Abordaje de los elementos
incidentes en la generación
del bullying para diseñar
estrategias asertivas tendientes
a superar esta problemática
en los estudiantes de séptimo grado
del Colegio Americano de Barranquilla
Abordaje de los elementos
incidentes en la generación
del bullying para diseñar
estrategias asertivas tendientes
a superar esta problemática
en los estudiantes de séptimo grado
del Colegio Americano de Barranquilla
Ada Elvis Roa Suárez
Instituto Latinoamericano de Altos Estudios -ilae-
Queda prohíbida la reproducción por cualquier medio físico o digital de toda o un aparte de
esta obra sin permiso expreso del Instituto Latinoamericano de Altos Estudios -ILAE-.
Publicación sometida a evaluación de pares académicos (Peer Review Double Blinded).
Esta publicación está bajo la licencia Creative Commons
Reconocimiento - NoComercial - SinObraDerivada 3.0 Unported License.
ISBN
978-958-8968-69-8
© Ada Elvis Roa Suárez, 2018
© Instituto Latinoamericano de Altos Estudios -ILAE-, 2018
Derechos patrimoniales exclusivos de publicación y distribución de la obra
Cra. 18 # 39A-46, Teusquillo, Bogotá, Colombia
pbx: (571) 232 3705, fax (571) 323 2181
www.ilae.edu.co
Diseño de carátula y composición: Harold Rodríguez Alba
Edición electrónica: Editorial Milla Ltda. (571) 702 1144
editorialmilla@telmex.net.co
Editado en Colombia
Published in Colombia
Contenido
Resumen
9
Capítulo primero
Planteamiento del problema
11
I.
Descripción de la situación problémica
11
II.
Origen de la violencia
13
III. Consecuencias de la violencia intrafamiliar
16
IV. El clima escolar
17
Capítulo segundo
Antecedentes
19
I.
Instituciones educativas, responsables de la
protección de las niñas y los niños
22
II. Cuando el testigo silencioso se vuelve un garante de derechos
23
III. Instituciones educativas, responsables
de la protección de las niñas y los niños
25
IV. Cuando el testigo silencioso se vuelve un garante de derechos
25
Capítulo tercero
Justificación
33
I.
Pregunta científica
34
II.
Objeto de estudio
34
III. Campo de estudio
34
IV. Objetivos
34
A. Objetivo general
34
B. Objetivos específicos
35
7
Abordaje de los elementos incidentes en la generación del bullying...
Capítulo cuarto
Marco teórico
37
Capítulo quinto
Marco legal
41
Capítulo sexto
Diseño metodológico
47
Capítulo séptimo
Propuesta
49
Capítulo octavo
Alternativas de prevención
53
I.
En el hogar
53
II.
En la escuela
54
III. Diez posibles maneras de acción
para poner fin a la violencia en la escuela
55
Conclusiones
59
Bibliografía
61
Anexos
65
8
Resumen
A lo largo del último quinquenio se ha incrementado mucho la preocu-
pación por la violencia y por la inseguridad que rodea a niñas, a niños y
a jóvenes a nivel mundial. Los casos de menores víctimas de adicciones,
o de protagonistas de episodios violentos, reciben una amplia cober-
tura de medios, que, con frecuencia, proyectan imágenes distorsiona-
das que poco contribuyen a la comprensión, y menos a la erradicación
de estos problemas. Violencia, maltrato y adicción son fenómenos de
naturaleza distinta, aunque guardan una estrecha relación. En este tra-
bajo se discuten los conceptos, para, desde ahí, establecer su conexión.
Se argumenta que un ambiente escolar estimulante, cálido y seguro, es
la base para impulsar la mejora académica, pero también para preve-
nir la violencia y para combatir las adicciones. Después de revisar la
experiencia de otros países en cuanto al combate del maltrato, de la
violencia escolar o Bullying, se presentaron las acciones que se desple-
garon en este trabajo de investigación, para concluir que aún estamos
lejos de disponer de un mecanismo estable y poderoso que organice
y que potencie la contribución interinstitucional y no gubernamental,
imprescindible para proteger a la niñez y a la juventud.
9
Capítulo primero
Planteamiento del problema
I. Descripción de la situación problémica
El hombre es un ser social por naturaleza y como tal tiene que inte-
ractuar con miembros de su entorno y ajustarse a las reglas sociales
del mismo para así satisfacer sus propias necesidades. Los estudiantes
del Colegio Americano, además de ser seres sociales y, por encima de
todo, estar en la etapa de la adolescencia necesitan interrelacionarse
con su comunidad, pero al interactuar se dan variadas reacciones pre-
cisamente por la etapa del desarrollo en que se haya, diversidad de
personalidades y factores sociales (estratos) y de tipo familiar que se
suscitan. Es aquí donde el docente juega un rol crucial en la formación
integral de los educandos.
A finales de la década de los ochenta y a principio de los noventa
empezó a generarse una problemática inicialmente a nivel de países
aisladamente, pero que con el transcurso del tiempo se ha ido incre-
mentado y se ha tornado una situación global con visos internaciona-
les. Esta situación conflictiva, según el autor, empezó a gestarse en las
escuelas de primaria básicamente e inicios de la sección secundaria,
cuyos estudiantes oscilaban en edades de nueve a catorce años, etapa
de la prepubertad, pubertad y adolescencia (Olweus, 1993).
En la actualidad el panorama no parece haber cambiado, al con-
trario se ha convertido mayúsculo, mientras que en algunos países se
le denomina “matoneo”, “acoso escolar”, “bullying”, o “meterse con al-
guien”; la esencia de la problemática sigue siendo la misma.
Entendiéndose éste como una forma de violencia mantenida, men-
tal o física, que parte de un escolar, o de grupo, contra otro escolar. Pue-
de ir de las manifestaciones más directas como agresión física, verbal,
sicológica y hasta virtual a otras indirectas como la exclusión social o
religiosa así como lo expresa (Cerezo, 1997).
11
Abordaje de los elementos incidentes en la generación del bullying...
Los países escandinavos, con Dan Olweus a la cabeza, son los pio-
neros en esta área de investigación. El primer estudio sistemático se
inició en 1970 en Suecia, antes, a finales de los años 1960, luego de tres
suicidios, comenzaron las primeras exploraciones. En el cual se llegó
a la conclusión sobre el acoso escolar de la siguiente manera, un con-
tinuado y deliberado maltrato verbal y modal que recibe un niño por
parte de otro u otros, que se comportan con él cruelmente con el objeto
de someterlo, asustarlo, amenazarlo y que atentan contra la dignidad
del niño (Olweus, 1993). De los diferentes conceptos con el que más
se identifica el contexto de nuestra escuela es el previamente expuesto.
En la actualidad, los profesores de educación básica enfrentamos
un reto más en nuestras aulas, las conductas violentas de algunos es-
tudiantes. Mucho nos quejamos de ellas, “caray los alumnos ya no son
los mismos [...] pero realmente, ¿cuántas veces buscamos el origen del
problema y tratamos de solucionarlo?, posiblemente preferimos igno-
rarlo o deshacernos de él”.
Últimamente los medios de comunicación se han encargado de di-
fundir, la manera en que se vive el problema de la violencia en las aulas
en nuestro país, asignándole el término “bullying” (terminología apli-
cada en otros países a este problema). Quizá la palabra bullying, por sí
misma no nos diga nada, ya que por su origen anglosajón, en nuestro
idioma no existe; por ello es importante aclarar su significado, “el bu-
llying; es el acoso u hostigamiento de forma prolongada y reiterada de
un estudiante a otro. Una forma de maltrato entre pares” (Sotelo).
Este acoso puede manifestarse a través de violencia física, psico-
lógica o verbal, social, acoso sexual, etc. ¿Pero qué hay detrás de este
acoso?, ¿por qué estas conductas violentas, se muestran con mayor
frecuencia en edades más precoces?, ¿qué podemos hacer los padres
de familia y los maestros para contrarrestar este tipo de conductas en
la escuela primaria? Y precisamente el encontrar la respuesta a éstas
interrogantes, es el objetivo principal de esta investigación.
En primera instancia se distinguirá la diferencia entre violencia y
agresividad, una vez esclarecida la divergencia de estos términos, nos
abocaremos a analizar la dinámica familiar y el clima escolar (por con-
siderarlos como primeros grupos de formación y socialización para
cualquier ser humano), conociendo la influencia que puedan llegar a
tener en el comportamiento violento mostrado por algunos niños y en
base a ello se irá retomando la situación que vive un grupo de 7.° gra-
12
Ada Elvis Roa Suárez
do de nivel básica secundaria (integrado aproximadamente por 210
estudiantes, 80 mujeres y 130 hombres, con edades que oscilan entre
los 12 y 14 años), con respecto a la violencia que muestran la mayoría
de sus integrantes, de una escuela ubicada en una zona urbana de la
ciudad de Barranquilla: planteando finalmente algunas alternativas de
solución para esta problemática.
II. Origen de la violencia
En ocasiones he podido escuchar entre algunos compañeros de trabajo
el comentario: “Este grupo o niño es muy agresivo”; “fíjate que este o
aquel niño es muy violento”, lo que me ha permitido observar que mu-
chas veces no tenemos claro el concepto de ambas expresiones, debido
a la confusión existente cuando se emplean los términos agresividad y
violencia, por lo tanto considero pertinente ahondar en su significado
y conocer lo que cada uno encierra, para poder emplearlos adecuada-
mente en cadasituación. Según la teoría psicoanalista: “La agresividad
es la expresión de una tensión más general del hombre a dominar el
ambiente y a auto-realizarse, y su transformación en destructividad
o en Violencia es sinónimo de una falta de adaptación a la realidad”
(Freud, 2004, p. 54).
Se puede entender, según esta teoría que, todos los seres humanos,
contamos desde nuestro nacimiento con una parte agresiva dentro de
nosotros, la cual puede identificarse como una reacción emocional o
un impulso, que nos permite enfrentarnos a distintas situaciones de
supervivencia y superación personal. Pero cuando no existe desde la
infancia, una buena educación y un aprendizaje que encauce de bue-
na forma la agresividad, ésta puede convertirse en violencia. También
existen otros factores que pueden desencadenar la violencia como son:
la ausencia de compensaciones y la intolerancia ante la frustración,
pero amba pueden superarse, con ayuda de la educación que se reciba
durante la infancia en el seno familiar. Entonces, ¿dónde podríamos
ubicar al origen de la conducta violenta en los niños?, ¿posiblemente
en la familia?
13
Abordaje de los elementos incidentes en la generación del bullying...
• La familia
Considerando que el primer grupo social con el que tiene contacto el
ser humano es la familia, resulta importante que sea educado en ella
con amor, ayudándolo a que aprenda a convivir de forma armónica,
respetuosa y tolerante con los demás, lo que le permitirá ser aceptado
en cualquier grupo donde se desenvuelva. No olvidando, que se educa
con el ejemplo Savater (2002) menciona, que, la autoridad no consiste
en mandar; etimológicamente, la palabra proviene de un verbo latino
que significa algo así como “ayudar a crecer”.
Podemos resaltar diversos motivos que contribuyen a que se mani-
fieste el bullying en esta nueva forma de educar:
• Familias disfuncionales
Padres divorciados, madres o padres solteros, padres ausentes (por
trabajo, abandono del hogar o muerte), madres adolescentes, tener un
padrastro o madrastra, el enfrentarse a cualquiera de estas situaciones
puede causar en el menor sentimiento de rencor, falta de cariño y falta
de respeto al no encontrar una figura de autoridad que establezca los
límites.
Esta falta de cariño o atención se pueden observar en algunos inte-
grantes del grupo donde se realizó la observación participante, ya que
buscan mucho estar junto a los docentes, para platicar, jugar, etc., in-
cluso algunos buscan ser llevados a trabajar a su escritorio para estar
cerca de ella.
• Acciones incongruentes de los padres
Por un lado, para que la familia cumpla su verdadero papel de educar,
se necesita que los padres adopten su papel de adultos y dejen de caer
en falsos esquemas que sólo confunden a los hijos, por ejemplo aquel
padre que pretende ser “el mejor amigo de su hijo” o la mamá que le
gusta ser vista como “la hermana, ligeramente mayor de sus hijos”, di-
chas conductas además generan problemas en los niños para tomar
una verdadera conciencia moral y social, por la crisis de autoridad a la
que son enfrentados.
14
Ada Elvis Roa Suárez
Otra contradicción en la que los padres caen frecuentemente, es
cuando aplican los castigos, ya que mientras uno de los padres impone
el castigo, el otro lo aminora o levanta; también está la otra parte, la
deestablecer a veces un castigo para alguna acción cometida indebida-
mente y en otras ocasiones ignorarlas sin aplicar ninguna sanción. Este
comportamiento de los padres, sólo les va restando autoridad, por ello
es importante que dialoguen a solas y establezcan acuerdos sobre los
límites y consecuencias (no castigos) para las acciones indebidas, que
puedan mostrar sus hijos.
• Castigos físicos y/o emocionales exagerados y/o injustos
Este tipo de acciones generan en los niños actitudes de rebeldía, odio y
agresividad (reprimida). Razón por la cual es preferible pensar bien las
cosas y no actuar de manera visceral antes de imponer la sanción, dia-
logar con él o los implicados y tratar de tomar la mejor decisión para
ambas partes a través de un dialogo que nos permita llegar a acuerdos.
Quizá algunos estudiantes de 7.° grado (de la observación partici-
pante) puedan encontrarse en una situación como esta (ya que a veces
algunas madres, le han llegado a comentar a la maestra, los castigos
que les imponen a sus hijos) sobre todo aquellos que se la pasan gol-
peando a cualquiera, en cuanto sienten no ser observados.
• Alcoholismo y drogadicción
Un ambiente de drogas y/o alcohol en casa, sólo hace posible que el
niño viva situaciones violentas, ya sea como simple espectador o en su
persona; las cuales en un futuro no muy lejano, manifestará de alguna
forma (violencia genera violencia). Por lo tanto, es importante evitar
en los hogares el consumo de éstas sustancias, pues el clima que gene-
ran impide en los niños una correcta y saludable madurez.
• Violencia intrafamiliar
Puede darse entre los padres o hacia los hijos, en cualquiera de sus mo-
dalidades, física, psicológica, verbal, sexual, etc.; cuando impera un clima
de violencia en la familia, el resultado será niños con altas posibilidades
de repetir los patrones de conducta aprendidos en casa, ya sea de vícti-
mas o victimarios, además de acumular frustración, rencor y odio.
