Violencia escolar,
violencia verbal
y tipos de violencia verbal
Estudio de caso:
Institución Educativa Betsabé Espinosa,
periodo 2011-2014
Violencia escolar,
violencia verbal
y tipos de violencia verbal
Estudio de caso:
Institución Educativa Betsabé Espinosa,
periodo 2011-2014
Ibida Isabel Jiménez González
Instituto Latinoamericano de Altos Estudios -ilae-
Queda prohíbida la reproducción por cualquier medio físico o digital de toda o un aparte de
esta obra sin permiso expreso del Instituto Latinoamericano de Altos Estudios -ILAE-.
Publicación sometida a evaluación de pares académicos (Peer Review Double Blinded).
Esta publicación está bajo la licencia Creative Commons
Reconocimiento - NoComercial - SinObraDerivada 3.0 Unported License.
ISBN
978-958-8968-55-1
© Ibida Isabel Jiménez González, 2017
© Instituto Latinoamericano de Altos Estudios -ILAE-, 2017
Derechos patrimoniales exclusivos de publicación y distribución de la obra
Cra. 18 # 39A-46, Teusquillo, Bogotá, Colombia
pbx: (571) 232-3705, fax (571) 323 2181
www.ilae.edu.co
Diseño de carátula y composición: Harold Rodríguez Alba
Edición electrónica: Editorial Milla Ltda. (571) 702 1144
editorialmilla@telmex.net.co
Editado en Colombia
Edited in Colombia
A mis hijas Ivis y Ana por el tiempo que les he robado de atención
para poder desarrollar mi trabajo.
A mi hermana Audes, mis hermanos José y Máximo.
A mi padre Máximo Jiménez Ruiz y mi esposo William.
Mis sobrinos Jorge, Auris y Jesús.
Contenido
Agradecimientos
11
Resumen
13
Abstract
15
Introducción
17
I.
Planteamiento del problema
20
A. Objetivo general
20
B. Objetivos específicos
20
Capítulo primero
Violencia escolar, violencia verbal
y tipos de violencia verbal
21
I.
Desde las teorías del desarrollo humano y el rol de la familia,
la escuela y la sociedad en el desarrollo de la persona
21
II. Principales estudios sobre violencia escolar,
violencia verbal y tipos de violencia verbal en Colombia
28
III. Conceptualizando la violencia escolar,
violencia verbal y tipos de violencia verbal
31
A. Violencia escolar
31
B. Violencia verbal
33
C. Tipos de violencia verbal
33
Capítulo segundo
Caracterización de las familias y el entorno
escolar de los estudiantes del ied Betsabé Espinosa
35
I.
Historia del barrio La Pradera, sus familias
y la influencia del contexto barranquillero sobre éste
35
A. Contexto de violencia en Barranquilla
35
1. La mediación simbólica de los medios de comunicación
en la instalación de una cultura violenta en Barranquilla
38
9
Violencia escolar, violencia verbal y tipos de violencia verbal
B. Historia del barrio La Pradera
39
1. Los inicios de La Pradera cívica,
inmigrantes de Juan de Acosta, Tubará y familias
de estratos tres y cuatro de Barranquilla, 1977 a 1994
39
2. Las inundaciones, invasiones y recepción de
familias en situación de desplazamiento, 1995 a 2004
40
3. La aparición de la carrera 31 como foco del comercio,
las lujosas edificaciones, la limpieza social,
las extorciones, 2005 a 2015
45
4. La Institución Educativa Betsabé Espinosa
(el caso estudiado)
56
Capítulo tercero
Manifestaciones de la violencia escolar y
violencia verbal especificamente, en el ied Betsabé Espinosa
57
I.
La recolección de la información
59
A. Entrevistas a estudiantes agresores y padres/madres
60
B. Entrevistas a estudiantes sin ningún
registro de agresión, ni como víctimarios, ni como víctimas.
64
C. Encuestas de percepción de violencia
a estudiantes de manera aleatoria
66
II. Observación participante realizada durante el 2014
70
III. El análisis documental
71
IV. Resultados de las manifestaciones de la violencia escolar
y violencia verbal específicamente,
en la Institución Educativa Betsabé Espinosa
74
Capítulo cuarto
Estrategias utilizadas por la Institucion Betsabé Espinosa
para disminuir la violencia escolar
75
I.
Fundamentos filosóficos de la iedbe
75
II.
Estrategias utilizadas para contrarrestar la violencia
85
III. Impacto de las estrategias aplicadas,
como forma de contrarrestar la violencia en el iedbe
87
Conclusiones
89
Bibliografía
91
Anexos
95
10
Agradecimientos
• A mi madre (qepd) y a mi padre, quienes me enseñaron a preservar
para alcanzar las metas que me propusiera en la vida.
• A mis hijas que fueron muy pacientes en todo el periodo de la maes-
tría y a mi acompañaron siempre.
• A mi hermana Audes que me ayudó en la organización de la inves-
tigación, dedicando varios días a apoyarme a pesar del cansancio y
sus múltiples ocupaciones.
• A mi tutor Álvaro Moreno que me asesoró, me animó para que
orientara la investigación en un estudio de caso que le sirviera de
referente a otras personas.
• A todos los estudiantes y padres de familias de la iedbe, que me
regalaron su tiempo para aplicar los instrumentos necesarios para
la investigación.
11
Resumen
La presente investigación se hizo con el propósito de contribuir a la pro-
fundización de los análisis sobre los factores que originan la violencia
escolar, violencia verbal y a la identificación de algunas herramientas
que puedan contribuir a disminuir el impacto de la violencia escolar en
los procesos de aprendizaje y convivencia sana de los estudiantes. Para
esto se tomó como estudio de caso a la Institución Educativa Betsabé
Espinosa, tanto para identificar los factores que originan la violencia
a su interior, la influencia del medio y la efectividad de las estrategias
que han utilizado para enfrentar este fenómeno.
Palabras claves: Violencia escolar, violencia verbal y tipos de violen-
cia verbal.
13
Abstract
This research was done with the purpose of contributing to the deep-
ening of the analysis of the factors that cause school violence, verbal
violence and identifying some tools that can help reduce the impact of
school violence on learning processes and healthy living of students.
To this was taken as a case study the Educational Institution Betsabé
Espinosa, to identify the factors that cause violence inside, the influ-
ence of the environment and the effectiveness of the strategies used to
address this phenomenon.
Keywords: School violence, verbal violence and types of verbal vio-
lence.
15
Introducción
Hoy en día existe una gran preocupación al interior de la comunidad
escolar y de algunos sectores de las ciencias humanas por entender
el fenómeno creciente de la violencia escolar y por encontrar estrate-
gias que entreguen soluciones efectivas que permitan no solo el avance
significativo de las instituciones educativas en materia de aprendizaje,
sino también en la posibilidad de aportar desde estos centros educati-
vos, a la tan anhelada construcción de paz estable y duradera en la cual
está empeñada Colombia en esta década.
Desde diversas instituciones y/u organizaciones se desarrollan ini-
ciativas y programas que tienen como propósito la búsqueda de alter-
nativas de solución a esa violencia escolar.
Es el propósito de esta investigación, sumarse a esa búsqueda para
poder aportar desde lo que ha sido nuestra experiencia en particular,
con grupos de 6.° a 9.° en la Institución Educativa Distrital Betsabé Es-
pinosa (en adelante se nombrara como iedbe), a la profundización de
los análisis sobre los factores que originan la violencia escolar y algu-
nas herramientas para la transformación de la misma.
La Organización Panamericana de la Salud (2002), refiere que cada
año más de 1,6 millones de personas en todo el mundo pierden la vida
a causa de la violencia, siendo esta una de las principales causas de
muerte en la población con edades comprendidas entre los 15 y los 44
años, responsable del 14% de las defunciones en la población mascu-
lina y del 7% en la femenina, aproximadamente; la violencia está tan
presente, que se percibe a menudo como un componente ineludible
de la condición humana, un hecho naturalizado ante el que hemos de
reaccionar en lugar de prevenirlo; de acuerdo a las estadísticas presen-
tadas por Medicina Legal durante enero y abril de 2007, en Colombia
fueron realizadas 34.258 denuncias sobre violencia interpersonal, de
las cuales 4.787 (14%) fueron denuncias de niños y niñas con edades
comprendidas entre cinco y 17 años.
17
Violencia escolar, violencia verbal y tipos de violencia verbal
Para el desarrollo de esta investigación las preguntas derivadas del
problema fueron:
1.
¿Que factores inciden en la violencia verbal entre pares en el Centro
Educativo Betsabé Espinosa, 2011-2014?
2.
¿Cuáles son los tipos de violencia verbal que se han manifestado al
interior del centro educativo en el periodo 2011-2015?
3.
¿Que acciones ha utilizado el Centro Educativo Betsabé Espinosa
para contrastar el impacto de la violencia escolar en el proceso aca-
démico y convivencia?
Para resolver tales cuestionamientos se procedió a establecer un dise-
ño metodológico, en el marco de una investigación con un paradigma
cualitativo-interpretativo que busca comprender los fenómenos socia-
les, en relación al contexto histórico cultural, en este caso son jóvenes
de la secundaria de los cuales se quiere conocer las razones, que orien-
ta sus actitudes y comportamiento frente a la violencia verbal.
Para realizar esta investigación se escogió: paradigma comprensi-
vo-interpretativo, que intente comprender e interpretar la cultura de
violencia verbal entre estudiantes de la secundaria de la Institución
Betsabé Espinosa.
El tipo de estudio escogido es el correlacionar, ya que interpretare-
mos la relación estrecha que se da entre la familia y la escuela como
agentes sociales que intervienen en la formación del estudiante promo-
viendo positiva y negativamente una buena convivencia con los demás.
En cuanto a las técnicas de recolección de información primaria, se
utilizaron entrevistas y encuestas individuales a estudiantes, padres-
madres de familias, relacionadas con la percepción que ellos/ellas te-
nían sobre la violencia al interior de la institución.
En las técnicas de recolección de información secundaria, para el
marco teórico se utilizó la revisión documental en medios electrónicos,
estos últimos a partir de consultas por Internet, también se utilizaron
documentos electrónicos e impresos del archivo del colegio: Proyecto
Educativo Institucional, libros de coordinación académica y de convi-
vencia, del comité de convivencia, observador del estudiante, el Ma-
nual de Convivencia.
18
Ibida Isabel Jiménez González
Otras técnicas utilizadas fue la observación participante, observan-
do la forma de relacionarse de los estudiantes de sexto a noveno, y
también se les observo en clase estando el profesor desarrollando con-
tenidos y con el salón sin profesor.
Como sujeto de estudio por un lado se tuvo en cuenta una muestra
64 personas que representaban dos actores sociales: estudiantes de
sexto a noveno grado (32), padres de familias (32; 16 padres y 16 ma-
dres de los estudiantes seleccionados); que a su vez, son una muestra
de 360 estudiantes de 6.° a 9.°.
El estudio se dividió en cinco (5) capítulos: El capítulo i, titulado
“Violencia escolar, violencia verbal y tipos de violencia escolar”; pre-
senta el marco teórico de la investigación, el cual está fundamentado
principalmente en tres teorías denominadas reactivas, ellas son: la
teoría ecológica de Bonfrenbrenner, la teoría de los tres estados del
capital de Pierre Bourdieu y la teoría sociocultural de Lev Vygotsky;
este capítulo contiene también los principales estudios sobre violencia
escolar realizados, tanto en Colombia como en otros países y por últi-
mo se desarrolla la conceptualización de la violencia escolar, violencia
verbal y tipos de violencia verbal, expuesta por diversos teóricos.
El capítulo ii, denominado “Caracterización de las familias y el en-
torno escolar de los/las estudiantes de la Institución Educativa Betsa-
bé Espinosa”, contiene la historia del barrio La Pradera, sus familias,
y la influencia del contexto barranquillero sobre este; el análisis de la
mediación simbólica de los medios de comunicación en la instalación
de una cultura violenta en Barranquilla, las diferentes etapas del pro-
ceso de formación del barrio y un análisis de este proceso.
El capítulo iii desarrolla el cuerpo de la investigación, presenta los
resultados obtenidos a través de las diferentes técnicas de recolección
de la información.
El capítulo iv, expone las estrategias utilizadas por la institución es-
tudio de caso, para disminuir el impacto de la violencia escolar durante
el periodo 2011-2014.
El capítulo v, recoge las conclusiones, la bibliografía utilizada y los
anexos.
19
Violencia escolar, violencia verbal y tipos de violencia verbal
I. Planteamiento del problema
En la última década, en diferentes ciudades de Colombia se ha produ-
cido un incremento de la violencia escolar en sus diferentes manifes-
taciones, este fenómeno ha generado preocupación en padres, madres
de familias y maestros(as), algunos(as) investigadores(as) sociales y
el gobierno nacional y local; los resultados de las estrategias que se
han empleado no son muy satisfactorios; sin embargo se sigue en la
búsqueda de estrategias que puedan contribuir a disminuir el impacto
de la violencia en el proceso de enseñanza aprendizaje y la sana convi-
vencia escolar.
Para el análisis de esta situación he escogido como estudio de caso
a la Institución Educativa Betsabé Espinosa del barrio La Pradera en el
distrito de Barranquilla, Colombia, esta es una entidad que desde 1999
viene pregonando y aplicando procesos educativos fundamentados en
el respeto por los derechos humanos, sin ninguna clase de distinción
por género, etnia, religión, opción sexual o condición de vida; sin em-
bargo también en los últimos cuatro años se ha venido produciendo un
incremento de la violencia escolar, fundamentada en la violencia verbal.
A. Objetivo general
Analizar los factores que originan la violencia escolar, al igual que al-
gunas herramientas que puedan contribuir a la transformación de la
misma.
B. Objetivos específicos
• Identificar los factores inciden en la violencia escolar, violencia
verbal entre pares en el centro educativo Betsabé espinosa, 2011-
2014.
• Determinar los tipos de violencia verbal que se han manifestado al
interior del centro educativo en el periodo 2011-2014.
• Establecer cuál ha sido el impacto de las acciones para contrastar
el impacto de la violencia escolar en el proceso académico y convi-
vencia, desarrolladas por el idebe.
20
Capítulo primero
Violencia escolar, violencia verbal
y tipos de violencia verbal
I. Desde las teorías del desarrollo humano
y el rol de la familia, la escuela y la sociedad
en el desarrollo de la persona
Valoro importante resaltar, que definir las categorías de análisis de
esta investigación, para mí no fue nada simple, se me presentaron va-
rias dificultades debido, por un lado a lo complejo del tema de la vio-
lencia escolar e identificar una de sus manifestaciones, como el núcleo
central de la misma y por otro lado a mi necesidad de poder tomar
distancia para su desarrollo en razón de mi participación activa en el
proceso estudiado, pues desde sus inicios he sido la directora y luego
rectora de la institución que tomé como caso de estudio; pero también
me marcó el hecho de que la apuesta desde la institución siempre la
he conectado con el propósito de aportar desde mi quehacer a la cons-
trucción de ciudadanía desde una perspectiva de los derechos huma-
nos, lo que me llevaba a mirar las situaciones no sólo como parte de las
interrelaciones que se producen al interior de la escuela, sino también
como parte de un contexto global de violencia generalizada y legitima-
da desde contextos extramuros; esta postura hacia aflorar en muchos
momentos mi subjetividad al analizar algunos hechos.
Por la anterior razón, también fue difícil, definir una única teoría
que me llevara no solamente a identificar, describir y analizar el fenó-
meno de la violencia escolar, con énfasis en la violencia verbal; sino
también a poder trazar una ruta que permitiera desde la experiencia
que hemos desarrollado aportar herramientas para la deconstrucción
de los factores que originan el fenómeno y la construcción también de
21
Violencia escolar, violencia verbal y tipos de violencia verbal
estrategias para transformar las situaciones de violencia en situacio-
nes no violentas.
En busca de estas herramientas logré identificar tres teorías sobre
desarrollo humano, que enfatizan sobre las interrelaciones en las que
está inmerso un individuo, desde los diferentes ámbitos de interacción
de los niños(as) y los(las) jóvenes con otros individuos, de ellos con
sus familias, de las familias con otros actores y con el contexto, que
interrelacionadas me permitieron realizar las interpretaciones y hacer
los análisis respectivos, ella fueron:
El modelo ecológico de Bonfrenbrenner (1989), en el cual se ana-
liza la influencia del contexto social sobre la familia y la escuela. Este
modelo identifica cinco subsistemas que influyen en el desarrollo del
sujeto a saber: el microsistema de relaciones interpersonales como los
de la familia, la escuela, el vecindario los amigos estas relaciones se
dan en un ambiente único; el meso-sistema son las relaciones que se
establecen entre dos microsistemas ejemplo cuando la escuela coor-
dina esfuerzos con la familia para que los estudiantes se comporten
dentro de un ambiente de relaciones cordiales con sus pares y sean
exitosos; el exo-sistema en el cual el niño no se desarrolla pero que
sus padres si son afectados por este sistema y por lo tanto afecta al es-
tudiante, puede ser el lugar de trabajo o los amigos de los padres etc.;
el macro-sistema que son la cultura y la ideología que afecta al micro,
meso y exo-sistema y por lo tanto al estudiante es y su desarrollo con
sus patrones de comportamiento. Y finalmente el crono-sistema que
tiene que ver con los cambios de residencia de los padres, cambios de
trabajo, cambios de pareja; es como el tiempo afecta al estudiante.
De acuerdo a lo anterior, los postulados de la teoría ecológica plan-
tean:
• La ciencia debe depender de la política y lo social, ya que la cien-
cia, la política y lo social se interrelacionan en la vida diaria con
sus problemas esta teoría ecológica es un aporte para comprender
las relaciones de personas y los ambientes dándole sentido y vida
(Bonfrenbrenner, 1987).
• El desarrollo emocional de las personas está ligado a procesos afec-
tivos largos con otras personas que le permiten un equilibrio emo-
22
Ibida Isabel Jiménez González
cional estable para afrontar problemas de la vida cotidiana con más
oportunidades de éxito (Bonfrenbrenner, 1987).
Los vínculos afectivos son importantes en el desarrollo de la perso-
na, en el seno de la familia, le ayudan a entender mejor el entorno y
a la toma de decisiones, el afecto le permite ser un sujeto con mayor
probabilidad de ser competente y tener mejores destrezas tanto en
las relaciones con el otro como en el proceso de enseñanza apren-
dizaje (Bonfrenbrenner, 1987).
