El bullying
en la convivencia escolar
El bullying
en la convivencia escolar
Diana Paola Aguirre Castiblanco
Instituto Latinoamericano de Altos Estudios -ilae-
Queda prohíbida la reproducción por cualquier medio físico o digital de toda o un aparte de
esta obra sin permiso expreso del Instituto Latinoamericano de Altos Estudios -ILAE-.
Publicación sometida a evaluación de pares académicos (Peer Review Double Blinded).
Esta publicación está bajo la licencia Creative Commons
Reconocimiento - NoComercial - SinObraDerivada 3.0 Unported License.
ISBN
978-958-8968-27-8
© Diana Paola Aguirre Castiblanco, 2016
© Instituto Latinoamericano de Altos Estudios -ILAE-, 2016
Derechos patrimoniales exclusivos de publicación y distribución de la obra
Cra. 18 # 39A-46, Teusquillo, Bogotá, Colombia
pbx: (571) 232-3705, fax (571) 323 2181
www.ilae.edu.co
Diseño de carátula y composición: Harold Rodríguez Alba
Edición electrónica: Editorial Milla Ltda. (571) 702 1144
editorialmilla@telmex.net.co
Editado en Colombia
Edited in Colombia
Contenido
Agradecimientos
9
Resumen
11
Introducción
13
Capítulo primero
El problema y su importancia
15
I.
Formulación del problema
17
A. Pregunta de investigación
17
B. Objetivo general
17
C. Objetivos específicos
18
Capítulo segundo
Marco teórico
19
I.
Antecedentes teóricos
19
II.
Marco legal
23
A. El bullying desde la política pública en Colombia
23
III. Concepto de fenómeno
28
A. Fenómeno social
29
IV. Concepto de bullying
29
A. Características del bullying
29
B. Formas de intimidacion en el bullying
31
C. Participantes en el bullying
32
D. Rasgos personales de los participantes en el bullying
33
E. Bullying y género
40
V. Adolescencia
41
A. Características del adolescente
41
B. Contexto social del adolecente
42
C. Contexto familiar estudiante
43
VI. Convivencia escolar
45
7
El bullying en la convivencia escolar
Capítulo tercero
Metodología
47
I.
Tipo de investigación
47
II.
Población y muestra
48
A. Población
48
B. Muestra
48
III. Técnicas de investigación
48
Capítulo cuarto
Resultados
49
I.
Análisis de datos
49
II.
Análisis de los componentes del instrumento
49
A. Desde los estudiantes
79
B. Relaciones entre compañeros
81
C. Relaciones entre familia
82
D. Relaciones entre familia
83
E. Relaciones entre pares
84
F. Frecuencia
84
G. Formas
85
H. Relatos de vida
86
III. Fiabilidad del instrumento
88
Conclusiones
89
Bibliografía
91
Anexos
93
8
Agradecimientos
En esta etapa de mi vida, donde he crecido tanto espiritual como per-
sonalmente, doy gracias a Dios por su grande misericordia, por su
amor para mí y mi familia, porque todo lo que tengo y lo que soy es
debido a su inmenso amor, al igual doy inmensas gracias por mi espo-
so Medardo Bonilla maravilloso hombre que Dios transformó y que
ha permitido acompañarme en tantas aventuras como lo es el estudio,
quien ha confiado en mí, quien ha permitido destinar su tiempo y di-
nero y ha valorado mi esfuerzo y mis ganas por hacerlo, de la misma
forma a mis hijos Santiago y Juan, los tesoros más preciados, hermoso
regalo de Dios que han luchado conmigo en el alcance de este gran
logro, que han aprendido que a pesar de la adversidad hay que tener
dedicación para alcanzar las metas.
A la profesora Mónica LLaña por su colaboración y dedicación en
el proceso de elaboración de esta investigación y a Luz Begoña Marín
Peña por copartícipe y amiga.
9
Resumen
El siguiente estudio o investigación tuvo como fin indagar acerca de
las expresiones que revisten el bullying en el Colegio Orlando Higuita
Rojas de la localidad 7 de Bogotá.
Se planteó escoger el ciclo 3 en el cual los estudiantes presentan una
serie de características que permiten ser observadas y que de acuerdo
a este fenómeno se presentan en mayor porcentaje.
El instrumento escogido refleja problemáticas relacionadas en el
fenómeno del bullying, para dicho fin se utilizó el cuestionario sobre
maltrato entre iguales de R. Ortega, J. Mora-Merchan y J. Mora. Sien-
do así un estudio cuantitativo diseño no experimental transeccional o
transversal.
El proceso fue desarrollado en el segundo semestre de 2014, en el
colegio mencionado anteriormente.
11
Introducción
La convivencia escolar es un componente vital en el desarrollo de di-
ferentes procesos dentro de las instituciones educativas, en el contex-
to donde se desarrolló la investigación de “bullying en la convivencia
escolar” se vislumbra problemas de agresión dentro de la institución
como fuera de ella.
En los siguientes capítulos se presentan elementos relacionados
con el bullying, soportes como marco teórico y unos resultados que
nos dan cuenta del fenómeno estudiado.
Como parte fundamental se hizo revisión documental sobre los an-
tecedentes que permitieron conocer adelantos acerca del tema que se
han realizado a partir de un plano nacional, llegando al contexto de
la ciudad y estableciendo relación desde lo local como es el Colegio
Higuita Rojas de la localidad 7; donde se halla la población, seguido a
esto se encuentran el problema de investigación y los objetivos que se
propone alcanzar para dar respuesta al fenómeno y la justificación que
aclara la importancia del abordar este tema.
Posteriormente se habla acerca del marco teórico aquel que nos
da la sustentación teórica de las categorías abordadas de forma clara
y precisa. Recogiendo el marco legal, los conceptos de fenómeno, bu-
llying, principales características del bullying, adolescencia y conviven-
cia escolar.
El marco metodológico basado en el paradigma cuantitativo diseño
no experimental transeccional o transversal y el análisis de los datos
que describe la población, la muestra e instrumentos aplicados para la
recolección de la información.
Estructurado bajo el paradigma cuantitativo diseño no experimen-
tal transeccional o transversal, se dispone de los resultados que permi-
ten observar las características del bullying en la institución, realizan-
do un análisis de datos que dan cuenta del fenómeno.
13
El bullying en la convivencia escolar
Por último se presentan las conclusiones del estudio realizado con
los aportes correspondientes y las proyecciones que se exponen como
posibles caminos para establecer estrategias que permitan disminuir
este fenómeno en la institución, además es un diagnostico que permite
otras investigaciones futuras.
14
Capítulo primero
El problema y su importancia
Desde el ingreso al mundo escolar el niño o niña llega a la escuela y se
ve vinculado en una serie de situaciones que afectan su estado psicoló-
gico, físico, acoso escolar entre otros. En este sentido,
el sentirse parte de un grupo, validado, respetado, y con vínculos de intimidad
seguros y estables, pueden ser considerados como temas de supervivencia para
los niños y adolescentes. Así, ciertas conductas agresivas de un adolescente
pueden ser comprendidas desde el marco de la inseguridad, poniendo el
foco de esta experiencia en el sí mismo y no necesariamente en otro, al cual
circunstancialmente se agrede (Hawley, Little y Rodkin, 2007, p. 1).
El bullying o matoneo que es definido como
el acoso escolar es un acto o una serie de actos intimidadores y normalmente
agresivos o de manipulación por parte de una persona o varias contra otras
personas o varias, normalmente durante un cierto tiempo, es ofensivo y se basa
en un desequilibrio de poderes (Sullivan, Cleary y Sullivan, 2005, p. 1).
El bullying se genera en el contexto educativo y afecta la dinámica de
toda la comunidad imposibilita y deja de lado la tolerancia y las normas
de convivencia establecidas en la institución desde el manual de con-
vivencia que está reglamentado por ley no permite el efecto deseado.
Todas las escuelas sufren de este fenómeno el cual ha sido inves-
tigado por Smith y Sharp, Dan Olweus (2003) entre otros y revelan
que indiferente a su clase social este se presenta produciendo efectos
devastadores que inclusive pueden llegar al suicidio de las víctimas.
El tema del “matoneo” despliega matices de posibilidades y análi-
sis frente a la investigación de mi interés en donde aspectos como el
discurso, los espacios de socialización e interactuación, el poder, la do-
minación, los vínculos afectivos escasos y/o fragmentados no solo en
15
El bullying en la convivencia escolar
la vida familiar y social cobran importancia para comprender el mato-
neo en la escuela de los sujetos, donde problemas como la violencia, el
clientelismo y el abuso del poder entre otras, son parte de la cotidia-
neidad y de la historia del país (Moncayo, p. 14).
Por otro lado, la violencia ha sido una aflicción de todos los colombia-
nos, se ha vivenciado la amenaza constante y el miedo que imparten
los medios o agresivos informativos con su recurrente bombardeo de
acciones violentas; como se puede observar, la violencia es generada
en la sociedad y se hace a través de diferentes medios, donde se des-
envuelven los estudiantes del Colegio Orlando Higuita Rojas. El sector
donde está ubicada la institución es una localidad donde las familias
son de bajos recursos, permiten que el fenómeno sea cada vez más
preponderante. El estudio realizado por el Instituto Alberto Merani,
apoyado por la Universidad de los Andes y el dane dio como resultado
que en los colegios públicos de un 40% de la población se ve afectado
por este fenómeno y su principal característica es la agresión verbal y
la exclusión social, los niños y niñas permanecen en la escuela y según
Dan Olweus (1998, p. 21) el bullying es:
El acoso escolar es un acto o una serie de actos intimidadores y normalmente
agresivos o de manipulación por parte de una persona o varias contra otra una
persona o varias, normalmente durante un cierto tiempo. Es ofensivo y se basa
en un desequilibrio de poderes.
En el colegio se evidencia el abuso de algunos niños contra otros, en
el grado tercero de primaria existe marcadamente un grupo de estu-
diantes que pelean entre sí, se agreden, se dan patadas, se expresan
de forma soez con sus otros compañeros, al igual presentan conductas
disruptivas ante la norma y los llamados de atención por parte de los
profesores. En los grados quintos los estudiantes se agreden con malas
palabras; y al recibir el insulto el compañero, contrarrestan de forma
agresiva. En estos grupos los estudiantes tienen un grupo el cual se
acompaña y se apoya para intimidar a sus pares. En las estudiantes se
demuestra una constante exclusión por algunos otros compañeros los
cuales sufren este fenómeno de bullying de una forma callada y dis-
tanciada de los demás, por los cuales no son aceptados. De acuerdo
a lo anterior mencionado se cree relevante el tema, puesto que per-
mite conocer a las características del bullying en el contexto escolar,
reflexionando sobre este fenómeno para aportar resultados a la convi-
16
Diana Paola Aguirre Castiblanco
vencia de los estudiantes y por ende a la comunidad educativa del co-
legio Orlando Higuita Rojas jornada mañana. Permitiendo se aborden
como un punto de partida para siguientes investigaciones por parte de
la Secretaria de Educación del distrito de Bogotá
Reseña Colegio Orlando Higuita Rojas: pei “Comunicación y derechos hu-
manos para la transformación social”
El colegio empezó en la década del 70 donde los habitantes del ba-
rrio actualmente vereda azul, adecuaron algunas elementales aulas
y llamaron al colegio Juan Maximiliano Ambrosio el cual es la sede b
de la institución; en los años 1980 la Secretaría de Educación tomó
estas instalaciones asumiéndolas desde e nivel central trabajando allí
en primaria hasta el año 2004, luego llegaron otras sedes en arriendo
como la b y la c, en el 2005 se amplía a una sede d donde se instalan
casetas prefabricadas en el barrio Holanda La Libertad de la localidad
de Bosa, donde se atendían alumnos desde el grado preescolar hasta
el grado noveno, esta sede dio inicios al Colegio Orlando Higuita Rojas
el cual actualmente atiende 3.250 estudiantes en sus dos sedes y sus
dos jornadas.
Al observar estos antecedentes que se reúnen de forma global a for-
ma particular, nos damos cuenta que hay relevancia en el tema sobre
el bullying por ser un tema de interés general para las instituciones
educativa, surgiéndo la pregunta de interés para la investigación.
I. Formulación del problema
A. Pregunta de investigación
¿Cuáles son las características que revisten las expresiones del fenóme-
no del bullying en los alumnos del ciclo 3 del Colegio Orlando Higuita
Rojas?
B. Objetivo general
Caracterizar las expresiones que revisten al fenómeno del bullying en
los estudiantes del ciclo 3 que quebrantan la convivencia escolar del
Colegio Orlando Higuita Rojas.
17
El bullying en la convivencia escolar
C. Objetivos específicos
• Identificar las relaciones familiares y cuál es su incidencia en la vio-
lencia al interior de la institución.
• Establecer la frecuencia con la cual se presenta el factor que provo-
que que los estudiantes del ciclo 3 sean violentos.
• Conocer las principales formas que asume el bullying en la convi-
vencia escolar de los estudiantes del ciclo 3 del Colegio Orlando
Higuita Rojas.
18
Capítulo segundo
Marco teórico
I. Antecedentes teóricos
El bullying ha sido reconocido en todo el mundo, este es un fenómeno
que de acuerdo a estudios realizados se presenta en todas las escuelas,
se caracteriza por un maltrato de forma física, verbal, gestual, ciberbu-
llying entre otros.
Su origen literal es el anglicismo bully y este hace referencia al ter-
mino castellano “matón” y las características propias de quien hace
este acto. Su origen data de un país al norte de Europa llamado Norue-
ga en la cual el investigador Dan Olweus ha realizado varios estudios
y es pionero en el tema del bullying.
El término de bullying en Europa era conocido como mobbing que
expresa la idea de un ataque en grupo acosado y rodeado al objeto del
acoso (Olweus, 1998, Camparta y Lindstrom, 1997). En el ámbito
germánico se utilizan términos como schikanieren para identificar ac-
ciones de “agobiar” y moben para “acosar” (Avilés, 2006, p. 79).
En el medio latino donde no tenemos un término único para deno-
minar lo que se conoce como bullying se utiliza términos aproximativos
como la “prepotenza” de los italianos, el “fazer mal” de los portugueses
y en España el termino más usado para identificar operativamente la
conducta es “meterse con alguien”. Además de utilizar bullying (Avi-
lés, 2003; Cerezo, 2001), como anglicismo, los autores españoles han
usado distintitos términos para caracterizar estas conductas que van
desde el “matonismo” (García Orza, 1995); “intimidación”, “violencia”
(Ortega, 1997) y “maltrato entre iguales” (Monjas y Avilés, 2003;
Ortega, 1998). Finalmente en el otro extremo del mundo, los autores
japoneses utilizaban el término “ ijime-ru” para la agresión verbal (Mo-
rit, Soeda y Taki, 1999).
19
El bullying en la convivencia escolar
El bullying es un fenómeno con una relevancia y significancia en las
escuelas, ha sido estudiado por mucho tiempo a través de diferentes
investigadores buscando una posible solución; de donde se desprende
este fenómeno ha permitido que se tomen hallazgos desde la perspec-
tiva de padres, de docentes y enfocándose en el alumno ya que este
último presenta constantes agresiones dentro de la escuela, es un fe-
nómeno que aunque no se conozcan los actores principales, estos com-
portamientos entre los estudiantes van afectando de forma negativa el
ambiente escolar, el cual directamente va relacionado con la enseñanza
y aprendizaje de cada uno de los estudiantes.
A nivel latinoamericano según Universidad Autónoma de Madrid:
La violencia entre estudiantes constituye un problema grave en toda América
Latina, tanto por su magnitud como por sus consecuencias académicas.
Esta es una de las principales conclusiones de un trabajo que analiza datos
del Segundo Estudio Regional Comparativo y Explicativo -serce- de la
Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura
-unesco-, desarrollado entre 2005 y 2009 (uam, 2011).
