La inclusión escolar:
“Un desafío para la
educación por ciclos”
La inclusión escolar:
“Un desafío para la
educación por ciclos”
Ligia Ángela Figueroa Carreño
Instituto Latinoamericano de Altos Estudios -ilae-
Queda prohíbida la reproducción por cualquier medio físico o digital de toda o un aparte de
esta obra sin permiso expreso del Instituto Latinoamericano de Altos Estudios -ILAE-.
Publicación sometida a evaluación de pares académicos (Peer Review Double Blinded).
Esta publicación está bajo la licencia Creative Commons
Reconocimiento - NoComercial - SinObraDerivada 3.0 Unported License.
ISBN
978-958-8968-50-6
© Ligia Ángela Figueroa Carreño, 2017
© Instituto Latinoamericano de Altos Estudios -ILAE-, 2017
Derechos patrimoniales exclusivos de publicación y distribución de la obra
Cra. 18 # 39A-46, Teusquillo, Bogotá, Colombia
pbx: (571) 232-3705, fax (571) 323 2181
www.ilae.edu.co
Diseño de carátula y composición: Harold Rodríguez Alba
Edición electrónica: Editorial Milla Ltda. (571) 702 1144
editorialmilla@telmex.net.co
Editado en Colombia
Edited in Colombia
La educación no sólo es el motor del desarrollo individual
sino también del conjunto de la sociedad, por ello es un bien público
y un derecho humano de los que nadie puede quedar excluido”
Rosa Blanco Guijarro
Contenido
Introducción
11
Capítulo primero
Problema y objetivos
15
I.
Problema de la investigación
15
II.
Objetivos
15
A. Objetivo general
15
B. Objetivos específicos
15
Capítulo segundo
Marco referencial y antecedentes teóricos
17
I.
Estado actual del problema
18
II.
El curriculo vs. adaptación curriculo
21
III. La reorganización escolar por ciclos
como optimizadora en los procesos de inclusión
24
Capítulo tercero
Diseño metodológico
27
I.
Técnicas de la investigación
28
II.
La observación
28
A. Diseño de la guía de observación
30
III. Grupo focal
31
A. Grupo focal 1
32
B. Temas que emergen
32
C. Unidades temáticas
33
D. Descripción
34
Capítulo cuarto
Análisis de datos
39
9
La inclusión escolar: “Un desafío para la educación por ciclos”
Capítulo quinto
Propuesta de intervención
43
I.
Propuesta pedagógica: La inclusión escolar
“un desafío para la educación por ciclos”
43
Bibliográfia
49
Anexos
51
10
Introducción
Abordar el tema de la integración escolar va más allá de las prácticas
pedagógicas. Una de las más relevantes es la falta de identidad de la
licenciatura en educación especial, tanto a nivel de políticas públicas
como en su perfil profesional. Es común observar que los docentes de
esta área no se reconocen dentro de un grupo interdisciplinario de do-
centes y la situación se justifica aduciendo que carecen de un campo de
conocimiento específico. Adicionalmente, tampoco forman parte de un
grupo de profesionales terapéuticos.
Esta ambigüedad se hace más evidente aún cuando en nuestro des-
empeño laboral se desconoce la licenciatura como parte fundamental
del equipo de docentes que requieren las instituciones. Al hablar espe-
cíficamente de la instituciones públicas, el ejemplo más claro salta a la
vista cuando, para poder trabajar como profesores, debemos presentar
el examen, entrevista y demás procesos en el área de básica primaria
y ejercer como tales puesto que no existen convocatorias para nuestra
profesión. Lo contradictorio, o aquello que riñe abiertamente con esta
situación, es que cada vez hay más niños y jóvenes en nuestras insti-
tuciones, con necesidades educativas especiales, que no están siendo
atendidos debidamente; es más, ni siquiera se están conduciendo pro-
cesos de integración favorables porque los docentes que deben recibir
a esta población en el aula carecen de los conocimientos y herramien-
tas que demanda el manejo de la discapacidad.
Es preciso reconocer, no obstante, que hay instituciones de carácter
oficial que han logrado realizar procesos de integración favorables gra-
cias al equipo de docentes que se han venido capacitando en este senti-
do y a la presencia de educadores especiales. Estos últimos, en particu-
lar, han sido los promotores o artífices de las adaptaciones curriculares
que incluyen, por ejemplo, el manejo de la lengua de señas y el sistema
braille, entre otras orientaciones pedagógicas que han arrojado resul-
11
La inclusión escolar: “Un desafío para la educación por ciclos”
tados satisfactorios de cara a dichos procesos. Pero si partimos de la
realidad escueta, por ahora son más las instituciones a las que año tras
año se les ha venido generando problemáticas sociales y académicas
ya que han sido obligadas, por ley, a recibir a estos estudiantes sin las
orientaciones e infraestructura pedagógica acorde a su condición. La
mayoría de directivos y docentes desconoce cómo debe tratarse a esta
población y la situación se agrava todavía más si se tiene en cuenta que
la generalidad de los planteles educativos del gobierno no cuenta con
orientadores y mucho menos con educadores especiales entre su per-
sonal, aparte del hecho, ya referido, que se obvia o desconoce abierta-
mente la labor y formación profesionales propias de esta licenciatura.
Por esta razón, considero que es de vital importancia investigar más y
aportar, desde la docencia universitaria, a la concepción y proyección
socioeducativa de esta carrera en particular.
Al abordar esta problemática, nos encontramos con todo un des-
pliegue de políticas para la atención de niños, niñas y jóvenes en situa-
ción de discapacidad. Al respecto, el marco regulador es amplio: De-
claración Universal de Derechos Humanos (1984), Declaración Mundial
sobre Educación para Todos (1990) y Declaración de Salamanca sobre
Necesidades Educativas Especiales (1994). En nuestro caso particular,
contamos con las políticas distritales concernientes al caso, lo sancio-
nado al respecto en la Constitución Política vigente (art. 13), la Ley Ge-
neral de Educación de 1994 que impuso el ingreso de los niños con
Necesidades Educativas Especiales -nee- al sistema educativo regular
y el Decreto 2082 de 1996. No obstante, y como antes afirmábamos, la
disposición legal encontró serios obstáculos en la práctica por las ra-
zones ya expuestas de que se actúo sin contar con la suficiente prepa-
ración, conocimientos, orientaciones y demás que requiere el manejo
de infantes discapacitados al interior del aula.
Intentar cambiar estas disposiciones legales sonaría descabellado.
Por tanto, sería más realista y sensato proporcionar las bases de un
sistema educativo verdaderamente incluyente, es decir, crear las con-
diciones en que esto sea posible en vez de tratar de convencer al do-
cente que hacen parte de sus deberes, esté preparado o no, el acoger
y atender a este estudiantado en su aula de clase, o forzarlo, en el caso
extremo, a improvisar una adaptación curricular la cual, además, rara
vez se da porque se adolece de la suficiente claridad respecto de lo que
es y entraña un currículo como para lograr adaptarlo a las lógicas de-
mandas que no han sido previamente asimiladas ni planificadas.
12
Ligia Ángela Figueroa Carreño
Al convivir día a día con este reto y el buscar constantemente herra-
mientas que le permitan a estos estudiantes desarrollarse como seres
sociales, nos encontramos con un sin número de propuestas alternan-
tes en cuanto a temas, contenidos, materiales, etc. A la par, debemos
estar al tanto de los cambios operados a nivel estatal respecto de la
educación regular. Esto conlleva, en síntesis, estar, de un lado, a la bús-
queda constante de mejorar la integración y, por el otro, atender las
políticas públicas. En este proceso nos encontramos ahora con la orga-
nización escolar por ciclos, pero ¿dónde queda la integración escolar
en esta nueva concepción?
La organización escolar por ciclos está en capacidad de permitirle
a los docentes resignificar el papel de cada uno dentro de procesos de
inclusión de calidad sin necesidad de recurrir a todo un cambio escolar
dentro del aula que, al parecer, equivale a tener dos cursos en uno en la
medida que la alternativa ha sido adaptar el currículo al estudiante con
necesidades educativas especiales y mantener el mismo o modificarlo
en función de los demás estudiantes. Al respecto, continúo preguntán-
dome si esto puede tomarse realmente como integración puesto que,
a mi juicio, lo que está produciéndose en la práctica no es más que una
segregación del sistema.
13
Capítulo primero
Problema y objetivos
I. Problema de la investigación
¿Cuáles son los significados atribuidos por los docentes y estu-
diantes del ciclo i al proceso de inclusión llevado en la Institución
Educativa Distrital Villemar el Carmen, sede B?
II. Objetivos
A. Objetivo general
Conocer los significados que le atribuyen los docentes y estudiantes
del primer ciclo a los procesos de inclusión en el aula.
B. Objetivos específicos
• Identificar los significados y aportes expuestos desde el PEI y
planeación curricular para la inclusión de niños con déficit cog-
nitivo leve en ciclo I.
• Describir el rol del docente y las manifestaciones implícitas en
los procesos pedagógicos que se realizan para los niños integra-
dos en la institución educativa.
• Reconocer como se están interpretando los procesos de inclu-
sión al aula en la institución educativa.
15
Capítulo segundo
Marco referencial y antecedentes teóricos
Son diversos y ampliamente contradictorios los términos que buscan
definir o delimitar la integración escolar. Por experiencia propia, pri-
mero como educadora especial en el sector privado, y al presente en
calidad de docente de básica primaria adscrita al sector público, estoy
plenamente convencida que la segregación puede prevalecer por en-
cima de la integración e igualdad tal y como afirma Cabada Álvarez1:
“Si no se dan una serie de condiciones, este niño puede estar tanto o
más segregado que si está en una escuela especial en la que se cumplen
una serie de circunstancias integradoras”. De acuerdo con otro estu-
dioso, la inmersión a grupos culturales e individuos diferentes no ge-
nera una convivencia social favorable y enriquecedora. Según estudios
realizados, los niños integrados no son menos rechazados ni se rela-
cionan más asertivamente por acción de su ubicación en el contexto
educativo regular (Ortiz)2. Existen numerosas barreras para el apren-
dizaje y la participación que experimentan los estudiantes para acce-
der, aprender y participar en las instituciones educativas; de acuerdo
con el modelo social surgen de la interacción entre los estudiantes y
sus contextos: las personas, las políticas, las instituciones, las cultu-
ras y las circunstancias sociales y económicas que afectan o limitan su
participación. (Desarrollando el Aprendizaje y la Participación en las
Escuelas, 2006). Desde este punto de vista se comienza a integrar el
termino de accesibilidad el cual hace referencia al derecho ciudadano
1
José Manuel Cabada Álvarez. “La educación especial: Situación actual y expectativas”. En
José Gisbert Alós. Educación especial, Madrid, Cincel, 1991.
