Qué incidencia tiene el
uso de los mándalas para
superar el conflicto escolar
en los estudiantes del grado 903 del
ied Marco Antonio Carreño Silva
Qué incidencia tiene el
uso de los mándalas para
superar el conflicto escolar
en los estudiantes del grado 903 del
ied Marco Antonio Carreño Silva
Elvia Isabel Bernal Muñoz
Instituto Latinoamericano de Altos Estudios -ilae-
Queda prohíbida la reproducción por cualquier medio físico o digital de toda o un aparte de
esta obra sin permiso expreso del Instituto Latinoamericano de Altos Estudios -ILAE-.
Publicación sometida a evaluación de pares académicos (Peer Review Double Blinded).
Esta publicación está bajo la licencia Creative Commons
Reconocimiento - NoComercial - SinObraDerivada 3.0 Unported License.
ISBN
978-958-8968-65-0
© Elvia Isabel Bernal Muñoz, 2017
© Instituto Latinoamericano de Altos Estudios -ILAE-, 2017
Derechos patrimoniales exclusivos de publicación y distribución de la obra
Cra. 18 # 39A-46, Teusquillo, Bogotá, Colombia
pbx: (571) 232-3705, fax (571) 323 2181
www.ilae.edu.co
Diseño de carátula y composición: Harold Rodríguez Alba
Edición electrónica: Editorial Milla Ltda. (571) 702 1144
editorialmilla@telmex.net.co
Editado en Colombia
Published in Colombia
A mis padres a quienes debo mi existir.
A mis estudiantes quienes hacen posible mi labor pedagógica.
A todas aquellas personas que en mi trasegar han aportado significativamente
a este proyecto personal, mis más sinceros agradecimientos de todo corazón.
Contenido
Agradecimientos
11
Resumen
13
Introducción
15
Capítulo primero
Problema
19
I.
Planteamiento del problema
19
A. Descripción del problema
19
B. Formulación del problema
21
II. Objetivos
21
A. Objetivo general
21
B. Objetivos específicos
21
Capítulo segundo
Antecedentes empíricos y teóricos
23
I.
Antecedentes empíricos
23
II.
Antecedentes teóricos
23
A. Utilidad y aplicaciones del uso de los mándalas
en la resolución de los conflictos escolares
23
B. Los mándalas en educación
25
C. Los mándalas y sus beneficios
26
D. Utilidad y aplicaciones de la inteligencia emotiva
31
E. Beneficios pedagógicos y terapéuticos del uso de
los mándalas y geometría sagrada en el aula
35
F. Violencia escolar y mediación de los mándalas
y geometría sagrada
37
II. Marco referencial objeto de la investigación
41
A. Caracterización de la población y aspectos comportamentales
45
B. Inteligencia emocional y violencia escolar
52
9
Qué incidencia tiene el uso de mándalas para superar el conflicto...
Capítulo tercero
Metodología
55
I.
Diseño de la investigación
55
II.
Descripción de los instrumentos de investigación
58
A. Instrumentos de investigación
58
B. Descripción de la implementación
de los instrumentos de investigación
58
C. Descripción de la implementación de
los instrumentos de investigación
58
III. Marco contextual en que se implementaron los instrumentos
60
IV. Clasificación de las variables
60
V. Sujetos de la investigación
61
VI. Tiempo de la investigación
61
Capítulo cuarto
Análisis e interpretación de los resultados
63
I.
Análisis de categorías teóricas
63
II.
Análisis de los resultados obtenidos en el contexto investigado
64
III. Resultados del grupo control
65
IV. Resultados del pretest del grupo experimental
67
V. Entrevista semiestructurada
68
VI. Análisis de resultados finales
73
Conclusiones finales
95
Bibliografía
101
10
Agradecimientos
Al universo por brindarme esta oportunidad de aprender y ense-
ñar, éstas prácticas milenarias (mándalas y geometría sagrada) y
a su vez poder aplicarlas a través de la práctica pedagógica, en pro
del bienestar propio y el del entorno educativo, que tanto requiere
implementar técnicas holísticas para sanar aspectos fragmentados
y servir de puente para mejorar las relaciones interpersonales en
la escuela y en la sociedad.
A mi familia por su apoyo y ahínco constante, para la superación
personal y profesional para alcanzar el presente proceso educativo,
como profesión heredada desde mis ascendentes.
Al ilae por contribuir a mi formación profesional, en el campo de
la educación.
A mi asesor Hugo Torres Contreras por su gran sabiduría que me
brindó con paciencia y disposición.
A los y las docentes, a los estudiantes y a las directivas educativas
que apoyaron y colaboraron en la realización de éstas quijotescas
prácticas pedagógicas y actividades que permitieron los procesos
educativos para alcanzar las metas propuestas.
A todos aquellos amigos y personas que de una u otra manera con-
tribuyeron para que ésta propuesta educativa fuera hoy una reali-
dad, que ayude a menguar en algo nuestra realidad educativa.
11
Resumen
Esta tesis describe los resultados y las conclusiones de una investi-
gación sobre el uso de los mándalas como una forma de superar los
conflictos escolares. La muestra de estudio está formada por los estu-
diantes del grado noveno del ied Marco Antonio Carreño Silva, jornada
mañana, colegio ubicado en la localidad 16, Puente Aranda de Bogotá,
colegio oficial, con predominio de comportamientos de conflicto esco-
lar. La recolección de información se fundamentó en la observación, las
entrevistas y trabajo de campo con respecto al trabajo realizado por
los estudiantes y sus resultados ante los mándalas en lo referido a la
convivencia y manejo de las relaciones entre pares.
Los mándalas, son diseños geométricos circulares y/o círculos con-
céntricos, originarios de la India, pero que también están presentes en
los aborígenes americanos y sirven como medio de superación de si-
tuaciones emocionales negativas (fobias, ansiedades, acoso escolar, ex-
periencias traumáticas). Debido a que mientras el niño(a), joven pinta,
las respuestas de reacción a estados emocionales negativos van desa-
pareciendo y lentamente se transforman.
La presente investigación es relevante, por aportar elementos al di-
seño curricular, desde la neuropedagogía, utilizando técnicas ancestra-
les como lo son los mándalas, para intervenir en los comportamientos
violentos de los escolares y así colaborar con la actual problemática
escolar, debido a que es en el cerebro afectivo donde se centran los
mándalas con la relajación, el alivio de presiones externas y permitien-
do el reencuentro.
13
Introducción
Actualmente, en el ámbito escolar están aflorando una serie de com-
portamientos, conductas y vivencias que se tipifican en la convivencia
escolar, como situaciones de conflicto escolar, por ello es que surge la
necesidad de tratar dicha problemática, pero abordándola desde nue-
vas disciplinas del saber, como lo es la neuropedagogía.
Para situaciones de conflicto escolar que se generan en el entorno
educativo, es pertinente que se recurra al uso de los mándalas y la geo-
metría sagrada, como una propuesta para superar los conflictos esco-
lares, problemática que debe abordarse desde nuevas miradas, que
impliquen otras alternativas de solución a la problemática de violencia
escolar, pero desde una propuesta holística al entorno escolar. Por esto,
es que esta investigación tiene su razón de ser, al proponer alternati-
vas de solución a la problemática que actualmente afecta los entornos
escolares, los cuales requieren de la implementación de alternativas
holísticas que co-ayuden al estudiante y ambiente escolar, para lograr
una sana convivencia. Así mismo surge por la creciente violencia, por
las situaciones de acoso, matoneo, agresiones psicológicas y físicas,
ciber-acoso y todos aquellos comportamientos que los escolares asu-
men como victimarios y víctimas de la violencia escolar.
Por lo tanto, se recurre a implementar mándalas en los entornos
educativos, los cuales son diseños geométricos circulares y/o círculos
concéntricos, originarios de la India, pero que también están presentes
en los aborígenes americanos y sirven como medio de superación de
situaciones emocionales negativas (fobias, ansiedades, acoso escolar,
experiencias traumáticas). Debido a que mientras el niño(a), (joven)
pinta, las respuestas de reacción a estados emocionales negativos van
desapareciendo y lentamente se transforman. “Al pintar mándalas am-
bos hemisferios trabajan a un mismo nivel y en colaboración, la función
de cada uno es indispensable para el rendimiento armónico del otro”
15
Qué incidencia tiene el uso de mándalas para superar el conflicto...
(Fernández, 2010). Los niños se sienten a gusto pintando mándalas,
ajenos a cualquier exigencia exterior de rendimiento escolar.
Actualmente, la neuropedagogía, “es un nuevo enfoque en educa-
ción que se apoya en el conocimiento del cerebro y de todas sus inter-
conexiones con el fin de buscar caminos que no se centren solamente
en el aspecto racional del proceso enseñanza aprendizaje, consideran-
do así un enfoque más integral y equilibrado” (Fernández, 2010). No
obstante, este es el reto que debe asumir la educación y en especial las
políticas del Estado para que se incluya a nivel curricular desde prees-
colar, la educación básica y la educación media, el estudio y la aplica-
ción de la educación emocional.
Debido a que es en el cerebro afectivo, en donde se centran los mán-
dalas con la relajación, el alivio de presiones externas, permitiendo el
reencuentro consigo mismo.
De ahí que la meditación establece un potente enlace cerebral, que
armoniza los hemisferios en interconexión con todo, por orden de apa-
rición en la historia evolutiva, esos cerebros son: primero el reptiliano
(reptiles), a continuación el límbico (mamíferos primitivos) y por úl-
timo el neocórtex (mamíferos evolucionados o superiores), la activi-
dad cerebral que se manifiesta corresponde a la integración de estos
hemisferios acentuando la creatividad en la solución de los conflictos.
El propósito de la investigación es evidenciar que el dibujo centrado
“mándala”, “genera un estado de bienestar real y permite una sensa-
ción de libertad, que favorece el desarrollo integral del niño” (Capri-
glione, 2005).
Según la psicología, los mándalas representan al ser humano (Co-
pony, 2003). Interactuar con ellos es un poderoso instrumento para
sanar las fragmentaciones psíquicas y espirituales, ayuda a manifestar
la creatividad y a reconectarnos con nuestro ser esencial.
Desde este referente, es urgente implementar mecanismos alterna-
tivos en el ámbito escolar para superar la violencia escolar. Para esto
se requiere de cambios curriculares y cambios desde la inteligencia
emocional.
En este contexto la implementación de los mándalas y la geometría
sagrada sería una herramienta pedagógica que permitiría abordar y
superar la violencia escolar.
En ese orden de ideas, el solo estímulo visual del “mándala actúa so-
bre el quiasma óptico, emitiendo mensajes a nivel del hipotálamo que
16
Elvia Isabel Bernal Muñoz
generan una cascada química de neurotransmisores, lo que beneficia a
todos los sistemas: endocrinológico, neurológico, inmunológico y psi-
cológico” (Capriglione, 2005). Quienes implementaron los mándalas
en el área pedagógica observaron entre otros los siguientes beneficios
durante su utilización.
Consecuentemente, en este orden de ideas, está la geometría sagra-
da, la cual es una metáfora de la ordenación del universo que, estudia
las proporciones, patrones, sistemas, códigos y símbolos que represen-
tan la fuente de vida de la materia y del espíritu.
También, es la huella digital de la creación, el nacimiento de todas
las formas. Algunos autores se refieren a la geometría sagrada como
“una forma de abrir el corazón y evolucionar la conciencia a través del
modelo” (Álvarez, 2009).
La geometría sagrada tiene sus orígenes desde Platón, en la cual
cada forma, cada ser, cada cosa, tiene su medida interna apropiada.
Las figuras geométricas más sagradas son los cinco sólidos platóni-
cos: el tetraedro, el icosaedro, el cubo, el dodecaedro, el octaedro y las
espirales. Son llamados así porque Platón fue el primero en estudiar a
profundidad su geometría y asignarles características metafísicas.
Los sólidos platónicos son formas completamente simétricas que
tienen lados y ángulos iguales y que todos caben dentro de la matriz
universal que es la esfera.
17
Capítulo primero
Problema
El sonido es el origen de la existencia. La música y la armonía se expanden
a través del universo creando maravillosas formas y geometrías.
An’anasha
I. Planteamiento del problema
A. Descripción del problema
¿De dónde surge el problema y cuál es el problema?
El problema de investigación nace del creciente número de casos de
violencia escolar que se presentan en las aulas escolares del ied Marco
Antonio Carreño Silva, sede A, jornada mañana, evidenciado en golpes,
agresiones verbales y físicas, amenazas en el patio, en las aulas y en
la red, peleas en los parques cercanos que generan la intervención de
la policía del cuadrante. Estos hechos a grandes rasgos fueron el de-
tonante a intervenir ante tal situación que generaba problemas en la
convivencia escolar, generando grave riesgo para la integridad física y
psicológica de los y las estudiantes de la institución educativa. Por ello
es que se requiere una intervención desde otras técnicas y terapias ho-
lísticas para intervenir tal problemática de convivencia escolar.
Esta problemática de violencia escolar, que está afectando a la so-
ciedad, se proyecta a su vez como un nuevo esquema de resolución
de conflictos, también una educación novedosa, basada en una nueva
conciencia y nuevos paradigmas educativos, tanto para los niños(as),
jóvenes y adultos. Atendiéndoles de acuerdo a sus necesidades, como
también para la comunidad educativa en general que pueda servir
de referente a otras instituciones y tal vez un modelo curricular para
plantear en las políticas educativas de la ciudad de Bogotá y tal vez del
país colombiano.
19
Qué incidencia tiene el uso de mándalas para superar el conflicto...
• Importancia del problema y necesidad de solucionarlo
Los docentes conocen la importancia de intervenir en los casos de vio-
lencia escolar que se presentan en la institución educativa, y entrar a re-
solver estas problemáticas que permean y afectan los ámbitos escolares.
Por ello en el ied Marco Antonio Carreño Silva, es de suma impor-
tancia implementar soluciones a la problemática que afecta a los es-
tudiantes por que la institución está en la obligación de intervenir y
asumir desde la Ley 620 de 2013, conocida como Ley de Convivencia,
que pretende combatir la violencia dentro de las instituciones educati-
vas. Desde la reglamentación de ésta ley se está obligado en las institu-
ciones educativas a prevenir, implementar y solucionar, las situaciones
de violencia escolar, que se generan al interior del colegio objeto de
la presente investigación. Es importante, que los estudiantes que son
victimarios y víctimas de violencia escolar, empiecen a solucionar las
situaciones afectivas que tienen fragmentadas en su diario vivir, por
medio de mándalas y geometría sagrada como recurso pedagógico a
implementar en la institución objeto de estudio.
La importancia de la presente investigación radica en explorar nue-
vas técnicas holísticas e integrales para intervenir en las institucio-
nes escolares con evidentes casos de violencia escolar, que permean y
traspasan las fronteras del entorno escolar. La elección del grado 903,
como sujetos a investigar, obedece a que es el grado que presenta ma-
yores casos de indisciplina y violencia, además debido a la asignación
académica de un gran número de horas de clase, y tener la dirección
de grupo, con lo cual se puede observar, indagar, investigar y concluir
sobre la incidencia de los mándalas para superar el conflicto escolar en
el mencionado grado escolar.
La importancia de interactuar con los mándalas está orientado a en-
contrar el centro de sí mismos, conectando las cualidades y talentos
propios, recobrar la creatividad, recobrando las múltiples posibilida-
des de resolver los conflictos y recobrando el equilibrio personal, so-
cial, familiar y escolar, mediado por los mándalas.
El trabajo de implementar los mándalas en el ied Marco Antonio
Carreño Silva, posibilita que el adolescente desarrolle su inteligencia
emocional, el razonamiento, el control, y dominio del cuerpo y las emo-
ciones, mediado por el pensamiento divergente o creativo, inherentes
a aquellos aspectos internos del ser humano, debido a que mientras el
20
Elvia Isabel Bernal Muñoz
adolescente, pinta los mándalas y la geometría sagrada, en el subcons-
ciente van desapareciendo los conflictos o problemas, porque el joven
se encuentra en un estado de total relajación y concentración, dando
paso a la transformación de los estados emocionales negativos.
B. Formulación del problema
En la investigación se analizó si se observaban avances significativos
y demostrables en la implementación de los mándalas y geometría sa-
grada en los comportamientos violentos de los estudiantes, y la media-
ción de estos recursos terapéuticos para generar actitudes de cambio
y sanación de conflictos internos como externos, que afectan el desem-
peño en las aulas escolares, para lo cual es necesario preguntarse:
¿Qué incidencia tiene el uso de los mándalas para superar el conflic-
to escolar en los estudiantes del grado 903 del ied Marco Antonio
Carreño Silva?
II. Objetivos
A. Objetivo general
Implementar en la ied Marco Antonio Carreño Silva, en el grado 903,
mándalas y geometría sagrada como herramienta pedagógica para su-
perar los conflictos escolares.
B. Objetivos específicos
• Implementar técnicas holísticas como mándalas y geometría, como
auto terapia de sanación ante conflictos internos de los estudiantes
del ied Marco Antonio Carreño Silva.
• Proporcionar a los estudiantes la capacidad de resolver los conflic-
tos sin recurrir a la violencia, mediados por terapias artísticas de
los mándalas y la geometría sagrada.
• Propiciar aptitudes creativas y comportamientos dialógicos entre
pares, como producto de la mediación del arte y el desarrollo cog-
nitivo, a partir de los mándalas y la geometría sagrada.
21
Capítulo segundo
Antecedentes empíricos y teóricos
I. Antecedentes empíricos
Los antecedentes empíricos se originan desde las dificultades que
presentan los y las estudiantes para resolver sus conflictos sin tener
que recurrir a la violencia tanto física, psicológica y el ciber-acoso. De
acuerdo al diagnóstico, los estudiantes del ied Marco Antonio Carreño
Silva recurren a los golpes, amenazas, uso de armas blancas, uso de psi-
coactivos, como mecanismos de defensa o intimidación, para resolver
sus conflictos, según los reportes de los directores de grupo, la coordi-
nación de disciplina y la policía del cuadrante.
De igual forma, esta situación se ve reflejada en los reportes de con-
vivencia, consumo y violencia que realizó la Secretaría de Educación de
Bogotá, en la encuesta de Convivencia Escolar: Clima Escolar y Victimi-
zación en Bogotá 2013, evidenciando que se requiere la implementa-
ción de políticas educativas que intervengan tal problemática, desde
enfoques diferentes que realmente logren cambios actitudinales y de
comportamiento, que redunden en la resolución de los conflictos de
forma dialogada y pacífica mediada por la sanación de los conflictos
individuales y grupales.
II. Antecedentes teóricos
A. Utilidad y aplicaciones del uso de los mándalas
en la resolución de los conflictos escolares
Los mándalas son útiles para la concentración, la atención, activación
de la energía positiva, energización de lugares, también la meditación
profunda para elevar el nivel de conciencia, expandir la capacidad de
la mente y la memoria.
23
Qué incidencia tiene el uso de mándalas para superar el conflicto...
Los mándalas son una excelente y útil herramienta para usar el pen-
samiento al máximo, ya sea observándolos o pintándolos porque sus
formas simétricas y colores llaman a la concentración.
Además, se usan también para entrenar al unísono con los dos he-
misferios cerebrales: mientras que el hemisferio derecho prestará
atención a la parte creativa, a los colores que se usarán, a las emociones
que se despertarán, el hemisferio izquierdo captará las figuras geomé-
tricas que hay en ellos.
Podemos entonces usar un mándala en el aula de clase para pintar
y hacer al mismo tiempo concentración. Mientras se pinta él mándala,
hay que dejarse llevar por la intuición, tratando de no razonar los colo-
res que se usan, ni la distribución de los mismos.
Posteriormente, el ejercicio de pintar un mándala ayuda a superar
un momento de angustia, por ejemplo. Y también puede ayudar a salir
de una crisis de creatividad, atraer ideas para el trabajo porque se está
estimulando de manera armónica el hemisferio derecho al tiempo que
es complementado con el izquierdo
Una vez se tenga él mándala pintado se puede usar para su contem-
plación, observándolo. Así, notaremos como poco a poco los pensa-
mientos se van centrando en sus bellas formas y colores, quizás en su
simetría y esto ayude a callar el monólogo interno. Hay que entregarse
a su observación y conectarse con sus colores y sus formas, sentir lo
que él mándala transmite.
