Mujer y legislación:
Una cuestión de género
Mujer y legislación:
Una cuestión de género
Ginna Lizeth González Cortés
Instituto Latinoamericano de Altos Estudios -ilae-
Queda prohíbida la reproducción por cualquier medio físico o digi-
tal de toda o un aparte de esta obra sin permiso expreso del Instituto
Latinoamericano de Altos Estudios -ilae-.
Publicación sometida a evaluación de pares académicos (Peer Review
Double Blinded).
Esta publicación está bajo la licencia Creative Commons
Reconocimiento - NoComercial - SinObraDerivada 3.0 Unported License.
ISBN: 978-958-8968-34-6
© Ginna Lizeth González Cortés, 2016
© Instituto Latinoamericano de Altos Estudios -ilae-, 2016
Derechos patrimoniales exclusivos de publicación y distribución de la obra
Cra. 18 # 39A-46, Teusquillo, Bogotá, Colombia
pbx: (571) 232-3705, fax (571) 323 2181
www.ilae.edu.co
Ilustración de portada: Brian Jackson. Gender equality, Referencia de la foto
102581399, Fotolia.
Diseño de carátula, composición y edición electrónica:
Editorial Milla Ltda. (571) 702 1144
editorialmilla@telmex.net.co
Editado en Colombia
Edited in Colombia
Tabla de contenido
Introducción
11
Capítulo primero
Instrumentos internacionales
de protección a la mujer
19
Capítulo segundo
Contexto y desarrollo normativo por
la igualdad de la mujer en Colombia
35
Capítulo tercero
Análisis con enfoque de género
de la producción legal en Colombia
47
I. Metodología: leyes de discriminación
positiva, negativa e indirecta. 2002-2012
51
A. Leyes con discriminación
positiva (acciones afirmativas)
51
B. Leyes con discriminación negativa
68
C. Leyes con discriminación indirecta
71
Conclusiones
77
Bibliografía
81
Las diosas pueblan el Olimpo de ciudades sin ciudadanas; la Virgen
reina en altares donde ofician los sacerdotes; Marianne encarna a la
República Francesa, cuestión viril.
Todo lo inunda la mujer imaginada imaginaria, incluso fantasmal.
Georges Duby y Michelle Perrot
La importancia de las libertades ofrece una razón fundacional no
solo para afirmar nuestros propios derechos y libertades, sino también
para interesarnos por las libertades y los derechos de otros, e ir mucho
más allá de los placeres y la satisfacción de los deseos en que se concen-
tran los utilitaristas.
Amartya Kumar Sen
Introducción
Cuando Marie Gouze firme a sus convicciones, decide
dejar de lado las limitaciones de la época en la Francia
del siglo xviii, y se dispone decididamente a encarnar
a “Olympe de Gouges”, el seudónimo con el que sería
reconocida, llevando con orgullo el apellido materno y
no el de su marido, concibe el tiempo de la Revolución
Francesa como la oportunidad propicia para reclamar
un trato igualitario para las mujeres respecto de los
hombres y se determina a escribir la “Declaración de
los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana” en 17911,
como reconocimiento y reivindicación -en sus 17 ar-
tículos- de los derechos y libertades fundamentales
del género femenino.
El documento fue enviado a la Asamblea Nacional
Francesa sin que fuera ni siquiera tenido en cuenta,
pues muy a pesar de la participación de las mujeres
en esta Revolución, el triunfo siempre sería el mas-
culino. Sin embargo, Olympe no traicionó los fuertes
ideales que la llevaron a enfrentarse al nuevo régimen
-el cual finalmente la encarcela y guillotina en 1793-
sin que su sueño siquiera se acercara a la realidad.
1
Ver en Culturamas, disponible en
[http://www.culturamas.es/
blog/2012/09/07/declaracion-de-los-derechos-de-la-mujer-y-de-
la-ciudadana-1791-por-olympe-de-gouges/].
11
12
Mujer y legislación: Una cuestión de género
Este aislado hecho histórico es relevante para el
objetivo del presente estudio, porque evidencia cómo
la proclamación de las libertades, la igualdad y la dig-
nidad de las mujeres después de más de 200 años no
se ha materializado en las mismas condiciones entre
los géneros y las luchas en contra de la exclusión fe-
menina en las sociedades modernas sigue en cons-
trucción. Por consiguiente, este libro pretende contri-
buir a la enorme iniciativa de las mujeres en el mundo
por transformar las sociedades, posicionándonos de
una buena vez como verdaderos sujetos de derechos.
En tal sentido, la academia, como espacio privile-
giado para este tipo de análisis, nos permitirá enten-
der cómo desde el mismo derecho se perpetúan dis-
criminaciones que quedarán inmersas en la legalidad,
enraizándose en la cultura jurídica a través discursos
de naturaleza patriarcal que autoproclaman como
únicos conocedores las necesidades de las mujeres,
como lo manifestará Jean-Jacques Rousseau en la
Sofía que destina a Emilio (Libro v):
… ¿Y qué decir de la proliferación de los discursos,
provenientes de los pensadores, los organizadores o los
portavoces de una época? Filósofos, teólogos, juristas,
médicos, moralistas, pedagogos… dicen incansablemente
que son las mujeres, y, sobre todo qué deben hacer, puesto
que ellas se definen ante todo por su lugar y sus deberes…
(itálicas fuera de texto)2.
2
Citado por Georges Duby y Michelle Perrot. Historia de las muje-
res, Bogotá, Editorial Santillana, 2003, p. 23.
Introducción
13
De acuerdo a lo anterior y para los fines perti-
nentes, desde la perspectiva de la sociología jurídi-
ca enmarcaremos este trabajo dentro del proyecto
“Discriminación en razón del género en la legislación
colombiana (siglo xx)”, en el cual se busca establecer
la existencia de relaciones desiguales de poder en el
ordenamiento jurídico colombiano dentro del perio-
do 2002-2012, haciendo un análisis de la producción
normativa existente.
El problema que se busca resolver en el presente
documento es: ¿Cuáles fueron las tendencias en la
producción legislativa en Colombia durante el perio-
do de 2002 a 2012 en relación con la discriminación
de las mujeres?
Para tal finalidad en la primera parte se hará un
breve recuento de los avances en el mundo en materia
de derechos de las mujeres desarrollados en los dis-
tintos instrumentos internacionales de protección de
derechos humanos y a su vez, se realizará un recuento
de la normativa nacional en materia de género en el
siglo xx, destacando los más importantes avances de
la lucha por la igualdad real entre mujeres y hombres.
En la segunda parte se abordará el escenario normati-
vo en Colombia en el periodo de tiempo antes delimi-
tado, para tal finalidad, se propondrán tres categorías
diferentes de leyes que contienen discriminaciones
contra la mujer en sentido positivo, negativo e indi-
recto.
Para terminar, se concluirá respondiendo el pro-
blema antes planteado, generando inquietudes para
próximas investigaciones que logren aportar herra-
mientas conceptuales y metodológicas para identifi-
14
Mujer y legislación: Una cuestión de género
car las discriminaciones desde la perspectiva de géne-
ro con un enfoque diferencial, con el objetivo de avan-
zar hacia una transformación social permanente para
poblaciones históricamente vulneradas (niños, niñas,
adultos mayores, personas en condición de desplaza-
miento, indígenas, afro descendientes, pueblos raiza-
les y rom, la población de lesbianas, gays, bisexuales,
transgénero e intersexuales -lgbti- y las personas en
situación de discapacidad)3.
Es pertinente señalar que este análisis parte de una
afirmación esencial: las leyes son mecanismos funda-
mentales de transformación social; mecanismos, que
han prevalecido y se han identificado en escenarios
internacionales para la protección de los derechos hu-
manos de las personas, incluyéndose como prioridad
en las agendas de los Estados, buscando la coherencia
necesaria de los ordenamientos internos con los ma-
3
Existen obligaciones específicas para el Estado colombiano a favor
de las poblaciones en condición de vulnerabilidad con el fin de evi-
tar la discriminación. Partiendo de la Carta Política del año 1991,
encontramos en su artículo 8.º la obligación del Estado de protección
a la riqueza cultural de la nación. A nivel internacional, la Convención
Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discrimina-
ción Racial (Adoptada y abierta a la firma y ratificación por la Asam-
blea General en su Resolución 2106 A (xx), de 21 de diciembre de
1965, ratificada el 2 de octubre de 1981, disponible en [http://www.
ohchr.org/SP/ProfessionalInterest/Pages/CERD.aspx ]); la Conven-
ción sobre de los Derechos del Niño (Adoptada y abierta a la firma y
ratificación por la Asamblea General en su Resolución 44/25, de 20
de noviembre de 1989, ratificada el 28 de enero de 1991, disponible
en
[http://www.ohchr.org/SP/ProfessionalInterest/Pages/CRC.
aspx ]); y la Convención sobre los Derechos de las Personas con Dis-
capacidad (ratificada el 10 de mayo de 2011, disponible en [http://
www.ohchr.org/Documents/Publications/AdvocacyTool_sp.pdf ]).
Introducción
15
yores niveles posibles de protección de derechos. Se
acude en consecuencia a la fuerza coercitiva inheren-
te del derecho para contrarrestar prácticas discrimi-
natorias, costumbres propias de un modelo machista
excluyente que reduce a la mujer al ámbito familiar,
con un opaco rol dentro de la sociedad.
Las normas pasan entonces a ser el medio histórico
de exclusión de las mujeres para transformarse en el
mecanismo para la inclusión real que permitirá abar-
car los espacios antes privilegiados para los hombres.
En términos de Alda Facio Montejo:
… si solo los hombres han ostentado el poder de definir y
sólo ellos han conformado esta sociedad, no es absurdo
afirmar que sólo el género masculino ha decidido que
valores deben guiarnos a todos y a todas. De hecho no es
nada complicado comprobar que nuestra cultura tiene un
desequilibrado y no justificado énfasis en lo masculino
que perjudica tanto a mujeres como a hombres, pero aún
más a las mujeres4.
En esta línea de pensamiento, se resquebrajará el dis-
curso triunfal de la seguridad de todos los miembros
de la sociedad con fundamento en el Estado de dere-
cho respecto a la igualdad que ha promulgado la ley,
pero que se ausenta de la realidad cotidiana donde la
mujer es objeto de innumerables agravios y vive como
en el idealizado estado de naturaleza, una persistente
inseguridad, víctima del modelo patriarcal que se pro-
4
Alda Facio Montejo. Cuando el género suena cambios trae. Metodo-
logía para el análisis de género del fenómeno legal, San José, Instituto
Latinoamericano de las Naciones Unidas para la Prevención del De-
lito y el Tratamiento del Delincuente -ilanud-, 1992, p. 31.
16
Mujer y legislación: Una cuestión de género
nuncia a través de leyes en nombre del interés general,
con una perspectiva indudablemente androcentrista5.
Por consiguiente, la base y la pertinencia de este
análisis se sustenta en que las leyes son formalmen-
te la expresión de los representantes del pueblo so-
berano en las sociedades democráticas, pero en su
otra faceta sustantiva, son expresiones segregadas de
ciertos grupos mayoritarios que contienen ideologías
discriminatorias, o del mismo modo, pueden ser la ex-
presión positivizada de una política pública que pre-
tende garantizar la inclusión de la mujer en un deter-
minado contexto pero pueden, en ciertas ocasiones y
en su mayoría, ser insuficientes.
Las leyes, o en un sentido más genérico las normas,
a lo largo de la historia han sido los instrumentos por
excelencia para ejercer un control social, con sustento
en la legitimidad de un criterio genéricamente acep-
tado (teológico, monárquico, democrático). En las
democracias modernas donde se estructura el Esta-
do de derecho, las leyes son el resultado del ejercicio
parlamentario donde surgen las grandes decisiones
sociales, con lo que el proyecto inicial se transforma,
permanece o archiva a lo largo de debates que pueden
darnos una idea del contexto político en un momento
determinado. En tal sentido, la sumatoria de ideolo-
gías de los miembros de un cuerpo colegiado en un
5
A través de la historia esta clase de perspectiva (la que parte de lo
masculino), a dominado y ha sido tomada como concepto de lo uni-
versal; esta conducta, ha permeado el derecho dando como resulta-
do desigualdades que menoscaban los intereses y las necesidades
de las mujeres.
Introducción
17
momento histórico específico que se plasma en una
ley, puede evidenciar las tendencias explícitas o implí-
citas del Congreso frente al género, puesto que las le-
yes en materia de discriminación se expresan no solo
con lo que contienen, sino con lo que no incluyen, en
contravía de los denominados estándares internacio-
nales de protección de derechos humanos.
Este aspecto de las leyes, en cuanto su faceta omi-
siva más allá de la discriminación expresa, se hace
más relevante conforme evoluciona el ordenamiento
jurídico, y en una década como la del 2002-2012 don-
de existe un mayor avance en cuanto a garantías de
derechos para las mujeres debido a una notable canti-
dad de esfuerzos en tal orden, donde las expresiones
discriminatorias explícitas tienden a desaparecer. Por
tanto, esta dificultad al momento de interpretar las
leyes debe subsanarse para el objeto de este trabajo
con una propuesta de herramienta hermenéutica que
nos permita verificar la existencia de discriminacio-
nes más sofisticadas, pero de igual modo discrimina-
ciones.
Capítulo primero
Instrumentos internacionales de
protección a la mujer
A mediados del siglo xx, concluida la Segunda Guerra
Mundial6, la perturbación mundial luego de salir a luz
esa maquinaria de muerte tan lúcidamente organiza-
da por los nazis al interior de los campos de concen-
tración, se transformó en un esfuerzo conjunto entre
los Estados a través de la recién creada Organización
de las Naciones Unidas -onu- cuyo principal objetivo
era evitar la repetición de este tipo de sucesos que se
marcaron en la memoria de toda la humanidad.
Como consecuencia de lo anterior, la racionalidad
de la ilustración y el liberalismo económico se torna-
ron insuficientes para consolidar el orden social, y el
progreso como ideal de bienestar general se cuestio-
nó. Las democracias como expresión de las mayorías
y manifestación de los pueblos soberanos demostra-
ron ser peligrosas para el bienestar de las naciones,
la paz del mundo y la misma supervivencia humana.
En ese escenario, el modelo de positivismo jurídico
entró en crisis y se produjo una apertura hacia valo-
res y principios que buscaban garantizar la dignidad
del ser humano, con lo que las leyes perdieron su le-
6
1.º de septiembre de 1939-2 de septiembre de 1945.
19
20
Mujer y legislación: Una cuestión de género
gitimación absoluta y se tuvo que acudir a un nuevo
paradigma donde los ordenamientos jurídicos fueron
impregnados con elementos homogéneos de protec-
ción a los derechos humanos de forma genérica, situa-
ción que produjo en el ámbito jurídico el surgimiento
del neo iusnaturalismo.
En este contexto, se promulga la Declaración Uni-
versal de los Derechos Humanos7, aprobada en 1948,
en donde la dignidad de la persona humana, los dere-
chos fundamentales y las libertades son promovidas
buscando un fin común de justicia para todas y todos8.
Esta Declaración es el fundamento para la poste-
rior entrada en vigor de los diferentes pactos, conven-
ciones, protocolos y estatutos que a la par de confe-
rencias, cumbres y declaraciones, reforzaron la pro-
7
Disponible en [http://www.un.org/es/documents/udhr/].
8
La Comisión de Derechos Humanos estaba integrada por 18 miem-
bros de diversas formaciones políticas, culturales y religiosas. Anna
Eleonor Roosevelt (Nueva York, 11 de octubre de 1884-Man-
hattan, 7 de noviembre de 1962), viuda del Presidente estadouni-
dense Franklin Delano Roosevelt (Hyde Park, New York, 30 de
enero de 1882-Warm Springs, Georgia, 12 de abril de 1945), presi-
dió el Comité de Redacción de la dudh. Junto a ella se encontraban
René Samuel Cassin (Bayona, Francia, 5 de octubre de 1887-Paris,
20 febrero de 1976), de Francia, quien redactó el primer proyecto
de la Declaración, el Relator de la Comisión, Charles Habib Malik
(Btourram, 1906-Beirut, 28 de diciembre de 1987), del Líbano, el
Vicepresidente de China, Peng Chung Chang (Tianjing, República
Popular de China, 1892-Nutley, New Jersey, 1957) y el Director de
la División de Derechos Humanos de Naciones Unidas, John Peters
Humphrey (Hampton, New Brunswick, 30 de abril de 1905-Mon-
treal, 14 de marzo de 1995), de Canadá, quien preparó la copia de la
Declaración. Tomado de: Naciones Unidas. Historia de la redacción
de la Declaración Universal de Derechos Humanos, disponible en
[http://www.un.org/es/documents/udhr/history.shtml ].
Instrumentos internacionales de protección...
21
tección de la libertad, la justicia, la igualdad y la no
discriminación de las personas.
Así, surgirán el Pacto Internacional de Derechos Ci-
viles y Políticos9 y el Pacto Internacional de Derechos
Económicos, Sociales y Culturales10, en desarrollo de
los derechos contenidos en la Declaración Universal
y que sirven como mecanismos vinculantes para el
cumplimiento de las obligaciones por parte de los Es-
tados11.
De acuerdo a lo anterior, se estructurará un nuevo
orden mundial en términos de política internacional
de derechos en beneficio de los hombres y las mujeres,
por medio de los diferentes tratados internacionales
e instrumentos que comprometen a los Estados a ni-
vel interno a consolidar su legislación, adecuándola a
los estándares de protección de derechos con el fin de
combatir las desigualdades sociales y las costumbres
excluyentes intolerables que afectan a los pueblos de
todo el mundo.
9
Adoptado y abierto a la firma, ratificación y adhesión por la Asam-
blea General en su Resolución 2200 A (xxi), de 16 de diciembre
de 1966, entrado en vigor el 23 de marzo de 1976, disponible en
[http://www.ohchr.org/SP/ProfessionalInterest/Pages/CCPR.
aspx ].
10 Adoptado y abierto a la firma, ratificación y adhesión por la Asam-
blea General en su Resolución 2200 A (xxi), de 16 de diciembre de
1966, entrado en vigor el 3 de enero de 1976, disponible en [http://
www.ohchr.org/SP/ProfessionalInterest/Pages/CESCR.aspx ].
11 Estos Pactos fueron Ratificados mediante la Ley 74 de 26 de diciem-
bre de 1968, Diario Oficial, n.º 32.682, de 30 de diciembre de 1968,
disponible en
[http://www.icbf.gov.co/cargues/avance/docs/
ley_0074_1968.htm ].
22
Mujer y legislación: Una cuestión de género
No obstante la construcción de los derechos huma-
nos sobre la igualdad en abstracto, parte de la pers-
pectiva androcéntrica que confunde el concepto de lo
humano con el género masculino, trae como resulta-
do un enorme obstáculo para garantizar los derechos
de todas las mujeres de forma real. Esto obedece a
que los cimientos de variadas culturas relegaron a la
mujer a un papel secundario, siempre asumiendo su
existencia con referencia a la del hombre12, como un
simple complemento necesario para la reproducción,
el placer, el cuidado de los hijos, la cocina u otras face-
tas sociales instrumentales.