La institución y la familia deben desarrollar conjuntamente un
currículo para el cuidado, en el cual el niño, el adolescente sienta
la necesidad de ser responsable de alguna actividad en la cual se
sienta valorado y que valore a los demás y el entorno que lo rodea
(Bonfrenbrenner, 1987).
La organización de una o varias actividades de adultos en las cua-
les se le desarrolle el estado emocional y se le de afecto a los niños
y adolescentes, requiere de políticas públicas que permitan estos
espacio de interacción, tanto en las instituciones como en la familia
(Bonfrenbrenner, 1987).
Las pautas de crianza del niño y el joven deben ser sustentadas
además de la familia por otros vínculos que aportan a su desarrollo
y le dan continuidad y firmeza a lo que se vivencia en el hogar, esos
vínculos son los amigos, los parientes, la institución, la iglesia, los
vecinos, fortalecen las dimensiones del ser humano, es la interac-
ción del mesosistema (Bonfrenbrenner, 1987).
Así mismo, Pierre Bourdieu (1987) expone sobre la influencia de la
familia, la escuela y el contexto social, en su teoría: “Los tres estados
del capital cultural”, planteada en su libro Campo del poder y la repro-
ducción social, inicialmente esta teoría se utiliza es para dar respuesta
al rendimiento escolar y relacionarlo con sus clases sociales, en el cual
se justifica el fracaso escolar de acuerdo a la inversión que se le haga al
cuerpo, el cual es capaz de asimilar los hábitos aprendidos en el tiem-
po, los cuales relaciona con la familia y su influencia en la sociedad,
23
Violencia escolar, violencia verbal y tipos de violencia verbal
definiéndolas como recíproca, en este sentido esboza las tres formas
de capital cultural: la primera forma es:
• El estado incorporado: Es lo que se le invierte al cuerpo y dura en
el tiempo hasta que la persona fallece, hace relación a los estudios,
la alimentación, los valores, el cuidado del cuerpo; esto presupone
el tiempo que la familia dedica al joven, tanto afectivamente como
económicamente; es un proceso desde que nace, crece, se reprodu-
ce y muere; eso hace la diferencia cuanto más se invierte en el cuer-
po supone un mejor desarrollo; es asimilación y la acomodación
que hace el cuerpo de lo que la persona que lo posee invierte en él,
es el tiempo que el sujeto invierte sobre sí mismo, es muy personal,
esta cultivación del cuerpo y la mente que el sujeto realiza en su
persona, aprendiendo hábitos que deben perdurar toda la vida.
Por lo anterior es importante el papel de quienes cuidan al infante en
sus primeros años de vida, porque son ellos quienes le enseñan a de-
cir sus primeras palabras, las normas, los hábitos, sus oraciones, sus
deberes y derechos, la alimentación acorde a su etapa de desarrollo,
los espacios del juego, el fortalecimiento del carácter, el cuidado de la
salud y a tener una alta autoestima, respeto por sí mismo, los demás y
el medio que le rodea, se le inculca el diálogo como herramienta para
resolver los problemas y ser responsable de sus actos.
Las diferencias de capital cultural de una familia conllevan a dife-
rencias en la acumulación del mismo y la forma en que se transmite
dedicando el tiempo biológico necesario y el acompañamiento, tam-
bién existen diferencias en las satisfacción de las necesidades de las
familias que de acuerdo a sus ingresos económicos podrá invertir en el
desarrollo del sujeto.
De acuerdo a este estado, se puede deducir que el capital incor-
porado de una persona de estrato bajo , lo deje en desventaja con un
de estrato alto, es decir la brecha entre pobres y ricos se nota en su
educación, alimentación, valores, costumbres y, este es una tendencia
presente en muchas teorías que intentan explicar el comportamiento
humano, y asocian la violencia la pobreza, según el cual se deduce que
todo pobre es violento porque las circunstancias no lo dejan ser una
persona respetuosa y tolerante, lo que le puede ofrecer a la familia es
24
Ibida Isabel Jiménez González
poco para que sus hijos tengan un desarrollo humano que los conlleve
a tener bienestar.
• El estado objetivado: Este se refiere a los bienes materiales que se
logran obtener y lo que produce la persona, como libros que escri-
ba, pinturas, que diseña, compra de casas, autos, maquinas, está re-
lacionado con el capital cultural y económico que posee la familia lo
que se puede comprar o producir y que se puede heredar, son todos
los bienes materiales que se han obtenido desde un proceso histó-
rico en el cual el tiempo fue muy importante para su adquisición, y
donde se ha sumado capital económico producto de la creatividad
y el esfuerzo y el trabajo de quien o quienes lo poseen, en forma de
autos, casas, centros comerciales, bancos, barcos etc.
De acuerdo a lo dicho si los pobres no tienen la posibilidad de escribir un
libro o diseñar pinturas, tener bienes raíces poco o nada es lo que van a
tener sus hijos de capital cultural, o de pronto escribe pero no consigue
quien le patrocine los escritos, como si los predestinaran según teorías
deterministas de tener que ser toda la vida pobres y violentos.
• El estado institucionalizado: Tiene que ver con los títulos que posee
como profesional, técnico, tecnólogo o bachiller, lo que le permite
acumular unas relaciones sociales que hacen parte de ese capital
cultural. El titulo escolar de bachiller, universitario, de especializa-
ción, maestría y doctorado, es posible a la inversión de capital que
hace la familia o el propio sujeto como esfuerzo el cual le permi-
te tener una incorporación de capital, de niveles muy avanzados
y tener oportunidades económicas con mayor ventaja sobre otros
gracias a sus títulos y relaciones sociales.
En referencia, si las familias son analfabetas o no han terminado la pri-
maria y un bachillerato tienen menos posibilidades de brindarles a sus
hijos un ambiente propicio para vivir y querer ser exitoso, y mucho
menos poder darle alternativas de solución a los problemas de la vida.
Aunque las dos teorías tiene muchos elementos fundamentales para
analizar factores que inciden el desarrollo del ser humano como suje-
to, difiero sustancialmente en sus énfasis deterministas; pues la expe-
riencia que hemos tenido la oportunidad de observar a través del pro-
25
Violencia escolar, violencia verbal y tipos de violencia verbal
ceso desarrollado en la Institución Educativa Betsabé Espinosa, nos
ha demostrado que no todos los niños(as) de estratos socioeconómico
pobres responden de la misma manera; no todos son violentos; ni los
mayores violentos están en los estratos más bajo, ésta es una tesis que
demostraré a lo largo del desarrollo de este trabajo; como también de-
mostraré que la fuerza que si tiene el micro y macro contexto con sus
aparatos ideológicos para frenar el desarrollo del ser humano.
Como tercera teoría necesité una que me permitiera analizar las es-
trategias que hemos implementado desde la escuela en la búsqueda
por transformar las situaciones violentas que se presentan en la insti-
tución y validarlas o reformularla de acuerdo a lo analizado; esta terce-
ra teoría de la que alimente este trabajo fue la teoría de Vigotsky sobre
la influencia de la escuela como portadora de la cultura sobre el sujeto,
la familia y el contexto social. Es sus postulados insisten en respetar al
ser humano en sus diferentes culturas, desarrollar a aprendizajes sig-
nificativos que contribuyan a su formación individual y colectiva, que
desarrolle en el sujeto el pensamiento crítico y la creatividad que con-
lleven a los cambios que requiere la sociedad. Según ello:
Las creencias y las prácticas educativas, deben analizar diferentes
teorías educativas para construir o crear herramientas acordes a
las situaciones con sus respectivas acciones.
Comenzar desde los contextos socioculturales de los estudiantes,
para ofrecerles aprendizajes con sentido y significativo, teniendo
en cuenta, la cultura de cada uno y los elementos del pasado y pre-
sente de esa cultura.
Mirar la cultura escolar como una mezcla de muchas culturas dife-
rentes donde se relaciona lo objetivo y lo subjetivo, que nos conlleva
a mirar las interrelaciones en el salón de clases de los pares, las rela-
ciones de los educadores, las madres o padres, los líderes, los profe-
sores, al igual que con otras instituciones de la comunidad, así mis-
mo los contenidos de los aprendizajes y las practicas pedagógicas.
Desarrollar con los estudiantes experiencias de aprendizaje que
partan del contexto sociocultural, de acuerdo a su desarrollo y que
tenga significado para él o ella provocando retos y desafíos que le
26
Ibida Isabel Jiménez González
permitan cuestionar lo que sabe y al mismo tiempo se desarrollen
modificaciones entre los saberes, el pensamiento y la práctica de
los educandos.
Resaltar la importancia del lenguaje en la cultura, ya que responde
de acuerdo con los interés individuales, y este lenguaje como por-
tador de cultura es muy importante porque es la forma en la cual se
interrelacionan los sujetos; puede ser emancipador porque comu-
nica, construye conocimiento que cambia realidades, de acuerdo
con lo que desee comunicar quien habla, así llega el mensaje com-
partiendo experiencia e instrumentos que se asimilan y acomodan
en el pensamiento del educando.
Crear ambientes de aprendizaje, que permitan repensar la vida co-
tidiana, la práctica pedagógica, la interrelación entre estudiantes,
padres docentes y directivos, permitiendo reflexionar, analizar las
realidades para transformarlas.
Entender al estudiantes como un sujeto protagonista de su contex-
to histórico-cultural específico capaz de reflexionar y cambiarse
asimismo y a lo que le rodea.
La influencia de los aprendizajes desde la escuela puede cambiar la
historia y las culturas de los estudiantes en su vida cotidiana.
Esta teoría dice que la escuela le puede brindar las herramientas al in-
dividuo para que este transforme su vida y su contexto social y cultural
para ello se debe tener en cuenta:
• El nivel interactivo, que es el espacio o los momentos en que los
niños o los jóvenes interactúan con diferentes individuos.
• El nivel estructural, formado por estructuras sociales que influ-
yen en el niño o niña formados por la sociedad, los cuales son la
familia y la escuela.
• El nivel cultural o social, conformado por la sociedad como el
lenguaje, sistemas numéricos, costumbres, tecnología, la reli-
gión, la política etc.
27
Violencia escolar, violencia verbal y tipos de violencia verbal
Para Vygotsky, el sujeto no únicamente responde a los estímulos si
no que a través de acciones los transforma modificando el entorno, a
través que la misma cultura le brinda para transformarlo.
Bonfrenbrenner profundiza en la influencia del contexto social
sobre la familia y la escuela, dejando entender que la violencia se pro-
fundiza de acuerdo al ambiente donde viva el individuo afectándolo
en su desarrollo emocional y el modo de relacionarse con los demás,
de igual manera Pierre Bourdieu, coincide en que las condiciones so-
cioeconómicas de la familia definen su confortamiento de violencia o
no violencia; contradictorio con lo que pasa en la historia, pues los pe-
rores asesinatos de la historia han sido cometidos por quienes se os-
tentan el poder político militar y económico, por eso, como ya lo men-
cione anteriormente, aunque sus postulados sirven para determinar
algunos factores de violencia, no pueden tomarse como exclusivos; por
su parte Vygotsky, no se centra en las primeras interrelaciones, pero
su análisis del contexto son muy valiosos para estudiar de manera más
completa el fenómeno, ya que el enfatiza que desde la escuela se pude
transformar al individuo, su familia y su entorno.
En este sentido, de acuerdo a las tres teorías en esta investigación, se
tendrá en cuenta como sujeto de estudio a los estudiantes, su interrela-
ción con los compañeros(as), con los docentes, los docentes directivos,
la vecindad, su familia y el contexto sociocultural y político tanto micro
como macro en el cual se halla inmersa la Institución Betsabé Espino-
sa, donde si bien es cierto desde 2012 se produjo un incremento de la
violencia escolar, también es cierto que esta violencia no está presente
en todos los estudiantes; así mismo dice que para explicar el compor-
tamiento se debe tener en cuenta el largo proceso histórico cultural de
la familia del estudiante, ya que la cultura puede ser influenciada por
otra cultura se debe tener presente las etapas evolutivas, al igual que
el contexto histórico cultural para explicar los comportamientos del
joven y sus aprendizajes los cuales deben ser significativos, motivantes
y muy creativos.
II. Principales estudios sobre violencia escolar,
violencia verbal y tipos de violencia verbal en Colombia
En realidad, de acuerdo al espacio escogido para esta investiga-
ción, debería hablar de estudios sobre el fenómeno desarrollado en
28
Ibida Isabel Jiménez González
Barranquilla; pero dado a que sólo encontré un estudio y a los esca-
ses de estos también en Colombia, opté por buscar los estudios que en
Colombia trabajan la violencia escolar de manera general, la violencia
verbal y la clasificación de la violencia verbal. En ese sentido mencio-
naré algunos estudios, los cuales agrupe en dos ópticas particulares
como son:
• La violencia escolar como reproducción de la cultura violenta de
la calle y de la sociedad como tal.
• La violencia escolar como dinámicas producto de las interrela-
ciones entre pares al interior de la escuela (el bullying).
En el tema de la violencia escolar como reproducción de la cultura vio-
lenta de la calle y de la sociedad como tal, se encontraron los textos
de un informe de violencia estudiantil como problema relacional de
la acción pedagógica de César Augusto Perdomo y Ferney Cagua
Rodríguez, considera que la violencia es producto de los hechos rea-
lizados por las personas, con fines sociales, políticos, económicos, cul-
turales y religiosos.
En otras investigaciones de la violencia callejera se plasmaron en
novelas y cortometrajes, campañas de denuncia por organizaciones no
gubernamentales sobre los derechos de la mujer y prevención de la
violencia familiar para llamar la atención del gobierno han venido rea-
lizándose los últimos años.
En la investigación de las representaciones sociales, de Rosa Cha-
rra y Gloria Castaño (2011), rastrean una investigación nacional de
Valencia en 2004 titulada Violencia escolar en Colombia, se retoma la
violencia desde dos perspectivas, la primera sostiene que la violencia
en la escuela es producto de lo que se vive en las calles y la tendencia
afirma que la violencia escolar es producto de las dinámicas de rela-
ción entre pares en la escuela.
Otra investigación sobre clima escolar como elemento fundamental
de la convivencia en la escuela de Reinaldo Rico (2014), arrojó prime-
ro que los medios de comunicación, resaltan el delito, el uso de fuerza
violenta para solucionar un problema, las manifestaciones de violencia
verbal entre mandatarios y la polarización de la sociedad.
29
Violencia escolar, violencia verbal y tipos de violencia verbal
Es importante resaltar que la escuela está formada por la sociedad
y que ella expresa a la sociedad, por lo tanto no es ajena a la violencia
política, social, económica, cultural y religiosa en la que está inmersa y
desde luego afecta a los ciudadanos lo que se habla y se hace en cada
escuela es el lenguaje particular de la sociedad (Lanni, 2003, p. 1) por
eso en las investigaciones sobre la violencia en la escuela se debe parti-
cularizar de acuerdo al contexto de la sociedad en la cual se desarrolla
los procesos políticos, sociales y económicos y las dinámicas internas
de la misma que son diferentes en cada institución.
En el tema de la violencia escolar como dinámicas producto de las
interrelaciones entre pares al interior de la escuela se encontraron los
textos de Hoyos, Aparicio y Córdoba, la de Jiménez, Castellano y
Chaux.
Hoyos, Aparicio y Córdoba (2005), en su investigación titulada Ca-
racterización del maltrato entre iguales en una muestra de colegios de
Barranquilla (Colombia), describe la incidencia general y una caracte-
rización del fenómeno en las escuelas de la ciudad desde la perspectiva
de sus protagonistas (agresores, víctimas y testigos), y las circunstan-
cias en las que se presenta. Este trabajo se realizó con estudiantes de
sexto a noveno grado con una muestra de colegios del núcleo educativo
n.° 2 de la ciudad de Barranquilla.
Como hallazgos encontrados de esta investigación aparece en pri-
mer lugar la incidencia general, integrando las experiencias de los su-
jetos como víctimas, agresores y testigos, se observó que la manifesta-
ción que más caracteriza el maltrato entre iguales dentro de la muestra
estudiada, es la del maltrato verbal, el cual engloba conductas como
poner apodos, hablar mal de otros o insultarles; le sigue en orden de
incidencia, el maltrato físico indirecto cuando se trata de “esconder co-
sas”, así mismo, el maltrato por exclusión social, “ignorar” y “no dejar
participar”.
En relación con las circunstancias en las que se desarrolla el fenó-
meno, en el estudio se encontró que el maltrato entre iguales se ejerce
en la mayor proporción por alumnos de la misma clase, seguido por el
maltrato ejercido por compañeros de una clase superior, y en una últi-
ma instancia, el maltrato proviene de alumnos del mismo curso, pero
no de la misma clase.
Analizando el dato de quién maltrata, desde la perspectiva de la víc-
tima, se encontró en el estudio que la mayoría de las manifestaciones
30
Ibida Isabel Jiménez González
del maltrato muestra una incidencia mayor con respecto a la participa-
ción de las chicas, como ejecutoras del maltrato.
Con relación al escenario, afirman que, en general, la clase es el lu-
gar en el que se presenta la mayor frecuencia. Sin embargo, cuando
se presentan situaciones de amenazas con armas y el obligar a hacer
cosas, los escenarios pueden ser otros.
En relación con los interlocutores, de la víctima, observaron que
cuando ésta es objeto de maltrato por exclusión social, maltrato verbal,
maltrato físico indirecto (esconder y robar), y cuando es intimidada
por medio de amenazas, los amigos o amigas son las personas a las que
se acude para contarles lo ocurrido.
Por su parte Jiménez, Castellanos y Chaux (2009) en su investiga-
ción titulada Manejo de casos de intimidación escolar: Método de pre-
ocupación compartida, realizada en Bogotá, se trabajó un método de
exploración para analizar a los intimidadores y a los intimidados, por
lo general tenían alguna relación con la víctima, lo que pretendían era
desarrollar herramientas para disminuir esa intimidación.
La naturalización que son los nidos donde se originan los fenóme-
nos de violencia escolar, en la cual las víctimas de deconstruir sus mie-
dos y convertirlos en fortaleza para cambiar toda acción violenta, que
viene mediatizada, por el contexto de la calle, el barrio, la familia, el
víctimario debe saber que será denunciado y sancionado para que no
repita comportamientos de dominación y poder por la fuerza haciendo
daño a su compañero.
III. Conceptualizando la violencia escolar,
violencia verbal y tipos de violencia verbal
A. Violencia escolar
Elsa Blair (2009) concluye que no cree que sea posible establecer
un solo concepto de violencia, ya que los conocimientos al respecto
se construyen, se de-reconstruyen y reconstruyen desde lo político, lo
antropológico y lo social.