Este fenómeno como podemos observar se presenta en todas las par-
tes del mundo, en países desarrollados y en países en desarrollo, es
una problemática que viven los estudiantes de todas las partes del
mundo, en América Latina el 70 por ciento de los niños son directa o
indirectamente afectados por el bullying (acoso) en la escuela, es decir,
niños que han sido acosados o han sido testigos (del acoso), asegu-
ró Mónica Darer, especialista en derechos de la niñez de la ong Plan
Internacional, en una conferencia de prensa en Panamá” (Diario El
Espectador).
Consecuencia de presentarse este fenómeno en las escuelas es que
los niños no puedan tener el ritmo normal a la hora de estudiar, indi-
cándose así que si queremos mejorar el nivel académico en las escue-
las nos debemos preocupar por identificar qué es lo que piensan los
y las estudiantes de este fenómeno para educar y promover un buen
clima escolar.
En el artículo publicado por la Revista cepal (agosto de 2011) datos
del Segundo Estudio Regional Comparativo y Explicativo -serce- de
la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia
y la Cultura -unesco-, desarrollado entre 2005 y 2009. Afirma que la
violencia entre estudiantes en una problemática marcada a nivel La-
20
Diana Paola Aguirre Castiblanco
tinoamérica, que más de la mitad de los estudiantes (51,1%) de los
estudiantes ha sufrido de maltrato en las escuelas y que los principales
actos violentos han sido robo, violencia verbal y violencia física.
La investigación arroja los siguientes resultados:
Así se examinaron los resultados de 2.969 escuelas, 3.903 aulas y 91.223
estudiantes de 6.° grado de 16 países latinoamericanos: Argentina, Brasil,
Colombia, Costa Rica, Cuba, Chile, Ecuador, El Salvador, Guatemala, México,
Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana y Uruguay.
Pese a que se trata de un problema generalizado en la región, los au-
tores Javier Murillo, de la Facultad de Formación de Profesorado y
Educación de la uam; y Marcela Román, del Centro de Investigación y
Desarrollo de la Educación de la Universidad Alberto Hurtado (Chile)
afirman que hay diferencias entre países según distintas categorías
de bullying. En el caso del robo. Por ejemplo, mientras que en Colombia
más de la mitad de los estudiantes de sexto grado de primaria dice ha-
berlo sufrido en el último mes, en Cuba lo afirma apenas uno de cada
diez estudiantes.
A nivel nacional: En Colombia los niveles de bullying de acuerdo a
Enrique Chaux afecta a uno de cada cinco niños, colocándonos como
dijimos anteriormente en uno de los países de Latinoamérica con unos
problemas de violencia y de maltrato en las diferentes formas de bu-
llying que existe, esto también nos da cuenta que las partes donde más
se ve este fenómeno es donde existe el conflicto armado, llevando a
que las personas se desplacen y ocupen lugares de la ciudad donde
hay mayor desigualdad y menos oportunidades, este es el caso donde
se encuentra ubicado la institución la localidad séptima (Bosa, donde
se realizara la investigación); por otra parte la universidad de los an-
des realizo un estudio dentro de la Pruebas Saber (pruebas estatales
que realiza el icfes) donde encontró que el 25% de los estudiantes del
grado quinto y el 15% de del grado noveno manifiestan haber sufrido
algún tipo de agresión física y verbal de parte de algún compañero;
esto también da pie para que esta investigación que realizare permita
tener unos datos interesantes de analizar en este aspecto.
A nivel distrital: El Instituto Alberto Merani realizó un investigación en
conjunto con el dane y la Universidad de los Andes en el año 2006 en
21
El bullying en la convivencia escolar
Bogotá de carácter cualitativo donde se investigó el fenómeno de la
violencia escolar con el fin de determinar, la frecuencia y grado en que
se presenta; allí se realizaron encuestas en 211 colegios de diferentes
estratos socioeconómicos desde el grado quinto hasta noveno; arrojan-
do los siguientes resultados: la principales característica de las agre-
siones son agresión verbal y la exclusión social, presentándose en un
40% en colegios públicos y 30% en colegios privados con agresiones
verbales, determinado que el maltrato se realiza con un mayor nivel
entre de los mismos compañeros de curso, este fenómeno disminuye
con el traspaso de los años y de acuerdo a esta investigación el punto
más álgido se encuentra al terminar la primaria es decir el quinto de
primaria; ahora bien señalan que en los colegios públicos se presentan
mayor fenómenos de bullying en comparación con los colegios públi-
cos y el tipo de maltrato que se presenta es la agresión física.
A nivel local (localidad de Bosa): En el colegio se evidencia el abuso de
algunos niños contra otros, en el grado tercero de primaria existe mar-
cadamente un grupo de estudiantes que pelean entre sí, se agreden, se
dan patadas, se expresan de forma soez con sus otros compañeros, al
igual presentan conductas disruptivas ante la norma y los llamados de
atención por parte de los profesores. En los grados quintos los estu-
diantes se agreden con malas palabras; y al recibir el insulto el compa-
ñero, contrarrestan de forma agresiva.
En estos grupos los estudiantes tienen un grupo el cual se acompa-
ña y se apoya para intimidar a sus pares. En las estudiantes se demues-
tra una constante exclusión por algunos otros compañeros los cuales
sufren este fenómeno de bullying de una forma callada y distanciada
de los demás, por los cuales no son aceptados. De acuerdo a lo ante-
rior mencionado se cree relevante el tema, puesto que permite conocer
a las características del bullying en el contexto escolar, reflexionando
sobre este fenómeno para aportar resultados a la convivenciade los
estudiantes y por ende a la comunidad educativa del Colegio Orlando
Higuita Rojas jornada mañana. Permitiendo se aborden como un punto
de partida para siguientes investigaciones por parte de la Secretaría de
Educación del Distrito de Bogotá
22
Diana Paola Aguirre Castiblanco
II. Marco legal
A. El bullying desde la política pública en Colombia
En diciembre del 2012 se aprueba en el senado de la República de
Colombia el código de convivencia, empezándose así a generar espa-
cios para que los estudiantes de todos los lugares del país y los do-
centes tengan un respaldo, por parte de la ministra encargada María
Fernanda Campo resalta que también se llevará a cabo un sistema na-
cional de información donde se registre todos los casos de violencia es-
colar; ella manifiesta que el 13% de la deserción de los niños y jóvenes
se debió al maltrato por parte de compañeros o un docente.
En el año 2013 donde se ha iniciado la elaboración de la política de
convivencia escolar en Colombia, se está permitiendo que los colegios
se apropien de la ley y permitan a través de diferentes estrategias lle-
var a cabo el mejoramiento del ambiente escolar en las instituciones
educativas tanto públicas como privadas, esto atañe a toda la comu-
nidad permitiendo a hacer apropiación y cumplimiento de todas las
instancias.
Al saber que todas las instituciones educativas se rigen a esta nor-
ma y de acuerdo a todos los perjuicios que provoca la violencia en las
instituciones, el gobierno mancomunadamente quiere trabajar para
que los y las estudiantes conserven un ambiente escolar sano donde
se viva un ambiente armonioso y se propenda por el bienestar, tanto
físico como psicológico; permitiendo a las instituciones tener un cono-
cimiento aproximado a la realidad y en búsqueda de estrategias que
ayuden a mejorar el ambiente escolar, es así como se crea la ley que a
continuación vamos a identificar:
• Ley 1620, 15 de marzo de 2013
La Ley 1620 sobre la convivencia escolar establecida por el presidente
Juan Manuel Santos de Colombia el cual se crea el Sistema Nacional
de Convivencia Escolar y Formación para el Ejercicio de los Derechos
Humanos, Sexuales y Reproductivos y la Prevención de la Violencia
Escolar; fue establecida el 1.° de marzo del año 2013.
23
El bullying en la convivencia escolar
El objeto de esta Ley es contribuir a la formación de ciudadanos activos
que aporten a la construcción de una sociedad democrática, participativa,
pluralista e intercultural, en concordancia con el mandato constitucional y la
Ley General de Educación -Ley 115 de 1994- mediante la creación del Sistema
Nacional de Convivencia Escolar y Formación para los Derechos Humanos,
la Educación para la Sexualidad y la Prevención y Mitigación de la Violencia
Escolar, que promueva y fortalezca la formación ciudadana y el ejercicio de los
derechos humanos, sexuales y reproductivos de los estudiantes, de los niveles
educativos de preescolar, básica y media y prevenga y mitigue la violencia
escolar y el embarazo en la adolescencia.
De acuerdo con lo estipulado por la Ley 1620 cada institución educa-
tiva conformara el comité de convivencia en la institución y asumirá
unas responsabilidades a las personas que conforman la comunidad
educativa, a continuación describiré las funciones que le corresponden
a cada ente conformador de la comunidad.
Conformación del comité de convivencia escolar
1. El rector del establecimiento quien preside el comité.
2. El personero estudiantil.
3. El docente con función de orientación.
4. El coordinadorde convivencia o académico.
5. El presidente del consejo de padres de familia.
6. El presidente del consejo de estudiantes.
7. Un docente que lidere estrategias de convivencia escolar.
Al igual desde esta ley debe existir una apropiación y unas responsabi-
lidades de acuerdo a cada miembro que conforma la comunidad edu-
cativa:
Responsabilidades de los rectores o directores de instituciones (art. 18)
1. Liderar el comité escolar de convivencia.
2. Incorporar en los procesos de planeación institucional el componente de
prevención y de promoción y los protocolos o procedimientos establecidos
para implementar la ruta de atención integral.
3. Liderar la revisión y ajuste del proyecto educativo institucional, el manual
de convivencia y el sistema institucional de evaluación cada año, en un
proceso participativo que involucre la comunidad educativa y en el marco
de un plan de mejoramiento.
24
Diana Paola Aguirre Castiblanco
4. Reportar casos de acoso y violencia escolar y vulneración de derechos
sexuales y reproductivos en su calidad de presidente del comité escolar
de convivencia, de acuerdo a las normas vigentes y a los protocolos de la
ruta de atención integral y hacer seguimiento a los casos.
Responsabilidades de los docentes en el Sistema Nacional de Convivencia Escolar
(art. 19)
Además de las que establecen las normas y le son propias están las siguientes:
1. Identificar, reportar y realizar seguimiento a las situaciones de acoso es-
colar, violencia escolar y vulneración de derechos sexuales y reproducti-
vos que afecten a los estudiantes, acorde con normas vigentes, el manual
de convivencia y con los protocolos de la ruta de atención integral, igual-
mente si la vulneración es por medios electrónicos.
2. Transformar las prácticas pedagógicas para contribuir a la construcción
de ambientes de aprendizajes democráticos y tolerantes que potencien la
participación, la construcción colectiva de estrategias para la resolución
de los conflictos, el respeto a la vida, a la dignidad humana.
3. Participar de los procesos de actualización y de formación docente y de
evaluación del clima escolar del establecimiento educativo.
4. Contribuir a la construcción y aplicación del manual de convivencia.
Decreto 1965 del 11 de septiembre 2013
A partir del 11 de septiembre del 2013 el Ministerio de Educación
Nacional con el Decreto 1965 por la cual se reglamenta la Ley 1620
emitido por el presidente Juan Manuel Santos en compañía de la
ministra de educación María Fernanda Campo establece el Sistema
Nacional de Convivencia Escolar y Formación para el Ejercicio de los
Derechos Humanos, la Educación para la Sexualidad y la Prevención
y Mitigación de la Violencia Escolar, esta ruta permite marcar un para
camino para mejorar la convivencia escolar en todas las instituciones
educativas de Colombia.
Articulo 1.° Objeto. El presente decreto reglamenta el funcionamiento del
Sistema Nacional de Convivencia Escolar y Formación para el Ejercicio de
los Derechos Humanos, la Educación para la Sexualidad y la Prevención
y Mitigación de la Violencia Escolar; sus herramientas; los lineamientos
generales bajo los cuales se deben ajustar los manuales de convivencia de los
establecimientos educativos, de acuerdo con lo ordenado en la Ley 1620 de
2013 y otros aspectos relacionados con incentivos y la participación de las
entidades del orden nacional y territorial, establecimientos educativos, la
familia y la sociedad dentro del Sistema Nacional de Convivencia Escolar.
25
El bullying en la convivencia escolar
Artículo 2.° Ámbito de aplicación. El presente decreto se aplicará en todos los
establecimientos educativos oficiales y no oficiales de educación preescolar,
básica y media del territorio nacional y demás instancias que conforman
el Sistema Nacional de Convivencia Escolar y Formación para los Derechos
Humanos, la Educación para la Sexualidad y la Prevención y Mitigación de la
Violencia Escolar, también a la familia, la sociedad y a los demás actores que
participan en la Ruta de Atención Integral.
De ello resulta que cada institución realizara la conformación del comi-
té de convivencia permitiendo cumplir con la normatividad que el de-
creto requiere y cumplir así para encaminar a propender por el bien-
estar de los y las estudiantes.
De los Comités Escolares de Convivencia
Artículo 22. Conformación de los Comités Escolares de Convivencia. Todas las
instituciones educativas y centros educativos oficiales y no oficiales del país
deberán conformar el Comité Escolar de Convivencia, encargado de apoyar
la labor de promoción y seguimiento a la convivencia escolar, a la educación
para el ejercicio de los derechos humanos, sexuales y reproductivos, así como
del desarrollo y aplicación del manual de convivencia y de la prevención y
mitigación de la violencia escolar.
El respectivo consejo directivo de las referidas instituciones y centros
educativos dispondrá de un plazo no mayor a seis (6) meses, contados a partir
de la publicación del presente Decreto, para conformar el Comité Escolar de
Convivencia y elaborar su reglamento, el cual deberá hacer parte integral del
manual de convivencia.
Artículo 23. Sesiones. El Comité Escolar de convivencia sesionará como mínimo
una vez cada dos (2) meses.
Las sesiones extraordinarias serán convocadas por el presidente del comité
escolar de convivencia, cuando las circunstancias lo exijan o· por solicitud de
cualquiera de los integrantes del mismo.
Artículo 24. Quórum decisorio. El quórum decisorio del Comité Escolar de
Convivencia será el establecido en su reglamento. En cualquier caso, este
comité no podrá sesionar sin la presencia del presidente.
Artículo 25. Actas. De todas las sesiones que adelante el Comité Escolar de
Convivencia se deberá elaborar un acta, la cual deberá contener como mínimo
los requisitos establecidos en el artículo 10.° del presente decreto.
26
Diana Paola Aguirre Castiblanco
Artículo 26. Acciones o decisiones. El Comité Escolar de Convivencia, en el ám-
bito de sus competencias, desarrollará acciones para la promoción y fortaleci-
miento de la formación para la ciudadanía y el ejercicio de los derechos huma-
nos, sexuales y reproductivos; para la prevención y mitigación de la violencia
escolar y el embarazo en la adolescencia; y para la atención de las situaciones
que afectan la convivencia escolar y el ejercicio de los derechos humanos, se-
xuales y reproductivos a partir de la implementación, desarrollo y aplicación
de las estrategias y programas trazados por el Comité Nacional de Convivencia
Escolar y por el respectivo comité municipal, distrital o departamental de con-
vivencia escolar, dentro del respeto absoluto de la Constitución y la ley.
De acuerdo con lo establecido este decreto coloca unos términos con-
cernientes al tema del bullying y que son los que expongo a continua-
ción y son denominados así:
Artículo 39. Definiciones. Para efectos del presente decreto se entiende por:
1.
Conflictos. Son situaciones que se caracterizan porque hay una
incompatibilidad real o percibida entre una o varias personas frente a sus
intereses.
2.
Conflictos manejados inadecuadamente. Son situaciones en las que los
conflictos no son resueltos de manera constructiva y dan lugar a hechos
que afectan la convivencia escolar, como altercados, enfrentamientos
o riñas entre dos o más miembros de la comunidad educativa de los
cuales por lo menos uno es estudiante y siempre y cuando no exista una
afectación al cuerpo o a la salud de cualquiera de los involucrados.
3.
