo para mitigar algunos problemas
escolares que se generan por conductas negativas.
La escuela es un espacio de convivencia en el que interaccionan di-
ferentes grupos que componen la comunidad educativa, pero todos
en pro de un mismo objetivo la formación escolar, la cual puede verse
desde dos planos: la enseñanza-aprendizaje y la convivencia. Pero solo
haremos énfasis en la convivencia, por ser el eje central de la investiga-
ción, el Decreto 1965 (2013) reglamenta la Ley 1620 de 2013 creando
el Sistema Nacional de Convivencia Escolar y Formación para el Ejer-
cicio de los Derechos Humanos, la Educación para la Sexualidad y la
Prevención y Mitigación de la Violencia Escolar:
40
Ercilia Pedraza Gordo
política que promueva y fortalezca la convivencia escolar, precisando que
cada experiencia que los estudiantes vivan en los establecimientos educativos,
es definitiva para el desarrollo de su personalidad y marcará sus formas de
desarrollar y construir su proyecto de vida.
En la escuela es marcada la separación entre convivencia y aprendi-
zaje como si fueran dos aspectos que no tuvieran inferencia uno en el
otro, olvidando que la formación escolar es integral, Suarez (2008) “el
objetivo no solamente de recrear conocimiento, sino también, de gran
manera, para construir valores de convivencia, de solidaridad, de acep-
tación del otro en la diferencia, del diálogo entre los sujetos y del senti-
do de comunidad” y la escolaridad obligatoria es todavía la más poten-
te institución socializadora, sin desconocer que actualmente existen
otros agentes educativos que aportan en la formación de los estudian-
tes, según M. Campillo (2006) “en los centros educativos se crea un es-
pacio de convivencia en el que las relaciones que tienen lugar entre los
diferentes grupos que componen la comunidad educativa, generan un
ambiente que influye tanto en la convivencia como en el aprendizaje”.
Las prácticas negativas de convivencias, pueden ser analizadas desde
los conflictos y sus implicaciones en los ambientes escolares.
De lo anterior se puede establecer que el conflicto hace parte de la
naturaleza humana, es inevitable que se presente y es necesario para
el desarrollo individual, se forja en la interacción (en espacios como los
escolares) y hace parte de la búsqueda para una sana convivencia; por lo
tanto no sé puede pretender anular o negar lo que se busca es prevenir
las implicaciones negativas del conflicto, asumir y resolver las tensiones
de manera que sea una forma de aprendizaje y de desarrollo social.
II. Problemas educativos en la
formación y de la educación sexual,
el embarazo y la maternidad adolescente
El Ministerio de Educación Nacional cuenta con documentos sobre
orientaciones conceptuales, pedagógicas y operativas, para la imple-
mentación de Programa de educación para la sexualidad y formación
ciudadana pero se reducen a lo informativo, siendo parte de las obli-
gaciones escolares. Para Nereyda Lacera (2012) y citando a Carvajal
expone “No olviden que hoy a nuestros niños y jóvenes les sobra in-
41
Estudio exploratorio descriptivo sobre las tensiones escolares...
formación, lo que hace imperativo organizarla para que les sea útil y
productiva y encuentren en ella valores agregados que aporten a su
formación como seres humanos”, en la práctica estas estrategias no
responden a las necesidades e intereses de los jóvenes.
La escuela trata de mediar entre los diversos aspectos que rodean
el desarrollo humano y los currículos establecidos, afirma R. Londoño
(2009) “La ampliación de los asuntos de los que se debe hacer cargo
la escuela, o a los que debe responder crecientes desigualdades socia-
les, educación sexual, prevención de conductas riesgosas, ‘aprender a
vivir’”; el trabajar esta diversidad de aspectos genera inconformidad
por parte de los docentes, ya que se sienten solos en el desarrollo del
proceso educativo.
Para Londoño (2009) una de las conclusiones en la caracterización
de docentes del sector público de Bogotá, documento que establece las
opiniones de los maestros sobre aspectos considerados fundamentales
para la sociedad actual “de todos los temas indicados en la encuesta,
sólo dos, que ya son enseñados en las escuelas, obtuvieron una amplia
aceptación: la educación sexual 72,3%, y la prevención de consumo
de alcohol y sustancias psicoactivas 70,2%”. Los docentes reconocen
la necesidad de trabajar estos temas, pero falta capacitación de la po-
blación en general (no solo en los jóvenes) puesto que la experiencia
propia, no garantiza una formación adecuada; según Profamilia (2010)
El 80% de las mujeres menores de 25 años han participado alguna vez en
actividades sobre educación sexual. Las personas de las que más se recibe
información son de un proveedor de salud o un profesor de anatomía. Un 19
por ciento lo ha recibido de un profesor de educación sexual.
Conocimientos básicos del tema de la prevención del embarazo, ma-
dres a edades tempranas, manejo de conflictos, derechos sexuales y
reproductivos, hace que los adolescentes prefieren la exploración
y el actuar sin medir consecuencias. Según A. Castellanos (2012),
una conclusión de la última encuesta nacional de demografía y salud
-2010-, “la persona que brinda la educación sexual en los colegios es,
en la mayoría de los casos, el profesor de biología o anatomía, [...] de
educación sexual, el de ética o religión, el psicólogo, el profesor de otra
materia”, factor que agudiza el problema de comunicación con los ado-
lescentes difícil de por sí y que aumenta por la falta de apropiación del
tema; para Isaza (2009):
42
Ercilia Pedraza Gordo
Esa desventaja institucional es reforzada por el maestro en lo particular, quien
se siente acosado por la presión del tiempo para cumplir con lo formal, la
enseñanza de contenidos, [...] sin poder dedicarse a lo que muchos maestros
reconocen como lo importante, lo formativo. Un círculo vicioso que no parece
tener alternativas posibles de solución.
Estos factores motivan a las instituciones escolares a pasar el tema de
la maternidad en adolescentes a establecimientos de salud, institu-
ciones no gubernamentales de protección de los derechos de la mu-
jer, y en algunos casos hasta la des-escolarización y la exclusión del
sistema escolar, entre otras acciones; para Gabriel Ojeda, gerente de
Investigaciones de Profamilia (2010) “el Ministerio de Educación hace
‘la vista gorda’ a este problema, ya que no ha querido ejercer un moni-
toreo y evaluación del programa de educación sexual y no ha exigido
a los planteles educativos que tengan profesores capacitados”, demos-
trando el nivel de desconocimiento del tema.
En el conpes 147 (2012) “el personal asistencial no está debida-
mente entrenado para interactuar [...] ‘no hablan en su idioma’ (Gallo,
et. al., 2008; de Klinkert, 2010; mps, 2010), el 52% de los jóvenes ma-
nifiestan que no entienden la información que le brindan en sus hoga-
res, colegios o medios de comunicación (González, 2009)”. El proble-
ma de formación es latente en relación a la formación de la sociedad en
general y en especial de los educadores en relación con la sexualidad y
derechos reproductivos.
Sin embargo, a la hora de ofrecer información y formación pertinen-
te muchos salen corriendo, en espacial padres y docentes que se sien-
ten atemorizados frente a este tipo de realidades; según palabras de
Diana en el programa de televisión Habla con ellos de rcn Televisión
(2012) “la clase de educación sexual es una mamera [...] una vieja de lo
más ortodoxa con cartillas y videos de los años de upa lupa [...] que uno
ni le pone cuidado” el asumir la educación sexual y reproductiva, como
el transmitir información, no es significativo para los estudiantes, lo
cual le resta importancia a esta situación.
Para P. Campos (2011) “el embarazo adolescente es un problema
generalizado en la población, la mala calidad de la educación sexual su-
mada al desconocimiento del correcto funcionamiento de los métodos
anticonceptivos, eleva la cantidad de hijos de madres adolescentes en
los sectores más vulnerables”. Los jóvenes inician cada vez más tem-
prano la actividad sexual, esto sumando al hecho que la mayor canti-
43
Estudio exploratorio descriptivo sobre las tensiones escolares...
dad de madres se encuentran principalmente en zonas de bajos recur-
sos económicos y educativos; convierte esta situación en una bomba
social y cultural.
A pesar de la falta de formación docente, se considera la educación
como uno de los pilares en la solución al problema del embarazo ado-
lescente, en el informe publicado en el diario adn (2013) “Para el di-
rector del icbf [...] en muchos casos no es la falta de conocimiento lo
que lleva a las adolescentes a ser madres, sino la falta de ‘un proyecto
de vida’”.
Por ser el embarazo y la maternidad adolescente un problema mul-
ticausal se presta para ambigüedades en el reconocimiento de las cau-
sas y las consecuencias. Santos (2013) reconoce atraso en el tema:
“para prevenir que más niñas deserten de su educación por esta causa,
es muy importante el trabajo conjunto que se realice entre el Ministe-
rio de Educación y Salud, los colegios, maestros y padres de familia”. La
integración de diferentes sectores sociales para unificar esfuerzos con
el objetivo de disminuir las cifras en esta compleja situación.
La Ley 1620 de 2013 (art. 19) “Responsabilidades de los docentes.
2. Transformar las prácticas pedagógicas para contribuir a la construc-
ción de ambientes de aprendizajes democráticos y tolerantes que po-
tencien la participación, la construcción colectiva de estrategias para la
resolución de conflictos”. Los docentes asumen el reto de la formación
en la sexualidad, derechos sexuales y reproductivos, y la resolución de
los conflictos como una prioridad, que a través del dialogo entre los
diversos actores del escenario escolar, construirán las condiciones de
convivencia para cumplir el objetivo de formar un sujeto integral. “Su-
jeto que es ciudadano y ser que aprende”.
44
Capitulo tercero
Enfoque teórico
I. El enfoque utilizado
Actualmente el conflicto escolar es el protagonista de múltiples inves-
tigaciones pedagógicas encaminadas a explorar factores asociados a
algunos síntomas sociales, en especial, los evidenciados por parte de
los adolescentes; por las graves consecuencias que produce el manejo
inadecuado de estos, en esta etapa de desarrollo.
Es así como se han diseñado políticas públicas que plantean como
prioridad el favorecer el desarrollo de una cultura para que los niños y
jóvenes puedan aprender a resolver los conflictos de manera adecuada
y pacífica. Ley 1620:
contribuir a la formación de ciudadanos activos que aporten a la construcción
de una sociedad democrática, participativa, pluralista e intercultural [...]
mediante la creación del sistema nacional de convivencia [...] prevenga y
mitigue la violencia escolar y el embarazo en la adolescencia.
Los programas de mitigación de los conflictos y el embarazo adoles-
cente es apoyado por el Decreto 1965: “se aplicará en todos los esta-
blecimientos educativos oficiales y no oficiales de educación preesco-
lar, básica y media del territorio nacional [...] también a la familia, la
sociedad y a los demás actores que participan en la Ruta de Atención
Integral”. Esto con el ánimo de implementar estrategias que fomenten
la sana convivencia en todas las instituciones escolares del país.
Si bien el espectro del conflicto escolar tiene diversas aristas y del
enfoque en que las observemos así serán los resultados obtenidos, ra-
zones por las cuales se determina retomar los conceptos teóricos de Ro-
sario Ortega, quien ha investigado por más de 25 años la convivencia
45
Estudio exploratorio descriptivo sobre las tensiones escolares...
escolar en España y cuenta con valiosos aportes para la comprensión
de los conflictos escolares, aplicados al contexto colombiano con bue-
na aceptación.
