Resignificación de
la identidad cultural
colombiana a través de
la danza folclórica
Resignificación de
la identidad cultural
colombiana a través de
la danza folclórica
Alba Janneth Ruiz Moreno
Instituto Latinoamericano de Altos Estudios -ilae-
Queda prohíbida la reproducción por cualquier medio físico o digital de toda o un aparte de
esta obra sin permiso expreso del Instituto Latinoamericano de Altos Estudios -ILAE-.
Publicación sometida a evaluación de pares académicos (Peer Review Double Blinded).
Esta publicación está bajo la licencia Creative Commons
Reconocimiento - NoComercial - SinObraDerivada 3.0 Unported License.
ISBN:
978-958-8968-36-0
© Alba Janneth Ruiz Moreno, 2017
© Instituto Latinoamericano de Altos Estudios -ILAE-, 2017
Derechos patrimoniales exclusivos de publicación y distribución de la obra
Cra. 18 # 39A-46, Teusquillo, Bogotá, Colombia
pbx: (571) 232-3705, fax (571) 323 2181
www.ilae.edu.co
Diseño de carátula y composición: Harold Rodríguez Alba
Edición electrónica: Editorial Milla Ltda. (571) 702 1144
editorialmilla@telmex.net.co
Editado en Colombia
Edited in Colombia
Contenido
Introducción
9
Capítulo primero
Fundamentación teórica
15
I.
El valor de la riqueza cultural de los pueblos
15
II.
Los hechos folclóricos:
¿vivencias populares o expresiones culturales?
18
A. Características del hecho folclórico
19
B. Análisis e interpretación del hecho folclórico
21
III. La danza folclórica
22
A. Contexto histórico general
22
B. Historia de la danza en Colombia
22
C. Danzas folclóricas colombianas
23
D. Danzas representativas del folclor colombiano
24
IV. Elementos generales de la danza
30
A. Movimiento y ritmo
30
B. El movimiento, la música y la danza
32
C. Significación de la danza
32
D. Didáctica de la danza
33
V. La expresión corporal en la danza
34
Capítulo segundo
Diseño metodológico
37
I.
Enfoque investigativo
37
II.
Delimitación campo de estudio
38
A. Población
38
B. Muestra
38
III. Técnicas e instrumentos
38
A. Entrevista
38
B. Fuentes bibliográficas
39
IV. Resultados
40
7
Resignificación de la identidad cultural colombiana...
Capítulo tercero
Interpretación y análisis de datos
41
Conclusiones
49
Bibliografía
51
Anexos
53
8
Introducción
La presente investigación surge de la experiencia que como docente de
educación artística, particularmente en el área de la danza, he tenido a
lo largo del quehacer pedagógico en una de las instituciones oficiales
del Distrito Capital de Bogotá y propende por el rescate de uno de los
valores de mayor expresividad tienen dentro del bagaje cultural co-
lombiano, como lo son las danzas folclóricas.
Desde estas perspectivas, se entiende este estudio dentro de las di-
mensiones de la educación que propenden por el desarrollo de las po-
tencialidades del ser humano en sus diferentes manifestaciones en las
que se integran los conocimientos y experiencias que paulatinamente
va alcanzando en el transcurso de su proceso formativo.
Así mismo, reviste un carácter pedagógico por cuanto compromete
la labor docente en el mismo proceso de enseñanza de conocimientos
que posibilitan el desarrollo de las habilidades y destrezas de los es-
tudiantes y al mismo tiempo les genera espacios de interacción que
facilitan la dinamización de los aprendizajes.
Los diferentes tópicos tratados en el presente estudio; se constitu-
yen en recursos didácticos que apoyan el desarrollo de los procesos
pedagógicos y apuntan a la estructuración sistemática de un proceso
eficiente de educación.
Aparte de los contenidos esencialmente dancísticos de las danzas
folclóricas los recursos que ofrecen a nivel de ritmo, movimiento, co-
reografía y parafernalia en general, bien pueden ser tenidos en cuenta
para alcanzar objetivos y propósitos que fortalezcan el proceso de for-
mación integral de los educandos, particularmente en lo concerniente
a su desarrollo psicomotor y psicoemocional; a través del cual las ex-
presiones corporales, transmiten actitudes, sentimientos, necesidades
e intereses comunicativos, etc., facilitadores de la permanente interac-
ción propia de todo ser humano.
9
Resignificación de la identidad cultural colombiana...
En ocasiones se olvidan estas funciones inherentes al movimiento,
ritmo, musicalidad y ejecución de la danza sin valorarla plenamente
dentro de los contextos culturales, encargados de renovarla, enrique-
cerla y resignificarla en sus expresiones, de acuerdo con las propues-
tas de necesidades e intereses de la evolución de los tiempos y de las
generaciones.
En este trabajo, lejos de plantear antagonismos entre la danza fol-
clórica y los bailes modernos o contemporáneos de los estudiantes,
pretende valorar y resignificar los elementos característicos de la dan-
za folclórica colombiana como expresión viva de la identidad cultural
del país, dimensión esta que debe primar en la contextualización de
cualquier proceso pedagógico, por encima de expresiones culturales
foráneas aunque sin dejar de lado los aportes que estas puedan ofrecer
al mismo proceso de formación integral de los educandos.
A partir de la experiencia como docente en danza y del trabajo du-
rante siete años en la Institución Educativa Distrital, Instituto Técnico
Industrial Piloto, en contacto diario con jóvenes de secundaria, se ha
observado en esta población, la preferencia por escuchar ritmos forá-
neos o extranjeros, mientras manifiestan rechazo por los ritmos tra-
dicionales colombianos. En diversas ocasiones se ha experimentado
como sus actitudes son indiferentes y pasivas frente a las manifesta-
ciones culturales tradicionales y, por el contrario, adoptan actitudes
dinámicas y receptivas frente a ritmos extranjeros o los llamados mo-
dernos o de “su generación”.
Se advierte que dichas actitudes, en la mayoría de las veces obede-
cen al desarrollo del fenómeno de globalización cultural alimentado
por los medios de comunicación, la Internet y en general las redes so-
ciales, en los que los espacios para el fomento de los valores culturales
de los pueblos se limita al conocimiento general sin que trascienda a su
práctica, al menos en las jóvenes generaciones.
Tales situaciones, sin duda obedecen a la falta de motivar la valora-
ción de la identidad cultural en las aulas escolares en las que se pro-
penda por un proceso de resignificación de sus diversos componentes,
entre ellos las danzas folclóricas, que permita rescatar el sentido que
tienen en la conformación de la nacionalidad y de la diversidad pluriét-
nica que se encarna en ella, para generar, en los estudiantes aportes
que enriquezcan el intercambio cultural que se debe suscitar para im-
primirle la dinámica inherente a los mismos procesos culturales.
10
Alba Janneth Ruiz Moreno
En conversaciones informales con los docentes de la institución
educativa, se ha analizado que la indiferencia de los jóvenes, frente a
los valores culturales, en particular la danza folclórica, es un fenóme-
no que se da a nivel general en las diferentes comunidades escolares,
entre otras razones por la falta de una mayor divulgación y/o disponi-
bilidad de horarios para su implementación o porque simplemente no
se les motiva para que exploren y valoren la riqueza y diversidad de las
expresiones culturales, en este caso particular de la danza folclórica.
Igualmente en el grupo de docentes, se observa que no se tienen en
cuenta las directrices y lineamientos que el Ministerio de Educación
Nacional, señala para promover el desarrollo de las competencias ar-
tísticas en los estudiantes, en consonancia con los valores que encar-
nan la identidad cultural del país, a fin de evitar su excesiva tendencia
a copiar y/o imitar expresiones foráneas que, aunque ciertamente con-
tribuyen a la valoración de la diversidad cultural de, los pueblos, no por
ello puede permitirse que sean simples objetos de dichas influencias y
no sujetos que también aportan al enriquecimiento de las expresiones
de la multiculturalidad propia del mundo globalizado.
Las anteriores consideraciones conllevan a formular el siguiente
cuestionamiento: ¿Cuáles son las concepciones y actitudes que tienen
los estudiantes del ciclo tres en la resignificación de la identidad cultu-
ral colombiana, a través de la danza folclórica?
Las explicaciones a este interrogante, obedecen a los razonamientos
que justifican la realización de esta investigación, entre los cuales se
destacan las directrices del Ministerio de Educación Nacional (2010),
acerca de la educación artística: “tiene el reto de fortalecer y consolidar
el propio acervo cultural, y a la vez, ofrecer las herramientas necesa-
rias para que una persona pueda leer y leerse desde diferentes contex-
tos” (p. 79). En este sentido, el campo formativo de expresión y apre-
ciación artísticas en secundaria se centra en potenciar en los jóvenes
la sensibilidad, la iniciativa, la imaginación y la creatividad mediante
experiencias con los valores artísticos (men 2010, p. 12) (música, plás-
tica, danza, apreciación teatral, dramática y literatura) que propicien el
fortalecimiento de su identidad cultural.
Desde esas perspectivas, sucede “la exploración que hace el estu-
diante del contexto propio de las prácticas y productos de las artes y la
cultura a nivel local y universal” (men 2010, p. 20). En estos contextos,
logra la comprender su historia, las condiciones socio-culturales en que
11
Resignificación de la identidad cultural colombiana...
transcurre su existencia y los aportes que recíprocamente recibe y en-
trega al crecimiento de las comunidades en que expresa su subjetividad.
Considerando lo anterior, se observa que el ser humano tiene diver-
sas formas de expresión de sus rasgos y productos culturales, que son
de dominio común en su espacio vivencial. Tales formas de expresión
se traducen en los elementos que atestiguan la actividad desplegada
por un determinado conglomerado social. Es ahí donde tiene su máxi-
mo significado el concepto de folclor. Este según Ocampo (1997), es
“la ciencia del saber popular”(p. 15). En efecto, el folclor investiga los
valores tradicionales que han penetrado en el alma popular, en el co-
nocimiento del saber, acerbo de costumbres, bailes, mitos, leyendas,
creencias y todas aquellas manifestaciones típicas, menudas; sencillas
que a veces pasan inadvertidas en la colectividad pero que se encuen-
tran tan arraigadas en su herencia ancestral.
El folclor es una concepción de la vida y del mundo que refleja co-
nocimientos espontáneos, auténticos, que se transmiten de generación
en generación. A tales conocimientos y comportamientos no se les atri-
buye un autor específico sino que pertenecen a un pueblo.