2
Juan Vicente Ortiz Franco. “La integración escolar del excepcional: complejidades y po-
sibilidades”, Revista Pedagogía y Saberes, n.° 9, Bogotá, Universidad Pedagógica Nacional,
1997, pp. 19 a 28.
17
La inclusión escolar: “Un desafío para la educación por ciclos”
por el cual toda persona sin importar su edad y sus condiciones per-
sonales y sociales puede disfrutar plenamente de todos los servicios
que presta y ofrece la escuela, la comunidad y las instituciones: comu-
nicación, espacios urbanísticos, arquitectónicos, vivienda, servicios
públicos, medios de transporte, de tal forma que todas las personas
puedan llegar, acceder, usar y salir en forma autónoma, segura y con-
fortable (men, 2006). Desde este punto de vista las acciones inclusi-
vas deberían ser encaminadas a todas las actividades de promoción,
planeación, implementación, seguimiento y evaluación que realiza la
institución desde la gestión, para atender con calidad y equidad las ne-
cesidades en el aprendizaje, la participación y la convivencia de su co-
munidad educativa, brindando los apoyos necesarios a los estudiantes
con necesidades educativas especiales, entendiendo por apoyo todas
las actividades que aumentan la capacidad de la institución educativa
para dar respuesta a la diversidad de los estudiantes (Índice de inclu-
sión, 2004). Se considera que la diversidad está dentro de lo “normal”
y el énfasis está en desarrollar una educación que valore y respete las
diferencias derivadas de: género, raza, religión, cultura, posibilidades
de aprendizaje, entre otras, viéndolas como una oportunidad para op-
timizar el desarrollo personal y social, como medio para enriquecer los
procesos educativos (Blanco, 2006).
I. Estado actual del problema
Teniendo como referente las actuales políticas públicas de educación
y en particular las que orientan la inclusión escolar en las que se en-
marcan la “educación inclusiva como la posibilidad de acoger en la ins-
titución educativa a todos los estudiantes independientemente de sus
características personales, culturales, cognitivas y sociales” (Al Tablero
n.° 43, 2007). Este enfoque deduce que todos los estudiantes pueden
aprender, siempre y cuando su entorno educativo ofrezca condiciones
de accesibilidad para todos y provea experiencias de aprendizaje sig-
nificativas para todos los actores que allí se encuentran. Desde esta
visión la inclusión va más allá de un asunto de derechos y valores; es
la posibilidad de que todas las personas se formen y eduquen en la
institución educativa de su sector y puedan gozar de todos los recur-
sos que tiene ésta, sin que se le discrimine o limite su participación,
esta afirmación supone una educación con calidad y equidad en don-
18
Ligia Ángela Figueroa Carreño
de se permita crear e implementar diversas actividades que son flexi-
bles al currículo escolar. Entendiendo por equidad: “Dar a cada uno
lo que cada uno necesita”, significa reconocer que las personas tienen
posibilidades personales y necesidades de apoyo diferentes para lle-
gar a ser individuos autónomos y productivos (Programa de Educación
Inclusiva con Calidad, 2007).
Pero desafortunadamente nos venimos enfrentando a una serie de
exclusiones no solo para los estudiantes con necesidades educativas
especiales sino a toda la población educativa como lo señala Terigi
(2009, pp. 22 a 24) en el cual describe cinco formas de exclusión edu-
cativa a la que los niños, niñas y jóvenes están expuestos. La primera
forma de exclusión se refiere a los niños que no pueden acceder al sis-
tema. La segunda forma es aquélla en la que los niños y las niñas ingre-
san al sistema, asisten unos años y luego abandonan. La tercera forma
es la denominada “escolaridad de baja intensidad” (Kessler, 2004, en
Terigi, 2009), en la cual asisten a la escuela pero mantienen una rela-
ción desde dos perspectivas, demostrando poco interés por sus tareas y
actividades y; aquéllos que generan situaciones que dificultan la convi-
vencia escolar, promoviendo situaciones violentas. Pues es de resaltar
que el sistema educativo no está generando estrategias que tengan en
cuenta los intereses, motivaciones y necesidades de los estudiantes. La
cuarta forma de exclusión educativa hace una comparación referente
a aquellos sistemas que promueven aprendizajes que responden a una
elite o a un sector social determinado, en detrimento de los saberes de
los grupos minoritarios o de aquéllos menos favorecidos; en este sen-
tido, se plantea la necesidad de que los currículos deben considerar e
integrar los saberes culturales y los intereses de todos.
La última forma de exclusión educativa hace referencia a las formas
devaluadas de los aprendizajes, esta forma de exclusión puede obser-
varse en los sectores sociales más pobres que acceden a la escuela,
transcurren en ella, llegan a finalizarla, pero sus trayectorias escolares
están marcadas por experiencias de aprendizajes de baja calidad, com-
prometiendo su rendimiento futuro y su posibilidad de que continúen
una educación superior o técnica. Todas las formas de exclusión men-
cionadas demuestran que tener la oportunidad de entrar en la escuela
no garantiza el logro de aprendizajes y en consecuencia acceder al co-
nocimiento. “La heterogeneidad que habita las aulas exige repensar las
formas y modos como hasta ahora se está enseñando”.
19
La inclusión escolar: “Un desafío para la educación por ciclos”
Y este es el mayor reto que vemos día a día, en el que el currículo, la
institución, los estudiantes y docentes vayan tras un mismo objetivo;
pues al parecer cada uno va por su lado segregando y excluyendo con
cualquiera de las cinco formas antes mencionadas a los estudiantes que
no se pueden encasillar en este. Desde esta visión la inclusión escolar
está cada vez más lejos de ser de calidad; aunque se le ha obligado a las
instituciones a integrar los niños no se evidencian cambios en su currí-
culo que permitan una flexibilización del mismo. Tal como lo plantean
Falus y Goldberg (2010) para que la escuela sea un espacio que pro-
mueva la equidad educativa, los niños y las niñas de todas las regiones
del país deberían tener la oportunidad de acceder a escuelas equipadas
con los recursos materiales adecuados, distribuidos de tal manera que
se tengan en cuenta las necesidades reales de los contextos socioeconó-
micos a los cuales pertenecen y sus necesidades particulares.
El hecho de haber trabajado en educación especial y poder compa-
rar las prácticas pedagógicas que se dan en este ámbito, tanto en el sec-
tor privado como en el público, no me permite afirmar que unas sean
mejores que las otras. Lo que cabe al caso es reconocer que cada es-
tudiante requiere un nivel de apoyo diferente, sin importar la clase de
plantel donde esté. Más que afirmar si la integración es buena o no, se
precisa que los docentes busquemos, de manera concertada y sujeta a
la realidad, las vías que habrán de favorecer el acceso al conocimiento,
y no sólo en las escuelas. La integración es más que inserción o integra-
ción física; es, ante todo, inclusión, noción que supone igualdad, igual-
dad social, es decir, un derecho humano fundamental e insoslayable.
Es aquí donde el currículo toma una visión más objetiva; según
Abraham Magnendzo entiende que un currículo comprensivo exige
un replanteamiento del proceso de seleccionar, organizar y transmi-
tir la cultura, lo cual implica crear nuevas formas de conocimiento en
donde las áreas se integren y crean un conocimiento interdisciplinario,
se interesa de la importancia de reconocer la historia como un proceso
para recuperar la identidad. De esta manera se reconoce la diversidad
cultural, étnica, clase y género. Desde este enfoque curricular estaría-
mos más cerca de lograr una verdadera inclusión.
20
Ligia Ángela Figueroa Carreño
II. El curriculo vs. adaptación curriculo
El currículo es uno de los aspectos de mayor importancia en el ámbito
educativo, tanto así que existen numerosas definiciones de su deber
ser. Según Lemke (Barrera, 1997), éste comprende la suma total de
todas las experiencias planeadas de aprendizaje, del impacto de todos
los recursos de la comunidad, ya sean naturales o producidos por el
hombre, en ese aprendizaje. El currículo, desde esta perspectiva, pue-
de entenderse por tanto como el conjunto de elementos que tienen di-
recta influencia en el estudiante en el proceso educativo y dicho con-
junto comprende planes, programas, actividades, material didáctico,
mobiliario escolar, ambiente, relaciones con docentes y estudiantes.
Esta definición me genera una inquietud particular respecto de la
adaptación curricular, porque si todas estas condiciones y variables
antes enunciadas han sido tomadas en cuenta al momento de elaborar
un currículo, ¿cómo se justifica, por consiguiente, su posterior acomo-
damiento a una situación que ya debía estar prevista? Además, si ha-
blamos de integrar estudiantes especiales, ¿por qué crear otro currícu-
lo para ellos? Eso sería segregarlos, al contrario de incluirlos. Pero hay
algo más grave aún y es cuando por adaptación curricular se entiende
suprimir temas o contenidos bajo el atrevido supuesto que el estudian-
te con necesidades educativas especiales jamás podrá comprenderlos.
En otras palabras, no hay claridad respecto de qué exactamente modi-
ficar o cuáles son las características específicas de la discapacidad del
estudiante para emprender esas adaptaciones.
En Colombia el profesor Nelson López también le da gran impor-
tancia al proceso curricular con un enfoque histórico cultural además
aboga por un currículo integrado que desde la reorganización de la
enseñanza por ciclos comienza a adquirir un sentido más claro, pues
toma los conocimientos previos de los estudiantes, las necesidades, los
intereses, los ritmos de aprendizaje definiéndolo como un proceso de
construcción colectiva, un currículo integrado con la perspectiva de
transversalidad permite la formación de personas autónomas intelec-
tual y moralmente es decir un currículo abierto y flexible para que la
escuela esté más cerca de la realidad; pues promueve un plan de estu-
dios de diversas formas como, tópicos generativos, ejes problémicos,
ejes temáticos, temas de interés, integración por relatos, entre otros;
que se dimensionan en el aula de clase a partir de proyectos de aula.
