Posverdad,
medios masivos de comunicación
y neopopulismos
nuevas dinámicas, nuevas tendencias
Posverdad,
medios masivos de comunicación
y neopopulismos
nuevas dinámicas, nuevas tendencias
Edimer Leonardo Latorre Iglesias
María Alejandra Olarte Molina
Kitty Margaret Owen Martínez
Eduardo Marín Cuello
Aldemar Julián Libreros Serna
Universidad Sergio Arboleda
Instituto Latinoamericano de Altos Estudios -ilae-
Queda prohíbida la reproducción por cualquier medio físico o digital de toda o una parte de
esta obra sin permiso expreso del Instituto Latinoamericano de Altos Estudios -ILAE-.
Publicación sometida a evaluación de pares académicos (Peer Review Double Blinded).
Esta publicación está bajo la licencia Creative Commons
Reconocimiento - NoComercial - SinObraDerivada 3.0 Unported License.
ISBN
978-958-5535-66-4
© Edimer Leonardo Latorre Iglesias, 2020
© María Alejandra Olarte Molina, 2020
© Kitty Margaret Owen Martínez, 2020
© Eduardo Marín Cuello, 2020
© Aldemar Julián Libreros Serna, 2020
© Universidad Sergio Arboleda, 2020
© Instituto Latinoamericano de Altos Estudios -ILAE-, 2020
Derechos patrimoniales exclusivos de publicación y distribución de la obra
Cra. 18 # 39A-46, Teusquillo, Bogotá, Colombia
pbx: (571) 232-3705, fax (571) 323 2181
www.ilae.edu.co
Diseño de carátula y composición: Harold Rodríguez Alba
Edición electrónica: Editorial Milla Ltda. (571) 702 1144
editorialmilla@telmex.net.co
Editado en Colombia
Published in Colombia
Contenido
Reflexiones introductorias
9
Capítulo primero
Educación, memoria y cultura de paz en la era de la posverdad:
reflexiones críticas desde el caso colombiano
15
Resumen
15
Abstract
16
I.
Introducción
16
II.
Colombia en un contexto transicional:
entre las narrativas del dolor y la basurización simbólica
17
III. La educación, una herramienta efectiva contra la posverdad
22
IV. La violencia de Procusto:
la memoria y la educación como campo en disputa
28
V. Conclusiones
32
Bibliografía
34
Capítulo segundo
Ceocracias y la posible difuminación de lo público:
la comunicación gerencial como una cuestión de ética
37
Resumen
37
Abstract
38
I.
Introducción
38
II.
De la burocracia a la gerencia pública
41
III. La administración del gerente público
43
IV. La ética en la administración pública:
un ejercicio desde el ser para el hacer
49
V. Sin comunicación no funciona:
el caso Char en la Alcaldía de Barranquilla
53
VI. Conclusiones
59
Bibliografía
60
7
Posverdad, medios masivos de comunicación y neopopulismos...
Capítulo tercero
El poder de las fake news: manipulación de masas
para la permanencia del populismo en Venezuela
65
Resumen
65
Abstract
66
I.
Introducción
66
II.
El afianzamiento de la posverdad:
la circularidad circular de la mentira en las redes sociales
69
III. La muerte de los argumentos: fake news y toma de decisiones
78
IV. El populismo: definición y alcance en Venezuela
80
V. Noticias publicadas en la cuenta twitter #clap @ClapOficial.
Comité local abastecimiento y producción
85
VI. Conclusiones
91
Bibliografía
94
Capítulo cuarto
Neo-relatos del populismo en los medios de comunicación:
una mirada al movimiento Fuerza Ciudadana
en la prensa de Santa Marta
99
Resumen
99
Abstract
100
I.
Introducción
100
II.
Redefiniendo las categorías: desde el concepto
político en crisis a la crítica de la razón política
102
III. Diversas miradas mediáticas y comunicacionales
al populismo y sus efectos
105
IV. Aproximación sociohistórica al contexto local
107
V. Precisiones sobre el método
117
VI. Análisis y resultados: develando los vestigios
del populismo de Fuerza Ciudadana
121
VI. Conclusiones: la estrategia política de Fuerza Ciudadana
127
A. Modo de ejercer el poder basado en la cercanía
del líder populista con el “pueblo”
127
B. Se basa en identificación con el pueblo mediante
movilizaciones de masas y permanente presencia
en los medios de comunicación
128
C. Líder se muestra conocedor y experimentado
en las dificultades del pueblo
128
D. El líder promete una transformación
en el espacio político: los intereses particulares de la
oligarquía serán sustituidos por el interés general
128
Bibliografía
130
Reflexiones finales
133
8
Reflexiones introductorias
Marlenny Díaz Cano 1
¿Qué conexión puede tener la muerte de un hombre en ciudad Bolívar
de Bogotá a manos de una turba humana que lo acuso de robar ni-
ños, los resultados del referendo para refrendar los acuerdos de paz en
Colombia y la invasión a Irak? La respuesta está en que a cada uno de
estos casos noticiosos se les dio un protagonismo en los medios masi-
vos de comunicación en especial en la tarea de difundir comunicacio-
nes inexactas, alejadas de la realidad y confusas, que respondían a in-
tereses de actores que se beneficiaron de los efectos del ocultamiento,
tergiversación o creación de la verdad.
En el primer caso, la turba se movilizó y asesinó a partir de la vi-
ralización de una noticia en la aplicación WhatsApp donde se incluía
al hombre asesinado en una lista de delincuentes que robaban niños
y que luego resultó ser falsa. En el segundo caso, los analistas de ese
no que sorprendió a muchos, estuvo vinculado también a una noticia
falsa que se difundió con rapidez y que advertía que una consecuencia
directa del plebiscito sería el favorecimiento de condiciones para que
el modelo socialista de Venezuela -el castrochavismo- se impusiera en
el país. Y en el último caso, desde el mismo Gobierno norteamericano,
George Walker Bush2 y su equipo de prensa se encargaron de crear
una verdad ligada a la amenaza que representaba el Gobierno tiráni-
1
La autora: abogada, docente investigadora de la Escuela de Derecho de la Universidad Ser-
gio Arboleda Santa Marta; Doctora en Ciencias Agrarias opcion Sociología Rural; Magíster
en Planificación y Administración Regional con enfasis en Medio Ambiente; Especialista
en Planificación del Desarrollo Regional. Areas de investigacion: Derecho constitucional,
derecho ambiental y sociologia rural. e-mail: [marlenny.diaz@usa.edu.co ].
2
New Haven, Connecticut, 6 de julio de 1946-, 41.º Presidente de Estados Unidos por el
Partido Republicano, en dos períodos del 20 de enero de 2001 al 20 de enero de 2009.
9
Posverdad, medios masivos de comunicación y neopopulismos...
co de Sadam Hussein3 para la paz mundial por la posesión de armas
de impacto masivo, tal noticia fue el argumento para invadir, destruir
y asesinar a cientos de ciudadanos iraquíes -supuestos terroristas-,
para luego verificarse por el mismo Gobierno norteamericano que to-
dos los documentos y datos publicitados en los principales medios no-
ticiosos del mundo, eran falsos.
Estos ejemplos que muestran el lado negativo del uso de los mass
media contrastan con aquellos que señalan un uso positivo, dentro de
los que se pueden incluir los canales y redes que facilitan el control ciu-
dadano sobre las actuaciones de sus representantes, los que permiten
la descentralización de funciones a partir de la participación ciudada-
na en actividades que estaban antes centralizadas y limitadas al ejerci-
cio de un solo actor, los que visualizan problemas y actores vulnerables
que de otra forma seguirían invisibilizados y los que permiten denun-
ciar para movilizar la justicia a partir de la presión publica.
Tras los ejemplos anteriores se encuentran no solo los protagonis-
tas directos, sino además se bosqueja el tema de quiénes son los due-
ños del poder, es decir, quién tiene el poder para seleccionar la historia,
quién para hacerla pública, y quién para escribirla, con lo cual se deter-
mina la existencia de poderes en torno a la noticia y se asigna entonces
la incorporación de esta categoría a los análisis que busquen determi-
nar la dinámica de los medios masivos de comunicación en la sociedad.
Al respecto, las reflexiones académicas sobre el poder han abordado
sus dos caras: unos se han interesado por sus efectos negativos de do-
minio, subyugación y autoritarismo y otros se han ocupado de su cara
positiva, en cuanto también pueden constituirse en catalizadores de
situaciones de reconocimiento, eficiencia y valoración, entre otras.
Al identificar tales caras, el presente libro que hace notorios resul-
tados de investigación científica del mas alto nivel, tiene la virtud de
hacerlas visibles en una sola mirada, al presentar al lector diversos es-
cenarios en los que el poder se ejerce a partir de lo que Paul-Michel
Foucault4 denominó dispositivos de poder5 y que en su obra Arqueo-
logía del saber (1969) se acercó a definir como una “estrategia de re-
3
Sadam Huseín Abdulmayid al Tikriti, Al Awja, Irak, 28 de abril de 1937 - Kadhimiya,
Bagdad, 30 de diciembre de 2006.
4
Poitiers, Francia, 15 de octubre de 1926 - París, 25 de junio de 1984.
5
Michel Foucault. La arqueología del saber, Buenos Aires, Siglo xxi, 2013.
10
Reflexiones introductorias
laciones de fuerzas que soportan la relación poder/saber en la que lo
dicho o lo no dicho por las partes busca generar un efecto a partir de
estrategias, discursivas o no”.
Dicho concepto es complementado por Giorgio Agamben quien in-
dica que el dispositivo está inscrito en una relación de poder y es todo
aquello que tenga la capacidad de capturar, orientar, determinar, inter-
ceptar, modelar, controlar y asegurar los gestos, las conductas, opinio-
nes y los discursos de los seres vivientes, cuyo reconocimiento como
dispositivo depende precisamente de esa capacidad de o para6. Bajo
este parámetro teórico es posible decir que los medios masivos de co-
municación son dispositivos de poder (cada vez que lo mencionemos
haremos referencia a los mass media) y el análisis de su apropiación,
instrumentalización y uso en casos específicos se constituye en el in-
terés articulador de los cuatro capítulos que conforman el documento.
Los lectores podrán encontrar en la presente obra, análisis que
traspasan el enfoque disciplinar para llegar a uno multidisciplinar que
conjuga los aportes teórico metodológicos de las ciencias humanas, so-
bre todo la sociología y las ciencias de la comunicación, para abordar
los efectos del dispositivo mass media, que se materializan en cada uno
de los cuatro capítulo en las duplas estigmatizar-recordar, comunicar-
gerenciar, manipular-ocultar y movilizar-ideologizar.
En el primer capítulo Edimer Leonardo Latorre Iglesias y María
Alejandra Olarte Molina abordan el escenario colombiano, en el que
los medios de comunicación han sido usados como vía de expresión de
una violencia mediática o contrario sensu, pueden ser usados para co-
crear una cultura de paz para las víctimas del conflicto armado, en este
caso, como garantía de no repetición. Resaltan la importancia de las
políticas públicas sobre memoria y educación para generar espacios
que reconstruyan lo vivido por las víctimas en perspectiva sociocultu-
ral y territorial y describen el uso errado de los mass media como canal
de difusión de narrativas de segregación, estigmatización y violencia
que en forma de noticias falsas se propagan por las redes sociales y
colonizan la opinión pública, para generar e incrementar odios.
6
Giorgio Agamben. ¿Qué es un dispositivo?, Barcelona, Anagrama, 2015.
11
Posverdad, medios masivos de comunicación y neopopulismos...
A continuación, Kitty Margaret Owen Martínez indaga el efecto
del dispositivo asociado al poder del comunicador en el escenario de
la gestión pública, en un caso específico donde la información funciona
como estrategia de la administración para conseguir el doble efecto de
dotar de credibilidad la acción del funcionario público y fortalecer la
ciudadanía activa. Resalta la importancia de la participación del pro-
fesional en comunicación en su papel de facilitador y orientador del
diseño y la implementación de canales de información del ceocrata, un
nuevo tipo de funcionario público que aplica estrategias gerenciales
provenientes del ámbito privado en su administración en lo que la au-
tora denomina como la nueva gerencia pública. Tales consideraciones
se observan en la práctica a través de la presentación de un estudio
de caso en el que la estrategia comunicativa enfocada en objetivos de
transparencia ha sido determinante para la buena aceptación ciuda-
dana de la gestión de un alcalde en el Caribe colombiano (Alejandro
Char-Barranquilla).
En el tercer capítulo, Aldemar Julián Libreros Serna y María
Alejandra Olarte Molina se interesan por el ámbito de poder de los
Gobiernos autoritarios en el que el dispositivo busca generar efectos
ligados a la manipulación de masas a través de la estrategia de las no-
ticias falsas o fake news. Sus observaciones se particularizan en el caso
del actual Gobierno venezolano, para lo que aplica análisis textual a
sus comunicaciones vía Twitter sobre acciones a favor de la población
centradas en un programa de repartición de alimentos. En tales trinos,
el autor identifica narrativas fabricadas que buscan el control social y
obtener para el Gobierno una imagen de efectividad que dista en mu-
cho de su inoperancia, con facilidad verificable en la realidad.
El úultimo capitulo lo constituye un análisis realizado por Eduardo
Marín Cuello sobre el poder del líder carismático que acude al dispo-
sitivo, en busca de efectos vinculados a la validación de su ideología a
través de la estrategia de una comunicación noticiosa diseñada para
generar movilización social. A partir de un estudio de caso sobre el
uso de dicha estrategia por parte de un movimiento político que des-
plazó en recientes elecciones a Gobiernos hegemónicos de tradición
en el Caribe colombiano (Movimiento Fuerza Ciudadana, líder Carlos
Eduardo Caicedo Omar, de Santa Marta) el autor identifica el papel de
la prensa en tal logro, señala las características que configuran un dis-
12
Reflexiones introductorias
curso populista y muestra de qué manera se acudió al dispositivo para
configurar “burbujas cognitivas” y versiones de la realidad en prensa
para ganar adeptos al movimiento.
Desde estas diferentes perspectivas sobre el dispositivo de poder
de los mass media, los capítulos confluyen en torno a la identificación
de los fines buscados y las estrategias aplicadas mediante el disposi-
tivo. El amplio y pertinente marco teórico de cada capítulo sobre las
categorías centrales (posverdad, memoria histórica, educación para
la paz, ceocracia, comunicación estratégica, noticias falsas, populismo
mediático) se combina con la presentación de caso para dotar al libro
de un plus especial en lo que refiere a su aporte al estado del arte en
la materia, en primer lugar, por la concreción empírica en el contex-
to latinoamericano a partir de dos países representativos de la región
como lo son Colombia y Venezuela, y en segundo lugar, por el detalle
con que se describe cómo se pone en marcha la estrategia del disposi-
tivo para conseguir el fin buscado, lo cual sin duda se constituye en un
complemento sine qua non para todo lector interesado en comprender
el funcionamiento del engranaje mediático dentro de distintas maqui-
narias de poder.
Es de resaltar que con sus fortalezas teóricas, metodológicas y ana-
líticas, el libro se constituye en fuente válida de consulta, no solo para
lectores con intereses académicos sobre discusiones que critican el uso
de los medios de comunicación como vía de exclusión, estigmatización
y ocultamiento, sino también para los que se interesen en el papel del
dispositivo como escenario para preservar la memoria de los que no
pueden ser olvidados, visibilizar al que ha sido ocultado, mejorar lo
que puede ser optimizado y valorar lo que ha sido subvalorado.
Por último, es insoslayable hacer referencia al interés de los autores
por entregar una obra que incluya el factor ético, un objetivo derivado
en gran medida del compromiso con la labor en docencia e investiga-
ción que todos ejercen, que se materializa en una reflexión sobre la
responsabilidad ética de los medios de comunicación en dos sentidos:
por un lado, para criticar su instrumentalización por parte de actores
que pugnan por mantener su poder o debilitar el de sus contrincantes,
en una lucha cuyo principal efecto colateral es la pérdida del valor de la
verdad y manipulación, segregación y odio en la que el dispositivo fun-
ciona como cómplice, y por otro lado, su buen uso como vía para ganar
en eficiencia en la gestión pública y facilitar el empoderamiento ciuda-
13
Posverdad, medios masivos de comunicación y neopopulismos...
dano, situación en la que el dispositivo actúa como aliado. Así mismo,
la obra representa un resultado del compromiso ético de la universi-
dad como instancia generadora de instrumentos analíticos, críticos y
propositivos sobre problemas que afecten a la comunidad.
Bibliografía
Agamben, Giorgio. ¿Qué es un dispositivo?, Barcelona, Anagrama, 2015.
Foucault, Michel. La arqueología del saber, Buenos Aires, Siglo xxi, 2013.
14
Capítulo primero
Educación, memoria y cultura de paz en la era de la
posverdad: reflexiones críticas desde el caso colombiano
Edimer Leonardo Latorre Iglesias
María Alejandra Olarte Molina7
Resumen
Los resultados de investigación que se presentan en este capítulo de
libro, precisan la importancia de la memoria histórica y su relación
con la pedagogía en la era de la posverdad. Como campos en disputa,
estas dos grandes dimensiones, adquieren vital importancia para ma-
terializar escenarios de paz en una sociedad transicional como la co-
lombiana. El uso del paradigma holístico en la investigación, así como
la integración de información cualitativa y cuantitativa, evidencian la
necesidad de repensar el rol del docente en la co-creación mediadora
de una cultura de paz, que se constituya para las víctimas del conflicto
en Colombia en una garantía de no repetición.
7
Los autores: Edimer Leonardo Latorre Iglesias es Sociólogo egresado de la Universi-
dad de Antioquia, Doctor en Sociología Jurídica e Instituciones Políticas de la Universidad
Externado de Colombia, Posdoctor en Educación, Ciencias Sociales e Interculturalidad
de la Universidad Santo Tomás de Colombia. Categorizado como investigador Senior por
Minciencias en la Convocatoria 833 de 2018. Hoy es director del grupo de investigación
Joaquín Aarón Manjarrez, adscrito a la Escuela de Derecho de la Universidad Sergio Ar-
boleda seccional Santa Marta, Colombia. e-mail: [edimer.latorre@usa.edu.co ]. María Ale-
jandra Olarte Molina es Comunicadora Social y Periodista egresada de la Universidad
Sergio Arboleda de Santa Marta, es Especialista en Docencia e Investigación Universitaria
y Magíster en Educación de la misma universidad. Hoy es investigadora del grupo de in-
vestigación Comunicación y Sociedad del Programa de Comunicación Social y Periodismo
de la Universidad Sergio Arboleda de Santa Marta. e-mail: [maria.olarte@usa.edu.co ].
15
Posverdad, medios masivos de comunicación y neopopulismos...
Palabras clave: Posverdad; Memoria histórica; Educación para la paz;
Políticas públicas; Basurización simbólica.
Abstract
The research results presented in this chapter of book specify the im-
portance of historical memory and its relationship with pedagogy in
the era of post-truth. As disputed fields, these two great dimensions ac-
quire vital importance to materialize peace scenarios in a transitional
society such as Colombia. The use of the holistic paradigm in research,
as well as the integration of qualitative and quantitative information,
demonstrate the need to rethink the teacher’s role in the mediating co-
creation of a culture of peace that is constituted for the victims of the
conflict in Colombia in a guarantee of non-repetition.
Keywords: Post-truth; Historical memory; Education for peace; Public
policies; Symbolic garbage.
I. Introducción
Sin embargo, creo en verdad que estamos frente a ese momento de supremo
peligro que es, a la vez, aquel en el que crece lo que nos puede salvar...8
El trabajo que se presenta a continuación forma parte de los resul-
tados científicos del trabajo en intergrupos de investigación titulado
“Análisis de políticas públicas en América Latina: fin del poder, crisis
del Estado y neopopulismos de derecha”, que revisa las limitaciones
fácticas de Estados débiles para materializar las bondades propias de
un Estado social de derecho. Esta ambivalencia entre lo que se propug-
na en la norma y lo que se materializa en la realidad es el marco teórico
en el cual se analiza el rol de la educación para consolidar políticas
públicas, en especial, el decisivo y relevante factor del docente para
co-crear el escenario anhelado de posconflicto que la sociedad colom-
biana reclama y merece. Parte de sus resultados fueron socializados en
el Congreso Internacional de Pertinencia de la Educación, desarrollado
8
Ernesto Sabato. España en los diarios de mi vejez, Buenos Aires, Seix Barral, 2004, p. 16.
16
Educación, memoria y cultura de paz en la era de la posverdad...
en el Campus Puebla del Colegio de Postgraduados en el mes de agosto
de 2019.
La estructura de este trabajo asumió una visión metodológica basada
en el paradigma de la investigación holística. En su construcción y desa-
rrollo argumental integró técnicas cualitativas y cuantitativas. Proponen
los autores, una mirada interdisciplinaria al problema de la deshumani-
zación del otro en contextos asimétricos, excluyentes y polarizados.
En el primer aparte, se analiza el contexto socio histórico entre la
educación y el surgimiento de las fake news, el segundo aborda la co-
yuntura colombiana y los procesos abruptos de violencia física y su co-
rrelato de violencia simbólica, enmarcada en la tendencia denominada
posverdad. En la tercera parte, se analiza la relación entre memoria y
educación como campos en disputa. El trabajo finaliza con unas posi-
bles líneas de acción para alcanzar el diálogo entre memoria y pedago-
gía en la era de la posverdad.
II. Colombia en un contexto transicional: entre
las narrativas del dolor y la basurización simbólica
... actualmente hay mucho miedo, y es un miedo que está a menudo
entremezclado con la ira, la culpa (que se atribuye a otros) y la envidia.
El miedo tiende con demasiada frecuencia a bloquear la deliberación racional,
envenena la esperanza e impide la cooperación constructiva
en pos de un futuro mejor9.
Los gritos desgarradores de un niño de nueve años, que ve con impoten-
cia el cadáver de su madre tirado en una de las calles polvorientas, llenas
de cambuches del barrio de invasión 9 de agosto en Tierralta, Córdoba,
consternaron a Colombia y al mundo. El niño se daba golpes contra las
paredes y profería alaridos de dolor al presenciar el vil asesinato de su
madre. Sicarios en moto, con dos fulminantes impactos de bala, segaron
la vida de la líder social María del Pilar Hurtado Montaño10 de tan
solo 34 años de edad, quien no alcanzó a despedirse como sagradamen-
te lo hacía: dándole un beso a su hijo todas las mañanas.
9
Martha Craven Nussbaum. La monarquía del miedo: una mirada filosófica a la crisis ac-
tual, Barcelona, Paidós, 2019, p. 23.
10
Puerto Tejada, Cauca, Colombia, 1985-Tierralta, Córdoba, Colombia, 21 de junio de 2019.
17
Posverdad, medios masivos de comunicación y neopopulismos...
El viernes 21 de junio de 2019, a las 7:35 de la mañana, la reconocida
líder social, recicladora y defensora de la legalización de lotes baldíos,
se convirtió en una más de las estadísticas que nutren el sistemático y
hasta el momento imparable asesinato de líderes sociales en Colom-
bia. Tierralta, Córdoba es uno de los territorios colombianos caracte-
rizados por ser receptor constante de campesinos desplazados por las
diferentes neo-organizaciones criminales que operan en el “Nudo de
Paramillo”; escuadrones de la muerte que obligan a los parceleros a
sembrar y recolectar la preciada hoja de coca. El asedio constante para
que preserven los cultivos ilegales hace que muchos prefieran despla-
zarse, situación que acrecienta las periferias de los barrios marginales
de este municipio colombiano como única manera de huirle a la crimi-
nalidad al invadir lotes alejados del casco urbano.
Por desgracia, la invasión que buscaba legalizar Hurtado Monta-
ño “la mujer del chatarrero”, es un terreno estratégico que casi que se
constituye en la única puerta de entrada al megaproyecto hidroeléctri-
co de Urrao. Estos terrenos pertenecen al actual alcalde de Tierralta,
Córdoba. Por extraño que parezca, el debate sobre este cruel y bar-
bárico acto presenciado por un niño, en principio se centró sobre si
la asesinada mujer era líder o no, si estaba amenazada o no lo estaba,
algunos defensores acérrimos de la ultraderecha en Colombia la til-
daron de criminal invasora y el secretario de seguridad de Tierralta
insistió en que la víctima no era reconocida como una lideresa social.
Más adelante se trató de desviar el asesinato a la famosísima frase que
hace curso en Colombia: “al parecer, era por problemas personales”.
Pese a lograr unos acuerdos de paz con la guerrilla de las Fuerzas
Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo -farc-EP-,
las fracturas por la violencia socio estructural colombiana aún se man-
tienen. El Estado colombiano no logra de manera total el monopolio
de la fuerza, dadas las condiciones de violencia focalizada que toda-
vía padece la zona rural colombiana y grandes porciones de territorio,
históricamente precario en cuanto a presencia institucional. En medio
del interregno transicional que implica la asunción del acuerdo de paz,
el país vivencia de forma incruenta nuevas formas de violencia. Entre
enero de 2016 hasta mayo de 2020, es decir, casi tres años después del
punto final y de los inicios de reincorporación de los exguerrilleros a
18
Educación, memoria y cultura de paz en la era de la posverdad...
la vida civil, han sido asesinados más de 702 líderes sociales y 242 ex-
combatientes de las farc, es decir, un total de 944 personas asociadas
con el proceso transicional de paz11.
Estos asesinatos están georreferenciados, dado que la mayoría de
las víctimas se encuentran en las zonas que fueron en su momento es-
cenarios de conflicto tales como Antioquia, Cauca y Nariño. Es nece-
sario recalcar que la mayoría de los líderes asesinados pertenecen a
minorías y comunidades rurales, siendo que el 70% de las víctimas
luchaba por medios legales para proteger el territorio y los ingentes
recursos naturales. Sus perpetradores en su mayoría pertenecen a gru-
pos residuales, la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional -eln-,
del Ejército Popular de Liberación -epl- y lamentablemente a las fuer-
zas oscuras del Estado.
La debilidad en el control territorial y en la fuerza institucional es
la que ha permitido que se preserven de forma metamorfoseada estas
manifestaciones violentas y, así mismo, logra que las zonas alter-lega-
les en Colombia pervivan12 y que de una manera u otra terminen por
minar la de por sí ya existente debilidad Estatal en un círculo reactivo.
Estos espacios geográficos que se caracterizan por la no presencia del
Estado, arman contra Estados locales, en ocasiones en organizaciones
criminales que imponen a sangre y fuego regulaciones de la vida social.
En medio de esta ola de violencia focalizada y selectiva, se torna preo-
cupante que las víctimas sean silenciadas con mecanismos y estrategias
de distracción mediática. En principio se debate sobre su legitimidad
como portavoz de minorías o grupos étnicos, luego se demerita y al final
se olvida, por lo que se podría denominar como una ignorancia selectiva,
donde la víctima es convertida en causante de su propia tragedia.
Expresiones como: algo hizo… por algo sería… el que la debe la paga…
y, como ya lo señaló Daniel Pécaut en su momento13, el culpable, el
victimario, termina por ser generalizado y su nombre se diluye en una
simple abstracción que lo oculta y lo protege. Expresiones como: se lo
11
Observatorio Político Electoral de la Democracia. Informe sobre violencia política
desde el inicio del calendario electoral, Bogotá, Misión de Observación Electoral -moe-,
2020.
12
Edimer Leonardo Latorre Iglesias. “Postconflicto y menores infractores”, en íd. Siste-
ma de responsabilidad penal adolescente en una sociedad transicional: una mirada inter-
disciplinaria al caso colombiano, Bogotá, Universidad Sergio Arboleda, 2018.
13
Daniel Pécaut. Guerra contra la sociedad, Bogotá, Planeta, 2001.
19
Posverdad, medios masivos de comunicación y neopopulismos...
llevó la violencia… lo mató la violencia… Estos mecanismos de invisibi-
lización mediática podrían constituirse en una basurización del otro,
una forma de deshumanizar a la víctima y de traducir el dolor de su
muerte en emociones que se deriven hacia el miedo y el asco14.
La categoría de basurización simbólica es extrapolada de manera
innovadora por Rocío Silva Santisteban15 para explicar la degrada-
ción en la alteridad de los pobres, de los marginales, de las víctimas,
de los excluidos por procesos hegemónicos y formas de dominación
bastante signadas por la violencia y la muerte. La mencionada autora
entiende estos procesos de basurización como los mecanismos usados
para fragmentar y preservar la exclusión, en un entramado donde los
mass media juegan un rol vital en la construcción de estigmas: el tele-
pobre, el desplazado, el marginal, el migrante, la víctima, el precario.
La basurización simbólica de la víctima se entiende como el proce-
so que se posiciona gracias al poder de los mass media y de sus prima-
cías configuracionales de los marcos cognitivos de los consumidores
ávidos del terror telegénico. La víctima en Colombia, por ende, produ-
ce dos emociones muy interrelacionadas: asco y miedo. El asco a estar
cerca de ese ser desposeído y el miedo al daño que pueda ocasionar
su proximidad.
Estas construcciones estereotipadas con exageración del otro, posibi-
litan que el portador del estigma, de la marca indeleble, se convierta en
un excremento que debe ser evacuado, botado y al mismo tiempo gene-
ran cohesión sobre lo que hay que limpiar, de ahí la idea de un vertedero,
donde podamos arrojar a los históricamente excluidos. En este sentido,
precisa Silva Santisteban que: “La basurización simbólica es, pues, la
forma como mantenemos al otro como una alteridad radical que no es-
cuchamos, un espacio de descargo y descarga, cuerpo que debe ser eva-
cuado del sistema de forma anónima para que todo siga funcionando”16.
Los procesos de vertimiento simbólico ocurren en Colombia desde
los inicios de la colonización a sangre y fuego por los conquistadores
españoles. Estos procesos aún permean los imaginarios: indio, negro,
14
Nussbaum. La monarquía del miedo: una mirada filosófica a la crisis actual, cit.
15
Rocío Silva Santisteban. El factor asco: basurización simbólica y discursos autoritarios
en el Perú contemporáneo, Lima, Red para el Desarrollo de las Ciencias Sociales en el Perú,
2008.
16
Ibíd., p. 93.
20
Educación, memoria y cultura de paz en la era de la posverdad...
mestizo, que por obvias razones deviene en el pobre histórico. Luego,
con el auge de la república liberal en el siglo xix, estos apelativos se
direccionaron a los no ciudadanos, con el famoso miedo al pueblo. Este
miedo era portador de los imaginarios históricos y depositaba en “los
de ruana” los estigmas fundacionales, que convierten a los pobres his-
tóricos en los aplazados, en los ciudadanos postergados y, por ende, el
Estado y su utopía redistributiva se constituía en una ficción inalcan-
zable para este tipo de poblaciones.
La producción de basura simbólica se direcciona a la creación de
e-paranoias17, que con narrativas bastante virales, se propagan en las
redes sociales y colonizan la opinión pública, exacerbando nuestros
odios, lo que impide entender y escuchar al otro. En ese sentido, el po-
bre se encuentra silenciado y sin posibilidades de ser escuchado, lo
triste de esto, es que con el poder mediático termina por creer que,
en el fondo, él solo es basura que debe ser ocultada en el tapete de la
historia. Aquí adquieren una importancia vital las luchas por el campo
de construcción, rescate y escritura de la memoria y, como es obvio, lo
que nos convoca en este espacio, el viejo campo de dinámicas de poder
y de lucha por su control hegemónico: la educación.
17
Edimer Leonardo Latorre Iglesias. “Cicatrices en la memoria: posconflicto, mass me-
dia y víctimas. Un acercamiento cualitativo a la tierra del olvido”, en Berónica Narváez
Mercado. Apuntes del derecho y la justicia en un mundo globalizado, Sincelejo, Editorial
Cecar, 2020.
21
Posverdad, medios masivos de comunicación y neopopulismos...
III. La educación, una herramienta efectiva
contra la posverdad
En 2016 el diccionario Oxford dio una señal de alarma sobre el efecto de la
proliferación de las noticias falseadas al proponer como la palabra del año
el término post-verdad (post-truth). Se trata de un término que se relaciona
con un fenómeno notable y muy extendido: que los hechos objetivos estén
perdiendo paulatinamente peso ante discursos que introducen una buena dosis
de idealidad o de falta de realidad y de manipulación, dando origen a unos
discursos en los que se manipula a los individuos, atendiendo a su ideología a
las creencias, costumbres y especialmente a los sentimientos18.
Todos los fenómenos que aparecen en las diversas dinámicas huma-
nas afectan de una u otra manera a la educación en cualquiera de sus
procesos. En consecuencia, es necesario estudiarlos para estar alertas
y tomar las decisiones más correctas que permitan atenuar o mitigar
por lo menos, el impacto negativo que estos pueden causar y contri-
buir con la formación en capacidades y habilidades para su detección,
análisis, valoración y la posterior toma de decisiones.
Uno de estos fenómenos es el que nos convoca: las fake news, ya los
estudiosos del tema han visto cómo cala en los procesos educativos
en disímiles aspectos entre los que cabe destacar el uso de fuentes no
correctas a la hora de sustentar un texto, la necesidad de transformar
parte del currículo para introducir el estudio de las redes sociales y
las plataformas digitales, la manipulación de los sentimientos y lo que
conlleva como una seria amenaza a la formación en los estudiantes: la
imposibilidad de desarrollar la capacidad crítica y analítica, la lectura
desde la intertextualidad, la alfabetización mediática, la resignificación
de lo ético, lo cívico y la política misma, entre otros, aspectos importan-
tes que dependen mucho de la educación que recibe un individuo, en la
escuela o fuera de ella.
Pero, ¿cuál es el campo conceptual alrededor de las fake news? Se
conoce como falsas noticias, pero es importante señalar que, aunque
pareciera una actividad nueva en la publicitada época de la posverdad,
18
José Manuel Pérez Tornero, Samy Tayie, Santiago Tejedor Calvo y Cristina Pulido
Rodríguez. “¿Cómo afrontar las noticias falseadas mediante la alfabetización periodísti-
ca? Estado de la cuestión”, en Doxa Comunicación, n.º 26, 2018, pp. 211 a 235, disponible
en [https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=6507799 ], p. 215.
22
Educación, memoria y cultura de paz en la era de la posverdad...
este ha existido siempre. Por ejemplo, en España se le conoce como bu-
los, noticia falsa que se difunde, por lo general, con el fin de perjudicar
a alguien. Es común escuchar “no hago mucho caso del rumor, pues
puede tratarse solo de un bulo”.
Los bulos ya se encontraban en el siglo xviii en las gacetas, estos y
los libelos eran empleados por los reyes. Además, se tiene noticia que
en el siglo xx “los totalitarismos se sirvieron de falsedades como herra-
mienta de desinformación propagandística”19. Pero es gracias a inter-
net que este fenómeno bautizado como fake news adquiere una imagen
caracterizada por “velocidad, amplitud y universalidad, vectores que
potencian el auge de su difusión amparados en la participación, el ano-
nimato, la fuente oculta y la dificultad para borrar su rastro”20. Además,
Wardle conceptúa que las falsas noticias corresponden a un
Desorden de información a la desinformación, explica que esta se produce
cuando nos referimos a noticias que no están verificadas, cuando nos referimos
a información falsa de forma consciente a través de la información para hacer
daño, así como a la mala información que se construye para dañar21.
Sobre la aparición de las fake news es posible que sean el resultado
de las nuevas tecnologías y surgieron después de que George Orson
Welles22 y la compañía teatral Mercury provocaran el caos en Estados
Unidos, al retransmitir un aparente ataque alienígena que generó páni-
co colectivo. Sin embargo, algunos prefieren hablar de desinformación
y no de falsas noticias. Se tiene seguridad de que estas en la actualidad
corren como pólvora y van de un medio a otro de manera tan veloz
que se hace casi imposible erradicarlas, allí está la complejidad para
controvertirlas.