Según lo señalado, se hace evidente la necesidad
de abordar esta protección de derechos desde una
perspectiva más precisa, revisando los asuntos que
han golpeado a grupos sociales segregados histórica-
mente (mujeres, indígenas, migrantes, negros, niñas
y niños, minorías y discapacitados) desde un enfoque
diferencial de derechos que permita abordar proble-
máticas y violaciones que se desarrollan en razón del
género, sexo, raza o condición social, entre otros.
En ese orden de ideas, se articula el momento pro-
picio para develar los tratamientos discriminatorios
en razón al género contra las mujeres, ocultos histó-
ricamente tras el velo de las costumbres como lo evi-
denciaba Simone de Beauvoir en su época:
12 Los hombres/varones han ostentado el poder de definir las cosas
desde su perspectiva dando como resultado una cultura que es sin
duda masculina. Esta ha sido instituida a través del lenguaje en don-
de se comunicarán los distintos hábitos y valores a las generaciones
desde una perspectiva androcéntrica.
Instrumentos internacionales de protección...
23
… Los dos sexos jamás han compartido el mundo en
pie de igualdad; y todavía hoy, aunque su situación está
evolucionando, la mujer tropieza con graves desventajas.
En casi ningún país es idéntico su estatuto legal al del
hombre; y, con frecuencia, su desventaja con respecto a
aquél es muy considerable. Incluso cuando se le reconocen
en abstracto algunos derechos, una larga costumbre
impide que encuentre en los usos corrientes su expresión
concreta…13.
Así, en búsqueda de la igualdad de derechos, la
Declaración Universal deja atrás el término “hombre”
para referirse a la condición de ser humano, de tal for-
ma que la invisibilización de las mujeres que activa o
pasivamente fueron conscientes de recibir por mucho
tiempo un trato de segunda clase, presenta un avance
en su favor que se consolida en un desarrollo norma-
tivo posterior propio para el género femenino susten-
tado de forma inequívoca desde la misma Declaración
y los pactos base.
De acuerdo a lo anterior, el Pacto Internacional de
Derechos Civiles y Políticos ya citado, de manera ex-
presa consagra el compromiso claro de respeto y ga-
rantía por parte de los Estados de los derechos de las
personas sin distinción de ninguna clase14 (art. 2.1) e
instaura el compromiso para los Estados de garanti-
zar la igualdad en el goce de los derechos entre muje-
res y hombres (art. 3.º). Por último, resalta la igualdad
13 Simone de Beauvoir. El segundo sexo, t. i, Buenos Aires, Siglo xxi
Editores, 1977, p. 6.
14 Sin distinciones en razón de raza, color, sexo, idioma, religión, opi-
nión política o de otra índole, origen nacional o social, posición eco-
nómica, nacimiento o cualquier otra condición social.
24
Mujer y legislación: Una cuestión de género
ante la ley para todas las personas y el derecho a ser
protegidas por la misma sin discriminación alguna
(art. 26).
De la misma manera, el Pacto Internacional de De-
rechos Económicos, Sociales y Culturales antes citado,
contiene disposiciones que consagran el compromiso
de los Estados de garantizar el ejercicio de derechos
sin discriminación alguna (art. 2.2) y reitera el com-
promiso de garantía en el goce de derechos en condi-
ciones de igualdad entre mujeres y hombres (art. 3.º).
Más adelante en el tiempo, a partir de las anterio-
res disposiciones de carácter general y en reconoci-
miento a los derechos de las mujeres en el mundo,
surge la Convención sobre la Eliminación de Todas las
Formas de Discriminación contra la Mujer -cedaw-15
de 1979, por la cual se consagra el compromiso de los
Estados en la búsqueda de la igualdad entre los sexos,
al establecer medidas pertinentes para alcanzarla.
Esta Convención aporta una importante definición de
discriminación contra la mujer en el siguiente tenor:
… A los efectos de la presente Convención la expresión
“discriminación contra la mujer” denotará toda distinción,
exclusión o restricción basada en el sexo que tenga por
objeto o resultado menoscabar o anular el reconocimiento,
goce o ejercicio por la mujer, independientemente de
15 La cedaw fue adoptada por la Asamblea General de las Naciones
Unidas por medio de la Resolución 34/180 del 18 de diciembre de
1979, disponible en
[http://www.un.org/womenwatch/daw/ce-
daw/text/sconvention.htm ] y entró en vigor para Colombia el 19 de
febrero de 1982, por medio de la Ley 51 de 2 de junio de 1981, Dia-
rio Oficial, n.º 35.794, de 7 de julio de 1981, disponible en [http://
www.alcaldiabogota.gov.co/sisjur/normas/Norma1.jsp?i=14153 ].
Instrumentos internacionales de protección...
25
su estado civil, sobre la base de la igualdad del hombre
y la mujer, de los derechos humanos y las libertades
fundamentales en las esferas política, económica, social,
cultural y civil o en cualquier otra esfera (art. 1.º).
En igual sentido, la Convención condena la discrimi-
nación contra la mujer en todas sus formas, obligando
a los Estados partes a establecer políticas encamina-
das a la eliminación de la discriminación contra las
mujeres (art. 2.º):
… b) Adoptar medidas adecuadas, legislativas y de
otro carácter, con las sanciones correspondientes, que
prohíban toda discriminación contra la mujer;
c) Establecer la protección jurídica de los derechos
de la mujer sobre una base de igualdad con los del
hombre y garantizar, por conducto de los tribunales
nacionales competentes y de otras instituciones públicas,
la protección efectiva de la mujer contra todo acto de
discriminación;
d) Abstenerse de incurrir en todo acto o práctica
de discriminación contra la mujer y velar por que
las autoridades e instituciones públicas actúen de
conformidad con esta obligación;
e) Tomar todas las medidas apropiadas para eliminar
la discriminación contra la mujer practicada por
cualesquiera personas, organizaciones o empresas;
f) Adoptar todas las medidas adecuadas, incluso de carácter
legislativo, para modificar o derogar leyes, reglamentos,
usos y prácticas que constituyan discriminación contra la
mujer;
g) Derogar todas las disposiciones penales nacionales que
constituyan discriminación contra la mujer.
26
Mujer y legislación: Una cuestión de género
Cabe resaltar finalmente que en su artículo 5.º la
Convención toma en cuenta el contexto de discrimi-
nación histórica en su primer parágrafo, ordenando
a los Estados la toma de medidas apropiadas para la
modificación de los patrones socioculturales que tan-
to afectan a las mujeres16.
Con base en el principio de igualdad y no discrimi-
nación, el Comité de la cedaw hace recomendaciones
generales o de manera particular a los Estados, aten-
diendo a los informes presentados por cada país. En
el caso de Colombia, para nuestro objeto de estudio,
dicho Comité en respuesta a los informes periódi-
cos quinto y sexto combinados de Colombia17 en sus
sesiones 769.ª y 770.ª, celebradas el 25 de enero de
2007 indica:
… 17. El Comité señala a la atención del Estado Parte el
apartado a) del artículo 2.º de la Convención, en el que
se pide la realización práctica del principio de la igualdad
del hombre y de la mujer. El Comité señala también a la
atención del Estado Parte el artículo 1.º de la Convención,
en el que figura una definición de la discriminación contra
la mujer, y su relación con el párrafo 1 del artículo 4.º de
16 Artículo 5.º: “Los Estados Partes tomarán medidas apropiadas para:
a) Modificar los patrones socioculturales de conducta de hombres
y mujeres, con miras a alcanzar la eliminación de los prejuicios y
las prácticas consuetudinarias y de cualquier otra índole que estén
basados en la idea de la inferioridad o superioridad de cualquiera
de los sexos o en funciones estereotipadas de hombres y mujeres”.
17 Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los
Derechos Humanos. Informe cedaw/C/col/5-6, disponible en
varios idiomas en [http://tbinternet.ohchr.org/_layouts/treatybod-
yexternal/Download.aspx?symbolno=CEDAW%2FC%2FCOL%2F5-
6&Lang=es ].
Instrumentos internacionales de protección...
27
la Convención y la recomendación general 25 del Comité
sobre medidas especiales de carácter temporal, en la
cual el Comité aclaró que dichas medidas especiales de
carácter temporal son un medio necesario para acelerar el
logro de la igualdad de facto entre la mujer y el hombre.
Recomienda que el Estado Parte fomente el diálogo entre los
representantes de las entidades públicas, las instituciones
académicas y la sociedad civil a fin de asegurar que las
iniciativas desplegadas por el Estado Parte para lograr el
objetivo de la equidad de la mujer se encuadren en el marco
general del principio de la igualdad de facto (sustantiva)
entre la mujer y el hombre establecido en la Convención.
(itálicas fuera de texto).
De tal manera, el Comité recuerda al Estado colombia-
no que la obligación de respeto, protección y promo-
ción de los derechos de las mujeres es un asunto que
debe tratarse de forma apremiante y efectivamente
en busca de esa igualdad real entre los géneros.
En el marco del Sistema Interamericano, la Con-
vención Americana Sobre Derechos Humanos18 tam-
bién conocida como “Pacto de San José de Costa Rica”
en vigor desde el año de 1978, resalta la obligación de
los Estados a:
Respetar los derechos y libertades a toda persona que
esté sujeta a su jurisdicción, sin discriminación alguna por
motivos de raza, color, sexo, idioma, religión, opiniones
políticas o de cualquier otra índole, origen nacional o
social, posición económica, nacimiento o cualquier otra
condición social (art. 1.1).
18 Suscrita en la Conferencia Especializada Interamericana sobre Dere-
chos Humanos (B-32), San José de Costa Rica, 7 al 22 de noviembre de
1969, disponible en [https://www.oas.org/dil/esp/tratados_B-32_
Convencion_Americana_sobre_Derechos_Humanos.htm ].
28
Mujer y legislación: Una cuestión de género
El artículo 24 de la misma Convención establece
que “todas las personas son iguales ante la ley. En con-
secuencia, tienen derecho, sin discriminación, a igual
protección de la ley”.
Aunada a la disposición mencionada, la Conven-
ción de Belem do Pará, o Convención Interamerica-
na para Prevenir, sancionar y Erradicar la Violencia
contra la Mujer19, suscrita en 1994 reconoce el goce,
ejercicio y protección de todos los derechos humanos
de las mujeres (art. 4.º). Esta Convención represen-
ta un gran avance al reconocimiento de la violencia
contra las mujeres por el hecho de serlo, resaltando
su derecho a ser libres de toda forma de discrimina-
ción y a ser valoradas y educadas libres de patrones
estereotipados de comportamiento y prácticas socia-
les y culturales basadas en conceptos de inferioridad
o subordinación (art. 6.º).
En relación con lo anterior, la Convención exhorta
a los Estados para adoptar de manera progresiva me-
didas pertinentes, en este caso:
… b. modificar los patrones socioculturales de conducta
de hombres y mujeres, incluyendo el diseño de programas
de educación formales y no formales apropiados a todo
nivel del proceso educativo, para contrarrestar prejuicios
19 La Convención de Belém do Pará fue adoptada por la Asamblea Ge-
neral de la Organización de los Estados Americanos en Belém do
Pará, Brasil, el 9 de junio de 1994 (disponible en [http://www.oas.
org/juridico/spanish/tratados/a-61.html]) y entró en vigor para
Colombia el 15 de diciembre de 1996, en virtud de la Ley 248 de 29
de diciembre de 1995, Diario Oficial, n.º 42.171, de 29 de diciembre
de 1995, disponible en [http://www.alcaldiabogota.gov.co/sisjur/
normas/Norma1.jsp?i=37821 ].
Instrumentos internacionales de protección...
29
y costumbres y todo otro tipo de prácticas que se basen
en la premisa de la inferioridad o superioridad de
cualquiera de los géneros o en los papeles estereotipados
para el hombre y la mujer que legitimaban o exacerban la
violencia contra la mujer.
La Comisión Interamericana de Derechos Humanos
-coidh- y la Corte Interamericana de Derechos
Humanos -cidh-, basándose -como lo indican en su
informe- en los principios de igualdad y en el de no
discriminación consagrados en los artículos 1.1 y 24
de la Convención Americana, en las disposiciones de la
Convención de Belém do Pará y en la Convención sobre
la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación
contra la Mujer, han analizado en decisiones de fon-
do en sus informes temáticos y de país, así como en
decisiones emitidas por la cidh, las obligaciones del
Estado frente al respeto de garantía a la igualdad de
los derechos de las mujeres y el derecho a vivir libres
de toda forma de discriminación20.
La coidh, en su decisión de fondo sobre el caso Ka-
ren Atala e hijas vs. Chile21, analiza la discriminación
en razón del género y el contenido de las obligaciones
20 Comisión Interamericana de Derechos Humanos. “Estándares jurí-
dicos vinculados a la igualdad de género y los derechos de las muje-
res en el Sistema Interamericano de Derechos Humanos: Desarrollo
y aplicación”, oea/Ser.L/V/II.143, Doc. 60, 3 de noviembre de 2011,
p. 76, disponible en [http://www.oas.org/es/cidh/mujeres/docs/
pdf/ESTANDARES%20JURIDICOS.pdf ].
21 Demanda ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos, Caso
Karen Atala Riffo e hijas, Caso n.º 12.502, 17 de septiembre de
2010, disponible en
[http://www.corteidh.or.cr/cf/jurispruden-
cia2/ficha_tecnica.cfm?nId_Ficha=196&lang=es ].
30
Mujer y legislación: Una cuestión de género
del Estado, sentando estándares importantes en ma-
teria de igualdad y en la obligación de no discrimina-
ción, destaca:
… Una concepción se relaciona a la prohibición de
diferencia de trato arbitraria -entendiendo por diferencia
de trato distinción, exclusión, restricción o preferencia-
y otra es la relacionada con la obligación de crear
condiciones de igualdad real frente a grupos que han sido
históricamente excluidos y se encuentran en mayor riesgo
de ser discriminados22.
En materia de discriminación contra las mujeres, la
cidh también se ha pronunciado en diversos casos23,
estableciendo que aún se ven reflejadas actitudes y
estereotipos hacia el género femenino que impiden
las investigaciones diligentes frente a hechos violen-
tos por ellas sufridos; así mismo, afirma que las mu-
jeres -en particular las indígenas-, están expuestas a
22 Tomado del Informe de la coidh “Estándares jurídicos vinculados a
la igualdad de género..:”, cit., pp. 76 y 77.
23 Corte Interamericana de Derechos Humanos. Caso Claudia Ivette
González y otras (“Campo Algodonero”) vs. México, excepción pre-
liminar, fondo, reparaciones y costas. Sentencia de 16 de noviembre
de 2009, disponible en
[http://www.corteidh.or.cr/cf/Jurispru-
dencia2/ficha_tecnica.cfm?nId_Ficha=347&lang=e ]; Corte Intera-
mericana de Derechos Humanos. Caso Inés Fernández Ortega y
otros vs. México, excepción preliminar, fondo, reparaciones y costas.
Sentencia de 30 de agosto de 2010, disponible en [http://www.cor-
teidh.or.cr/CF/jurisprudencia2/ficha_tecnica.cfm?nId_Ficha=338 ];
Corte Interamericana de Derechos Humanos. Caso Valentina Ro-
sendo Cantú y Yenys Bernardino Sierra vs. México, excepción
preliminar, fondo, reparaciones y costas. Sentencia de 31 de agosto
de 2010, disponible en [http://www.corteidh.or.cr/cf/Jurispruden-
cia2/ficha_tecnica.cfm?nId_Ficha=339&lang=e ].
Instrumentos internacionales de protección...
31
un mayor riesgo de violaciones frente al sistema de
justicia y de salud.
En miras a lograr una efectiva aplicación de los
principios de igualdad y no discriminación para las
mujeres, la cidh en su informe para Colombia24 en
1999 reza:
“… Los principios de igualdad y no discriminación
constituyen elementos esenciales de un sistema
democrático en que rija el Estado de derecho,
presupuesto fundamental para la vigencia plena de los
derechos humanos”. Asimismo, destacó cómo subsiste la
discriminación por razón de género en Colombia, la cual
se verifica en ámbitos tales como el trabajo, la educación,
y la participación en los asuntos públicos; problema que
acarrea una serie de obligaciones de parte del Estado de
actuar de forma diligente para erradicarla25.
Esta protección a la mujer se refuerza en instrumen-
tos universales como lo es la Declaración y Plataforma
de Acción de la Cuarta Conferencia Mundial sobre la
Mujer26, y la Declaración del Milenio27, constituyéndo-
24 Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Tercer Informe
sobre la Situación de los Derechos Humanos en Colombia, oea/
Ser.L/V/IIhttp://www.
cidh.org/countryrep/colom99sp/indice.htm ], Capítulo xii: Los de-
rechos de la mujer, párrafo 1 y 2.
25 Tomado de coidh. “Estándares jurídicos vinculados a la igualdad de
género..., cit., pp. 85 y 86.
26 Beijing, 4 al 15 de septiembre de 1995, disponible en [http://www.
un.org/womenwatch/daw/beijing/pdf/BDPfA%20S.pdf ].
27 Asamblea General de las Naciones Unidas, A/res/55/2, 13 de sep-
tiembre de 2000, Cumbre del Milenio, Nueva York, 6 al 8 de septiem-
bre de 2000, disponible en [http://www.un.org/spanish/milenio/
ares552.pdf ].
32
Mujer y legislación: Una cuestión de género
se como cartas de navegación que orientan a los paí-
ses en el diseño de políticas y acciones para concre-
tar la igualdad de género28. Para los fines de estudio,
es pertinente recordar que en el Objetivo estratégico
H.2 de la Declaración de Beijing recién citada, existe
la obligación por parte de los gobiernos de integrar
perspectivas de género en las legislaciones, políticas,
programas y proyectos estatales; medidas que deben
adoptarse como:
… a) Velar por que, antes de adoptar decisiones en materia
de políticas, se realice un análisis de sus repercusiones en
las mujeres y los hombres […] c) Promover estrategias y
objetivos nacionales relacionados con la igualdad entre
mujeres y hombres a fin de eliminar los obstáculos al
ejercicio de los derechos de la mujer y erradicar todas las
formas de discriminación contra la mujer; d) Trabajar con
los miembros de los órganos legislativos, según proceda,
a fin de promover la introducción en todas las legislaciones
y políticas de una perspectiva de género; e) Encomendar
a todos los ministerios el mandato de estudiar la política
y los programas desde el punto de vista del género y
teniendo en cuenta la Plataforma de Acción; confiar la
responsabilidad del cumplimiento de ese mandato al nivel
más alto posible; establecer o reforzar una estructura de
28 En Comisión Económica para América Latina y el Caribe -cepal-.
Informe regional sobre el examen y la evaluacion de la Declaracion y la
Plataforma de Accion de Beijing y el documento final del vigesimoter-
cer periodo extraordinario de sesiones de la Asamblea General (2000)
en los paises de America Latina y el Caribe, Santiago de Chile, cepal,
2015, disponible en [http://repositorio.cepal.org/bitstream/hand-
le/11362/37718/S1421043_es.pdf ], se analizan los avances por
parte de los Estados y los desafíos pendientes. En el caso de Colom-
bia, se presentan solo tres leyes sancionadas que no representan
gran avance, ya que no cuentan perspectiva de género.
Instrumentos internacionales de protección...
33
coordinación interministerial para cumplir ese mandato y
vigilar los progresos hechos y mantener el enlace con los
mecanismos pertinentes29 (itálicas fuera de texto).