15
Abordaje de los elementos incidentes en la generación del bullying...
La violencia intrafamiliar en Colombia resulta un tema preocupante,
es alarmante el nivel existente de violencia intrafamiliar; dejando en-
trever estos datos el grado de violencia al cual está expuesta nuestra
niñez. En base a ello, es claro que la violencia vivida en los hogares de
nuestro país, podría estar generando conductas violentas en las rela-
ciones interpersonales de nuestros discentes.
III. Consecuencias de la violencia intrafamiliar
1.
Deterioro de la autoestima en los miembros de la familia.
2.
Falta de motivación.
3.
Neurosis entre los miembros.
4.
Consumo de sustancias; alcohol y drogas.
5.
Falta de asertividad.
6.
Problemas de salud en los hijos: ansiedad, depresión, psicopatías,
sociopatías.
7.
Deserción escolar.
8.
Hijos insociables, resentidos, frustrados.
9.
Fugas del hogar a temprana edad, niños de la calle y en la calle.
10. Refugio en malas amistades.
11. Pandillerismo y delincuencia juvenil.
12. Niños víctimas de maltrato se convierten en victimarios a la edad
adulta.
13. Suicidio.
14. Temor.
16
Ada Elvis Roa Suárez
IV. El clima escolar
Según Blaya (2002) el clima escolar puede ser definido como la calidad
general de las relaciones e interacciones entre los diferentes actores de
la escuela (incluyendo tanto las relaciones entre compañeros, como las
relaciones profesores-alumnos). Galloway (cit. en Blaya, 2002) ase-
vera que hay una evidencia suficiente acerca de que el clima escolar
ejerce una poderosa influencia sobre la conducta de los pupilos. Esto
nos conduce al siguiente interrogante:
¿De qué forma el clima escolar puede influir en la conducta violenta
en los estudiantes?
Buscando las posibles respuestas a este interrogante se pueden resca-
tar las siguientes situaciones:
I. En las relaciones interpersonales entre los docentes, directivos y
personal de apoyo, se puede percibir una ruptura, la cual propicia la for-
mación de subgrupos al interior de la institución. Esto trae como con-
secuencias, malos entendidos, murmuraciones, rivalidades, etc., que si-
lenciosamente van influyendo en el comportamiento de los estudiantes.
En la escuela donde se localiza el grupo observado, existen un directivo,
diez docentes aproximadamente y personal de apoyo, divididos en cin-
co subgrupos, aunque algunos dicen que las relaciones van mejorando,
lo cierto es que hay rivalidades y resistencia al trabajo en colegiado, lo
cual está afectando silenciosamente a la población escolar.
II. El personal de la escuela mantiene poca comunicación, en lo rela-
cionado a la disciplina y convivencia de los alumnos con los padres de
familia, ya sea porque no asisten a las actividades y/o reuniones pro-
gramadas. Ello los lleva a caer en contradicciones entre uno y otro, a la
hora de reprender una conducta indebida; lo que genera en los alum-
nos confusión. También puede observarse en la escuela de estudio, a
la hora del receso, pues algunos docentes permiten ciertas conductas
durante éste, mientras otros las desaprueban, además su presencia en
el patio de la escuela es muy poca, por lo general se encuentran dentro
del salón (aislados).
III. Límites poco definidos para las distintas faltas que puedan co-
meter los alumnos, acompañados de un desconocimiento de los mis-
mos por parte de los alumnos y padres de familia. Así como un abuso
17
Abordaje de los elementos incidentes en la generación del bullying...
de las amenazas por parte de los profesores (te voy a llevar a la direc-
ción, te dejaré sin receso y no pasa nada), las cuales en su mayoría no
solucionan nada o no son cumplidas.
Esto es muy evidente para los niños del 7.° grado, porque han asistido
muchas veces a la dirección para ser sancionados por su conducta vio-
lenta y no obtienen dicha sanción, otras veces las sanciones tienen que
ser levantadas por la profesora del grupo porque fue llamada a la direc-
ción, lo que le impidió vigilar que el alumno cumpliera con la sanción.
IV. La indiferencia o apatía que los profesores y/o padres de fami-
lia que puedan mostrar ante el problema de la violencia, puede dejar
crecer el problema hasta llegar a límites insospechados. Esto también
puede observarse con algunos docentes de la escuela, que mientras no
sean sus alumnos o hijos los involucrados en el problema, prefieren
ignorarlo y muchas veces pasan de largo.
En la institución se ha visto un incremento de comportamientos no
apropiados para el contexto escolar. Es notorio que los estudiantes del
grado séptimo de la básica secundaria del Colegio Americano de Ba-
rranquilla, experimentan el acoso escolar desde muchas manifestacio-
nes, pasando por ignorar a un compañero aislándolo totalmente de los
grupos de trabajo, agredirse verbal o físicamente; se observan muchos
tipos de acoso, pero el más fuerte que se genera entre pares es el psi-
cológico. Se evidencia en los estudiantes introvertidos, tímidos; tal vez
por su forma pensar y de actuar y la forma de crianza no son capaces
de enfrentar esta situación de acoso constante.
Por estas razones, se determinó llevar a cabo un trabajo de investiga-
ción que apuntaría hacia el mejoramiento de la convivencia con la parti-
cipación activa de la comunidad, en especial, con los mismos estudiantes.
18
Capítulo segundo
Antecedentes
Todo acto en la vida tiene su lugar y su momento correcto. Así como
las enfermedades cuando son detectadas en una etapa inicial, que a
propósito es circunstancial, más fácil es su tratamiento o erradicación.
De igual manera, sucede con el bullying. Cuando el bullying está afec-
tando un grupo, los últimos en enterarse son los adultos, bien sean los
docentes o los padres de familia (Cerezo, 2005) este fenómeno sólo
llega a conocimiento de la comunidad cuando, por desgracia, suele ser
demasiado tarde, es decir, cuando las conductas de agresión y victimi-
zación están muy arraigadas y su repercusión es dramática y, en algu-
nos casos, las víctimas intentan contra su propia vida, debido al grado
de desesperación.
Los adultos son poco informados y asimismo las víctimas sufren el
maltrato de manera contínua y sistemática, sin hacer partícipes a na-
die de su situación tormentosa, lo cual les genera ansiedad.
Tal ha sido la preocupación al respecto en todos los ámbitos, es-
tratos sociales y de políticas gubernamentales a nivel local, nacional
e internacional que aproximadamente en los últimos 20 años se han
generado prolijamente investigaciones direccionadas hacia esta ángu-
lo, con el propósito de hacer una sociedad menos convulsiva, más tole-
rante, y menos agresiva.
A nivel local se resalta que, en Barranquilla, el dane (2012) realizó
un estudio sobre las víctimas de bullying, según el sexo y los diferentes
escenarios en el que son agredidos, cuyo resultado demostró que los
que más sufren de acoso escolar son los niños, y que la mayoría de los
que realizan esto, son los mismos compañeros del salón de las víctimas.
En la ciudad, en el 2012 aumentaron los casos de bullying. Cerca del
62% de los estudiantes han sido víctimas de agresiones verbales, 26%
de agresiones físicas y el 17% han recibido amenazas; pese a esto, la
19
Abordaje de los elementos incidentes en la generación del bullying...
Secretaria de Educación, en marzo realizó un estudio que arrojó como
resultado, que el 21% de los estudiantes ha intimidado a otros niños
y el 53% ha presenciado casos de intimidación; el 18 de febrero del
2013, comenzando el año escolar en Barranquilla, se registraba un
15% de estudiantes víctimas de acoso escolar. Dos meses después, de-
nuncian ante los medios un caso de bullying, ante una menor de edad,
provocado por sus compañeros de un colegio de Barranquilla, ubicado
en el barrio Cevillar.
A nivel nacional encontramos que en Colombia el tema apenas co-
mienza a ser analizado, pero sobre él existen ya algunos cálculos. Se-
gún la encuesta hecha en 2005 con las pruebas Saber del icfes, entre
cerca de un millón de estudiantes de los cursos 5.° y 9.° de colegios
públicos y privados, el 28% de los estudiantes de 5.° dijo haber sido
víctima de matoneo en los meses anteriores a la prueba, él confesó ha-
berlo ejercido y el haber sido testigo del mismo.
En 9.°, las víctimas fueron más o menos el 14%, los victimarios el
19% y los testigos el 56%.
De manera particular para el caso de Bogotá los casos de acoso es-
colar no distinguen estrato, sexo o raza. Según un estudio de Stop Bu-
llying Colombia, a cargo de Ricardo Ruidiaz, en el que se realizaron
1.500 encuestas y entrevistas a estudiantes de colegios públicos y pri-
vados, solo en el 2013 se registraron 571 casos de violencia escolar.
Según Saldarriaga (cit. en Cerezo, 2005), profesora del Departa-
mento de Sicología de la Universidad de los Andes, los efectos del acoso
escolar hacia un niño en etapa escolar son graves. “Lo marcan en su
relación social, lo hacen aislarse de los demás; sienten que no valen
nada y eso se convierte en un precursor de otros trastornos, incluso de
pensar en suicidarse” (p. 54).
Según la Secretaría de Educación de Bogotá (2013), durante el 2013
el Sistema de Alertas de la estrategia rio registró un total de 194 ca-
sos de hostigamiento escolar en los colegios del Distrito y en lo que
ha corrido del 2014 ya van 25. Para atender la problemática llegaron
234 orientadores nuevos, y se espera que al final de la administración
se cuente con 1.500. También se incrementaron las unidades móviles
para la atención de estos casos de 5.° a 9.°, y la meta es llegar a 15 al
final del cuatrienio.
20
Ada Elvis Roa Suárez
En Colombia; también se habla de Aulas en Paz (pap), es un progra-
ma multicomponente que busca prevenir la agresión y promover for-
mas de convivencia pacífica por medio del desarrollo de competencias
ciudadanas en los niños y niñas.
Aulas en Paz busca trabajar en varios frentes: (1) capacitación a do-
centes, practicantes y voluntarios; (2) implementación en el aula de
clase, donde los docentes trabajan con todos los niños actividades para
el desarrollo de competencias ciudadanas; (3) talleres de refuerzo a
cargo de voluntarios y/o practicantes, donde se trabaja en pequeños
grupos heterogéneos con cuatro niños prosociales y dos niños con pro-
blemas de agresión; (4) talleres con todas las familias de los cursos
donde se implementa el programa y reuniones adicionales de refuerzo
con las familias de los niños más agresivos de cada salón.
El componente focalizado (talleres de refuerzo con los estudiantes
agresivos y sus familias) es uno de los principales valores agregados
del programa, pues refuerza el aprendizaje de competencias ciudada-
nas en aquellos niños más agresivos y sus familias. En evaluaciones
preliminares, éstos estudiantes han demostrado cambios positivos a
lo largo del año, como disminución de sus comportamientos agresivos
y aumento de su círculo de amistades (Ramos, Nieto y Chaux, 2007).
Adicionalmente, las actividades de Aulas en Paz son producto de un
proceso de investigación previo, y se centran en el aprendizaje práctico
y significativo para la vida cotidiana de los docentes, los estudiantes y
sus familias.
De acuerdo con los resultados de la Prueba Saber Pro, en Colombia,
casi la mitad de los niños o niñas sostuvieron que sus compañeros dis-
criminan a otros. El 35% de ellos dijo haber sido víctima y el 22% ma-
nifestó haber intimidado a alguien, lo que evidencia que más del 50%
de los niños, niñas y adolescentes colombianos pueden verse involu-
crados como víctimas o victimarios en estos escenarios de violencia y
por lo tanto, ambos requieren apoyo y protección.
Cuando se presentan casos de intimidación escolar, normalmente
la atención de educadores, profesionales y familiares recae principal-
mente sobre las víctimas, quienes necesitan de manera inmediata pro-
tección tanto psicológica, como física y afectiva. Pero, ¿qué pasa con los
niños, niñas o adolescentes que cumplen el rol de agresor? Rosales
(2015) considera que así como el apoyo hacia las víctimas de bullying
de e ser eficaz y oportuna. Hay que ayudar a los niños que están pre-
21
Abordaje de los elementos incidentes en la generación del bullying...
sentando comportamientos abusivos porque puede ser que su actitud
se deba a alguna actitud agresiva contra ellos, la cual los motiva a de-
fenderse. Esta ayuda debe ser inmediata porque puede traerles a estos
niños problemas para relacionarse, problemas que pongan en riesgo
sus vidas, pueden vincularse a pandillas y pueden llegar a ser consumi-
dores de sustancias psicoactivas (Ramos, Nieto y Chaux, 2007).
Las consecuencias de la intimidación escolar, así ésta no parezca tan
grave a simple vista, pueden ser nefastas. Si estas situaciones no se
detienen a tiempo, los niños y las niñas que las padecen pueden em-
pezar a tener problemas de depresión, bajo rendimiento académico,
baja autoestima e incluso pueden llegar a desarrollar conductas muy
violentas y autoagresivas.
Una vez que se presenta e identifica un caso de intimidación escolar,
las defensorías de familia, comisarías o inspecciones de policía debe-
rán realizar la apertura de la historia socio-familiar y la valoración in-
tegral del niño, niña o adolescente y de su grupo familiar y finalmente,
adoptar las medidas de restablecimiento de derechos. Posteriormente
las defensorías deberán realizar el seguimiento, verificar el restable-
cimiento efectivo de los derechos y realizar el cierre del caso (Ramos,
Nieto y Chaux, 2007).
I. Instituciones educativas,
responsables de la protección de las niñas y los niños
La problemática de acoso escolar en el país, si bien es una situación
que requiere de la responsabilidad y compromiso de todos los entes
del Estado, son los colegios, las escuelas e instituciones educativas en
general, los actores principales para prevenir, detectar y atender la in-
timidación escolar. “Los niños aprenden en la medida en que o servan
qué sucede a su alrededor. Entonces el colegio es responsable de lo que
ocurra en todos los entornos donde están, no solamente al interior del
aula” (Rosales, 2015, p. 43).
Rosales (2015, p. 48) agrega que,
también hay que o servar qué tipo de relación tienen los profesores con los
niños, si los maestros tienen relaciones abusivas con los estudiantes, ellos
van a tener relaciones abusivas entre sí, si los profesores tienen relaciones
groseras con los padres de familia, o los padres con los profesores, entonces
22
Ada Elvis Roa Suárez
eso se repetirá en el contexto, así que el llamado es a la coherencia en la acción
en el marco del colegio, y es éste el que debe estar muy atento a identificar las
acciones para prevenirlas tempranamente.