21
La inclusión escolar: “Un desafío para la educación por ciclos”
Es decir “formas de integración curricular”. Teniendo un currículo con
esta visión se podría diseñar un plan de estudios que sea más asequible
para lograr una inclusión de verdadera calidad, pues es incoherente se-
guir excluyendo la inclusión escolar de las innovaciones educativas, en
particular de los “Ciclos” debemos tenerlo en cuenta en los cambios y
nuevas propuestas para la educación de nuestro país , pero contradic-
torio a esto vemos como por un lado va la educación para los estudian-
tes “normales” y por otro la inclusión escolar, por tanto considero que
la inclusión escolar ya debe ser asumida por todo el sistema educativo,
incluirlo en la reorganización escolar por ciclos es la propuesta final
de esta investigación para la institución educativa distrital donde labo-
ro; haciendo participe a toda la comunidad educativa, permitiendo un
acercamiento y flexibilización del plan de aula, capacitar a los docentes
sobre la discapacidad y presentar un plan de estudios con los debidos
ajustes para ciclo i, es la propuesta que diseñe con el fin de lograr una
educación de calidad, donde la inclusión no sea vista como un trabajo
extra para los docentes sino la posibilidad de poder ofrecer una “Edu-
cación para Todos”.
El docente debe asumir la educación como un derecho de toda per-
sona, cabe mencionar a Kugelmass (2003), en donde fundamenta
que una escuela inclusiva debe contar con un grupo de docentes que
comparten el compromiso de promover la participación de todos los
miembros de la comunidad educativa. Se trata de un trabajo en equipo,
de una cultura de trabajo colaborativo. Las escuelas inclusivas enfren-
tan las demandas del sistema como un reto para mejorar y aprender
nuevas formas de hacer que sus estudiantes aumenten sus competen-
cias, sensibilizar a la comunidad para que se integre.
Refutar la importancia de la inclusión educativa, seria inhumano
pero si debemos repensar en este proceso y en cómo se está llevando a
cabo, pues más allá de incluirlos en una lista es poderles brindar apo-
yos de calidad, incluirlos en las políticas públicas, lograr que nuestras
instituciones escolares sean más equitativas.
Katarina Tomasevsky (2002 en Blanco, 2006) plantea que los sis-
temas educativos que buscan hacer realidad el derecho a la “Educación
para Todos” transitan por tres etapas:
22
Ligia Ángela Figueroa Carreño
1. En la primera, se favorece el acceso a la escuela de aquéllos que
han estado excluidos (discapacitados, poblaciones indígenas, gru-
pos nómadas) pero en espacios segregados: centros de educación
especial, o programas especiales para nivelación.
2. En la segunda etapa, se pretende asumir la educación para todos
pero si bien los centros educativos aceptan a los que tradicional-
mente han estado afuera, a los excluidos, la escuela no se modifica
y son los estudiantes los que deben buscar la manera de encajar en
el status quo.
3. La tercera etapa implica un cambio de mirada de la escuela ya que
reconoce el valor de la diversidad, en sus características individua-
les, en sus intereses, motivaciones y capacidades.
La pregunta sería ¿en qué etapa están nuestras instituciones educati-
vas distritales?, pues con solo ver el currículo de las instituciones y el
manejo que se le da a las adaptaciones curriculares y la falta de conoci-
miento por parte de los docentes acerca de las dificultades o necesida-
des de los niños que se integran es claro ver como hasta ahora estamos
finalizando la primer etapa; además si el plan sectorial de educación se
ha propuesto la transformación pedagógica de la escuela y de las prác-
ticas de enseñanza desde la “reorganización de la enseñanza por ciclos”
por qué dejamos por fuera la inclusión escolar desde esta perspectiva,
no estaríamos hablando de inclusión sino de exclusión de todo un pro-
pósito curricular que hace necesario reorientar la organización escolar
así como rediseñar los componentes curriculares, con la participación
de los y las docentes como parte esencial del proceso de diseño e im-
plementación de dicha reorganización. Desde esta perspectiva sería
incoherente seguir hablando de educación inclusiva por un lado y por
otro la educación por ciclos, ambos temas son de interés para la educa-
ción en nuestro país y no podemos desligar uno del otro sino encontrar
como desde la educación por ciclos podemos fortalecer la inclusión, si
vemos el proceso de reorganización como una oportunidad para mejo-
rar las prácticas educativas.
23
La inclusión escolar: “Un desafío para la educación por ciclos”
III. La reorganización escolar por ciclos
como optimizadora en los procesos de inclusión
La reorganización curricular por ciclos y la transformación de la en-
señanza para la garantía del derecho a una educación de calidad de
los niños, niñas y jóvenes de Bogotá desde el desarrollo del plan de
sectorial “Educación de calidad para una Bogotá positiva” tiene su fun-
damento en la Constitución Nacional de 1991, la Ley 115 de 1994 y el
Foro educativo distrital sobre calidad y pertinencia de la educación.
El desarrollo conceptual y metodológico de los ciclos surge desde la
Dirección de Educación Preescolar y Básica.
Al leer sobre el tema, el cual nos parece coherente y centrado en
la población educativa de nuestro país, consideramos que es hora de
integrarlo a la educación especial porque es improcedente continuar
hablando de inclusión con calidad cuando el grupo poblacional con ne-
cesidades especiales no es tomado en cuenta en los cambios que afec-
tan actualmente la educación en Colombia. Si los ciclos surgen desde
sus fundamentos teóricos, como organizaciones que responden a la
necesidad de “atender las características evolutivas del desarrollo de
los estudiantes” (Aguerrondo, 2001)3 y si consideramos “el tiempo de
formación diferenciada que involucra la infancia, la pubertad, la ado-
lescencia y la juventud” (de Freitas, 2003)4, no estamos nada lejos de
lo que se pretende en cuanto a la integración escolar. Por esta razón
considero que la educación por ciclos puede y debe permitir el mejora-
miento de la educación para la población con necesidades educativas
especiales, educación que ha demostrado ser hasta el momento tan
vulnerable y excluyente en relación con las propuestas pedagógicas.
La teoría de los estadios de Piaget toma gran importancia en la re-
organización por ciclos, el aporte principal que se toma de Piaget es de
haber caracterizado el desarrollo cognitivo de una manera profunda y
haber comprendido que los estadios cognitivos se construyen y varían
a lo largo de la vida. Para Piaget los estadios son conjuntos integrados
que expresan el desarrollo cognitivo de los individuos “son estructu-
ras de conjunto” (Piaget e Inheleder, 1980). Es así como puede verse
3
“Educación de calidad. Herramientas para la vida”. En Plan de Desarrollo Distrital Bogotá
positiva: Para vivir mejor 208-2012.
4
Idem.
24
Ligia Ángela Figueroa Carreño
su relación con el concepto actual de ciclo previstos como compactos
articulados y coherentes entre ellos y con el desarrollo de niveles de
complejidad que gradualicen y hagan pertinente el proceso formativo
de aprendizaje y que respondan a las necesidades, los intereses, los
ritmos, las potencialidades y capacidades de los niños, niñas y jóvenes.
Con estos fundamentos teóricos estamos totalmente correlacionados
con lo que buscamos en la inclusión ¿entonces porque no tenerla en
cuenta en esta nueva visión educativa?
Un aspecto fundamental que caracteriza la reorganización curricu-
lar es que transporta su visión estando muy centrada en los contenidos
disciplinares fragmentados entre sí, a procesos de desarrollo integral,
donde son asumidos no solo desde la perspectiva cognitiva, sino que
se reconoce la multidimensionalidad y dinámica de su constitución,
abriendo la mirada pedagógica y didáctica para dar espacio a lo psi-
coafectivo, lo social, lo cognoscitivo, la comunicación, la expresión, y la
creatividad. Desde esta visión se requiere entonces hablar de ambien-
tes de aprendizajes ordenados para permitir el movimiento integral
de los sujetos, con una lógica de integración curricular que supera el
aislamiento de los campos disciplinares, por eso se retoma los “cam-
pos de pensamiento”, superando el academicismo, en donde las áreas
dejan de ser aisladas y se complementan unas con otras. Entonces por-
que no se habla de inclusión desde la reorganización escolar por ciclos,
porque no tenerla en cuenta cuando sus fundamentos y práctica nos
permiten optimizar los procesos de inclusión, pues tanto esta nueva
propuesta educativa como la atención con calidad para niños con ne-
cesidades educativas especiales comparten el mejoramiento de la cali-
dad educativa.
25
Capítulo tercero
Diseño metodológico
Esta investigación se plantea desde la metodología cualitativa de tipo
comprensiva e interpretativa lo cual facilita la comprensión de los sig-
nificados en los fenómenos sociales referidos a la inclusión escolar de
la institución.
La metodología cualitativa se centraliza en la descripción solida de
significados (Geertz en Kornblit, 2004, p. 9), planteamiento que jus-
tifica el uso de esta metodología para este estudio desde la compren-
sión de significaciones que los actores hacen de la realidad. Por medio
de este paradigma podemos profundizar sobre las construcciones que
los mismos han ido haciendo de su medio social (Kornblit, 2004). La
investigación se desarrollará a través de una muestra de estructural,
de informantes claves que se destacan por el conocimiento en profun-
didad que tienen sobre el contexto estudiado “una cuidadosa y contro-
lada selección de sujetos con ciertas características específicas previa-
mente seleccionadas” (1999, p. 227).
El diseño de esta investigación permite conocer en directo una rea-
lidad tan sensible como lo es la educación inclusiva porque tiene como
objeto la descripción detallada, que comparte una determinada cultura
en función de su significado simbólico para la comprensión de los pro-
cesos educativos del grupo. Montero y León (2003, p. 142) sostienen
por “cultura un conjunto de patrones de la vida diaria en los que se en-
trelaza lo que se hace, lo que se dice y los instrumentos que se utilizan”.
Esta investigación cualitativa considera el estudio del clima de la in-
clusión en una institución pública con niños integrados. Fomentando
al investigador a realizar aportes e ir interpretando las perspectivas
personales. Es aquí donde puedo interactuar en el caso, de un modo
único y que la calidad y la utilidad de la investigación no dependen de
la capacidad de ser reproducida, sino del “valor de los significados que
27
La inclusión escolar: “Un desafío para la educación por ciclos”
me han generado como investigador” (Stake, 1998, cit. en Montero
y León , 2003, p. 431) desde este enfoque el método cualitativo me
permite ser partícipe de una realidad externa desde mi análisis e in-
terpretación y esa razón será, en esencia, mi participación, como una
aportación a la inclusión.