Así mismo, con la Declaración del Milenio30 los Estados
Parte, reafirmando el propósito de tener un mundo
más pacífico, más próspero y más justo y, reconocien-
do la responsabilidad de defender los principios de
dignidad humana, igualdad y equidad en el mundo, en
torno a los valores de libertad, igualdad, solidaridad,
tolerancia, respeto por la naturaleza y responsabili-
dad común, se acuerdan ocho objetivos claves, cono-
cidos como los “Objetivos de Desarrollo del Milenio”31.
Bajo esta óptica de respeto por los derechos huma-
nos y las libertades de las personas en el mundo, en el
objetivo clave correspondiente a los derechos huma-
nos, democracia y buen gobierno deciden:
… Respetar y hacer valer plenamente la Declaración
Universal de Derechos Humanos. Esforzarnos por lograr
la plena protección y promoción de los derechos civiles,
políticos, económicos, sociales y culturales de todas las
personas en todos nuestros países […] Luchar contra
todas las formas de violencia contra la mujer y aplicar la
Convención sobre la eliminación de todas las formas de
discriminación contra la mujer […] Trabajar aunadamente
29 Texto citado en la p. 93 del documento.
30 La Declaración del Milenio fue aprobada el 8 de septiembre de 2000
por los 189 Estados miembros de las Naciones Unidas en la Cumbre
del Milenio.
31 Los ocho objetivos acordados en la Cumbre del Milenio se especifi-
can en 18 metas y 48 indicadores comunes a todos los países, lo que
facilita el seguimiento y evaluación permanente para la compara-
ción a nivel internacional y la identificación de los progresos.
34
Mujer y legislación: Una cuestión de género
para lograr procesos políticos más igualitarios, en que
puedan participar realmente todos los ciudadanos de
nuestros países32 (itálicas fuera de texto).
De esta manera, la suma de esfuerzos materializados
en documentos concretos, permite rastrear cómo se
ha trascendido desde pequeñas expresiones locales
en siglos pasados de lucha por la igualdad de sexos,
hacia una homogeneización de tratamiento igualita-
rio hacia la mujer.
Estas construcciones normativas supraestatales se
han incorporado a cada ordenamiento interno como
resultado de un sistema coherente de protección a
las mujeres, pero por lo antes visto, se destaca que la
universalidad se puede rastrear solo hasta la segunda
mitad del siglo xx.
Si bien las disposiciones contenidas en los instru-
mentos internacionales de protección mencionados
en el presente trabajo son de obligatorio cumpli-
miento por parte de Colombia en virtud del bloque de
constitucionalidad33, como veremos más adelante no
se ha traducido del todo en una legislación con enfo-
que de género que responda de forma integral a las
necesidades de las mujeres colombianas.
32 Tomado de la Declaración del Milenio, Asamblea General de las Na-
ciones Unidas, A/res/55/2, cit., p. 7.
33 Constitución Política de Colombia de 1991, artículo 93: “Los trata-
dos y convenios internacionales ratificados por el Congreso, que
reconocen derechos humanos, y que prohíben su limitación en los
estados de excepción, prevalecen en el orden interno. Los derechos
y deberes consagrados en la Carta, se interpretaran de conformidad
a los tratados internacionales sobre derechos humanos ratificados
por Colombia”, disponible en [http://www.alcaldiabogota.gov.co/
sisjur/normas/Norma1.jsp?i=4125 ].
Capítulo segundo
Contexto y desarrollo normativo por
la igualdad de la mujer en Colombia
La iniciativa por lograr la igualdad material de hom-
bres y mujeres en Colombia a través de normas con-
cretas tiene un desarrollo a lo largo del siglo xx hasta
la década de 1970, cuya dinámica corresponde a un
desmonte de prohibiciones y tratos excluyentes el
cual se enunciará brevemente.
Es pertinente partir del artículo 15 de la Constitu-
ción de 1886 que expresamente promulga: “Son ciu-
dadanos los colombianos varones mayores de vein-
tiún años que ejerzan profesión, arte u oficio, o tengan
ocupación lícita u otro medio legítimo y conocido de
subsistencia”34. Esta identificación de los ciudadanos
varones con ciertas condiciones económicas, debe en-
tenderse bajo el contexto socio-político del momento,
donde la prioridad era la centralización del Estado
para superar las guerras internas y las decisiones po-
líticas -según el criterio de los redactores de la Cons-
titución-, además, no podían dejarse a hombres sin
recursos o incapaces así como a las mujeres decisio-
34 Constitución Política de Colombia de 5 de agosto de 1886, disponi-
ble en [http://www.alcaldiabogota.gov.co/sisjur/normas/Norma1.
jsp?i=7153 ].
35
36
Mujer y legislación: Una cuestión de género
nes políticas trascendentales para sujetos que podían
afectar la integridad nacional.
El siglo xx en Colombia inició con la hegemonía
conservadora que comprende el período que va des-
de 1886 hasta 193035. En las primeras décadas se
presentaron manifestaciones36 como conferencias en
teatros, periódicos, reuniones políticas como las del
Partido Socialista Revolucionario, entre otros, cuyo
contenido resaltaba la condición injusta entre los se-
xos y la importancia de otorgarles mayores garantías
a las mujeres colombianas. En principio se logra el re-
conocimiento de derechos civiles de la mujer casada,
con inspiración liberal de otras latitudes que cuestio-
naban la prohibición de laborar, devengar un salario o
disponer de su propio patrimonio.
Fue así como en 1922 las mujeres colombianas ad-
quieren algunos derechos civiles, pues surge el reco-
nocimiento de la potestad de administración de sus
bienes. La Ley 8.ª de 18 de febrero de este año37, con-
templa en su artículo 1.º el siguiente texto:
La mujer casada tendrá siempre la administración y el uso
libre de los siguientes bienes: 1.º Los determinados en las
35 Eduardo Posada Carbó. La nación soñada: violencia, liberalismo y
democracia en Colombia, Bogotá, Editorial Norma, 2006, p. 108.
36 Cabe resaltar que la participación de las mujeres fue muy escasa
debido al contexto social de la época ya que eran controladas por la
iglesia, sus padres, hermanos y maridos. Magdala Velásquez Toro.
La historia de las mujeres en Colombia, t. i, “Mujeres e historia políti-
ca”, Bogotá, Norma, 1995, p. 194.
37 Por la cual se adiciona el Código Civil, Diario Oficial, 18.130, de 23
de febrero de 1922, disponible en [http://www.suin-juriscol.gov.
co/viewDocument.asp?id=1563343 ].
Contexto y desarrollo normativo...
37
capitulaciones matrimoniales; y 2.º Los de su exclusivo
uso personal, como son sus vestidos, ajuares, joyas e
instrumentos de su profesión u oficio. De estos bienes
no podrá disponer en ningún caso por sí solo uno de los
cónyuges, cualquiera que sea su valor.
Bajo la misma línea, el párrafo segundo del artículo 12
de la Ley 124 de 26 de noviembre de 192838 señalaba:
Los depósitos hechos por mujeres casadas en las cajas
de ahorros que funcionen legalmente, se tendrán como
bienes propios suyos, de que sólo pueden disponer las
mismas depositantes.
Debe resaltarse que más allá de una reivindicación al-
truista a favor de las mujeres, existía por la época un
interés por aumentar la mano de obra como impul-
so de desarrollo del país, desperdiciado en el modelo
servil de la familia tradicional. No obstante, estas con-
quistas legales tenían mucha resistencia al cambio, no
solo de sectores conservadores de la sociedad, sino de
muchas mujeres quienes consideraban innecesario
ejercer estas nuevas potestades39.
Para 1930, el Partido Liberal ascendió al poder
luego de 45 años de hegemonía conservadora, en la
que se conoce para la posteridad como la Segunda
República Liberal (1930-1946), el debate sobre los
derechos de la mujer se generalizó abarcando cada
vez más espacios públicos y tópicos que previamen-
38 Por la cual se fomenta el ahorro colombiano, Diario Oficial, n.º
20.959, de 1.º de diciembre de 1928, disponible en [http://www.
mineducacion.gov.co/1621/articles-103003_archivo_pdf.pdf ].
39 Velásquez Toro. La historia de las mujeres en Colombia, cit., p. 196.
38
Mujer y legislación: Una cuestión de género
te habían sido desechados como el voto femenino u
oportunidades de educación igualitarias.
Por su parte, el artículo 5.º de la Ley 28 de 12 de
noviembre de 193240, genera una oportunidad de
cambio por cuanto otorgó plena capacidad al permitir
a “La mujer casada, mayor de edad, como tal, puede
comparecer libremente en juicio, y para la adminis-
tración y disposición de sus bienes no necesita au-
torización marital ni licencia del juez, ni tampoco el
marido será su representante legal”, sin embargo, el
peso de la costumbre machista del momento es deter-
minante para que de manera tardía pudiera hacerse
efectivo y real el derecho41.
En el Gobierno de Enrique Alfredo Olaya Herre-
ra42, se expidió el Decreto 1487 de 13 de septiembre
de 193243 que transformará la enseñanza primaria y
secundaria de la época. Aproximadamente cuatro me-
40 Sobre reformas civiles (régimen patrimonial en el matrimonio),
Diario Oficial, n.º 22.139, de 17 de noviembre de 1932, disponible
en [http://www.icbf.gov.co/cargues/avance/docs/ley_0028_1932.
htm ].
41 Esta situación nos hace poner de presente que no basta con la expe-
dición de una ley para hacer efectivo su cumplimiento, dado a que
los contextos influyen de manera directa e importante en su efectiva
realización. Citamos el testimonio de una de las mujeres de la época
en la que se expide la Ley 28 en donde manifiesta: “… esta ley las
mujeres la empezaron a entender cuando entraron a la universidad
[…] al llegar la Ley 28, las mujeres se quedaron inertes, no reclaman
sus derechos”. Doña Lucía Camargo, citada por Velásquez Toro. La
historia de las mujeres en Colombia, cit.., p. 197.
42 7 de agosto de 1930 a 7 de agosto de 1934.
43 Sobre reforma de la enseñanza primaria y secundaria, Diario Ofi-
cial, n.º 22.090, de 19 de septiembre de 1932, disponible en [http://
www.mineducacion.gov.co/1621/articles-102974_archivo_pdf.
pdf ].
Contexto y desarrollo normativo...
39
ses después, bajo el Decreto modificatorio 227 de 2 de
febrero de 193344, las disposiciones legales previstas
en la reforma de la enseñanza primaria y secundaria
se hacen extensivas para la educación femenina con-
tribuyendo así a la ampliación del espectro de opor-
tunidades educativas para las mujeres, abonando el
camino hacia el derecho de acceso a la universidad
para las mismas45.
Entre 1934 y 1938, transcurrió el primer gobier-
no de Alfonso López Pumarejo, en el cual se presen-
taron reformas estructurales del Estado, a partir del
pensamiento liberal democrático que introdujo im-
portantes figuras sociales trasplantadas del ambiente
socialdemócrata de la época, que se enfrentaba al fas-
cismo, nazismo y franquismo en Europa.
Pese a las propuestas traducidas en poderosos ar-
gumentos para lograr una igualdad de derechos polí-
ticos entre hombres y mujeres, tras la propuesta del
senador José Joaquín Caicedo Castilla en 1935, no
se logró un acuerdo mayoritario por lo cual fracasó
la iniciativa46. No obstante, por esta época se realizó
44 “Por medio del cual se dictan disposiciones sobre enseñanza secun-
daria para señoritas”, Diario Oficial, n.º 22.215, de 2 de febrero de
1933, disponible en
[http://190.24.134.101/corte/wp-content/
uploads/subpage/mujer/mujer/Leyes%20Mujer%20PDF/Decre-
to%20227%20de%201933.pdf ].
45 Después de 11 años de expedición del Decreto 227, 17 mujeres se
graduaron de profesiones liberales frente a 680 hombres. Lucy Co-
hen. Las colombianas ante la renovación universitaria, Bogotá, Ter-
cer Mundo, 1971, p. 93, citada por Velásquez Toro. La historia de
las mujeres en Colombia, cit., p. 196.
46 Uno de los variados argumentos expuestos por parte del represen-
tante de la derecha liberal Aquiles Arrieta para contradecir la idea
de que las mujeres ocuparan cargos públicos, consistía en que dicha
situación despertaría la ambición de la mujer y la sacaría del hogar,
40
Mujer y legislación: Una cuestión de género
la reforma constitucional mediante el Acto Legislativo
n.º 1 de 5 de agosto de 193647, que en su artículo 8.º
permitió a las mujeres ocupar cargos públicos:
La calidad de ciudadano en ejercicio es condición
previa indispensable para elegir y ser elegido, y para
desempeñar empleos públicos que lleven anexa autoridad
o jurisdicción. Pero la mujer colombiana mayor de edad
puede desempeñar empleos, aunque ellos lleven anexa
autoridad o jurisdicción, en las mismas condiciones que
para desempeñarlos exija la ley a los ciudadanos (itálicas
fuera del texto).
En el segundo periodo de López Pumarejo (1942-
1945) se retomó la reforma legislativa para otorgar
los derechos de ciudadanía de las mujeres en contra
de las posiciones machistas de la extrema derecha
que se oponían e ideológicamente estaban cerca del
fascismo. El resultado fue sin embargo agridulce: de
ciudadanía formal como declaración vacía, por cuan-
to se mantuvo restringido el derecho político al voto
y a participar en las decisiones políticas del Estado,
conforme a la reforma constitucional mediante Acto
Legislativo n.º 1 de 18 de junio de 194548 que contem-
pló en dos de sus artículos lo siguiente:
afirmando: “… no está bien que el legislador trate de romper la paz
en el hogar […] la intromisión de la mujer casada dentro de la acti-
vidad de la vida política le permitirá concurrir solo una o dos veces
por semana al hogarIbíd., p. 206.
47 Diario Oficial, n.º
23.263, de
22 de agosto de
1936, dispo-
nible
en
[http://www.suin-juriscol.gov.co/viewDocument.
asp?id=1824914 ].
48 Diario Oficial, n.º
25.769, de
17 de febrero de 1945, dispo-
nible
en
[http://www.suin-juriscol.gov.co/viewDocument.
asp?id=1824969 ].
Contexto y desarrollo normativo...
41
Artículo 2.º El artículo 13 de la Constitución quedrá así:
Son ciudadanos los colombianos mayores de 21 años
[…] Artículo 3.º El artículo 14 de la Constitución quedará
así: La calidad de ciudadano en ejercicio es condición
previa indispensable para elegir y ser elegido y para
desempeñar empleos públicos que lleven anexa autoridad
o jurisdicción. Sin embargo, la función del sufragio y la
capacidad para ser elegido popularmente, se reserva a los
varones.
En este periodo de posguerra se genera un cambio de
paradigma a nivel mundial por cuanto el aislamiento
político con fundamento en la soberanía se cuestiona,
se gesta un constructo ideológico de derechos huma-
nos, retomando ideas iusnaturalistas, humanistas que
convergieron en 1945 ante la urgencia de sucesos en
la Carta de las Naciones Unidas49, que manifestaba
abiertamente en su segundo párrafo la igualdad de
derechos de hombres y mujeres.
A partir de este momento, el debate no fue un asun-
to local de argumentos partidistas que expresaban
determinada ideología, sino un problema que compe-
te a toda la humanidad (al menos la gran mayoría de
países) a partir del principio de dignidad humana sin
distinciones como legitimador político más allá de las
democracias locales, en ese creciente fenómeno glo-
balizador de los derechos humanos.
En el mismo año 1945 se celebró la Conferencia In-
teramericana sobre Problemas de la Guerra y Paz en
49 Firmada en San Francisco el 26 de junio de 1945, disponible en
[http://www.cooperacionespanola.es/sites/default/files/carta_
de_naciones_unidas.pdf ].
42
Mujer y legislación: Una cuestión de género
México, en la cual Colombia suscribió un compromiso
referente a la abolición de las legislaciones discrimi-
natorias por razones sexuales. En 1948 se celebró en
Bogotá la ix Conferencia Internacional Americana por
la cual se aprobó el Estatuto Orgánico de la Comisión
Interamericana de Mujeres -cim-50, en el contexto
conmocionado que siguió al asesinato de Jorge Elié-
cer Gaitán Ayala (9 de abril de 1948)51.
Esta época corresponde a una violencia generali-
zada que recorrió ciudades y llegó al campo, tanto los
miembros del partido conservador como el liberal se
enfrentaron a muerte y las consecuencias desborda-
ron las capacidades institucionales. El Gobierno de
Laureano Eleuterio Gómez Castro (7 de agosto de
1950-5 de noviembre de 1951) no logró controlar
desde su discurso conservador confesional excluyen-
te las reformas anti socialistas el uso de la fuerza, y la
oposición de miles de contradictores.
El golpe militar de Gustavo Rojas Pinilla (13 de
junio de 1953-10 de mayo de 1957) no fue un ejerci-
cio de violencia: en 1953 la búsqueda por una solu-
ción del conflicto anhelada tanto por liberales como
conservadores, permitió que el coronel ascendiera
al poder con la facilidad propia de un acuerdo tácito
50 Este era un organismo especializado que funcionaba dentro del sis-
tema interamericano, uno de sus objetivos entre otros tantos, era
el de trabajar por el reconocimiento de los desc de las mujeres en
América.
51 Véase el Informe sobre la ix Conferencia Internacional Americana,
publicado en Alberto Lleras Camargo. Antología, vol. v, “El diplo-
mático”, pp. 128 a 247, Bogotá, Villegas Editores, 2006, disponible
en [http://jorgeorlandomelo.com/bajar/pactodebogota.pdf ].
Contexto y desarrollo normativo...
43
que permitía acabar parcialmente con los disturbios
y lograr la paz temporal52. El periodo presidencial
fue prolongado hasta 1958 por la Asamblea Nacio-
nal Constituyente, en la cual previamente se nombró
como delegadas de la Presidencia de la República a
dos mujeres: Josefina Valencia de Hubach53 y como
suplente a Teresita Santamaría de González54, lo
cual evidencia un apoyo a la mujer colombiana brin-
dando más espacios de poder55.
En 1954 se constituyó la Organización Femenina
Nacional cuyo eslogan era “La unión de las mujeres
por las mujeres sin inclinaciones partidistas”, que pre-
tendían seguir consolidando la igualdad de mujeres y
hombres a través de puntos concretos: la protección
en el trabajo, el acceso al sufragio, el acceso a la edu-
cación y la protección a la mujer campesina.
Durante su periodo, se retomó el debate sobre los
derechos políticos de las mujeres y fue precisamente
por parte de las mujeres representantes a la Asam-
blea Nacional que se presentó el proyecto de acto le-
52 Velásquez Toro. La historia de las mujeres en Colombia, cit., p. 251.
53 Payanesa, ferviente promotora de la igualdad de derechos para las
mujeres, hija del poeta y político Guillermo Valencia Castillo y
hermana del Presidente Guillermo León Valencia Muñoz (1962-
1966). Fue Gobernadora del Cauca en septiembre de 1955 y Minis-
tra de Educación del 19 de septiembre de 1956 al 10 de mayo de
1957, que la convierten en la primera mujer colombiana en ocupar
estas dos altas posiciones públicas.