Agresión escolar. Es toda acción realizada por uno o varios integrantes
de la comunidad educativa que busca afectar negativamente a otros
miembros de la comunidad educativa, de los cuales por lo menos uno es
estudiante. La agresión escolar puede ser física, verbal, gestual, relacional
y electrónica.
a. Agresión física. Es toda acción que tenga como finalidad causar daño al
cuerpo o a la salud de otra persona. Incluye puñetazos, patadas, empujones,
cachetadas, mordiscos, rasguños, pellizcos, jalón de pelo, entre otras.
b. Agresión verbal. Es toda acción que busque con las palabras degradar,
humillar, atemorizar, descalificar a otros. Incluye insultos, apodos
ofensivos, burlas y amenazas.
c. Agresión gestual. Es toda acción que busque con los gestos degradar,
humillar, atemorizar o descalificar a otros.
27
El bullying en la convivencia escolar
d. Agresión relacional. Es toda acción que busque afectar negativamente
las relaciones que otros tienen. Incluye excluir de grupos, aislar delibera-
damente y difundir rumores o secretos buscando afectar negativamente
el estatus o imagen que tiene la persona frente a otros.
e. Agresión electrónica. Es toda .acción que busque afectar negativamente
a otros a través de medios electrónicos. Incluye la divulgación de fotos o
videos íntimos o humillantes en Internet, realizar comentarios insultantes
u ofensivos sobre otros a través de redes sociales y enviar correos
electrónicos o mensajes de texto insultantes u ofensivos, tanto de manera
anónima como cuando se revela la identidad de quien los envía.
4.
Acoso escolar (bullying). De acuerdo con el artículo 2.° de la Ley 1620 de
2013, es toda conducta negativa, intencional metódica y sistemática de
agresión, intimidación, humillación, ridiculización, difamación, coacción,
aislamiento deliberado, amenaza o incitación a la violencia o cualquier
forma de maltrato psicológico, verbal, físico o por medios electrónicos
contra un niño, niña o adolescente. por parte de un estudiante o varios
de sus pares con quienes mantiene una relación de poder asimétrica, que
se presenta de forma reiterada o a lo largo de un tiempo determinado.
También puede ocurrir por parte de docentes contra estudiantes, o por
parte de estudiantes contra docentes, ante la indiferencia o complicidad
de su entorno.
5.
Ciberacoso escolar (ciberbullying). De acuerdo con el artículo 2.° de la Ley
1620 de 2013, es toda forma de intimidación con uso deliberado de tecno-
logías de información (Internet, redes sociales virtuales, telefonía móvil y
video juegos online) para ejercer maltrato psicológico y continuado.
A partir de los antecedentes teóricos y aspectos legales sobre el fenó-
meno del bullying, a continuación se establecen algunas categorías que
darán claridad desde el aspecto teórico de la investigación sobre el bu-
llying en la convivencia escolar.
III. Concepto de fenómeno
Conforme al diccionario de la Real Academia de la Lengua podemos
decir que un fenómeno es toda manifestación que se hace presente a la
consciencia de un sujeto y aparece como objeto de su percepción.
28
Diana Paola Aguirre Castiblanco
A. Fenómeno social
De acuerdo a Emilio Durkheim un fenómeno social, es una cosa que
se impone al individuo y que debe ser estudiado como objeto que se
muestra a los sentidos dejando a un lado la percepción idealista y sub-
jetiva para llevarlo a un estudio científico. “Es un hecho social toda for-
ma de hacer que puede ejercer sobre el individuo una presión exterior”.
IV. Concepto de bullying
Adentrándonos al concepto de bullying a continuación identificare a
algunos autores que nos hablan de este fenómeno:
De acuerdo a Avilés (2003) el bullying es la intimidación y maltrato
entre escolares de forma repetitiva y mantenida en el tiempo, siempre
lejos de la mirada de los adultos/as, con la intención de humillar y so-
meter abusivamente a una víctima indefensa por parte de un abusón o
grupo de matones a través de agresiones físicas, verbales y/o sociales
con resultados de victimización psicológica y rechazo grupal. Por otra
parte un artículo en redalyc escrito por José Guillermo Martínez-
Rojas nos dice que es el ejercicio del poder de forma abusiva sobre
alguno de los miembros del grupo [de tal manera] que se hace habitual
y reiterada.
Aun así otra definición es la de Dan Olweus define el bullying di-
ciendo “un alumno está siendo maltratado o victimizado cuando él o
ella está expuesto repetidamente y a lo largo del tiempo a acciones ne-
gativas de otro o un grupo de estudiantes” (Olweus, 1999, p. 10) y res-
pecto a la Organización Mundial de la Salud dice: “El uso deliberado de
la fuerza física o el poder, ya sea en grado de amenaza o efectivo, contra
uno mismo, otra persona o un grupo o comunidad, que cause o tenga
muchas probabilidades de causar lesiones, muerte, daños psicológicos,
trastornos del desarrollo o privaciones” (oms, 2002, p. 5).
A. Características del bullying
Dentro de los aspectos que caracterizan el bullying de acuerdo a
Olweus encontramos:
29
El bullying en la convivencia escolar
Desequilibrio: Es el elemento más nombrado y discriminante del bu-
llying. Debe existir una desigualdad con relación al poder “desequilibrio
de fuerzas” (Olweus, 1998, p. 26) entre quien agrede y su víctima. Se
establece una relación desequilibrada. Desequilibrio que además de re-
ferirse al poder reflejar también la capacidad de defensa (Besag, 1989),
que suele asociarse al termino vulnerabilidad (Rigby, 1996). No hay
equilibrio en lo físico y/o psicológico y/o social. Esta situación de des-
igualdad e indefensión sitúa a la víctima como vulnerable y abusable.
Intención: El agresor/a tiene intención de hacer daño y suele obte-
ner satisfacción por ello. No son acciones casuales, aunque a veces se
pueda argumentar así por exculpación, ocultación o justificación. Es
Besag (1989) quien incide en este aspecto de “intención” por parte del
agresor/a.
Reiteración: Según Avilés, el bullying es repetido. Se mantiene durante
un periodo largo de tiempo y de forma recurrente. La persistencia del
bullying genera en la victima la sensación de temor, incluso más allá de
las situaciones de ataque, lo que permita que pueda seguir sufriendo
en otros espacios y tiempos distintos a los que se producen los ata-
ques, al repensarlos, revivirlos y anticiparlos.
Algunas características que se pueden extraer de diferentes investi-
gadores realizadas sobre este tema (Olweus,1978, 1991, 1993, 1994,
1998; Ortega, 1992, 1994; Whitney y Smith, 1993; Smith y otros,
1993; Ortega y Mora-Merchan, 1995, 1997; Carney y Merrell,
2001; Avilés, 2002) entre otros. Podríamos decir que: “Es un fenóme-
no social de la naturaleza, que ocurre en grupos sociales relativamente
estables en los que la víctima apenas tiene posibilidades de evitar a sus
atacantes”.
• Suele silenciarse y reproduce siempre un modelo injusto de do-
minación.
• Es constante y se prolonga largamente en el tiempo.
• La victima lo suele vivir con gran intensidad.
30
Diana Paola Aguirre Castiblanco
B. Formas de intimidacion en el bullying
Los ataques que generalmente no son provocados puede incluir agre-
sión física, verbal, psicológica, directa o indirectamente y todas las
posibles combinaciones pueden recibirse golpes, patadas, salivazos,
empujones, amenazas, aislamiento, robos ser bautizados con apodos,
abusos sexuales, racismo etc.
según el
según el
conteni-
tipo de
grado de
manifestaciones
do de la
componentes
visibilidad
acción
Pegar, dar patadas, empujar,
fisico
físico
Zancadillear, zarandear, estro-
psicológico, social
pear, o quitar cosas.
directo
Expresiones fáciles negativas,
fisico
gestual
posturas corporales
Psicológico, social
Insultar, poner apodos, hablar
verbal-social
verbal
mal de alguien, descalificar.
Psicológico
Rechazar, aislar, ignorar, no jun-
tarse con alguien, dejar en ridí-
social
culo, no dejar participar, dejar
indirecto
(bullying
en ridículo, expresiones fáciles
social,vpsicologico
(por forma o
social o re-
de censura, dañara lao emocio-
físico.
contenido)
lacional)
nal afectivo, amenazar con re-
tirar la amistad, hablar mal de
alguien.
31
El bullying en la convivencia escolar
Amenazar, chantajear, obligar a
PSICOLOGICO, FISICO
mixto
hacer cosas.
SOCIAL, VERBAL
Insultos raciales, grafiti, gestos,
bromas, humillaciones, exclu-
bullying
siones, y rechazo a trabajar y
racista
cooperara con ellos, ridiculiza-
ciones a causa de sus ropas, mú-
sica, acento al a hablar, etc.
Contactos físicos no deseados,
comentarios abusivos, acoso
bullying
sexual, gestos obscenos, deman-
sexual
das sexuales, señalar de forma
exhibicionista algunas partes
del cuerpo.
Maltrato a través del correo
otros
bullying
electrónico, la difusión de pági-
PSICOLOGICO,
VERBAL,
on line
nas web, o a través de mensajes
SOCIAL,
en móviles.
FISICO.
Insultos relacionados con la
orientación sexual, ridiculiza-
Bullying
ción con gestos y voces amane-
homo-
rados/as, pintadas ofensivas,
fóbico
invención de rumores falsos, pa-
lizas, asaltos con armas, rechazo
a estar cerca.
Reírse de la deficiencia, ridiculi-
zar e imitar los déficits, rechazar
Bullying
participar con ellos, preparar bro-
dirigido a
mas para equivocarles o hacerles
acnees
caer, hablarles con doble sentido
para dejarles en evidencia.
(Tomado del libro: Bullying el maltrato entre iguales, 2006).
C. Participantes en el bullying
Han habido diferentes posiciones a la hora de determinar la tipología
de los participantes en el bullying (Olweus, 1991; Ortega y Mora-
Merchan, 2000; Pearce, 1997; Stephenson y Smith, 1989). Los crite-
rios que se han utilizado para determinar estas tipologías con frecuen-
cia se ha centrado en la representatividad de los tipos en las muestras
32
Diana Paola Aguirre Castiblanco
de estudio (Olweus, 1991), las diferencias de los perfiles psicosociales
(Pearce, 1997; Stephenson y Smith, 1989) y finalmente en una pers-
pectiva más ecológica y sistemática de entendimiento del problema
(Ortega, Mora-Merchán, 2000).
Desde el punto de vista de José María Avilés, la dinámica de los
participantes se centra en unos participes principales y secundarios.
Pricipales
• Agresor o agresor seguro.
• Víctima o victima pasiva.
• Mixto agresor o agredido.
• Testigos o alumno espectador.
Secundarios
• Agresor secuaz y agresor ansioso.
• Víctima provocador o provocativa.
• Mixto víctima agresiva y victima reactiva.
• Testigos: Adultos. Los defensores de la víctima y los reforzadores
del agresor.
Dentro de los agresores podemos encontrar a aquellos que realizan la
victimización en grupo pueden conformarse estos grupos de solo chi-
cos y solo chicas al igual mixto, cabe resaltar que tanto los agresores,
víctimas y testigos tienen un perfil, el cual más adelante se identificara.
D. Rasgos personales de los participantes en el bullying
De acuerdo al género, características físicas, relaciones entre pares,
ámbito social, se realizara una clasificación de aquellos que partici-
pan (agresor/a, víctimas, testigos, entre otros) en el maltrato hacia sus
compañeros.
33
El bullying en la convivencia escolar
rasgos personales
aspectos físicos
ámbito social
participantes
Impulsivos,
dis-
-De acuerdo a mu-
-Mala integración
ruptivos/as y ex-
chas investigacio-
escolar, debido a
trovertidos/as.
nes los agresores
sus falta de inte-
Autosuficientes y con
son chicos pero las
rés en el ámbito
niveles de autoestima
chicas también no
escolar y relación
contradictorios, más
son menos agresi-
de dominio con
altos (Olweus, 1998)
vas (Avilés, 2003 y
sus compañeros,
que bajos (O´more y
2004).
Son
respetados
Hillery, 1991).
-Son más fuertes.
por miedo aunque
-Solución de los con-
Los agresores se ca-
su conducta no es
flictos con violencia.
racterizan por tener
aceptada
(Cerezo,
agresor
Temperamento agre-
mayor fortaleza físi-
1997). Baja capaci-
sivo, reactivo e im-
ca (Olweus, 1998)
dad de autocontrol.
pulsivo. Dominante,
respecto a sus com-
deficiencia e habili-
pañeros/as en gene-
dades sociales y otros
ral y de la víctimas
con habilidad social
en particular.
para maltratar, falta
de empatía hacia el
sentir de la víctima
(Cerezo, 1997). Falta
de sentimiento de
culpabilidad.
Es el agresor más preciso, su principal característica es hacer
y hace. Cuando actúa siente satisfacción al ejercer su dominio,
cuando humilla a la víctima o cuando en los ataques colectivos
agresor
demuestran su poder sobre el grupo que se despliega a su vo-
seguro
luntad. Desde la teoría de la mente -tom- (Sutton, Smith y
Swettenham, 1999) explica este perfil como poseedor de habili-
dades cognitivas y manejo de situaciones sociales.
El agresor activo de forma directa y abierta ejerce la agresión
sobre la víctima. Son los que muestran sus intenciones y actua-
ciones contra las víctimas. Impulsivamente y jactándose de su
fuerza física (habitual en estos perfiles) y de la violencia, dejan
agresor
de ver conductas antisociales y de enfrentamiento a la autoridad.
activo
Emocionalmente son fuertes y “ciegos” frente a los sentimien-
(Olweus)
tos de los demás. Rara vez demuestran descontrol emocional
(Schwartz, Dodge, Pettit y Bates, 1997). Incluso pueden llegar
a tener una autoestima adecuada (Olweus, 2005), mostrando
conductas organizadas y encaminadas hacia el logro de sus ob-
jetivos.
34
Diana Paola Aguirre Castiblanco
Manipula el secreto de la situación, con la finalidad de que nadie
lo descubra comprometiendo el comportamiento de sus secuaces
agresor
a los que lanza con dardos sobre la diana de las víctimas. Esto
social
indicara, no precisamente déficits en habilidades sociales, sino
indirecto
capacidad de planificación y maquiavelismo (Sutton y Keogh,
2000). Poseerían habilidades sociales para maltratar.
Son impopulares y disruptivos. Acumulan el rechazo de los
chicos/as quienes agreden y a la vez son el blanco de agresio-
nes de compañeros más fuertes que ellos. Son preferentemente
agresores/as más que agredidos/as. Se trata de perfil mixto, el
agresor
agresor/a habitual que termina padeciendo victimización, en
agredido
ocasiones por parte de sus compañeros/as. En los que algunos
autores (Olweus, 1998) ha llamado agresores/as victimizados/
as (Mora-Merchán y Ortega, 1995) identifican como perfil de
intimidadores/as victimizados/as.
(Olweus, 1998) son los que acompañan y respaldan sin actuar
o en algunos casos sustituyen a los agresores seguros, que son
quienes están detrás o idean los actos de intimidación (Dodge,
agresor
1989; Olweus, 1999) identifican como el colectivo que participa
secuaz o
pero no actúa en la agresión y que denomina agresivos/as pasi-
pasivo
vos/as o seguidores. Su principal características es el seguidismo
y el apoyo a las agresiones de otros porque pretenden asegurarse
la protección del líder al cual también temen.
Este perfil de agresor sería bastante inestable emocionalmente,
ansioso e inseguro. Su carácter ansioso le avocaría con frecuencia
a elegir mal a sus víctimas, que tendría más fuerza que ellos, lo
que acarrearía consecuencias negativas. De acuerdo a (Sutton,
agresor
Smith y Swettenham, 1999) las explicaciones que harían en-
ansioso o
tender el comportamiento agresivo activo o reactivo, no radica
reactivo
tanto en planteamientos de carencia, sino todo lo contrario des-
cansarían en concepciones de competencia. No se les considera
precisamente inhábiles en competencias sociales sino capaces de
manipular situaciones sociales a su favor. (Nzare Aare, 2004).