19
Ángeles Fernández Barrero. “La expansión del rumor en los medios digitales”, en Fer-
nando Sabés Turmo y José Juan Verón Lassa (eds.). Universidad, investigación y period-
ismo digital, Aragón, Asociación de Periodistas de Aragón, 2014, pp. 19 a 36, disponible
en [http://decimoquinto.congresoperiodismo.com/pdf/libro2014.pdf ], p. 30.
20
Marián Alonso González. “Fake News: desinformación en la era de la sociedad de la
información”, en Ámbitos. Revista Internacional de Comunicación, n.º 45, 2019, pp.
29 a 52, disponible en [https://revistascientificas.us.es/index.php/Ambitos/article/
view/8399/8424 ], p. 31.
21
Mencionado por ibíd., p. 31.
22
Kenosha, Wisconsin, 6 de mayo de 1915 - Los Angeles, 10 de octubre de 1985.
23
Posverdad, medios masivos de comunicación y neopopulismos...
La aparición del fenómeno fake news conduce a que en cualquiera de
los niveles escolares se oriente al estudiante a cuestionarse, a analizar
la información que consume, a entender que una historia está inmersa
en una mayor. Muy bien lo explican Peter Levine y otro al afirmar que:
En una sociedad caracterizada por instituciones cívicas débiles, un dis-
curso público balcanizado y un compromiso cívico profundamente des-
igual, las escuelas pueden ofrecer a todos los jóvenes oportunidades para
aprender hechos y habilidades fundamentales, interactuar entre ellos y
con sus comunidades y desarrollar disposiciones y valores de aprendi-
zaje cívico de apoyo, cuando se hace correctamente, es el mejor vehículo
para capacitar a los jóvenes para sostener nuestra democracia. La eviden-
cia muestra que la educación aumenta el conocimiento, las habilidades y
la disposición de los jóvenes y luego los dota de herramientas para sumir
la trayectoria para ser ciudadanos activos y pensar como adultos23.
Esto implica que las instituciones educativas deban transformar sus
currículos para integrar temas relacionados con la cívica, la ética y el
verdadero sentido de la democracia. El compromiso de la educación
para formar individuos con las competencias necesarias para interpre-
tar las noticias y determinar la verdad o la falsedad de ellas ha sido una
decisión de instituciones de Estados Unidos con aulas digitales como
Checkology, con la cual se dota a los estudiantes de las habilidades para
valorar la información que llega a ellos. Mariana Limón Rugeiro hace
mención a centros educativos donde ya se hacen esfuerzos por superar
este fenómeno de las falsas noticias. Ella dice que en:
La Escuela de Periodismo de la Universidad de Stony Brook, por otra parte,
tiene el Center for News Literacy (Centro para Alfabetización Mediática) que,
entre otros recursos, ofrece el curso de alfabetización de noticias en línea “Ma-
king Sense of the News: News Literacy Lessons for Digital Citizens”, al que se
puede acceder a través de Coursera (2019). Igualmente, en Italia se trabaja
desde el Ministerio de Educación por habilitar a las personas para el reconoci-
miento de las falsas noticias24.
23
Peter Levine y Kei Kawashima-Ginsberg. The republic is (still) at risk -and civics is part
of the solution, A Briefing Paper for the Democracy at a Crossroads National Summit, Med-
for, MA, Jonathan M. Tisch College of Civic Life, Tuft University, September 21, 2017, pp.
1 a 33, disponible en [https://www.civxnow.org/sites/default/files/resources/Summit-
WhitePaper.pdf ], p. 3.
24
Mariana Limón Rugeiro. Observatorio de Innovación Educativa, Universidad de Mon-
terrey, 25 de abril de 2019, disponible en [https://observatorio.tec.mx/edu-news/que-
pueden-hacer-los-docentes-para-combatir-las-noticias-falsas-alfabetismo-de-noticias].
24
Educación, memoria y cultura de paz en la era de la posverdad...
Es una responsabilidad de la educación formar individuos capaces
de razonar. Por esto se habla de una formación para la democracia, lo
cual implica el reconocimiento del otro, de sus derechos, del respeto,
de las libertades individuales y colectivas. Al verse envuelta una socie-
dad en un maremágnum de información, corresponde a las institucio-
nes educativas ayudar en la preparación de sujetos pensantes y capa-
ces de entender que en las redes sociales existe un gran peligro si no se
asume con criticidad lo que estas ofertan para consumir como cierto.
Forma parte del ser democrático, cívico y ético estar con la verdad y
a favor de ella. Ahora bien, en la responsabilidad de dotar a los sujetos
de habilidades para detectar la verdad o falsedad de la información que
circula y de la cual depende la toma de decisiones muy importantes no
escapan las universidades. A estas, como afirman Mario Lagomarsino
Montoya y otros, les corresponde:
… educar individuos en su perspectiva global, esto es, en tanto conocedores
de su lugar en el entramado social y humano. En este sentido, se debe poner
acento en los planes curriculares en las competencias para la vida profesional
que abarquen áreas que consideraríamos indispensables para el desarrollo
ciudadano tales como la democracia, sus características y desafíos en el trabajo
y en la vida cotidiana; la gobernanza, con sus posibilidades y limitaciones,
considerando que cada profesional debe potenciar sus capacidades de toma
de decisiones y liderazgo25.
Además, en esta disertación hay que reconocer que los procesos edu-
cativos se ven permeados por un excesivo cúmulo de contenidos, de
datos, de información que es urgente decantar, contrastar y verificar.
Pareciera que la verdad se diluye, se pierde y la remplaza lo falso. El in-
ternet, las redes y algunas plataformas han creado un estado de desin-
formación y los estudiantes carecen de herramientas de pensamiento
para discernir qué es verdad y qué es mentira, hecho que se da por la
ausencia de rigurosidad frente a los contenidos en línea.
25
Mario Lagomarsino Montoya, Alex Véliz Burgos, Alex Pavié Nova y Juan Luis Nass
Álvarez. “Educación y democracia. Una alianza necesaria para la sociedad abierta y con-
tra la demagogia, conducida por la fake news”, Utopía y praxis latinoamericana: Revista
Internacional de Filosofía Iberoamericana y Teoría Social, año 24, n.º extra 4, 2019, pp.
137 a 146, disponible en [https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=7529042 ],
p.145.
25
Posverdad, medios masivos de comunicación y neopopulismos...
Alfonso Gutiérrez-Martín, Alba Torrego-González y Miguel
Vicente-Mariño validan la existencia de un contexto fácil para la di-
fusión de fake news en YouTube (junto con otros lugares en línea), en
desarrollo de intereses comerciales, “clickbaits” y como “acciones alea-
torias”. María-Carmen Ricoy, Cristina Sánchez-Martínez y Tiberio
Feliz-Murias trabajaron en los temas de credibilidad y falsedad de las
noticias en línea. Los autores señalan problemas de credibilidad en lí-
nea, pero también aspectos positivos de la cobertura de noticias, con-
tribuyen también a un debate optimista sobre cuestiones de confianza
y noticias en línea.
Dentro de las instrucciones que pueden seguirse, con el propósito de
encontrar la verdad, es necesario observar que quien lee lo que se pu-
blica, no debe quedarse solo con los titulares, hay que leer todo el tex-
to, se debe identificar la posibilidad de que sea una broma o que haya
humor en la noticia, identificar si es un medio satírico quien informa,
verificar la fuente, el autor de la frase que se cita, tener en cuenta los
hashtag #stopbulos y otras señales de alerta. Así mismo, es conveniente
determinar aquellas noticias a las cuales se les agregan datos incorrec-
tos que solo mueven la polémica para hacer alabanza de una ideología.
En este terrible juego de compartir noticias falsas participan perso-
nas de muchas edades. Un caso significativo está en manos de jóvenes
que han encontrado en ello una manera de monetización sin importar-
les el daño que puedan causar. Ejemplo de esto es el caso de Veles, una
localidad de Macedonia a orillas del río Varda. Allí existen más de 100
sitios web donde se comercializan falsas noticias, pero que dejan buenos
dividendos a quienes las comparten, a tal punto que el alcalde de Veles,
Slavco Chediev, considera esto como un caso de éxito para la ciudad.
En el campo del periodismo hay una crisis en la cual es difícil detec-
tar la verosimilitud de lo que se transmite o se comunica.
La consultora Gartner sostiene en su último informe de
“Predicciones
tecnológicas para el 2018” que en el 2022 el público occidental consumiriá
más noticias falsas que verdaderas y que no habrá suficiente capacidad, ni
material ni tecnológica, para eliminarlas26.
26
Alonso González. “Fake News: desinformación en la era de la sociedad de la infor-
mación”, cit., p. 31.
26
Educación, memoria y cultura de paz en la era de la posverdad...
Hecho lamentable para las audiencias que se guían por lo que leen o
escuchan y que a partir de esa información toman grandes determina-
ciones que afectan la vida social, política, económica, en general, todo
el actuar humano.
Y por último, qué decir de cómo afectan las fake news a las nuevas
formas de leer, proceso que también es un reto educativo. Para sortear-
lo se requiere del desarrollo de excelentes niveles de interpretación y
de una lectura intertextual e hipertextual para contrastar la informa-
ción desde varios ángulos y miradas: “De hecho, para criticar las noti-
cias falsas en el contexto de las redes sociales, uno necesita una lectura
intertextual, afectiva y en red del contenido en cuestión”27.
Leer en pleno siglo xxi requiere de agudeza, de profundidad, de la
capacidad de profundizar en las diversas fuentes, de dudar hasta en-
contrar la verdad. Un buen lector acompañado de altas competencias
frente al acto de descifrar la información corre menos riesgo de ser
engañado. En suma, en estos tiempos en que han surgido fenómenos
nuevos, unos positivos y otros que atentan contra la veracidad, se hace
necesario pensar con responsabilidad en todo el cúmulo de informa-
ción y de contenido que se distribuye en distintos canales.
Se requiere de una mente capaz del raciocinio profundo, de la duda
ante todo aquello que se le coloca por delante, de la capacidad de ver
en la subyacencia otros mensajes, en fin, de tener las habilidades para
quitar la máscara de aquello que se oculta con propósitos, tal vez mal-
sanos, esto solo se puede lograr si la educación asume otras retos muy
necesarios en los tiempos de incertidumbre, uno de ellos es la preser-
vación de la memoria y de la historia no hegemónica.
27
Lucy Pangrazio. “What’s new about ‘fake news’?: Critical digital literacies in an era of
fake news, post-truth and clickbait”, en Paginas de Educacion, vol. 11, n.º 1, 2018, pp. 6 a
22, disponible en [https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=6761592 ], p 12.
27
Posverdad, medios masivos de comunicación y neopopulismos...
IV. La violencia de Procusto:
la memoria y la educación como campo en disputa
Cuando nos hagamos responsables del dolor del otro,
nuestro compromiso nos dará un sentido
que nos colocará por encima de la fatalidad de la historia28.
La mitología griega nos brinda un preclaro ejemplo de lo que ocurre en
las aguerridas disputas por el control del campo de la memoria y de la
educación. El gigante asesino Procusto29 tenía la costumbre de ser un
excelente anfitrión, en especial cuando honraba a sus invitados a com-
partir su lecho. Cuando se acostaban en la cama, muy pequeña para el
tamaño del huésped, Procusto levantaba su filosa hacha y de manera
rápida y eficaz cortaba las extremidades o la cabeza que quedaban por
fuera de la misma30.
Denominamos síndrome de Procusto a la fuerte tendencia de impo-
ner violencia simbólica, de cortar, deformar y guillotinar la narrativa
de las víctimas y de reescribir la memoria en Colombia ajustándola al
relato de los vencedores. Una historia que, como lo explica Antonio
Caballero31, ha sido escrita hasta el cansancio como un relato cen-
tralista donde las élites son “heroizadas” y lo marginal, los aplazados
históricos, no figuran.
En un país donde la violencia política se normaliza y, por tanto, hace
parte de las prácticas habituales, el vencedor, en última instancia no es
solo el que elimina físicamente a su antagonista, sino el que vence en la
construcción del relato y el que impone la narrativa de su propia histo-
ria. Así como en las lógicas semióticas cotidianas, hoy como antinomia
de la memoria histórica se presenta el meta-relato de la posverdad,
como punta de lanza de quienes sostienen la guerra como motor de la
política y la sociedad. Una posverdad que de manera ambivalente es
contraria a la verdad, una forma muy subjetiva de deformar la cons-
trucción colectiva del conocimiento y de afianzar relatos reactivos que
preservan discursos hegemónicos de poder e injusticia.
28
Sabato. España en los diarios de mi vejez, cit., p. 225.
29
Del griego antiguo Προκρούστης Prokroústês o Procrustes, “estirador”.
30
Nassim Nicholas Taleb. El lecho de procusto, Barcelona, Paidós, 2019.
31
Antonio Caballero. Historia de Colombia y sus oligarquías (1498-2017), Bogotá, Critica,
2018.
28
Educación, memoria y cultura de paz en la era de la posverdad...
De manera subyacente, la memoria histórica es un campo en dispu-
ta, porque en esa correlación de fuerzas el vencedor obtiene un vigo-
roso botín: La verdad, pero no entendida esta como un relato científi-
co construido con criterios historiográficos o sociológicos. Por ello, la
memoria histórica hace parte de la historia viva, es también el relato
social sobre el cual las sociedades determinan la base de su accionar.
No hacemos referencia a la memoria en su sentido fenomenológico,
o como un relato lineal y consecutivo ordenado en el tiempo y en el
espacio. Contrario a ello, la memoria viva es la posibilidad de mirarnos
en el espejo de las generaciones que nos antecedieron, nos referimos
a la memoria como una forma de otredad, es decir, es la concreción de
la alteridad y en ello sus símbolos, saberes y circunstancias, por lo que
se les debe garantizar la igualdad en el trato y la consideración debida.
En este orden de ideas, se puede afirmar que las memorias históricas
son el fundamento de la reconciliación en la medida en que la víctima y
el victimario den pasos certeros para establecer un diálogo permanen-
te, mientras que la posverdad como narrativa deformada preserva el
discurso de negación de la posibilidad del otro y termina por acentuar
la violencia como única vía para la resolución de los conflictos. En últi-
mas, la memoria histórica es también memoria sociológica.
En virtud de lo anterior, como antípoda de la memoria histórica, la
seductora narrativa de la posverdad se convierte en la posibilidad de
construir discursos donde el vencedor prevalece y el vencido desapa-
rece, ello quiere decir que la víctima se convierte en solo una somera
circunstancia que se diluye y por tanto se desvanece en el tiempo y en
el espacio. Cuando los vencedores y los detentadores del poder niegan
la historia, la deforman, la reescriben, es porque han entendido que un
pueblo sin historia está condenado a la inmovilidad, al ostracismo, al
destierro, a la violencia y a la muerte, justamente en el rescate de las
narrativas del vencido se encuentra la posibilidad de la redención y el
cierre de las heridas abiertas a sangre y fuego.
Sin duda, la educación en Colombia, dadas sus circunstancias socio-
políticas e históricas, es otro de los grandes campos en disputa, porque
la educación es en esencia, eje fundante y el motor de la edificación de
cultura, entendida esta como parte de la totalidad humana, también es
el fundamento de las distintas formas de episteme, constructos axioló-
gicos e incluso de la estética. Pero lo que determinar las razones por las
cuales la educación es un campo en disputa, es que la escuela es un ac-
tor protagónico en los procesos de construcción de memoria histórica.
29
Posverdad, medios masivos de comunicación y neopopulismos...
Hoy el contexto colombiano advierte por sus mismas características
la necesidad de pedagogías para el conflicto que logren materializar
las ventajas del posconflicto en medio del interregno transicional. Al
hablar de cultura de paz, se debe de manera inexorable hacer referen-
cia, a su vez, a una educación para la paz. Asumir este tema es de igual
forma referirse a la posibilidad de vislumbrar un replanteamiento pe-
dagógico del rol del docente dentro y fuera del aula.
Ello implica que redefinir la educación debe pasar por una nueva
edificación y estructuración de la relación docente-discente con miras
a entender la naturaleza del conflicto histórico colombiano, sus acto-
res, las víctimas, los victimarios y en especial lo ocurrido, para por fin
poder garantizar la no repetición, en este sentido adquiere total vali-
dez lo señalado por De Zubiría:
… creemos que cuando uno estudia el conflicto y el interés emancipatorio, an-
ticipado, es la necesidad de modificar el conflicto. Es decir, que no estudiamos
el conflicto para engolosinarnos con un cierto cientificismo de su funciona-
miento, sino porque de antemano, amamos y luchamos anticipatoria y críti-
camente, para la transformación de ese conflicto en otro tipo de conflicto32.
La construcción de una educación para la paz se constituye en la pro-
babilidad de establecer un diálogo constante para la gestión adecuada
de los conflictos, del mismo modo, hablar de pedagogías para la paz
implica de forma inexorable proponer innovaciones en la práctica do-
cente que permitan asumir el conflicto como un espacio para la inclu-
sión y el cambio social, lo anterior bajo el entendido de que no hay po-
sibilidad de comprender las complejas relaciones humanas por fuera
de las lógicas de la conflictividad. Para explicar lo anterior, el pensador
colombiano Estanislao Zuleta de manera lúcida y brillante, lo resu-
mía de la siguiente manera:
32
Sergio de Zubiría Samper. “Del conflicto armado al conflicto político en Benjamín y
Freud”, Revista Colombiana de Bioética, vol. 9, n.º 2, julio-diciembre de 2014, pp. 107 a
116,
2014, disponible en
[https://revistas.unbosque.edu.co/index.php/RCB/article/
view/715/293 ], p. 108.
30
Educación, memoria y cultura de paz en la era de la posverdad...
Una sociedad mejor es una sociedad capaz de tener mejores conflictos, de
conocerlos y de contenerlos. De vivir no a pesar de ellos, sino productiva e
inteligentemente en ellos. Que solo un pueblo escéptico de la guerra y maduro
para el conflicto es un pueblo maduro para la paz33.
Tres premisas son vitales para dar el debate en torno a una educación
que cree cultura de paz y le apueste a procesos de construcción holís-
tica de memorias:
1.
La escuela es el eje y el faro ético sobre el cual se construye de ma-
nera axiológica la paz como práctica social cotidiana.
2.
Dadas las circunstancias históricas y sociopolíticas, la escuela ha
sido escenario de guerra, por tanto, la pedagogía para la paz debe
apuntar a convertir la escuela en un territorio de paz, pero no en
un territorio en el ámbito físico, sino que fundamentalmente hace
referencia a la comunidad y la cultura, el territorio es el conjunto de
relaciones sociales, arraigos culturales y vínculos emocionales de-
terminados por las lógicas intrínsecas e inmanentes a cada región.
3.
La escuela como territorio de paz, debe apuntar a construir cami-
nos y agendas de investigación y estos deben repensar la escuela en
un sentido crítico, porque la escuela no puede reproducir ejércitos
de individuos para repetir y perpetuar lo establecido, en concor-
dancia con lo anterior, la construcción de cultura de paz pasa por
repensar el territorio desde la premisa fundamental: la escuela es
la base para reconstruir el tejido social y reconfigurar al otro desde
una alteridad incluyente.
El ámbito pedagógico no es solo una construcción conceptual, la peda-
gogía es práctica en sí misma y los quehaceres y avatares propios de la
escuela van a permitir el desarrollo de la pedagogía, no solo en su esfe-
ra teórica, sino que cada maestro debe comprender su entorno socio-
político y socioeconómico de manera tal, que también pueda construir
perspectivas de innovación y cambio social.
33
Estanislao Zuleta. “Sobre la guerra”, Revista Universidad de Antioquia, n.º 319, enero-
marzo de 2015, disponible en [https://revistas.udea.edu.co/index.php/revistaudea/
article/view/22402/18546 ], p. 25.
31
Posverdad, medios masivos de comunicación y neopopulismos...
Cabe resaltar, que es factible que la educación no responda a las ló-
gicas estructurales de los entornos y de las distintas formas de con-
flicto que allí se manifiestan, por su naturaleza, el conflicto armado
colombiano y sus asimetrías se vivenciaron con manifestaciones dife-
renciales en cada parte del territorio nacional. Por ende, apostarle a la
pedagogía como una praxis pluriversal, que logre por fin albergar de
manera horizontal la otredad históricamente negada por narrativas de
poder y hegemonía, es el primer paso en el largo camino de reconcilia-
ción que nos espera.
V. Conclusiones
Nunca, nunca, aunque no pase nada, la gente deja de contar, y si hay infierno,
también allí seguiría contando por los siglos de los siglos, dándole cuerda una
y otra vez al juguete de las palabras, intentando entender algo del mundo,
tanteando en el absurdo de la vida en busca quizá de algún resorte que abra su
ciega cerrazón, como la cueva de Ali Baba al conjuro de una palabra mágica, y nos
deslumbra el gran tesoro de la razón, de la luz, del sentido exacto de las cosas...34.
Es preciso señalar que construir memoria y paz en perspectiva terri-
torial pasa por descentralizar y de-colonizar los saberes y en ello, la
educación resulta una tarea impostergable. Con el objetivo de dar luces
sobre las Epistemologías del Sur, Boaventura de Sousa Santos define
este enfoque de la siguiente forma:
El objetivo de las Epistemologías del Sur es posibilitar que los grupos sociales
oprimidos representen al mundo como propio y en sus propios términos, pues
solo así podrán cambiarlo según sus propias aspiraciones. Dado el desarrollo
desigual del capitalismo y la persistencia del colonialismo céntrico occidental,
el Sur epistemológico y el Sur geográfico se solapan parcialmente, en particu-
lar con respecto a aquellos países que estuvieron sometidos al colonialismo
histórico. Pero la imbricación es únicamente parcial, no solo porque las Epis-
temologías del Norte también prosperan en el Sur geográfico (me refiero al
Sur imperial, a las “pequeñas Europas” epistemológicas que se encuentran, y
a menudo dominan, en América Latina, el Caribe, África, Asia y Oceanía) pero
además porque el Sur epistemológico también se encuentra en el Norte geo-
gráfico (Europa y Norteamérica) en muchas de las luchas que se libran allí
contra el capitalismo, el colonialismo y el patriarcado35.
34
Luis Landero. Lluvia fina, Barcelona, Tusquets, 2019, p. 225.
35
Boaventura de Souza Santos. Epistemologías del Sur, Buenos Aires, Clacso, 2018, p. 29.
32
Educación, memoria y cultura de paz en la era de la posverdad...
Por ende una mirada desde el Sur a las políticas públicas sobre me-
moria y educación, debe ser edificada pensando en permitir a las vícti-
mas la reconstrucción de lo vivido en perspectiva sociocultural y terri-
torial, porque la violencia no fue una sola, debemos hablar de violen-
cias, de memorias y el lugar necesario para iniciar este diálogo en una
sociedad transicional como la colombiana, escindida en forma abrupta
por el radicalismo del miedo y la basurización simbólica del otro, es la
escuela y por ende el mediador debe ser el docente.
Tres premisas para reconfigurar este escenario:
1.
La política educativa nacional no puede construirse desde las frías
oficinas del centralismo, la política educativa no solo puede ser
nacional, porque ello quiere decir que deja de lado el carácter te-
rritorial de la educación y si se cae en el centralismo pedagógico,
caemos abatidos en una unidimensionalidad del saber.
2.
Construir cultura para la paz implica formar docentes para la paz,
el docente es un sujeto activo de construcción de cultura porque su
labor implica también construcción de valores, el docente debe ser
ejemplo de cómo arbitrar, mediar y tramitar los conflictos.
3.
El docente por su propia naturaleza tiene la capacidad de dirigir
desde la ética a los ciudadanos, así como el discente es en la pe-
dagogía moderna el sujeto activo de la construcción de su propio
conocimiento, para construir cultura para la paz, el docente es un
sujeto activo y creativo de la enseñanza. Con ello se establece una
relación dialógica propositiva en la educación.
Recordar que la libertad de cátedra es un principio rector sobre el cual
se fundamenta el quehacer del maestro, esta no solo pasa por las liber-
tades individuales en cuanto a su concepción política, sino también en
cuanto a su concepción científica, epistemológica, filosófica o teórica,
porque la libertad de cátedra no puede girar en torno a expresar una
postura de coyuntura política sino también por proponer una postura
en cuanto a la religión, la cultura, la economía y la sociedad.
33
Posverdad, medios masivos de comunicación y neopopulismos...
Para dejarlos pensando, iniciamos con Ernesto Sabato y termina-
mos con unas palabras de este ya clásico escritor argentino:
Tenemos que absolutamente saber que hay una manera de contribuir a la pro-
tección de la humanidad, y es no resignarse [...] Tomar conciencia de la capa-
cidad que cada uno posee puede generar otra manera de vivir, donde el reple-
garse sobre sí mismo sea escándalo, y los hombres se aproximen a la orfandad
del otro como quien va hacia un encuentro imprescindible para la vida36.
Bibliografía
Alonso González, Marián. “Fake News: desinformación en la era de la sociedad de
la información”, en Ámbitos. Revista Internacional de Comunicación, n.º 45, 2019,
pp. 29 a 52, disponible en [https://revistascientificas.us.es/index.php/Ambitos/
article/view/8399/8424 ].
Caballero, Antonio. Historia de Colombia y sus oligarquías (1498-2017), Bogotá, Cri-
tica, 2018.
Castillo Lizarde, Arath Malaquías; Lízbeth Muñoz Jiménez, Daniela Pérez
Rivera, Omar Rodolfo Ramos Mendoza y María del Carmen Villegas López. Fake
news y el impacto en jóvenes universitarios y de educación básica en relación con las
redes sociales en Mexicali, Mexicali, Universidad Autónoma de Baja California, 2019,
disponible en [https://www.academia.edu/40943073/Universidad_Autónoma_de_
Baja_California ].
de Souza Santos, Boaventura. Epistemologías del Sur, Buenos Aires, Clacso, 2018.
de Zubiría Samper, Sergio. “Del conflicto armado al conflicto político en Benjamín
y Freud”, Revista Colombiana de Bioética, vol. 9, n.º 2, julio-diciembre de 2014,
pp. 107 a 116, 2014, disponible en [https://revistas.unbosque.edu.co/index.php/
RCB/article/view/715/293 ].
Fernández Barrero, Ángeles. “La expansión del rumor en los medios digitales”,
en Fernando Sabés Turmo y José Juan Verón Lassa (eds.). Universidad, inves-
tigación y periodismo digital, Aragón, Asociación de Periodistas de Aragón, 2014,
pp. 19 a 36, disponible en [http://decimoquinto.congresoperiodismo.com/pdf/
libro2014.pdf ].
36
Sabato. España en los diarios de mi vejez, cit., p. 223.
34
Educación, memoria y cultura de paz en la era de la posverdad...
Izquierdo Alberca, María José. “Mil Clicks: la iniciativa de la Unesco para un uso crí-
tico de medios y redes sociales”, bie3: Boletín ieee, n.º 4, octubre de 2016, pp. 47 a
58, disponible en [https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=6029252 ].
Lagomarsino Montoya, Mario; Alex Véliz Burgos, Alex Pavié Nova y Juan Luis
Nass Álvarez. “Educación y democracia. Una alianza necesaria para la sociedad
abierta y contra la demagogia, conducida por la fake news”, Utopía y praxis la-
tinoamericana: Revista Internacional de Filosofía Iberoamericana y Teoría Social,
año 24, n.º extra 4, 2019, pp. 137 a 146, disponible en [https://dialnet.unirioja.
es/servlet/articulo?codigo=7529042 ].
Landero, Luis. Lluvia fina, Barcelona, Tusquets, 2019.
Latorre Iglesias, Edimer Leonardo. “Postconflicto y menores infractores”, en íd.
Sistema de responsabilidad penal adolescente en una sociedad transicional: una mi-
rada interdisciplinaria al caso colombiano, Bogotá, Universidad Sergio Arboleda,
2018.
Latorre Iglesias, Edimer Leonardo. “Cicatrices en la memoria: posconflicto, mass
media y víctimas. Un acercamiento cualitativo a la tierra del olvido”, en Berónica
Narváez Mercado. Apuntes del derecho y la justicia en un mundo globalizado, Sin-
celejo, Editorial Cecar, 2020.
Levine, Peter y Kei Kawashima-Ginsberg. The republic is (still) at risk -and civics is
part of the solution, A Briefing Paper for the Democracy at a Crossroads National
Summit, Medfor, MA, Jonathan M. Tisch College of Civic Life, Tuft University, sept-
ember, 2017, pp. 1 a 33, disponible en [https://www.civxnow.org/sites/default/
files/resources/SummitWhitePaper.pdf ].
Mariana Limón Rugeiro. Observatorio de Innovación Educativa, Universidad de
Monterrey, 25 de abril de 2019, disponible en [https://observatorio.tec.mx/
edu-news/que-pueden-hacer-los-docentes-para-combatir-las-noticias-falsas-
alfabetismo-de-noticias].
McDougall, Julián; María José Brites, Maria-João Couto y Catarina Lucas. “Digital
literacy, fake news and education”, Culture and Education, vol. 31, n.º 2, 2019, pp. 203
a 212, disponible en [https://www.researchgate.net/publication/333222728_
Digital_literacy_fake_news_and_education_Alfabetizacion_digital_fake_news_y_
educacion ].
Moreno Pérez, Elssy Yamile. “La educomunicación como práctica y como objeto teó-
rico”, Tesis doctoral, Bogotá, Universidad Pedagógica Nacional, 2019, disponible en
[http://repository.pedagogica.edu.co/bitstream/handle/20.500.12209/10960/
TO-23177.pdf?sequence=1&isAllowed=y ].
35
Posverdad, medios masivos de comunicación y neopopulismos...
Nussbaum, Martha Craven. La monarquía del miedo: una mirada filosófica a la crisis
actual, Barcelona, Paidós, 2019.
Observatorio Político Electoral de la Democracia. Informe sobre violencia políti-
ca desde el inicio del calendario electoral, Bogotá, Misión de Observación Electoral
-moe-, 2020.
Pangrazio, Lucy. “What’s new about ‘fake news’?: Critical digital literacies in an era of
fake news, post-truth and clickbait”, en Paginas de Educacion, vol. 11, n.º 1, 2018, pp. 6
a 22, disponible en [https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=6761592 ].
Pécaut, Daniel. Guerra contra la sociedad, Bogotá, Planeta, 2001.
Pérez Tornero, José Manuel; Samy Tayie, Santiago Tejedor Calvo y Cristina Pu-
lido Rodríguez. “¿Cómo afrontar las noticias falseadas mediante la alfabetización
periodística? Estado de la cuestión”, en Doxa Comunicación, n.º 26, 2018, pp. 211 a
235, disponible en [https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=6507799 ].
Ricoy, María Carmen; Cristina Sánchez-Martínez y Tiberio Feliz-Murias.
“Credibility versus fake news in digital newspapers on tablets in primary
education”/”Credibilidad versus falsedad de las noticias de periódicos digitales so-
bre la tableta en la educación primaria”, en Culture and Education/Cultura y Educa-
ción, vol. 31, n.º 2, 2019, pp. 296 a 325, disponible en [https://www.tandfonline.com/
eprint/qqr96FcHFPyvS36jufsv/full?target=10.1080/11356405.2019.1603891].
Rojas, David; Pedro Fernández, Mauricio Rodríguez y Alberto Guillén. “Pla-
taforma de entrenamiento para detectar fake news en los recursos educativos
como internet”, en Enseñanza y Aprendizaje de Ingeniería de Computadores, n.º
8, 2018, disponible en [https://digibug.ugr.es/bitstream/handle/10481/53295/
T11_N8_Revista_EAIC_2018.pdf?sequence=1&isAllowed=y ].
Sabato, Ernesto. España en los diarios de mi vejez, Buenos Aires, Seix Barral, 2004.
Silva Santisteban, Rocío. El factor asco: basurización simbólica y discursos autorita-
rios en el Perú contemporáneo, Lima, Red para el Desarrollo de las Ciencias Socia-
les en el Perú, 2008.
Sperry, Chris. “Fake News and Media Literacy: An Introduction”, en Social Educa-
tion, vol. 82, n.º 4, 2018, pp. 206 y 207, disponible en [https://www.socialstudies.
org/system/files/publications/articles/se_8204206.pdf ].
Taleb, Nassim Nicholas. El lecho de procusto, Barcelona, Paidós, 2019.
Zuleta, Estanislao. “Sobre la guerra”, Revista Universidad de Antioquia, n.º 319, enero-
marzo de 2015, disponible en [https://revistas.udea.edu.co/index.php/revistaudea/
article/view/22402/18546 ].
36
Capítulo segundo
Ceocracias y la posible difuminación de lo público:
la comunicación gerencial como una cuestión de ética
Kitty Margaret Owen Martínez37
Resumen
El trabajo se desarrolla bajo los parámetros del análisis de piezas co-
municacionales institucionales un caso de éxito de gestión de lo públi-
co en la ciudad de Barranquilla, Colombia. En su constructo teórico, re-
flexiona sobre el rol del ceocrata y su impacto en la administración de
gobierno. El documento indaga a cerca de la función del comunicador
estratégico en la orientación de una ciudadanía activa y en la impor-
tancia de la ética, como deontología en la profesión y como axiología
en lo subjetivo.
Palabras clave: Ceocracia; Lo público y lo privado; Ética de lo público;
Comunicación estratégica; Deontología y axiología en la comunicación
de lo público.
37
Las autoras: Kitty Margaret Owen Martínez. Doctora en Ciencias Gerenciales; Espe-
cialista en Gerencia de la Comunicación Organizacional; Comunicadora Social-Periodista,
con énfasis en Comunicación Político-Económica; Administradora de Empresas. Docente
Tiempo Completo Universidad Sergio Arboleda, Santa Marta; e-mail: [kytty.owen@usa.
edu.co ].
37
Posverdad, medios masivos de comunicación y neopopulismos...
Abstract
The work analyzes under the parameters of the analysis of institution-
al communicational pieces a success case of public management in the
city of Barranquilla, Colombia. In his theoretical construct, he reflects
on the role of the ceocrat and its impact on public management. The
work investigates the role of the strategic communicator in guiding an
active citizenry and the importance of ethics, as deontology in the pro-
fession and as axiology in the subjective.
Keywords: Ceocracy; The public and the private; Ethics of the public;
Strategic communication; Deontology and axiology in the communica-
tion of the public.
I. Introducción
Cuando se discute sobre la forma como se administran los recursos
públicos, existe en ello diversas posiciones, corrientes y pensamientos
amparados en lo tradicional y en lo novedoso, perspectivas tan distan-
tes que pueden contrariarse entre ellas, de forma amplia, que producen
choques entre las partes que piensan diferente, pero que hacen parte
de estos procesos, situación esta que al final permite la polarización de
un país. Sin embargo, en la actualidad, la administración de los recur-
sos públicos tiene un gran componente comunicacional, dado que es
necesario no solo mantener informado a la ciudadanía de las gestiones
realizadas, sino estar en constante comunicación con los ciudadanos.
Amparado en lo anterior, este surgimiento de nuevas ideas y postu-
ras administrativas ha contribuido a la generación de nuevos perfiles
profesionales de aquellos que desean ocupar los cargos administrati-
vos en lo público, dando paso con ello al surgimiento de los Chief Exe-
cutive Officer -ceo- o Directores Ejecutivos dentro de la administra-
ción pública.
Sin embargo, los opositores a este modelo advierten que pueden
existir riesgos al momento de elegir a los funcionarios, dado que al ve-
nir de las empresas privadas, sus decisiones en lo público pueden te-
ner un interés para hacer más rentables sus negocios propios que para
favorecer a la sociedad a través de las políticas públicas que pueden
surgir de su gestión.