De ahí que la escuela debe propiciar el desarrollo cultural de los
niños(as) y jóvenes a partir del rescate de los valores autóctonos, entre
ellos la danza folclórica, cuya ejecución resulta ampliamente favorable
para el logro de este propósito, ya que en ella se conjugan armonio-
samente, la expresión corporal, el ritmo, el movimiento, la música y la
vistosidad de los atuendos, con lo cual es factible motivar la manifesta-
ción espontánea y flexible de sentimientos y emociones, sin temor a la
crítica, el rechazo o el desconocimiento, logrando de este modo rescatar
el significado de su valor en el proceso de formación de los estudiantes.
Teniendo en cuenta que el tema apunta a un fenómeno de carácter
cultural, el ámbito específico en el que se enmarca esta tesis es el de las
ciencias humanas y sociales.
Desde esta perspectiva el aporte principal es el de enriquecer los
estudios acerca de la pedagogía de las artes en los jóvenes; teniendo en
cuenta que este trabajo incorpora procesos de reflexión y crítica acerca
del influjo cultural foráneo y sus consecuencias en las manifestaciones
culturales tradicionales. En este caso, en la percepción y valoración de
los bailes típicos colombianos en las nuevas generaciones.
12
Alba Janneth Ruiz Moreno
En conclusión, este proyecto aumentará el estado del arte sobre el
tema de las danzas tradicionales y su contexto actual por un lado y, a
partir del trabajo de campo, la pedagogía de las danzas por el otro; en-
fatizando el mantenimiento de la tradición cultural autóctona.
En cuanto a la acción pedagógica el aporte principal es que a partir
de esta propuesta se puede incidir en la manera en que se enseña a las
nuevas generaciones las manifestaciones culturales que hacen parte
de la tradición nacional. Esta enseñanza puede generar un renovado
interés en las manifestaciones culturales autóctonas de nuestro pueblo
que definen nuestra identidad como país. Todo lo anterior a partir de
la reflexión acerca del fenómeno de la globalización y su impacto en las
dinámicas culturales.
Junto a lo anterior, desde esta experiencia se puede generar una re-
flexión que rebase el campo de las danzas y se extienda a los procesos
de la educación en general (que están inmersos en el nuevo contexto
de la globalización) identificando a todo nivel la influencia de otras cul-
turas que afectan nuestros actuales procesos de enseñanza.
Como objetivo general que guió el desarrollo del proceso investigati-
vo, se ha determinado: Analizar las concepciones y actitudes de los estu-
diantes del ciclo tres de la Institución Educativa Distrital Instituto Técni-
co Industrial Piloto en relación con las danzas folclóricas colombianas.
El cumplimiento de este objetivo fue posible de alcanzar a través de
los siguientes objetivos específicos:
• Identificar las concepciones y actitudes de los estudiantes del
ciclo tres en relación con las danzas folclóricas colombianas.
• Determinar los elementos fundamentales de la identidad cultu-
ral colombiana.
• Analizar el valor que los jóvenes le conceden a los ritmos ex-
tranjeros frente al que es inherente a las danzas folclóricas de
Colombia.
13
Capítulo primero
Fundamentación teórica
I. El valor de la riqueza cultural de los pueblos
Los docentes deben reflexionar acerca del valor y significado de los
procesos culturales a través de los cuales se construye la identidad de
los pueblos cuyas dimensiones sociales dinamizan y le dan sentido a la
interacción con que se deben adelantar los procesos educativos.
Desde estas perspectivas la labor pedagógica, debe aprovechar los
recursos del medio y las vivencias de todos y cada uno de los miem-
bros de las comunidades de suerte que se constituyan en estrategias
metodológicas para orientar, contextualizadamente los procesos de
enseñanza-aprendizaje.
Así, bajo estas consideraciones, tener siempre presente que la his-
toria de la cultura es la historia de los ideales de los pueblos y de los
valores espirituales que realiza y persigue la sociedad humana en las
fases de su desarrollo. En este sentido, cultura coincide casi con edu-
cación intelectual y moral, y hombre culto es el que participa de los
más altos valores conservados por esta tradición intelectual y moral de
cierto grupo de la sociedad, como puede ser también el bagaje de las
expresiones folclóricas que se conservan y enriquecen en determina-
dos contextos poblacionales.
Para Marcuse (1981), partiendo de la definición de Webster, la cul-
tura es “el complejo de creencias, realizaciones, tradiciones, etc., dis-
tintivas que constituyen el telón de fondo de una sociedad” (p. 90). La
cultura aparece así, como el complejo de objetivos (valores), morales,
intelectuales y estéticos que una sociedad considera que constituyen el
designio de la organización, la división y la dirección de su trabajo; “el
bien” que se supone deriva del modo de vida que ha establecido.
15
Resignificación de la identidad cultural colombiana...
Se habla de cultura existente (pasada o presente), solamente si sus
objetivos y valores representativos, se han traducido o se traducen de
algún modo en la realidad social, “contexto natural” donde se dinami-
zan todas las expresiones surgidas en los procesos de interacción.
En otras palabras, la cultura es algo más que una ideología. Al obser-
var los objetivos de la civilización occidental y su pretensión de reali-
zarlos, se podría definir la cultura como un proceso de humanización
caracterizado por el esfuerzo colectivo por proteger la vida humana,
por apaciguar la lucha por la existencia manteniéndola dentro de los
límites gobernables, por estabilizar una organización productiva de la
sociedad, por desarrollar las facultades intelectuales del hombre, por
ejemplo, para concebir y producir expresiones literarias tales como los
mitos y leyendas.
Como elementos de la cultura se determinan los valores morales,
artísticos, intelectuales, etc., y en general institucionales que son man-
tenidos, perpetuados y reforzados por un determinado contexto o con-
glomerado social, como pueden ser las expresiones de carácter folcló-
rico en general.
De ahí que por cultura también se entienda el sistema organizado
de comportamientos sociales, pues es el resultado del trabajo huma-
no en sociedad y puede ser producida en varios aspectos: económico,
social, político, religioso, literario, etc., de la cual los individuos toman
la mejor parte para sí o contribuyen a su fortalecimiento y crecimiento
progresivos. En ese orden de ideas, valga la afirmación de Benedict
(1991) “las culturas de los pueblos accionan en la vida de los indivi-
duos” (p. 16).
Con ello se da a entender que un pueblo sin cultura es un pueblo
sin vida, que no trasciende sus fronteras, quedándose estancado en la
incapacidad de sus gentes quienes por consiguiente no se realizan en
su dimensión social, ni en su capacidad creativa.
Sin embargo, tales comportamientos no tendrán ninguna validez si
no obedecen a las expresiones intelectuales y espirituales de los indi-
viduos que los asumen; por eso, se quiere aquí precisar las dimensio-
nes espirituales y humanas del hombre para luego averiguar la forma
como las ha logrado concretar dentro de u respectivo marco existen-
cial; es decir dentro de su espacio-temporalidad.
Son muy diversas las prácticas del hombre frente a la realidad:
“prácticas, científicas, políticas, ideológicas, artísticas, etc. los resulta-
16
Alba Janneth Ruiz Moreno
dos de estas prácticas en su interrelación configuran la estructura de la
sociedad en un momento histórico dado y el ser social correspondien-
te” (Benavides, 1984, p. 27).
Desde esas perspectivas, la sociedad moldea determinado proto-
tipo de hombre, que lo diferencia entre los demás grupos y que es lo
que se busca lograr a través de la transmisión de valores propios de la
cotidianidad.
Como producto de la cultura el hombre puede a su vez, crear cultura,
conservarla, transformarla y perfeccionarla. Gracias a su ser cultural el
hombre es el único que puede decidir cómo se organiza socialmente, el
tipo de instituciones que lo regirán, el conjunto de valores que orienta-
rán su comportamiento y las creencias que fortalecerán sus esperanzas.
El hombre es ser social no sólo por lo que nace dentro de una so-
ciedad y porque necesita de ésta para sobrevivir, sino también y de
manera especial, porque tiene capacidad de crear cultura y realizarse
a sí mismo, a partir de ésta; supone además la existencia de la sociedad
como depositaria de toda la experiencia cultural del sus congéneres,
en los diferentes grupos con los que se ha asociado y compartido expe-
riencias, creencias, costumbres en general.
Esta experiencia cultural abarca el conjunto de ideas, valores, senti-
mientos y prácticas de un grupo en un momento dado y espacio deter-
minado, condiciona el ser social, el ser que la sociedad debe promover
en cada individuo. A través de este proceso, la sociedad logra afianzar
su identidad y fundamentar su continuidad igualmente; sólo así, el in-
dividuo podrá experimentarse como miembro realmente integrado a
su sociedad, forjador de su propio devenir histórico con sus logros y
dificultades; sus intereses y necesidades. Ahora bien, el conocimien-
to real y concreto de éstos, supone una investigación cuidadosamente
orientada, para lo cual es necesario tener en cuenta los principios o
presupuestos para el estudio de un conglomerado socio-cultural y que
generalmente se circunscriben al concepto de cultura popular, entre lo
que es posible comprender las distintas expresiones literarias propias
de los contextos culturales de cada región.
Los docentes deben tener presente que las manifestaciones cultu-
rales de los pueblos tienen diversos integrantes entre los que se des-
tacan: el lenguaje, la tradición oral y escrita, la producción artística en
todas sus formas, etc.
17
Resignificación de la identidad cultural colombiana...
Todo aquello está basado principalmente en la enseñanza verbal o
en textos lingüísticos, en el simbolismo, en las realizaciones artísticas
que denotan creatividad y está en consonancia con los elementos natu-
rales propios de un contexto espacio-temporal específico.
Tales manifestaciones giran sobre la capacidad del grupo social para
incorporar los principios de las realizaciones individuales a una tra-
dición que puede ser comunicada a los otros miembros del grupo y
también, lo que es más importante todavía, transmitida de generación
en generación. Todos los integrantes de la comunidad pueden llegar a
conocer la forma, los materiales, las técnicas y el valor de una inven-
ción, costumbre o hábito; así, se puede afirmar junto con Malinowsky
(1986):
Los orígenes de la cultura deben ser definidos como la integración concurren-
te de varias líneas de desarrollo: habilidad para reconocer los objetos instru-
mentales, apreciación de su eficacia técnica y de su valor; esto es, de su lugar
en la serie de actos intencionales, en la formación de los vínculos y en la apa-
rición del simbolísmo (p. 104).