Entre tanto, el Código de la Infancia y la Adolescencia, en su artículo 43,
obliga a las instituciones educativas a proteger a los niños, las niñas y
los adolescentes contra toda forma de maltrato, agresión física o psi-
cológica, humillación, discriminación o burla por parte de los demás
compañeros y de los profesores. Igualmente, el Código obliga a las ins-
tituciones a establecer en sus reglamentos correctivos y efectivos para
impedir la agresión física o psicológica y a denunciar cualquier acto de
esta índole (Ramos, Nieto y Chaux, 2007).
II. Cuando el testigo silencioso
se vuelve un garante de derechos
Los especialistas aseguran que cuando se presentan casos de intimida-
ción escolar existen tres grupos importantes a quienes hay que direc-
cionar todas las estrategias para la prevención de esta problemática.
Ellos son: las víctimas, los intimidadores y los testigos silenciosos u
observadores, quienes son aquellos niños o niñas, que presencian las
situaciones de acoso y no intervienen ni directa o indirectamente.
La Prueba Saber Pro realizada en el país en 2012, evidencia cómo
en el quinto grado más de la mitad de los niños y a casi la mitad de las
niñas no les importaba, o inclusive, se divertían viendo el maltrato de
algunos de sus compañeros y compañeras. Otros estudios en el tema
aseguran que el porcentaje de menores de edad que son testigos de
hechos relacionados con acoso escolar se encuentra entre el 60 y el
70%, situación que potencia al agresor puesto que ellos se convierten
en su audiencia.
Por ello, es importante que quienes presencian esto no se reían jun-
to al agresor en el momento de la intimidación, comunicar a un adulto
lo sucedido y servir de audiencia para quien comete estas agresiones.
De acuerdo con los resultados de la Prueba Saber Pro, en Colombia,
casi la mitad de los niños o niñas sostuvieron que sus compañeros dis-
criminan a otros.
23
Abordaje de los elementos incidentes en la generación del bullying...
El 35% de ellos dijo haber sido víctima y el 22% manifestó haber
intimidado a alguien, lo que evidencia que más del 50% de los niños,
niñas y adolescentes colombianos pueden verse involucrados como
víctimas o victimarios en estos escenarios de violencia y por lo tanto,
ambos requieren apoyo y protección.
Cuando se presentan casos de intimidación escolar, normalmente
la atención de educadores, profesionales y familiares recae principal-
mente sobre las víctimas, quienes necesitan de manera inmediata pro-
tección tanto psicológica, como física y afectiva. Pero, también se hace
necesario ayudar a los niños que están presentando comportamien-
tos abusivos porque puede ser que su actitud se deba a alguna actitud
agresiva contra ellos, la cual los motiva a defenderse.
Esta ayuda debe ser inmediata porque puede traerles a estos niños
problemas para relacionarse, problemas que pongan en riesgo sus vi-
das, pueden vincularse a pandillas y pueden llegar a ser consumidores
de sustancias psicoactivas (Ramos, Nieto y Chaux, 2007).
Las consecuencias de la intimidación escolar, así ésta no parezca tan
grave a simple vista, pueden ser nefastas. Si estas situaciones no se
detienen a tiempo, los niños y las niñas que las padecen pueden em-
pezar a tener problemas de depresión, bajo rendimiento académico,
baja autoestima e incluso pueden llegar a desarrollar conductas muy
violentas y auto agresivas.
La intensidad del bullying puede ser variable, pero si no se detie-
ne a tiempo, puede traer consecuencias graves tanto para las víctimas
como para los intimidadores. En el tema del acoso escolar, hemos ido
entendiendo que el victimario también es víctima, es otro niño, hay
que analizar qué pasa con el entorno de ese niño porque puede ser
que sus padres no estén al tanto de lo que hace, puede ser que venga
de un ambiente violento, entonces hay que mirar qué sucede con ese
pequeño. Antes decíamos “eso es cosa de niños, lo hizo como un chis-
te”, ahora somos conscientes de que es un tema delicado y que debe ser
visto desde ambas partes (Pineros, 2010, p. 53).
Una vez que se presenta e identifica un caso de intimidación escolar,
las defensorías de familia, comisarías o inspecciones de policía debe-
rán realizar la apertura de la historia socio-familiar y la valoración in-
tegral del niño, niña o adolescente y de su grupo familiar y finalmente,
adoptar las medidas de restablecimiento de derechos. Posteriormente
las defensorías deberán realizar el seguimiento, verificar el restableci-
miento efectivo de los derechos y realizar el cierre del caso.
24
Ada Elvis Roa Suárez
III. Instituciones educativas, responsables
de la protección de las niñas y los niños
La problemática de acoso escolar en el país, si bien es una situación
que requiere de responsabilidad y compromiso de todos los entes del
Estado, son los colegios, las escuelas e instituciones educativas en ge-
neral, los actores principales para prevenir, detectar y atender la inti-
midación escolar.
Se hace necesario observar qué tipo de relación tienen los profe-
sores con los niños, si los maestros tienen relaciones abusivas con los
estudiantes, ellos van a tener relaciones abusivas entre sí, si los profe-
sores tienen relaciones groseras con los padres de familia, o los padres
con los profesores, entonces eso se repetirá en el contexto, así que el
llamado es a la coherencia en la acción en el marco del colegio, y es éste
el que debe estar muy atento a identificar las acciones para prevenirlas
tempranamente.
Entre tanto, el Código de la Infancia y la Adolescencia, en su artículo
43, obliga a las instituciones educativas a proteger a los niños, las niñas
y los adolescentes contra toda forma de maltrato, agresión física o psi-
cológica, humillación, discriminación o burla por parte de los demás
compañeros y de los profesores. Igualmente, el Código obliga a las ins-
tituciones a establecer en sus reglamentos correctivos y efectivos para
impedir la agresión física o psicológica y a denunciar cualquier acto de
esta índole.
IV. Cuando el testigo silencioso
se vuelve un garante de derechos
Los especialistas aseguran que cuando se presentan casos de intimida-
ción escolar existen tres grupos importantes a quienes hay que direc-
cionar todas las estrategias para la prevención de esta problemática.
Ellos son: las víctimas, los intimidadores y los testigos silenciosos u
observadores, quienes son aquellos niños o niñas, que presencian las
situaciones de acoso y no intervienen ni directo o indirectamente.
La Prueba Saber Pro realizada en el país en 2012, evidencia cómo
en el quinto grado más de la mitad de los niños y a casi la mitad de las
niñas no les importaba, o inclusive, se divertían viendo el maltrato de
algunos de sus compañeros y compañeras.
25
Abordaje de los elementos incidentes en la generación del bullying...
Otros estudios en el tema aseguran que el porcentaje de menores
de edad que son testigos de hechos relacionados con acoso escolar se
encuentra entre el 60 y el 70%, situación que potencia al agresor pues-
to que ellos se convierten en su audiencia. Por ello, es importante que
quienes presencian esto no se reían junto al agresor en el momento de
la intimidación, comunicar a un adulto lo sucedido y servir de audien-
cia para quien comete estas agresiones.
Existe un número cada vez mayor de estudios sobre el bullying en la
región de América Latina que demuestra que es un problema crítico y
serio a nivel individual, escolar y social.
Se considera que una persona experimenta el bullying cuando es
acosada, molestada o agredida de una manera continua y deliberada,
lo cual le causa dolor físico y emocional. De hecho, uno de los estudios
de mayor alcance -que midió la prevalencia de este fenómeno en la re-
gión y la comparó con el resto del mundo, en base a datos de Naciones
Unidas- llegó a la conclusión de que América Latina es la región con los
niveles más altos de bullying escolar.
En noviembre de 2011 Cartoon Network lanzó en América Latina
una campaña de concienciación sobre el problema de acoso escolar, el
cual se llama “Basta de bullying, no te quedes callado”, la primera ini-
ciativa de este tipo coordinada a nivel regional.
Este año Cartoon Network y sus socios regionales, entre ellos, Plan
Internacional, editaron una innovadora guía didáctica, así como dos
anuncios de servicio público, para hacer frente al bullying, proporcio-
nando a estudiantes, padres de familia, maestros y directivos de las
escuelas consejos prácticos para poner un alto al problema que afecta
a más de la mitad de los estudiantes de toda América Latina.
En Panamá, a este movimiento se suma la Fundación Relaciones Sa-
nas. Esta fundación es una entidad sin fines de lucro con el propósito
de fortalecer el mejoramiento de la salud mental del individuo, de la
pareja y de la familia en Panamá, a través de programas con misiones
sociales en beneficio de diversas necesidades comunitarias. “Hay di-
versos tipos de bullying. Entre ellos se encuentran el físico, que incluye
golpes, patadas, destruir útiles escolares, etc.” (Dolande, cit. en Cere-
zo, 2005, p. 64).
También ésta el verbal que está relacionado con rumores, insultos
y amenazas. Otro tipo es el emocional que consiste en burlas sobres
rasgos físicos, enfermedades, gustos personales, familia, religión, raza,
26
Ada Elvis Roa Suárez
discapacidad, etc. Un cuarto tipo de bullying es el cibernético, a través
de Internet de manera directa o anónima. Otras investigaciones reali-
zadas en un ámbito más amplio (internacional) son las que se tienen
de los inicios del bullying (Dolande, cit. en Cerezo, 2005). El docente
debe analizar las características socio-afectivas del grupo de iguales,
la detección de situaciones de abusos entre escolares y a través de los
resultados, elaborar propuestas pertinentes y eficaces para su inter-
vención y minimización del problema.
Estas agresiones se incrementan en estratos más bajos por razones
como la afición a barras futboleras, la orientación sexual, la raza, la
discapacidad o la condición económica, mientras que en estratos altos
juegan más aspectos como la apariencia física entre otros.
Hay algunos estudios cuyo interés, además de verificar la medida
en que difieren de lo encontrado en México, estriba en el hecho de que
se realizaron en países y comunidades en los que se puede asumir que
comparten alguna característica con nuestro país. Los resultados que a
continuación se presentan provienen de alumnos que hablan español
y/o viven en un país en vías de desarrollo.
Nicaragua: Un estudio dirigido por Ortega (1998) sobre violencia
entre iguales, cuya muestra es representativa de la población estudian-
til del nivel primario en Managua, encuentra datos que, al compararlos
con los del inee, se observa que la magnitud para México es menor.
27
Abordaje de los elementos incidentes en la generación del bullying...
La proporción de nicaragüenses y mexicanos que reportaron haber
sido robados es muy similar (48,3% en los primeros, y 46,4 y 43,65%
en los alumnos de las primarias y secundarias mexicanas, respectiva-
mente); de hecho podría asumirse que es prácticamente la misma si
se considera la variación en la precisión del porcentaje debido a los
intervalos de confianza del dato puntual.
Sin embargo, no ocurre lo mismo en la recepción de golpes (37,5%
en Nicaragua, 17 y 14,1% en las primarias y secundarias mexicanas,
respectivamente) y amenazas (25,5% en el país centroamericano y
13,1% en alumnos de secundaria del nuestro), cifras que difieren prác-
ticamente el doble.
Brasil: Un estudio realizado en Brasil (Abramovay, cit. en Cerezo,
2000), que incluyó muestras de cuatro capitales y el Distrito Federal,
señala que 4,8% de los alumnos manifestaron que en el último año ha-
bían sido golpeados en su escuela, cifra muy inferior al 17 y 14% de los
estudiantes mexicanos de primaria y secundaria que indicaron haber
sido lastimados físicamente en el ciclo escolar previo.
Con respecto a la conducta de robo, en Brasil se reporta una tenden-
cia parecida a la observada en México: 58,2% de los brasileños dije-
ron que habían sido víctimas de esta agresión, mientras que sólo 4,8%
aceptó haber robado; 40% de los mexicanos manifestaron haber sido
robados y sólo entre uno y dos de cada diez aceptaron haber robado
algún objeto o dinero. La tendencia es la misma, aunque las proporcio-
nes de participación son mayores en Brasil.
Canarias y España: El Instituto Canario de Evaluación y Calidad Edu-
cativa (icec, 2005) presenta otro estudio con una muestra represen-
tativa de alumnos y docentes de secundaria, en donde se observa que
15,77% de los profesores de esa comunidad reportó que los conflictos
en su escuela tenían que ver con violencia del alumnado. En esos tér-
minos, la comparación entre la percepción de los maestros indicaría
una magnitud mayor en el dato correspondiente a nuestro país, donde
63% de los docentes manifiesta que en su escuela se registran peleas
donde hay la presencia de golpes, aunque su frecuencia es muy baja.
No hay que olvidar, sin embargo, que muchos estudios han encon-
trado consistentemente -incluido el del inee- que la percepción de los
docentes sobre la magnitud de violencia que se vive en las escuelas
suele tener sesgos en el sentido de que los profesores tienden a mini-
mizar el problema.
28
Ada Elvis Roa Suárez
En el caso de los datos obtenidos en los alumnos de secundaria, el
estudio de Canarias utilizó una escala para explorar el grado en que se
dan las peleas entre personas, en ese caso los porcentajes se compor-
taron tal como se observa.
El cuestionamiento utilizado en ese instrumento no habla de golpes
estrictamente, sino del término más genérico “peleas” y es posible que
en ellas los estudiantes también incluyeran las de naturaleza verbal,
tal vez eso explica que son muy pocos los que señalaron la categoría
de “ninguna”.
Esto es diferente de lo que pasa en México, donde aproximadamente
dos de cada diez alumnos participan o son víctimas de peleas con gol-
pes; en Canarias, por el contrario, más de seis de cada diez afirman que
estas riñas suceden con distinta frecuencia (si se suman las tres cate-
gorías de la escala). En este caso, la comparación muestra una magni-
tud menor en nuestro país.
Por el contrario, existe otro estudio en España coordinado por una
organización denominada Defensor del Pueblo avalado por la unicef,
que no necesariamente conduce a la misma conclusión. Ese trabajo
cuenta con un diseño muy sólido y tiene representatividad nacional en
la educación secundaria, la muestra incluyó 3.000 estudiantes de 300
escuelas secundarias obligatorias; tiene la fortaleza adicional de con-
29
Abordaje de los elementos incidentes en la generación del bullying...
tar con dos mediciones en el tiempo, lo que permite apreciar la evolu-
ción de la problemática en el periodo comprendido entre 1999 y 2006.