II. Las relaciones interpersonales
presentes en el ambiente escolar
El referente teórico que se utilizará para el análisis de los anteceden-
tes recogidos en esta investigación, son algunas reflexiones respecto a
las relaciones interpersonales establecidas por Rosario Ortega, psi-
cóloga y educadora, estudiosa de los conflictos y la violencia escolar,
sus publicaciones sobre el tema han sido retomados por el gobierno
Colombiano y por investigadores de la educación, para el apoyo en la
generación de políticas y acciones que prevengan los conflictos pre-
sentes en las instituciones escolares y que afectan a los adolescentes.
El definir y comprender las causas del conflicto escolar es funda-
mental para esta investigación. Para ello, el presente capítulo propor-
ciona una aproximación al universo del fenómeno del conflicto escolar
y en especial el estudio de las relaciones interpersonales; siguiendo
esta línea, abordaremos la comprensión de este fenómeno como una
posibilidad para el cambio.
En las interacciones con el otro, se presenta el conflicto que se co-
noce como interpersonal. Se alimenta de las diferencias, de los puntos
de vista divergentes, de los intereses múltiples de cada individuo, por
ende los conflictos tienen diferentes niveles de manifestación, siendo
el primero el de la contradicción de sentimientos, emociones, ideas,
maneras de reaccionar, comportamientos, entre otros que entran en
choque, que pertenecen al nivel interpersonal y que son propios del
vivir. Al respecto Ortega establece:
• Los conflictos son propios a la naturaleza de los seres humanos,
porque las necesidades individuales y los estilos propios de ser
y de estar son muy diversos, nunca son ni simples, ni estáticos.
• El conflicto como la confrontación de interés más o menos le-
gítimo.
• El microsistema de las relaciones entre iguales, a veces, las expe-
riencias se enmarcan en escenarios y microclimas marcados por
la competitividad, la rivalidad y el desencuentro social.
46
Ercilia Pedraza Gordo
El conflicto es inherente a las relaciones humanas: se refiere al pro-
ceso interactivo en un contexto determinado en el cual se encuentran
en tensión dos o más partes. Por lo tanto el conflicto tiene diversos
agentes que lo desencadenan o detonantes, según Ortega
Las relaciones interpersonales están compuestas por sistemas de comunica-
ción, poder, actividad, conocimientos y afectos compartidos que permitirán
el entendimiento positivo -y, por lo tanto, el progreso de la percepción de
satisfacción personal-, o que, por el contrario, serán focos de desencuentros,
conflictos y problemas que afectaran a nuestra vida personal -dificultando el
progreso y la aspiración de bienestar y felicidad-.
Las relaciones interpersonales de complejidad creciente, en la medi-
da en que se amplían los ámbitos de relación entre individuos, con la
familia, con amigos, vecinos del barrio, compañeros de escuela, otros
miembros de la comunidad, son grupos con propósitos comunes y de-
terminados que conforman comunidades, afines. Para Ortega
Ser parte de un pequeño grupo o de un colectivo nos aporta rasgos y condiciones
que debemos aprender a integrar a nuestro ser, precisamente porque no nos
pertenece del todo, hay que aprender a cuidar. Ser miembro de una red social
bien articulada nos garantiza el estímulo necesario para enfrentarnos a tareas
difíciles.
Todo conflicto tiene diversos agentes que lo desencadenan o detonantes,
ocupando el primer lugar la comunicación que actúa como generador de
tensiones, a lo que se suma un distanciamiento progresivo o una comu-
nicación agresiva en la interacción social por parte de alguna o ambas
partes; lo cual incrementa la complejidad del asunto, para Ortega:
Conflictos de todo orden, problemas coyunturales o persistentes tensiones,
malos entendidos, pasiones poco reflexivas, amores y odios, así como amistades
y altruismos son la salsa misma donde se cocina la vida social interpersonal.
La forma en que interpretamos los conflictos y problemas que necesariamente
van a surgir en nuestra vida social será uno de los factores más importantes
para ir avanzando con buenas o con malas relaciones sociales.
El ser humano cuenta con instintos agresivos y amorosos-filiales. Por
un lado, una lucha del ser humano por destruirse mutuamente y a la
47
Estudio exploratorio descriptivo sobre las tensiones escolares...
vez unas fuerzas o impulsos hacia la vida que se sintonizan para cons-
truir símbolos compartidos, metas comunes, proyectos de cooperación
colectiva.
• Pero las buenas y las malas relaciones interpersonales son pro-
cesos concretos en los que nos vemos envueltos dadas las for-
mas de comunicarnos con los demás, además es importante no
olvidar que la vida en común tampoco sucede en el vacío, sino en
escenarios concretos.
• Así, acción conjunta, comunicación y vida afectiva son tres ele-
mentos que atraviesan los eventos de la vida de cada uno, en los
escenarios físicos y simbólicos en los que nos va tocando vivir.
Los conflictos despiertan ansiedad, angustia, malestar e inconformis-
mo consigo mismo y con el grupo en general. Es lo que en el lenguaje
popular se denomina para pelear se necesitan dos, pero la cuenta au-
menta con los mirones.
Aprender a convivir es un seguro de habilidades sociales para el presente y
para el futuro. Es, por tanto, un indicador de bienestar comunitario. A su vez,
visto desde su lado negativo, el efecto del peligro que supone la permanencia,
por tiempo prolongado, en escenarios y sistemas de convivencia muy conflic-
tivos, cuando son claramente violentos, aumentan de forma importante otros
riesgos sociales, como la tendencia al consumo de productos nocivos para la
salud, uso de tabaco y alcohol, etc.
En todos los escenarios de la vida se producen episodios esporádicos
de agresividad, sin embargo, en las instituciones, por su propia condi-
ción de interacción en ámbitos sociales cerrados o semicerrados, obli-
gatorios para las personas que a ellos deben acudir con regularidad,
por lo tanto los conflictos son sentidos con mayor fuerza. A partir de lo
anterior Ortega establece:
La comunidad educativa está compuesta por un sistema de redes de relaciones
interpersonales de distinta naturaleza que se articulan tanto en los sistema de
actividades como en los sistemas sociales de estatus, roles y funciones escolar.
Identificando tres subsistemas de relaciones interpersonales:
I. El subsistema de los adultos responsables de la actividad.
II. El subsistema profesorado/alumnado, organizado alrededor del desarrollo
efectivo del currículo.
III. El subsistema de los iguales, es decir las relaciones entre estudiantes y sus
pares.
48
Ercilia Pedraza Gordo
Para el desarrollo de esta investigacion se toma solo en susbsistema
de los iguales (relación estudiante-estudiante), establecida por Ortega:
Los grupos de iguales, como agentes socializadores, son importantes
como constructores de actitudes y capacidades de relacion. Se trata de los
compañeros y compañeras -iguales-, que constituyen redes sociales que,
dada su composicion y el tipo de sentimientos y emociones que entretejen
entre si, se presentan como una de las estructuras sociales de participacion
mas importantes a la hora de estudiar y comprender los conflictos y problema
que podemos encontrar en los centro escolares.
Ortega en el desarrollo de las relaciones interpersonales se manifiesta:
La reciprocidad afectiva y la responsabilidad sobre los actos propios son
conductas que la mayoria de escolares aprenden en el ambito de las relaciones
con sus compañeros y compañeras. La inmensa mayoria aprende de forma
espontánea, en las relaciones con los otros. Pero una significativa minoria no
sólo no aprende a ser amable y solidario, sino que puede estar aprendiendo
todo lo contrario: a ser desagradables, agresivos o injustificadamente crueles
con sus iguales.
El conflicito esta mediado por normas sociales preestablecidas, que
muchas veces hacen parte de las tensiones o en otras las generan, por
la inestabilidad y reveldia de los adolescentes, Ortega:
La elaboración de normas y convenciones que hay que asumir, y que constituye
la base de la disciplina escolar, se convierte en un problema que genera una
conflictividad difícil de definir, pero muy bien percibida como un deterioro de
la convivencia. Los docentes sienten que sin un mínimo de orden y aceptación
de ciertas normas no es posible trabajar, mientras que los escolares, al no ser
partícipes de la elaboración de las reglas y convencionales, no reconocen como
propias las obligaciones y responsabilidades que les toca asumir.
El conflicto escolar mal manejado puede generar violencia en el aula,
Ortega:
La violencia entre iguales se ve favorecida por el aislamiento en el que se
desenvuelve el propio sistema de compañeros y compañeras, y tiene, en la
tolerancia del entorno inmediato, un factor añadido que aumenta el riesgo de
daño psicológico.
El chico o la chica que es prepotente con el compañero o compañera que
encuentra mas debil o con menos capacidad de respuesta a sus agresiones se
49
Estudio exploratorio descriptivo sobre las tensiones escolares...
justifica acusando de provocancion a la victima, o afirmando que se trata de
una broma.
Los aspectos mencionados son los considerados como relevantes res-
pecto al tema y aunque no pueden aislarse como un único pensamien-
to científico, si permiten proporcionan un valioso instrumento para
realizar un adecuado estudio del conflicto escolar.
50
Capítulo cuarto
Metodología de la investigación
I. Enfoque utilizado
La investigación aborda el complejo mundo de las madres adolescentes
escolares, desde el paradigma cualitativo-exploratorio descriptivo, por
cuanto se logra acceder al conocimiento de una realidad social en rela-
ción con las tensiones entre pares -iguales- en el aula de clases, a partir
de sus vivencias, sensaciones y percepciones destacando rasgos sobre-
salientes de éstas, que permite una aproximación a la realidad de las jó-
venes, captando los detalles y la visión que tienen de su propia historia.
En el proceso de conocer el punto de vista que tienen estas infor-
mantes respecto de sus vidas, experiencias o situaciones centradas, en
primer lugar y de manera preferente en cómo realizan y han realizado
su desempeño como madres escolares y las decisiones que han tenido
que tomar, esto permitió construir el análisis que hacen ellas del con-
flicto escolar, visualizando espacios constituidos en prácticas sociales
y significados propios.
El dialogo se estableció de manera que ellas contaran sus vivencias
sin presión, de manera cordial y amigable de forma tal que no se sin-
tieran cohibidas de expresarse; evitando cuestionar sus actos. En este
sentido, la entrevista en profundidad a través de historias de vida, para
Taylor (2000) “el investigador trata de aprehender las experiencias
destacadas de la vida de una persona y las definiciones que esa perso-
na aplica a tales experiencias”.
Los fenómenos sociales como la materialidad y los tensiones esco-
lares tiene aspectos subjetivos que deben ser descubiertos o develados
por el investigador, para R. Stake (1994) “la entrevista en profundidad
o estudio de caso se realiza entre un entrevistador(a) y un informante
con el objeto de obtener información sobre la vida, en general, o sobre
51
Estudio exploratorio descriptivo sobre las tensiones escolares...
un tema, proceso o experiencia concreta de una persona”. A través de la
entrevista en profundidad, el investigador(a) quiere conocer lo que es
importante y significativo, sobre algún tema que le inquieta y así llegar
a interpretar la situación que es el asunto de indagación.
La entrevista en profundidad resulta ser una técnica acertada, ya
que, permite reconstruir los significados que cada persona establezca
interiormente con el medio en el cual se desenvuelve y que conduzcan
a justificar sus acciones negativas, dentro de un grupo de iguales.
Para realizar las entrevistas, los tiempos de encuentros fueron pac-
tados entre las jóvenes y la investigadora en fines de semana, días fe-
riados y tiempos de receso escolar, en horarios diversos convenidos
con cada una de las adolescentes, realizados en la institución escolar
(en contra jornada) y la biblioteca pública del sector.