54 Notable feminista antioqueña quien, entre otras cosas, fundó la pri-
mera institución de educación superior para mujeres en Colombia,
el Colegio Mayor de Antioquia y es una de las fundadoras de la pri-
mera revista escrita por mujeres en Antioquia, Letras y Encajes
55 Velásquez Toro. La historia de las mujeres en Colombia, cit., p. 252.
44
Mujer y legislación: Una cuestión de género
gislativo que concedía el derecho al voto femenino.
Mediante Acto Legislativo 3 de 27 de agosto de 195456
finalmente se logró este fundamental derecho político
-a elegir y ser elegida-, un triunfo tardío puesto que
ya para entonces la mayoría de estados latinoameri-
canos habían reconocido este derecho, que fue efecti-
vamente ejercido solo hasta 1957 mediante el primer
plebiscito realizado en Colombia, el 1.º de diciembre
de ese año, para aprobar la aletrnancia entre Libera-
les y Conservadores por cuatro periodos (16 años) en
la Presidencia de la República57.
No obstante, el ejercicio efectivo del voto se desdi-
bujó con el Frente Nacional, puesto que la democracia
era presa del gran acuerdo de los partidos tradiciona-
les, pese a tener un porcentaje de participación cer-
cano a la mitad del total del sufragio electoral en el
citado plebiscito.
Cabe resaltar en este sentido, que a pesar de que
las mujeres obtuvieron ciertos derechos, la lucha por
obtener el voto tuvo una larga trayectoria de mane-
56 Reformatorio de la Constitucion nacional, por el cual se otorga a
la mujer el derecho activo y pasivo del sufragio, Diario Oficial, n.º
28.576, de 14 de septiembre de 1954, disponible en [http://www.
dhcolombia.info/IMG/pdf/Acto_legislativo_3_de_1954.pdf ].
57 Como dato interesante para el lector, El escrutinio final de la Corte
Electoral, revelado el 30 de enero de 1958, arrojó que 4’169.294 co-
lombianos respondieron sí al cuestionario de la consulta, mientras
que 206.654 dijeron no. En blanco votaron 20.738 ciudadanos y 194
votos fueron declarados nulos. Ver Cindy A. Morales. “El día en que
Colombia votó por primera vez en un plebiscito”, en El Tiempo, 30 de
julio de 2016, disponible en [http://www.eltiempo.com/politica/
gobierno/primer-plebiscito-en-colombia-y-primera-votacion-de-
mujeres-en-el-pais/16651716 ].
Contexto y desarrollo normativo...
45
ra particular, ya que las mujeres tuvieron que resis-
tir casi tres décadas para lograrlo en forma real, en
medio de una fuerte oposición conservadora y liberal
atravesada por un tiempo de fuerte violencia.
Más adelante, se presenta un avance crucial en ma-
teria civil, cuando el Decreto 1260 de 27 de julio de
197058 anula la obligación en cabeza de las mujeres
consistente en usar el apellido del marido y la prepo-
sición “de” propio de posesión o pertenencia, puesto
que la mujer tiene toda la capacidad de responder por
sus actos y la plena capacidad civil, sin que dependa
de su marido.
Por último, mediante la Ley 24 de 20 de diciembre
de 197459 conocida como el Estatuto de Igualdad Jurí-
dica entre los Sexos, en su artículo 1.º se reviste al Pre-
sidente de la República de facultades extraordinarias
para “otorgar igualdad de derechos y obligaciones a
las mujeres y a los varones”, modificando 70 artículos
del Código Civil que mantenían el tratamiento discri-
minatorio contra la mujer60, además de derogar todas
las normas incompatibles con la nueva legislación.
58 Por el cual se expide el Estatuto del Registro del Estado Civil de las
personas, Diario Oficial, n.º 33.118, de 5 de agosto de 1970, disponi-
ble en [http://www.alcaldiabogota.gov.co/sisjur/normas/Norma1.
jsp?i=8256 ].
59 Diario Oficial, n.º 34.242, de 24 de enero de 1975, disponible en
[http://www.icbf.gov.co/cargues/avance/docs/ley_0024_1974.
htm ].
60 A saber, artículos: 62, 116, 119, 154, 169, 170, 171, 172, 176, 177,
178, 179, 180, 198, 199, 203, 226, 250, 257, 261, 262, 263, 264, 288,
289, 291, 292, 293, 295, 296, 297, 298, 299, 300, 301, 302, 304, 305,
306, 307, 308, 310, 313, 314, 315, 340, 341, 434, 448, 449, 457, 537,
546, 550, 573, 582, 1.026, 1.027, 1.068, 1.504, 1.775, 1.796, 1.837,
1.838, 1.840, 1.841, 2.347, 2.368, 2.505 y 2.530.
46
Mujer y legislación: Una cuestión de género
Como se pudo advertir por el recuento desarrolla-
do a lo largo de estas páginas, el siglo xx fue un perio-
do de importantes cambios respecto a la igualdad de
hombres y mujeres. Hasta la década de 1970 se pre-
sentó un proceso de eliminación de discriminaciones
directas, y luego de forma coherente con los compro-
misos suscritos por Colombia a nivel internacional,
principalmente con la cedaw, se aprobaron leyes con
discriminación positiva.
Capítulo tercero
Análisis con enfoque de género
de la producción legal en Colombia
A través de esta cultura androcéntrica profundamente
arraigada en la sociedad, las mujeres han sido invisi-
bilizadas en el tiempo y relegadas a la posición que les
ostenta el patriarcado61. Este tipo de visión se exterio-
riza a través del lenguaje, camuflándose de manera di-
recta en nuestra cotidianidad, dando como resultado
el uso de prácticas que reaniman las diferencias entre
los sexos62 y, en consecuencia, generan brechas enor-
61 Entiéndase por “patriarcado” desde el enfoque feminista, como el
poder de los padres; un sistema familiar, social, ideológico y político
mediante el cual los hombres, por fuerza usando la presión directa o
por medio de símbolos, ritos, tradiciones, leyes, educación, el imagi-
nario popular o el inconsciente colectivo, la maternidad forzada, la
heterosexualidad obligatoria, la división sexual del trabajo y la his-
toria robada, determinan las funciones que podemos o no desem-
peñar las mujeres. Facio Montejo. Cuando el género suena cambios
trae. Metodología para el análisis de género del fenómeno legal, cit.,
p. 20.
62 Este tratamiento discriminatorio contra las mujeres, ha sido susten-
tado en estereotipos que atribuyen características inherentes a los
sexos, tal como manifiesta Alvear García y Jaramillo Seirra en
su texto de crítica jurídica en el siguiente tenor: “… la separación
hombre-mujer y la atribución de ciertas características al hombre:
fortaleza, autonomía, independencia y racionalidad y otras a la mu-
jer: debilidad, conexión, dependencia, emoción han determinado la
desigualdad”, Helena Alviar García e Isabel C. Jaramillo Sierra.
Feminismo y crítica jurídica. El análisis distributivo como critica al-
47
48
Mujer y legislación: Una cuestión de género
mes que en definitiva se traducen en discriminación y
exclusión en razón del género.
Dichas diferencias, han determinado la forma
como percibimos lo femenino y lo masculino, dando
como resultado la asignación de roles que se han sido
soportados históricamente en construcciones cultu-
rales que generan conflictos sociales que se derivan
en el menoscabo de los derechos inherentes a la per-
sona humana.
Bajo esta realidad impuesta de enormes desventa-
jas, se produce un desbalance para las mujeres en los
ámbitos económico, político y social evidenciándose
la necesidad apremiante del análisis desde la catego-
ría de género63. Esta categoría, es usada por cientos de
feministas para dar explicación a la subordinación a
la que han sido expuestas las mujeres en razón a una
construcción social y no biológica64. El concepto de
ternativa al legalismo liberal, Bogotá, Universidad de los Andes et
al., 2012.
63 El origen del concepto de género y su distinción del sexo, surge
como resultado de las diversas investigaciones realizadas a niños
y niñas que habían sido asignados al sexo que no pertenecían ge-
nética, anatómica u hormonalmente. Uno de los casos más famosos
es el de los gemelos estudiados por el psiquiatra Robert Stoller
(Crestwood, Nueva York, 15 de diciembre de 1924-Los Ángeles, 6 de
septiembre de 1991); incluso esta apropiación del término “género”
por parte de la teoría feminista, viene del libro Sex and Gender: On
the Development of Masculinity and Feminity (Nueva York, Science
House, 1968) escrito por Stoller, en donde se afirma que el géne-
ro se refiere a grandes áreas de la conducta humana, sentimientos,
pensamientos y fantasías que se relacionan con los sexos pero que
no tienen una base biológica. Facio Montejo. Cuando el género sue-
na cambios trae. Metodología para el análisis de género del fenómeno
legal, cit., p. 31.
64 Ibíd., p. 32.
Análisis con enfoque de género...
49
género otorgará así un gran avance a la lucha feminis-
ta, pues contradice la noción de inferioridad basada
en la biología. Para citar a Facio, este concepto alude:
… tanto al conjunto de características y comportamientos,
como roles y valoraciones impuestas dicotómicamente
a cada sexo a través de procesos de socialización,
mantenidos y reforzados por la ideología e instituciones
patriarcales65.
Según lo señalado, se hace ineludible evidenciar si
el derecho ha sido perpetuador de la discriminación
contra las mujeres, en razón de que las distintas leyes
en su gran mayoría parten de los hombres, pues tanto
los legisladores, como los juristas y los jueces son los
encargados de elaborarlas, promulgarlas, utilizarlas y
aplicarlas, teniendo en cuenta que lo hacen partiendo
del enfoque androcéntrico que jamás reflejará las ne-
cesidades reales de las mujeres, con la consiguiente
vulneración de su identidad66.
Hacer una revisión de la legislación, por supuesto
desde la perspectiva de género, implica ante todo re-
conocernos como protagonistas de la historia. Como
lo manifiesta Gerda Lerner:
65 Ibíd., p. 34.
66 Nos adherimos al concepto de identidad tomado por Alvear Gar-
cía y Jaramillo Seirra, usado por el liberalismo para identificar
individuos o grupos de individuos que merecen un tratamiento le-
gal diferenciado debido a que han sido marginados del mercado por
razones históricas. Alviar García y Jaramillo Sierra. Feminismo
y crítica jurídica. El análisis distributivo como critica alternativa al
legalismo liberal, cit., p. 38.
50
Mujer y legislación: Una cuestión de género
… Al igual que los hombres, las mujeres son y han sido
siempre, actoras y agentes de la historia. Ya que las
mujeres son la mitad o más de la mitad de la humanidad,
siempre han compartido el mundo y sus trabajos en
iguales partes con los hombres. Las mujeres han sido parte
central y no marginal de la formación de la sociedad y de
la construcción de la civilización. Las mujeres también
han compartido con los hombres la preservación de la
memoria colectiva, que conforma el pasado en la tradición
cultural, provee el vínculo entre generaciones y conecta el
pasado con el futuro67.
Este protagonismo debe reafirmarse bajo la memoria
de largas trayectorias de lucha de mujeres y feminis-
tas por la conquista de sus derechos en contextos di-
fíciles. Como lo indica Magdalena León, este movi-
miento crece y se desarrolla en países que han sido
sometidos a regímenes autoritarios o que vivían se-
veras alteraciones al orden público, significando que
las mujeres organizadas han sido actoras decisivas68.
De esta manera reconociéndonos como actoras
fundamentales para la construcción de la sociedad,
nos antecede la responsabilidad de asumir la realidad
de manera crítica, analizando de forma objetiva la ex-
periencia de subordinación y marginalidad a la que
hemos sido expuestas.
67 Gerda Lerner. The creation of patriarchy, New York, Oxford Uni-
versity, 1986, disponible en [http://www.antimilitaristas.org/IMG/
pdf/la_creacion_del_patriarcado_-_gerda_lerner-2.pdf].
68 Magdalena León de Leal (comp.). Mujeres y participación política.
Avances y desafíos en América Latina, Bogotá, Tercer Mundo Edito-
res, 1994, p. 12.
Análisis con enfoque de género...
51
A continuación se contemplarán tres categorías de
leyes, las cuales permiten identificar cuál ha sido el
reciente tratamiento legal a las mujeres en nuestro
país. La frecuencia o ausencia de estos tipos por tanto,
se debe entender dentro de la acumulación histórica
de acontecimientos en un proceso que se encuentra
en constante desarrollo. En conclusión, la igualdad
formal de mujeres y hombres ha sido conquistada en
el ordenamiento jurídico, pero la material se encuen-
tra aún por consolidar.
I. Metodología: leyes de discriminación
positiva, negativa e indirecta. 2002-2012
Para analizar tendencias en la producción legislativa
relativa a las mujeres en Colombia, es menester utili-
zar como metodología distintas categorías para iden-
tificar el tratamiento de las leyes para las mujeres.
Por consiguiente se tienen tres tipos cuyo fundamen-
to legal se puede rastrear en el derecho internacional
incorporado en el ordenamiento jurídico, por lo cual
corresponden a fuentes vinculantes para el Estado
colombiano, por el objeto específico de este estudio,
para el Congreso de la República. Las categorías son:
leyes con discriminación positiva, leyes con discrimi-
nación negativa y leyes con discriminación indirecta.
A. Leyes con discriminación positiva (acciones
afirmativas)
Al utilizar esta categoría, se hace referencia al trata-
miento diferencial para un grupo de sujetos determi-
52
Mujer y legislación: Una cuestión de género
nados, con la finalidad de lograr una igualdad mate-
rial con la intermediación del derecho respecto a un
escenario de desigualdad fáctica.
La fundamentación jurídica de este tipo de inter-
vención se encuentra en la bidimensionalidad del de-
recho de igualdad, el cual es contemplado en la Cons-
titución política como un principio, valor y derecho
fundamental cuya realización supera el concepto de
igualdad formal clásica. La Corte Constitucional afir-
ma al respecto que dentro del Estado social de dere-
cho, la clausura de la igualdad tiene por objeto la pro-
tección de los grupos históricamente discriminados, y
se expresa en una doble dimensión:
por un lado, como mandato de abstención o interdicción
de tratos discriminatorios (mandato de abstención) y, por
el otro, como un mandato de intervención, a través del
cual el Estado está obligado a realizar acciones tendientes
a superar las condiciones de desigualdad material que
enfrentan dichos grupos (mandato de intervención)69.
Por tanto estas leyes se enmarcan dentro del segundo
mandato para el Estado colombiano.
El reconocimiento de discriminaciones contra la
mujer, es el punto de partida para justificar la imple-
mentación de “medios adecuados” para corregir es-
tas prácticas. Dentro de estos medios se tienen, entre
otros, las leyes como generadoras de cambios sociales
o formas de reiterar una costumbre aceptada.
69 Corte Constitucional. Sentencia T-291 de 23 de abril de 2009, M.
P.: Clara Elena Reales Gutiérrez, disponible en [http://www.cor-
teconstitucional.gov.co/relatoria/2009/t-291-09.htm ].
Análisis con enfoque de género...
53
El fenómeno social que se presenta hoy es la amplia
aceptación formal del discurso anti-discriminación en
Colombia, por lo cual existen diversas leyes que con-
tienen de manera específica un tratamiento favorable
para las mujeres. A partir de los mencionados instru-
mentos internacionales que contienen compromisos
para los Estados, al unísono de las recomendaciones
complementarias de comités como el de la cedaw y
expertos como los relatores de la onu, se han mate-
rializado leyes con discriminaciones positivas que en
forma expresa pretenden garantizar condiciones más
favorables para las mujeres.
En la misma Constitución política se pueden en-
contrar este tipo de tratamientos diferenciales. En el
caso de la mujer, se señala en el numeral 7 del artículo
40 respecto al derecho a participar en la conforma-
ción, ejercicio y control del poder político:
Acceder al desempeño de funciones y cargos públicos,
salvo los colombianos, por nacimiento o por adopción,
que tengan doble nacionalidad. La ley reglamentará esta
excepción y determinará los casos a los cuales ha de
aplicarse […] Las autoridades garantizarán la adecuada y
efectiva participación de la mujer en los niveles decisorios
de la Administración Pública (itálicas fuera del texto).
De la misma manera, el artículo 43 reza en razón al
derecho a la igualdad:
La mujer y el hombre tienen iguales derechos y
oportunidades. La mujer no podrá ser sometida a ninguna
clase de discriminación. Durante el embarazo y después
del parto gozará de especial asistencia y protección del
Estado y recibirá de éste subsidio alimentario si entonces
54
Mujer y legislación: Una cuestión de género
estuviere desempleada o desamparada […] El Estado
apoyará de manera especial a la mujer cabeza de familia.
Así mismo, el artículo 53 establece que el Congreso
expedirá el estatuto del trabajo. La ley correspondien-
te tendrá en cuenta por lo menos los siguientes prin-
cipios mínimos fundamentales:
Igualdad de oportunidades para los trabajadores;
remuneración mínima vital y móvil, proporcional a la
cantidad y calidad de trabajo; estabilidad en el empleo;
irrenunciabilidad a los beneficios mínimos establecidos
en normas laborales; facultades para transigir y conciliar
sobre derechos inciertos y discutibles; situación más
favorable al trabajador en caso de duda en la aplicación
e interpretación de las fuentes formales de derecho;
primacía de la realidad sobre formalidades establecidas
por los sujetos de las relaciones laborales; garantía a la
seguridad social, la capacitación, el adiestramiento y el
descanso necesario; protección especial a la mujer, a la
maternidad y al trabajador menor de edad (itálicas fuera
de texto).
Respecto a las leyes con discriminación positiva, a
continuación se enunciarán las más relevantes que
fueron expedidas en el periodo comprendido entre
2002 y 2012.
Análisis con enfoque de género...
55
Cuadro 1. Inventario de la producción legislativa
en materia de género en Colombia (2002-2012)
Ley
Título
Beneficiaria
Principales acciones afirmativas
A. Beneficios económicos. 1. Participación en fondos de
financiamiento del sector rural. 2. Créditos con bajas
tasas de interés. 3. Acceso al fondo agropecuario de
garantías. 4. Creación del fondo de fomento para las
mujeres rurales. B. Seguridad social. 1. Subsidio fami-
liar en dinero, especie y servicios a mujeres rurales. 2.
Afiliación al sistema de riesgos profesionales de muje-
res rurales sin vínculo laboral. C. Educación. deber del
Mujeres de
sena en coordinación con el Ministerio de Agricultura
cualquier
para ofrecer programas que tengan en consideración
parte del país
las iniciativas y necesidades de esta población sin
cuya actividad
discriminación. Estos programas deben acomodarse a
Por la cual se
productiva
la situación particular de la mujer campesina, forma-
731 de
dictan normas
está directa-
ción educativa, estilo de vida y rol que desempeñan. 2.
14 de
para favorecer
mente rela-
Deber de municipios y departamentos por fomentar
enero de
a las mujeres
cionada con lo
el deporte social comunitario y formativo comunitario
2002a
rurales.
rural (art. 3.º),
para las mujeres rurales. D. Participación política. 1.
con mayor én-
Participación equitativa en el Consejo Municipal de
fasis a las que
Desarrollo Rural y en los Consejos Territoriales de
tienen escasos
Planeación. 2. Igualmente estos órganos deberán tener
recursos.
en cuenta los temas relacionados con la mujer rural.
3. Representación en Juntas Departamentales, Distri-
tales y Municipales de Educación. E. Reforma agraria.