El análisis de la realidad, de acuerdo a Gloria Pérez,
precisa del conocimiento y uso de metodologías con valor instrumental para
la acción social, no pretende llevar a cabo un estudio cuyo objetivo se quede
en sí mismo; la finalidad en este caso da preferencia a la acción social sobre la
realidad objeto de estudio (2012).
La presente investigación cualitativa, busca encontrar los significados
compartidos y particulares que los profesores han construido en rela-
ción al trabajo con la inclusión, los actores son observados en su contex-
to natural: la escuela, y también en su rol de profesor. Por esta razón en
este caso las fuentes de información y los criterios de selección de infor-
mantes son: los docentes y los estudiantes de la institución educativa.
I. Técnicas de la investigación
En este estudio cualitativo y frente a los objetivos del mismo, se realiza
una exploración desde diferentes perspectivas para llegar a conocer
los significados atribuidos al tema de la inclusión escolar, como tam-
bién, la perspectiva individual del profesor como actor que reconstru-
ye el sentido de sus prácticas pedagógicas incluyentes.
Bajo este enfoque, las técnicas seleccionadas y aplicadas son: ob-
servación y grupo focal, estas técnicas en el campo de investigación se
integran, ya que la observación complementa la información dada en
los grupos focales.
II. La observación
Es una técnica de gran utilidad en la investigación cualitativa siendo
este un proceso de recogida de información sistemática y orientada a
explorar el problema en el mismo contexto y momento en que este se
desarrolla. Así, por ejemplo, si mi interés es investigar sobre la inclu-
sión en el aula no solo resultaría importante que realicemos entrevis-
tas o encuestas a los alumnos y los profesores del colegio sino que ade-
28
Ligia Ángela Figueroa Carreño
más fue fundamental observar cómo estas relaciones se desarrollan,
durante las horas de clase o descanso. De esta manera, podemos decir
que la observación constituye un acercamiento a la realidad “durante y
de la manera en que esta misma sucede”. Es a partir de la definición de
nuestro problema o tema a investigar que se determina “qué se obser-
va, quién es observado, cómo se observa, cuándo se observa, dónde se
observa, cuándo se registran las observaciones, qué observaciones se
registran, cómo se analizan los datos procedentes de la observación o
qué utilidad se da a los datos” (Vázquez, 2003, p. 30).
Esta técnica tiene dos variables o categorías importantes en el pro-
yecto y son los docentes y estudiantes. Se mantuvo como técnica la ob-
servación participante que constituye el instrumento básico y funda-
mental para la recogida de información.
En esta técnica, se usan los sentidos para observar hechos y reali-
dades sociales presentes, en el contexto real en donde se desarrolla
normalmente la labor pedagógica del profesor.
La observación se realizó con registro en notas de campo (ver ane-
xos). Permitiendo identificar actitudes de los profesores frente a la in-
clusión y prácticas pedagógicas frente a las necesidades y diversidad
de los estudiantes.
La observación da un soporte para la descripción de hechos latentes
que debía transcribirse, como el objetivo de esta investigación es obte-
ner información completa sobre el proceso de inclusión en un colegio
distrital fue muy conveniente la observación, pues se requerían datos
que no se podían preguntar directamente porque los niños y/o docen-
tes se mostraban incómodos. Por lo cual esta técnica permitió observar
dentro del aula las condiciones en que están los niños con déficit cogni-
tivo leve, así como de las repercusiones físicas, psicológicas y sociales
dentro del trabajo desarrollado en el aula.
Las observaciones se realizaron en el aula, consejos de profesores y
descansos. Estos contextos fueron elegidos por representar escenarios
fundamentales en la vida escolar.
Para la observación en aula se seleccionaron los profesores y estu-
diantes de ciclo i (transición, primero y segundo):
Del grupo de docentes de este ciclo se hizo filtro teniendo en cuenta:
• Profesores que expresan algún rechazo a la labor con alumnos
con necesidades educativas especiales.
29
La inclusión escolar: “Un desafío para la educación por ciclos”
• Profesores que se expresen estar de acuerdo con la inclusión
escolar.
• Profesores de educación especial
A. Diseño de la guía de observación
La elaboración de la guía de observación se realizó con la intención
de obtener datos visibles de la institución educativa, la cual aporta
información específica sobre la condición y significados atribuidos al
proceso de inclusión escolar y complementa la información recogida
mediante los otros instrumentos. Para la aplicación de la guía de ob-
servación, como es en la misma institución donde trabajo la realice en
la jornada de la tarde.
Para este estudio se realizaron un total de seis observaciones direc-
tas según el contexto. Salón de clase, consejos de profesores y descan-
sos. En cada situación observada se registró:
• Metodologías y estrategias usadas por los profesores.
• Relaciones que establece el profesor con los estudiantes con ne-
cesidades educativas especiales.
• Adaptaciones curriculares para mejorar las posibilidades de
aprendizaje.
• Comentarios que el profesor hace de los estudiantes en inclu-
sión o del curso en general.
• Cualquier acontecimiento que permita conocer las acciones y
toma de decisiones del profesor y estudiantes, frente al apren-
dizaje y/o socialización de los estudiantes con necesidades edu-
cativas especiales.
Para el caso de las observaciones en los consejos de profesores, se ob-
servaron un total de dos consejos de profesores en donde se trabajó el
tema de pérdida de año, adaptaciones curriculares; en estas observa-
30
Ligia Ángela Figueroa Carreño
ciones, se registró los acontecimientos, comentarios y la decisión que
de una u otra manera apoya, rechaza o interfiriere el trabajo de inclu-
sión escolar.
III. Grupo focal
El siguiente momento de participación fue el grupo focal, su objetivo
general fue obtener y concretar información en grupos sociales especí-
ficos (estudiante y docentes de ciclo i) que tienen directa relación con
los estudiantes integrados.
“La técnica de los grupos focales se centra en la interacciones en
equipo en una mesa de trabajo durante una entrevista grupal abierta
y estructurada”. El grupo focal es particularmente útil para explorar
los conocimientos, las prácticas y las opiniones (Kitzinger, 1995, en
Kornblit, 2004, p. 77); se utilizada para recoger información en la in-
vestigación cualitativa; esta técnica se describe como “un modo de oír
a la gente y aprender de ella” (Morgan, 1998).
Esta técnica de recogida de información, es un grupo de trabajo,
con actividades y objetivos claros. Korman define un grupo focal como
“una reunión de un grupo de individuos seleccionados por los inves-
tigadores para discutir y elaborar, desde la experiencia personal, una
temática o hecho social que es objeto de investigación”. Desde esta vi-
sión esta técnica contribuyó a establecer un contacto directo con los
informantes niños y niñas con necesidades educativas especiales, en
una mesa de trabajo con sus compañeros y docentes; fortaleciendo
los procesos de interacción, discusión y elaboración de unos acuerdos
dentro del grupo acerca de la temática preparada con anticipación “la
inclusión”. Por lo tanto el punto característico que distingue a los gru-
pos focales es la participación dirigida y consciente y unas conclusio-
nes producto de la interacción y elaboración de unos acuerdos entre
los participantes.
El grupo focal actúa como un eje que fija y ordena, según criterios de
pertinencia, el sentido social presente en el discurso de los profesores
y estudiantes, correspondiente al campo semántico en relación al tema
discutido, la “inclusion escolar”.
La selección de los participantes cada grupo focal, tiene relación con
criterios de simetría y heterogeneidad en el grupo.
31
La inclusión escolar: “Un desafío para la educación por ciclos”
Robert Merton, en su artículo “La entrevista focalizada” define los
parámetros para el desarrollo de grupos focales:
• Hay que asegurar que los participantes tengan una experiencia
específica u opinión sobre la temática o hecho de investigación.
• Requiere de un guion de funcionamiento que reúna los principa-
les tópicos a desarrollar hipótesis o caracterizaciones.
• Que la experiencia subjetiva de los participantes sea explorada
con relación a las hipótesis investigativas.
Teniendo las anteriores referencias fue una técnica adecuada para esta
investigación pues facilito el dialogo entre los estudiantes y los docen-
tes de ciclo inicial. De esta manera se proporciona la recolección de
información y así encontrar los argumentos necesarios para obtener
la percepción, concepciones, y creencias que cada integrante del grupo
tiene con respecto a la inclusión escolar.
• Se realizó un grupo focal con estudiantes de los ciclos i y se
les pregunto: “¿Qué opinan de estar recibiendo las clases con
niños con necesidades educativas especiales en el mismo salón
de clases?”
A. Grupo focal 1
Este grupo está conformado por 12 estudiantes de ciclo i entre los seis
y nueve años de edad del Colegio Villemar el Carmen, sede B, el mode-
rador fue un estudiante que escogió el grupo.
B. Temas que emergen
¿Qué opinan de estar recibiendo las clases con niños con necesidades
educativas especiales en el mismo salón de clases?
• Pues es raro porque me da pesar que a veces no entiendan nada.
32
Ligia Ángela Figueroa Carreño
Yo creo que estarían más felices en colegios donde hayan más
niños así.
Si, deberían estar más contentos con compañeros que tampoco
entiendan tan fácil, pues a veces ni juegan en los descansos.
Pues acá tienen poquitos amigos es que son a veces no siempre,
como raros.
A veces me hago en grupo con ellos pero casi no hablan.
Ellos también deben asistir al colegio, pero a veces se las montan
mucho ¿cómo no entienden?
Yo he tenido varios compañeros así, en la otra sede había resto y
me parecía bacano, pues ellos también deben aprender muchas
cosas del colegio.
Si pueden estudiar en la misma escuela, pero que tengan su sa-
lón y profesores que los entienden un poquito mejor, porque a
veces los profesores se estresan y los regañan mucho y no les
ponen a hacer nada.
A mí me gustaba cuando estaba la profesora de los niños enfer-
mos pues ella les ayudaba resto.
Yo creo que deberían estudiar en colegio que sea solo para ni-
ños así.
Es que a veces me da pesar cundo los tratan de bobos es que
ellos se sienten mal.
C. Unidades temáticas
• Educación para “todos”.
• Inclusión escolar.
33
La inclusión escolar: “Un desafío para la educación por ciclos”
• Valores: Igualdad, respeto, tolerancia, amistad.
• Contexto escolar: Exclusión escolar, población vulnerable.
• Educación especial.
• Adaptaciones curriculares.
• Relación con padres.