Los conceptos principales que orientaron la realización entrevistas
y el análisis de la información obtenida para este estudio fueron:
• Cambios suscitados por la maternidad en su situación de escolar
(edad, educación, ocupación, familia de origen, inicio de relacio-
nes sexuales y anticoncepción, vivencia y sentido para la adoles-
cente, reacciones y expectativas de contexto personal, familiar y
de pareja).
• Determinantes que rodean las tensiones en el aula (cambio de
rol, relaciones con sus compañeros de aula, con los docentes,
percepción del conflicto).
Esto a través de las vivencias y punto de vista de las madres, para iden-
tificar elementos que afectan la sana convivencia escolar como factores
fundamentales para desarrollar propuestas de acción frente a los ca-
sos de tensiones escolares y la sentida necesidad desde el ámbito edu-
cativo por comprender como se presentan estos fenómenos al interior
de la escuela, de manera que se puedan establecer rutas de atención a
este tipo de población.
La visión de adolescencia como construcción social y, como tal, las
características que usualmente definen no son universales ni ajenas a
las circunstancias sociales, políticas y económicas y, desde esta pers-
pectiva, los contextos resultan de suma importancia.
52
Ercilia Pedraza Gordo
II. Metodología de análisis
El eje metodológico en torno al cual gira el trabajo desarrollado, fue la
decisión de trabajar las entrevistas realizadas a las madres adolescen-
tes, dándoles la forma de relatos de vida. Tratando de extraer el máxi-
mo las opiniones de ellas frente a su realidad y como ellas vivencia
la maternidad, la cual no desconoce la historia que ellas tienen y que
merece ser escuchada con mucha atención y de forma analítica.
De acuerdo al contexto en que ellas viven se determinan aspectos
sociales que influyen de gran manera en la forma de actuar frente al
conflicto. Taylor y Bogdan (1988) “para el investigador cualitativo, to-
das las perspectivas son valiosas. Este investigador no busca ‘la verdad’
o ‘la moralidad’ sino una comprensión detallada de las perspectivas de
otras personas. A todas se las ve como a iguales”. Los relatos de vida
ampliaron la visión sobre su desarrollo social, económico y cultural y
como estas se han cambiado con el tiempo y de acuerdo a sus vivencias.
La información recogida trabajada y analizada desde el discurso
narrativo de las madres adolescentes participantes, en donde la inter-
pretación se realiza de manera paralela a la categorización de los datos
obtenidos, facilitando la elaboración teórica de los datos, según Taylor
y Bogdan “el investigador refina esos conceptos, identifica sus propie-
dades, explora sus interrelaciones y los integra en una teoría coherente”.
Este método permite la elaboración de categorías emergentes y sus
interrelaciones. Es así que la codificación y análisis de la información se
realiza simultáneamente con el propósito de definir la forma en que pre-
sentan las tensiones entre las madres adolescentes con sus pares dentro
del ámbito escolar. A su vez, en el análisis también se triangularon las
diferentes entrevistas respecto a significados similares (categorías).
III. Técnicas e instrumentos
Método: estudio de caso. Porque permite establecer a través del dialo-
go la reconstrucción de las historia de vida de las jóvenes adolescente,
lo cual establece factores que influencia su percepción frente al con-
flicto, su forma de abordarlo y las posibles causas que conllevan a esto.
Laboratorio para el Análisis del Cambio Educativo, 1999:
53
Estudio exploratorio descriptivo sobre las tensiones escolares...
El estudio de casos es el examen de un ejemplo en acción. El estudio de unos
incidentes y hechos específicos y la recogida selectiva de información de
carácter biográfico, de personalidad, intenciones y valores, permite al que lo
realiza, captar y reflejar los elementos de una situación que le dan significado.
El acercarse a la realidad a través de los ojos del personaje protagonis-
ta, permite recolectar evidencias, circunstancias y revivir el escenario
en que se presentan los conflictos; buscando identificar posibles cau-
sas, elementos y tomar posibles estrategias de cambio y prevención de
la agresión física.
Técnicas:
• Técnica proyectiva en forma de relato (diagnóstico).
• Observaciones en contexto.
• La entrevista en profundidad aplicada a estudiantes madres
adolescentes entre 15 a 18 años, escolares activas.
Para obtener la información se busca el informante de primera mano,
quienes vivencian el problema objeto de estudio, de manera que permi-
ta una revisión de los hechos desde cada persona. Para Stake (1995):
Los casos intrínsecos son aquellos en los que el caso viene dado por el objeto, la
problemática o el ámbito de indagación [...] Aquí el interés se centra exclusiva-
mente en el caso a la mano, en lo que podamos aprender de su análisis; sin
relación con otros casos o con otros problemas generales.
IV. Muestra estructural
La presente investigación, tiene como campo de estudio a madres
adolescentes con edades entre 15 y 18 años, escolares inscritas en el
colegio San Francisco Institución Educativa Distrital de la localidad
19 de la ciudad de Bogotá y que presentan dificultades convivencia-
les. Las jóvenes son invitadas a participar voluntariamente. Según
menciona Taylor “en el muestreo teórico intencionado el número de
entrevistados(as) carece relativamente de importancia. Lo importante
es el potencial de cada participante para ayudar en el desarrollo de
comprensiones teóricas sobre el área estudiada de la vida social”. De
allí la importancia de delimitar la muestra, el establecer dentro de la
diferencia similitudes, que sean significativas y relevantes para el estu-
dio a desarrollar.
54
Ercilia Pedraza Gordo
A. Características generales de la población
Contexto social de la comunidad. Ciudad Bolívar es una zona de alta
vulnerabilidad social con estratos 0, 1 y 2 y sufre las problemáticas
como: descomposición familiar, madres cabeza de familia, violencia in-
trafamiliar, según estudio de la Alcaldía Mayor de Bogotá (2010): “las
familias de los niños y niñas de la localidad son familias monoparenta-
les, extensas y reconstruidas donde la progenitora es quien asume el
cuidado de los menores en cuanto a su educación, formación, escolari-
zación, sostenibilidad económica y apoyo afectivo”, el valor de la madre
como pilar de familia y sobre ella recae la educación de los hijos y en
caso de estar junto a su pareja se multiplican las obligaciones, sobre
todo en la parte económica.
Para cumplir con todas las demandas que conlleva la crianza de los
hijos, ellas deben delegar ciertos compromisos como el de cuidar a
sus hijos a personas que estén en disposición de ayudar, sino consigue
quien le ayude debe dejarlos solos, continuando con el estudio de la
Alcaldía (2010).
El alto índice de madre solterísimo, cabezas de hogar y que en su mayoría
son menores de edad, lo que aumenta el grado de vulnerabilidad. Allí también
se evidencian diferentes tipos de violencias como lo es la violencia sexual, el
maltrato físico y psicológico y embarazos no deseados. Las oportunidades de
servicio y atención para esta población siempre son escasas.
El problema se agrava cuando se trata de madres adolescente, pues a
falta de contar con un título educativo, debe emplearse en labores mal
remuneradas, trabajos temporales, trabajo informal, etc.
El nivel educativo de los padres y madres de familia se ve influenciado por
los embarazos adolescentes, los cuales sustituyen el rol de estudiante por
trabajador informal o la continuidad se ve afectada a pesar de que el cuidado
de niños y niñas es asumido por los abuelos.
Al estar solos los niños, niñas y jóvenes son más propensos a caer en
situaciones desfavorables como: ejercer trabajos de alto riesgo, consu-
mo y venta de sustancias prohibidas, embarazos precoces, no aprove-
chamiento de las oportunidades que ofrece el estado a los jóvenes, des-
esperanza, hurto, vinculación a pandillas y barras bravas, entre otras.
55
Estudio exploratorio descriptivo sobre las tensiones escolares...
Problemáticas que se constituyen en el día a día de las acciones que
con pedagogía trata de manejar la institución aportando elementos de
reflexión y análisis, para promover otras miradas, expectativas e in-
tereses en los jóvenes, que los lleven a desarrollar búsquedas para el
mejoramiento de la calidad de vida de sus familias.
B. Características particulares de la institución educativa
Tabla 5
Caracterización Colegio San Francisco
institucion educativa distrital san francisco
caracterización
Calendario:
A
Modalidad:
Académico
Género:
Mixto
Jornadas:
Mañana y Tarde
Niveles de educación: Preescolar, básica primaria, básica secundaria y
media académica
Título que expide:
Bachiller académico
Propietario:
Secretaría de Educación del Distrito Capital
Ubicación:
Barrio San Francisco - Localidad 19 “Ciudad Bolívar”, Bogotá
Fuente: Agenda escolar, 2011.
El Colegio San Francisco Institución Educativa Distrital, compuesta por
tres sedes -que subdividen de acuerdo a las edades y al tipo de pobla-
ción que atienden-, Sede A con estudiantes de quinto grado a once (ci-
clos iii, iv y v), educación básica secundaria y media, además atiende
a niños y niñas con necesidades educativas especiales: sordos y aulas
de aceleración; las edades de la población son de diez años en adelante
(para los oyentes y de cuatro años para la población sorda). Sede B
niños(as) del ciclo ii, con edades entre ocho y 12, y la sede C, ciclo ini-
cial conformado por preescolar, primero y segundo, con niños(as) en
edades entre cuatro y diez años.
Para efectos de esta investigación se tomará la población pertene-
ciente al ciclo v, estudiantes activas -que se encuentran estudiando en
un colegio oficial de Bogotá-, sin problemas físicos aparentes (es decir
se descarta la población sorda pues ellos presentan otro tipo de con-
flictos, debido a su discapacidad).
56
Ercilia Pedraza Gordo
Planta física: actualmente y desde hace seis años, la institución
educativa ha presentado cambios significativos en su planta físi-
ca principalmente, debido a las constantes inundaciones que se
presentan por la situación ambiental en relación con la quebra-
da Limas; lo que ha ocasionado que muchos de los recursos ins-
tituciones no sean los adecuados para el tipo de población que
atiende (integración con estudiantes sordos). La sede A cuenta
con una mejor planta física, aunque no suficiente para el desa-
rrollo de los proyectos institucionales.
Aspecto académico: las dificultades académicas más recurrentes
son: problemas de lecto-escritura, baja producción de textos,
bajo desempeño en el uso de operaciones matemáticas básicas,
falta de proyectos de vida, falta motivación escolar, las necesida-
des económicas y afectivas que afectan su rendimiento.
Problemas convivenciales: se pueden distinguir situaciones como
grupos heterogéneos en edades, dificultades para asumir las
normas institucionales, desinterés por la formación académica
(en los padres de familia y estudiantes), falta de acompañamien-
to en casa, en ocasiones consumo y venta de sustancias psicoac-
tivas, alcoholismo, y embarazos a temprana edad, sentimientos
de soledad y desarraigo social, culturas suburbanas, barristas,
hurtos, entre las más usuales.
En su plan de mejoramiento institucional, se evidencian logros, como
la actual reestructuración de pei, la articulación de los planes de estu-
dio, convenio para la formación superior y la reorganización por ciclos.
Para este estudio se determina como muestra adolescentes en eda-
des entre 15 y 18, por lo tanto pertenecen al ciclo v, según la reorgani-
zación por ciclos, con características
57
Estudio exploratorio descriptivo sobre las tensiones escolares...
Tabla 6
Caracterización del ciclo v
ejes de desarrollo
grados
edades
eje-lema
breve descripción
En este ciclo las y los estudiantes están cercanos
y cercanas a enfrentarse a una realidad social y
encaminar sus pasos hacía su auto sostenimiento
siendo consecuentes con lo que piensan, lo que
dicen y lo que hacen, asumiendo la responsabili-
dad de sus propios actos.