Los estudios de Jung sobre el simbolismo del mándala lo conduje-
ron a definirlo como “la expresión psicológica de la totalidad del ser”.
Para Jung (2012), en el interior de la psiquis del individuo existía un
núcleo relativamente protegido de la influencia de los miedos las ob-
sesiones u otros elementos que generaban caos y malestar. De acuerdo
con esta teoría, el mándala constituía una imagen circular que detenta-
ba un centro difusor de orden que compensaba la confusión presente
en el estado psíquico.
Para Jung (2012), la producción de símbolos mandálicos era una
forma eficaz para alcanzar la unidad simbólica y le permitía al sujeto
llevar a cabo la conciliación entre la esfera consciente y el domino in-
consciente, teniendo en cuenta que la simbolización es el mecanismo
fundamental por el cual se manifiesta el inconsciente, la producción de
dibujos mandálicos era más eficaz que el proceso mismo del análisis.
24
Elvia Isabel Bernal Muñoz
B. Los mándalas en educación
Para la utilización adecuada de esta técnica holística en el campo edu-
cativo, es necesario hacer referencia en primer lugar a las investigacio-
nes realizadas por la psicóloga Rhoda Kellogg (1979), la cual funda-
mentó su estudio en la experiencia de 20 años, durante los cuales se
dedicó a observar por espacio de cinco horas diarias a los niños mien-
tras dibujaban. Kellogg afirma que por medio del dibujo los pequeños
se descubren a sí mismos por medio de los conocimientos continuos
que van acumulando, cuando buscan solucionar sus problemas coti-
dianos, cuando exploran libremente su entorno; todo esto les produ-
ce una gran satisfacción y estimula su capacidad creadora. También
afirma que el arte en el niño se va auto desarrollando a partir de sus
experiencias y siempre y cuando el docente cree los espacios para que
pueda expresarse libremente.
Es importante, destacar otros aspectos que de igual manera influ-
yen en el desarrollo armónico e integral de niños y niñas en el desarro-
llo del proceso de aprendizaje. Poco a poco se ha hecho una constante
en el salón de clase la falta de atención y concentración de los mismos,
hiperactividad, agresividad, factores que terminan afectando el clima
en el aula y, naturalmente, provocando dificultades de aprendizaje.
Las causas son variadas: desde el exagerado uso de los juegos elec-
trónicos, algunos programas de televisión, los conflictos familiares a
los que los estudiantes están expuestos, la situación económica, la au-
sencia de los padres, entre otros.
Frente a esta realidad, que es la de incluir en el aula de clase la ela-
boración y coloreado de los mándalas, que abre un espacio por medio
del cual, no solo se plantea a niños y niñas la posibilidad de realizar una
actividad placentera, individual o en grupo, en donde tengan la oportu-
nidad de expresar sus inquietudes, experiencias, sueños, de una forma
libre y espontánea, sino que también, ayude a mejorar los niveles de
atención, desarrolle su inteligencia y capacidad creadora, canalizando
de forma positiva sus energías.
Igualmente, el trabajo con mándalas, incluye la utilización de for-
mas y sobre todo de colores. Aunque aún no se ha logrado descifrar
cómo es que algo tan sencillo, logra conexiones tan profundas a nivel
cerebral, lo importante es atreverse y ponerlo en práctica, sin ningún
temor, esperando resultados únicamente positivos.
25
Qué incidencia tiene el uso de mándalas para superar el conflicto...
La aplicación del dibujo centrado y/o mándala, depende de la vo-
luntad que los docentes tengan para hacerlo y del interés en descubrir
por experiencia propia, sus beneficios y utilidades.
Osnajanski (2007) en su libro El poder de los mándalas afirma: “Aun
los más pequeños y los niños con distintos tipos de discapacidad física
o mental resultan imantados por la actividad de colorear mándalas;
basta con que sean capaces de sostener un lápiz”.
La aplicación de los mándalas en el nivel inicial, ayudarán a la for-
mación de la inteligencia, del razonamiento, del control y dominio del
cuerpo, todo esto desde una categorización en donde el pensamiento
divergente o creativo es el predominante.
C. Los mándalas y sus beneficios
Los beneficios que se obtienen al aplicar los mándalas en educación,
no se limitan únicamente a conseguir un poco de tranquilidad en el
aula, sino que implica el nivel cognitivo: debido a que un niño que se
encuentra relajado y en calma está en mejores condiciones de interio-
rizar un conocimiento, es por esto que en algunos colegios se utiliza el
dibujo o la pintura de mándalas antes de impartir los contenidos más
complicados. Algunos docentes, incluso, invitan a colocar el mándala
a la vista durante las evaluaciones. La utilidad de los mándalas como
un medio eficiente de comunicación y manifestación, permite dar un
vistazo al mundo interior de cada uno de los niños y niñas, sirviendo
como instrumento de análisis y diagnóstico del desarrollo cognitivo,
socio-afectivo y psicomotor en el salón de clase.
En la aplicación de esta técnica, es de vital importancia la actitud del
maestro, por lo que debería ser el primero en experimentar las sensacio-
nes obtenidas a través de los mándalas al estudiante. Según Carretero:
El proceso docente exige la selección, por el profesor, de los materiales y estra-
tegias de enseñanza para cada objetivo específico a alcanzar. El docente debe
organizar situaciones de aprendizaje individual o colectivo considerando la
adquisición de conocimientos, capacidades y competencias de sus estudiantes
para el logro de aprendizajes desarrolladores (2011, p. 3).
En la actualidad los mándalas son implementados en el plano pedagó-
gico con una nueva estructura en la que se pueden desarrollar plantea-
mientos teóricos y artísticos, integrados con dibujos, figuras y pinturas.
26
Elvia Isabel Bernal Muñoz
Marie Prévaud (1935) ha sido la pionera en este campo aplicándo-
la en la escuela española. La innovación de los mándalas consiste, en
incorporándole los elementos propios de la educación básica como el
dibujo, rasgado, coloreado y el recorte, proporcionándole al estudiante
espacio para la creatividad.
Quienes implementaron los mándalas en el área pedagógica obser-
varon los siguientes beneficios durante su utilización:
Los mándalas, según Jung (1973) “han servido tradicionalmente
como instrumentos de meditación para intensificar la propia concen-
tración en el self o sí mismo interno al fin de alcanzar experiencias sig-
nificativas”.
Cuando pintamos mándalas nos dejamos llevar por los dibujos que
van apareciendo en nuestra mente, basándonos en formas circulares,
Precisamente estas representaciones también se pueden relacionar
con las prácticas que hacían los pueblos primitivos a través de sím-
bolos sagrados, esta relación se da porque “los niños avanzan hacia la
conciencia siguiendo los mismos pasos que dieron los pueblos primiti-
vos” (Foster, 1994).
Por otra parte, Marie Pré, reconocida pedagoga francesa, quien ha
desarrollado una novedosa técnica neuropedagógica:
Inicia en 1988 una reflexión pedagógica sobre él mándala la eficacia y el éxito
de estos cuadernos han favorecido que su uso se extienda a otros ámbitos
como ayuda a personas con dificultades (centros de reeducación, centros de
reinserción, hospitales u psiquiátricos, residencias de tercera edad y cárceles)
(Pré, 2005).
Por tanto, los entre los beneficios de implementar los mándalas en el
aula de clase se destacan:
Estimulan el aprendizaje: Los mándalas presentan estímulos que
motivan cualquier aprendizaje de las distintas áreas curriculares de
educación. Incentivan el desarrollo de la imaginación, la atención y la
concentración. Son un medio de expresión. Permiten expresar pensa-
mientos, estados de ánimo, modo de relacionarse, entre otros por me-
dio del dibujo y del color. Favorecen la comunicación y refuerzan los
lazos dentro de un grupo. Al expresar a sus interlocutores su pensar y
sentir acerca del trabajo realizado, beneficiando a los niños más intro-
vertidos o aislados.
27
Qué incidencia tiene el uso de mándalas para superar el conflicto...
Mejoran la psicomotricidad y benefician el desarrollo integral del
niño: Promueven la liberación de tensiones y la relajación. Mientras se
pinta, en el subconsciente desaparecen los problemas porque surge un
estado de total relajación y concentración que disminuyen los estados
emocionales negativos y los transforman.
Ayudan a la superación de situaciones emocionales negativas: Con-
siderando lo mencionado en el ítem anterior, pintar o crear mánda-
las puede ser una auto terapia, ante experiencias traumáticas, fobias,
ansiedad, acosos escolares, temores nocturnos. Favorecen la paciencia
y continuidad del trabajo emprendido, la promoción de valores. Los
mándalas permiten el descubrimiento del propio mundo interior y una
canalización positiva de las energías.
Los mándalas pueden ser utilizados, además, como modo de ex-
presar vivencias personales o como expresiones de una temática en
especial del ciclo escolar. Valores que se desee estimular: solidaridad,
amistad, respeto, compasión, entre otros. Puede comenzarse la acti-
vidad con una introducción al tema, un cuento o un debate, por ejem-
plo, el cual se representa dentro del círculo. Algunos temas de ciencias
naturales, historia, geografía, o incluso matemáticas. Por ejemplo, la
creación del universo, en geometría los sólidos platónicos y su relación
con la geometría sagrada, en historia la simbología utilizada por las
civilizaciones antiguas, su cosmovisión sobre la creación del universo,
en geografía la utilidad de la cartografía y su relación con los mándalas,
son algunos de los ejemplos a mediar en clase.
La propuesta, pedagógica es la de incluir en el currículo oficial el
trabajo con mándalas y geometría sagrada, y crear el programa de
educación basada en la conciencia, ya que permite a cualquier escuela
cumplir esta responsabilidad, a través del desarrollo sistemático de la
inteligencia y la creatividad, latentes en los estudiantes, para que inde-
pendientemente de sus antecedentes educativos o socio-económicos,
puedan experimentar el mayor éxito y realización personal.
Debido a que el objetivo primordial sería el desarrollo de la cons-
ciencia del estudiante, determinada por el grado de inteligencia, crea-
tividad, confianza, calma interior y motivación, para potenciar el fun-
cionamiento cerebral en todas sus dimensiones.
Se recurre a implementar mándalas en los entornos educativos, los
cuales son diseños geométricos circulares y/o círculos concéntricos,
originarios de la India, pero que también están presentes en los aborí-
28
Elvia Isabel Bernal Muñoz
genes americanos y sirven como medio de superación de situaciones
emocionales negativas (fobias, ansiedades, acoso escolar, experiencias
traumáticas). “Al pintar mándalas ambos hemisferios trabajan a un
mismo nivel y en colaboración, la función de cada uno es indispensable
para el rendimiento armónico del otro” (Fernández, 2010). Los niños
se sienten a gusto pintando mándalas, ajenos a cualquier exigencia ex-
terior de rendimiento escolar.
Actualmente, la neuropedagogía,
es un nuevo enfoque en educación que se apoya en el conocimiento del
cerebro y de todas sus interconexiones con el fin de buscar caminos que no se
centren solamente en el aspecto racional del proceso enseñanza aprendizaje,
considerando así un enfoque más integral y equilibrado (Fernández, 2010).
No obstante, este es el reto que debe asumir la educación y en espe-
cial las políticas del Estado para que se incluya a nivel curricular desde
preescolar, la educación básica y la educación media, el estudio y la
aplicación de la educación emocional.
Debido a que es en el cerebro afectivo, en donde se centran los mán-
dalas con la relajación, el alivio de presiones externas, permitiendo el
reencuentro consigo mismo. De ahí que la meditación establece un po-
tente enlace cerebral, que armoniza los hemisferios en interconexión
con todo, la actividad cerebral que se manifiesta corresponde a la inte-
gración de estos hemisferios acentuando la creatividad en la solución
de los conflictos.
Por consiguiente, el estudio de García y Madriaza (2005), determi-
nó que el sentido de la violencia entre los jóvenes respondía a la obten-
ción de valor, estatus o respeto por parte de sus pares. Al respecto, “la
violencia era utilizada como defensa de uno mismo, de otros o de un
territorio o también como un modo de resolver los conflictos”.
Otros alumnos hacían referencia a la violencia como catarsis (como una
forma de desprenderse de un elemento negativo que los estaba afectando
psicológicamente), o simplemente para hacer daño, entretenerse o incluso
como una forma de reivindicación social (García y Madriaza, 2005).
Por ende, las investigaciones en el área de neuropedagogía, han com-
probado que el dibujo centrado “mándala”, “genera un estado de bien-
estar real y permite una sensación de libertad, que favorece el desarro-
29
Qué incidencia tiene el uso de mándalas para superar el conflicto...
llo integral del niño” (Capriglione, 2005). El solo estímulo visual del
“mándala actúa sobre el quiasma óptico, emitiendo mensajes a nivel
del hipotálamo que generan una cascada química de neurotransmiso-
res, lo que beneficia a todos los sistemas: endocrinológico, neurológi-
co, inmunológico y psicológico” (Capriglione, 2005).
Los mándalas según Giuseppe Tucci (1974) no son simples dibujos
de colores. Todos los elementos que en ellos se integran tienen un sig-
nificado: círculo (movimiento), cuadrado (equilibrio), triángulo (vita-
lidad), rectángulo (estabilidad), corazón (felicidad), estrella (libertad).
Según la psicología, los mándalas representan al ser humano (Copony,
2003). Interactuar con ellos es un poderoso instrumento para sanar las
fragmentaciones psíquicas y espirituales, ayuda a manifestar la crea-
tividad y a reconectarnos con nuestro ser esencial. De ahí que crear
mándalas e interactuar con ellos, ya sea a través de la meditación o con
la simple observación, abre puertas hasta el momento desconocidas,
dejando que brote de forma libre y natural la sabiduría interior.
Dado este referente, es urgente implementar mecanismos alterna-
tivos en el ámbito escolar para superar la violencia escolar. Para esto
se requiere de cambios curriculares y cambios desde la inteligencia
emocional. En este contexto, la implementación de los mándalas y la
geometría sagrada sería una herramienta pedagógica que permitiría
abordar y superar la violencia escolar.
Consecuentemente, en este orden de ideas, está la geometría sagra-
da, la cual es una metáfora de la ordenación del universo que estudia las
proporciones, patrones, sistemas, códigos y símbolos que representan
la fuente de vida de la materia y del espíritu. También, es la huella digi-
tal de la creación, el nacimiento de todas las formas. Algunos autores se
refieren a la geometría sagrada como “una forma de abrir el corazón y
evolucionar la conciencia a través del modelo” (Álvarez, 2009).
De ahí, que los “mándalas” están constituidos por un conjunto de
figuras y formas geométricas concéntricas en diversos niveles visuales
y que las formas básicas más utilizadas son círculos, triángulos, cua-
drados y rectángulos, aunque a veces se incluyen distintos motivos:
ornamentales, vegetales, cotidianos. En la cultura occidental, fue Carl
Jung quien los utilizó en terapias con el objetivo de alcanzar la búsque-
da de individualidad en los seres humanos. Según Carl Gustav (2002)
“los mándalas representan la totalidad de la mente, abarcando tanto el
consciente como el inconsciente”.
30
Elvia Isabel Bernal Muñoz
Los mándalas actúan a través de diferentes áreas, influyendo a tra-
vés de la psique, modificando las emociones, equilibrando la energía
(aura) y conectándonos con nuestro subconsciente, lo que no vemos a
simple vista. “El mándala enviará impulsos a la mente interna llegan-
do a los receptores del cerebro donde se procesará y se obtendrá una
reacción. Los mándalas actúan sobre los hemisferios cerebrales, equi-
librándolos a través de los colores y las formas geométricas sagradas”
(Dahlke, 1997).
Psicológicamente, “la forma en que se dibuja y/o pinta un mándala
tiene un simbolismo especifico” (Jung, 2010). Así, cuando se comien-
za desde el centro hacia fuera se hace presente una exteriorización de
las emociones mientras que, de afuera hacia dentro, es la búsqueda del
propio centro y la asimilación del conocimiento, la que se hace presente.
De ahí que quién realiza o medita sobre un mándala, emprende un
viaje en el cual descubre que cada parte del mándala forma parte de un
todo, que cada parte del universo forma parte de uno mismo, descu-
briendo de esta forma una integración, un equilibrio unificador. En sí
el mándala es un instrumento muy potente que empodera a la persona,
que la hace descubrir la esencia verdadera de quién es y le hace ser el
artífice y el creador de su propia vida, todo esto evidenciado en la ob-
servación que se realizó a los jóvenes de noveno grado.
Consecuentemente, la geometría sagrada es una herramienta peda-
gógica extraordinaria al entrar en el tercer milenio, porque contribuye
de manera muy didáctica a recuperar esa conexión perdida con la rea-
lidad, y permite revelar a ese ser superior o esencia espiritual innata
que somos todos. En ese estado, podemos reconocer la sabiduría y per-
fección en todo lo creado, vivenciando la Unidad entre todos y todas las
cosas, para así poder cumplir a cabalidad la misión que nos correspon-
da en este maravilloso planeta.
D. Utilidad y aplicaciones de la inteligencia emotiva
Es importante mencionar que la educación emocional es una respues-
ta a las necesidades sociales, las cuales no son lo suficientemente aten-
didas en el currículo oficial y homogenizante, debido a que entre estas
necesidades están la presencia de ansiedades, estrés, violencia, depre-
sión consumo de psicoactivos, suicidios, comportamientos arriesga-
dos, todo ello mediado por el desconocimiento del manejo adecuado
de las emociones.
31
Qué incidencia tiene el uso de mándalas para superar el conflicto...
La educación emocional tiene por objeto el desarrollo de compe-
tencias emocionales. Entendiendo a su vez las competencias emocio-
nales como el conjunto de conocimientos, capacidades, habilidades,
y actitudes necesarias para comprender, tomar consciencia, expresar
y regular, de manera adecuada las emociones. El desarrollo de estas
competencias emocionales se inicia en los primeros años de la vida, y
debe estar presente en toda la vida, y ejercitarse continuamente para
lograr un mejor desempeño.
Es pertinente, retomar la inteligencia, desde una perspectiva evolu-
tiva. Desde la antigüedad, Platón -en su mito del carruaje alado- hacía
referencia a la importancia de la colaboración entre las diversas men-
tes que componen el cerebro: el cerebro racional (auriga), pasiones y
espíritu (carruaje y los caballos), elementos imprescindibles para mo-
ver la vida hacia la realización de ellos mismos.
Adentrándonos en este campo, vale recordar que el cerebro reptil
(homeostático), también conocido como sistema-R o reptílico, este sis-
tema cerebral, según Mac Lean (1997) viene siendo el más viejo de los
cerebros, es decir, que es el cerebro de los primeros ancestros, el cual
sigue realizando sus antiguas funciones, es por tanto el cerebro primi-
tivo. Está ubicado en la parte superior de la médula espinal, en la base
del cuello y por ello es que su denominación proviene de la gran afini-
dad con los cerebros de los reptiles y por ello el cerebro hace las cosas
instintivamente dentro de las que se puede mencionar: la seguridad,
el sentido de territorio, las rutinas, los hábitos, los patrones, valores, y
condicionamientos entre otros.
En el último cerebro está la neocorteza, denominado así por que
proviene de una nueva corteza, siendo el más joven y de mayor evolu-
ción, que permitió a su vez la evolución el desarrollo del homo sapiens,
según Mac Lean (1997) “en él se desarrollan una serie de células ner-
viosas dedicadas a la producción del lenguaje simbólico a la función
asociada a la lectura, escritura y aritmética”. Este cerebro es decisivo
en el desarrollo de la habilidad lógico-matemática, pero sobre todo del
desarrollo de la inteligencia crítica.
Esta neuropsicopedagogía,
a través de los comprensión del funcionamiento de los procesos mentales
superiores (atención, memoria, función ejecutiva...), de las explicaciones psi-
cológicas y de las instrucciones pedagógicas, pretende ofrecer un marco de
conocimiento y acción íntegro para la descripción, explicación, tratamiento
32
Elvia Isabel Bernal Muñoz
y potenciación de los procesos de enseñanza-aprendizaje que acontecen a lo
largo de la vida del alumno, promoviendo una formación integral con reper-
cusiones más allá de la institución educativa y del período temporal y tipo de
aprendizaje que establece como válido (de la Peña, 2005).