D. Descripción
En el Foro Mundial sobre Educación (Dakar, 2000), 164 gobiernos se
comprometieron a hacer realidad la “educación para todos” -ept- sien-
do esta un compromiso mundial para dar educación de calidad a todos
los niños, jóvenes y adultos. Desde entonces la unesco siendo la organi-
zación que coordina la ept se propone como objetivo inicial extender y
mejorar la protección y educación integrales de la primera infancia, es-
pecialmente para los niños más “vulnerables y desfavorecidos” Unesco.
La Educación para Todos, 2000-2015: logros y desafíos, 2015.
La discapacidad está directamente relacionada con la marginación
y la pobreza pues es la más excluida del sistema escolar. Los niños con
discapacidad sufren mayor grado de marginación, las desventajas de
una discapacidad suelen verse magnificadas por la condición social, el
sexo y el estado de salud. En los países en desarrollo se ha observado
que hay una gran correlación entre discapacidad y pobreza (Banks y
Polack, 2014; Mitra et al., 2013) y que la discapacidad determina la
falta de escolarización en mayor medida que la posición socioeconómi-
ca, el medio rural o el sexo (Filmer, 2008).
Además de lo antes mencionado hay una barrera más grave que no
deja que la ept se cumpla y sea de calidad y son todos los obstáculos
que imponen los gobiernos y sus políticas públicas cuando están en-
tendiendo que esta es “solo” aceptar a todos los niños y niñas con ne-
cesidades educativas especiales, desconociendo las diversas formas de
discapacidad, la insuficiencia de los recursos para adaptarse, las caren-
cias en la formación de docentes y las actitudes discriminatorias hacia
la discapacidad y la diferencia (oms y Banco Mundial, 2011).
34
Ligia Ángela Figueroa Carreño
No obstante se evidencian avances y uno muy significativo es poder
abordar este asunto de la inclusión desde la infancia temprana. Permi-
tiendo a los niños y a su contexto familiar mejorar su calidad de vida,
cada vez nos encontramos con menos niños que permanecen en casa y
no tienen acceso a la escolaridad. Ahora el reto es que clase de “escola-
ridad” le estamos dando.
En Colombia en el año 2006 el Consejo Nacional de Política Econó-
mica y Social aprobó una “política pública nacional de la primera in-
fancia”. Se adoptaron medidas importantes en favor de la coordinación
entre el Ministerio de la Protección Social y el Ministerio de Educación
que concluyeron en el Plan Nacional de Desarrollo “Desde cero hasta
siempre” dirigido en particular a los niños más pobres y vulnerables.
Teniendo más oportunidad desde temprana edad para recibir los
apoyos necesarios, según Hines (2014); los niños con discapacidad
deben ser evaluados y recibir apoyo terapéutico y pedagógico para ini-
ciar su escolaridad, estos niños deben experimentar una vida familiar
lo más normal posible y recibir enseñanza en escuelas inclusivas con
un apoyo.
Para ofrecer un tipo de educación inclusiva, el Estado debe tener
una concepción más ambiciosa de lo que entraña la inclusión, basarse
en una perspectiva de derechos humanos y orientar a los docentes al
reconocimiento y la importancia de educar en y para la diversidad.
Históricamente, la discapacidad se concibió a partir de un patrón
médico en el que los tipos de discapacidad se definían por deficiencias
(sensorial, motora o cognitiva). Este patrón contribuyo la segregación
social de los niños con discapacidad en los sistemas de educación, que
los estigmatizaba como anormales, y a su segregación física, pues de-
bían estudiar en escuelas especiales al margen de la educación general
y recibir una educación especial. Dando paso a la inclusión se ofrece ac-
ceso a la educación “normal”, pero se persisten las actitudes negativas y
la discriminación, pues son colocados en el sistema sin tener en cuenta
sus necesidades; desde esta visión no cabe al caso hablar de “inclusión”.
Reconociendo la inclusión desde un asunto de derecho y valores,
donde todos los niños deben ser acogidos independientemente de sus
características personales, culturales, cognitivas y sociales. No solo nos
acercamos a lo que desea y necesita la población con discapacidad sino
a lo que se espera de la “educación para todos”.
35
La inclusión escolar: “Un desafío para la educación por ciclos”
Enseñar desde la diferencia y la diversidad es el mejor ejemplo de
valores humanos que puede recibir un estudiante. Cuando el docente y
estudiante reconoce y valora a su compañero desde sus potencialida-
des si estamos hablando de inclusión.
Al discutir sobre inclusión en los grupos focales, se logra inferir el
desconocimiento de las normativas y los aspectos teóricos que rigen el
proceso de inclusión al aula. Falta de capacitación y actualización cons-
tante por parte de los docentes de básica primaria, conllevando al poco
dominio de las adaptaciones curriculares. Agravando aún más esta si-
tuación, el poco y en la mayoría de las casos nulo acompañamiento por
parte de los docentes de apoyo (educadores especiales), que al igual
que los estudiantes con discapacidad han sido excluidos del sistema,
pues actualmente no se tiene claro cuál es la función de estos en las
instituciones públicas de Bogotá, ya que como lo mencionaba antes no
pueden ingresar al sector público como educadores especiales a pesar
de haber sido su formación profesional; sino que deben hacer todo el
proceso de ingreso como docentes de básica primaria. Esta situación
agrava más el proceso de inclusión pues no hay claridad de cómo llevar
estos procesos de dentro del aula sin el personal idóneo que promueva
prácticas incluyentes.
Por tanto poner al estudiante dentro de una misma aula con com-
pañeros que no demandan de una atención más personalizada, es en-
tender que todos requieren de apoyos pedagógicos disímiles en donde
se respetan los tiempos y formas de aprender. Desde este punto de vis-
ta los ciclos no solo deben ser una reforma para los niños “normales”
¿acaso los cambios en nuestro sistema educativo no les corresponde
también a la población con necesidades educativas especiales?
Considero que en vez de segregarlos de los cambios y reformas edu-
cativas debemos incluirlos y obtener los beneficios de estas transfor-
maciones pedagógicas para el bienestar de toda la comunidad educati-
va. Incluir a la población con discapacidad en la reorganización escolar
por ciclos, es mi propuesta central de esta investigación, ya que si la
analizamos minuciosamente nos va a permitir tener un currículo es-
colar flexible y adaptable no solo para los niños con discapacidad cog-
nitiva, sino para toda la población escolar, porque si nos detenemos a
indagar uno de los objetivos primordiales de este enfoque “los ciclos”
es que los contenidos disciplinares no son fragmentados se reconoce la
integración disciplinar donde se retoma los campos de pensamientos
36
Ligia Ángela Figueroa Carreño
eliminando el academicismo concibiendo al estudiante desde su ser:
psicoafectivo, social y cognoscitivo.
Desde este enfoque la escuela inclusiva (que deberían ser todas) su-
pone una escuela estructurada sobre la base de la diversidad, pensada
y organizada en función de las diferencias entre sus estudiantes. Asu-
miendo también que para ellos la escuela es un lugar de aprendizaje y
socialización, por lo cual es fundamental que los docentes tengan en
cuenta el conocimiento de las necesidades educativas especiales de
cada niño, de los apoyos específicos que requiere, para plantear estra-
tegias de enseñanza-aprendizaje creativas y flexibles según las necesi-
dades del niño.
Se puede observar como los cambios en el sistema educativo se han
limitado a la inserción de estudiantes con discapacidad, por tanto para
que sea una verdadera “inclusión” estos cambios deben formar parte
de una reforma del proceso de enseñanza-aprendizaje. Por ello es im-
perativo la adopción de sistemas más flexibles y adaptables, capaces
de tener en cuenta las diferentes necesidades de todos los niños, que
contribuya a conseguir el éxito en la enseñanza y en la inclusión, y de
esta manera poder responder a sus verdaderas necesidades. Es aquí
donde la reorganización escolar por ciclos va a permitir que al hablar
de inclusión, no solamente se refiera a los estudiantes con discapaci-
dad, sino también es tener en cuenta a la comunidad en la que está
siendo integrado.
Los temas que abordan esta investigación han aportado una base im-
portante para comprender la construcción social y los significados que
le atribuye la comunidad escolar al proceso de inclusión escolar se hacen
evidente una desinformación del concepto de inclusión escolar, inade-
cuado o nulo manejo de las dificultades de aprendizaje, transformación
de los valores, poco nivel de tolerancia y muy bajo nivel de aceptación.
37
Capítulo cuarto
Análisis de datos
A partir de la técnica de observación fue claro evidenciar que si no hay
profesor de apoyo el docente regular se queda sin herramientas para
abordar a los estudiantes con necesidades educativas especiales, los
cuales demuestran bastante angustia por tener estudiantes incluidos,
pues no tienen claridad de qué y cómo adaptar los temas y conteni-
dos de la materia, es evidente que hay una integración física, pero una
exclusión de sus necesidades educativas especiales. Los niños que tie-
nen más antigüedad adquieren patrones de conducta o rutinas diarias,
(horarios, normas, contestar al llamada, ubicación) pero no interfieren
académicamente en las clases.
El desarrollo de una clase puede ser el más excluyente dentro de todo
el contexto escolar o el más integrador, desde la ubicación del puesto
hasta la adaptación de los temas, las cuales son de vital importancia en
este proceso, pero desafortunadamente no se tienen en cuenta.
Significados que otorgan los estudiantes
y profesores a la inclusión escolar
Se puede inferir que los docentes observados han construido un con-
cepto de inclusión a partir de la experiencia práctica por ser una reali-
dad que hace parte de su vida cotidiana, reconocen la inclusión desde
su normatividad política “como un derecho de los niños” pero lo asu-
men como un trabajo extra para el cual no están capacitados.
Esta concepción de inclusión, les genera una contradicción moral
entre lo que deben y tienen que hacer. Pues manifiestan que no están
en la capacidad de orientar procesos pedagógicos con estudiantes con
déficit cognitivo leve (siendo esta la discapacidad que se integra la ins-
titución donde se realizó la investigación) que la formación profesional
39
La inclusión escolar: “Un desafío para la educación por ciclos”
no fue para la atención de este tipo de población; pero contradictorio
a esto asumen una responsabilidad moral frente a qué hacer desde su
área de trabajo con este estudiante; pues reconocen que la ley los obli-
ga a recibirlos en el aula.