14 a 20
A través de este ciclo las y los estudiantes de-
años
sarrollan capacidades, para auto aprender, que
10°, 11°
implican búsqueda de información en diferentes
Promedio
fuentes, comprometiéndose con el trabajo indivi-
16 años
dual y colectivo.
Las actividades en esta fase aportan a que las y
los estudiantes tengan una visión de futuro, que
les sirva de soporte para la decisión de qué van a
hacer al finalizar su proceso educativo en la insti-
tución y que todo esto propicie mejorar sus con-
diciones de vida.
En relación al aspecto de convivencia se busca generar proyectos con
el ánimo de disminuir los factores externos y los índices de agresión
involucrados en la creación de conflictos entre estudiantes.
58
Ercilia Pedraza Gordo
Tabla 7
Problemas que aquejan la convivencia escolar
Fuente: Agenda escolar Colegio San Francisco, 2009.
De acuerdo con lo anterior la población muestra se determina bajo el
cumplimiento de los siguientes parámetros:
• Mujeres con edades que oscilan entre los 15 y los 18 años.
• Todas ellas se encontrarán estudiando al momento de quedar
embarazadas, y continúen su formación académica, en un cole-
gio oficial de Bogotá.
• En la actualidad sus hijos o hijas, sean cuidados por algún miem-
bro de la familia, mientras asisten al colegio de forma regular
(jornada diurna, presencial).
• Presentan anotaciones en el observador -diario de seguimiento
escolar- por incumplimiento a las normas establecidas en el ma-
nual de convivencia escolar del Colegio San Francisco.
• Que al momento de realizar la investigación hayan transcurrido
seis o más meses luego del alumbramiento.
59
Estudio exploratorio descriptivo sobre las tensiones escolares...
Esta última condición se establece después de dialogar con la orien-
tadora Nubia Gutiérrez, pues según ella es el tiempo en la cual la ado-
lescente empieza sentir con mayor intensidad los problemas genera-
dos por ser madre-escolar.
Se trata solo el punto de vista de las mujeres porque es sobre ellas
que recae la responsabilidad de la crianza, no existen seguimientos en
la institución sobre la paternidad escolar y los aspectos relacionados
con esta experiencia, además es más aceptada socialmente la paterni-
dad a cualquier edad por nuestras raíces culturales “machistas”. Para
Contreras, Britto (2011):
Se le permite como derecho casi exclusivo ejercer al hombre su sexualidad
mientras que la mujer se le exige la represión y el control de sus emociones
además de la responsabilidad respecto al bebé. Debido a esto la mujer usual-
mente abandona su educación, lo que le acarrea muchas dificultades en su
desarrollo personal.
Según los datos suministrados por la orientadora de la jornada maña-
na, la señora Nubia Gutiérrez (mayo de 2012) quien es la encargada
dentro del Colegio San Francisco de llevar los registros de atención a
estudiantes con dificultades convivenciales graves y de atender los ca-
sos de madres en gestación y lactantes de la institución.
Total de estudiantes inscritos
en la jornada mañana-sede A
1017
Total de estudiantes hombres
422
Total de estudiantes mujeres
595
Total de mujeres embarazadas
14
Menores de 14 años
2
Menores de 18 años
12
Abortos (sin confirmar)
1
Embarazos que llegaron a feliz término
10
Hijos no nacidos
3
De las diez madres adolescentes, dos tienen 3,5 y cuatro meses después
del alumbramiento, por lo tanto no cumplen con las condiciones pro-
puestas para la investigación, de las ocho restantes, cinco atendieron
60
Ercilia Pedraza Gordo
la invitación a participar; de las cuales cuatro continuaban estudiando,
una se retiró al inicio del año escolar; tres de ellas finalizaron el grado
que cursan y una abandonó el sistema escolar por doble embarazo (en
el transcurso de esta investigación). Para el año 2013 se presenta un
incremento del 60% en el índice de niñas embarazadas escolares, den-
tro de los cuales se presentan tres casos de deserción, y un caso de ets.
Para garantizar el derecho a la intimidad, el buen nombre y por so-
licitud de las adolescentes que participaron durante la investigación
no se mencionarán sus nombres, pues dos de ellas tienen problemas
legales serios y prefieren guardar reservas frente a lo que se dice, aten-
diendo la petición de ellas se buscará no hacer referencias con nom-
bres propios; por esta misma situación omitieron información, la cual
dieron permiso de publicarla en la investigación pero solo aceptaron
que tomara nota de estas declaraciones.
La investigación se desarrolló con la participación de cuatro adoles-
centes madres escolares, con las siguientes características:
Tabla 8
Caracterización de la muestra
Estudiante 1
Estudiante 2
Estudiante 3
Estudiante 4
Grado que cursa-
ban cuando que-
Noveno
Noveno
Noveno
Decimo
do embarazada
Edad al momento
de quedar emba-
16
16
15
16
razada
Estado civil actual
Unión libre
Soltera
Soltera
Unión libre
Estrato socioeco-
2
2
2
2
nómico
Actualmente vive
Pareja, mamá,
Pareja, el papá
Madrastra,
Mamá, padras-
con
tía hermanas
de mi hijo
papá, hermanas
tro, hermanas
y primo
La relación con el
Buena
Regular
Regular
Buena
papá de su hijo(a) es
¿Quién suple sus
Papá de la
Mamá de la
Pareja y
necesidades eco-
Pareja
estudiante
estudiante
mamá
nómicas?
¿Actualmente
No
No
Informal
Si
trabaja?
61
Estudio exploratorio descriptivo sobre las tensiones escolares...
¿Quién mantiene
Abuelo(a) a
económicamente
Papá del bebe
Abuela
Papá del bebe
veces papá
al bebe?
El embarazo fue
No
No
No
No
planeado
El embarazo fue
No
No
No
No
deseado
El embarazo fue
Si
No
No
Si
aceptado
Su mamá fue ma-
Si
Si
No
Si
dre adolescente
Ha recibido edu-
Si
Si
Poca
Poca
cación sexual
Le gusta asistir al
Si
Si
Si
Si
colegio
Le gusta estudiar
A veces
Si
No mucho
Si
Se considera bue-
No
Si
No
Si
na estudiante
Ha considerado re-
Si
Si
Si
Si
tirarse de estudiar
Relaciones con
Aceptables
Buenas
Aceptables
Buenas
sus compañeras
Factores que da-
Chismes,
Chismes,
Chismes,
Falta de diá-
ñan la buena con-
envidia, no
envidia, no
envidia, riva-
logo y malos
vivencia
entienden
entienden
lidad
entendidos
Se considera una
Si
No
No
No
persona conflictiva
Le gusta el cole-
Si
Si
Si
Si
gio donde estudia
Siente que la ma-
ternidad le quitó
Si
No
Si
Si
libertad
Siente que las re-
laciones con sus
Si
Si
Si
Si
compañeros ha
cambiado
Se ha sentido discri-
minada por algo o
Si
Si
Si
Si
alguien en el colegio
62
Ercilia Pedraza Gordo
Se ha sentido agre-
dida en el colegio
Si
No
Si
Si
por ser mamá
Esta información se recolecto de manera preliminar al estudio de caso
de tal forma que se establecieron criterios de referencia para realizar
las entrevistas.
V. Criterios de credibilidad
Las categorías establecidas al recopilar la información permitirán la
triangulación teórica con la información recolectada de las entrevistas,
con la teoría del conflicto para revisar las relaciones interpersonales,
permitirán adquirir la información necesaria para dar respuesta a los
objetivos propuestos por Ortega Rosario, psicóloga e investigadora de
los conflictos escolares.
63
Resultados
De acuerdo con el análisis de la información recogida a través de las
entrevistas a las cuatro madres adolescentes escolares y sus vivencias
dentro y fuera del contexto escolar fue posible construir las siguientes
reflexiones:
I. La familia: complejidad de contextos,
roles, dinámica y estructura
De acuerdo con la información suministrada por las adolescentes cabe
resaltar que todas tienen aspectos comunes y significativos de alta rele-
vancia 1) todas viven en situación de pobreza y vulnerabilidad social, y
como característica de este tipo de población 2) las familias disfuncio-
nales, que determinan condiciones de vida difíciles, ejemplo: tres de las
chicas vivan con la madre (al momento de quedar embarazada) y era
cabeza de familia, distribuidas así: una vivía solo con la mamá, otra con
mamá y hermanos, otra con mamá, padrastro y hermanas, y solo una de
ellas vivía con papá, mamá y hermanos. 3) Las mamás también fueron
madres adolescentes; situación que se repite. Esto evidencian realida-
des muy similares pero con dificultades propias de cada núcleo familiar.
En la actualidad, dos de ellas conviven con la pareja, la mamá y los
hermanos, y las otras dos intentaron una convivencia en casa de su
pareja, pero fracasaron y retornaron a sus hogares. Las adolescentes
que participaron de esta investigación se encuentran viviendo con sus
familias, y la convivencia se constituye en una gran dificultad, ya que en
la mayoría de los casos, los ingresos familiares escasean y se deben dis-
tribuir en cantidades homogéneas según el número de integrantes de
cada familia; incluyendo a la adolescente y a su hijo(a). Evidenciando
un nivel de ingresos precarios por la cantidad de miembros en cada fa-
milia y considerando que todas ellas tienen hermanos(as) menores de
edad y aun estudiando, lo cual incrementa las dificultades financieras.
65
Estudio exploratorio descriptivo sobre las tensiones escolares...
Por otra parte para desarrollar el tema de los conflictos se tomara
en cuenta solo las familia desde las vivencias al interior de esta y que
pueden llegar a generar tensiones en las escolares.
A. Los conflictos al interior de la familia
En primer lugar, la conformación familiar determina el tipo de relacio-
nes que se establecen dentro de ella. Las familias más desestructura-
das y numerosas en general resultan ser muy violentas, según dicen las
madres “un hijo les cambia la vida y lo primordial es el bebe”.
Est. 1: Mi familia está conformada por mi mamá, mi padre (fallecido hace siete
meses - marzo del 2012), mis hermanos (los dos mayores -varones- quienes
tienen problemas de drogadicción), yo soy la tercera, luego sigue mi hermana
de 16 años quien también está embarazada y es de alto riesgo; están mis
hermanas de 12, ocho y cinco años y para terminar mi hermanito de tres años
el menor...
Est. 2. Mi papá y mi mamá se separaron hace muchos años, y mamá decidió
irse a vivir a Zipaquirá, pues allá está la familia por parte de ella y me llevo con
ella [...] Claro que soy hija única. Mi mamá tiene muchos amigos pero nunca
quiso volverse a casar porque no quería que tuviera un padrastro, y mi papá
tiene otra familia, con una señora que yo ni conocía bien y tienen dos hijas.
Est. 3. Vivo con mi mamá, mi padrastro y dos medio hermanas menores. Tengo
dos hermanas mayores pero ya no viven con nosotros, porque la primera tuvo
hijos, se casó y vive fuera de Bogotá y la segunda tuvo una hija y se fue a vivir
sola porque no aguantó la molestadera de mi mamá por el bebé y se fue.
Est. 4. Vivo con mi mamá y mi hermana, mi hermano, mi pequeño, mi tía y mi
primo de 12 años.
B. Separación de la pareja
Todas las jóvenes hablan de sus familias como núcleos marcados por
diversos conflictos, que en muchos caso terminan en peleas y agresio-
nes que ocasionan el rompimiento de los lazos familiares, relaciones
que marcan la separación, de la pareja y de los hijos.