Desde este modelo se considera el cerebro a partir de los tres sistemas
que componen la mente humana, estos son el sistema cognitivo, el sis-
tema expresivo y el sistema afectivo.
Igualmente, es de rescatar el trabajo realizado por Fernández
(2010), quien afirma que las emociones son relevantes en el proceso
de aprendizaje, porque determinan al ser humano a decidir entre va-
rias opciones. Si las emociones son positivas el acceso de la novedad al
cerebro se realiza con mayor rapidez, en cambio si el cerebro detecta
estrés este puede combatir o bloquear la información.
El uso de la razón se mantiene limitado al análisis de las probabi-
lidades, pero es en la decisión final que las emociones determinan la
elección según las sensaciones que producen. Esto significa que entre
mejor sea el ambiente para aprender, mejor será el aprendizaje, si el
cerebro detecta estrés este puede combatir o bloquear la información.
Consecuentemente, Fernández (2010) concluye que:
Los mándalas le ayudarán a desarrollar la inteligencia emocional, el razona-
miento, el control y dominio del cuerpo, todo ello desde un prisma de predomi-
nio del pensamiento divergente o creativo. Hablamos de inteligencia emocional
cuando se tiene conciencia de uno mismo, esto se refiere a todos los aspectos
internos del ser humano. La conciencia de uno mismo es una forma neutra que
conserva la auto-reflexión incluso en medio de situaciones difíciles.
Ante todo, es pertinente definir que la neuropsicopedagogía se cons-
tituye como un campo multidisciplinar que se alimenta de los aportes
brindados por la educación, la psicología, la pedagogía, la neuropsico-
logía y las neurociencias (García, González y Varela, 2009). Surge de
la necesidad de integrar a la explicación del aprendizaje y el desarrollo
humano brindado por la psicopedagogía, los nuevos resultados científi-
cos provenientes de las neurociencias, los cuales demuestran que todo
comportamiento y aprendizaje se encuentra mediado por el cerebro.
Específicamente, en cuanto a las relaciones entre el cerebro infantil
y el comportamiento, la neuropsicología del desarrollo vino a realizar
grandes aportes explicativos que permitieron entender mucho mejor
cómo durante la infancia se producen cambios evolutivos de gran im-
33
Qué incidencia tiene el uso de mándalas para superar el conflicto...
portancia en el sistema nervioso, los cuales inciden en el comporta-
miento del niño. Así mismo, contribuyó a aportar profundidad al cam-
po de la evaluación y compensación de las consecuencias derivadas de
lesiones cerebrales producidas en el transcurso de la infancia (Porte-
llano, 2007).
Joseph Le Doux (1999), uno de los máximos neurocientíficos, ame-
ricanos, define en los últimos decenios el cerebro emocional afirman-
do que la emoción precede al pensamiento anatómicamente hablando,
el sistema emocional puede actuar independientemente del neocórtex,
debido a que existen ciertas reacciones y recuerdos emocionales que
tienen lugar sin la menor participación cognitiva consciente.
Consecuentemente, inteligencia emotiva es la habilidad para perci-
bir y expresar con exactitud las emociones, también la capacidad para
entender la naturaleza de las emociones, de manera que se esté en ca-
pacidad de regularlas con el fin de promover el crecimiento emocional
como intelectual.
La inteligencia emocional se puede educar y existen diversas for-
mas de llevarlo a cabo, “es muy importante, enseñar a los niños y ado-
lescentes programas de inteligencia emocional, que de forma explícita
contengan y resalten las habilidades emocionales, basadas en la capa-
cidad para percibir, comprender y regular la emociones” como destaca
el modelo de Mayer y Salovey (1997).
Los beneficios de la inteligencia emotiva para la educación, se evi-
dencian en que “las personas emocionalmente inteligentes no sólo son
más hábiles a la hora de percibir, comprender y manejar sus propias
emociones, sino que también son capaces de extrapolar estas habilida-
des a las emociones de los demás” (Salovey, 2005).
Los estudios recientes en Estados Unidos han evidenciado que:
Los estudiantes con más inteligencia emocional, reportan un menor número
de síntomas físicos, menos ansiedad social, y depresión, además cuando estos
estudiantes son expuestos a tareas estresantes, perciben los estresores como
menos amenazantes y sus niveles de cortisol y de presión sanguínea son más
bajos (Salovey, 2005).
La enseñanza de estas habilidades, en gran parte depende de la prác-
tica, de su entrenamiento, y de su perfeccionamiento, en tanto que lo
esencial es ejercitar y practicar las habilidades emocionales.
34
Elvia Isabel Bernal Muñoz
E. Beneficios pedagógicos y terapéuticos del uso de
los mándalas y geometría sagrada en el aula
Se puede apreciar que el trabajo con los mándalas permite a todos
afrontar situaciones difíciles de la vida cotidiana con éxito y facilidad.
Así pues, se trata de una herramienta muy eficaz que proporciona
grandes beneficios en la labor pedagógica, ya que potencia:
El reequilibrio: toca simbólicamente lo más profundo del ser.
Memoria: nos ayudan a su mejora y a ejercitarla de manera activa.
Introspección: tras realizar actividades de movimiento, para apaciguar las
conductas hiperactivas.
Calma: permite mejorar estados depresivos en los niños más inquietos,
así como la atenuación de choques emocionales y la recuperación de un
dinamismo olvidado.
Trabajo de trastornos: es una gran herramienta para ayudar a alumnos
que presentan trastornos generalizados del desarrollo.
Silencio: sirven para trabajarlo de forma regular. Los alumnos se concentran
haciendo la actividad y se dan cuenta de que si permanecen en silencio
colorean mejor él mándala y, en consecuencia, al acabar la actividad,
se sienten más satisfechos. En la práctica docente es imprescindible
trabajar este aspecto, pues el silencio es fundamental en todas las etapas
educativas y sociales.
Re-armonización colectiva: es una manera de que los alumnos socialicen
y fomenten la convivencia y la solidaridad en un ambiente armónico. Los
efectos son grandes y beneficiosos también para la armonización familiar.
Despertar la creatividad: desarrollan su imaginación, experimentan con
diferentes materiales y técnicas de trabajo y sacan las mejores cualidades
de sí mismos; la esencia del ser humano.
Autoestima positiva: ayudan a tener una imagen positiva de sí mismos
y a sentirse acogidos por el entorno con amor, afectividad, respeto y
comprensión. Tras el coloreado de los mándalas, los niños siempre
obtienen un resultado satisfactorio; los mándalas coloreados siempre son
bonitos.
35
Qué incidencia tiene el uso de mándalas para superar el conflicto...
Mejoría del funcionamiento cerebral: la práctica de mándalas ayuda a
desbloquear la parte psicológica de cada persona y en consecuencia
mejora el funcionamiento cerebral.
Aprendizaje del pensamiento y la comunicación: ayuda a los niños a
desarrollar la parte cognitiva y emocional y potencia el descubrimiento
de técnicas, así como la manipulación de diversos materiales.
Convivencia en el mundo: les acerca a la solidaridad y a la empatía.
Memoria comprensiva: se estimula la comprensión de lo que se memoriza,
que es un recuerdo de lo que se ha aprendido y una base a partir de la cual
se inician nuevos aprendizajes.
Conceptualizar el esquema heurístico: en función de las nociones tratadas
en la etapa de educación infantil, la toma de conciencia del desarrollo del
tiempo, la toma de conciencia del espacio en dos o tres dimensiones, la
consciencia de las relaciones con el entorno del alumno, el reconocimiento
de las vivencias multisensoriales, el apoyo para señales gráficas diversas el
apoyo en la memorización de los temas de aprendizaje en las tres áreas de
la enseñanza aprendizaje (descubrimiento de uno mismo y de los demás,
descubrimiento del entorno, y comunicación y lenguajes) (Prê, 2004).
En general, todos los temas y conceptos que suelen resumirse en orga-
nizadores gráficos y con palabras, pueden ser representados con gran
facilidad en imágenes dentro de un círculo.
Curiosamente, la ausencia de palabras estimula al cerebro a crearlas de una
manera original y retentiva, además de relacionar el funcionamiento de los
hemisferios cerebrales de forma equilibrada, es decir simultáneamente. Cada
hemisferio cumple con funciones especializadas: El izquierdo, es el racional:
analiza, piensa linealmente en palabras, conceptualiza, calcula, se focaliza
en los detalles, interpreta signos, ordena, clasifica. El derecho, en cambio, es
llamado cerebro del artista; piensa caóticamente en imágenes, obedece a las
emociones, percibe aromas, colores y vibraciones, imagina, fantasea, capta
diseños globales (Osnajanski, 2012).
En otros aspectos, la aplicación de los mándalas favorece la relajación
mental y física, importante en el proceso de enseñanza aprendizaje,
mejora la concentración y la memoria, desarrolla la paciencia, la tran-
quilidad, el equilibrio interno, amplia la capacidad de percepción y so-
bre todo estimula la creatividad y libre expresión.
36
Elvia Isabel Bernal Muñoz
Es importante, además, que el docente esté siempre pendiente de
las reacciones que la aplicación de esta técnica produzca en los niños
y niñas. El educador debe estar muy atento a estos detalles, ya que le
revelarán ciertos aspectos de la personalidad y mundo interior de los
artistas, es decir, de sus estudiantes.
Según Osnajanski (2007) en su libro El poder de los mándalas: “Re-
cientes investigaciones demuestran que el desgaste profesional de los
maestros llega a niveles alarmantes, a tal punto que, en algunos países
europeos, esta ocupación empieza a percibirse como una profesión de
riesgo, dado el nivel de estrés que acarrea”.
Un rincón dedicado a los mándalas en la sala de profesores surge,
entonces, como posibilidad de abrir un espacio de armonización a quie-
nes se animen a trabajar en pos de su propio bienestar, que resulta in-
dispensable para el aprendizaje que desean transmitir a los estudiantes
(Osnajanski, 2007, p. 80). Los docentes en los momentos actuales de-
ben considerar, aplicar técnicas participativas, con el fin de facilitar la
asimilación de los contenidos en el proceso de enseñanza, basados en
el enfoque histórico-cultural, para así estimular el desarrollo de rendi-
miento y eficacia en el aprendizaje (Osnajanski, 2007, p. 81).
Los beneficios que se obtienen al aplicar los mándalas en educación
no se limitan únicamente a conseguir un poco de tranquilidad en el
aula, sino que abarcan el nivel cognitivo: un niño que se encuentra re-
lajado y en calma está en mejores condiciones de interiorizar un cono-
cimiento. Es por esto que en algunas instituciones educativas se utiliza
el dibujo o la pintura de mándalas antes de impartir los contenidos
más complicados.
F. Violencia escolar y mediación de los mándalas
y geometría sagrada
Existe la tendencia a confundir con frecuencia la violencia con la agre-
sión. Por lo tanto, es necesario hacer la diferenciación entre ambas. La
conducta agresiva hace referencia a una alternativa de respuesta frente
a una situación de amenaza o intimidación. Igualmente, en la conducta
agresiva puede existir un componente importante a nivel biológico, ca-
racterizado por un bajo control de impulsos.
Por otra parte, la conducta violenta se caracteriza por ser una res-
puesta conductual que tiene como finalidad destruir al otro, al mundo
37
Qué incidencia tiene el uso de mándalas para superar el conflicto...
o a sí mismo; de lo que se puede deducir que esta tiene un propósito y
un origen.
En los últimos congresos que se han realizado sobre educación, se
ha llegado a concluir, que la importancia de educar la creatividad y es-
piritualidad es un tema relevante y central. Puesto que el desarrollo del
pensamiento y actitud creadora de los estudiantes no debe continuar
ausente de las aspiraciones y objetivos educacionales ni tampoco ne-
gar su existencia en los currículos escolares.
Es muy común ver situaciones en las cuales está involucrada la vio-
lencia o la agresión. Según el libro Violencia en la escuela (Instituto para
la Investigación Educativa y el Desarrollo Pedagógico -idep-, 1999) y
Vida de maestros que dirige la Alcaldía de Bogotá, la violencia es mani-
festada de varias formas. Por ejemplo, desconocimiento por el otro al
ser ignorado, o cuando su nombre nunca es pronunciado, pasando por
el uso de la autoridad, someter a alguien abusando del conocimiento y
de la edad, así como también al subyugar a los más débiles a una volun-
tad ajena a sus deseos (idep, 1999).
De igual importancia se considera el tener en cuenta el papel que
juegan los agentes de socialización tales como los medios de comunica-
ción, así como “la calle”. Se debe anotar en primera instancia que, para
muchos niños y jóvenes, éstos medios de comunicación y el contexto
callejero, cumplen papeles sustitutos en el tiempo en que los padres no
están con ellos (Peláez, 1991). Ardila (1999) menciona que, para los
muchachos, el “parche” significa la posibilidad de encontrar el afecto
y el amor que por lo general no encuentran en los miembros de sus
familias. Tales amigos que conforman el parche se convierten entonces
en la fortaleza del pandillero. Al ingresar a un grupo social pandillero,
sus integrantes adquieren varios cambios en su forma de ser y hasta
en su personalidad habitual. Pueden llegar a adquirir hábitos en sus
comportamientos que se trasladan a otros contextos como el escolar.
A partir de la década de los ochenta, pero fundamentalmente desde
inicios de los noventa, son las fechas en las que se produjo un “boom”
de estudios sobre bullying (o violencia escolar), siendo precisamente
el término bullying un anglicismo que significa matón, o matoneo “ya
que la terminología empleada se deriva una conceptualización especí-
fica que determina influyendo en la prevalencia encontrada” (Smith,
Cowie y Liefooghe, 2002).
38
Elvia Isabel Bernal Muñoz
En ese orden de ideas, cuando la violencia escolar, es repetitiva y fre-
cuente, tiene la intención de intimidar y de hostigar a las víctimas. Para
que pueda hablarse de acoso han de cumplirse los siguientes criterios:
que la víctima se sienta intimidada, que se sienta excluida, que perciba
al agresor como más fuerte, que las agresiones vayan aumentando en
intensidad, y que preferentemente tengan lugar en el ámbito privado.
Para Olweus (1993), el bullying se caracteriza por:
El maltrato entre alumnos y alumnas cuando se produce en el contexto escolar
como una conducta de persecución física o psicológica que realiza el alumno o
alumna contra otro, al que elige como víctima de repetidos ataques. La conti-
nuidad de estas relaciones provoca en las víctimas efectos claramente negati-
vos: disminución de su autoestima, estados de ansiedad e incluso cuadros de-
presivos, lo que hace difícil su integración en el medio escolar y el desarrollo
normal de los aprendizajes.
Consecuentemente, de estos estudios algunas evidencias relativamen-
te consensuales han arrojado los siguientes datos:
Género: los hombres suelen ser tres a cuatro veces más violentos
físicamente, pero las mujeres suelen utilizar más la violencia relacio-
nal, aunque en los últimos años se han evidenciado rasgos de violencia
física con mucha agresividad y sin actitudes de reconciliación y de re-
sarcir el daño causado.
La conducta de bullying o matoneo suele empezar de un modo más
identificable a los seis o siete años, llega a su cenit entre los diez y los
13 años, y suele disminuir en la adolescencia. Sin embargo, estudios
actuales evidencian conductas de intimidación física en la edad prees-
colar según Olweus (1993), Por otra parte, otras reflexiones muestran
que en la adolescencia la violencia física se cambia una violencia más
relacional.
Existe una relación entre lugar del maltrato y tipo de violencia, en
donde las agresiones verbales y sociales suelen darse con mayor pre-
ponderancia en la sala de clases, y las agresiones físicas y extremas
(abuso y acoso sexual, amenaza con armar, robos, entre otros), en lu-
gares abiertos con poco control de un adulto.
• Las víctimas suelen sufrir una serie de consecuencias afectivas ne-
gativas tales como: ansiedad, depresión, baja autoestima, tenden-
cia a consumir drogas, trastornos psicosomáticos, evitación total
39
Qué incidencia tiene el uso de mándalas para superar el conflicto...
hacia el colegio y las relaciones sociales, ideas suicidad, y hasta sui-
cidios reales (en un bajo porcentaje). El perfil de las víctimas se
caracteriza por una carencia de seguridad en el enfrentamiento del
estrés y las relaciones sociales. En general, suelen ser niños que tie-
nen pocas relaciones sociales (pocos amigos) y suelen estar en un
rango bajo en la escala de popularidad. En algunos casos, pueden
provenir de familias sobreprotectoras.
El perfil de los agresores ha mostrado que no suelen mostrar arre-
pentimiento de sus conductas, tienen claras dificultades en empati-
zar con el dolor del otro, y sobre-interpretan las acciones y reaccio-
nes de sus pares. En algunos casos se ha visto que la agresión puede
generar una mayor popularidad, y algunos agresores presentan un
alto desarrollo de la habilidad de comprender la mente de los otros,
con fines engañosos y manipuladores.
Por último, es importante mencionar que los testigos juegan un rol
muy importante en el sistema bullying o matoneo, al tener el rol de
fomentadores o inhibidores del maltrato.
El interés en las investigaciones sobre violencia escolar consiste en la
implementación y validación de diversas estrategias y programas de
intervención que permitan prevenir y atajar la alta frecuencia de in-
timidación que se observa en los colegios de Bogotá. No obstante, dos
aspectos son importante a considerar, en este respecto: 1) Los tipos de
intervención a implementar; 2) La evidencia sobre la efectividad. Las
formas y estrategias de intervención en bullying son diversas, ya que
operan en distintos niveles del colegio. Este tipo de programa suele
tener el rasgo diferenciador que implica reformular una parte impor-
tante del centro educacional en aras de la generación de una cultura de
la solidaridad, el respeto y el buen trato.
Es preciso argumentar que el comportamiento violento de los estu-
diantes y sus actitudes con respecto a la escuela, son una preocupación
constante por parte de los docentes, pero sin el estudio de las emocio-
nes no se podrá hacer nada al respecto, ya que si no existe una com-
prensión de las emociones sociales no se podrán solucionar los con-
flictos inherentes a la escuela, ni mucho menos los comportamientos
agresivos y violentos que están invadiendo la escuela actual y nuestra
40
Elvia Isabel Bernal Muñoz
sociedad. “Si desde la niñez se vive en un contexto violento muchos
de estos pensamientos no van a producir endorfinas o dopamina para
que se incrementen sus redes neuronales productoras de lúdica y de
felicidad” (Jiménez, 2010).
Ante esta serie de referentes es que se requiere implementar, un
viraje en la forma de abordar estas problemáticas asociadas a la vio-
lencia escolar en los colegios de oficiales de Bogotá, fenómeno álgido
que los docentes y agentes escolares estamos obligados a afrontar. El
uso de nuevas corrientes pedagógicas como la neuropedagogía y edu-
cación emocional, a través por ejemplo de la implementación de los
mándalas y la geometría sagrada, permitiría superar los problemas de
violencia escolar.
Por esto, es que esta investigación tiene su razón de ser, al proponer
alternativas de solución a la problemática que actualmente afecta los
entornos escolares, los cuales requieren de la implementación de al-
ternativas holísticas que co-ayuden al estudiante y ambiente escolar,
para lograr una sana convivencia.
Así mismo surge por la creciente violencia, por las situaciones de
acoso, matoneo, agresiones psicológicas y físicas, ciber-acoso, y todos
aquellos comportamientos que los escolares asumen como victimarios
y víctimas de la violencia escolar.
Investigar las emociones y los sentimientos son los horizontes conceptuales
que deben orientar las instituciones educativas del siglo xxi. Sin el estudio
de las emociones sociales difícilmente podremos comprender y solucionar
todos los conflictos y comportamientos violentos que atraviesan la escuela, la
familia y el estado (Jiménez, 2010).
II. Marco referencial objeto de la investigación
Puente Aranda es la localidad número 16 del Distrito Capital de Bogotá.