1. Acceso preferencial a la tierra de las mujeres jefas
de hogar y de aquellas que se encuentren en estado
de desprotección social y económica por causa de la
violencia, el abandono o la viudez. 2. Participación en
procedimientos de adjudicación.
1. La ejecución de la pena privativa de la libertad se
cumplirá, cuando la infractora sea mujer cabeza de
Por la cual
Mujeres cabe-
familia, en el lugar de su residencia o en otro que
se expiden
za de familia
señale el juez.
normas sobre
privadas de la
750 de
el apoyo de
libertad que no
2. Potestad de realizar trabajos comunitarios para
19 de
manera espe-
constituyan un
reducción de la pena.
julio de
cial, en mate-
peligro para la
2002b
ria de prisión
comunidad o
(Mediante Sentencia C-184 de 4 de marzo de 2003c, se
domiciliaria y
personas a su
declaró exequible la ley bajo el entendido que se apli-
trabajo comu-
cargo.
quen los beneficios al padre que se encuentre en las
nitario.
mismas condiciones para proteger el interés superior
del hijo menor o del hijo impedido).
a Diario Oficial, n.º 44.678, de 16 de enero de 2002, disponible en [https://www.minagricultura.gov.
co/Normatividad/Leyes/Ley%20731%202002.pdf ].
b Diario Oficial, n.º 44.872, de 19 de julio de 2002, disponible en [http://www.alcaldiabogota.gov.co/
sisjur/normas/Norma1.jsp?i=5561 ].
56
Mujer y legislación: Una cuestión de género
Mujeres cabe-
za de familia
sin alternativa
económica
(Mujer con
hijos menores
Por la cual
de 18 años de
se expiden
edad, bioló-
disposiciones
gicos o adop-
para adelantar
tivos, o hijos
el programa
inválidos que
790 de
de renovación
Se otorga estabilidad laboral por medio de la protec-
dependan eco-
27 de
de la admi-
ción especial de no retiro del servicio en organismo o
nómicamente
diciem-
nistración
entidad pública cuando haya modificación de planta
y de manera
bre de
pública y se
de personal dentro del Programa de Renovación de la
exclusiva de
2002d
otorgan unas
Administración Pública en el orden nacional.
ellas, y cuyo in-
facultades ex-
greso familiar
traordinarias
corresponde
al Presidente
únicamente
de la Repú-
al salario que
blica.
devenga del
organismo o
entidad pú-
blica a la cual
se encuentra
vinculada).
Por medio
de la cual se
Medidas de protección con especial atención a mujeres
aprueba la
y niños. 1. Protección de la privacidad y la identidad.
Convención
2. Medidas destinadas a prever la recuperación física,
de Naciones
sicológica y social. 3. Alojamiento adecuado. 4. Aseso-
Unidas contra
ría legal. 5. Asistencia médica, psicológica y material 6.
la delincuen-
Oportunidades de empleo, educación y capacitación. 7.
800 de
cia organizada
Repatriación de las víctimas con la debida seguridad.
13 de
Mujeres vícti-
transnacional
marzo de
mas de trata.
y el Protocolo
Medidas de prevención con especial atención a muje-
2003e
para prevenir
res y niños. Los Estados Parte establecerán políticas,
y sancionar
programas y otras medidas de carácter amplio con
la trata de
miras a: a) Prevenir y combatir la trata de personas;
personas
y b) Proteger a las víctimas de trata de personas, es-
especialmente
pecialmente las mujeres y los niños, contra un nuevo
mujeres y
riesgo de victimización.
niños.
c M. P.: Manuel José Cepeda Espinosa, disponible en [http://www.corteconstitucional.gov.co/
RELATORIA/2003/C-184-03.htm ].
d Diario Oficial, n.º 45.046, de 27 de diciembre de 2002, disponible en [http://www.alcaldiabogota.
gov.co/sisjur/normas/Norma1.jsp?i=6675 ].
e Diario Oficial, n.º 45.131, de 18 de marzo de 2003, disponible en [http://www.alcaldiabogota.gov.co/
sisjur/normas/Norma1.jsp?i=15011 ].
Análisis con enfoque de género...
57
Deberes del Gobierno Nacional. 1. Desarrollar acciones
y programas que aseguren la no discriminación de las
mujeres en el trabajo y la aplicación del principio de
salario igual a trabajo de igual valor. 2. Diseñar progra-
mas de formación y capacitación laboral para las mu-
jeres, sin consideración a estereotipos sobre trabajos
específicos de las mujeres. Brindar apoyo tecnológico,
organizacional y gerencial a las micro, pequeñas y
medianas empresas dirigidas por mujeres y a las que
Por la cual se
empleen mayoritariamente personal femenino. 3.
823 de
dictan normas
Divulgar, informar y sensibilizar a la sociedad y a las
10 de
sobre igualdad
Mujeres en
mujeres sobre sus derechos laborales y económicos,
julio de
de oportuni-
general.
y sobre los mecanismos de protección de los mismos.
2003f
dades para las
4. Garantizar a la mujer campesina el acceso a la pro-
mujeres.
piedad o tenencia de la tierra y al crédito agrario, la
asistencia técnica, la capacitación y la tecnología agro-
pecuaria, para su adecuada explotación. 5. Vigilar y
controlar el cumplimiento de las normas sobre seguri-
dad social a favor de las mujeres trabajadoras, e impo-
ner las sanciones legales cuando a ello hubiere lugar. 6.
Realizar evaluaciones periódicas sobre las condiciones
de trabajo de las mujeres, especialmente de las traba-
jadoras rurales, elaborar los registros estadísticos y
adoptar las medidas correctivas pertinentes.
Por la cual se
dictan dispo-
siciones rela-
861 de
tivas al único
Se constituye en patrimonio familiar inembargable el
26 de
bien inmueble
Mujeres cabe-
único bien inmueble urbano o rural de la mujer cabeza
diciem-
urbano o rural
za de familia
de familia a favor de sus hijos menores o los que estén
bre de
perteneciente
por nacerh.
2003g
a la mujer
cabeza de
familia.
f
Diario Oficial, n.º 45.245, de 11 de julio de 2003, disponible en [http://www.mintic.gov.co/por-
tal/604/articles-3692_documento.pdf ].
g Diario Oficial, n.º 45.415, de 29 de diciembre de 2003, disponible en [http://www.alcaldiabogota.
gov.co/sisjur/normas/Norma1.jsp?i=11174 ].
h Corte Constitucional. Sentencia C-722 de 3 de agosto de 2004, M. P.: Rodrigo Escobar Gil, dis-
ponible en [http://www.corteconstitucional.gov.co/RELATORIA/2004/C-722-04.htm ]. Declara exe-
quibles los artículos 1.º, 2.º y 5.º en el entendido que el beneficio establecido en dicha ley a favor de
los hijos menores de la mujer cabeza de familia se hará extensivo a los hijos menores dependientes
del hombre que, de hecho, se encuentre en la misma situación que una mujer cabeza de familia,
en los términos del artículo 2.º de la Ley 82 de 3 de noviembre de 1993, Por la cual se expiden
normas para apoyar de manera especial a la mujer cabeza de familia, Diario Oficial, n.º 41.101, de
3 de noviembre de 1993, disponible en [http://www.secretariasenado.gov.co/senado/basedoc/
ley_0082_1993.html ].
58
Mujer y legislación: Una cuestión de género
Víctima sin
Por medio
distinción
de la cual se
882 de 2
de violencia
modifica el
de junio
intrafamiliar.
Se protege a las mujeres con mayor rigor respecto a
artículo 229
de 2004i
Aumento de la
otras víctimas, en cuanto la pena es más gravosa.
de la Ley 599
pena si se trata
de 24 de julio
-entre otros-
de 2000j.
de una mujer.
Por medio
de la cual se
aprueba el
El Estado colombiano reconoce la competencia del
“Protocolo
Comité para la Eliminación de la Discriminación con-
984 de
facultativo de
tra la Mujer para recibir y cosiderar comunicaciones
12 de
la Convención
Mujeres en
presentadas por personas o grupos que se hallen bajo
agosto
sobre la elimi-
general.
la jurisdicción del mismo y que aleguen ser víctimas de
de 2005k
nación de to-
una violación del Estado de cualquiera de los derechos
das las formas
que hacen parte de la Convención.
de discrimina-
ción contra la
mujer”l.
Objetivos: 1. Erradicar la pobreza extrema y el hambre.
Metas y es-
2. Logra la educación primaria universal. 3. Promover
trategias de
Conpes
la equidad de género y la autonomía de la mujer. 4. Re-
Colombia para
91 de 14
Mujeres en
ducir la mortalidad de menores de 5 años. 5. Mejorar
el logro de los
de marzo
general.
la salud sexual y reproductiva. 6. Combatir el vih/sida,
objetivos de
de 2005m
la malaria y el dengue. 7. Garantizar la sostenibilidad
desarrollo del
ambiental y 8. Fomentar una sociedad mundial para el
milenio-2015
desarrollo
Por medio de
Se crea el Observatorio de Asuntos de Género -oag-,
la cual se crea
a cargo del Departamento Administrativo de la Presi-
1009 de
con carácter
dencia de la República a través de la Consejería Presi-
23 de
Mujeres en
permanente el
dencial para la Equidad de la Mujer. Este observatorio
enero de
general.
Observatorio
recopila, sistematiza y genera indicadores e informa-
2006n
de Asuntos de
ción destinada al mejoramiento de la situación de las
Género.
mujeres y de la equidad de género en Colombia.
i
Diario Oficial, n.º 45.568, de 3 de junio de 2004, disponible en [http://www.alcaldiabogota.gov.co/
sisjur/normas/Norma1.jsp?i=13826 ].
j
Código Penal, Diario Oficial, n.º 44.097, de 24 de julio de 2000, disponible en [http://www.secreta-
riasenado.gov.co/senado/basedoc/ley_0599_2000.html ].
k Diario Oficial, n.º 46.002, de 16 de agosto de 2005, disponible en [http://www.alcaldiabogota.gov.
co/sisjur/normas/Norma1.jsp?i=17319 ].
l
Cit., ver supra, nota n.º 15.
m
Departamento Nacional de Planeación. Disponible en [http://www.minambiente.gov.co/images/
normativa/conpes/2005/Conpes_0091_2005.pdf ].
n Diario Oficial, n.º 46.160, de 23 de enero de 2006, disponible en [http://www.icbf.gov.co/cargues/
avance/docs/ley_1009_2006.htm ].
Análisis con enfoque de género...
59
Por la cual se
vincula el nú-
Madres co-
cleo familiar
munitarias
Financiamiento de afiliación al régimen de salud.
de las madres
del programa
1023
Afiliarán con su grupo familiar al régimen contributivo
comunitarias
de Hogares
de 3 de
del Sistema General de Seguridad Social en Salud, y la
al Sistema
Comunitarios
mayo de
base de cotización será por un valor equivalente al 4%
General de Se-
del Instituto
2006ñ
de la suma que reciben por concepto de bonificación
guridad Social
Colombiano
del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar.
en Salud y se
de Bienestar
dictan otras
Familiar.
disposiciones.
Por medio
de la cual se
reforman par-
cialmente las
leyes 906 de
31 de agosto
de 2004p, 599
de 2000q y
600 de 24 de
Se aumentó la pena del delito de violencia intrafami-
1142 de
julio de 2000r
liar, eliminó los beneficios para los victimarios (deten-
28 de
y adopta
Mujer familia.
ción domiciliaria-excarcelación) y le quitó la calidad
junio de
medidas para
de querellable, para que la investigación sea iniciada
2007o
la prevención
de oficio.
y represión de
la actividad
delictiva de
especial im-
pacto para la
convivencia
y seguridad
ciudadana.
Por por la cual
Se establece el aumento al 70% del salario mínimo le-
se adiciona un
gal mensual vigente de la bonificación mensual de las
1187 de
parágrafo 2.º
madres comunitarias; elimina las condiciones de edad
14 de
al artículo 2.º
Mujeres cabe-
y tiempo cotizado para pensión y habilita a las madres
abril de
de la Ley 1023
za de familia.
comunitarias que fueron sancionadas, que se retiraron
2008s
de 2006t y se
o que dejaron de pagar en algún momento, para que
dictan otras
reingresen al sistema.
disposiciones.
ñ Diario Oficial, n.º 46.259, de 5 de mayo de 2006, disponible en [http://www.alcaldiabogota.gov.co/
sisjur/normas/Norma1.jsp?i=20747 ].
o Diario Oficial, n.º 46.673, de 28 de julio de 2007, disponible en [http://www.secretariasenado.gov.
co/senado/basedoc/ley_1142_2007.html ].
p Por la cual se expide el Código de Procedimiento Penal, Diario Oficial, n.º 45.658, de 1.º de septiem-
bre de 2004, disponible en [http://www.secretariasenado.gov.co/senado/basedoc/ley_0906_2004.
html ].
q Cit., ver supra, nota j.
r
Por la cual se expide el Código de Procedimiento Penal, Diario Oficial, n.º 44.097, de 24 de julio de
2000, disponible en [http://www.secretariasenado.gov.co/senado/basedoc/ley_0600_2000.html ].
s Diario Oficial, n.º 46.960, de 14 de abril de 2008, disponible en [http://www.alcaldiabogota.gov.co/
sisjur/normas/Norma1.jsp?i=29772 ].
t
Cit., ver supra, nota ñ.
60
Mujer y legislación: Una cuestión de género
1. El Gobierno Nacional establecerá mecanismos efica-
Mujer Cabeza
ces para dar protección especial a la mujer cabeza de
de Familia,
familia, en ámbitos de educación a través del respecti-
soltera o ca-
Por la cual
vo ministerio. Prelación respecto al acceso de servicios
sada, quien
se modifica
educativos de hijos de Mujer Cabeza de Familia. 2.
ejerce la jefa-
1232 de
la Ley 82 de
El Gobierno Nacional tendrá la potestad de crear un
tura femenina
17 de
1993v, Ley
fondo especial adscrito al Ministerio de la Protección
de hogar bajo
julio de
Mujer Cabeza
Social, para apoyar planes, programas y proyectos. 3.
las condiciones
2008u
de Familia y
Se fomentan con este fondo el desarrollo empresarial,
previstas en
se dictan otras
incentivos para el sector privado, apoyo para acceso
la ley, con el
disposiciones.
a vivienda. 4. Deber de entidades públicas de con-
respectivo re-
templar en el presupuesto proyectos para este grupo
conocimiento
vulnerable, con el objeto de generar recursos y empleo
ante notario.
digno y estable.
Confirma que los delitos que configuran violencia
sexual atentan “contra la integridad, libertad y forma-
ción sexuales” y modifica, aumentando, las penas para
los delitos de: 1. Acceso carnal violento (pena entre 12
y 20 años de prisión). 2. Acto sexual violento (pena
Por medio de
entre 8 y 16 años de prisión). 3. Acceso carnal o acto
la cual se mo-
sexual violento en persona puesta en incapacidad de
difican algu-
resistir (pena entre 12 a 20 años de prisión). 4. Acceso
1236 de
Mujeres vícti-
nos artículos
carnal abusivo con menor de 14 años (pena entre 12
23 de
mas de delitos
del Código
y 20 años de prisión). 5. Actos sexuales con menor de
julio de
de abuso se-
Penal relativos
14 años (pena entre 9 y 13 años de prisión). 6. Acceso
2008w
xual.
a delitos de
carnal o acto sexual abusivos con incapaz de resistir
abuso sexual.
(entre 12 y 20 años de prisión). La pena correspon-
diente a los anteriores delitos se puede aumentar si el
delito produjere embarazo o contaminación de enfer-
medad de transmisión sexual o si se realizare sobre el
cónyuge o sobre la persona con quien se cohabite o se
haya cohabitado, o con la persona con quien se haya
procreado un hijo.
u Diario Oficial, n.º 47.053, de 17 de julio de 2008, disponible en [http://www.secretariasenado.gov.
co/senado/basedoc/ley_1232_2008.html ].
v Cit., ver supra, nota h.
w Diario Oficial, n.º 47.059, de 23 de julio de 2008, disponible en [https://www.oas.org/dil/esp/
Ley_1236_de_2008_Colombia.pdf ].
Análisis con enfoque de género...
61
Por la cual se
dictan normas
de sensibiliza-
1. Derechos de las víctimas adicionales a los contem-
ción, preven-
plados en el artículo 11 de la Ley 906 de 2004z y el
ción y sanción
artículo 15 de la Ley 360 de 7 de febrero de 1997aa. 2.
de formas de
Se implementan medidas de sensibilidad y prevención
violencia y
para todas las autoridades encargadas de formular
1257
discrimina-
e implementar políticas públicas. 3. Se crean nuevas
de 4 de
ción contra las
Mujeres en ge-
funciones para los ministerios de Comunicaciones,
diciem-
mujeres, se
neral víctimas
de Educación, de la Protección Social, e igualmente
bre de
reforman los
de violencia.
las Administradoras de Riesgos Profesionales. 4. Se
2008x
códigos Penal,
contemplan deberes de la familia, y obligaciones de la
de Procedi-
sociedad respecto a la familia. 5. Se crea un procedi-
miento Penal,
miento de atención, protección y estabilización a las
la Ley 294 de
mujeres víctimas de cualquier modalidad de violencia.
16 de julio
6. Se modifica la Ley 599 de 2000bb. 7. Se crea una co-
de 1996y y se
misión de seguimiento para el cumplimiento de la ley.
dictan otras
disposiciones.
Por medio
de la cual
se regula la
inclusión de
la economía
del cuidado
en el sistema
de cuentas
nacionales
1413 de
con el objeto
Se encarga al Departamento Administrativo Nacional
Mujer que rea-
11 de
de medir la
de Estadística -dane-, la recolección de información
liza en el hogar
noviem-
contribución
sobre trabajo de hogar no remunerado para incluirlo
trabajo no
bre de
de la mujer
en el Sistema de Cuentas Nacionales como contribu-
remunerado.
2010cc
al desarrollo
ción al desarrollo económico del país.
económico y
social del país
y como herra-
mienta funda-
mental para
la definición e
implementa-
ción de políti-
cas públicas.
x Diario Oficial, n.º 47.193, de 4 de diciembre de 2008, disponible en [http://www.alcaldiabogota.gov.
co/sisjur/normas/Norma1.jsp?i=34054 ].
y Por la cual se desarrolla el artículo 42 de la Constitución Política y se dictan normas para prevenir,
remediar y sancionar la violencia intrafamiliar, Diario Oficial, n.º 42.836, de 22 de julio de 1996, dis-
ponible en [http://www.icbf.gov.co/cargues/avance/docs/ley_0294_1996.htm ].
z Cit., ver supra, nota p.
aa Por medio de la cual se modifican algunas normas del título XI del Libro II del Decreto-Ley 100 de
1980 (Código Penal), relativo a los delitos contra la libertad y pudor sexuales, y se adiciona el artículo
417 del Decreto 2700 de 1991 (Código Procedimiento Penal) y se dictan otras disposiciones, Diario
Oficial, n.º 42.978, de 11 de febrero de 1997, disponible en [http://www.defensoria.gov.co/public/
Normograma%202013_html/Normas/Ley_360_1997.pdf ].
bb Cit., ver supra, nota j.
cc Diario Oficial, n.º 47.890, de 11 de noviembre de 2010, disponible en [http://www.secretariasenado.
gov.co/senado/basedoc/ley_1413_2010.html ].