38
Ceocracias y la posible difuminación de lo público: la comunicación...
Una de las formas que los Estados han encontrado para que sus
políticas públicas se lleven a cabo con rigurosidad y la posibilidad de
aplicar conocimientos profesionales en cada uno de los elementos que
la componen es a través de la tecnocracia, dado que pretende que el
desarrollo de la dirección de la actividad pública sea ejercido por un
experto, una persona que tenga el conocimiento técnico o disciplinar
sobre la acción a desempeñar, lo que define así a la tecnocracia. Un con-
cepto aplicado en la actualidad por algunas sociedades, como antiguo,
el cual proviene en sus primeros ejemplos desde la antigua Grecia, en
donde la técnica se encontraba enfocada al progreso38.
Sin embargo, la nueva forma de ver al mundo en el siglo xxi, los avan-
ces tecnológicos y modelos políticos emergentes, han traído consigo la
idea de re-enfocar la forma de ejercer la política pública, una que está
en contacto directo con los ciudadanos a través de diversos medios de
comunicación y en la cual el marketing político toma fuerza en su apli-
cación, necesita la gestión de la comunicación, el cual es con claridad
identificado por los gerentes que nacen de las empresas privadas.
Este nuevo modelo en la administración de lo público se presenta en
Latinoamérica, con su mayor exponente, el cual hace referencia al Go-
bierno de Argentina en cabeza del presidente Mauricio Macri39. Des-
de la perspectiva de Macri, el país necesita un impulso productivo, el
cual se enfoca en Plan Productivo Nacional -ppn-, según Pablo Anino y
otro40, a través de este se pretende alcanzar un beneficio para el sector
productivo que eligió al entonces candidato, dando lugar a la ceocracia,
la cual corresponde a la forma de manejar al Estado por medio de un
ceo de grandes empresas, bajo el concepto de la generación de estrate-
gias que posibiliten una modernidad de la administración pública.
38
Alejandro M. Estévez. “Apuntes para una genealogía de la tecnocracia”, Buenos Aires,
Universidad de Buenos Aires, 2005, disponible en [http://panel.inkuba.com/sites/2/
archivos/la%20tecnocracia.pdf ], pp. 8 y 9, 2005.
39
Tandil, Argentina, 8 de febrero de 1959-, Presidente de Argentina por el Partido Juntos
por el Cambio, del 10 de diciembre de 2015 al 10 de diciembre de 2019.
40
Pablo Anino y Eduardo Castilla. “La ilusión Macrista de la Argentina competitiva”, en
Ideas de Izquierda. Revista de Política y Cultura, n.º 34, 13 de octubre de 2016, disponible
en
[http://www.laizquierdadiario.com/ideasdeizquierda/la-ilusion-macrista-de-la-
argentina-competitiva/].
39
Posverdad, medios masivos de comunicación y neopopulismos...
Por lo tanto, para Agustín Lucas Prestifilippo y otra41, la ceocra-
cia, corresponde a una nueva configuración de la forma de administrar
las políticas públicas, que deriva del tecnocratismo, el cual según los
autores, corresponde a la configuración de un Estado, liderado por un
grupo pequeño de expertos que están al frente del Gobierno. Lo ante-
rior, tiene dos escenarios o puntos de vista, el primero desde las accio-
nes del Gobierno, quien mira a los ceo como una oportunidad de ho-
mologar estrategias privadas de éxito en los recursos del Estado para
alcanzar modelos que lleven al triunfo del Gobierno, esto asegura casi
que de manera previa una victoria y repercute de una manera positiva
en la sociedad.
Sin embargo, la segunda mirada se dirige desde la sociedad en for-
ma de gobernanza a la acción gubernamental y es la oportunidad que
tienen los ceo expertos de manejar las finanzas del Estado para el bene-
ficio propio, al entender la postura de Claudio Katz, quien indica que:
Esta vez los llamados oficiales a la “responsabilidad” de los empresarios asu-
mieron un tono particularmente cínico. Los remarcadores ahora son ministros
y los gerentes del sector privado (denominados ceo’s) controlan la adminis-
tración pública. El manejo del país por sus propios dueños se ha corroborado
en un debut inflacionario42.
Es así que el Estado plantea una manera de desarrollar su política pú-
blica, pero esta se manifiesta a través de sus intereses no solo políticos,
sino económicos. Sin embargo, a pesar de las diferencias sobre la ruta
para el direccionamiento de las políticas públicas, se considera nece-
sario e importante que el modelo a seguir del líder sea ético y que su
gestión esté apartada de la corrupción, además de ejercer la comunica-
ción de una manera amplia.
41
gustín Lucas Prestifilippo y Lucía Wegelin. “El neoliberalismo como trama ideológica
en la Argentina reciente”, Utopía y Praxis Latinoamericana, vol. 21, n.º 74, 2016, pp. 29 a
49, disponible en [https://www.redalyc.org/pdf/279/27950106004.pdf ].
42
Claudio Katz. “La ‘ceocracia’ en acción, en Rebelión, 28 de diciembre de 2015, disponible
en [https://rebelion.org/la-ceocracia-en-accion/], p. 1.
40
Ceocracias y la posible difuminación de lo público: la comunicación...
II. De la burocracia a la gerencia pública
Las políticas públicas en los diversos Gobiernos se establecen en
función de las necesidades de la sociedad a donde van dirigidas43, a
partir de los diagnósticos sociales que soporten las estrategias que el
Gobierno desea implementar para apoyar a la comunidad. A partir de
ello, las administraciones públicas fundamentan políticas y acciones,
las cuales son lideradas por expertos en la materia.
En estos tiempos, se habla de la ceocracia y su impacto en las po-
líticas públicas, pero este modelo surge luego de múltiples formas de
desarrollarse paradigmas administrativos sobre lo público, razón por
la cual, es necesario revisar el proceso de la evolución de la administra-
ción del Estado, en especial aquella que se da en América Latina.
El diseño de las políticas públicas está amparado en el paradigma
administrativo o modelo organizacional que se trabaje, el cual es de-
mandado por la sociedad y las necesidades que las rodea. Fue así como
en la década de los 1950 y 1960 se estableció el paradigma de la teo-
ría organizativa dentro de la estructura burocrática, entendida como
un modelo de política neutral44. Sin embargo, es necesario entender la
teoría de la burocracia a fin de conocer los nuevos devenires que ten-
drá la administración pública.
Con regularidad, cuando se habla de burocracia se entiende a esta
como una cantidad de personas que trabajan para el Estado en cumpli-
miento de tareas específicas, tareas que pueden ser desarrolladas por
una persona o un cúmulo de documentos que deben ser anexados a un
proceso para darle cumplimiento a ello, también puede ser el ir y venir
de una oficina a otra pasándose las responsabilidades del cumplimiento.
Así es como el común denominador se acerca a este planteamiento al ser
este una forma mal entendida y normalizada.
43
Jaime Torres-Melo y Jairo Santander. Introducción a las políticas públicas. Concepto y
herramientas desde la relación entre Estado y ciudadanía, Bogotá, Instituto de Estudios
del Ministerio Público -iemp-, 2013.
44
Joan Prats i Català. “Administración pública y desarrollo en América Latina. Un enfoque
neo institucionalista”, Revista del clad Reforma y Democracia, n.º 11, junio de 1998, pp.
1 a 25, disponible en [http://old.clad.org/portal/publicaciones-del-clad/revista-clad-
reforma-democracia/articulos/011-junio-1998/administracion-publica-y-desarrollo-
en-america-latina.-un-enfoque-neoinstitucionalista-1].
41
Posverdad, medios masivos de comunicación y neopopulismos...
Pese a lo anterior, la burocracia como paradigma va por un camino
distinto. Para Max Weber45, la burocracia es considerada un modelo
eficaz y eficiente de progresar en el desarrollo administrativo de una
organización. Aun en estos días se manejan organizaciones de manera
burocrática. Sin embargo, para Weber este concepto venía del alemán
büro, que significa “oficina”, la cual consiste entonces en una organiza-
ción que trabaja con unos elementos establecidos, los cuales se enfocan
en la autoridad, comunicación, las estructuras de comportamiento y de
formalización46, que permiten la estructuración de las organizaciones.
A partir del modelo de Weber se identifican elementos que subyacen en
la constitución de la organización, los cuales se pueden considerar ventajas
porque estructuran a la misma. Siendo estos según Carlos Petrella:
Orden jerárquico (órganos y personas con diferente nivel de autoridad), nor-
mas escritas para regular el funcionamiento de las distintas unidades organi-
zacionales, objetivos formalizados que constituyen las metas de la organiza-
ción, atribución expresa de responsabilidades, procedimientos formalizados
para transmitir y conservar información, sistema objetivo para la selección de
las personas que han de desempeñar los distintos puestos de trabajo47.
Sin embargo, ante el mal entendido concepto de la burocracia, estos
puntos pueden convertirse en desventajas, como el último plantea-
miento de la cita y que puede reducir los indicadores de efectividad
dentro de la organización pública al permitir que esta sea ineficaz e
ineficiente. En ese orden de ideas, eso permite el deterioro patrimonial
de un país y el apropiamiento de los recursos públicos.
Entre tanto, una de las ventajas que concentra este modelo es el lide-
razgo, aportando desde Weber como carismático, ya que es necesaria
la influencia de un líder en todo proceso de dominación, según Andrés
Lira48, ya que en opinión de Weber, el no contar con esta figura es per-
45
Maximilian Karl Emil Weber, Érfurt, Prusia, 21 de abril de 1864-München, 14 de junio
de 1920.
46
Carlos Petrella. “Análisis de la teoría burocrática. Aportes para la comprensión del
modelo burocrático”, Revista Electrónica de la Facultad de Ciencias Empresariales Univer-
sidad Católica del Uruguay, pp. 1 a 26, julio de 2007, disponible en [https://www.fing.edu.
uy/catedras/disi/DISI/pdf/Analisisdelateoriaburocratica.pdf ].
47
Ídem.
48
Francisco Gil Villegas, Gina Zabludovsky y Andrés Lira. “Max Weber: Economía y
sociedad”, entrevista de Ricardo Raphael, en Espiral, 4 de junio de 2014, disponible en
[https://www.youtube.com/watch?v=NAQvdw5Ds54 ].
42
Ceocracias y la posible difuminación de lo público: la comunicación...
judicial para el Estado. Este proceso burocrático ha migrado a través
del tiempo a nuevos modelos administrativos que ayuden al desarrollo
del Estado, pasando así de la burocracia a la gerencia en el estado.
III. La administración del gerente público
El nuevo gerente público debe estar enfocado sobre todo en el lideraz-
go, donde las personas que conforman la empresa se sientan apoyadas
y guiadas por alguien que represente sus intereses y tenga en cuenta
sus conocimientos. Lo que plantea la necesidad de un líder comunica-
dor, que sepa gestionar y pensar la comunicación de una manera estra-
tégica para su gestión.
La perspectiva del nuevo paradigma del gerente público, desde Ál-
varo Freddy Navarro Vargas49, se explica como el traslado de las ac-
ciones de la administración de la empresa privada a la pública, con el
objetivo de desarrollar mayores accionares y tener mejores resultados,
a fin de reducir la burocracia dentro de las organizaciones del Estado,
lo que plantea la necesidad que el personal que labora en estas em-
presas, comprenda la necesidad de trabajar en función no solo de la
eficacia y eficiencia, sino al incorporar efectividad en su gestión. Sin
embargo, lo anterior advierte la dualidad del individuo en ciudadano y
funcionario público.
Esto puede ser considerado la base estructural para plantear la
ceocracia como una herramienta de gestión moderna. Sin embargo, la
definición dada para este concepto se enmarca en el modelo del ge-
rente público, aunque no llega a definirse en su totalidad como uno
solo, cada uno conserva elementos que los acercan. Sin embargo, en
Colombia el migrar hacia un modelo de gerencia pública se ha buscado
desde 1991, cuando en la Constitución se adoptó incluyéndolo en los
artículos 209 y 26950.
49
Álvaro Freddy Navarro Vargas. “La gerencia social y el nuevo paradigma de gerencia”,
Revista Costarricense de Trabajo Social, n.º 7, 1997, disponible en [https://revista.traba-
josocial.or.cr/index.php/revista/article/view/133/146 ].
50
José Gerardo Cruz Hernández. “Gerencia pública en Colombia, haciendo énfasis
en el actual Gobierno”, en Entramado, vol. 5, n.º 2, pp. 152 a 163, julio-diciembre de
2009, disponible en
[https://revistas.unilibre.edu.co/index.php/entramado/article/
view/3355/2747 ].
43
Posverdad, medios masivos de comunicación y neopopulismos...
Es así que para el Estado, el gerente público como actor es una opor-
tunidad de mejora en los procesos administrativos del país, razón por
la cual la gerencia pública se entiende como una forma moderna en la
alta dirección del país que busca la calidad en gestión gubernamental
para una mejora continua en los procesos51. Para Mario Alberto Lima
Anguiano, la administración pública tradicional se estableció como
una gestión enfocada donde:
Los ciudadanos ceden ciertas libertades para poder obtener beneficios, pero
a su vez se subordinan. También puede concebirse como un conjunto de auto-
ridades que materializan al Estado y que, mediante sus instituciones de me-
nor jerarquía en el aparato burocrático, lo conforman y controlan; asimismo,
dominan la vida de la sociedad, pues dirigen y administran los recursos, los
servicios y las leyes impero-atributivas que han de condicionar al individuo
para que pueda tener una vida colectiva de calidad52.
Esto último puede limitar la gestión del administrador público, si se
tiene en cuenta que se deben cumplir muchas veces con los trámites
que se imponen para las leyes, en el mejor de los casos. Aunque se com-
parte la postura de Navarro Vargas53, en donde este nuevo gerente
debe trabajar con la misma forma de gestión y calidad que en la ad-
ministración privada, para lograr ganancias que apoyen a la sociedad.
Es importante incorporar, además, los planteamientos de lideraz-
gos54, donde se expone el liderazgo del gerente como un capital im-
portante para el desarrollo de esa gerencia pública, que necesita a un
directivo que sea líder, que tenga en cuenta que permite a los colabora-
dores saber qué se quiere de ellos, les entrega una buena planeación de
sus actividades y les entrega las coordenadas necesarias para su traba-
51
Gabriel F. Muñoz Díaz. “Una visión conceptual del enfoque de la nueva gerencia pública”,
en Red de los Servidores Publicos, 22 de diciembre de 2016, disponible en [https://www.
funcionpublica.gov.co/eva/red/publicaciones/una-vision-conceptual-del-enfoque-de-
la-nueva-gerencia-publica].
52
Mario Alberto Lima Anguiano. “La administración pública democrática: hacia un mejor
camino”, en Encrucijada. Revista Electrónica del Centro de Estudios en Administración
Pública, n.º 8, 2011, disponible en [http://www.revistas.unam.mx/index.php/encrucijada/
article/view/58479 ], p. 2.
53
Navarro Vargas. “La gerencia social y el nuevo paradigma de gerencia”, cit.
54
Stephen P. Robbins y Mary Coulter. Administración, 8.ª ed., José Francisco Javier
Dávila Martínez y Miguel Ángel Sánchez Carrión (trads.), México D. F. y otras, Pear-
son, 2005.
44
Ceocracias y la posible difuminación de lo público: la comunicación...
jo, al igual que una buena estrategia comunicativa que permita el flujo
de la información tanto interna como externa, así mismo, un directivo
que se convierta en apoyo de su personal, en el cual tenga empatía con
su grupo de trabajo.
De igual forma, el líder debe estar enfocado en ser participativo, lo
que permite trabajar sus ideas al escuchar no solo a su equipo de traba-
jo, sino a la comunidad que le rodea, ya que muchas de las soluciones a
las necesidades que tiene la sociedad pueden ser el resultado de ideas
e iniciativas de ellos mismos, así que un líder que pueda escuchar a su
comunidad, puede comunicarse con ella y lograr obtener resultados, con
ello, alcanzará una de las propuestas del autor, la cual se orienta en ser
un líder enfocado en alcanzar logros, al establecer metas posibles de al-
canzar, pero al mismo tiempo, desafiantes en las que su equipo de tra-
bajo tenga una participación importante a fin de lograr su máximo nivel.
Este líder, sin embargo, debe añadir otro elemento importante para
su buena gestión en la administración pública, la cual está condicio-
nada a la eliminación de la corrupción de quienes hacen parte de su
equipo de trabajo y motivar la transparencia en su comunicación con
los ciudadanos. Un líder bajo este nuevo paradigma y sin vínculos con
la corrupción solo necesitaría una socialización de acciones con la co-
munidad más que un control social.
Por lo tanto, la contraloría social se describe como una acción po-
sitiva ante la política, teniendo en cuenta que esta busca “asegurar la
transparencia y proteger el bien común, en función de la calidad de
vida”55. Sin embargo, sin corrupción no sería necesaria apelar a ella,
dado que no se necesitaría un veedor, sino un compañero de acciones.
Es así que la contraloría social se enfoca en la cultura de generar la
transparencia en las acciones que se desarrollan en el Estado por parte
del gerente público y su equipo de trabajo, lo cual produce unas res-
ponsabilidades administrativas en las que se evidencian algunos debe-
res presentados por Miguel González Marregot, como:
55
Miguel González Marregot. “Principios de contraloría social”, Quito, Instituto Latino-
americano de Investigaciones Sociales y otros, 2011, disponible en [http://www.ildis.
org.ve/website/administrador/uploads/PrincipiosContraloriaSocialMarregot.pdf ], p. 1.
45
Posverdad, medios masivos de comunicación y neopopulismos...
Informar a sus colectivos sobre las actividades, avances y resultados de las
acciones de prevención, supervisión, vigilancia, evaluación y control del área
o ámbito de actuación de la organización. Presentar informes, resultados y re-
comendaciones a los órganos y entidades sobre las cuales ejerzan actividades
de control social. Remitir informe de avances y resultados de sus actividades
a los organismos públicos que les competa la materia de su actuación y a los
órganos de control fiscal. Y hacer uso correcto de la información y documenta-
ción obtenida en el ejercicio del control social56.
Es así que se considera que las responsabilidades administrativas son
parte del sistema burocrático, por ello, la sociedad y sus líderes están
acostumbrados a la sanción y a tener siempre una figura policial que
vigile de cerca sus acciones. No debería ser necesario que las personas
tengan que revisar las penas o los castigos que les pueden ser impues-
tas, ya que su deber es hacer el bien, primero para actuar como un
buen ser humano y luego trasmitírselo a la sociedad. Como actúe el
líder, funciona la comunidad. Esta mirada -aunque romántica- señala
que la sociedad deónticamente debe actuar para el bien del otro.
Apoyado en Navarro Vargas57, se explica que el gerente público
junto con su equipo de trabajo deba cambiar la concepción del lide-
razgo autoritario paternalista, centrado en las políticas sociales imple-
mentadas, sin tener en cuenta a sus públicos de interés, criticando de
esta forma las actuaciones que hasta el momento se han consolidado
en la gerencia pública actual.
Por el contrario, advierte que el gerente público debe ser un líder
innovador que permite interpretar las normas, diseñar estructuras
organizacionales, escenarios y estrategias, al igual que ser un analis-
ta político entre otros, motiva así a un cambio de paradigma en esa
estructura. Lo que lleva a identificar que el líder público debe ser una
persona íntegra capaz de reconocer qué le conviene a la sociedad y con
la facultad de implementar acciones que le aporten al ciudadano.
Sin embargo, al tener en cuenta estos planteamientos y al analizar
los principios de la contraloría social, planteados por González Ma-
rregot58, en la cual subraya que la responsabilidad debe ser compar-
tida entre ciudadanos y el poder público para garantizar que la inver-
56
González Marregot. “Principios de contraloría social”, cit., p. 9.
57
Navarro Vargas. “La gerencia social y el nuevo paradigma de gerencia”, cit.
58
González Marregot. “Principios de contraloría social”, cit.
46
Ceocracias y la posible difuminación de lo público: la comunicación...
sión se realice de manera trasnparente, se evidencia una contradicción
en el nuevo paradigma y la realidad.
Esto al tener en cuenta que un líder público necesita de los ciuda-
danos para el avance y desarrollo del proceso como veedores, pero no
como garantía de aplicación de sus acciones, ya que el empleo de las
acciones en función de lo público es un deber de quien se atreve a diri-
gir una sociedad, por lo que debe contar con la capacidad para enfren-
tar dicho cargo.
Ahora bien, existe otro aspecto a considerar al momento de gestio-
nar las políticas públicas de un gerente y es la sanción moral, la cual
está ligada al juicio emitido por la comunidad al momento de encon-
trar un mal acto gerencial, el que puede estar condicionado a la exposi-
ción del término ceocracia.
El comportamiento se encuentra íntimamente relacionado con la
conducta humana y la personalidad y esta última es única en cada in-
dividuo, por lo cual desarrolla su actuación. Según Luis Gómez Rueda
y otros59, la personalidad trata de la estructura activa que se desarrolla
dentro de cada una de las personas, lo que permite identificar que está
en una completa evolución cambiante diaria y que depende de factores
como el entorno para su evolución.
Esta viene acompañada de las emociones sociales, que forman el ca-
rácter de la persona y que trasciende en su proyección. Apoyados en los
presupuestos de Jon Elster, la vergüenza, el desprecio, el odio, la ira,
la culpa y el amor desencadenan reacciones en el otro que afectarán su
imagen, logrando una percepción frente a cada una de las personas60.
Sin embargo, los Estados para minimizar las dudas, han implemen-
tado una serie de controles a través de la rendición de cuentas, que
dan la sensación de trasparencia, a fin de mejorar el sentimiento de los
ciudadanos hacia la persona. Pese a que es una buena estrategia, en la
actualidad los Gobiernos presentan un balance positivo de sus activi-
dades, sean estas correctas o no.
La propuesta surge desde los planteamientos de Martín de la Rosa
Medellín, quien presenta un sistema de rendición de cuentas traspa-
59
Luis Gómez Rueda, María de los Ángeles Vacchiano y María del Carmen Vacchiano.
Psicología activa, Madrid, Paraninfo, 1981.
60
Jon Elster. Sobre las pasiones: emoción, adicción y conducta humana, Barcelona, Paidós,
2001.
47
Posverdad, medios masivos de comunicación y neopopulismos...
rente en donde se incorporan ciertos elementos previos al trabajo de
informar, en el momento del actuar, siendo estos: la definición de las
prioridades, designación de responsables en las actividades, instru-
mentos y capacitación para que las personas realicen su trabajo, im-
plementación de un sistema para captar las opiniones de los ciudada-
nos y establecimiento de un sistema de estímulos para los servidores
públicos. Destaca el autor que, este debe ser honesto y entregar los
resultados tanto positivos como negativos61.
En ese orden de ideas y en atención a los planteamientos antes
mencionados, es posible que la persona cambie debido al entorno en
donde se desarrolla, sea para bien o para mal. Sin embargo, la percep-
ción de las personas y la imagen que proyectó ya está relacionada con
los hechos anteriores. Este planteamiento se basa en las propuestas
estructuradas por Joan Costa, quien indica que la imagen mental es
el resultado que se aloja en la imagen colectiva, luego que todo se ha
expuesto62. Es por ello, que un líder debe cuidar sus comportamientos
y acciones para mantener una imagen favorable y al mismo tiempo su
reputación, lo que en resultado apoya la gestión de la comunicación, en
este caso, del gerente público.
Al considerar las reflexiones anteriores, se plantea que una persona
que quiera dirigir una organización pública debe articular sus actua-
ciones con su imagen. De acuerdo con ello, el primer mecanismo está
en el planificar las acciones a llevar a cabo y comunicarlas de forma
clara y trasparente, para lograr un mejor desarrollo de su gestión, sin
mayor contratiempo. Esto, dado que trabaja en función de la sociedad
y para ella, entonces sus intereses no deben ser sesgados hacia su inte-
rés personal porque de lo contrario se incurrirá en la corrupción.
61
Martín de la Rosa Medellín. La contraloría social: Un derecho de la sociedad civil en
México, s. l., usaid y otros, 2009 disponible en [https://www.icnl.org/wp-content/
uploads/Mexico_La-Contraloria-Social-rosa-medellin.pdf ].
62
Joan Costa (ed.). DirCom: estrategia de la complejidad. Nuevos paradigmas para la direc-
ción de la comunicación, Barcelona, Universidad de Valencia, 2009.
48
Ceocracias y la posible difuminación de lo público: la comunicación...
IV. La ética en la administración pública:
un ejercicio desde el ser para el hacer
La ética se puede identificar como un valor dicotómico, el cual se es-
tablece para guiar el conocimiento de la vida y las acciones, implica
así tres elementos fundamentales como lo son el saber vivir, convivir y
sobrevivir en un mundo donde cada ser humano tiene un planteamien-
to diferente. Sin embargo, esta realidad no es exclusiva de la persona
como ser sino que también afecta al individuo desde la gerencia públi-
ca y privada. El gerente desde la esfera organizacional pública debe ser
un difusor de la ética a través de sus acciones y palabras, mientras que
desde la privada, este debe ser compatible con la ética organizacional.
Por ello, la ética en la gerencia pública es un elemento indispensable
en el desarrollo del trabajo que desde las administraciones guberna-
mentales se realiza, dado que está en juego el patrimonio de todos los
ciudadanos, por ello, es importante que aquellos que están al servicio de
las entidades públicas además sean considerados buenas personas, con
el propósito de desarrollar acciones de bien, desde el ser para el hacer.
La ética se enfoca en dos perspectivas, desde lo deontológico, orien-
tado a las normas y desde lo pragmático que se encamina a la ética del
resultado, ambos enfoques ayudan a construir la ética pública, dado
que apuntando a sus definiciones, estas se encuentran inmersas en el
resultado de lo público. En el primer enfoque según Víctor Inciarte y
otros63, el profesional debe proceder bajo las condiciones impuestas en
los procesos científicos sin desconocer el proceso ético, lo que indica
que esta persona está referenciada por las normas o deberes exigibles
en su actividad profesional siguiendo una conducta ética.
Por su parte, en el caso de lo pragmático, como lo expuso su precur-
sor Charles Sanders Peirce64, “el valor de una idea depende de sus
resultados prácticos” 65, lo que indica que la ética pragmática trabaja en
63
Víctor Inciarte, Carlos Vera y Martín Leal Guerra. Gerentopatía. Cuando la acción
gerencial culmina con el fracaso organizacional, Maracaibo, Inver E-Group Venezuela, 2014,
disponible en [https://www.researchgate.net/publication/328006789_GERENTOPATIA_
Cuando_la_accion_gerencial_culmina_con_el_fracaso_organizacional ].
64
Cambridge, Massachusetts, 10 de septiembre de 1839 - Milford, Pennsylvania, 19 de abril
de 1914.
65
Citado por José Rubén Sanabria. Ética pragmatista y ética de situación”, en Ética, México
D. F., Porrúa, 2005, pp. 174 a 181.
49
Posverdad, medios masivos de comunicación y neopopulismos...
función de las expresiones o ideas que representan un valor importan-
te y de igual forma estas deben ser evaluadas y/o aprobadas, es decir,
cuando estas pueden ser refutadas o comprobadas.
Si tenemos en cuenta estas implicaciones, es importante remontar-
se a los orígenes. Desde Gustavo Ortiz Millán66, existen dos etimolo-
gías para la ética, palabra que viene del griego y se complementan. La
primera ἔθοσ (εοσ, τό, ἔθω) que significa “hábito”, “costumbre”, mien-
tras que la segunda lo haría de ἦθος (êthos) que significa “carácter”, ya
que según el autor “es a través de la repetición de acciones virtuosas
que estas se vuelven un hábito y se forma el carácter virtuoso (ἀρετή)”,
la cual hace referencia directa con la cultura o modo de vida de la per-
sona, apunta a las acciones compartidas en el ser humano como las
creencias religiosas, relaciones con la familia y actividades comunes
en el entorno, por lo que se puede identificar que primero es el ser y
luego el funcionario de la administración pública. Sin embargo su do-
ble papel en la sociedad no debe ser un difusor de la ética sino por el
contrario un aporte significativo para la sociedad.
Ahora, desde la etimología de ética en las acciones públicas, esta se
identifica de igual manera como norma para la política y la administra-
ción pública67, la cual indica que los principios y valores, así como en la
vida, se deben desarrollar en la administración pública, por parte del
funcionario público que es quien estará al frente de las acciones de la
empresa del Estado y sus políticas.
Por lo tanto, es preciso anotar que la ética viene sobre todo del ser y
que no interesa el contexto público o privado para desarrollar un buen
proceso ético al interior de una empresa como de la vida misma. El
seguir con las normas de una manera aprobada por la sociedad, dará
como resultado un aspecto cultural que el seguirlo llevará a la ética.
El proceso ético está inmerso en la cultura de las personas y de la ad-
ministración pública. Como es un proceso ya interiorizado, es importan-
te separar de este la corrupción, ya que afecta de manera directa la cul-
tura y por lo tanto, bajar los niveles de productividad, al volver la gestión
66
Gustavo Ortiz Millán. “Sobre la distinción entre ética y moral”, en Isonomía. Revista de
Teoría y Filosofía, n.º 45, octubre de 2016, pp. 113 a 139, disponible en [https://www.
redalyc.org/pdf/3636/363648284005.pdf ], p. 118.
67
Hilda Naessens. “Ética pública y transparencia”, en xiv Encuentro de Latinoamericanis-
tas Españoles, Santiago de Compostela, septiembre de 2010, pp. 2.113 a 2.130, disponible
en [https://halshs.archives-ouvertes.fr/halshs-00531532/document ].
50
Ceocracias y la posible difuminación de lo público: la comunicación...
del Estado lenta y costosa en materia de recursos. Este planteamiento, se
apoya en el desarrollo argumental de Óscar Diego Bautista, quien indi-
ca que la corrupción genera unos efectos de “desencanto, resentimiento,
frustración e indignación”68, producen desconfianza por parte de la so-
ciedad ante sus dirigentes y las políticas que surgen de su gestión.
Por lo tanto, para Naessens, si los Gobiernos buscan ser considerados
justos deben empezar por sus funcionarios, quienes deberán responder
enfocados a la ética69. Sin embargo, para que lo anterior se presente, es
necesario que el líder construya tiempos para esa formación y políticas
gubernamentales que trabajen en función de ellas. De igual forma, la
postura plateada por Inciarte y otros, atribuye que estos espacios no
solo se deben dar desde lo operativo, sino que también a partir de las
respuestas que como líder del proceso se entregue a los colaboradores70.
Esa apuesta al trabajo ético permitirá una mayor transparencia de
estos accionares, ya que es uno de los valores éticos que los servidores
públicos deben aplicar en su ejercicio. Para Naessens, “la transparencia
en el Gobierno, además de un valor, es un mecanismo fundamental de
exigibilidad pública y de responsabilidad para con la sociedad” 71, lo que
busca que las empresas del Estado, el Gobierno, sus funcionarios entre-
guen una comunicación clara y profunda como las rendiciones de cuen-
tas a los ciudadanos, sin generar opacidad o un ocultamiento de la infor-
mación, la cual puede dar espacio a vicios y problemas administrativos.
En consecuencia, la función del gerente público sin duda es la admi-
nistración de los bienes y recursos de los ciudadanos, este debe velar
por el desarrollo y progreso de su nación, en medio de ese trabajo se
debe hacer frente a los procesos éticos que se trabajen para su territo-
rio. En la perspectiva de Fernando Duque, el gerente público tiene cin-
co funciones principales, que son: planificación, organización, personal,
68
Óscar Diego Bautista. “Componentes para construir un marco ético preventivo con-
tra la corrupción”, en íd. (coord.). Ética pública frente a corrupción. Instrumentos éticos
de aplicación práctica, Toluca de Lerdo, Estado de México, Instituto de Administración
Pública del Estado de México, 2015, pp. 27 a 64, disponible en [https://eprints.ucm.
es/36029/1/etica%20publica%20frente%20a%20corrupción.pdf ].
69
Naessens. “Ética pública y transparencia”, cit.
70
Inciarte et al. Gerentopatía. Cuando la acción gerencial culmina con el fracaso orga-
nizacional, cit.
71
Naessens. “Ética pública y transparencia”, cit.
51
Posverdad, medios masivos de comunicación y neopopulismos...
dirección y control72. Sin embargo, aunque estas puedan ser indispen-
sables en cualquier proceso de la administración tanto de la empresa
privada como de las entidades públicas, desde la ética para la función
de la administración pública adquiere otra forma de visualizarse.
Planificación: Trata de un mapa que busca apoyar e identificar las
acciones a trabajar. En el caso de lo líderes públicos consisten en los pla-
nes de Gobierno o códigos de cumplimiento. En Colombia, este punto se
puede evidenciar a través del Decreto 3622 de 10 de octubre de 200573,
el cual indica las políticas del Sistema de Desarrollo Administrativo.
Organización: Es deber del gerente público liderar junto con sus co-
laboradores el diseño de la estructura o el sistema de coordinación,
de esta forma, se evitaría el trabajo desorganizado y con cambios per-
manentes que conducirían al caos. Esa función de forma establecida
permitirá una mayor ética en el trabajo y en las funciones que llevaría
a otro enfoque ético como el principialista, encaminado en no conside-
rar sus consecuencias.
Persona: Contar con un buen capital social e intelectual en la organi-
zación que aporte al desarrollo de la administración pública, apuntará
al mejoramiento de esa función pública. Es por ello necesario escoger
de una forma ética a las personas que integrarán el equipo de trabajo,
sin la corrupción de pagar favores políticos, teniendo en cuenta que
esto conducirá al aseguramiento del cargo y las salidas victoriosas ante
las crisis. También, que el aprovechamiento de las personas y su capa-
cidad de aporte en la cotidianidad del trabajo, por lo tanto, pueda caer
en el enfoque utilitarista, que beneficia así a un grupo de personas y
descuida a otro.
Dirección: Es una de las funciones más importantes del gerente pú-
blico, dado que se pondrán en marcha las acciones ya identificadas en
los procesos anteriores, que se mencionan.
Control: Esta última función apoya a que el proceso se extienda de
una manera importante y entregue los resultados esperados, para evi-
tando así la corrupción.
72
Fernando Duque. “El gerente público: un profesional indispensable para el desarrollo”,
en Cuadernos ebape.br, vol. 4, n.º 4, diciembre de, 2006, disponible en [https://www.
scielo.br/pdf/cebape/v4n4/v4n4a04.pdf ].
73
“Por el cual se adoptan las políticas de desarrollo administrativo y se reglamenta el Capí-
tulo Cuarto de la Ley 489 de 1998 en lo referente al Sistema de Desarrollo Administra-
tivo”, Diario Oficial, n.º 46.059, de 12 de octubre de 2005, disponible en [http://www.
suin-juriscol.gov.co/viewDocument.asp?ruta=Decretos/1912811].
52
Ceocracias y la posible difuminación de lo público: la comunicación...
V. Sin comunicación no funciona:
el caso Char en la Alcaldía de Barranquilla
Cuando se habla de comunicación, de manera general se puede pensar
en hacer extensiva una información a través de diversos medios tanto
masivos como de prensa y nuevas tecnologías, así como internos para
una empresa como un boletín. Muchas veces se informa sobre un hecho
sin imaginar lo que es crear una estrategia en comunicación, una hoja
de ruta que pueda ayudar al desarrollo del mensaje que se quiere trans-
mitir, el cual articulado con la gerencia tanto pública como privada ayu-
dará a la formación de una proceso efectivo en la empresa. Es así que se
necesita un diálogo permanente entre los líderes y colaboradores cuyo
fin será el surgimiento de la competitividad de la organización74.