De lo anterior es posible deducir, que toda persona por ignorante que
sea, posee una cultura y ésta es tan importante que el dinamismo y
devenir de los pueblos es valorado, por la misma, en sus diversas ma-
nifestaciones. Las culturas son medios de vida, adaptaciones humanas
que dan vida al medio ambiente y lo disponen para que sea conocido
por otros.
II. Los hechos folclóricos:
¿vivencias populares o expresiones culturales?
El ser humano tiene diversas formas de expresión de sus rasgos y pro-
ductos culturales, que son de dominio común en su espacio vivencial.
Tales formas de expresión se traducen en los elementos que atestiguan
la actividad desplegada por un determinado conglomerado social. Es
ahí donde tiene su máximo significado el concepto de folclor. Este se-
gún Ocampo (1993), es “la ciencia del saber popular” (p. 15). En efecto,
el folclor investiga los valores tradicionales que han penetrado en el
alma popular, en el conocimiento del saber, acerbo de costumbres, tra-
diciones, mitos, leyendas, creencias y todas aquellas manifestaciones
18
Alba Janneth Ruiz Moreno
típicas, menudas, sencillas que a veces pasan inadvertidas en la colecti-
vidad pero que se encuentran tan arraigadas en su herencia ancestral.
El folclor es una concepción de la vida y del mundo que refleja co-
nocimientos espontáneos, auténticos, que se transmiten de generación
en generación. A tales conocimientos y comportamientos no se les atri-
buye un autor específico sino que pertenecen a un pueblo.
Una de las características que se destaca en el proceso de folcloriza-
ción es su colectivización; nunca se da un hecho folclórico en forma in-
dividual dentro de una vida natural, social y espiritual de la comunidad.
El maestro Abadía (1996), uno de los más autorizados folclorólo-
gos del país afirma que: “el folclor es la tradición popular, de hechos y
costumbres que se transmiten de generación en generación” (p. 17).
O sea que las estructuras folclóricas marchan paralelas con el devenir
histórico de un pueblo.
En tal sentido, García Canclini (1989) haciendo alusión a la carta
del folclor americano, aprobada por la oea, precisa las dimensiones
del folclor frente a los medios de comunicación y el progreso moderno:
El folclor está constituido por un conjunto de bienes y formas culturales
tradicionales, principalmente de carácter oral y local, siempre inalterables.
Los cambios son atribuidos a agentes externos, por lo cual se recomienda
aleccionar a los funcionarios y los especialistas para que no desvirtúen el
folclor y sepan cuáles son las tradiciones que no hay ninguna razón para
cambiar (p. 199).
El folclor, entendido de esta manera, constituye lo esencial de la identi-
dad y el patrimonio cultural de cada país, dentro del cual se sitúan las
expresiones literarias de carácter folclórico.
A. Características del hecho folclórico
El hecho folclórico para que sea considerado como tal, debe revestir
ciertas características que le son inherentes entre las que se destacan,
según Ocampo (1993):
Ser anónimo: Es decir sin nombre. “La anonimia en el folclor no se res-
tringe al hecho en sí sino que se toma en relación a la cultura en que
se produce. La anonimia es la característica más importante del hecho
folclórico considerado en su pureza original” (Ocampo 1993, p. 23).
19
Resignificación de la identidad cultural colombiana...
Significa pues que cualquier expresión vernácula, aunque su creador
primario haya sido un individuo, se incorpora a la vida de la comuni-
dad por la función que desempeña en ella pero no por los distintivos o
cualidades de su autor o inventor. Hay creaciones de procedencia pu-
ramente colectiva, como ciertas costumbres rituales, o las búsquedas
rítmicas en las danzas de carnaval y hay creaciones de procedencia in-
dividual que se manifiestan como aporte de un elemento pertenecien-
te a un grupo pero la calidad folclórica de tales creaciones está dada
por la incorporación de ellas a los usos comunes, perdiendo cualquier
signo de identidad individual y adquiriendo en cambio, el sello típico
de la comunidad.
Ser no institucionalizado: El carácter del hecho folclórico se completa
con su transmisión no institucionalizada. La idea capital de todo pro-
ceso de transmisión de conocimientos, válida para el hecho folclórico,
o para cualquier otro, es ante todo la del aprendizaje.
“El hecho folclórico por lo mismo que es intuitivo y espontáneo no
se somete en su gestación y desarrollo o regulaciones que lo limiten o
perturben porque en él se ponen en juego la sabiduría del instinto y la
agudeza de la intuición” (Ocampo, 1993, p. 23). Tal intuición se debe
entender tanto en la producción como en la comprensión y asimilación
del hecho folclórico.
Ser antiguo: “El concepto de antigüedad es esencial para la identifi-
cación del hecho folclórico puesto que dentro de aquel está implíci-
to el tiempo transcurrido desde el momento de su origen para medir
la aceptación y permanencia dentro de un grupo humano” (Ocampo,
1993, p. 24).
En tal sentido, se entiende que le tiempo ejerce una función sedimen-
taría; la conciencia colectiva responde mejor a los incentivos herencia-
les porque estos, al fin y al cabo, son una especie de segunda dimensión
de la sangre y son los que le dan razón de ser a la fisonomía étnica.
Ser funcional: Esta característica significa ejercer una función. Esta no-
ción implica la presencia de la necesidad y la necesidad es en última ins-
tancia el origen de toda motivación porque su fin único es satisfacerse.
El folclor satisface necesidades de orden social, espiritual y emocional,
por lo común emparentadas con los ciclos de vida de los pueblos, es de-
20
Alba Janneth Ruiz Moreno
cir no es ocasional ni fortuito. “Función es, por tanto, el fin que justifica
la existencia de la cultura, su razón de ser” (Marulanda, 1998, p. 9);
valga decir es la identidad socio-cultural de una comunidad.
Ser prelógico: Prelógico quiere decir, en síntesis lo que es anterior a la
lógica. “El hecho prelógico es aquel que no obedece a impulsos de la
razón o la lógica sino a motivaciones simples y espontáneas determi-
nadas por la intuición, las emociones o los sentimientos” (Marulanda,
1998, p. 10).
De acuerdo con esta característica los grupos de cultura folclórica o
las étnicas, organizan sus ideas y su forma de vida mediante la aplica-
ción del conocimiento intuitivo y empírico.
B. Análisis e interpretación del hecho folclórico
En la investigación científica el problema más importante después de
la recopilación de los datos es la crítica de los elementos encontrados,
el análisis y la interpretación general. Para el análisis de los datos reco-
pilados existen en el folclor los siguientes métodos:
• El método antropogeográfico. Que relaciona la acción del hombre y el
medio.
• El método histórico o genético. Que señala las líneas de desarrollo de los
hechos folclóricos a través de la historia, desde sus orígenes.
• El método histórico cultural. Que relaciona el hombre y la cultura en el
tiempo.
• El método sociológico, con la interpretación en el estudio de los grupos
(Marulanda, 1998, p. 9).
En el presente estudio, se ha tenido en cuenta cada uno de estos mé-
todos pues hay circunscripción específica de un área geográfica, de un
grupo cultural y de toda una trayectoria histórica. Cabe anotar que en
el análisis folclórico debe tenerse en cuenta la tendencia a la modifica-
ción y ampliación del hecho que se transmite.
21
Resignificación de la identidad cultural colombiana...
Un tema folclórico se va adaptando al ambiente local, cambia de
acuerdo con las costumbres y la época histórica; así mismo se va am-
pliando de acuerdo con lis intereses, o cuando hay rasgos comunes en-
tre dos temas.
III. La danza folclórica
A. Contexto histórico general
La historia de la danza abarca un campo inmenso, difícilmente separa-
ble de otras formas de la actividad humana. Este arte ha tenido en todos
los tiempos una profunda vinculación con los hábitos de trabajo en los
períodos en los que surge y fue creada. Hacia mediados del siglo xviii
(1760), Jean Georges Noverre, maestro de ballet francés, se apartó
intuitivamente de las danzas cortesanas de la época, ya que las nuevas
formas del pensamiento revolucionario del siglo xviii le permitieron
ampliar su horizonte conceptual, o quizá presintió el advenimiento de
la civilización industrial, y de la visión de nuevas y aún inadvertidas
formas de acciones de trabajo humanas, con las cuales procuró crear
una nueva expresión del movimiento en el escenario (Tejada, 1998, p.
497). Como quiera que haya sido, Noverre fue el primero en descubrir
que tanto los antiguos bailes campesinos como las diversiones de la
realeza, eran inadecuados para el hombre de los centros industriales
en surgimiento.
B. Historia de la danza en Colombia
La cultura tradicional popular no establece barreras entre la expresión
artística y la vida. Las manifestaciones tradicionales se relacionan con
manifestaciones importantes en el ciclo vital de los individuos: el naci-
miento, la enfermedad o la muerte. Casi nunca tiene un carácter pura-
mente recreativo o de divertimiento, está integrada a los hechos más
importantes de su cotidianidad, juega un papel importante en la expre-
sión de sentimientos, ideas y valores, manifiesta la concepción del mun-
do, la vida y las cosas, y canaliza frustraciones individuales y colectivas.
Las fiestas o danzas colectivas en Colombia tienen orígenes muy di-
versos; las festividades religiosas católicas traídas por los españoles
y que tenían a su vez origen en arcaicos ritos precristianos del viejo
22
Alba Janneth Ruiz Moreno
mundo, se mezclaron con ceremoniales aborígenes prehispánicos y ri-
tos seculares africanos. Al respecto Procultura (1989), afirma:
es precisamente la fiesta colectiva la que ha permitido que la interrelación de
estos elementos, haya encontrado un espacio social que posibilite la expresión
de la música, la danza, la máscara, los disfraces, las interpretaciones dramáticas
callejeras, la sátira, el juego, pues todos estos elementos se integran a la fiesta
sin disgregación ni especialización (p. 307).
Las fiestas populares han jugado un papel muy importante en la con-
servación de la tradición y un punto de apoyo clave en la gran variación
musical; ya que es muy difícil separar la música de la danza, puesto que
casi siempre coexisten, y en el caso de la danza ésta no puede darse sin
el acompañamiento musical. El encuentro de España, África y América
dio lugar a sincretismos, transculturaciones y simbiosis de la música,
el viejo romance hispánico se mezcló con las persecuciones africanas y
con los elementos de expresión sonora del indígena; otro tanto sucedió
con la danza.