Carecen en gran medida, de una concepción técnica y tiende a gene-
ralizar las necesidades educativas transitorias y permanentes, es decir
que todos los alumnos que presenten un déficit atencional, emocio-
nal o hiperactividad, presentan las mismas características en cuanto a
los estudiantes con déficit cognitivo leve o moderado, desconociendo
los procesos individuales, estilos propios de aprendizaje y situaciones
socioculturales o personales de cada alumno. Frente a esto, se puede
inferir el carácter homogenizador del proceso educativo que prevalece
en los profesores que fueron observados, pues así como se homogeniza
a los alumnos etiquetados como “normales”, también se homogeniza a
los alumnos que presentan necesidades educativas especiales.
La exploración del discurso de los docentes, deja en evidencia que
no existe claridad de lo que es y se espera de la inclusión escolar, asu-
men esta como un proyecto más de la institución donde pueden decidir
si quieren o no participar, olvidando que es un deber como docentes
atender la diversidad en el aula, desconociendo sus compromisos lega-
les en cuanto al deber de flexibilizar y apoyar el proceso de inclusión.
En este sentido cabe destacar que esta situación se agrava más cuando
desde las políticas públicas se desconoce la función y quehacer peda-
gógico de la licenciatura de educación especial pues se ha adoptado la
posición de que esta licenciatura cumpla con la función en las institu-
ciones públicas de profesora de preescolar y primaria. Desde este pun-
to de vista los profesores aluden que se han quedado sin los recursos
humanos para recibir las orientaciones y apoyos para la atención de
la discapacidad. Pues esta licenciatura cumple con la función de una
docente de aula regular, no como educadora especial de la institución.
Desde esta percepción que tienen los docentes entrevistados se
debe hacer una sensibilización y reorientación de la inclusión escolar
pues se puede inferir que los docentes no están respetando las dife-
rencias individuales, pues desconocen que es adaptar un currículo
“flexibilización curricular” y por tanto omitiendo el derecho que todo
alumno tiene, a una educación de calidad y con equidad, lo que han
venido realizando es una deformación del plan de estudios donde qui-
tan temas aduciendo que el estudiante nunca los va a realizar. Lo cual
40
Ligia Ángela Figueroa Carreño
conlleva a un proceso de evaluación con poca credibilidad y validez
pues no valorara las necesidades educativas especiales del estudiante,
la falta de una adecuación curricular planificada y sistemática conlleva
a una deserción escolar muy temprana de esta población.
41
Capítulo quinto
Propuesta de intervención
Se evidencia que el proceso de inclusión al aula necesita de unos pasos
de sensibilización de toda la comunidad educativa, como lo plantea la
profesora Elsa Luna (Infancia hoy, 2010) colaboradora permanente
de integración infantil en Argentina. “El proceso de integración debe
iniciar con la identificación y evaluación de las necesidades del niño la
organización de las ayudas y las adaptaciones curriculares”.
Todos los niños integrados deberían contar con unas condiciones
para su pleno desarrollo; Un diseño curricular abierto, flexible que
permita las adaptaciones curriculares, supresión de barreras arqui-
tectónicas, una buena comunicación entre la comunidad educativa con
respecto al tema de la inclusión, participación activa de los padres; esto
permitirá un verdadero compromiso de toda la comunidad.
La inclusión es un proceso difícil, pero es nuestro deber como do-
centes poderles ofrecer otra calidad de vida a estos estudiantes, desde
un aprendizaje integral atendiendo a sus necesidades particulares; por
eso mi propuesta al realizar la adaptación curricular en ciclo i para es-
tudiantes con déficit cognitivo leve, es una estrategia que pretende me-
jorar el currículo existente en la institución educativa y poder orientar
a las docentes en los procesos de inclusión.
I. Propuesta pedagógica: La inclusión escolar
“un desafío para la educación por ciclos”
Desde la investigación realizada, la práctica docente y mi formación
como educadora especial, considero un aporte fundamental para las
docentes que tienen niños integrados, la adaptación curricular en ciclo
i para estudiantes con déficit cognitivo leve; esta estrategia ha permi-
tido mejorar los procesos de inclusión al aula, a partir de la fundamen-
43
La inclusión escolar: “Un desafío para la educación por ciclos”
tación de la reorganización escolar por ciclos. De esta manera busco
avanzar en los procesos de inclusión al aula dándole a las docentes de
este nivel las herramientas y orientaciones necesarias para mejorar el
currículo existente en la institución educativa y poder orientar y resig-
nificar los procesos de inclusión llevados en la institución.
Cuando nombramos primer ciclo nos referimos a los estudiantes de
preescolar, primero y segundo de primaria, el eje básico de desarrollo
es la estimulación y exploración. Este ciclo retoma la discusión que hay
tanto en el país como en Bogotá sobre las representaciones sociales
de la infancia, en cuanto contempla su consideración como sujetos de
derecho y propone valorar en la escuela la palabra de niñas y niños
en relación con todas las acciones de la vida cotidiana. En este ciclo
los maestros trabajan por el reconocimiento y la trascendencia de las
acciones de los niños al comenzar su vida, también los reconoce como
autores de sus propias obras.
El proceso de enseñanza aprendizaje se encamina a fortalecer el de-
sarrollo en esta etapa, caracterizado por la estimulación y la explora-
ción de niños y niñas de tres a ocho años. El primer ciclo apunta a con-
quistar el gusto, el placer y la alegría por estar en la escuela y a generar
una perspectiva pedagógica que tenga en cuenta las necesidades de
los estudiantes en relación con los aspectos cognitivos socioafectivos,
físicos y creativos.
La estructura del ciclo permite la articulación entre la propuesta del
trabajo por dimensiones del preescolar y las de las áreas propias del
primer y segundo grado, de igual manera, permite la armonización con
los lineamientos curriculares y pedagógicos para educación inicial en
el distrito, logrando así que los procesos de desarrollo se fortalezcan
por medio de experiencias para niños y niñas de estas edades, que ten-
gan sentido y se ajusten a sus características deseos ce intereses.
A partir de esta nueva orientación pedagógica trato de resignificar
el papel del docente en los procesos de inclusión de calidad, sin ne-
cesidad de recurrir a todo un cambio escolar dentro del aula que, al
parecer, equivale a tener dos cursos en uno. Al respecto, continúo pre-
guntándome si esto puede tomarse realmente como integración pues-
to que, a mi juicio, lo que está produciéndose en la práctica no es más
que una segregación del sistema. Por eso mi propuesta al realizar una
adaptación curricular en ciclo i para estudiantes con déficit cognitivo
leve es una actividad que pretende mejorar el currículo existente en la
44
Ligia Ángela Figueroa Carreño
institución educativa y poder orientar a las docentes de aula regular en
los procesos de inclusión.
Adaptación curricular en ciclo inicial, estas adaptaciones pueden
consistir en:
• Adecuar los objetivos, contenidos y criterios de evaluación.
• Priorizar determinados objetivos, contenidos y criterios de evaluación.
• Cambiar la temporalización de los objetivos y criterios de eva-
luación.
• Eliminar objetivos, contenidos y criterios de evaluación del nivel
o ciclo correspondiente.
• Introducir contenidos, objetivos y criterios de evaluación de ni-
veles o ciclos anteriores.
• Informe o valoración de la competencia curricular del alumno.
• Delimitación de las necesidades educativas especiales del alumno.
• Determinación del tipo de currículo adaptado que seguirá el
alumno con sus respectivas modificaciones (objetivos, conte-
nidos, metodología, actividades y criterios de evaluación) así
como el seguimiento de la adaptación curricular. Se concretarán,
además, los recursos humanos y materiales necesarios.
Se deben cumplir unos parámetros básicos en el proceso de la adapta-
ción curricular:
1. Datos de identificación del alumno: Donde debemos hablar de
los aspectos biológicos, los aspectos intelectuales, el desarrollo
motor, los aspectos comunicativos y lingüísticos, la integración
social y los aspectos emocionales.
2. Nivel de competencia curricular: Hay que marcar objetivos ase-
quibles.
45
La inclusión escolar: “Un desafío para la educación por ciclos”
3. Estilos de aprendizaje y motivación para aprender.
4. Contexto socio-familiar y escolar: Hay que evaluar el contexto
próximo que será el aula, y el contesto amplio, que será el centro.
En el contexto familiar, hay que centrarse en como es el alumno
y como es la familia y su entorno social.
5. Propuesta curricular adaptada: Hay que tener en cuenta ue una
misma necesidad puede dar lugar a varias adaptaciones y una
adaptación curricular puede dar respuesta a varias necesidades.
Así podemos llevar a cabo adaptaciones de acceso al currículo y
adaptaciones curriculares propiamente dichas, que pueden ser
significativas o no significativas.
6. Hacer el seguimiento continuo de estas adaptaciones teniendo
como referente el ciclo en el que se encuentran.
Desde este seguimiento se puede plantear los elementos del currículo así:
46
Ligia Ángela Figueroa Carreño
Desde esta visión el aprendizaje se de carácter colaborativo que se
caracteriza por potenciar el respeto y la valoración mutua entre los
estudiantes, y promover estrategias que fomenten la cooperación y la
solidaridad en lugar de la competitividad. Los estudiantes han de re-
conocer las fortalezas de sus compañeros y valorarlos como personas
únicas. Implica llevar a cabo múltiples tareas desde diferentes ópticas,
sumamente heterogéneas, pero articuladas y complementarias entre
sí, con el fin de lograr unos objetivos compartidos. También permi-
tirá la colaboración o en el que los estudiantes aprenden no sólo del
profesor, sino también de sus iguales. Las estrategias de aprendizaje
cooperativo tienen efectos positivos en el rendimiento académico, la
autoestima, las relaciones sociales y el desarrollo personal (Educar en
la diversidad, 2004).
Desde este enfoque de educación inclusiva estamos más cerca de
lograr un aprendizaje significativo en donde los temas toman un ca-
rácter flexible, permitiendo que la adaptación sea coherente con los
proceso de cada estudiante; pues la nueva información se da cuando el
proceso en particular del niño con necesidades educativas lo requiera
y no cuando el sistema lo pida. El establecer estos parámetro a partir
de los ciclos va a permiter que el docente tenga una mirada global de lo
que se espera en este ciclo y no como avanzar periodo a periodo en los
temas. Pues estaríamos en total concordancia con lo que se espera en
el aprendizaje significativo, donde con un concepto relevante preexis-
tente en la estructura cognitiva, se integra a las nuevas ideas, concep-
tos y proposiciones estas pueden ser aprendidas significativamente en
la medida en que otras ideas o conceptos estén claras en la estructura
cognitiva del individuo y que funciona como un punto de “anclaje” a las
primeras (Ausubel, 1983, p. 18).