Se encuentra ubicada hacia el centro-occidente de la ciudad. Deriva su
nombre del puente de la antigua hacienda de Juan Aranda sobre el río
Chinúa, hoy llamado caño San Francisco, construida a finales del siglo
xvi. Puente Aranda se caracteriza por ser el centro de la actividad in-
dustrial de Bogotá.
El sector tuvo un rápido crecimiento residencial e industrial, co-
menzó a convertirse en la sede de una multitud de pequeñas empresas
manufactureras, se estableció el primer reglamento de zonificación de
41
Qué incidencia tiene el uso de mándalas para superar el conflicto...
Puente Aranda, que se consolidó gracias a los estudios de Le Corbu-
sier, del Plan Piloto de Bogotá adoptado en 1951 y de la zonificación
de 1963 realizada por el Departamento Administrativo de Planeación
Distrital.
A partir de entonces fue el epicentro de la actividad industrial de la
capital. Diferentes actividades como las de los plásticos, textiles, quí-
micos, metalmecánica, gaseosas, tabaco, concentrados e industrias ali-
menticias tienen su asiento en este sector, además la norma y el decre-
to adoptados por el Distrito Especial de Bogotá en 1968, convirtieron
a Puente Aranda en un corredor industrial oficial de la ciudad y esto
implicó beneficios para las industrias ubicadas allí, pero a su vez se
convirtió en la zona más contaminada ambientalmente, en detrimento
de la salud de sus habitantes (véase figura 1).
Figura 1
Mapa de Bogotá con sus 20 localidades y mapa de la localidad de
Puente Aranda con la ubicación de las instituciones educativas,
con la ubicación del colegio objeto de esta investigación
42
Elvia Isabel Bernal Muñoz
Con los mapas de la figura 1 podemos apreciar las 20 localidades de
Bogotá y luego las instituciones educativas distritales (oficiales), que
hacen presencia en la localidad de Puente Aranda. Ahora sí, es perti-
nente saber un poco de la institución educativa objeto de nuestra in-
vestigación.
El Colegio Distrital Marco Antonio Carreño Silva, cuenta con tres se-
des, ubicadas en la localidad de Puente Aranda; barrios Remanso, Bo-
chica Central y Asunción. La sede A ubicada en la calle 17B n.° 34A-21
sur, (lugar de nuestra investigación), a una cuadra de la Autopista Sur,
cerca al supermercado Éxito, detrás del sena sur y cerca del canal del
Río Fucha.
La sede B ubicada en la calle 1a n.° 34B-20 sur, a ocho cuadras de la
Carrera 30 (troncal de Transmilenio) y a pocas cuadras de la Autopista
Sur y a tres cuadras de la estación de policía de la localidad, por el sur
cerca de la calle octava sur, con tránsito de doble vía y con permanente
flujo vehicular. Hacía el occidente con casas de familia.
La sede C se encuentra ubicada en la carrera 32B n.° 1C-10 sur, a
cinco cuadras de la Carrera 30 (troncal de Transmilenio) y cerca de la
Autopista Sur y a tres cuadras de la estación de policía de la localidad,
cerca de la calle tercera con acceso al Hospital del Sur.
43
Qué incidencia tiene el uso de mándalas para superar el conflicto...
Don Marco Antonio Carreño Silva fue un patricio procedente de
la noble estirpe Carreño y Silva quien contrajo nupcias con la matro-
na bogotana Adelia Michaels Castañeda y de su unión que se cortó
tempranamente con la muerte de don Marco Antonio hubo dos hijas.
Doña Adelia siguiendo los pasos de su querido esposo, caracterizados
por la difusión de la cultura y gran humanismo, dedicó su vida a es-
timular la creación de centros educativos y escuelas de capacitación.
Entregó 40 años de su existencia a la Sociedad y Amor a Bogotá, orga-
nización filantrópica dedicada al trabajo por la niñez y los ancianos.
Ellos quisieron que doña Adelia donara en el barrio Bochica, una
antigua finca de propiedad de don Marco Antonio, que llevase el nom-
bre de “Marco Antonio Carreño Silva” como justo homenaje a ella y a un
hombre cuya huella se debía conservar. De esta forma podemos tener
una rápida visión de la localidad de Puente Aranda y sobre cómo surge
el Colegio Marco Antonio Carreño Silva.
Un aspecto relevante a tener en cuenta es el relacionado con la vio-
lencia escolar, en los colegios oficiales de Bogotá, a partir de los si-
guientes datos estadísticos:
En el año 2006 la Secretaría de Gobierno/Sistema Unificado de
Información sobre Violencia y Delincuencia (suivd-Observatorio de
Convivencia y Seguridad Ciudadana), contrató con la Universidad de
los Andes (Enrique Chaux y Ana María Velásquez) la elaboración y
aplicación de una herramienta de medición dirigida a estudiantes de
grado 5.° a 11 de Bogotá, para identificar factores relacionados con los
niveles de agresión, violencia y delincuencia.
Dicha herramienta se utilizaría para diseñar políticas que permitan
prevenir la violencia y mejorar la convivencia en el entorno escolar. A
mediados de 2013 la Secretaría de Educación del Distrito -sed-, en el
marco del Proyecto de Educación para la Ciudadanía y la Convivencia
-pecc-, realiza otra encuesta en la que los objetivos generales y espe-
cíficos de la encuesta de 2006 -y luego los de 2011- reiteran tres cate-
gorías: agresión, violencia y delincuencia. Clima escolar es hoy en día
una categoría de análisis que se emplea para englobar la convivencia
en términos neutros en la comunidad escolar.
La Encuesta de Convivencia Escolar y Circunstancias que la Afectan
-ececa-, para estudiantes de 5.° a 11 de la ciudad de Bogotá, se realizó
conjuntamente entre el Departamento Administrativo Nacional de Es-
tadística -dane- y la Secretaría de Educación de Bogotá.
44
Elvia Isabel Bernal Muñoz
La recolección de la información se realizó entre el 1.° de agosto y el
15 de septiembre del año 2011, en la ciudad de Bogotá a excepción de
la localidad de Sumapaz. El objetivo de la encuesta fue identificar los
factores que afectan la convivencia escolar en estudiantes de grados 5.°
a 11 de Bogotá, que se encuentran matriculados en establecimientos
públicos y privados.
De la misma manera, busca diagnosticar las percepciones y expec-
tativas de las niñas, niños y adolescentes, con el fin de diseñar políticas
que permitan mejorar la convivencia en el entorno escolar. Existen tres
tipos de factores que pueden afectar la convivencia escolar.
El primero son las características propias del estudiante. El segun-
do factor, tiene que ver con las condiciones particulares del estableci-
miento educativo al que asiste. Por último, el entorno familiar y barrial
que lo acompaña se constituye en el tercer factor.
Siguiendo éste análisis, a continuación, se presentan los resultados
más importantes de la encuesta, iniciando con la estructura y caracte-
rización de la población de estudio.
Se continúa con las circunstancias que podrían afectar el clima es-
colar y que se encuentran estrechamente relacionadas con el colegio.
Finalmente, se exponen los factores asociados al entorno barrial que
podrían incidir directamente en la convivencia escolar.
A. Caracterización de la población
y aspectos comportamentales
A la pregunta, ¿cuántas veces un(a) compañero(a) de tu curso te recha-
zó o no te dejó estar en su grupo?
El 16,3% de los estudiantes de grado 5.° respondió que “una vez”
y 3,% que “cinco o más veces”. Este mismo comportamiento se pre-
senta en los estudiantes de los grados 6.° a 9.°. Para los estudiantes de
los grados 10.° y 11, la participación de la frecuencia “ninguna vez” es
mayor en 12 puntos porcentuales en comparación con la de los otros
grados escolares.
El 17,4% de los estudiantes de grado 5.°, 12,6% de los grados 6.° a
9.° y 5,5% de los grados 10.° y 11, aseguran que un compañero de su
curso lo ofendió o le pegó todo el tiempo, durante el periodo de refe-
rencia 2 (el periodo de referencia de esta pregunta es “el mes pasado”).
45
Qué incidencia tiene el uso de mándalas para superar el conflicto...
Por género, se observa que los hombres están más expuestos a este
tipo de situación (13,7%), en comparación con las mujeres (9,8%).
Este tipo de comportamiento es muy similar si se compara por tipo de
jornada y sector, aunque sobresale la jornada de la tarde con el 12,6%
y el sector oficial con el 12,2%. El 17,4% de los estudiantes de grado
5.°, 12,6% de los grados 6.° a 9.° y 5,5% de los grados 10.° y 11, asegu-
ran que un compañero de su curso lo ofendió o le pegó todo el tiempo,
durante el periodo de referencia 2 (el periodo de referencia de esta
pregunta es “el mes pasado”).
El 11,4% de los estudiantes de grado 6.° a 9.°, manifiestan que du-
rante el periodo de referencia 3, han sido víctimas de algún tipo de
amenaza, ofensa o presión por parte de alguna persona del colegio, a
través de Internet.
Por género se observa que las mujeres están más expuestas a este
tipo de situación (11,7%), en comparación con los hombres (9,6%).
Por tipo de jornada y sector, se observa un comportamiento muy simi-
lar, aunque sobresale la jornada de la tarde con 11,4% y el sector oficial
con 11,0%.
El 11,1% de los estudiantes de básica secundaria (entre los grados
6.° y 9.°) y 9,5% de los estudiantes de media (entre los grados 10.° y
11) aseguran haber pertenecido alguna vez a una pandilla. Por género,
la proporción de estudiantes que han pertenecido a pandillas es supe-
rior en los hombres (13,8%) que en la mujer (6,4%).
De acuerdo con los resultados desagregados por tipo de jornada
y sector, se observa una mayor participación en la jornada completa
(12,9%) y en el sector oficial (12,0%).
La desagregación por género de las frecuencias en el consumo de
bebidas alcohólicas indica que el 59,4% de los hombres y el 60,9% de
las mujeres nunca han consumido licor. La proporción de mujeres que
consumen bebidas alcohólicas “menos de un día al mes” es 19,4% y la
proporción de hombres que registran esta frecuencia en el consumo es
17,2%. Las mayores frecuencias en el consumo de licor se registran en
los hombres, así, por ejemplo, el 6,8% de los hombres manifestó con-
sumir bebidas alcohólicas “uno o dos días a la semana” frente al 4,4%
de las mujeres que indicó la misma frecuencia.
Los resultados obtenidos con las respuestas a la pregunta ¿con qué
frecuencia consumes drogas? registran que el 97,1% de los estudiantes
de 5.°, 92,9% de los estudiantes de 6.° a 9.° y 89,8% de los estudiantes
46
Elvia Isabel Bernal Muñoz
de 10.° y 11 nunca han consumido drogas. El 94,3% de las mujeres y el
91,3% de los hombres nunca han consumido drogas. Sin embargo, re-
visando el comportamiento de las demás frecuencias, se observa que el
consumo de drogas es más frecuente en los hombres que en las mujeres.
• Ambiente del aula:
El 84,5% de los estudiantes de grado 5.°, opinan que la situación que
más afecta el ambiente del salón de clase es la indisciplina. Los es-
tudiantes de los grados 6.° a 9.° resaltan la indisciplina (86,6%). Sin
embargo, el 56,7% también opinan que las agresiones verbales entre
compañeros perturban el ambiente del salón de clase. Los estudiantes
de los grados 10.° y 11, resaltan la indisciplina (82,1%), las agresio-
nes verbales entre compañeros (14,5%) y los chismes (3,4%) como los
principales eventos que inciden en el clima del aula.
• Armas:
El 37,2% de los estudiantes de 5.° a 11 de los establecimientos educati-
vos oficiales de la ciudad de Bogotá, informaron que algún compañero
de su curso llevó armas blancas al colegio.
Ante estos resultados de estudios investigativos, vale la pena anotar
que tales evidencias sobre violencia escolar, deben ser interpretadas
desde el referente histórico-político de nuestro país. Hay que tener
en cuenta que estas generaciones de jóvenes escolares son producto
de una serie de procesos tales como, la violencia bipartidista la cual
surgió desde “El Bogotazo” el 9 de abril de 1948 (la cual contó con la
anuencia del gobierno conservador de turno), la cual trajo consigo in-
numerables muertes, persecuciones, torturas, desplazamiento pobla-
cional y desapariciones.
Para la década de los sesenta las formas de violencia en nuestra so-
ciedad, se evidencian en el secuestro, la guerra, el narcotráfico, la co-
rrupción y la repetitiva violación de los Derechos Humanos, por parte
de la guerrilla y de los representantes del Estado colombiano.
Para la década de los setenta y ochenta estas condiciones no cam-
bian, sino que se agravan con la aparición del paramilitarismo, las au-
todefensas, continúa el narcotráfico, los secuestros, las desapariciones,
las torturas, la ilegalidad, la corrupción.
47
Qué incidencia tiene el uso de mándalas para superar el conflicto...
Y así se ha continuado hasta nuestra actualidad, lo cual trae como
consecuencias que nuestros jóvenes escolares pertenezcan a familias
de desplazados por la violencia, que pertenezcan a pandillas de micro-
tráfico y expendio de drogas, que se agrupen en torno a tribus urba-
nas, que lleven armas al colegio como mecanismo de defensa personal.
Todo esto es producto de una violencia generacional, no resuelta en la
sociedad, que permean la escuela.
Tampoco existe una reflexión en torno a esta violencia. Así es como
el sistema escolar público de Bogotá ha acogido en sus aulas a estos
jóvenes, los cuales son el resultado de una sociedad violenta, que aún
no ha resuelto la sociedad civil colombiana.
En este orden de ideas, esta es la perspectiva que tienen los jóvenes
bogotanos. En donde los comportamientos violentos en el país, cuen-
tan con cierto grado de permisividad, de tolerancia y de irrespeto hacia
los Derechos Humanos. Situaciones que se ven reflejadas en los cole-
gios y en los diferentes estudios e investigaciones que se han realizado
al respecto.
Dado este referente, es urgente implementar mecanismos alterna-
tivos en el ámbito escolar para superar la violencia escolar. Para esto
se requiere de cambios curriculares y cambios desde la inteligencia
emocional. En este contexto, la implementación de los mándalas y la
geometría sagrada sería una herramienta pedagógica que permitiría
abordar y superar la violencia escolar.
En el contexto de la encuesta realizada en Bogotá en 2013 (sed), la
convivencia en ámbitos escolares será mejor en la medida en que los
y las estudiantes aprendan a manejar sus conflictos sin recurrir a con-
ductas agresivas o violentas, como resultado tanto del desarrollo de
capacidades y destrezas personales como de reflexiones pedagógicas
sobre sus expectativas grupales y sistemas formales e informales de
regulación de la conducta en ámbitos escolares.
El primero tiene que ver con la sensación de los estudiantes sobre el
bienestar que ofrece el colegio, así como de las expectativas que genera
estudiar en dicho colegio. La figura 2 muestra la pregunta realizada en
la encuesta y los resultados.
48
Elvia Isabel Bernal Muñoz
Figura 2
En este gráfico se pone de presente el gusto y agrado que denotan los
estudiantes por asistir y pertenecer a las instituciones públicas, por
disponer de unas instalaciones modernas, nuevas y con unas construc-
ciones conocidas como mega colegios, contando para ello con diversos
y amplios espacios, además de poder participar de un sinnúmero de
actividades locales, distritales y nacionales, además de ser gratuito. En
los colegios de élite y/o privados cuentan con colegios muy grandes
y dotados de muy buenas instalaciones, pero sólo asequibles a unos
pocos por los onerosos costos educativos.
A los estudiantes de colegios públicos les gusta más su colegio que a
los estudiantes de colegios privados. De hecho, se compararon algunos
casos bastante diferentes y en muchos casos a pesar de deficiencias en
infraestructura o de un entorno complejo, los estudiantes de colegios pú-
blicos tenían una sensación de vida escolar más positiva que estudiantes
de algunos colegios privados en condiciones óptimas para el estudio.
A primera vista esta situación no resultaba del todo clara y lógica.
Sin embargo, a medida que se profundizaba en el análisis y se contras-
taba con otros datos de la Secretaría de Educación de Distrito, se lo-
gró detectar que esta situación tiene una explicación lógica, y es que
en algunos hogares los niños y niñas, no tiene alimentación adecuada,
sufren diferentes tipos de violencia o sencillamente viven en entornos
hostiles y agresivos, por ello el colegio se convierte en el hábitat más
apreciado por los estudiantes. Es decir, el colegio es para algunos estu-
diantes el entorno más amigable.
49
Qué incidencia tiene el uso de mándalas para superar el conflicto...
Además, los estratos más pobres siguen confiando en que la educa-
ción es uno de los mayores potencializadores de la movilidad social. De
ahí la importancia de mantener programas como los de comida calien-
te en los colegios, profundizar en la jornada única (actualmente Bogotá
tiene 100 colegios en jornada única con más de 175.000 estudiantes), e
igualmente los programas de mejora en la infraestructura.
Otro de los resultados interesantes de la encuesta tiene que ver con
la discriminación por orientación sexual. En las encuestas de victimi-
zación los datos varían poco en lapsos de tiempo cortos, así por ejem-
plo en encuestas con diferencias de dos o tres años no se encuentran
cambios sustanciales en los datos, con la excepción de cambios sociales
importantes. Parece ser que esto último fue lo que sucedió en Bogotá,
nótese en la figura 3 como hubo una notable mejoría en la discrimina-
ción por orientación sexual.
Figura 3
En este gráfico se denota el poco rechazo que los estudiantes expre-
san ante los compañeros homosexuales, ello porque los adolescentes
son más tolerantes ante estas opciones de género, además de asimilar
fácilmente que se puede cambiar de pareja y de género sin discrimina-
ción por ello. En estos grupos de adolescentes, suelen ser más toleran-
tes que los adultos y asumen su sexualidad como algo transitorio que
no genera comportamientos discriminatorios ni excluyentes.
50
Elvia Isabel Bernal Muñoz
La opción “ninguna vez” aumentó casi siete puntos porcentuales. Lo
cual significa que la tolerancia y aceptación de la diferencia han mejo-
rado, en todo caso, aún existen barreras importantes por derrumbar.
De hecho, se puede decir que la discriminación por orientación sexual,
pertenencia étnica y género han mejorado, mientras que las de apa-
riencia física y resultados escolares parecen empeorar.
En los temas de acoso repetido o el mal llamado matoneo, también
hay resultados importantes. La ciudad redujo en algo más de 5 puntos
porcentuales los registros de acoso escolar, datos que contrastan con
las percepciones de la población adulta de la ciudad. Las figuras 4 y 5
muestran los resultados de las encuestas para el caso de colegios pú-
blicos, separados por género.
Figura 4
El gráfico muestra una comparación del bullying por géneros en don-
de se denota que los hombres son más propensos a actuar de forma
agresiva, a resolver sus diferencias por medio de formas violentas, en
tanto que las mujeres en menor grado tienden a estos comportamien-
tos. Aunque a través de las mediciones se mantenga el mismo índice en
ellas, tal vez por aquellas situaciones sociales de inequidad de género
no resultas en la sociedad colombiana y que afecta más a la población
joven escolar de colegios públicos.
51
Qué incidencia tiene el uso de mándalas para superar el conflicto...
Figura 5
En este caso es significativo los resultados que deja ver, puesto que
en los colegios privados se mantiene la constante de acoso escolar, los
datos de disminución del mismo son pocos, tanto para hombres como
para mujeres. En donde priman comportamientos excluyentes, poco
tolerantes, pareciera ser que, a mayor poder adquisitivo en lo econó-
mico, se fuera más discriminatorio y menos dado a concertar y aceptar
la diferencia y respeto hacia el otro.
Como se vio, se pasó de un promedio cercano a los 15 puntos por-
centuales a un poco más del 10%, lo cual muestra una reducción im-
portante, aunque la cifra sigue siendo alta. Todo parece indicar que
mientras dentro del colegio las cosas comienzan a mejorar, por fuera
de él empeora. Además, los resultados de la encuesta acaban con el
mito de que los colegios son ambientes hostiles y peligrosos, más bien
muestran como el colegio controla y reproduce fenómenos sociales
que atraviesan la ciudad en su conjunto.
B. Inteligencia emocional y violencia escolar
El término “inteligencia emocional” es una construcción de reciente
data, que ha sido abordada por sus diversos autores y se refiere a la
interacción adecuada entre emoción y cognición, que permite a los in-
dividuos un funcionamiento adaptado a su medio.