35
El bullying en la convivencia escolar
Suelen ser tímidos/
La victimización es
-Red social in-
as,
inseguros/as,
también del sexo
terpersonal. Son
Tranquilos/as, sen-
masculino. En ge-
chicos socialmente
sibles, débiles, pre-
neral todas las in-
menos habilidosos
cavidos/as. No son
vestigaciones
son
en expresar lo que
agresivos /as ni aser-
coincidentes en que
desean y necesitan
tivos ni violentos/as
hay mas víctimas
y con bajos nive-
y muestran un nivel
chicos que chicas, o
les de popularidad
alto de ansiedad e in-
en un número simi-
entre sus iguales
seguridad.
lar excepto en Japón
(Ortega,
1994).
-Bajos de autoefica-
en las que las intimi-
Manifiestan
re-
cia social y emocio-
daciones se dirigen
traimiento social,
nal pero no necesa-
mayoritariamente a
miedo a establecer
riamente académica
las chicas (Morita et
nuevas relaciones
(Nzare Aar,
2004),
al., 1999) y hay más
y son propensos
respecto a os no víc-
chicas entre las vícti-
a manifestar pro-
timas .Bajo nivel de
mas (Taki, 1992).
blemas emociona-
autoestima, su auto-
-Desviación
ex-
les
(Lancelotta
estima se ha valora-
ternas:
según
y Vaughn, 1989).
da afectada. De cómo
(Olweus, 1998) son
Incluso
presen-
percibe percibe la in-
rasgos que diferen-
tan
dificultades
formación del contex-
cian a las víctimas
para diferenciar
to violento y su propia
de otros estudian-
y discriminar las
víctimas
imagen proyectada
tes. Las gafas, ser
relaciones socia-
con su compañeros/
gordo, o débil, el
les saludables de
as, depende mucho el
color de la piel o el
las
maltratado-
concepto que acumu-
pelo, la orientación
res
(Nzare Aare,
lan de si (O´moore y
e identidad sexuales
2004).
Kirkham, 2001) Esa
o las dificultades del
-Afrontamiento
opinión de sí mismos/
habla.
de las agresiones.
as llega a ser muy ne-
-Desequilibrio de
Permanecen pasi-
gativa. Algunos auto-
la fuerza física. En
vos o paralizados
res (Rigby, 1996) la
general, las víctimas
ante las agresio-
considera más una
son menos fuer-
nes el que rebaja
causa que un efecto
tes físicamente, en
el graso de defensa
del bullying.
especial entre los
social, la falta de
chicos. Farrington
dominio social y su
(1993) indica ma-
fuerte ansiedad los
yores rasgos de de-
convierten en pre-
ficiencia física por
sas fáciles para los
parte de las vícti-
intimidadores.
mas y otros autores
(Rigby, 2002) hasta
más problemas de
salud.
36
Diana Paola Aguirre Castiblanco
-Incapacidad para
-Visualización del
-Situación social
resolver la situa-
maltrato. A causa
ante el grupo. No
ción. Las víctimas se
de los ataques reci-
encuentran
con
perciben a sí mismo
bidos, a la víctima
quien
trabajar,
como incapaces de
le pueden quedar
deambulan
so-
controlar o repeler
secuelas de sus he-
los en recreo y no
los ataques (indefen-
ridas en su propia
consiguen acom-
sión propia). No dis-
piel y cuerpo.
pañamiento para
ponen de herramien-
actividades extraes-
tas psicológicas para
colares. Son los me-
hacer frente a las in-
nos populares de
timidaciones. Alguno
la clase
(Avilés y
sueles pedir ayuda a
Elices, 2003).
otras personas, pero
-Relación
con
existe un porcentaje
el
profesora-
importante que no
do. Suelen tener
reacciona, sufren en
buena actitud, no
silencio y no cuenta
suelen ser exitoso
a nadie. No es bue-
académicamen-
no su afrontamiento
te
(Farrington,
de la situación , con
1993).
frecuencia lo en-
-Relaciones con
frenta con actitudes
su familia. Las víc-
de disimulo en las
timas en especial
que se especializan
mantienen un es-
(Cerezo, 2001).
trecho lazo con sus
madres.
Su manifestación más característica es la falta de respuesta y la
aceptación de los ataques del agresor/a en silencio. Lanzando el
mensaje al agresor/a sobre su vulnerabilidad, inseguridad y falta
de reacción. Esto puede servir al agresor/a la señal fijadora del
punto de mira de sus ataques. Su autoestima es baja y su compor-
víctima pasiva
tamiento en inhibido, ansioso, inseguro y con dificultades para
defender su derecho; poseen una mal opinión sobre la violencia
(Olweus, 1998). Desde el modelo de perspectiva del déficit se
explica este perfil típico de victima pasiva por su falta de habili-
dades sociales, por su excesiva sobreprotección y por un modelo
de falta de respuesta ente los ataques.
37
El bullying en la convivencia escolar
Provocador debe entenderse como desprovisto de cualquier sen-
tido culpabilizador (Batsche y Knoff, 1994; Olweus, 1998). Es
un tipo de victima que tiene rasgos propios que son ansiosos y
agresivos (Olweus, 1998). Son valorados como que se buscan lo
víctima activa
que les pasa, algunos alumnos son identificados como chicos/as
o
que provocan que sus conductas y a veces generan situaciones de
provocadora
fuerte violencia y malestar. Su inestabilidad emocional y sus in-
adecuadas reacciones les hacen comportarse, irritantes, e incluso
tildaos de hiperactivos. Ante este patrón de conducta, su disrupti-
vidad molesta a sus compañeros y a los adultos que gestionan la
convivencia del grupo.
Ambas víctimas reaccionan de forma agresiva ante los ataques.
Sufren agresiones de otros y reaccionan con actos agresivos. Las
victimas reactivas responden al agresor/a en general, se suelen
mantener poco tiempo en ese papel ya que ante la resistencia del
víctima
agresor/a suelen desistir y buscar otro blanco. Las victimas agre-
reactiva o
sivas que también reaccionan de forma violenta. Unas trasladan
agresiva
la agresión que reciben (Perry, Kusel y Perry, 1998) blancos
fáciles para ellas y algunas ante la persistencia de sus víctimas,
reaccionan utilizando la agresión contra otros y hasta contra si
mismas.
En algunas ocasiones, los agresores eligen a compañeros/as que
manifiestan seguridad en sí mismo aceptable, son exitosos y bri-
llantes escolarmente o destacan una determinada habilidad sa-
liéndose de los perfiles típicos de víctimas. Serian chicos y chicas
con una muy buena capacidad cognitiva y que el grupo no tolera,
las victimas suelen vivir estas experiencias con incredulidad, con
víctima
rabia e impotencia. La victima puede tratarse de un chico normal
segura de sí
que queda marcado a partir de acontecimientos puntuales (se
misma
cae en un charco, se le caen los pantalones en público, se orina en
clase), significación excesiva por parte de un adulto (felicitación
excesiva y diferenciadora, muestra de confianza ante el grupo,
una indicación de discapacidad ante el grupo, etc.) equivocación
sin intención (llamarle por su nombre en femenino, equivocarse
en un apelativo, etc.) estos acontecimientos permiten que los chi-
cos y chicas sean víctimas de bullying.
Estos contemplan el maltrato y hacen nada, aprenden a mirar ha-
cia otro lado, cuando el agresor/a perpetra sus acciones y restan
importancia al ejercicio de la imposición que el grupo contem-
pla sobre la víctima, genera en el grupo una opinión contagiada
testigos
(Defensor del pueblo, 1999; Olweus, 1998) de que se trata de
algo normal e inevitable; en otros caso se ha demostrado que es
el miedo a ser incluido dentro del circulo de victimización y con-
vertirse también en blanco de agresiones lo que impide que el
alumnado que siente que debería a hacer algo no lo haga.
38
Diana Paola Aguirre Castiblanco
Se trata de un grupo de alumnos y alumnas a los que no les im-
testigo
porta lo que pasas y lo demuestran, no haciendo el mas mínimo
indifenrete
atisbo de reacción. La indiferencia es las bandera respecto a este
tema, mientras no se meten con ellos.
Es otro tipo que agrupa connotaciones de miedo, temor y culpa-
bilidad. Siente miedo del agresor/a. No se atreve a actuar por si
es el próximo en ser agredido, y al mismo tiempo, se siente mal
porque, internamente, está convencido y cree que debería hacer
testigo
algo, ya que reconoce, a todas luces que la situación es totalmente
culpabilizado
injusta y las agresiones que viene contemplando son gratuitas.
No es un testigo que apoye a la víctima ni sea amigo de la víctima
o está dispuesto a ayudarle, es un testigo que juzga la situación
como espectador/a.
También se tienen alumnos que le reconocen la fuerza al agresor
y justifican que la ejerza abusivamente sobre la víctima. Es usual
recordar expresiones como “porque no, si es más fuerte”, aunque
testigo
no apoye con actos las acciones del agresor/a, reconoce sus actos
a-moral
como algo inevitable, justificando, normal y lógico en la sociedad
que vivimos y se reconoce que nada puede cambiar esta situación
y que siempre será así.
Son el alumnado espectador que se posiciona activamente a favor
del agresor. Lo anima, le pide que lo golpee más fuerte, que le
pegue más. Aunque el mismo no ejerza directamente la agresión,
colabora activamente en ella. No sería el perfil del espectador a-
moral, que se posicione moralmente a su favor y no hace nada, ni
espectadores
el agresor/a secuaz, que va con el agresor/a en los actos de in-
que apoyan al
timidación ejecutando las acciones agresivas. El espectador que
agresor
apoya al agresor/a ayuda a la maltratador con su apoyo desde el
grupo de iguales. La diferencia fundamental entre estos dos últi-
mos perfiles es que el agresor/a secuaz es actor en el maltrato y
el espectador que apoya al agresor/a
Son aquellos alumnos que aun a riesgo de su propia seguridad,
interviene para parar la situación de intimidación en defensa de
la víctima, ayudando a la víctima poniéndose en medio, sujetan-
espectadores
do al agresor/a y todo aquel que manifiesta un desacuerdo y opo-
que apoyan a
sición de los ataques del agresor/a recriminándole y echándole
la víctima
en cara todo lo que hace y se solidariza con la situación de la víc-
tima. El defensor de la víctima participa activamente y demuestra
su ayuda a la víctima/o rechazo al agresor.
Las persona adultas no se percatan de las situaciones en general..
Una de las razones es porque los adultos no observar, ni detectan
adultos
y no llegan a tiempo cuando se sabe y también ya que de acuerdo
al posición del profesor puede que la situación empeore.
39
El bullying en la convivencia escolar
Incluso pueden verse envueltos en una violencia inespecífica que no
explican muy bien desde una causa concreta (aburrimiento, entreteni-
miento y/o la diversión), en muchos casos, acompañada de presencia
de consumo de sustancias como el alcohol o las drogas (José María
Avilés Martínez. Bullying el maltrato entre iguales, 2006, p. 30).
E. Bullying y género
Desde el punto de vista la participación del maltrato como agresor se
han encontrado diferencias significativas en el género en cuanto ala
participación en situaciones del maltrato (Avilés, 2002). Son los chi-
cos los que participan en las situaciones de maltrato más que las chicas
tanto si se considera un periodo de tiempo (trimestre) cuantificando
la participación, los chicos participan en un 35,6% de los casos frente
al 24,4% de la chicas. Estos datos coinciden con la mayoría de inves-
tigaciones en las que quienes agreden son, fundamentalmente, chicos
(Byrne, 1994; Carbonell, 1999; Defensor del pueblo, 1999; Funk,
1995; Fonzi et al., 1999; Lagerspetz et al., 1982; Ortega, 1992, 1998;
Pereira et al., 1996; Stevens y Van Oost, 1995; Ziegler y Rosenstein-
Manner, 1991).
Según entrevista realizada a Rosario Ortega (2015) expone que
los niños están más implicados que las niñas. El porcentaje es por cada
cinco niños, una niña. Pero pueden ser tanto víctimas como agresores.
En este sentido, el problema del machismo o la, digamos, estimulación
que la sociedad está haciendo a los varones para que sean gallitos les
viene fatal porque les estimula al enfrentamiento, a resistir. En general
los chicos están más implicados, pero las chicas empiezan a hacerlo
hasta en formas en que antes no estaban implicadas, por ejemplo en
violencia física o sexual. No obstante, el bullying de las chicas suele ser
más de violencia indirecta. Por ejemplo, la exclusión social -con esta
no te juntes-, el aislamiento o la difusión de rumores.
En cuanto a la preferencia los chicos son más propensos a cometer
agresiones físicas y directas, mientras que las chicas los son a ejercer
el maltrato de exclusión social.
40
Diana Paola Aguirre Castiblanco
• Edades donde se presenta más bullying
Conforme a Rosario Ortega, la edad es una variable muy determinan-
te. Las edades donde hay más bullying son de los diez hasta los 15 años,
es decir, los dos últimos años de primaria y los primeros de secundaria.
Un detalle muy importante de las investigaciones es que a los 16 años
esto declina mucho: a partir de que los niños han pasado el periodo
más agitado de lo que llamamos la adolescencia, ese bullying extenso y
medio blando desaparece, pero los problemas que quedan en el agre-
sor ya tienen formato criminal.
Besag (1989) explica que los alumnos más jóvenes están en desven-
taja respecto de los mayores para repeler las agresiones. Avilés (2002)
refiere que se encuentran más víctimas en las primeras edades 12, 13,
14 y menos a los 15 y 16 años y se constata que hay una cumbre a la
edad de los 13 años y a partir de allí las victimas van decreciendo.
V. Adolescencia
Deriva de adolescer, que significa crecer y desarrollarse hacia la ma-
durez. Según la oms, es un lapso de edad que va desde los diez a los 20
años, con variaciones culturales e individuales.
Según Bühler, es el período que empieza con la adquisición de la
madurez fisiológica y termina con la adquisición de la madurez social,
cuando se asumen los derechos y deberes sexuales, económicos, lega-
les y sociales del adulto.
A. Características del adolescente
Una de las etapas más importantes en la formación y maduración de la
persona se da en la adolescencia, en ella distinguimos estos dos aspec-
tos íntimamente relacionados:
• La persona se reconoce como un sujeto con deberes y derechos.
• La persona es consciente de pertenecer a una comunidad a la
que aporta realidad individual y donde comparte valores y pro-
yectos con quienes la integran.
41
El bullying en la convivencia escolar
Psicológicamente el adolescente “siente que debe independizarse”
aunque persiste la unión física con vecinos, padres, hijos, hermanos y
amigos.
Estos gérmenes de separación lo llevan a adoptar decisiones y a
tener comportamientos nuevos, a asumir responsabilidades ante sí
mismo, afrontar el esfuerzo que le exige el estudio y comprenderán la
realidad económica de su familia.
B. Contexto social del adolecente
Habitualmente en nuestra sociedad constatamos conductas agresivas
que llegan a manifestarse en diversas formas de violencia. Nuestros
alumnos y alumnas reflejan y conviven (Elzo, 1996) con esas formas
que suceden en la sociedad de la que forman parte.
Conviven con la violencia social, que expresan su vertiente más ins-
trumentos en la consecución de objetivos políticos, económicos racis-
tas, étnicos religiosos entre otros.
Contemplan una violencia estructural que se refleja en la diferencia
de partida con que cuenta al nacer en diferentes contextos sociales y
de posibilidades ( violencia que los sitúa ante desigualdades sociales y
económicas entre sociedades y en el seno de la propia sociedad en que
vive).
Presentas situaciones sociales de violencia interpersonal, con com-
ponentes físicos, verbales sociales, emocionales o psicológicos. La vio-
lencia de género o la violencia laboral, son ejemplos.
A veces participan de una violencia dirigida hacia grupos específi-
cos inmigrante, homosexuales, hinchas del equipo rival, enfrentamien-
to de bandas organizadas (punks, latinoamericanos, skins, etc).
De acuerdo a la Alcaldía Mayor de Bogotá, Kennedy es la localidad
con mayor población joven de Bogotá seguidas por Bosa y Ciudad Bo-
lívar mayor índice de pobreza y miseria. En estas localidades se pade-
cen las más grandes dificultades sociales de Bogotá, sobresaliendo la
falencia en los servicios de educación y salud así como el desempleo,
afectando en su mayoría a los jóvenes y concibiéndose un panorama
de vulnerabilidad alto
[www.alcaldiabogota.gov.co/sisjur/normas/
Norma1.jsp?i=31822].