Mas sin embargo comenta que cuando la violencia tiene una dimen-
sión política, algunos autores asumen que es un problema del estado
y dicen que violencia “es el uso ilegitimo o ilegal de la fuerza” con esto
31
Violencia escolar, violencia verbal y tipos de violencia verbal
la diferencian de la llamada violencia legítima ejercida por el uso de la
fuerza en el Estado.
Para Alain Pasin, la violencia está siempre presente en la vida social.
Konrad Lorenz: La violencia es inseparable de la condición humana.
Georges Balandier, el carácter, las normas y ritos hacen posible
domesticar la violencia regulándola desde la vida social.
Para ellos es difícil una definición desde lo político, lo antropológico
y lo sociológico de la violencia, porque tiene diferentes connotaciones
desde la naturaleza de la violencia y los actos de violencia, es tan vieja
como la historia misma en las diferentes culturas de todos los pueblos
del mundo.
La violencia es cuando dos personas o más personan se matan, o ella
se suicida, o la hieren o se hiere con armas, o con palabras humillantes
que denigran la dignidad de la persona, o desplazan de un territorio a
otro amenazándola.
Para Emilio Palomero y María Fernández, la violencia escolar está
centrada en la violencia directa que se traduce en la violencia física y la
violencia psicológica, la cual aumenta cada día más, y se desarrolla en-
tre pares de estudiantes, con maestros, directivos y padres de familia y
alrededor de la institución.
La escuela tiende a buscar las causas de la violencia en las carencias
sociales y psicológicas de los estudiantes, quedando así como los res-
ponsables de violencia escolar. Solo realizan una mirada del problema
particularizando todas las acciones en una sola vía, sin tener en cuenta
al resto de la comunidad escolar que también es generadora de violen-
cia escolar.
Desde una mirada general se puede decir que la violencia escolar,
es el espejo de las injusticias estructurales (sociales, económicas, polí-
ticas, culturales, raciales, etc.) de una violencia indirecta, sobre la cual
actúa frecuentemente la violencia directa.
La violencia social influye sobre la escuela en sus relaciones inter-
nas y en sus procesos, demostrado por el sistema de alerta temprana,
de la Defensoría del Pueblo en su informe 010 de junio de 2008 y 023
de octubre 2009, en donde el incremento de la delincuencia, narcotrá-
fico, prostitución, delincuencia organizada permean la familia, el ba-
rrio, y la escuela.
32
Ibida Isabel Jiménez González
B. Violencia verbal
Otra investigación de la violencia verbal en el aula, de Geovanny Rojas
dice que la violencia verbal es un acto comunicativo con la intención de
hacer daño a la otra persona en su imagen social y personal, se mani-
fiesta con la capacidad de subordinación de la víctima.
Otra investigación de un estudio descriptivo Chirinos, López y Sán-
chez (2007) de tipos de maltrato entre iguales. Arellano llega a la
conclusión que existe una violencia verbal que afecta a la institución y
sus miembros.
Ingus (2005) sus efectos son graves para la psiquis de quienes lo
sufren, bajan la autoestima.
C. Tipos de violencia verbal
• Comentarios degradantes
• Insultos
• Gritos
• Burlas
• Gestos
La violencia verbal es para reducir a la persona con humillaciones, ha-
cerla sentir mal, culpable, lo que le baja la autoestima.
Se manifiesta de diferentes formas en las instituciones educativas:
En el rechazo de un estudiantes para trabajar en grupo o tener la si-
lla a su lado, levantar calumnias o chismes, decirle apodos, pellizcarlo,
golpes en cualquier parte del cuerpo, burlas, escritos de mal gusto en
las paredes sobre la persona, empujar, gritar, ridiculizar delante de los
demás, dejar jugar, discriminación, las formas de los castigos por parte
de los maestros.
La incapacidad de la escuela y la familia para atender las necesida-
des de los hijos y estudiantes les hacen mucho daño a todos, provocan-
do un problema para interrelacionarse con los demás o adaptarse a
nuevas realidad y también el fracaso escolar sume a los estudiantes en
una depresión con ganas de querer dejar la escuela.
33
Capítulo segundo
Caracterización de las familias y el entorno
escolar de los estudiantes del ied Betsabé Espinosa
I. Historia del barrio La Pradera, sus familias
y la influencia del contexto barranquillero sobre este
A. Contexto de violencia en Barranquilla
La ciudad denominada “puerta de oro de Colombia”, la ciudad que por
segunda vez, según la encuesta de Gallup, a través de su corresponsal
Centro Nacional de Consultoría en Colombia (Semana, noviembre de
2014), es la más feliz entre las de Colombia y entre ciudades de 65 paí-
ses del mundo; desde hace más de dos décadas viene incrementando
el fenómeno de la violencia de diversos tipos, lo que está cambiando
de alguna manera esa forma de ser pacífica, alegre y extremadamente
acogedora del barranquillero.
La cultura de la violencia generalizada que se vive en Colombia, se
ha ido cimentando también en cada uno de los rincones de la vida de la
otrora pacífica Barranquilla y la escuela no solo no ha quedado fuera,
sino que en los últimos diez años se ha constituido en uno de sus semi-
lleros preferidos.
Según Alfredo Molano, en su análisis sobre el rastro que deja la
violencia y el paramilitarismo en el Atlántico,
Por Atlántico no pasó la violencia de los 50. Pero el 9 de abril del 48, en
Barranquilla hubo levantamientos, incendios, saqueos y muertos. En la ciudad
hay luchas obreras desde 1910, cuando los coteros se declararon en huelga,
el primer conflicto laboral del país, que se repitió en el 17. La tradición liberal
del puerto tiene como antecedente la guerra de 1885, cuando el general
liberal Gaitán Obeso se rebeló contra el gobierno en Guaduas, se tomó el río
Magdalena, y en Barranquilla se enfrentó a los ejércitos conservadores ( www.
elespectador/Barranquilla y el caso Tamarindo).
35
Violencia escolar, violencia verbal y tipos de violencia verbal
En la consolidación del paramilitarismo como fuerza de control y
muerte a nivel del país, en el Atlántico, hubo una dinámica diferente a
la del resto de la región del Caribe, aquí el propósito no era la contrain-
surgencia, ya que en esta zona la presencia de grupos guerrilleros era
muy baja; el paramilitarismo operó en Barranquilla como una mafia
del crimen organizado, ya que cobraba una especie de impuesto para
proteger a personas u organizaciones, comerciantes, tenderos o em-
pleados etc., de no pagar se les amenazaba de muerte, lo que cobró la
vida de muchos comerciantes. También esta zona se tomó como corre-
dor para el narcotráfico (Revista de Economía del Caribe, julio de 2014).
Según el observatorio del programa presidencial de los derechos
humanos y derecho internacional humanitario la violencia en Barran-
quilla no es reciente, se remonta a 1970 cuando emergen grupos de
la delincuencia organizada cuya actividad era el sicariato y el hurto
en los barrios de La Chinita, Rebolo y El Ferri, con el tiempo también
prestaban sus servicios al narcotráfico y el paramilitarismo. Eran los
llamados grupos de limpieza social que aparecían en los barrios con
panfletos dando 24 horas para que la gente se fuera o los eliminaban
en las puertas de sus casas en algunas ocasiones.
Es importante señalar que en los setenta, cuando la bonanza ma-
rimbera estaba en pleno desarrollo, muchos marimberos guajiros se
trasladaron a Barranquilla. Para Sánchez (2003), citado por la Revista
de Economía del Caribe (julio de 2014) la instalación del sicariato como
práctica reiterada para el cobro de cuentas o la resolución de conflictos
son una evidencia de su paso en la ciudad. De esta manera, hacia fina-
les de los setenta e inicios de los ochenta se fue incubando toda una
tradición sociocultural en torno al narcotráfico.
Barranquilla ha sido un espacio utilizado tradicionalmente por
miembros de mafias de toda Colombia, por su privilegiada condición
de puerto marítimo y desembocadura del río Magdalena. Precisamen-
te, esta ubicación geográfica ha hecho de Barranquilla un punto estra-
tégico para la exportación de droga y el ingreso de armas e insumos
químicos. Esto en un contexto social de alta tolerancia frente al contra-
bando y el lavado de activos provenientes del tráfico de drogas.
A mediados de los ochenta, se conforma el “Cartel de la Costa”, con
centro de operaciones en Barranquilla y Santa Marta. En la segunda
mitad de los noventa este cartel fue debilitado entre otros factores por
el accionar de las autoridades y por la llegada a la región de nuevos
36
Ibida Isabel Jiménez González
agentes ilegales, entre los que se destacan representantes de los nar-
cotraficantes del norte del Valle, quienes coparon los espacios dejados
por el “Cartel de la Costa”; junto a ellos se hacen fuertes los contra-
bandistas y narcotraficantes de La Guajira (Observatorio del Programa
Presidencial de Derechos Humanos y dih, 2012) (Revista Económica
del Caribe, 2014).
A partir de 1999, empiezan a llegar y a consolidarse las bandas pa-
ramilitares en Barranquilla, bajo la dirección del jefe paramilitar “Jorge
40”. Tuvieron tres formas de intervención:
• La económica-social: Buscaba ordenar y controlar las actividades
económicas legales e ilegales, jerarquizando unas sobre otras y re-
gulando las relaciones sociales que nacen de este ordenamiento.
• La política institucional: Se centró en la eliminación de las fuerzas
políticas opositoras, en la creación de nuevos actores y referentes
sociales, políticos y organizativos, y en la implementación de me-
canismos de control y coerción que regulen la convivencia social.
• La burocrática-administrativa: Reglamentó las funciones y alcan-
ces de las instituciones públicas con respecto a sus intereses parti-
culares y la gestión de los mismos (Sanguino, 2004).
El accionar violento del paramilitarismo en Barranquilla se dirigió en
contra de todas las personas, grupos u organizaciones que se opusie-
ran o entorpecieran la construcción de su orden social. En la prácti-
ca, esto se tradujo en una significativa reconfiguración del escenario
social, delincuencial y en menor medida el espectro político de esta
ciudad (Revista Económica del Caribe, 2014).
La desmovilización del Bloque Norte de las auc1 (2002-2006) no dio
por finalizado el fenómeno paramilitar y todas sus redes de ilegalidad
en Barranquilla, sino que por el contrario, dio inicio a una compleja
trama de reconfiguraciones y mutaciones de las estructuras delincuen-
ciales ligadas directa e indirectamente al mismo, ya que algunos se re-
armaron y otros emergieron (Garzón, 2008). Debe aclararse que estos
1
Llamados también paramilitares por su estrecha relación en el accionar con las fuerzas del
estado colombiano.
37
Violencia escolar, violencia verbal y tipos de violencia verbal
“nuevos grupos paramilitares” o bandas criminales (bacrim) mantie-
nen una estrecha línea de continuidad con las estructuras de las auc.
A partir de 2008, surge otra forma de violencia en las grandes ciu-
dades colombianas es la que se genera alrededor del narcotráfico en la
forma de narcomenudeo:
Esta estrategia está siendo utilizada por los narco-paramilitares como salida
a lo costoso que resulta poner la mercancía en los mercados de los Estados
Unidos. Esta nueva modalidad está transformando la vida de los vecinos, entre
y a nivel de los barrios, sobre todo los tradicionalmente marginados, pues estos
pasaron a hacer parte de los territorios en disputa: las actividades económicas
que se desarrollan en los barrios sobre todo de las principales ciudades de la
región Caribe como es el caso de Cartagena, Barranquilla y Santa Marta, son
susceptibles de extorsión y las personas que viven en ellos, se convierten en
objeto de control (Corporación Humanas, 2011, pp. 16 y 17) (Jiménez, 2013).
A la par con el crecimiento del narcotráfico y la seguridad inversionista
garantizada por el paramilitarismo creció Barranquilla hacia el sur y el
occidente, pero también creció en pobreza.
1. La mediación simbólica de los medios de comunicación
en la instalación de una cultura violenta en Barranquilla
Son muy pocas las investigaciones que ubican dentro de factores que
contribuyen a la legitimación de la violencia, el papel preponderante
de los medios de comunicación, sobre todos los denominados como
“prensa popular” o la prensa para los incultos; de este tipo de medios
están inundados los barrios de las localidades del sur, metropolitana,
suroccidente y suroriente de Barranquilla, entre ellos encontramos el
Periódico Al Día de Barranquilla, de propiedad de la empresa El Heraldo
S. A., o sea la misma casa editorial del prestigioso Periódico El Heraldo,
dirigida al “pueblo culto de Barranquilla”.
En un análisis realizado por Jácome (2011), en su caracterización
de la violencia urbana en Barranquilla desde la construcción noticio-
sa en la prensa popular, utilizando como estudio de caso el Periódico
Al Día; demuestra como el individuo crea la sociedad urbana en que
vive y esta es representada a diario en el contenido de los medios de
comunicación. Por ello, la urbe existe integrada a la actividad mediá-
tica y paralela al texto escrito, porque ambos pueden ser explicados o
38
Ibida Isabel Jiménez González
leídos y vistos como construcciones humanas (Niño, 2003). Asimismo
la ciudad, es el soporte material de cada significación que fabrica el
ser humano (Giraldo y Viviescas, 1998) y ligado a ello está el poder,
que se aprovecha de las historias mediáticas para ofrecer seguridad, ya
que ante la violencia que expone la prensa popular el gobernante debe
poner en práctica medidas estatales para responderle a los electores y
así se legitima.
A través de la prensa popular se recrea en los cuerpos de las vícti-
mas, la violencia que a diario se vive en los diferentes rincones de la
ciudad; pero sobre todo la que se vive en los barrios pobres; a través
de las noticias con hechos desgarradores y adjetivos burlescos se in-
tenta despertar el interés de los habitantes de los barrios pobres en
la compra de los periódicos populares (Jácome, 2011). En general las
noticias son poco creíbles; pero la forma como se presenta tanto en el
poco contenido como en las imágenes que se presenta, causa efecto
de miedo o de solidaridad en sus lectores y cierto morbo alrededor de
actos violentos, lo que contribuye en cierta forma a la legitimación de
una violencia en los sectores populares.
B. Historia del barrio La Pradera
De acuerdo a diversos sucesos que han marcado la historia del barrio
La Pradera, se puede realizar una ligera periodización de ésta:
1. Los inicios de La Pradera cívica,
inmigrantes de Juan de Acosta, Tubará y familias
de estratos tres y cuatro de Barranquilla, 1977 a 1994
El barrio La Pradera fue fundado en 1977; sus primeros fundadores
fueron 70 familias, que provenían de diferentes barrios de Barranquilla,
entre ellos, Los Andes, Las Delicias, del municipio de Juan de Acosta y
Tubará. Estas familias compraron lotes de 24 metros de largo por diez
y 12 de ancho, vendidos por un señor de nombre Armando Collante
que decía ser dueño y firmaba como testigo Primitivo Jiménez; más
tarde apareció otro señor de nombre Sacaro Zambrano y Raúl Triana
como nuevos dueños reclamantes de las tierras.
Estos terrenos fueron vendidos sin ninguna clase de servicio pú-
blico, razón por la cual todas las familias se juntaron para crear una
39
Violencia escolar, violencia verbal y tipos de violencia verbal
acción comunal, que se colocó como primera tarea recolectar fondos
para comprar un transformador de energía pequeño. En 1985 surgió
otra forma organizativa de la comunidad, un comité cívico, que ayudó
a impulsar la consecución de los servicios públicos en un nivel básico.
A través de procesos de autogestión comunitaria y de exigibilidad a la
administración local de Barranquilla.
Para 1994, este barrio era reconocido como uno de los mejores ba-
rrios de la zona suroccidental, no solo por su organización física; sino
también por la gran capacidad de movilización e integración de la ma-
yoría de sus habitantes.
Para esta época la gran mayoría de los habitantes en capacidad de
trabajar, dependían de la actividad industrial, comercial, de servicios
del distrito de Barranquilla; aunque empezaba a aparecer unas nuevas
familias que vivían de la economía informal y tenían poco acceso al
sistema de seguridad social.
2. Las inundaciones, invasiones y recepción de
familias en situación de desplazamiento, 1995 a 2004
Uno de los factores de riesgo lo constituyeron en esta época las vivien-
das construidas por personas que invadieron en la ribera de los dos
arroyos que circulaban por el barrio, simultaneo a esta situación se ini-
ciaron una serie de dificultades frente al tema de la llegada de una gran
cantidad de personas en situación de desplazamiento provenientes de
diferentes partes de la región y del país.
Para esta época empieza a surgir la necesidad de unos servicios pú-
blicos que pudieran abastecer a todas las familias de la comunidad. Las
siguientes noticias ilustran la lucha de sus pobladores por mejora en
los servicios públicos:
40
Ibida Isabel Jiménez González
41
Violencia escolar, violencia verbal y tipos de violencia verbal
42
Ibida Isabel Jiménez González
43
Violencia escolar, violencia verbal y tipos de violencia verbal
44
Ibida Isabel Jiménez González
3. La aparición de la carrera 31 como foco del comercio,
las lujosas edificaciones, la limpieza social,
las extorciones, 2005 a 2015
A continuación se presentan algunos de los titulares de prensa que en
los últimos cinco años han hecho al barrio La Pradera uno de los más
reconocidos como peligroso en Barranquilla, está ubicado como zona
roja:
45
Violencia escolar, violencia verbal y tipos de violencia verbal
Boleteo e inseguridad cercan barrio La Pradera de Barranquilla
Habitantes denuncian que bandas criminales cobran vacunas en el sector
Por: Leonardo Herrera Delghams
El Tiempo, 23 de octubre de 2012
Las extorsiones ya cobraron la primera víctima en La Pradera, y son la causa
de la desbandada de tenderos y del temor generalizado que invade a los
habitantes de este barrio del suroccidente de Barranquilla.
Así lo denunciaron en la mañana de este martes pequeños comerciantes
y vecinos de esta zona, quienes durante tres horas bloquearon la avenida
Circunvalar exigiendo protección a las autoridades mediante una mayor
presencia en el sector.
El sábado fue asesinado por sicarios Maximiliano Ramos Mesa, propietario
de una ferretería, quien según sus familiares, denunció que era víctima de la
extorsión.
El comerciante fue baleado en su negocio por dos hombres que fueron
capturados. Según la versión de vecinos y amigos, le estaban exigiendo el pago
de una vacuna de cinco millones de pesos.
La muerte del comerciante fue muy sentida en el sector, donde gozaba de
reconocimiento por su espíritu de colaboración.