Como resultado del estudio minucioso del pei del plantel educativo
ied Villemar el Carmen nos permitió aportar y/o fortalecer aspectos
relevantes para la misión y visión de esta institución. Actualizar el plan
de estudios con las debidas adaptaciones curriculares. Flexibilizar los
temas y contenidos para los estudiantes con necesidades educativas
especiales ha permitido una verdadera inclusión de los estudiantes
con déficit cognitivo leve. Integrando la inclusión al proceso de reor-
ganización por ciclos identificando las condiciones necesarias que este
debe tener para la inclusión de estudiantes con necesidades educativas
especiales.
47
Bibliográfia
Aguerrondo, Inés. “Educación de calidad. Herramientas para la vida”, en Plan de De-
sarrollo Distrital Bogotá Positiva: para vivir mejor 208-2012, Bogotá, 2001.
Blanco Guijarro, Rosa. “Presentación”, Revista Latinoamericana de Educación Inclu-
siva, vol. 4, n.° 2, Santiago, Universidad Central de Chile, 2010.
Booth, Tony y Mel Ainscow. Índice de inclusión: Desarrollando el aprendizaje y la
participación en las escuelas, Santiago, unesco, 2006.
Cabada Álvarez, José Manuel. “La educación especial: Situación actual y expectati-
vas”, en José Gisbert Alós. Educación especial, Madrid, Cincel, 1991.
de Freitas, Luis Carlos. “Educación de calidad. Herramientas para la vida”, en Plan
de Desarrollo Distrital Bogotá positiva: Para vivir mejor 208-2012, Bogotá, 2003.
Falus, Lucila y Mariela Goldberg. Cuaderno 07: Recursos, instalaciones y servicios
básicos en las escuelas primarias de América Latina. Otra forma que asume la des-
igualdad educativa, Buenos Aires, iipe - unesco, 2010.
Lemke, Donald. Pasos hacia un currículo flexible, Santiago, unesco, 1981.
Magendzo, Abraham; Patricio Donoso y María Teresa Rodas. Los objetivos fun-
damentales transversales en la reforma educativa chilena, Santiago de Chile, Edit.
Universitaria, 1997.
Ministerio de Educación Nacional. Fundamentación conceptual para la atención
en el servicio educativo a estudiantes con necesidades educativas especiales -nee-,
Guía n.° 12, Bogotá, men, 2006.
Ministerio de Educación Nacional. Programa de educación inclusiva con calidad,
Bogotá, men, 2007.
Ministerio de Educación Nacional. Altablero n.° 43, Bogotá, men, 2007.
49
La inclusión escolar: “Un desafío para la educación por ciclos”
Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultu-
ra. La Educación para Todos, 2000-2015: Logros y desafíos, París, unesco, 2015.
Ortiz Franco, Juan Vicente. “La integración escolar del excepcional: Complejidades
y posibilidades”, Revista Pedagogía y Saberes, n.° 9, Bogotá, Universidad Pedagó-
gica Nacional, 1997.
Pérez Serrano, Gloria y María Luisa Sarrate Capdevila. “Diversidad cultural y
ciudadanía. Hacia una educación superior inclusiva”, Educación xx1, vol. 16, n.° 1,
Madrid, Universidad Nacional de Educación a Distancia, 2013.
Terigi, Flavia. “La inclusión como problema de las políticas educativas”, Quehacer
Educativo, n.° 100, Montevideo, Federación Uruguaya de Magisterio y Trabajado-
res de Educación Primaria, 2010.
50
Anexos
I. Anexos de observaciones en el aula
• Observación n.° 1
Observación de clase
Fecha: Lunes 11 de abril de 2013
Curso: Primero
Asignatura: pileo - Sociales
Tiempo de docencia: Diez años de servicio en primaria
Experiencia en inclusión educativa: Ninguna
Hora: 12:30 a 1:30
Contexto
Es la primera hora de la jornada de la tarde, están presentes 30 estudiantes, del total
del curso que son 33 estudiantes.
El curso tiene integrado un estudiante con déficit cognitivo leve con un Coeficien-
te Intelectual (C. I) de 62. El estudiante está ubicado adelante; las mesas de trabajo
son grupales de a cuatro estudiantes por cada mesa.
Los alumnos empiezan su jornada bastante animados inician la clase conversan-
do de diferentes cosas personales, y programas de televisión a lo cual no interfiere
en la conversación el estudiante integrado; y los compañeros tampoco lo hacen par-
ticipe de esta conversación. La profesora que ingresa al aula es la directora de grupo.
Todos los días hacen 15 minutos de pileo (Proyecto Institucional de Lectura Escritu-
ra y Oralidad) y después tienen clase de sociales con ella.
Observación
Profesora: Espera que los alumnos se organicen en sus puestos, pregunta quién faltó
e inmediatamente les entrega una guía sobre un cuento que habían leído el día ante-
rior y no habían alcanzado a hacer, les dice que se acuerden que pileo es solamente
15 minutos todos los días y que se están demorando mucho en las lecturas progra-
madas para esta actividad. El estudiante integrado marca la hoja para lo cual se de-
mora bastante, pues debe escribir nombre, curso, y fecha.
51
La inclusión escolar: “Un desafío para la educación por ciclos”
Al momento de recoger la hoja los compañeros del puesto le advierten a la pro-
fesora que su compañero no había hecho nada que solo había marcado la hoja y ya.
La profesora no les puede prestar atención porque otros dos estudiantes están
corriendo por el salón, gritando bastante fuerte, por lo cual les llama la atención y le
pide a otro estudiante que recoja ya la guía de trabajo.
Estudiante integrado: Guarda la hoja en la maleta sin que nadie lo note, y alista el
cuaderno para la siguiente clase.
Profesora: Les pide que organicen sus mesas de trabajo y que alisten el cuaderno
de sociales. Inicia la clase pidiéndoles a los estudiantes que quien quiere leer la tarea,
muchos estudiantes levantan la mano y elige cinco estudiantes para que lean la tarea.
Estudiante integrado: A pesar de tener la tarea elaborada no levanta la mano; un
compañero de su mesa le dice que levante la mano y se la coge para que la alce, pero
el otro compañero le dice “usted sabe que a él no le gusta hablar, no lo moleste”.
Profesora: Les hace una retroalimentación de la tarea que es sobre la fundación
de Bogotá, les pide que escriban en el cuaderno la ampliación del tema que va a hacer
en el tablero, luego de que la mayoría escribiera lo borra y realiza un dibujo alusivo a
este tema (12 chozas y la iglesia).
Estudiante integrado: No copia lo del tablero, pero el dibujo si lo hace y le queda
bien elaborado, se demora bastante en esta actividad pero la realiza muy bien.
Profesora: Les explica sobre la cultura muisca y cómo era su forma de vida, los
estudiantes hacen preguntas y se ven interesados en el tema. Les pide que copien la
tarea para la próxima clase.
Estudiante integrado: No copia la tarea del tablero y la profesora le pide el cua-
derno y se la copia advirtiéndole “ahí te copié la tarea no tienes excusa para no en-
tregarla”.
Finaliza la clase.
• Observación n.° 2
Observación de clase
Fecha: Miércoles 14 de abril de 2014
Curso: Tercero
Asignatura: Lenguaje
Tiempo de docencia: 16 años de servicio
Experiencia en inclusión educativa: Ninguna
Hora: 12:30 - 1:30
Contexto
Es la primera hora de clase de la jornada de la tarde, están presentes 28 estudiantes y
en el transcurso de la clase se incorporan tres que estaban en coordinación.
El curso tiene integrado una estudiante con déficit cognitivo moderado con un C.
I. de 48. El salón tiene puestos individuales, pero se unen de a dos estudiantes.
En el salón se percibe un ambiente tranquilo, los estudiantes hablan un momento
de sus cosas, a la par van sacando sus libros de lectura, el monitor de la clase se para
en la puerta y les dice que el profesor está de vigilancia y tienen que hacer la acti-
52
Ligia Ángela Figueroa Carreño
vidad de pileo. La mayoría de los estudiantes están leyendo sus libros todos tienen
el mismo. Dos estudiantes corren por el salón y se asoman a ver si viene el profesor
pero nadie le sigue el juego, a pesar de estar solos se evidencia un ambiente tran-
quilo, se prestan materiales, conversan algunas cosas personales y trabajan en sus
libros. Algunos piden ayuda a sus compañeras o miran lo que están haciendo, pero en
general todos trabajan individualmente sin dificultades de conductas.
Observación
Profesor: Ingresa al aula los saluda y les llama la atención a los niños que encontró
en la puerta, les cuenta a todo el grupo que hay tres estudiantes en coordinación por
llevar al colegio aparatos tecnológicos que no son permitidos en el colegio.
Comienza la clase hablando del capítulo que debían leer y haciendo algunas pre-
guntas al azar de este. Le pregunta a la estudiante integrada sobre un personaje del
libro y la estudiante le contesta correctamente, los estudiantes que estaban en la
puerta dicen “que fácil”.
El profesor les llama la atención y les dice que también es muy fácil quedarse sen-
tado y hacer la actividad que les había dejado. El profesor se indispone bastante y les
dice que ya varias veces han hablado que todos somos diferentes y no podemos estar
comparándonos sino cada uno mejorar sus comportamientos. Les entrega una guía
de trabajo, que es de comprensión lectora la cual deben leer muy bien y contestar
según el libro que están trabajando.
Estudiante integrado: Se acerca al profesor y le pide una nueva explicación para el
desarrollo del trabajo; el cual le explica minuciosamente, la estudiante nuevamente
se sienta y empieza a trabajar pero cuando el profesor les pide entregar la guía ella
solo ha contestado dos puntos. La clase se acaba y el profesor le pide a la niña que
pegue en su cuaderno la guía y la traiga la próxima clase.
• Observación n.° 3
Observación de clase
Fecha: 23 de abril de 2013
Curso: Primer año básico
Asignatura: Matemáticas
Años: 22 años de servicio
Hora: 2:30 - 3:15
Contexto
Este nivel cuenta con 35 estudiantes, la disposición del curso es una mesa rectangu-
lar para cuatro estudiantes, se observan carteleras de apoyo para el proceso lectoes-
crito teniendo las letras del abecedario bastante grandes y llamativas, pero hay es-
caso material didáctico para la asignatura de matemáticas. En esta aula se encuentra
integrada un estudiante con déficit cognitivo leve, quien es repitente.