42
Diana Paola Aguirre Castiblanco
C. Contexto familiar estudiante
En nuestra sociedad es de suma importancia el rol que juega la familia,
los estudiantes, traen una cultura propia de acuerdo a en el medio que
se desenvuelven.
El marco de la participación que la propia familia es capaz de construir en su
seno es determinante y condiciona el grado de autonomía y/o dependencia que
sus miembros van a ser capaces de mostrar en sus relaciones intrafamiliares
(Avilés Martínez, 2006).
Los estudiantes se ven inmersos en una realidad en el cual ellos tam-
bién son víctimas de esas relaciones familiares, algo común que se ve
en la institución es que haya:La disrupción familiar es muy marcada en
los estudiantes del colegio, poseyendo hermanos y hermanas de dife-
rentes padres o madres.
Conviven con sus padres, abuelos, tíos, primos etc. O al contrario vi-
ven con su madre cabeza de hogar o con sus (padrastros o madrastras).
Las hermanas mayores de estos hogares los cuales los posean, se
ven involucradas en embarazos a temprana edad y sus hermanos ma-
yores involucrados en bandas, barras bravas o en el consumo de sus-
tancias alucinógenas.
Sus núcleo familiar (padre y madre entre otros) salen de sus casa a
jornadas muy largas de trabajo, los estudiantes se encuentran solos en
la contra jornada escolar, permitiendo que su educación sea transmiti-
da por la calle y los amigos.
Los estudiantes reciben un trato no acorde a su edad, ya que los
padres se ven sumergidos en problemas económicos, de tiempo ante-
riormente mencionado.
En la medida en que es posible, se han establecido patrones intra-
familiares predominantes de relación entre los miembros familiares
(Gispert, 1997) concretamente respecto a los constantes relaciones
entre los padres y madres y los hijos e hijas. Así se ha definido un mo-
delo de familia democrática, el que presentan un modelo de participa-
ción autoritaria y modelo de familia permisiva (Martínez, p. 34).
Sin embargo cada vez más familias reconocen que la libertad no está
reñida con el establecimiento de normas, que es bueno enseñar a los
niños/as a lo que pueden hacer y lo que no, enseñarles a valorar la
consecución de logros mediante el esfuerzo y en definitiva, dotarlos de
43
El bullying en la convivencia escolar
herramientas psicológicas que les permitan afrontar su niñez y su ado-
lescencia con garantías de llegar a la autonomía, a la responsabilidad y
a fraguarse de su propia identidad.
En este sentido también las familias se constituyen como marco
donde existen factores de riesgo o protección que pueden favorecer
o no el surgimiento de las conductas agresivas de sus hijos/as en la
sociedad:
A. Confusión de papeles en la estructura familiar o inexistencia de roles
en la función familiar: la tiranía familiar. Es relativamente frecuente
que existen ambientes familiares donde los papeles de autoridad no
estén adecuadamente establecidos y sean los chicos y chicas los que
deciden lo que se hace, como se hace, cuando se hace, donde se va. En
este sentido, en muchos casos se pone de manifiesto cierta confusión
en la puesta en práctica y relación de términos como “afecto” y “exigen-
cia” en la convivencia con los hijos e hijas. Tampoco son extrañas situa-
ciones en la que los padres buscan ayuda y se quejan de ser agredidos
y amenazados por sus hijos/as.
B. Exigimos y no damos ejemplo. Expresa contradicción, imposición,
privilegio, y jerarquización, si pretendo exigir a los chicos/as lo que no-
sotros mismos no somos capaces de cumplir, les estamos diciendo que
hagan lo que les decimos pero no se fijen en nuestro ejemplo. Nuestro
modelo siempre será decisivo para orientarlos.
C. Comunicación interna. Un clima convivencial familiar pobre en co-
municación y en relaciones afectivas, lo acaba reflejando el chico/a en
su vida escolar.
D. Contradicciones en decisiones y acuerdos entre los padrea son utiliza-
das en los chicos/as. Estas dificultades pueden provocar el descargo de
responsabilidades de los padres al enfrentarse a algunas responsabi-
lidades.
E. Presencia de normas. La falta de criterio y de interiorización de nor-
mas en los chicos/as se revela como un factor de riesgo para e surgi-
miento de conflictos, enfrentamientos y confrontaciones violentas.
44
Diana Paola Aguirre Castiblanco
F. Indolencia educativa. Conductas que rozan la negligencia educativa
y el abandono en la tarea de educar, privan a los chicos/as de mode-
los consistentes de orientación de sus conductas. Su incapacidad para
mantener decisiones difíciles hacen a los padres y madres más fácil-
mente manejables en algunos casos por parte de sus hijos.
G. Presencia de violencia. Conductas agresivas, tanto verbales como físi-
cas con respecto a sus propios hijos son modelos agresivos que actúan
como ejemplo. Evidencia la carencia de un modelo democrático y ne-
gociado de toma de asunción de decisiones.
Es necesario por tanto que las familias trabajen en la interiorización de
pautas y normas de comportamiento en sus hijos e hijas, así como en
favorecer climas afectivos y comunicativos que propicien respuestas
de bienestar complicidad y confianza entre su miembros. Este trabajo
muestra como factor fundamental, entre otros, para evitar conductas
agresivas.
VI. Convivencia escolar
De acuerdo al gobierno de Chile, la convivencia es la capacidad de las
personas de vivir con otras (con-vivir) en un marco de respeto mutuo
y solidaridad recíproca; implica el reconocimiento y respeto por la
diversidad, la capacidad de las personas de entenderse, de valorar y
aceptar las diferencias; los puntos de vista de otro y de otros.
La convivencia es un aprendizaje: se enseña y se aprende a convivir.
Por ello, la convivencia escolar es la particular relación que se produce
en el espacio escolar entre los diversos integrantes de la comunidad
educativa: estudiantes, docentes, directivos, asistentes de la educación,
padres, madres y apoderados, sostenedores.
En el espacio escolar, la convivencia se enseña, se aprende y se re-
fleja en los diversos espacios formativos (en el aula, en los talleres, las
salidas a terreno, los patios, los actos ceremoniales, la biblioteca), los
instrumentos de gestión (el pei, los reglamentos de convivencia, los
Planes de Mejoramiento Educativo), y en los espacios de participación
(Consejo Escolar, ccpp, ccaa, Consejo de Profesores/as, reuniones de
apoderados/as), por lo que es de responsabilidad de toda la comuni-
dad educativa.
45
El bullying en la convivencia escolar
La conformación e integración del alumnado en grupos en un insti-
tuto supone un microcosmos desde el punto de vista social y genera un
sistema de relaciones diferente al que afronta el alumnado en la socie-
dad o en su familia. Además, este sistema de relaciones es un proceso
que el alumnado vive obligatoriamente y todo los días, lo cual es im-
portante porque las situaciones de evitación o de escape a sus reglas,
son prácticamente nulas (García Orza, 1995) esto es básico ya que las
formas de convivencia en que se organizan los grupos marcan el clima
de bienestar o no de sus miembros.
Es indudable la influencia y poder educativo que los medios de co-
municación tiene hoy sobre los chicos y chicas (desde la educación in-
fantil hasta la universidad), en la forma de comunicar (lenguaje mul-
timedia) y al transmitir la información (contenido) sobre la violencia.
El efecto distorsionado y amplificador de los medios sobre los sucesos
de violencia y la impresión que transmite cuando centran sus infor-
maciones en los detalles de los hechos consigue aportar una idea de
frecuencia y gravedad de lo violento que no siempre corresponde con
su globalidad (Campart y Lindstrom, 1996).
En cualquier caso, la presencia de la influencia de los medios de co-
municación y de las nuevas tecnologías (videojuegos, juegos y jugue-
tes, Internet, cine, video clips, revistas, periódicos, televisión, publici-
dad, etc.) sobre las conductas agresivas posteriores de sus usuarios y
destinatarios se han matizado y han oscilado desde la influencia de
los modelos sobre los espectadores, postulada por Bandura, pasando
por la idea de escape que suponen los medios para liberar la tensión
agresiva, hasta la posición intermedia de conceder esa influencia a los
medios sobre los sujetos que ya tienen una predisposición hacia la con-
ducta agresiva.
De acuerdo a Bandura, Ross y Ross (1963) se encontró que cuando los
niños eran expuestos a modelos agresivos, imitaban esta clase de conductas
en situaciones de juego posteriores, especialmente cuando se involucraban
juguetes similares a los que se encontraban en las escenas televisadas. La
mayoría de investigaciones ulteriores concuerdan en que existe una alta
correlación entre la exposición al medio y las conductas agresivas y violentas;
lo mismo sucede con la aceptación de la violencia de otros (Bandura, 2002).
46
Capítulo tercero
Metodología
I. Tipo de investigación
Esta investigación se realizó a partir de la paradigma cuantitativo dise-
ño no experimental transeccional o transversal, el cual recolecta datos
en un solo momento de acuerdo a Hernández, Fernández y Baptista:
Los diseños transeccionales descriptivos tienen como objetivo inda-
gar la incidencia de las modalidades o niveles de una o más variables
en una población”.
De acuerdo a lo anteriormente mencionado la investigación se rea-
lizó a partir de los datos obtenidos analizados actualmente en el con-
texto académico del Colegio Orlando Higuita Rojas, esta investigación
al igual propicia a otros investigadores encaminarse por el tema del
bullying y sirve como base en el tema de convivencia escolar en la ins-
titución.
El tipo de estudio es descriptivo porque de acuerdo a Méndez: “Solo
cuenta con una población describiendo en función de un grupo de va-
riables, no habiendo hipótesis centrales, el grupo se refiere a la bús-
queda de carácter sistemático de asociaciones de las variables de la
misma población”.
Según Hernández, Fernández y Baptista (2010, p. 152): “Diseños
transeccionales descriptivos indagan la incidencia de las modalidades,
categorías o niveles de una o más variables en una población”.
Siendo una investigación descriptiva lo que desea la autora es carac-
terizar las expresiones que reviste al fenómeno del bullying con el fin
de establecer sus características.
47
El bullying en la convivencia escolar
II. Población y muestra
A. Población
En la Institución Orlando Higuita Rojas existe una población en la jor-
nada de la mañana de la sede A y B de 450 estudiantes del tercer ciclo
aproximadamente, la población de acuerdo a Jany (1994) es “la totali-
dad de elementos o individuos que tiene ciertas características simila-
res y sobre las cuales se desea hacer inferencia o bien unidad de análi-
sis”. De acuerdo a esto la población se destaca de la investigación en el
marco de los estudiantes de la institución nombrada anteriormente, las
cuales cumplen con una característica apropiada para la investigación.
B. Muestra
De la población especifica se escogió una muestra representativa, a la
cual se le aplico los instrumentos; la muestra fue escogida de acuerdo
a la población que se tiene acceso que corresponde a los estudiantes
de grados sextos y séptimos del ciclo 3, esta muestra representa 224
alumnos, esta muestra se establece de acuerdo a las características que
permiten observar el fenómeno.
Es una muestra no probabilista intencional ya que como se mencio-
nó anteriormente cumple con las características ya que estos grupos
facilitan la información que se requiere.
III. Técnicas de investigación
La técnica de investigación a utilizar para recolectar la información se
basa en una observación directa, se acude específicamente a la encues-
ta la cual en el ámbito educativo por su carácter directo y su facilidad
en la aplicación puede recoger los datos necesarios para la presente
investigación, al igual se incluirán algunos relatos de los estudiantes
encuestados.
Se aplicara el “cuestionario sobre intimidación y maltrato entre
iguales” (R. Ortega, J. Mora-Merchán y J. Mora).
48
Capítulo cuarto
Resultados
I. Análisis de datos
Para el análisis estadístico se utilizó el software “spss Statistics 2.1”.
II. Análisis de los componentes del instrumento
¿Cuál es su sexo?
Porcentaje
Porcentaje
Frecuencia
Porcentaje
válido
acumulado
Femenino
120
53,6
53,6
53,6
Válidos
Masculino
104
46,4
46,4
100,0
Total
224
100,0
100,0
49
El bullying en la convivencia escolar
Estadísticos
Cuántos años
De qué curso
tiene?
eres
Válidos
224
224
N
Perdidos
0
0
Media
12,1652
651,01786
Error típ. de la media
,06051
3,349228
Mediana
12,0000
603,00000
Moda
12,00
601,000a
Desv. típ.
,90561
50,126653
Varianza
,820
2512,681
Asimetría
,252
,036
Error típ. de asimetría
,163
,163
Curtosis
-,003
-2,016
Error típ. de curtosis
,324
,324
Rango
5,00
102,000
Mínimo
10,00
601,000
Máximo
15,00
703,000
Suma
2725,00
145828,000
a. Existen varias modas. Se mostrará el menor de los valo-
res.
50
Diana Paola Aguirre Castiblanco
De acuerdo a las estadísticas de la edad, la media estuvo en 12, es
decir que el promedio de años de los estudiantes encuestados fue de
12 años, lo más frecuente de edad es decir la mediana es de 12 años de
edad al igual que la moda, el rango fue de 5 es decir la diferencia entre
la máxima y el mínimo.
En la gráfica nos plantea que tiene una curtosisleptocurtica.
Los cursos que diligenciaron el mayor número de encuestas estuvieron
en los grados 601 y 602 y el que menos diligencio fue 603.
¿Con quien vives?
Frecuencia
Porcentaje
Porcentaje
Porcentaje
válido
acumulado
Con mi padre y
136
60,7
60,7
60,7
madre
Válidos
Solo con uno de ellos
65
29,0
29,0
89,7
Con otros familiares
23
10,3
10,3
100,0
Total
224
100,0
100,0
51
El bullying en la convivencia escolar
En la tabla anterior relacionamos que el 60,7% tiene una familia com-
puesta, el 29,02% vive con uno de los padres y el 10,2% vive con otro
familiar, permitiendo conocer que más de la mitad de la población en-
cuestada tiene incidencia de los dos padres.
¿Cuantos hermanos tienes? Sin contarte a ti
Porcentaje
Porcentaje
Frecuencia
Porcentaje
válido
acumulado
Ninguno
13
5,8
5,8
5,8
1
75
33,5
33,5
39,3
Válidos
2
75
33,5
33,5
72,8
3 o mas
61
27,2
27,2
100,0
Total
224
100,0
100,0
52
Diana Paola Aguirre Castiblanco
Los datos indicados en la tabla que el 33,5% es el mayor rango indicán-
donos que se tiene entre uno y dos hermanos, que el 27,2% tiene tres
o más hermanos y que 5,8 % no tiene hermanos.
Mostrándonos que las familias son numerosas y que la mayoría de
los estudiantes estudian en el colegio, por conocimiento de composi-
ción del estudiantado en los diferentes grados.
¿Como te encuentras en casa?
Porcentaje
Porcentaje
Frecuencia
Porcentaje
válido
acumulado
Bien
193
86,2
86,2
86,2
Ni bien ni mal
27
12,1
12,1
98,2
Válidos
Mal
4
1,8
1,8
100,0
Total
224
100,0
100,0
La mayoría de los estudiantes, el 86,2% se sienten bien en sus casas, un
12,1% no se sienten bien ni mal y un 1,8% están mal en su casa, dando
cuanta que el lugar donde se encuentran los estudiantes del Colegio
Orlando Higuita Rojas, es un medio satisfactorio para los estudiantes.
53
El bullying en la convivencia escolar
Señala cuál de estas situaciones suceden en casa
Porcentaje
Porcentaje
Frecuencia
Porcentaje
válido
acumulado
Discusiones
120
53,6
53,6
53,6
Fiestas
37
16,5
16,5
70,1
Válidos
Peleas
14
6,3
6,3
76,3
Ninguna
53
23,7
23,7
100,0
Total
224
100,0
100,0
54
Diana Paola Aguirre Castiblanco
El 53,6 de los estudiantes manifiestan que hay discusiones en su
casa, el 16,5% que se realizan fiestas, el 6,25 que se presentan peleas
y el 23,7 no existe ninguna de estas situaciones, la mitad de los estu-
diantes al manifestar que existen discusiones se permite observar la
relación con la forma de maltratar a sus compañeros siendo la mas
recurrente.