52
Elvia Isabel Bernal Muñoz
En la actualidad, uno de los aspectos más importantes en lo referen-
te, a este concepto está en la
naturaleza teórica de la que parten los modelos sobre IE, de modo que podemos
distinguir entre modelos de IE basados en el procesamiento de información
emocional centrado en las habilidades emocionales básicas (como el de
Mayer y Salovey, 1997), y aquellos modelos denominados mixtos, basados
en rasgos de personalidad (como los modelos de Bar-On, 1997 o Goleman,
1995; Fernández-Berrocal y Extremera, 2005; Mestre, Palmero y Guil,
2004; Pena y Repetto, 2008).
A nivel general, se puede apreciar que una primera categoría engloba-
ría los modelos que conciben la Inteligencia Emocional como un con-
junto de habilidades, como por ejemplo, identificar emociones en ca-
ras, o la comprensión de significados emocionales (Mayer y Salovey,
1997; Mayer, Roberts y Barsade, 2008).
Luego, el modelo que mejor representa esta aproximación, al estudio
de la inteligencia emocional es el modelo de inteligencia emocional, ba-
sado en habilidades de Mayer y Salovey (1997). Desde este modelo, la
inteligencia emocional es entendida, como una inteligencia genuina ba-
sada en el uso adaptativo de las emociones de manera que el individuo
pueda solucionar problemas y adaptarse de forma eficaz al medio que
le rodea, en tanto que la visión de los modelos mixtos es más general y
algo más difusa, ya que sus modelos se centran en rasgos estables de
comportamiento y en variables de personalidad (empatía, asertividad,
impulsividad, entre otros) (Fernández-Berrocal y Ruíz, 2008).
Por tanto, entre las definiciones del concepto más ampliamente
aceptadas en la comunidad científica, se encuentra de Mayer y Salo-
vey (1997), en cuyo modelo se considera
la inteligencia emocional una habilidad mental específica: La inteligencia
emocional implica la habilidad de percibir, valorar y expresar emociones
con precisión; la habilidad de acceder y generar sentimientos para facilitar
el pensamiento; la habilidad para comprender emociones y conocimiento
emocional; la habilidad para regular emociones que promuevan el crecimiento
intelectual y emocional.
En esa secuencia de ideas, desde el inicio del estudio de la inteligencia
emocional varios autores han sugerido que la adquisición de destre-
zas emocionales, debe ser un prerrequisito que los estudiantes deben
53
Qué incidencia tiene el uso de mándalas para superar el conflicto...
dominar antes de acceder al material académico tradicional que se les
da en clase y, por tanto, “la formación en competencias socio-emocio-
nales de los estudiantes se está convirtiendo en una tarea necesaria
y que la mayoría de los docentes considera primordial” (Extremera
y Fernández-Berrocal, 2004; Bisquerra y Pérez, 2007; Pena y
Repetto, 2008). A pesar de las grandes expectativas generadas por la
educación emocional, algunos autores indican que el camino recorrido
ha sido corto y que es importante analizar el conocimiento científico
acumulado (Acosta, 2008).
Desde la anterior contextualización, vale la pena agregar que a pe-
sar de que se han realizado una gran cantidad de investigaciones al
respecto, a la luz de los resultados obtenidos hasta el momento, no po-
demos establecer la validez de la inteligencia emotiva, con respecto al
rendimiento, debido a las dificultades que plantea su estudio.
No obstante, en general, la gran mayoría de los estudios realizados
recientemente apoyan favorablemente la relación existente entre inte-
ligencia emocional y el éxito académico. A su vez, también muestran la
validez discriminante e incremental del constructo, lo que demuestra
que la inteligencia emocional, si está relacionada con el nivel académi-
co y con la competencia social, siempre y cuando se controlen variables
tales como la inteligencia general y características de personalidad
(Fernández-Berrocal y Extremera, 2006; Pena y Repetto, 2008).
Para colegir, se puede apreciar que:
Es razonable pensar que aquellos alumnos con dificultad para regular sus
emociones y que presenten un comportamiento impulsivo, tengan una mayor
probabilidad de experimentar dificultades en su adaptación a su entorno
social, la escuela y posteriormente el trabajo; mientras que aquellos alumnos
con mayor capacidad para identificar, comprender y regular sus emociones
estén mejor adaptados socialmente y disfruten de un mayor equilibrio
emocional, ya que las habilidades sociales se han asociado positivamente
con la calidad de las interacciones sociales, con la conducta pro social y el
rendimiento académico (Mestre, Guil, Lopes, Salovey y Gil-Olarte, 2006).
54
Capítulo tercero
Metodología
I. Diseño de la investigación
Es pertinente recordar que investigar es un proceso inherente a la vida
misma y la investigación educativa conlleva, además de un interés y
una necesidad, una búsqueda para la profundización y comprensión de
los fenómenos educativos, más allá de lo meramente evidente.
Por tanto, involucra una búsqueda constante por aumentar cono-
cimientos y transformar, de manera positiva, la realidad circundante,
siempre buscando la comprensión y desarrollo integral del ser huma-
no. Christ (2007) argumenta que la investigación mediante métodos
mixtos se ha fortalecido en los últimos 20 años, y los estudios explora-
torios cualitativos, seguidos de estudios confirmatorios, han sido co-
munes y concurrentes.
En esa misma línea, Dellinger y Leech (2007) analizan también la
validez de los métodos mixtos en la investigación. Como lo señalan los
autores, durante los años 1990, las investigaciones con diseños mixtos
se hicieron muy útiles en campos como: educación, enfermería, me-
dicina, psicología y comunicación, debido a que el uso de más de un
método potenciaba la posibilidad de comprensión de los fenómenos
en estudio, especialmente, si estos se refieren a campos complejos en
donde está involucrado el ser humano y su diversidad.
De ahí, que las investigaciones con complementación metodológica
de enfoques cualitativos y cuantitativos fueron evolucionando hasta
llegar a conceptualizarlas en función de diseños denominados como
de modelo y método mixto.
Para Driessnack, Sousa y Costa (2007), los métodos mixtos hacen re-
ferencia a un único estudio que utiliza estrategias múltiples o mixtas para
responder a las preguntas de investigación y/o comprobar hipótesis.
55
Qué incidencia tiene el uso de mándalas para superar el conflicto...
Por otra parte, Johnson y Onwuegbuzie (2004) definieron los di-
seños mixtos como “el tipo de estudio donde el investigador mezcla o
combina técnica de investigación, métodos, enfoques, conceptos o len-
guaje cuantitativo o cualitativo en un solo estudio”. Los diseños mixtos
permiten, a los investigadores, combinar paradigmas, para optar por
mejores oportunidades de acercarse a importantes problemáticas de
investigación.
Es así que la investigación mixta se fortaleció, al poder incorporar
datos como imágenes, narraciones o verbalizaciones de los actores,
que, de una u otra manera, ofrecían mayor sentido a los datos numé-
ricos. Este diseño permite la obtención de una mejor evidencia y com-
prensión de los fenómenos facilitando el fortalecimiento de los conoci-
mientos teóricos y prácticos.
Es así que Johnson y Onwuegbuzie (2004), Onwuegbuzie y Leech
(2006) plantearon que las investigaciones con un diseño mixto podían
ser de dos tipos: Con modelo mixto, en el cual se combinan en una mis-
ma etapa o fase de investigación, tanto métodos cuantitativos, como cua-
litativos. Con método mixto: en cuyo caso, los métodos cuantitativos se
utilizan en una etapa o fase de la investigación y los cualitativos en otra.
El proceso de aplicación de técnicas como los mándalas en el sis-
tema escolar formal, requiere introducir cambios curriculares desde
la neuropedagogía y la inteligencia emocional aportando nuevos con-
ceptos, dentro de una perspectiva holística, como lo es la utilización de
implementación de los mándalas.
El fin que fundamenta esta investigación es la necesidad de producir
conocimiento en contacto directo con los sujetos investigados (estu-
diantes de colegio oficial, conflictivos y con comportamientos violen-
tos) y evidenciar los escenarios en los cuales tiene lugar la producción
de significados sociales, culturales y personales para poder descubrir
o reconocer: los conflictos y comportamientos que generan violencia
escolar, que caracterizan la dinámica escolar al objeto de investigación.
Es en este espacio sociocultural y personal-vivencial donde se cons-
truyen lo subjetivo y lo intersubjetivo, como objetos de conocimiento,
los cuales son el objeto de estudio de la presente investigación.
Los estudios de caso sobre violencia escolar, que se han realizado en
los colegios oficiales de Bogotá, son un referente poblacional sobre sus
comportamientos y significados al conflicto escolar. La docente inves-
tigadora, es una de las fuentes de observación directa y de recolección
de datos sobre el objeto de la investigación.
56
Elvia Isabel Bernal Muñoz
Para comprender el sentido de este primer momento de la inves-
tigación, en el proceso de recolección de información, es importante
recordar según McCracken (1988), cómo en la investigación cualita-
tiva, la persona que realiza la investigación “funciona” u “opera” ella
misma, como el principal instrumento para la recolección y el análisis
de datos.
El método de investigación cualitativa se inicia con un acercamiento
previo a la realidad que va a ser objeto de análisis: Fase exploratoria,
cuyo objetivo es documentar la realidad que se va a analizar y planifi-
car el encuadre más adecuado para realizar la investigación y se realiza
a través de dos acciones básicas:
1. Revisar toda la documentación existente y disponible sobre di-
cha realidad.
2. Observar con antelación la realidad a investigar y, en ocasiones,
entrevistar a “informantes clave”.
Por documentación, se entiende cualquier tipo de registro anecdótico
archivado, es decir: actas, correspondencia personal o institucional;
memorias, registros fotográficos, fílmicos o magnetofónicos; o cual-
quier otra evidencia material, que permita reconstruir y contextualizar
el proceso, fenómeno o realidad objeto de análisis, previo al diálogo y la
interacción directa con el grupo o persona participantes en el estudio.
La documentación inicial tiene por objetivo familiarizarse con
la realidad que se pretende analizar; a fin de realizar una aproxima-
ción acertada, eficaz. Luego en la fase de mapeo el objetivo es situarse
mentalmente en el terreno o escenario en el cual va a desarrollarse
la investigación, es decir, lograr un acercamiento a la realidad social o
cultural objeto de estudio. Donde se tengan claramente identificados
los actores o participantes, los eventos y situaciones en los que interac-
túan dichos actores, las variaciones de tiempo y lugar de las acciones
que estos desarrollan; en fin, un cuadro completo de los rasgos más
relevantes de la situación o fenómeno objeto de análisis, en definitiva,
es un trabajo de “cartografía social”, como lo denominan Schwartz y
Jacobs (1984).
57
Qué incidencia tiene el uso de mándalas para superar el conflicto...
II. Descripción de los instrumentos de investigación
A. Instrumentos de investigación
El enfoque de la presente investigación es cualitativo ya que está basa-
do en el alcance de los objetivos, con una modalidad socio-educativa
porque está vinculada al proceso de enseñanza-aprendizaje y sus acto-
res son los estudiantes, de los grados novenos. El nivel será descriptivo,
ya que hace referencia a los hechos observados durante el transcurso
de la investigación.
B. Descripción de la implementación
de los instrumentos de investigación
El enfoque de la presente investigación es mixto ya que está basado en
el alcance de los objetivos, con una modalidad socio-educativa porque
está vinculada al proceso de enseñanza-aprendizaje y sus actores son
los estudiantes, de los grados novenos. El nivel será descriptivo, ya que
hace referencia a los hechos observados durante el transcurso de la
investigación.
C. Descripción de la implementación de
los instrumentos de investigación
El diseño mixto contará con un grupo de control (901) y un grupo ex-
perimental (903), establecidos en común acuerdo con el equipo de
trabajo de los docentes de la jornada de la mañana, quienes aplican-
do una prueba de diagnóstico encontraron mayores problemáticas de
convivencia en el grado 903 frente a los comportamientos conviven-
ciales presentados por los estudiantes de los otros grados novenos de
la misma jornada. Ello se realizó con una fase de intervención solo al
grupo experimental, y a quienes se aplica la propuesta del proyecto de
investigación que consiste en estimular procesos de sana convivencia
y resolución dialogada de los conflictos escolares, en los estudiantes
del grado 903.
Este proceso de investigación, pretende ser un derrotero en el ma-
nejo del conflicto escolar, desde una visión más holística del problema
de violencia escolar investigación que consiste en estimular procesos
58
Elvia Isabel Bernal Muñoz
de sana convivencia y resolución dialogada de los conflictos escolares,
en los estudiantes del grado 903, siendo a su vez pioneros en abor-
dar tal problemática y proponer otras formas de solución, en donde
se hace una revisión de lo emocional y afectivo de los estudiantes del
grado noveno, sus conflictos internos, los cuales se verán reflejados en
sus comportamientos escolares, los cuales servirán para formular po-
sibles soluciones, a la problemática de violencia escolar, que amerita
ser revisada y abordada desde perspectivas holísticas y con técnicas
ancestrales, centradas en el desarrollo personal, emocional y valora-
ción del individuo como ser único y no homogenizado como el sistema
educativo de la competencia pretende hegemonizar.
De acuerdo a las fuentes y la información obtenida de la investiga-
ción, se podrán inferir referentes, postulados, y en general conclusio-
nes para así poder formular directrices sobre convivencia, manejo del
conflicto, manejo de la emotividad juvenil y utilidad de los mándalas en
el trabajo pedagógico.
El procedimiento consistió en la aplicación de una entrevista por
medio de una serie de cuestionamientos sobre comportamientos vio-
lentos, que los estudiantes han evidenciado en su entorno escolar y
fuera de el. Se describieron las situaciones, de las cuales han sido tes-
tigos, protagonistas, víctimas o victimarios. En opinión de Rodríguez
Peñuelas (2008) las técnicas, son los medios empleados para recolec-
tar información, entre las que destacan la observación, cuestionario,
entrevistas, encuestas.
Las técnicas son recursos o procedimientos que utiliza el investiga-
dor para acercarse a los hechos y acceder al objeto de investigación y
se apoyan en instrumentos para guardar la información tales como: el
cuaderno de notas para el registro de observación, el diario de campo,
los mapas, la cámara fotográfica, la grabadora, la filmadora, el software
de apoyo; elementos estrictamente indispensables para registrar lo
observado durante el proceso de investigación. Dentro del conjunto de
técnicas de investigación, se destacan los siguientes: la observación, la
entrevista y la encuesta.
La entrevista se realizó con unas preguntas en las cuales se indagó
sobre la violencia escolar, comportamientos violentos en el aula, en los
espacios escolares y las actitudes que asumen los estudiantes, pero an-
tes se les explicó a los estudiantes que fines tendría y su motivación o
razón de ser de la investigación.
59
Qué incidencia tiene el uso de mándalas para superar el conflicto...
La entrevista fue semiestructurada con guion preliminar, entrevista
informal y grupal con unos estudiantes del grado noveno.
En este tipo de entrevista, se intenta construir una situación que se
asemeje a aquellas en la que las personas hablen naturalmente desde
la cotidianidad.
III. Marco contextual en que se
implementaron los instrumentos
La investigación tiene lugar en el ied Marco Antonio Carreño Silva, en
el barrio El Remanso, teniendo como referente las investigaciones so-
bre neuropedagogía, educación emocional y uso de los mándalas (en
la calle 17B sur n.° 34A-21) ubicado en la localidad de Puente Aranda
de la ciudad de Bogotá D. C., resaltando la importancia de educar la
creatividad y espiritualidad como tema relevante y central. Puesto que
el desarrollo del pensamiento y actitud creadora de los estudiantes no
debe continuar ausente de las aspiraciones y objetivos educacionales
ni tampoco negar su existencia en los currículos escolares.
El grupo experimental corresponde al 903. El muestreo se realizó, con
los estudiantes del grado 903, por ser equilibrado el número de hombres
y mujeres en el curso, además por mostrar una mayor disponibilidad
al trabajo investigativo, además de haber presentado episodios de vio-
lencia escolar dentro y fuera de la institución. Mientras que el grupo de
control que corresponde al 901 recibió las clases de forma tradicional.
IV. Clasificación de las variables
• Variable independiente
La variable independiente es la estrategia pedagógica de implementa-
ción de los mándalas y geometría sagrada como recurso a mediar en la
violencia escolar.
• Variable dependiente
La variable dependiente son los procesos cognitivos, afectivos en la re-
solución de conflictos escolares de los estudiantes de 903 y 901.
60
Elvia Isabel Bernal Muñoz
V. Sujetos de la investigación
La muestra será de 120 estudiantes de grados novenos entre 14, 15
y 16 años del ciclo iv en los grupos 903 (grupo experimental) y 901
(grupo de control) contando con 30 estudiantes cada grupo.
VI. Tiempo de la investigación
Una vez planteado el problema, los objetivos y las hipótesis, hasta el
reporte final se contó con un año para realizar la investigación.
61
Capítulo cuarto
Análisis e interpretación de los resultados
I. Análisis de categorías teóricas
Es pertinente precisar que la investigadora compartió el criterio de
Mertens (2007), quien argumenta que una función fundamental del
investigador que “busca la comprensión de un mundo complejo, con-
siste en recurrir al análisis de la experiencia vivencial desde la visión
de quienes la experimentan”, como una manera para comprender las
diversas construcciones sociales sobre el significado de los hechos y el
conocimiento.
Posteriormente, señala Hernández (2003) que para el análisis de da-
tos en el enfoque mixto se sugiere “incluir una sección donde se presente
el método, la recolección y el análisis de datos tanto cuantitativos como
cualitativos”. En lo referente a los resultados de los estudios con diseño
mixto, el autor sugiere que los mismos se presenten con el esquema de
la triangulación, se busque consistencia entre los resultados de ambos
enfoques y se identifiquen posibles contradicciones o paradojas.
Inicialmente, se empleó una entrevista para recopilar los datos des-
de la perspectiva estudiantil. Lo cual permitió elaborar un mapeo del
objeto de estudio, con un mayor número de estudiantes y elaborar un
posible perfil, de las características que evidencian las relaciones entre
pares, así como las características del grupo de control y el grupo expe-
rimental y del impacto en el aula.
En el primer manejo de la información se evidenció la necesidad
de optar por un análisis más integrado, buscando la comprensión de
las dinámicas del aula tal como lo plantea la recomendación teórica de
Dellinger y Leech (2007).
63
Qué incidencia tiene el uso de mándalas para superar el conflicto...
En procura de tal integración, los datos en ambas fases fueron tran-
scritos textualmente, se recurrió a la ubicación de los datos, en función
de categorías analíticas. Cuando se hizo uso de los criterios expresados
por las estudiantes, se respetó la forma, contenido y escritura, tal cual
fueron expresados por ellos.
Los datos recopilados fueron nuevamente analizados por las estu-
diantes participantes, mediante un conversatorio con el propósito de
respetar su visión de la temática de estudio y reforzar los puntos que
fueran necesarios.
En la presentación de los datos obtenidos se ofrece una información
general sobre los estudiantes participantes y posteriormente, se expo-
nen los mismos en forma integrada, retomando aquellos de carácter
cuantitativo mediante el uso de gráficos y tablas. Los datos de natura-
leza cualitativa se presentaron en tablas y mediante la transcripción
de frases expresadas por las participantes. En la integración de datos
cuantitativos y cualitativos se dio en función de categorías de análisis
que permitieron un mejor acercamiento al objeto de estudio de la pre-
sente investigación.
Vale la pena resaltar, tal como se señaló anteriormente, que la inves-
tigadora hace un esfuerzo para la integración de datos en busca de la
unidad que permitan una mejor comprensión del tema de estudio. En
este proceso, resulta muy valioso el recurso de la triangulación. En el
caso particular de la experiencia desarrollada, la misma enfatizó en la
teoría, informantes, métodos y técnicas e instrumentos de recolección
de datos.