Sobre las características de la música y la danza prehispánicas dan
testimonio los relatos de los cronistas y las investigaciones etnográfi-
cas realizadas en culturas que todavía conservan vigentes sus instru-
mentos, melodías y danzas, que generalmente están vinculados a sus
ceremoniales; ritos de fertilidad, cosecha, caza y pesca, ritos de inicia-
ción a la pubertad, ceremonias curativas, culto a los ancestros, cantos
de viaje y de guerra y la segunda reflejaba el gusto y la moda de las ca-
pitales europeas. En el crisol de lo indio, lo negro, lo criollo y lo mestizo
en sus múltiples combinaciones, se forjaron las danzas colombianas
del presente (Procultura, 1989, p. 308).
C. Danzas folclóricas colombianas
La danza es la madre de las artes. La música y la poesía existen en el
tiempo; la pintura y la escultura en el espacio. Pero la danza vive en el
tiempo y el espacio. El creador y lo creado, el artista y su obra, siguen
siendo en ella una cosa única e idéntica. Los diseños rítmicos del movi-
miento, el sentido plástico del espacio, la representación animada de un
mundo visto e imaginado, todo ello lo crea el hombre en su cuerpo por
medio de la danza, antes de utilizar la substancia, la piedra y la palabra,
para destinarlas a la manifestación de sus experiencias interiores.
23
Resignificación de la identidad cultural colombiana...
Será evidente, si se tiene en cuenta la profundidad y la raigambre de
su influencia, que difícilmente pudo otra cosa superar la importancia
de la danza en la vida de los pueblos primitivos y de las civilizaciones
antiguas. En la vida de los pueblos que se hallan en contacto con la
naturaleza no hay ocasión en que se prescinda de la danza; el naci-
miento, la circuncisión, la consagración de las jóvenes, el matrimonio,
la muerte, la siembra y la cosecha, las celebraciones de los jefes, la caza,
la guerra, las festividades, las fases lunares y la enfermedad, siempre y
en todo ocupa un lugar la danza.
Sin embargo la danza folclórica no es un arte en el sentido usual de
la denominación; no obstante, el arte se halla incluido en este concepto,
que significa la recreación de cosas vistas y oídas, el arte de dar forma
y substancia a las percepciones intangibles e irracionales originarias
del mundo interior en donde no reina la plenitud de la conciencia, y la
experiencia de un proceso creativo verificado en el divino rapto que re-
monta a regiones distintas y al olvido del propio yo. Temprano aún, en
la Edad de Piedra, las danzas se convierten en obras de arte; y a princi-
pios de la Edad Media, la leyenda se apodera de la danza y la eleva a la
dignidad dramática. Pero cuando merced a la influencia de las culturas
superiores se transforma en un arte, en su sentido más limitado, cuan-
do deviene un mero espectáculo, cuando con ella se trata de influir más
sobre los hombres que sobre los espíritus, entonces su poder universal
se rompe, se desintegra. El juego y el ejercicio físico renuncian al ritmo
y se separan; el mismo drama reniega de su antecesor y las religiones
nuevas se desentienden de las rondas y las danzas.
D. Danzas representativas del folclor colombiano
Son múltiples y varias las formas de expresión del folclor colombiano
a partir de la danza encontrándose en la ejecución de todas ellas, as-
pectos, relevantes para tener en cuenta y determinar su aplicabilidad
en desarrollo de la educación artística. No obstante, una vez hecho el
análisis sobre las características con los propósitos de este estudio, se
reseñan aquí los que se consideran más relevantes:
Bambuco. Hay bambucos antioqueños, caucanos, vallunos, caldenses,
opitas, santandereanos y cundiboyacenses. Los hay lentos, rápidos,
pausados, alegres y fiesteros, tristes y melancólicos, amorosos, román-
24
Alba Janneth Ruiz Moreno
ticos, con canto o sin él, unos para las serenatas, otros para el baile,
para el recuerdo y los homenajes, para todos los actos de la vida co-
tidiana del campesino colombiano, aunque hoy en día ha perdido esa
fuerza que le dio vida, a través de varias generaciones.
El bambuco es considerado como un baile de salón o patio, de pa-
reja suelta, pasos vistosos y movimientos ágiles, sueltos y libres de
creación espontánea y sin orden definido en sus figuras; de sentido
amoroso, esencialmente romántico. Los movimientos del hombre son
discretos, serenos, alegres y varoniles; la mujer se muestra tímida,
pero baila con alegría y delicadeza. Hombre y mujer se transan en una
lucha de conquista, donde el varón busca proximidad con asechos, ata-
jos y coqueteos que ella esquiva ágilmente, con remilgos y desdeños;
los danzantes son estimulados por los espectadores que vociferan con
entusiasmo, esto hace que la tensión aumente a cada momento, que los
movimientos sean más ágiles y rápidos, que el juego amoroso sea más
atractivo e interesante, tanto para quienes lo bailan como para quienes
se divierten con él.
Sanjuanero. Ritmo y baile tradicional del Tolima y Huila, nacido de las
fiestas del San Juan, se le conoce como bambuco sanjuanero y joro-
po sanjuanero, lo de bambuco obedece a que es un ritmo derivado del
bambuco y lo de joropo se le atribuye al joropo llanero, aunque hay
versiones que no están de acuerdo con esto, porque la palabra joropo
en el Huila, se refiere a la acción de bailar.
En lo que al baile se refiere, tiene algunas similitudes con el bambu-
co tradicional, sobre todo en la parte del Tolima y los que se denomi-
nan bambuco sanjuanero, aunque también se les dice bambuco viejo
en el Huila, siendo el baile más antiguo y tradicional en esta región.
El sanjuanero huilense propiamente dicho, es una creación más bien
moderna tanto en su estructura musical como en la parte coreográfica,
ya que ésta elimina casi por completo el paso tradicional para adoptar
uno diferente, la conformación coreográfica también sufre modifica-
ciones. El traje es el que más se ha transformado, con el afán de darle
vistosidad, es indudable que las fiestas del bambuco, han influido mu-
cho en esto, ya que las candidatas al reinado deben lucir el traje y bailar
el Sanjuanero en su versión moderna.
25
Resignificación de la identidad cultural colombiana...
La cumbia. El nombre es apócope de cumbiamba, este término debe
tener relación con la coz antillana “cumbancha” que en Cuba significa
jolgorio o parranda, ambas se derivan de la voz negra “cumbe”, baile
negro de la Guinea continental española o de “kimba” palabra que se-
gún el antropólogo Fernando Ortíz (1987) significa “hacer ruido”.
Generalmente se confunde cumbia con cumbiamba pero en la prác-
tica son dos cosas diferentes, ya que cumbiamba se refiere al festival
o al lugar donde se baila, no sólo cumbia; sino otros ritmos como bu-
llerengue, mapalé, porro, etc.; también se le llama cumbiamba a las
comparsas que bailan cumbia en los carnavales de Barranquilla; en el
Magdalena también se le dice así a la reunión de bailadores de cumbia,
en tanto que cumbia es la tonada musical y coreográfica, aire típico
dominante en todo el litoral atlántico.
Por su origen, la cumbia es de procedencia africana, que con el co-
rrer del tiempo se convirtió en la expresión coreomusical más repre-
sentativa de la cultura afro-colombiana; como testimonio de estas dos
culturas, quedaron el ritmo de los tambores africanos, la melodía de
las gaitas y flautas indígenas colombianas. Las características de su
baile son el resultado de un proceso social, en el cual el hombre ocupa
el puesto del negro y la mujer el de la india; a los españoles se les atri-
buye el traje y desde luego su influencia en el comportamiento social,
quedando de esta manera la fusión de tres culturas. No queda pues
duda que la cumbia es el testimonio de todo un proceso histórico, de-
sarrollado durante la colonia, en la cual el hombre negro tuvo que lu-
char contra todos para poder conquistar a la “india” que se resistió por
mucho tiempo pero que finalmente cedió para dar paso al mulataje y
así una nueva generación.
Se dice que la cumbia pudo tener su origen en Cartagena, aunque
en El Banco, Plato, Mompós y Ciénaga, también reclaman ese derecho;
como punto de partida o nacimiento de la cumbia se toman las fiestas
de La Candelaria; celebrada tradicionalmente en Cartagena el 2 de fe-
brero al pie de la popa; para estas fiestas los amos esclavistas hacían
grandes preparativos para lo cual mandaban construir unas tarimas
especiales “palco de honor”.
Con relación a estas fiestas, Delia Zapata dice en su trabajo sobre
la cumbia (Revista Colombiana de Folclor, n.° 7, vol. iii, 1962, p. 162):
26
Alba Janneth Ruiz Moreno
En esta época negros e indios ocupaban el mismo plano dentro de la sociedad
esclavista y feudal. En las tradicionales fiestas de La Candelaria, por ejemplo,
los discriminados siervos no podían ocupar las tarimas que ellos mismos, con
sus adoloridas manos, construían para realzar la prominencia de blancos,
chapetones y criollos privilegiados. Los indios que llegaban a Cartagena desde
diferentes sitios, con sus flautas y tambores de doble percusión, se unían a
los negros con sus potentes tambores de un solo parche. Se congregaban
alrededor de las tarimas de los dominadores, o al frente. Debían guardar
cautelosa o respetuosa distancia.
Al principio, indios y negros se alumbraban con una fogata central y bailaban
alrededor del fuego, mientras los músicos se situaban a un lado. Más tarde,
el fuego fue sustituido por un árbol llamado Bohorque, que trasplantaban
al centro de la plaza y cuyas ramas adornaban con objetos de colores. Al fin,
con el correr del tiempo, los músicos pasaron a ocupar la parte central, esto
ocurre hasta el presente. Y como ya no son los chapetones los que dominan
y monopolizan las tarimas, pues los músicos se encaraman en una para
sobresalir; las parejas los circundan.
En la época anotada, las condiciones de vida de indios y negros era si-
milar, ya que ambos estaban cautivos y sometidos al látigo de los amos
blancos, además eran los españoles quienes determinaban su sistema
de vida, imponiéndoles su idioma y religión; también eran los euro-
peos quienes indicaban dónde vivían, qué hacían, cómo se vestían, qué
comían, cómo, cuándo y dónde se divertían; como consecuencia de
estas condiciones, el comportamiento social y las manifestaciones o
expresiones culturales de indios y negros, se identificaban en varios
aspectos, la música, el canto y el baile que servían de refugio a unos y
otros para olvidar por un rato, sus desgracias e invocar el recuerdo de
un pasado añorado por todos.