Sin embargo, ese mensaje no está solo en el camino, tiene una serie
de elementos que lo acompañan para que surja un efecto, un impacto
en la audiciencia a la que se quiere llegar. Para ello, se encuentra la
necesidad de consolidar acciones que se ejecuten en pro del desarrollo
de una buena exposición del mismo, que conduce a la comunicación
estratégica, sin dejar de lado al individuo75.
Existen múltiples formas de ver la comunicación, desde lo social,
organizacional, tecnológico y estratégico, entre ellas para este aparta-
do, nos concentraremos en la comunicación estratégica. Este tipo de
comuncación puede considerarse como un mecanismo que debe ir in-
tegrado de los criterios de la empresa tanto pública como privada que
se quiere consolidar.
Un error frecuente de las empresas es que al querer hacer comuni-
cación inician por el final, es decir, por la pieza publicitaria, pero debe
ir mucho más allá: empezar por el objetivo que tiene la organización o
institución con un fin fijado a partir de la intención de la comunicación
para que sea consciente de un mensaje solido y equilibrado76. Se puede
74
Jorge Aguilera. Gerencia integral de comunicaciones ii. Organizaciones en la era de la
conversación, Bogotá, Ecoe Ediciones, 2018.
75
Esto se apoya en Rafael Alberto Pérez. La nueva teoría estrategica -nte-. Un nuevo
mapa para concebir y gestionar estrategias, citado por Haydée Guzmán Ramírez y Raúl
Herrera Echenique (coords.). Comunicación Estratégica: interfaz relacional entre orga-
nizaciones y sus stakeholders, Bogotá, Universidad Sergio Arboleda, 2019, disponible en
[https://repository.usergioarboleda.edu.co/handle/11232/1274 ].
76
Thierry Libaert. El plan de comunicación organizacional, México, Limusa, 2014.
53
Posverdad, medios masivos de comunicación y neopopulismos...
considerar que es una pieza clave al momento de pensar en comunica-
ción, dado que de lo contrario, se trabaja en dos sentidos el mensaje a
tratar, el que quiere decir la empresa y aquel que se quiere comunicar,
ambos deben ser congruentes.
Uno de los casos de mayor éxito en donde se conecta la gerencia
pública con la comunicación, es el caso del alcalde de la ciudad de Ba-
rranquilla en el período 2016-2019, Alejandro Char Chaljub. Para
esta investigación se realiza un análisis de la estructura organizacional
vista desde la Secretaría de Comunicaciones de la Alcaldía de Barran-
quilla, en donde se revisa la articulación de los objetivos empresariales
con los comunicacionales y la forma en que se genera comunicación
institucional. Para ello, se identifican los objetivos de comunicaciones
y la forma en que se materializan.
Cuando se habla de una comunicación estratégica, es necesario que
la oficina de comunicaciones sea una de las dependencias que se en-
cuentren en la estructura organizacional jerárquica de la entidad, por
lo que se habla de que una organización es considerada como una “cen-
tral energética que opta por ser usada al máximo”77, en ese orden de
ideas, al revisar la estructura organizacional de la Alcaldía de Barran-
quilla se evidencia que la Secretaría de Comunicaciones hace parte de
dicha estructura, ubicándose al mismo nivel de secretaría de despacho
como Planeación, Educación y Desarrollo, entre otras.
Sin embargo, para que la dependencia de comunicación dentro de
una empresa pueda avanzar en la gestión de sus acciones, estas deben
tener diseñados objetivos claros y posibles que le permitan estable-
cer estrategias que luego se ejecuten, pero sobre todo, se articulen de
manera transversal con la organización78. En ese orden de ideas, la Al-
caldía de Barranquilla presenta a través del Decreto Acordal n.º 0941
de 28 de diciembre de 201679 dos funciones primarias a ejecutar por
parte de la Secretaria de Comunicaciones, que son: “Diseñar y ejecutar
las estrategias de comunicación para la Administración Distrital Cen-
77
Fernando Véli Montero. Comunicar: Construyendo diálogos estratégicos en 360 grados
para organizaciones del nuevo siglo, Barcelona, Gedisa, 2017.
78
Libaert. El plan de comunicación organizacional, cit.
79
“Mediante el cual se adopta la estructura orgánica de la administración central de la Alcaldía
del Distrito Especial, Industrial y Portuario de Barranquilla”, Gaceta Distrital, n.º 429, de
30 de diciembre de 2016, disponible en [https://www.barranquilla.gov.co/transparencia/
estructura-organica-y-talento-humano/funciones-3].
54
Ceocracias y la posible difuminación de lo público: la comunicación...
tral”, y “Gestionar y administrar los canales, herramientas y medios de
comunicación institucionales”80.
La primera función primaria tiene nueve funciones secundarias que
mas que todo están enfocadas en el desarrollo de acciones de comuni-
cación de carácter interno, mientras que la segunda acción primaria
cuenta con cinco funciones secundarias enfocadas en la comunicación
externa, sin embargo, estas acciones deben ir articuladas a fin de esta-
blecer labores congruentes que permitan una gestión acertada en ma-
teria de comunicaciones.
Por ello, se revisa para esta investigación la función secundaria tres,
que consiste en “Diseñar y establecer canales de comunicación con las
diferentes secretarías y entidades descentralizadas para identificar
sus necesidades en materia de divulgación y comunicación”, esta fun-
ción secundaria de la primera función primaria permitirá relacionar
efectividad con la primera función secundaria de la segunda función
primaria la cual consiste en “Gestionar la información institucional
para garantizar el acceso del público externo e interno a la información
pública del distrito de Barranquilla”.
En otras palabras, lo que se busca es conocer si la Secretaría de Co-
municaciones gestiona la imagen del alcalde o es transversal a las se-
cretarías, oficinas y entidades, como lo indica en su objetivo, a fin de
alcanzar una gestión integral y cumplir con ello las funciones tanto pri-
marias como secundarias previstas antes. Para ello, se escogió a través
del muestreo aleatorio simple81 las noticias producidas por la Alcaldía
de Barranquilla en el mes de noviembre del período entre 2016 a 2019.
El proceso de sistematización evidenció la diversidad de informa-
ción de la gestión de la Alcaldía distrital. Sin embargo, se logró esta-
blecer que aunque la Alcaldía a través de sus comunicaciones es consi-
derada una fuente de información gubernamental, como lo indica José
Ignacio Armentia Vizuete y otro82, esta a su vez crea a través de las
comunicaciones fuentes de información por cada una de las dependen-
cias de la institución, lo que da paso a partir de allí a la creación de sec-
80
Ibíd., p. 28.
81
Roberto Hernández Sampieri, Carlos Fernández Collado y Pilar Baptista Lucio.
Metodología de la investigación, 6.ª ed., México D. F., Mac Graw Hill, 2014.
82
José Ignacio Armentia Vizuete y José María Caminos Marcet. Fundamentos del period-
ismo impreso, Barcelona, Ariel, 2002.
55
Posverdad, medios masivos de comunicación y neopopulismos...
ciones de información dentro del apartado noticias de la página web
oficial de la administración gubernamental.
Tabla 1
Fuentes de información
n.º
fuentes de información
1
adi
2
Comunicaciones
3
Cultura
4
Desarrollo económico
5
Descubre
6
Educación
7
Equidad y género
8
Espacio público
9
Funcionarios
10
Gestión humana
11
Gestión social
12
Gobierno
13
Hacienda
14
Intranet
15
Mi Barranquilla
16
Obras públicas
17
Participación
18
Planeación
19
Recreación y deportes
20
Salud
21
Seguridad
22
Tránsito y seguridad vial
23
Vive
Fuente: Elaboración propia para el año 2019.
Sin embargo, se pudo observar que algunas fuentes no son constan-
tes a través del tiempo, otras por el contrario, cambiaron de nombre
aunque sus intenciones son las mismas y otras generan información
periódica a través de los cuatro años en el mes de noviembre. Es así
56
Ceocracias y la posible difuminación de lo público: la comunicación...
que al revisar los datos, se encontró que la gestión de la comunicación
sí impacta a las diversas secretarías y dependencias, que son converti-
das en fuentes de información, lo que da paso a un trabajo periodístico
institucional que otorga espacio a los secretarios y funcionarios para
que comuniquen sus informaciones a la sociedad barranquillera.
Dentro de la investigación se encontró que las secretarías de Edu-
cación, Gestión Social, Salud, Tránsito y Seguridad Vial, lo mismo que
Cultura, fueron aquellas que arrojaron mayor información y de manera
permanente durante los meses de noviembre de los cuatro años del
mandatario distrital (ver cuadro 1).
Así mismo, se observó que una de las mayores fuentes de informa-
ción fue la sección llamada “Mi Barranquilla”, que si bien no pertenece
a una secretaría o dependencia en especial, hace alusión al sentido de
pertenencia del ciudadano con sus informaciones. Esto quiere decir
que las comunicaciones no solo están relacionadas con la gestión del
dirigente y sus funcionarios, sino que se abre un espacio al ciudadano
a través de la ciudad y sus medios de comunicación.
Cuadro 1
Secretarías con noticias permanentes
año /
gestión
mi
tránsito y
educación
salud
cultura
fuente
social
Barranquilla
seguridad vial
2016
11
6
23
3
10
11
2017
8
7
28
8
19
25
2018
6
5
7
8
24
13
2019
1
8
6
2
14
11
Fuente: Elaboración propia para el año 2019.
Sin embargo, se destaca que las fuentes de información varían en los
nombres a lo largo del tiempo, es el caso de la sección llamada Intranet
durante el período 2016-2018, las noticias relacionadas con el perso-
nal interno, para el último año cambió a Funcionarios, lo que indica
que no se pierde la continuidad de información, como se muestra en el
cuadro 2, y al mismo tiempo, generan sentido de pertenencia al llamar
a la sección de una manera más cercana.
57
Posverdad, medios masivos de comunicación y neopopulismos...
Cuadro 2
Continuidad de información
año /fuente
intranet
funcionarios
2016
10
0
2017
10
0
2018
10
0
2019
0
11
Fuente: Elaboración propia para el año 2019.
Ahora bien, dentro de la gestión de comunicación canalizada a través
de la información producida por la Secretaría de Comunicaciones, se
logra observar que no solo la generación de información va encami-
nada a mostrar logros y hechos acontecidos, sino que por el contrario
utilizan diversos mecanismos de generación de información como la
utilización de videos, en donde se invita a la ciudadanía a participar
de diversos eventos o actividades en donde se involucra al ciudadano,
logrando con ello establecer comunicación entre las partes y utilizar
los canales de comunicación como redes sociales, que son de los más
utilizados por el común de las personas.
Así mismo, direccionan comunicados enfocados en eventos o actua-
ciones por parte de la Acaldía, próximos a suceder, lo que permite al
ciudadano estar enterado de primera fuente y confiable sobre los ac-
cionares de la ciudad, lo anterior, evita el rumor y la posibilidad de una
crisis en la imagen del mandatario y su equipo de trabajo. Así mismo,
se compagina con la gestión gerencial pública, teniendo en cuenta que
se identifican liderazgo, transparencia y gestión en el proceso adminis-
trativo de la entidad.
Como se pretende relacionar la gestión en la comunicaicón con la ge-
rencia pública, se revisó luego de identificar las noticias, el objetivo gene-
ral que enmarca las acciones de la Alcaldía de Barranquilla, el cual indica:
Avanzar en la superación de las condiciones de pobreza, inequidad y exclusión
de los beneficios del crecimiento económico, que afectan a cerca del 39,5% de
la población, con base en el mejoramiento de las condiciones de competitividad
en el mercado nacional e internacional, una gestión pública eficiente que
promueva una mejor distribución de los beneficios del crecimiento económico,
58
Ceocracias y la posible difuminación de lo público: la comunicación...
inversiones y actuaciones coordinadas entre el sector privado, comunitario, y
una institucionalidad pública responsable en el manejo de los recursos fiscales83.
Es así, que la gestión gerencial se articula con las informaciones su-
ministradas, según el planteamiento de Pedro Brandão, quien in-
dica que la “comunicación no puede ser el resultado de acciones no
planeadas”84, por lo tanto en las acciones comunictivas de la Alcaldía
de Barranquilla, se identifica una articulación entre las informaciones
suministradas y la planeación organizacional.
VI. Conclusiones
Sobre la base de las informaciones planteadas en el documento, se con-
cluye que es necesaria una articulación entre la gerencia y el proce-
so comunicación tanto en la esfera pública como privada y más en la
primera, ya que es necesario mantener a la sociedad informada de las
acciones que se ejecutan en las administraciones gubernamentales.
En ese orden de ideas, se identificó además que el término ceocra-
cia para Colombia, no se aplica de manera especifica como se identifica
en Suramérica, más si se ha implementado desde la Constitución de
1991 la incorporación al Estado de un personal capacitado que sobre
todo establezca estrategias administrativas que tengan una base en lo
privado, pero solo estas como réplica de buenas prácticas en gestión.
Del mismo modo, el Estado colombiano precisa que es importante la
capacitación en altos niveles académicos de sus funcionarios y con ello,
la trayectoría profesional, con el propósito de minimizar decisiones en
la gestión que impacten de manera negativa a la sociedad. Es así que
busca la incorporación de líderes que sepan administrar lo público y
dar una respuesta social, para que sus ciudadanos encuentren en su
gerencia una solución a sus necesidades. Con un líder público que sepa
cómo actuar sin necesidad que tenga que esperar que la sociedad lo
supervise, donde se eliminen los procesos burocráticos, la corrupción
y busque el bien común y no su interés propio.
83
Alcaldía de Barranquilla. Objetivo general, disponible en [https://www.barranquilla.
gov.co/entidad/objetivos-y-funciones].
84
Pedro Brandão. La imagen de la ciudad, Barcelona, Ediciones de la Universidad de Bar-
celona, 2011.
59
Posverdad, medios masivos de comunicación y neopopulismos...
En forma análoga, en esa gestión administrativa gerencial se esta-
blece la necesidad de comunicar y mantener informado al ciudadano,
con la advertencia que previo a ello, es necesario escuchar, dado que
algunas gestiones públicas pueden estar de espaldas al ciudadano y
difuminar lo público en estándares de lo privado. Este apartado es lo
que diferencia la gestión del alcalde Char Chaljub, dado que sus co-
municaciones también pueden considerase una gerencia, en donde se
establecen metas a partir de sus objetivos macro, haciéndolos realidad
y ejecutando sus acciones comunicativas.
Por lo tanto, se recomienda que las administraciones gubernamen-
tales tengan un comunicador que establezca efectividad en sus pro-
cesos, dado que al tenerla, podrá contar con indicadores verificables.
Es así que se concluye entonces que el comunicador es un adminis-
trador de procesos comunicativos, dado que debe gestionar recursos,
plantear estrategias, supervisar personal y medir todas estas acciones
comunicativas enmarcadas en una deontología profesional y una axio-
logía personal.
Bibliografía
Aguilera, Jorge. Gerencia integral de comunicaciones ii. Organizaciones en la era de
la conversación, Bogotá, Ecoe Ediciones, 2018.
Alcaldía de Barranquilla. Decreto 3622 de 10 de octubre de 2005, “Por el cual
se adoptan las políticas de desarrollo administrativo y se reglamenta el Capítulo
Cuarto de la Ley 489 de 1998 en lo referente al Sistema de Desarrollo Administra-
tivo”, Diario Oficial, n.º 46.059, de 12 de octubre de 2005, disponible en [http://
www.suin-juriscol.gov.co/viewDocument.asp?ruta=Decretos/1912811].
Alcaldía de Barranquilla. Decreto Acordal n.º 0941, de 28 de diciembre de 2016,
“Mediante el cual se adopta la estructura orgánica de la administración central de la
alcaldía del distrito especial, industrial y portuario de Barranquilla”, Gaceta Distrital,
n.º 429, de 30 de diciembre de 2016, disponible en [https://www.barranquilla.gov.
co/transparencia/normatividad/gaceta-distrital].
Alcaldía de Barranquilla. Objetivo general, disponible en [https://www.barranquilla.
gov.co/entidad/objetivos-y-funciones].
Anino, Pablo y Eduardo Castilla. “La ilusión Macrista de la Argentina competitiva”,
en Ideas de Izquierda. Revista de Política y Cultura, n.º 34, 13 de octubre de 2016,
disponible en [http://www.laizquierdadiario.com/ideasdeizquierda/la-ilusion-
macrista-de-la-argentina-competitiva/].
60
Ceocracias y la posible difuminación de lo público: la comunicación...
Armentia Vizuete, José Ignacio y José María Caminos Marcet. Fundamentos del
periodismo impreso, Barcelona, Ariel, 2002.
Bautista, Óscar Diego. “Componentes para construir un marco ético preventivo contra
la corrupción”, en íd. (coord.). Ética pública frente a corrupción. Instrumentos éticos de
aplicación práctica, Toluca de Lerdo, Estado de México, Instituto de Administración
Pública del Estado de México, 2015, pp. 27 a 64, disponible en [https://eprints.ucm.
es/36029/1/etica%20publica%20frente%20a%20corrupción.pdf ].
Brandão, Pedro. La imagen de la ciudad, Barcelona, Ediciones de la Universidad de
Barcelona, 2011.
Costa, Joan (ed.). DirCom: estrategia de la complejidad. Nuevos paradigmas para la
dirección de la comunicación, Barcelona, Universidad de Valencia, 2009.
Cruz Hernández, José Gerardo. “Gerencia pública en Colombia, haciendo énfasis
en el actual Gobierno”, en Entramado, vol. 5, n.º 2, pp. 152 a 163, julio-diciembre
de 2009, disponible en [https://revistas.unilibre.edu.co/index.php/entramado/
article/view/3355/2747 ].
de la Rosa Medellín, Martín. La contraloría social: Un derecho de la sociedad civil en
México, s. l., usaid y otros, 2009 disponible en [https://www.icnl.org/wp-content/
uploads/Mexico_La-Contraloria-Social-rosa-medellin.pdf ].
Duque, Fernando. “El gerente público: un profesional indispensable para el desa-
rrollo”, en Cuadernos ebape.br , vol. 4, n.º 4, diciembre de, 2006, disponible en
[https://www.scielo.br/pdf/cebape/v4n4/v4n4a04.pdf ].
Elster, Jon. Sobre las pasiones: emoción, adicción y conducta humana, Barcelona, Pai-
dós, 2001.
Estévez, Alejandro M. “Apuntes para una genealogía de la tecnocracia”, Buenos Ai-
res, Universidad de Buenos Aires, 2005, disponible en [http://panel.inkuba.com/
sites/2/archivos/la%20tecnocracia.pdf ].
Gil Villegas, Francisco; Gina Zabludovsky y Andrés Lira. “Max Weber: Economía
y sociedad”, entrevista de Ricardo Raphael, en Espiral, 4 de junio de 2014, dispo-
nible en [https://www.youtube.com/watch?v=NAQvdw5Ds54 ].
Gómez Rueda, Luis; María de los Ángeles Vacchiano y María del Carmen Vac-
chiano. Psicología activa, Madrid, Paraninfo, 1981.
González Marregot, Miguel. “Principios de contraloría social”, Quito, Instituto La-
tinoamericano de Investigaciones Sociales y otros, 2011, disponible en [http://
www.ildis.org.ve/website/administrador/uploads/PrincipiosContraloriaSocial-
Marregot.pdf ].
61
Posverdad, medios masivos de comunicación y neopopulismos...
Guzmán Ramírez, Haydée y Raúl Herrera Echenique (coords.). Comunicación
Estratégica: interfaz relacional entre organizaciones y sus stakeholders, Bogotá,
Universidad Sergio Arboleda, 2019, disponible en [https://repository.usergioarboleda.
edu.co/handle/11232/1274 ].
Hernández Sampieri, Roberto; Carlos Fernández Collado y Pilar Baptista Lu-
cio. Metodología de la investigación, 6.ª ed., México D. F., Mac Graw Hill, 2014.
Inciarte, Víctor; Carlos Vera y Martín Leal Guerra. Gerentopatía. Cuando la
acción gerencial culmina con el fracaso organizacional, Maracaibo, Inver E-
Group Venezuela, 2014, disponible en [https://www.researchgate.net/publica-
tion/328006789_GERENTOPATIA_Cuando_la_accion_gerencial_culmina_con_el_
fracaso_organizacional ].
Katz, Claudio. “La ‘ceocracia’ en acción, en Rebelión, 28 de diciembre de 2015, dis-
ponible en [https://rebelion.org/la-ceocracia-en-accion/].
Libaert, Thierry. El plan de comunicación organizacional, México, Limusa, 2014.
Lima Anguiano, Mario Alberto. “La administración pública democrática: hacia un
mejor camino”, en Encrucijada. Revista Electrónica del Centro de Estudios en Ad-
ministración Pública, n.º 8, pp. 1 a 13, 2011, disponible en [http://www.revistas.
unam.mx/index.php/encrucijada/article/view/58479 ].
Muñoz Díaz, Gabriel F. “Una visión conceptual del enfoque de la nueva gerencia pública”,
en Red de los Servidores Publicos, 22 de diciembre de 2016, disponible en [https://
www.funcionpublica.gov.co/eva/red/publicaciones/una-vision-conceptual-del-
enfoque-de-la-nueva-gerencia-publica].
Naessens,Hilda.“Éticapúblicaytransparencia”,enxivEncuentrodeLatinoamericanistas
Españoles, Santiago de Compostela, septiembre de 2010, pp. 2.113 a 2.130,
disponible en [https://halshs.archives-ouvertes.fr/halshs-00531532/document ].
Navarro Vargas, Álvaro Freddy. Escuela de Trabajo Social, 1997, disponible en
[http://www.ts.ucr.ac.cr/].
Ortiz Millán, Gustavo. “Sobre la distinción entre ética y moral”, en Fisonomía. Re-
vista de Teoría y Filosofía, n.º 45, octubre de 2016, pp. 113 a 139, disponible en
[https://www.redalyc.org/pdf/3636/363648284005.pdf ].
Petrella, Carlos. “Análisis de la teoría burocrática. Aportes para la comprensión del
modelo burocrático”, Revista Electrónica de la Facultad de Ciencias Empresariales
Universidad Católica del Uruguay, pp. 1 a 26, julio de 2007, disponible en [https://
www.fing.edu.uy/catedras/disi/DISI/pdf/Analisisdelateoriaburocratica.pdf ].
62
Ceocracias y la posible difuminación de lo público: la comunicación...
Prats i Català, Joan. “Administración pública y desarrollo en América Latina. Un
enfoque neo institucionalista”, Revista del clad Reforma y Democracia, n.º 11, junio
de 1998, pp. 1 a 25, disponible en [http://old.clad.org/portal/publicaciones-del-
clad/revista-clad-reforma-democracia/articulos/011-junio-1998/administracion-
publica-y-desarrollo-en-america-latina.-un-enfoque-neoinstitucionalista-1].
Prestifilippo, Agustín Lucas y Lucía Wegelin. “El neoliberalismo como tra-
ma ideológica en la Argentina reciente”, Utopía y Praxis Latinoamericana,
vol.
21, n.º 74, 2016, pp. 29 a 49, disponible en [https://www.redalyc.org/
pdf/279/27950106004.pdf ].
Robbins, Stephen P. y Mary Coulter. Administración, 8.ª ed., José Francisco Javier
Dávila Martínez y Miguel Ángel Sánchez Carrión (trads.), México D. F. y otras,
Pearson, 2005.
Sanabria, José Rubén. Ética pragmatista y ética de situación”, en Ética, México D. F.,
Porrúa, 2005, pp. 174 a 181.
Torres-Melo, Jaime y Jairo Santander. Introducción a las políticas públicas. Concep-
to y herramientas desde la relación entre Estado y ciudadanía, Bogotá, Instituto de
Estudios del Ministerio Público -iemp-, 2013.
Véli Montero, Fernando. Comunicar: Construyendo diálogos estratégicos en 360
grados para organizaciones del nuevo siglo, Barcelona, Gedisa, 2017.
63
Capítulo tercero
El poder de las fake news: manipulación de masas
para la permanencia del populismo en Venezuela
Aldemar Julián Libreros Serna
María Alejandra Olarte Molina85
Resumen
El capítulo de libro presenta los resultados de investigación que bajo
la metodología del análisis de contenido se realiza a la cuenta oficial
en Twitter Clap del Gobierno venezolano. La tipificación y exploración
teórica del componente conceptual explican cómo la propagación de
noticias falsas en cuentas oficiales fortalece el populismo en Estados
fallidos como el venezolano y genera narrativas que afianzan la creen-
cia en la efectividad del Gobierno.
Palabras clave: Noticias falsas; Populismo en Venezuela; Opinión públi-
ca fallida, estructura de las fake news.
85
Los autores: Aldemar Julián Libreros Serna, Comunicador Social y Periodista de la
CUN; Magíster en Informatica Educativa de la URBE; en la actualidad se desempeña como
docente del programa de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad Sergio
Arboleda Santa Marta; e-mail: [aljulise@gmail.com ]. María Alejandra Olarte Molina.
Comunicadora Social y Periodista de la Universidad Sergio Arboleda de Santa Marta; Es-
pecialista en Docencia e Investigación Universitaria y Magíster en Educación de la misma
universidad; en la actualidad es investigadora del grupo de investigación Comunicación
y Sociedad del Programa de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad Sergio
Arboleda Santa Marta; e-mail: [maria.olarte@usa.edu.co ].
65
Posverdad, medios masivos de comunicación y neopopulismos...
Abstract
The book chapter presents the results of the research that is carried
out under the methodology of content analysis to the official Twitter
account of the venezuelan government. The typification and theoreti-
cal exploration of the conceptual component explain how the spread
of false news in official accounts, strengthens populism in failed states
such as Venezuela and generates narratives that strengthen the belief
in the effectiveness of government.
Keywords: Fake news; Populism in Venezuela; Failed public opinion;
Structure of a fake news.
I. Introducción
Según Yleirim Sulbaran, en Venezuela el Gobierno actual tiene la fa-
cultad de promover y decidir sobre los medios de comunicación me-
diante el poder para limitar la información que pueda hacerlo más
susceptible a la opinión pública86. El Estado administra los medios
convencionales, escoge las emisoras de radio a las que se les renova-
rá la concesión, las compañías de telefonía son elegidas a dedo y en
el caso de la televisión, el espectro radioeléctrico es en sí propiedad
del Estado. Por otra parte, los políticos, líderes de opinión y figuras
públicas se registran en cuentas de redes sociales para poder llegar a
adeptos o seguidores con la mayor destreza y facilidad, emiten infor-
maciones que tienen un interés directo y reivindicativo.
Tras el dominio y control absoluto de los medios de comunicación
por el Gobierno venezolano, es práctica común el uso de las redes so-
ciales -en especial de Twitter- por diferentes entes gubernamentales
(ministerios, gobernaciones, alcaldías, entre otros) para difundir no-
ticias entre sus seguidores. Estas noticias en bastantes ocasiones son
fake news, ya que no reflejan la realidad de los hechos que en ellas se
comunican observándose incluso que lo difundido en las redes no ha
ocurrido en la realidad, lo que genera una matriz de informaciones fal-
86
Yleirim Sulbarán. “La política en la manipulación mediática y la comunicación partidis-
ta en el Gobierno”, en Orbis. Revista Científica Ciencias Humanas, vol. 10, n.º 29, 2014, pp.
94 a106, disponible en [https://www.redalyc.org/pdf/709/70932556005.pdf ].
66
El poder de las fake news: manipulación de masas para la permanencia...
sas para manipular a la opinión pública sobre la eficiencia, efectividad
y eficacia de las acciones gubernamentales dirigidas a la protección
social del pueblo venezolano.
El periodismo de calidad y el derecho de los venezolanos a informar-
se en forma debida sufren el impacto de este fenómeno que se vuelve
cada vez más peligroso por la manipulación mediática facilitada por las
fake news que limita una valoración objetiva de las actuaciones del Esta-
do, así como el enmascaramiento de la cruda crisis económica, política
y social del país ante el mundo, que por otro lado influye de distintas
maneras en el reforzamiento del populismo instaurado en Venezuela.
Según Francisco Olivares, Venezuela es un caso extremo de popu-
lismo87. Nicolás Maduro Moros88 con solo 11% de aceptación y sin
Hugo Rafael Chávez Frías89, mantiene el apoyo popular a fuerza de
programas sociales que no benefician a la totalidad de la población y
además, son utilizados con fines proselitistas como es el caso del pro-
grama de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción -clap-
a través del cual provee cajas con productos alimenticios (granos,
arroz, aceite, leche, atún, entre otros) a muy bajo costo, seleccionados
por el Gobierno, en su mayoría importados de México y casi siempre
de muy mala calidad. Estos comités han estado sujetos a controversias
por denuncias de corrupción, uso político de las cajas clap para man-
tener adeptos al Gobierno, retrasos en la entrega, aumentos de precios
sin previo aviso y ser utilizadas por el Gobierno para que su base social
dependa de manera directa del Estado (control social).
No obstante, ante la hiperinflación y escasez de alimentos en el país,
la caja clap se ha convertido en la esperanza del pueblo para obtener
alimentos casi regalados en un modelo de distribución de productos
casa por casa en forma esporádica, que no llega a todas las comunida-
des -incluso a las más vulnerables-, por lo que carece de periodicidad
en la entrega y limitada cobertura, convirtiéndose en un anhelado “be-
neficio” del Gobierno que en ocasiones demora meses en llegar a los
hogares venezolanos por lo que al ser recibida, se desconoce cuándo
87
Francisco Olivares. “Una lección para los populistas”, en Diario el Universal, Caracas,
24 de agosto de 2019, disponible en [http://www.eluniversal.com/el-universal/48865/
una-leccion-para-los-populistas].
88
Caracas, 23 de noviembre de 1962- Presidente de Venezuela desde el 19 de abril de 2013.
89
Sabaneta, Estado Barinas, Venezuela, 28 de julio de 1954 - Caracas, 5 de marzo de 2013,
Presidente de Venezuela del 2 de febrero de 1999 al 5 de marzo de 2013.
67
Posverdad, medios masivos de comunicación y neopopulismos...
volverá, situación que mantiene a las personas expectantes de las no-
ticias sobre la próxima llegada del clap, dónde ir a censarse, a quién
entregar el dinero o en cuáles ciudades o comunidades ha llegado.
El programa clap se encuentra avalado por el Ministerio del Poder
Popular para la Alimentación, hoy el coordinador nacional de los clap
maneja la cuenta Twitter oficial #clap @ClapOficial en la que se han
observado noticias relacionadas con la distribución y entrega de las
cajas apreciándose contenido engañoso para proyectar la falsa imagen
del Gobierno como protector de la seguridad alimentaria en Venezuela
y mantener el populismo como estrategia sociopolítica del Gobierno
socialista. Si tomamos en consideración esta situación, los resultados
de investigación que se presentan a continuación persiguen el objetivo
de identificar las fake news publicadas en la cuenta #clap @ClapOficial
para promover y favorecer la permanencia del populismo en Venezue-
la. Los resultados de investigación se enfocaron en responder la pre-
gunta problema: ¿Las noticias publicadas en la cuenta twitter # clap @
ClapOficial son fake news elaboradas y utilizadas por el Gobierno para
favorecer el populismo en Venezuela?
La metodología corresponde a un proceso de investigación documen-
tal. Según Arias, se basa en la búsqueda, recuperación, análisis, crítica e
interpretación de datos secundarios90, es decir, los obtenidos y registra-
dos por otros investigadores en fuentes documentales, impresas, audio-
visuales o electrónicas con el propósito de aportar nuevos conocimientos.
La información recopilada en los documentos fue analizada en
cuanto a su contenido, presta especial atención al estado del arte y de-
finición de las fake news, así como a la identificación de noticias falsas
publicadas en la red social Twitter (cuenta #clap @Clapoficial) me-
diante la aplicación de una lista de cotejo conformada por criterios que
permiten calificarlas como tales. Para el desarrollo investigativo, el pri-
mer paso fue seleccionar el tema, en seguida recopilar la bibliografía,
seleccionar al azar las noticias publicadas en la cuenta Twitter #clap
@Clapoficial), organizar el material en relación a los objetivos espe-
cíficos propuestos, para luego analizar los hallazgos documentales y
responder a la pregunta problema.
90
Fidias G. Arias. El proyecto de investigación. Introducción a la metodológica científica, 6.ª ed.,
Caracas, Editorial Episteme, 2012, disponible en [https://issuu.com/fidiasgerardoarias/
docs/fidias_g._arias._el_proyecto_de_inv ].
68
El poder de las fake news: manipulación de masas para la permanencia...
II. El afianzamiento de la posverdad:
la circularidad circular de la mentira en las redes sociales
Las redes sociales han sido diseñadas para conformar comunidades cu-
yos miembros con diferentes intereses generan, intercambian y trans-
miten información, como es el caso de Twitter y Facebook, las cuales
concentran un amplio número de participantes que da un giro radical
respecto a la forma en que el público accede, consume y difunde no-
ticias. El anterior paradigma, en el que los medios de comunicación
poseían la primacía informativa ha cambiado en forma rotunda, ahora
los usuarios son consumidores y productores de contenidos, de forma
que desde la propia red social se afianzan estas comunidades mediante
la difusión de noticias que reafirman las opiniones de estos grupos91.
Esta práctica puede dar lugar a las llamadas “cámaras de eco”, que
responden a burbujas digitales en las que los propios miembros de las
redes sociales comparten informaciones que respalden ciertos puntos
de vista propios o de terceros, convirtiéndose en el medio propicio
para la expansión de las fake news, consideradas como noticias de con-
tenido engañoso, falso o fabricado92.
Estas plataformas digitales utilizan un algoritmo que distribuye el
contenido más relevante para cada usuario, logra que la información
que se le muestra a cada uno esté condicionada y filtrada. Pero tam-
bién hay algo a tener en cuenta y es que el flujo informativo en las re-
des sociales se actualiza de manera constante no solo por relevancia
para el usuario, sino también de acuerdo al alcance y las interacciones
que tiene el posteo, que valida una noticia solo por su nivel de difusión.
Por otro lado, los distintos intereses políticos, partidarios o tan solo
91
Rodrigo Gelpi Texeira. “Política 2.0: las redes sociales (Facebook y Twitter) como instru-
mento de comunicación política. Estudio: caso Uruguay”, Tesis doctoral, Madrid, Univer-
sidad Complutense de Madrid, 2018, disponible en [https://eprints.ucm.es/49515/1/
T40361.pdf ].
92
Soledad Becerril, Amancio Fernández, Helena Resano, José Manuel González,
Bárbara Ruiz y Juan José Morodo. “Influencia de las noticias falsas en la opinión pública.
Estudio de Comunicación”, Servimedia España, 2018, disponible en [https://www.
apmadrid.es/wp-content/uploads/2018/09/estudio-informefakenews-estudiodecomun
icacion-20.09.2018.pdf ].
69
Posverdad, medios masivos de comunicación y neopopulismos...
una confusión, se vuelven motivos para que de una manera más fre-
cuente se viralice un contenido engañoso93.
En el caso de las fake news políticas, estas se difunden entre el do-
ble de personas y en una tercera parte del tiempo en comparación con
una noticia veraz. Una de las cuestiones claves a la hora de entender
el fenómeno de las fake news es el papel que los bots juegan en este
proceso. Los bots son programas informáticos (robots) que realizan
tareas repetitivas a través de internet, son cuentas falsas que simulan
estar controladas por un usuario real. Las personas son los principales
culpables de la propagación de las noticias falsas, ya que difunden un
mayor número de bulos que los propios bots94.