“La mayoría de casas en este barrio fueron construidas con los ladrillos y el
cemento de esa ferretería”, recordó Delma Palacio, líder comunal, quien, con
todas las vecinas de la cuadra, salió a protestar. “Estamos cansados de tanta
extorsión”, expresó con tono de impotencia.
Rondan las bandas
Este martes, todos los negocios del barrio cerraron sus puertas en señal de
duelo y rechazo por el asesinato de don Maximiliano, y otras dos personas
que han muerto de manera violenta en el barrio en lo que va corrido del año.
Además de la salida del sector de seis negocios, cuyos propietarios decidieron
cerrar los establecimientos ante la presión de los extorsionistas, “nos están
cobrando vacunas en las casas, si usted pinta y la tiene bien arreglada debe
pagar hasta 3.000 pesos diarios”, denunció una mujer.
46
Ibida Isabel Jiménez González
El alcalde de la Localidad del Suroccidente, Pedro Fayad, reconoció la presencia
de las bandas delincuenciales en esta zona, mientras que el comandante del
Tercer Distrito de la Policía Metropolitana, mayor Carlos Andrés Hernández,
dijo que están tras las pistas de los bandas que tienen cercada La Pradera.
Reforzarán la vigilancia
Para sofocar la protesta, el asesor de seguridad del distrito, Guillermo Polo,
fue al barrio y anunció que la Alcaldía construirá un cai en el sector, mientras
tanto se dejará uno móvil haciendo rondas en el sector.
También aseguró que entrará a operar el policía del cuadrante, se montará un
frente de seguridad que contará con sus alarmas comunitarias y equipos de
avantel para que entren a la red de apoyo, además del programa de Entornos
Seguros”.
El Heraldo, domingo 26 de agosto de 2012
¿Cuál es el motivo de los ataques en La Pradera?
Vecinos del barrio se mostraron preocupados.
Extorsión, ajuste de cuentas, problemas relacionados con tráfico de estupefa-
cientes, son algunas de las versiones que circulan alrededor de los atentados
a dos personas de una misma familia en el último mes, en el barrio La Pradera
de Barranquilla.
47
Violencia escolar, violencia verbal y tipos de violencia verbal
Primero fue Jhon Freddy Ospina, prestamista de 32 años asesinado el pasado
13 de agosto. El pasado viernes fue su tío Joaquín Ospina Ruiz, a quien le
propinaron dos impactos de bala cuando se encontraba en la sala de su casa, y
que actualmente se recupera de las lesiones.
Allegados a la familia contaron a El Heraldo que el temor los rodea permanen-
temente. “Muchos nos hemos tenido que ir de la ciudad por miedo, no sabe-
mos qué es lo que está pasando, pero tememos que los casos no sean aislados,
ojalá las autoridades le presten atención a esto”, comentó uno de ellos.
La Policía confirmó que está investigando los casos para determinar el origen
de los ataques, así como de las amenazas a través de panfletos en los que,
supuestos miembros de Los Rastrojos, señalan a un integrante de la familia.
No tiene que ver. Ayer, a las 5:15 a.m., fue asesinado en la Circunvalar con
carrera 28, Gaspar Antonio Ospina Durán, de 39 años, que pese a llevar el
mismo apellido de los afectados en los otros dos casos, no tiene relación con
ellos, según se conoció. La víctima, que fue vigilante, corrió hasta un lavadero
de carros para esconderse, pero un hombre armado con una pistola nueve
milímetros le propinó siete disparos”-
El Heraldo, lunes 31 de agosto de 2015
Dos versiones sobre joven asesinado en La Pradera
Foto: El Heraldo
48
Ibida Isabel Jiménez González
El homicidio ocurrió en la calle 117 con carrera 31, barrio La Pradera, al
suroccidente de Barranquilla.
Familiares indican que la víctima intentó evitar que atracaran a unos amigos.
Policía informó que tenía problemas con el agresor.
Dos versiones se manejan sobre la muerte de Heyner Hernández Vargas, de
22 años, quien fue atacado a tiros la noche del sábado en el suroccidente de
Barranquilla.
Los familiares de la víctima, de 22 años, indican que quiso evitar que dos
sujetos a bordo de una motocicleta atracaran a un grupo de amigos. El hecho
se registró en la calle 117 con carrera 31, en el barrio La Pradera.
Iba a comprar helados. A las 7:30 de la noche, Hernández Vargas salió de
su residencia ubicada en la calle 113 con carrera 25, en la segunda etapa del
barrio Los Olivos, acompañado de su novia y dos amigos para comprar unos
helados.
“Ellos iban caminando por la calle, según lo que nos dice su novia; Heyner y
ella se habían adelantado, vieron una moto que pasó a su lado y se alertaron”,
comentó un familiar.
El joven, al ver el episodio, se devolvió y les dijo a los delincuentes que no
tenían nada para entregar y, por favor, no les hicieran daño.
“Aceleraron el paso, pero después oyeron a alguien que dijo ‘esto es un atraco’,
ellos voltean y ven que a uno de los amigos lo estaban apuntando con un arma
de fuego”, agregó la pariente.
Según los familiares, en ese momento uno de los sujetos le disparó a Hernán-
dez, quien evitó ser impactado. Sin embargo, el delincuente accionó de nuevo
el arma y lo hirió en el tórax y la mano izquierda.
Los ladrones se dieron a la huida, tras el suceso, sin despojar a alguno de los
acompañantes de Hernández de alguna pertenencia.
La víctima fue llevada en un ambulancia por familiares y vecinos al Paso de El
Pueblito, donde médicos informaron que murió antes de que ingresara para
ser atendido.
“Tenía problemas”
La segunda versión fue entregada ayer por la Policía Metropolitana, que dio
a conocer que Heyner Hernández Vargas tenía problemas con su homicida.
49
Violencia escolar, violencia verbal y tipos de violencia verbal
El reporte de la Policía señaló que “el sujeto conocido con el alias de ‘el Geiber’
iba acompañado de otro sujeto conocido con el alias de ‘el Jhony’, quienes iban
en una motocicleta y, sin mediar palabras, abordan a la víctima y le disparan”.
Isabel Vargas, madre de Hernández, informó que el próximo mes la familia
tenía previsto un viaje para la isla de Curacao, con la finalidad de que su hijo
encontrara opciones de empleo.
“Ya teníamos todo listo para el viaje, los pasaportes y los pasajes, solo esperaba
que llegara la fecha; nos íbamos los tres, él, su papá y yo”, aseguró la mujer.
“Hace años trabajé en Curacao y dejé varios amigos allá que me iban a ayudar
a conseguirle un trabajo a Heyner”.
El joven había estudiado en el sena mecánica en reparación de celulares y
se encontraba haciendo las gestiones para continuar estudios en mecánica
diesel”.
El Heraldo, viernes 28 de agosto de 2015
Hallan cadáver de hombre enterrado en una casa en La Pradera
Foto: Giovanny Escudero y Johnny Olivares
Funcionarios del cti practicaron la inspección al cadáver, encontrado al
mediodía de ayer dentro de esta casa. La víctima podría ser su propietario.
Hipótesis que manejan autoridades es que la víctima es Luis Gabriel Mora
Rueda, dueño de la vivienda ubicada en el barrio La Pradera. A principios de
mes, familiares lo reportaron como desaparecido ante el cti.
50
Ibida Isabel Jiménez González
Espantados estaban los moradores del sector El Golfo, del barrio La Pradera,
luego de enterarse del hallazgo del cadáver de un hombre enterrado y cubierto
con concreto, en una casa.
La víctima al parecer es el propietario del inmueble localizado en la calle 121
con carrera 18. Esta persona, identificada como Luis Gabriel Mora Rueda, de
38 años, fue reportada por su familiares como desaparecida ante el cti de la
Fiscalía, el pasado 2 de agosto.
Los restos fueron encontrados ayer por un pariente de Mora que llegó con
un acompañante. “Como el dueño del predio estaba desaparecido, un familiar
buscó a un señor para que lo cuidara”, contó un investigador sobre el caso.
Al entrar sintieron un olor desagradable, por lo que empezaron a buscar su
origen. Pensaron en principio que se trataba de un animal muerto, y empezaron
a cambiar de lugar unos bloques de arcilla ubicados en la mitad de la vivienda
para encontrar la causa.
Ambos notaron una alteración en el piso que les llamó la atención. En una
parte se veía como si el piso estuviera recién reparado, además tenía un relieve
más alto, lo que los motivó a seguir indagando.
El acompañante del familiar de Mora tomó una pala para romper el concreto.
Al hacerlo, el olor se acrecentó y, al mirar hacia adentro, vieron una extremidad
humana. “Descubrieron que el olor provenía del cadáver de un hombre”,
agregó la fuente.
Aunque no ha sido confirmada oficialmente la identidad de la víctima, las
autoridades presumen que se trata de Luis Mora por su extraña desaparición.
Un grupo especial del cti de la Fiscalía se encargó de la inspección y el
levantamiento del cadáver que tardó más de cuatro horas. El cuerpo solo tenía
puesto un bóxer y estaba irreconocible dada su avanzada descomposición.
Los restos fueron trasladados a la sede de Medicina Legal, donde los peritos
establecerán la causa de la muerte, el tipo de arma que empleó el asesino, así
como también la plena identidad de la víctima.
La última vez que fue visto con vida, Mora Rueda, o el Mono como lo llaman
sus allegados, fue el 2 de agosto cuando salió de una clínica de Barranquilla
donde estuvo visitando a un pariente.
Allí anunció que regresaría a los ocho días, pero desde entonces no se supo
más de él y su celular estaba apagado. Al parecer la víctima, que residía sola
en ese lugar, tenía dinero ahorrado, por lo que investigan si fue objeto de un
hurto”.
51
Violencia escolar, violencia verbal y tipos de violencia verbal
Solo colegios públicos denuncian problemas en Barranquilla
A la Secretaría de Educación Distrital le han reportado 23 casos de violencia
escolar.
Por: Daniel Escorcia Lugo
El Tiempo, 2 de octubre de 2014
A tan solo un mes y medio de haber sido puesto en práctica el Sistema Distrital
de Convivencia Escolar (Sidice) los registros empiezan a dar aviso sobre las
situaciones violentas que se presentan en las comunidades educativas de los
colegios de Barranquilla.
La Secretaría de Educación Distrital expone que en la base de datos hay 23
casos de violencia escolar, de los cuales 17 responden a un nivel de primera
gravedad (son situaciones que se caracterizan porque hay una incompatibilidad
real o percibida entre una o varias personas frente a sus intereses). Estos
conflictos se solucionan en el aula de clase con ayuda de los comités escolares
de convivencia.
Otros tres casos reportan acciones violentas tipo dos (son situaciones en las
que los conflictos no son resueltos de manera constructiva y dan lugar a riñas.
En estos se especifica que no exista una afectación al cuerpo o a la salud de
cualquiera de los involucrados).
Y los otros tres responden al grado de gravedad tres (son actos que afectan
negativamente a otros miembros de la comunidad educativa. La agresión
puede ser física, verbal, gestual, relacional y electrónica).
52
Ibida Isabel Jiménez González
Los seis últimos casos en mención están llevando un tratamiento cuidadoso
con las autoridades respectivas, que en este caso con el Instituto Colombiano
de Bienestar Familiar (icbf) y la Policía de Infancia y Adolescencia.
La Secretaría de Educación está atenta a la dinámica de los colegios respecto a
la utilización del sistema. Una primera observación positiva es que hace 15 días
terminaron las capacitaciones y ya se ven reflejados un número importante de
casos.
La negativa responde a que las situaciones solo han sido reportadas por
instituciones educativas de carácter público. Las privadas no han iniciado el
proceso.
Ante ese fenómeno la Secretaría está desarrollando visitas a los colegios
privados para ver qué es lo que está sucediendo, puesto que la institución que
no cumpla con el buen uso del sistema podría ser sancionada.
Lo que es el sistema
El Sidice es un sistema de información unificado que apoya la labor de
seguimiento de las instituciones educativas públicas y privadas de la ciudad y
brinda información oportuna al Sistema Distrital de Convivencia para que cada
una de las entidades involucradas puedan articular su trabajo y dinamicen su
labor de apoyo a las instituciones educativas.
Las autoridades en los temas de educación a nivel distrital esperan los registros
del sistema hasta el final del mes en curso, para poder realizar un balance e
informe que pueda ser difundido a la comunidad.
Con ello se busca tener un termómetro de qué problemáticas se desarrollan en
los colegios y como darles buenas soluciones.
53
Violencia escolar, violencia verbal y tipos de violencia verbal
El Heraldo, jueves 27 de noviembre de 2014
Tres heridos por explosión de granada en La Pradera
Una de las personas heridas fue esta joven de 21 años, a quien le cayeron
esquirlas en la pierna izquierda
El año pasado fue asesinado un tendero en el mismo sector.
El temor se apoderó de los residentes de la calle 117 con carrera 22 del barrio
La Pradera, luego que desconocidos arrojaran una granada en el lugar.
El hecho, que se registró el martes a las 6:30 de la tarde, dejó tres personas
heridas, entre ellas una mujer. La onda explosiva causó además daños leves en
varias casas y en la tienda El Viejo Anillo.
De acuerdo con residentes en el sector, dos hombres que se movilizaban en
una motocicleta negra de alto cilindraje y que vestían de blanco, lanzaron la
granada, ocasionando terror en el sector.
“Por la explosión se partió el vidrio de la puerta y de la ventana, un foco
también se estalló; corríamos desesperados porque no sabíamos qué hacer,
fue algo horrible”, dijo una moradora cuya nuera resultó herida en la pierna
izquierda. La joven, de 21 años, pidió la reserva de su identidad por seguridad.
Los otros heridos, identificados como Leonardo Cárdenas, de 59 años
y Roberto Jiménez Guerra, de 29, también fueron llevados al Camino
Suroccidente ubicado en el barrio El Pueblito. Todos fueron dados de alta.
54
Ibida Isabel Jiménez González
En este sector y frente a esta tienda estalló la granada que fue lanzada por dos
desconocidos que iban en moto.
Dos hipótesis. Al respecto, el coronel José González Fariñas, comandante
operativo de la Policía Metropolitana, indicó que la granada no dejó daños
materiales debido a que esta fue lanzada en la mitad de la calle.
Sobre el hecho, González indicó que los investigadores trabajan en dos
hipótesis.
“Una de estas tiene que ver con una posible extorsión a una persona y la
otra que involucra a una familia del sector que al parecer tiene problemas de
tierras”, dijo el comandante operativo.
De acuerdo con el coronel González, la granada no fue dirigida a ninguna casa
ni tampoco contra la tienda El Viejo Anillo que está ubicada en la esquina.
El 2 de mayo de 2013 fue asesinado a bala, en su casa, Nelson Anillo, que era
propietario de la tienda frente a la cual explotó ayer la granada. Al parecer el
comerciante era víctima de una extorsión”.
55
Violencia escolar, violencia verbal y tipos de violencia verbal
4. La Institución Educativa Betsabé Espinosa
(el caso estudiado)
La Institución Educativa Betsabé Espinosa inició actividades institu-
cionales el 2 de enero de 1994, gestión realizada por la acción comu-
nal, docentes, líderes y lideresas del barrio La Pradera.
Su primer nombre fue Escuela n.° 19 para varones, funcionó en una
casa alquilada, sus gestores fueron Pedro Rosado, Vicente Escorcia,
Gladis González, Soledad Ahumada, María Blanco, María Pérez,
Audes Jiménez, las docentes Sandra Mathiu, Nancy Londoño, Miner-
va Viloria, Elvira Ramos, Miriam Pinedo y su rectora Ibida Jiménez.
Se matricularon en el año 1994 260 niños y niñas en dos jornadas,
en los niveles de preescolar y básica primaria. El personal directivo y
docente era voluntario: conformado por una directora y cinco docentes.
En el año 1995 por directriz del Ministerio de Educación Nacional,
cambió de nombre y se llamó Centro de Educación Básica n.° 051.
En el año 2005 con la ampliación de la básica secundaria y media
cambia su nombre a Institución Educativa Distrital Betsabé Espinosa,
como un homenaje a las mujeres fundadoras que lucharon por el dere-
cho a la educación.
Hoy en día la institución ofrece los niveles de preescolar, básica pri-
maria, básica secundaria y media técnica, en tres jornadas: diurna, ves-
pertina y nocturna, su sede propia está ubicada en la calle 120 n.° 25-
77 barrio La Pradera, localidad 1 Murillo Suroccidente, Barranquilla,
en su parte administrativa tiene tres coordinadores y una rectora, un
auxiliar administrativo y 29 docentes, todos con nombramiento oficial.
La institución cuenta con 944 estudiantes, de los cuales 360 son
de sexto a noveno grado, cuyas edades oscilan desde los diez a los 17
años, en los sextos hay 47 mujeres y 58 hombres entre los nueve y 14
años, en los séptimos hay 56 mujeres y 48 hombres, en edades de los
diez a los 15 años, en los octavos hay 43 mujeres y 42 hombres en eda-
des de los 11 a los 16 años y en los novenos 33 mujeres y 33 hombres
en edades de los 12 años a los 17 años.
56
Capítulo tercero
Manifestaciones de la violencia escolar y violencia
verbal, especificamente en el ied Betsabé Espinosa
Este capítulo corresponde a la columna vertebral de la investiga-
ción; como ya se dijo al inicio, para el desarrollo de la investigación
me fundamente en el paradigma comprensivo interpretativo, el cual
me permitió realizar las interpretaciones pertinentes de la cultura de
violencia escolar, violencia verbal entre pares de la secundaria de la
Institución Betsabé Espinosa.
Se dijo también que el tipo de estudio es correlacionar, ya que se
parte de la relación estrecha que se presenta entre la familia, la escue-
la y el contexto como agentes sociales y políticos que intervienen en
la formación del estudiante. Desde esta mirada retomamos a Pierre
Bourdieu y a Bonfrenbrenner, para analizar la incidencia que tiene
el capital cultural en las familias, sus necesidades básicas insatisfechas
y sus carecencias económicas y culturales sobre el desarrollo del indi-
viduo como persona,
“Una familia de escasos recursos, ira a una escuela de escasos recur-
sos y el contexto será deprimente, porque no tiene oportunidades de
estar en un espacio diferente” (Bourdieu, 1987). Aquí también queda
claro la lógica propiamente simbólica, de la distinción, que no sola-
mente otorga un mayor rango en la sociedad a quienes tienen mayores
recursos materiales y capital cultura; sino que lo ubica en niveles de
jerarquía moral y social, lo que les permite control desde la ideología
que se reproduce a través de los centros educativos, de la iglesia, de los
medios de comunicación y sobre todo de la simbología que se encarga
de legitimar el sentir, pensar y actuar de quienes tienen escases de re-
cursos, sobre la base que tienen ciudadanía de segunda.