62
Mujer y legislación: Una cuestión de género
1. Se contempla un enfoque diferencial que implica un
tratamiento especial por parte del Estado para grupos
especiales más vulnerables como las mujeres. 2. Las
Por la cual
medidas de protección de mujeres se deben adecuar
se dictan
a su circunstancia particular (modalidad de agresión,
Víctima sin
medidas de
tipo de riesgo, entre otras). 3. Las mujeres tienen
distinción de
atención, asis-
derecho a no ser confrontadas con sus agresores, a
género en el
1448 de
tencia y repa-
elegir el sexo de la persona ante quien se entrevisten,
marco de la
10 de
ración integral
y a recibir asesoría diferencial. 4. Entrevistas en sitios
justicia tran-
junio de
a las víctimas
seguros, confidenciales y se puede recurrir a asistencia
sicional del
2011dd
del conflicto
de personal especializado. 5. Acceso a educación supe-
conflicto ar-
armado inter-
rior y técnica profesional especialmente, entre otros,
mado interno,
no y se dictan
para mujer cabeza de familia. 6. Atención preferencial
artículo 3.º
otras disposi-
para mujeres en los trámites administrativos y judi-
ciones.
ciales del proceso de restitución. 7. Privilegio de las
mujeres para acceder a las medidas de restitución en
materia de vivienda. 8. Integración de mujeres en mesa
de participación de víctimas.
Por la cual
se modifican
Mujer en
1. Derecho a una licencia de 14 semanas en la época
los artículos
estado de
de parto, remunerada con el salario que devengue al
1468 de
236, 239, 57,
embarazo con
entrar a disfrutar del descanso, ampliada cuando en
30 de
58 del Código
un contrato
recién nacido sea prematuro o sea parto múltiple. 2.
junio de
Sustantivo del
de trabajo de
Prohibición de despido para el empleador, y sanción
2011ee
Trabajo y se
carácter pri-
en caso de hacerlo cuando se trate de motivos de em-
dictan otras
vado.
barazo o lactancia.
disposiciones.
Por medio
de la cual se
garantiza la
igualdad sala-
rial y de retri-
1. Se modifica el artículo 10.º de Código Sustantivo del
bución laboral
Trabajo, contemplando que los trabajadores y traba-
1496 de
entre mujeres
Mujer trabaja-
jadoras son iguales ante la ley. 2. En consecuencia está
29 de
y hombres,
dora en sector
prohibida toda distinción salarial por razón de géne-
diciem-
se establecen
público y
ro, y se establecen factores objetivos de valoración
bre de
mecanismos
privado.
salarial. 3. Se realizarán auditorías a las empresas de
2011ff
para erradicar
forma aleatoria para verificar la igualdad salarial entre
cualquier
mujeres y hombres.
forma de dis-
criminación y
se dictan otras
disposiciones.
dd Diario Oficial, n.º 48.096, de 10 de junio de 2011, disponible en [http://www.secretariasenado.gov.
co/senado/basedoc/ley_1448_2011.html ].
ee Diario Oficial, n.º 48.116, de 30 de junio de 2011, disponible en [http://www.secretariasenado.gov.
co/senado/basedoc/ley_1468_2011.html ].
ff
Diario Oficial, n.º 48.297, de 29 de diciembre de 2011, disponible en [http://wsp.presidencia.gov.co/
Normativa/Leyes/Documents/ley149629122011.pdf ].
Análisis con enfoque de género...
63
Por la cual
Bajo el principio de equidad e igualdad de género, esta
se adoptan
ley establece la igualdad de derechos y oportunidades
reglas de
para participar en las actividades políticas, dirigir las
organización
organizaciones partidistas, acceder a los debates elec-
y funciona-
1475 de
torales y obtener representación política.
miento de los
Mujeres en
14 de
Establece reglas de distribución correspondiente a la
partidos y
participación
julio de
apropiación presupuestal, determinando el 5% por
movimientos
política.
2011gg
partes iguales entre todos los partidos y movimientos
políticos, de
políticos en proporción al número de mujeres elegidas
los procesos
en corporaciones públicas, y para la inclusión efectiva
electorales y
de las mujeres una suma no inferior al 15% de los
se dictan otras
aportes estatales que le corresponden.
disposiciones.
Modificación
al Conpes
social 91 del
Objetivos: 1. Erradicar la pobreza extrema y el hambre.
14 de junio
2. Lograr la enseñanza primaria universal. 3. Promover
Conpes
de 2005 so-
la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer.
140 de
bre “Metas y
4. Reducir la mortalidad de los niños menores de cinco
Mujeres en
28 de
estrategias de
años. 5. Mejorar la salud materna y universalizar la
general.
marzo de
Colombia para
salud y los Derechos Sexuales y Reproductivos. 6. Com-
2011hh
el logro de
batir el vih/sida, el paludismo y otras enfermedades.
los Objetivos
7. Garantizar la sostenibilidad del medio ambiente y 8.
de Desarrollo
Fomentar una alianza mundial para el desarrollo.
del Milenio-
2015”ii.
Por la cual
1. Se modifican los delitos de violencia intrafamiliar e
se reforma el
inasistencia alimentaria como delitos querellables. 2.
1542 de
artículo 74 de
Mujeres en ge-
Las autoridades judiciales deben investigar de oficio
5 de julio
la Ley 906 de
neral víctimas
todo hecho atinente a presunta violencia contra alguna
de 2012jj
2004kk, Código
de violencia.
mujer, expresamente en cumplimiento del artículo 7.º
de Procedi-
literal b de la Convención de Belem do Paráll.
miento Penal.
gg Diario Oficial, n.º 48.130, de 14 de julio de 2011, disponible en [http://www.secretariasenado.gov.co/
senado/basedoc/ley_1475_2011.html ].
hh Departamento Nacional de Planeación. Disponible en [http://www.icbf.gov.co/portal/page/por-
tal/PortalICBF/bienestar/nutricion/pnsan/CONPES140de2011.pdf ].
ii
Cit., ver supra, nota m.
jj
Diario Oficial, n.º 48.482, de 5 de julio de 2012, disponible en [http://www.secretariasenado.gov.co/
senado/basedoc/ley_1542_2012.html ].
kk Cit., ver supra, nota p.
ll
Cit., ver supra, nota n.º 19.
64
Mujer y legislación: Una cuestión de género
Gráfico 1: Número de leyes por año
Para hacer un análisis desde la perspectiva de género
de la producción legal, es necesario evidenciar sobre
qué concepción de mujer se ha legislado desde 2002 a
2012 en Colombia.
Partiendo del concepto que nos otorga la Ley 1098
de 8 de noviembre de 2006 o “Código de la infancia
y la Adolescencia”70 sobre perspectiva de género, es
cierto establecer que las diferencias de índole social,
biológicas y psicológicas en las relaciones entre las
personas según el sexo, o las que surgen de la edad,
la etnia y el rol que desempeñan en la familia y en su
grupo social (art. 12), determinarán en consecuencia
el grado de protección en derechos para las personas,
en este caso, para las mujeres, atendiendo a un enfo-
que de carácter subdiferencial.
De acuerdo con Facio, el derecho ha legislado de
manera amplia sobre ciertos tipos de mujer como lo
70 Diario Oficial, n.º 46.446, de 8 de noviembre de 2006, disponi-
ble en
[http://www.secretariasenado.gov.co/senado/basedoc/
ley_1098_2006.html ].
Análisis con enfoque de género...
65
son la mujer-madre o mujer-familia y la mujer objeto
sexual, pero muy poco sobre la mujer persona71, ge-
nerando la concepción errónea de protección de los
derechos por medio de las leyes para “todas las muje-
res” por igual y por el contrario, sosteniendo de cierta
manera la desigualdad con las otras.
Un ejemplo claro del fenómeno expuesto se presen-
ta en el caso de las mujeres desplazadas en Colombia,
la Corte Constitucional en el Auto 092 de 14 de abril
de 200872 evidencia este tipo de enfoque “familista”
en la atención a dicha población, considerando que
existe un nivel altísimo de descuido en la atención a
las mujeres que no son cabeza de familia:
El apoyo oficial se ha centrado en asistencia a mujeres
gestantes y lactantes, y a mujeres cabezas de familia.
Es importante que estos grupos de mujeres reciban
atención especial diferenciada del Estado, pero ello no
puede conllevar, como de hecho sucede, que las mujeres
desplazadas que no son madres o jefas de hogar resulten,
de hecho, desprotegidas por el sistema oficial de atención.
En este sentido, el enfoque primordialmente centrado
en las madres o mujeres cabeza de familia deviene en un
obstáculo institucional para las mujeres desplazadas que
no tienen dicha condición73.
Por consiguiente y a manera de ilustración, se presen-
tará en la gráfica a continuación las distintas concep-
71 Facio Montejo. Cuando el género suena cambios trae. Metodología
para el análisis de género del fenómeno legal, cit., p. 132.
72 M. P.: Manuel José Cepeda Espinosa, disponible en [http://www.
corteconstitucional.gov.co/relatoria/autos/2008/a092-08.htm ].
73 Ibíd., p. 70.
66
Mujer y legislación: Una cuestión de género
ciones de mujer (basadas en la propuesta de metodo-
logía para el análisis de género del fenómeno legal de
Aldo Facio) por el porcentaje de leyes con discrimi-
nación positiva o acciones afirmativas expedidas en el
periodo comprendido entre 2002 a 2012.
Gráfico 2. Porcentaje de leyes por tipo de beneficiaria
Al observar la gráfica, encontramos una evidente ten-
dencia hacia el familismo, permitiéndonos ver como
la concepción de la mujer se manifiesta a través de
acciones afirmativas para mujeres cabeza de hogar,
mujeres en estado de embarazo y mujeres víctimas
de violencia dentro del ámbito del hogar.
Respecto a la normatividad con relación a la mu-
jer-persona, nos encontramos con una legislación en
respuesta a las obligaciones del Estado frente al dere-
Análisis con enfoque de género...
67
cho internacional de los derechos humanos (ratifica-
ción al Protocolo facultativo de la Convención sobre
la eliminación de todas las formas de discriminación
contra la mujer, desarrollo de las metas y estrategias
de Colombia para el logro de los Objetivos de Desarro-
llo del Milenio-2015 y protección frente a la violencia
contra la mujer en razón del artículo 7.º literal b de
la Convención de Belem do Pará.) Nótese que muy a
pesar de ser el segundo porcentaje mas alto (22%),
representa en sí una tendencia bastante baja para un
periodo de 10 años de producción legislativa.
En relación con la mujer-trabajadora cabe resaltar
que el porcentaje de producción original en materia
laboral en el periodo estudiado se ve afectado con
posteriroridad, debido a la existencia de gran varie-
dad de normas que han sido expedidas bajo el con-
cepto de mujer-familia originando la baja que es pre-
sentada finalmente en la gráfica (13%).
Gráfico 3. Leyes con discriminación positiva por materia
(2002-2012)
68
Mujer y legislación: Una cuestión de género
B. Leyes con discriminación negativa
Esta categoría hace referencia a leyes que contienen
un tratamiento diferencial que afecta a las mujeres,
con la particularidad semejante a las leyes con discri-
minación positiva de ser explícitas. Es decir, las leyes
contienen una fórmula gramatical que hace referencia
directa a las mujeres para darles un tratamiento dis-
tinto al de los hombres, o contiene una fórmula donde
el sujeto de la disposición son los hombres o los varo-
nes como titulares de una potestad o derecho como
criterio excluyente.
Como ya antes se advirtió, a partir de la doble di-
mensión del derecho surgen para el Estado diversos
deberes, de los cuales podemos ubicar a estas leyes en
el mandato de abstención, por el cual la Corte Consti-
tucional resalta que:
existe un deber de la administración de abstenerse de
adelantar, promover o ejecutar políticas, programas o
medidas que conduzcan a agravar o perpetuar la situación
de exclusión, marginamiento o discriminación de grupos
tradicionalmente desventajados en la sociedad. Esto se
deriva principalmente de la cláusula de igualdad formal y
del principio de no discriminación establecido en el inciso
primero del artículo 1374.
Como ya se ha señalado, estas manifestaciones en
Colombia se han ido expulsando del ordenamiento
jurídico como resultado de muchos factores, entre
los cuales se encuentran los argumentos basados en
74 Ídem.
Análisis con enfoque de género...
69
criterios lógicos que desmitifican costumbres, las lu-
chas sociales, manifestaciones políticas con creciente
participación de las mujeres y recientemente con los
compromisos internacionales que adquirió el Estado
para eliminar la discriminación contra la mujer.
Estos cambios conllevaron a que para el periodo de
tiempo que se analiza, la labor de los congresistas esté
condicionada por lo que se podría denominar discur-
sos socialmente aceptados y otros no aceptados. En-
tre estos últimos, se encuentra el típico discurso ma-
chista que concebía ciertas características de las mu-
jeres dadas por la naturaleza o la biología, la religión,
para el bien de la sociedad, entre otras razones, que
justificaban un tratamiento legal diferente.
En forma análoga, existe desconfianza en la acti-
vidad legislativa en Colombia como contraste con los
sistemas legales en otras latitudes, circunstancia que
condicionó el modelo de Estado de la Constitución de
1991. Esta afirmación puede comprobarse una vez se
observan los controles previstos durante el trámite de
la ley y con posterioridad a su expedición, que no son
propios del debate legislativo sino de las otras ramas
del poder y de la misma participación política de los
ciudadanos. Figuras como la objeción presidencial
(art. 165 C. P.), la acción pública de constitucionalidad
(num. 6 art. 40 C. P.), la excepción de inconstituciona-
lidad (art. 4.º C. P.), constituyen un robusto modelo de
control de las leyes cuya consecuencia es la desapari-
ción de discriminaciones negativas.
Lo antes expuesto es importante para explicar
cómo este tipo de leyes discriminatorias que antes
abundaban y eran no solo acatadas sino defendidas,
70
Mujer y legislación: Una cuestión de género
así como condición del bienestar de la sociedad me-
diante la conservación del modelo familiar idealiza-
do, en la actualidad no son aceptables y por ende se
puede concluir que no fueron expedidas en el periodo
2002 a 2012.
Esta ausencia obedece -como ya vimos- a causas
externas al trámite legal e internas. Las primeras,
puesto que siendo leyes abiertamente inconstitucio-
nales tan solo realizada una interpretación exegética,
son identificables con facilidad mediante los controles
que evitan su irrupción dentro del sistema legal. Ade-
más, porque ese discurso en la sociedad colombiana
de la primera década del siglo xxi no es aceptable, lo
cual conlleva a que exista una impopularidad general
a quien sostenga un discurso de este talante discrimi-
natorio, en consecuencia, dentro de los debates legis-
lativos los argumentos que antaño podían sustentar
este tipo de leyes no tienen aprobación mayoritaria.
Se advierte aún más que un congresista quien exte-
riorice dentro de los respectivos debates legislativos
razones discriminatorias contra las mujeres, es a su
vez discriminado con la censura general.
Es importante aclarar cómo esta circunstancia
que se evidencia, no indica la desaparición total de la
discriminación de las mujeres, pues se presenta una
transformación o migración hacia otras formas más
discretas. Por tanto, se vislumbra que dentro de las di-
námicas deliberativas en el Congreso de la República,
la discriminación negativa de las mujeres desde una
dimensión jurídica está prohibida, desde una socio-
lógica no es aceptable y desde una filosófica no tiene
sustento racional.
Análisis con enfoque de género...
71
C. Leyes con discriminación indirecta
Esta última categoría resulta más clara una vez se
comprende la ausencia de las discriminaciones direc-
tas; se presenta puesto que la discriminación legal re-
sulta siendo el resultado de ideologías androcéntricas
persistentes que si bien no pueden exteriorizarse en
público por la correspondiente reprobación, se pre-
sentan en formas menos evidentes. No obstante, la
discreción de estas fórmulas no ha sido obstáculo para
pasar desapercibidas, ser de manera gradual identifi-
cadas y tener una definición aceptada en el sistema
universal de protección de los derechos humanos.
La cedaw contiene una definición muy genérica de
discriminación ya expuesta, que cabe recordar en los
siguientes términos:
toda distinción, exclusión o restricción basada en el
sexo que tenga por objeto o resultado menoscabar o
anular el reconocimiento, goce o ejercicio por la mujer,
independientemente de su estado civil, sobre la base de la
igualdad del hombre y la mujer, de los derechos humanos
y las libertades fundamentales en las esferas política,
económica, social, cultural y civil o en cualquier otra
esfera75.
Como consecuencia del desarrollo doctrinario y con-
forme con la experiencia acumulada por las diversas
formas de discriminación en el mundo, el comité de
75 Ver en Convención sobre todas las formas de discriminación contra
la mujer, cit., artículo 1.º que se refiere a la expresión “ discrimina-
ción contra la mujer”.
72
Mujer y legislación: Una cuestión de género
expertos de la cedaw presentó la Recomendación
General n.º 2576 por la cual una vez interpretados
sistemáticamente los artículos 1.º a 5.º y 24 de la
Convención, concluyó que se derivan tres obligacio-
nes para los Estados parte, de los cuales nos interesa
el numeral 7 del acápite ii, “Antecedentes: objeto y fin
de la Convención:
garantizar que no haya discriminación directa ni indirecta
contra la mujer en las leyes y que, en el ámbito público y el
privado, la mujer esté protegida contra la discriminación
-que puedan cometer las autoridades públicas, los jueces,
las organizaciones, las empresas o los particulares- por
tribunales competentes y por la existencia de sanciones y
otras formas de reparación77.
En el mismo documento, el Comité señala qué debe
entenderse por discriminación indirecta en el si-
guiente tenor:
Puede haber discriminación indirecta contra la mujer
cuando las leyes, las políticas y los programas se
basan en criterios que aparentemente son neutros
desde el punto de vista del género pero que, de hecho,
repercuten negativamente en la mujer. Las leyes, las
políticas y los programas que son neutros desde el
punto de vista del género pueden, sin proponérselo,
76 En el vigésimo periodo de sesiones de 1999, sobre el parrafo 1
del articulo 4.º de la Convencion sobre la eliminacion de todas las
formas de discriminacion contra la mujer, referente a medidas es-
peciales de caracter temporal, disponible en [http://www.un.org/
womenwatch/daw/cedaw/recommendations/General%20recom-
mendation%2025%20(Spanish).pdf].
77 Ídem.
Análisis con enfoque de género...
73
perpetuar las consecuencias de la discriminación pasada.
Pueden elaborarse tomando como ejemplo, de manera
inadvertida, estilos de vida masculinos y así no tener
en cuenta aspectos de la vida de la mujer que pueden
diferir de los del hombre. Estas diferencias pueden
existir como consecuencia de expectativas, actitudes
y comportamientos estereotípicos hacia la mujer que
se basan en las diferencias biológicas entre los sexos.
También pueden deberse a la subordinación generalizada
de la mujer al hombre78.
Como antecedente de la identificación de esta for-
ma de discriminación, se tiene la Convención
Internacional sobre la Eliminación de todas las
Formas de Discriminación Racial de 196579, en el nu-
meral 1 del artículo 1.º contempla la prohibición de
discriminación por:
objeto o por resultado anular o menoscabar el
reconocimiento, goce o ejercicio, en condiciones
de igualdad, de los derechos humanos y libertades
fundamentales en las esferas política, económica, social,
cultural o en cualquier otra esfera de la vida pública
(itálicas fuera de texto original).