El baile dela cumbia es de sitio abierto, calles, plaza o playa, de pare-
ja suelta y de libre movimiento; se caracteriza por su forma circular y
por las velas que portan las mujeres durante todo el baile; en la cumbia
la mujer tiene movimientos diferentes al hombre; ésta lleva un mano-
jo de velas encendidas en su mano derecha, la izquierda la lleva en la
cintura o sea teniendo el extremo de la falda o pollera a la altura de la
cintura, moviéndola adelante y atrás al compás de la música, sus movi-
mientos son un poco pasivos, sin saltos ni tongoneos, con el busto y la
cabeza muy erguido; en cuanto al paso, la mujer afirma las plantas de
ambos pies y se desliza con pasitos muy cortos pero llevando el ritmo
con todo el cuerpo; por su parte el hombre, levanta el talón del pie de-
27
Resignificación de la identidad cultural colombiana...
recho y afirma toda la planta del pie izquierdo; con libre movimiento
del cuerpo ejecuta toda clase de piruetas, gesticula, hace ademanes,
pela los dientes, saca la lengua, se encoge de hombros, se encorva, se
quita el sombrero, se lo vuelve a poner, le obsequia más velas a la pa-
reja para halagarla, le baila al frente, a los lados, por detrás, da vuelta a
su alrededor, gira sobre sus talones, se agacha, se arrodilla, le coquetea,
su cuero vibra bajo el influjo de la música, se aproxima pero sin llegar
a tocarla pues ella lo obliga a retirarse con sus velas, cuando la mujer
intenta quemar al hombre con sus velas, éste la esquiva agachándose o
echando el cuerpo hacia atrás, para volver de nuevo al acecho.
Mapalé. Tonada y danza de ritmo binario con canto y palmoteo para el
acompañamiento. Al parecer traído por los negros bozales del Golfo de
Guinea, este ritmo se arraigó en Colombia, sobre todo en la costa norte
que lo asimiló y le dio su característica peculiar.
Es un baile de pareja suelta, sin coreografía definida; sus movimien-
tos son frenéticos y eróticos con base en saltos, caídas, contorsiones,
espasmos, zarandeos, arrastradas, encuentros, fugas y enfrentamien-
tos entre hombres y mujeres. En los individuales, cada parejo trata de
hacer sus propias figuras, con el fin de agradar a su pareja y lucirse ante
los demás bailarines y ante el público presente. La mujer tiene movi-
mientos un poco diferentes a los del hombre, más excitantes y eróticos.
Currulao. La palabra currulao tiene una dudosa etimología y sobre la
cual se han planteado varias hipótesis.
Se dice que este nombre obedece al del tambor tradicional de una
sola membrana llamado conuno o cununo, que es de uso obligado en la
ejecución rítmica de este aire; esta palabra nace de la voz quechua “cu-
nunúnnun” (onomatopeya del trueno, según Leonardo Tascón). Por
proceso de corruptela idiomática de la voz cununo se derivó el adjetivo
“cununado” o “cununao” y de éste salió la palabra “currulao”.
Abadía (1983), dice que el nombre se deriva de uno de los pasos
de rutina de su danza que es precisamente un esquema o figura de
“acorralamiento” o “encorrala’o”, en el cual las parejas masculinas al
danzar en cuadrilla simulan acosar a las femeninas acorralándolas.
Así, el juego coreográfico podría haberse llamado “acorralado” y por
alteración “currulao”.
28
Alba Janneth Ruiz Moreno
Sobre el origen del currulao, la mayoría de los folclorólogos están
de acuerdo en que este ritmo procede del continente africano, siendo
además una de las supervivencias más representativas del desarrollo
cultural de las concentraciones negras ubicadas en el litoral Pacífico
colombiano. Marulanda piensa que es la danza que más sintetiza las
herencias africanas de los antiguos esclavos radicados en las orillas del
mar Pacífico y las cuencas de los ríos centro occidentales del país.
Joropo. Según el maestro Abadía (1997), la palabra joropo viene del
arábigo xárop que significa “jarabe”. En cuanto al origen, se cree que tie-
ne sus raíces en el viejo continente porque al parecer, el joropo nace de
los bailes flamencos y andaluces que trajeron los misioneros españoles
durante la época colonial, de los cuales todavía quedan algunas supervi-
vencias, sobre todo en los zapateos. También se dice que el joropo está
emparentado con el jarabe tapatío mejicano, el malambo argentino, la
cuenca chilena y otros bailes de la América Latina que tienen como base
el zapateo y es el que más se relaciona con la cultura hispánica.
Pero el Joropo no sólo es patrimonio colombiano, también lo es de
los venezolanos, quienes lo consideran el aire nacional por excelencia.
El joropo extiende sus dominios desde Villavicencio a Vichada, de San
Martín de Casanare, del Arauca colombiano al Apure venezolano. El jo-
ropo es un baile de corrales, propio para la recreación del pueblo llane-
ro. Con él celebran sus fiestas familiares, religiosas, festejos callejeros,
como también las parrandas que se realizan en los hatos de la llanura
colombo-venezolana. En su temática el baile plantea el dominio del
hombre sobre la naturaleza y el acentuado machismo que el hombre
ejerce sobre la mujer llanera.
Durante todo el baile permanecen tomados ya sea agarrados de las
manos o abrazados para el valseo, las figuras que realizan son muchas
y muy variadas, los zapateos son improvisados y espontáneos, obede-
cen al mandato de la música y al estado anímico de los bailadores, el
joropo no tiene una coreografía definida, las parejas bailan libremente
sin preocuparse unas de otras, cada pareja está en lo suyo, por lo tanto
hace lo que le plazca desplazándose por donde se lo permita el espacio
y ejecutando las figuras que más les guste y de acuerdo con las habili-
dades que tengan para el baile.
29
Resignificación de la identidad cultural colombiana...
IV. Elementos generales de la danza
A. Movimiento y ritmo
En toda actividad corporal sea trabajo, juego o práctica de deportes se pueden
distinguir acciones recíprocas entre distintas fases más o menos activas:
acción y pausa; trabajo y reposo. Esto se denomina reciprocidad rítmica. Se
comprenderá mejor el significado de la palabra ritmo analizando su origen
griego. Ritmo significa “correr, fluir, flotar” (Idla, 1987. p. 26).
Examinando con más detalle, el autor en mención dice que:
el ritmo no existe solamente en música sino que constituye también en
fenómeno orgánico-biológico. No solo se oye; además se ve, se siente, se vive
con todos los sentidos. En la vida de movimiento del ser humano, este “fluir” es
una característica esencial para el ritmo del conocimiento (Idla, 1987, p. 26).
Se puede decir que el ritmo del movimiento es la división de la activi-
dad del movimiento en diversas fases o pasos, que forman la estructu-
ra dinámica del mismo. Por consiguiente, cuando un movimiento está
mal realizado se considera arítmico; es decir, la acción se ve perturba-
da en sus fases dinámicas, tanto de tiempo como de espacio.
Los elementos básicos de la música son: “melodía, armonía y ritmo”.
El ritmo es el más próximo a la motricidad. “En la educación del mo-
vimiento, mediante el efecto recíproco entre música y movimiento, se
puede llegar al extremo de hacer visible la música por el movimiento y
audible el movimiento por la música” (Idla, 1987, p. 34).
De lo expresado se desprende que no se debe considerar la música
como un elemento de mera distracción sino como un elemento válido
en el ejercicio físico, en la cual el principal recurso para su ejecución es
el cuerpo humano.
En lo referente a la música, Idla (1987), considera que “ante todo
debe tener medida para el movimiento y adaptarse a un nivel ade-
cuado y a los principios básicos de la enseñanza del movimiento. La
prístina guía para el movimiento consiste en una expresión rítmica
acentuada” (p. 36).
En otras palabras, en el lenguaje del ritmo es muy importante que
los alumnos mismos repitan en voz alta las indicaciones siguiendo la
enseñanza de los movimientos. Esto facilita y acelera el proceso de
aprendizaje, ya que el tiempo, el ritmo y la dinámica, así como todas
las fases del movimiento, se ven cabalmente matizadas.
30
Alba Janneth Ruiz Moreno
Al proponerse un tema de movimiento, es indudable que el mejor
método durante el lapso de análisis y de trabajo, es fijar su comienzo,
sus acentos y su transición al un movimiento nuevo. Todo esto ocurre
en un acompañamiento hablado, acentuado, con lo cual la conducción
musical adquiere una clara y nítida estructura rítmica de conocimien-
tos que se continúa formando. Así se ha hallado un procedimiento
ideal, en el cual movimiento y música surgen simultáneamente y el
acompañamiento se ajusta al desarrollo del movimiento, en tiempo y
espacio, al igual que su calidad dinámica. A través de lo antedicho, se
logra una figura orgánica plenamente realizada.
Esta primera parte del transcurso del movimiento descrito con pa-
labras constituye la base para el acompañamiento melódico-rítmico de
algún instrumento. Si al originarse un nuevo tema de movimiento se
indicara mal el tiempo, el ritmo o la dinámica, este acompañamiento
haría más daño que provecho.
La nueva actividad física cuyo principio básico es la armonía entre
el cuerpo y el sentimiento, no se limita a los problemas de la formación
del cuerpo. Además de la formación básica constructiva, se necesita un
constante retorno al entrenamiento, afinar el cuerpo como instrumen-
to, una y otra vez.
Según Idla (1987),
cuando el cuerpo se acostumbra a un objetivo, necesita nuevos y más fuertes
estímulos. En el lenguaje del movimiento esto significa nuevas escalas, mayor
intensidad, matices más finos, acentuación más detallada, a lo cual se agregan
todavía objetivos creadores autoconcebidos con exigencias de forma y de
estilo cada vez más pulcros (p. 38).