Est. 2. Se separaron pues no se comprendieron, peleaban por todo hasta que
finalmente mi mamá tomó la decisión de irse para donde la familia de ella, allá
en Zipaquirá.
66
Ercilia Pedraza Gordo
Est. 3. Mi papá siempre lo he conocido, pero él no me reconoció, es decir nunca
quiso darme el apellido y menos dinero, porque dice que yo soy del otro, el
“man” por el que mi mamá lo dejo...
Est. 4. Mi papá nos abandonó hace como diez años, por otra vieja más joven y
no volvimos a saber de él, por eso solo vivo como mi mamá y mis hermanos.
C. Nuevas familias
En los casos en que el padre o la madre han establecido otra relación de
pareja, esta también afecta las relaciones familiares, que generalmen-
te no son muy cordiales, generando conflictos al interior de la familia,
con resultados negativos para la adolescente. Las relaciones deteriora-
das entre los propios padres provocan tensiones que pueden inducir al
comportamiento agresivo o totalmente pasivo.
Est. 2. Mi mamá tiene muchos amigos pero nunca quiso volverse a casar
porque no quería que tuviera un padrastro. Mi papá tiene otra familia, con una
señora que yo ni conocía bien, pues siempre la vi como una vieja que daño la
relación de mis papás.
Est. 3. Mi mamá se fue a vivir con ese “man”, desde cuando yo estaba muy
pequeña y al principio él me quería y compartía conmigo, pero cuando nació
mi hermana las cosas cambiaron y con mi hermana menor fue peor, él la adora
y todo es para ella [...] yo soy la sirvienta, como en el cuento, pero es verdad.
D. Violencia intrafamiliar
Familias amplias, con hijos de otras relaciones y que conforman una
nueva familia con relaciones negativas. La incongruencia en el compor-
tamiento de los padres que a veces pueden ser modelos de la conducta
agresiva. También la incongruencia se da cuando los padres desaprue-
ban la agresión pero la castigan con su propia agresión física o amena-
zante. Es decir, se da un mensaje contradictorio e incongruente cuando
una misma conducta unas veces es castigada y otras ignorada.
Est. 1. La relación de mis padres era muy fuerte, pues mi papá era alcohólico
y desayunaba, almorzaba y comía solo trago, y era violento cuando estaba
muy perdido, gritaba muchas palabrotas, nos decía que nosotros no éramos
hijos de él, nos golpeaba y en ocasiones hasta le sacó cuchillo a mi mamá. Ella
también tomaba hasta emborracharse y llegaba a la casa a molestar, a joder y
pelear.
67
Estudio exploratorio descriptivo sobre las tensiones escolares...
yo le tenía más miedo no era a mi mamá, sino a mi hermano y hermana. A mi
hermano porque sabía que me iba a pegar y al que le tenía miedo a mi papá
también, pero mi mamá para que reaccione así, yo no le conté.
Est. 4. Ahora vivo con mi mamá, mi hermana (solo ella es hija de él) y mi
padrastro. Yo no me llevo bien con él por ser tan miserable conmigo pues le
compra muchas cosas a mi hermana y a mi nada me da, además peleo mucho
con él por eso y mamá me regaña a mí como si yo tuviera la culpa, peleaba con
él todo el tiempo y mamá nunca me defendía.
Un caso grave para resaltar es el vivenciado por la Estudiante 1, quien
culpa a sus padres de todos sus males y de adoptar condiciones nega-
tivas en su vida. La violencia familiar se perpetúa. Estos pueden ser
comportamientos disfuncionales que pueden deberse al propio com-
portamiento y responsabilidad de los padres.
Est. 3. Como mis papás eran alcohólicos, mis hermanos mayores mariguaneros,
yo desde los nueve años bebía y como a los 11 me fume mi primer cacho.
Todos viven en la misma casa, solo que yo hace diez meses decidí irme a vivir
con el papá de mi hijo por problemas con mis hermanos, pues se me robaban
las cosas y un día cuando estaban muy drogados me dañaron el televisor
que Henry (el papá de mi hijo) me había regalado de 15; aunque tenía otros
hermanos: uno que mataron cuando tenía 18 años, otro que murió cuando era
bebe y otro que mi mamá lo perdió cuando estaba embarazada.
Yo quiero mucho a mis hermanos sobre todo al segundo, el tenía un buen
trabajo y era muy pilo, pero se metió con mi hermano el mayor a echar
vicio y se perdió, lo echaron del trabajo y ahora se la pasa por ahí robando
y consumiendo con los amigos, los mismos que fueron la perdición para mi
hermano mayor. Él me trata mal y hasta me golpea, pero dice que lo hace por
mí bien, que quiere que sea alguien en la vida. Todas estas cosas en la casa me
llevaron a tomar algunas veces y otras a conseguir muchos novios y así salir
de la casa.
La familia y su influencia poderosa sobre las prácticas sociales nos lle-
van a considerar la pobreza de las familias desestructuradas y conflic-
tivas, como fuente de desintegración de las relaciones pacíficas y del
desarrollo interrelaciones adecuadas.
68
Ercilia Pedraza Gordo
E. Comunicación entre progenitores y adolescentes
Falta de comunicación y los débiles lazos de confianza que se tejen en
los núcleos familiares a los cuales pertenecen.
Est. 4. Mi mamá trabaja mucho, de seis a seis, por eso sale de casa como a
las cinco de la mañana y llega a las 7:30 u ocho de la noche, por eso solo nos
saludamos.
Est. 3. Porque salía y entraba, me iba de rumba, fumaba y nadie decía nada en
mi casa, en cambio mis amigas se asustaban cuando se les hacía tarde...
Est. 2. Mi papá no supo nada de mi embarazo, pues me daba miedo contarle,
solo un día cuando estábamos conectadas con mis hermanas por Facebook mi
madrastra lo sentó en la cama y le dijo mire a su nieta, mi papá casi se muere,
no lo podía creer.
F. El esperar un bebé causa la unión de parejas
El amor y un proyecto de vida común no es motivo para que se confor-
men las familias, es más por el deber o la obligación por la llegada del
bebé.
Est. 1. Solo que yo hace diez meses decidí irme a vivir con el papá de mi hijo,
por problemas con mis hermanos, pues se me robaban las cosas y un día
cuando estaban muy drogados me dañaron el televisor que Henry (el papá de
mi hijo) me había regalado de 15.
Est. 2. Durante el embarazo vivimos con mi mamá pero luego del nacimiento
de mi hija [...] vivíamos en el apartamento de él (el papá de la niña), pero pues
abajo vivía la familia de él y empezaron a molestarme, que está haciendo,
que por qué tal cosa y yo soy muy aseada y a mí me gusta estar lavando,
limpiando, y lavaba dos veces al día, entonces o sea era una [...] y estaban ahí
[...] era un problema o sea era una [...] a toda hora me estaban ahí y yo le decía
César vayámonos y él decía no tenemos para la leche como vamos a pagar
un arriendo y empezaron los problemas [...] pues la relación desde que nació
Sofía se fue deteriorando cada día poco a poco, entonces pues mi papá me
llamo un día y me dijo vengase para Bogotá y pues yo dije pues papi yo me
traje poquitas cosas...
Est. 3. Cuando supe, todos se enteraron que estaba embarazada me fui a vivir
con él, a la casa de la mamá [...] vivíamos muchas personas en un espacio
pequeño y uno no podía hacer nada sin que todos se dieran cuenta de que
69
Estudio exploratorio descriptivo sobre las tensiones escolares...
hacía o dejaba de hacer [...] solo estuve con él siete meses [...] por eso me
devolví a la casa de mi mamá.
Est. 4. Desde que supo que estaba embarazada él me apoyo en todo y mi mamá
también, por eso mi mamá le dijo vengase a vivir con nosotras y me ayuda con
los servicios y algo para la comida y así ha sido desde hace más de un año, y
bien.
G. Intento por formar una familia
La obligación de brindarle protección al bebe, por lo tanto es obligato-
rio el conformar una familia.
Est. 2. Por tanto problema con mi suegra y sin la oportunidad de regresar
donde vivía mi mamá, nació la idea de venirme para Bogotá con mi papá y su
nueva familia [...] desde que nació Sofía se fue deteriorando cada día poco a
poco, entonces pues mi papá me llamo un día y me dijo vengase para Bogotá
y nos vinimos.
Est. 3. Yo siento que quiero a Alex pero yo no puedo vivir con él, a menos que
me compre un apartamento o casa lejos de los alcances de esa bruja, en que se
aleje de la mamá, porque a esa señora no la paso.
De las experiencias narradas por las adolescentes se evidencian fami-
lias disfuncionales, conflictivas que no tienen buenas relaciones con
sus hijos, y que inculcan modelos inapropiados de vida, donde los une
las ideas, pero no el cariño y el amor, donde la falta de dialogo rom-
pe los lazos familiares. Las relaciones deterioradas entre los propios
padres (la separación, el consumo de alcohol, el abandono), produce
una fuerte sobrecarga social para los miembros de la familia; eviden-
cia la incongruencia en el comportamiento de los padres que a veces
son modelos de la conducta agresiva, convirtiéndose fácilmente en un
factor que contribuye a crear tensiones que pueden inducir en el desa-
rrollo de escenarios conflictivos.
II. Tensiones y conflictos:
situaciones que afectan a las adolescentes
Las condiciones de pobreza (como una privación en muchas dimensio-
nes) desigualdad y vulnerabilidad características de las adolescentes
70
Ercilia Pedraza Gordo
que han participado de esta investigación, conllevan a revisar otro de
los grandes focos de conflicto es precisamente el referido a las con-
diciones y recursos destinados al sustento familiar. Las condiciones
económicas, que no les permiten obtener el grado adecuado de satis-
facción social, conllevan a considerar la pobreza de las familias deses-
tructuradas y la disgregación de las familias.
A. Incursión al campo laboral
Los problemas económicos estos son una fuente de conflictos, ya que
no son muchas las posibilidades laborales, y se reducen de acuerdo
al nivel educativo, es decir a menor formación escolar, se reducen los
espacios labores para aplicar a un trabajo.
Est. 3. Él no terminó el estudio y por eso le tocaba trabajar en la rusa, o en lo
que saliera, de mesero con mi mamá, pero no duró mucho porque no es muy
juicioso con eso del trabajo y por eso no dura mucho en un trabajo.
Est. 4. Él no terminó ni la primaria porque murió el papá y se puso a trabajar
para ayudarle a la mamá por ser el hermano mayor, ha trabajado en muchas
cosas, pero actualmente vende cosas [...] y la policía lo cogió por eso, y como
es la segunda vez, lo metieron preso, por eso es que no he venido al colegio
tan seguido...
B. Cambios en la relación de pareja, por factores económicos.
Los problemas de las parejas, giran sobre la capacidad económica para
mantener al hijo y sobre el apoyo de la familia.
Est. 2. Después al otro mes, empezaron como las cosas que no había plata,
que más pañales, que la leche, porque ella no quiso tomar teta, entonces yo
hay, y claro la leche de tarro es muy cara, la ropa porque la ropa se le quedó
rapidísimo, pañales y vivíamos en el apartamento de él (el papá de la niña)...
Pues es un poco duro ya que de un tiempo para acá no responde por su hija y
es muy duro para mi ver que siendo su propio papá no responda por su hija.
Mi papá (abuelo) es el que se encarga de todos los gastos de la bebé y los míos
además de los del colegio, y no es justo, porque él tiene a mis hermanas y a mi
madrastra a cargo. Mucha responsabilidad económica para él.