¿Cómo te llevas con la mayoría de compañeros y compañeras?
Porcentaje
Porcentaje
Frecuencia
Porcentaje
válido
acumulado
Bien
146
65,2
65,2
65,2
Ni bien ni mal
72
32,1
32,1
97,3
Válidos
Mal
6
2,7
2,7
100,0
Total
224
100,0
100,0
El 65,2% de la población encuestada manifiesta que las relaciones con
sus compañeros y compañeras son buenas, el 32,1% presentan un sen-
timiento de incomodidad es decir ni bien ni mal, y el 2,7% está mal en
sus relaciones, siendo así unos pocos de la población la cual no esta tan
conforma con las relaciones que se llevan dentro de la institución.
55
El bullying en la convivencia escolar
¿Cuántos buenos amigos (amigos y amigas de verdad) tienes en tu colegio?
Porcentaje
Porcentaje
Frecuencia
Porcentaje
válido
acumulado
Ninguno
18
8,0
8,0
8,0
1
39
17,4
17,4
25,4
Válidos
Entre 2 y 5
106
47,3
47,3
72,8
6 o más.
61
27,2
27,2
100,0
Total
224
100,0
100,0
El porcentaje 47,3% de encuestados nos indica que tiene entre dos y
cinco amigos, el 27,2 tiene más de seis amigos, el 17,4 tiene un amigo y
el 8,0% no tiene amigos, estando este último con una estrecha relación
con el sentimiento de bienestar en su institución.
¿Cuántas veces te has sentido solo o sola en el recreo
porque tus amigos no han querido estar contigo?
Porcentaje
Porcentaje
Frecuencia
Porcentaje
válido
acumulado
Nunca
114
50,9
50,9
50,9
Pocas veces
103
46,0
46,0
96,9
Válidos
Muchas veces
7
3,1
3,1
100,0
Total
224
100,0
100,0
56
Diana Paola Aguirre Castiblanco
El 50,9% refiere que nunca se ha sentido solo o sola en el descanso,
pero en contra parte vemos que el 46% se ha sentido pocas veces solo
en el descanso y un 3,1% muchas veces.
Hallando una relación entre las anteriores pregzuntas y esta, la de
sentimiento de bienestar, amigos en el colegio y sentimiento de sole-
dad el descanso permitiendo que exista una población aunque mínima
con sentimientos de baja aceptación.
¿Cómo te tratan tus profesores?
Porcentaje
Porcentaje
Frecuencia
Porcentaje
válido
acumulado
Bien
164
73,2
73,2
73,2
Ni bien, ni mal
58
25,9
25,9
99,1
Válidos
Mal
2
,9
,9
100,0
Total
224
100,0
100,0
57
El bullying en la convivencia escolar
El 73,2% de los alumnos se sienten bien tratados por sus profesores y
el 26,8 no se sienten ni bien ni mal y algunos ni un 1% se sienten mal.
Esto nos indica que las horas que pasan en el colegio son tratados con
respeto por parte de sus profesores.
¿Cómo te va en el colegio?
Porcentaje
Porcentaje
Frecuencia
Porcentaje
válido
acumulado
Bien
111
49,6
49,6
49,6
Ni bien ni mal
107
47,8
47,8
97,3
Válidos
Mal
6
2,7
2,7
100,0
Total
224
100,0
100,0
58
Diana Paola Aguirre Castiblanco
La mitad de la población es decir el 49,6% tiene un buen rendimiento,
por otra parte el 47,8% no les va ni bien ni mal académicamente y un
2.7% le va mal, en resumen la mitad de la población estudiantil tiene
un nivel regular en el estudio y esto coincide con los compilados de las
notas del estudiantado.
¿Cuántas veces te han intimidado, maltratado, golpeado,
insultado en tu colegio tus compañeros?
Porcentaje
Porcentaje
Frecuencia
Porcentaje
válido
acumulado
Nunca
126
56,3
56,3
56,3
Pocas veces
89
39,7
39,7
96,0
Válidos
Muchas veces
9
4,0
4,0
100,0
Total
224
100,0
100,0
59
El bullying en la convivencia escolar
En la intimidación y el maltrato refieren que el 56,3% nunca ha sufrido
de maltrato, el 39,7% pocas veces han sufrido y el 4,0% muchas veces
ha sufrido de maltrato por parte de sus compañeros.
¿Si tus compañeros te han intimidado en alguna ocasión, desde cuando se
produce estas situaciones?
Porcentaje
Porcentaje
Frecuencia
Porcentaje
válido
acumulado
Nadie me ha intimi-
182
81,3
81,3
81,3
dado nunca
Desde hace unas
21
9,4
9,4
90,6
semanas
Desde hace un mes
1
,4
,4
91,1
Válidos
Desde principios
10
4,5
4,5
95,5
del curso
Desde que empecé
10
4,5
4,5
100,0
en este colegio
Total
224
100,0
100,0
60
Diana Paola Aguirre Castiblanco
En la frecuencia al que refiere la pregunta, los estudiantes mencionan
que el 81,3% nunca ha sufrido de intimidaciones, pero el restante que
es un 18,7% de la población ha sufrido de es este fenómeno y que se ha
manifestado a lo largo de un tiempo siendo así una manifestación de
que en el Colegio Orlando Higuita los estudiantes sufren de bullying y
que esto afecta la convivencia escolar de la institución.
¿Hay alguien que te intimide con frecuencia?
Porcentaje
Porcentaje
Frecuencia
Porcentaje
válido
acumulado
No
201
89,7
89,7
89,7
Válidos
Si
23
10,3
10,3
100,0
Total
224
100,0
100,0
61
El bullying en la convivencia escolar
EL 89,7% de la población nos indica que no han sido intimidados con
frecuencia, mientras que el 10,3% ha sido intimidado con frecuencia.
¿Si te han intimidado en alguna ocasión, por qué crees que lo hicieron?
Porcentaje
Porcentaje
Frecuencia
Porcentaje
válido
acumulado
Nadie me ha
147
65,6
65,6
65,6
intimidado nunca
No lo se
32
14,3
14,3
79,9
Porque los
7
3,1
3,1
83,0
provoqué
Porque soy diferen-
16
7,1
7,1
90,2
Válidos
te a ellos
Porque soy más
7
3,1
3,1
93,3
débil
Por molestarme
11
4,9
4,9
98,2
Por gastarme
4
1,8
1,8
100,0
una broma
Total
224
100,0
100,0
62
Diana Paola Aguirre Castiblanco
En las respuestas de los estudiantes acerca del porque el maltrato al
concentrar los ítems uno y dos equivalen al 80,2% de la población se-
mejanza establecida a la anterior pregunta que correspondió al 81,3%
lo cual nos indica que ellos o no han sido intimidados nunca, o no sa-
ben el porqué, mientras que el 19,8% indican que han sido intimidados
y que la principal causa de maltrato o intimidación ha sido “porque soy
diferente a ellos” con un 7,14%.
¿En qué clase están los chicos y las chicas
que suelen intimidar a sus compañeros?
Porcentaje
Porcentaje
Frecuencia
Porcentaje
válido
acumulado
No lo se
151
67,4
67,4
67,4
En la misma clase
56
25,0
25,0
92,4
Válidos
En el curso superior
16
7,1
7,1
99,6
En el curso inferior
1
,4
,4
100,0
Total
224
100,0
100,0
63
El bullying en la convivencia escolar
En el estudio hay 67,41% de estudiantes que desconocen donde se en-
cuentran los chicos y chicas que maltratan a la población, el 25,0% se
encuentra en la misma clase, mientras que el 7,14% está en el curso
superior 0,45 en un curso inferior, esto indica que los estudiantes mal-
tratan dentro de sus misma clases y que al conocer sus aciertos y falen-
cias, la población afectada por el maltrato está plenamente estudiada y
caracterizada por aquellos que la intimidan.
¿Quiénes suelen ser los que intimidan a sus compañeros o compañero?
Porcentaje
Porcentaje
Frecuencia
Porcentaje
válido
acumulado
No lo sé
97
43,3
43,3
43,3
Un chico
33
14,7
14,7
58,0
una chica
7
3,1
3,1
61,2
un grupo de chicos
34
15,2
15,2
76,3
Válidos
un grupo de chicas
10
4,5
4,5
80,8
Un grupo de chicos
43
19,2
19,2
100,0
y chicas
Total
224
100,0
100,0
64
Diana Paola Aguirre Castiblanco
El rango mayor de los que intimidan a la población se encuentra en
los grupos de chicas y chicos con un 19,20%, siguiéndole un grupo de
chicos con 15,18% y 14,73 un chico, reconociendo que los que ejercen
mayor desequilibrio de poderes es el género masculino.
¿En qué lugares suelen suceder las situaciones de intimidación o maltrato?
Porcentaje
Porcentaje
Frecuencia
Porcentaje
válido
acumulado
No lo se
76
33,9
33,9
33,9
En la clase
50
22,3
22,3
56,3
Válidos
En el patio
74
33,0
33,0
89,3
En el baño
24
10,7
10,7
100,0
Total
224
100,0
100,0
65
El bullying en la convivencia escolar
El lugar en el cual se registra mayor número de maltratos o intimida-
ción lo encontramos en el patio el cual tiene 33,0%, seguido 22,3%
registrado en las clases y 10,7% en los baños; reconociendo que al unir
los espacios abiertos de la institución el patio y el baño es de 43,7%
observando que en estos espacios los estudiantes están aislados en
la mayoría del tiempo de personas que los supervisen (profesor) aca-
rreando una afectación a la convivencia escolar en la institución.
¿Quiénes suelen parar las situaciones de intimidación o maltrato?
Porcentaje
Porcentaje
Frecuencia
Porcentaje
válido
acumulado
No lo se
57
25,4
25,4
25,4
Nadie
28
12,5
12,5
37,9
Válidos
Algún profesor
101
45,1
45,1
83,0
Algún compañero
38
17,0
17,0
100,0
Total
224
100,0
100,0
66
Diana Paola Aguirre Castiblanco
De acuerdo a las respuestas los estudiantes indican que las situaciones
de maltrato en un 45,1% son detenidas por el profesorado, seguido
de 17,0% por algún otro compañero y 12,5% nadie las detiene, admi-
tiendo que las situaciones de intimidación en menos de la mitad de
episodios no son detectadas por los profesores de la institución, y co-
rrespondiendo a la anterior pregunta vemos que no son detenidas ya
que la supervisión es menor de acuerdo sitios que se presentan.
Si alguien te intimida o maltrata, ¿hablas con alguien de lo que te sucede?
Porcentaje
Porcentaje
Frecuencia
Porcentaje
válido
acumulado
Nadie me intimida
131
58,5
58,5
58,5
No hablo con nadie
19
8,5
8,5
67,0
Con los profesores
19
8,5
8,5
75,4
Válidos
Con mi familia
38
17,0
17,0
92,4
Con compañeros
17
7,6
7,6
100,0
Total
224
100,0
100,0
67
El bullying en la convivencia escolar
Un 58,5% refiere a que nadie lo intimida y por ende no habla con nadie
de la situación mientras que 8,5% no habla con nadie de la situación,
el 8,5% habla con los profesores, el 17,0 habla con sus padres y 7,6 con
sus compañeros, indicando que el 33,1% de esta población mantiene
informado tanto a personas internas del colegio como a agentes exter-
nos (padres).
¿Serias capaz de maltratar a alguno de tus compañeros en alguna ocasión?
Porcentaje
Porcentaje
Frecuencia
Porcentaje
válido
acumulado
Nunca
149
66,5
66,5
66,5
No lo sé
46
20,5
20,5
87,1
Sí, sí me provocan
25
11,2
11,2
98,2
Válidos
Sí, sí mis amigos
4
1,8
1,8
100,0
lo hacen
Total
224
100,0
100,0
68
Diana Paola Aguirre Castiblanco
El 66,5% de la población nunca maltratarían a sus compañeros mien-
tras que un 20,5% no lo saben y 13,0% de ellos lo harían si los provo-
can o si sus amigos lo hacen, esto nos indica que un 33,5% de la pobla-
ción maltrataría o estaría en duda de hacerlo.
69
El bullying en la convivencia escolar
Si haz intimidado a algunos de tus compañeros,
¿te han dicho algo al respecto?
Porcentaje
Porcentaje
Frecuencia
Porcentaje
válido
acumulado
No he intimidado
161
71,9
71,9
71,9
a nadie
Nadie me ha he-
37
16,5
16,5
88,4
cho nada
Si, a mis profeso-
res les ha pareci-
10
4,5
4,5
92,9
do mal
Si, a mi familia les
7
3,1
3,1
96,0
ha parecido mal
Si, a mis compa-
Válidos
ñeros les ha pare-
5
2,2
2,2
98,2
cido mal
Si, mis profesores
me dijeron que
1
,4
,4
98,7
estaba bien
Sí, mi familia dijo
1
,4
,4
99,1
que estaba bien
Si, mis compañe-
ros me dijeron
2
,9
,9
100,0
que estaba bien
Total
224
100,0
100,0
70
Diana Paola Aguirre Castiblanco
El 88,3% de la población destaca que no ha intimidado a nadie ni
nadie le ha hecho nada, mientras que 9,8% les han manifestado que
es una conducta negativa por parte de sus profesores, de sus compa-
ñeros y sus familiares sin embargo al 1,79% de la población les parece
que estos actos están bien y los aprueban, reconociendo que aunque
es mínimo el porcentaje la violencia está presente en sus vidas y que
no interesa maltratar e intimidar a las personas que comparten con
ellos; esto es un problema que va en aumento en una sociedad como la
colombiana que tristemente no se preocupa por el otro.
Si haz participado en situaciones de intimidación hacia tus compañeros,
¿por qué lo hiciste?
Porcentaje
Porcentaje
Frecuencia
Porcentaje
válido
acumulado
No he intimidado a
148
66,1
66,1
66,1
nadie
No lo se
32
14,3
14,3
80,4
Porque me provocan
35
15,6
15,6
96,0
Válidos
Porque son distin-
1
,4
,4
96,4
tos en algo
Por molestar
7
3,1
3,1
99,6
Por gastar una broma
1
,4
,4
100,0
Total
224
100,0
100,0
71
El bullying en la convivencia escolar
El 66,1% de la población afirma que no ha intimidado a nadie y el
14,3% no lo saben mientras que el 19,5% de los estudiantes han inti-
midado a sus compañeros y que el motivo más frecuente es “porque los
provocan” es decir tienen una justificación para provocar maltrato a
sus compañeros y otros aunque es menor el porcentaje, es “por gastar
una broma” no conociendo las implicaciones que tiene esto para los
estudiantes que son maltratados e intimidados.
¿Cuál es la forma más frecuente de intimidación o
maltrato entre compañeros?
Porcentaje
Porcentaje
Frecuencia
Porcentaje
válido
acumulado
No lo se
49
21,9
21,9
21,9
Poner apodos o de-
90
40,2
40,2
62,1
jar en ridículo
Hacer daño físico
(pegar, dar patadas,
44
19,6
19,6
81,7
empujar)
Válidos
Robo
1
,4
,4
82,1
Amenazas
17
7,6
7,6
89,7
Rechazo, aislamiento
14
6,3
6,3
96,0
Decir groserías
9
4,0
4,0
100,0
Total
224
100,0
100,0
72
Diana Paola Aguirre Castiblanco
La forma más común de maltratar e intimidar a los estudiantes en la
población objeto es colocar apodos o dejando en ridículo a sus compa-
ñeros con un 40,2% mientras que el 19,6% el maltrato es hacer daño
físico (pegar, dar patadas y empujar) y el 18,3% existe el maltrato a
través de (robo, amenazas, rechazo o aislamiento y grosería).
¿Cada cuanto se presentan maltratos o intimidación en el colegio?
Porcentaje
Porcentaje
Frecuencia
Porcentaje
válido
acumulado
Nunca
20
8,9
8,9
8,9
Pocas veces
153
68,3
68,3
77,2
Válidos
Muchas veces
51
22,8
22,8
100,0
Total
224
100,0
100,0
El maltrato o intimidación se presenta pocas veces en la institución
en un 68,3% mientras que un 22,8% se exterioriza en pocas veces y
muchas veces, dando así a uno resultados altos para la población en-
cuestada.