Esa verificación en la práctica implica que una ley en
apariencia no discriminatoria en el texto, llevada a la
práctica ocasiona un tratamiento desfavorable a las
mujeres sin justificación. Por ende, la simple interpre-
tación de la ley dentro del derecho no es suficiente,
por lo cual no se pueden comprobar de forma directa.
78 Ibíd., nota n.º 1 del documento citado.
79 Ver supra, nota n.º 3.
74
Mujer y legislación: Una cuestión de género
En comparación, el derecho comunitario de Euro-
pa lleva una considerable ventaja en cuanto a protec-
ción de los derechos de la mujer, donde la perspectiva
de género se ha acercado más a la práctica en leyes
que de manera expresa contemplan esta modalidad
en materia laboral y existe una prolífera producción
jurisprudencial del Tribunal de Justicia de las Comu-
nidades Europeas respecto a la discriminación indi-
recta y su aplicación a casos puntuales.
A continuación se proponen dos discriminaciones
indirectas respectivamente en las leyes 972 de 15 de
julio de 200580 y 1010 de 23 de enero de 200681, las
cuales si bien tienen efectos desfavorables para las
mujeres, son subsanadas con medidas extralegales.
80 Diario Oficial, n.º 45.970, de 15 de julio de 2005, disponible en
[http://www.alcaldiabogota.gov.co/sisjur/normas/Norma1.
jsp?i=17080 ].
81 Diario Oficial, n.º
46.160, de
23 de enero de 2006, disponi-
ble en
[http://www.secretariasenado.gov.co/senado/basedoc/
ley_1010_2006.html ].
Análisis con enfoque de género...
75
Cuadro 2. Inventario de leyes con discriminación indirecta
Sujeto so-
Texto con discriminación
Ley
Título
bre quien
Afectación de genero
indirecta
recae la ley
No se contempla un
Artículo 3.º Las entidades que
Por la cual
tratamiento especial para
conforman el Sistema General
se adoptan
las mujeres embarazadas,
de Seguridad Social en Salud,
normas para
teniendo en cuenta que la
en lo de sus competencias,
mejorar la
probabilidad de trasmi-
bajo ningún pretexto podrán
atención por
sión de la enfermedad al
negar la asistencia de labora-
parte del Esta-
Personas
bebe es más probable si
torio, médica u hospitalaria
972 de
do colombiano
en general
no se inicia el tratamiento
requerida, según lo aprobado
2005
de la población
portadoras
desde el embarazoa.
por el Consejo Nacional de
que padece de
de vih.
Las mujeres se catalo-
Seguridad Social en Salud,
enfermedades
garon como un grupo
a un paciente infectado con
ruinosas o
vulnerable más expuesto
el vih-Sida o que padezca
catastróficas,
a esta enfermedad con-
de cualquier enfermedad de
especialmente
forme a la Declaración de
las consideradas ruinosas o
el vih/Sida.
Compromiso en la lucha
catastróficas.
contra el vih-Sidab.
a No obstante mediante los acuerdos 217, de 27 de diciembre de 2001 (Por el cual se esta-
blece un mecanismo para el reconocimiento de la desviación del perfil epidemiológico de
la atención en salud del régimen contributivo, Diario Oficial, n.º 44.662, de 30 de diciembre
de 2001, disponible en [http://www.icbf.gov.co/cargues/avance/docs/acuerdo_cnsss_
cnsa_217.htm]) y 227, de 3 de mayo de 2002 (Por el cual se establece un mecanismo para
el reconocimiento de la desviación del perfil epidemiológico de la atención en salud del Ré-
gimen Subsidiado y se dictan otras disposiciones, Diario Oficial, n.º 44.847, de 24 de junio
de 2002, disponible en [http://www.saludcolombia.com/actual/htmlnormas/Acuer227.
htm]) el Consejo Nacional de Seguridad Social en Salud resaltó que las enfermedades de
alto costo (incluido el vih) influyen de forma importante en la gestión del riesgo de los
administradores de planes de beneficio, por lo cual se buscó atender su impacto financiero
en el sistema para evitar excluir su atención médica. En el marco de esta política y confor-
me al Acuerdo 245, de 31 de enero de 2003 (Por el cual se establece la política de atención
integral de patologías de alto costo, para los regímenes contributivo y subsidiado del sgsss,
Diario Oficial, n.º 45.145, de 1.º de abril de 2003, disponible en [http://www.icbf.gov.co/
cargues/avance/docs/acuerdo_cnsss_0245_2003.htm]), se desarrollaron dos guías para el
manejo del VIH donde se incluyó explícitamente la atención prioritaria de las mujeres em-
barazadas.
b Naciones Unidas. Periodo extraordinario de sesiones de la Asamblea General de las Nacio-
nes Unidas sobre el vih/Sida, 25 a 27 de junio de 2001, disponible en [http://www.unaids.
org/sites/default/files/sub_landing/files/aidsdeclaration_es_0.pdf ].
76
Mujer y legislación: Una cuestión de género
Por medio de la
Artículo 1.º Parágrafo: La pre-
Si bien el artículo no se
cual se adoptan
Toda persona
sente ley no se aplicará en el
refiere a un género en
medidas para
quien realice
ámbito de las relaciones civi-
particular, en las prácti-
prevenir, corre-
sus activida-
les y/o comerciales derivadas
cas propias del mercado
1010
gir y sancionar
des econó-
de los contratos de prestación
laboral la situación de
de
el acoso laboral
micas en el
de servicios en los cuales no
las mujeres respecto de
2006
y otros hosti-
contexto de
se presenta una relación de
los hombres es de mayor
gamientos en
una relación
jerarquía o subordinación.
subordinación jerárqui-
el marco de las
laboral priva-
Tampoco se aplica a la contra-
ca e inestabilidad en el
relaciones de
da o pública.
tación administrativa.
empleoc.
trabajo.
c No obstante este parágrafo fue declarado exequible de forma condicional, mediante Sen-
tencia C-960 de 14 de noviembre de 2007, M. P.: Manuel José Cepeda Espinosa, disponible
en [http://www.corteconstitucional.gov.co/relatoria/2007/c-960-07.htm ], “en el entendi-
do de que si en realidad existe una relación laboral, se aplicará la Ley 1010 de 2006”.
Gráfico 1. Leyes por tipo de discriminación 2002-2012
Conclusiones
De acuerdo a lo contemplado a lo largo del presente
trabajo, en Colombia la tendencia legislativa del pe-
riodo 2002-2012 de forma paralela a las exigencias
internacionales, ha correspondido a una creciente
incorporación de leyes con discriminación positiva
que favorecen en forma específica a las mujeres, no
se han producido leyes con discriminación negativa
por cuanto están prohibidas por la Constitución y los
tratados internacionales de derechos humanos. Por
su parte, las leyes con discriminación indirecta en
Colombia no han sido exploradas a fondo, y si bien se
realizó una verificación de la normatividad en el pe-
riodo antes señalado con pocos resultados, se reitera
que la neutralidad del texto no permite anticipar las
discriminaciones derivadas de su aplicación. En con-
secuencia, en esta década de análisis normativo en
Colombia tal como se ha advertido, se ha presentado
una constante producción de leyes que buscan garan-
tizar los derechos de las mujeres, lograr equidad en-
tre los sexos y mejorar las condiciones en escenarios
donde son más vulnerables.
Esta tendencia se puede evidenciar con claridad en
materia penal respecto a la sanción cada vez mayor
de los delitos contra el bien jurídico tutelado de la li-
bertad sexual, en el cual estadísticamente las mujeres
tienen un porcentaje de victimización mayor que los
77
78
Mujer y legislación: Una cuestión de género
hombres. Esta política criminal podría catalogarse
como una discriminación positiva indirecta, por cuan-
to no se nombran de manera explícita a las mujeres,
pero indirectamente son las beneficiadas con una ma-
yor pena para sus agresores.
De igual forma, a lo largo del mismo lapso se ha
presentado una similar tendencia respecto al tipo
penal de violencia intrafamiliar. En el texto de la Ley
599 de 2000 se preveía una pena de prisión de uno a
tres años. Mediante la Ley 822 de 2003 se mantuvo la
pena, pero se adicionó como causal de aumento de la
misma en tres cuartas partes cuando la conducta re-
caiga, entre otros, sobre una mujer. Finalmente la Ley
1142 de 2007 aumentó la pena de la violencia intrafa-
miliar de cuatro a ocho años de prisión, con el mismo
aumento de las tres cuartas partes cuando el sujeto
pasivo sea, entre otros sujetos de especial protección,
las mujeres.
Por su parte las leyes 812 de 26 de junio de 200382,
1151 de 24 de julio de 200783 y 1450 de 16 de junio
de 201184 por las cuales se aprueban los respectivos
planes de desarrollo, han contemplado explícitamen-
te como objetivo del Estado la equidad de género con-
forme a los compromisos internacionales.
82 Diario Oficial, n.º
45.231, de 27 de junio de 2003, disponible
en
[http://www.secretariasenado.gov.co/senado/basedoc/
ley_0812_2003.html ].
83 Diario Oficial, n.º 46.700, de 25 de julio de 2007, disponible en
[http://www.alcaldiabogota.gov.co/sisjur/normas/Norma1.
jsp?i=25932 ].
84 Diario Oficial, n.º
48.102, de 16 de junio de 2011, disponible
en
[http://www.secretariasenado.gov.co/senado/basedoc/
ley_1450_2011.html ].
Conclusiones
79
Este resultado positivo sitúa a Colombia como uno
de los países donde existe un ordenamiento jurídico
que protege a las mujeres en la mayoría de los escena-
rios donde han sido discriminadas como por ejemplo,
en el ámbito laboral, familiar, político, o más victimi-
zadas como en materia penal, el conflicto interno ar-
mado o atención en salud, sin embargo, contrasta con
las prácticas sociales que mantienen las discrimina-
ciones incólumes.
Así mismo, el marco legal de protección de las mu-
jeres que actualmente existe debe complementarse
con una verdadera perspectiva de género, puesto que
no solo la función legislativa debe estar guiada por la
promulgación formal de equidad de hombres y muje-
res. Es preciso entender la circunstancia de las muje-
res para realmente buscar una igualdad, entender las
diferencias y profundizar en los fenómenos sociales.
Esta falencia se evidencia por ejemplo en la Ley
1496 de 2011 en el artículo 3.º referente a definicio-
nes de discriminación directa e indirecta en materia
de retribución laboral por razón del género o sexo,
puesto que los conceptos se confunden. El texto no
es claro y en ambos casos se prevén las modalidades
expresa y tácita, lo cual es diferenciable conforme se
contempló con antelación de acuerdo a los estándares
internacionales.
Los cambios desde la legislación deben correspon-
der no solo a leyes afirmativas que favorezcan a las
mujeres en escenarios puntuales, sino que sus intere-
ses deben estar realmente representados en el Con-
greso de forma constante. Sobre el particular, la Ley
1434 de 2011, por la cual se crea la Comisión Legal
80
Mujer y legislación: Una cuestión de género
para la Equidad de la Mujer del Congreso de la Repú-
blica, representa en este sentido un importante avan-
ce para realizar control político respecto a la equidad
de género, que sigue el cumplimiento de leyes como
la 581 de 31 de mayo de 200085, conocida como “Ley
de cuotas”, cuya relevancia política está aún en deuda
con los intereses de la mitad de la población colom-
biana que es femenina.
Lograr la igualdad de mujeres y hombres en la so-
ciedad colombiana es por tanto una labor compleja, de
la cual se ha analizado en este libro uno de los medios
de mayor repercusión, “las leyes”. Si bien se cuenta
con normas que protegen a las mujeres en múltiples
facetas y escenarios, la labor no concluida requiere de
un proceso de verificación del cumplimiento, adecua-
ción y corrección en la práctica, así como información
actualizada para conocer la situación de las mujeres
en Colombia. Es preciso en consecuencia que entes
públicos como la Alta Consejería Presidencial para la
Equidad de la Mujer, el Ministerio Público, así como
Organismos No Gubernamentales, sumen esfuerzos
para seguir consolidando una equidad de género real
constituida como una política de Estado con funda-
mento en la Constitución política, para lograr de esta
forma un verdadero cambio social.
85 Por la cual se reglamenta la adecuada y efectiva participación de la
mujer en los niveles decisorios de las diferentes ramas y órganos
del poder público, de conformidad con los artículos 13, 40 y 43 de la
Constitución Nacional y se dictan otras disposiciones, Diario Oficial,
n.º 44.026, de 31 de mayo de 2000, disponible en [http://www.al-
caldiabogota.gov.co/sisjur/normas/Norma1.jsp?i=5367 ].
Bibliografía
Alviar García, Helena e Isabel C. Jaramillo Sierra. Feminismo
y crítica jurídica. El análisis distributivo como critica alterna-
tiva al legalismo liberal, Bogotá, Universidad de los Andes et
al., 2012.
Balaguer Callejo, María Luisa. Mujer y constitución. La cons-
trucción jurídica del género, Madrid, Ediciones Cátedra Uni-
versitaria de Valencia, 2005.
Bobbio, Norberto. El tiempo de los derechos, Madrid, Editorial
Sistema, 1991.
De Beavouir, Simone. El segundo sexo, t. i, Buenos Aires, Siglo xxi
Editores, 1977.
Duby, Georges y Michelle Perrot. Historia de las mujeres, Bo-
gotá, Editorial Santillana, 2003.
Facio Montejo, Alda. Cuando el género suena cambios trae. Me-
todología para el análisis de género del fenómeno legal, San
José, Instituto Latinoamericano de las Naciones Unidas para
la Prevención del Delito y el Tratamiento del Delincuente
-ilanud-, 1992.
Facio Montejo, Alda. Sobre patriarcas, jerarcas, patrones y otros
varones. Una mirada de género sensitiva al derecho, San José,
Instituto Latinoamericano de las Naciones Unidas para la
Prevención del Delito y el Tratamiento del Delincuente -ila-
nud-, 1993.
81
82
Mujer y legislación: Una cuestión de género
Facio Montejo, Alda y Lorena Fries (eds.). Género y derecho,
Santiago, Ediciones Lom, 1999.
Gallo, Héctor; Ángela María Jaramillo Burgos, Rubén Darío
López y Mario Elkin Ramírez Ortiz. Feminidades. Sacrificio
y negociación en el tiempo de los derechos, Medellín, Universi-
dad de Antioquia, 2010.
Lleras Camargo, Alberto. Antología, vol. v, “El diplomático”,
pp. 128 a 247, Bogotá, Villegas Editores, 2006, disponible en
[http://jorgeorlandomelo.com/bajar/pactodebogota.pdf ].
León de Leal, Magdalena (comp.). Mujeres y participación po-
lítica. Avances y desafíos en América Latina, Bogotá, Tercer
Mundo Editores, 1994.
Gerda Hedwig. The creation of patriarchy, New York, Oxford
University Press, 1986, disponible en [http://www.antimi-
litaristas.org/IMG/pdf/la_creacion_del_patriarcado_-_ger-
da_lerner-2.pdf ].
Morales, Cindy A. “El día en que Colombia votó por primera
vez en un plebiscito”, en El Tiempo, 30 de julio de 2016, dis-
ponible en
[http://www.eltiempo.com/politica/gobierno/
primer-plebiscito-en-colombia-y-primera-votacion-de-mu-
jeres-en-el-pais/16651716 ].
Noguera Díaz Granados, Ana María (ed.). Mujer, nación, iden-
tidad y ciudadanía: Siglos xix y xx. Memorias de la Cátedra
Anual de Historia Ernesto Restrepo Tirado Bogotá, Ministe-
rio de Cultura, 2005.
Posada Carbó, Eduardo. La nación soñada: violencia, liberalis-
mo y democracia en Colombia, Bogotá, Editorial Norma, 2006.
Sen, Amartya Kumar. La idea de la justicia, 6.ª reimp., Bogotá,
Editorial Taurus, 2012.
Bibliografía
83
Velásquez Toro, Magdala. La historia de las mujeres en Colom-
bia, t. i, “Mujeres e historia política”, Bogotá, Norma, 1995.
Legislación y jurisprudencia
Acto Legislativo n.º 1 de 5 de agosto de 1936, Diario Oficial, n.º
23.263, de 22 de agosto de 1936, disponible en [http://www.
suin-juriscol.gov.co/viewDocument.asp?id=1824914 ].
Acto Legislativo n.º 1 de 18 de junio de 1945, Diario Oficial, n.º
25.769, de 17 de febrero de 1945, disponible en [http://
www.suin-juriscol.gov.co/viewDocument.asp?id=1824969 ].
Acto Legislativo n.º 3 de 27 de agosto de 1954, Diario Oficial, n.º
28.576, de 14 de septiembre de 1954, disponible en [http://
www.dhcolombia.info/IMG/pdf/Acto_legislativo_3_de_1954.
pdf ].
Carta de las Naciones Unidas, San Francisco, 26 de junio de 1945,
disponible en
[http://www.cooperacionespanola.es/sites/
default/files/carta_de_naciones_unidas.pdf ].
Comisión Económica para América Latina y el Caribe -
cepal-. Informe regional sobre el examen y la evaluacion
de la Declaracion y la Plataforma de Accion de Beijing
y el documento final del vigesimotercer periodo ex-
traordinario de sesiones de la Asamblea General (2000)
en los paises de America Latina y el Caribe, Santiago de Chi-
le, cepal, 2015, disponible en [http://repositorio.cepal.org/
bitstream/handle/11362/37718/S1421043_es.pdf ].
Comisión Interamericana de Derechos Humanos. “Estándares
jurídicos vinculados a la igualdad de género y los derechos de
las mujeres en el Sistema Interamericano de Derechos Huma-
nos: Desarrollo y aplicación”, oea/Ser.L/V/II.143, Doc. 60, 3
de noviembre de 2011, disponible en [http://www.oas.org/
es/cidh/mujeres/docs/pdf/ESTANDARES%20JURIDICOS.
pdf ].
84
Mujer y legislación: Una cuestión de género
Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Tercer In-
forme sobre la Situación de los Derechos Humanos en Colom-
bia, oea/Ser.L/V/II.102, 26 de febrero de 1999, disponible en
[http://www.cidh.org/countryrep/colom99sp/indice.htm ].
Consejo Nacional de Seguridad Social en Salud. Acuerdo 217,
de 27 de diciembre de 2001, Diario Oficial, n.º 44.662, de 30
de diciembre de 2001, disponible en [http://www.icbf.gov.
co/cargues/avance/docs/acuerdo_cnsss_cnsa_217.htm ].
Consejo Nacional de Seguridad Social en Salud. Acuerdo 245,
de 31 de enero de 2003, Diario Oficial, n.º 45.145, de 1.º de
abril de 2003, disponible en [http://www.icbf.gov.co/car-
gues/avance/docs/acuerdo_cnsss_0245_2003.htm ].
Consejo Nacional de Seguridad Social en Salud. Acuerdo
227, de 3 de mayo de 2002, Diario Oficial, n.º 44.847, de 24
de junio de 2002, disponible en [http://www.saludcolombia.
com/actual/htmlnormas/Acuer227.htm ].
Constitución Política de Colombia de 5 de agosto de 1886, dispo-
nible en [http://www.alcaldiabogota.gov.co/sisjur/normas/
Norma1.jsp?i=7153 ].