53
La inclusión escolar: “Un desafío para la educación por ciclos”
Como no han terminado la clase anterior que era español deben finalizar ese tra-
bajo para seguir con la nueva clase. La profesora les llama la atención y les dice que
deben finalizar a tiempo sus ejercicios y que si no lo hacen van a tener todo un día de
español “solo vamos a leer y escribir, ni educación física van a tener”.
Profesora: Luego de diez minutos comienza la clase de matemáticas explica la re-
lación numero-cantidad en el tablero y les indica que va a entregar los cuadernos
para que hagan los ejercicios que les ha puesto ahí.
Comienza a llamar uno por uno para entregarle los cuadernos, pero al finalizar
se da cuenta que no tiene el cuaderno del niño de inclusión, le llama la atención y le
pide que le lleve el cuaderno, al revisarlo se cuenta que está atrasado, lo regaña por
no entregar este.
Estudiante incluido: Se muestra bastante incomodo por el llamado de atención y
la profesora le dice que está muy atrasado para lo cual sus compañeros le dicen a la
profesora que él nunca copia nada “hoy tampoco hizo lo de español”.
Profesora: Le dice al niño que le va aponer unos sellos que le hacen falta y que
debe adelantarse en la casa, después de adelantarle el cuaderno se lo entrega y le
explica nuevamente la actividad. En ese momento ingresa la coordinadora para re-
cordarle a la profesora que hasta este día había plazo para entregar la adaptación de
logros de los niños que tuvieran integrados, por lo cual la profesora se nota bastante
tensionando aludiendo que a ellos nunca les han dado una capacitación sobre cómo
adaptar logros. Además le explica la situación del niño, pues le dice que no presenta
tareas y no trabaja en clase tampoco. Que debe estar todo el tiempo pendiente y ella
no puede porque tiene 34 estudiantes más. La coordinadora le dice que va a ver una
reunión general con todos los docentes que tienen niños integrados para buscar una
solución.
Estudiante integrado: Después que sale la coordinadora el niño le muestra el tra-
bajo a la profesora pero en éste solo están los dibujos coloreados. No realizó lo indi-
cado según lo que se explicó.
Profesora: Les pide que escriban la tarea para la próxima clase y después pueden
salir a descanso.
Estudiante integrado: Sale a descanso sin corregir el ejercicio y sin copiar la tarea.
Fin de clase.
Durante toda la clase sólo se trabajó a nivel gráfico y no se utilizó material concre-
to. Las explicaciones se hicieron a modo general en la pizarra. La profesora no explica
al estudiante integrado o estudiantes que no entienden sólo les dice “no escuchaste
las instrucciones.
Se observa que algunas estudiantes sólo conocen hasta el número nueve, y están
trabajando con decenas. No existen adecuaciones para ellas.
En reiteradas ocasiones la profesora resalta los aspectos negativos de los estu-
diantes encasillándolos, como “desordenadas”, “flojas”, “distraídas”.
54
Ligia Ángela Figueroa Carreño
• Observación n.° 4
Observación de consejos de profesores
Fecha: 23 de abril de 2013
Hora: 2:30 a 3:15
Asistentes: Docentes primer ciclo
Hora: 15:30 a 14:00 - descanso
Tema: Acuerdos sobre la adaptación de logros para niños de inclusión.
Se realizó una reunión extra para llegar a acuerdo sobre los logros para los niños que
están integrados en la institución.
La coordinadora modera la reunión diciéndoles a los profesores que entiende la
cantidad de trabajo extra que tienen pero que es importante que se pongan de acuer-
do para pasar por escrito los logros de los niños.
Profesor 1: Bastante molesto dice que él tiene a un niño con problemas, pero que
ni siquiera sabe cómo se debe manejar esa dificultad y que ahora cómo va a hacer la
modificación de esos logros dice “ese niño casi no viene, tiene los cuadernos atrasa-
dos y yo no soy terapeuta para atender las necesidades particulares cuando hay 30 y
hasta 40 estudiantes más en el aula”.
Profesor 2: Interfiere otro docente aduciendo que si el colegio autorizo el ingreso
de estos estudiantes que ahora asuman desde coordinación y orientación escolar es-
tas adaptaciones y seguimiento escolar de los niños de inclusión. Aclara que “aparte
de los logros tengo más trabajo en el aula, estamos con lo de los ciclos y la capacita-
ción de las tic”.
Orientadora: Responde a la docente que la labor de ella no es la adaptación de
logros que si desean ella hace seguimiento a las familias por la inasistencia, pero
aclara que su labor no es la de “educación especial” que la orientación escolar está
dirigida a estudiantes con necesidades educativas transitorias (déficit de atención e
hiperactividad) y seguimiento a los estudiantes por problemas conductuales. Alude
que si el colegio recibe niños con déficit cognitivo debe contar con un profesional de
apoyo que oriente estos procesos y apoye a los profesores.
Coordinadora: Les sugiere que revisen hasta que tema podrían ver estos estudian-
tes y bajar la intensidad de los temas.
Profesora 3: Les explica a sus colegas que esa no es la idea de la inclusión y menos
la de adaptar logros expone su experiencia con el estudiante integrado que tiene en
el aula; diciéndoles que no se trata de quitar temas porque nunca los va a aprender,
pero los demás profesores le dicen que para ella es muy fácil pues tiene la formación
profesional de educación especial.
La reunión finaliza sin llegar a ningún acuerdo.
55
La inclusión escolar: “Un desafío para la educación por ciclos”
• Observación n.° 5
Observación de descanso
Fecha: 5 de mayo de 2014
Hora: 3:30 a 4:00
Descanso: Estudiantes de primero a quinto
Contexto
Suena la campana y van saliendo los estudiantes de sus salones; sacan lazos, juegos
de mesa y muñecos para distraerse en el patio. Hay dos docentes en acompañamien-
to (vigilancia) cada una se sienta en extremo del patio del colegio, los primeros en sa-
lir son los más grandes; los estudiantes de cuarto y quinto, los cuales ocupan mayor
espacio en el patio, poco a poco van saliendo los demás estudiantes. Como el patio
es pequeño se incorporan diferentes cursos en un mismo juego. Espero unos diez
minutos y no veo a ningún estudiante de inclusión, le pregunto a algunos niños por
sus compañeros y me dicen:
“A él no le gusta salir, prefiere quedarse solo en el salón jugando cartas”.
“No pudo salir a jugar es que como no hace las tareas le toca quedarse”.
“Está en el salón terminando de copiar la tarea, lo esperamos pero ya casi se
va a acabar el descanso”.
“Ella no es mi amiga, quien sabe dónde está”.
“Es que como es enfermo no le gusta tener amigos”.
Al pasar por los salones vi a los estudiantes bastante aburridos por no poder salir,
se quedan solos y ningún docente verifica que puedan salir ni tratan de ayudarles a
hacer una interacción con los demás compañeros. Se observa poco apoyo para que
estos estudiantes puedan establecer vínculos con sus compañeros, los dejan solos en
los salones sin interactuar de manera adecuada.
56
Ligia Ángela Figueroa Carreño
• Observación n.° 6
Observación de comisión de evaluación
Fecha: 5 de mayo de 2013
Hora: 4:30 a 6:30
Asistentes: Docentes primer ciclo
Tema: Comisión de evaluación; casos especiales por bajo rendimiento académico y
problemas convivenciales.
En la reunión asisten los docentes de primer ciclo (preescolar, primero y segundo) la
coordinadora académica y convivencial, la orientadora y los padres representantes
de estos cursos.
La orientadora da inicio a la reunión, agradece a los padres de familia la asisten-
cia y da a conocer el objetivo de esta, aclara que la función de esta reunión es dar a
conocer algunos casos de estudiantes que presentan problemas a nivel convivencial
y académico y la función es llegar acuerdos de cómo podemos ayudar a mejorar el
rendimiento de estos niños.
Se da la palabra a la profesora de transición: La cual expone sus antecedentes que
se resumen en lo siguiente:
Una estudiante perdió las cuatro áreas básicas (matemáticas, español, ciencias y
sociales) no cumple con las tareas de casa y en clase es muy perezosa para trabajar
“no hace nada”. Aclara que la remitió a orientación para que dialogaron con la familia
pero no cambio en nada.
La orientadora afirma que ya se dialogó con la familia y se solicitó el coeficiente
intelectual para determinar si la niña tenía alguna dificultad cognitiva. Pero hasta la
fecha la madre del menor no ha traído el examen.
La coordinadora le sugiere a la docente hacer un trabajo personalizado, que el
proceso de preescolar son las bases para una buena primaria, también le recuerda
que los niños no pierden año en preescolar entonces que trate de establecer con la
familia acuerdos para que la niña logre nivelarse. Le pide a la orientadora citar a la
mamá y solicitarle el examen con fecha fija para esta entrega.
La profesora aduce que no puede dedicarle “solo tiempo a esta estudiante” aclara
que si la niña presenta dificultad es deber de los padres de familia iniciar un trata-
miento de terapias, aclara que en su curso hay diez niños con dificultades, entonces
que si cada uno requiere de tiempo personalizado en que momento va a dictar sus
clases y cumplir con el pensum académico.
La profesora de segundo apoya los comentarios de la anterior profesora, aclaran-
do que en el proceso de inclusión están solas que no hay acompañamiento a los pro-
cesos dados, que ella también tiene varios casos similares en su salón de clases pero
¿quién dice cómo hacerles una adaptación curricular? que por lo que ella ha optado
es quitar temas que se sabe que no van a aprender.
Un padre de familia les dice que es muy cierto lo de la responsabilidad familiar
pero que también debe haber una responsabilidad de los docentes “enseñarles algo”
que no pueden dejar estos estudiantes por fuera del sistema escolar que ellos son los
profesionales y tienen el deber de educar a todos los niños sin discriminación.
57
La inclusión escolar: “Un desafío para la educación por ciclos”
La profesora de transición explica que ella trata de integrarlos pero que ella no
es “educadora especial ni terapeuta” que los estudiantes con necesidades educativas
especiales deben recibir apoyo de un equipo interdisciplinario.
La coordinadora sugiere que para este caso se debe priorizar la atención de la
niña, que los docentes están en la obligación de asumir el proceso de inclusión esco-
lar que les sugiere documentarse.
La reunión finaliza y se programa una nueva ya que no se pudo llegar a ningún
acuerdo.
58
Editado por el Instituto Latinoamericano de Altos Estudios -ilae-,
en agosto de 2017
Se compuso en caracteres Cambria de 12 y 9 ptos.
Bogotá, Colombia