Al comparar ambos estudios, uno de los resultados alentadores para
España es que al parecer la tendencia en algunas manifestaciones de
violencia indica una reducción con respecto de los datos disponibles
de la primera medición. Ello permite asumir que las políticas preven-
tivas y las líneas de intervención en la escuela pueden impactar positi-
vamente en la magnitud con la que se manifiesta esta problemática en
la escuela.
La siguiente gráfica, ofrece resultados del inee y del estudio espa-
ñol. En esta comparación, que parece más pertinente por la coinciden-
cia en las acciones violentas sobre las que se preguntó a los alumnos de
que fueron objeto, hay señales de que el problema tiene una magnitud
mayor en México, específicamente en algunas situaciones que hacen
referencia en la siguiente representación.
Aproximadamente la misma cantidad de estudiantes mexicanos de pri-
maria reportan burlas constantes (24,2%) en comparación con los es-
pañoles de secundaria que indican ofensas o ridiculizaciones (26,7%),
mientras que el porcentaje de mexicanos de este último nivel educati-
vo es menor, ya que quienes manifestaron esta situación representan
alrededor de la mitad que los anteriores (13,6%).
30
Ada Elvis Roa Suárez
En cuanto a haber sido lastimado físicamente, que es la manifesta-
ción de violencia por antonomasia, las diferencias en puntos porcen-
tuales entre alumnos de primaria y secundaria mexicanos no parecen
muy importantes: 17 y 14,1% respectivamente, pero considerando los
intervalos de confianza que reporta el propio inee, se puede afirmar
que son estadísticamente significativas (en primaria el valor real se en-
cuentra entre 16,3% y 17,8%, mientras que en secundaria entre 13,6%
y 14,5%), por ello es muy probable que el porcentaje de alumnos es-
pañoles que han vivido la misma situación (4,4%) difiera significativa-
mente de los mexicanos en cualquiera de los niveles educativos.
Otro aspecto donde la diferencia es muy clara es en el robo. La inci-
dencia reportada por los estudiantes mexicanos de ambos niveles edu-
cativos es similar (46,4% y 43,6%), pero es cerca de tres veces mayor
que la de España (16%), sin duda es también desfavorable la situa-
ción en esta comparación. El tema de las amenazas no es tan distinto al
anterior, nuestros alumnos de secundaria reportan alrededor de seis
puntos porcentajes más que los españoles.
Finalmente, hay otros trabajos (Smith, Morita, Junger-Tas, Olweus,
Catalano y Slee, cits. en Stys, 2004) que hallan que en Canadá y Es-
tados Unidos la magnitud de violencia es muy similar pero, al mismo
tiempo, afirman que es mayor que en los países europeos. La compa-
ración hecha aquí entre España y México apunta en el mismo sentido,
es decir, nuestro país muestra porcentajes de incidencia mayores a los
europeos y llama la atención que también en el caso de la investigación
de Nicaragua los niveles de violencia son igualmente altos en compara-
ción con los estudios de España.
31
Capítulo tercero
Justificación
Es de pleno conocimiento que en esta sociedad estamos expuestos a
aprender de todo del medio en el que nos desenvolvemos, bien sea
porque nos enseñan, por la experiencia que se adquiere en la cotidia-
nidad; de igual forma el Bullying hace parte del diario quehacer en las
escuelas.
En la actualidad, hay factores que contribuyen a que éste se siga ges-
tando en la formación de cada escolar; dentro de éstos factores encon-
tramos, en primera instancia, la falta de límites en el hogar; cuando un
joven no tiene consecuencias de sus actos, es frecuente que aprenda a
no regular su comportamiento y así hace lo que él quiere, porque sabe
que no va a tener una amonestación.
Según Barudy (1998, p. 53) “el modelo social que proporcionan los
padres es crucial en la vida de los educandos”. En segundo plano, el
hecho de pasar de ser “bulleado” a “bully”, es el temor de ser agredido
que convierte a muchos estudiantes en agresores. Esto ha aumentado
considerablemente el número de agresores y testigos, pues, es el mie-
do lo que los lleva, en ocasiones, a la hostilidad. Por último, la violencia
intrafamiliar; al vivir en un ambiente familiar no agradable para su for-
mación integral puede generar agresividad en los niños y un resenti-
miento por la vida, lo cual los tornará en en agresores escolares.
Vale la pena resaltar que el ejemplo, es la mejor manera de educar y
así al ser adultos felices, serán estudiantes, niños y jóvenes felices, que
respeten a los demás.
Sin embargo, somos conocedores de las acciones violentas que nos
muestran los medios de comunicación, resultado de las múltiples in-
consistencias de la realidad de nuestro país, tales como la presencia
de grupos alzados en armas que se infiltran en la comunidades más
débiles sometiéndolas y aprovechándose de las necesidades que éstas
33
Abordaje de los elementos incidentes en la generación del bullying...
tienen; un ejemplo claro, es el hogar donde ambos padres deben salir
a trabajar y los hijos quedan solos o a cargo de sus vecinos, momen-
tos que son aprovechados por los jóvenes para buscar “una solución” a
esta problemática.
Por lo anteriormente expuesto, esta investigación va direccionada
a clarificar los elementos que inciden en la generación del bullying, y
de qué manera se pueden diseñar e implementar estrategias que per-
mitan una sana convivencia y verdadera toma de conciencia por parte
de la familia, el estudiante y actores de la instituciones (docentes-estu-
diantes y directivos).
I. Pregunta científica
¿Cómo abordar eficazmente los elementos incidentes en la generación
del bullying en los estudiantes de séptimo grado del Colegio Americano
de Barranquilla para diseñar estrategias asertivas tendientes a superar
esta problemática?
II. Objeto de estudio
Situaciones de convivencia en los estudiantes de séptimo grado del
Colegio Americano de Barranquilla.
III. Campo de estudio
Diseño de estrategias que contrarresten el bullying en el Colegio
Americano de Barranquilla en estudiantes de séptimo grado.
IV. Objetivos
A. Objetivo general
Diseñar estrategias tendientes a superar la problemática del bullying,
después de haber analizado los elementos incidentes en los estudian-
tes de séptimo grado del Colegio Americano de Barranquilla.
34
Ada Elvis Roa Suárez
B. Objetivos específicos
• Categorizar los tipos de maltratos que se presentan en los estu-
diantes de séptimo grado.
• Operacionalizar las estrategias pertinentes que contribuyan al me-
joramiento de las relaciones interpersonales entre los estudiantes
y la sana convivencia en la comunidad.
• Monitorear la eficacia y efectividad de las estrategias implementa-
das en la problemática relacionada con el bullying con base en el
método acción-reflexión
35
Capítulo cuarto
Marco teórico
Desde el mismo momento en que un niño ingresa a una escuela está re-
cibiendo el título de estudiante. Esto implica deberes y derechos tanto
para la institución como para sus padres. De igual manera para ellos sig-
nifica circunscribirse a un contexto, a unas regulaciones, a unas normas.
Al entrar en interacción empiezan a confluir todas esas diversidades
de las cuales hablamos anteriormente y es en este momento cuando se
generan las afinidades o las diferencias; las afinidades aparentemente
no son generadoras de situaciones problémicas, pero sí las diferencias,
porque estas provocan fricciones, divergencias, conflictos que afectan
la sana convivencia de un aula o de toda una comunidad educativa.
A lo largo de la historia, siempre ha habido conflictos en el aula, pero
lo que llama altamente la atención es el grado de complejidad de esos
conflictos, de esas fricciones como también la frecuencia con que esos
eventos se generan y toman lugar en el salón de clases, con nombres
o denominaciones diferentes, como el de la actualidad, bullying. El bu-
llying se caracteriza por ser intencionado y persistente de un estudian-
te o grupo de ellos hacia otro estudiante sin que medie provocación
ni posibilidad de respuesta. De igual manera, es el uso de la fuerza o
coerción para abusar o intimidar a otros y el comportamiento puede
ser habitual e involucrar un desbalance de las fuerzas sociales o físicas.
Puede incluir un abuso, amenaza o asalto físico. Puede estar dirigido
repetitivamente hacia una víctima en particular en campos de clases,
razas, religiones, géneros, sexualidad, apariencia física, comportamien-
tos, habilidades o en la cibernética.
El bullying presenta la característica de ser repetitivo, pues se causa
una molestia constante a una víctima, no se hace con la intención de
jugar sino con intención de agredir, es un tema de poder y en él hay
siempre un superior y un inferior. Entre hombres la situación es más
37
Abordaje de los elementos incidentes en la generación del bullying...
física, se actúa por impulso, no se agrede entre el círculo de amigos y
tiene que ver con las capacidades o talentos del otro, sus insultos ha-
cen referencia a la masculinidad. En el caso de las mujeres es más de
traición entre amigas, es emocional, la agresión es pasiva y los insultos
hacen referencia a los atributos físicos.
El termino bullying, Olweus (1993), considerado como el pione-
ro “en el estudio de la intimidación” y su investigación; él ha pasado
varias décadas investigando el tema de la intimidación para ayudar a
proteger a los niños en las escuelas y aplicación de valores.
En 1970 inicia su primera investigación mundial intimidación sisté-
mica; éstos resultados fueron publicados en un libro de Suecia en 1973
y en Estados Unidos en 1978 con el título de La agresión en las escuelas:
Los bullyies y niños agresivos. En 1981 la protección de los Derechos
Humanos propuso la promulgación de una ley contra el acoso en las
escuelas, para que los estudiantes pudieran evitar la humillación repe-
tida y los implicados en bullying.
En 1983 tres adolescentes en el norte de Noruega murieron por
suicidios, dando inicio a una campaña nacional contra el acoso en las
escuelas, como resultado, la primera versión del Programa de Preven-
ción de Acoso Olweus. En 1990 los argumentos que planteaba Olweus
sobre el acoso fueron llevados al parlamento de Suecia y Noruega.
En ese mismo año (1990) por el éxito logrado en el norte de Europa,
la prevención de la intimidación fue llevada a los Estados Unidos en co-
laboración con colegas norteamericanos para evaluar e implementar
el programa en dicho país.
Considerando que la investigación sobre el tema empezó sus acer-
camientos en Europa en la década de los años setenta bajo los estudios
de Dan Olweus, actualmente hay una importante producción en inves-
tigación internacional y contamos con valiosos aportes desde la teoría
para la comprensión del fenómeno de la violencia escolar.
En la región Iberoamericana podemos destacar los trabajos de Mi-
riam Abramovay, en Brasil los de Alfredo Furlan y Silvia Ortega, en
México Rosario Ortega así como en Nicaragua y España; en Asia se
destacan los trabajos de Johi y Morita y de Mitsuri Taki. Estos espe-
cialistas coinciden al manifestar que:
Las familias han cambiado, sin embargo la escuela continua interpelando a
un modelo de familia que prevalecía hace 50 años atrás, en el cual las madres
se ocupaban de los niños y transcurrían; que uno de los grandes obstáculos
38
Ada Elvis Roa Suárez
para enfrentar el problema de la violencia en las escuelas es la falta de sentido
de pertenencia a este espacio social, el sistema educativo tiene enormes
dificultades para aceptar y relacionarse con los jóvenes y las familias de los
sectores menos favorecidos, en Latinoamérica se tiene una cultura machista
donde la fuerza y el poder son cualidades que se incita a exponer (Abramovay,
cit. en Cerezo, 1997, p. 54).
De igual forma encontramos autores que también han estudiado este
mismo fenómeno, Alfred Adler, quien llama a su teoría “psicología
individual”, poniendo mucho énfasis en el complejo de inferioridad
aumentando en su ámbito escolar los sentimientos asociados a este
complejo: baja autoestima, depresión, sentimiento de minusvalía, in-
defensión, etc.
Adler (cit. en Cerezo, 2000) recomienda la psicoterapia para au-
mentar en los jóvenes sentidos del yo más fuerte lo que le permitirá
a través de su complejo de superioridad defenderse y saberse como
alguien importante y valioso.
Éste autor también señala que, con el bullying los niños desarrolla-
rán un estilo de vida pasivo, evitativo, inseguro, lleno de miedo, depen-
diendo de la personalidad de cada quien, este tipo de conducta durante
la adolescencia puede ser bastante peligrosa, pues podría conducir in-
cluso hasta el suicidio.
Entre otros teóricos podemos citar a Ortega (1998), quien define
el bullying como un fenómeno de agresividad injustificada que cursa
con mayor o menor nivel de gravedad, pero siempre es violento porque
pervierte el orden esperable de elaciones sociales; lo que hemos llama-
do la reciprocidad moral esperable entre iguales.
Es un juego perverso de dominio-sumisión que cuando, se mantiene
de forma prolongada y da lugar a procesos de victimización, con lo que
ello significa de deterioro psicológico de la personalidad de la víctima
y de deterioro moral del agresor. Coincide en afirmar que se caracte-
riza por una víctima indefensa atacada por uno o varios agresores con
intencionalidad mantenida de hacer daño, crueldad; desigualdad de
poder y persistencia de la agresión en la relación perversa de dominio-
sumisión (Ortega, 1998).
39
Capítulo quinto
Marco legal
El fenómeno del bullying aparentemente es una problemática de poca
importancia para algunas personas, no pasa de ser una montadera de
uno o unos contra otro u otros. El bullying va más allá, tiene implicacio-
nes en diversos campos de la vida de una persona, como por ejemplo,
en lo social, en lo sicológico, en lo emocional y hasta en lo legal, entre
otros. El componente legal no se puede dejar a un lado porque la vida
de un ser social como es el hombre está, como se expresó anterior-
mente, regentada por una normatividad, unas leyes, las cuales deben
ser seguidas y respetadas, en pro del bienestar común y de una buena
convivencia en sociedad.
El bullying ha dejado huellas tan nefastas en la vida de muchos es-
colares, como lo evidencian las estadísticas oficiales a nivel nacional e
internacional, hasta tal punto que nuestros legisladores se han preocu-
pado por reglamentar estos actos inapropiados que atentan contra la
sana convivencia, apoyándose en los derechos internacionales ddhh.
La Constitución Nacional es nuestra Carta Magna; por lo tanto, cual-
quier normatividad particular debe estar enmarcada dentro de ella
(art. 4.°). A nivel educativo, el orden jerárquico es Carta Magna, Ley
General de Educación, Proyecto Educativo Institucional -pei- y por úl-
timo los Proyectos Pedagógicos.