Así se genera un circuito vicioso: una noticia falsa se replica miles
de veces en cuestión de segundos, todo esto sucede en un contexto de
posverdad, término definido por el diccionario de Oxford95 como la pa-
labra del año en 2016, se refiere a las circunstancias en que los hechos
objetivos (racionales) son menos importantes a la hora de modelar
la opinión pública que las apelaciones a la emoción o a las creencias
personales. La posverdad aparenta ser un concepto novedoso de un
contenido que al no ser ni verdadero ni falso, reúne afirmaciones que
aplican eufemismos para “economizar, endulzar o mejorar” la verdad
para manipular masas y evitar enfrentamientos96.
La posverdad alimenta narraciones que apelan a prejuicios, mani-
pulan sentimientos y reemplazan lo real y auténtico por versiones, ru-
mores o trascendidos sin distinguir hechos de relatos ni realidad de
ficción. La pasión se impone a la razón y la mayor parte de la gente pre-
fiere confirmar sus ideas y no desea que la realidad cambie el concepto
que tiene sobre ella. La certeza objetiva caduca ante sucesos capaces
93
Sulbarán. “La política en la manipulación mediática y la comunicación partidista en el
Gobierno”, cit.; Alejandro Said y Andrea Valencia. Fake news y desinformación, Edito-
rial Grijalbo, 2017.
94
Becerril y otros. “Influencia de las noticias falsas en la opinión pública. Estudio de Co-
municación”, cit.
95
Ver “Esta es la palabra del año 2016 para el Diccionario Oxford”, cnn en español, 16 de
noviembre de 2016, disponible en [https://cnnespanol.cnn.com/2016/11/16/esta-es-
la-palabra-del-ano-2016-para-el-diccionario-oxford/].
96
Ralph Keyes. The post-truth era: Dishonesty and deception in contemporary life, New
York, St. Martin’s Press, 2004.
70
El poder de las fake news: manipulación de masas para la permanencia...
de turbar lo políticamente correcto pues “es más importante lo que
aparenta ser la verdad que la misma verdad”97.
En los siguientes apartados se hace referencia a estudios realizados
por otros investigadores sobre el uso de las fake news en los ámbitos
político, social y económico, que dejan ver el impacto de su contenido
en la manipulación, cambios de opinión y percepción de la realidad en
diferentes grupos sociales a conveniencia de quienes crean esta matriz
de noticias falsas.
Cristina Corbillón Gómez desarrolló una investigación con el ob-
jetivo de conocer las noticias e imágenes falsas que circularon, sobre
todo por las redes sociales, durante el referéndum de independencia
ilegal celebrado en Cataluña el 1.º de octubre de 201798.
La investigación fue de tipo documental, por lo que se buscaron y
analizaron las noticias falsas que han circulado con respecto a la crisis
catalana en los periódicos como: abc (cinco noticias), bbc (una noti-
cia), El Mundo (una noticia), El País (una noticia) y La Voz de Galicia
(dos noticias) y también hemos recabado ocho noticias en el perfil @
MalditoBulo en su cuenta de Twitter. Se desarrolló una metodología
cuantitativa y cualitativa para interpretar el carácter que han tenido
las fake news en la generación de un clima de desinformación en la
opinión pública, con respecto a la crisis catalana.
Como conclusión, expresamos que los términos posverdad y las
fake news han sido considerados como los términos más influyentes
de 2016 y 2017. El hecho de que estos conceptos hayan tenido tan-
ta repercusión, ha sido en gran parte por la expansión de las nuevas
herramientas de intercambio de información, es decir, a través de las
redes sociales. Al hilo de esta cuestión un estudio que ha realizado el
Instituto Tecnológico de Massachusetts -mit por sus siglas en inglés-
afirma que “las falsedades tienen un 70% más de probabilidades de
ser retuitedas que la verdad”, esto en gran parte es gracias a los bots
97
Jayson Harsin. “Regimes of posttruth, postpolitics, and attention economies”, en Commu-
nication, Culture & Critique, vol. 8, n.º 2, June 2015, pp. 327 a 333, disponible en [https://
www.researchgate.net/publication/272752872_Regimes_of_Post-truth_Post-politics_
and_Attention_Economies].
98
Cristina Corbillón Gómez. “Estudio de la posverdad y las fake news en relación con
la crisis catalana del 1-O”, Tesis de grado, 2018, disponible en [http://uvadoc.uva.es/
handle/10324/30618 ].
71
Posverdad, medios masivos de comunicación y neopopulismos...
que movilizan todo el contenido que hace que cualquier noticia se ex-
panda a nivel mundial.
En lo referente a la cuestión catalana, se pudo comprobar que las
redes sociales han sido utilizadas para el marketing político dirigido a
obtener ciertos fines electorales a favor del proceso independentista
que moviliza a toda la población mediante perfiles falsos en los que se
generaban y se compartían las fake news. El hecho de que estas noti-
cias circulen con tanta velocidad entre la población sucede porque casi
la totalidad de la ciudadanía no cuestiona lo que se les presenta en la
pantalla, es decir, solo captan el mensaje y lo difunden a otros sin pre-
guntarse el porqué de las cosas, su fuente de origen y el contexto en el
que se publican.
Otro estudio corresponde al realizado por Benjamin D. Horne y
otro, donde profundiza en el estudio cualitativo de las palabras em-
pleadas en las noticias falsas y sus frecuencias99. Resulta de interés la
clasificación que establecen en torno a rasgos diferenciados, por ejem-
plo, rasgo analítico, perspicaz, causal, de discrepancia, tentativa, cer-
teza, diferenciación, afiliación, poder, recompensa, riesgo, interés per-
sonal, tono emocional positivo o negativo, entre otros. Los términos se
clasifican y puntúan conforme a los rasgos ya mencionados, hallándose
una frecuencia de los términos que figuran en las noticias falsas.
Los investigadores consideran adecuada una combinación de mé-
todos que actúen a modo de filtro, con mayor o menor probabilidad
de éxito. Esta consideración la suscribo por completo, dado que se ha
demostrado que el entorno de aplicación (redes sociales, tipos de fuen-
tes, websites, portales de información, etc.) puede alterar los resulta-
dos obtenidos y en tal caso influir en la precisión final.
Manuel Blázquez Ochando publicó un artículo científico donde
analiza la problemática de las noticias falsas, reflexiona al respecto
acerca de su motivación, mecanismos y vectores de distribución100. Se
99
Benjamin D. Horne y Sibel Aladi. “This just in: Fake news packs a lot in title, Uses sim-
pler, repetitive content in text body, more similar to satire than real news”, en 2nd Inter-
national Workshop on News and Public Opinion at icwsm, Cornell University, disponible en
[https://arxiv.org/pdf/1703.09398.pdf ].
100 Manuel Blázquez Ochando. “El problema de las noticias falsas: detección y contramedi-
das”, en xv Seminario Hispano-Mexicano de Investigación en Biblioteconomía y Documen-
tación, Ciudad de México, 16-18 de mayo de 2018, 2018, disponible en: [http://eprints.
rclis.org/33171/].
72
El poder de las fake news: manipulación de masas para la permanencia...
llega a la conclusión que en los últimos años, la frecuencia mediática de
las noticias falsas ha aumentado en forma notable, de manera especial,
cuando se producen eventos de especial relevancia política. Uno de los
casos más citados corresponde a las elecciones de Estados Unidos en
2016, en donde se ha llegado a demostrar que las noticias falsas influ-
yeron mucho en la intención de voto del electorado. De hecho, tal como
indican los investigadores, si una noticia es lo suficientemente per-
suasiva, puede incidir en 0,02 puntos porcentuales en los resultados
electorales. Si a este hecho demostrado se suma el elevado número de
noticias falsas editadas, así como los medios de propagación, se obtie-
ne un método fiable para influenciar e incluso si se quiere, programar
a la población.
Durante 2016 la palabra fake news aumentó su uso en un 365%, lo
que llevó a los diccionarios de Oxford y Collins, a nombrarla la palabra
del año para 2017. Este último la define en su versión online, como una
“información falsa, a menudo sensacional, diseminadas bajo el pretexto
de informar”101. Contiene información verificable, falsa o engañosa, que
se crea, presenta y divulga para obtener beneficios o engañar en forma
intencional al público, con la posibilidad de causar daño a este último.
Desde una perspectiva periodística, Marc Amorós García la define
como, “informaciones falsas diseñadas para hacerse pasar por noticias
con el objetivo de difundir un engaño o una desinformación deliberada
para obtener un fin político o financiero”102. Puede considerarse que no
hay fake news sin un propósito, bien sea económico o ideológico para
manipular en lo emocional al público objetivo y lo más importante, a
primera vista son difíciles de distinguir de las noticias verdaderas.
Tal y como lo plantea Laura Hazard-Owen, para que una noticia
falsa sea exitosa debe regirse por cuatro características clave: 1.ª Es-
tar dirigida a las emociones; 2.ª Tener apariencia de legitimidad; 3.ª
Tener una publicación efectiva en internet; y 4.ª Ser amplificada en la
red (como Twitter o Facebook)103. Entre la avalancha de noticias falsas
101 Diccionario Collins Español-Inglés/Inglés-Español, New York, Harper Collins, 2016.
102 Marc Amorós García. Fake News. La verdad de las noticias falsas, Barcelona, Plataforma
Actual, 2018.
103 Laura Hazard-Owen. “Noticias reales sobre noticias falsas: Facebook se asocia con más
sitios de fact-checking”, Red Internacional de Periodistas, August 9 2017, disponible en
[http://www.niemanlab.org/2017/08/noticias-reales-sobre-noticiasfalsas-facebook-
se-asocia-con-mas-sitios-defact-checking/].
73
Posverdad, medios masivos de comunicación y neopopulismos...
que se arroja sobre el público se encuentran rumores, campañas de
descrédito, falsedades burdas. Es decir, desde episodios banales hasta
situaciones de enorme importancia.
Para Claire Wardle la distorsión que producen las noticias falsas
afecta a todo el ecosistema completo de información104. El estudio de
este sistema supone el análisis de cuatro elementos: 1. Las motivacio-
nes de quienes fabrican las noticias falsas (fake news); 2. Los tipos de
contenidos; 3. Elaboración de estas noticias; y 4. Divulgación de las
fake news.
Figura 1
Fake news. Ecosistema de información
Fuente: Roberto Vila de Prado. “La posverdad y la espiral del silencio”, Revista Aportes, n.º 24,
agosto de 2018, p. 9 a 19, disponible en [http://www.scielo.org.bo/pdf/racc/n24/n24_a02.pdf ].
Cada uno de estos elementos del ecosistema de información de las fake
news contempla los siguientes aspectos:
1. Motivaciones de quienes fabrican las noticias falsas: Este tipo de
noticia se fabrica con la intención de ocultar, generar o manipular de
algún modo información factual y/o emocional, para crear o mantener
en otras personas una creencia que el propio comunicador considera
falsa. Esta afirmación pone de relieve que la persona que miente es
consciente de la mentira y ello le permite manejar a las personas para
que respondan a sus intereses y necesidades. Las motivaciones para
104 Claire Wardle. “Noticias falsas. Es complicado”, en First Draft News, March 14, 2017, dis-
ponible en [https://es.firstdraftnews.org/2017/03/14/noticias-falsas-es-complicado/].
74
El poder de las fake news: manipulación de masas para la permanencia...
crearlas pueden ser muy variadas, por ejemplo, manipular el clima so-
cial, ganar elecciones, obtener el favor de la opinión pública, engañar
e influir en la política y economía de una organización o un país, entre
otras. Es probable que existan más razones, pero las manifestadas aquí
son suficientemente importantes, como para que el juego de las noti-
cias falsas sea considerado un factor estratégico en diferentes ámbitos
políticos, económicos, sociales105.
2. Tipos de contenidos: la organización First Draft ha diferenciado
siete tipos de contenido erróneo que puede circular106: a. Sátira o paro-
dia: no pretende causar daño pero posiblemente engañe; b. Contenido
engañoso: se trata del uso engañoso de la información para incrimi-
nar a alguien o algo; c. Contenido impostor: es el tipo de información
que suplanta fuentes originales o genuinas; d. Contenido fabricado:
contenido nuevo que es predominantemente falso, diseñado en forma
especial para engañar y perjudicar; e. Conexión falsa: cuando los titu-
lares, imágenes o leyendas no confirman el contenido; f. Contexto falso:
cuando el contenido genuino se difunde con información de contexto
falsa; y g. Contenido manipulado: cuando información o imágenes ge-
nuinas se manipulan para engañar.
De acuerdo con Blásquez Ochando, el procedimiento de elabora-
ción de una noticia falsa suele ser más complejo que la simple mentira,
está más en la forma de encuadrar las noticias, su empaquetado, ex-
tensión, ubicación, tono, titulares107. Para abaratar costos, se utilizan
fuentes que no siempre están en el lugar de los hechos.
3. Elaboración: según el mismo Blásquez Ochando, la categoría de
noticia se obtiene, una vez se escalan los distintos niveles de publica-
ción de un determinado contenido, por ejemplo, en blogs, portales de
noticias y por último medios de comunicación reconocidos108. Luego
se produce una escalada de convencimientos y asentimientos entre la
opinión pública, que puede ser medida a través de las redes sociales.
Los robots de auto-publicación pueden jugar un papel relevante al ser
programados para replicar las noticias o rumores que coincidan con
105 Jessikka Aro. “The cyberspace war: propaganda and trolling as warfare tools”, en Euro-
pean View, vol. 15, n.º 1, June 2016, pp. 121 a 132, disponible en [https://link.springer.
com/article/10.1007/s12290-016-0395-5].
106 Wardle. “Noticias falsas. Es complicado”, cit.
107 Blázquez Ochando. “El problema de las noticias falsas: detección y contramedidas”, cit.
108 Ídem.
75
Posverdad, medios masivos de comunicación y neopopulismos...
líneas ideológicas que sus administradores determinen, para producir
un altavoz automático para los mensajes deseados. Esto ayuda a rea-
firmar la información que alcanza al público objetivo y a crear un falso
sentimiento de fiabilidad, o bien anular la formación de una opinión
crítica a través de la manipulación estratégicamente planificada.
Dado que solo la información señalada por los actores responsables
fluye en el sistema de información, el público objetivo no tiene otras
fuentes con las que contrastar los hechos. Sin embargo, otros actores
interesados pueden reproducir este esquema o bien intoxicar los sis-
temas de sus competidores, para ganar el favor de la opinión públi-
ca. Ello consiste en crear versiones alternativas de los mensajes ori-
ginales, esto es al adulterar la información original para reorientar el
pensamiento del receptor, para convertirse esto último en el principal
efecto de las fake news en el público objetivo.
4. Divulgación: tal y como lo plantea Blásquez Ochando las noticias
falsas pueden servir a la consecución de determinados objetivos y fi-
nalidades que están por encima de la visión de la opinión pública, pero
sirviéndose de esta109. Esto significa que están destinadas a grupos de
personas, sectores, nichos de mercado, bloques ideológicos y de opi-
nión, comunidades, bien tipificadas y caracterizadas en las redes so-
ciales. Téngase en cuenta que Facebook hace poco se ha visto salpicada
por diversos escándalos, como la falta de control de las noticias falsas
en las elecciones presidenciales de Estados Unidos en 2016.
Sin entrar a valorar la ética o moral de las políticas de datos y priva-
cidad de Facebook, sí se puede asegurar que la información registrada
por la red social permite conocer con gran nivel de detalle a todos sus
usuarios. Ello favorece que se puedan construir mensajes a medida que
se alcanza un mayor porcentaje de credibilidad, e incluso, como ya se ha
mencionado, influir en elecciones, inversiones, economía y política110.
Las noticias falsas se divulgan por distintos medios, Wardle señala
los siguientes: 1. La gente que sin darse cuenta, lo divulga en las redes
sociales a través del retwitter sin revisar el contenido del mensaje; 2.
Periodistas que tratan de cubrir la información que surge de la red so-
cial en tiempo real; 3. Grupos que intentan influir en la opinión pública;
109 Blázquez Ochando. “El problema de las noticias falsas: detección y contramedidas”, cit.
110 Ídem.
76
El poder de las fake news: manipulación de masas para la permanencia...
y 4. Campañas de desinformación a través de redes de trolls y bots (los
trolls transmiten datos incomprobables a través de twits falsos)111.
Por otra parte, las redes sociales proporcionan la plataforma idó-
nea para la libre difusión de noticias y su viralización, en atención a
los patrones de contagio emocional112. Este factor también opera en la
propagación de noticias falsas, puesto que se ha constatado que tien-
den a apelar a las emociones más primarias de sus lectores, transmiten
mensajes de tristeza, miedo, sorpresa o ira113. Este tipo de noticias son
más llamativas y propensas a ser compartidas por el usuario, con in-
dependencia que sean ciertas, ya que se da por supuesta su fiabilidad.
Otra característica que favorece la difusión de las noticias en las
redes sociales es la disposición de protocolos Representational State
Transfer -rest-114 y Application Programming Interface -api-115. Esta
característica, presente al menos en Facebook y Twitter, ha permitido
el desarrollo de plataformas de gestión de perfiles sociales como Hoot-
Suite o SproutSocial, entre otras, con las que se realiza el seguimiento y
la publicación automática de las noticias116. Esto hace que resulte sen-
111
Claire Wardle. “Research: ‘A field guide to fake news?”, en First Draft News, March 3,
2017, disponible en [https://firstdraftnews.org/latest/fake-news-field-guide/].
112
Kristina Lerman y Rumi Ghosh. “Information contagion: An empirical study of the
spread of news on digg and Twitter social networks”, Proceedings of 4th International
Conference on Weblogs and Social Media (icwsm-10), Cornell University, pp. 90 a 97,
disponible en [https://arxiv.org/pdf/1003.2664.pdf ].
113
Soroush Vosoughi, Deb Roy y Sinan Aral. “The spread of true and false news online”,
en Science, vol. 359, n.º 6.380, 2018, pp. 1.146 a 1.151, disponible en [https://science.
sciencemag.org/content/359/6380/1146 ].
114
“[E]s una interfaz para conectar varios sistemas basados en el protocolo http (uno de los
protocolos más antiguos) y nos sirve para obtener y generar datos y operaciones, devolvi-
endo esos datos en formatos muy específicos, como xml y json”. Tomado de José Manuel
Rosa Moncayo. “¿Qué es rest? Conoce su potencia”, en OpenWebinars, 17 de mayo de 2018,
disponible en [https://openwebinars.net/blog/que-es-rest-conoce-su-potencia/].
115
Son “contenedores de información que se envían entre sí distintas partes de una comu-
nicación entre aplicaciones [...] Una api consigue que los desarrolladores interactúen con
los datos de la aplicación de un modo planificado y ordenado. Por ejemplo, la api de Face-
book ofrece a los desarrolladores la posibilidad de obtener y mostrar todos los amigos de
un usuario. Como las api incluyen documentación (una serie de instrucciones detalladas)
es fácil para los desarrolladores obtener los datos que necesiten”, tomado de Fernando
Tellado. “rest api ¿qué es? ¿cómo funciona?, en Ayuda WordPress, 25 de enero de 2016,
disponible en [https://ayudawp.com/wordpress-rest-api-que-es-como-funciona/].
116
Wayne Graham. Facebook api developers guide, Berkeley, CA, Apress, 2008; Kevin Ma-
kice. “Twitter api: Up and running: Learn how to build applications with the Twitter api”,
Newton, Massachusetts, O’Reilly Media, 2009.
77
Posverdad, medios masivos de comunicación y neopopulismos...
cillo diseñar estrategias de desinformación, compartir noticias falsas
en diversas redes sociales y observar cuáles obtienen mayor impacto,
o bien generan más controversia.
III. La muerte de los argumentos:
fake news y toma de decisiones
Disponer de un pensamiento crítico e independiente es clave a la hora
de tomar decisiones de forma libre. Para Becerril y otros las fake news
por su naturaleza, contenido y objetivo que persiguen impiden la cons-
trucción de un juicio racional y bien formado117. Al no disponer de base
fáctica distorsionar la realidad y desprestigiar aquellas informaciones
contrarias a estas noticias falsas, condicionan de forma negativa la toma
de decisiones de los individuos que consumen este tipo de contenidos.
En el mismo orden de ideas, Jorge Luis Manrique opina que la base
de pensamiento de la ciudadanía se puede ver afectada por la prolife-
ración de estas noticias falsas118, debido a que las personas no cuentan
con toda la información a la hora de formar un juicio propio, la calidad
del resultado de sus acciones no será la misma que si tuviesen total
conocimiento del tema en cuestión. Un ciudadano no es libre a la hora
de decidir si la lógica que sigue cuando actúa se rige por informaciones
o conocimientos falsos propagados por las fake news.
Una opinión pública bien formada, que disfrute de un pensamiento
crítico y libre, es beneficiosa para la democracia, ya que dispondrá de
una gran variedad de puntos de vista con respecto a los temas n debate
en las políticas públicas, de forma que será con dificultad manipulable
y maleable, este grupo se moverá más por argumentos racionales que
sentimentales. Por el contrario, una opinión pública desinformada, cuya
lógica se base en informaciones falsas y de fuente desconocida, tenderá
a ser manejable por quienes dominen una retórica sentimental119.
117 Becerril y otros. “Influencia de las noticias falsas en la opinión pública. Estudio de Co-
municación”, cit.
118 Jorge Luis Manrique. “Populismo y posverdad ¿Solo tendencias?”, Inmanencia: Revista del
Hospital Interzonal General de Agudos higa Eva Perón, vol. 5, n.º 1, 2016, pp. 161 a 165, dis-
ponible en [http://ppct.caicyt.gov.ar/index.php/inmanencia/article/view/10831/9654 ].
119 Becerril y otros. “Influencia de las noticias falsas en la opinión pública. Estudio de Co-
municación”, cit.
78
El poder de las fake news: manipulación de masas para la permanencia...
Por lo expuesto puede afirmarse que la calidad de la información
que maneja la opinión pública repercutirá en la capacidad de la misma
de formar un pensamiento crítico y libre. Las fake news se oponen a
este principio, al primar los contenidos sensacionalistas sobre las noti-
cias contrastadas y racionales. Una democracia sólida no se puede ex-
plicar sin una opinión pública bien informada, que fomente un debate
rico y que dé lugar a políticas públicas que mejoren la calidad de vida
de la ciudadanía.
La manipulación de la opinión pública es otra de las consecuencias
de la proliferación de las noticias falsas, unida a la tendencia de las
redes sociales en segmentar las noticias en atención a criterios de filia-
ción de sus usuarios. Plataformas como Facebook o Twitter promueven
la construcción de comunidades sólidas diferenciadas según los temas
que tratan, dentro de las cuales se encuentran grupos con opiniones
o posturas muy marcadas. Estos puntos de vista son muy difíciles de
modificar, incluso rechazan informaciones o publicaciones contrarias
a esa forma de pensar120.
De esta manera, esas comunidades se configuran como un espacio
cerrado en el que se comparten contenidos enfocados a reforzar esa
ideología común y se censura toda aquella publicación que ponga en
duda la idea que defiende dicho grupo. Dentro de estas cámaras de eco
no existen posturas intermedias, ya que los miembros de las mismas
publican contenido que solo favorece su posición ideológica, que nie-
ga o ataca la existencia de aquellas opiniones contrarias. Las noticias
falsas encuentran en estos nodos digitales un terreno propicio para su
cultivo y expansión, actúan como reafirmantes de opiniones dentro del
grupo y como armas arrojadizas a quien piensa distinto.
Bajo este patrón, se polariza la forma de pensar y fomenta la división en dos
polos de pensamiento, dos extremos antagónicos. Los usuarios adquieren infor-
mación que refuerza su narrativa preferida, incluso aunque contenga afirmacio-
nes falsas, e ignoran la información disidente121.
120 Becerril y otros. “Influencia de las noticias falsas en la opinión pública. Estudio de Co-
municación”, cit.
121 Quattrociocchi, 2017, citado por Becerril y otros. “Influencia de las noticias falsas en
la opinión pública. Estudio de Comunicación”, cit.
79
Posverdad, medios masivos de comunicación y neopopulismos...
La polarización de la opinión pública tiene consecuencias muy ne-
gativas para el debate público, ya que castiga aquellas posturas que
tratan de buscar una opinión más racional y no coinciden con lo que
promulgan ambos extremos. Si los dos polos se atacan mutuamente,
las personas que defienden argumentos racionales sufren la descali-
ficación de ambos extremos. De esta forma, se desplazan las posturas
intermedias del debate por parte de los dos polos, que quedan como
únicos puntos de vista referenciales, esto da lugar a una radicalización
del debate público, al fomentar los extremismos en detrimento de pos-
turas racionales que enriquezcan dicho debate122.
Uno de los grandes problemas que permite penetrar las fake news
en la sociedad es la falta de visión crítica de la audiencia. El falso con-
vencimiento de la ciudadanía en su capacidad para saber distinguir las
noticias verdaderas provoca que la atención que se le presta a las noti-
cias para determinar si tiene credibilidad o no disminuya.
Sumado a lo anterior, el contenido (en muchas ocasiones sensa-
cionalista) de las noticias falsas se propaga con más rapidez que una
noticia real, su corrección o rectificación (en el caso de que la haya)
raramente se comparte de la misma forma123. Esto provoca que la noti-
cia falsa siga distribuyéndose como verdadera a pesar de haberse des-
mentido, ya que en muchas ocasiones la rectificación no llega al mismo
número de gente que comparte la falsedad.
IV. El populismo:
definición y alcance en Venezuela
El Diccionario de la lengua española registra al término “populismo” en
1936 como “perteneciente o relativo al pueblo”, en 1985 como “doc-
trina política que pretende defender los intereses y aspiraciones del
pueblo” y en 2014 como “tendencia política que pretende atraerse a
las clases populares” “que suele emplearse con sentido despectivo”124.
122 Quattrociocchi, 2017, citado por Becerril y otros. “Influencia de las noticias falsas en
la opinión pública. Estudio de Comunicación”, cit.
123 Nuria Fernández-García. “Fake news: una oportunidad para la alfabetización mediáti-
ca”, Nueva Sociedad, vol. 269, 2017, pp. 68 a 77, disponible en [http://nuso.org/media/
articles/downloads/5.TC_Fernandez_269.pdf ].
124 Real Academia Española. Diccionario de la lengua española, 23.ª ed., Madrid, rae, 2014,
s. v. “populismo”, disponible en [https://dle.rae.es/populismo?m=form ].
80
El poder de las fake news: manipulación de masas para la permanencia...
Populismo y populista fueron voces neutras re-lexicalizadas de acuer-
do a quién y cómo las utilice, califican más que definen125.
Bajo el enfoque del populismo, las izquierdas critican la ausencia
de énfasis para erradicar el sistema capitalista mientras las derechas
entienden que prioriza los intereses de los sectores populares contra
el resto de la comunidad. Los partidarios del populismo lo estiman
como estrategia para enfrentar a las élites, devolver el poder al pueblo,
garantizar políticas progresistas y promover la justicia social, asocian
su descalificación con exclusiones y luchas de clase entre lo popular-
antipopular o rico-pobre126.
De acuerdo con Manrique, quienes se oponen al populismo lo conci-
ben como suma de maniobras demagógicas de corte totalitario y retórica
nacionalista que recurren a modelos caudillistas y liderazgos carismáti-
cos solo para acceder y conservar el poder127. Observan que los cabeci-
llas asumen saber lo que conviene a todos, deciden de manera incon-
sulta, proponen metas difíciles de cumplir e instrumentan las acciones
populares que en realidad empobrecen al pueblo al coartar libertades
de expresión, participación y exigencia de sus derechos fundamentales.
Por otra parte, los populistas promueven el descrédito de los grupos
económicos, políticos, empresariales e intelectuales a los que califican
de “malas élites”, estimulan resentimientos, odios, envidias y generan ló-
gicas amigo-enemigo que tildan de conspiradores a quienes no compar-
ten o enfrentan el ideario de “los buenos del pueblo”. Dicen representar
a la ciudadanía pues como miembros del pueblo conocen bien sus nece-
sidades y por tanto, dicen, “sabrán defender sus auténticos intereses”128.
Zygmunt Bauman describe la actualidad sociopolítica latinoame-
ricana como era de cambio y movimiento constante, donde la única
certeza es la incertidumbre, desempleo creciente, enfrentamientos de
presunto origen religioso, guerras, migraciones, refugiados y nueva
pobreza son fenómenos comunitarios crecientes, a su juicio, se vive un
125 Manrique. “Populismo y posverdad ¿Solo tendencias?”, cit.
126 Norberto Alayón. “¡Populista, sí, a mucha honra!”, en Página|12, Buenos Aires,
17 de febrero de
2014, disponible en
[https://www.pagina12.com.ar/diario/el-
pais/1-239978-2014-02-17.html ].
127 Manrique. “Populismo y posverdad ¿Solo tendencias?”, cit.
128 Juan Santiago Ylarri. “Populismo, crisis de representación y democracia”, en Foro, Nue-
va Época, vol. 18, n.º 1, 2015, pp. 179 a 199, disponible en [https://revistas.ucm.es/index.
php/FORO/article/view/49695/46196 ].
81
Posverdad, medios masivos de comunicación y neopopulismos...
interregno en el que se pretende enfrentar los problemas con viejas
soluciones ineficientes o se les aplican nuevas propuestas inadecuadas
para solucionarlos. Insiste en que aunque “ser populista no siempre es
malo”, “quienes lograron convertirse en dictadores, siempre lo hicieron
desde posturas populistas” pero subraya que “cualquier ideología po-
pular, puede utilizarse con fines demagógicos” 129.
En Venezuela con la llegada del presidente Chávez Frías al poder en
1999 se instaura un modelo político populista que se consolida aun más
con el “socialismo del siglo xxi” implementado como programa político
con base en la doctrina marxista y posmarxista que establece la imple-
mentación del totalitarismo como modelo de sociedad. La colectiviza-
ción de la propiedad, el control de la economía y la dictadura del partido
de Gobierno son algunos de los elementos fundamentales que le permi-
tieron posicionarse contra el orden institucional para establecer unas
reglas del juego nuevas, las cuales dependen del líder y nada más130.
Como resultado de un régimen populista que se ha enfocado en des-
truir en forma sistemática la institucionalidad que le precedió, los re-
sultados son cada vez más calamitosos, uno de esos resultados según
la Encuesta de Condiciones de Vida es la pobreza en 87,6% de la pobla-
ción, con pobreza extrema en un 61,2%131, esta última se incrementó
40% en cuatro años y hoy más del 61,2% de los ciudadanos se acuesta
sin poder alimentarse.
De acuerdo con la Encuesta en comento, debido a la hiperinflación y
la pérdida del poder adquisitivo, se hace cada vez más difícil sustituir
alimentos, hay una tendencia a la mono dieta y con relación a la infraes-
tructura de alimentación, existe un colapso del sistema, la dieta tradi-
cional perdió calidad y cantidad por la disminución del aporte de nu-
trientes proteicos, sumado a la disminución en el consumo de lácteos.
129 Zygmunt Bauman. Modernidad líquida, Mirta Rosenberg y Jaime Arrambide Squirru
(trads.), México D. F. y otras, Fondo de Cultura Económica, 2009, disponible en [https://
catedraepistemologia.files.wordpress.com/2009/05/modernidad-liquida.pdf ].
130 Roberto Casanova. Bifurcación: entre una sociedad neocomunista y una visión creadora,
Caracas, Hoja del Norte, 2011.
131 Luis Pedro España N. y María G. Ponce Z. “Enconvi. Encuesta sobre condiciones de vida en
Venezuela”, Caracas, Universidad Católica Andrés Bello -ucab-, 2018, disponible en [https://
www.ucab.edu.ve/wp-content/uploads/sites/2/2018/02/ENCOVI-2017-presentación-
para-difundir-.pdf ].
82
El poder de las fake news: manipulación de masas para la permanencia...
Esta situación ha ocasionado que 80% de los hogares se encuentren
en inseguridad alimentaria, además, cerca de 8,2 millones de venezo-
lanos ingiere dos o menos comidas al día y las comidas que consumen
son de inadecuado aporte nutricional, nueve de cada diez venezolanos
no puede pagar su alimentación diaria y seis de cada diez venezolanos
han perdido alrededor de 11 kg. de peso en el último año por hambre,
los niños y ancianos son los más afectados.
Según lo plantean Eugenio A. Guerrero F. y otro, la ideología colecti-
vista que guía a muchos de los funcionarios del régimen actual en Vene-
zuela, la militarización del país con la figura del hombre en armas como
la columna vertebral y el elemento constitutivo de la nación, la influencia
contraria a occidente de autoritarismos de oriente y la desinstituciona-
lización intencional del Estado venezolano, entre otros factores, hacen
bastante compleja la salida al padecimiento de millones de ciudadanos
que cada día tienen menos posibilidad de sobrevivir en Venezuela132.
Según Yorista J. Acosta, reconocidos economistas ligados a las más
prestigiosas universidades133, señalan que Venezuela vive la crisis eco-
nómica y humanitaria más severa que haya enfrentado país latinoame-
ricano alguno en la historia moderna134, sumado a lo anterior, afirman
que las perspectivas de recuperación son escasas a corto plazo. Por
otra parte, las medidas adoptadas por el Gobierno entre las que se en-
cuentran las misiones sociales, no han logrado detener el deterioro de
la calidad de vida de los venezolanos, si se toma en consideración que
132 Eugenio A. Guerrero F. y Luis A. Herrera O. Populismo y autoritarismo en Venezuela:
Génesis y consecuencias del socialismo del siglo xxi, 2018, disponible en [https://lyd.
org/wp-content/uploads/2019/01/sip-167-populismo-y-autoritarismo-en-venezuela-
genesis-y-consecuencias-del-socialismo-del-siglo-xxi-diciembre2018.pdf ].
133 Leonardo Vera. “In search of stabilization and recovery: macro policy and reforms in
Venezuela”, en Journal of Post Keynesian Economics, vol. 40, n.º 1, 2017, pp. 9 a 26; íd. ¿Cómo
explicar la catástrofe económica venezolana?, Revista Nueva Sociedad, n.º 274, marzo-
abril de 2018, disponible en [https://nuso.org/articulo/como-explicar-la-catastrofe-
economica-venezolana/]; José Manuel Puente. “Venezuela en colapso macroeconómico.
¿Qué se puede esperar?”, Madrid, Real Instituto Elcano, 2016, disponible en [http://www.
realinstitutoelcano.org/wps/portal/rielcano_es/contenido?WCM_GLOBAL_CONTEXT=/
elcano/elcano_es/zonas_es/america+latina/ari63-2016-puente-venezuela-en-colapso-
macroeconomico-que-se-puede-esperar]; Alejandro Gutiérrez S.
“Venezuela’s
Economic and Social Development in the Era of Chavism”, en Latin American Policy, vol. 8,
n.º 2, December 2017, pp. 160 a 188.
134 Yorista J. Acosta. “Sufrimiento psicosocial del siglo xxi: Venezuela y la Revolución”, rip,
n.º 19, junio de 2018, pp. 111 a 133, disponible en [http://www.scielo.org.bo/pdf/rip/
n19/n19_a09.pdf ].
83
Posverdad, medios masivos de comunicación y neopopulismos...
desde octubre de 2017, el país se convirtió en el primer productor de
petróleo en sufrir hiperinflación.
Una de las misiones sociales creada por el presidente Maduro Mo-
ros en 2016 para enfrentar esta fuerte crisis que impide a miles de
venezolanos adquirir la cesta básica por su elevado costo y escasez, es
la distribución de alimentos en bolsas o cajas de comida etiquetados
bajo el nombre clap, que se distribuyen a través de la comunidad orga-
nizada en consejos comunales que las reciben y proceden a su reparto
entre las familias, previo pago de un monto muy bajo (aproximado a
los tres dólares).