Haciendo más profundas reflexiones, no es difícil llegar a la esencia
del problema. Se debe ante todo, redescubrir los viejos y primitivos
movimientos generacionales, tratar de analizar su estructura y formas
de ejecución de tal forma que la interpretación objetiva y subjetiva se
complementen. La interpretación objetiva del movimiento contiene el
hecho físico mecánico, y la subjetiva, las fuerzas anímicas, sensitivas
y volitivas. Cada época ha creado su propio estilo de movimiento. Así
también la actual, tanto en lo referente al movimiento como a la mú-
sica. Así mismo, el estilo de los movimientos actuales, tiene sus raíces
en viejas formas filogenéticas, tales como marcha, carrera, atletismo y
juegos de pelota.
31
Resignificación de la identidad cultural colombiana...
Por medio del movimiento se quiere librar de seres constreñidos por la
automatización y volver a las más primitivas formas de movimiento. Se quiere
despertar la espontánea sensación y capacidad de vivir el auténtico y pleno
encanto del movimiento, que es al mismo tiempo una recreación biológica y
una expresión para una estética conscientemente despertada. No simplemente
el cuerpo, sino también el intelecto, la vivencia de la belleza y la visión de la
vida, añoran y quieren desde auténticas formas, crear y luego desarrollar un
estilo de movimiento objetivo, adecuado a nuestro tiempo (Idla 1987:31).
B. El movimiento, la música y la danza
Las rondas, tomadas en sí mismas, con la dinámica del movimiento
planimétrico (desplazamiento sobre el suelo) y del estereométrico (fi-
guras hechas con el cuerpo en el espacio), son danzas, en el más puro
sentido de la palabra. En ellas hay ritmo plástico, ordenamiento esté-
tico puesto a vivir a través de movimientos coordinados. En las rondas
sucede lo que Adolfo Salazar, en sus estudios sobre “La danza y el ba-
llet”, llama la “expresión sonora del gesto” (Salazar, 1995, p. 26).
O sea que las danzas constituyen un valioso recurso para estimular
la expresión corporal de los niños y jóvenes a través de diferentes pos-
turas cuya combinación rítmica aparece complementada por la música
uno de los intereses más próximos a la naturaleza del niño deseoso de
desarrollar una continua actividad.
C. Significación de la danza
La utilidad en el aprendizaje escolar de la danza según Salazar (1995),
se ha señalado desde muchos puntos de vista:
• La danza, más que ningún otro tipo de educación, puede significar para los
escolares un factor de formación y equilibrio del sistema nervioso.
• La danza es un factor importante de la educación artística. Si la música
es el arte del sonido y la pintura el arte del color, la danza es el arte del
movimiento.
• La danza constituye una forma de expresión. Junto al lenguaje escrito
y oral, y el gesto del teatro de mimos, el movimiento rítmico que es la
esencia de la danza, viene a ser un importante modo de expresión del
sentimiento y modo de las ideas (p. 47).
32
Alba Janneth Ruiz Moreno
En este carácter personal de la danza en su ejecución, es que los do-
centes deben encontrar un recurso de óptima efectividad ya que al fa-
vorecer la espontaneidad del alumno, no lo está retando para que asu-
ma posiciones rígidas o de reñida competencia, sino que le está dando
estímulos para que él tome o deje, aplique o no, diferentes expresiones
corporales a través de las cuales vaya por sí solo y con la ayuda del
grupo, estableciendo las relaciones que pueden darse en el encuentro
de su dimensión espacial.
D. Didáctica de la danza
La danza, aparte de sus valores artísticos profundos, puede ser un ele-
mento de un gran valor para conseguir otras metas educativas. El inte-
rés que hacia esta actividad manifiestan los niños(as) es un hecho que
está fuera de toda duda. Incorporarla por tanto al desarrollo de ciertas
asignaturas supone incrementar la motivación de los alumnos y al mis-
mo tiempo estimular la ritmicidad de sus movimientos.
Para educar el sentido del ritmo, cuya importancia es el desarro-
llo de estos movimientos es enorme, “habrá que acudir a las audicio-
nes musicales” (Salazar, 1995, p. 49). Saber escuchar requiere cierto
aprendizaje; se puede utilizar con esa finalidad aparatos e instrumen-
tos muy diversos: tocadiscos, magnetófonos, radio y televisión, y mul-
titud de sencillos instrumentos de percusión, como palos, triángulos,
panderos, castañuelas, incluso puede emplearse el piano, las armóni-
cas, el acordeón, etc. A través de estas audiciones el alumno aprenderá
a diferenciar unos sonidos de otros: los graves de los agudos, los fuer-
tes de los débiles, etc. El(la) niño(a) se siente enseguida atraído hacia
esta nueva forma de “escuchar participando” y aprecia lo que resulta
más agradable a su oído. Poco a poco se educará con sensibilidad, que
ha de permitirle eliminar los ruidos estridentes y desagradables.
La actividad música-baile era en los comienzos de la cultura no sólo
una unidad; sino también una entrega total y absoluta de cada fibra del
ser. Esta última particularidad perdura en nuestro tiempo y en todas
las manifestaciones del arte, pero la diferencia entre nuestras formas
bailadas y aquellas, reside en que entonces la entrega consistía en una
actividad motriz poderosa y febril, no atenuada por el proceso analíti-
co o la elaboración intelectual.
33
Resignificación de la identidad cultural colombiana...
Cada sonido o figura musical puede equiparse en la danza a una
postura, más que a un movimiento. Para ir de una postura a la otra es
necesario trazar un movimiento que diseña una línea en el espacio y
que lleva mucho más tiempo que la emisión de un sonido.
Aún el más simple de los bailes populares demanda un número de
movimientos no perceptibles por cada simple pasaje apreciable. De un
simple paso de vals, por ejemplo, sólo pueden distinguirse tres golpes
de los pies contra el suelo, pero cada uno de estos golpes exige además
un cambio de peso de todo el cuerpo y un movimiento nacido en la ar-
ticulación fémur-cadera, que es la más grande del cuerpo.
Para el caso concreto de este proyecto, se definirán estrategias didác-
ticas que de manera paulatina vayan familiarizando a los estudiantes
con la danza en cuanto tiene que ver con sus elementos básicos como
son: disciplina respiratoria, relajación muscular, expresión corporal co-
rrelacionada con la manifestación de sentimientos y emociones.
A partir de estos elementos, se diseñaron estrategias de sensibili-
zación con el movimiento y el ritmo, inicialmente de manera indivi-
dual y luego grupal, de suerte que vaya haciéndose una introducción al
montaje coreográfico, la construcción de planimetrías con ritmicidad
mediante la permanente interacción de los alumnos entre sí y con los
elementos característicos de cada danza o baile propuestos.
V. La expresión corporal en la danza
El lenguaje sobre todas las otras diferencias, es lo que separa al hom-
bre del resto de los animales. Sin él, la cultura, la historia, casi todo
aquello que hace del hombre le serían imposibles. En la conversación
cara a cara, sin embargo, el lenguaje se desarrolla en un marco de co-
municación no verbal que es parte indispensable del mensaje. Esto
debería resultar obvio; algunos científicos, entre ellos Davis (1999),
han llegado a afirmar que “el lenguaje hablado sería imposible sin los
elementos no verbales” (p. 152).
Las emociones también se transmiten o comparten en gran medida
en forma no verbal. Birdwhistell (1992), dice que: “En los gestos y
posturas lexos un individuo dejará entrever su abatimiento; de igual ma-
nera otro dejará translucir su miedo a través de su cuerpo tenso” (p. 59).
34
Alba Janneth Ruiz Moreno
También existen algunas señales no verbales, como los marcadores
o el sistema de acentuación descubierto por Birdwhistell (1992),
que están ligadas al contenido verbal y no tendrían ningún sentido fue-
ra de él. Más aún existen claves no verbales únicamente para regular el
intercambio verbal, de la misma manera que las luces regulan el tráfico
en las cuales. Son indispensables en la conversación.
Gran parte de la conducta no verbal básica es aprendida, y el sig-
nificado de los movimientos y gestos está determinado por el tipo de
cultura a la que pertenece.
La mayor parte de los gestos básicos de comunicación son los mis-
mos en todo el mundo. Cuando la gente se siente felíz, sonríe; cuando
está triste o enfadada, frunce el ceño. Inclinar la cabeza hacia delante
es casi universalmente una señal de asentimiento: el “si”. Es una forma
de inclinar la cabeza peor parece ser un gesto innato puesto que tam-
bién lo efectúan los ciegos y los sordos. Mover la cabeza de uno a otro
lado indica negación: el “no”. Es también universal y puede haberse
aprendido en la infancia.
Precisando con Perce, el origen de algunos gestos puede referirse al
primitivo pasado animal, o mostrar los dientes deriva del acto de ata-
car y aún hoy el hombre moderno usa ese gesto para expresar desdén
u hostilidad (aunque no piense atacar con los dientes): En su origen, la
sonrisa fue un gesto de amenaza, pero hoy se hace en combinación con
otros gestos no amenazadores, que denotan placer.
El encogerse de hombros resulta también un buen ejemplo de gesto
universal empelado para indicar que una persona no sabe o no entien-
de algo.
Como cualquier otro lenguaje, el del cuerpo tiene también palabras,
frases y puntuación. “Cada gesto es como una sola palabra y una pala-
bra puede tener varios significados” (Perce, 1996, p. 17).
Sólo cuando la palabra forma parte de una frase, puede saberse su
significado correcto. Los gestos se presentan “en frases” y siempre di-
cen la verdad sobre los sentimientos y actitudes de quien los hace. La
persona perceptiva es la que lee bien las frases no verbales y las com-
para con las expresadas oralmente.
35
Capítulo segundo
Diseño metodológico
I. Enfoque investigativo
El tipo de investigación que se llevará a cabo es un estudio de caso, el
cual se delimita en torno a los sujetos que participan en el proceso in-
vestigativo, en torno a una realidad compartida y en la cual se suscita
un diálogo de saberes, mediante el intercambio de experiencias que
han vivenciado en determinado contexto socio-cultural, en este caso, el
correspondiente a la identidad cultural colombiana. Por consiguiente,
no se trata de analizar fundamentaciones teóricas sobre determinadas
temáticas, aun cuando ellas, en un momento dado, sirvan de soporte
para la comprensión y explicación de la información recolectada con el
grupo de estudio.
Por otra parte, se tiene en cuenta que los estudios de casos cons-
truyen un conocimiento a partir de las relaciones entre los saberes
individuales y los colectivos, es decir, del diálogo intersubjetivo. Esta
idea es reiterada por Vásquez (1995), quien propone que el método
de investigación denominado estudio de casos, “bien en su dimensión
individual, bien en su proyección social, se presenta hoy como una po-
sibilidad de convergencia entre los métodos cualitativos y los cuanti-
tativos” (p. 35).