II. Análisis de los resultados obtenidos
en el contexto investigado
Tabla 1
población
número
Estudiantes grado noveno
120
Grupo experimental 903
30
Grupo control 901
30
64
Elvia Isabel Bernal Muñoz
Se evidencia que el número total de estudiantes del grado noveno,
son adolescentes con unas edades entre los 14, 15 y 16 años, en su
mayoría viven en la localidad y en los barrios circunvecinos del cole-
gio, pertenecientes al estrato socioeconómico 3, distribuidos en tres
cursos, pero el objeto de estudios son dos cursos. La población a es-
tudiar son 120 estudiantes del grado noveno, con 30 estudiantes en
cada noveno y son cuatro novenos respectivamente, con un grupo focal
correspondiente al curso 903. Los adolescentes son estudiantes que
están en las edades comprendidas entre los 14 y 16 años, siendo ma-
yoritario el número de hombres en los cuatro novenos, con respecto
al grupo femenino (proporción de 12 mujeres y 18 hombres). Estos
datos se obtienen a partir de los datos del observador del estudiante,
conversaciones informales, datos institucionales, y la información que
proporcionan los padres de familia.
III. Resultados del grupo control
El grupo (903), fue sometido semanalmente al trabajo de mándalas,
registrando en una bitácora las observaciones, para luego sistematizar
la información obtenida con un mayor grado de confiabilidad y verifi-
cabilidad de la misma, a través de documentar la evidencia de mane-
ra sistemática, completa y ofrecer detalles específicos del desarrollo
de la investigación; utilizar fuentes múltiples de datos e información,
además establecer la cadena de evidencia; verificar con la persona o
personas pertinentes los resultados; evaluar cuidadosamente cómo
los detalles del caso son explicativos de los resultados que arroje la
investigación.
Con el grupo (901), no se somete a ningún tipo de intervención, para
así poder determinar la afectividad de la aplicación de los mándalas en
la investigación. Este es un grupo de 30 estudiantes con edades entre
los 13 y 16 años, siendo un grupo tranquilo, muy pasivo, poco partici-
pativo en clase, en donde las mujeres son las que generan los conflictos
por peleas por los novios, rivalidades por egos femeninos, y los hom-
bres son chicos que están pendientes de los partidos de fútbol, los cam-
peonatos de microfútbol, baloncesto, y voleibol entre otros, y en menor
grado los chicos que consumen sustancias psicoactivas.
65
Qué incidencia tiene el uso de mándalas para superar el conflicto...
Tabla 2
Variables a tener en cuenta en la investigación
items
técnicas/
variables
dimensiones
indicadores
hombres
instrumentos
y mujeres
Variable indepen-
diente. Los mánda-
las actúan a través
de diferentes áreas,
Aplicación de los
influyendo a través
mándalas en dife-
Técnicas: entre-
12
de la psique, modi-
rentes campos como
Generalidades
vista, observa-
ficando las emocio-
medio de expresión
ción
18
nes, equilibrando
y superación del
la energía (aura) y
conflicto escolar
conectándonos con
nuestro subcons-
ciente
Reconoce la forma
Estructura y
básica de un mánda-
fundamenta-
la y su aplicación en
ción
el aula
Identifica beneficios
Aplicaciones
que se obtienen al
y beneficios
trabajar con mán-
dalas
Técnicas: entre-
vista, observa-
ción
Variable
depen-
diente. Violencia
Generalidades
Reconoce el tra-
escolar
bajo creativo en
La implementación
Reconoce la impor-
el fortalecimien-
12
de los mándalas y
Violencia es-
tancia de los mán-
to de la autoes-
la geometría sagra-
colar
dalas, como herra-
tima
da sería una herra-
mienta para superar
18
mienta pedagógi-
el conflicto escolar
Identifica
en
ca que permitiría
Aplicaciones y
los mándalas la
abordar y superar
beneficios
creatividad y ac-
la violencia escolar.
túan como cen-
tralizadores de
las emociones
66
Elvia Isabel Bernal Muñoz
IV. Resultados del pretest del grupo experimental
El grupo experimental corresponde al grado 903 del ied Marco Antonio
Carreño Silva, jornada mañana, cuenta con 30 estudiantes conforma-
dos por 12 mujeres y 18 hombres, con edades entre los 14, 15 y 16
años, el grupo que se ha destacado por frecuentes peleas dentro y fue-
ra de la institución, con presencia de armas blancas, consumo, porte y
venta de psicoactivos, frecuentes robos dentro del aula de clase, y agre-
siones verbales, y físicas entre compañeros como también a algunos
docentes de la institución.
• Recolección de información
Las técnicas a utilizarse para la recolección de datos en el presente
proyecto fueron:
Técnica de la entrevista: Cuyo instrumento es un cuestionario que
consta varios ítems aplicados a los estudiantes del grado 903 del ied
Meraco Antonio Carreño Silva, jornada mañana.
Técnica de la observación: Cuyo instrumento es una lista de cotejo
que consta de varios ítems aplicados a niños y niñas de la misma ins-
titución.
Técnicas para el procesamiento y análisis de la información: La infor-
mación obtenida a través de las técnicas de observación y la entrevista
fueron organizadas de acuerdo a la población a la que fue aplicada. Se
presenta por medio de cuadros en los que constan datos cuantitativos
y cualitativos, así como gráficos de los mismos. Esta información per-
mitió contrastar el marco teórico con la realidad.
67
Qué incidencia tiene el uso de mándalas para superar el conflicto...
Tabla 3
Entrevista
¿Cuándo y en donde usted ha
Describa cómo fue esa agresión.
presenciado agresiones en el colegio?
¿Qué tratamiento disciplinario se le dio
Referencie otros tipos de agresiones que
a esa agresión?
frecuentemente se presentan en el colegio.
¿Qué tipo de agresiones se presentan
¿Qué actitud asume usted frente a un
fuera del colegio?
comportamiento agresivo?
¿Qué alternativas diferentes se han
¿Consideras que los mándalas sirven
realizado en el colegio para tratar la
de algo para mediar ante la violencia
problemática de violencia escolar?
escolar?
¿Qué sentimientos te genera el trabajar
¿Para qué te sirve la geometría sagrada?
con los mándalas?
La anterior entrevista fue realizada a un grupo entre estudiantes dis-
ciplinados, sin problemas académicos ni convivenciales y a otro grupo
de estudiantes que se caracterizaban por su indisciplina y por su cons-
tante llamado de atención por la inadecuada convivencia escolar.
Por otra parte, en la entrevista sobresalen temáticas de diverso or-
den como los comportamientos violentos, como también la alternativa
holística utilizada para mediar ante la mencionada situación, la cual es
el objeto de la presente investigación
V. Entrevista semiestructurada
• Matriz de la entrevista
• Planilla para lecturas de textos y producción de temas que emergen
A partir de alternar unas preguntas estructuradas con preguntas es-
pontáneas, se posibilita una información de forma más completa
porque, mientras que la parte preparada permite comparar entre los
diferentes estudiantes, la parte libre permite profundizar en las carac-
terísticas específicas de los estudiantes. Por ello, permite una mayor
libertad y flexibilidad en la obtención de información.
68
Elvia Isabel Bernal Muñoz
Tabla 4
pretexto a tratar
temas que emergen
Las siguientes son las evidencias de las
Agresión entre pares.
entrevistas en las cuales se obtienen da-
Peleas por miradas, gestos.
tos y registros a tener en cuenta para la
Golpes físicos, agresiones.
investigación.
Hacen trabajo de reflexión sobre la
violencia.
La semana pasada un amigo se fue a
Las agresiones físicas son de gra-
pelear con otro.
vedad (quemar el cabello de una
Porque el otro niño lo había mirado
niña), lesiones personales.
mal.
Burlas, insultos en ausencia de los
Se iban a dar pata y puño.
profesores.
A mi amigo le dieron duro y le deja-
Profesores les llaman la atención
ron un ojo morado y le reventaron
por comportamientos violentos.
la boca.
Diálogo entre pares después de las
Le tocó hacer un trabajo sobre la
agresiones.
violencia en la coordinación de dis-
Las peleas en el colegio, se respal-
ciplina.
dan con los grupos.
En el salón de clase le quemaron el
La pelea entre niñas es frecuente.
cabello a una niña.
Los estudiantes van armados al co-
La dibujaron en el tablero y se bur-
legio, con armas blancas (puñales).
laron de ella, nadie la defendió.
Molestan a los compañeros pacífi-
Hasta que llegó la profesora y defen-
cos, porque no son agresivos.
dió la niña y regañó a los compañe-
Los comportamientos de violencia
ros.
implican, poner en riesgo la vida,
A mi amigo le dieron pata en el cole-
cuando llevan alcohol y prenden
gio y yo hablé con el man.
fuego, dentro del salón de clase.
Nosotras vimos en primera fila la
La policía interviene a la salida del
pelea del patio.
colegio, por las peleas en la vía pú-
Empezaron a pegarle al niño, se
blica y por el uso de armas blancas.
cayó y todos comenzaron a darle
Trabajo con mándalas.
pata.
Les gusta a los estudiantes.
Luego se fueron a pelear al pasillo y
Los mándalas la calma, los tranqui-
se daban con las flautas.
liza.
Se trataban mal, nadie se aguantó y
Trabajo con mándalas son una bue-
se empezaron a dar duro hasta que
na estrategia para tranquilizar a los
llegaron los profesores.
estudiantes.
Hubo otro problema entre niñas y
se iban a dar cabra (puñal).
69
Qué incidencia tiene el uso de mándalas para superar el conflicto...
A un compañero lo molestan todos
en el salón, él es el bobito, no se de-
fiende es muy pacífico.
Un niño trajo alcohol y le prendió
candela a la caneca de la basura.
Si la policía presta apoyo a la salida
del colegio cuando hay enfrenta-
miento entre estudiantes.
Hemos trabajado este año con mán-
dalas, ya que uno colorea lo que
siente con el dibujo.
Relaja, cuando uno está así se la
pasa, desestreza, ayuda a la creativi-
dad cuando dibujamos.
Si uno es malgeniado él mándala lo
calma porque se olvida cuando está
coloreando.
Puede expresar lo que se siente,
apoyarse en algo, para olvidar las
cosas malas.
El arte ayuda a olvidar los proble-
mas.
Ayuda a cambiar el ambiente del
curso.
Es una actividad distinta.
Nos sirve para saber cómo es una
persona, según los colores fuertes,
por la mente abstracta que tiene la
persona.
70
Elvia Isabel Bernal Muñoz
Tabla 5
Construcción de unidades temáticas e interpretaciones
ámbitos
interpretación
Ámbito escolar
La entrevista evidencia aquellos comporta-
• Desempeño académico.
mientos violentos, en los diferentes espacios
• Comportamientos en el co-
escolares, narración de las peleas, sus motivos,
legio.
consecuencias, también hechos de gravedad
• Presencia de comporta-
que la escuela entra a mediar con estrategias,
mientos violentos en el co-
dialógicas, trabajo de mándalas y agentes exter-
legio.
nos como la presencia de la policía en el entorno
• Diálogo entre pares después
escolar. El ámbito escolar es determinante en el
de agresiones.
establecimiento de las relaciones de los alumnos
• Trabajos de reflexión sobre
entre sí, y de éstos con sus profesores. Así, en el
la violencia.
discurso de Stenhouse (1974), la disciplina es
• Porte de armas en el colegio.
un comportamiento práctico digno de seguirse,
• Comportamientos violentos
de sancionarse positiva o negativamente.
que realizan ambos géneros.
“Podemos hablar de sanciones negativas, refi-
riéndonos a los castigos, y de sanciones posi-
Ambiente familiar
tivas, si se trata de recompensas” (Stenhouse,
• Estos comportamientos vio-
1974, p. 41). Aquí, lo que hoy calificaríamos
lentos, en algunos casos se
como comportamiento violento aparece como
debe a la poca presencia que
normalizador o estrategia de regulación social.
la familia tiene con sus hijos,
En el ámbito familiar, refleja una familia desin-
descuido, falta de autoridad
tegrada, con una madre cabeza de familia, quien
y falta de afectividad.
tiene que trabajar todo el día y deja a sus hijos
• En otros casos de violencia
solos, quienes mantienen con sus amigos en la
escolar, también hacen pre-
calle.
sencia los psicoactivos.
Aunque otro factor a tener en cuenta, solo con
casos muy esporádicos, es que la familia del es-
Cultura escolar
tudiante delinque robando y atracando, hechos
• La agresión, matoneo y
que el estudiante reproduce en el colegio, como
prácticas violentas como
hechos que para ellos son normales. A inicios
comportamientos cotidia-
de la década de 1990 en Colombia, (García-
nos en el espacio escolar.
Posada, 1992) profesor de la Universidad de
Antioquia, preocupado por el fenómeno del
sicariato, protagonizado por los jóvenes de
Medellín, como expresión máxima de la violen-
cia juvenil, opinaba que la escuela había perdi-
do su potencia para prevenir la violencia ante
la ausencia en los planes de estudios escolares
de la enseñanza relacionada con el aprendizaje
de las reglas sociales, lo cual desestabilizaba y
debilitaba la integración social.
71
Qué incidencia tiene el uso de mándalas para superar el conflicto...
Neuropedagogía y mándalas
La cultura escolar para Parra (1996) consiste
Uso pedagógico de los mán-
en “la cultura escolar se refiere a las formas de
dalas como herramienta
organización social de la institución escolar, a
mediadora para disminuir
los valores y normas que la informan, al con-
la agresividad escolar.
cepto y manejo del poder, de la participación,
Mándalas como técnica al-
de la solución de conflictos, las reglas que ri-
ternativa para el manejo de
gen la violencia, las relaciones entre maestros y
la inteligencia emocional.
alumnos, la disciplina, a naturaleza del conoci-
Mándalas como arte que
miento y la manera de tratarlo” (p. 230). Ante
media en el conflicto escolar
la adopción de nuevas leyes de educación se
entre pares.
siguen evidenciando los mismos problemas de
convivencia, que son el reflejo de lo que ocurre
en la sociedad colombiana, en donde plagian
sistemas educativos de otros países, sin contex-
tualizar las realidades que debe afrontar la edu-
cación colombiana.
La neuropedagogía y los mándala: En la neu-
ropedagogía el objeto de estudio es la vida del
hombre, y en especial, el cerebro del mismo, en-
tendido no como una computadora, sino como
un órgano social.
Entendiendo como neuropedagogía a la ciencia
de la educación que estudia el conocimiento del
cerebro y de todas sus interconexiones, con el
objeto de buscar caminos que no se centren so-
lamente en el aspecto racional del proceso en-
señanza aprendizaje, debiendo considerar un
enfoque más integral y equilibrado.
Por esta razón, la Neuropedagogía es una ciencia
naciente que ocupará a las mentes más lúcidas
del tercer milenio, con elementos de un proceso
educativo, que logre a través de herramientas
lúdicas, que las dendritas sean mucho más ra-
mificadas y produzcan más sinapsis. Podrá ge-
nerar mayor posibilidad de aprendizaje, debido
a que se produce mayor cantidad de señales y
de almacenamiento de las memorias fundamen-
tales del proceso de aprendizaje. Estos procesos
se pueden potenciar mediante el trabajo de los
mándalas en el aula de clase.
Aquí se evidencia el marco conceptual a la entrevista, en el cual se co-
tejan los datos obtenidos por parte de los estudiantes, con un referente
académico y conceptual.
72
Elvia Isabel Bernal Muñoz
VI. Análisis de resultados finales
Según Julio Cortázar en Rayuela, escribir, es dibujar mi mándala, con
ello se reafirma que con estos elementos es posible empezar a crear
herramientas lúdicas dentro del aula de clase, que permitan en primer
lugar comprender la base de la conducta violenta, en segundo lugar, su
origen y propósito, para finalmente implementar mejores estrategias
para la expresión emocional.
La educación es la única herramienta para luchar contra la violen-
cia. La violencia no se soluciona con más violencia, solo con elementos
académicos que partan de la interdisciplinariedad en el ámbito escolar.
La tabla 5 evidencia comportamientos violentos en los estudiantes
del grado noveno, en la cual se indaga sobre con qué frecuencia se pre-
sentan las peleas y agresiones entre pares.
Tabla 5
Pregunta 1: ¿Las peleas y agresiones físicas en el salón de clase
son frecuentes o esporádicas?
indicador
frecuencia
porcentaje
Siempre
4
12%
Casi siempre
12
36%
A veces
6
18%
Nunca
10
3%
Total
30
100%
Se evidencia la frecuencia con la que se presentan en las aulas de clase
los comportamientos y agresiones violentas entre pares.
73
Qué incidencia tiene el uso de mándalas para superar el conflicto...
Figura 6
¿Las peleas y agresiones físicas en el salón de clase
son frecuentes o esporádicas?
El gráfico explicativo muestra los porcentajes de agresiones físicas en
clase.
• Interpretación
Del análisis realizado se desprende que el 12% de los estudiantes del
grado 903, siempre evidencia que en su salón de clase se presentan
episodios de violencia, tales como golpes, empujones, bromas pesadas
y matoneo. Luego el 36% casi siempre han presenciado episodios de
comportamientos violentos en clase. Para el 18% a veces se presen-
tan comportamientos que se pueden calificar como violentos, y el 18%
nunca se ha sentido agredido o a presenciado episodios de violencia
en clase.
74
Elvia Isabel Bernal Muñoz
Tabla 6
Pregunta 2: ¿Cuáles son los comportamientos
violentos que has visto en tu salón de clase?
indicador
frecuencia
porcentaje
Siempre
9
27%
Casi siempre
13
39%
A veces
5
15%
Nunca
3
10%
Total
30
100%
Está pregunta indaga por aquellos comportamientos que son violentos
en clase, pero que en ciertas ocasiones los estudiantes los encubren y
hacen ver como comportamientos “normales” para ellos, pero que en
realidad son violentos.
Figura 7
¿Cuáles son los comportamientos
violentos que has visto en tu salón de clase?
El gráfico muestra el gran porcentaje de comportamientos violentos en
el aula de clase, en el cual se pone de presente que los estudiantes no
acatan las normas escolares y que reaccionan con comportamientos
violentos.
75
Qué incidencia tiene el uso de mándalas para superar el conflicto...
• Interpretación
Los estudiantes del grado 903, respondieron a esta pregunta que siem-
pre han visto en su clase comportamientos violentos como: Se iban a
dar pata y puño, a mi amigo le dieron duro y le dejaron un ojo morado y
le reventaron la boca, en tanto que casi siempre el 39% han presencia-
do comportamientos como: La dibujaron en el tablero y se burlaron de
ella, nadie la defendió. Hasta que llegó la profesora y defendió la niña y
regañó a los compañeros.
A mi amigo le dieron pata en el colegio y yo hable con el man. Noso-
tras vimos en primera fila la pelea del patio. A veces el 15%, los chicos
del 903 han visto que empezaron a pegarle al niño, se cayó y todos
comenzaron a darle pata.
Luego se fueron a pelear al pasillo y se daban con las flautas. Se tra-
taban mal, nadie se aguantó y se empezaron a dar duro hasta que lle-
garon los profesores y luego el 10% nunca ha presenciado episodios de
violencia por que evaden todo tipo de confrontación y/o no se prestan
para animar peleas.
Tabla 7
Pregunta 3: ¿En las peleas que se dan en el colegio,
has visto armas blancas?
indicador
frecuencia
porcentaje
Siempre
7
21%
Casi siempre
9
27%
A veces
11
33%
Nunca
3
10%
Total
30
100
Indaga sobre el uso y porte de armas (blancas y de fuego), dentro de
la institución educativa y su posterior uso en las diferentes peleas y
agresiones que suelen ocurrir en la jornada escolar.
Busca referenciar datos sobre el desarrollo de las peleas y específi-
camente sobre el uso de armas blancas y sus consecuencias de su uso.
76
Elvia Isabel Bernal Muñoz
Figura 8
¿En las peleas que se dan en el colegio,
has visto armas blancas?
El gráfico es muy disiente al mostrar que a veces la pelea entre pares
cuenta con armas blancas, lo cual denota un grado de peligrosidad y
comportamientos que intimidan y hace que los estudiantes se sientan
atemorizados ante aquellos jóvenes que ellos saben son portadores de
armas blancas.
• Interpretación
En este ítem siempre el 21% de los estudiantes reportaron que si han
evidenciado la presencia de armas blancas, como navajas y cuchillos
presentes en las peleas sobre todo en los parques aledaños al colegio,
sitios en donde se pectan las peleas y en donde la mayoría de los estu-
diantes siguen para ver estas confrontaciones.