La caja clap, aun cuando es de distribución esporádica y contiene
34 productos (sobre todo, carbohidratos) tales como arroz, pastas,
margarina, atún, aceite, granos, azúcar, harina de maíz, harina de trigo,
leche en polvo, aderezos, entre otros (ver figura 1) en su mayoría de
mala calidad, es apreciada por las comunidades como una opción para
adquirir este conjunto de alimentos a un mínimo costo.
Figura 1
Alimentos de la Caja clap
Fuente: Ivana Méndez. “¿Cuánto cuestan en realidad los productos de la caja clap?”, en El
Estímulo, Caracas, 8 de mayo de 2017, disponible en [https://elestimulo.com/elinteres/
cuanto-cuestan-en-realidad-los-productos-de-la-caja-clap/].
84
El poder de las fake news: manipulación de masas para la permanencia...
Según declaraciones públicas de importantes voceros del Gobierno
(ministro de Agricultura Urbana y Periurbana y ministro del Poder Po-
pular para las Comunas y Movimientos) la distribución de las clap tie-
ne tinte político, es utilizada como herramienta de manipulación para
conseguir votos, apoyo al Gobierno y de proselitismo en las comunida-
des más vulnerables. En la actualidad, su distribución tiene poca conti-
nuidad y prácticamente ha desaparecido, sobre todo por la corrupción
de los entes encargados de mantener el programa clap.
Esta compleja situación influye en que los habitantes de las comuni-
dades estén en continua expectativa sobre las noticias que se publican
sobre la llegada de este beneficio a las localidades, generándose desde
los entes oficiales del Gobierno una matriz de informaciones en oca-
siones falsas (fake news) que se difunden a través de la cuenta Twitter
#clap @ClapOficial para engañar y manipular a la opinión pública so-
bre la distribución de las cajas clap, cuando en realidad el beneficio es
cada vez más escaso, de periodicidad irregular (meses de espera entre
una entrega y otra), con cobertura geográfica restringida y utilizado
como pantalla de una eficiencia inexistente en cuanto a la seguridad
alimentaria que dice ofrecer el Gobierno nacional a los venezolanos.
En seguida se presentan los resultados del procesamiento de las no-
ticias analizadas en este estudio de acuerdo a una serie de criterios
utilizados como referencia para su identificación como fake news.
V. Noticias publicadas en la cuenta twitter #clap @ClapOficial.
Comité local abastecimiento y producción
La cuenta de Twitter oficial del Comité Local de Abastecimiento y
Producción #clap @ClapOficial se ubica en el sitio web [https://twit-
ter.com/ClapOficial ], de donde fueron seleccionadas al azar las siguien-
tes noticias identificadas y calificadas como fake news luego de aplicar
los siguientes criterios propuestos por Blázquez Ochando:
1. Discurso superfluo de las noticias; 2. Discurso emocional prima-
rio; 3. Vocabulario y recursos lingüísticos propensos en mensajes em-
baucadores, exageración, hipérboles y circunloquios; 4. Titulares im-
pactantes; 5) Escasez de texto que desarrolle la noticia; 6) Información
no contrastada con otras fuentes y noticias enlazadas; 7. Alto nivel de
difusión en redes sociales; 8. Alto porcentaje de comentarios prefabri-
cados o valoraciones positivas en las redes sociales; 9. Mensajes enfo-
85
Posverdad, medios masivos de comunicación y neopopulismos...
cados a asuntos de alta sensibilidad para el destinatario; 10. Mensajes
que presentan el problema y la solución velada y dirigida135.
clap Oficial @ClapOficial
FollowFollow @ClapOficial
#Jornadaclap | En #Monagas las parroquias San Vicente y San Si-
món Centro fueron abastecidas con un total de 10.175 módulos ali-
mentarios gracias a las políticas protectoras de nuestro Presidente @
NicolasMaduro. ||
Fuente: Imagen tomada de [https://twitter.com/ClapOficial ].
135 Blázquez Ochando. “El problema de las noticias falsas: detección y contramedidas”, cit.
86
El poder de las fake news: manipulación de masas para la permanencia...
En esta noticia se cumple el criterio de titular impactante al referir-
se a la caja clap como módulo alimentario, además se basa en el dis-
curso emocional primario al proyectar que se distribuyó una cantidad
importante de cajas (10.175) cuando en realidad el beneficio solo llegó
a dos parroquias de un total de 44. Cabe destacar que estas dos parro-
quias están ubicadas en un solo municipio de los 13 que constituyen
el Estado Monagas, puede considerarse entonces que la noticia utiliza
recursos lingüísticos embaucadores y tendientes a la exageración.
clap Oficial @ClapOficial
FollowFollow @ClapOficial
#Jornadaclap | En #Lara 189 familias recibieron abastecimiento
alimentario a través del #clap de Residencias Larenses, otro logro de
la política acertada de nuestro Gobierno Bolivariano ante el bloqueo
criminal del Imperialismo. || #Somosclap
Fuente: Imagen tomada de [https://twitter.com/ClapOficial ].
87
Posverdad, medios masivos de comunicación y neopopulismos...
En esta noticia el titular es impactante (llama la atención de los lectores);
enfocándose en las 189 familias que recibieron el abastecimiento ali-
mentario como punto central. Cabe acotar que “Residencias Larenses”
en un complejo habitacional de la Misión Vivienda del Gobierno vene-
zolano donde habitan 450 familias, es decir las cajas fueron recibidas
por el 42% de la población. También manipula el discurso emocional
primario, ya que pudiera crear expectativas en los habitantes que no
recibieron el beneficio en esta localidad, así mismo contiene un mensa-
je enfocado a asuntos de alta sensibilidad para los destinatarios como
lo es recibir los alimentos a través del clap de forma periódica.
clap Oficial @ClapOficial
Follow @ClapOficial
#Jornadaclap | Desde el estado #Bolívar se brindará atención a los
50 #clap de la parroquia Catedral del municipio Heres. Seguimos con-
solidando el abastecimiento alimentario. ||
88
El poder de las fake news: manipulación de masas para la permanencia...
Fuente: Imagen tomada de [https://twitter.com/ClapOficial ].
En la noticia aquí destacada, se aprecia mensaje embaucador, nótese
que el mensaje se redactó en futuro (se brindará atención…), con vo-
cabulario propenso a la exageración al anunciar como acontecimiento
que se atenderán 50 Comités Locales de Abastecimiento y Producción,
cuando en realidad, de ocurrir las entregas, estas se realizarían solo en
una parroquia de las nueve que conforman el municipio Heres.
89
Posverdad, medios masivos de comunicación y neopopulismos...
Por otra parte, la información no se contrasta con otras fuentes y
noticias enlazadas que evidencien que tal entrega se concretó en los
clap mencionados. El mensaje presenta el problema y la solución di-
rigida (seguimos consolidando el abastecimiento alimentario) no obs-
tante, la cobertura del mencionado beneficio en el Estado Bolívar será
mínima o poco representativa, ya que solo llegará a un municipio del
total de 11 que constituyen su división político-territorial.
@ClapOficial
Follow @ClapOficial
#Jornadaclap | Durante la semana, del 16 al 22 de septiembre se
beneficiarán 6.396 familias en el municipio Andrés Bello del Estado
Bolivariano de Mérida, gracias al trabajo mancomunado del Gobierno
Bolivariano y el pueblo organizado en #clap. |
#Somosclap
Fuente: Imagen tomada de [https://twitter.com/ClapOficial ].
90
El poder de las fake news: manipulación de masas para la permanencia...
La noticia antes señalada contiene un discurso superfluo, ya que no es-
pecifica cuál será el beneficio a recibir (caja clap, mercado alimentario,
proteína animal, ferias del campo soberano), además se basa en el dis-
curso emocional primario por crear expectativas en los lectores sobre
la entrega a futuro del mencionado beneficio (se beneficiarán 6.396 fa-
milias en el municipio Andrés Bello del Estado Bolivariano de Mérida),
tampoco se consiguieron tweets con información y noticias enlazadas
que evidencien que tal entrega se llevó a cabo en la fecha indicada.
VI. Conclusiones
Las noticias analizadas corresponden a fake news que, en cuanto a su
contenido, corresponden a la categoría de sátira o parodia (no preten-
den causar daño pero es posible que engañen) con uso fraudulento
de la información y de conexión falsa, por incluir titulares, imágenes
o leyendas que no confirman el contenido. Por tanto se puede inferir
que las noticias publicadas en la cuenta twitter #clap @ClapOficial son
fake news elaboradas y utilizadas por el Gobierno actual para favorecer
el populismo en Venezuela.
Las noticias falsas se han convertido en un recurso estratégico para
los Gobiernos latinoamericanos136, debido al poder de influencia social,
política y económica que ejercen en el público para captar su atención
y adquirir influencia sobre su comportamiento o pensamiento. Ello ha
permitido modificar la conducta y manipular la opinión pública para
facilitar su control y aceptación de los órdenes sociales establecidos
sobre todo en modelos políticos populistas.
136 Blázquez Ochando. “El problema de las noticias falsas: detección y contramedidas”, cit.
91
Posverdad, medios masivos de comunicación y neopopulismos...
Las redes sociales han actuado como medios de difusión y propa-
gación de rumores y noticias falsas, debido a que el conocimiento del
público objetivo por parte de quienes las fabrican ha permitido diseñar
mensajes y noticias a medida del destinatario, esto aumenta de mane-
ra significativa la probabilidad de influencia, Por otro lado, la capaci-
dad de interrelación social de redes como Twitter favorece que exista
una alta propagación de las noticias, que incluyen rumores y hechos
sin confirmar.
Al no existir reglas de verificación y contraste de las informaciones,
una noticia falsa puede propagarse hasta que un usuario detecte su fal-
ta de fiabilidad o veracidad y lo advierta de modo expreso al grupo so-
cial al cual pertenece. Las forma en cómo se redactan y difunden las no-
ticias en las redes sociales no parecen ayudar en la capacidad crítica de
sus usuarios, quienes delegan la credibilidad a la opinión de la mayoría
de los participantes y las valoraciones globales de las informaciones,
que enmascaran detalles argumentativos y otros contenidos discursi-
vos que pueden indicar falsedad o dudas sobre el mensaje transmitido.
Esto ha permitido la difusión de cualquier tipo de noticia, sin existir
en muchos casos, un análisis pormenorizado de los hechos anuncia-
dos en conjunto con las pruebas que los respalden. El periodismo que
busca la verdad ha de ofrecer una descripción realista de los hechos
y sobre todo alertar al lector sobre los indicios que pueden mostrar
la fiabilidad de la noticia, para no caer en engaños y manipulaciones
que desde la dimensión afectiva-emocional, lo inclinen a apoyar pro-
puestas de los gobernantes infundadas, engañosas y que promuevan el
populismo como modelo político que ha dado resultados poco alenta-
dores como en el caso de Venezuela.
En el contexto de la evidencia empírica encontrada, se recomiendan
las siguientes acciones planteadas por Wardle para identificar las fake
news que pueden ser utilizadas como medio de promoción del populis-
mo en América Latina137:
1. Desconfiar de los títulos grandes y en mayúsculas: Este tipo de titu-
lares están diseñados para apelar a la emotividad y generar interés en
el público objetivo.
137 Wardle. “Noticias falsas. Es complicado”, cit.
92
El poder de las fake news: manipulación de masas para la permanencia...
2. Como lector estar atento a la redacción y argumentación del men-
saje publicado, para detectar en su contenido indicadores de falsedad
tales como: Discurso superfluo de las noticias, discurso emocional
primario, vocabulario y recursos lingüísticos propensos en mensajes
embaucadores y con exageración, titulares cortos e impactantes, es-
casez de texto que desarrolle la noticia, ausencia de fuentes y reseñas,
información no contrastada con otras fuentes y noticias enlazadas,
alto nivel de difusión en redes sociales, alto porcentaje de comentarios
prefabricados o valoraciones positivas en las redes sociales, mensajes
orientados a influir en la opinión y decisión del destinatario, mensajes
enfocados a asuntos de alta sensibilidad para el destinatario, mensajes
que presentan el problema y la solución velada o dirigida.
3. Analizar la sección “acerca de” o “about” del sitio: En los medios
más confiables, esta parte de la página incluye datos importantes acer-
ca del equipo, el financiamiento, la dirección donde funciona el medio,
el contacto u otras características verificables. En aquellos sitios crea-
dos con el único objetivo de difundir contenido falso, esta sección por
lo general no existe o está incompleta.
4. Chequear los enlaces y las citas: Es importante verificar las fuentes
que tiene la noticia, si los vínculos que se indican como fuente no fun-
cionan o redirigen a páginas que no están relacionadas con lo referido,
el artículo ya es sospechoso y no debería compartirse. Para ello, buscar
las citas mencionadas en Google u otro buscador, para verificar que en
efecto hayan sido declaraciones de las personas a quienes se les atribu-
ye, puede ser una buena opción.
5. Desconfiar de las url similares a sitios conocidos: En varias ocasio-
nes, una estrategia de los sitios que difunden noticias falsas es utilizar
un vínculo bastante similar a otros portales conocidos. Esto lo hacen
para confundir al lector y que este difunda datos falsos.
6. Encontrar una fuente local y consultarla: Consultar con alguien
que está en el lugar de los hechos para solicitarle información crucial,
verídica y en tiempo real si es posible.
7. Realizar una búsqueda inversa de imágenes: En muchas ocasiones,
el contenido engañoso hace uso de fotos fuera de contexto o que no
se corresponden con las originales. Con solo buscar esas imágenes en
Google se puede con facilidad desestimar una información que es pre-
sentada como cierta.
93
Posverdad, medios masivos de comunicación y neopopulismos...
8. No esperar que se pueda alcanzar a todos: La desacreditación de
las imágenes de los medios sociales no es un esfuerzo inútil y sin es-
peranza. La propagación de información falsa es un negocio real para
algunos, el verificador lucha en una guerra desigual, sin embargo, no
es una causa perdida.
Bibliografía
Acosta, Yorista J. “Sufrimiento psicosocial del siglo xxi: Venezuela y la Revolución”,
rip, n.º 19, junio de 2018, pp. 111 a 133, disponible en [http://www.scielo.org.
bo/pdf/rip/n19/n19_a09.pdf ].
Alayón, Norberto. “¡Populista, sí, a mucha honra!”, en Página|12, Buenos Aires, 17
de febrero de 2014, disponible en [https://www.pagina12.com.ar/diario/el-
pais/1-239978-2014-02-17.html ].
Amorós García, Marc. Fake News. La verdad de las noticias falsas, Barcelona, Plata-
forma Actual, 2018.
Arias, Fidias G. El proyecto de investigación. Introducción a la metodológica científi-
ca, 6.ª ed., Caracas, Editorial Episteme, 2012, disponible en [https://issuu.com/
fidiasgerardoarias/docs/fidias_g._arias._el_proyecto_de_inv ].
Aro, Jessikka. “The cyberspace war: propaganda and trolling as warfare tools”, en
European View, vol. 15, n.º 1, June 2016, pp. 121 a 132, disponible en [https://
link.springer.com/article/10.1007/s12290-016-0395-5].
Bauman, Zygmunt. Modernidad líquida, Mirta Rosenberg y Jaime Arrambide Squi-
rru (trads.), México D. F. y otras, Fondo de Cultura Económica, 2009, disponible
en
[https://catedraepistemologia.files.wordpress.com/2009/05/modernidad-
liquida.pdf ].
Becerril, Soledad; Amancio Fernández, Helena Resano, José Manuel González,
Bárbara Ruiz y Juan José Morodo. “Influencia de las noticias falsas en la opinión
pública. Estudio de Comunicación”, Servimedia España, 2018, disponible en [https://
www.apmadrid.es/wp-content/uploads/2018/09/estudio-informefakenews-estu
diodecomunicacion-20.09.2018.pdf ].
Blázquez Ochando, Manuel. “El problema de las noticias falsas: detección y contra-
medidas”, en xv Seminario Hispano-Mexicano de Investigación en Bibliotecono-
mía y Documentación, Ciudad de México, 16-18 de mayo de 2018, 2018, disponi-
ble en: [http://eprints.rclis.org/33171/].
94
El poder de las fake news: manipulación de masas para la permanencia...
Carvajal, Carol Styles, Jane Horwood y Nicholas Rollin. Diccionario Oxford,
Oxford, Oxford University Press, 2016.
Casanova, Roberto. Bifurcación: entre una sociedad neocomunista y una visión crea-
dora, Caracas, Hoja del Norte, 2011.
Corbillón Gómez, Cristina. “Estudio de la posverdad y las fake news en relación con
la crisis catalana del 1-O”, Tesis de grado, 2018, disponible en [http://uvadoc.uva.
es/handle/10324/30618 ].
Diccionario Collins Español-Inglés/Inglés-Español, New York, Harper Collins, 2016.
España N., Luis Pedro y María G. Ponce Z. “Enconvi. Encuesta sobre condiciones de
vida en Venezuela”, Caracas, Universidad Católica Andrés Bello -ucab-, 2018, dis-
ponible en
[https://www.ucab.edu.ve/wp-content/uploads/sites/2/2018/02/
ENCOVI-2017-presentación-para-difundir-.pdf ].
“Esta es la palabra del año 2016 para el Diccionario Oxford”, cnn en español, 16 de
noviembre de 2016, disponible en [https://cnnespanol.cnn.com/2016/11/16/
esta-es-la-palabra-del-ano-2016-para-el-diccionario-oxford/].
Estudio de Comunicación. Influencia de las noticias falsas en la opinión pública,
Madrid y otras, Estudio de Comunicación, junio de 2018, disponible en: [https://
www.apmadrid.es/wp-content/uploads/2018/09/estudio-informefakenews-
estudiodecomunicacion-20.09.2018.pdf ].
Fernández-García, Nuria. “Fake news: una oportunidad para la alfabetización me-
diática”, Nueva Sociedad, vol. 269, 2017, pp. 68 a 77, disponible en [http://nuso.
org/media/articles/downloads/5.TC_Fernandez_269.pdf ].
Gelpi Texeira, Rodrigo. “Política 2.0: las redes sociales (Facebook y Twitter) como
instrumento de comunicación política. Estudio: caso Uruguay”, Tesis doctoral, Ma-
drid, Universidad Complutense de Madrid, 2018, disponible en [https://eprints.
ucm.es/49515/1/T40361.pdf ].
Graham, Wayne. Facebook api developers guide, Berkeley, CA, Apress, 2008.
Guerrero F., Eugenio A. y Luis A. Herrera O. Populismo y autoritarismo en Venezuela:
Génesis y consecuencias del socialismo del siglo xxi, 2018, disponible en [https://lyd.
org/wp-content/uploads/2019/01/sip-167-populismo-y-autoritarismo-en-vene-
zuela-genesis-y-consecuencias-del-socialismo-del-siglo-xxi-diciembre2018.pdf ].
Gutiérrez S., Alejandro “Venezuela’s Economic and Social Development in the Era
of Chavism”, en Latin American Policy, vol. 8, n.º 2, December 2017, pp. 160 a 188.
95
Posverdad, medios masivos de comunicación y neopopulismos...
Harsin Jayson. “Regimes of Posttruth, Postpolitics, and Attention Economies”, en
Communication, Culture & Critique, vol. 8, n.º 2, June 2015, pp. 327 a 333, dispo-
nible en
[https://www.researchgate.net/publication/272752872_Regimes_of_
Post-truth_Post-politics_and_Attention_Economies].
Hazard-Owen, Laura. “Noticias reales sobre noticias falsas: Facebook se asocia
con más sitios de fact-checking”, Red Internacional de Periodistas, August 9 2017,
disponible en
[http://www.niemanlab.org/2017/08/noticias-reales-sobre-
noticiasfalsas-facebook-se-asocia-con-mas-sitios-defact-checking/].
Horne, Benjamin D. y Sibel Aladi. “This Just In: Fake News Packs a Lot in Title, Uses
Simpler, Repetitive Content in Text Body, More Similar to Satire than Real News”,
en 2nd International Workshop on News and Public Opinion at icwsm, Cornell
University, disponible en [https://arxiv.org/pdf/1703.09398.pdf ].
Keyes, Ralph. The Post-Truth Era: Dishonesty and Deception in Contemporary Life,
New York, St. Martin’s Press, 2004.
Lerman, Kristina y Rumi Ghosh. “Information Contagion: an Empirical Study of the
Spread of News on Digg and Twitter Social Networks”, Proceedings of 4th Inter-
national Conference on Weblogs and Social Media (icwsm-10), Cornell University,
pp. 90 a 97, disponible en [https://arxiv.org/pdf/1003.2664.pdf ].
Makice, Kevin. “Twitter api: Up and running: Learn How to Build Applications with
the Twitter api”, Newton, Massachusetts, O’Reilly Media, 2009.
Manrique, Jorge Luis. “Populismo y posverdad ¿Solo tendencias?”, Inmanencia: Re-
vista del Hospital Interzonal General de Agudos higa Eva Perón, vol. 5, n.º 1, 2016,
pp. 161 a 165, disponible en [http://ppct.caicyt.gov.ar/index.php/inmanencia/
article/view/10831/9654 ].
Méndez, Ivana. “¿Cuánto cuestan en realidad los productos de la caja clap?”, en El
Estímulo, Caracas, 8 de mayo de 2017, disponible en [https://elestimulo.com/
elinteres/cuanto-cuestan-en-realidad-los-productos-de-la-caja-clap/].
Olivares, Francisco. “Una lección para los populistas”, en Diario el Universal, Caracas, 24
de agosto de 2019, disponible en [http://www.eluniversal.com/el-universal/48865/
una-leccion-para-los-populistas].
Puente, José Manuel. “Venezuela en colapso macroeconómico. ¿Qué se puede espe-
rar?”, Madrid, Real Instituto Elcano, 2016, disponible en [http://www.realinsti-
tutoelcano.org/wps/portal/rielcano_es/contenido?WCM_GLOBAL_CONTEXT=/
elcano/elcano_es/zonas_es/america+latina/ari63-2016-puente-venezuela-en-
colapso-macroeconomico-que-se-puede-esperar].
96
El poder de las fake news: manipulación de masas para la permanencia...
Real Academia Española. Diccionario de la lengua española, 23.ª ed., Madrid, rae,
2014, disponible en [https://dle.rae.es ].
Rosa Moncayo, José Manuel. “¿Qué es rest? Conoce su potencia”, en OpenWebinars,
17 de mayo de 2018, disponible en [https://openwebinars.net/blog/que-es-rest-
conoce-su-potencia/].
Said, Alejandro y Andrea Valencia. Fake news y desinformación, Editorial Grijalbo,
2017.
Sulbarán, Yleirim. “La política en la manipulación mediática y la comunica-
ción partidista en el Gobierno”, en Orbis. Revista Científica Ciencias Humanas,
vol.
10, n.º 29, 2014, pp. 94 a106, disponible en [https://www.redalyc.org/
pdf/709/70932556005.pdf ].
Tellado, Fernando. “rest api ¿qué es? ¿cómo funciona?, en Ayuda WordPress, 25 de
enero de 2016, disponible en [https://ayudawp.com/wordpress-rest-api-que-es-
como-funciona/].
Vila de Prado, Roberto. “La posverdad y la espiral del silencio”, Revista Aportes, n.º
24, agosto de 2018, p. 9 a 19, disponible en [http://www.scielo.org.bo/pdf/racc/
n24/n24_a02.pdf ].
Vera, Leonardo. “In search of stabilization and recovery: macro policy and reforms
in Venezuela”, en Journal of Post Keynesian Economics, vol. 40, n.º 1, 2017, pp. 9 a
26.
Vera, Leonardo.¿Cómo explicar la catástrofe económica venezolana?, Revista Nueva
Sociedad, n.º 274, marzo-abril de 2018, disponible en [https://nuso.org/articulo/
como-explicar-la-catastrofe-economica-venezolana/].
Vosoughi, Soroush; Deb Roy y Sinan Aral. “The spread of true and false news onli-
ne”, en Science, vol. 359 n.º 6.380, 2018, pp. 1.146 a 1.151, disponible en [https://
science.sciencemag.org/content/359/6380/1146 ].
Wardle, Claire. “Noticias falsas. Es complicado”, en First Draft News, March 14,
2017, disponible en [https://es.firstdraftnews.org/2017/03/14/noticias-falsas-
es-complicado/].
Wardle, Claire. “Research: ‘A field guide to fake news?”, en First Draft News, March 3,
2017, disponible en [https://firstdraftnews.org/latest/fake-news-field-guide/].
Ylarri, Juan Santiago. “Populismo, crisis de representación y democracia”, en Foro,
Nueva Época, vol. 18, n.º 1, 2015, pp. 179 a 199, disponible en [https://revistas.
ucm.es/index.php/FORO/article/view/49695/46196 ].
97
Capítulo cuarto
Neo-relatos del populismo en los medios de comunicación:
una mirada al movimiento Fuerza Ciudadana
en la prensa de Santa Marta
Eduardo Marín Cuello 138
Resumen:
Con metodologías del análisis de contenido y con el uso de categorías
conceptuales interdisciplinarias se presentan los resultados de inves-
tigación sobre las diversas representaciones en la prensa escrita del fe-
nómeno del populismo encarnado en el movimiento alternativo Fuerza
Ciudadana y su líder natural, Carlos Eduardo Caicedo Omar139. Los
resultados señalan elementos claves de la narrativa de los populismos
y los nuevos relatos mediáticos del liderazgo carismático.
Palabras clave: Populismo; Representaciones mass media; Fuerza ciu-
dadana; Liderazgo carismático; Análisis de contenido.
138 El autor: Comunicador Social y Periodista; Especialista en Docencia e Investigación Uni-
versitaria de la Universidad Sergio Arboleda Santa Marta; Magíster en Comunicación de
la Universidad del Norte de Barranquilla. Docente investigador de la Escuela de Comu-
nicación Social y Periodismo de la Universidad Sergio Arboleda de Santa Marta; e-mail:
[eduardo.marin@usa.edu.co ].
139 Aracataca, 3 de octubre de 1965-, exalcalde de Santa Marta, hoy Gobernador del departa-
mento de Magdalena.
99
Posverdad, medios masivos de comunicación y neopopulismos...
Abstract
With content analysis methodologies and with the use of interdisci-
plinary conceptual categories, the results of research are presented on
the various representations in the written press of the phenomenon of
populism embodied in the alternative movement Force Citizenship and
its natural leader Carlos Caicedo. The results point to key elements of
the narrative of populism and the new media accounts of charismatic
leadership.
Keywords: Populism; Mass media representations; Citizen strength;
Charismatic leadership; Content analysis.
I. Introducción
Las dinámicas políticas son una de las realidades sociales construidas
(sobre todo, reconstruidas) en los medios de comunicación a través de
los contenidos noticiosos. Este hecho es usado por quienes ostentan el
liderazgo político, que ayuda así a consolidar su modelo de populismo.
Un concepto que en este trabajo es entendido como la ideología que
muestra cercanía al pueblo, al cual califica de “oprimido”, mientras en-
carna un rompimiento con la élite de poder tradicional y el sistema que
esta ha logrado construir. Una visión sustentada en las definiciones
que Hernán Moreano y otra trabajaron en su estudio, es precisamen-
te esta visión, la que se asume con el fin de poder impulsar sus ideas
y alcanzar más seguidores a partir de una presencia en los medios de
comunicación masiva140.
Este trabajo, amparado en el gran proyecto que representa para las
Escuela de Derecho y Ciencias de la Comunicación la investigación in-
ter-grupos, toma esa idea de populismo y medios de comunicación para
analizar el fenómeno en la ciudad de Santa Marta (norte de Colombia).
Una ciudad capital en la que en los últimos ocho años se ha generado
una dinámica política muy cercana a la noción populista que aquí se
esboza. La figura de Caicedo Omar y el movimiento que lidera, Fuerza
140 Hernán Moreano y Claudia Donoso. “Populismo y neopopulismo en Ecuador”, en Re-
vista Opera, n.º 6, 2006, pp. 117 a 140
100
Neo-relatos del populismo en los medios de comuniación: una mirada...
Ciudadana, han dibujado un esquema populista en esta parte del país,
moviéndose en las rondas de poder distrital que logra trascender a las
esferas departamentales, luego de haber tenido -incluso- aspiraciones
a la Presidencia de la República en 2018, cuando se sometió a consulta
partidista con Gustavo Francisco Petro Urrego.
Este fenómeno particular llama la atención, más aun, en una tierra
donde algunos apellidos como Zúñiga, Vives, Diazgranados, Dávila,
Cotes, entre otros, han sido política e históricamente los asociados al
poder, como se puede observar al revisar a José Manuel Rodríguez
Pimienta. Con ese recorrido por la historia administrativa y política
del Magdalena (y por ende, de Santa Marta, la capital) Rodríguez Pi-
mienta logra caracterizar y enumerar cómo ciertas familias han estado
en los distintos niveles del poder durante la era republicana del país141.
Esta aparición del fenómeno Fuerza Ciudadana permite identificar
los lineamientos de la visión de populismo que este estudio ha expre-
sado, por eso, con el interés de analizarlo desde la comunicación, este
trabajo pretende llegar a dar respuesta a la pregunta problema: ¿De
qué manera se representa el populismo del Movimiento Fuerza Ciu-
dadana en los medios de comunicación de Santa Marta a partir de los
discursos noticiosos?
Con ese norte, se desarrolla esta inmersión cuantitativa que, a la luz
de los trabajos teóricos de Patrick Charaudeau142 y Enrique Arroyas
Langa y otro, quienes han desarrollado estudios sobre el populismo143,
logra describir patrones propios de estos modelos políticos, unos mo-
delos que en su actuar social se convierten en noticia y terminan re-
construyéndose y reforzándose en el imaginario de la sociedad sama-
ria, por ende, los resultados de investigación que se presentan en este
capítulo están orientados a describir la representación populista del
movimiento Fuerza Ciudadana en la prensa de Santa Marta.
141 José Manuel Rodríguez Pimienta. Comentarios sobre historia política y administrativa
del Magdalena: siglos xix, xx y xxi, Santa Marta, Contraloría General del Departamento
del Magdalena, 2007.
142 Patrick Charaudeau. “Reflexiones para el análisis del discurso populista”, Discurso y
Sociedad, vol. 3, n.º 2, 2009, pp. 253 a 279, disponible en [http://www.dissoc.org/ediciones/
v03n02/DS3%282%29Charaudeau.pdf ].
143 Enrique Arroyas Langa y Pedro Luis Pérez Díaz. “La nueva narrativa identitaria del
populismo: un análisis del discurso de Pablo Iglesias (Podemos) en Twitter”, en Cultura,
Lenguaje y Representación, vol. 15, 2016, disponible en [https://www.e-revistes.uji.es/
index.php/clr/article/view/2154/1842 ].
101
Posverdad, medios masivos de comunicación y neopopulismos...
La estructura de los argumentos están configurados en un primer
aparte para enumerar los temas y enfoques más usados en las noticias
relacionadas al movimiento Fuerza Ciudadana en los medios de Santa
Marta, en un segundo aparte, para caracterizar los relatos populistas
que la prensa publica sobre el movimiento Fuerza Ciudadana.
II. Redefiniendo las categorías: desde el concepto
político en crisis a la crítica de la razón política
Al revisar la bibliografía relacionada al tema de populismo, su evolu-
ción como concepto y sus relaciones con los medios de comunicación
se llega a varias conclusiones, la primera de ellas, es que el concep-
to populismo ha sido trabajado por infinidad de autores sin tener una
base epistemológica y conceptual estática, como menciona Gerardo
Aboy Carlés:
Se ha repetido hasta el hartazgo que pocos términos han gozado en el ámbito
de las ciencias sociales de tan escasa precisión como el de populismo. La ma-
yor parte de los estudios dedicados a explorar y criticar este término, con ma-
yores o menores pretensiones de alcanzar definiciones conceptuales mínimas,
inician su recorrido con una trillada advertencia de este tipo144.
Así mismo, este autor demuestra que por muy variado que sea el enfo-
que con que se ha trabajado el populismo, existe ya una tendencia que,
en esta aproximación, también se evidencia, pues:
... podría afirmarse que en general, los trabajos sobre el populismo conforman
una suerte de subgénero menor de la literatura académica. Quien los aborda
se enfrenta a una estructura rígida y predeterminada: se comienza señalando
la mentada ambigüedad, se prosigue con la crítica de los usos y las conceptua-
lizaciones que con distinto grado de felicidad tienen vigencia, y, tras ello, se
desarrolla y establece una definición propia145.
144 Gerardo Aboy Carlés. “Repensando el populismo”, ponencia para el xxiii Congreso In-
ternacional Latin American Studies Association, Washington D. C., 6 al 8 de septiembre
de 2001, disponible en [https://scholar.google.com/citations?user=tn1fkegAAAAJ&hl=e
s#d=gs_md_cita-d&u=%2Fcitations%3Fview_op%3Dview_citation%26hl%3Des%26us
er%3Dtn1fkegAAAAJ%26citation_for_view%3Dtn1fkegAAAAJ%3AHDshCWvjkbEC%26
tzom%3D300 ], p. 2.
145 Ídem.
102
Neo-relatos del populismo en los medios de comuniación: una mirada...
En este caso, esa definición propia se basará en la representación
que el actuar populista tiene en los medios de comunicación. Una re-
presentación que será descrita según el fenómeno presentado en la
ciudad de Santa Marta.
Ahora bien, como segunda conclusión existe todo un discurso -so-
bre todo histórico- sobre la evolución del concepto. Desde populismo
hasta el emergente neopopulismo146. Esta evolución marca una crisis
en el mismo concepto debido a desviaciones del sentido original. Al
respecto, Aboy logra hacer una explicación detallada de lo que ha ocu-
rrido debido a esos cambios conceptuales:
La conversión del término populismo en un pseudoconcepto ha conllevado
generalmente una unilateralización de los componentes que caracterizan los
casos históricos que son utilizados como ejemplos paradigmáticos del fenó-
meno, esto es, ha conducido a una reducción de su complejidad. O bien se vio
allí un mero “transformismo” sustentado en la capacidad manipulatoria de un
liderazgo, o bien se pretendió poner de relieve una dimensión revolucionaria
de escisión y enfrentamiento respecto de un orden dado. Uno y otro énfasis
oscurecían la riqueza potencial de un concepto que en sus manifestaciones
paradigmáticas supuso la precaria e inestable gestión de la ruptura y el orden
social, del reformismo y el antirreformismo147.
Cabe anotar que este panorama se complementa y se configura en la
realidad con los tipos de populismo que han surgido. Susanne Gratius
logra detallar varias tipificaciones en la realidad política latinoameri-
cana que conducen de paso a un acercamiento al contexto del estudio
aquí presentado, esto lo hace cuando expresa que:
El populismo puede surgir de forma vertical desde arriba (top-down) o median-
te protestas populares desde abajo (bottom-up). Mientras que el “populismo
presidencialista” caracteriza los Gobiernos de Argentina y Venezuela, cuyo éxi-
to y legitimidad se basa ante todo en el crecimiento económico, el “populismo
146 Ídem.; Moreano y Donoso. “Populismo y neopopulismo en Ecuador”, cit.; Susanne Gra-
tius. La “tercera ola populista” de América Latina, Documentos de Trabajo Fundación
para las Relaciones Internacionales y el Diálogo Exterior -fride-, n.º 45, 2007; y Mar-
tín Retamozo. “Populismo y teoría política: de una teoría hacía una epistemología del
populismo para América Latina”, Revista Venezolana de Economía y Ciencias Sociales, vol.
12, n.º 2, 2006, pp. 95 a 113, disponible en [http://ve.scielo.org/scielo.php?script=sci_
arttext&pid=S1315-64112006000200005&lng=es&tlng=pt ].
147 Aboy Carlés. “Repensando el populismo”, cit., p. 35.
103
Posverdad, medios masivos de comunicación y neopopulismos...
popular” está presente en Bolivia y Ecuador, donde los indígenas y sus reivindi-
caciones son un factor político más importante que la figura del Presidente148.