Una muestra de lo anterior, se ve reflejado en la Constitución Na-
cional de Colombia (1991) cuando expresa que el estado reconoce, sin
discriminación alguna la primacía de los derechos inaliena les de la
persona. Por otra parte, referenciamos la Ley 1098 de 2006 -Ley de
Infancia y de Adolescencia- en su aparte, el cual explícita “los niños,
niñas y adolescentes tienen derecho a ser protegidos contra todas las
acciones o conductas que causen muerte, daño o sufrimiento físico, se-
xual o sicológico...” (art. 18).
41
Abordaje de los elementos incidentes en la generación del bullying...
Además, encontramos una fuerte pronunciación acerca del bullying
en la Ley 1620 de 2013, amparada por la Ley General de Educación en
su artículo 87, cuando define el término bullying como “conducta ne-
gativa, intencional, metódica y sistemática de agresión, intimidación,
humillación...”,
Por la cual se crea el sistema nacional de convivencia escolar y formación
para el ejercicio de los derechos humanos, la educación para la sexualidad y
la prevención y mitigación de la violencia escolar” -el congreso de Colombia
decreta: capitulo i disposiciones generales: Art.
1: Objeto. El objeto de
esta Ley es contribuir a la formación de ciudadanos activos que aporten
a la construcción de una sociedad democrática, participativa, pluralista e
intercultural, en concordancia con el mandato constitucional y la Ley General
de Educación, Ley 115 de 1994- mediante la creación del sistema nacional
de convivencia escolar y formación para los derechos humanos, la educación
para la sexualidad y la prevención y mitigación de la violencia escolar, que
promueva y fortalezca la formación ciudadana y el ejercicio de los derechos
humanos, sexuales y reproductivos de los estudiantes, de los niveles educativos
de preescolar, básica y media: y prevenga y mitigue la violencia escolar y el
embarazo en la adolescencia (Ley 1620 de 2013, párrfs. 1-6).
Art. 2. En la presente Ley se entiende por: Competencias ciudadanas, como
el conjunto de conocimientos y de habilidades cognitivas, emocionales y
comunicativas que, articulados entre sí, hacen posible que el ciudadano actúe
de manera constructiva en una sociedad democrática.
Educación para el ejercicio de los derechos humanos, sexuales y repro-
ductivos: Es aquella orientada a formar personas capaces de recono-
cerse como sujetos activos titulares de derechos humanos sexuales y
reproductivos con la cual desarrollarán competencias para relacionar-
se consigo mismo y con los demás, con criterios de respeto por sí mis-
mo, por el otro y por el entorno, con el fin de poder alcanzar un estado
de bienestar físico, mental y social que les posibilite tomar decisiones
asertivas, informadas y autónomas para ejercer una sexualidad libre,
satisfactoria, responsable; en torno a la construcción de su proyecto de
vida y a la transformación de las dinámicas sociales, hacia el estableci-
miento de relaciones más justas democráticas y responsables.
Acoso escolar o bullying: Conducta negativa, intencional metódica y
sistemática de agresión, intimidación, humillación, ridiculización, di-
famación, coacción, aislamiento deliberado, amenaza o incitación a la
violencia o cualquier forma de maltrato psicológico, verbal, físico o por
42
Ada Elvis Roa Suárez
medios electrónicos contra un niño, niña o adolescente, por parte de
un estudiante o varios de sus pares con quienes mantiene una relación
de poder asimétrica, que se presenta de forma reiterada o a lo largo de
un tiempo determinado. También puede ocurrir por parte de docentes
contra estudiantes, o por parte de estudiantes contra docentes, ante la
indiferencia o complicidad de su entorno.
El acoso escolar tiene consecuencias sobre la salud, el bienestar
emocional y el rendimiento escolar de los estudiantes y sobre el am-
biente de aprendizaje y el clima escolar del establecimiento educativo.
Ciberbullying o ciberacoso escolar, forma de intimidación con uso deli-
berado de tecnologías de información (Internet, redes sociales virtua-
les, telefonía móvil y video juegos online) para ejercer maltrato psico-
lógico y continuado.
Capítulo
11. Sistema nacional de convivencia escolar y formación para
los derechos humanos, la educación para la sexualidad y la prevención y
mitigación de la violencia escolar.
Artículo 3. Creación. Créase el sistema nacional de convivencia escolar y for-
mación para los derechos humanos, la educación para la sexualidad y la pre-
vención y mitigación de la violencia escolar, cuyos objetivos serán cumplidos a
través de la promoción, orientación y coordinación de estrategias, programas
y actividades, en el marco de la corresponsabilidad de los individuos, las insti-
tuciones educativas, la familia, la sociedad y el Estado.
Este sistema reconoce a los niños, niñas y adolescentes como sujetos
de derechos, y a la comunidad educativa en los niveles de preescolar,
básica y media como la responsable de formar para el ejercicio de los
mismos, conforme a lo dispuesto en la Constitución Política Nacional,
las leyes 115 de 1994 y 1098 de 2006, las disposiciones del Consejo
Nacional de Política Social y demás normas asociadas a violencia esco-
lar, que plantean demandas específicas al sistema escolar.
Art. 4. Objetivos del Sistema. Son objetivos del sistema nacional de convivencia
escolar y formación para los derechos humanos, la educación para la sexualidad
y la prevención y mitigación de la violencia escolar:
1. Fomentar, fortalecer y articular acciones de diferentes instancias del Es-
tado para la convivencia escolar, la construcción de ciudadanía y la educa-
ción para el ejercicio de los derechos humanos, sexuales y reproductivos
de los niños, niñas y adolescentes de los niveles educativos de preescolar,
básica y media.
43
Abordaje de los elementos incidentes en la generación del bullying...
2.
Garantizar la protección integral de los niños, niñas y adolescentes en los
espacios educativos, a través de la puesta en marcha y el seguimiento de
la ruta de atención integral para la convivencia escolar, teniendo en cuenta
los contextos sociales y culturales particulares.
3.
Fomentar y fortalecer la educación en y para la paz, las competencias ciu-
dadanas, el desarrollo de la identidad, la participación, la responsabilidad
democrática, la valoración de las diferencias y el cumplimiento de la ley,
para la formación de sujetos activos de derechos.
4.
Promover el desarrollo de estrategias, programas y actividades para que
las entidades en los diferentes niveles del Sistema y los establecimien-
tos educativos fortalezcan la ciudadanía activa y la convivencia pacífica,
la promoción de derechos y estilos de vida saludable, la prevención, de-
tección, atención y seguimiento de los casos de violencia escolar, acoso
escolar o vulneración de derechos sexuales y reproductivos e incidir en
la prevención y mitigación de los mismos, en la reducción del embarazo
precoz de adolescentes y en el mejoramiento del clima escolar.
5.
Fomentar mecanismos de prevención, protección, detección temprana y
denuncia de todas aquellas conductas que atentan contra la convivencia
escolar, la ciudadanía y el ejercicio de los derechos humanos, sexuales y
reproductivos de los estudiantes de preescolar, básica y media, particu-
larmente, las relacionadas con acoso escolar y violencia escolar incluido
el que se pueda generar a través del uso de la Internet, según se defina en
la ruta de atención integral para la convivencia escolar.
6.
Identificar y fomentar mecanismos y estrategias de mitigación de todas
aquellas situaciones y conductas generadoras de situaciones de violencia
escolar.
7.
Orientar estrategias y programas de comunicación para la movilización
social, relacionadas con la convivencia escolar, la construcción de ciuda-
danía y la promoción de los derechos humanos, sexuales y reproductivos.
8.
Contribuir a la prevención del embarazo en la adolescencia y a la reduc-
ción de enfermedades de transmisión sexual.
Parágrafo. Los medios de comunicación realizaran las funciones de promo-
ción de acuerdo con las responsabilidades asignadas en el artículo 47 de la
Ley 1098 de 2006.
Art 5. Principios del Sistema: Son principios del sistema nacional de convi-
vencia escolar y formación para los derechos humanos, la educación para la
sexualidad y la prevención y mitigación de la violencia escolar.
44
Ada Elvis Roa Suárez
Por último, el Colegio Americano, siendo consciente de la proble-
mática que afecta a la institución y propendiendo por el bienestar y la
sana convivencia de sus estudiantes, implementó en su Proyecto Edu-
cativo Institucional -pei-, a través de la capellanía el proyecto “Haga-
mos un trato por el buen trato” con el propósito de fortalecer en la
comunidad las acciones de prevención, apropiación de mecanismos y
estrategias de paz y buen trato, además se busca generar una cultura
de paz, incluyendo padres, docentes estudiantes y todo el personal que
labora en la institución.
45
Capítulo sexto
Diseño metodológico
Toda investigación tiene su proceso metodológico para alcanzar las
metas propuestas de una manera ordenada, sistemática y disciplinada;
por ende, todo diseño metodológico debe estar directamente concate-
nado con los objetivos del centro de investigación.
Para esta investigación, inicialmente se hizo una identificación de
los elementos incidentes en la generación del bullying en el Colegio
Americano, a través de la observación directa como se manifiesta en
una las ramas de la demografía; la etnografía es el estudio directo de
personas o grupos durante cierto periodo, utilizando la observación
participante o las entrevistas para conocer su comportamiento social,
registrando una imagen realista y fiel del grupo estudiado.
Además, se tuvieron en cuenta unos grupos focales a los cuales se
les aplicaron unas entrevistas bien precisas, puntuales y muy bien di-
rigidas apuntando siempre hacia el propósito de conseguir la informa-
ción veraz y objetiva. Luego se les categorizaron, se hizo un análisis de
resultados, se diseñaron unas estrategias para intervenir el bullying,
se operacionalizaron las estrategias y por último se hará un monitoreo
de la eficacia y efectividad de las estrategias implementadas para una
retroalimentación y una nueva toma de decisiones para mejorar el pro-
ceso o la intervención de esta situación problémica que esta afectando
fuertemente al campo educativo en la actualidad.
Como el centro de esta investigación es el discente interactuando en
su cotidianidad, implementamos el paradigma comprensivo-interpre-
tativo, cuya fundamentación está basada en la observación, donde es-
tán inmerso el estudio etnográfico, el biográfico o historia de vida y el
estudio de casos, entre otros, fue necesario que se conociera detallada-
mente las características particulares del grupo de iguales en estudio.
47
Abordaje de los elementos incidentes en la generación del bullying...
Por lo tanto, el investigador se relacionó con los estudiantes esta-
bleciendo unas variables propias del contexto individual de cada estu-
diante dentro del grupo.
La comunidad educativa esta regentada por los principios de la Igle-
sia Presbiteriana Reformada de Colombia, abriga a estudiantes perte-
necientes a un estrato social medio-alto y alto, pero últimamente de-
bido a la carencia del número de estudiantes predeterminados por la
parte administrativa, ha sido necesario vincular a estudiantes de estra-
tos sociales inferiores a los que solía formar. Lo anterior ha conducido
a que las aulas cuenten con un promedio de 45 estudiantes por curso.
Este aspecto contraviene la legislación educativa de convivencia.
Este factor puede que sea influyente en que el acoso o las agresiones
san continuas en los jóvenes por los diferentes estratos, necesidades e
intereses de los mismos.
48
Capítulo séptimo
Propuesta
Diseñar estrategias asertivas, eficaces y eficientes para la intervención
del bullying en el Colegio Americano de Barranquilla en el grado séptimo.
I. Categorizar los tipos de maltratos que se presentan en los estudiantes
de séptimo grado
Para categorizar los tipos de bullying u acoso escolar:
1. Se les pedirá a los estudiantes que describan un día de clases en
presencia y ausencia de docentes o personas que representen au-
toridad en la institución.
2. Que destaquen los aspectos positivos y negativos de situaciones
que ellos consideren relevantes.
3. Con cuales se identifican y den su justificación al respecto.
4. Manifiesten su apreciación a través de diferentes razones de las po-
sibles causas que pueden estar generando estas situaciones en el
aula de clases.
49
Abordaje de los elementos incidentes en la generación del bullying...
II. Operacionalizar las estrategias pertinentes que contribuyan al mejo-
ramiento de las relaciones interpersonales entre los estudiantes y la sana
convivencia en la comunidad
Se les pedirá a los estudiantes que:
1. Elaboren una lista de las posibles estrategias que se puedan aplicar
en el aula con ayuda de docente y grupo de apoyo de la institución
(asesora, psicóloga, capellana director de grupo, especialistas en el
tema).
2. Organicen posibles actividades que ayuden a minimizar o erradicar
la problemática.
3. Asumir roles de hacer bullying o ser “bulleado” a través de prácticas
pedagógicas.
4. Crear un calendario escolar donde los estudiantes expresen sus
intereses y sean partícipes de los grupos de trabajo que ofrece el
departamento de capellanía.
III. Monitorear la eficacia y efectividad de las estrategias implementadas
en la problemática relacionada con el bullying con base en el método
acción-reflexión
A tener en cuenta por discentes, docentes y grupo de apoyo;
1. Elaboración de un cronograma creativo estudiantil por parte de los
estudiantes bajo la asesoría de los docentes o tutores especialistas,
el cual llevara un nombre escogido por ellos mismos.
2. Delegar por periodos de tiempo equipos de trabajos integrales, los
cuales deberán, de acuerdo a las actividades programadas presen-
tar resultados y nuevas propuestas; y si el caso lo amerita, realizar
cambios en las dinámicas.
3. Delegar funciones y lugares determinando el tipo de estrategias
a aplicar bajo la orientación del equipo de apoyo y/o capacitacio-
50
Ada Elvis Roa Suárez
nes acorde con la temática y el grupo a trabajar (de acuerdo con la
edad, intereses, época del año entre otros aspectos.
tipo de
estrategia
fecha
recursos/
problematica
responsables
acoso escolar
metodológica
evento
lugar
Directo:
Invitado especial
Invitado especial del
Video beam, com-
Abril
Golpes, palizas,
del icbf, de la poli-
icbf y Policía Nacional.
putador, sonido,
9-10
peleas, riñas
cía de menores
Dpto. de Psicología
sala audiovisuales
Acoso físico:
1
directo e
indirecto
Indirecto:
Escenario ilustrado
Notas ofensivas,
Role play caracte-
con el tema, instru-
Docentes de las diferen-
Mayo
dibujos difamadores
rizando el diario
mentos prácticos
tes áreas y discentes
14-15
en paredes, romper
quehacer
de estudiantes.
objetos...