Para casi siempre el 27% si han tenido la oportunidad de ver armas
blancas en las peleas que los estudiantes pactan. Para el 33% a veces si
salen armas blancas en las peleas de los estudiantes y el 10% nunca ha
visto peleas con la presencia de armas blancas.
77
Qué incidencia tiene el uso de mándalas para superar el conflicto...
Tabla 8
Pregunta 4: ¿Cuáles conductas generan violencia escolar?
La presente tabla indaga sobre aquellos comportamientos que gene-
ran violencia entre pares y sus consecuencias escolares. Debido a que
éstos comportamientos violentos son los que generan, diversos senti-
mientos tanto para víctimas como para victimarios.
indicador
frecuencia
porcentaje
Siempre
11
33%
Casi siempre
9
27%
A veces
6
18%
Nunca
4
12%
Total
30
100
Se investiga por aquellos comportamientos que evidencian violencia
en el ámbito escolar y que tanto afectan a los estudiantes del grado
903. En donde es alto el porcentaje de siempre se presentan episodios
de violencia escolar, hecho que es muy llamativo y recurrente.
Figura 9
¿Cuáles conductas generan violencia escolar?
Este gráfico muestra que las conductas que siempre generan violencia
son aquellas en las se llega a la confrontación física y verbal, con la pre-
sencia de armas blancas.
78
Elvia Isabel Bernal Muñoz
• Interpretación
Para el 33% de los estudiantes siempre que ocurren hechos como es-
tos termina en violencia física: Luego se fueron a pelear al pasillo y se
daban con las flautas. Se trataban mal, nadie se aguantó y se empeza-
ron a dar duro hasta que llegaron los profesores. Hubo otro problema
entre niñas y se iban a dar cabra (puñal).
Casi siempre para el 27%, episodios de a mi amigo le dieron pata en
el colegio y yo hable con el man; nosotras vimos en primera fila la pelea
del patio. Empezaron a pegarle al niño, se cayó y todos comenzaron a
darle pata. Luego para el 18% a veces ciertos comportamientos termi-
nan en violencia física, ello dependiendo de los problemas anteriores
y/o dependiendo de la pertenencia a algún grupo o pandilla. Para el
12% nunca se ha visto implicado en este tipo de comportamientos, ya
sea porque les prestan las tareas a los bravucones del curso o les hacen
favores, o los encubren con el silencio.
Tabla 9
Pregunta 5: ¿Cuáles son los comportamientos
violentos que hacen presencia en tu salón?
En esta tabla se indaga sobre aquellos comportamientos violentos que
se presentan en el salón de clase y que consecuencias genera en el aula
y en los estudiantes. En especial por aquellos comportamientos que
lesionan la integridad física como psicológica de los estudiantes.
indicador
frecuencia
porcentaje
Siempre
15
45%
Casi siempre
8
24%
A veces
3
10%
Nunca
4
12%
Total
30
100
Al escudriñar sobre cuáles son los comportamientos violentos que co-
múnmente hacen presencia en el aula, sigue siendo muy alto el porcen-
taje de siempre, hecho muy preocupante para la institución y para la
investigación.
79
Qué incidencia tiene el uso de mándalas para superar el conflicto...
Figura 10
¿Cuáles son los comportamientos
violentos que hacen presencia en tu salón?
El presente gráfico es muy disiente al referir cuales son los comporta-
mientos violentos que hacen presencia en el aula de clase, como llevar
alcohol, ingerirlo y generar conductas violentas, ello denota un desafío
a la autoridad escolar y familiar.
• Interpretación
Para el 45% siempre han estado en contacto con comportamientos
violentos tales como: Un niño trajo alcohol y le prendió candela a la
caneca de la basura. Si la policía presta apoyo a la salida del colegio
cuando hay enfrentamiento entre estudiantes.
Para el 24% de casi siempre han presenciado comportamientos
como a un compañero lo molestan todos en el salón, él es el bobito, no
se defiende es muy pacífico.
Para el 10% de a veces se evidencia que ciertos comportamientos
pueden ser normales, por la frecuencia con que se presentan y la poca
atención que el grupo les presta a tales situaciones, tales como empu-
jones, tratarse con groserías, insultos y poner apodos.
Para el 12% de nunca, son los estudiantes que en su minoría no los
molestan, ya sea por ser agradables, solidarios, y colaborar con tareas.
80
Elvia Isabel Bernal Muñoz
Tabla 10
Pregunta 6: ¿Habías trabajado anteriormente con mándalas?
indicador
frecuencia
porcentaje
Siempre
3
10%
Casi siempre
5
15%
A veces
8
24%
Nunca
14
42%
Total
30
100
Esta tabla inquiere sobre si los estudiantes han trabajado con anterio-
ridad con los mándalas y su utilidad como herramienta pedagógica en
el aula de clase. Se pone de presente la utilidad de los mándalas.
Al referenciar sobre si los estudiantes habían trabajado y/o cono-
cían sobre los mándales se denota su desconocimiento, lo cual es aser-
tivo para la investigación ya que permite un trabajo más certero, sin
tapices ni prevenciones, con total libertad de expresar lo que se quiere
indagar a través de los mándalas.
Figura 11
Pregunta 6: ¿Habías trabajado anteriormente con mándalas?
Este gráfico denota el trabajo con mándalas por parte de los estudian-
tes, en el cual un alto porcentaje de los estudiantes se muestra recep-
tivo ante esta actividad por considerarla relajante, agradable y cuanta
con un alto grado de aceptación entre los estudiantes.
81
Qué incidencia tiene el uso de mándalas para superar el conflicto...
• Interpretación
Para el 14% nunca ha estado interactuando con los mándalas y lo ex-
presan de la siguiente forma: Hemos trabajado este año con mándalas,
ya que uno colorea lo que siente con el dibujo. Son grupos que ingresan
de la jornada de la tarde, ya que la jornada de la mañana sólo tiene los
grados novenos, décimos y onces.
Para el 8% a veces ha trabajado con mándalas, ya sea porque viene
de otras instituciones o porque les han contado. Para el 5% casi siem-
pre, debido a que han visto los trabajos de estos compañeros expues-
tos en las paredes de los salones y en los pasillos del colegio.
Para el 10% de siempre, hace referencia aquellos estudiantes que
presentan repitencia de grado y por lo tanto ya conocen de los mánda-
las y del trabajo que se hace y clase, como también de la página Paper-
macs, que da cuenta de tal trabajo desde el año 2010. Esta página es un
periódico virtual que da cuenta de las actividades que se realizan en el
colegio.
Tabla 11
Pregunta 7: ¿Para qué te ha servido colorear mándalas?
indicador
frecuencia
porcentaje
Siempre
14
42%
Casi siempre
8
24%
A veces
8
24%
Nunca
3
10%
Total
30
100%
Esta tabla pone de presente la importancia del trabajo con los mánda-
las en el aula, motivando a los estudiantes y generando en ellos estados
de bienestar y tranquilidad. Que se ven reflejados en sus comporta-
mientos más tranquilos y menos agresivos entre pares.
Los estudiantes manifiestan que al trabajar en clase con los mánda-
las se sienten más tranquilos, relajados, menos agresivos e intolerantes
con sus compañeros, porque al colorear los mándalas los sienten en
paz.
82
Elvia Isabel Bernal Muñoz
Figura 12
¿Para qué te ha servido colorear mándalas?
El presente gráfico muestra el agrado y alto nivel de receptividad a tra-
bajar con los mándalas en el aula de clase, porque les parece gratifican-
te y les relaja, generando en ellos otro tipo de comportamientos más
dialógicos y razonables.
• Interpretación
Para el 42% de siempre la utilización de los mándalas en clase les han
servido y se evidencia en palabras de ellos: relaja, cuando uno está así
se la pasa, des-estresa, ayuda a la creatividad cuando dibujamos.
Para el 24% manifiestan que les gusta trabajar con los mándalas
porque les agrada. Los relaja y tranquiliza. Para el 24% a veces, la ex-
periencia del trabajo con mándalas es nuevo, gratificante, les gusta co-
lorear, es un trabajo creativo y recreativo. Para el 3% de nunca, son es-
tudiantes que manifiestan poco gusto por los mándalas, porque desde
que estaban en primaria no coloreaban y es nueva la experiencia.
83
Qué incidencia tiene el uso de mándalas para superar el conflicto...
Tabla 12
Pregunta 8: ¿Qué cambios has notado al trabajar con mándalas?
indicador
frecuencia
porcentaje
Siempre
15
45%
Casi siempre
9
27%
A veces
4
12%
Nunca
2
6%
Total
30
100
Esta tabla indaga sobre aquellos cambios generados a partir del tra-
bajo con los mándalas en el aula de clase, interpretando con ello los
cambios que los escolares sienten con su uso en el aula de clase.
Se denota que un alto porcentaje de los estudiantes evidencian cam-
bios positivos al trabajar con los mándalas en el aula, manifestando a su
vez que siempre que utilizan mándalas en clase se sienten a gusto, tran-
quilos, relajados, menos estresados y agresivos con sus compañeros.
Figura 13
¿Qué cambios has notado al trabajar con mándalas?
Este gráfico denota que un gran porcentaje de los estudiantes eviden-
cia un cambio favorable al trabajar con los mándalas, evidenciado en
comportamientos más tranquilos, calmados, sintiéndose más relaja-
dos y menos agresivos con sus pares.
84
Elvia Isabel Bernal Muñoz
• Interpretación
Para el 45% piensa que siempre, el trabajo con los mándalas le ofrece
cambios positivos, en palabras de ellos mismo lo expresan así: Si uno
es malgeniado él mándala lo calma porque se olvida cuando está colo-
reando. Puede expresar lo que se siente, apoyarse en algo, para olvidar
las cosas malas.
Para el 27% casi siempre, refiere que los cambios que ha notado son
favorables, porque les hace olvidar los conflictos que traían a la clase,
se sienten más tranquilos y relajados. Para el 12%, piensa que ha nota-
do algunos cambios en su comportamiento cuando colorea y/o trabaja
con los mándalas porque siente que está en buena sintonía con sus
compañeros, finalmente para el 6%, cree que los mándalas no le gene-
ran cambios significativos, porque no terminó la actividad, se dedicó a
hacer otras tareas y por qué no siguió las instrucciones de la docente.
Tabla 13
Pregunta 9: ¿El arte terapia con mándalas es significativa para ti?
indicador
frecuencia
porcentaje
Siempre
19
57%
Casi siempre
8
27%
A veces
2
6%
Nunca
1
3%
Total
30
100
La presente tabla indaga sobre el significado que tiene el arte de tra-
bajar con mándalas para los estudiantes del grado noveno. Mostrando
un alto grado de satisfacción y gusto por el trabajo de los mándalas en
el aula.
Muestra la más alta frecuencia en significatividad al utilizar los
mándalas como terapia para el manejo y resolución de los conflictos
de violencia escolar y expresarlos por medio del arte desde diversas
técnicas de trabajo: coloreado, trabajo con piedras (pintar cantos roda-
dos en formas de mándalas), elaboración de sólidos platónicos a través
de la geometría sagrada.
85
Qué incidencia tiene el uso de mándalas para superar el conflicto...
Figura 14
¿El arte terapia con mándalas es significativa para ti?
El gráfico muestra que es muy positivo y agradable el arte terapia con
mándalas contando para ello con un alto porcentaje de aceptación,
además de considerar que les sirve para su formación personal.
• Interpretación
Para el 57% de los estudiantes, de siempre, cree que el arte terapia
con mándalas es positivo y le sirve en su formación personal, y en pa-
labras de los mismos estudiantes, expresan que puede expresar lo que
se siente, apoyarse en algo, para olvidar las cosas malas.
El arte ayuda a olvidar los problemas, ayuda a cambiar el ambiente
del curso. Para el 24% del casi siempre, piensa que el arte terapia con
los mándalas les sirve como medio de expresión de sus sentimientos,
emociones, rabias y deseos, lo cual lo hacen de una forma creativa y
divertida. Para el 6% de a veces, creen en el arte terapia, ya que cuando
se realiza con todas las intenciones y sin distractores logran buenos
resultados. Para el 1% del nunca, suelen ser escépticos que con un tra-
bajo de arte puedan tener sanación de sus conflictos, aunque a veces
también medie la religión que practican los chicos, porque dependien-
do de ello, se crean ciertos mitos y creencias propias de este tipo de
rito religiosos.
86
Elvia Isabel Bernal Muñoz
Tabla 14
Pregunta 10: ¿Qué significan para ti los mándalas?
indicador
frecuencia
porcentaje
Siempre
18
45%
Casi siempre
9
21%
A veces
2
6%
Nunca
1
3%
Total
30
100
La presente tabla inquiere sobre el significado de los mándalas para los
estudiantes desde la implementación de una técnica que busca cam-
bios comportamentales en el aula de clase. Técnica que es novedosa
para ellos, y que muestran mucho agrado y preferencia.
El significado de los mándalas para los estudiantes es muy disiente
debido a que un alto porcentaje opina que es un arte terapia que cuen-
ta con mucha aceptación en el grupo por que han notado los cambios
comportamentales en el aula, siendo más tolerantes y menos agresivos
con sus pares.
Figura 15
¿Qué significan para ti los mándalas?
El gráfico denota un porcentaje alto en trabajar con los mándales en el
aula, porque les proporciona a los estudiantes unos estados de relaja-
ción y tranquilidad al colorear y trabajar las figuras mándalicas.
87
Qué incidencia tiene el uso de mándalas para superar el conflicto...
• Interpretación
Para el 45% del siempre demuestra gran participación, agrado y es-
tímulo positivo frente al trabajo de elaboración de los mándalas y en
palabras de los propios estudiantes: Es una actividad distinta. Nos sir-
ve para saber cómo es una persona, según los colores fuertes, por la
mente abstracta que tiene la persona. Para el 21% del casi siempre, se
muestran dispuestos, alegres, descomplicados y dispuestos a realizar
los diferentes mándalas en clase y en casa, puesto que les proporciona
unos estados de tranquilidad y mucha creatividad.
Para el 6% de a veces, denotan que él mándala permite mayor con-
centración y trabajo en equipo, en tanto que para el 3% de nunca, se
muestran poco colaborativos con el trabajo, no terminan sus mándalas
porque no logran los estados de concentración y relajación que requie-
re dicho trabajo tanto individual como grupal.
A continuación, se da cuenta de las actividades realizadas. La pri-
mera actividad fue el proceso diagnóstico, en el que se realizaron las
siguientes actividades:
Tabla 15
¿Cuáles procedimientos o etapas se
llevaron a cabo en el proceso de investigación?
Actividad n.° 1
Diagnosticar y delimitar el problema
Es la hora de investigar
a investigar
Actividad n.° 2
Delimitación del objeto y sujetos
Investigar en el aula las emociones
de la investigación
Seleccionar el grupo experimental y
Actividad n.° 3
grupo de control, mediante reunión con
Delimitación del tema de investigación
los docentes y la investigadora
La segunda etapa fue la recolección de datos, la cual se elaboró me-
diante instrumentos de recolección.
88
Elvia Isabel Bernal Muñoz
Tabla 16
Metodología utilizada en la investigación
Esta tabla refiere sobre la metodología utilizada en la investigación,
detallando el procedimiento paso a paso.
Los estudiantes fueron pieza fundamental es
la presente investigación al colaborar como
Actividad n.° 4
grupo experimental y grupo control quienes
Investigación en mándala
mostraron gran entusiasmo y deseos de ser
protagonistas de la investigación.
Recopilar la información de las entrevistas
Actividad n.° 5
hechas por los mándalas y retroalimentación
Recolección de las entrevistas
grupal.
Actividad n.° 6
Recopilación de anécdotas, situaciones, y las
Conversatorio sobre las
percepciones e intereses de los participantes
situaciones que suelen
respecto a la investigación.
ocurrir en el aula de clase
La tercera etapa, fue la de definir por participantes y consistía en ac-
tividades a realizar en grupo en donde se integraron elementos como
la recolección de datos, la evaluación de las evidencias y la reflexión-
problematización del objeto de la investigación.
Tabla 17
Esta tabla denota la introspección que se realiza a partir de las emocio-
nes y su posterior manejo del conflicto escolar.
Actividad n.° 7
Planteamiento de nuevas propuestas de las
Planificación de nuevas
actividades para solucionar el problema de
actividades
investigación.
Representación mediante la actuación de si-
Actividad n.° 8
tuaciones de la vida real en el aula en donde
Puesta en común
se ejemplificaban las relaciones de poder y de
conflicto que se generaban en el aula de clase
Actividad n.° 9
Reflexión: relaciones conflicti-
En grupo, reflexionar sobre el conflicto esco-
vas en el espacio escolar
lar y sus posibles soluciones dialogadas.
89
Qué incidencia tiene el uso de mándalas para superar el conflicto...
Elaboración de normas en común sobre la
Actividad n.° 10
resolución de los conflictos en el ied Marco
Puesta en común
Antonio Carreño Silva, grado 903
Actividad n.° 11
Elaboración de mándalas grupales, conversa-
Taller mándalas y sanación de
dos sobre la necesidad de resolver los conflic-
conflictos personales y grupales
tos, sin tener que recurrir a la violencia.
La cuarta etapa, consistió en el análisis e interpretación de los datos.
Tabla 18
Referentes teóricos
Esta tabla refiere sobre los referentes teóricos utilizados en la investi-
gación, como también de la interpretación de los datos obtenidos du-
rante la investigación.
Actividad n.° 12
Los referentes teóricos y la triangu-
Revisión de los contenidos teóricos atin-
lación: mediante la triangulación se
gentes a la investigación y triangulación
buscó establecer relaciones en las
de la información con los referentes teó-
diferentes informaciones recogidas,
ricos y los referentes pragmáticos.
a fin de comprobarse y contrastarse.
Realizar un ejercicio de seleccionar
Selección de un mándala con guía de
un mándala, para disponer de un
preguntas en torno a su experiencia.
tiempo de coloreado en silencio.
Registro en la bitácora individual, sobre
Registrar en la bitácora las emocio-
las emociones que genera el colorear él
nes presentes al comenzar, durante y
mándala.
al finalizar la experiencia
Actividad n.° 13
Análisis final del trabajo para construir
Análisis final de conclusiones y
las recomendaciones y propuesta de las
recomendaciones
acciones pertinentes a la investigación.
Actividad n.° 14
Entrega del informe de investigación
y publicación del trabajo en el perió-
Presentación de las conclusiones y reco-
dico virtual del colegio Papermacs y
mendaciones de la investigación
en la página [http://colegiomarcoan-
toniocarreñosilva.com/]
90
Elvia Isabel Bernal Muñoz
Figura 17
Estudiantes del grado 903, en clase pintando sus mándalas,
se nota su tranquilidad, calma y relajación con el trabajo a realizar en clase
Figura 16
Muestra representativa de diversos mándalas elaborados en
diferentes actividades por los estudiantes del grado 903,
en especial para la Semana por la Paz
91
Qué incidencia tiene el uso de mándalas para superar el conflicto...
Figura 18
Un estudiante de 903 inicia su arte terapia
de pintar uno de sus mándalas
Figura 19
Este estudiante de 903 denota tranquilidad
ante su trabajo de colorear su mándala
92
Elvia Isabel Bernal Muñoz
Figura 20
Este estudiante se muestra relajado, tranquilo, desestresado,
sus colores denotan una paz interior por el color azul que utiliza
y los trazos que deja en el papel
Figura 21
Oscar Mantilla, exalumno del colegio
93
Qué incidencia tiene el uso de mándalas para superar el conflicto...
El siguiente es un mensaje que el exalumno Oscar Mantilla, envía
a la investigadora, en donde reconoce el trabajo con los mándalas y
expresa su gratitud ante el trabajo implementado en la institución y su
gran valor a la formación personal.
Profe pasaba a saludarte, un gran saludo que Dios te bendiga. Días como hoy
entiendo el valor de las mándalas y esos talleres que uno decía “no tiene nada
que ver con historia” pero de las cosas más bellas que me llevo y recuerdo del
colegio es tu forma de enseñar jamás cambies eso. Enseñas a ser persona y eso
vale oro, Dios te bendiga.