Este argumento aclara que para este trabajo no ha sido prioritaria la
unidad conceptual de un término que ha mutado tanto a lo largo del
tiempo. Si no que se requiere una visión que sea acorde a la realidad de
la ciudad para que se construya sobre ella el discurso epistemológico
de la definición propia del “populismo samario” de Fuerza Ciudadana.
Así mismo, se pone de manifiesto que en la actualidad populismo es
“un estilo de hacer política más que un sistema”149.
Es precisamente este pensamiento el que dibuja o retrata el perfil
populista que da pie para llevar a cabo este análisis, pues estos autores
detallan cinco atributos que tiene esta forma de hacer política: 1. Un pa-
trón de liderazgo personalizado y paternalista no necesariamente caris-
mático; 2. Una coalición de apoyo multi-clasista basada en los sectores
populares, sean estos urbanos (sindicalizados o informales) o rurales; 3.
Una forma de movilización política vertical (es decir, de “arriba-abajo”)
que subordina mecanismos convencionales de mediación política; 4.
Una ideología ecléctica y “anti-establecimiento”; y 5. Un uso sistemático
y expandido de métodos redistributivos y clientelares como instrumen-
to político para generar apoyo entre los sectores populares150.
Luego de despejar este panorama, es pertinente retomar las ideas
de Retamozo quien cierra por completo el debate de la evolución po-
pulista y plantea la solución de la crisis conceptual con un paso que
mire más hacia lo epistemológico, que justifica así este trabajo, en su
esencia y su desarrollo:
... estamos en condiciones de comprender que si el populismo es indefinido
no se debe a su dudosa precisión conceptual para pensar la realidad social
(lo que justificaría desecharlo), sino porque asume conceptualmente aspectos
inscritos en esa realidad social. En otras palabras, el populismo sería la vía
real para comprender algo relativo a la constitución ontológica de lo político
como tal [...] por lo tanto el estudio del populismo se constituye en una crítica
(Kritik) de la razón política, es decir, una indagación sobre los alcances y los
límites de la política que en el caso de la América Latina contemporánea se
transforma en una necesidad urgente.
148 Gratius. La “tercera ola populista” de América Latina, cit., p. 19.
149 Moreano y Donoso. “Populismo y neopopulismo en Ecuador”, cit., p. 117.
150 Ibíd., p. 120.
104
Neo-relatos del populismo en los medios de comuniación: una mirada...
Con esto, puede expresarse que este trabajo es coherente con el
pensamiento de Retamozo pues se permite usar al populismo como
una vía para adentrarse -al menos en un caso particular- en las pro-
fundidades de las formas discursivas y públicas de hacer política por
parte del movimiento Fuerza Ciudadana151.
III. Diversas miradas mediáticas y comunicacionales
al populismo y sus efectos
Es este concepto el que ha ligado el trabajo de investigación sobre
este tema con temas comunicacionales, como el caso de Alejandra C.
Valdés, en este sentido, los temas comunicacionales que abordan el
populismo tienen mayor presencia en el ámbito académico desde su
relación con los medios de comunicación, de manera específica, en tra-
bajos que tocaron la presencia del populismo en los contenidos mediá-
ticos152. Tal es el caso de Rodolfo Alberto Richard-Jorba, quien hace
un abordaje histórico, enmarcado entre 1917 y 1919, gracias a una re-
visión de material de prensa de la época153, con su trabajo logra recons-
truir las dinámicas populistas que el líder (José Néstor Lencinas154)
tuvo en su lugar de acción (Provincia de Mendoza, Argentina). Esto lo
convierte en un referente que, aunque dista de coincidir con el fin epis-
temológico aquí tratado, logra orientar sobre el comportamiento del
liderazgo populista narrado por la prensa. Es, además, un trabajo que
tiene afinidad con este en lo metodológico, pues en estas líneas los ar-
chivos de prensa de Santa Marta se usan como data.
Así mismo, el trabajo de Marcos Engelken-Jorge se configura
como un abordaje también en la prensa, pero en la búsqueda de pa-
trones populistas en los textos periodísticos de varios medios de Es-
151 Retamozo. “Populismo y teoría política: de una teoría hacía una epistemología del popu-
lismo para América Latina”, cit.
152 Alejandra Valdés C. “Mercadeo neopopulista en los medios de comunicación”, Chas-
qui. Revista Latinoamericana de Comunicación, n.º 99, 2007, pp. 26 a 33, disponible en
[https://revistachasqui.org/index.php/chasqui/article/view/373/373 ].
153 Rodolfo Alberto Richard-Jorba. “Somos el pueblo y la patria: El populismo lencinista
en Mendoza frente al conflicto social y la prensa: discursos, representaciones y accio-
nes”, 1917-1919”, Revista de Historia Americana y Argentina, vol. 48, n.º 1, 2013, pp. 11 a
54, disponible en [https://ri.conicet.gov.ar/bitstream/handle/11336/8973/v48n1a01.
pdf?sequence=2&isAllowed=y ].
154 San Carlos, Argentina, 26 de febrero de 1859 - Mendoza, 20 de enero de 1920.
105
Posverdad, medios masivos de comunicación y neopopulismos...
paña155, a partir de mensajes relacionados con la migración africana,
puntualmente, en Islas Canarias. Un abordaje que si bien se asemeja
mucho a este trabajo por el empleo del análisis del contenido, se queda
corto al hacerlo solo en una perspectiva, como lo indica en estas líneas
el mismo autor, pues termina por reducir el problema a que “Se trata
de un discurso populista, en la medida en que tiende a dibujar un esce-
nario dicotómico: de un lado, el ‘nosotros’, que se ve amenazado en su
bienestar [...] del otro, ‘ellos’, la amenaza, la ‘inmigración’”156.
El último referente mediático para destacar es el trabajo de Arro-
yas Langa y otro, pese a ser realizado en plataformas digitales, su sus-
tento metodológico y teórico es el más próximo a la idea que se aborda
en este trabajo, pues es una investigación que:
... analiza los elementos populistas de la estrategia discursiva en Twitter
del líder de Podemos, Pablo Iglesias Turrión (@Pablo_Iglesias_), durante
la campaña de las mencionadas elecciones europeas. Para ello, a partir del
trabajo de Charaudeau, se realiza un análisis de contenido de los 249 tuits
que conformaron su discurso en este periodo, con el objetivo de revelar si se
ajusta a los parámetros del estilo populista157.
En este caso, las categorías de análisis se basan en las presentadas por
Charaudeau, que segmentan el análisis en cuatro grandes bloques: 1.
Tema; 2. Historia; 3. Valores; y 4. Atributos del líder, los cuales se ajus-
tan según los requerimientos e intereses de este trabajo158.
Para agregar a lo expuesto antes puede expresarse que la línea abor-
dada en este trabajo no ha sido muy explorada en el país, menos en la
región donde se pretende implementar, esto aporta a la justificación de
un trabajo que se hace necesario desde el estudio social para poder com-
prender e interpretar mejor la realidad cercana con el fin de repensarla y,
por qué no, aportar la cuota inicial a un proceso que pueda transformarla.
155 Marcos Engelken-Jorge. “La estructura (i) lógica del discurso populista en la prensa tin-
erfeña”, ponencia presentada en el Foro Internacional sobre Comunicación e Minorías Étni-
cas, Vigo y online. 2008, disponible en [https://ehu.academia.edu/MarcosEngelkenJorge ].
156 Ibíd., p. 200.
157 Arroyas Langa y Pérez Díaz. “La nueva narrativa identitaria del populismo: un análisis
del discurso de Pablo Iglesias (Podemos) en Twitter”, cit., p. 51.
158 Charaudeau. “Reflexiones para el análisis del discurso populista”, cit., en Arroyas Langa
y Pérez Díaz. “La nueva narrativa identitaria del populismo: un análisis del discurso de
Pablo Iglesias (Podemos) en Twitter”, cit.
106
Neo-relatos del populismo en los medios de comuniación: una mirada...
IV. Aproximación sociohistórica al contexto local
Para poder comprender la realidad y (re)pensarla, este trabajo lleva este
marco sociohistórico en el que se expone la evolución política que ha te-
nido la ciudad de Santa Marta, en ese sentido, se puede manifestar que,
desde los inicios de la era republicana -incluso desde antes-, Santa Marta
ha sido la sede administrativa del departamento del Magdalena, tanto
la Gobernación del hoy departamento como la Alcaldía de Santa Marta,
han sido localizadas en este territorio, sin embargo, solo hasta el Acto
Legislativo 01 de 9 de enero de 1986159 se permitió la elección popular de
burgomaestres en todo el territorio nacional. La primera vez que los sa-
marios (y colombianos en general) pudieron elegir un alcalde, fue el 13 de
marzo de 1988, en ese momento, estos cargos dejaron de ser por designa-
ción de los gobernadores (que eran a su vez designados por el Presidente
de la República) para convertirse en cargos de elección popular.
Aquí cabe destacar que esos primeros alcaldes por voto popular fueron
electos para períodos de dos años, solo cuando entró a regir la Constitución
de 1991 se amplió el lapso a tres años y se permitió escoger a los goberna-
dores a través de las urnas, varios años después, gracias al Acto Legislati-
vo 02 de 6 de agosto de 2002160, los alcaldes pasaron a tener períodos de
cuatro años para gobernar, este nuevo período benefició a los que fueron
elegidos en octubre de 2003 y se posesionaron el 1.º de enero de 2004.
De todos modos, cabe destacar que la evolución política tanto del
departamento como del hoy Distrito Turístico, Cultural e Histórico de
Santa Marta permitió que desde la época de la Provincia de Santa Mar-
ta y el Soberano Estado del Magdalena apellidos como Dávila, Diaz-
granados, Vives y Riascos, entre otros, se adhirieran a los principales
cargos políticos, para generar así una especie de dinastías de líderes
para el pueblo, este fenómeno se puede observar al revisar la obra de
Rodríguez Pimienta, donde se pueden contar los apellidos que desde
la ciudad de Santa Marta han regido los destinos políticos y adminis-
trativos del Magdalena, como puede verse en la siguiente tabla161.
159 Diario Oficial, n.º 37.304, de 10 de enero de 1986, disponible en [http://www.suin-
juriscol.gov.co/viewDocument.asp?ruta=Acto/1825330].
160 Diario Oficial, n.º 44.893, de 7 de agosto de 2002, disponible en [http://www.suin-
juriscol.gov.co/viewDocument.asp?ruta=Acto/1825523].
161 José Manuel Rodríguez Pimienta. Comentarios sobre historia política y administrativa
del Magdalena: siglos xix, xx y xxi, Santa Marta, Contraloría General del Departamento del
Magdalena, 2007.
107
Posverdad, medios masivos de comunicación y neopopulismos...
Tabla 1
Nombres de los gobernadores del Magdalena y alcaldes
de Santa Marta desde el Siglo xix hasta la actualidad
período
gobernadores del
alcaldes de
hitos históricos
político
Magdalena
Santa Marta
Don Tomás Abello
Don
Manuel
A.
Vengoechea
Sr. Manuel Abello
El
Gral.
Luis
Capella
Radicalismo
Toledo
Gral.
José
Ignacio
Diazgranados
Manuel Dávila García
Dr. Luis Antonio Robles
Gral. José María Campo
Serrano
Dr. Martín Salcedo
Constitución Política
Ramón
de 1886
Don Ramón Goenaga
Gral. José María Campo
Serrano
Gral. Lázaro Riascos
Dr. Francisco Escobar
La
Gral. José María Campo
Regeneración
Serrano
Gral.
Florentino
Guerra de los Mil
Manjarrés
Días
Gral.
Juan
Manuel
Iguarán
Dr. José Gnecco Laborde
Sr. Jacob Méndez
Dr. Francisco Vergara
Barros
108
Neo-relatos del populismo en los medios de comuniación: una mirada...
Dr. Emigdio Solano
Creación del Colegio
Dr. Rafael de Armas
Liceo Celedón
Sr. José María Campo
Riascos
Dr. Carlos Bermúdez
Dr. Manuel Angulo
Sr. José María Campo R.
Primera
Guerra
Dr. Rafael de Armas
Mundial
Sr. Nicolás Dávila
Dr. Teodosio Goenaga
Primera he-
Sr.
Lázaro Riascos
gemonía con-
Capella
servadora
Dr. Juan A. Benavides
Macea
Dr.
José
Ignacio
Diazgranados Capella
Sr.
Joaquín
Campo
Serrano
Sr. José María Núñez
Roca
Sr. Nicolás Dávila
Sr. Juan B. Cormane
Sr. José María Núñez
Masacre
de las
Roca
Bananeras
Gral. Gabriel Bermúdez
109
Posverdad, medios masivos de comunicación y neopopulismos...
Dr. Roberto Goenaga
Dr.
Rafael Calixto
Campo Avendaño
Dr. Roberto Castañeda
Dr.
Manuel Dávila
Pumarejo
Dr. Ciro Pupo Martínez
Dr.
Pedro
Castro
Monsalvo
Hegemonía
Dr.
Manuel Felipe
liberal
Caamaño
Dr. José Benito Vives de
Dr. Enrique E. González
Andreis
Dr. Armando L. Fuentes
Sr. Francisco Parodi
Dr. Juan B. Barrios
Dr. Francisco C. Dávila
Dr.
Pedro
Castro
Dr. Francisco C. Dávila
Monsalvo
Dr. Néstor G. Brugés
Rodrigo E. Vives
Daza
Joaquín Peña Rhenals
Rodrigo E. Vives
Rodrigo Almanza
José Diazgranados
Muerte
de
Jorge
Joaquín Campo Serrano
Cap. Mogollón
Eliécer Gaitán
Antonio Abello Noguera
Alfredo Bonitto
Enrique Gómez de
José María Riveira Daza
Lavalle
Segunda he-
gemonía con-
Juan A. Benavides Macea
Jenaro Jiménez Nieto
servadora y
Antonio Escobar Camargo
Juan Ceballos Pinto
Gobiernos
Manuel J. del Castillo
Juan Ceballos Pinto
militares
Abraham H. Mora
Juan Ceballos Pinto
Cnel. Pedro Monroy
José María Riveira
Gobierno de Rojas
Castro
Daza
Pinilla
Gral. Rafael Hernández
Alfredo
Riascos
Pardo
Labarcés
Junta Militar de
Cnel. Luis Millán Vargas
Muce Moisés
Gobierno
110
Neo-relatos del populismo en los medios de comuniación: una mirada...
Dr. Carlos Bermúdez
Frente Nacional de
Muce Moisés
Cañizares
Gobierno
Dr. José Ramón Lanao
Raúl Brugés Amaya
Tovar
Dr. Alfredo Fuentes
José
Lacouture
Diago
Dangond
Dr.
Miguel
Ávila
Leopoldo
Delgado
Quintero
Barreneche
Luis Aurelio Serrano
Dr.
Alfonso Campo
Zúñiga
Murcia
Enrique González
Edgardo Vives Campo
Frente
Dr. Juan Manuel Orozco
Creación del Dpto. de
Edgardo Vives Campo
Nacional
Fandiño
La Guajira
de Gobierno
Marcha del Hambre
Dr. Jacobo Tovar Daza
Creación del Dpto. de
Cesar
Dr.
Sabas Socarrás
Rodrigo
Martínez
Sánchez
Robles
Dr. Clemente Diazgranados
Miguel Moisés Cotes
Caballero
Alfonso
González
José Lacouture Dangond
Rubio
José Ignacio
José Manuel Romero
Díazgranados Alzamora
Rafael Fuentes Diago
111
Posverdad, medios masivos de comunicación y neopopulismos...
Alfredo
Riascos
AnitaSánchezdeDávila
Labarcés
Carlos Proenza Lanao
Florentino
Rafael Pérez Dávila
Diazgranados Goenaga
EvaHenríquezdeGómez
Florentino
Francisco Dávila R.
Diazgranados Goenaga
Santiago Cervantes E.
Nelson Riascos Correa
Leopoldo
Diazgranados Delgado
Luis F. Millán Vargas
Carlos Miranda Cabana
Enrique Caballero
Lafaurie
Manuel
Vives
Humberto
Sinning
Henríquez
Herazo
Rodrigo
Pimienta
González
Jaime
Villarreal
Fernando Ávila Peña
Torres
Después
Alfredo Lacouture
del Frente
Edgardo Vives Campo
Dangond
Nacional
Trino Luna Morón
Elsa Pinedo de Sánchez
José Caballero Cormane
Carlos Gámez Sánchez
Rodrigo
Pimienta
González
Sarita Valencia Abdala
Carlos
Lacouture
Dangond
Wenceslao Miranda
Guillermo
Valencia
Cabana
Abdala
Rodrigo
Martínez
Robles
Jacobo Pérez Escobar
Elías George González
Rodrigo
Pimienta
Edgardo Vives Campo
González
Juan Federico Bateman
Carlos Polo Jiménez
Pinedo
Inicia la elección po-
Oscar
Martínez
Alfonso Vives Campo
pular de alcaldes en
Bustamante
Colombia
112
Neo-relatos del populismo en los medios de comuniación: una mirada...
Miriam Jassir de Tribín
Armando Pomárico Ramos
José Ignacio Vives
José M. Sierra García
Echeverría
Rafael Infante Méndez
Álvaro Ordóñez Vives
Después
Hugo
Gnecco
Inicia la elección po-
Miguel Pinedo Vidal
Arregocés
pular de gobernado-
del Frente
Nacional
José Francisco Zúñiga
res en Colombia
Riascos
Jorge
Caballero
Edgardo Vives Campo
Caballero
Juan
Carlos Vives
Jaime Solano Jimeno
Menotti
José Domingo Dávila
Primeros mandata-
Hugo Gnecco Arregocés
Armenta
rios en s. xxi
José Francisco Zúñiga
Trino Luna Correa
Riascos
Omar
Diazgranados
Juan Pablo
Siglo xxi
Velásquez
Diazgranados Pinedo
Luis
Miguel Cotes
Carlos Caicedo Omar
Habeych
Rosa Cotes Vives de
Rafael
Alejandro
Zúñiga
Martínez
Carlos Caicedo Omar
Virna Johnson Salcedo
Electos en 2019
Fuente: Elaboración propia a partir de Rodríguez Pimienta. Comentarios sobre historia políti-
ca y administrativa del Magdalena: siglos xix, xx y xxi, cit.
Al revisar la tabla se logran identificar varios apellidos que repiten en
los cargos, algunas veces es el mismo personaje que repite cargo o pasa
de uno al otro, esa tradición de apellidos o “linajes” facilitó que fueran
elegidos cuando la elección popular se hizo efectiva, sobre este tema
Rodríguez Pimienta expresa -a manera de conclusión de su obra- una
crítica rotunda a lo que han sido las formas de proceder de las tradicio-
nales familias políticas:
Es inocultable, que al seguir con detenimiento las páginas que contiene esta
obra, se resalte sin perverso propósito la marcada tendencia de sucesión
en el Gobierno por parte de personajes de las mismas familias que desde el
proceso de regeneración del siglo pasado continúan aferradas al poder, en
una secuencia interminable, como si esa importante tendencia les hubiera
escriturado la regencia del Magdalena; familias que no se mantuvieron atadas
a su tradicional partido, sino que con el tiempo algunos de sus miembros
113
Posverdad, medios masivos de comunicación y neopopulismos...
hicieron presencia en el otro movimiento tradicional para gozar de las
prebendas del bipartidismo en cualquier época y bajo cualquier circunstancia.
Esta ha sido la estrategia ganadora de los grupos familiares detentadores del
poder en el Magdalena, los cuales en su interesado propósito de mantenerse
unidos a las gabelas del Gobierno, actúan con firmeza en la construcción de
la clientela y el caciquismo para garantizar su vigencia política. El liderazgo
que han ostentado por tiempos inmemoriales no es el producto del meritorio
reconocimiento de los distintos sectores del quehacer social, sino el resultado
de contraprestaciones que llevaban la impronta del favoritismo eleccionario
puesto en práctica en nuestra imperfecta democracia162.
Precisamente esa forma de liderazgo indicada por Rodríguez Pimienta
en su conclusión puede ser un reflejo de cómo se rompió la sucesión
con la llegada de Caicedo Omar a la alcaldía de Santa Marta en 2012.
Sin embargo, en esa misma línea, se nota cómo su liderazgo ha gene-
rado una nueva “dinastía” materializada en la continuidad en el poder
del movimiento que él mismo encabeza. Esto se ha basado en un reco-
nocimiento social reflejado en cantidad de votos que lo llevaron pri-
mero a la alcaldía del distrito (74,165 votos) y ahora a la gobernación
departamental (345.786 votos).
Es en especial referencia, la continuidad en el primer cargo de elec-
ción popular en Santa Marta, donde luego de su mandato, el liderazgo
del movimiento Fuerza Ciudadana ha sido gestionado por la figura de
Rafael Alejandro Martínez, quien con 91.294 superó los votos que
hicieron alcalde a su antecesor y le dieron el rol de burgomaestre hasta
2019. Caso similar ocurrió con Virna Johnson Salcedo, quien obtuvo
130.087 votos, que la convierten en la primera alcaldesa elegida por
voto popular en Santa Marta desde el 1.º de enero de 2020.
Ha sido entonces, la particular forma de ostentación del poder en
esta parte de Colombia la que ha servido de caldo de cultivo para la
aparición de las figuras de Caicedo Omar y Fuerza Ciudadana, que ge-
nera un escenario para que este estudio se ejecute para saber de qué
manera se representa el populismo de este movimiento no tradicional
en la ciudad.
162 Rodríguez Pimienta. Comentarios sobre historia política y administrativa del Magdalena:
siglos xix, xx y xxi, cit., p. 467.
114
Neo-relatos del populismo en los medios de comuniación: una mirada...
Este trabajo se orienta por las ideas que Arroyas Langa y otro163
logran plasmar en forma de mapa para quienes intenten hallar los ves-
tigios del populismo en el terreno de lo mediático. En ese sentido, es
importante señalar que los autores hacen un recorrido bibliográfico
para definir este concepto mutable de las ciencias sociales en tres di-
mensiones: “como ideología, como estilo discursivo y como estrategia
política”. Una conclusión a la que llegan luego de tomar las ideas de
Canovan164, Taggart165 y -sobre todo- las de Weyland166, además de
Hurtado Grooscors167 y Gidron y otro168. En la siguiente tabla, que-
dan expresas las conclusiones de los autores.
Tabla 2
Dimensiones del populismo según Arroyas y Pérez
dimensiones
características
La sociedad está en última instancia separada en dos grupos
homogéneos y antagónicos (“el puro pueblo” vs. “la corrupta
élite”)
Ideología política
Defiende que la política debe ser una expresión de la volun-
tad general de las personas.
Encaja el debate público en el marco de una retórica ma-
niquea y moralmente binaria.
Estilo discursivo
Debe ser estudiado en su dimensión expresiva y creadora de
identidades políticas.
163 Arroyas Langa y Pérez Díaz. “La nueva narrativa identitaria del populismo: un análisis
del discurso de Pablo Iglesias (Podemos) en Twitter”, cit., p. 54.
164 Margaret Canovan. Populism, Boston, Houghton Mifflin Harcourt, 1981.
165 Paul Taggart. Populism, Buckingham, Open University Press, 2000.
166 Kurt Weyland. “Clarifying a contested concept: Populism in the study of Latin American
politics”, en Comparative Politics, vol. 34, n.º 1, October 2001, pp. 1 a 22.
167 Héctor Armando Hurtado Grooscors. “Aproximación a un concepto ‘esencial’ de pop-
ulismo”, en Temas de Coyuntura, n.º 62, diciembre de 2010, pp. 11 a 36, disponible en
[http://revistasenlinea.saber.ucab.edu.ve/temas/index.php/temasdecoyuntura/article/
view/1181/1059 ].
168 Noam Gidron y Bart Bonikowski. “Varieties of populism: Literature review and re-
search agenda”, en Weatherhead Center for International Affairs, n.º 13, 2013, disponible
en [https://scholar.harvard.edu/files/gidron_bonikowski_populismlitreview_2013.pdf ].
115
Posverdad, medios masivos de comunicación y neopopulismos...
Modo de ejercer el poder basado en la cercanía del líder
populista con el “pueblo”.
Se basa en identificación con el pueblo mediante movili-
zaciones de masas y permanente presencia en los medios
de comunicación.
Estrategia política
El líder se muestra conocedor y con experiencia en las difi-
cultades del pueblo.
El líder promete una transformación en el espacio político:
los intereses particulares de la oligarquía serán sustituidos
por el interés general.
Fuente: Elaboración propia a partir de Arroyas Langa y Pérez Díaz. “La nueva narrativa iden-
titaria del populismo: un análisis del discurso de Pablo Iglesias (Podemos) en Twitter”, cit.
Estas dimensiones luego pueden desplegarse, según los autores en
comento, en cuatro grandes categorías que facilitan la identifica-
ción dentro de los contenidos mediáticos, son estas categorías tema,
historia, valores y atributos del líder, las cuales infieren a partir de
Charaudeau169, en este sentido, los autores las definen como se expre-
sa en la siguiente tabla.
Tabla 3
Categorías de análisis del populismo según Charaudeau
categorías
definiciones
Son las apelaciones que se hacen dentro del mensaje para refor-
Tema
zar la ideología: movilización social, crisis económica, decadencia
moral y victimización de los ciudadanos.
Se trata de desvelar la narrativa que construye el discurso para ex-
plicar la situación de crisis política. Para ello, se realiza la identifi-
cación de los personajes que intervienen en el discurso. En primer
Historia
lugar, se identifica al culpable de los males del país con términos
abstractos. Cuando en ese discurso se personaliza al culpable se
hace a modo de recurso metonímico, con el que la persona señala-
da aparece como chivo expiatorio.
169 Charaudeau. “Reflexiones para el análisis del discurso populista”, cit.
116
Neo-relatos del populismo en los medios de comuniación: una mirada...
Se exaltan valores con fuerza simbólica que remiten a un ideal de
comportamiento que contrasta con la corrupción imperante: hon-
Valores
estidad, nobleza, autenticidad, pureza. En este aspecto, los valores
sirven para sustentar toda la narrativa populista de antítesis.
La fuerza movilizadora del discurso populista se sirve de la con-
Atributos
strucción de un personaje protagonista que actúa como símbolo
del líder
de los valores con los que se identificará el pueblo.
Fuente: Elaboración propia a partir de Charaudeau. “Reflexiones para el análisis del discurso
populista”, cit., en Arroyas Langa y Pérez Díaz. “La nueva narrativa identitaria del populismo:
un análisis del discurso de Pablo Iglesias (Podemos) en Twitter”, cit.
Es con estas pistas que se guía el análisis de las noticias relacionadas al
movimiento Fuerza Ciudadana en este trabajo, al hallar estas catego-
rías en sus proporciones se puede describir la representación populis-
ta de este movimiento en los medios de comunicación de Santa Marta.
V. Precisiones sobre el método
Para alcanzar el objetivo de describir la representación del movimien-
to Fuerza Ciudadana, este análisis de contenido se circunscribe a una
muestra de noticias emergente de la revisión del archivo del periódi-
co Hoy Diario del Magdalena (de Santa Marta), abarca el período en-
tre enero y octubre de 2019. Es entonces este trabajo un análisis de
contenido, pues como característica principal de este paradigma, está
“asociado a investigaciones cuantitativas que buscan explicar fenóme-
nos de forma generalizada desde datos estadísticos”170, lo cual también
hace que se encasille en un enfoque cuantitativo, como diría Alfredo
Otero Ortega171.
170 Yaneidys Milena Mancera Ariza, Yuritza Maileth Pacheco Perea y Misael Enrique
Polo Avendaño. “Estereotipos femeninos en los videoclips de reggaetón de mejores can-
ciones del año de la revista Billboard en español en el período 2010-2017”, Tesis de pre-
grado, Santa Marta, Universidad Sergio Arboleda, 2017, p. 32.
171 Alfredo Otero Ortega. “Enfoques de investigación”, 2018, disponible en [https://
www.researchgate.net/profile/Alfredo_Otero_Ortega/publication/326905435_
ENFOQUES_DE_INVESTIGACION_TABLA_DE_CONTENIDO_Contenido/
links/5b6b7f9992851ca650526dfd/ENFOQUES-DE-INVESTIGACION-TABLA-DE-
CONTENIDO-Contenido.pdf ], al citar a Roberto Hernández Sampieri, Carlos Fernández
Collado y Pilar Bautista Lucio.
117
Posverdad, medios masivos de comunicación y neopopulismos...
Ya según los objetivos y la metodología propuestos, acorde con la ti-
pología hecha por Grajales172, esta investigación es de corte documen-
tal, descriptiva, no experimental y horizontal. Documental porque “se
realiza a través de la consulta de documentos (libros, revistas, periódi-
cos, memorias, anuarios, registros, códices, constituciones, etc.)”173, en
este caso, el periódico Hoy Diario del Magdalena, es una investigación
descriptiva, pues busca “desarrollar una imagen o fiel representación
(descripción) del fenómeno estudiado a partir de sus características”,
es un estudio de tipo no experimental, ya que “el investigador se limita
a observar los acontecimientos sin intervenir en los mismos”174, por úl-
timo175, es una investigación de corte horizontal porque “se extiende a
través del tiempo dando seguimiento a un fenómeno” que, en este caso,
se trata de todos los contenidos noticiosos publicados por el periódico
Hoy Diario del Magdalena durante el lapso enero-octubre de 2019.
Con estas características, la muestra para el análisis surge de las pu-
blicaciones diarias del periódico Hoy Diario del Magdalena, emitidas en-
tre el 1.º de enero y el 28 de octubre de 2019. En ese lapso se tiene un
total de 301 ediciones de este periódico, de ellas, se sometieron a análi-
sis solo las noticias relacionadas con el movimiento Fuerza Ciudadana.
Este análisis de las noticias se centró en buscar las categorías
tema, historia, valores y atributos del líder, propuestas por Charau-
deau176 y explicadas líneas arriba, cada una tiene sus subcategorías
de análisis y se detallan en la siguiente tabla que funge como libro de
códigos del estudio.
172 Tevni Grajales G. “Tipos de investigación”, 2000, disponible en [http://tgrajales.net/
investipos.pdf ], párrafos 1 a 24.
173 Zorrilla, 1993, p. 43, citado por ibíd.
174 Grajales G. “Tipos de investigación”, cit., párr. 24.
175 Ibíd., párr. 25.
176 Charaudeau. “Reflexiones para el análisis del discurso populista”, cit.
118
Neo-relatos del populismo en los medios de comuniación: una mirada...
Tabla 4
Libro de códigos
unidad de
subcategorías
definición /
categorías
subcategorías
análisis
específicas
tratamiento
Es igual a la fecha de
Fecha
publicación de la noti-
cia.
Datos de
Se copia el título de la
Título
identificación
noticia.
Se escribe el nombre
Sección
de la sección en que
aparece.
Marcar cuando la no-
Movilización
ticia apele a la acción
social
popular para la conse-
cución del cambio.
Marcar cuando la noti-
Crisis
cia está enfocada hacia
económica
la desigualdad entre
ricos y pobres.
Marcar cuando la no-
Tema
ticia indique que o de-
Decadencia
nuncie una pérdida de
moral
un sentido cívico de la
política.
Marcar cuando se re-
fiera a los ciudada-
Datos
Victimización de
nos (el pueblo) como
analizados
los ciudadanos
quienes sufren las
consecuencias de un
poder injusto.
Marcar cuando se re-
Ellos
fiere a la oposición o
sus representantes.
Marcar cuando se
refiere a una acción
Nosotros
o hecho de Fuerza
Historia
Ciudadana.
Marcar cuando se re-
fiere a tensiones o inte-
racciones entre ambos,
Ellos-nosotros
productos de debates
o reacciones entre am-
bos lados.
119
Posverdad, medios masivos de comunicación y neopopulismos...
Es un valor relaciona-
Fuerza y unidad
do con la movilización
popular.
Es un valor que persi-
gue la adhesión a los
Solidaridad con
sectores más despro-
el hombre común
tegidos y que se iden-
tifica con la gente co-
rriente.
Es un valor relaciona-
do con la transparen-
Valores
Honestidad
cia, la nobleza, la pure-
za, etc.
Es un valor relaciona-
do con la disimilitud, el
Diferencia
“nosotros” se constru-
ye por contraposición
al “ellos”.
Datos
Es un valor que pri-
analizados
oriza la ruptura como
Cambio
alternativa al inmov-
ilismo institucional.
Honradez
Benevolencia
Cercanía
Empatía
Coherencia
Marcar los que sean
Responsabilidad
necesarios, cuando se
Prudencia
Equipo
entiendan dentro del
Atributos
Oratoria
contenido noticioso.
del líder
En una noticia puede
Presencia física
haber varios atributos
Dinamismo
del líder.
Competencia
Virtud
Eficacia
Experiencia
política
Fuente: Elaboración propia a partir de Charaudeau. “Reflexiones para el análisis del discurso
populista”, cit., en Arroyas Langa y Pérez Díaz. “La nueva narrativa identitaria del populismo:
un análisis del discurso de Pablo Iglesias (Podemos) en Twitter”, cit.
120
Neo-relatos del populismo en los medios de comuniación: una mirada...
Con estos datos del libro de códigos se diseñó un formulario de aná-
lisis estándar, replicable gracias a su creación en herramientas web que
permiten guardar los datos recopilados en la nube para luego facilitar
el procesamiento de los mismos y su análisis, de cara a los resultados
que aquí se expresan.
VI. Análisis y resultados: develando los vestigios
del populismo de Fuerza Ciudadana
Luego de revisar 301 ediciones del periódico Hoy Diario del Magdalena,
contempladas en el lapso que va del 1.º de enero hasta el 28 de octu-
bre, se hallaron un total de 67 publicaciones noticiosas referentes al
movimiento Fuerza Ciudadana. Estas publicaciones quedaron distri-
buidas de la siguiente forma a lo largo del período analizado.
Figura 1
Frecuencia relativa de noticias relacionadas con Fuerza Ciudadana
Fuente: Elaboración propia.
Para entender los picos que se presentan en los meses de marzo y
septiembre hay que mencionar que el primero corresponde al mo-
mento histórico en que el alcalde de Santa Marta, Rafael Alejandro
Martínez, fue separado de su cargo tras un fallo judicial, lo que gene-
ró declaraciones en prensa de las distintas instancias -propias y alia-
das- del movimiento Fuerza Ciudadana, al cual está adscrito el señor
121
Posverdad, medios masivos de comunicación y neopopulismos...
Martínez y la terna que se presentó ante el Presidente de la República
para elegir un encargado, que no alcanzó a dar efectos, pues el primer
mandatario designó al señor Andrés Rugeles Pineda como alcalde
encargado del Distrito.
El segundo pico corresponde al momento álgido de la época de cam-
paña electoral, luego de inscribir oficialmente sus candidaturas ante la
Registraduría, al cierre del mes de julio (seis noticias), los entonces can-
didatos (Caicedo Omar y Virna Lizi Johnson Salcedo) empezaron a
hacer constantes y continuas apariciones en los contenidos noticiosos.
Así, los meses de agosto (11 noticias), septiembre (15) y octubre (14),
corresponden con esa etapa de debate político y posterior elección de
ambos en la Gobernación del Magdalena y la Alcaldía de Santa Marta.
Ahora bien, durante esa línea de tiempo y según los parámetros de
esta investigación, ¿cuáles fueron los temas y enfoques más usados en
las noticias relacionadas al movimiento Fuerza Ciudadana en los me-
dios de Santa Marta?
Figura 2
Temas propios del populismo hallados
en las noticias de Fuerza Ciudadana
Fuente: Elaboración propia.