73
El bullying en la convivencia escolar
¿Cuántas veces haz participado en intimidaciones a tus compañeros?
Porcentaje
Porcentaje
Frecuencia
Porcentaje
válido
acumulado
Nunca
156
69,6
69,6
69,6
Pocas veces
63
28,1
28,1
97,8
Válidos
Muchas veces
5
2,2
2,2
100,0
Total
224
100,0
100,0
La mayoría de personas 69,6% admiten que nunca han participado en
intimidaciones a los compañeros mientras que un 28,1% lo han hecho
pocas veces y 2,2 dijeron que lo han hecho muchas veces.
¿Qué piensas de los chicos y chicas que intimidan o maltratan a otros?
Porcentaje
Porcentaje
Frecuencia
Porcentaje
válido
acumulado
Nada no me interesa
28
12,5
12,5
12,5
Me parece mal
174
77,7
77,7
90,2
Es normal que pase
20
8,9
8,9
99,1
Válidos
entre compañeros
Hacen bien tendrán
2
,9
,9
100,0
sus motivos
Total
224
100,0
100,0
74
Diana Paola Aguirre Castiblanco
Los estudiantes consistentes no importarle sus compañeros ya que
afirma el 12,5% que no interesa que otros compañeros agredan o mal-
traten, a un 77,7% les parece mal, a 8,9% lo ven como normal que pase
entre compañeros y 0,9% hacen bien ya que las personas que maltra-
tan tendrán sus motivos.
¿Por qué crees que algunos chicos o chicas intimidan a otros?
Porcentaje
Porcentaje
Frecuencia
Porcentaje
válido
acumulado
No lo sé
84
37,5
37,5
37,5
Porque se meten
63
28,1
28,1
65,6
con ellos
Válidos
Porque son más
66
29,5
29,5
95,1
fuertes
Por gastar una broma
11
4,9
4,9
100,0
Total
224
100,0
100,0
75
El bullying en la convivencia escolar
De acuerdo a lo que dicen los estudiantes el 37,55 no saben el motivo
o razón porqué sus compañeros intimidan a otros, el 28,1% porque
se meten con ellos es decir es consecuencia de los actos de los com-
pañeros mismos y por dicha razón son agredidos, la relación de poder
que ejercen uno sobre otros en los encuestados nos da un resultado de
29,5% y gastar una broma solo el 4,9%
¿Que sueles hacer cuando un compañero intimida o maltrata a otro?
Porcentaje
Porcentaje
Frecuencia
Porcentaje
válido
acumulado
Nada, no me importa
23
10,3
10,3
10,3
Nada, aunque creo
que debería hacer
83
37,1
37,1
47,3
algo
Aviso a alguien que
Válidos
pueda para la situa-
103
46,0
46,0
93,3
ción
Intento contar la
situación personal-
15
6,7
6,7
100,0
mente
Total
224
100,0
100,0
76
Diana Paola Aguirre Castiblanco
Algo que se ve con preocupación es que en este ítem se exponga que
al 47,3% no le importe, ni hace nada cuando observa situaciones de
maltrato o intimidación, siendo un índice alto de indiferencia ante la
violencia escolar; mientras que el 46,0% avisa al alguien de lo sucedido
otro tanto 6,7% intenta parar la situación el mismo.
Crees que habría que solucionar este problema
Porcentaje
Porcentaje
Frecuencia
Porcentaje
válido
acumulado
No se
15
6,7
6,7
6,7
No
7
3,1
3,1
9,8
Si
198
88,4
88,4
98,2
Válidos
No se puede
4
1,8
1,8
100,0
solucionar
Total
224
100,0
100,0
77
El bullying en la convivencia escolar
El 88,3% de los estudiantes opinan que se debe solucionar este pro-
blema, el 6,70% no lo sabe, el 3,1% dice que no y un 1,8% se ven más
taciturnos ante la situación, viendo que esta situación es un problema
que aqueja a una parte de la población.
Que tendrá que suceder para que se arregle las situaciones de maltrato?
Porcentaje
Porcentaje
Frecuencia
Porcentaje
válido
acumulado
No se puede arreglar
7
3,1
3,1
3,1
No sé
82
36,6
36,6
39,7
Que se haga algo
Válidos
(explicar brevemen-
135
60,3
60,3
100,0
te las situaciones de
maltrato)
Total
224
100,0
100,0
78
Diana Paola Aguirre Castiblanco
El 60,3% explica brevemente que puede hacerse para que se solucione
el problema del maltrato en los estudiantes y estas son las explicacio-
nes que dan los estudiantes.
A. Desde los estudiantes
• Acudir un adulto.
• Evitar el conflicto ya que nunca van a acabarse los que maltratan y
ser más fuerte el mejor modo de evitar que no se metan con uno.
• Hablar con los intimidadores y preguntarles porque lo hacen.
• Hablar con ellos e intentar tener una buena relación con ellos para
no tener más discusiones de maltrato y rechazo.
• Avisar a los adultos y tratar de ayudar a la víctima.
• Hacer talleres y hablar con cada persona.
• Avisarle a los coordinadores o a la psicóloga del colegio para que
nos puedan ayudar.
• Apenas comiencen a intimidar a los compañeros contarle al profesor.
79
El bullying en la convivencia escolar
No intimidar, maltratar o irrespetar a las personas, avisarle al pro-
fesor director.
Realizar conversaciones con los compañeros.
No decirles nada.
Pues hablar con los estudiantes y solucionarlo.
Parar el bullying meterme y no dejar que hagan eso.
Podríamos ser más amistoso y amigables.
Tomar conciencia y tratar de evitar estas situaciones.
Informarle a los profesores cuando esté sucediendo.
Que desde los estudiantes estén de acuerdo de no hacer maltrato a
los demás porque habrían consecuencias.
Colocar más atención a los que hacen esto.
Que cada compañero tenga respeto de todos porque todos no so-
mos iguales.
Daría aviso a un profesor o coordinador para que ello tengan un
comunicado con el afectado.
El bullying es solo para molestar a otros niños y hacerlos sentir mal.
No creerse superior a nadie, todos somos iguales así sea de raza
negra.
Que siempre haya un docente para detener el abuso.
80
Diana Paola Aguirre Castiblanco
B. Relaciones entre compañeros
Se evita el bullying teniendo una buena relación entre compañeros.
Hacer una campaña de “no al maltrato”.
Fijarte muy bien con la persona que te vas a meter porque no todas
las personas son muy buenas personas.
Dejar de hacer maltrato entre compañeros.
Decir que los siento y si no hablar con otras personas.
Reunirnos y que sí que los intimidadores se enteren de que los vamos
a acusar y protegería a la niña o niño al que lo están intimidando.
Hablar y aclarar los problemas.
Que no hubieran peleas entre parejas.
Entre parejas como compañeros se respeten.
No meterme en absoluto.
No decirles nada.
Avisarle a algún familiar o al acudiente.
Decirle a los profesores y ponerle una sanción.
Que no se maltraten entre ellos, ni discutan, yo creo que a veces eso
puede ser el comienzo del matoneo.
Hacer reuniones sobre el bullying.
Comportarse mejor.
Denunciar el maltrato de cualquier tipo.
81
El bullying en la convivencia escolar
• Que pidiéramos ayuda a parar detener esto.
• Que está mal maltratar y que deben hablar, que no se queden ca-
llados.
• Ayudar a los que son maltratados física y verbalmente.
• Preguntar a los compañeros si saben algo de maltrato.
• Respetar a los amigos y discriminarlos.
• Se llevan bien algunos, porque a otros en casa no le ponen cuidado.
• Hablar con el rector.
• Haciendo y diciendo que el respeto es primero.
C. Relaciones entre familia
• A veces hay casos de intimidación entre familias, pero se pueden
evitar comunicándose.
• Hablar con los padres de los intimidados y los intimidadores.
• Con mi familia ha habido pocas peleas y pues tener una muy buena
convivencia entre nosotros y tener mucha confianza.
• Buscar la solución hablando de familia a familia.
• Hablar con ellos o si no con otra persona que le tango confianza.
• Le contaría a mis papás esto de la intimidación y que ellos hablen
con los profesores para que nos ayuden.
• Hablar cuando no nos entendamos bien.
• Hablar con ellos.
82
Diana Paola Aguirre Castiblanco
Avisarle a la policía para que ayude a solucionar el maltrato.
Avisar en la casa.
Educar a los estudiantes o hijos para evitar al máximo estas situa-
ciones.
Ayudar a la persona que sufre de maltrato.
Que los padres ayuden en estas situaciones.
La familia tiene buena relación con el hijo eso ayuda a que los hijos
sean buenos.
Deberían comunicarse con sus hijos y saber si están siendo vícti-
mas, al ser un caso grave deberían llevar a su hijo al psicólogo para
tener un mejor acercamiento.
Hablar entre padres para arreglar el problema.
Que lo padres hablen para que el colegio tome medidas para parar
el bullying.
Hablar con él a ver si le están haciendo bullying.
Uniéndonos, dialogando y respetándonos cada uno.
Hablar pacíficamente y solucionarlo.
Ayudar a que salgan adelante si hay problemas de intimidación.
Avisar a la institución de lo que ocurre.
D. Relaciones entre familia
Las relaciones familiares de los estudiantes encuestados presentan las
siguientes características:
83
El bullying en la convivencia escolar
Que en su mayoría el 60,7% viven en una familia compuesta por
madre y padre esto nos indica que los estudiantes tienen una familia
conformada, que tienen entre uno y dos hermanos o más y el 86,2%
se sienten bien en casa, es decir que el ambiente familiar es propicio
para el buen desarrollo; pero que la problemática que más sufrenesta
población son la de discusiones, siendo la mitad que contesto y en un
menor grado tenemos las peleas que nos indica 6,3%.
E. Relaciones entre pares
Las relaciones que se crean en el colegio son fundamentales ya que per-
miten que los estudiantes tengan un grupo de apoyo entre ellos mis-
mos, además de compartir y tener con quien conversar; los alumnos
admiten tener unas buenas relaciones con sus compañeros de 65,2%
pero en contraparte un 34,8% no se siente ni bien ni mal o está mal con
sus compañeros, ahora bien los estudiantes revelan que el 47,3% tiene
entre dos y cinco amigos en su colegio y el 46% se ha sentido solo en
el colegio y una mínima parte el 3,1% se ha sentido muchas veces solo.
F. Frecuencia
El estudiantado del Colegio Orlando Higuita Rojas permite transmi-
tir en esta investigación que los estudiantes han sido maltratados un
39,7% pocas veces, mientras que el 4,0% ha sido maltratado muchas
veces, considerando que al 10,3% ha sido intimidado con frecuencia.
Entre algunos estudiantes que fueron evidenciados se logró hablar con
algunos docentes acerca de su comportamiento y rendimiento acadé-
mico y a continuación se hace una pequeña historia de vida: Yolberth
Steven Gonzales Rodríguez, Karen Rengifo, Girey Faisuly Andrade,
Johan Andrés Barazeta Cañón.
A estos alumnos se les realizará una descripción breve u hoja de
vida mas adelante.
Es decir de la población estudió a 23 personas, los intimidan cons-
tantemente lo hacen desde hace unas semanas, hace un mes, princi-
pios del curso o desde que empezó el colegio el estudiante intimidado,
argumentandoque la principal causa de intimidación es “porque soy
diferente a ellos” con un 7,14%. Al grupo que pertenecen aquellos es-
tudiantes que intimidan se encuentran en la misma clase con mayor
84
Diana Paola Aguirre Castiblanco
incidencia o en un curso superior, esta intimidación es producida en
su constante por un grupo de chicas y chicos o por un chico, los lu-
gares donde se provoque los maltratos con mayor constancia es en el
patio indicándonos que allí los estudiantes están menos supervisados
y por dicha constante es donde maltratan a sus pares, pero también
se ve que en dentro de las clases también se realiza y de acuerdo a los
expuesto se supone que en este ambiente el maltrato es más gestual y
de forma psicológica, que buscan la forma de rechazar a sus compañe-
ros y de hacerlos quedar en ridículo; las personas que suelen parar las
situación de intimidación en la mitad de los casos son los profesores,
seguido de los mismo compañeros que se vuelven vulnerables a ser
maltratados; después del maltrato los estudiantes acuden a sus fami-
liares para contarle la situación que sufren en un 17% siendo mayor a
la confianza que se ha ganado los profesores con un menor rango, es-
tableciendo que se supondría que por el vínculo y la autoridad ejercida
en el espacio del colegio los profesores serian el mayor recurrente para
que los estudiantes hablaran acerca del tema pero no es así, en la de-
cisión de maltratar a los compañeros es sorprendente cuando las per-
sonas manifiestan que no sabrían si lo harían o no de allí respondió el
20% de personas acerca de esta tendencia, en la totalidad de estudian-
tes que tendrían predisposición para maltratar tenemos a un 33,5%
hacía tomar esta decisión, siendo un gran población la que podría estar
maltratando a sus compañeros por diversas razones, cuando se habla
de la censura que se ejerce por parte de los compañeros, profesores y
familia, refleja que 9,8% es ejercitada por los docentes, compañeros y
familia, mientras que un 1,79% de la población reacciona favorable-
mente a estas actitudes negativas para la convivencia escolar de toda la
comunidad educativa y la justificación que los estudiantes que ejercen
este maltrato responden es porque “los provocan o por gastarle una
broma” siendo así un maltrato el cual lo estudiantes que son victimi-
zados deben soportar a los largo del tiempo si ninguna estrategia o
posibilidad de cambio, estableciendo una convivencia en conflicto.
G. Formas
La forma más común de maltratar e intimidar a los estudiantes en la
población objeto es colocar apodos o dejando en ridículo a sus compa-
ñeros con un 40,2% mientras que el 19,6% el maltrato es hacer daño
85
El bullying en la convivencia escolar
físico (pegar, dar patadas y empujar) y el 18,3% existe el maltrato a
través de (robo, amenazas, rechazo o aislamiento y grosería). Estas
manifestaciones corresponde a un tipo de maltrato fisco y psicológico
y está de acuerdo a la grado de visibilidad se puede clasificar en directo
e indirecto ya que se realiza a través de las manifestaciones anterior-
mente mencionadas.
H. Relatos de vida
• Yolberth Steven Gonzales Rodríguez (13 años)
Es un niño que presenta déficit cognitivo leve, no tiene hábitos de es-
tudio y el acompañamiento es nulo en su casa ya que su madre es ven-
dedora ambulante y el niño pasa todo el tiempo solo en casa, en él se
evidencia algunos comportamientos inadecuados registrados en el ob-
servador del alumno, su rendimiento académico es bajo y en el último
periodo perdió siete materias.
• Karen Rengifo (12 años)
Es una estudiante colaboradora y en ocasiones respetuosa con sus pro-
fesores y compañeros. Ella es víctima del entorno familiar y social en
el que vive, ella es la menor de cuatro hermanos los cuales son dro-
gadictos, ellos están amenazados porque pertenecían a una pandilla
en la cual resultó muerto uno de sus integrantes, del cual fueron ellos
acusados de su muerte, una de las hermanas consume droga; el año pa-
sado estuvo en embarazo y consumió hasta el octavo mes de gestación
y Karen ha presenciado todo estos de sus hermanos, hace unos meses
acompaño a sus hermano a un sitio conocido como “la L” donde se ex-
penden drogas de diferentes tipos, allí fueron forzados a subir a un ca-
mión, en el cual les propiciaron golpes por las personas que ellos mani-
fiestan estar amenazados por las pandillas a donde pertenecían, están
en proceso de salir del sitio donde viven por estas amenazas y además
porque estuvieron a punto de embargarles las cosas que tienen por un
problema de su padre quien tenía otra familia a parte de la de Karen,
su madre vive en este momento una situación, la cual compromete a
toda la familia ya es que está enferma de cáncer. Karen ha vivido en un
medio el cual dificulta su forma de convivir, ella es sumamente agresiva
86
Diana Paola Aguirre Castiblanco
y si alguien refiere a su familia, es una ofensa grave que puede acarrear
una pelea, constantemente se mete en problemas con sus compañeros
de colegio y de otros colegios cercanos.