Paraninfo
Reflexión bíblica;
Charla acerca de
Capellanía Institucional.
Video beam, tablet,
Directo: Apodos,
las consecuencias
Psicólogo especialista
Junio
sonido, Biblia,
amenazas, burlas
sicológicas y emo-
en el tema (invitado) y
11-12
capilla
cionales de los
discentes
Acoso verbal:
sobrenombres
2
directo e
indirecto
Indirecto: Llamadas,
Philip 6.6 acerca
Material impreso,
Docentes directores
discriminación por
de la temática, por
Julio
video beam, imáge-
de grupo “estudiantes
credo religioso u otros
estudiantes desta-
29-30
nes, sala audiovi-
destacados”
intereses
cados
suales
Propagación de rumo-
Materiales para
Parodia por parte
Docentes de áreas y
res, excluir de grupos de
Agosto
la realización de
de docentes acerca
grupo interdisciplinario
trabajo, discriminación
20-21
drama.
de la temática
de la institución
por estrato social
Paraninfo
Acoso social/
3
emocional
Ridiculizar, herir senti-
Mesa redonda
Estudiantes en general,
Material de apoyo
mientos, limitación en
acerca de la temá-
bajo la dirección del
Sep.
(lectura), compu-
las opiniones y/o sen-
tica, dirigida por
grupo de estudiantes a
16-1
tador, sonido, aula
timientos, indisponer
estudiantes desta-
cargo de la actividad
de clase
con otros
cados
Correos electrónicos,
Sensibilización
Grupo interdisciplinario
redes sociales, mensajes
(videos) acerca de
de la institución.
Video beam, com-
Acoso
de textos y multimedia,
Octubre
4
los problemas deri-
Docente de informática
putador, sonido,
cibernético
páginas web difamato-
22-23
vados del bullying
y especialista en acoso
aula virtual
rias, mensajería instan-
virtual
cibernético
tánea ofensivas
51
Capítulo octavo
Alternativas de prevención
I. En el hogar
Los padres de familia no deben perder de vista que ellos son la figura
de autoridad ante sus hijos, la cual les transmitirá enseñanza y dis-
ciplina desde el momento mismo de su nacimiento. Dialogar con sus
hijos sobre cualquier problema o conflicto que pueda presentarse, re-
cordando siempre que “la violencia no se combate con violencia”.
Hacerlos reflexionar sobre lo ocurrido, su actitud ante ello, sus pro-
puestas de solución, así como las consecuencias que tendrá que enfren-
tar si vuelve a reincidir en lo ocurrido. Inculcar en los hijos las valores
de respeto y tolerancia hacia las demás personas y sus ideas, a través
de una convivencia pacífica, enseñándoles a negociar justa y equitati-
vamente, cualquier situación que pueda ser causa de conflicto; así tam-
bién deberán aprender a resolver los problemas según su importancia.
Reconocer los logros de nuestros hijos (no necesariamente de forma
material), recordando que la forma emocional (una caricia, un beso,
un abrazo, unas palabras de reconocimiento, etc.) permanece más en
su mente y su corazón. Enseñarlos a compartir los juegos, a expresar
sus sentimientos, a situarse en el lugar de los demás, para que puedan
comprender mejor sus sentimientos.
Evitar que los hijos presencien situaciones violentas. No olvidar
nunca que nuestras acciones, siempre serán retomadas por nuestros
hijos, como el ejemplo a seguir. Por lo tanto debemos actuar de manera
congruente con lo que pensamos, decimos y hacemos.
53
Abordaje de los elementos incidentes en la generación del bullying...
II. En la escuela
Fortalecer las relaciones interpersonales, así como el diálogo entre el
personal escolar. Establecer acuerdos en relación a las formas de disci-
plina en el plantel y ser congruentes con ellos.
Elaborar un reglamento que conste de normas y sanciones, en esta
elaboración lo más conveniente es que participen tanto personal es-
colar, como padres de familia y alumnos, para que todas las partes in-
volucradas estén conscientes de su contenido. Finalmente podemos
afirmar que tanto la familia, como las instituciones educativas juegan
un papel preponderante, en la formación de los ciudadanos del futuro
y que en sus manos está el continuar acrecentando la violencia a la cual
nos enfrentamos día a día o erradicarla por completo, cambiando así el
mudo en que vivimos.
Es de vital importancia que la educación en nuestro país retome el
grave problema de la violencia en las aulas, para abordarlo desde la
perspectiva de la prevención, generando espacios en las escuelas don-
de se haga una reflexión grupal (por lo menos semanal), sobre las con-
ductas que presentan los estudiantes y resaltar también la importancia
que tiene el respeto a los demás en la convivencia diaria; involucrando
a padres de familia y docentes también.
Por todo lo anterior he decidido, compartirles la propuesta de Tres-
gallo (2008): sobre la técnica de las cuatro “R”, basada en los postula-
dos de respeto hacia los demás:
“Respétate a ti mismo por encima de todo”.
“Respeta a las otras personas”.
“Rechaza la violencia y la manipulación en todas sus formas”.
“Responsabilízate de tu conducta”.
Ya que seguramente todo aquel que tenga la voluntad de cambiar su
forma de actuar, podrá ponerla en práctica para comenzar con este
gran cambio, que necesita urgentemente nuestra sociedad.
54
Ada Elvis Roa Suárez
III. Diez posibles maneras de acción
para poner fin a la violencia en la escuela
Diez esferas de acción con los ejemplos prácticos correspondientes,
concebidos para los docentes a fin de que puedan afrontar y preve-
nir la violencia en las aulas y la escuela. En algunos casos, se trata de
medidas básicas que los maestros pueden empezar a aplicar inmedia-
tamente en las aulas, tales como la utilización de una disciplina cons-
tructiva y la eliminación del castigo corporal. Otras exigen niveles más
elevados de participación del personal escolar y la comunidad, como
por ejemplo, el establecimiento de mecanismos de seguridad escolar.
1.
Abogar por un enfoque holístico que involucre a los estudiantes,
el personal de la escuela, los padres de familia y la comunidad: La
comunidad escolar en su conjunto debe reunirse para elaborar de
común acuerdo un mensaje firme y claro, según el cual la violencia,
el hostigamiento sexual, el acoso y la intolerancia son inaceptables
en el medio escolar. Cuando todo el mundo sea consciente de las
diferentes maneras en que se produce la violencia, las personas a
las que afecta y sus consecuencias, será mucho más fácil encontrar
soluciones.
2.
Lograr que sus estudiantes se involucren en la prevención de la
violencia: a los estudiantes se les puede informar sobre los dere-
chos humanos y los derechos del niño utilizando historias, debates,
actividades teatrales, juegos y asuntos de actualidad. Todos esos
medios permiten que los estudiantes analicen y apliquen sus cono-
cimientos sobre los derechos humanos a la realidad de su propia
escuela y contexto comunitario.
3.
Utilizar técnicas y métodos de disciplina constructivos: Aplique re-
glas del aula que sean positivas, instructivas y breves. Cuando se
elaboren las reglas del aula, en la lista no deberían incluirse más
de cinco o seis reglas. La lista debe ser sencilla y concisa. Las reglas
deben definirse de modo positivo y no negativo para indicar clara-
mente a los estudiantes el comportamiento que deben observar, en
lugar del comportamiento que han de evitar.
55
Abordaje de los elementos incidentes en la generación del bullying...
4.
Ser un factor activo y eficaz para poner fin al acoso: Trabaje en la
elaboración de una definición común del acoso entre los profeso-
res, los representantes de los estudiantes, el personal de la escuela
y los miembros de la comunidad, para que la gente pueda hacer
valer las mismas expectativas al respecto consecuentemente.
5.
Fomentar la capacidad de adaptación de los estudiantes y ayudar-
los a afrontar los retos de la vida de modo constructivo: Fomentar
la capacidad de adaptación de los estudiantes y su aptitud para ha-
cer frente a los problemas cotidianos, al estrés y a la adversidad con
eficacia, ayudándoles a entablar relaciones positivas con los demás.
Cuando se aumenta la capacidad de adaptación, se reducen las pro-
babilidades de que un estudiante reaccione con violencia o sea víc-
tima de ella. Los docentes que observan una conducta pro- social
y constructiva, proporcionan orientación y ofrecen protección, au-
mentan la capacidad de adaptación de sus estudiantes, mostrando
un modo positivo y alternativo de responder a los desafíos de la
vida. Esos docentes sirven de modelo de comportamiento para es-
tablecer relaciones positivas y solidarias.
6.
Ser un modelo de conducta positivo denunciando la violencia se-
xual y por razones de género: Asegúrese de que la interacción que
mantiene con los niños es similar a la que mantiene con las niñas.
Si la interacción entre el profesor y las niñas es menos frecuente
y/o de menor calidad, la autoestima y confianza en sí mismas de
éstas pueden disminuir, lo que a su vez aumenta las probabilidades
de que sean objeto de victimización. Para alentar a las niñas a par-
ticipar en el aula, se podría dividir la clase en grupos de debate, de
modo que las niñas constituyan la mayoría de un grupo o grupos.
Por lo general, las niñas se sienten más libres de expresarse cuando
están rodeadas de otras personas de su sexo.
7.
Promover los mecanismos de seguridad escolar: Ayude a su escue-
la a elaborar un código de conducta basado en los derechos en el
que se reconozca el derecho de toda persona a aprender y enseñar
en un medio escolar seguro, a denunciar los actos de violencia sin
represalias y a participar en la toma de decisiones.
56
Ada Elvis Roa Suárez
8.
Brindar espacios seguros y acogedores para los estudiantes: Llevar
a cabo una labor de mapeo con los estudiantes para determinar
qué lugares de la escuela son seguros, cuáles son peligrosos y cuán-
do corren más peligro los estudiantes. Además, el personal de la
escuela debe estar alerta sobre los rincones oscuros, las zonas mal
iluminadas, las cajas de escalera sin vigilancia y los baños, donde
los estudiantes podrían ser víctimas de abuso sexual o agresión.
9.
Adquirir aptitudes de prevención de la violencia y resolución de
conflictos y transmitirlas a los estudiantes: Experimentar técnicas
de mediación de conflictos y enseñe a los estudiantes cómo utili-
zarlas para resolver sus propios conflictos.
10. Reconocer la violencia y la discriminación contra los estudiantes
discapacitados y los procedentes de comunidades indígenas o mi-
noritarias y otras comunidades marginadas: Explicar a los estu-
diantes, los motivos por los cuales algunos niños se comportan de
forma diferente, tienen problemas de aprendizaje o se ven limita-
dos para practicar deportes u otras actividades físicas debido a sus
discapacidades mentales, físicas o de aprendizaje. Recalque que to-
dos los miembros de la clase son diferentes de distintas maneras y
eso es lo que los hace únicos. Se han de valorar las diferencias. Toda
persona tiene derecho a ser respetada por ser quien es. Puede ser
necesario realizar una labor similar en las reuniones de padres de
familia y profesores.
57
Conclusiones
Bullying es una problemática que ha venido agravándose con el paso
del tiempo, practicándose frecuentemente en edades más tempranas.
Por ello es determinante que se diera a conocer las posibles causa que
lo determinan, para poder contrarrestar los efectos tan fuertes, que
pueden llegar a generar tanto a nivel físico como a nivel emocional.
Un buen inicio en esta búsqueda fué la familia y el clima escolar, por
ser los primeros ambientes donde aprende a socializar el niño. Como
muestra de ello, se tomó la observación participante realizada a un
grupo de séptimo grado de educación básica secundaria, en el Colegio
Americano ubicado en la ciudad de Barranquilla.
Obteniendo como producto de esta investigación, algunas sugeren-
cias que puedan ser contribuyentes a padres de familia y docentes para
prevenir este problema. Se tuvo en cuenta las palabras claves: bullying,
agresividad, violencia, problemática, causas, familia, clima escolar, su-
gerencias, prevención.
Este proyecto tuvo como objetivo en primera instancia, categorizar
los tipos de maltratos que se presentan en estudiantes de séptimo gra-
do, operacionalizar estrategias pertinentes que contribuyan a mejorar
las relaciones interpersonales entre los ellos y la sana convivencia en
la comunidad, y por último, Monitorear la eficacia y efectividad de és-
tas estrategias implementadas en la problemática relacionada con el
bullying con base en el método acción-reflexión.
Con este propósito se buscaba analizar resultados de estudios na-
cionales e internacionales que informan de la incidencia del acoso es-
colar o bullying con la finalidad de comparar las incidencias, valorar la
gravedad de la situación y señalar algunas directrices para la preven-
ción e intervención en la misma.
59
Abordaje de los elementos incidentes en la generación del bullying...
La revisión de los estudios pone de relieve un porcentaje medio de
victimización grave entre el 3% y el 10%, y porcentajes de estudiantes
que sufren conductas violentas que oscilan entre un 20% y un 30%.
Los efectos de éste fenómeno son dignos de consideración y bastante
similar en todos los países aunque la diversidad de instrumentos apli-
cados impide realizar comparaciones lineales, pero a pesar de ello se
constatan tendencias y características comunes en los resultados de
las investigaciones.
La discusión gira en torno a las medidas preventivas que se pueden
adoptar para la mejora de la convivencia y la promoción de actitudes
positivas en niños/niñas y adolescentes. Con esta finalidad se aportan
referencias de páginas web con planes de convivencia y recursos, así
como referencias de programas para la prevención e intervención en la
violencia escolar en América especialmente en nuestro país (Colombia).
Por lo anterior se sugiere desde éste punto del proyecto investigati-
vo, que, muy a pesar de ser un tema transcendental en varias partes del
mundo y con características comunes antes mencionadas, es impres-
cindible establecer desde nuestra cultura y costumbres patrones que
sean permeables y aplicables, hasta tal punto de reducir notablemente
la problemática que cada día se acrecenta por múltiples razones, ya que
la familia y la escuela, han dejado de ser las génesis de dicho conflicto,
porque han cambiado su directriz, precisamente debido a sus intereses
particulares, dejando al estado la mayor parte de responsabilidad, tra-
yendo como consecuencia generación de leyes y decretos legales.
60
Bibliografía
Barudy, Jorge. El dolor invisible de la infancia. Una lectura ecosistémica del maltrato
infantil, Barcelona, Paidós, 1998.
Blaya, Catherine. Climat scolaire et violence dans l’enseignement secondaire en Fran-
ce et en Angleterre, Paris, Autor, 2001.