122
Neo-relatos del populismo en los medios de comuniación: una mirada...
La distribución planteada en el gráfico erige a la movilización social
(72%) como el principal tema al que se recurre en las noticias de Fuer-
za Ciudadana. Empieza así a perfilar a este movimiento como uno que
apela al llamado a la acción, a la iniciativa y las acciones propias, frente
a cada fenómeno social. Muy distante, en un segundo lugar, el tema es
la crisis económica (18%), este recurso se hizo fuerte en las etapas de
campaña, sobre todo donde las promesas de desarrollo económico e
inversión lideraban los discursos, ahora bien, para hablar del enfoque
con que se relataban estos temas, deben conocerse los siguientes as-
pectos: ¿Sobre quién giraba la historia populista? ¿qué valores se re-
saltaban? y ¿qué atributos de poder se mostraban desde el liderazgo
populista en estas narraciones noticiosas?
Figura 3
Papel protagónico en el enfoque de la historia noticiosa
Fuente: Elaboración propia.
Lo primero que debe decirse es que el 85% de las narraciones noti-
ciosas de Fuerza Ciudadana muestran que apelan a sí mismos como
protagonistas del relato, solo siete veces (10%) esgrimen palabras o
ideas contra quienes les representan oposición. Esas noticias, por lo
general son para hacer señalamientos a “ellos” de forma tácita o para
sugerir que podrían no estar “dadas las garantías” en el proceso electo-
ral debido a acciones de los contrarios. Esa noción de autoconstrucción
social a través de los medios del “nosotros” se da basada en los valores
“fuerza y unidad” y “cambio”, tal como se indica enseguida.
123
Posverdad, medios masivos de comunicación y neopopulismos...
Figura 4
Valores con que se relata el populismo de Fuerza Ciudadana
Fuente: Elaboración propia.
Aquí debe recordarse que en un mismo relato, pueden evidenciarse
varios valores populistas, ahora bien, sobre lo evidenciado en la figura
n.º 4 puede expresarse que en su mayoría -casi que al mismo nivel-
los valores de cambio (80,6%) y fuerza y unidad (88,1%) son los más
usados para construir esa “imago populista”; que de acuerdo a la figura
siguiente, muestra atributos de poder enmarcados en la narrativa po-
pulista y del liderazgo carismático.
Figura 5
Atributos de poder hallados en las noticias de Fuerza Ciudadana
Fuente: Elaboración propia.
124
Neo-relatos del populismo en los medios de comuniación: una mirada...
Al igual que los valores, los atributos de poder pueden manifestarse
de forma múltiple en un mismo “constructo noticiable, en este senti-
do, lo primero que debe decirse es que todos los atributos aparecen
en más de una decena de noticias, así que Fuerza Ciudadana ejerce su
acción populista a cabalidad, ahora bien, dentro de toda esa maraña
de atributos, se hace primordial la presencia física del líder (74,6%)
al momento de convertirse en noticia, la imagen de Caicedo Omar y
Johnson Salcedo, son -en su mayoría- una característica básica en
los relatos noticiosos del movimiento que representan, este atributo
encabeza el moldeamiento del relato populista, y es la representación
de una voz y un rostro dentro de la estrategia para hacer política.
En una segunda instancia, la cercanía con el pueblo (65,7%) y la
empatía con este (64,2%) orientan las acciones públicas de los líderes
que llegan a convertirse en noticia, por su parte, en un tercer momento,
los atributos de experiencia política y competencia para desarrollar los
roles de líder (58,2% cada uno), junto al poder de la oratoria que tenga
el líder (56,7%) terminan de forjar el enfoque con que se representa el
liderazgo de este movimiento en los relatos noticiosos de la prensa en
Santa Marta.
Al tener claros estos hallazgos, se procedió a hacer una caracteri-
zación del relato populista que la prensa difunde sobre el movimien-
to Fuerza Ciudadana, en ese sentido, los rasgos más representativos
arriba explicados, dan para forjar este “esquema social” de la forma de
hacer política que tiene Fuerza Ciudadana.
Se trata entonces de un liderazgo que se construye desde lo propio,
desde el “nosotros”, que marca una zanja separadora y diferenciadora
de lo que son -y han sido- los miembros del bloque político rival. Aquí
cabe anotar que, pese a haber tres candidatos más a la gobernación,
los discursos de Fuerza Ciudadana omitían o invisibilizaban a los que
no encarnaban el “ellos” de la campaña “Magdalena Gana”. Caso similar
ocurría en la alcaldía, donde los otros cuatro candidatos no tuvieron
mención en ningún momento, al ser borrados mientras se fortalecía la
imagen propia.
Ese “nosotros” mantiene una constante iniciativa hacia la moviliza-
ción social como tema, manifestada en grandes multitudes, respaldos
de agremiaciones, sindicatos y otras fuerzas políticas no solo de la ciu-
dad y el departamento, sino también del resto del país, esto con una
constante invitación a votar y generar lo que se encarna: cambio que,
125
Posverdad, medios masivos de comunicación y neopopulismos...
para alcanzarlo, necesita de esa movilización para demostrar el otro
valor que se predica: fuerza y unidad.
Hasta aquí, el “nosotros” quiere generar un “cambio” en lo estable-
cido en la política local, para ello, debe tener “fuerza y unidad”, demos-
trada en los incesantes llamados a la “movilización social”, ahora bien,
¿cómo se trabaja en el día a día para alcanzar esa esfera proyectada?,
es aquí donde entran los atributos de poder.
Lo primero, la “presencia física”, dado que el populismo necesita un
líder popular, valga la redundancia, este líder que da voz y rostro al
movimiento que encarna debe aparecer en forma constante, debe ser
visible en las noticias, por eso, opina sobre diversos temas, respalda
iniciativas y critica otras, usa su influencia y capacidad noticiosa para
demostrar que está presente, esta “presencia” debe tener un par de
atributos de respaldo: la cercanía y la empatía con el pueblo, ya que
ahí radicará la base de su estrategia política, no se trata solo de apa-
recer, se trata -además- de aparecer como uno de “nosotros”, los que
“padecemos” la crisis, “necesitamos” el desarrollo y “requerimos” un
“cambio”, el líder entonces tiene voz para hablar de los problemas del
pueblo y procurar una solución, se identifica con ellos y ellos con él, es
primero un líder presente y luego un líder afín.
Luego, el líder debe demostrar que es competente, que tiene ex-
periencia política, que tiene resultados para mostrar y comparar con
sus rivales, eso lo hace al contar no solo con una trayectoria eviden-
te, sino con esa presencia física y su discurso, sus acciones en público
y su “oratoria”, deben desarrollarse frente a ese perfil de líder que es
presente-afín-experimentado, características que representa el líder
populista que Fuerza Ciudadana logra proyectar a través de los medios
de comunicación y desarrollar en las representaciones sociales.
126
Neo-relatos del populismo en los medios de comuniación: una mirada...
VI. Conclusiones:
la estrategia política de Fuerza Ciudadana
Con la caracterización hecha luego del análisis, con base en los linea-
mientos de Arroyas y otro, puede concluirse que el populismo que
Fuerza Ciudadana muestra en la prensa de Santa Marta se correspon-
de con lo que estos autores plantearon en la dimensión de estrategia
política planteada en este trabajo en la tabla número 2177.
En esa dimensión que los autores en comento logran establecer tras
una extensa revisión teórica acerca del concepto, el populismo debe
cumplir con varias características que quedan evidenciadas en el pro-
ceder que Fuerza Ciudadana ha mostrado en los medios de comuni-
cación. Aquí la prensa en su afán de cubrir la necesidad informativa,
termina por ser la herramienta con la que este movimiento -o cual-
quier otro- predica y promulga su ideología y acciones para alcanzar u
ostentar el poder.
Gracias a esta “irritación” de la realidad que hace el líder populista,
el medio de comunicación convierte ese hecho o acción en noticia y
termina por facilitar que el movimiento en pleno alcance las siguientes
características en su estrategia política, es decir, en su forma de hacer
populismo.
A. Modo de ejercer el poder basado en la cercanía
del líder populista con el “pueblo”
Esta primera característica hace referencia a la afinidad mencionada
en la caracterización, Fuerza Ciudadana logra mostrar a sus líderes
como cercanos, próximos y empáticos con el pueblo raso, un pueblo
que no pertenece a las élites que históricamente han estado en el po-
der, como se evidencia en el trabajo de Rodríguez Pimienta178.
Cada acción debe mostrarse desde el argumento de afinidad entre
el pueblo que se identifica con lo que el líder populista dice y el líder
177 Arroyas Langa y Pérez Díaz. “La nueva narrativa identitaria del populismo: un análisis
del discurso de Pablo Iglesias (Podemos) en Twitter”, cit.
178 Rodríguez Pimienta. Comentarios sobre historia política y administrativa del Magdalena:
siglos xix, xx y xxi, cit.
127
Posverdad, medios masivos de comunicación y neopopulismos...
que lucha por lo que el pueblo necesita y clama, con esos discursos y
movilizaciones, el líder ejerce su poder.
B. Se basa en identificación con el pueblo
mediante movilizaciones de masas y permanente
presencia en los medios de comunicación
Tales discursos y movilizaciones deben ser continuos en el tiempo, de-
ben convertirse en parte del paisaje local, Fuerza Ciudadana lo hace
bien al apelar a grandes movilizaciones en cada momento susceptible
de ser noticia, los medios, cuando publican esas aglomeraciones o las
iniciativas que el líder o el movimiento realizan, terminan por generar
una permanente presencia mediática. En este trabajo, se puede decir
que cada cuatro días hay una noticia de Fuerza Ciudadana, un prome-
dio de siete noticias mensuales, que “normalizan” la presencia del líder
y sus llamados a la acción y participación.
C. Líder se muestra conocedor y experimentado
en las dificultades del pueblo
Para reforzar la afinidad que tiene con el pueblo y marcar más la zanja
que lo separa de las élites, el líder populista recuerda que también co-
noce y ha vivido en las dificultades que el pueblo experimenta a diario,
sus discursos, sus intervenciones, sus acciones, deberán reforzar esa
idea y llegar a los medios para que estos lo lleven de nuevo -en forma
masiva- al mismo pueblo con que se identifica, en Fuerza Ciudadana,
sea en forma tácita o expresa, se le recuerda al auditorio, a los recepto-
res, que estos líderes también tienen necesidades y no pertenecen a la
élite tradicional.
D. El líder promete una transformación
en el espacio político: los intereses particulares
de la oligarquía serán sustituidos por el interés general
La empatía, la afinidad, la movilización social, la unión como grupo,
todas estas ideas y acciones populistas deben llevar a un “cambio”, que
en Fuerza Ciudadana, termina por ser relatado como las acciones de
128
Neo-relatos del populismo en los medios de comuniación: una mirada...
desarrollo y crecimiento económico que, como movimiento y gracias
a “nuestros” experimentados líderes políticos, “vamos” a alcanzar, ese
cambio debe acabar primero con el Gobierno de “ellos”, “los de siem-
pre”, “los que se han robado los dineros del pueblo”, un pueblo que pa-
dece miseria, falta de recursos y bienes públicos.
Este cambio debe prometerse a partir de evidencias, aquí es donde,
además de la empatía y las habilidades oratorias que refuercen las inten-
ciones y llamen a la movilización social, se debe demostrar competencia
para ejercer el poder, se debe evidenciar una trayectoria y una experien-
cia política. En el caso de Fuerza Ciudadana, el cambio departamental se
promete a partir de cambios hechos por el líder, Caicedo Omar, en otras
instancias: la Universidad del Magdalena y la Alcaldía de Santa Marta,
por su parte, el cambio que se promete desde la voz de Johnson Salcedo
es el que supera lo que ya se ha hecho al amparo de Fuerza Ciudadana,
que inicia con el mandato de Caicedo Omar y Martínez.
Como se puede ver hasta aquí, las ideas de Charadeau179 lograron
develar la estrategia política que Arroyas y Pérez explican como po-
pulismo180, en el que Fuerza Ciudadana encaja de forma precisa en los
contenidos noticiosos del Hoy Diario del Magdalena a partir de una for-
ma de hacer política que es presente y visible en los medios a partir de
la movilización social, un discurso del ego colectivo, que tiende lazos de
empatía y promete un cambio a partir de evidencias de logros pasados
que rompen el ciclo de una élite que desde el comienzo de la era republi-
cana estuvo en el poder. Así es la manera en que el populismo de Fuerza
Ciudadana se representa en las noticias, construyendo de esta manera
sus propias burbujas cognitivas y por ende, su versión de la realidad.
179 Charaudeau. “Reflexiones para el análisis del discurso populista”, cit.
180 Arroyas Langa y Pérez Díaz. “La nueva narrativa identitaria del populismo: un análisis
del discurso de Pablo Iglesias (Podemos) en Twitter”, cit.
129
Posverdad, medios masivos de comunicación y neopopulismos...
Bibliografía
Aboy Carlés, Gerardo. “Repensando el populismo”, ponencia para el xxiii Congreso
Internacional Latin American Studies Association, Washington D. C., 6 al 8 de sep-
tiembre de 2001, disponible en [https://scholar.google.com/citations?user=tn1f
kegAAAAJ&hl=es#d=gs_md_cita-d&u=%2Fcitations%3Fview_op%3Dview_citati
on%26hl%3Des%26user%3Dtn1fkegAAAAJ%26citation_for_view%3Dtn1fkegA
AAAJ%3AHDshCWvjkbEC%26tzom%3D300 ].
Acto Legislativo 01 de 9 de enero de 1986, Diario Oficial, n.º 37.304, de 10 de ene-
ro de
1986, disponible en
[http://www.suin-juriscol.gov.co/viewDocument.
asp?ruta=Acto/1825330].
Acto Legislativo 02 de 6 de agosto de 2002, Diario Oficial, n.º 44.893, de 7 de agos-
to de
2002, disponible en
[http://www.suin-juriscol.gov.co/viewDocument.
asp?ruta=Acto/1825523].
Arroyas Langa, Enrique y Pedro Luis Pérez Díaz. “La nueva narrativa identitaria
del populismo: un análisis del discurso de Pablo Iglesias (Podemos) en Twit-
ter”, en Cultura, Lenguaje y Representación, vol. 15, 2016, disponible en [https://
www.e-revistes.uji.es/index.php/clr/article/view/2154/1842 ].
Canovan, Margaret. Populism, Boston, Houghton Mifflin Harcourt, 1981.
Charaudeau, Patrick. “Reflexiones para el análisis del discurso populista”, Discurso
y Sociedad, vol. 3, n.º 2, 2009, pp. 253 a 279, disponible en [http://www.dissoc.
org/ediciones/v03n02/DS3%282%29Charaudeau.pdf ].
Engelken-Jorge, Marcos. “La estructura (i) lógica del discurso populista en la pren-
sa tinerfeña”, ponencia presentada en el Foro Internacional sobre Comunicación e
Minorías Étnicas, Vigo y online. 2008, disponible en [https://ehu.academia.edu/
MarcosEngelkenJorge ].
Grajales G., Tevni. “Tipos de investigación”, 2000, disponible en [http://tgrajales.
net/investipos.pdf ].
Gidron, Noam y Bart Bonikowski. “Varieties of populism: Literature review and research
agenda”, en Weatherhead Center for International Affairs, n.º 13, 2013, disponible
en [https://scholar.harvard.edu/files/gidron_bonikowski_populismlitreview_2013.
pdf ].
Gratius, Susanne. La “tercera ola populista” de América Latina, Documentos de Tra-
bajo Fundación para las Relaciones Internacionales y el Diálogo Exterior -fride-,
n.º 45, 2007.
130
Neo-relatos del populismo en los medios de comuniación: una mirada...
Hurtado Grooscors, Héctor Armando. “Aproximación a un concepto ‘esencial’ de
populismo”, en Temas de Coyuntura, n.º 62, diciembre de 2010, pp. 11 a 36, disponible
en [http://revistasenlinea.saber.ucab.edu.ve/temas/index.php/temasdecoyuntura/
article/view/1181/1059 ].
Kitzberger, Philip. “Las relaciones Gobierno-prensa y el giro político en América
Latina”, Revista postData: Revista de Reflexión y Análisis Político, n.º 14, 2009, pp.
157 a 181, disponible en [https://www.redalyc.org/pdf/522/52235602006.pdf ].
Mancera Ariza, Yaneidys Milena; Yuritza Maileth Pacheco Perea y Misael Enri-
que Polo Avendaño. “Estereotipos femeninos en los videoclips de reggaetón de
mejores canciones del año de la revista Billboard en español en el período 2010-
2017”, Tesis de pregrado, Santa Marta, Universidad Sergio Arboleda, 2017.
Moreano, Hernán y Claudia Donoso. “Populismo y neopopulismo en Ecuador”, Re-
vista Opera, n.º 6, 2006, pp. 117 a 140.
Otero Ortega, Alfredo. “Enfoques de investigación”, 2018, disponible en [https://
www.researchgate.net/profile/Alfredo_Otero_Ortega/publication/326905435_
ENFOQUES_DE_INVESTIGACION_TABLA_DE_CONTENIDO_Contenido/
links/5b6b7f9992851ca650526dfd/ENFOQUES-DE-INVESTIGACION-TABLA-
DE-CONTENIDO-Contenido.pdf ].
Retamozo, Martín. “Populismo y teoría política: de una teoría hacía una epistemolo-
gía del populismo para América Latina”, Revista Venezolana de Economía y Ciencias
Sociales, vol. 12, n.º 2, 2006, pp. 95 a 113, disponible en [http://ve.scielo.org/scie-
lo.php?script=sci_arttext&pid=S1315-64112006000200005&lng=es&tlng=pt ].
Richard-Jorba, Rodolfo Alberto. “Somos el pueblo y la patria: el populismo len-
cinista en Mendoza frente al conflicto social y la prensa: discursos, representa-
ciones y acciones”, 1917-1919”, Revista de Historia Americana y Argentina, vol.
48, n.º 1, 2013, pp. 11 a 54, disponible en [https://ri.conicet.gov.ar/bitstream/
handle/11336/8973/v48n1a01.pdf?sequence=2&isAllowed=y ].
Rodríguez Pimienta, José Manuel. Comentarios sobre historia política y administra-
tiva del Magdalena: siglos xix, xx y xxi, Santa Marta, Contraloría General del Depar-
tamento del Magdalena, 2007.
Taggart, Paul. Populism, Buckingham, Open University Press, 2000.
Valdés C., Alejandra. “Mercadeo neopopulista en los medios de comunicación”, Chas-
qui. Revista Latinoamericana de Comunicación, n.º 99, 2007, pp. 26 a 33, disponi-
ble en [https://revistachasqui.org/index.php/chasqui/article/view/373/373 ].
Weyland, Kurt. “Clarifying a contested concept: Populism in the study of Latin Ame-
rican politics”, en Comparative Politics, vol. 34, n.º 1, October 2001, pp. 1 a 22.
131
Reflexiones finales
Marlenny Diaz Cano 181
Este aparte de reflexiones busca hacer explicita la relación intrínseca
entre las macro categorías de poder y el dispositivo de poder y las ca-
tegorías específicas de cada capítulo, -posverdad, memoria histórica,
educación para la paz, ceocracia, gerencia comunicativa, gestión estra-
tégica, noticias falsas y populismo mediático, en un análisis que en-
cuentra como eje articulador el criterio de verdad.
El concepto más general de poder indica que la palabra proviene
del “latín vulgar potēre, creado sobre ciertas formas del verbo latino
posse182, así, significa ser capaz de, a partir de allí, sus análisis han op-
tado con frecuencia por mostrar una de sus dos caras enfatizando que
ese ser capaz de va orientado a dominar, limitar, ocultar lo que final-
mente constituye solo una de sus dos caras pues la otra es la que mues-
tra el ser capaz de: educar, promover, fortalecer, proteger. En fin que es
claro que catalogar como positivo o negativo un poder, depende de los
objetivos que se busquen alcanzar con su ejercicio.
Un aspecto sobre el poder que ha merecido especial atención por
parte de sus estudiosos y que va mas allá de quién lo ejerce y con qué
objetivos, es el referido al medio a través del cual se ejerce. Surge aquí
el concepto de dispositivo de poder, que ingreso Paul-Michel Fou-
181 La autora: Abogada; Docente Investigadora de la Escuela de Derecho Universidad Sergio
Arboleda, Santa Marta; Doctora en Ciencias Agrarias opción Sociologia Rural; Magíster en
Planificación y Administración Regional con enfasis en Medio Ambiente; Especialista en
Planificacion del Desarrollo Regional; áreas de investigacion en derecho constitucional,
derecho ambiental y sociología rural; e-mail: [marlenny.diaz@usa.edu.co ].
182 Real Academia Española. Diccionario de la lengua española, s. v. “poder”, 23.ª ed., Ma-
drid, rae, 2014, disponible en [https://dle.rae.es/poder?m=form ].
133
Posverdad, medios masivos de comunicación y neopopulismos...
cault183 y que Giorgio Agamben describe como un medio inscrito en
una relación de fuerzas saber/poder (instituciones o acciones, discur-
sivas o no) a través del cual quien ejerce el poder captura, orienta, de-
termina, intercepta, moldea, y controla conductas, opiniones y temores
en la sociedad184.
Se considera pertinente complementar dicha definición anotando
que el dispositivo no actúa en una sola dirección, pues en torno a este
confluyen dos partes: quién(es) pone(n) el dispositivo en juego y a
quién(es) va dirigido, pues el objetivo de quién ejerce el poder siempre
está en relación con un otro que puede o no responder al objetivo bus-
cado con el dispositivo, no se habla entonces de un poder sino de dos o
más interrelacionados por el dispositivo. Bajo esta perspectiva es limi-
tado plantear que el poder se ejerce de manera lineal y que una de las
partes solo recibe desde la subordinación sin posibilidad de revelarse
o desatenderlo.
Este planteamiento permite entender con más facilidad la irrupción
de nuevos esquemas de poder que rompen su concepción lineal, je-
rárquica y monolítica para dar paso a otros donde no existe uno sino
varios poderes en relacionamiento. Hoy en día los nuevos canales de
comunicación aportados por la tecnología, facilitan por ejemplo que el
otrora pasivo ciudadano se movilice con una nueva arma -su dispositi-
vo celular- para actuar mediante la denuncia, la investigación e infor-
mar en un nuevo estrado configurado en las redes sociales, una nueva
posibilidad que trae consigo también nuevos problemas.
Lo anterior no significa que los detentadores tradicionales del po-
der no continúen operando, sino que han tenido que adecuar sus accio-
nes para mantenerse a través de movimientos para debilitar o eliminar
esos nuevos poderes que han venido a disputar su preeminencia, es de
anotar que en esa nueva relación de fuerzas por el poder la posibilidad
del “contrincante” a revelarse, desatender o subvertir el poder que se
le quiere imponer como es lógico queda excluida cuando el arma que
usa el detentador es la eliminación, en este caso acudir a la violencia,
183 Poitiers, Francia, 15 de octubre de 1926 - París, 25 de junio de 1984. Michel Foucault.
Microfísica del poder, Madrid, La Piqueta, 1991.
184 Giorgio Agamben. ¿Qué es un dispositivo?, Barcelona, Anagrama, 2015.
134
Reflexiones finales
evidencia precisamente la incapacidad de poder tal como planteara
Friedrich Wilhelm Nietzsche185.
Foucault se refiere a esta jugada al indicar que hoy el poder ya no
se concibe como una propiedad, sino como una estrategia, por ello, ya
no puede hablarse de que su efecto de dominación sea atribuido a la
“apropiación”, sino a maniobras, tácticas y técnicas186. Por otro lado, en
el caso de ese poder que busca dominar, entender el funcionamiento
del dispositivo cobra mayor relevancia pues es lo que permite desen-
mascararlo y desactivar sus efectos.
Dado lo anterior, es factible decir que los medios masivos de comu-
nicación (mass media, referido a televisión, radio, prensa, o new media
como Facebook o Twitter) son un dispositivo de poder en cuanto de
ellos puede predicarse su capacidad de capturar opinión y atención,
orientar decisiones de elección o rechazo, determinar que es valioso o
no, moldear necesidades, miedos y deseos y controlar, entre otros. Aquí
que los objetivos del dispositivo sean positivos o negativos depende de
quien ejerce el poder tras de ellos pues este puede buscar exaltar, re-
conocer, valorar o, a contrario sensu dominar, restringir o invisibilizar.
Este trabajo de investigación nos permitió observar cuatro escenarios
de ejercicio del poder, en el contexto de acción del dispositivo de los
mass media en que el fin buscado y su actor diferencia el tipo de poder.
En el primero caso, en el contexto de la llamada posverdad, se con-
frontan poderes de actores que recurren a medios noticiosos para ejer-
cer violencia simbólica que invisibiliza, estigmatiza o ataca en forma
directa a grupos sociales vulnerables y el poder de quienes pueden de-
bilitar sus acciones. Se le asigna al sistema educativo la posibilidad de
ejercer ese contrapoder para proponer e implementar vías que supe-
ren esas violencias simbólicas que tienen en los medios de comunica-
ción un aliado para ejecutarlas. Tal tarea pasa por generar estrategias
pedagógicas y curriculares que faciliten la identificación del mecanis-
mo al interior del dispositivo mediático para desactivarlo y trascender-
lo a partir de propuestas que coadyuven a visibilizar lo que se ocultó,
proteger lo que se atacó y recordar lo que se buscó olvidar. Aquí el edu-
cador o pedagogo juega un rol central para lograr una alfabetización
185 Röcken, Lützen, Alemania, 15 de octubre de 1844 - Weimar, Alemania, 25 de agosto de
1900.
186 Foucault. Microfísica del poder, cit., p. 33.
135
Posverdad, medios masivos de comunicación y neopopulismos...
mediática que genere o fortalezca capacidades críticas y analíticas en
el estudiante a fin de que logre esquivar o trascender la manipulación
noticiosa y deducir con libertad sobre su veracidad.
En el segundo contexto presentado desde la administración públi-
ca, se enfrentan los poderes ostentados por el comunicador que hace
parte de los equipos de una nueva gerencia pública en que se valora
el principio de transparencia como vía de legitimidad y eficacia de las
acciones del funcionario y el poder de funcionarios tradicionales que
sustentan su poder en la desinformación. En este punto resulta perti-
nente anotar que la posverdad también ha contaminado al ámbito de la
gestión pública, incluso lo gerencial, por ello se hace tan relevante que
desde el Estado el direccionamiento sea claro en materia de exigencia
de informes de gestión públicos, dirigidos a garantizar el derecho de
los ciudadanos a recibir una información completa, clara, veraz, preci-
sa, plural e imparcial de conformidad con los principios de publicidad,
responsabilidad y transparencia que aseguran una eficaz gobernanza
y legitimidad de las acciones del gobernante a la par que refuerzan el
principio participativo a través de la apertura de instancias de retroa-
limentación, observaciones y recepción de solicitudes quejas y aportes
a través de la llamada tecnología cívica, todo esto en un entorno de
gestión gerencial comunicativa. Por desgracia esta particpación ciu-
dadana se ve bastante afectada por lo que Edimer Latorre Iglesias
denomina como el cinismo ciudadano:
La colonización del lenguaje por parte de las técnicas neoliberales hace que lo
interpelativo, es decir, lo argumental, clave dentro de la democracia experimen-
talista, se diluya en la fuerza de los stakeholders, quienes cooptan el sistema y
se adueñan de las gramáticas jurídicas, haciendo que lo público se difumine en
las luchas altamente conflictivas entre lo público y lo privado. La conversión del
ciudadano en cliente implica una sutil y seductora desarticulación de la acción
colectiva y del empoderamiento ciudadano, generando nuevas exclusiones, las
cuales hacen que solo cierto grupo de “expertos” puedan manejar el acceso al
Estado. De ahí la preservación de la dualidad de la sociedad colombiana, que
hace que exista un país legal en las principales ciudades y un país alter-legal
en la periferia. Los datos esgrimidos [...] permiten afianzar la idea de dualidad,
de cooptación de lo público por parte de lo privado y de una ciudadanía cínica
que se niega a asumir su papel protagónico en el proceso de materialización
de la norma social. Para que una norma pueda ser real, necesita una sociedad
que lo posibilite, de ahí que la noción de los derechos sobre participación como
136
Reflexiones finales
mascarada neoliberal, adquiere validez a la luz de la debilidad de la norma, de
una norma que existe en el papel y en ciertos lugares del país, pero que debe
transitar los peligros de la periferia para poder materializarse187.
Por ello es vital la reconfiguración de este tipo de ciudadanías, en ese
sentido se evidenció que en este escenario, la eficacia en la adminis-
tración pública tiene un gran componente comunicacional donde se
generan canales de doble vía en que se informe y a la vez se recepten
comunicaciones de la ciudadanía. En lo que al dispositivo y estrategia
respecta, toma relevancia el modelo weberiano organizacional que se-
ñala la necesidad de que el comunicador direccione la formalización
de procedimientos y vías accesibles y ágiles para transmitir, receptar
información y facilitar cuando así se requiera la contraloría social, co-
brando aquí pertinencia lo que manifiesta Albert Medran:
Esta guerra contra la posverdad precisa de una nueva cultura de la respuesta
en la que las instituciones pierdan el miedo de una vez por todas a relacionar-
se directamente con los ciudadanos para evitar los teléfonos rotos, las tergi-
versaciones y las noticias falsas188.
Los dos últimos casos, Venezuela y sus fake news, y la del movimiento
Fuerza Ciudadana en Colombia, coinciden en enfrentan el poder del
gobernante al del ciudadano, vincular las categorías de populismo y
fake news en su análisis, diferenciándose en que en el primero está pre-
sente el factor autoritarismo en virtud del cual el Gobierno actual tiene
facultades amplias para cerrar o autorizar medios de comunicación,
con lo cual limita y determina qué información se da a conocer a la
población y cual no.
Mientras el autoritarismo puede llegar a omitir recurrir a la persua-
sión emotiva, para preferir la mentira o la exageración, el populismo sí
la maneja y de hecho, centra allí mucho de su poder. Se plantea en este
punto que omitir o exagerar puede considerarse también como un falseo
de la verdad y por lo tanto, se cumple allí la teoría que indica que en un
187 Edimer Leonardo Latorre Iglesias. Participación ciudadana y democracia experimen-
talista en la constitución política de Colombia de 1991: análisis de una realidad local en
Colombia, Bogotá, Universidad Sergio Arboleda, 2015, p. 88.
188 Albert Medran. “En el reino de la posverdad, la irrelevancia es el castigo”, Revista uno,
n.º 27, 2017, pp. 33 a 35, disponible en [https://www.revista-uno.com/wp-content/
uploads/2017/03/UNO_27.pdf ], p. 35.
137
Posverdad, medios masivos de comunicación y neopopulismos...
régimen autoritario la manipulación de medios configura una violación
del derecho humano a la información y en el caso del populismo una
desatención a los argumentos y la razón y como lo indica Latorre Igle-
sias189 la posibilidad de reescribir la historia y de ocultar las memorias.
La verdad, y de manera más específica, el régimen de verdad es otra
macro-categoría ligada a las de poder y dispositivo de poder, que in-
terrelaciona las diversas categorías de cada capítulo. Al respecto Fou-
cault190 se refiere a ella a través de su concepto de régimen de verdad
al indicar que el poder se caracteriza por dos funciones principales:
por un lado, la exclusión y por otro, la engendración. En cuanto a la ex-
clusión, el poder tiene la propiedad de negar, de prohibir, de excluir, de
ocultar. Mientras que en la engendración el poder produce -y en efecto,
una de las cosas que produce- es la verdad.
En el caso particular de las fake news, el poder puede repetir su fal-
sedad tantas veces, que quien la escucha termina por aceptarla como
verdad, un sujeto lo cree como su verdad (precepto de Paul Joseph
Goebbels191 -el poder detrás de Adolf Hitler192- “Una mentira repe-
tida mil veces se convierte en una verdad”). Para Foucault, todo de-
pende -en última instancia- de los sistemas de enunciados de poder,
cuya tarea es decidir qué es lo verdadero y qué no lo es. Así pues la
verdad y el poder son inescindibles, cada sociedad tiene su régimen de
verdad, es decir los tipos de discurso que acoge y hace funcionar como
verdaderos o falsos, el modo como se sancionan unos y otros, el estatu-
to de quienes están a cargo de decir lo que funciona como verdadero y
generar la verdad que le interesa al poder.
Frente a dicha relación los regímenes autoritarios han tenido que
cambiar de táctica para mantener el mismo objetivo estratégico de
manipular la opinión pública políticamente activa. Como ya es casi im-
posible articular una propaganda total que instaura la verdad, se han
desarrollado tácticas de disolución de la verdad y se manipula la cons-
trucción de la realidad compartida en la sociedad con la intención de
controlar la opinión pública, la paradoja es clara: del régimen de verdad
189 Latorre Iglesias. Participación ciudadana y democracia experimentalista en la consti-
tución política de Colombia de 1991: análisis de una realidad local en Colombia, cit.
190 Foucault. Microfísica del poder, cit.
191 Rheydt, Mönchengladbach, Alemania, 29 de octubre de 1897 - Berlín, 1.º de mayo de 1945.
192 Braunau am Inn, Austria, 20 de abril de 1889 - Berlín, 30 de abril de 1945.
138
Reflexiones finales
surge el reino de la mentira, de las realidades alternativas que no se ba-
san en los hechos sino en las emociones, en la percepción y no en el dato
y esto sucede sobre todo en la arena de los medios de comunicación,
situación que genera otra paradoja, pues a la par que estamos en una
época en que el método científico ha valorado al máximo la validación
o verificación como un paso obligado para emitir juicios de verdad, es
también la época en la cual se ha dotado a la mentira de mayor validez.
Para contrarrestar ese nuevo protagonismo de la falsedad como es-
trategia de poder, la educación, la alfabetización mediática, la práctica
del fact cheking y el reforzamiento de los preceptos éticos en la polí-
tica, las profesiones y la vida personal resultan ser las más claras vías
de acción. Por otro lado, debemos ser conscientes de nuestro propio
poder para identificar y repeler los intentos de manipulación y menti-
ra discursiva y no considerarnos receptores pasivos de los contenidos
mediáticos. Una buena defensa requiere fortalecer esos poderes posi-
tivos que pueden subvertir los efectos negativos de los mass media, dos
de los cuales fueron identificados en esta obra: el educador o pedagogo
y los comunicadores que manejan un sentido ético de la comunicación.
La batalla no es fácil pero hay que darla, pues lo que está en juego de
acuerdo a los casos aquí presentados es la verdad manifestada a favor
de la memoria histórica, la protección de los vulnerables y la traspa-
rencia administrativa, y como es obvio, una fuerte lucha en contra del
autoritarismo y la estrategia populista.
Bibliografía
Agamben, Giorgio. ¿Qué es un dispositivo?, Barcelona, Anagrama, 2015.
Foucault, Michel. Microfísica del poder, Madrid, La Piqueta, 1991.
Latorre Iglesias, Edimer Leonardo. Participación ciudadana y democracia experi-
mentalista en la constitución política de Colombia de 1991: análisis de una realidad
local en Colombia, Bogotá, Universidad Sergio Arboleda, 2015.
Medran, Albert. “En el reino de la posverdad, la irrelevancia es el castigo”, Revista
uno, n.º 27, 2017, pp. 33 a 35, disponible en [https://www.revista-uno.com/wp-
content/uploads/2017/03/UNO_27.pdf ].
Real Academia Española. Diccionario de la lengua española, 23.ª ed., Madrid, rae,
2014, disponible en [https://dle.rae.es/].
139
Editado por el Instituto Latinoamericano de Altos Estudios -ilae-,
en diciembre de 2020
Se compuso en caracteres Cambria de 12 y 9 ptos.
Bogotá, Colombia