71
Estudio exploratorio descriptivo sobre las tensiones escolares...
Est. 4. Aunque vivo con el papá de mi hijo y él es bueno con nosotros, hemos
tenido tanto problemas económicos y legales, tantos que a veces quiero salir
corriendo con tantas cosas, el solucionar nuestros problemas económicos,
pagar la abogada, conseguir dinero para todo, en especial para las cosas del
bebé, venir a estudiar no es fácil.
C. Cambio de roles
Los cambios que surgen con la maternidad, generan conflictos entre
las adolescentes por su condición de madres y escolares, pues ellas de-
sean continuar con sus estudios, sin dejar de lado su función de mamá.
Las adolescentes experimentan una transformación brusca de rol; res-
ponsables del futuro de bebé, en muchos casos no planificados.
Est. 2. Ya no te enfocas en lo que todas las chicas piensan como fiestas o
estudiar lo de toda tu adolescencia, sino que ahora no solo tengo que estudiar,
sino trabajar y responder por mi hija.
Creo que soy muy joven para tener un bebé y comprendí muy tarde que en la
vida hay tiempo para todo y que no tenemos que apresurarnos para vivir.
Est. 3. Aunque amo a mi hijo estoy “mamada” de que mi suegra me moleste por
no estar todo el día con mi hijo, pareciera que no entendiera que tengo que ir
al colegio a estudiar.
Est. 4. Mi vida ha cambiado mucho en verdad ya que la libertad no es la misma,
ya que la responsabilidad es mucho mayor, las cosas son muy complicadas pero
a la vez es un motivo para salir adelante. Apenas estaba empezando a crecer a
madurar pero la vida sigue para mí, mi hijo no es un error, no es un obstáculo,
es mi vida y no me quita nada, además hay mamás más jóvenes que yo.
El mantenimiento de la casa, del bebé y en ocasiones cumplir con las
obligaciones de la vida en pareja, que tienden a generar estrés, resenti-
mientos, presión, sentimiento de desigualdad, de rechazo; situaciones
que pueden desencadenar roces o tensiones y dañar las relaciones de
cordialidad entre compañeras escolares.
D. Responsabilidad del cuidado del bebé,
mientras la adolescente esta fuera de casa
La gran mayoría de los niños y las niñas pasan solos mucho tiempo.
Los padres o adultos con quienes viven trabajan (obreros o emplea-
72
Ercilia Pedraza Gordo
dos) como el medio más común de subsistencia. Las madres cabeza de
familia priman. En los hogares de los niños y niñas sólo tienen, como
adultos mujeres, la abuela o las tías, quienes se convierten en los refe-
rentes de autoridad.
Est. 1. Mi mamá viene todos los días y se queda con mi hijo y mi hermano
menor, como tienen casi la misma edad, se la pasan juntos jugando o peleando
[...] siempre cuando no vengo (al colegio) les traigo la excusa o viene mi mamá
y dice que no pude venir porque llego tarde, hay días en que mi mamá llega
súper tarde, por el trancón por el tráfico, o porque no pasaba el bus...
Est. 2. Pues mi madrastra me ayuda en el cuidado de mi hija y se encarga de
ella y de todo lo que necesita, por eso a veces pienso que la niña la ve a ella
como mamá más que a mí, por eso cuando llego en las tardes le digo: llegó
mamá, yo soy tu mamá y te quiero mucho [...] Yo no tengo problemas para
salir, pues mi madrastra siempre está pendiente de mi hija y yo tengo todo el
apoyo de ella.
Est. 3. La que cuida mi bebé es la mamá de Alex porque yo no la pude inscribir
al jardín [...] a mí no me gusta como esa señora, le enseña mañas y después la
mala soy yo porque no estoy de acuerdo con como ella cuida a mi hijo, pero qué
hago, si mi mamá trabaja y no me puede cuidar a mi bebé, que sería lo ideal.
Est. 4. Dependo totalmente de quien pueda cuidar a mi hijo para poder salir...
Generalmente mi hermana cuida mi hijo en las mañanas mientras voy a
estudiar; pero si ella tiene que salir me toca dejarlo con mi hermano pequeño,
aunque reconozco que ellos son menores que yo, pero qué hago, mi mamá
trabaja, y dependemos de su sueldo porque es la única que tiene sueldo fijo;
mi esposo trabaja en la calle y no tiene salario fijo, hay días en que le va muy
bien, como hay otros que se blanquea.
III. Percepción del conflicto escolar
Son múltiples factores los que inciden en la generación del conflictos,
dentro de estos la comunicación (son frecuentes los malos entendidos)
actúan como generadores de tensiones, a lo que se suma un distancia-
miento progresivo o una comunicación agresiva en la interacción social
por parte de alguna o ambas partes. La negación del conflicto como for-
ma de evadir responsabilidades y evitar buscar estrategias de solución.
73
Estudio exploratorio descriptivo sobre las tensiones escolares...
A. La autoimagen
Los vínculos interpersonales que crea el alumnado entre sí contribu-
yen a la construcción del concepto de sí mismo o auto concepto, y a
la valoración personal que se hace de él o autoestima, actitudes y los
valores morales.
Est. 1. Pues mis a amigas les dio duro [...] y me dijeron que por qué era bobita,
que ellas me iban a apoyar, a mí me dada pena con mis compañeras que me
miraran, pero siempre me apoyaron. No hubo ningún inconveniente, solo
cuando me empezó a crecer la barriga dejé de ir a estudiar y ellas me decían
que fuera y que fuera, que pasara, y termine ese año (escolar) más por ayuda
de ellas, porque era feo que lo miraran a uno y que hablaran por detrás, pero
ahora no me importa soy muy feliz...
Aunque claro ahora la ropa casi no me queda y por ejemplo la de educación
física me dijo: “usted no se cuidó estos meses y la piel le cuelga terrible, quedó
gorda y si no hace ejercicio se va a engordar más” [...] me dio rabia y dije que
vieja tan metida, además ahora no tengo dinero para comprar ropa para mí,
ante todo y primero mi hijo.
Est. 2. Me la llevo bien con todas mis compañeras, soy muy amiguera, amable
y lista; pero algunas veces digo cosas en el “face” que a ellas no les gusta, pues
de malas si es lo que pienso y siento tengo derecho a decirlo, así a ellas no les
guste...
Est. 3. Cuando la “profe” Miriam se enteró me pegó un regaño [...] Las cosas
han cambiado tanto, inclusive mi cuerpo, pero me gusta más así, solo que a
veces la gente, como la de educación física, me dice: cuídese, mire que le va a
quedar barriga, y después es bien difícil de quitar ese banano, y que no usara
mis camisas cortas, como siempre, porque quedé como gordita y se ve feo.
Est. 4. No soy conflictiva, inclusive las compañeras dicen que soy muy callada,
no me meto con nadie, para que nadie se meta conmigo, además he faltado
tanto que yo no tengo amigas, pues vengo cuando puedo y así...
No sé qué día me dijeron las del salón que tengo una cara de pura mamá, que
era la mamá de las pollitas, no sé me dio risa pero también me dio cosa, pues
tengo un año más que ellas y me sentí como vieja por tener mi hijo...
74
Ercilia Pedraza Gordo
B. Negación del conflicto
Las tensiones propias de los conflictos despiertan ansiedad. Durante el
conflicto nos enceguecemos en la lectura que yo hago del otro, y solo mi
verdad es aceptable, lo cual aumenta proporcionalmente al conflicto.
Est. 1. Me dijo no usted es mamá y para que se va a poner a pelear con una
culicagada y entonces yo le dije si tiene toda la razón porque ella es como toda
ahí y como yo le dije por “face” [...] si somos un equipo de fútbol por qué nos
tenemos que dar así, y yo le dije si ella juega, yo no juego y ella dijo lo mismo,
si ella juega yo no juego y entonces ahorita el partido [...] el equipo no está
porque no tenemos ni arquera, ni jugadora y yo digo si ella juega yo no juego;
y yo digo lo mismo son problemas que no, porque yo ya soy mamá y ella es una
culicagada hasta ahora, son problemas que no pasan.
Est. 2
que culpa que no acepten la verdad, además el problema con ellas
no era mayor cosa, bobadas y ellas se lo tomaron muy apecho pero deberían
saber que es la verdad, ese trabajo estaba horrible y por eso no lo quise
entregar y por eso se pusieron bravas, ellas dijeron que lo hacían, porque no
podía encontrarme con ellas, pues mi hija estaba hospitalizada y tenía que
hacer las cosas de la casa, mientras mi madrastra estaba en con mi bebé...
Est. 3. Yo tenía un billete de cinco mil pesos para comprarle la fruta a mi hijo
y los eché al bolsillo, yo pienso que Cifuentes me lo sacó, pero ella dice que
se cayó del bolsillo, y que la idea era jugarme una broma, solo esconder el
billete, pero yo pienso que ellas lo que querían era robárselo, y casi nos damos,
porque yo no iba a permitir que me robaran de frente; además era el último
dinero que me quedaba de la semana, ellas no comprenden lo que uno sufre
para conseguir el dinero [...] como a ellas les dan todo en su casa, pues para
mí no era un problema grave solo que ellas no entienden que, yo tengo que
trabajar y ayudar a mantener a mi hijo.
Est. 4. Yo trato de evitar los problemas y de no meterme en ellos, por eso solo
me aíslo y no me meto con nadie para evitar, pero algunas veces son problemas
tontos entre los compañeros.
La negación representa un mecanismo de autoengaño inconsciente
gracias a los cuales la realidad es distorsionada, anula los sentidos de
culpabilidad y se convierte en aceptable (propósito querido y planea-
do) o la expresión acomodada de justicia.
75
Estudio exploratorio descriptivo sobre las tensiones escolares...
C. Bajo rendimiento académico por inasistencia
El ausentismo, provocado por el cumplimiento del deber como madres,
hace que se tengan inconvenientes para responder por las actividades
escolares, generando tensiones en la adolescente y entre sus iguales
por cumplir con sus actividades académicas y normas del colegio.
Est. 1. Las veces que he faltado al colegio es porque mi mamá llega tarde a mi
casa, porque se pone a tomar por las noches y al otro día se queda dormida,
por eso no llega temprano [...] ya hemos tenido problemas por eso del trago
pero ella dice que ella es así y no va a cambiar, esto hace que yo no vaya
constantemente al colegio, pues si mi mamá no llega, no voy a estudiar, y hay
profesores que molestan por eso, a mí me parece que es falta de comprensión,
pues no es que yo no quiera ir, es que no puedo, allá no me reciben con mi hijo.
Una profesora me puso problema porque ella me dijo: en este periodo usted
no vino y se están copiando de Karina [...] y entonces nos miró así como quien
dice, ella me ayudo pero la vieja esa de la profesora no me cree.
Est. 3. He faltado mucho por estar pendiente de la salud de mi hijo, pues ha
estado agripado y enfermo de los pulmones constantemente por eso no vengo
normal, pero trato de adelantarme, cuando se puede, me parece que en el
colegio no me comprenden...
Hablan por hablar, pues dicen que no vengo a estudiar por estar tomando,
pero muchas veces es porque mi mamá no llega a tiempo o problemas con el
bus; pero no por tomar es que sí inventan.
Est. 4. A veces piensan que uno no viene porque no quiere, pero si se enteraran
de todo lo que uno tiene que pasar para estar aquí, las cosas serían diferentes
[...] Además, cómo estar en el colegio con tantos problemas en casa, gracias a
Dios mi hijo está bien de salud, mi esposo tiene problemas legales y yo tengo
que ayudarlo, eso no da espera, primero mi familia.