Cerezo Ramírez, Fuensanta. Conductas agresivas en la edad escolar, Madrid, Pirá-
mide, 1997.
Cerezo Ramírez, Fuensanta. Bull-S. Test de evaluación de la agresividad entre 24 es-
colares, Madrid, Albor-Cohs, 2000.
Cerezo Ramírez, Fuensanta. “El fenómeno bullying en nuestras aulas”, Crítica, vol.
925, n.° 1, 2005.
Chaux, Enrique. “Agresión reactiva, agresión instrumental y el ciclo de la violencia”,
Revista de Estudios Sociales, n.° 15, Bogotá, Universidad de los Andes, 2003.
Chaux, Enrique. “El Programa de Prevención de Montreal: Lecciones para Colombia”,
Revista de Estudios Sociales, n.° 21, Bogotá, Universidad de los Andes, 2005.
Chaux, E.; J. Arboleda, M. Jiménez, F. Kanayet, G. Rodriguez, C. Torrente y A. Ve-
lásquez. Competencias ciudadanas para la convivencia y la prevención de la vio-
lencia. Informe técnico final presentado a Colciencias, Bogotá, Universidad de los
Andes, 2006.
Chaux, Enrique; Juliana Arboleda y Claudia Rincón. “Community violence and
reactive and proactive aggression: The mediating role of cognitive and emotional
variables”, Revista Colombiana de Psicología, vol. 21, n.° 2, Bogotá, Universidad
Nacional de Colombia, 2012.
Chaux, Enrique; Andrea Bustamante, Melisa Castellanos, Manuela Jiménez,
Ana María Nieto, Gloria Inés Rodríguez, Robert Blair, Andrés Molano, Ce-
cilia Ramos y Ana María Velásquez. “Aulas en Paz: 2. Estrategias pedagógicas”,
Revista Interamericana de Educación para la Democracia, vol. 1, n.° 2, 2008.
61
Abordaje de los elementos incidentes en la generación del bullying...
Chaux, Enrique y Manuela Jiménez. “Aulas en Paz. Un programa multicomponente
para la convivencia pacifica”, en Manuel Ernesto Salamanca Rangel, Andrés
Casas Casas y Adriana Otoya Mejía (Eds). Educación para la paz. Experiencias
y metodologías en colegios de Bogotá, Bogotá, Pontificia Universidad Javeriana,
2009.
Conduct Problems Prevention Research Group. “Initial impact of the fast track
prevention trial for conduct problems: II. The high-risk sample”, Journal of Con-
sulting and Clinical Psychology, vol. 67, n.° 5, Washington, American Psychological
Association, 1999.
Cubillos, Juana. Talleres para padres de niños/as agresivos/as: una evaluación peda-
gógica, Bogotá, Universidad de los Andes, 2006.
Díaz, C. Evaluación formativa de una escuela para la promoción de la convivencia pa-
cífica en adultos, Bogotá, Universidad de los Andes, 2009.
Dodge, Kenneth A.; John E. Bates y Gregory S. Pettit. “Mechanisms in the cycle of
violence”, Science. New Series, vol. 250, n.° 4.988, Washington, American Associa-
tion for the Advancement of Science, 1990.
Domitrovich, Celene E. y Mark T. Greenberg. “The study of implementation: Cu-
rrent findings from effective programs that prevent mental disorders in school-
aged children”, Journal of Educational and Psychological Consultation, vol. 11, n.°
2, Londres, Taylor & Francis, 2000.
Freud, Sigmund. Psicoanálisis aplicado y técnica psicoanalítica, Madrid, Alianza Edi-
torial, 2004.
Guerra, Nancy G.; L. Rowell Huesmann y Anja Spindler. “Community violence
exposure, social cognition and aggression among urban elementary school chil-
dren”, Child Development, vol. 74, n.° 5, Michigan, Society for Research in Child
Development, 2003.
Huesmann, L. Rowell; Leonard D. Eron, Monroe M. Lefkowitz y Leopold O. Wal-
der. “Stability of aggression over time and generations”, Developmental Psycholo-
gy, vol. 20, n.° 6, Washington, American Psychological Association, 1984.
Jaramillo Franco, Rosario. “Educación cívica y ciudadana como respuesta a la vio-
lencia en Colombia”, en Gloria Inés Rodríguez Ávila (comp). Formación de do-
centes para la educación en valores ciudadanía, Bogotá, Organización de Estados
Iberoamericanos, 2009.
Jiménez, Manuela, D. Andrade y Enrique Chaux. “Classroom climate as a moderator
for programs promoting social-emotional competences: A qualitative case study”,
Congreso del ‘Society for Research on Child Development’, Denver, Colorado, 2009.
62
Ada Elvis Roa Suárez
Kam, Chi-Ming; Mark T. Greenberg y Carla T. Walls. “Examining the role of imple-
mentation quality in school-based prevention using the paths curriculum”, Pre-
vention Science, vol. 4, n.° 1, Nueva York, Springer, 2003.
Kohn, Alfie. “How not to teach values. A critical look at character education”, Phi
Delta Kappan, vol. 78, n.° 6, Virginia, pdk International, 1997.
Ministerio de Educación Nacional. Lineamientos curriculares. Constitución política
y democracia, Bogotá, men, 1998.
Ministerio de Educación Nacional. Lineamientos curriculares. Educación ética y va-
lores humanos, Bogotá, men, 1998.
Ministerio de Educación Nacional. Estandares básicos de competencias ciudada-
nas. Formar para la ciudadanía... ¡Sí es posible! Lo que necesitamos saber saber
hacer, Bogotá, men, 2004.
Ministerio de Educación Nacional. Cartilla del Plan Nacional Decenal de Educación
2006-2016, Bogotá, men, 2008(a).
Ministerio de Educación Nacional. Revolución Educativa: Pían Sectorial 2006-
2010. Documento n.° 8, Bogotá, men, 2008(b).
Olweus, Dan. Conductas de acosoy amenaza entre escolares, Madrid, Morata, 1993.
Olweus, Dan. Bullying at school. What we know and what we can do, Malden (MA),
Blackwell Publishing, 1993.
Ortega Ruiz, Rosario. La convivencia escolar: Qué es y cómo abordarla, Sevilla, Con-
sejería de Educación y Ciencia, 1998.
Quintero Mejía, Marieta. “Hacia una pedagogía de la natalidad para la formación
de docentes en asuntos de ética y ciudadanía”, en Gloria Inés Rodríguez Ávila
(comp). Formación de docentes para la educación en valores ciudadanía, Bogotá,
Organización de Estados Iberoamericanos, 2009.
Ramos, Cecilia. Programa integral para la prevención y manejo de la agresión en los/
as niños/as de segundo grado del Colegio La Giralda, Bogotá, Universidad de los
Andes, 2007.
Ramos, Cecilia; Ana María Nieto y Enrique Chaux. “Aulas en Paz: Resultados preli-
minares de un programa multicomponente”, Revista Interamericana de Educación
para la Democracia, vol. 1, n.° 1, 2007.
Savater, Fernando. Ética y ciudadanía, Madrid, Edit. Montesinos, 2002.
63
Abordaje de los elementos incidentes en la generación del bullying...
Schwartz, David y Laura J. Proctor. “Community violence exposure and children’s
social adjustment in the school peer group: The mediating roles of emotion regu-
lation and social cognition”, Journal of Consulting and Clinical Psychology, vol. 68,
n.° 4, Washington, American Psychological Association, 2000.
Secretaría de Educación de Bogotá. río, estrategia contra el hostigamiento y la vio-
lencia escolar, Bogotá, sed, 2013.
Slaby, Ronald G. y Nancy Guerra. “Cognitive mediators of aggression in adolescent
offenders: 1. Assessment”, Developmental Psychology, vol. 24, n.° 4, Washington,
American Psychological Association, 1988.
Torrente, C. E. y F. Kanayet. “Contribución de las competencias ciudadanas al rom-
pimiento de la violencia en Colombia: Un estudio a nivel nacional”, Documento
ceso, n.° 15. Bogotá, Universidad de los Andes, 2007.
Tremblay, Richard E.; Linda Pagani-Kurtz, Louise C. Mâsse, Frank Vitaro y Ro-
bert O. Pihl. “A bimodal preventive intervention for disruptive kindergarten
boys: Its impact through mid-adolescence”, Journal of Consulting & Clinical Psycho-
logy, vol. 63, n.° 4, Washington, American Psychological Association, 1995.
Tresgallo Saiz, Emilio. “Reflexiones sobre el bullying”, Aula de Innovación Educati-
va, n.° 176, España, Edit. Graó, 2008.
Vigotsky, Lev. “Interaction between learning and development”, en Michael Cole y
Mary Guavian (eds). Readings on the development of children, Nueva York, Worth
Publishers, 2004.
Zuluaga, N. Intervención exploratoria para el desarrollo de competencias emociona-
les relacionadas con la resolución de conflictos, Bogotá, Universidad de los Andes,
2006.
64
Anexos
I. Encuesta
Objetivo: La presente encuesta es con el propósito de obtener información acerca del
fenómeno del bullying en los estudiantes de séptimo grado del Colegio Americano.
Instrucciones: Marcar con una “X” la respuesta de tu escogencia.
Agradezco responder las preguntas a continuación con la mayor objetividad posible.
Posteriormente daremos a conocer a usted los resultados de esta, para el mejora-
miento de los procesos en la institución.
Fecha: ____________________ Curso: ________________
Edad: _____________________ Sexo: _______________
1. ¿Consideras que se dan actitudes de matoneo o bullying entre los estudiantes de
séptimo grado del Colegio Americano? Sí o no.
¿Con cuánta frecuencia se presenta esta situación?
(Mucho)
(Bastante)
(Poco)
2. ¿Has observado que los alumnos se colocan apodos entre sí? Sí o no.
¿Con cuánta frecuencia se presenta esta situación?
(Mucho)
(Bastante)
(Poco)
3. ¿Has observado que los apodos se los dicen en los siguientes espacios?
En el salón de clases
En los cambios de clases
En otros espacios
¿Se hace bullying virtual entre compañeros de clases? Sí o no.
4. ¿Con cuánta frecuencia se presenta esta situación?
(Mucho)
(Bastante)
(Poco)
65
Abordaje de los elementos incidentes en la generación del bullying...
5. ¿Se da agresión física entre estudiantes? Sí o no.
¿Con cuánta frecuencia se presenta esta situación?
(Mucho)
(Bastante)
(Poco)
6. ¿Se da agresión física entre estudiantes en los siguientes espacios?
En el salón de clases
En los cambios de clases
En otros espacios
7. ¿Se da agresión verbal entre estudiantes? Sí o no
¿Con cuánta frecuencia se presenta esta situación?
(Mucho)
(Bastante)
(Poco)
8. ¿Se da agresión verbal entre estudiantes en los siguientes espacios?
En el salón de clases
En los cambios de clases
En otros espacios
9. ¿Hay agresión en términos generales en contra de los estudiantes destacados aca-
démicamente? Sí o no.
¿Con cuánta frecuencia se presenta esta situación?
(Mucho)
(Bastante)
(Poco)
10. ¿Hay agresión en términos generales en contra de los estudiantes con bajo rendi-
miento académico? Sí o no.
¿Con cuánta frecuencia se presenta esta situación?
(Mucho)
(Bastante)
(Poco)
11. ¿Se presenta exclusión de ciertos estudiantes al determinar grupos de trabajo?
Sí o no.
¿Con cuánta frecuencia se presenta esta situación?
(Mucho)
(Bastante)
(Poco)
12. Diga ¿por qué se presenta exclusión de ciertos estudiantes al determinar grupos
de trabajo?
II. Análisis de resultados de encuesta
Se tomó una muestra aleatoria de 20 estudiantes, lo cual corresponde al 10% de la
población del grado séptimo; es decir, cuatro estudiantes por curso, ésta muestra
incluyó estudiantes de todos los desempeños de la institución (desempeño bajo, bá-
sico, alto y superior) establecidos, tanto académicos como convivenciales.
66
Ada Elvis Roa Suárez
1. ¿Consideras que se dan actitudes de matoneo o bullying entre los estudiantes de
séptimo grado del colegio americano? Sí o no.
¿Con cuánta frecuencia se presenta esta situación?
(Mucho)
(Bastante)
(Poco)
• El 80% de los estudiantes encuestados afirma que sí se da bullying entre los es-
tudiantes y el 20% opina que no se da. Dentro de las variables tenidas en cuenta
tenemos la frecuencia con que se da el matoneo, el 15% de los estudiantes afirma
que se da con mucha frecuencia, el 25% con bastante frecuencia y el 60% con
poca frecuencia.
2. ¿Has observado que los estudiantes se colocan apodos entre sí? Sí o no.
¿Con cuánta frecuencia se presenta esta situación?
(Mucho)
(Bastante)
(Poco)
• El 95% de la población encuestada asegura que si se generan los apodos entre
ellos, un solo estudiante no responde. Esta situación se da con la siguiente fre-
cuencia, el 45% dice que con mucha frecuencia, el 15% expresa que bastante y
el 40% poca frecuencia.
3. ¿Has observado que los apodos se los dicen en los siguientes espacios?
En el salón de clases
En los cambios de clases
En otros espacios
• El 35 % de los encuestados asegura que se da en los tres espacios. El 20 % afirma
que se da en dos lugares, el 45 % en un solo lugar. En esta pregunta, a los estu-
diantes se le dio la opción de escoger más de una respuesta, donde el 20% de la
totalidad de encuestados expresa que los lugares más críticos son tanto el salón
de clases como en los intermedios de clases.
4. ¿Se hace bullying virtual entre compañeros de clases? Sí o no.
¿Con cuánta frecuencia se presenta esta situación?
(Mucho)
(Bastante)
(Poco)
• El 50% de los estudiantes manifiesta que si se da el bullying, y el otro 50% expre-
sa que no se da. La frecuencia con la que se presenta es; el 70% manifiesta que
poco, el 25% dice bastante, y el 5% no responde.
5. ¿Se da agresión física entre estudiantes? Sí o no.
¿Con cuánta frecuencia se presenta esta situación?
(Mucho)
(Bastante)
(Poco)
67
Abordaje de los elementos incidentes en la generación del bullying...
• El 95% de los estudiantes afirma que si se da la agresión física y el 5% manifiesta
que no se da este tipo de agresión. La frecuencia con la que se da es; el 40% dice
bastante, y el 60% dice poco.