57
Violencia escolar, violencia verbal y tipos de violencia verbal
Así mismo Bonfrenbrenner, dice que:
El contexto social es importante en los numerosos ámbitos del desarrollo
humano y en particular en las relaciones familiares, todos ellos son potencial
de desarrollo de un escenario de crianza, en función del número de vínculos
sustentadores entre ese escenario y otros contextos en los que se inserta el
niño y los adultos que lo cuidan.
El potencial evolutivo de los entornos del meso-sistema se ve incrementado,
si los roles y actividades diarias en las que participa la persona con otros
entornos, estimula la aparición, de confianza mutua, una orientación positiva,
el consensó de metas entre entornos, y un equilibrio de poderes que responda
a la acción de la persona en desarrollo.
Estas posturas extremadamente deterministas, aunque en parte tie-
nen alguna razón, no pueden considerarse como la verdad absoluta;
pues se contradice con lo que sucede en algunos centros educativos,
entre ellos la institución estudio de esta investigación; las familias de
la Institución Educativa Distrital Betsabé Espinosa, ciertamente son
del estrato uno y dos, es decir un nivel socioeconómico bajo, pero esa
condición no determina que todos los hogares sean violentos y tengan
que seguir de por vida con el maltrato familiar y a su vez con agre-
sividad entre pares de la secundaria, y mucho menos que su capital
cultural sea siempre bajo; ciertamente hay un porcentaje de familias
de estudiantes, con niveles altos de violencia, donde se reproduce la
violencia, que se vive en la ciudad; pero existe otro porcentaje mayor
de familias donde esa misma violencia no tiene esos niveles y la escue-
la, que además está inserta en un barrio catalogado como violento, con
sus herramientas ha ido transformando las situaciones de violencia; de
tal manera que hoy se puede decir que la violencia escolar no controla
la escuela, muy a pesar de que existen muchos dispositivos ideológicos
en Barranquilla que tiende a exaltar la violencia verbal, es el caso del
trato permanente que se legitima a través de los programas de tele-
visión regional y de radio fundamentado en apodos, juegos bruscos,
canciones sexistas, racistas, chistes sexistas, racistas, homofóbicos y la
vulgaridad o palabras soeces volviendo esa situación parte de la vida
cotidiana de la ciudad.
El macro-sistema de la ciudad de Barranquilla a partir de los años
1980 se fue volviendo muy violento, lo que fue afectando las activida-
des diarias en las que participa la familia y la escuela como sistemas
58
Ibida Isabel Jiménez González
micro que se interrelacionan entre sí, al barrio la pradera, también fue
llegando un personal que instauro los focos de violencia y acabo con
la vida tranquila de sus habitantes, esta está alrededor de la institu-
ción intentando desestabilizarla como institución transformadora de
la violencia hacia la no violencia, día a día se idean estrategias para que
los micro sistemas familia y escuela sean fuertes y puedan cambiar las
culturas de la violencia comunitaria. Enraizada en una ciudad, en don-
de como ya está dicho, la vulgaridad y el irrespeto por parte de algunas
personas es aparentemente muy normal.
En el capítulo anterior se presentó la contextualización del muni-
cipio, el barrio y la Institución Betsabé Espinosa, que se tomó como
estudio de caso. En esta contextualización queda claro no solo el con-
texto de violencia que se vive en el barrio donde habitan los sujetos de
estudio, sino como una ciudad estereotipada tradicionalmente como
pacífica, tiene una alta carga de violencia en su cotidianidad.
En cuanto a las técnicas de recolección de información primaria, se
utilizaron entrevistas y encuestas individuales a estudiantes, padres-
madres de familias, relacionadas con la percepción que ellos/ellas te-
nían sobre la violencia al interior de la institución.
En las técnicas de recolección de información secundaria, para el
marco teórico se utilizó la revisión documental en medios electrónicos,
estos últimos a partir de consultas por Internet, también se utilizaron
documentos electrónicos e impresos del archivo del colegio: Proyecto
Educativo Institucional, libros de coordinación académica y de convi-
vencia, del comité de convivencia, observador del estudiante, el Ma-
nual de Convivencia.
Otras técnicas utilizadas fue la observación participante, esta se rea-
lizó en febrero 20 días hábiles del 2014 en las horas de recreo, obser-
vando la forma de relacionarse de los estudiantes de sexto a noveno,
y también se les observó en clase estando el profesor desarrollando
contenidos y con el salón sin profesor.
I. La recolección de la información
Como sujeto de estudio por un lado se tuvo en cuenta una muestra 64
personas que representaban dos actores sociales: estudiantes de sexto
a noveno grado (32), padres de familias (32; 16 padres y 16 madres de
los estudiantes seleccionados; que a su vez, son una muestra de 360
estudiantes de 6.° a 9.°).
59
Violencia escolar, violencia verbal y tipos de violencia verbal
Para la selección de los estudiantes a entrevistar se tuvo en cuenta
los siguientes criterios, fundamentados en familias disfuncionales, tal
como plantea Vygotsky: Sean hijos de padres y madres con algún gra-
do de dificultad, por condición económica o social, hijos de padres se-
parados, en condición de desplazamiento, hijos de padres de familias
con familias restauradas e hijos por ambos lados, ingresos precarios.
En su mayoría estos hijos aparecen registrados en el libro de conviven-
cia como los agresores de los otros estudiantes.
A. Entrevistas a estudiantes agresores y padres/madres
De 36 estudiantes registrados en el libro de convivencia de la insti-
tución, como los más reincidentes en acciones de agresión contra sus
compañeros; se escogieron los 16 que tenían más de cinco actas de
convivencia actas de convivencia en el periodo 2011-2014. Estos 16,
equivalen a un 44% de estudiantes agresores y son ocho mujeres y
ocho hombres, que en este estudio se denominaran A, B, C, D, E, F, G,
H, I, J, K, L, LL, M, N, Ñ, O Y P2; más sin embargo sus características fa-
miliares guardan mucha relación con las del 56% restantes (libros de
convivencia de la Institución Betsabé Espinosa 2011-2014) (anexo 1,
ejemplo de actas de convivencia seleccionadas).
Se hicieron las mismas preguntas a padres y a hijos de manera se-
parada; para recoger la información se utilizaron las variables: recibe
castigo físicos; castigos verbales; padre separados, madre permisivas-
padres autoritarios; padre permisivo madre autoritaria; padres con
familias restauradas; ingresos económicos bajos, ingresos económicos
moderados; nivel de estudio de los padres; condición de desplazamien-
to (anexo 2, formatos de entrevistas semiestructuradas a estudiantes y
padres de familias).
2
Se utilizaron letras para referenciar a los estudiantes, en razón a criterios de confidencia-
lidad de los sujetos de estudio.
60
Ibida Isabel Jiménez González
Tabla 1
Relación de respuestas estudiantes agresores y padres
A
x
x
x
x
x
x
x
B
x
x
x
x
x
x
C
x
x
x
x
x
x
x
x
x
D
x
x
x
x
x
x
x
E
x
x
x
x
x
x
H
x
x
x
x
I
x
x
x
x
x
J
x
x
x
x
x
x
K
x
x
x
x
x
L
x
x
x
x
LL
x
x
x
x
x
M
x
x
x
x
x
x
x
N
x
x
x
x
x
Ñ
x
x
x
x
x
x
O
x
x
x
x
x
P
x
x
x
x
x
x
x
Aun cuando en los 16 estudiantes escogidos, reincidente durante los
cuatro años como agresores encontramos ocho hombres y ocho muje-
res, lo que equivaldría a decir que en términos de género que el nivel
de agresión es igual de acuerdo a la totalidad de los 36 estudiantes;
son más los hombres que aparecen como agresores que las mujeres;
la relación en los 36 es de 24 hombres y 12 mujeres; entre las 12 mu-
jeres sólo dos son registradas como agresoras físicas; en los hombres
20 aparecen con agresiones físicas. Los otros son verbales; de acuerdo
a esto se presenta una diferencia con lo obtenido en la caracterización
61
Violencia escolar, violencia verbal y tipos de violencia verbal
realizada por Hoyos, Aparicio y Córdoba (2005), en cuanto al género
de los agresores, en la cual se establece que las mujeres son más vio-
lentas que los hombres, tanto en el maltrato verbal como en el físico.
No es el objetivo de este estudio profundizar en la violencia por géne-
ro, por ello sólo se coloca como un referente para seguir analizando
este tipo de aspectos en la violencia escolar.
En categoría de los castigos que reciben por parte de sus padres
y madres podemos encontrar que los(as) cuatro estudiantes reciben
castigos verbales y tres de ellos(as) reciben castigos físicos, un testi-
monio de la estudiante A, nos muestra como su reacción es producto
de lo que ella ha aprendido en el relacionamiento con su padre: “Mi
papá siempre que se dirige a mí me dice: oye puta, o zorra, tu no sirves
para nada, además me pega en la cara cachetas3 y trompadas4; igual-
mente lo hace con mi mamá todos los día; ellos pelean todos los días”.
Aquí se corrobora la teoría de Bourdieu sobre el estado incorporado;
lo que se recibe de la familia en materia de la afectividad o de la agresión
va a constituirse en un capital para el niño(a) en desarrollo; la forma
como relaciona tiene que ver con lo aprendido en su familia. Los(as) es-
tudiantes agresores son hijos(as) de padres/madres agresores.
La categoría de padre autoritarios, reflejada en la muestra, deja cla-
ro el papel de los padres en el desarrollo de la competencia social de
los hijos; según Diana Baumrind (1971) citada por Moore (1997), en
referencia a padres autoritarios y permisivos dice: Los padres autori-
tarios establece normas de comportamientos absolutas para sus hijos,
que no se pueden cuestionar ni negociar, optan por disciplinas forzo-
sas y obediencia inmediata; utilizan modos agresivos de resolución de
conflictos y los padres permisivos, son pocos exigentes con sus hijos,
tienden a ser inconstantes en cuanto aplicación de las disciplinas, no
vigilan comportamientos, los hijos tienden a tener poca responsabili-
dad y mala conducta. Este planteamiento es reafirmado en la muestra
de estudiantes en estudio; pero además el caso es más grave en la me-
dida en que el estudiante observa en sus padres/madres desacuerdos,
que le contribuyen a generar problemas de crianza en cuanto al tema
de autoridad, de responsabilidad, de autonomía y de autoestima; lógi-
camente esta carga negativa proveniente de la familia le va a dificultar
3
Las cachetas son golpes con la mano abierta en el rostro.
4
Las trompadas son golpes con la mano cerrada en cualquier parte del cuerpo.
62
Ibida Isabel Jiménez González
la relación con sus pares, pues va a tender a replicar lo que vive en su
familia para alcanzar lo que quiere.
Por su parte el nivel socioeconómico en los estudiantes de la mues-
tra, refleja que si bien los ingresos de las familias no son precarios, si
pueden estar en el límite de lo que se necesita para vivir; elemento este
que unido a un factor de problemas de autoridad. Se convierte en otro
elemento que contribuye a generar acciones agresivas en los estudian-
tes; este componente y el de niveles educativos relativamente bajos
van de la mano con lo expresado por Bourdieu y Bonfrenbrenner, en
la medida en que no se reúnen las suficientes condiciones materiales
e intelectuales para generar ambientes que contribuyan a la evolución
sana de los(as) niños(as).
Según Gallardo y Jiménez (1997),
no existen diferencias significativas en los grupos a nivel de estatutos y mal-
trato, sin embargo los maltratados físicamente y las víctimas de violencia
intrafamiliar, suelen mostrar más problemas de comportamiento, manifesta-
ciones de ansiedad, depresión, bajo rendimiento académico y problemas de
adaptación en general.
Esto es reafirmado en la muestra, pues aunque no se tuvo en cuenta el
rendimiento académico en la misma, la información contemplada en
los libros de la comisión de promoción y evaluación de la institución, se
refleja que los 36 estudiantes reincidentes han tenido bajo rendimien-
to académico durante los cuatro años.
Así mismo, la condición de desplazamiento en las ciudades, esta me-
diada por los estigmas que se tienen alrededor de que las personas que
han sido desplazadas de sus lugares de origen, como producto del con-
flicto armado, necesariamente son violentas, dos de los(as) estudian-
tes de la muestra tienen la condición de desplazamiento; pero también
de los 36 reincidente en conductas violentas durante los cuatro años,
diez son hijos de familias en situación de desplazamiento, lo que equi-
vale a un 27%; lo que se percibe más que la situación de desplazamien-
to, es que eran personas que antes del desplazamiento eran castigados
severamente por sus padres.
63
Violencia escolar, violencia verbal y tipos de violencia verbal
B. Entrevistas a estudiantes sin ningún
registro de agresión, ni como víctimarios, ni como víctimas.
Por otro lado para comparar, se escogieron 16 estudiantes, que nunca
han tenido ningún problema en la institución, ni como agresores, ni
como víctimas; también son parte de los 360 de 6.° a 9.°. También para
este ejercicio fueron entrevistados los 32 padres/madres de estos es-
tudiantes.
Tabla 2
Relación de estudiantes sin ningún registro
de agresión y padres/madres
1
x
x
x
x
2
x
x
x
x
x
x
3
x
x
x
x
x
4
x
x
x
x
5
x
x
x
x
x
x
6
x
x
x
x
7
x
x
x
x
x
8
x
x
x
x
x
9
x
x
x
x
10
x
x
x
x
11
x
x
x
x
x
12
x
x
x
x
x
13
x
x
x
x
x
14
x
x
x
x
x
15
x
x
x
x
x
x
x
16
x
x
x
x
x
64
Ibida Isabel Jiménez González
De los 16 hijos de los 32 padres entrevistados cuatro tienen edades
entre los 11 y los 12 años, dos mujeres y dos hombres, entre los 13 y 14
años dos mujeres y dos hombres, entre los 15 y 16 años, cinco mujeres
y un hombre y en 17 años una mujer y un hombre. Estas edades coinci-
den con la de los estudiantes agresores seleccionados.
De los 32 padres de familia 16 mujeres y 16 hombres se observa que
son personas mayores las que educan hijos adolescentes, observándo-
se que ocho padres tienen edades promedio entre los 33 y 39 años, 11
padres tienen edades promedio entre 40 y 45 años, ocho padres de
familia en edades de 46 a 50 años y cinco padres en edad promedio de
51 a 57 años.
La edad generacional es bastante mayor con relación a la de los hijos
adolescentes, lo que posiblemente pueda dificultar en algunas, ocasio-
nes la relación padres, madres e hijos (Quintero y Flores, 2011).
Según la ocupación de los padres/madres, las 16 madres de familia
son amas de casa, de los padres hay cuatro taxistas, cuatro albañiles,
cuatro comerciantes y cuatro son técnicos operarios.
En cuanto a nivel de estudios; los padres de familia alcanzaron un
nivel de estudio de la básica primaria 14 y de básica secundaria14 y
cuatro son técnicos.
En relación a la forma de corregir a sus hijos, los 32 padres dicen
que corrigen a sus hijos pegándoles con la correa, los insultan con gri-
tos, les dicen vulgaridades a veces, también dialogan con ellos, otra for-
ma de corregir es quitándoles lo que más les gusta a los hijos, como ver
televisión, salir a la calle a jugar o pasear con los amigos, se les quita el
celular por un tiempo.
En este micro-sistema de la familia se observa un capital cultural
de primaria y secundaria y a veces el técnico, son personas mayores
la gran mayoría, son ocupaciones laborales todas las madres trabajan
en la casa son amas de casa y los hombres todos trabajan como inde-
pendientes, viven todos en el barrio La Pradera y corrigen a sus hijos
pegándoles con la correa, los insultan con gritos, pero también tienen
espacios de diálogo, muy a pesar con que no han ingresado a una uni-
versidad o tengan un gran empleo, estas familias son practicantes en
cierta forma del respeto, responsabilidad, y amor aunque a veces utili-
cen la violencia verbal o física para corregir a sus hijos e hijas.
65
Violencia escolar, violencia verbal y tipos de violencia verbal
C. Encuestas de percepción de violencia
a estudiantes de manera aleatoria
Para identificar la percepción de violencia por parte de los estudiantes
en sus diferentes ámbitos de interacción fue realizada una encuesta a
36 estudiantes de sexto a noveno, la cual se fundamentó en tres inte-
rrogantes: ¿En qué lugares se manifiesta la violencia? ¿Cuáles son los
actores de la violencia? ¿De qué manera se hace visible la violencia al
interior de la escuela?
Gráfico 1
Lugares de manifestación de la violencia
En la muestra de 36 estudiantes, que equivale al 10%, los estudiantes
de secundaria que son 360; 11 dicen que la violencia se manifiesta en
la escuela, y otros 11 dicen que la violencia se manifiesta en la familia
y 14 estudiantes dicen que la violencia se manifiesta en el sector don-
de está ubicado la escuela. Relacionándola con la teoría ecológica el
macro-sistema influye en la violencia escolar en un 40% en el micro-
sistema familia en un 30% y en el ecosistema escuela en un 30%.
De acuerdo a lo anterior el contexto social y político en el cual se
desenvuelve el estudiante contribuye altamente a los comportamien-
tos agresivos de los mismos, es claro que la situación de violencia que
se percibe en el barrio La Pradera es percibida por los estudiantes y de
66
Ibida Isabel Jiménez González
alguna u otra manera tiende a imitarse, se legitima en los diferentes
espacios de interacción. Concuerda este resultado con La investigación
realizada por Hoyos, Aparicio y Córdoba (2005); Lomas (2007); Díaz-
Aguado en la cuales el contexto social y político de comportamientos
agresivos, influye sobre el individuo; se dan importancia al contexto
como un espacio fundamental en las interrelaciones que suceden en
el macro-sistema, el meso-sistema y el micro-sistema, por eso estas
investigaciones son muy pertinentes para el análisis realizado en la
Institución Betsabé Espinosa donde los factores que la rodean inciden
fuertemente en el 10% de las familias de la institución.
Gráfico 2
Actores de la violencia
Nótese que de los 36 estudiantes, 18 dicen que la violencia es producto
de los amigos, vecinos, desconocidos, pandillas, expendedores y con-
sumidores de droga o sea el 50%; 11 dicen que los actores de la violen-
cia también se encuentran en la familia o sea para el 30% es producida
por miembros de la familia y siete, es decir el 20% dicen que también
al interior de la institución se practica la violencia en sus diferentes
manifestaciones.