• Girely Faisuly Andrade Poveda (12 años)
Esta es una niña espontánea, es colaboradora con los docentes, siem-
pre está pendiente en qué ayudarles, pero esconde su maltrato a través
de asu colaboración, es una estudiante que maltrata a los compañeros,
que no sigue sus mismas ideologías, ha presentado problemas tanto
dentro como fuera de la institución por riñas, aunque cumple regular-
mente con tareas y trabajos; dentro de la institución trabaja bajo pre-
sión y es una líder que divide al grupo al cual pertenece, se supone que
le falta afecto porque busca la aprobación de sus docentes.
• Johan Andrés Barazeta Cañón (15 años)
Este niño pertenece a un grado superior el cual corresponde a un gru-
po de compañeros que aunque no fueron referenciados en los cuestio-
narios aplicados pertenecen a compañeros intimidadores de la institu-
ción, es un estudiante altamente influenciable refieren sus docentes ya
que él hace lo que los otros compañeros de su grupo dicen, él puede ser
víctima como victimario debido a esta situación ya que el permite que
sus compañeros de grupo lo maltraten pero él hace esto a otros com-
pañeros más pequeños y argumenta cuando maltrata que los sucedido
es una broma, los docentes lo tiene señalado debido a sus reiterados
problemas.
Es un estudiante con un rendimiento bajo dentro de su clase, no en-
trega trabajos ni tareas, una estrategia que se utilizó y que ha dado
resultado fue un cambio de curso después de mitad de año, el cual fue
altamente positivo para él, tanto su comportamiento como su rendi-
miento académico ha mejorado notablemente, buscando la oportuni-
dad de mejorar sus notas y poder logara finalizar el año con resultados
positivos.
87
El bullying en la convivencia escolar
III. Fiabilidad del instrumento
Como indicador de la consistencia interna del instrumento se utilizó el
coeficiente del alfa de Cronbach (1951).
Estadísticos de fiabilidad
Alfa de Cronbach
N de elementos
,722
29
El instrumento arrojó una fiabilidad de 0,722 que según Ruiz Bolívar
(2002) y Pallella y Martins (2003) tiene un coeficiente de confiabi-
lidad alta ya que el rango para la obtención de este se encuentra entre
0,61 y 0,80.
Interpretación de la magnitud del
coeficiente de confiabilidad de un instrumento
Rangos
Magnitud
0,81 a 1,00
Muy alta
0,61 a 0,80
Alta
0,41 a 0,60
Moderada
0,21 a 0,40
Baja
0,01 a 0,20
Muy baja
Tomado de Ruiz Bolívar (2002) y Pallella y Martins (2003).
El coeficiente de fiabilidad se analizó a los 29 ítems que comprenden
el instrumento.
88
Conclusiones
De acuerdo a los resultados obtenidos, se señala el cumplimiento de
los objetivos propuestos. En este sentido, esta investigación entrega
evidencias teóricas para respaldar los resultados obtenidos de acuer-
do al instrumento utilizado Cuestionario sobre intimidicación y maltra-
to entre iguales (R. Ortega, J. Mora-Merchán y J. Mora) el cual fue
validado con el coeficiente de alfa Cronbach 0,722, los valores de este
instrumento señalan un alta confiabilidad según Ruiz Bolívar (2002)
y Pallella y Martins (2003).
Los resultados obtenidos aportan una herramienta valiosa para el
Colegio Orlando Higuita Rojas ya que permite en primer instancia rea-
lizar un diagnóstico que permita vislumbrar algunos aspectos del bu-
llying, por otra parte reconocerlo como un primer estudio que ayude
a orientar y partir para próximas investigaciones e intervenciones que
promuevan y evalúen características que revisten este fenómeno.
Aunque la investigación establece una confiabilidad positiva del ins-
trumento se debería en posteriores investigaciones, profundizar con
algunas encuestas a profundidad a aquellos estudiantes que por una u
otras razones, destacan que no existe ningún sentimiento cuando ven
agredir a sus compañeros, al igual a aquellas víctimas y victimarios
permitiendo indagar más a fondo este fenómeno.
También en las instituciones se deben regir a la norma con un ca-
rácter estricto en la organización de los comités de convivencia que
permitan realizar seguimiento de manera acertada a los problemas
que tiene el estudiantado en la convivencia escolar y aplicar de ma-
nera efectiva la ruta de atención integral para la convivencia escolar,
enmarcada en sus principios de:
89
El bullying en la convivencia escolar
• Promoción: Fomentar el mejoramiento de la convivecia escolar y el
clima descolar con el fin de generar un entorno favorable para el
ejercicio real y efectivos de los derechos humanos, sexuales y re-
productivos.
• Prevencion: Intervenir oportunamente en los comportamientos
que podrían afectar a la realización efectiva de los derechos huma-
nos, sexuales y reproductivos.
• Atención: Asistir oportunamente con los miembros de la comuni-
dad educativa frente a la convivencia escolar y el ejercicio efectivo
de los derechos humanos, sexuales y reproductivos.
• Seguimiento: Seguimiento y evaluación de las estrategias y acciones
de promoción, prevención y atención desarrollados por los actores
e intrumentos del Sistema Nacional de Convivencia Escolar.
Para finalizar, se deben aplicar además del instrumento aplicado otros
instrumentos que permitan conocer de manera integral la realidad de
este fenomeno yen otras instituciones publicas para hacer un compa-
rativo obtener un resultado general que transmita a la secretraria de
educacion del distrito acerca de la convivencia escolar en la ciudad de
Bogotá.
90
Bibliografía
Arón, Ana María. “Un programa de educación para la no violencia”, en Christian
Berger y Carolina Lisboa (Eds). Violencia escolar: Estudios y posibilidades de in-
tervención en Latinoamérica, Santiago, Editorial Universitaria, 2008.
Avilés Martínez, José María. Bullying, el maltrato entre iguales, Salamanca, Amarú
Ediciones, 2006.
Cajiao Restrepo, Francisco. Poder y justicia en la escuela colombiana, Bogotá, Ale-
gría de Enseñar, 1994.
Catalano, Richard; Josine Junger-Tas, Yohji Morita, Dan Olweus, Philip Slee y
Peter K Smith (Eds). The nature of school bullying: a cross-national perspective,
Nieva York, Routledge, 1999.
Corral, Yadira. “Validez y confiabilidad de los instrumentos de investigación para
la recolección de datos”, Revista Ciencias de la Educación, vol. 19, n.° 33, Valencia,
2009. En línea: [http://servicio.bc.uc.edu.ve/educacion/revista/n33/art12.pdf].
Dubet, François y Danilo Martucelli. En la escuela: Sociología de la experiencia
escolar, Buenos Aires, Losada, 1998.
Dewey, John. Experiencia y educación, Madrid, Edit. Biblioteca Nueva, 2004.
Hernández Sampieri, Roberto; Carlos Fernández Collado y María del Pilar
Baptista Lucio. Metodología de la investigación, México, McGraw-Hill, 2010.
López Jurado, Laura. “Acoso escolar entre iguales”, Innovación y Tendencias Educa-
tivas, n.° 33, Granada, 2010. En línea: [www.csi-csif.es/andalucia/modules/mod_
ense/revista/pdf/Numero_33/LAURA_LOPEZ_1.pdf].
Martínez-Rojas, José Guillermo. “Reseña de ‘Bullying: el maltrato entre igua-
les. Agresores, víctimas y testigos en la escuela’ de José María Avilés-Martí-
nez”, Magis. Revista Internacional de Investigación en Educación, vol. 5, n.° 10,
Bogotá, Pontificia Universidad Javeriana, 2012. En línea: [www.redalyc.org/
pdf/2810/281024896012.pdf].
91
El bullying en la convivencia escolar
Olweus, Dan. Conductas de acoso y amenaza entre escolares, Madrid, Morata, 1998.
Sandoval Escobar, Marithza. “Los efectos de la televisión sobre el comportamiento
de las audiencias jóvenes desde la perspectiva de la convergencia y de las prácti-
cas culturales”, Universitas Psychologica, vol. 5, n.° 2, Bogotá, Pontificia Universi-
dad Javeriana, 2006.
Sullivan, Keith; Mark Cleary y Ginny Sullivan. Bullying en la enseñanza secun-
daria: El acoso escolar, cómo se presenta y cómo afrontarlo, Barcelona, Ediciones
ceac, 2005.
92
Anexos
• Adaptacion del cuestionario sobre intimidacion y maltrato entre iguales (R. Ortega,
J. Mora-Merchán y J. Mora)
El cuestionario pretende reconocer las relaciones que se viven en los diferentes espa-
cios del colegio y permitir analizar ayudar a mejorar el ambiente escolar.
Nombre del colegio: _________________________________________________________
Sede:__________________________
Edad: ___________________
Niño: ________ Niña: ___________
Curso ________________
Fecha: _________________
Instruciones para responder el cuestionario.
1. No debes colocar el nombre.
2. Lee las preguntas y marca con la opción que más te ves identificado.
3. Debes escoger una o varias respuestas de acuerdo como te indique la pregunta,
enciérrala en un círculo de acuerdo a lo que te soliciten.
4. Cuando respondas en la opción otros debes escribir sobre la línea la respuesta.
5. Cuando termines de responder una hoja continua con la siguiente, hazlo en or-
den.
6. Completa el cuestionario con lápiz y si te equivocas borra y enciérrala en un cír-
culo con la que te ves identificado.
7. Si necesitas ayuda en cualquier pregunta solo levanta la mano.
93
El bullying en la convivencia escolar
Cuesionario sobre intimidacion y maltrato entre iguales
1.
¿Con quién vives?
a.
Con mi padre y mi madre
b.
Solo con uno de ellos
c.
Con otros familiares
2.
¿Cuántos hermanos tienes? (sin contarte a ti)
a.
Ninguno
b.
Uno
c.
Dos
d.
Tres o más
3.
¿Cómo te encuentras en casa?
a.
Bien
b.
Ni bien ni mal
c.
Mal
4.
¿Señala cuáles de estas situaciones suceden en tu casa?
a.
Discusiones
b.
Fiestas
c.
Peleas (algunos se pegan)
d.
Ninguna
5.
¿Cómo te llevas con la mayoría de compañeros y compañeras?
a.
Bien
b.
Ni bien ni mal
c.
Mal
6.
¿Cuántos buenos amigos (amigos y amigas de verdad) tienes en tu colegio?
a.
Ninguno
b.
Uno
c.
Entre dos y tres
d.
Seis o más
7.
¿Cuántas veces te has sentido solo o sola en el recreo porque tus amigos no han
querido estar contigo?
a.
Nunca
b.
Pocas veces
c.
Muchas veces
8.
¿Cómo te tratan tus profesores?
a.
Bien
b.
Ni bien ni mal
c.
Mal
94
Diana Paola Aguirre Castiblanco
9.
¿Cómo te va en el colegio?
a.
Bien
b.
Ni bien ni mal
c.
Mal
10. ¿Cuántas veces te han intimidado, maltratado, golpeado, insultado en tu colegio
tus compañeros o compañeras?
a.
Nunca
b.
Pocas veces
c.
Muchas veces
11. Si tus compañeros te han intimidado en alguna ocasión, ¿desde cuándo se pro-
ducen estas situaciones?
a.
Nadie me ha intimidado nunca
b.
Desde hace unas semanas
c.
Desde hace un mes
d.
Desde principios del curso
e.
Desde que empecé en este colegio
12. ¿Hay alguien que te intimide con frecuencia?
a.
No
b.
Si (si quieres dinos quien) ____________________________________
13. Si te han intimidado en alguna ocasión, ¿por qué crees que lo hicieron?
a.
Nadie me ha intimidado nunca
b.
No lo sé
c.
Porque los provoqué
d.
Porque soy diferente a ellos
e.
Porque soy más débil
f.
Por molestarme
g.
Por gastarme una broma
14. ¿En qué clase están los chicos y las chicas que suelen intimidar a sus compañe-
ros?
a.
No lo sé
b.
En la misma clase
c.
En el curso superior
d.
En el curso inferior
15. ¿Quiénes suelen ser lo que intimidan a sus compañeros o compañeras?
a.
No lo sé
b.
Un chico
c.
Una chica
d.
Un grupo de chicos
e.
Un grupo de chicas
f,
Un grupo de chicos y chicas
95
El bullying en la convivencia escolar
16.
¿En qué lugares suelen suceder las situaciones de intimidación o maltrato?
a.
No lo sé
b.
En la clase
c.
En el patio
d.
En el baño
17. ¿Quiénes suelen parar las situaciones de intimidación o maltrato?
a.
No lo sé
b.
Nadie
c.
Algún profesor
d.
Algún compañero
18. Si alguien te intimida o maltrata, ¿hablas con alguien de lo que te sucede?
a.
Nadie me intimida
b.
No hablo con nadie
c.
Con los profesores
d.
Con mi familia
e.
Con compañeros
19. ¿Serias capaz de intimidar o maltratar a alguno de tus compañeros en alguna
ocasión?
a.
Nunca
b.
No lo sé
c.
Sí, si me provocan
d.
Sí, si mis amigos lo hacen
20. Si has intimidado a algunos de tus compañeros ¿te han dicho algo al respecto?
a.
No he intimidado a nadie
b.
Nadie me ha hecho nada
c.
Si, a mis profesores les ha parecido mal
d.
Si, a mi familia les ha parecido mal
e.
Si, a mis compañeros les ha parecido mal
f.
Si, mis profesores me dijeron que estaba bien
g.
Si, mi familia me dijo que estaba bien
h.
Si, mis compañeros me dijeron que les parecía bien
21. Si has participado en situaciones de intimidación hacia tus compañeros, ¿por
qué lo hiciste?
a.
No he intimidado a nadie
b.
No lo sé
c,
Porque me provocan
d.
Porque son distintos en algo
e.
Porque eran más débiles
f.
Por molestar
g.
Por gastar una broma
96
Diana Paola Aguirre Castiblanco
22. ¿Cuál es la forma más frecuentes de intimidación o maltrato entre compañeros?
a.
No lo sé
b.
Poner apodos o dejar en ridículo
c.
Hacer daño físico (pegar, dar patadas, empujar)
d.
Robo
e.
Amenazas
f.
Rechazo, aislamiento
g.
Decir groserías
23. ¿Cada cuánto se presentan maltratos o intimidaciones en el colegio?
a.
Nunca
b.
Pocas veces
c.
Muchas veces
24. ¿Cuántas veces has participado en intimidaciones a tus compañeros?
a.
Nunca
b.
Pocas veces
c.
Muchas veces
25. ¿Qué piensas de los chicos y chicas que intimidan o maltratan a otros? (puedes
elegir más de una respuesta)
a.
Nada, no me interesa
b.
Me parece mal
c.
Es normal que pase entre compañeros
d.
Hacen bien, tendrán sus motivos
26. ¿Por qué crees que algunos chicos intimidan a otros?
a.
No lo sé
b.
Porque se meten con ellos
c.
Porque son más fuertes
d.
Por gastar una broma
27. ¿Qué sueles hacer cuando un compañero intimida o maltrata a otro?
a.
Nada, no me importa
b.
Nada, aunque creo que debería hacer algo
c.
Aviso a alguien que pueda parar la situación
d.
Intento parar la situación personalmente
28. ¿Crees que habría que solucionar este problema?
a.
No sé
b.
No
c.
d.
No se puede solucionar
97
El bullying en la convivencia escolar
29. ¿Que tendrá que suceder para que se arreglen las situaciones de maltrato?
a.
No se puede arreglar
b.
No sé
c.
Que se haga algo (explica brevemente que se podría hacer)
• Desde los estudiantes:
• Relaciones entre compañeros:
• Relaciones entre la familia:
98
Editado por el Instituto Latinoamericano de Altos Estudios -ilae-,
en agosto de 2016
Se compuso en caracteres Cambria de 12 y 9 ptos.
Bogotá, Colombia