6. ¿Se da agresión física entre estudiantes en los siguientes espacios?
En el salón de clases
En los cambios de clases
En otros espacios
• El 30% afirma que se da en los tres espacios, el 10% en dos espacios y el 60% en
un solo espacio, el de los cambios de clases.
7. ¿Se da agresión verbal entre estudiantes? Sí o no.
¿Con cuánta frecuencia se presenta esta situación?
(Mucho)
(Bastante)
(Poco)
• El 100% expresa que si se da la agresión verbal, ninguno niega la existencia de
este tipo de bullying. Se da con la frecuencia del 40% dice que mucho, el 35%
dice que bastante, y el 25% dice que poco.
8. ¿Se da agresión verbal entre estudiantes en los siguientes espacios?
En el salón de clases
En los cambios de clases
En otros espacios
• El 30% dice en el salón de clases, aunque el docente está presente no percibe
este tipo de agresión. El 20% dice en los cambios de clases cuando hay ausencia
de autoridad. El 35% manifiesta en los tres espacios. El 10% en dos espacios, (en
intermedio de clases y en otros recintos) y el 5% en otros espacios.
9. ¿Hay agresión en términos generales en contra de los estudiantes destacados aca-
démicamente? Sí o no.
¿Con cuánta frecuencia se presenta esta situación?
(Mucho)
(Bastante)
(Poco)
• El 45% dice que si se presenta. El 55% afirma que no se da. Esto quiere expresar
que son términos medios; los picos están promediados.
10. ¿Hay agresión en términos generales en contra de los estudiantes con bajo rendi-
miento académico? Sí o no.
¿Con cuánta frecuencia se presenta esta situación?
(Mucho)
(Bastante)
(Poco)
68
Ada Elvis Roa Suárez
• El 65% dice que si se da este tipo de agresión y el 35% dice que no se da. La
frecuencia con la que se presenta es la siguiente, el 10% dice se da mucho, el
20% se da bastante y el 35% dice poco. El otro 35% restante corresponde a los
estudiantes que respondieron de forma negativa.
11. ¿Se presenta exclusión de ciertos estudiantes al determinar grupos de trabajo?
Si o no.
¿Con cuánta frecuencia se presenta esta situación?
(Mucho)
(Bastante)
(Poco)
• El 100% expresa que si se da la exclusión.
12. Diga ¿por que se presenta exclusión de ciertos estudiantes al determinar grupos
de trabajo?
• Las razones que priman para excluir a ciertos estudiantes de grupos de traba-
jo son las siguientes; “no saben“, “no trabajan”, “no caen bien en el grupo”, “por
lo físico”, “por discapacidad física”, “por trastornos de aprendizaje”, “por grupos
previamente establecidos”, “por pertenecer a grupos étnicos o culturales”, “por
las tendencias sexuales” y “porque son recocheros”.
III. Cronograma
n.°
problematica
estrategias
fechas
responsables
recursos
a. Reflexión bíblica
*Capellanía institucional.
Video beam
b. Charla acerca de lascon-
Abril
Tablet
1
Apodos
secuencias sicológicas y
9-10
*Psicólogo especialista en
Sonido
emocionales de los sobre-
el tea (invitado)
Biblia
nombres
*Grupo interdisciplinario
Sensibilización (videos)
de la Institución.
Video beam
acerca de los problemas
Mayo
2
Bullying virtual
Computador
derivados del bullying
14-15
*Docente de informática
Sonido
virtual
Video beam
Agresiones
Invitado especial del icbf,
Junio
*Invitado especial del icbf
3
Computador
fisicas
de la policía de menores
11-12
y Policía Nacional
Sonido
*Docentes directores
philip 6.6 acerca de la
Material impreso
Agresiones
Julio
de grupo
4
temática, por estudiantes
Video beam
verbales
29-30
*Estudiantes
destacados
Imágenes
destacados
69
Abordaje de los elementos incidentes en la generación del bullying...
Escenario ilus-
Bullying hacia
trado con el tema
Role play caracterizando
Agosto
*Docentes de las diferen-
5
estudiantes
Instrumentos
el diario quehacer
20-21
tes áreas
destacados
prácticos de estu-
diantes
*Estudiantes en general,
Material de
Bullying hacia
Mesa redonda acerca de
bajo la dirección de es-
apoyo (lectura)
estudiantes con
Sep.
6
la temática, dirigida por
tudiantes destacados y
Computador
bajo nivel aca-
16-17
estudiantes destacados
asesorías de directores
Sonido
demico
de grupo
Video
Exclusion de
Parodia por parte de
Docentes de áreas y grupo
Materiales para
Octubre
7
grupos de
docentes acerca de la
interdisciplinario de la
la realización de
22-23
trabajo
temática
institución
drama
III. Evidencias recopiladas durante
la observacion del proyecto
70
Ada Elvis Roa Suárez
71
Abordaje de los elementos incidentes en la generación del bullying...
72
Ada Elvis Roa Suárez
73
Abordaje de los elementos incidentes en la generación del bullying...
• Matoneo escolar: Diario El Espectador
Niños expresaron su talento en el Parque Nacional
Niños de diferentes edades participaron en actividades relacionadas con el matoneo
escolar
74
Ada Elvis Roa Suárez
Golpiza a niño de siete años que se negó a pagar extorsión en el colegio .
El responsable sería estudiante del Colegio Fanny Mickey, en Ciudad Bolívar (12 de
abril de 2016)
Siete amenazas que acechan a los niños a través de la red
Sin que padres se den cuenta, niños terminan siendo víctimas de abuso sexual, por-
nografía y matoneo (7 de abril de 2016)
75
Abordaje de los elementos incidentes en la generación del bullying...
Crean plataforma digital para denunciar casos de matoneo en colegios
Amis.com.co ha identificado 200 casos directos de bullying, drogadicción, exclusión y
acoso sexual (30 de marzo de 2016)
El matoneo escolar se derrota entre papás, colegio y compañeros
Hay que atacar el problema desde varios frentes, dicen expertos. Sepa cómo proceder
(7 de marzo de 2016)
76
Ada Elvis Roa Suárez
Guía para alertar sobre matoneo y acoso escolar en Cali
Secretaría de Educación presenta proyecto modelo de prevención (23 de diciembre
de 2015)
Reportaron caso de ‘matoneo’ en Copacabana, Antioquia
Estudiante de sexto grado fue golpeado por sus compañeros, denuncia amenazas (5
de octubre de 2015)
77
Abordaje de los elementos incidentes en la generación del bullying...
Exhortan a colegios a cumplir la ley en contra del matoneo
Van dos fallos que piden fomentar tolerancia, respeto a alumnos lgbti y mantener
convivencia a la vez (1.° de octubre de 2015)
• Testimonio: Édgar Ángel Vivar Villanueva “El Señor Barriga”
Ciudad de México, 28 de diciembre de 1948, es un actor, comediante y cirujano
dentista mexicano. Se hizo famoso por haber interpretado al personaje del “Señor
BarrigaEl Chavo del Ocho y al “Botija” en Los Caquitos.
Quien dice que no conoce la serie mexicana El Chavo del 8 está mintiendo o no tuvo
infancia. Y entre sus múltiples personajes es imposible olvidar a aquel señor tan gru-
ñón y a la par divertido que venía a cobrar la renta a don Ramón, sin mucho éxito en
su propósito.
78
Ada Elvis Roa Suárez
Claro, aunque no se llevaba el dinero, había algo que nunca faltaba: siempre era
recibido con un golpe de El Chavo del 8.
Iniciada en 1971 bajo la dirección del guionista mexicano Roberto Gómez Bola-
ños, la serie mexicana El Chavo del 8 se convirtió en parte infaltable de la infancia de
generaciones. Entre todos, El Señor Barriga fue uno de los que más risas nos arranca-
ron. Pero detrás de esas escenas que tanto nos hacían reír, se escondía el Édgar Vivar
real, con una faceta que pocos conocían: desde niño era víctima de bullying.
Graduado en medicina, ingresó al mundo del teatro por pura casualidad, sin pen-
sar que ese sería el camino que lo catapultaría a la fama mundial.
Su mejor momento
A sus 67 años de edad y con un notable descenso de peso que le salvó la vida, pues
tuvo varias complicaciones cardiovasculares a consecuencia del sobrepeso, está de
visita en nuestro país y asegura que se encuentra en el mejor momento de su carrera,
pues sigue actuando y no solo eso, sino que puede darse el lujo de seleccionar los
trabajos actorales que desea tomar.
Nos sorprendió gratamente saber que se encontraba por tierra guaraní, así que
fuimos a buscarlo hasta el hotel del Yacht y Golf Club Paraguayo, donde se está hos-
pedando. Después de unas vueltas por el lugar, dimos con él, que esta a encantado
mirando el río. “Me gusta mucho Paraguay, porque yo vengo de una ciudad que está
muy contaminada. El único río que tenemos lo entubaron. Llego aquí y hay mucho
verde, agua limpia; estoy feliz realmente en esta tierra”, es lo primero que nos dice
con esa sonrisa de aire infantil que no cambia pese al paso de los años.
79
Abordaje de los elementos incidentes en la generación del bullying...
Heridas “que no se ven”
Nos dio mucha curiosidad conocer el motivo de su visita y, aunque nos respondió en-
tre risas que “venía a cobrar la renta”, después nos contó que viene a compartir con
los paraguayos en una serie de conferencias una experiencia de vida muy dolorosa
que le tocó vivir y superar: las graves heridas que puede ocasionar el bullying en la
autoestima de niños y adultos.
Conferencias gratuitas
Las ponencias de Édgar Vivar se desarrollarán de la mano de la Fundación Vuelve a
Soñar y en el marco del proyecto Salvar una Vida. Serán en el Centro Cultural Unace
(Paraguay) con acceso gratuito. Los horarios serán en la mañana para estudiantes,
y en las tardes para docentes y todos los adultos que deseen sumarse. La única con-
dición es inscribirse previamente a través de la fan page de la Fundación Vuelve a
Soñar.
¿Desde cuándo fue víctima de bullying?
Sufrí bullying desde niño y también durante mi vida adulta, pero no quiero adelan-
tarles mucho porque me gustaría que vayan a las charlas. Quiero contarles a los para-
guayos cómo afectó en mi vida el bullying y cómo pude acostumbrarme a superarlo y
a manejarlo. El bullying es un fenómeno social terrible que aniquila, mata.
¿Considera que hay ciertos niños o adultos que son más propensos a ser víctimas
de bullying?
De alguna manera, todo el mundo ha sufrido bullying en mayor o menor grado.
Vivimos en una sociedad sumamente caníbal.
• Muchas veces los niños callan. ¿Qué pueden hacer los adultos para proteger a los
pequeños del bullying?
El rol clave de los adultos es saber detectar cuando un niño está comenzando a ser
víctima de este tipo de violencia. Esa es nuestra misión, preguntar, hablar con el niño,
descubrir.
• Los chistes de los episodios de El Chavo, si bien tenían un humor blanco, inocente,
también tenían las famosas bromas a los gorditos, ¿había bullying en el programa?
Desde luego, había bullying en el programa, y Roberto (Gómez Bolaños) era cons-
ciente de eso, por eso después llegó a cambiar, a suavizar un poco más los chistes
para evitar el fenómeno. Ahora nada más está muy de moda, pero el bullying ha exis-
tido siempre. Es solo que a través de las redes sociales y de la mayor comunicación
que hay ahora, se puede hablar más abiertamente de este tema.
80
Ada Elvis Roa Suárez
• Relacionado con ese tema, los famosos golpes que recibía en la vecindad. ¿Eran
reales, ensayados, improvisados?
Las tres cosas. Te cuento: hasta hoy tengo roto el codo izquierdo a consecuencia de
una caída. Y los lentes que veían que se rompían en los episodios, todos eran míos,
perdí muchos anteojos. En las bofetadas, por ejemplo, que le daba a Roberto (Gómez
Bolaños), más de una vez se me pasó la mano, y a Florinda (Meza) también. Pero
bueno, todo es parte de la diversión, digamos (risas).
• Por cierto, a estas alturas, don Ramón ya le debe deber un montón de dinero en
rentas… ¿Hizo el cálculo?
(Se ríe) El otro día hicieron circular en Internet un cálculo en el que estimaron que
me debía como 12.000 euros. En Santa Rita (Paraguay) me entregaron un cheque
enorme que daba G. 14 millones firmado por don Ramón. Fue un detallazo que no
olvidaré.
• Para sus fans que quieren saber en qué anda, ¿sigue actuando? ¿Cómo se gana la
vida?
Sigo actuando y viviendo de esto. Estoy en una etapa muy hermosa de mi vida don-
de puedo escoger realmente lo que quiero hacer. Acepté esta invitación solo porque
hubo un impase entre una gira que estoy haciendo en Brasil con espectáculos en 26
ciudades. Luego de aquí voy a Buenos Aires (Argentina) a hacer más shows y regreso
a México para comenzar a grabar una película. Ah, y también estoy trabajando en el
doblaje de Angry Birds.
• Es médico general. ¿Ya no ejerce la profesión?
Ya no, desde hace mucho tiempo.
• Todavía hay gente que teme escoger el teatro porque se cree que en esta carrera “se
muere de hambre”; sin embargo, vive de la actuación. ¿Qué les dice a esos jóvenes?
Vivo de la actuación desde 1971, y solo les digo que persigan sus sueños. Desde lue-
go que se puede, si realmente te entregas a ello. Y no quiero sonar a libro de Paulo
Coelho, pero es la verdad. Si pones todo tu empeño en lo que te apasiona, el éxito y
el talento son un cheque que se cobra tarde o temprano.
Durante la conferencia de prensa que brindó, Édgar Vivar fue reconocido como “vi-
sitante ilustre” por la Junta Municipal de Asunción. Por supuesto, no finalizó la nota
sin antes enviar un saludo afectuoso a todos sus fans de Paraguay.
Entrevista por Estefanhy Cantié. “Édgar Vivar: ‘Sufrí bullying desde niño’”, en Diario abc
Color, Paraguay, 11 de mayo de 2016. En línea: [www.abc.com.py/especiales/fin-de-semana/
edgar-vivar-sufri-bullying-desde-nino-1478975.html].
81
Editado por el Instituto Latinoamericano de Altos Estudios -ilae-,
en febrero de 2018
Se compuso en caracteres Cambria de 12 y 9 ptos.
Bogotá, Colombia