Relacionando los anteriores datos con la teoría ecológica, los estu-
diantes perciben que el 50% de la violencia se encuentra en el con-
texto, el 30% en la familia y el 20% en la escuela, según la teoría eco-
67
Violencia escolar, violencia verbal y tipos de violencia verbal
lógica todos los sistemas se relacionan y el uno contiene al otro, si en
el contexto la violencia es del 50%, y solo un 30% se da en la familia
quiere decir que un 20% de las familias, tienen algunas capacidades o
fortalezas, que les ha permitido, no ser permeadas por la violencia del
contexto; Si solo en la escuela se percibe el 20% de manifestaciones de
la violencia, esto supone también que la estrategias empleadas en la
escuela alrededor de la convivencia escolar, está dando algún tipo de
resultado.
Según resultados de la encuesta de percepción, la interrelación del
meso-sistema escuela-familia constituyen un 50% no violento, que
algo debe estar incidiendo en las culturas de la escuela y la familia para
tener espacios libres de violencia, entonces el macro-sistema violento
de Barranquilla afecta al micro-sistema del barrio, pero el micro-siste-
ma familia y escuela tuvieron estrategias para minimizar la violencia
escolar, también el exo-sistema es importante en el contexto del barrio,
donde los vecinos, amigos, líderes, las iglesias, los grupos juveniles,
deportivos, recreativos y culturales este apoyan acciones para contra-
rrestar la violencia.
De acuerdo a lo anterior, el contexto influye en los comportamientos
de algunas familias pero los micro-sistemas familia y escuela juntas
caminando hacia un mismo objetivo cambian culturas, se puede apli-
cando la teoría de las interrelaciones de Bourdieu, en la cual el capital
cultural de las familias, se reproduce; en la idbe, ocurre lo contrario, el
30% de las familias permite éxitos escolares o convivencias pacificas
aun en estrato socioeconómico bajo.
Una posible motivación, o estrategia de rompimiento con estas ca-
denas de hereditarias de violencia intrafamiliar y social, podría expli-
carse en temas como: el hecho de que a los estudiantes y padres/ma-
dres de familia de la Institución Educativa Distrital Betsabé Espinosa,
desde los primeros niveles de escolaridad se les inculca el deseo de
entrar a la universidad o a institutos técnicos y a formar una familia
en valores de respeto y responsabilidad, también se les inculca la idea
de superación personal, por eso los que no tienen satisfechas sus ne-
cesidades básicas, se les anima para alcanzarlas, creando una ruptura
contra algunos investigadores que sostienen que pobre se nace y pobre
se muere. Así mismo algo está sucediendo en la escuela como elemento
transformador de la cultura en la cual se aplica la teoría sociológica de
Vygotsky (1934), en la que la escuela es concebida como un elemento
68
Ibida Isabel Jiménez González
transformador de la escuela y la familia. El desarrollo de los jóvenes
está mediatizado en la interiorización de elementos culturales (el len-
guaje) que habla la familia y la escuela en la que interacciona y el con-
texto en el que vive.
En esta interacción, el joven puede transformar los fenómenos so-
ciales a través de las herramientas y signos que desarrolla la escuela en
el pensamiento y el lenguaje del joven y de la familia, esa transforma-
ción tiene tres pasos:
• Un pensamiento sobre cualquier tema externo, se convierte en un
pensamiento interno cuestionando lo que se pensaba al respecto.
• Un proceso de intercambio de saberes entre dos más personas se
transforma en pensamiento personal del joven y la familia, cam-
biando culturas enraizadas.
• La transformación del pensamiento a través del lenguaje se da en
procesos interpersonales entre la familia y la escuela; desarrollán-
dose un proceso intrapersonal, cambiando pensamientos, senti-
mientos y acciones.
Gráfico 3
Visibilización de la violencia en la secundaria
69
Violencia escolar, violencia verbal y tipos de violencia verbal
La violencia más alta en la secundaria es la verbal 75% (apodos, in-
sultos, intimidaciones o amenazas), le siguen en su orden los la violen-
cia física con un 15%, robos 5% y vandalismo con un 5%. Relacionadas
con otras investigaciones se analiza que la violencia verbal es la que
más aumenta en los diferentes centros educativos.
Hoyos, Aparicio y Córdoba (2005) y Avilés y Monjas (2005) reali-
zaron un estudio sobre el maltrato entre iguales con un grupo de 112
hombres y 220 mujeres con edades entre los 12 y 16 años, con nivel
socioeconómico bajo y estudiantes de 6.° a 9.°, de algunos colegios de
Barranquilla en donde encontraron respecto a la incidencia de mal-
trato entre pares desde la perspectiva de la víctima, el agresor y los
testigos, que es más alta la de maltrato verbal, seguida del maltrato
físico indirecto y en menor grado el robar, amenazar con armas o aco-
sar sexualmente; en cuanto a la edad tiende a aumentar sobre los 12
y hasta los 14 años siendo más frecuente entre hombres y en el aula
clase; Otros estudios realizados en diferentes ciudades españolas, nos
hablan también de los tipos de conflicto que se producen en los centros
españoles de educación secundaria. Así, por ejemplo, en Valladolid, el
estudio realizado por Avilés y Monjas (2005), con una muestra de 496
alumnos entre 12 y 16 años pertenecientes a varios ies, nos indica que
la percepción del alumnado sobre los tipos de maltrato o intimidación
existente en su centro, en términos de porcentajes, es la siguiente: in-
sultar o poner motes (43%), reírse o dejar en ridículo a otros (34%),
hacer daño físico (26%), rechazar, aislar o no dejar participar (24%),
amenazar o chantajear para obligar a hacer algo al otro (22%), hablar
mal de alguien (12%). Cuando en este mismo trabajo se les pregun-
ta por su opinión personal sobre la forma más frecuente de maltrato
entre compañeros, en primer lugar destacan la intimidación verbal,
seguida de reírse de alguien o dejarlo en ridículo, en tercer lugar es-
taría el maltrato físico, seguido del aislamiento social y las amenazas
en cuarto y quinto lugar, respectivamente, y en sexto y último lugar,
encontramos hablar mal de alguien.
II. Observación participante realizada durante el 2014
En el patio de la idbe, durante el recreo comparten 450 estudiantes
el descanso y en los salones el promedio de los grados es de 38 estu-
diantes; los salones actualmente tienen una medida de 41 metros cua-
70
Ibida Isabel Jiménez González
drados, anteriormente eran de 30 metros cuadrado (2013 hacia atrás),
esto unido a los intensos grados de temperatura que a veces llegaba
hasta los 34 y 38 grados, creaba un cultivo propicio para estimular
acciones agresivas en los estudiantes; de acuerdo a la norma icontec
4595 del Ministerio de Educación Nacional de Colombia, para brindar
un buen ambiente escolar se necesita que los salones tengan unas me-
didas de aproximadamente 41 metros cuadrados para una capacidad
de 40 estudiantes; por otro lado deben tener buena iluminación y bue-
na ventilación.
Las observaciones se realizaron en la hora de recreo durante 20 días
hábiles contínuos, en las cuales se pudo observar la permanencia de
juegos bruscos, por sobre todo en los sextos, se tropezaban jugando o
cuando estaban en los pasillos se decían palabras vulgares o se amena-
zaban; aproximadamente en los séptimos, jugando patean las puertas
y las en los octavos, se agreden por chismes en el descanso uno de cada
grupo de sexto a noveno y en los salones cuando estaba el docente en
clase o cuando los estudiantes estaban solos sobre todo los sextos y
octavos cuando estaban solos o cuando está el profesor se agredían
físicamente dos por dos pero no son reportados en su mayoría, por el
profesor o por ellos mismos, la causa se esconde los útiles escolares, o
por chismes.
III. El análisis documental
Para la realización del análisis documental además de los textos que
sirvieron para explicar el marco teórico, se trabajó con el libro de re-
gistro de faltas de los estudiantes desde el 2011 hasta el 2014; para el
análisis de éstas se tuvo en cuenta el número de casos registrados por
año relacionándolo con el número de estudiantes de secundaria. El gé-
nero para determinar la relación entre la violencia ejercida por niños y
la ejercida por niñas, el tipo de violencia.
71
Violencia escolar, violencia verbal y tipos de violencia verbal
Tabla 3
Relación de acciones violenta por género y tipo de violencia
Tipos de violencia
N.°
%
%
Año
Lesiones
estudiantes
mujeres
hombres
Física
Verbal
graves
2011
11
36,36
63,63
5
5
1
2012
24
41,6
58,3
8
15
1
2013
21
42,8
57,1
7
12
2
2014
24
45,8
54,1
8
15
1
Así mismo estudios que se han realizado en el mundo y en Colombia
tienen similitudes con lo arrojado en la tabla anterior, es así que la in-
vestigación realizada por Hoyos, Aparicio y Córdoba en el año 2005
con estudiantes de sexto a noveno, 112 hombres y 220 mujeres, cuyas
edades oscilan entre los 12 y 16 años en unos colegios de Barranquilla,
se encontró que el maltrato más alto era el verbal al igual que en la grá-
fica de esta investigación en los cuatro años del 2011 al 2014, un apro-
ximado de 47 casos según archivos de la Institución Betsabé Espinosa.
Seguida de la violencia física con 33 casos, se observó que los hombres
tienen tendencias a la violencia física y las mujeres más tendencia a la
violencia verbal, de los estudiantes el de ejerció la violencia escolar en
el periodo comprendido del 2011-2014, 34 fueron ejercidas por mu-
jeres correspondiéndole un 42,5 y 46 fueron ejercidas por hombres
correspondiéndole un 57,5.
Díaz-Aguado (2005) desarrolló diferentes investigaciones a nivel
mundial, en la que encontró que en los últimos 20 años el tema más
estudiado era el maltrato entre estudiantes de las diferentes escuelas
y sobre todo eran personas con algún problema físico o con problemas
para aprender, hablar, o relacionarse con los demás, también si son ho-
mosexuales, negros, indígenas o gitanos. De la misma manera ocurrió
en la Institución Betsabé Espinosa, con estudiantes que tienen algún
defecto físico o son tímidos, negros, feos gordos, flacos son víctimas de
algunos y algunas amigos de la violencia.
El estudio realizado en España por Avilés y Monjas (2005), con una
muestra de 496 alumnos entre 12 y 16 años pertenecientes a varios
ies, muestra la percepción de los estudiantes sobre los tipos de maltra-
72
Ibida Isabel Jiménez González
to existente en su centro, en términos de porcentajes, es la siguiente:
insultar o poner motes (43%), reírse o dejar en ridículo a otros (34%),
hacer daño físico (26%), rechazar, aislar o no dejar participar (24%),
amenazar o chantajear para obligar a hacer algo al otro (22%), hablar
mal de alguien (12%). El mayor maltrato es la violencia verbal, seguida
de reírse de alguien o dejarlo en ridículo, en tercer lugar estaría el mal-
trato físico, seguido del aislamiento social y las amenazas en cuarto y
quinto lugar, respectivamente, y en sexto y último lugar, encontramos
hablar mal de alguien. De igual manera la mayor violencia en la Insti-
tución Betsabé Espinosa es la verbal como se demuestra en la tabla 1,
con el 47% en los cuatro años, seguida de violencia física con 33 casos
en los cuatro años con edades entre los 12 y 15 años.
Así mismo se extrajeron los datos que definían quienes eran las víc-
timas, víctimarios(as), las edades y los cursos, estos fueron consigna-
dos en la tabla 2.
Tabla 4
Relación de víctimas/víctimarios, género, edad y grado
Víctima
Víctimario
Edad
Año
Curso
Hombre
Mujer
Hombre
Mujer
Hombre
Mujer
2011
Sexto
4
1
4
1
12
13
2012
Octavo
6
3
6
3
14
15
2013
Séptimos
5
2
5
2
13
14
2014
Octavos
5
4
5
4
14
15
En la tabla se observó que los hombres son más violentos que las mu-
jeres y que los grados donde más aumenta la violencia es en los oc-
tavos, los hombres son menores que las mujeres y las edades de los
agresores y agredidos son entre los 12 y 15 años, la relacionamos
con la investigación de Hoyos, Aparicio y Córdoba, en el 2005 don-
de las edades de los que ejercen la violencia, y quienes la reciben se
incrementa entre los 12 y 14 años. En Inglaterra, las modalidades de
maltrato más frecuentes sufridas por los chicos y chicas de 12 a 16
años, fueron: Insultos, motes: 62%; Agresión física: 26%; Amenazas:
25%; Rumores: 24%; Insultos racistas: 9% y Aislamiento social: 7%
(Whitney y Smith, 1993). En Portugal, la violencia verbal directa es la
73
Violencia escolar, violencia verbal y tipos de violencia verbal
más usual, tanto para chicos como para chicas, pero los chicos mues-
tran consistentemente más agresión física y las chicas más agresión in-
directa (Pereira, Mendoça, Neto, Almeida, Valente y Smith, 1996).
El tipo de abusos que predominan de forma clara son los que impli-
can agresión verbal y aquellos que conllevan violencia física leve.
El espacio donde se desarrolla la violencia es el aula de clases y son
los hombres los que ejercen la mayor violencia física. Coincide con
otras investigaciones que se han realizado como la de Díaz-Aguado
(2005) en sus investigaciones demuestra que los hombres son más
violentos que las mujeres.
IV. Resultados de las manifestaciones de la
violencia escolar y violencia verbal específicamente,
en la Institución Educativa Betsabé Espinosa
El primer resultado que aflora en esta investigación, tiene que ver con
el hecho de que no siempre tener un contexto social adverso, este será
una señal para afirmar que los individuos que se desarrollan en ese
contexto son agresivos, violentos; no siempre los factores de escases
de recursos y de necesidades básicas insatisfechas son determinantes
para que la persona pueda crecer como ser humano.
No todos los individuos que crecen en contextos con altos niveles de
violencia, son violentos; esto puede deberse a un trabajo sincronizado
entre los microsistemas familia y escuela, quienes a través del lengua-
je, usos y costumbres, pueden crear una subcultura de resistencia a la
violencia del entorno social.
La violencia verbal puede considerarse una antesala a los otros ti-
pos de violencia, sobre todo cuando esta ha sido normalizada tanto por
los víctimarios como por las víctimas. En contextos donde ocurre esta
legitimación, es donde más enraizada se encuentra la violencia simbó-
lica, sin embargo el desarrollo de elementos culturales que permitan
poner al individuo en cuestionamiento con su forma de ser, pensar y
actuar, puede contribuir a transformar los estereotipos y a ayudar a
que niños(as), jóvenes de ambientes adversos, pueda soñar en mundos
diferentes y avanzar hacia una cultura que le permita el respeto por sí
mismo y por los demás.
74
Capítulo cuarto
Estrategias utilizadas por la Institucion
Betsabé Espinosa para disminuir la violencia escolar
Antes de indicar cuales han sido las estrategias que se han aplicado
para contrarrestar la violencia al interior de la Institución Educativa
Betsabé Espinosa y los resultados que se han obtenido de las mismas,
es necesario presentar los fundamentos filosóficos y los objetivos mi-
sionales de la institución, ya que estos desde sus inicios, estos fueron
elaborados intentando dar respuestas a las necesidades prácticas de
los estudiantes y sus familias.
I. Fundamentos filosóficos de la iedbe
Para establecer los fundamentos filosóficos que definiría nuestra ins-
titución en 1998, después de tener tantos años de existencia y de ha-
ber recorrido un camino que nos permitió entender que no era posi-
ble realizar a cabalidad nuestra labor como maestros y maestras que
pudieran formar estudiantes para la vida, sino éramos capaz de com-
prender la realidad en la que ellos/ellas y las maestras fundadoras vi-
víamos (pues también nosotras residíamos en el mismo barrio de los
estudiantes), para transformarla, decimos iniciar la tarea de construir
un modelo pedagógico o acercarnos a un modelo pedagógico que nos
permitiera apoyar el proceso de transformación de las condiciones en
las que habitábamos.
Fue así como nos encontramos con la teoría constructivista, modelo
criticó social de Lev Vygotsky, Paulo Freire, Jean Piaget y David Au-
subel con la que logramos estructurar la propuesta pedagógica de la
eidbe como aparece en el siguiente gráfico:
75
Violencia escolar, violencia verbal y tipos de violencia verbal
Imagen explicativa del modelo pedagógico
de la iedb extraído del Proyecto Educativo Institucional
Las didácticas contemporáneas, son las estrategias que se utilizan en
el desarrollo del plan de clases de la Institución Educativa Distrital
Betsabé Espinosa; se utilizaba también el aprendizaje significativo de
David Ausubel, buscando que las clases fueran motivadoras a través
de aprendizajes con significados que despertaran el interés del suje-
to; otro componente es la didáctica problemita, se trabajaba las clases
desde la pregunta para causar el nivel del desarrollo próximo y el po-
tencial del pensamiento expuestos por Vygotsky; los cambios axioló-
gicos, conceptuales, metodológicos, actitudinal es la transformaciones
que se dan en el ser con los temas desarrollados expuestos por Jean
Piaget y Paulo Freire; la pedagogía conceptual en la cual se parte de
los preconceptos para construir los conceptos, todas son estrategias
que hacen de cada clase un desarrollo de aprendizajes de acorde con
la edad, los estilos de aprendizaje y en donde el estudiante es el centro
del proceso enseñanza aprendizaje.
Una vez definido el modelo pedagógico con el que nos identificába-
mos, optamos por ponernos de acuerdo entre todas, en algunas cate-
gorías, que si bien muchas manifestábamos, no estábamos seguras que
76
Ibida Isabel Jiménez González
estábamos hablando con los mismos significados, o desde los mismos
códigos,
al actuar comunicativamente los sujetos se entienden siempre en el horizonte
de un mundo de la vida. Su mundo de la vida está formado de convicciones de
fondo, más o menos difusas, pero siempre a problemáticas. El mundo de la vida,
en tanto que trasfondo, es la fuente de donde se obtienen las definiciones de
la situación que los implicados presuponen como problemáticas (Habermas,
1987b, p. 84).
En este sentido empezamos a trabajar jornadas pedagógicas para esta-
blecer los consensos frente a las categorías de ciudadanía, democracia,
autonomía, que significaba tener una sociedad justa, creativa, produc-
tiva y solidaria.