Este diálogo teórico-práctico, intersubjetivo orientado en torno a
las la danza folclórica colombiana, se enmarca en tres variables y/o
categorías de análisis que operan a nivel individual, es decir subjetivo,
a nivel colectivo o social de intersubjetividades y cultural que viene a
constituir como el eje en torno al cual giran los dos primeros niveles y
que opera como marco referente o situacional en el que transcurre la
identidad cultural de los estudiantes.
37
Resignificación de la identidad cultural colombiana...
En cada una de estas variables o niveles categoriales, se trata de
analizar la significación que se le da a la danza folclórica, de suerte que
mediante las relaciones interpretativas a que den lugar, se pueda resig-
nificar el valor de la identidad cultural colombiana.
II. Delimitación campo de estudio
A. Población
Los estudiantes del ciclo tres del Instituto Técnico Industrial Piloto,
jornada tarde.
B. Muestra
Con el fin de tener un equilibrio de respuestas por sexo, la población
está compuesta por 30 estudiantes (integrados por 15 hombres y 15
mujeres), del ciclo tres educativo, del Instituto Técnico Industrial Pilo-
to de la jornada tarde. Se escogieron las unidades de estudio de forma
selectiva, pues son producto de una observación reiterada (grupo he-
terogéneo). Se parte de la observación, del diálogo, de la interacción
con juegos sonoros.
III. Técnicas e instrumentos
A. Entrevista
Se diligenciará una entrevista semiestructurada con los estudiantes
divididos en grupos focales de diez (10) alumnos por grupo. Según
Hernández (1998), este tipo de entrevista corresponde a preguntas
abiertas, las cuales son particularmente útiles cuando no se tiene in-
formación sobre las posibles respuestas de las personas o cuando esta
información es insuficiente. En el ámbito de un determinado tema, éste
puede plantear la conversación como desee, efectuar las preguntas
que crea oportunas y hacerlo en los términos que estime convenientes,
explicar su significado, pedir al entrevistado, aclaraciones cuando no
entienda algún punto y que profundice en algún extremo cuando le pa-
rezca necesario, establecer un estilo propio y personal de conversación.
38
Alba Janneth Ruiz Moreno
La entrevista semiestructurada, posibilita la permanente retroali-
mentación, complementación y ampliación de la información suminis-
trada por los participantes en el estudio de suerte que mediante su
depuración, se logren establecer consensos que permitan identificar
los rasgos fundamentales de dicha resignificación cultural.
La información obtenida y así categorizada, a través de las entre-
vistas, se concretará en una matriz categorial en la que se identifican
dos tipos de variables: Deductivas, equivalentes a las tres categorías ya
explicitadas y variables inductivas, que corresponden a los conceptos
y actitudes que se asumen por parte de cada uno de los grupos focales
del estudio de campo.
La entrevista será moderada por un docente en danza, el cual es ex-
terno a la institución, se llevara a cabo en el salón de artes del Colegio
itip, jornada tarde, con la finalidad que los estudiantes se encuentren
a gusto y puedan interactuar de forma espontanea con el grupo y el
entrevistador.
A partir de los resultados identificados a través del diligenciamiento
de la matriz categorial, se adelantará una serie de talleres con varios
ritmos específicos tomados de diferentes regiones del país y que son
considerados bailes típicos colombianos. La finalidad fundamental de
los talleres es acercar e introducir a los estudiantes en el ejercicio de
los bailes tradicionales para que reconozcan su gran valor e importan-
cia en el ámbito de las manifestaciones culturales autóctonas. Se apli-
cara un cuestionario final que pretende capturar el posible cambio en
la visión y reconocimiento del valor y la importancia social y cultural
de las expresiones folklóricas en los estudiantes.
B. Fuentes bibliográficas
Fundamentales, como se ha mencionado anteriormente, el contexto
teórico en el que se apoya la tesis recurre a las siguientes discipli-
nas: Pedagogía, antropología, sociología y diferentes estudios sobre
el folclor.
39
Resignificación de la identidad cultural colombiana...
IV. Resultados
La información recopilada a través de las entrevistas a los estudiantes,
se organizó en la matriz categorial, de acuerdo con los diferentes ítems
formulados y realizando una clasificación según el sentido de las res-
puestas dadas:
40
Capítulo tercero
Interpretación y análisis de datos
Tabla 1
Tipo de danzas o bailes que se conocen
Danzas o bailes conocidos
%
a. Sanjuanero, joropo, cumbia, mapalé
5
16,6
b. Country, champeta, bachata
10
33,4
c. Salsa, vallenato, merengue, vals
7
23,4
d. Reggetón, rock, break dance
8
26,6
Gráfico 1
Danzas o bailes conocidos
En relación con el tipo de danzas que conocen los estudiantes, el 16,6%
manifestó que el sanjuanero, joropo, cumbia, mapalé. Es decir, este
porcentaje de alumnos, conoce lo que se identifica como danzas fol-
clóricas. Otro 33,4% dice que conoce la música country, champeta y
bachata, bailes que tiene mucho de foráneos y que de aluna manera
han influido en las preferencias delos estudiantes. Hay un 23,4% que
41
Resignificación de la identidad cultural colombiana...
conoce la salsa, vallenato merengue y vals, bailes que pudiera llamarse
mixtos en los que hay propios de la región colombiana y otros con ca-
racterísticas foráneas.
Tabla 2
Danzas o bailes que se practican más a menudo
Danzas o bailes que más se practican
%
a. Salsa, merengue, vallenato
6
20,6
b. Salsa, reggetón, champeta
9
30,0
c. rock, bachata, breack dance
8
26,6
d. Bachata, breack dance, vallenato
7
23,4
Gráfico 2
Danzas o bailes que más se practican
Con respecto a las danzas o bailes que se practican más a menudo, los
estudiantes, en el 20,0% manifestaron que la salsa, merengue y valle-
nato, el 30,0% dice que practica con más frecuencia, la salsa, reggetón,
champeta, mientras que el 26,6% responde que frecuentemente prac-
tica, rock, bachata, breack dance, en tanto que el 23,4% manifestaron
la bachata, breack dance, vallenato.
42
Alba Janneth Ruiz Moreno
Tabla 3
Conocimiento que se tiene sobre danzas folclóricas colombianas
Conocimiento de danzas folclóricas colombianas
%
a. Son danzas tradicionales del país
7
23,4
b. Los bailes típicos de cada región
6
20,0
c. Lo que bailan en el campo
9
30,0
d. Las que van con las costumbres del pueblo
8
26,6
Gráfico 3
Conocimiento de las danzas folclóricas colombianas
Sobre el conocimiento que los alumnos tienen de las danzas folclóri-
ca colombianas, el 23,4% afirmó que son las danzas tradicionales del
país, 20,0% los bailes típicos de cada región, 30,0% lo que bailan en el
campo y 26,6% las danzas que van con las costumbres del pueblo.
Tabla 4
Se ha bailado alguna vez danzas folclóricas de Colombia
Se ha bailado alguna vez danzas folclóricas de Colombia
%
a. Solamente en el colegio algunas veces
9
30,0
b. Muy poco porque no se saben bailar
6
20,0
c. En fiestas del campo
5
16,6
d. En eventos culturales
10
33,4
43
Resignificación de la identidad cultural colombiana...
Gráfico 4
Se ha bailado alguna vez danzas folclóricas de Colombia
El 30,0% de los estudiantes ha bailado alguna vez danzas folclóricas de
Colombia, el 2,.0% las ha bailado muy poco porque no se saben bailar,
16,6% las ha bailado en fiestas del campo y el 33,4% las ha bailado en
eventos culturales.
Tabla 5
Significado que se les da a las danzas folclóricas de Colombia
Significado que se les da a las danzas folclóricas de Colombia
%
a. Representan la cultura del país
8
26,6
b. Son algo propio de tradiciones
6
20,0
c. Se relacionan con las costumbres populares
7
23,4
d. Lo folclórico y muy colorido
9
30,0
Gráfico 5
Significado que se da a las danzas folclóricas de Colombia
44
Alba Janneth Ruiz Moreno
Con respecto al significado que se les da a las danzas folclóricas de
Colombia, el 26,6% respondió que son las que representan la cultura
del país, 20,0% son algo propio de las tradiciones, 23,4% significan lo
que se relaciona con las costumbres populares y el 30,0% tienen un
significado que denota lo folclórico y lo colorido.
Tabla 6
Concepto de cultura
Qué se entiende por cultura
%
a. Representa lo artístico y literario
9
30,0
b. Son las creencias, costumbres tradiciones
10
33,4
c. Los valores y estudio de las personas
6
20,0
d. Lo propio de las personas con formación
5
16,6
Gráfico 6
Concepto de cultura
Según el 30,0% de los alumnos, la cultura representa lo artístico y lite-
rario, para el 33,4% son las creencias, costumbres y tradiciones, para
el 20,0% identifican los valores y estudio que tienen las personas y el
16,6% la cultura se relaciona con lo que es propio de las personas con
algún grado deformación.
45
Resignificación de la identidad cultural colombiana...
Tabla 7
Concepto sobre identidad cultural colombiana
Qué es identidad cultural colombiana
%
a. Lo que distingue al país de los demás
7
23,4
b. La comida, los bailes, las costumbres
9
30,0
c. Lo típico, las artesanías, lo folclórico
8
26,6
d. En realidad no se mucho o casi nada
6
20,0
Gráfico 7
Qué es identidad cultural colombiana
Acerca del concepto que los estudiantes tienen sobre identidad cul-
tural colombiana, el 23,4% manifestó que es lo que distingue al país
de los demás, 30,0% corresponde a la comida, los bailes y las costum-
bres, el 26,6% es lo típico, las artesanías y todo lo que es folclórico y el
20,0% afirmó que en realidad no se sabe mucho o casi nada, acerca de
lo que es identidad cultural colombiana.