Oscar Mantilla, estudiante ied Marco Antonio Carreño Silva
94
Conclusiones finales
La presente investigación da cuenta de la intervención en el aula esco-
lar del ied Marco Antonio Carreño Silva, jornada mañana, por medio
de diferentes actividades y experiencias, se pudo abordar y generar
espacios de reflexión para profundizar en el manejo adecuado de las
emociones, a la hora de resolver los conflictos escolares, desde técni-
cas holísticas como lo son los mándalas y la geometría sagrada, desde
un referente emocional, implementando a su vez otros referentes para
resolver los conflictos escolares, mediados por la educación emocional.
Al iniciar la presente investigación, se planteó la implementación de
mándalas y geometría sagrada, como una herramienta que facilita la
apertura de la educación emocional de la persona, como herramienta
para que cada estudiante inicie una mirada hacia el interior de sí mis-
mo, la comprensión de sus emociones y las mismas de sus compañeros
y entorno.
El mándala es una herramienta que aporta al quehacer educativo
desde que el estudiante inicia su coloreado, ya permite trabajar desde
el lenguaje simbólico, activando su dimensión emocional, facilitando a
su vez la introspección, para mediar en las relaciones interpersonales
y permitir disminuir los niveles de agresividad. Porque el mándala es
una herramienta que actúa como un instrumento al interior de cada
persona, facilitando reflejar en los colores, los sentimientos y conflic-
tos. Es aquí donde los mándalas aportan al desarrollo de la conscien-
cia de las emociones propiciando la introspección de las mismas y la
conexión con el presente y la sanación de conflictos personales, que
redundan en el manejo de las relaciones de grupo.
Los aportes esperados con la implementación de los mándalas son
los siguientes:
En el ámbito cognoscitivo: Desarrollar la atención, fluidez, flexibilidad
y originalidad en las ideas de los adolescentes objeto de la investigación.
95
Qué incidencia tiene el uso de mándalas para superar el conflicto...
En el ámbito afectivo y social: Desarrollar actitudes creativas frente
a distintas situaciones que se le presenten a los adolescentes, en la vida
cotidiana y en diferentes entornos entre los que tiene que interactuar.
En el ámbito psicomotor grueso (movimientos, postura): Favorecer
que el adolescente se exprese de forma creativa con el uso de distintas
técnicas plásticas como mándalas y geometría sagrada.
En el ámbito psicomotor fino (toma del lápiz, postura brazo, rela-
ción óculo-manual): favorece el control de límites y empleo de diversos
colores durante el coloreado.
Los mándalas ayudarán a la formación, del razonamiento, del con-
trol y dominio del cuerpo, todo ello desde un prisma de predominio del
pensamiento divergente o creativo en aquellos adolescentes que han
presentado episodios de violencia escolar.
En el ámbito científico: Al trabajar con mándalas, mediante la obser-
vación empírica, se ha visto que tiene la capacidad de movilizar capas
muy ondas del sentir pudiendo “restaurar la emotividad de los huma-
nos, para centrarla y para integrarla” (Dalke, 2000, p. 16).
Se añade a esto, el profundo silencio resultante durante la práctica
del coloreado, permitiendo “mejorar su capacidad de atención y con-
centración” (Dalke, 2000, p. 39), generando así ambientes de trabajo
favorables para el logro de aprendizajes y también de convivencia afec-
tiva que tanto se requieren en los espacios escolares, permeados por la
violencia y comportamientos delincuenciales.
En el plano de la acción pedagógica: Por medio de la intermediación
en el aula escolar de los mándalas y la geometría sagrada se busca im-
plementar la educación emocional con una energía vital, pues, “une los
acontecimientos externos con los acontecimientos internos” (Casas-
sus, 2007, p. 99) y se manifiestan en el cuerpo.
A nivel interno, las emociones se experimentan como sensaciones
que podemos, algunas veces, nombrar a través del lenguaje. Igualmen-
te, la práctica simple y pictórica de colorear y/o crear mándalas genera
profundos espacios de silencio y observación interna, “mejorando la
relación con uno mismo y con los demás” (Prè, 2004).
Pero también permite encontrar nuevamente el punto de conexión
consigo mismo, dando un sentido de permanencia, como también de
poder tomar contacto con un proyecto personal y de encontrar una
coherencia con su existencia (Prè, 2004).
96
Elvia Isabel Bernal Muñoz
También vale la pena destacar, que el conocimiento del mundo inte-
rior de pensamientos y sentimientos es tan importante como el cono-
cimiento del mundo exterior, debido a que un acercamiento integrado
e interdisciplinario como método de aprendizaje es preferible a aquel
que fragmenta y divide el conocimiento y a su vez, la sabiduría intuitiva
del individuo puede ser desarrollada por medio del trato dialectico y el
debate, explorando temas filosóficos, espirituales y morales.
Todo lo mencionado anteriormente actúa directamente en la con-
tención y valoración de las emociones, dentro del contexto en que se
encuentran, identificándolas y pudiendo integrarlas en el proceso de
aprendizaje.
Según la psicología, los mándalas representan al ser humano (Co-
pony, 2003). Interactuar con ellos es un poderoso instrumento para
sanar las fragmentaciones psíquicas y espirituales, ayuda a manifestar
la creatividad y a reconectarnos con nuestro ser esencial.
De ahí que crear mándalas e interactuar con ellos, ya sea a través
de la meditación o con la simple observación, abre puertas hasta el
momento desconocidas, dejando que brote de forma libre y natural la
sabiduría interior.
Psicológicamente, “la forma en que se dibuja y/o pinta un mándala
tiene un simbolismo especifico” (Jung, 2010). Por lo tanto, la creación
de mándalas es una meditación activa que nos conecta con nuestra
propia esencia, permitiéndonos expandir la conciencia y mejorar la co-
municación con el mundo. Su trabajo desarrolla la paciencia y la cons-
tancia de una manera progresiva y segura, despertando los sentidos,
mostrándonos aspectos propios hasta el momento desconocidos.
A medida que se avanza en la creación o meditación sobre un mán-
dala, se comienza a escuchar la voz de la intuición, desarrollando de
esta forma, la capacidad de curación física y psíquicamente, desarro-
llando la auto aceptación y la auto observación de una manera natural
e intuitiva.
En sí el mándala es un instrumento muy potente que empodera a
la persona, que la hace descubrir la esencia verdadera de quién es y le
hace ser el artífice y el creador de su propia vida, todo esto evidenciado
en la observación que se realizó a los jóvenes de noveno grado.
A manera de conclusión se puede apreciar que el trabajo con los
mándalas permite a todos afrontar situaciones difíciles de la vida coti-
diana con éxito y facilidad. Así pues, se trata de una herramienta muy
97
Qué incidencia tiene el uso de mándalas para superar el conflicto...
eficaz que proporciona grandes beneficios en la labor pedagógica, ya
que potencia en primer lugar, es esencialmente una forma de medita-
ción en acción “a medida que avanzamos en ellos los pensamientos se
liberan, la mente se despeja y logramos concentrarnos con nuestro co-
razón” (Cadena, 2012), son los mándalas los que nos permiten iniciar
un viaje hacia el interior, hacia un mundo de clama, quietud y silencio.
Los mándalas son en sí una valiosa herramienta que permite entrar
en un proceso de meditación en acción, cuyo fin es aquietar la mente y
escuchar las emociones, siendo a su vez una infinita fuente de sanación
y armonización, que permite trasmutar las emociones.
También se puede evidenciar en “el mándala la necesidad natural de
vivir a fondo nuestro potencial” (Foster, 1994), descubriendo a su vez
el potencial re-equilibrante de estas imágenes, “muchas veces soñadas o
creadas espontáneamente por pacientes en vías de curación” (Prè, 2004).
En ese orden de ideas al trabajar con mándalas, mediante la obser-
vación empírica, se ha visto que tiene la capacidad de movilizar capas
muy ondas del sentir pudiendo “restaurar la emotividad de los huma-
nos, para centrarla y para integrarla” (Dalke, 2000).
Se agrega a esto, el profundo silencio resultante durante la práctica
del coloreado, permitiendo “mejorar su capacidad de atención y con-
centración” (Dalke, 2000), generando ambientes de trabajo favorables
para el logro de aprendizajes y también de convivencia afectiva.
El trabajo con mándalas permite acceder a espacios de reflexión en
torno a si mismo y a la labor que realiza, siendo una herramienta eficaz
para la promoción de ambientes dentro del aula que sean propicios
para la realización de su labor académica.
Potencia una convivencia armónica, facilitando el crecimiento emo-
cional de los alumnos. Se ha señalado, que este esquema concéntrico
tendría implicancias en el campo del funcionamiento del cerebro, agre-
gando a su vez, que su estructura nos remite al mándala.
Entre las implicancias que tendría la aplicación de los conocimien-
tos de neurociencia está el generar un estado de alerta relajado, “eli-
minar el miedo en los alumnos, mientras se mantiene un entorno muy
desafiante” (Canie y Canie, 1997, cit. en Salas, 2003).
Así, Sylwester (1995) afirma que entre otros los beneficios de los
mándalas están que “el desafío para los profesores, es definir, crear,
mantener un ambiente y currículo escolar estimulantes emocional e
intelectualmente” (Salas, 2003).
98
Elvia Isabel Bernal Muñoz
Es así que los mándalas son una inmensa herramienta para aplicar en
el aula, debido a que entre otros aspectos ayudan a facilitar lo siguiente:
• Concentración: Antes de hacer trabajos más complejos e intelectua-
les, los alumnos requieren mayor condensación de contenidos (es
interesante colorear mándalas al empezar la jornada escolar, des-
pués del recreo, o de hacer psicomotricidad).
• Calma: Permite mejorar estados depresivos en los niños más in-
quietos, así como la atenuación de choques emocionales y la recu-
peración de un dinamismo olvidado.
• Autoestima positiva: Ayudan a tener una imagen positiva de sí mis-
mos y a sentirse acogidos por el entorno con amor, afectividad, res-
peto y comprensión. Tras el coloreado de los mándalas, los niños
siempre obtienen un resultado satisfactorio; los mándalas colorea-
dos siempre son bonitos.
• Mejoría del funcionamiento cerebral: La práctica de mándalas ayu-
da a desbloquear la parte psicológica de cada persona y en conse-
cuencia mejora el funcionamiento cerebral.
Consecuentemente, los mándalas actúan a través de diferentes áreas,
influyendo a través de la psique, modificando las emociones, equili-
brando la energía (aura) y conectándonos con nuestro subconsciente,
lo que no vemos a simple vista. “El mándala enviará impulsos a la men-
te interna llegando a los receptores del cerebro donde se procesará y
se obtendrá una reacción. Los mándalas actúan sobre los hemisferios
cerebrales, equilibrándolos a través de los colores y las formas geomé-
tricas sagradas” (Dahlke, 1997).
Los beneficios que se obtienen al aplicar los mándalas en educación,
no se limitan únicamente a conseguir un poco de tranquilidad en el
aula, sino que abarcan el nivel cognitivo: un niño que se encuentra rela-
jado y en calma está en mejores condiciones de interiorizar un conoci-
miento. Es por esto que en algunas instituciones educativas se utiliza el
dibujo o la pintura de mándalas antes de impartir los contenidos más
complicados. Algunos profesores, incluso, invitan a colocar él mándala
a la vista durante las evaluaciones.
99
Qué incidencia tiene el uso de mándalas para superar el conflicto...
En el aspecto del pensamiento y de la incorporación de significados,
no son pocas las ventajas que ofrece la ubicación circular de imágenes
que representen los contenidos. Como sabemos, en la utilización de
los mándalas, no hay reglas ni fórmulas precisas, todo dependerá de la
creatividad del docente en su aplicación.
100
Bibliografía
Acosta Mesas, Alberto. “Educación emocional y convivencia en el aula”, en Mari Sol
Jiménez Benedit (coord). Educación emocional y convivencia en el aula, Madrid,
Ministerio de Educación, Política Social y Deporte, 2008.
Álvarez Ponce de León, Carlos Arturo. El poder de la vida en la geometría sagrada
y la arquitectura biológica, México, Edit. Psicogeometría, 2009.
Barrios, Ana. Mándalas a volar: Círculos mágicos para jugar con cuentos para dejarse
llevar, Argentina, Edit. Deva’s de Longseller, 2010.
Bisquerra Alzina, Rafael y Núria Pérez Escoda. “Las competencias emocionales”,
Educación xx1, n.° 10, 2007, Madrid, Universidad Nacional de Educación a Distan-
cia.
Cadena Muñoz, Diana. Ángeles y mándalas, Bogotá, Grijalbo, 2012.
Cerezo Ramírez, Fuensanta. Conductas agresivas en edad escolar, Madrid, Pirámide,
1997.
Copony, Hieta. El misterio de los mándalas, Buenos Airese, Edit. Sirio, 2003.
Christ, Thomas W. . “A recursive approach to mixed methods research in a longi-
tudinal study of postsecondary education disability support services”, Journal of
Mixed Methods Research, vol. 1, n.° 3, 2007.
Croatto, Graciela. Aprender con los niños nuevos, Buenos Aires, Edit. Kier, 2008.
Dahlke, Rüdiger. Mándalas, cómo encontrar lo divino en tí, Buenos Aires, Ediciones
Robin Book.
Dahlke, Rüdiger. Terapia con mándalas, Buenos Aires, Ediciones Robin Book.
Dellinger, Amy B. y Nancy L. Leech. “Toward a unified validation framework in mi-
xed methods”, Journal of Mixed Methods Research, vol. 1, n.° 4, 2007.
101
Qué incidencia tiene el uso de mándalas para superar el conflicto...
Fernández, Verónica. Pintar mándalas, Edit. Verónica Fernández, 2010.
Fernández Berrocal, Pablo y Desireé Ruiz Aranda. “La educación de la inteligen-
cia emocional desde el modelo de Mayer y Salovey”, en Mari Sol Jiménez Benedit
(coord). Educación emocional y convivencia en el aula, Madrid, Ministerio de Edu-
cación, Política Social y Deporte, 2008.
Fernández Collado, Carlos; Pilar Baptista Lucio y Roberto Hernández Sampie-
ri. Metodología de la investigación, 3.a ed., México, McGraw-Hill, 2003.
Fincher, Susanne F. Creando mándalas, España, Edit. Mirach, 2002.
Foster Fincher, Susanne. Creando mándalas para la comprensión, la curación y la
autoexpresión, Madrid, Edit. Mirach, 1994.
Frabboni, Franco y Franca Pinto Minerva. Introducción a la pedagogía general,
México, Siglo xxi, 2006.
García, Mauricio y Pablo Madriaza. “Sentido y sinsentido de la violencia escolar:
Análisis cualitativo del discurso de estudiantes chilenos”, Psykhe, vol. 14, n.° 1,
Santiago, Pontificia Universidad Católica de Chile, 2005.
García-Posada, Federico. “Violencia juvenil y escuela”, Revista Educación y Pedago-
gía, vol. 3, n.° 7, 1992.
Gardner, Howard; Mihaly Csikszentmihalyi y William Damon. Buen trabajo:
Cuando ética y excelencia convergen, Barcelona, Paidós Ibérica, 2002.
Goleman, Daniel. La inteligencia emocional, BUenos Aires, Javier Vergara Editores,
1996.
Jiménez Vélez, Carlos Alberto. Neuropedagogía, lúdica y competencias, Bogotá,
Edit. Magisterio, 2003.
Jiménez Vélez, Carlos Alberto y Jaime Robledo. La neuropedagogía y los compor-
tamientos violentos. Nuevos hallazgos desde la neurología, Bogotá, Edit. Magiste-
rio, 2010.
Johnson, Judith y William McCown. Terapia familiar de los trastornos, México, Edit.
Desclée de Brouwer, 2002.
Johnson, Judith y William McCown. Terapia familiar de los trastornos neuroconduc-
tuales: Integración de la neuropsicología y la terapia familiar, Bilbao, Edit. Desclée
de Brouwer.
102
Elvia Isabel Bernal Muñoz
Johnson, R. Burke y Anthony J. Onwuegbuzie. “Mixed methods research: A research
paradigm whose time has come”, Educational Researcher, vol. 33, n.° 7, 2004.
Jung, Carl Gustav. El libro rojo, España, Editorial Malba-Fundación Constantini,
2012.
Kellogg, Rhoda. El análisis de la expresión plástica del preescolar, Madrid, Edit. Cin-
cel, 1979.
Mestre, José M.; Rocío Guil, Paulo N. Lopes, Peter Salovey y Paloma Gil-Olarte.
“Emotional intelligence and social academic adaptation to school”, Psicothema,
vol. 18, Asturias, Colegio Oficial de Psicólogos del Principado de Asturias, 2006.
Mertens, Donna M. “Transformative paradigm: Mixed methods and social justice”,
Journal of Mixed Methods Research, vol. 1, n.° 3, 2007.
Moore, Thomas. El reencantamiento de la vida cotidiana, Buenos Aires, Edit. Suda-
mericana, 1997.
Olweus, Dan. Bullying at schools. What we know and we can do, Oxford, Blackwell,
1993.
Olweus, Dan. Conductas de acoso y amenaza entre escolares, Madrid, Morata, 1993.
Ortega, R. “Relaciones interpersonales en la educación. El problema de la violencia
escolar en el siglo que viene”, Revista de Educación y Cultura, n.° 14, 1992.
Osnajanski, Norma. El poder de los mándalas, Buenos Aires, Edit. Devas, 2012.
Parra Sandoval, Rodrigo. La escuela violenta, Bogotá, Fundación para la Educación
Superior y Tercer Mundo Editores, 1992.
Paymal, Noemí (coomp). Cuadernos pedagooogicos 3000: Hacia el Desarrollo Integral
del Ser n.° 14. Desarrollo familiar, serie 1: “La educación holística es posible”, Peda-
gooogía 3000, La Paz, Edit. Ox La-Hun, 2010.
Pérez Guzmán, Diego y Marco Raúl Mejía Jiménez. De calles, parches, galladas y
escuelas. Transformaciones en los procesos de socialización de los jóvenes de hoy.
Bogotá, Centro de Investigación y Educación Popular -cinep-, 1996.
Perea B., María Victoria. Síndromes neuropsicológicos, Salamanca, Amaru Edicio-
nes, 2005.
Portellano, José Antonio. Neuropsicología infantil, Madrid, Síntesis, 2007.
103
Qué incidencia tiene el uso de mándalas para superar el conflicto...
Pinedo, Ana María, Meditar con mándalas, Argentina, Edit. Andrómeda, 2007.
Podio, Laura. Arte curativo con mándalas, Buenos Aires, Ediciones Lea, 2008.
Prê, Marie. Mándalas y pedagogía, Barcelona, Edit. mtm, 2004.
Rains, Dennis G. Principios de neuropsicología humana, México, McGraw-Hill, 2003.
Salas Silva, Raúl. “¿La educación necesita realmente de la neurociencia?”, Estudios
Pedagógicos, n.° 29, Valdivia, Universidad Austral de Chile, 2003.
Salovey, P. y D. J. Sluyter (eds). Emotional development and emotional intelligence:
Educational applications, Nueva York, Basic Books.
Sousa, Valmi D.; Martha Driessnack y Isabel Amélia Costa Mendes. “Revisión de
los diseños de investigación relevantes para la enfermería: parte 3: Métodos mix-
tos y múltiples”, Revista Latinoamericanas de Enfermagem, vol. 15, n.° 5, Brasil,
2007.
Stenhouse, Lawrence. La disciplina en la escuela. Orientaciones para la convivencia
escolar, Buenos Aires, El Ateneo, 1974.
Vélez de Restrepo, Lilliana. “Matoneo afecta a cuarta parte de los estudiantes”, El
Colombiano, Envigado(Colombia), 2012.
Wuillemet, Sascha y Andrea-Anna Cavelius. Mándalas de la vida y de la naturaleza,
Edit. Mente Sana, 2007.
104
Editado por el Instituto Latinoamericano de Altos Estudios -ilae-,
en noviembre de 2017
Se compuso en caracteres Cambria de 12 y 9 ptos.
Bogotá, Colombia