La ciudadanía, en este proceso de concertación se entendió como las
posibilidades de acceder al conocimiento, a la salud, la educación, vi-
vienda, alimentación, recreación, empleo, o sea la posibilidad de tener
condiciones de vida digna, acorde a nuestra cultura en relación con
esto Moreno (2000; 2003). La ciudadanía es, principalmente, un esta-
tus conformado por el acceso a los recursos básicos para el ejercicio de
derechos y deberes. La no-discriminación en el acceso a esos recursos
constituye la condición necesaria y suficiente de la ciudadanía. Caso
contrario los titulares de derechos permanecen en una situación de
precariedad expresada ésta como déficit de ciudadanía.
La democracia. La democracia se entendió como un concepto que va
más allá de referirse a un sistema de gobierno, liderado por mayo-
ría, por eso se sustentó en planteamientos del pensador colombiano,
Estanislao Zuleta, el cual en su texto Democracia y participación,
plantea: Para que haya democracia se deben cumplir un mínimo de
condiciones; pero sobre todo aquellas condiciones que se fundamen-
tan en los derechos humanos, estos derechos además de norma, de-
ben generar posibilidades reales y efectivas para la realización de los
mismos. En nuestra reflexión concluimos que además la democracia
debe ser un estilo de vida, que debe permear todas las acciones de los
individuos, de sus familias y de otros ambientes de interacción social.
77
Violencia escolar, violencia verbal y tipos de violencia verbal
La autonomía: Entendida como la posibilidad de tomar decisiones so-
bre tu cuerpo, ósea autonomía física, decisiones sobre sentir, pensar
y actuar. O ssea autonomía física, social, económica. La capacidad de
definir por ti mismo.
La interpretación de la sociedad justa, creativa, productiva y solidaria;
Una sociedad justa, es aquella que entrega a cada uno lo que le corres-
ponde por el sólo hecho de existir. Es creativa porque da la oportunidad
de soñar con mundos de felicidad, que te permiten sentir satisfacción
por tus éxitos y los de los demás de una manera solidaria.
En este sentido la Institución Educativa Distrital Betsabé Espinosa
elaboró como propósito institucional, el formar niñas, niños, jóvenes
y adultos, capaces de comprender y transformar el conocimiento, con
voluntad e interés para cumplir con sus deberes, promotores(as) de
los derechos fundamentales, económicos, sociales; culturales, colecti-
vos y del medio ambiente consagrados en la Constitución Nacional y en
la Ley de la Infancia y Adolescencia (Ley 1098 del 8 de noviembre de
2006), protagonistas en las vivencias de valores éticos, estéticos, mo-
rales, sociales y espirituales, respetuosos(as) de los recursos naturales
y culturales de nuestra nación; así mismo comprometidos(as) con la
construcción de una sociedad más justa, creativa, productiva y solida-
ria, inspirada en el amor, que dignifica al ser humano, reconociendo y
respetando las diferencias al otro, tratando adecuadamente al mundo
que nos rodea sin discriminación y asumiendo con responsabilidad las
consecuencias de sus acciones.
Como se observa, en su caminar el iedbe ha entendido la necesi-
dad de ser motor de transformación, no solo para el estudiante que es
directamente su sujeto de intervención, sino para la familia y su en-
torno; es por eso que su misión ha sido definida como: el formar su-
jetos comprometidos(as) en la práctica y promoción de sus derechos,
deberes y valores ciudadanos a través de procesos pedagógicos, de-
mocráticos y productivos; desde una perspectiva humanista, que les
permiten potencializar las dimensiones y competencias del Ser, Saber,
Saber Hacer y saber convivir o trabajar en equipo, que contribuyen a
desarrollar su autonomía, su liderazgo y a fomentar sus competencias
laborales, para generar cambios en su vida y en la sociedad.
En el año 1999 con la asesoría técnica de la Asociación Pro-desa-
rrollo de Familias de Barranquilla, se re-construyó el Proyecto Educa-
78
Ibida Isabel Jiménez González
tivo Institucional, se estableció en ese entonces como sueño o visión,
que debía cumplirse en el 2015, el que la Institución Educativa Distrital
Betsabé Espinosa se proyecta como una institución educativa con una
cultura en derechos, deberes y valores humanos; teniendo en cuenta
los fundamentos y fines del sistema educativo nacional e internacional,
para contribuir en la construcción y desarrollo de una sociedad creati-
va, productiva, justa, solidaria, incluyente, defensora del medio ambien-
te y pertinente con las innovaciones científicas y las nuevas tecnologías.
Importante resaltar aquí, desde que postura identificamos nuestra
filosofía, la cual planteamos que está fundamentada en los artículos 67
y 95 de la constitución nacional que se refieren a la educación como
derecho y el artículo 5.° de la Ley 115 de 1994 que se refiere a los fines
de la educación. De acuerdo a esto nuestra filosofía institucional tiene
como principios:
El estudiante es el centro del proceso educativo.
Cada estudiante tiene su propio ritmo de aprendizaje.
Con la educación se aprende a ser libre y autónomo(a).
El estado físico y emocional del estudiante influye en su proceso
de formación.
Los niños, las niñas, y los(as) jóvenes aprenden lo que necesitan,
y lo que les interesa.
Todos los seres humanos están en capacidad de aprender en su
diversidad.
La democracia participativa es fundamental en la construcción
de un orden social y justo.
El pei debe ser un proceso de construcción colectiva en el que
interactúen todos los miembros de la comunidad educativa.
La educación contribuye al desarrollo.
El reconocimiento de la diversidad religiosa, de espiritualidad y
de creencias.
El desarrollo de la escala de valores institucionales, como requi-
sitos para alcanzar nuestra misión.
El respeto a la libertad de cultos y de credos.
79
Violencia escolar, violencia verbal y tipos de violencia verbal
En razón de lo anterior la Institución Educativa Distrital Betsabé
Espinosa, acorde con su misión, visión, principios, valores institucio-
nales, coherente con los planes tanto nacionales como distritales, ha
establecido como políticas:
• Disminuir la reprobación de grados hasta el 5% anual.
• Disminuir la deserción escolar hasta el 7% anual.
• Garantizar la permanencia de los estudiantes.
• Disminuir de manera progresiva la discriminación hasta erradi-
carla totalmente.
• Disminuir los índices de violencia en la comunidad educativa.
• Elevar la autoestima de los estudiantes.
• Construir una cultura de paz y convivencia pacífica.
• Abrir espacios de participación y debate para toda la comunidad
educativa.
• Socialización de los saberes teniendo en cuenta los preconcep-
tos que llevan a los conceptos.
• Promocionar el trabajo colectivo interdisciplinario.
El tema de potencializar valores, también fue una de nuestras preo-
cupaciones, pues tenemos claro que la educación en derechos huma-
nos debe transvesalizarse con valores ya que de lo contrario, se puede
enseñar un discurso político, que puede servir como discursiva; pero
esto no implica que se convierta en estilo de vida para los discursantes,
por ello en la responsabilidad institucional adquirida con la sociedad
en general, la Institución Educativa Distrital Betsabé Espinosa ha ido
consolidando un conocimiento y entendimiento profundo de los ni-
ños, niñas, jóvenes y adultos del hoy y al mismo tiempo, de los muchos
factores externos que influyen fuertemente en la estructuración de su
personalidad individual y/o colectiva.
A partir de este entendimiento y conocimiento de nuestros estu-
diantes y de su influyente entorno, la institución se ha venido empe-
ñando en el desarrollo de una serie de acciones encaminadas a forta-
lecer la comprensión axiológica de la persona, del mundo y su historia,
de tal manera que el actuar ético de sus estudiantes se constituya en
una bandera de liderazgo que oriente sus vidas y la de tantos hombres
y mujeres que diariamente entran en contacto con ellos.
80
Ibida Isabel Jiménez González
Es por esto que el amor, la responsabilidad, el respeto, la solidari-
dad, la tolerancia y la autonomía, valores que universal y nominalmen-
te son reconocidos como tales, se convierten para la Institución Educa-
tiva Betsabé Espinosa en el primero de los tres ejes que articulan todo
el quehacer educativo de la institución.
Amor: Sentimiento que dignifica al ser humano (justicia social).
Tolerancia: Reconocimiento y respeto a la diferencia o al otro; sin que
esto signifique detrimento de la estima propia.
Respeto: Virtud que enfatiza el reconocimiento de la necesidad de un
adecuado trato al mundo que nos rodea.
Solidaridad: Acción de brindar ayuda o apoyo incondicional a quien lo
necesite, sin discriminación en un momento o situación determinada.
Responsabilidad: Acción positiva ligada a un compromiso personal,
profesional, familiar y social.
Autonomía: Capacidad que permite tomar decisiones sobre sí mismo,
auto gobernarse y ejercer su acción en relación con los demás y en
busca de realizar su proyecto de vida dentro de la responsabilidad y la
libertad.
Otro componente fundamental ha sido la definición de unos principios
institucionales para la formación integral de niños, niñas, jóvenes y
adultos, a partir de una educación por procesos que respete las dimen-
siones del desarrollo humano, y que permita:
• La adquisición y generación de los conocimientos: científicos y téc-
nicos más avanzados, humanísticos, históricos, sociales, geográfi-
cos y estéticos, mediante la apropiación de hábitos intelectuales
adecuados para el desarrollo del saber.
• La motivación a través de estrategias pedagógicas, como requisito
fundamental para que se dé un aprendizaje significativo.
81
Violencia escolar, violencia verbal y tipos de violencia verbal
El reconocimiento de que la educación es responsabilidad de los
padres, los(as) estudiantes y los(as) docentes.
Que el ambiente sea propicio para un adecuado proceso de ense-
ñanza aprendizaje.
La planeación y organización de las actividades, para posibilitar la
consecución de los logros.
Que el proceso de aprendizaje garantice el libre desarrollo de la
personalidad, sin más limitaciones que las que las que imponen los
derechos de los demás y el orden jurídico, dentro de un proceso
de formación integral, física, psíquica, intelectual, moral, espiritual,
social, afectiva, ética, cívica y demás valores humanos.
La formación en el respeto a la vida y a los demás derechos huma-
nos, a la paz, a los principios democráticos; de convivencia, plura-
lismo, justicia, solidaridad y equidad, así como en el ejercicio de la
tolerancia y de la libertad.
Formación en la práctica y promoción de los derechos y deberes de
los sujetos.
El desarrollo de la capacidad crítica, reflexiva y analítica que for-
talezca el avance científico y tecnológico nacional, orientado con
prioridad al mejoramiento cultural y de la calidad de la vida de la
población, a la participación en la búsqueda de alternativas de so-
lución a los problemas y al progreso social y económico del país.
La formación en la práctica del trabajo, mediante los conocimientos
técnicos y habilidades, así como en la valoración del mismo como
fundamento del desarrollo individual y social.
Utilización del dialogo como herramienta para la solución de con-
flictos.
La promoción del afecto mediante un trato estimulador de una au-
toestima alta.
82
Ibida Isabel Jiménez González
• Ser competente en su desempeño cognitivo (pensar), axiológico
(sentir) y praxis (actuar).
• La adquisición de una conciencia para, la conservación, protección
y mejoramiento del medio ambiente, de la calidad de la vida, del
uso racional de los recursos naturales de la prevención de desas-
tres, dentro de una cultura ecológica y de prevención del riesgo, y
de la defensa del patrimonio cultural de la nación.
• La formación para la promoción y preservación de la salud y la hi-
giene, la prevención integral de problemas socialmente relevantes,
la educación física, la recreación, el deporte y la utilización adecua-
da del tiempo libre.
De todo lo anterior se desprendió los objetivos generales, específicos
y las metas.
El objetivo general de la idbe, está definido como: “Formar sujetos
en la promoción de los derechos y deberes humanos para lograr el de-
sarrollar de una sociedad creativa, productiva, justa y solidaria”; así
mismo los objetivos específicos:
• Elaborar un currículo, como proceso flexible con énfasis en los de-
rechos y deberes humanos.
• Diseñar el modelo pedagógico para implementar un estilo de cons-
trucción de ciudadanía y desarrollo integral del sujeto.
• Realizar una propuesta evaluativa que nos permita tener un mejo-
ramiento continuo de la Institución.
Y las metas quedaron establecidas así:
• Tener una escuela que experimente prácticas de manejo de resolu-
ción pacífica de conflictos.
• Desarrollar una propuesta democrática evidenciada en una estruc-
tura y funcionamiento.
83
Violencia escolar, violencia verbal y tipos de violencia verbal
• Proyectarse a la comunidad como promotora de los derechos hu-
manos y los deberes.
• Disminuir al máximo el nivel de agresividad de los estudiantes.
• Egresar a los alumnos con un liderazgo cívico y capaz de transfor-
mar su entorno.
• Practicar la pedagogía de la ternura.
• Generar espacios de investigación.
• Visualizar como una empresa social que vincula a los padres de fami-
lia a todos los procesos académicos, pedagógicos y administrativos.
• Fomentar en los docentes una mentalidad amplia de calidad y cali-
dez humana que contribuya a un buen clima institucional.
Seguramente en el camino se seguirán corrigiendo muchos aspectos,
que posiblemente no se tuvieron en cuenta o que deben ser replan-
teados; pero ha sido a partir de las definiciones anteriores, que se han
dado los primeros pasos para intentar lograr que la escuela sea un
factor importante en la transformación de unas condiciones adversas
para el proceso evolutivo de los niños(as), adolescentes y jóvenes.
Por otro lado también manifestar que en la implementación de este
proceso se ha tenido muchas dificultas; por un lado el hecho que la
escuela haya pasado de ser una escuela de origen comunitario a una
escuela del sector oficial, trae consigo una serie de requerimientos, en-
tre los cuales está el tener nuevo equipo de docentes, con los cuales
hay que iniciar procesos de sensibilización, que muchas veces no pros-
peran por la misma concepción que lamentablemente se maneja en el
medio educativo, frente a los procesos de enseñanza aprendizaje, para
muchos docentes hoy en día la docencia es un trabajo más, se ha olvi-
dado que se le entrega una obra para ayudarle a crecer armónicamente
y prepararle para enfrentar la vida y el mundo laboral; esto se convier-
te en una debilidad para lograr la aplicación del modelo en todos los
campos de acción de centro educativo.
84
Ibida Isabel Jiménez González
II. Estrategias utilizadas para
contrarrestar la violencia
Las estrategias que presento a continuación son el resultado de una
evaluación que se hizo en el 2011 al Proyecto Educativo Institucional,
en sus componentes administrativos, académicos, directivos y comuni-
tarios; como producto de esta evaluación se determinó que era necesa-
rio trabajar el fenómeno de la problemática de violencia escolar, que ya
empezaba a incrementarse para este periodo, era necesario fortalecer
el trabajo en el componente de gestión comunitaria con el programa de
ocupación de tiempo libre, y proyección a la comunidad.
A partir de allí se establecen varias estrategias, desde lo cultural,
deportivo, la realización de eventos académicos con participación de
la comunidad; se fortalece las escuelas de padres/madres; mesas de
trabajo con los estudiantes para que ellos(as) propongan alternativas
de solución a la problemática de violencia.
En el tema de afianzar la estrategia cultural, se optó por fortalecer el
trabajo de la casa de la cultura, que había tenido sus inicios en el 2004;
pero funcionaba sin mucho apoyo de los docentes directivos y docen-
tes de la iedb. A partir del 2011 se hizo una alianza con la Secretaría de
Cultura del distrito de Barranquilla, para que ésta funcionara los sába-
dos de 8:00 a.m. a 6:00 p.m.; el objetivo principal era atraer el interés
tanto de estudiantes de la iedbe, como de jóvenes del entorno, algunos
en riesgo y otros ya habían iniciado su ingreso a las pandillas del ba-
rrio, para que aprovecharan el tiempo libre en algunas de las modali-
dades que se desarrollaban. Se estableció desarrollar las modalidades
de danza, teatro, pintura, música folclórica, aprendizaje de la guitarra
y elaboración de manualidades.
En este proceso anualmente participan 300 jóvenes, entre estudian-
tes y jóvenes del entorno, 100 personas, de las cuales la mayoría son
padres de familia de la institución; este proceso no solo está ayudando
a una buena utilización del tiempo libre; sino también a la generación
de ingresos a partir de lo que han aprendido,
Como segunda estrategia se fortaleció una propuesta que también
había tenido sus inicios en el 2007 y que se había establecido como un
proyecto denominado “La cultura física una experiencia de vida salu-
dable”; el objetivo de esta estrategia se planteó como: “Promover la
cultura física como una experiencia de vida saludable a través de es-
85
Violencia escolar, violencia verbal y tipos de violencia verbal
pacios de encuentro permanentes ( recreo deportivos y liderazgo) que
les permitan a los estudiantes ser propositivos y productivos dentro y
fuera de la Institución Betsabé Espinosa”.
Los objetivos específicos fueron:
• Formar y organizar, banda de paz, gimnasia moderna y selecciones
deportivas.
• Organizar espacios permanentes de encuentros recreo- deportivos
por círculo de interés (festivales de juegos autóctono y rondas tra-
dicionales y torneos recreo deportivos).
• Formar un equipo de animadores recreo deportivo de 50 estudian-
tes para administrar y ejecutar las actividades con los docentes res-
ponsables del proyecto.
• Gestionar la legalización del club deportivo de la Institución
Educativa Distrital Betsabé Espinosa.
No cabe la menor duda que uno de los resultados más grandes de in-
tegración, lo ha constituido el campeonato inter-cursos de futbol, que
inició en el 2007 por la convivencia pacífica, la tolerancia y el respeto,
evento que se realiza anualmente, de julio a noviembre, con la parti-
cipación de 850 estudiantes entre hombre y mujeres. Esta actividad
logra integrar a los estudiantes docentes, docentes directivos, padres/
madres de familia y personal del entorno; pero además ha servido para
despertar un sentido de pertenencia al colegio más allá de los esta-
mentos que forman el gobierno escolar5.
Otra estrategia ha sido la realización de eventos académicos como
foros, este ha tenido como objetivo reflexionar sobre temas de violen-
cia escolar, de género, discriminación racial. La salud sexual y repro-
ductiva, la convivencia escolar; por la paz y los derechos humanos;
para dar alternativas de solución por parte de los diferentes actores
5
El gobierno escolar es el nombre denominado en Colombia al espacio conformado por
rectora, dos docentes, dos padres de familia, un estudiante, un egresado, un miembro del
sector productivo para tomar decisiones, discutir propuestas .con respecto a la gestiones
de los cuatro componentes: directivo, académico, administrativo y comunitario.
86
Ibida Isabel Jiménez González
que forman parte del gobierno escolar. En su mayoría estos foros han
contado con la participación de 450 estudiantes.