En este apartado se resalta el caso de la Estudiante 4, quien presenta
problemas con la justicia por violación a los derechos de autor, lo cual
es irrelevante para ella.
Si tengo que ir en contra de ley por estar bien con mi familia, lo hago, igual no
creo estar haciendo daño a alguien, me juzgan, cuando hay problemas mayores
que nadie les pone cuidado, no robo, ni mato, no le hago daño a nadie ni nada
de eso pero tengo que llevar dinero a casa y por eso acudo a vender cosas [...]
pero nada más, no es tan malo.
76
Ercilia Pedraza Gordo
En consecuencia, el conflicto nos remite a comportamientos huma-
nos, como algo natural e inherente al propio al acto de convivir. Para
Ortega, “dentro de los sistemas de iguales se sacralizan estilos de ser,
de sentir y de actuar, con matices que proporcionan una fuerza cohe-
sionadora especial a los que se crían y se educan juntos”. Al intentar
definir el conflicto emergen aspectos como sentimientos, emociones,
ideas, maneras de reacción, comportamientos, múltiples intereses,
prejuicios, sospechas, chismes, etc., que se dan por la falta de interac-
ción y la comunicación entre los implicados.
Para Ortega: “la micro cultura de los iguales incluye claves simbó-
licas de dominio y sumisión interpersonal, y la realidad cotidiana de la
relación (incluye el desprecio, la falta de consideración y finalmente,
los malos tratos)”. Los conflictos se acrecientan, en la medida en que
se amplían los ámbitos de relación entre individuos, con la familia cer-
cana, con los amigos, los compañeros de escuela, Ortega “el grupo de
iguales pasa de ser un espejo en el cual ir observando el crecimiento de
uno mismo, a convertirse en un espejo roto, en el cual se aparece des-
figurado y fragmentado en la identidad propia y dañada autoestima”.
La historia de nuestra vida es en gran medida la historia de nuestros
conflictos. Las experiencias se van resolviendo, a partir de la solución
de las tensiones con los otros, empezando por los padres, hermanos,
compañeros y profesores es así, como definimos una manera particu-
lar de relacionarnos y de actuar frente a situaciones futuras.
77
Conclusiones
Teniendo en cuenta el planteamiento del problema, objetivos, propósi-
tos, revisión de la literatura, el proceso investigativo y el análisis de los
resultados se concluye lo siguiente:
El conflicto como un espacio humano, que no podemos destruir o
desaparecer de la realidad escolar. En estas condiciones podemos afir-
mar que el conflicto es inevitable y la vez necesario, suelen presentarse
como contradicciones o enfrentamientos entre sujetos, por diferencias
de intereses, por proyectos y condiciones de vida diferentes, historias
familiares conflictivas; según se puede establecer a través de los rela-
tos de vida, de las adolescentes escolares.
Las adolescentes escolares madres sienten contradicción entre lo
quieren -los deseos de superarse, de continuar con el ritmo de vida
que tenían hasta antes de embarazo y lo que deben ser- su nueva vida
de madre, que aunque es una vivencia muy linda no se sienten en con-
diciones para cumplir con todo a la vez, aun así las adolescentes ratifi-
can la visión del embarazo y la maternidad como un proceso que mar-
ca positivamente sus vidas, que conlleva responsabilidades, esfuerzos
y problemas pero que se recompensa con afecto de su bebé y en algu-
nos casos de la pareja.
Los conflictos familiares generan conflictos internos en las adoles-
centes y que a su vez referencian los conflictos escolares. Al hablar de
sus familias, las adolescentes manifiestan la importancia que tienen en
sus vidas la relación de sus padres marcada por profundas problemá-
ticas y conflictos; y que ellas buscan no repetir; estableciendo un ideal
de familia, y percibiendo en la educación una oportunidad de cambio a
la cual no quieren renunciar.
Las tensiones personales que sufren las adolescentes marcadas por
la frustración que rompen con ese imaginario de la familia feliz, sin
problemas, pues las cosas no son así y deben enfrentar la vida, no por
79
Estudio exploratorio descriptivo sobre las tensiones escolares...
ellas sino por su bebe, de manera que no hay tiempo para añorar el
pasado, así lo vean reflejado en la vida del sus compañeras de clase, lo
que generan tensiones en ellas.
Resulta conflictivo ser madres y escolares, por el deber de cumplir
con ciertas responsabilidades ante las cuales ellas no están prepara-
das, y que aumenta el nivel de presión en las adolescentes; sobre este
aspecto se nota la marcada influencia de los problemas económicos
por la obligación de resolver necesidades básicas de alimentación, sa-
lud y vestuario, que establecen un desequilibrio en las adolescentes
entre lo que ellas desean ser, lo que otros esperan que sea y la realidad
que les toca vivir; pues deben conseguir dinero para la manutención
sin importar como y que deban hacer para ello.
Las adolescente reconocen las leyes y las normas pero no se consi-
deran como infractoras ya que los motivos que tiene para infringir la
ley son razones muy valederas como la necesidad de brindar mejores
condiciones economicas a sus hijos y esto esta por encima de todo in-
clusive de la ley, y eso lo hace que se aceptado, valorado de forma dife-
rente por lo tanto no estan cometiendo delito alguno. Si en Colombia
no juzgan a los que verdaderamente incumplen la ley por que a ellas
si, no es justo.
Este estudio representa una importante fuente de información acer-
ca de los factores explicativos las tensiones entre escolares adolescen-
tes bogotanos y constituye sólo el primer paso para identificar, anali-
zar y dimensionar las complejidades que caracterizan las tensiones de
las madres adolescentes escolares, en las instituciones educativas y las
formas de reconocer y asumir los conflictos y como son afectados por
el contexto, que generan tensiones entre pares de estudiantes; reco-
nociendo que la escuela se ve “atravesada” inevitablemente por estas
circunstancias; y desde allí se podrán desarrollar lineamientos para
definir el tipo y capacidad de respuesta que las instituciones pueden
generar, tal vez no para intentar resolverlos, pero al menos para inte-
grarlos en los procesos formativos.
80
Recomendaciones
En Colombia como estrategia para evitar la desercion escolar se es-
tablecieron programas como el subsidio condicionado a la asistencia
escolar, pero por sus inasistencia constantes ninguna de ellas cuenta
con este recurso, seria interesente ampliar la cobertura de este tipo
de programa teniendo en cuenta las dificultades que ellas tiene para
asistir a la institución educativa.
Consientizar a toda la comunidad escolar sobre las implicaciones
que tiene el ser madre adolescente para desarrollar estrategias de apo-
yo diferentes a las convencionales para lograr atender a esta pobla-
cion. Por ejemplo recurrir a cursos y foros virtuales insitucioncionales
complementarios que no les demandara una gran cantidad de tiempo
y que permitira interactuar, guardo el anonimato y es una forma de
acercarnos a esta realidad.
Otro ámbito de recomendaciones podríamos situarlo en la necesi-
dad de generar discusión en torno a las exigencias, demandas, respon-
sabilidades y posición que le cabe a los establecimientos educativos
ante las tensiones crecientes que se perciben en la convivencia familiar
de los estudiantes y los procesos de exclusión social creciente a nivel
de los jóvenes, con todos los componentes de marginalidad que acom-
pañan esos procesos.
En este contexto es que aparece con fuerza, la necesidad de revisar
las orientaciones éticas y de valores que tienen los escolares y como se
vivencian en el aula, para buscar alternativas de construcción social, a
partir del cumplimiento de la norma, sin tener que pasar por encima
de esta para el bienestar propio, el trabajar en la reconocimiento de los
conflictos familiares y como afectan la construcción social del individuo.
Actividades complementarias como el servicio social y el la for-
macion laboral en contrajornada ellas lo puedan realizar en jardines
y lugares asi donde ellas puedan a parte de realizar sus actividades
81
Estudio exploratorio descriptivo sobre las tensiones escolares...
compartir con sus hijos; que ellas puedan orientar charlas y talleres
de prevencion de embarazo con otros compañeros, docentes y talleres
con padres teniendo en cuenta su experiencia, con un trabajo previo
de los maestros y orientacion, con el animo conocer la realidad desde
sus vivencias diarias y estableciendo condiciones para la presentacion
y evaluacion del mismo, ademas de ser una estrategia de prevencion
del embarazo en adolescentes y tratamiento para el conflicto escolar.
En los jardines de bienestar ellas tengan prelacion para el ingreso
de los niños, es decir que se les de prioridad por ser madres escolares,
que se fije una cuota minima de dinero (según sus posibilidades), y
que el horario se flexible para ellas es decir permitir el ingreso mas
temprano de lo normal, ejemplo: seis de la mañana y de no ser posible
flexibilizar el horario de ingreso a la institucion escolar siete de la ma-
ñana con el compromiso de adelantar sus actividades escolares y con
mayor porcentaje en evaluacion del trabajo realizado en clase.
Plantear estrategias diferentes o alternativas para el trabajo en gru-
po, fuera del colegio, como un círculo social de apoyo alternativo a su
familia, los amigos pueden ser de gran ayuda, a través de la participa-
ción en programas con otras madres escolares y siempre tratando de
conocer y compartir con personas, de esta forma se evita la soledad y
socializan sus problemas con otros y se ayuden a mejora de su auto-
estima y las habilidades sociales. El propósito es que estas acciones
queden consignadas dentro de los planes institucionales que requiere
el men en cumplimiento de la Ley 1620.
82
Bibliografía
Agencia efe. “Casi 4.700 niñas menores de 14 años fueron madres en 2012”, Dia-
rio adn, Bogotá, 15 de enero de 2013. En línea: [http://diarioadn.co/actua-
lidad/colombia/en-2012-hubo-cerca-de-4-700-embarazos-de-menores-de-
14-a%C3%B1os-1.41621].
Agencia efe. “Santos reconoce atraso en el tema de embarazos en adolescentes”, Dia-
rio adn, 15 de marzo de 2013. En línea: [http://diarioadn.co/actualidad/colom-
bia/embarazos-en-adolescentes-en-colombia-1.51845].
Alcaldía Mayor de Bogotá. Lectura de Realidades y necesidades Territorio pas, Per-
domo, Arbolizadora, San Francisco, Localidad 19 Ciudad Bolívar, Gestión Social
Integral, 2010.
Alcaldía Mayor de Bogotá. Plan de desarrollo económico, social, ambiental y de
obras públicas para Bogotá D. C. 2012-2016, Bogotá Humana, Bogotá, 2012.
Alcaldía Mayor de Bogotá. Jóvenes presentan propuesta para prevenir embarazo
adolescente en Colombia, 2012. En línea: [www.bogota.gov.co/portel/libreria/
php/x_frame_detalle.php?id=52318].
Ayala, Patricia. Madres adolescentes: cuando la cigüeña llega antes de tiempo, 2009.
En línea:
[http://www.bogotamiciudad.com/Bogota/Articulos/MadresAdoles-
centes/MadresAdolescentes_Introduccion.aspx].
Bayona, Álvaro. Características generales y situación de las mujeres en edad fértil,
Bogotá, Profamilia, 2011. En línea: [www.demografiaysaludbogota.co/admin/
acrobat/cap4.pdf].
Campillo Meseguer, Manuel. “La convivencia en los centros escolares”, Revista Idea
Escolar, n.° 24, España, 2006.
Campos, Paula. ¿Cómo prevenir el embarazo adolescente?, 2011. En línea: [www.guio-
teca.com/adolescencia/%C2%BFcomo-prevenir-el-embarazo-adolescente].