Tabla 8
Estrategias que se sugieren para divulgar la
práctica de las danzas folclóricas colombianas
Estrategias para divulgar la práctica de
%
las danzas folclóricas colombianas
a. Hacer conferencias con videos
7
23,4
b. Concursos de danzas de las regiones
10
33,4
c. Empezar con la niñez y talleres
8
26,6
d. A través de redes sociales, Youtube
5
16,6
46
Alba Janneth Ruiz Moreno
Gráfico 8
Estrategias para divulgar la práctica de
las danzas folclóricas colombianas
Con respecto a las estrategas que se sugieren para divulgar la práctica
de las danzas folclóricas colombianas, el 23,4% de los alumnos sugirió
que se deben hacer conferencias con videos, 33,4% concursos de dan-
zas relacionadas con las diferentes regiones del país, 26,6% se debe
empezar con la niñez a través de talleres y el 16,6% sugiere que se
deben dar a conocer a través de las redes sociales y de Youtube.
Tomando en consideración las diferentes respuestas dadas por los
estudiantes a través de la entrevista, se deduce lo siguiente:
En general, los estudiantes conocen algunas de las danzas folclóri-
cas de Colombia pero con mayor frecuencia mencionan los bailes forá-
neos o contemporáneos de ellos como son el reguetón, rock, champeta,
breack dance, salsa, merengue, que a la vez son los que con mayor fre-
cuencia practican en espacios externos al colegio tales como son sus
fiesta o rumbas a las que asisten casi todos los fines de semana.
Muy poco es lo que se sabe de las danzas folclóricas y se limitan a
dar opiniones generales como que son los bailes típicos del país o los
que se practican en algunas fiestas regionales.
Como consecuencia del poco conocimiento que tienen de las danzas
folclóricas, su baile pocos e ejercita y se podría decir que solamente se
limita a lo que se les enseña y fomenta en el colegio.
En cuanto al significado que le dan a las danzas folclóricas, los estu-
diantes repiten que son los bailes típicos del país, y que representa al
país frente a otros. Igualmente que tienen un significado de tradición y
costumbre del pueblo.
47
Resignificación de la identidad cultural colombiana...
Acerca de lo que entienden por cultura, los estudiantes opinan que
es lo que representa a las personas del país y vuelven a hacer referen-
cia a las costumbres, los bailes y las comidas típicas del país.
En relación con los que entienden por identidad cultural colombia-
na, los estudiantes dicen que es lo propio y lo tradicional del país que
es lo que identifica a Colombia entre todos los demás países y que tras-
mite las costumbres de los habitantes.
Son varias las estrategias que los estudiantes sugieren para divulgar
la práctica de las danzas folclóricas colombianas y entre ellas mencio-
nan, los concursos, las charlas con videos o el uso de las redes sociales
para que un mayor número de personas las conozcan y a la vez sepan
como se bailan.
Con base en la anterior información, se establece que la mayor parte
de los estudiantes tienen escaso conocimiento acerca de las danzas fol-
clóricas colombianas, tanto a nivel teórico como práctico y lo único que
conocen es lo que se les ha enseñado u orientado a través de la clase de
danzas en el colegio.
Es limitado el concepto que tienen tanto de cultura como de identidad
cultural; aunque citan algunos elementos claves, solamente hacen refe-
rencia a las tradiciones, costumbres, creencias o a los bailes típicos, pero
no comprenden ni asimilan los términos dentro de un contexto integral
en el que trascienden no sólo las manifestaciones por ellos expuestas,
sino también todas aquellas expresiones que dinamizan las representa-
ciones y constructos sociales de carácter popular y que pueden ser ori-
ginadas y ejercitadas o bien por todo el conjunto nacional o por determi-
nados grupos sociales, como puede ser el de los mismos jóvenes.
En cuanto a las estrategias que proponen para divulgar con mayor
énfasis la práctica de las danzas folclóricas se concretan a los concur-
sos, a la orientación desde temprana edad, o simplemente al uso delas
redes sociales para darlas a conocer y que cada quien las pueda practi-
car conforme a sus intereses.
48
Conclusiones
De acuerdo con el análisis hecho en torno a la conceptualización teóri-
ca como a la información suministrada por los estudiantes, se entiende
que las características de los diferentes ritmos folclóricos colombia-
nos, bien pueden tener aceptación, no sólo por parte de los alumnos
sino de los docentes y comunidad en general, como quiera que en la
danza folclórica están implicados, el movimiento, ritmo, coordinación,
expresión corporal, socialización, armonía de conjunto, aparte de los
demás presupuestos contemplados en los principios y objetivos didác-
ticos de la educación de la educación artística.
No cabe duda que la institución educativa está llamada a enfocar su
labor pedagógica en diferentes dimensiones que apunten al desarrollo
y fortalecimiento integral de los educandos, de manera que logren una
plena realización de sus capacidades y al mismo tiempo de los diferen-
tes procesos inherentes a ese desarrollo.
Esta labor, se entiende como la orientación de las actividades tanto
curriculares como extracurriculares, de manera que haya posibilidad
de correlacionar la teoría con la práctica, los presupuestos pedagógi-
cos con los culturales y sociales; los aprendizajes del aula propiamente
dichos, con los experienciales de los alumnos y así, poder dar respues-
ta efectiva a sus necesidades e intereses y su desarrollo integral.
El colegio debe no sólo favorecer el desarrollo de los procesos aca-
démicos sino propender por el rescate de los valores culturales que
son reflejo de la identidad nacional que en ningún momento los alum-
nos deben desconocer, so pretexto de no estar acordes con los estereo-
tipos que se pretenden imponer desde el extranjero y a través de los
medios de comunicación.
A pesar de la indiferencia en que se han mantenido los valores cul-
turales característicos de las expresiones folclóricas colombianas, se
percibe inquietud entre los estudiantes para aprender acerca de aque-
49
Resignificación de la identidad cultural colombiana...
llos, en particular los relacionados con las danzas folclóricas, como una
alternativa válida que permita dinamizar sus expresiones corporales
de manera distinta a los enfoques tradicionales y aislados con que se
han desarrollado hasta el momento.
Vale la pena resaltar los logros que a nivel personal aportó el trabajo
realizado puesto que permitió concretar en la práctica los conocimien-
tos adquiridos en los estudios de especialización, conjugándolos con
muchas de mi experiencia docente lo cual sin duda redundará en be-
neficio de los mismos alumnos que encontrarán alternativas concretas
para el desarrollo de sus aptitudes de manera amena, facilitadora, no
solo para el desarrollo físico sino también social y cultural, a través de
la recuperación de valores folclóricos de nuestra identidad nacional.
Ciertamente la implementación de las danzas folclóricas no podrá
hacerse de manera rotunda, inmediata, en todas sus expresiones pero
si se regula su inserción en la Educación para el movimiento, de manera
paulatina, podrá contarse con el concurso participante de los alumnos
quienes de alguna manera reciben el legado cultural de sus mayores.
50
Bibliografía
Abadía, Guillermo. Compendio General del folklore colombiano, Bogotá, Fondo de
Promoción de la Cultura del Banco Popular, 1983.
Abadía, Guillermo. abc del folklore colombiano, 2.a ed., Bogotá, Edit. Panamericana,
1996.
Ander-Egg, Ezequiel. Técnicas de investigación social, Buenos Aires, Edit. Humanís-
ticas, 1983.
Benedict, Ruth. El hombre y la cultura: Investigación sobre los orígenes de la civiliza-
ción contemporánea, Buenos Aires, Herder, 1999.
Birdwhistell, Ray. Gesticulación y contexto, Barcelona, Paidós, 1992.
Davis, Flora. La comunicación no verbal, Madrid, Alianza, 1999.
García Canclini, Néstor. Culturas híbridas, México, Grijalbo, 1989.
Idla, Ernst. Movimiento y ritmo: Juego y recreación, Barcelona, Paidós, 1997.
Malinowsky, Bronisław. Una teoría científica de la cultura, Buenos Aires, Edit. Su-
ramericana, 1986.
Marcuse, Herbert. Ensayos sobre política y cultura, Barcelona, Ariel, 1981.
Marulanda, Octavio. El folclor de Colombia, Bogotá, Artestudio Editores, 1998.
Mendoza, A. Nueva Revista Colombiana de Folclor: Un pueblo que no se asoma a sus
fuentes culturales no conoce su rostro, vol. 2, n.° 7, Bogotá, Organo del Patronato
Colombiano de Artes y Ciencias, 1990.
Ocampo López. Javier. Música y folclor de Colombia, Bogotá, Plaza y Janes Editores,
1993.
Pease, Allan. El lenguaje del cuerpo, Bogotá, Edit. Printer, 1996.
51
Resignificación de la identidad cultural colombiana...
Procultura. Nueva Historia de Colombia, vol. vi, Bogotá, Procultura, 1989.
Salazar, Adolfo. La danza y el ballet: Introducción al conocimiento de la danza de
arte y del ballet, México, Fondo de Cultura Económica, 1985.
Tejada, L. A. Enciclopedia de la vida, t. iv, Buenos Aires, Edit. Bruguera, 1988.
Venegas, María Clemencia; Luis Darío Bernal y Margarita Muñoz. Nuestra heren-
cia popular: El folklore y los niños, Centro Regional para el Fomento del Libro en
América Latina y el Caribe 1999.
52
Anexos
Entrevista semiestructurada a los estudiantes
Objetivo: Conocer las opiniones y experiencias de los estudiantes acerca de las dan-
zas en general y de las danzas folclóricas de Colombia en particular.
1 ¿Qué tipo de danzas o bailes conoce?
________________________________________________________________________________________________
______________________________________________________________________________________
2. ¿Cual(es) de esas danzas o bailes practican más a menudo y por qué?
________________________________________________________________________________________________
______________________________________________________________________________________
3. ¿Qué saben de las danzas folclóricas colombianas?
________________________________________________________________________________________________
_____________________________________________________________________________________
4. ¿Ustedes a bailado alguna vez danzas folclóricas colombianas?
________________________________________________________________________________________________
_____________________________________________________________________________________
5. ¿Qué significado tienen para ustedes las danzas folclóricas de Colombia?
________________________________________________________________________________________________
_____________________________________________________________________________________
6. ¿Qué entienden por cultura?
________________________________________________________________________________________________
____________________________________________________________________________________
7. ¿Qué es para ustedes identidad cultural colombiana?
________________________________________________________________________________________________
____________________________________________________________________________________
8¿Qué estrategias sugerirían para divulgar más la práctica de las danzas folclóricas
colombianas?
________________________________________________________________________________________________
_____________________________________________________________________________________
53
Editado por el Instituto Latinoamericano de Altos Estudios -ilae-,
en marzo de 2017
Se compuso en caracteres Cambria de 12 y 9 ptos.
Bogotá, Colombia