Entre los eventos académicos, se realizan talleres con padres de fa-
milia y estudiantes, para que los padres reflexionen sobre pautas de
crianza, negociación con los hijos y hábitos de estudio, se realiza uno
cada mes, o sea 12 al año; se han tratado temas sobre la ley de infancia y
adolescencia y pautas para criar a los hijos, con psicólogos y abogados,
con el apoyo de la personería, comisaria de familia, policía de infancia
y adolescencia, también campañas de prevención en droga con la se-
cretaria de salud y con, sociólogas y trabajadoras sociales de aprodefa
una organización no gubernamental. Con temas de género, salud sexual
reproductiva. Participan 300 padres de familia y 900 estudiantes.
Durante el 2012 se continuaron con todas las anteriores estrategias
y además se realizaron 12 jornadas de reconciliación, perdón y olvido
con estudiantes de la secundaria y media y docentes, en la cual los es-
tudiantes decían como se sentían con el trato de sus pares y sus docen-
tes y se pedían perdón.
En 2013 se realizaron mesas de trabajo, analizando la violencia es-
colar en la institución, participaron 84 estudiantes, la Secretaría de
Educación, la Personería, la policía, los docentes, 60 padres de familia
y los medios de comunicación.
En 2014 se continúan con todas las estrategias anteriores y se refor-
ma el Manual de Convivencia con la Ley 1620 con la promoción, pre-
vención, atención y seguimiento con situaciones que afectan la convi-
vencia escolar, y el ejercicio de los derechos humanos y reproductivos.
III. Impacto de las estrategias aplicadas,
como forma de contrarrestar la violencia en el iedbe
Un elemento fundamental para resaltar, es que según la Secretaría del
Interior del distrito, en su informe de “Pandillas y conflictividad ur-
bana en Barranquilla y el área metropolitana 2013”, fundamentado
en el siad (2013)6, en la localidad suroccidente de Barranquilla (de la
cual hace parte La Pradera), se identificaron 17 pandillas, por parte
de la policía; de esas 17 pandillas tres actúan en los alrededores de La
6
Centro de investigaciones y análisis del delito en el Atlántico.
87
Violencia escolar, violencia verbal y tipos de violencia verbal
Pradera; lo que ha venido aconteciendo con estas pandillas, es que de
alguna u otra manera están ejerciendo control territorial alrededor de
los centros educativos, lo cual está incluyendo desde la utilización de
estudiantes para ingresar droga en los centros, hasta el reclutamiento
de jóvenes para la prostitución, el sicariato, robos y extorción.
En cuanto a esto, podemos decir que las estrategias utilizadas, han
servido para contrarrestar acciones de control de las pandillas sobre
el iedbe; estas han intentado de diversas maneras hacer reclutamien-
to y venta de drogas; pero fue precisamente los lazos creados con los
diferentes actores tanto del gobierno escolar como de vecinos de los
alrededores, lo que permitió prender las alarmas a tiempo y evitar la
reproducción de acciones delictivas controladas por pandilla al inte-
rior del centro educativo.
La participación conjunta de padres e hijos en acciones recreo-de-
portivas promovidas por la institución educativa ha permitido bajar los
niveles de violencia intrafamiliar e incrementar el nivel académico de
los estudiantes, hemos pasado de una categoría en nivel bajo a nivel me-
dio en el icfes (anexo3, Categoría del iedbe desde el 2011 al 2014) cada
año se ha ido aumentando nuestro promedio. Esto ha sido gracias a que
se ha incrementado el apoyo de los padres en el proceso de enseñanza;
por otro lado también los niños(as) tienen la autoestima más alta; ma-
yores estímulos en su proceso de aprendizaje. Esto se evidencia en el
incremento de estudiantes que están ingresando y permaneciendo en
la universidad pública, en el Servicio Nacional de Aprendizaje.
Desde la institución educativa se está promoviendo la continuidad
de los estudiantes a estudios superiores, técnicos y tecnológicos.
Con lo anterior se reafirma que el ser pobre, no es un determinante
para morir pobre; que la violencia se puede contrarrestar con procesos
organizados, permanentes y acordes a las necesidades del entorno.
88
Conclusiones
Las reflexiones de los anteriores capítulos nos permiten plantear en
este momento que no se puede hablar de la violencia escolar como un
todo homogéneo, a menos que ésta sea ejercida por un porcentaje alto
de estudiantes de los centros educativos.
Las teorías de Pierre Bourdieu son importantes para el análisis de
las relaciones entre los diferentes ámbitos de interacción en la influen-
cia de unos sobre otros; pero no son determinantes absolutos. En la me-
dida en que existen factores que pueden transformar las condiciones
adversas y permitir que los individuos tengan cambios significativos.
Las culturas de violencia son susceptibles de cambio, para ello es
necesario tener en cuenta que los actores de la violencia, son sujetos
de cambio y por lo tanto es necesario atender sus opiniones en la defi-
nición de alternativas de solución.
La violencia verbal debe ser atendida en toda su dimensión desde
sus inicios, ya que esta puede contribuir a la normalización de la vio-
lencia y al ser sistemática, se convierte en un nicho para el otro tipo de
violencia. Esta violencia verbal tiene que atenderse desde políticas pú-
blicas que interfieran en medios de comunicación. Pero también desde
políticas públicas que promuevan el respeto al interior de las familias.
Se reafirma la teoría de Vygotsky en la cual la interacción con otras
personas desde la escuela con sus herramientas culturales, puede
transformar la forma de pensar sentir y actuar de los individuos, en
un proceso continuo que le permita observar, analizar y comprender la
realidad y con lo aprendido ganar las capacidades para transformarla.
Los escenarios de participación conjunta de padres/madres, estu-
diante, docentes, docentes-directivos y personas de los entornos próxi-
mos a las instituciones educativas contribuyen a generar confianza,
sentido de pertenencia por la escuela y valorar la importancia de estas
en su desarrollo personal.
89
Violencia escolar, violencia verbal y tipos de violencia verbal
El que el equipo de personas que dirigen las instituciones esté com-
prometidas con proyectos reales de preparar estudiantes con las he-
rramientas necesarias para enfrentar los obstáculos que se le presente
en la vida, se convierte en una gran fortaleza para la respuesta que las
instituciones deben ofrecer para la violencia escolar.
90
Bibliografía
Abramovay, Miriam. “Violencia en las escuelas: Un gran desafío”, Revista Iberoameri-
cana de Educación, n.° 38, oei, 2005.
Bourdieu, Pierre. “Los tres estados del capital cultural”, Sociológica, n.° 5, México,
uam-Azcapotzalco, 1987.
Bourdieu, Pierre. Poder, derecho y clases sociales, 2.a ed., Bilbao (España), Edit. Des-
clée de Brouwer, 2001.
Blair Trujillo, Elsa. “Aproximación teórica al concepto de violencia: Avatares de
una definición”, Política y Cultura, n.° 32, México, Universidad Autónoma Metro-
politana, 2009.
Bronfenbrenner, Urie. La ecología del desarrollo humano, Barcelona, Paidós, 1987.
Castillo Pulido, Luis Evelio. “El acoso escolar. De las causas, origen y manifestacio-
nes a la pregunta por el sentido que le otorgan los actores”, Magis. Revista Inter-
nacional de Investigación en Educación, vol. 4, n.° 8, Bogotá, Pontificia Universidad
Javeriana, 2011.
Cava, María Jesús; Gonzalo Musitu y Sergio Murgui. “Familia y violencia escolar:
El rol mediador de la autoestima y la actitud hacia la autoridad institucional”, Psi-
cothema, vol. 18, n.° 3, 2006, Oviedo (España), Universidad de Oviedo. En línea:
[www.redalyc.org/pdf/727/72718306.pdf].
Cepeda-Cuervo, Edilberto; Pedro N. Pacheco Durán, Liliana García-Barco y
Claudia J. Piraquive-Peña. “Acoso escolar a estudiantes de educación básica y
media”, Revista Salud Pública, vol. 10, n.° 4, Bogotá, Universidad Nacional de Co-
lombia, 2008, En línea: [www.scielosp.org/pdf/rsap/v10n4/v10n4a02.pdf].
Chaves Salas, Ana Lupita. “Implicaciones educativas de la teoría sociocultural de
Vigotsky”, Educación, vol. 25, n.° 2, Costa Rica, Universidad de Costa Rica San Pe-
dro, 2001.
91
Violencia escolar, violencia verbal y tipos de violencia verbal
Forero Londoño, Oscar Fernando. “La violencia escolar como régimen de visibili-
dad”, Magis. Revista Internacional de Investigación en Educación, vol. 4, n.° 8, Bo-
gotá, Pontificia Universidad Javeriana, 2011.
García Sánchez, Bárbara Yadira. “Familia, escuela y barrio: Un contexto para la
comprensión de la violencia escolar”, Revista Colombiana de Educación, n.° 55, ,
Bogotá, Universidad Pedagógica Nacional, 2008.
García Sánchez, Bárbara Yadira. “Violencia escolar: Como un problema que preo-
cupa a padres, madres y maestros”, Magis. Revista Internacional de Investigación
en Educación, vol. 4, num. 8, Bogotá, Pontificia Universidad Javeriana, 2011.
García Sánchez, Bárbara Yadira y Javier Guerrero Barón. “Nuevas concepciones
de autoridad y cambios en las relaciones de violencia en la familia y la escuela”,
Magis. Revista Internacional de Investigación en Educación, vol. 4, n.° 8, Bogotá,
Pontificia Universidad Javeriana, 2011.
Gázquez, José Jesús; María del Carmen Pérez Fuentes, José J. Carrión y Víctor
Santiuste. “Estudio y análisis de conductas violentas en educación secundaria
en España”, Universitas Psychologica, vol. 9, n.° 2, Bogotá, Pontificia Universidad
Javeriana, 2010.
Ghiso, Alfredo Manuel. “Algunos límites de las respuestas frente a la violencia y la
inseguridad, en las instituciones educativas”, Revista Latinoamericana de Ciencias
Sociales, Niñez y Juventud, vol. 10, n.° 2, 2012.
Gutiérrez, Alicia B. “Poder, hábitus y representaciones: Recorrido por el concepto
de violencia simbólica en Pierre Bourdieu”, Revista Complutense de Educación, vol.
15, n.° 1, 2004.
Jiménez González, Audes Estella. Los procesos de participación y la incidencia del
movimiento de mujeres de la Región Caribe en las dinámicas de paz y de regionali-
zación (2001-2011), Cartagena, Universidad Nacional de Colombia, 2013.
Jiménez, M.; J. Lleras y A. Nieto. “La paz nace en las aulas: Evaluación del programa
de reducción de la violencia en Colombia”, Educación y Educadores, vol. 13, n.° 3, ,
Bogotá, Universidad de La Sabana, 2010.
Ministerio de Educación Nacional. Guías pedagógicas para la convivencia escolar.
Ley 1620 de 2013 - Decreto 1965 de 2013, Guia n.° 49, Bogotá, men. En línea: [www.
developmentofpeoples.org/img/projects/GUIA_49_GUIAS_PEDAGOGICAS.pdf].
Molina Jácome, Isaías. “Caracterización de la violencia urbana en Barranquilla des-
de la construcción noticiosa en la prensa popular. Caso del periódico Al Día”, Pala-
bra Clave, vol. 14, n.° 1, Bogotá, Universidad de La Sabana, 2011.
92
Ibida Isabel Jiménez González
Palomero Pescador, José Emilio y María Rosario Fernández Domínguez. “Violen-
cia escolar, un punto de vista global”, Revista Interuniversitaria de Formación del
Profesorado, n.° 41, Zaragoza (España), Universidad de Zaragoza, 2011.
Planella Ribera, Jordi. “Repensar la violencia: Usos y abusos de la violencia como
forma de comunicación en niños y adolescentes en situación de riesgo social”,
Educación Social: Revista de Intervención Socioeducativa, n.° 10, España, Edit. Pere
Tarrés, 1998.
Prieto Quezada, María Teresa; José Claudio Carrillo Navarro y José Jiménez
Mora. “La violencia escolar. Un estudio en el nivel medio superior”, Revista Mexi-
cana de Investigación Educativa, vol. 10, n.° 27, México, Consejo Mexicano de In-
vestigación Educativa, 2005.
Salamanca Camargo, Yenny y Ángela Marcela Güichá Duitama. “Estudio des-
criptivo de factores asociados a violencia interpersonal en estudiantes de tunja”,
Psychologia: Avances de la disciplina, vol. 5, n.° 1, 2011.
Torrico Linares, Esperanza; Carmen Santín Vilariño, Montserrat Andrés Vi-
llas, Susana Menéndez Álvarez-Dardet y María José López López. “El modelo
ecológico de Bronfrenbrenner como marco teórico de la psicooncología”, Anales
de Psicología, vol. 18, n.° 1, Murcia (España), Universidad de Murcia, 2002. En
línea [www.um.es/analesps/v18/v18_1/03-18_1.pdf].
93
Anexos
I. Ejemplos de actas de convivencia
95
Violencia escolar, violencia verbal y tipos de violencia verbal
96
Ibida Isabel Jiménez González
97
Violencia escolar, violencia verbal y tipos de violencia verbal
98
Ibida Isabel Jiménez González
II. Formatos de entrevistas semiestructuradas
a estudiantes y padres de familias
A. Formato de entrevista semiestructurada para estudiante
manifestaciones de la violencia escolar
en la ied betsabé espinosa
Buenos días, como parte de mi tesis de maestría en educación de la Facultad de
Educación de la Universidad de Chile estoy realizando una investigación acerca de las
manifestaciones de la violencia escolar en la secundaria de la Institución Educativa
Distrital Betsabé Espinosa a padres y estudiantes. La información brindada en esta
entrevista es de carácter confidencial, solo será utilizada para los propósitos de la
investigación. Agradezco su colaboración.
99
Violencia escolar, violencia verbal y tipos de violencia verbal
Características de los estudiantes
Cómo es el perfil del estudiante
Nombres y apellidos______________________________
Nació y vive en Barranquilla: __sí o no___________________
Edad ________________________________
Barrio donde vive__________
Grado que cursa____________
Cuanto tiene de estudiar en este colegio________
1: Perspectivas en la escogencia de este colegio
_____________________________________________________________________________
Me puede contar porque escogió este colegio?
2 : Relación del estudiante con los docentes, y las directivas del plantel
________________________________________________________________________________
Por favor cuénteme ¿cómo es el proceso de relación de los estudiantes con los docen-
tes y con la familia?
¿Cómo es la comunicación de los estudiantes y docentes y con las directivas?
¿Nos puede contar como se manejan las manifestaciones de violencia escolar inter-
na? y si las hay ¿de qué tipo son?
3: Me puede decir si el contexto donde está ubicada la institución se experimentan
manifestaciones de violencia. Si los hay ¿de qué tipo son?
¿Qué herramientas utiliza la escuela para transformar el contexto?
100
Ibida Isabel Jiménez González
B. Formato de entrevista semiestructurada a padres de familias
manifestaciones de la violencia escolar
en la ied betsabé espinosa
Presentacion ________________________________________________________________________________
________________________________________________________________________________________________
_____________________________________
Buenos días, como parte de mi tesis de maestría en educación de la Facultad de
Educación de la Universidad de Chile estoy realizando una investigación acerca de las
manifestaciones de la violencia escolar en la secundaria de la Institución Educativa
Distrital Betsabé Espinosa a padres, docentes y estudiantes. La información brindada
en esta entrevista es de carácter confidencial, solo será utilizada para los propósitos
de la investigación. Agradezco su colaboración.
Características de los padres de familia ___________________________________________________
______________________________________________________________
Nombres y apellidos: ______________________________
Nivel de escolaridad: _____________________
Edad: _________
Barrio donde vive: _______________
Cuanto tiempo de vivir en el barrio: ______________
Número de años de tener su hijo en este colegio _______
Ocupación laboral: _____________________________________________
Siempre ha vivido en barranquilla: _______
Viene de otra ciudad o país_______
Unión libre, casada, divorciado viudo: ____________
1: Perspectivas en la escogencia de este colegio
________________________________________________________________________________________________
________________________________________________________________________________________________
_____________________________
101
Violencia escolar, violencia verbal y tipos de violencia verbal
Me puede contar porque escogió este colegio?
2: Relación de la familia y la escuela
________________________________________________________________________________________________
________________________________________________________________________________________________
______________________________
Por favor cuénteme ¿xómo es el proceso de relación de los padres de familia con los
hijos, con los docentes, las directivas del colegio y el personal de servicios generales?
¿Cómo es la comunicación de la familia y la escuela?
¿Nos puede contar cómo se manejan los conflictos y si las hay de qué tipo son?
3: Me puede decir si el contexto donde vive se experimentan manifestaciones de vio-
lencia
Si los hay ¿de qué tipo son?
¿Cómo son las relaciones con sus familiares y vecinos?
C. Formato de encuesta de percepción de violencia en el entorno, la familia y la escuela
102
Ibida Isabel Jiménez González
103
Violencia escolar, violencia verbal y tipos de violencia verbal
104
Ibida Isabel Jiménez González
105
Violencia escolar, violencia verbal y tipos de violencia verbal
106
Ibida Isabel Jiménez González
D. Formatos de seguimiento de violaciones
al Manual de Convivencia
107
Violencia escolar, violencia verbal y tipos de violencia verbal
108
Ibida Isabel Jiménez González
109
Violencia escolar, violencia verbal y tipos de violencia verbal
Formato de estudio de casos que afectan la convivencia institucional
casos / # en el
tratamiento
causas
consecuencias
primer semestre
pedagógico
Acoso sexual
Agresión física y/o ver-
bal
Burlas y mofas
Chismes y calumnias
Consumo de alcohol
Consumo y/o comercio
de drogas
Daño en cosa ajena
Desobediencia a
docentes y/o
directivos-docentes
Desórdenes colectivos
110
Ibida Isabel Jiménez González
Desórdenes individuales
Enfrentamiento con
los(as) docentes
Exhibicionismo y
provocación
Falta de interés y
colaboración
casos / # en el
tratamiento
causas
consecuencias
primer semestre
pedagógico
Posesión de
material pornográfico
Robos
Fumar
Grosería y
vocabulario soez
Muestra de
alicoramiento
Pandillismo
111
Violencia escolar, violencia verbal y tipos de violencia verbal
Incumplimiento de
normas
Irrespeto a los
compañeros(as)
Irrespeto a los padres
Llegadas tarde a
la escuela
Violación de pactos
y compromisos
Vagancia y
desmotivación
112
Editado por el Instituto Latinoamericano de Altos Estudios -ilae-,
en octubre de 2017
Se compuso en caracteres Cambria de 12 y 9 ptos.
Bogotá, Colombia