Constitución Política de Colombia de
1991, disponible en
[http://www.alcaldiabogota.gov.co/sisjur/normas/Norma1.
jsp?i=4125 ].
Corte Interamericana de Derechos Humanos. Caso Claudia
Ivette González y otras (“Campo Algodonero”) vs. México,
excepción preliminar, fondo, reparaciones y costas. Senten-
cia de 16 de noviembre de 2009, disponible en [http://www.
corteidh.or.cr/cf/Jurisprudencia2/ficha_tecnica.cfm?nId_
Ficha=347&lang=e ].
Corte Interamericana de Derechos Humanos. Caso Inés Fer-
nández Ortega y otros vs. México, excepción preliminar, fon-
do, reparaciones y costas. Sentencia de 30 de agosto de 2010,
Bibliografía
85
disponible en
[http://www.corteidh.or.cr/CF/jurispruden-
cia2/ficha_tecnica.cfm?nId_Ficha=338 ].
Corte Interamericana de Derechos Humanos. Caso Karen
Atala Riffo e hijas, Caso n.º 12.502, 17 de septiembre de
2010, disponible en [http://www.corteidh.or.cr/cf/jurispru-
dencia2/ficha_tecnica.cfm?nId_Ficha=196&lang=es ].
Corte Interamericana de Derechos Humanos. Caso Valenti-
na Rosendo Cantú y Yenys Bernardino Sierra vs. México,
excepción preliminar, fondo, reparaciones y costas. Senten-
cia de 31 de agosto de 2010, disponible en [http://www.
corteidh.or.cr/cf/Jurisprudencia2/ficha_tecnica.cfm?nId_
Ficha=339&lang=e ].
Corte Constitucional.
Auto 092 de 14 de abril de 2008, M. P.: Manuel José Cepeda
Espinosa, disponible en
[http://www.corteconstitucional.
gov.co/relatoria/autos/2008/a092-08.htm ].
Sentencia C-184 de 4 de marzo de 2003, M. P.: Manuel José
Cepeda Espinosa, disponible en [http://www.corteconstitu-
cional.gov.co/RELATORIA/2003/C-184-03.htm ].
Sentencia C-722 de 3 de agosto de 2004, M. P.: Rodrigo Esco-
bar Gil, disponible en [http://www.corteconstitucional.gov.
co/RELATORIA/2004/C-722-04.htm ].
Sentencia C-960 de 14 de noviembre de 2007, M. P.: Manuel
José Cepeda Espinosa, disponible en [http://www.corte-
constitucional.gov.co/relatoria/2007/c-960-07.htm ].
Sentencia T-291 de 23 de abril de 2009, M. P.: Clara Elena
Reales Gutiérrez, disponible en [http://www.corteconsti-
tucional.gov.co/relatoria/2009/t-291-09.htm ].
Declaración de los Derechos de la Mujer y la Ciudadana, 1791,
en Culturamas, disponible en [http://www.culturamas.es/
86
Mujer y legislación: Una cuestión de género
blog/2012/09/07/declaracion-de-los-derechos-de-la-mu-
jer-y-de-la-ciudadana-1791-por-olympe-de-gouges/].
Declaración Universal de Derechos Humanos, 1948, disponible
en [http://www.un.org/es/documents/udhr/].
Declaración y Plataforma de Acción de la Cuarta Conferencia
Mundial sobre la Mujer, Beijing, 4 al 15 de septiembre de
1995, disponible en
[http://www.un.org/womenwatch/
daw/beijing/pdf/BDPfA%20S.pdf ].
Decreto 1487 de 13 de septiembre de 1932, Diario Oficial, n.º
22.090, de 19 de septiembre de 1932, disponible en [http://
www.mineducacion.gov.co/1621/articles-102974_archivo_
pdf.pdf ].
Decreto 227 de 2 de febrero de 1933, Diario Oficial, n.º 22.215, de
2 de febrero de 1933, disponible en [http://190.24.134.101/
corte/wp-content/uploads/subpage/mujer/mujer/
Leyes%20Mujer%20PDF/Decreto%20227%20de%201933.
pdf ].
Decreto 1260 de 27 de julio de 1970, Diario Oficial, n.º 33.118, de
5 de agosto de 1970, disponible en [http://www.alcaldiabo-
gota.gov.co/sisjur/normas/Norma1.jsp?i=8256 ].
Departamento Nacional de Planeación. Conpes 91 de 14 de
marzo de 2005, disponible en [http://www.minambiente.gov.
co/images/normativa/conpes/2005/Conpes_0091_2005.
pdf ].
Departamento Nacional de Planeación. Conpes 140 de 28 de
marzo de 2011, disponible en [http://www.icbf.gov.co/por-
tal/page/portal/PortalICBF/bienestar/nutricion/pnsan/
CONPES140de2011.pdf ].
Ley 8ª de 18 de febrero de 1922, Diario Oficial, 18.130, de 23
de febrero de 1922, disponible en [http://www.suin-juriscol.
gov.co/viewDocument.asp?id=1563343 ].
Bibliografía
87
Ley 124 de 26 de noviembre de 1928, Diario Oficial, n.º 20.959,
de 1.º de diciembre de 1928, disponible en [http://www.mi-
neducacion.gov.co/1621/articles-103003_archivo_pdf.pdf ].
Ley 28 de 12 de noviembre de 1932, Diario Oficial, n.º 22.139, de
17 de noviembre de 1932, disponible en [http://www.icbf.
gov.co/cargues/avance/docs/ley_0028_1932.htm ].
Ley 74 de 26 de diciembre de 1968, Diario Oficial, n.º 32.682,
de 30 de diciembre de 1968, disponible en [http://www.icbf.
gov.co/cargues/avance/docs/ley_0074_1968.htm ].
Ley 24 de 20 de diciembre de 1974, Diario Oficial, n.º 34.242, de
24 de enero de 1975, disponible en [http://www.icbf.gov.co/
cargues/avance/docs/ley_0024_1974.htm ].
Ley 51 de 2 de junio de 1981, Diario Oficial, n.º 35.794, de 7 de
julio de 1981, disponible en [http://www.alcaldiabogota.gov.
co/sisjur/normas/Norma1.jsp?i=14153 ].
Ley 82 de 3 de noviembre de 1993, Diario Oficial, n.º 41.101, de
3 de noviembre de 1993, disponible en [http://www.secreta-
riasenado.gov.co/senado/basedoc/ley_0082_1993.html ].
Ley 248 de 29 de diciembre de 1995, Diario Oficial, n.º 42.171, de
29 de diciembre de 1995, disponible en [http://www.alcal-
diabogota.gov.co/sisjur/normas/Norma1.jsp?i=37821 ].
Ley 294 de 16 de julio de 1996, Diario Oficial, n.º 42.836, de 22
de julio de 1996, disponible en [http://www.icbf.gov.co/car-
gues/avance/docs/ley_0294_1996.htm ].
Ley 360 de 7 de febrero de 1997, Diario Oficial, n.º 42.978, de
11 de febrero de 1997, disponible en [http://www.defen-
soria.gov.co/public/Normograma%202013_html/Normas/
Ley_360_1997.pdf ].
88
Mujer y legislación: Una cuestión de género
Ley 581 de 31 de mayo de 2000, Diario Oficial, n.º 44.026, de 31
de mayo de 2000, disponible en [http://www.alcaldiabogota.
gov.co/sisjur/normas/Norma1.jsp?i=5367 ].
Ley 599 de 24 de julio de 2000, Código Penal, Diario Oficial, n.º
44.097, de 24 de julio de 2000, disponible en [http://www.
secretariasenado.gov.co/senado/basedoc/ley_0599_2000.
html ].
Ley 600 de 24 de julio de 2000, Diario Oficial, n.º 44.097, de 24
de julio de 2000, disponible en [http://www.secretariasena-
do.gov.co/senado/basedoc/ley_0600_2000.html ].
Ley 731 de 14 de enero de 2002, Diario Oficial, n.º 44.678, de 16
de enero de 2002, disponible en [https://www.minagricultu-
ra.gov.co/Normatividad/Leyes/Ley%20731%202002.pdf ].
Ley 750 de 19 de julio de 2002, Diario Oficial, n.º 44.872, de 19
de julio de 2002, disponible en [http://www.alcaldiabogota.
gov.co/sisjur/normas/Norma1.jsp?i=5561 ].
Ley 790 de 27 de diciembre de 2002, Diario Oficial, n.º 45.046, de
27 de diciembre de 2002, disponible en [http://www.alcal-
diabogota.gov.co/sisjur/normas/Norma1.jsp?i=6675 ].
Ley 800 de 13 de marzo de 2003, Diario Oficial, n.º 45.131, de 18
de marzo de 2003, disponible en [http://www.alcaldiabogo-
ta.gov.co/sisjur/normas/Norma1.jsp?i=15011 ].
Ley 812 de 26 de junio de 2003, Diario Oficial, n.º 45.231, de 27
de junio de 2003, disponible en [http://www.secretariasena-
do.gov.co/senado/basedoc/ley_0812_2003.html ].
Ley 823 de 10 de julio de 2003, Diario Oficial, n.º 45.245, de 11
de julio de 2003, disponible en [http://www.mintic.gov.co/
portal/604/articles-3692_documento.pdf ].
Bibliografía
89
Ley 861 de 26 de diciembre de 2003, Diario Oficial, n.º 45.415, de
29 de diciembre de 2003, disponible en [http://www.alcal-
diabogota.gov.co/sisjur/normas/Norma1.jsp?i=11174 ].
Ley 882 de 2 de junio de 2004, Diario Oficial, n.º 45.568, de 3
de junio de 2004, disponible en [http://www.alcaldiabogota.
gov.co/sisjur/normas/Norma1.jsp?i=13826 ].
Ley 890 de 7 de julio de 2004, Diario Oficial, n.º 45.602, de 7 de
julio de 2004, disponible en [http://www.secretariasenado.
gov.co/senado/basedoc/ley_0890_2004.html ].
Ley 906 de 31 de agosto de 2004, Diario Oficial, n.º 45.658, de 1.º
de septiembre de 2004, disponible en [http://www.secreta-
riasenado.gov.co/senado/basedoc/ley_0906_2004.html ].
Ley 972 de 15 de julio de 2005, Diario Oficial, n.º 45.970, de 15
de julio de 2005, disponible en [http://www.alcaldiabogota.
gov.co/sisjur/normas/Norma1.jsp?i=17080 ].
Ley 984 de 12 de agosto de 2005, Diario Oficial, n.º 46.002, de 16
de agosto de 2005, disponible en [http://www.alcaldiabogo-
ta.gov.co/sisjur/normas/Norma1.jsp?i=17319 ].
Ley 1009 de 23 de enero de 2006, Diario Oficial, n.º 46.160, de
23 de enero de 2006, disponible en [http://www.icbf.gov.co/
cargues/avance/docs/ley_1009_2006.htm ].
Ley 1010 de 23 de enero de 2006, Diario Oficial, n.º 46.160, de
23 de enero de 2006, disponible en [http://www.secretaria-
senado.gov.co/senado/basedoc/ley_1010_2006.html ].
Ley 1023 de 3 de mayo de 2006, Diario Oficial, n.º 46.259, de 5
de mayo de 2006, disponible en [http://www.alcaldiabogota.
gov.co/sisjur/normas/Norma1.jsp?i=20747 ].
Ley 1098 de 8 de noviembre de 2006, Diario Oficial, n.º 46.446,
de 8 de noviembre de 2006, disponible en [http://www.
90
Mujer y legislación: Una cuestión de género
secretariasenado.gov.co/senado/basedoc/ley_1098_2006.
html ].
Ley 1142 de 28 de junio de 2007, Diario Oficial, n.º 46.673, de 28
de julio de 2007, disponible en [http://www.secretariasena-
do.gov.co/senado/basedoc/ley_1142_2007.html ].
Ley 1151 de 24 de julio de 2007, Diario Oficial, n.º 46.700, de 25
de julio de 2007, disponible en [http://www.alcaldiabogota.
gov.co/sisjur/normas/Norma1.jsp?i=25932 ].
Ley 1187 de 14 de abril de 2008, Diario Oficial, n.º 46.960, de 14
de abril de 2008, disponible en [http://www.alcaldiabogota.
gov.co/sisjur/normas/Norma1.jsp?i=29772 ].
Ley 1232 de 17 de julio de 2008, Diario Oficial, n.º 47.053, de 17
de julio de 2008, disponible en [http://www.secretariasena-
do.gov.co/senado/basedoc/ley_1232_2008.html ].
Ley 1236 de 23 de julio de 2008, Diario Oficial, n.º 47.059, de
23 de julio de 2008, disponible en [https://www.oas.org/dil/
esp/Ley_1236_de_2008_Colombia.pdf ].
Ley 1257 de 4 de diciembre de 2008, Diario Oficial, n.º 47.193, de
4 de diciembre de 2008, disponible en [http://www.alcaldia-
bogota.gov.co/sisjur/normas/Norma1.jsp?i=34054 ].
Ley 1413 de 11 de noviembre de 2010, Diario Oficial, n.º 47.890,
de 11 de noviembre de 2010, disponible en [http://www.
secretariasenado.gov.co/senado/basedoc/ley_1413_2010.
html ].
Ley 1448 de 10 de junio de 2011, Diario Oficial, n.º 48.096, de 10
de junio de 2011, disponible en [http://www.secretariasena-
do.gov.co/senado/basedoc/ley_1448_2011.html ].
Ley 1450 de 16 de junio de 2011, Diario Oficial, n.º 48.102, de 16
de junio de 2011, disponible en [http://www.secretariasena-
do.gov.co/senado/basedoc/ley_1450_2011.html ].
Bibliografía
91
Ley 1468 de 30 de junio de 2011, Diario Oficial, n.º 48.116, de 30
de junio de 2011, disponible en [http://www.secretariasena-
do.gov.co/senado/basedoc/ley_1468_2011.html ].
Ley 1475 de 14 de julio de 2011, Diario Oficial, n.º 48.130, de 14
de julio de 2011, disponible en [http://www.secretariasena-
do.gov.co/senado/basedoc/ley_1475_2011.html ].
Ley 1496 de 29 de diciembre de 2011, Diario Oficial, n.º
48.297, de 29 de diciembre de 2011, disponible en [http://
wsp.presidencia.gov.co/Normativa/Leyes/Documents/
ley149629122011.pdf ].
Ley 1542 de 5 de julio de 2012, Diario Oficial, n.º 48.482, de 5 de
julio de 2012, disponible en [http://www.secretariasenado.
gov.co/senado/basedoc/ley_1542_2012.html ].
Naciones Unidas. Convención Internacional sobre la Elimina-
ción de todas las Formas de Discriminación Racial, adoptada
y abierta a la firma y ratificación por la Asamblea General en
su Resolución 2106 A (xx), de 21 de diciembre de 1965, ra-
tificada el 2 de octubre de 1981, disponible en [http://www.
ohchr.org/SP/ProfessionalInterest/Pages/CERD.aspx ].
Naciones Unidas. Convención sobre la Eliminación de Todas las
Formas de Discriminación contra la Mujer -cedaw-, 1979,
adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas
por medio de la Resolución 34/180 del 18 de diciembre de
1979, disponible en
[http://www.un.org/womenwatch/
daw/cedaw/text/sconvention.htm ].
Naciones Unidas. Convención sobre los Derechos de las Per-
sonas con Discapacidad, ratificada el 10 de mayo de 2011,
disponible en [http://www.ohchr.org/Documents/Publica-
tions/AdvocacyTool_sp.pdf ].
Naciones Unidas. Convención sobre los Derechos del Niño, adop-
tada y abierta a la firma y ratificación por la Asamblea Gene-
ral en su Resolución 44/25, de 20 de noviembre de 1989, ra-
92
Mujer y legislación: Una cuestión de género
tificada el 28 de enero de 1991, disponible en [http://www.
ohchr.org/SP/ProfessionalInterest/Pages/CRC.aspx ].
Naciones Unidas. Declaración de Compromiso en la lucha contra
el vih-Sida, periodo extraordinario de sesiones de la Asam-
blea General de las Naciones Unidas sobre el vih/Sida, 25 a
27 de junio de 2001, disponible en [http://www.unaids.org/
sites/default/files/sub_landing/files/aidsdeclaration_es_0.
pdf ].
Naciones Unidas. Declaración del Milenio, Asamblea General,
A/res/55/2, 13 de septiembre de 2000, Cumbre del Mile-
nio, Nueva York, 6 al 8 de septiembre de 2000, disponible en
[http://www.un.org/spanish/milenio/ares552.pdf ].
Naciones Unidas. Historia de la redacción de la Declaración Uni-
versal de Derechos Humanos, disponible en [http://www.
un.org/es/documents/udhr/history.shtml ].
Naciones Unidas. Pacto Internacional de Derechos Civiles y Po-
líticos, adoptado y abierto a la firma, ratificación y adhesión
por la Asamblea General en su Resolución 2200 A (xxi), de
16 de diciembre de 1966, entrado en vigor el 23 de marzo de
1976, disponible en [http://www.ohchr.org/SP/Professiona-
lInterest/Pages/CCPR.aspx ].
Naciones Unidas. Pacto Internacional de Derechos Económicos,
Sociales y Culturales, 1976, Adoptado y abierto a la firma, ra-
tificación y adhesión por la Asamblea General en su Resolu-
ción 2200 A (xxi), de 16 de diciembre de 1966, entrado en vi-
gor el 3 de enero de 1976, disponible en [http://www.ohchr.
org/SP/ProfessionalInterest/Pages/CESCR.aspx ].
Naciones Unidas. Recomendación General n.º 25, vigésimo pe-
riodo de sesiones de 1999, sobre el parrafo 1 del articulo 4.º
de la Convencion sobre la eliminacion de todas las formas de
discriminacion contra la mujer, referente a medidas especia-
les de caracter temporal, disponible en [http://www.un.org/
Bibliografía
93
womenwatch/daw/cedaw/recommendations/General%20
recommendation%2025%20(Spanish).pdf].
Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Uni-
das para los Derechos Humanos. Informes Periódi-
cos quinto y sexto combinados de Colombia, cedaw/C/
col/5-6, disponible en varios idiomas en [http://tbinter-
net.ohchr.org/_layouts/treatybodyexternal/Download.
aspx?symbolno=CEDAW%2FC%2FCOL%2F5-6&Lang=es ].
Organización de los Estados Americanos. Convención Ameri-
cana Sobre Derechos Humanos, 1978, suscrita en la Conferen-
cia Especializada Interamericana sobre Derechos Humanos
(B-32), San José de Costa Rica, 7 al 22 de noviembre de 1969,
disponible en [https://www.oas.org/dil/esp/tratados_B-32_
Convencion_Americana_sobre_Derechos_Humanos.htm ].
Organización de los Estados Americanos. Convención Inte-
ramericana para Prevenir, sancionar y Erradicar la Violencia
contra la Mujer, 1994, adoptada por la Asamblea General de
la Organización de los Estados Americanos en Belém do Pará,
Brasil, el 9 de junio de 1994 disponible en [http://www.oas.
org/juridico/spanish/tratados/a-61.html ].
Editado por el Instituto Latinoamericano de Altos Estudios -ilae-,
en octubre de 2016
Se compuso en caracteres Cambria de 12 y 9 ptos.
Bogotá, Colombia