83
Estudio exploratorio descriptivo sobre las tensiones escolares...
Castellanos, Ángela. “Colombia: entre el embarazo adolescente y la esterilización
temprana”, en semlac, Servicio de Noticias de la Mujer de Latinoamerica y el Caribe,
2011. En línea: [www.redsemlac.net/web/index.php?option=com_content&view
=article&id=972:colombia-entre-el-embarazo-adolescente-y-la-esterilizacion-
temprana&catid=41:adolescentes--jovenes&Itemid=60].
Chile, Ministerio de Educación. Conflicto y mediación en el medio escolar, San-
tiago, Centro de Investigación y Desarrollo la Educación cide, 1999. En línea:
[www.mineduc.cl/usuarios/convivencia_escolar/doc/201103070150510.CIDE.
Conflicto_y_Mediacion_en_el_Medio_Escolar.pdf].
Colegio San Francisco Institución Educativa Distrital. Manual de convivencia
2012 - 2013, Bogotá, 2012.
Colombia. Consejo Nacional de Política Económica y Social. Documento Conpes
Social 147. Lineamientos para el desarrollo de una estrategia para la prevención
del embarazo en la adolescencia y la promoción de proyectos de vida para los niños,
niñas, adolescentes y jóvenes en edades entre 6 y 19 años, Bogotá, Departamento
Nacional de Planeación, 2012.
Colombia. Congreso de la República. Ley 1620. Ruta de atención integral para la
convivencia escolar, Bogotá, 15 de marzo de 2013.
Colombia. Congreso de la República. Ley General de Educación Colombiana, Bogo-
tá, Ministerio de Educación Nacional, 1994.
Colombia. Contraloría General De La República. Código civil colombiano, Bogotá,
2003. En línea: [www.encolombia.com/derecho/Codigocivilcolombiano/CodCi-
vilPreliminar.htm].
Colombia. Ministerio De Educación Nacional. Encuesta Nacional de Deserción
Escolar ende, Bogotá, 2011. En línea: [www.mineducacion.gov.co/1621/arti-
cles-282845_archivo_pdf_11cobertura.pdf].
Colombia. Ministerio de Educación Nacional. Decreto 1965: por el cual se regla-
menta la Ley 1620 de 2013, que crea el Sistema Nacional de Convivencia Escolar y
Formación para el Ejercicio de los Derechos Humanos, la Educación para la Sexuali-
dad y la Prevención y Mitigación de la Violencia Escolar, Bogotá, 2013.
Contreras Britto, Juan Bautista. Prevalencia de embarazo en adolescentes en la
ese Alejandro Prospero Reverend de Santa Marta en los años 2008-2009, Bogo-
tá, Universidad Nacional de Colombia, 2011. En línea: [www.bdigital.unal.edu.
co/6388/1/597972.2011.pdf].
Darroch, Jacqueline y Susheela Singh.Adolescent pregnancy and childbearing: lev-
els and trends in developed countries”, Family Planning Perspectives, 32(1), 2000.
84
Ercilia Pedraza Gordo
Departamento Nacional de Estadísticas Dane. Colombia: estimación de la fecundi-
dad 1985-2005, Bogotá, Dirección de Censos y Demografía, 2007.
de Zubiría Samper, Sonia y Ximena de Zubiría Samper. El conflicto en el contexto
escolar una oportunidad para avanzar en el desarrollo. Bogotá, Instituto Alberto
Merani. En línea: [www.institutomerani.edu.co/publicaciones/articulos/MEDIA-
CIONDECONFLICTOSESCOLARES.pdf].
Encinales Arana, Diego. Embarazo de adolescente: un riesgo más de la generación
extrema, Bogotá, Coomeva. En línea: [http://salud.coomeva.com.co/publicacio-
nes.php?id=11189].
Fante, Cléo. “Lo que nos dejó el Seminario ‘La escuela: lugar de inclusión y conviven-
cia. Por una educacion mas humana’”, idep. Boletin de Prensa 12, Bogotá, Instituto
para la Investigación Educativa y el Desarrollo Pedagógico, 2012.
Flórez, Carmen Elisa, Elvia Vargas, Juanita Henao, Constanza González, Vic-
toria Soto y Diana Kassem. “Fecundidad adolescente en Colombia: incidencia,
tendencias y determinantes. Un enfoque de historia de vida”, Documento cede,
n.° 31, Bogotá, Universidad de los Andes, Centro de Estudios sobre Desarrollo
Económico, 2004.
Flórez Nieto, Carmen Elisa. “Fecundidad adolescente: diferenciales sociales y geo-
gráficos 2005”, Revista del Centro Andino de Altos Estudios Candane, vol. 4, n.° 2,
Bogotá, dane, 2010. En línea: [www.dane.gov.co/revista_ib/html_r8/articulo1.
html].
Flórez Nieto, Carmen Elisa y Victoria Eugenia Soto Rojas. Fecundidad adolescen-
te y pobreza: diagnóstico y lineamientos de política. Estrategia para la reducción de
la pobreza y la desigualdad, Bogotá, Departamento Nacional de Planeación, 2007.
Flórez Nieto, Carmen Elisa. Las transformaciones sociodemográficas en Colombia
durante el siglo xx, Bogotá, Banco de la República y Tercer Mundo Editores, 2000.
Ibarra Mustelier, Lourdes. Los conflictos escolares: un problema de todos, La Haba-
na, Universidad de la Habana, 2007. En línea: [www.psicologia-online.com/arti-
culos/2007/conflictos_escolares.shtml].
Isaza, Luz Stella, Diana María Posada y Marta Lorena Salinas. “A propósito del
conflicto escolar”, Revista Educación y Pedagogía, 14(34), 2002. En línea: [http://
aprendeenlinea.udea.edu.co/revistas/index.php/revistaeyp/article/viewFi-
le/5934/5344].
85
Estudio exploratorio descriptivo sobre las tensiones escolares...
Laboratorio para el Análisis del Cambio Educativo. Introducción al estudio de
caso en educación, Cádiz, Universidad de Cádiz, 1999. En línea: [www2.uca.es/
lace/documentos/EC.pdf].
Lacera, Nereyda. “¿Qué está pasando con los adolescentes de hoy?”, tomado de G.
Carvajal. Prioridad pervertir a los niños, Bogotá, Tiresias, 2012. En línea: [http://
profainteractiva.blogspot.com/2012/09/que-esta-pasando-con-los-adolescen-
tes.html].
Londoño Botero, Rocío. La caracterización de docentes del sector público de Bogotá -
2009, Bogotá, Instituto para la Investigación Educativa y el Desarrollo Pedagógico
y Universidad Nacional de Colombia, 2010.
Mila, Carolina. Prevención del embarazo adolescente: prioridad para el gobierno na-
cional, Bogotá, Agencia Nacional para la Superación de la Pobreza Extrema, 2012.
En línea: [http://www.anspe.gov.co/es/sala-de-prensa/noticia/prevencion-del-
embarazo-adolescente-prioridad-para-el-gobierno-nacional].
Ordóñez, Miryam y R. Murad. Variables predictoras de la salud general y de la salud
sexual y reproductiva de las mujeres en edad fértil. Estudio a profundidad de la
ende-2000, Bogotá, Profamilia - Fondo de Población de Naciones Unidas, 2002.
Organización Mundial De La Salud. Organización Panamericana de la Salud. La ju-
ventud colombiana en el naciente milenio, Bogotá, 2001.
Ortega, Rosario. La convivencia escolar: qué es y cómo abordarla, Madrid, 2000.
Ortega, Rosario. Educar la convivencia para prevenir la violencia, Madrid, Consejería
de Educación y Ciencia, 2001.
Ortega, Rosario. La violencia escolar: estrategia de prevención, 3.a ed., Barcelona,
Edit. Grao, 2007.
Pacheco Sánchez, Carlos Iván. “Bogotá: gestión del conocimiento para el aborda-
je del fenómeno del embarazo adolescente”, en Embarazo adolescente en Bogotá.
Construir nuevos sentidos y posibilidades para el ejercicio de derechos, Bogotá. Se-
cretaría Distrital de Salud.
Plazas Michelsen, Claudia. “El reto de ser madre adolescente en Colombia”,
El Espectador,
2012. En línea:
[http://blogs.elespectador.com/femmes-fata-
les/2013/03/31/el-reto-de-ser-madre-adolescente-en-colombia/].
Profamilia. Salud sexual y reproductiva. Encuesta de demografía y salud, Bogotá,
Profamilia-usaid-unfpa, 2005. En línea: [www.profamilia.org.co/encuestas/Pro-
familia/Profamilia/documentos/boletines/departamentales/bogota.pdf].
86
Ercilia Pedraza Gordo
Profamilia. Encuesta Nacional de Demografía y Salud - ends, Bogotá, 2010. En línea:
[www.profamilia.org.co/encuestas/Profamilia/Profamilia/documentos/boleti-
nes/departamentales/bogota.pdf].
Redacción Vida de Hoy. “Panorama de niñez y adolescencia en el país no es alentador:
Santos”, El Tiempo, Bogotá, 28 de febrero de 2012. En línea: [www.eltiempo.com/
vida-de-hoy/educacion/ARTICULO-WEB-NEW_NOTA_INTERIOR-11238501.
html].
Redacción País. “La cruzada contra el embarazo adolescente”, El Espectador, Bogotá,
1.° de febrero de 2012. En línea: [www.elespectador.com/impreso/temadeldia/
articulo-324323-cruzada-contra-el-embarazo-adolescente].
rcn Televisión. Acompañar a los hijos, programa “Habla con ellos”, serie de televi-
sión, Bogotá, 2012. En línea: [http://www.youtube.com/watch?v=xCiJ6i3ykao].
Ruiz Botero, Luz D. “Lecturas de las convivencias, desde las prácticas cotidianas de
los conflictos escolares”, en Conflicto y convivencia en la escuela. Perspectivas, Bo-
gotá, Instituto Popular de Capacitación, 2001.
Sánchez, Oscar. Palabras de inauguración de la estrategia Centros Amigables,
la estrategia intersectorial de prevención de embarazo en adolescentes, Bo-
gotá,
15 de agosto de 2013. En línea: [www.educacionbogota.edu.co/index.
php?option=com_content&view=article&id=1839:centros-amigables-llegan-al-
colegio&catid=49:noticias].
Singh, Susheela. “Adolescent childbearing in developing countries: a global review”,
Magazine Studies in Family Planning, vol. 29, 1998.
Stake, Robert E. “Case studies”, en Norman K. Denzin e Yvonna S. Lincoln. Hand-
book of Qualitative Research, 3.a ed., Londres, Thousand Oaks: Sage Publications,
1994.
Suárez Bastos, Olga. “La mediación y la visión positiva del conflicto en el aula, mar-
co para una pedagogía de la convivencia”, Revista Diversitas. Perspectiva en Psi-
cología, vol. 4, n.° 1, Bogotá, Universidad Santo Tomás, 2008. En línea: <http://
www.usta.edu.co/otraspaginas/diversitas/doc_pdf/diversitas_7/vol.4no.1/arti-
culo_15.pdf > [consulta: 15 marzo 2013]
Taylor, Steve J. y Robert Bogdan. Introducción a los métodos cualitativos de inves-
tigación, 3.a ed., Barcelona, Paidós, 2000.
87
Editado por el Instituto Latinoamericano de Altos Estudios -ilae-,
en septiembre de 2014
Se compuso en caracteres Cambria de 12 y 9 ptos.
Bogotá, Colombia